You are on page 1of 15

AMPLIFICADORES DE POTENCIA

Hasta no hace muchos años el amplificador de potencia se diseñaba con


válvulas termoiónicas, debido a que los transistores no suministraban la
potencia necesaria y a que introducían distorsiones. En la actualidad todos los
inconvenientes han sido superados, de forma que, salvo raras excepciones,
todos los amplificadores de potencia se diseñan con transistores e incluso con
circuitos integrados, tal y como veremos a lo largo de este capítulo.
Los amplificadores de potencia utilizados en alta fidelidad pueden ser de los
tipos A, B y AB. A continuación se estudiarán con algún detalle estos tipos de
amplificadores, con las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos, pero
antes diremos que las etapas de potencia utilizan transistores de potencia, es
decir, transistores capaces de disipar potencias elevadas, por lo que deberá
prestársele especial atención a la temperatura normal de funcionamiento, ya
que el calor desarrollado en ellos es muy elevado en comparación con su
tamaño.

Otra particularidad de las etapas finales consiste en el montaje de los


transistores, ya que pueden ser etapas de potencia simples o montajes en
push-pull o contrafase, cuyo estudio abordaremos en el presente capítulo.

Etapa final simple


Los circuitos amplificadores finales simples no difieren en su funcionamiento de
los empleados en las etapas previas. En las etapas finales se busca siempre
obtener la máxima potencia de salida, es decir en el colector, por lo que se
diseñan de forma que el punto de trabajo del transistor esté muy apurado,
limitado por la máxima disipación térmica del colector y por la máxima tensión
VC. Dado que en el circuito de colector de una etapa final simple se conecta
como carga el devanado de un altavoz o de un transformador adaptador de
impedancias (Figs. 2 y 3), la tensión de la fuente de alimentación deberá ser
aproximadamente igual a la mitad de la tensión máxima de colector dada por el
fabricante, ya que la inductancia de dichos devanados produce una tensión del
mismo sentido que la de la fuente de alimentación cuando la corriente de
colector disminuye bruscamente. Es decir, a la tensión de la fuente de
alimentación deberá sumársele la tensión producida en el devanado del altavoz
o del transformador, por lo que si no se tiene en cuenta este hecho, al transistor
le quedará aplicada una tensión doble de la de alimentación que puede
perjudicarle.

En las figuras 4 y 5 se muestran dos formas de acoplamiento muy utilizadas


entre la etapa previa y la etapa final. El circuito de la figura 4 es un
acoplamiento directo con un transistor montado en circuito colector común y
amplificador final acoplado a un altavoz de baja impedancia por medio de una
inductancia.

1
Figura 2. Etapa final simple utilizando el Figura 3. Etapa final simple en el que la carga
altavoz como carga del transistor del transistor es el devanado primario de un
transformador adaptador de impedancia.

Figura 4. Acoplamiento directo entre un transistor


montado en circuito colector común y un
amplificador de potencia simple.
El circuito de la figura 5 es un amplificador con dos transistores, uno NPN y el
otro PNP, este último de potencia. Se trata de un sencillo amplificador en el que
el transistor NPN trabaja solamente de acoplamiento entre la etapa
preamplificadora y la etapa final de potencia (montaje colector común).

Amplificadores finales en contrafase


Los amplificadores asimétricos, o amplificadores simples, como etapas finales
suelen utilizarse en muy raras ocasiones, ya que el rendimiento de los mismos
es inferior al 50 %. Para aumentar la potencia de salida de un amplificador
simple podría añadírsele otra etapa más, pero el rendimiento del conjunto no
sería satisfactorio. Para obtener una elevada potencia y mejorar el rendimiento
del circuito, se utilizan los montajes simétricos o en contrafase, denominados
también montajes en push-pull (Fig. 6).

2
Figura 5. Amplificador de potencia simple con dos transistores, en el que el transistor NPN
trabaja solamente de acoplamiento entre la etapa previa y la etapa final.

Figura 6. Esquema de principio de un amplificador final en contrafase.

