You are on page 1of 5

TAREA V

Seguimos avanzando. Tomemos ahora otro período histórico, la Segunda


República, es decir, la época después que se diera la Restauración.

Presenta un informe que incluya de manera cronológica los aspectos más


significativos de la educación dominicana durante la Segunda
República (1865-1924)

En fin, la segunda república tuvo sus características propias de acuerdo al


momento histórico que estaba viviendo la humanidad.

La educación no quedo atrás en este periodo y continúo su evolución, con nuevos


maestros y figuras destacadas, leyes y organización nueva.

Los dos principales pensadores educadores en la primera mitad de la segunda


república lo fueron Pedro Francisco Bono y Ulises Francisco Espaillat, este último
llego a ser presidente de la republica con el apoyo del partido azul liderado por
Luperón. Debido al proceso de inestabilidad política que se vivió en esa etapa de
nuestra historia, sus ideales no se pudieron implementar, pues los liberales
gobernaron muy poco tiempo comparado con el tiempo que gobernaron los
conservadores.

Los mayores avances en términos educativos que tuvo el país durante el periodo
de la segunda república ocurrió durante el llamado periodo de los gobiernos
azules 1879-1899.decimos esto debido a que en ese periodo se estableció en el
país el insigne educador puertorriqueño Eugenio María de Hostos, quien debido a
ser un luchador de la independencia de su país, tuvo que emigrar hacia nuestro
país, donde fue bien acogido por Luperón.

También las mujeres se destacaron en el plano educativo durante el periodo de la


segunda república. Es bien reconocida la labor desempeñada por Salome Ureña
de Henríquez, quien recibió no solo influencias de Hostos sino también ayuda para
crear el Instituto de señoritas donde se formaron las primeras maestras
dominicanas: Luisa Ozema Pellerano, Mercedes Laura Aguilar, Altagracia
Henríquez Perdomo, Ana Josefa Puello, Leonor María Feltz y Catalina Pou.
Salome aparte de maestra fue una gran poeta.

El presupuesto de educación durante ese periodo en vez de aumentar disminuyo


durante la primera mitad de la segunda república lo que nos muestra el poco
interés que tenían los gobernantes en que el país avanzara; pues solo la
educación permite a los pueblos salir del subdesarrollo. Es necesario señalar que
luego fue aumentando sobre todo en el periodo de 1882-1888 gracias a la
creación de impuestos con el objetivo de favorecer el desarrollo de la educación.
Toma en cuenta los tópicos especificados en el contenido del tema VI

Contextualización histórica de la Segunda República

La historia de la República Dominicana se divide en períodos en los que se


engloban los gobiernos y situaciones políticas del país, denominadas primera y
segunda República.

La Segunda República inició tras la gesta restauradora en 1865, culminando con


la intervención estadounidense en 1916.

Durante estos años la inestabilidad en los gobiernos fue bastante común, algunos
duraban muy poco tiempo. 55 periodos presidenciales sucedieron dentro de la
segunda República.

Las preferencias políticas se dividieron entre dos partidos: el partido rojo y el


partido azul. Estando el rojo al mando de Buenaventura Báez, y el partido más
poderoso quien gobernó durante seis años.

Le sucedió la tiranía de Ulises Hereaux la cual estuvo al mando del país durante
doce años (1887-1899).

A la llegada de las tropas norteamericanas en el 1916 era Francisco Henríquez y


Carvajal quien se encontraba en el poder, ocupando el puesto de Presidente de la
República.

Avances educativos en la Segunda República

Los primeros decretos o principios aprobados en la II República fueron:


Bilingüismo: se defiende o reivindica desde Cataluña. Se expresará en un Decreto
de 1931 en el que se reconoce la existencia de distintas lenguas. El Decreto dice,
que en el caso catalán, la enseñanza se practicará en lengua materna hasta los 8
años en la escuela, bien castellano o bien catalán.

Reorganización del Consejo de Instrucción Pública, cuyo presidente fue Miguel de


Unamuno (rector).

La enseñanza religiosa: este tema se plasmará publicando un decreto sobre


congregaciones y confesiones religiosas. Éste, regula y suprime la obligatoriedad
de la enseñanza de la religión, basándose en la libertad religiosa, libertad a la
conciencia del niño y del maestro.
Creación de las Misiones Pedagógicas. Supondría una continuación de la idea de
la ILE llamada “la extensión universitaria” y el objetivo era extender la cultura
general o modernización docente, la educación en aldeas, villas y lugares que lo
necesiten, fundamentalmente en población rural y la educación ciudadana.

La atención a la escuela primaria, ya que se pensaba que era la piedra angular de


la educación. Se propusieron la construcción de 27.000 escuelas (el reto más
importante) para escolarizar al millón de niños que no asistían a la escuela ya que
en aquel momento no había.

