You are on page 1of 7

SECRETARIA DE EDUCACIÓN PÚBLICA DE HIDALGO

SUBSECRETARIA DE EDUCACION BÁSICA Y NORMAL


DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN NORMAL
ESCUELA NORMAL SUPERIOR PÚBLICA DEL ESTADO DE HIDALGO

LICENCIATURA EN EDUCACIÓN SECUNDARIA

MODALIDAD MIXTA

ESPECIALIDAD: MATEMÁTICAS

ASIGNATURA: OBSERVACIÓN Y PRÁCTICA DOCENTE III

NOVENO SEMESTRE

ENSAYO:
PARA EVALUACIÓN DIAGNOSTICA

“LAS TAREAS, HABILIDADES Y RETOS QUE IMPLICA EL TRABAJO


DOCENTE CON ALUMNOS DE SECUNDARIA”.

PRESENTA

ALDAMA MORALES MARIA DE JESÚS

PACHUCA, HIDALGO, SEPTIEMBRE 2010.


LAS TAREAS, HABILIDADES Y RETOS QUE IMPLICA EL TRABAJO
DOCENTE CON ALUMNOS DE SECUNDARIA.

La observación y la práctica docente, es un elemento fundamental en la


formación de futuros profesores, ya que se establece una relación directa con los
adolescentes, profesores y los demás actores que desempeñan diferentes
actividades en la escuela Secundaria. Esto nos permite adquirir un conjunto de
conocimientos prácticos e indispensables para el ejercicio de la profesión docente
en la educación secundaria como es: la habilidad para observar, dialogar con los
alumnos, la capacidad de interpretación de sus expresiones y actitudes.

El trabajar en situaciones reales con los adolescentes, es de bien valorar la


práctica en la escuela secundaria como la experiencia formativa que me va a
permitir ayudar a desarrollar las competencias didácticas indispensables en el
ámbito educativo.

Lo anterior, como parte del trabajo docente, implica una serie de tareas que el
al trabajar con los alumnos, además de contar con las habilidades indispensables
que permitan el logro de competencias matemáticas en los estudiantes, involucra
un sinfín de enfrentamientos o problemáticas que menciono a continuación y
posteriormente describo cada una.

Para comenzar, inicialmente es la organización de las actividades propias de la


asignatura1, la poca disponibilidad de la escuela sede de prácticas y del maestro
titular de asignatura –matemáticas de secundaria -, y algo que no puede quedar
desapercibido son las debilidades con las que cuento, lo cual indiscutiblemente
hago mención: dominio de contenidos, número inferior de estrategias que
favorezcan la comprensión, análisis y argumentación de problemas matemáticos,
y por último, dificultades al desarrollar la planificación o secuencias didácticas
acordes a los contenidos de la asignatura, el enfoque e intereses de los
estudiantes de secundaria.

Hice mención sobre organización de las actividades propias de la asignatura


debido a varias situaciones que enfrentamos como estudiantes normalistas, como
quehaceres que debemos realizar, no para cumplir con los requisitos que nos
piden, sino como lo mencione a principio del texto, como elemento indispensable
para enriquecer nuestra formación y práctica docente, que nos permite fortalecer
las habilidades y ser capaz de desarrollarlas en los alumnos de secundaria.

1
Me refiero a la organización y preparación para la jornada de observación y práctica docente.
La problemática que enfrentamos es la didáctica aplicada en cada curso de OPD,
considero que cada docente se identifica por poseer una forma de enseñanza
propia, sin perder de vista el propósito y programa de asignatura, empero la
dificultad que encuentro es que debido ello, existe una fragmentación en cuanto a
organización, por ejemplo, en la primer jornada de OPD, se organizó y preparó la
jornada, ejecutándola y por último se realizó el análisis y argumentación del
mismo; es de manera concreta y de acuerdo a mi comprensión; sin embargo, en el
transcurso de la organización, surgieron muchas redes de información,
estructuración, acomodación, que el docente exponía, esto ocasionó confusión de
mi parte, llegando al grado de no comprender mucho; sin embargo, y con base a
la experiencia de la observación al proceso escolar, me sirvió de guía para realizar
lo anterior, ya que aunque hubo cierta confusión, se lograron los propósitos
establecidos en el programa.

Como otro punto que hago mención es la escasa disponibilidad de la escuela


sede de prácticas, debido la gran demanda de docentes en formación que realizan
sus tareas en la escuela secundaria Gral. “Justo Sierra”, -lugar donde igualmente
realizo esta labor - ha ocasionado la suspensión temporal para efectuar la
práctica, esto surgió en la jornada de observación y práctica docente II, aunque a
fin de cuentas, y no muy bien convencidos, accedieron a darnos oportunidad de
observar y practicar con los alumnos de este plantel, aún así deriva preocupación
de mi parte, ya que en esta región es única sede con turno vespertino, y es de
gran problemática para esta presente jornada, donde se realizarán una serie de
actividades con los adolescentes de los tres distintos grupos.

