You are on page 1of 7

LA TRIADA DEL INSTINTO

ENEATIPO 1: EL QUE QUIERE SER PERFECTO


Tiende a hacer lo correcto. (obsesivo compulsivo)

Su trauma es que se siente imperfecto, crea inconscientemente un ideal de cómo debería ser.
Autoexigencia y crítica consigo mismo. Al no conseguir la perfección deseada tiende a enfadarse y
frustrarse.
Suele estar convencido de que su forma de ver las cosas es la única verdadera. Debido a su
prepotencia y rigidez cree que siempre tiene la razón y trata de imponer su punto de vista sobre
quienes piensan o actúan de forma diferente.

El perfeccionista es ese tipo de personalidad que trata de mejorar las cosas, ya que considera que
nada es lo suficientemente bueno y se puede mejorar. Son idealistas que se esfuerzan por poner
orden en el caos. Tienen buen ojo para el detalle. Siempre están al tanto de los fallos de sí mismos y
de los demás. Tienen la necesidad de mejorar en todo, echo que puede ser beneficioso en unos
casos, pero que también puede llegar a ser contraproducente en otros.
Su incapacidad para alcanzar la perfección alimenta un sentimiento de culpabilidad por no estar a la
altura y también alimenta a su ira contra las imperfecciones del mundo. Por lo general, la ira se
expresa como impaciencia, frustración, molestia y criticidad de juicio. Aunque acostumbran a tener
“buen corazón”, la ira que van acumulando puede llegar a estallar en algún ataque ocasional. Los
eneatipo 1 poco sanos pueden ser difíciles de tratar, pero los eneatipo 1 sanos pueden ser amigos
leales, responsables y capaces. Son personas que tienen fuertes principios y que siguen reglas.
Esperan que los demás hagan lo mismo. Suelen ser personas prácticas, organizadas, trabajadoras,
honestas y respetuosas. Su constancia y esfuerzo por mejorar les dificulta estar relajados.
Anteponen el deber al placer.

Están en el “hacer”
-valoran lo que se hace
-represión emocional
-dificultad para expresar su ternura
-emoción = falta de control
-emoción = signo de debilidad

Sensación de tener la razón


-saben qué es lo correcto
-tozudos
-ética y moralidad
-normas y reglas

IDEAS LOCAS:
• Si soy perfecto soy digno de ser querido, tengo valor y puedo ser aceptado
• Es necesario controlar las emociones y los instintos. No se debe actuar de forma descontrolada o
espontánea.
• Si yo no me responsabilizo y hago las cosas no las van a caer bien. No se puede delegar ni confiar
en nadie.
• Hay que buscar el bien y combatir el mal. El deber es más importante que el placer.
• Nadie da nada por nada. Es mejor ser autosuficiente.
• Es necesario el esfuerzo, sacrificio y disciplina para hacer las cosas bien.
• Hay que hacer justicia, reformar el mundo. Hay que buscar la perfección.
• Lo que yo pienso es la verdad. Yo tengo razón, los demás se equivocan.
IDEAS SANAS:
• Las cosas son como son, es mejor aceptarlas que tratar de corregirlas o perfeccionarlas para que se
adapten a nuestra creencia de cómo deben ser.
• Las cosas son lo mejor que pueden ser. El concepto de “lo perfecto e imperfecto”, de “lo bueno y de
lo malo” es un ideal basado en mis creencias que me aleja de la realidad.
• Yo hago lo que puedo y los demás hacen lo que pueden.Yo tengo mis razones pero los demás tienen
las suyas y pueden ser igualmente valiosas.
• Todo tiene su sentido y su lugar, aunque haya cosas que no puedo entender.
• Puedo despertarme del juicio y ser menos exigente, dejarme en paz y dejar en paz a los demás.
• Puedo ser aceptado siendo espontáneo, sin tanto esfuerzo para hacerlo bien.
• Es mejor aceptar lo que es y fluir con la corriente de la vida.

Su aprendizaje pasa por transformar la ira en serenidad, aceptándose tal y como es.

CUANDO ESTÁ MÁS SANO: (tiende al eneatipo 7)


Es fiable y responsable. Le gusta conservar las tradiciones y que las cosas se hagan como siempre
se han hecho. Se toma el trabajo con mucha seriedad y cumple los compromisos. Da seguridad y se
le puede pedir ayuda.

CUANDO ESTÁ MENOS SANO: (tiende al eneatipo 4)


-cualidad perdida: la capacidad de estar de buen humor, reirse y hacer cosas divertidas
-fijación: el perfeccionismo. Nada está suficientemente bien. Seguro que es mejorable.
-pasión: la ira soterrada. Carácter amargado, los demás le decepcionan una y otra vez.

