You are on page 1of 1

18 LA VANGUARDIA

O P INIÓ N

VIERNES, 27 JUNIO 2008

Quim Monzó

Presidente-Editor:

Director:

Vicedirector:

Directores adjuntos:

Subdirectores:

JAVIER GODÓ, CONDE DE GODÓ

José Antich

Alfredo Abián

Jordi Juan, Enric Juliana, Alex Rodríguez

María Dolores García Manel Pérez Miquel Molina José Alberola (Arte)

Entre dos aguas, como mínimo

Redactores jefes: Enric Sierra (Web), Eugeni Madueño (Nuevos Contenidos), Joaquín Luna (Internacional), Jordi Barbeta (Política), Josep Corbella (Tendencias), Albert Gimeno (Vivir), Llàtzer Moix (Cultura), Dagoberto Escorcia (Deportes), Ramon Aymerich (Economía), Carles Esteban (Continuidad), Celeste López (Redacción Madrid), Mariángel Alcázar (Casa Real), Jaime Serra (Infografía), David Airob (Fotografía), Núria García (Diseño), Josep Carles Rius (Magazine) y Fèlix Badia (Estilos de Vida).

Secciones: Elisenda Vallejo (Internacional), Xavier Batalla (Corresponsal Diplomático), Susana Quadrado (Política), Pau Baquero (Opinión), Rosa M. Bosch (Tendencias), Ketty Calatayud (Vivir), Ignacio Orovio (Cultura), Juan B. Martínez (Deportes), Dolors Álvarez (Economía), Mariano Guindal (Madrid), Albert Aymamí (Fotografía), Francesc Puig (Diseño), Magí Camps (Edición), Albert Molins (Producción) y Carles Salmurri (Documentación). Consejeros de Dirección: Carlos Sentís y Jaime Arias.

M

Frenazo brusco en la construcción

L

A caída del sector de la construcción en España será larga y se fundamenta en el desplome de la construcción de vivienda nueva que descenderá este año alrededor de un 18%, otro 16% en el 2009 y también tendrá un crecimiento negativo en el 2010 (entre el 2% y el 5%). Esta previsión del Institut de Tecnologia de la Construcció de Catalunya (ITeC) viene confirmada por la última estadística del Ministerio de la Vivienda, que también se hizo pública ayer, en la cual se informa que el número de viviendas iniciadas en España en el primer trimestre del presente año ha caído un 36% con respecto al mismo periodo del año anterior. Este severo reajuste, que se produce en toda Europa, tiene una especial relevancia en España por dos razones. La primera es el espectacular crecimiento de la construcción residencial que ha experimentado España en los últimos años tiene el corolario, que dicta el sentido común, de que todo lo que crece exponencialmente disminuye a la misma velocidad si no se actúa con prudencia. Y la segunda es que, efectivamente, en España el fenómeno tiene la forma de un brusco frenazo, sin transición ni aterrizaje suave como algunos esperaban, con todo los agravantes que ello conlleva. Por ejemplo, una de las consecuencias es que el desplome residencial ha afectado al conjunto del sector de la construcción, cuya actividad caerá el 5,9% y el 3,7% los años 2008 y 2009, respectivamente. Una situación que tiene relación con la crisis financiera interna-

cional, por la disminución de créditos a las empresas y a los posibles compradores, y al hecho de que la construcción civil y la obra pública se han visto muy afectadas por las ralentizaciones provocadas por la celebración de las elecciones municipales y legislativas. Precisamente, el ministerio informa de que la construcción de vivienda protegida iniciada en el primer trimestre del año ha caído hasta un 58% con respecto al mismo periodo del año anterior, una cifra muy preocupante por lo significativa. Un descenso que el ministerio atribuye a la restricción del crédito. Pero también a que el sector depende demasiado de las circunstancias electorales. Por lo tanto, es ahí donde el Gobierno y las comunidades autónomas deberán actuar si quieren ayudar a un sector con dificultades. El hecho es que, según el ITeC, hoy el stock de vivienda construida se sitúa entre las 750.000 y el millón, y hasta que no se haya vendido no se reactivará el sector. Pero como las circunstancias crediticias son las que son, el superávit de oferta seguirá, porque quien tiene posibilidad de comprar prefiere esperar a que el precio de la vivienda baje. Y aunque los precios han empezado a descender, la venta todavía no se ha reactivado, lo que significa que la expectativa es de que los precios bajen todavía más. En resumen, el sector de la construcción vive una crisis que durará al menos tres años, que tiene su base en la caída de vivienda nueva y que el sector público no ha sido capaz, por el momento, de paliar.

e explicaba hace unos días Jordi Évole la campaña que el grupo integrista Hazte Oír inició tras la emisión del programa de televisión Salvados por la Iglesia. Según Hazte Oír, el programa “daña los sentimientos religiosos de una parte mayoritaria de la población española” y en consecuencia pedía el inicio de un boicot: “Convocamos a todos aquellos creyentes y personas de buena fe a que dejen de comprar los productos de las principales empresas que tienen contratada su publicidad con La Sexta”. El boicot a los anunciantes es un método habitual para –al privar a las cadenas del dinero de los spots– presionar a los programas para que se autocensuren. Rápidamente retiraron sus anuncios El Corte Inglés, Heineken y Seguros Ocaso. En Gran Bretaña ha sucedido un caso parecido. Pero con otro final. Heinz empezó a pasar un spot de mayonesa, que reproduce una escena familiar, en una cocina, por la mañana. Un hombre vestido como un dependiente de delicatessen –gorrito y camisa blanca– está atareado preparando