El devanado secundario del transformador de entrada tiene una toma


intermedia en su centro. De esta forma la señal de entrada se divide en dos
señales de polaridad opuesta, tal y como se ha dibujado en la figura 7. Estas
dos medias tensiones de salida del transformador son aplicadas a las bases de
los transistores para su amplificación (Fig. 6). A continuación, en el
transformador de salida, se integran nuevamente. Efectivamente, las
variaciones de corriente de colector de los dos transistores se suman en el
primario del transformador de salida, por lo que la corriente alterna resultante
es doble de la proporcionada por un único transistor.

Figura 7. A la salida del transformador, la señal de entrada se divide en dos señales desfasadas 180º pero
de igual amplitud.

3
Las ventajas más importantes de un amplificador en contrafase son las
siguientes:
a) Las corrientes continuas de colector circulan en sentidos opuestos por cada
devanado primario del transformador adaptador de impedancias del altavoz,
por lo que los campos magnéticos producidos por dichas corrientes se anulan.
Esto es de especial importancia cuando la tensión de alimentación se obtiene a
partir de una corriente alterna, rectificada y filtrada, cuya ondulación, por falta
de un filtrado eficaz, puede dar lugar a ruidos parásitos en el altavoz.
b) Las dos corrientes alternas aplicadas a las bases están desfasadas 180º
(Fig. 7), por consiguiente se suman las corrientes obtenidas en los colectores,
ya que, también estarán desfasadas 180º.

En la figura 8 se muestra un circuito amplificador en contrafase alimentado con


una única fuente de tensión. Ello es posible gracias al divisor de tensión
formado por las resistencias RB1 y RB2, que polarizan de forma adecuada
cada una de las bases a través de los secundarios del transformador de
entrada. Según el valor óhmico de la resistencia RB2 con respecto a RB1, a la
base de los transistores quedarán aplicadas unas tensiones V BE más o menos
negativas con respecto a los emisores, por lo que el funcionamiento del circuito
diferirá bastante.

Figura 8. Amplificador final en contrafase alimentado a partir de una única fuente de tensión.

Los montajes en contrafase transistorizados pueden ser de tres tipos


fundamentales: tipo A, tipo B y tipo AB, tal y como ya se dijo al comienzo de
este capítulo.

El que un montaje pertenezca a uno u otro tipo depende del punto de


funcionamiento elegido para los transistores sobre la curva característica
-IC = f(-V BE) (Fig.9), es decir de la tensión V BE aplicada entre base y emisor.

Amplificador final en contrafase clase A


La curva característica IC = f (-V BE) de un transistor presenta una zona recta
que se curva en sus extremos. Teniendo presente esto, en los amplificadores

4
clase A se toma como punto de trabajo del transistor el punto central de la
parte recta de la curva característica citada (Fig. 10).
La tensión V BE entre base y emisor debe ser por tanto lo suficientemente
negativa como para que la señal alterna superpuesta procedente del
secundario del primer transformador, haga variar la corriente de colector dentro
de la parte rectilínea de la citada curva característica. Si la tensión alterna
superpuesta a la de polarización de base es demasiado elevada, o no se ha
tomado corrientemente el punto central de la curva característica, el
amplificador recortará los picos positivos o negativos o ambos a la vez de la
señal de salida, por lo que ésta no será reflejo de la entrada y por lo tanto el
amplificador carecerá de fidelidad (Figs. 11 y 12).
Las tensiones alternas VI y VII de la figura 10 corresponden a las tensiones
obtenidas en los secundarios I y II respectivamente de la figura 7. La curva
característica superior corresponde al transistor T1 de la figura 8 y la curva
característica inferior del transistor T2 de la misma figura. Las tensiones
alternas suministradas por los secundarios del transformador de entrada están
desfasadas 180º y se suman a la tensión de polarización de base - V BE,
haciendo variar la corriente de colector entre los límites -ICA y -ICA ".

