You are on page 1of 5

INTEGRANTES: GRUPO Nª 04

1. FERNANDEZ FONSECA NEILY YEXILU 2. GIL AGUILAR YEIMI


3. PEREYRA MUÑOZ CRISLEY 4. PORTILLA DELGADO ESPERANZA
5. RAMIREZ CASTILLO JORGE 6. SANGAY GARCIA PAOLA

LA POSESION EN EL DERECHO ROMANO Y EN EL CODIGO CIVIL


PERUANO

I. CONCEPTO.- La posesión es un poder material. Posesión es el poder físico que se ejerce


sobre una cosa, con intención de manejarse como verdadero propietario de ella.

La posesión consiste, en el hecho de tener bajo nuestro poder una cosa, con la intención de
conducirse con ella, como verdadero propietario. La propiedad es el derecho que se tiene sobre
la cosa. Cuando se dice que una persona es propietaria de una cosa, nos referimos a un vínculo
puramente conceptual de titularidad jurídica entre la persona y la cosa. Al poseedor, le es
suficiente el ejercicio del derecho para obtener protección posesoria, ya que tiene la intención
de someter la cosa al ejercicio de un derecho de propiedad, pues se comporta como dueño con
ella. La posesión, pues, es el poder físico que se ejerce sobre la cosa, poder que está valorado
en sí misma, independientemente de que sea o no conforme a derecho.

¿Es la posesión un hecho o un derecho?

Las dos teorías más importantes son las de Savigny e Ihering. Algunos sostienen que la
posesión es un hecho amparado por el ordenamiento jurídico, otros, como lHERING, exponente
de la doctrina objetiva de la posesión, afirman que la posesión es un derecho, integrado por un
interés el cual es el elemento sustancial y el amparo jurídico al mismo, sus medios de defensa.
Este gran jurisconsulto es el creador de la teoría del interés. Según su concepción, la posesión
determina la relación jurídica entre el poseedor y la cosa poseída, colocándose así al lado de
su propiedad y de ello deduce, como conclusión, que la protección o defensa de la posesión
debe ser entendida como un complemento necesario de la protección de la propiedad. Es así
que, siendo los “derechos jurídicamente protegidos y, actuando la posesión como fuente de
interés, ésta se configura como un derecho que reclama protección y debe ser defendida”.

SAVIGNY, por su parte, señala que la posesión, en su esencia, es un hecho, porque se


funda en circunstancias materiales, sin las cuales la misma no existiría, por tanto, su violación
no constituye una trasgresión al orden jurídico, pero a su vez expresa que, por sus
consecuencias jurídicas, participa de la naturaleza de un derecho. Admite entonces, que la
posesión entra en el dominio del derecho (no sólo en razón de sus efectos, sino como causa
determinante de los mismos. Ha sido llamada teoría subjetiva de la posesión.

II. CLASES DE POSESION:


A) POSESION NATURAL Y POSESION CIVIL
SAVIGNY, sostiene que la posesión natural se identifica con la detentación, con la posesión
ad interdicta. La posesión civil se asimila a la posesión ad usucapionem, que permite adquirir
la propiedad. Algunos distinguen entre la posesión civil, que conduce a la adquisición de la
propiedad, de la posesión ad interdicta, la cual protege al poseedor con acciones
interdictales, no siendo esta suficiente para adquirir la propiedad.

B) POSESIÓN JUSTA E INJUSTA.


Esta clasificación está en función del acto inicial que provoca la adquisición de la posesión.
La posesión justa es la obtenida sin causar lesión a su antiguo poseedor, es decir, por un
modo legal, sin utilización de vías clandestinas o violentas, y se le denomina también
posesión no viciosa.
La posesión injusta es la que se adquiere lesionando al poseedor anterior. De acuerdo al
vicio, puede ser viciosa (vi), clandestina (clan) y precaria (precario). Significa vi, el que,
mediante la fuerza física o la intimidación, expulsaba al poseedor anterior; clan, el que había
obtenido la posesión ocultamente, y precario el que teniendo una cosa en su poder, para su
uso, se negaba a devolverla.

C) POSESION DE BUENA FE Y MALA FE.


Se posee de buena fe cuando existe la convicción de que se tiene un derecho legítimo sobre
la cosa poseída. La mala fe consiste en la conciencia que tiene el poseedor de no tener
derecho sobre la cosa. La posesión de buena fe tiene importancia:
a) porque permite al poseedor adquirir la propiedad de la cosa, poseída por
usucapión;
b) porque le permite al poseedor intentar la acción publiciana, que es la que tiene el
propietario bonitario;
c) porque adquiere los frutos, al igual que el propietario;
d) porque tiene los interdictos posesorios para defender la posesión; y
e) porque el poseedor de buena fe, cuando tiene justo título, se equipara al
propietario. En las fuentes, se señala que “la buena fe le concede al poseedor tanto
cuanto la verdad”. Son estas las consecuencias prácticas de la posesión de buena
fe.
En cuanto al poseedor de mala fe, los interdictos posesorios constituyen su única defensa.

