You are on page 1of 4

5 frases de Lao-Tse para reflexionar

Lao-Tse es una palabra china que significa “viejo maestro”. También es el nombre de
un filósofo y pensador que, aparentemente, vivió en el siglo VI antes de nuestra era. Se le
atribuye el haber escrito el “Tao Te Ching”. Sin embargo, todo a su alrededor está lleno de
misterios. De hecho, muchos dudan que haya existido realmente.

Lo que sí es cierto es que ha llegado hasta nuestros días un legado intelectual firmado bajo
la rúbrica de Lao-Tse. Si fue un solo hombre o varios, quizás no tiene mucha importancia.
Lo relevante de esta figura es haber tenido la capacidad para plasmar enseñanzas que
siguen vigentes, aún miles de años después.

“Con buenas palabras se puede negociar, pero para engrandecerse se requieren buenas
obras”.

-Lao-Tse-

A Lao-Tse le debemos todo un legado de sabiduría. Su pensamiento refleja varios de los


principios esenciales de la cultura oriental. Es un llamado a la prudencia, a la sencillez y
a la serenidad. Representa una exaltación a la inteligencia y la templanza. A continuación te
presentamos cinco de sus maravillosos aforismos y sentencias.

1. La felicidad a los ojos de Lao-Tse


Lao-Tse reflexionó la felicidad. Desde su punto de vista, y muchos siglos antes de que
llegara la era del consumo, el filósofo oriental desligó la felicidad de las posesiones. Una
de esas frases inmortales, en la que se refirió al tema, dice: “Quien no es feliz con poco
no lo será con mucho”.
Esta reflexión apunta a ubicar la felicidad dentro de un marco en el que no depende de lo
que se tiene. De este modo, tener poco no es sinónimo de desdicha. Ni tener mucho
equivale a ser feliz. El bienestar se alcanza a partir de realidades que no tienen nada que ver
con las posesiones. La felicidad y la infelicidad están en el ser, no en lo que lo rodea.

2. Sobre la rigidez y la flexibilidad


Muchos hablan de la firmeza y de la verticalidad como una gran virtud. Sin embargo, esta
perspectiva quizás no consulta con la lógica de lo que está vivo. Si hay vida, hay cambio.
Y si hay cambio, necesariamente tienen que producirse adaptaciones. Más que
plantarnos como acero, lo que la vida nos exige es fluir como agua.

Lao-Tse nos legó esta maravillosa reflexión al respecto: “En vida, el hombre es elástico y
evoluciona. Al momento de la muerte es rígido e inmutable. Las plantas al sol son flexibles
y fibrosas pero perecen secas y resquebrajadas. Por ello lo elástico y flexible se asocia a
la vida y lo rígido e inmutable da la mano a la muerte”.

3. Amar y ser amado


Mucho antes de que aparecieran y se popularizaran las doctrinas humanistas, Lao-Tse
ofrecía una visión del amor como potencia. Destaca la honda diferencia que hay entre el
amar y el ser amado en una de sus sentencias: “Ser profundamente amado te da fuerzas,
mientras que amar profundamente a alguien te da coraje”.
Hay una sutil, pero importante diferencia entre la fuerza y el coraje. La fuerza se puede
definir como la capacidad física o subjetiva para hacer algo. El coraje, por su parte, se
refiere al valor y la decisión de hacerlo. La fuerza es poder hacer. El coraje, querer
hacer. Hay toda una constelación emocional de diferencia entre un concepto y el otro.
Mientras que el querer lleva a poder, no necesariamente ocurre lo contrario.

4. El deseo y la frustración
Los orientales son muy enfáticos en su rechazo al deseo. Lo consideran la fuente de
muchos sufrimientos. Su filosofía se enfoca más a la capacidad de renunciar a lo que se
tiene, antes que a buscar aquello que se desea. Fiel a esa filosofía, Lao-Tse hace esta
reflexión al respecto:

“Quien no desea no se frustra. Y quien no se frustra no se envilece. Así, el verdadero


sabio espera en la quietud, mientras todo ocurre y no mandan los deseos. Así la paz y la
armonía tienen lugar y el mundo sigue su curso natural”.

Para los occidentales este pensamiento puede resultar casi absurdo. En estas sociedades la
ambición es fuente de crecimiento y de progreso. Sin embargo, la realidad actual muestra
que el deseo puede ser un pozo sin fondo, que no se satisface jamás.

5. Combatir o retroceder
Oriente es la cuna de las artes marciales. Pero, paradójicamente, la mayoría de las artes
marciales llaman a evitar el combate como principio máximo. La mayor sabiduría que
aporta la guerra es precisamente la de empeñarse en evitarla. Eso es lo que afirma el
filósofo cuando señala: “El libro del estratega dice: No provoques la lucha, acéptala; es
mejor retroceder un metro que avanzar un centímetro”.
El pensamiento de Lao-Tse es sin duda un gran regalo de sabiduría. No solo ofrece una
guía para las artes del buen vivir, sino que además acude al lenguaje de la poesía para
impartir sus enseñanzas. Mucho tenemos que aprender de ese milenario personaje que
pareciera hoy más vivo que nunca.

El arte de no pensar
https://lamenteesmaravillosa.com/el-arte-de-no-pensar/