El sentido de la corriente en los dos devanados primarios del transformador de


salida (Fig. 8) es el mismo en cualquier instante, ya que si en un instante dado

Figura 9 El tipo de amplificador en contrafase Figura 10 Funcionamiento de un amplificador


depende del punto de funcionamiento elegido transistorizado en contrafase clase A.
para los transistores sobre la curva característica
IC= f (-VBE ).

la corriente alterna circula del colector de uno de los transistores hacia uno de
los devanados primarios, también circula desde el otro devanado primario hacia
el colector del otro transistor. Los efectos de ambas corrientes se suman y en el
secundario aparecen unas variaciones de corriente de amplitud casi el doble

5
que las obtenidas con un solo transistor. Decimos casi doble porque en el
transformador se producen pérdidas de diferentes naturalezas que hacen que
su rendimiento sea del 80 % aproximadamente.

El funcionamiento de un transistor como amplificador en clase A sólo suele


emplearse en etapas asimétricas, ya que existen otras clases de amplificadores
simétricos con las que puede obtenerse un mayor rendimiento. El rendimiento
de un amplificador simétrico clase A no llega a alcanzar el 50 %, dado que la
corriente alterna circula permanentemente por el circuito de colector, bien sea
en un sentido o en otro, y el transistor no se refrigera suficientemente.

Desde el punto de vista de la fidelidad de la señal de salida con respecto a la


de entrada, el amplificador clase A proporciona una salida extremadamente
lineal y con un mínimo de distorsión (siempre que esté correctamente
polarizado y que la señal de entrada no sea de valor excesivo), pero los
inconvenientes apuntados limitan su uso a los preamplificadores.

Figura 11. Recorte de los PICOS positivos y Figura 12. Recorte del PICO positivo a la salida de
negativos a la salida de un amplificador clase A, un amplificador clase A, debido a una polarización
debido a una señal excesiva aplicada entre base y negativa excesiva de la base.
emisor.

Amplificador final en contrafase clase B


En los amplificadores en contrafase clase B se requieren dos transistores
perfectamente complementarios, es decir, dos transistores cuyas
características de salida sean idénticas para poder restituir completa la señal
aplicada.
En un amplificador simétrico clase B, el funcionamiento es tal que se amplifican
al máximo los semiciclos de la señal de entrada. En ausencia de señal de
entrada la corriente de colector es nula (punto -ICB de la figura 13) por lo que la
potencia disipada y el consumo de energía de la fuente de alimentación en
dicho momento es nulo o casi nulo.

Las principales diferencias existentes entre este tipo de amplificador y el


simétrico clase A consisten en la elección del punto de funcionamiento de la
curva característica -IC = f (-V BE), (punto B de la figura13), el cual se encuentra

6
a un potencial -V BE igual a cero o muy próximo a cero; por tanto un transistor
amplifica un semiciclo de la señal de entrada y el otro, el otro semiciclo. Los
dos semiciclos se aplican al transformador de salida, uno a cada devanado
primario, y en el secundario se obtiene de nuevo la señal alterna.

Figura 13. Funcionamiento de un amplificador transistorizado en contrafase clase B.

El rendimiento de este amplificador alcanza un 70 %, gracias a que por los


transistores sólo circula corriente durante los semiperiodos positivos o
negativos, y por tanto la potencia disipada es menor y permite hacerlos trabajar
al máximo. El inconveniente de este tipo de amplificador estriba en la
introducción de una apreciable distorsión debida al codo de la curva
característica IC = f (-V BE) , por lo que la señal de salida no es fiel reflejo de la
señal de entrada.

Amplificador final en contrafase clase AB


En la práctica casi nunca se trabaja en clase B pura, ya que como se ha visto
introduce distorsión; por ello se prefieren los amplificadores en contrafase en
clase AB (Fig. 14).

En la clase AB se sitúa el punto de trabajo del transistor por encima del codo
de su curva característica -IC = f(-V BE ), es decir, se polariza la base del
transistor con una tensión continua de base negativa con respecto al emisor, de
valor adecuado para que quede amplificado no sólo un semiciclo de la señal
procedente del secundario del transformador, sino también el otro semiciclo,
aunque dentro del codo de la curva y por tanto con una notable distorsión
(Fig.14).