Aunado a lo anterior es en primer lugar, son contados los profesores que


acceden a que se practique en el grupo al que está al frente, esto puede ser a
múltiples factores que prefiero omitir y que queda entre el maestro de secundaria y
su servidora, en segundo lugar, no se puede cambiar la organización de la escuela
sede, como: ausencia de maestros, reuniones que abarcan tres horas de clases
ocasionando la suspensión de estos grupos o a nivel escuela, la realización de
actividades cívicas, abarcando un modulo, etc., lo primero y lo ultimo me surgió en
la jornada anterior, que repercutió en la organización de las actividades como
practicante, en la hora de matemáticas contemplé realizar mi práctica con el grupo
de segundo “G”, y la dirección escolar convocó a realizar los honores en la hora de
esta asignatura, esto ocasionó la modificación de la planeación, aunque con
anterioridad se visitó en varias ocasiones al profesor titular de la asignatura, es
algo inevitable debido a la organización meramente escolar, ya que no hay un
horario específico para realizar este acto solemne.
Sin embargo, como docente en formación, es esencial la colaboración a la
escuela sede, estar en constante comunicación, con el director maestros, etc, y
sobre todo, tener disponibilidad en cualquier actividad encomendada por la
escuela, siempre y cuando no entorpezca la organización y planificación del
cronograma para realizar esta jornada. Con base a la experiencia vivida en esta
sede y ejecutando lo anterior, se ha logrado que siga realizando esta practica,
pero no está demás la entrega de oficios de autorización con anticipación y evitar
ciertas negatividades.

Por último y que podría ser lo más esencial de este texto, son las tareas,
habilidades y retos que implican trabajar con estos adolescentes.

Primeramente es indispensable el conocimiento del adolescente. Como es


sabido, en este periodo se denota el desarrollo emocional, y principalmente el
proceso intelectual, donde este último apoya el fundamento de los cambios en el
pensamiento de la persona que se logra de manera gradual de acuerdo al
ambiente familiar, los pares, la cultura, y la escuela. Este último como principal
elemento favorecedor en el desarrollo cognitivo puesto que además de ser un
espacio para brindar a los estudiantes una educación de calidad acorde a sus
necesidades cotidianas, es un contexto de apoyo en el proceso de adquisición de
nuevas formas de: aprender, comprender y actuar sobre la realidad, contribuyendo
a la formación de la propia identidad personal del adolescente, permitiéndole
relacionarse con autonomía.

De acuerdo a lo anterior, la enseñanza es un proceso donde se da la


interacción del enseñante, el sujeto y el objeto de conocimiento, es decir;
maestro, alumno y materiales que hacen posible su realización. Esto se confirma
cuando Ballesteros Antonio (1964)2, considera a “los alumnos como sujetos del
aprendizaje”, el docente como agente facilitador, de saberes del alumno, partiendo
de sus conocimientos previos, ritmos de aprendizaje, pero sobre todo, de sus
intereses.

Por tanto, la tarea del docente es contribuir a que los alumnos aprendan a
aprender, es decir, no solo enseñar a los estudiantes los contenidos propios de la
asignatura, sino también por sí mismos, “ser autosuficientes en la búsqueda,
consulta e interpretación de la información, saberla emplearla y relacionarla con la
vida”3.

2
Ballesteros, Antonio, “La preparación de las lecciones”, en Organización de la Escuela primaria (1964), pág.
148-150
3
Ballesteros, Antonio, “La preparación de las lecciones”, en Organización de la Escuela primaria (1964), s/p
Para lograrlo es necesario que exista no únicamente la interacción entre maestro y
alumno, sino propiciar la participación actividad de este en el trabajo de la clase,
ya sea trabajando en binas, en equipo, o de manera grupal, que permitirá una
enseñanza socializada. Y considerarlo en la realización de la planeación, para
evitar la improvisación; en ella se consideran las diversas formas de aprender de
los chicos, sus ritmos, ideas, experiencias, y necesidades; así también, el uso de
materiales didácticos hace atractiva las clases, como un instrumento que motiva a
los alumnos a participar y que además despierta el interés en ellos por conocer
más y por investigar, no olvidando los contenidos, propósitos y enfoques de la
propia asignatura. Parafraseando a Santos del Real4, un buen maestro hace su
clase amena divertida, novedosa e interesante para sus alumnos y estos
desarrollan su pensamiento, además permite que participen socializando los
problemas planteados, trabajando en forma colaborativa en el salón de clases.

Lo que a mi me sucedió ya en la mera practica no fue todo lo anterior, tuve


dificultades en la realización de la planeación, debido al insuficiente dominio de
contenidos de la asignatura, pero finalmente se logro elaborarla y aplicarla, no de
la manera que se estructuró, puesto que es flexible y está sujeta a cambios sin
perder de vista el propósito que se pretende lograr con los alumnos, e aquí donde
es más el problema, ya que se enfocó de acuerdo a las necesidades del grupo o a
la problemática que detecté, esto fue que en el grupo segundo “G”, existe una
escasa participación en las clases.