Alas y líneas de integración y desintegración.


El Eneatipo 1 tiene las alas 2 y 9.
Es un híbrido entre la pereza psicológica del 9 lo cual le impide cambiar y la soberbia del 2 que se
siente superior a los demás. Podrá sentirse más identificado con uno u otro en diferentes momentos
de su vida.
El Eneatipo 1 se integra hacia el número 7, olvidando por un momento su auto exigencia,
disfrutando de la vida, ampliando sus horizontes y saliendo a divertirse. Cuando se desintegra
hacia el 4, se vuelven emotivos y victimas, comenzando a creer que los demás no hacen las cosas
como deberían sólo por contradecirlos y contrariarlos.

Eneatipo 1 conservación: es darse el derecho a ser, con sus errores. Aceptarse y aceptar. Parar de
hacer y contactar con el niño interior, respetar los impulsos, no preocuparse tanto y confiar que la
naturaleza es buena y sabia, que algo superior nos sostiene. Permitirse más el placer.
Eneatipo 1 social: es soltarse, aceptar el error, equivocarse, fluir con más libertad y espontaneidad.
Retirarse y mirar hacia dentro, contactar con el cuerpo y aceptar las emociones y necesidades,
compartir de igual a igual.
Eneatipo 1 sexual: es serenarse, canalizar sus emociones, ver más al otro y aceptarlo, contener el
impulso de corregir. Parar la actividad, la vehemencia y conectar con el dolor y la vulnerabilidad.
Cultivar la paciencia.

ENEATIPO 8: EL QUE QUIERE TENER EL CONTROL


Tiende a dirigir (psicópata)

Su mayor miedo es que los demás le hagan daño. Suele protegerse tras una coraza y vivir a la
defensiva, reaccionando agresivamente cuando se siente amenazado.
Tiende a intimidar por medio de su mirada y su fuerte personalidad. Le gusta estar al mando de las
situaciones para no someterse a la voluntad de los demás.
No soporta que nadie le diga lo que tiene que hacer y la injusticia le saca de sus casillas. Al sentir
que debe proteger su vulnerabilidad considera que “la mejor defensa es un buen ataque”.
Las personas correspondientes al eneatipos 8 son personas intensas a las que les gusta las
emociones intensas. Son de carácter fuerte, duro, decidido, práctico, tenaz y enérgico.
Los eneatipos 8 suelen tener instintos poderosos y fuertes apetitos físicos a los que se entregan sin
sentimientos de vergüenza o culpa. Pasan a la acción con gran facilidad. Son personas que abordan
las confrontaciones de frente, sin rodeos. Desean mucho de la vida y se sienten completamente
preparados para salir y conseguirlo.
Los eneatipos 8 tienden a ser dominantes y controladores; su falta de voluntad para ser controlados
por otros se manifiesta con frecuencia en la necesidad de controlar a los demás en su lugar. Cuando
los eneatipos 8 están sanos, esta tendencia se mantiene bajo control, pero la tendencia está siempre
ahí.
Las personas con este tipo de personalidad tienen tendencia a controlar e intentar ser dueños de su
destino. Ellos tienen que ser económicamente independientes y con frecuencia tienen dificultades
trabajando para otros. En ocasiones los eneatipos 8 pueden optar por una especie de mentalidad
fuera de la ley. Sin embargo, la mayoría de eneatipos 8 encuentran una manera de ser
económicamente independientes y estar en paz con la sociedad. Pero siempre conservan una
asociación incómoda con cualquier relación jerárquica.

IDEAS LOCAS:

• Me duele que me quieran. Si me enamoro bajo la guardia y me dañan.


• Es necesario vivir con astucia y agresión. El mundo es una jungla donde sólo los más fuertes
sobreviven. Los débiles son despreciables.
• En este mundo hay que ser duro, fuerte y no tener miedo de enfrentarse a nadie.
• Los buenos son hipócritas. Hay que saltarse la ley y las reglas, hay que trampear, la civilización es
un engaño.
• No hay que perdonar, el que la hace la paga.
• Si me tienen miedo me respetan. Cuando quiero algo lo tomo pasando por encima de quien sea.
• Yo puedo cuidar de ti, a mi lado no ta va a pasar nunca nada malo.
• Mejor no confiar ni creer en nadie para no sufrir engaños ni decepciones.
IDEAS SANAS:

• La realidad se regula por si misma, no necesito castigar a nadie, vengarme o hacer justicia, existe la
ley de causa y efecto.
• Es bueno tener fe en el perdón y en el amor. Puedo vivir y disfrutar del amor y la ternura como otros
seres humanos. Puedo ser más feliz recuperando la sensibilidad para gozar de las cosas sencillas, sin
necesitar tanta intensidad.
• Si respeto y valoro a los demás recibiré más amor y respeto.
• Puedo ver y aceptar mi realidad y la de los demás, confiar y ser uno más, compartir de igual a igual
sin ponerme por encima del otro.
• Puedo ser importante para los demás sin necesidad de ser tan duro y autosuficiente.
• Se puede hacer justicia desde la compasión en lugar de actuar desde la venganza.
• Puedo ser vulnerable como los demás y dejar que me cuiden y me apoyen.
• Es mejor que me quieran y que no me tengan miedo.