III. ADQUISICION, CONSERVACION Y PERDIDA DE LA POSESION


Según el concepto clásico la posesión se adquiere corpore et ánimo; se adquiere mediante
una relación corporal de la cosa con voluntad de dominio sobre ella. Para adquirir la posesión
no se necesitaba ningún requisito formal. En cuanto al corpus, originariamente el requisito de la
aprehensión material fue bastante riguroso.
En derecho romano también se podía adquirir la posesión por intermediario. El pater familias
podía adquirir a través de los sometidos a su potestad como el filius familias o esclavo pero en
derecho clásico no se podía adquirir en nombre ajeno. Más tarde este principio perdió su
vigencia al admitirse la adquisición por medio del procurador.
En época Justiniano ya se admite la adquisición por medio de persona libre pero para ello
se exige el mandato especial o la ratificación. En cuanto al animus éste se ve en abstracto; para
categorías objetivas de relaciones. La ley dice en qué casos hay animus y en qué no.
La posesión se conserva mediante el ánimo propio y la tenencia propia o ajena. En general
se considera que no es necesaria una actuación inmediata y constante. Esto se ve en el hecho
de que se mantiene la posesión sólo con el animo en el caso de los fundos que quedan aparte
del ánimo.
Cuando desaparece el corpus, el animus o los dos se pierde la posesión. En cuanto al
corpus hay que distinguir si el acontecimiento es de carácter permanente o transitorio y para
ello hay que verlos en los distintos tipos de cosas. En cuanto a los muebles la conservación de
la cosa depende de la posibilidad de aprehender el objeto.
En cuanto a los animales, los animales salvajes se pierden la posesión cuando recuperan
su libertad natural y en el caso de los domésticos cuando pierden el hábito de volver a sur
residencia.
En el caso de los inmuebles los fundos no se pierden si se hunde momentáneamente pero
sí si se inundan permanentemente. Se pierden la posesión sobre los inmuebles cuando se
convierten en res extra commercium.

IV. TUTELA DE LA POSESIÓN


La tutela de la posesión se hace a través de los interdictos y según su objetivo que persigue son
dos:
a) Retener la posesión o retinendae possessionis, o sea, conservar la posesión de una
cosa, haciendo cesar el acto que perturba su ejercicio, Son ellos, el uti possidetis, cuando
se trata de bienes inmuebles y el utrubi, en el caso de bienes muebles.
b) Recuperar la posesión o recuperandae possessionis. Para readquirir la posesión que se
hubiere perdido, proceden los siguientes interdictos:
1. – Para el que ha sido despojado por medio de la violencia o a mano armada, el
de unde vi.
2. – Para el propietario que ha sido despojado clandestinamente de un inmueble,
el clandestinae possessionis.
3.- El de momentariae possessionis, concedido por los emperadores, durante el
bajo imperio, a los despojados injustamente de un inmueble, sin emplear violencia,
para requerir la adquisición inmediata.
4. – El de precario, para recuperar un inmueble o mueble, cuyo uso hubiere sido
concedido a título de precario y reclamar la indemnización correspondiente, si el
reclamado se resistía injustamente, a su restitución.
V. LA POSESIÓN EN EL CÓDIGO CIVIL PERUANO
Es el poder de hecho que se tiene sobre un bien. El artículo 896º del Código Civil Peruano
señala que "la posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la
propiedad". En tal sentido, son poseedores: el propietario, el usurpador, el usufructuario, el
usuario, el arrendador, etc. Según el Código Civil la Posesión se adquiere por:
 Adquisición originaria, sus modalidades son: a) la aprehensión, que consiste en tomar o
retener para sí una cosa. Sólo se da sobre los bienes muebles que no tienen dueño, en
virtud del principio de res nullius (cosa de nadie), en aquellos casos en que exista obstáculo
alguno para su apropiación. b) la ocupación, consiste en tomar la posesión de bienes
inmuebles. En esta legislación es irrelevante el res nullius inmobiliarius, porque si los bienes
inmuebles no son de los particulares, son del Estado.

 Adquisición Derivada, Es consecuencia, este modo de adquirir la posesión se realiza


cuando es transmitida por un poseedor anterior mediante la entrega del objeto, esto es, a
través de la tradición. La tradición: es la entrega material del bien; por eso, en la tradición
es indispensable que existan dos personas. El que se dé la posesión (Tradens) y el que
recibe (Accipiens), además de negocios de la tradición propiamente dicha.

La posesión según el derecho peruano se clasifica en:


 Posesión inmediata: es aquella que se ejerce de manera actual y temporal, mediante un
negocio derivativo que le atribuye al poseedor inmediato una determinada condición jurídica,
ejerciendo el poder de hecho sobre el bien. Ejm. el arrendatario, el usufructuario,
comodatario, el depositario, el acreedor prendario.
 Posesión mediata: algunos la llaman posesión fingida, es aquella posesión por la cual se
posee por intermedio de otro. Ejm. El arrendador, el usufructuante, el comodante, el
depositante, el deudor prendario.
 Posesión legítima: se presenta cuando existe correspondencia inequívoca entre el poder
ejercitado y el derecho alegado, la posesión legítima deriva o emana necesariamente de un
título, entendiéndose por título la causa legal. Para poder determinar una posesión legítima
será necesario verificar la validez del título y del contenido del derecho transmitido.
 Posesión ilegítima: Se presenta cuando no existe una correspondencia inequívoca entre
poder ejercitado y el derecho alegado.
 Posesión precaria: el artículo 911º del Código Civil, prescribe que la posesión precaria es
la que se ejerce sin título alguno o cuando el que se tenía a fenecido.

VI. BIBLIOGRAFIA
 Fonseca, Cesar. (2017). Derecho Romano. Lima. Ediciones Jurídicas SAC.4ta.Edición.
 Petit, Eugene. (1983). Tratado Elemental de Derecho Romano. Buenos Aires. Editorial
Albatros. 9na. Edición.
 González Gunther. (2005). Derechos Reales. Lima. Editorial Jurista Editores.