You are on page 1of 28

Introducción © ADR Infor SL

Índice
Introducción 3
Tecnología y sociedad de la información 3
Antecedentes 3
Valor tecnológico 6
Iniciativas Europeas 11
Antecedentes 11
Agenda Digital Europea 12
Protección de datos de carácter personal 13
Antecedentes históricos 13
El derecho a la protección de los datos de carácter personal 15
Constitución española 16
Normativa Europea 18
Antecedentes históricos 18
Reglamento Europeo de Protección de Datos 21
Directiva (UE) 2016/680 22
Directiva (UE) 2016/681 24
Resumen 25
Ejercicios 26
Ejercicio 1: Noticias 26
Ejercicio 2: Normativa 26
Pasos a seguir 26
Recursos 27
Enlaces de Interés 27
Glosario. 28

2/28
Introducción

Introducción

Realizar una aproximación a los conceptos introductorios que, de una forma u otra van a
repercutir, en la materia objeto del curso: la protección de datos de carácter personal y el
nuevo escenario presentado con el Reglamento Europeo regulador de la materia que aquí
nos ocupa.

En concreto se realizará una introducción al concepto de Sociedad de la Información, al


concepto de Era de la Información, al concepto de Tecnología de la Información y de las
Comunicaciones (TIC), al concepto de Brecha Digital, al concepto de Sobrecarga
Informativa, al concepto de Sociedad del Conocimiento. Asimismo, además, se realizará
una breve introducción al tema objeto del presente curso: la protección de datos de
carácter personal.

Tecnología y sociedad de la información

Antecedentes
Podemos definir la información como aquel conjunto organizado de datos procesados, que constituyen
un mensaje que cambia el estado de conocimiento del sujeto o sistema que recibe dicho mensaje.

En el actual siglo XXI surge un nuevo concepto o, si se quiere, una nueva versión del concepto
información, la información digital que es aquel tipo de información que puede reducirse a bits y que por
tanto genera la posibilidad de digitalizar la información.

Este tipo de información es, por tanto, de carácter multimedia, es decir, conjuga imagen, sonido, texto,
etc. en un formato de carácter electrónico que, al igual que la información “tradicional” va a tener tanto
un emisor como un receptor.

Sociedad de la información

Hablamos, por tanto, de un nuevo contexto, la Sociedad de la Información concebido como un


nuevo mecanismo de dinamismo que modifica y conforma una nueva forma de entender el acceso y el
tratamiento de la información y que ha generado un cambio sustancial en nuestro entorno económico
y social que exige que tanto personas como entidades deban desarrollar enormes esfuerzos de
adaptación.

Podemos decir que la sociedad de la información es la sucesora de la sociedad industrial y se define


como aquella sociedad en la que las tecnologías que facilitan la creación, distribución y manipulación
de la información juegan un papel esencial en las actividades sociales, culturales y económicas.

3/28
Introducción

El presente término comenzó a utilizarse en Japón durante los años sesenta y fue acuñado por el
sociólogo y profesor japonés, Yoneji Masuda, en su libro “De la sociedad post-industrial a la sociedad
de la información”, editado en 1980. En el citado libro, en su capítulo quinto, Masuda habla del
nacimiento de una época de la información, basada en el uso de los ordenadores en conjunción con la
tecnología de las comunicaciones. En este sentido, para Masuda, una era de la información es el
período de tiempo durante el cual tiene lugar una innovación de la tecnología de la información
convirtiéndose en un mecanismo capaz de transformar a la sociedad así como de producir una
expansión en la calidad de información y un aumento del almacenamiento de la misma.

Básicamente podemos decir que el concepto “Sociedad de la Información” se utiliza para definir a la
sociedad sucesora de la sociedad industrial y, por tanto, es aquella sociedad en la cual la creación,
distribución y manipulación de la información forman parte importante de las actividades culturales y
económicas.

Surge como expresión para definir el cambio de generación de la riqueza que se traslada del sector
industrial al sector servicios desplazando la fabricación de elementos tangibles como dinamizador de
la economía a un segundo lugar, con motivo del auge de los servicios de generación, almacenamiento
y procesamiento de información.

Sin embargo, la acuñación del término se debe al sociólogo español Manuel Castells ya que fue este
quien examinó los caracteres de este nuevo modo de organización social en esferas tan dispares como
las relaciones interpersonales, las formas laborales o los modos de construir la identidad propia.

Es por tanto, es en 1990, de la mano de Manuel Castells, cuando se empieza a utilizar el término "era
de la información" para definir un momento decisivo en la historia del ser humano, en el que la
información se convierte en una ventaja táctica, al considerarse como un recurso fundamental,
generador de ventajas competitivas.

TIC

A partir de aquí surge lo que hoy en día se conocen como las Tecnologías de la Información y las
Comunicaciones o TIC, que son aquel conjunto de técnicas, desarrollos y dispositivos avanzados que
integran funcionalidades de almacenamiento, procesamiento y transmisión de datos, y cuyo máximo
exponente es Internet.

El siglo XXI, tienen como principal rasgo definitorio la revolución que han supuesto las
comunicaciones electrónicas, la telefonía móvil, las líneas ADSL, la conectividad mediante la
tecnología Wi-Fi y sobre todo Internet, que hoy en día no se limita a los hogares o a un ordenador
personal, sino que ya se encuentra integrado en los teléfonos móviles o incluso en los compactos
netbook -ordenadores de bajo coste y reducidas dimensiones- por medio de módems USB, han
supuesto un giro radical en las relaciones de los humanos entre sí y, por supuesto, de las sociedades
de las cuales estos son partes integrantes.

Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que las Tecnologías de la Información y de las
comunicaciones se refieren a la aparición y asimilación, por parte de la sociedad, de todo un conjunto
de tecnologías orientadas a la comunicación interpersonal y que, además, permiten la adquisición,
producción, almacenamiento, tratamiento, comunicación, registro y presentación de informaciones
contenidas en medios acústicos, ópticos o electromagnéticos.

4/28
Introducción

No obstante, es necesario matizar que la sociedad moderna, no es una sociedad única u homogénea.
Muy al contrario está conformada por una gran variedad de sociedades correspondientes a cada
cultura, país, región, etc. y, por tanto es necesario que hablemos de una sociedad de sociedades. En
este sentido, cuando hablamos de sociedad de la información, de lo que realmente estamos hablando
es de un conjunto de sociedades de la información . Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que las
Tecnologías de la Información y de las comunicaciones se refieren a la aparición y asimilación, por
parte de la sociedad, de todo un conjunto de tecnologías orientadas a la comunicación interpersonal y
que, además, permiten la adquisición, producción, almacenamiento, tratamiento, comunicación,
registro y presentación de informaciones contenidas en medios acústicos, ópticos o
electromagnéticos.

En este sentido, podemos decir que para considerar a una sociedad como parte de la sociedad de la
información es necesario que reúna las cuatro características que definen a una sociedad de la
información:

Encontrarse en posesión de organizaciones que utilicen, con asiduidad, información

Hablamos de organizaciones públicas y privadas que utilizan la información, así como las tecnologías
asociadas como medio para incrementar su eficiencia y eficacia y, por tanto, la calidad de sus bienes y
servicios.

Se encuentran en posesión de un sector de información significativo

Es decir, disponen de un sector dedicado, en exclusiva, a la producción de servicios de información y,


por tanto, gran parte de su riqueza proviene del mismo. Hablamos de un sector en lo que lo primordial
reside en la generación de contenidos así como en su distribución y procesamiento.

La información tiene un claro uso social

Es decir, la información se utiliza por el público en general, tanto en su día a día como en su faceta de
consumidor o de ciudadano, al acceder tanto a en lo relativo al uso de los servicios públicos como en
lo relativo al ejercicio de sus derecho y deberes. Podría decirse que la información mejora su nivel y
calidad de vida.

Existe una sociedad del aprendizaje

Es decir, en una sociedad de la información se da una alta importancia a lo que se conoce como
educación o formación continua. Las personas buscan y ansían un adecuado desarrollo de la actividad,
una competitividad permanente y acceder a un mejor nivel de vida, tanto económica como
intelectualmente.

5/28
Introducción

En este sentido, la Unión Europea no es ajena al cambio. Es más, el nuevo Reglamento


Europeo de Protección de Datos ya nace con la idea de la Sociedad de la Información en
su ADN, tal es así que el propio considerando seis de la norma establece que:

«La rápida evolución tecnológica y la globalización han planteado nuevos retos para la
protección de los datos personales. La magnitud de la recogida y del intercambio de
datos personales ha aumentado de manera significativa. La tecnología permite que tanto
las empresas privadas como las autoridades públicas utilicen datos personales en una
escala sin precedentes a la hora de realizar sus actividades. Las personas físicas difunden
un volumen cada vez mayor de información personal a escala mundial. La tecnología ha
transformado tanto la economía como la vida social, y ha de facilitar aún más la libre
circulación de datos personales dentro de la Unión y la transferencia a terceros países y
organizaciones internacionales, garantizando al mismo tiempo un elevado nivel de
protección de los datos personales».

Es decir, la evolución tecnológica así como el fenómeno de la globalización hacen, tal y


como establece el considerando séptimo de la norma que sea necesario:

« … un marco más sólido y coherente para la protección de datos en la Unión Europea,


respaldado por una ejecución estricta, dada la importancia de generar la confianza que
permita a la economía digital desarrollarse en todo el mercado interior. Las personas
físicas deben tener el control de sus propios datos personales. Hay que reforzar la
seguridad jurídica y práctica para las personas físicas, los operadores económicos y las
autoridades públicas».

Podemos decir, sin miedo a equivocarnos que el nuevo Reglamento Europeo de


Protección de Datos nace con una clara vocación reformista que tiene como finalidad
principal devolver a las personas el control de sus datos personales y garantizar dentro
del territorio de la Unión una alta protección de los datos de carácter personal adaptada
al nuevo contexto digital en el que se mueven las personas, las entidades públicas, las
entidades privadas y porque no decirlo, el mundo en general.

El Internet de las cosas.

Valor tecnológico

6/28
Introducción

Nuestra era también está sufriendo cambios de carácter económico que no es posible obviar.
Actualmente asistimos al tránsito de la era industrial a la era de la información basada en la
comunicación y la información de carácter digital. Tal y como establecen José Terceiro y Gustavo
Matías en su libro Digitalismo: El nuevo horizonte sociocultural, publicado por la Editorial Taurus en el
año 2001:

«El carácter físico de la economía se reduce. Si la era industrial se caracterizaba por la acumulación de
capital, transformación de recursos en productos y en la propiedad física, en la nueva era lo estimable
son las formas intangibles de poder que se presentan en paquetes de información y en activos
intelectuales. El hecho es que se avanza en la desmaterialización de los productos físicos que durante
largo tiempo fueron la medida de la riqueza en el mundo industrial».

La economía está empezando a mutar hacia un nuevo concepto económico, basado no sólo en los
servicios sino también en una traslación de los contenidos físicos hacia la información. Se tiende cada
vez más hacia una destitución de los contenidos y propiedades físicas, hacia un papel predominante de
los servicios donde el producto por defecto será la información de carácter digital. La información digital
adquiere, cada vez más, un claro componente económico.

El presente contexto económico viene unido al claro avance en los campos científico y tecnológico y, por
tanto, a los medios a los que podemos acceder, las personas, gracias a dichos avances.