En 1931 se regula la Educación de Adultos a través del Decreto del Patronato de


Misiones Pedagógicas, que supone un gran precedente de la Animación
Sociocultural. Los destinatarios serían la gente que habita las zonas más alejadas,
desatendidas o deprimidas del territorio español.

Tendrían un enfoque educativo, cultural, pero no instructivo ya que se quiere


dinamizar la motivación, estímulos o disfrute cultural más que los contenidos p
alfabetización en sentido estricto. Su objetivo era difundir la cultura general, la
orientación docente y la educación ciudadana en aldeas, villas y lugares con
atención especial a la población rural. Las actividades que se llevaban a cabo eran
de carácter:

Cultural: bibliotecas populares, lecturas públicas, conferencias sobre temáticas


variadas (sanitarias, agrarias), sesiones de cine, etc.…

Social: reuniones con los responsables de las misiones, conferencias con


temática política…

Socioeducativo: actividades que tienen conexión directa con elementos de la


educación formal, como cursillos de perfeccionamiento para maestros de la zona.

En 1932 se crea la sección de Pedagogía en la facultad de Filosofía y Letras de la


Universidad de Madrid, lo que supuso la incorporación de estudios pedagógicos a
la Universidad. En ese mismo año se aprueba el Decreto sobre la Inspección de la
Primera Enseñanza, y en ella se percibía a los inspectores como facilitadores de
aprendizaje, que pueden y deben orientar a los profesores, y tendrán un perfil
técnico-pedagógico. Este decreto supuso una revolución.

Se crea también la Inspección General de Segunda Enseñanza, en las mismas


líneas que la Primaria, pero más adelante en el tiempo. También se aprueba el
Decreto de Inamovilidad de los Inspectores, ya que antes, cuando molestaba un
inspector, se le enviaba a otro lugar.
De este modo se propicia que pudieran trabajar con independencia, autonomía y
estabilidad para ejercer su profesión y se considera una medida muy importante.
Se crean a su vez, las Juntas de Inspectores, para que coordinen esfuerzos.

En 1933 se aprueba la Ley de Confesiones y Congregaciones Religiosas, donde


se elimina al estamento eclesiástico de las funciones docentes y al retirarlo, se
crea la Junta de Sustituciones, lo que significaba, que cuando un profesor no
podía acudir a sus clases, le sustituía otro maestro.

Se aprueba una pequeña reforma de la Universidad, donde, entre otras medidas,


se toma nota de las reclamaciones de los alumnos y se eliminan los exámenes de
cada asignatura. Se crea la Universidad de Verano Internacional de Santander.

Reformas Educativas durante la Primera Intervención Estadounidense 1916-


1924

Las características básicas que precedieron a la formulación de la política


educativa en esta etapa del proceso social de la República Dominicana, están en
consonancia con los postulados

Ideológicos del liberalismo político que asumió el Estado en su génesis por lo qué
el desarrollo curricular que fundamento la concepción educativa del aparato estatal
mantuvo una estrecha conexión con el perfil de los educandos.

El sistema educativo en este momento histórico asumió una construcción teórica y


filosófica a partir de un enfoque programático en el marco de una concepción
utilitaria de la educación orientada a despertar en los educando el interés por la
razón, el cálculo matemático y la vinculación del conocimiento con la praxis
cotidiana tal como lo sustento la resolución del 13 de mayo del 1845.

Todo el ordenamiento educativo vigente en el período 1844-1861 privilegió una


visión conductista en la construcción de aprendizajes que reproducían prácticas
autoritarias, verticalita, potenciando la capacidad memorística en los alumnos,
sujetado a la "sumisión al gobierno y a las leyes" como lo señala el Art. 25 de la
resolución ante citado.

El proceso educativo durante la etapa histórica de la 1era. República se desarrolló


bajo condiciones materiales caracterizada por una estructura económica
determinada por la producción de tabaco, madera y el ganado.
En el orden del pensamiento político la correlación de fuerzas sociales estuvo
determinada por la pugna entre los sectores conservadores y liberales cuyo
resultado fue la culminación del predominio del conservadurismo en la dirección
política con un estilo de ejercicio de las cosas públicas marcadamente autoritario
cuyas manifestaciones repercutieron en el conjunto de legislaciones educativas
como fueron las leyes de instrucción del 11 de mayo del 1845, del 15 de mayo de
1844, del 20 de junio del 1855 y en un conjunto de Decretos y resoluciones que
regulan la política educativa.

Con la llegada al país de Eugenio María de Hostos, se produce una revolución


teórica en el campo del pensamiento socio educativo con el planteamiento de
nuevo paradigmas interpretativos de la realidad del proceso de la educación
dominicana a la luz de un enfoque fundamentado en el liberalismo político y en
una concepción positivista de la realidad dominicana, básicamente de la
educación.