Por ello, en mi planeación plantee trabajar de tal manera que hubiese una
interacción entre alumnos y maestro, formando equipos de tres integrantes
considerando a aquellos que más participan y aquellos que parasitan en las
clases, además de llevar material didáctico como: hojas de color, tarjetas de
colores, dulces, etc. Al analizar la jornada, me doy cuenta que más de la mitad del
grupo logró comprendiera el tema, y a los alumnos quienes me enfoqué que
participaran, fue poco el logro debido a el desinterés de ellos, aún
proporcionándole el material (copias, hojas, etc), se detectó una irresponsabilidad
total con estos chicos, ya que sino traían lápiz, no traían libreta, libro, o cualquier
pretexto hubo. Pero en fin, realmente me faltaron elementos y recursos de
aprendizaje que favorecieran su participación activa.

4
Santos del Real, Annette Irene, Desempeño docente y motivación para aprender
Para concluir, considero que es relevante conocer las tareas que lleva a cabo
el profesor dentro del aula y las diferentes estrategias que utiliza para el
mejoramiento del proceso enseñanza-Aprendizaje. Reconociendo los retos que
enfrenta la enseñanza y como docente en formación, adquiera consciencia de la
importancia de su funcionamiento como unidad Educativa y de colaboración
profesional.

Ya que el conocimiento matemático no tiene origen ni termino exclusivamente


escolar, muy por el contrario, forma parte de la vida cotidiana de todas las
personas, aún de las no escolarizadas, que les permite enfrentar y responder a
determinados problemas de la sociedad moderna.

Y definitivamente, mantener el interés de los alumnos en todo momento y


circunstancia es muy difícil, sin embargo, debemos de reflexionar sobre lo
importante que es tener una secuencia lógica de la clase buscando material que
saque al alumno de su repetitiva rutina y se mantenga esa continua curiosidad.

Si el interés o motivación no se pueden conseguir en todos los alumnos, es


porque no todos sienten la emoción, el agrado, el disfrute por lo que hacen, ni
tampoco tienen percibido los beneficios que pueden obtener del mismo, es decir
las competencias a adquirir. Por ello me surgieron estas interrogantes.

 ¿Cómo puedo lograr que mis alumnos estén interesados por la clase y
estén motivados por aprender?

 Si los alumnos desean aprender algo que les sea útil, ¿qué estrategias
debo llevar a cabo para que ellos perciban la relevancia de lo aprenden?

Finalmente, los principales rasgos del perfil de egreso del docente en


formación, implica reconocer el significado del trabajo hacia los alumnos; conocer
los propósitos de la asignatura y sobre todo el dominio de contenidos de
enseñanza, así como diseñar, organizar y poner en marcha estrategias y
actividades didácticas adecuadas a las necesidades, intereses y formas de
desarrollo de los adolescentes.

Por ello, la práctica pedagógica, es una labor difícil debido a que el docente
asume los retos que se pretende desafiar en la enseñanza, y transformarla,
contemplando elementos necesarios que responsan a la sociedad demandante
que está en constante transformación y exige el planteamiento de nuevos desafíos
educativos para cubrir el desempeño ciudadano.
BIBLIOGRAFÍA

Aebli, Hans (1998), “Cómo se inicia el trabajo con una clase nueva” y “El
primer encuentro”, en Factores de la enseñanza que favorecen el aprendizaje
autónomo, Madrid, Narcea (Educación hoy. Estudios), pp. 221-223 y 223-225.

Ballesteros y Usano, Antonio (1964), “La preparación de las lecciones”, en


Organización de la escuela primaria, México, Patria, pp. 148-150.

Gardner, Howard (1999), “El diseño de una educación para la comprensión”,


en La educación de la mente y el conocimiento de las disciplinas. Lo que todos los
estudiantes deberían aprender, Genis Sánchez Berberán (trad.), Barcelona,
Paidós, pp. 133-158.

Perkins, David (1999), “Las campanas de alarma” y “El contenido: hacia una
pedagogía de la comprensión”, en La escuela inteligente. Del adiestramiento de la
memoria a la educación de la mente, Gabriela Ventureira (trad.), Barcelona,
Gedisa, pp.31-51 y 79-101.

Santos del Real, Annette Irene (1999), “Desempeño docente y motivación


para aprender”, en La Educación secundaria: perspectivas de su demanda.
México, Doctorado Interinstitucional-Centro de Ciencias Sociales y Humanidades-
Universidad Autónoma de Aguascalientes (tesis de doctorado), pp. 93-96.

Souto González, Xosé Manuel et al. (1996), “La importancia de la reflexión


teórica sobre la forma en que los alumnos realizan sus cuadernos” y “Propuestas
de trabajo en los cuadernos de los alumnos”, en Los cuadernos de los alumnos.
Una evaluación del currículo real, Sevilla, Ministerio de Educación y Cultura/Diada
(Investigación y enseñanza. Serie: Práctica, 13), pp. 27-28 y 56-81.

- SEP. Plan de estudios de secundaria 2006.

- SEP. Plan y programas de matemáticas

- Libro del maestro de la asignatura de matemáticas

- Expediente del diario de las jornadas de observación y práctica docente.