En este sentido es importante destacar que aquellas personas que no tengan acceso a dichos medios así
como aquellas personas que no saben utilizarlos se encuentran en un claro peligro de exclusión.

Enlaces: La Tecnología del futuro: Un día normal

Accede al presente vídeo a través del siguiente link: Un día normal.

La citada exclusión es precisamente uno de los principales problemas que nuestra sociedad debe
resolver. No obstante, la presente tarea no sólo corresponde a las instituciones públicas, es una tarea
social, una tarea de todos. Las entidades educativas también deben aportar sus infraestructuras y sus
acciones educativas a acercar las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones a todos aquellos
colectivos que se encuentran en riesgo de marginación.

Brecha digital

Una marginación que hoy en día se conoce como Brecha digital.

Se define como la separación que existe entre las personas (comunidades, estados, países…) que
utilizan las Tecnologías de Información y Comunicación como una parte rutinaria de su vida diaria y
aquellas que no tienen acceso a las mismas y que aunque las tengan no saben cómo utilizarlas.

En este enlace puedes conocer más sobre la brecha digital

7/28
Introducción

No debemos caer en el error de pensar que la brecha digital únicamente se da es países


subdesarrollados. Muy al contrario, la brecha digital se encuentra presente, en mayor o menor medida,
en todos los países del globo. Como muestra, un botón.

Según Eurostat, en España, el 24% de las personas entre 16 y 74 años nunca se ha conectado a
internet, un porcentaje ciertamente elevado si lo comparamos con otro país europeo como puede ser
Noruega en donde únicamente el 3% de las personas entre las edades citadas anteriormente nunca se
ha conectado.

Anotación: Eurostat

Conocida también como Oficina Europea de Estadística, es la oficina estadística de la


Comisión Europea, que produce datos sobre la Unión Europea y promueve la
armonización de los métodos estadísticos de los estados miembros. Puedes acceder a
su página Web a través del presente link: http://ec.europa.eu/eurostat

Pero los datos no mienten y, por tanto, no cabe duda de que Europa no es un continente tan conectado
como se podría pensar en un primer momento. La presente falta de modernización digital viene
determinada, en un alto porcentaje, por la falta de educación o de formación de la población y eso a
pesar de que la cultura mobile , ha penetrado firmemente en la Unión Europea.

Los dispositivos móviles (netbooks, pda´s, telefonía celular) han desarrollado un alto grado de
penetración en los últimos años, de tal forma que hoy en día, incluso se anuncian teléfonos celulares
cuyo principal atractivo reside precisamente en la posibilidad de conectarse a Internet.

Incluso la ONU se ha pronunciado a este respecto. Ya en su Informe sobre desarrollo humano,


publicado en el año 1999 establece que: «La Internet vincula a las personas en una nueva red mundial
pero el acceso está concentrado en habitantes de países ricos. Corresponde a los países de la OCDE,
con el 19% de la población mundial, el 91 % de los usuarios».

En este enlace puedes localizar el Informe sobre desarrollo humano, elaborado por la
ONU en 1990.

Exceso de información

No obstante, si bien la brecha digital es uno de los mayores problemas de la sociedad digital, en tanto
en cuanto, es necesario activar mecanismos e iniciativas tendentes a evitar que algunas personas
sufran este riesgo de exclusión o de marginación, no es menos cierto que las personas que no sufren
este riesgo de exclusión y son asiduos al uso de la tecnología digital se enfrentan a otro grave
problema: el exceso de información.

Hoy en día podemos acceder a cantidades ingentes de información lo que provoca que sea
materialmente imposible procesarla.

8/28
Introducción

Los seres humanos de nuestra época sufren lo que hoy en día se conoce como Hiperconectividad.
Término acuñado por los científicos canadienses Anabel Quan-Haase y Barry Wellman, a raíz de sus
estudios de comunicación de las organizaciones y sociedades en red.

Esta tendencia, a comunicarse continuamente y casi en exclusiva, a través de la red de redes está
generando un aumento en la demanda del ancho de banda y a un cambio en el concepto comunicativo
debido a la complejidad, la diversidad y la integración de nuevas aplicaciones y dispositivos que usan
la red.

Todo este conjunto de circunstancia hace que las personas nos veamos inmersos e influenciados a
estas nuevas herramientas comunicativas marcando, incluso, nuestros tiempos en el día a día. Siendo
incapaces de desconectar y, por tanto, sufriendo una adicción a su uso.

La hiperconectividad nos lleva por la senda de un camino peligroso, conexión las 24 horas del día, 7
días a la semana y 52 semanas al año.

Nuestro cerebro se sobrecarga de información, es lo que se conoce como sobrecarga informativa,


cuyo término fue acuñado ya en 1970 por Alvin Toffler en su libro Future Shock. La sobrecarga
informativa, infoxicación o infobesidad se refiere al estado de contar con demasiada información para
tomar una decisión o permanecer informado sobre un determinado tema lo cual dificulta la
identificación de información relevante para la decisión, o la ausencia de un método para comparar y
procesar diferentes tipos de información.

Sólo por citar un ejemplo, si ya casi nos cuesta leer nuestros propios correos electrónicos, los que
llegan a nuestra bandeja de entrada, imaginemos tratar de leer todos los periódicos digitales, o tratar
de ver todos los vídeos de nuestro interés en Youtube.

Nos enfrentamos a un claro reto: discriminar y seleccionar la información.

Sociedad del conocimiento

Nuestro siglo XXI se caracteriza por que los seres humanos vivimos en la Sociedad del Conocimiento
en clara alusión a que nuestra sociedad se distingue, de épocas anteriores, en que hoy en día tanto la
información como su aplicación se transforman en conocimiento.