El boicot a los anunciantes es un método habitual para presionar a los programas
bocadillos. Entra un niño, le saluda (“Un bocadillo, por favor, mami”), el hombre le da el bocadillo y el niño se va. Entra una niña, el hombre le da otro bocadillo, la niña le dice adiós (“Gracias, mami”) y se va. Finalmente entra un hombre con americana, corbata, la cartera bajo el brazo y ese aire apresurado de quien va a llegar tarde a la oficina. Coge un bocadillo y le dice al primero: “Hasta la noche, cariño”. Este, con un claro acento neoyorquino, le llama: “Ey, ¿no te olvidas de algo?”. Entonces, el de americana y corbata vuelve atrás y le da un beso. El primero le dice al que se va: “Te quiero. Después del trabajo, a casita enseguida, guapetón”. Tras eso, aparecen en pantalla la marca y el eslogan “Mayonesa con el aroma de las delicatessen de Nueva York”. Según The Guardian, la emisión del anuncio ha provocado quejas de los telespectadores. Que si es ofensivo, que si resulta inapropiado que los niños vean anuncios así. Explica el diario inglés que muchos padres están molestos porque, a consecuencia del spot, han tenido que explicar a sus hijos que hay personas que tienen relaciones con individuos de su mismo sexo. De modo que Heinz ha decidido retirar el anuncio. Pero esa retirada ha indignado a los grupos que luchan por los derechos gayos. Que, en consecuencia, han pedido a todos aquellos que consideran que esa retirada es un atropello que dejen de comprar productos Heinz. La empresa se encuentra ahora en un dilema. Si vuelve a pasar el anuncio, los unos volverán a pedir que no se compren sus productos. Si no lo pasan, son los otros los que ya lo piden con intensidad. ¿Qué opción debe tomar Heinz para perder menos ventas? He ahí el asno de Buridán enfrentado a las complicaciones que se derivan de la creatividad publicitaria.c

Leve mejora en la selectividad

C

OMO cada año, los resultados de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), la selectividad, pueden servir como termómetro para medir el estado de salud de la enseñanza secundaria. Aunque es muy cierto que las notas dependen de muchos factores, entre los cuales no es poco importante la mayor o menor dificultad de la prueba sometida a examen, elemento que siempre comporta un alto grado de subjetividad. En el presente curso, las notas obtenidas en las PAU permiten extraer algunas conclusiones. La primera es que la media obtenida por los cerca de 25.000 estudiantes que se han examinado en Catalunya (6,06) es la más alta de los últimos nueve años, lo que señala una ligera mejora, de centésimas, con respecto a la del año anterior, que fue de 5,93. Destacan también los resultados en lengua castellana (6,25), que están por encima de los obtenidos por los alumnos en la asignatura de lengua catalana (5,52), lo que según algunas fuentes está más en relación con la dificultad de los respectivos exámenes que no de la preparación de los alumnos. En ambas asignaturas no hay grandes diferencias con respecto a las notas obtenidas en el 2007 (6,25 y 5,58, para castellano y catalán, respectivamente), lo que permite insistir, como hace un año, que no es cierto que los estudiantes catalanes desconozcan el castellano. Aquella ligera mejora de la enseñanza secundaria en general queda reforzada por el hecho de que el número de alumnos que ha aprobado, el 90,10%, es superior

en tres puntos al porcentaje del año pasado ( 87,26%), aunque son menos (104 por 111) los estudiantes que han obtenido sobresaliente, es decir, por encima del 9. Aquella mejora se percibe de forma más destacada en la asignatura de matemáticas, especialmente en la disciplina que cursan los alumnos que se dirigen hacia las ciencias exactas, que pasa del 4,72 del año pasado al 5,38 de este año, y un poco menos en el caso de las matemáticas aplicadas a las ciencias sociales, que pasa del 4,64 al 5,19. Este es un dato que tener en cuenta, puesto que hace un año el suspenso en matemáticas fue considerado muy negativo. También resulta significativa la mejora en las asignaturas de economía y organización de empresas y en inglés, que pasa del 5,26 al 6,67, y del 5,28 al 5,98, respectivamente. En cuanto a la parte negativa de los resultados de las PAU, aparece en primer lugar las notas obtenidas en la asignatura de Química (4,57), que no ha cesado de descender desde junio del 2004, suspenso que también se obtiene en latín (4,91) y en historia de la música (3,78). Por último, este año se ha hecho público por vez primera los resultados por la procedencia del alumnado, siendo mayor el porcentaje de aprobados entre los alumnos de centros privados (92,56%) que entre los de los públicos (88,90%). La radiografía que se desprende de las notas de los alumnos de las PAU es que se da una leve mejora, insuficiente y todavía insatisfactoria ante la trascendencia que tiene el conocimiento para el futuro.