7
Figura 14. Funcionamiento de un amplificador transistorizado en contrafase en clase AB

Las señales de salida de los dos transistores se aplican a sus respectivos


devanados primarios del transformador de salida y en el secundario se obtiene
la suma de ambas señales sin distorsión alguna.
La corriente continua de colector de ambos transistores es, por tanto, muy baja,
próxima a cero, lo que permite aprovechar al máximo el poder amplificador de
los transistores.

El rendimiento de este circuito es algo inferior al del amplificador en contrafase


clase B, por el motivo apuntado de la pequeña corriente continua que circula
por el colector cuando no se aplica señal a la base, aunque es notablemente
superior al del amplificador en clase A. Puede situarse el rendimiento de los
amplificadores en contrafase clase AB en un 65 % aproximadamente. En las
figuras 15 y 16 se muestra los circuitos de dos amplificadores en contrafase
clase B y AB. El que pertenezcan a una otra clase depende de la tensión de
polarización de base con respecto al emisor, es decir, depende del valor de la
resistencia ajustable R1.

El funcionamiento del circuito de la figura 15 es como sigue: La señal,


procedente de las etapas amplificadoras anteriores en clase A, es aplicada al
primario del transformador TR1, y en los devanados secundarios aparecen dos
señales iguales, pero de polaridad opuesta (desfasadas 180º que son
aplicadas a las bases de los transistores T2 y T3 montados en contrafase.

8
Figura 15. Amplificador final en contrafase. La resistencia R1 de valor ajustable, permite variar la tensión
de polarización de base con respecto al emisor y por lo tanto la clase de funcionamiento.

Mediante el divisor de tensión formado por R1 - R2 se polarizan, con una


tensión negativa con respecto al emisor, las bases de los transistores T2 y T3 a
través de los devanados secundarios del transformador de entrada TR1. Las
señales alternas quedan superpuestas a dicha tensión negativa y, por lo tanto,
los transistores amplificarán alternativamente cada uno de los semiciclos de la
señal alterna. La resistencia R1 tiene por finalidad el estabilizar el circuito
contra posibles cambios de temperatura, su valor debe ser muy bajo con el fin
de que no reste potencia al amplificador.

Los dos semiciclos de la señal alterna amplificada circulan alternativamente por


cada uno de los devanados primarios del transformador de salida TR2,
obteniéndose en su secundario la suma de ambos semiciclos, es decir, la señal
completa. El circuito de la figura 16 es idéntico en su funcionamiento al de la
figura 15, salvo en lo que respecta a la estabilización, la cual se logra aquí
mediante una resistencia NTC en derivación con la resistencia R2 del divisor de
tensión. Cuando la temperatura aumenta, el valor de la resistencia NTC
disminuye y las bases de los transistores se hacen más negativas con respecto
a sus emisores, disminuyendo automáticamente las corrientes de los
colectores.

Obsérvese que en el circuito de la figura 15 no se han desacoplado los


emisores mediante un condensador. Ello se debe a que la introducción de un
condensador en derivación con la resistencia R3 desplazaría el punto de
trabajo de los transistores e introduciría una fuerte distorsión.

9
Figura 16 El mismo circuito de la figura anterior pero con estabilización mediante una resistencia NTC.

Finalmente debe indicarse que en todo circuito en contrafase es condición


imprescindible para su correcto funcionamiento que las corrientes de los
colectores sean idénticas. Para lograrlo, la característica de entrada -IC = f(-V BE)
y el factor de amplificación de corriente de ambos transistores deben ser
idénticas. Por este motivo los fabricantes suministran transistores apareados
para las etapas de salida en contrafase, es decir, transistores cuyas
características citadas sean lo más similares posibles. En el caso de que un
transistor esté averiado, deberán sustituirse los dos y ajustar R1 de nuevo, ya
que en caso contrario es fácil que uno de los semiciclos de la señal quede más
amplificado que el otro y la reproducción de la señal no sea correcta.

Inversores de fase transistorizados


En los circuitos en contrafase tratados a lo largo de este capítulo la señal de
entrada se descomponía en dos señales alternas desfasadas 180º mediante un
transformador con dos devanados secundarios. Este sistema de obtener las
dos señales que deben aplicarse a los transistores de salida está cada vez más
en desuso, debido a que los transformadores son elementos voluminosos, de
elevado peso y precio y, sobre todo, de poca banda de paso. Por estos motivos
se han diseñado circuitos inversores de fase mediante transistores, tales como
los que se muestran en las figuras 17 y 18.