Sociedad del conocimiento

Accede al presente vídeo a través del siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=McBhr6ZUHtc

La tecnología de hoy en día ayuda a las personas a conocer, a saber. Pero también hay que tener
presente que la tecnología, fundamentalmente a través de las Tecnologías de la información y de las
comunicaciones han generado un cambio de paradigma. Las personas hemos dejado de ser meros
receptores de información y hoy en día también somos generadores o creadores de información. Las
personas ya no sólo consumimos conocimiento, también lo generamos.

9/28
Introducción

El término Sociedad del Conocimiento es el heredero de lo que a finales de la década de los ochenta
se conocía como Sociedad de la Información y no es hasta ya el año 2000 cuando el término se
actualiza y se redefine como Sociedad del Conocimiento para referirse a la situación económica,
social y tecnológica basada en el uso y utilización del conocimiento.

No obstante, en este punto, es interesante mencionar algunas de las características más importantes
del término Sociedad de la Información ya que nos ayudará a comprender mucho mejor qué es la
Sociedad del Conocimiento.

Características de la Sociedad del Conocimiento

Caótica: No admite jerarquías no se somete con facilidad a la autoridad.


Convergente: Está consituida por muchas disciplinas, especialidades y tareas del saber.
Global: No conoce fronteras geográficas ni temporales.
Interactiva: El fundamento de su acción es la cooperación entre organizaciones públicas,
empresas y ciudadanos.
Rauda: Se desarrolla de forma autónoma y rápidamente.

Factores determinantes

La Sociedad del Conocimiento surge gracias a cuatro factores determinantes:

La Globalización: Que posibilita la interrelación entre las economías de zonas


geográficamente dispersas. Empieza a surgir el concepto de internacionalización de las
empresas y se empieza a generar un flujo constante de capitales, bienes, servicios y
personas entre dichas zonas lo cual, a la postre, genera la apertura de nuevos mercados.
Las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC): Su máximo
exponente, Internet, ha supuesto un aumento de las posibilidades tanto de comunicación
como de transmisión de la información y del conocimiento.
Las organizaciones han aprendido a mejorar su forma de organización. Hoy en día las
organizaciones lo hacen de una forma más distribuida y, por tanto sus redes, desde el punto
de vista geográfico, son mucho más dispersas y descentralizadas.
Un aumento creciente de la intensidad en la aplicación del conocimiento en la
producción de bienes y servicios.

Debemos tener muy presente que nuestra sociedad se basa en el conocimiento y, por tanto, hoy en día,
la mayor parte de los seres humanos se dedicas, en mayor o menor medida, a actividades directamente
relacionadas con la producción de conocimiento.

Surge, en el ámbito de las organizaciones, tanto públicas como privadas, la necesidad de adaptarse a
este motor de cambio. Ya no pueden permanecer estáticas sino que necesitan adaptarse a esta nueva
era. Una era marcada por el desarrollo de nuevas tendencias en lo relativo a la generación, difusión y
utilización del conocimiento.

10/28
Introducción

Por tanto, parece esencial que en la presente era, en la sociedad del conocimiento, lo realmente
importante es un correcto avance, armónico y balanceado que nos permita, como sociedad, avanzar
hacia un modelo de participación en el que los actores principales sean las personas, las entidades
privadas y las instituciones públicas.

En el presente contexto, el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos se


configura como una norma moderna y consciente de dicha necesidad de conjugar un
modelo participativo, al menos en lo que al territorio de la Unión Europea se refiere. No
en vano su considerando dos establece que:

« El presente Reglamento pretende contribuir a la plena realización de un espacio de


libertad, seguridad y justicia y de una unión económica, al progreso económico y social,
al refuerzo y la convergencia de las economías dentro del mercado interior, así como al
bienestar de las personas físicas».

No obstante, para poder comprender, en su totalidad el considerando dos, es necesario


ponerlo en relación con el considerando cinco del ya citado Reglamento Europeo de
Protección de Datos que establece que:

« La integración económica y social resultante del funcionamiento del mercado interior


ha llevado a un aumento sustancial de los flujos transfronterizos de datos personales. En
toda la Unión se ha incrementado el intercambio de datos personales entre los
operadores públicos y privados, incluidas las personas físicas, las asociaciones y las
empresas. El Derecho de la Unión insta a las autoridades nacionales de los Estados
miembros a que cooperen e intercambien datos personales a fin de poder cumplir sus
funciones o desempeñar otras por cuenta de una autoridad de otro Estado miembro».

Como podemos observar la información cobra un componente económico importante.


Hoy en día ya no es posible pensar en ninguna entidad pública o privada que no trate
datos de carácter personal para la consecución de sus fines.

Es por esta razón que la Unión Europea apuesta por una nueva normativa en materia de
protección de datos de carácter personal que trate de equilibrar no sólo el derecho de las
personas a la protección de sus datos de carácter personal sino también a cumplir con
uno de los fines primordiales de la Unión Europea que reside precisamente en lograr
que sus Estados miembros no sólo logren una unión económica, fruto de un claro
progreso económico y social sino también a que los distintos ciudadanos de los Estados
miembros lleguen a lograr ese bienestar social del que tanto se ha preocupado en lograr,
en los últimos años, la Unión Europea.

Iniciativas Europeas

Antecedentes

11/28
Introducción

El camino de la Unión Europea hacia la Sociedad de la Información y hacia la Sociedad del


Conocimiento es dilatado en el tiempo.

Podría decirse que comienza con el informe «Europa y la Sociedad Global de la Información.
Recomendaciones al Consejo Europeo», elaborado por Martin Bangemann, Comisario Europeo
encargado, en aquella época, de todos los asuntos referidos a la política de telecomunicaciones en
Europa y que se conoce comúnmente como «Informe Bangemann». En el presente informe se
establecen 10 medidas tendentes a alcanzar la Sociedad de la Información en Europa.