CUANDO EL ENEATIPO 8 ESTÁ MÁS SANO: (tiende al eneatipo 2)


Es el primero en reaccionar para responder a los desafíos. Lucha sin miedo contra el fuerte para
defender al débil (siempre que éste ponga de su parte y no caiga en victimismos). Tiene gran
confianza en sí mismo y en su fuerza. Es muy leal a sus propias reglas, aunque no tenga escrúpulos
a la hora de contravenir las reglas que considera puritanas e hipócritas. Es intenso en todo y le
gustan las experiencias fuertes.
CUANDO EL ENEATIPO 8 ESTÁ MENOS SANO: (tiende al eneatipo 5)

– Cualidad perdida
La capacidad de mostrar sensibilidad, compasión y ternura (eneatipo 2)
– Fijación: la venganza
“Quien la hace me la paga” “Se van a enterar”
– Pasión: la lujuria
Todo en exceso. Sin límite

Alas y líneas de integración y desintegración.


El Eneatipo 8 es un híbrido entre el 7 y 9: comparte la tozudez del 9, siendo en este último más
pasiva, pero igualmente fuerte y la alegría del 9. Podríamos decir que el 8 equivale a una gula
perezosa, en la cual este eneatipo consume la vida con una enorme energía exterior pero con la
misma falta de deseo de conectarse con su interior que sus vecinos.
El Eneatipo 8 se integra hacia el número 2, integrando a su personalidad la capacidad de servicio
y convirtiéndose de esta forma en líderes positivos, siempre dispuestos a contribuir para que el
mundo sea un lugar más justo para los más débiles. Cuando se desintegra hacia el 5, se aíslan de
los demás considerándolos débiles y poco valiosos.

Eneatipo 8 conservación: aprender a satisfacerse con las cosas pequeñas. Ver al otro y respetarlo,
ponerse inocente, de igual a igual. Ver el amor del otro. Dar confianza. Conectar con el dolor de la
soledad.
Eneatipo 8 social: ser más libre y abierto en los compromisos, respetar la libertad del otro, aceptar
el sí y el no. Vivir más en el presente. Renunciar al poder, compartir sin dominar. Parar y sentir al
otro. Contactar con el dolor y la compasión Sentir el propio daño y el ajeno.

Eneatipo 8 sexual: compartir sin dominar. Soltar la intensidad. Contactar con la ternura y
entregarse sin tantas condiciones. Parar el impulso y responsabilizarse del dolor generado a otras
personas.

Su aprendizaje pasa por soltar el control y aceptar su vulnerabilidad, comprendiendo que nadie
puede herirle emocionalmente sin su consentimiento.

ENEATIPO 9: EL QUE QUIERE EVITAR EL CONFLICTO


Tiende a la armonía (pasivo-agresivo)

Su trauma es que no sabe lidiar con el enfado de quienes le rodean. Tiende a infravalorarse, suele
pasar inadvertido y evita tomar partido para no molestar a nadie. Le cuesta mucho decir “no” a los
demás por temor a que alguien seto enoje.
Para no decir nada inconveniente escucha más que habla. Cree que su opinión no importa y tiende a
amoldarse al pensamiento general. Se resigna fácilmente y tiende a procrastinar, dejando todo para
el último momento. Puede pasarse horas tirado en el sofá, regodeándose de su apatía, dejadez y
pasividad.
Las personas con este tipo de personalidad esencialmente sienten la necesidad de la paz y la
armonía. Ellos tienden a evitar el conflicto a toda costa, ya sea interno o interpersonal. A medida
que un potencial conflicto se hace presente, los eneatipo 9 tienden a intentar evitarlo mediante la
retirada; muchos son introvertidos. Otros eneatipo 9 llevan una vida social más activa, pero sin
embargo siguen tendiendo a la evitación de los conflictos. La mayoría de los eneatipo 9 son
bastante fáciles de tratar. Adoptan la estrategia de “ir con la corriente. ” Suelen ser, robustos,
modestos, confiables, personas agradables y tolerantes. Los eneatipo 9 tienden a adoptar un enfoque
optimista a la vida. Con frecuencia tienen una fe profundamente arraigada de que las cosas de
alguna manera se acabarán haciendo. Desean sentirse conectados, tanto a otras personas, como al
mundo en general.
La incapacidad de los eneatipo 9 de tolerar el conflicto, a veces se traduce en un enfoque
conservador y reacio a cambiar. El cambio puede provocar sentimientos desagradables e interrumpir
el deseo de los eneatipo 9 de permanecer en su comodidad. Los eneatipo 9 menos saludables
parecen incapaces de motivarse a sí mismos para pasar a la acción y lograr un cambio efectivo. Pero
cuando el cambio llega, generalmente se adaptan sin grandes dificultades. Ellos tienden a ser más
valiosos de lo que puede parecer exteriormente. De hecho, los eneatipo 9 no tienden a darse
suficiente valor en general y su actitud modesta a menudo parece invitar a otros a pasar por alto sus
contribuciones usualmente importantes.
Esto puede causar una ira inconsciente dentro de la psique de los eneatipo 9, que pueden llegar a
estallar en ataques ocasionales de temperamento, pero que más a menudo se manifiestan en actitud
pasivo-agresiva. En ocasiones, al ser pasados por alto, esto genera una fuente de profunda tristeza
en los eneatipo 9; una tristeza a la que casi nunca le dan voz.