El circuito inversor de fase de la figura 17 está compuesto por un solo


transistor, y basa su principio de funcionamiento en el hecho de que las
señales de audiofrecuencia presentes en el colector y en el emisor son de
polaridad o fase opuestas.
Las resistencias R4 y R5 han de ser iguales para que exista la misma carga en
ambos circuitos y, por consiguiente, en los puntos A y B se dispone de dos
corrientes en contrafase equilibradas para aplicar a cada una de las bases de
los transistores de la etapa final en contrafase. Si bien teóricamente R4 y R5
han de ser iguales, en la práctica debe existir alguna diferencia, ya que por R5
circula la corriente de colector más la corriente de base.

10
El circuito de la figura 18 es un inversor de fase con dos transistores. La
señal de entrada se aplica solamente a la base del transistor T1 a través del
condensador C1. La resistencia de carga del colector está formada por dos
resistencias (R3 y R4), de cuyo punto de unión se extrae parte de la señal que
circula por ellas para ser amplificadas por el transistor T2. Para ello se envía a
la base de T2 a través del condensador C2, el cual evita a su vez el paso de la
componente continua hacia la base del citado transistor.

Figura 17 Etapa inversora de fase compuesta por un solo transistor.

Figura 18 Circuito inversor de fase con dos transistores.

Una vez amplificada la señal por T2, adquiere en el circuito de colector


de dicho transistor la misma amplitud que en el colector de T1, pero de
polaridad opuesta. En las figuras 19 y 20 se muestran otros dos circuitos
inversores de fase transistorizados. En el circuito de la figura 19 la señal de
entrada se aplica sólo a la base de T1. Como por el circuito de emisor circulan
las mismas variaciones de corriente que por el colector, en la resistencia R7 se
obtienen unas variaciones de intensidad en concordancia con las de la señal de
entrada. Como los terminales de R7 están conectados entre base y emisor de

11
T2 (a través de C2), a la base de este último transistor quedará aplicada dicha
señal.

Figura 19. Circuito inversor de fase con dos transistores.

Figura 20. Circuito inversor de fase con dos transistores.


En el circuito de colector de T2 se obtiene pues una señal de igual amplitud
que la obtenida en el circuito de T1, pero de polaridad opuesta, y que puede
aplicarse a la correspondiente etapa final en contrafase.
El circuito inversor de fase de la figura 20 está basado en la misma teoría que
los anteriores, ya que parte de la señal de salida de T1 se aplica a la base de
T2 a través del condensador C2 para ser amplificada e invertirla en fase.

12
Figura 21 Esquema de un circuito amplificador “single-ended push-pull”.

Amplificadores de potencia con transistores complementarios.


También el transformador de salida presenta, naturalmente, todos los
inconvenientes citados anteriormente para el transformador de desfase. Por
este motivo se han diseñado diversos circuitos en los que no se utiliza dicho
transformador.

Figura 22 Esquema de un circuito amplificador de potencia con transistores complementarios


en el que no se utiliza ningún transformador.

La primera solución en este sentido es el circuito denominado "single-ended


push-pull" o contrafase serie ( Fig. 21 ), en el que se suprime el transformador
de salida, mientras que el transformador de entrada posee dos secundarios
que atacan por separado y en oposición de fase a los transistores de salida.
Los transistores están conectados en serie y la tensión alterna que aparece en
el punto de unión se aplica directamente al altavoz.

Sin embargo la solución más idónea es la que se muestra en la figura 22, en la


que no se utiliza ningún transformador. Obsérvese que dicho circuito está
dotado de dos transistores complementarios, es decir, dos transistores de
características idénticas pero que, mientras uno es NPN el otro es PNP. El
transistor T1 trabaja en clase A y R constituye su carga. La señal alterna
obtenida en el circuito de colector de T1 pasa directamente a las bases de T2 y
T3. Si la impedancia de entrada en continua es elevada, toda la corriente
continua de colector de T1 pasa por R, por tanto la tensión en las bases de T3
y T4 está determinada, en reposo, por la resistencia R y la corriente de colector
de T1.