El camino continúa en 1998 cuando se publica el « Libro Verde sobre la información del sector
público», donde la Comisión europea establece el papel fundamental que tiene la información del sector
público para el desarrollo de la Sociedad de la Información.

Al año siguiente, en 1999, se inicia la Iniciativa eEurope: una sociedad de la información para todos y
que tiene como misión fundamental asegurar que las futuras generaciones de la Unión Europea obtengan
el máximo provecho de la Sociedad de la Información a través de dos planes de acción:

Desde estos enlaces puedes acceder al:

Informe Bangemann
Libro Verde sobre la información del sector público
Iniciativa eEurope

Agenda Digital Europea

El camino de la Unión Europea continua con la Agenda Digital Europea cuya finalidad genérica es
obtener los beneficios económicos y sociales sostenibles que pueden derivar de un mercado único digital
basado en una internet rápida y ultrarrápida y en unas aplicaciones interoperables.

El objetivo de la Agenda digital europea es trazar un rumbo que permita maximizar el potencial
económico y social de las TIC, y en particular de internet, como soporte esencial de la actividad
económica y social: para hacer negocios, trabajar, jugar, comunicarse y expresarse en libertad.

La Agenda, por tanto, fomentará la innovación, el crecimiento económico y la mejora de la vida


cotidiana tanto para los ciudadanos como para las empresas. De esta manera, el despliegue generalizado
y la utilización más eficaz de las tecnologías digitales permitirán a Europa afrontar los retos esenciales
que tiene planteados y proporcionará a los europeos una mejor calidad de vida manifestada, por ejemplo,
en una mejor atención sanitaria, unas soluciones de transporte más seguras y eficientes, un medio
ambiente más limpio, nuevas oportunidades en materia de medios de comunicación y un acceso más
fácil a los servicios públicos y a los contenidos culturales.

Podemos obtener, a través del siguiente enlace, más información sobre la Agenda
Digital Europea.

12/28
Introducción

Agenda Digital Europea

Protección de datos de carácter personal

Antecedentes históricos
El Derecho a la intimidad nace en Norteamérica, a raíz de un artículo publicado por dos juristas
norteamericanos: Samuel D. Warren y Louis D. Brandeis en la prestigiosa revista Harvard Law
Review.

Para todas aquellas personas interesadas en leer este artículo, a través del siguiente
enlace se proporciona el acceso al mismo en su versión inglesa: "The Right to Privacy”

Fue traducida al castellano con el título: " El Derecho a la intimidad ", Editorial Civitas,
Madrid, 1995. ISBN: 978-84-470-0596-3

En la época en la que estos dos juristas vivían, cualquier vulneración de la intimidad de las personas se
satisfacía recurriendo por analogía al derecho a la propiedad, casi de forma idéntica a la satisfacción del
daño que se articulaba para las obras literarias y/o artísticas.En el mencionado artículo, estos dos juristas,
tratan de determinar si el Common Law (sistema jurídico derivado del aplicando en la Inglaterra
medieval y utilizado en gran parte de los territorios con influencia británica) puede ofrecer alguna
respuesta, con suficientes garantías jurídicas, ante las intromisiones que, las "nuevas tecnologías" de la
época, como las cámaras fotográficas, provocaban por parte de la prensa norteamericana a personas
relevantes de la vida pública del momento.

Warren y Brandeis dan un giro radical a estas teorías trasladando la tutela de la intimidad, del ámbito de
la propiedad a la esfera de la personalidad, puesto que la intimidad no es algo físico como una casa, un
papel..., sino que emana de dentro de la persona, casi podríamos decir que de su "espíritu" y que todo ser
humano posee simplemente por el mero hecho de existir.

La protección que el artículo 18 de la Constitución española, garantiza al honor, a la


intimidad personal y familiar y a la propia imagen desciende directamente de este
artículo elaborado por dos juristas norteamericanos en 1890 y a pesar de haber pasado
más de un siglo desde su publicación permanece inalterado en el tiempo sentando los
pilares de uno de los derechos fundamentales recogidos en nuestro sistema jurídico.

Como podemos observar, la tecnología con la que se produce la intromisión en la vida privada de las
personas ha variado en este tiempo pero la esencia de la intimidad permanece inalterada.

Tal es así que hoy en día, la protección de las personas físicas en relación con el tratamiento de sus datos
de carácter personal se ha convertido en un derecho fundamental, reconocido no sólo en el derecho
español sino también en el Derecho de la Unión Europea.

13/28
Introducción

Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea

Así, por ejemplo el artículo 8 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión


Europea establece que:

« 1. Toda persona tiene derecho a la protección de los datos de carácter personal que la conciernan.

2. Estos datos se tratarán de modo leal, para fines concretos y sobre la base del consentimiento de la
persona afectada o en virtud de otro fundamento legítimo previsto por la ley. Toda persona tiene
derecho a acceder a los datos recogidos que la conciernan y a su rectificación.

3. El respeto de estas normas quedará sujeto al control de una autoridad independiente ».

Tratado de funcionamiento de la Unión Europea

Además, el artículo 16 del Tratado de funcionamiento de la Unión Europea también establece que:

« 1. Toda persona tiene derecho a la protección de los datos de carácter personal que le conciernan.

2. El Parlamento Europeo y el Consejo establecerán, con arreglo al procedimiento legislativo


ordinario, las normas sobre protección de las personas físicas respecto del tratamiento de datos de
carácter personal por las instituciones, órganos y organismos de la Unión, así como por los Estados
miembros en el ejercicio de las actividades comprendidas en el ámbito de aplicación del Derecho de
la Unión, y sobre la libre circulación de estos datos. El respeto de dichas normas estará sometido al
control de autoridades independientes.