IDEAS LOCAS:

• No puedo decir “no” a los que me necesitan y piden favores.


• Necesito ocuparme y estar activo para no tener tiempo de mirar adentro.
• No tengo derecho a hacer lo que quiero porque puedo molestar a los demás.
• Tengo que cuidar, ayudar y sacrificarme por los demás para que me quieran.
• Tengo que adaptarme y hacer lo que los demás quieren para que me reconozcan y estén conmigo.
• Hay que agradar a los demás y estar pendiente de ellos para que me te quieran. Si no agrado me
rechazan. Tengo que hacer bien las cosas y ser complaciente.
• Las necesidades del otro son más importantes que las mías.
• Ser egoísta es malo. Lo mío no tiene tanta importancia ni valor.
IDEAS SANAS:

• Puedo ser congruente y manifestar mis emociones y mis deseos. Es normal enfadarme y decir lo
que me gusta y lo que no me gusta. Tengo derecho a hacer lo que quiera.
• Mis necesidades son tan importantes como las de los demás y satisfacerlas es lo natural, no es
egoísta.
• Puedo ayudar a los demás y ser útil cuando lo sienta y no de forma automática.
• Es importante cultivar el amor por uno mismo, los demás y la naturaleza.
• El amor y cuidado de uno mismo es lo primero.
• No tengo porque complacer siempre a los demás, puedo hacer lo que quiera.
• La conexión con mi cuerpo y mis emociones es básica para mi crecimiento.
• Se puede ser bueno, generoso, compasivo y ayudar a los demás pero teniendo más en cuenta la
propia felicidad en lugar de la de los otros

• CUANDO ESTÁ MÁS SANO EL ENEATIPO 9:(tiende al eneatipo 3)


Reacciona rápidamente para apoyar a los demás en el logro de sus propias metas. Es una persona
servicial, de carácter afable y muy tranquila. Tiene buen concepto de sí mismo. No le gustan los
conflictos y tiene habilidad para mediar y contemporizar, intentando que los litigantes se entiendan
y se lleven bien. Tiene facilidad para relajarse, descansar y gozar, pues sabe alejar los problemas de
su mente.
CUANDO ESTÁ MENOS SANO EL ENEATIPO 9: (tiende al eneatipo 6)
– Cualidad perdida:
La capacidad de desarrollar su potencial y marcarse metas ambiciosas (Eneatipo 3)
– Fijación: la indolencia
“Lo mejor es no buscarse complicaciones” “No quiero pensar en eso”
– Pasión: la pereza
Olvido de sí mismo a la hora de marcarse metas de desarrollo personal

Alas y líneas de integración y desintegración.


El Eneatipo 9 es un hibrido entre el 1 y el 8, su pereza podría ser definida como una ira lujuriosa,
lo cual parece contrario a la definición de las características del 9, pero cuando se comprende la
tozudez con que este número defiende su espacio de armonía y se niega rotundamente a mirar hacia
su interior, se comprende mejor.
El Eneatipo 9 se integra hacia el número 3, saliendo de su modorra y comenzando a valorizar la
opinión de los demás respecto a su desempeño, les interesa desarrollarse y salir de su encierro,
descubren que pueden ser ellos mismos y dejan de vivir a través del otro. Cuando se desintegran al
número 6 se abruman y se angustian, esperan que alguien los cuide y les resuelvan sus problemas.

Su aprendizaje pasa por transformar su pereza en proactividad, haciéndose valer y aportando valor
al mundo.