13
Figura 23. La adición de un par de transistores de mayor potencia al circuito de la figura anterior
permite aumentar la corriente o la potencia de salida.

En ausencia de señal la tensión es el punto de unión de los emisores de T2 y


T3 tiene el mismo valor que la tensión de base, es decir, VE = VB, y los
transistores T2 y T3 están bloqueados. Al aplicar una tensión alterna al
transistor T1, ésta queda amplificada por dicho transistor y aplicada a las bases
de T2 y T3. Durante el semiciclo positivo el transistor T3 conduce, lo cual hace
que el punto A se haga más positivo que el positivo de la fuente de
alimentación. Durante este semiciclo el condensador C suministra toda la
energía. La corriente que circula por el altavoz, por el condensador C y por el
transistor T3 es en realidad una corriente de descarga de C; la alimentación no
interviene en este caso.

Figura 24. Esquema de un circuito amplificador de potencia con transistores complementarios y con
realimentación en continua que estabiliza la corriente de colector del transistor T1 en función de la
temperatura.

14
Por el contrario, durante el semiciclo negativo es el transistor T2 el que se hace
conductor, y la corriente, procedente de la fuente de alimentación, circula por el
altavoz, por el condensador C y por el transistor T2. Durante este segundo
semiciclo el condensador C se carga y recibe toda la energía que deberá
suministrar durante el semiciclo siguiente.
Cuando la corriente o la potencia sobrepasen los límites de los transistores
complementarios, se utiliza el circuito que se muestra en la figura 23. En este
circuito se amplifica la corriente de los transistores complementa rios mediante
un par de transistores de mayor potencia.

En la figura 24 se muestra un circuito amplificador final con transistores


complementarios. En este circuito R1 y R6, + R7 forman el divisor de
tensión para la polarización de base de T1. Esta conexión permite una
realimentación en continua que estabiliza la corriente de colector del transistor
T1 en función de la temperatura. La realimentación se verifica también en
alterna a menos que se disponga un desacoplo mediante un condensador C3
entre el punto común de R6, R7, y masa. Bastará con hacer R7
suficientemente grande con relación a la impedancia de entrada de T1 y R6,
con respecto a la carga útil del altavoz, para que C3 no introduzca disminución
alguna de la señal.
Se podría dejar la realimentación en alterna, lo cual mejoraría la calidad del
amplificador. Para evitar una reducción elevada de la ganancia, se puede
adoptar una solución intermedia, bien sea colocando una resistencia R8, en
serie con C3 para que el desacoplamiento sea incompleto, o mediante una
resistencia R9, en derivación con R6+R7 pero de valor mayor que R6+R7,. La
polarización de T1 viene entonces impuesta por R9 en derivación con R6+R7.

R2 y C2 estabilizan el circuito de emisor de T1. Se trata de una realimentación


en continua, ya que en alterna esta realimentación no aporta mejora alguna de
calidad. Para no perder ganancia, R2 se desacopla mediante C2.

R3 polariza ligeramente las bases de los transistores T2 y T3, los cuales


trabajan en clase B. Conectando una resistencia NTC en derivación R3 se
obtiene una disminución de la tensión de polarización cuando la corriente de
reposo de colector aumenta debido a un aumento de la temperatura. La
resistencia R10 es la resistencia de carga de T1, y su valor ha de ser
elevado con respecto a R3.
Para estabilizar la corriente de reposo de T2 y T3 en función de la temperatura,
se puede conectar una resistencia en sus emisores. Sin embargo, la ganancia
de la etapa disminuirá. Es por eso por lo que se emplean dos resistencias R4 y
R5 de valores idénticos y pequeños con relación a la resistencia útil del altavoz.
El condensador C4, en serie con el altavoz, se carga y descarga durante cada
ciclo de la señal; su valor debe ser bastante elevado con el fin de que pueda
transmitir las frecuencias más bajas.

15