Las normas que se adopten en virtud del presente artículo se entenderán sin perjuicio de las normas
específicas previstas en el artículo 39 del Tratado de la Unión Europea».

Desde estos enlaces puedes descargar:

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea


El Tratado de funcionamiento de la Unión Europea

Documental «Nos vigilan»

Año: 2011
Autor: Documentos TV
Resumen: Documental emitido en el programa de La 2 “Documentos TV” en el
que se muestran los desafíos a los que se enfrenta la intimidad de las personas.
Duración: 56 minutos

14/28
Introducción

Enlace: Nos Vigilan

El derecho a la protección de los datos de carácter personal


El nombre, los apellidos, la fecha de nacimiento, la dirección postal o la dirección de correo electrónico
son sólo algunos ejemplos de datos que pueden identificar a una persona, ya sea directa o indirectamente.

Todas las organizaciones, con independencia de que sean públicas o privadas y, sin excepción, tratan
datos de carácter personal durante el desarrollo de sus funciones y la consecución de sus objetivos.

El desarrollo y aplicación de las Nuevas Tecnologías ha añadido ciertas dosis de comodidad y rapidez en
el tratamiento e intercambio de datos lo que genera que a diario se traten una gran cantidad de datos de
carácter personal tanto en el sector público como en el privado.

Este prolífero tratamiento de datos personales hace prácticamente imposible que, en los tiempos
actuales, sea posible gestionar ninguna organización sino es por medio de la informática y el uso de las
más modernas técnicas de telecomunicaciones.

Esta situación genera una indefensión en las personas ya que pierden el conocimiento de " donde" se
encuentran sus datos de carácter personal, "quien" trata dichos datos y " para qué" se utilizan.

Tal y como establece el Reglamento Europeo de Protección de Datos en su considerando cuarto: el


tratamiento de datos personales debe estar concebido para servir a la humanidad. Esta es la
esencia última por la cual se deben tratar los datos de carácter personal más allá del cumplimiento de los
fines y de las metas de las entidades públicas y privadas, el tratamiento de datos personales tiene que
responder a una finalidad última y más importante que el resto, servir a la humanidad.

Por tanto, se hace necesario garantizar un equilibrio entre el tratamiento efectuado por las organizaciones
públicas y privadas y, los derechos de las personas.

¿Hablamos por tanto de que el derecho a la protección de datos de carácter personal se configura como
un derecho absoluto? No, al contrario. Así lo establece también el considerando cuarto del Reglamento
Europeo de Protección de Datos al considerar que:

« El derecho a la protección de los datos personales no es un derecho absoluto sino que


debe considerarse en relación con su función en la sociedad y mantener el equilibrio con
otros derechos fundamentales, con arreglo al principio de proporcionalidad»

Merece la pena destacar que dicho equilibrio, orquestado por el principio de proporcionalidad, debe
entenderse realizado, de forma particular, con el respeto de la vida privada y familiar, del domicilio y de
las comunicaciones, la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, la libertad de expresión y de
información, la libertad de empresa, el derecho a la tutela judicial efectiva y a un juicio justo, y la
diversidad cultural, religiosa y lingüística.

15/28
Introducción

Los datos de carácter personal pertenecen al propio titular otorgándole, la normativa, un


derecho a ejercer un control sobre los mismos y un poder de decisión, que consiste en
decidir en todo momento cómo y quién va a tratar sus datos personales.

Constitución española
La protección de datos encuentra su primera expresión en el artículo 18 de la Constitución Española de
1978 que dice:

« La Ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de
los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos».

El legislador español ya en 1978 estableció un derecho, de corte fundamental, que protegía a los
ciudadanos frente a las intromisiones derivadas del uso de la informática en su esfera privada y eso,
teniendo en cuenta que a finales de los años 70 el uso de la informática era prácticamente nulo en nuestro
país.

Sin embargo en nuestra Carta Magna no disponemos de un artículo expreso que hable de un derecho
fundamental a la protección de los datos de carácter personal. No obstante hoy en día, en España, sí es
considerado un derecho fundamental, gracias a la Sentencia del Tribunal Constitucional 292/2000, de 30
de noviembre que estableció tanto la definición como la configuración del presente derecho.

Lo relevante, en este sentido, es que la Sentencia del Tribunal Constitucional dota de autonomía al
derecho de protección de datos, independizándole del derecho a la intimidad personal y familiar,
consagrado en el artículo 18 de la Constitución Española.

16/28
Introducción

En este sentido, el Tribunal Constitucional considera que:

«… el derecho fundamental a la protección de datos persigue garantizar a esa persona el


poder de control sobre sus datos personales, sobre su uso y destino, con el propósito de
impedir su tráfico ilícito y lesivo para la dignidad y derecho del afectado» (...) « el objeto
de protección del derecho fundamental a la protección de datos no se reduce sólo a los
datos íntimos de la persona, sino a cualquier tipo de dato personal, sea o no íntimo, cuyo
conocimiento o empleo por tercero pueda afectar a sus derechos sean o no
fundamentales, porque su objeto no es sólo la intimidad individual, que para ello está la
protección que el artículo 18.1 CE otorga, sino los datos de carácter personal».

Asimismo la Sentencia señala que

« el derecho fundamental a la protección de datos posee una segunda peculiaridad que lo


distingue de otros» (...) « Dicha peculiaridad radica en su contenido, ya que (...) el
derecho a la protección de datos atribuye a su titular un haz de facultades consistentes
en diversos poderes jurídicos cuyo ejercicio impone a terceros deberes jurídicos» (...) « y
que sirven a la capital función que desempeña este derecho fundamental: garantizar a la
persona un poder de control sobre sus datos personales, lo que sólo es posible y efectivo
imponiendo a terceros los mencionados deberes de hacer. A saber: el derecho a que se
requiera el previo consentimiento para la recogida y uso de los datos personales, el
derecho a saber y ser informado sobre el destino y uso de esos datos y el derecho a
acceder, rectificar y cancelar dichos datos. En definitiva el poder de disposición sobre
los datos personales».

Además, la Sentencia profundiza en el contenido de este derecho fundamental


considerándolo:

«...un poder de disposición y de control sobre los datos personales que faculta a la
persona para decidir cuáles de esos datos proporciona a un tercero, sea el Estado o un
particular, o cuáles puede ese tercero recabar, y que también permite al individuo saber
quién posee esos datos personales y para qué, pudiendo oponerse a esa posesión o uso.
Estos poderes de disposición y control sobre los datos personales, que constituyen parte
del contenido del derecho fundamental a la protección de datos, se concretan
jurídicamente en la facultad de consentir la recogida, la obtención y el acceso a los datos
personales, su posterior almacenamiento y tratamiento, así como su uso o usos posibles,
por un tercero, sea el Estado o un particular. Y ese derecho a consentir el conocimiento y
el tratamiento, informático o no, de los datos personales, requiere como complementos
indispensables, por un lado, la facultad de saber en todo momento quién dispone de esos
datos personales y a qué uso los está sometiendo, y, por otro lado, el poder oponerse a
esa posesión y usos».

Principales novedades que incorpora el Reglamento / Convivencia con la LOPD

17/28
Introducción

http://noticias.juridicas.com/actualidad/noticias/11050-contenido-y-novedades-del-
reglamento-general-de-proteccion-de-datos-de-la-ue-reglamento-ue-2016-679-de-27-de-
abril-de-2016/

Normativa Europea

Antecedentes históricos

Convenio de 28 de enero de 1981, del Consejo de Europa, para la protección de las personas
respecto al tratamiento automatizado de datos de carácter personal.

La primera norma en materia de protección de datos de carácter personal fue el Convenio de 28 de


enero de 1981, del Consejo de Europa, para la protección de las personas respecto al
tratamiento automatizado de datos de carácter personal.

Ratificado por España mediante Instrumento de 27 de enero de 1984, y publicado en el Boletín


Oficial del Estado con fecha de 15 de noviembre de 1985, tiene como principal objetivo crear una
unión más intima entre los Estados miembros del Consejo de Europa, basada en el respeto de los
derechos humanos y de las libertades fundamentales, ampliando la protección del respeto a la vida
privada, teniendo en cuenta la intensificación, que en aquellos momentos se estaba produciendo,
respecto de la circulación transfronteriza de datos de carácter personal, objeto de tratamiento
automatizado.

Puedes acceder al Convenio de 28 de enero de 1981, del Consejo de Europa, para la


protección de las personas respecto al tratamiento automatizado de datos de carácter
personal a través del siguiente enlace:

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-1985-23447

Directiva 95/46/CE, del Parlamento y el Consejo, relativa a la protección de las personas físicas
en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos.

El Convenio de 28 de enero de 1981 sentó los criterios que hicieron posible que el 24 de octubre de
1995, se aprobase en el ámbito comunitario la Directiva 95/46/CE, del Parlamento y el Consejo,
relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos
personales y a la libre circulación de estos datos.

La presente Directiva partía de la premisa de que las diferencias entre los niveles de protección de los
derechos y libertades de las personas y, en particular, de la intimidad, garantizados por los Estados
miembros en lo que respecta al tratamiento de datos personales, podían impedir la transmisión de los
mismos de un Estado a otro; y que, por lo tanto, podían constituir un obstáculo para el ejercicio de las
actividades económicas, falsear la competencia e impedir que las administraciones pudiesen cumplir
los cometidos que tenían asignados en virtud del Derecho Comunitario.

18/28
Introducción

Esta fue la razón primordial por la que la Unión Europea, en aras de garantizar el funcionamiento del
mercado interior, la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales y la protección de
los derechos fundamentales de las personas dictase una norma con rango de Directiva a la cual se
vieron obligados a adecuarse todos los Estados de la Unión Europea.

La Directiva sentó los principios básicos de la Unión Europea en materia de protección de datos y, en
el caso de España, obligó a una profunda modificación en la materia que dio lugar a la Ley Orgánica
15/1999 de protección de datos personales.

Aunque hoy en día los objetivos y principios de la Directiva 95/46/CE siguen siendo válidos,no es
menos cierto que la experiencia de su aplicación no ha sido todo lo buena que se esperaba.

La Directiva ha generado que la protección de los datos en el territorio de la Unión se aplique de


manera fragmentada, que se hayan detectado multitud de casos de inseguridad jurídica y que incluso
exista una percepción generalizada entre la opinión pública de que existen riesgos importantes para la
protección de las personas físicas, en materia de protección de datos de carácter personal. Asimismo,
dichas diferencias de protección han llegado a impedir, en algunas ocasiones, la libre circulación de
los datos de carácter personal en la Unión.

Todo ello generó un claro obstáculo al ejercicio de las actividades económicas a nivel de la Unión, se
llegó a falsear la competencia e incluso se llegó a impedir que las autoridades cumplan las funciones
que les incumben en virtud del Derecho de la Unión y todo gracias a la existencia de divergencias en
la ejecución y aplicación de la Directiva.

Directiva 2002/58/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de julio de 2002, relativa al
tratamiento de los datos personales y a la protección de la intimidad en el sector de las
comunicaciones electrónicas

En consonancia con la Directiva 95/46/CE nació, años más tarde, la Directiva 2002/58/CE del
Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de julio de 2002, relativa al tratamiento de los datos
personales y a la protección de la intimidad en el sector de las comunicaciones electrónicas.

La presente Directiva regula diversas situaciones como la conservación de los datos de las conexiones
por parte los Estados miembros con fines de vigilancia policial, el envío de mensajes electrónicos no
solicitados, el uso cookies o la inclusión de datos personales en las guías públicas. Estas medidas
pretenden garantizar la confidencialidad de las comunicaciones realizadas a través de las redes
públicas de comunicaciones. No obstante, el objetivo principal de la Directiva reside en evitar que
personas distintas de los usuarios escuchen, intercepten o almacenen comunicaciones sin el
consentimiento de estos.

En relación a la conservación de los datos de las conexiones con fines de vigilancia policial se
establece que los Estados miembros pueden limitar el derecho a la protección de datos para que
puedan llevarse a cabo investigaciones de actividades delictivas o para garantizar la seguridad
nacional, la defensa y la seguridad pública y siempre y cuando la medida sea necesaria, proporcionada
y apropiada.

Asimismo, la Directiva también se encarga de regular las comunicaciones electrónicas comerciales no


solicitadas, también conocidas como Spam y para ello establece que los usuarios presten su
consentimiento previo. Dentro del Spam se deben considerar incluidos los mensajes de SMS, y
cualquier mensaje electrónico recibido en terminales ya sean fijos o móviles.

19/28
Introducción

Respecto de las cookies, que en algunas ocasiones pueden constituir un medio de control de las
actividades del usuario, la Directiva establece que los usuarios deben tener la "posibilidad de impedir"
que se almacenen en su equipo terminal y se les deberá facilitar información clara y precisa sobre la
finalidad de los mismos.

Las cookies son datos ocultos intercambiados entre un usuario en Internet y un


servidor web que quedan archivados en el disco duro del usuario.

Sobre las guías públicas la norma establece que los ciudadanos deben prestar su consentimiento
previo para que sus números de teléfono, fijos o móviles, su dirección de correo electrónico e incluso,
su dirección postal pasen a figurar en las guías públicas.

Directiva 2006/24/CE sobre la conservación de datos generados o tratados en relación con la


prestación de servicios de comunicaciones electrónicas de acceso público o de redes públicas de
comunicaciones

En el 2006 el Parlamento Europeo y el Consejo adoptaron la Directiva 2006/24/CE sobre la


conservación de datos generados o tratados en relación con la prestación de servicios de
comunicaciones electrónicas de acceso público o de redes públicas de comunicaciones que
modificó la Directiva 2002/58/CE.

Sus modificaciones principales tenían por objeto armonizar las disposiciones de los Estados
miembros relativas a las obligaciones de los proveedores de servicios de comunicaciones electrónicas
en relación con la conservación de datos estableciendo disposiciones relativas a:

Las categorías de datos que se hace necesario conservar.


Sus períodos de conservación.
Requisitos de almacenamiento.
Principios en materia de seguridad de los datos de carácter personal.

Debido a la entrada en vigor del Reglamento Europeo de Protección de Datos, la


Directiva 2002/58/CE, aunque continúa en vigor debe ser revisada con el objeto de
garantizar la coherencia con el Reglamento Europeo de Protección de Datos.

Documental «Ojo con tus Datos»

Año: 2013
Autor: Televisión Española

20/28
Introducción

Resumen: Documental producido por TVE sobre la protección de datos de


carácter personal y los nuevos retos de la Sociedad del Conocimiento.
Duración: 56 minutos
Enlace: http://www.rtve.es/television/20131223/documentos-tv-ojo-tus-
datos/826300.shtml

Reglamento Europeo de Protección de Datos

E l Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016,
relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos
personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE y al
que denominaremos a lo largo de todo el curso como Reglamento Europeo de Protección de Datos viene
a unificar y modernizar la normativa europea sobre protección de datos, permitiendo por un lado que los
ciudadanos dispongan de un mejor control sobre sus datos de carácter personal y, por otro lado, permite
a las empresas aprovechar al máximo las oportunidades de un mercado único digital, reduciendo la
burocracia y beneficiándose de una mayor confianza de los consumidores.

Es importante destacar que el Reglamento Europeo entró en vigor el 24 de mayo de


2016 tal y como establece su artículo 99 en donde se detalla, con claridad, que entrará
en vigor a los 20 días de su publicación, 4 de mayo de 2016, en el Diario Oficial de la
Unión Europea.

No obstante, el propio artículo 99 en su segundo apartado establece que sólo será


aplicable a partir del 25 de mayo de 2018.

¿Esto qué quiere decir? ¿Significa que hasta 2018 existe un vacío legal en materia de
protección de datos? No, al contrario.

El Reglamento entra en vigor el 24 de mayo de 2016. En este punto es necesario


recalcar que al ser un Reglamento Europeo, éstos son obligatorios en todos los
elementos y, por tanto, directamente aplicables en cada Estado Miembro.

No obstante su aplicación práctica tendrá lugar a los dos años. Esto es, la Unión Europea
establece un plazo de “moratoria” para que por un lado, los Estados miembros vayan
derogando la normativa que no es compatible con el propio Reglamento y, por otro lado
los agentes públicos y privados se vayan adaptando a los elemento, figuras y
obligaciones que establece el Reglamento Europeo de Protección de Datos.

Principios rectores del Reglamento Europeo de Protección de Datos

Privacidad en el diseño

21/28
Introducción

Estructura de la norma

El Reglamento Europeo de Protección de Datos se configura como una norma extensa


ya que consta de 173 considerandos y de 99 artículos, repartidos en 11 capítulos:

Capítulo I. Disposiciones generales.


Capítulo II. Principios
Capítulo III. Derechos del interesado.
Sección primera. Transparencia y modalidades.
Sección segunda. Información y acceso a los datos personales.
Sección tercera. Rectificación y supresión.
Sección cuarta. Derecho de oposición y decisiones individuales
automatizadas.
Sección quinta. Limitaciones.
Capítulo IV. Responsable del tratamiento y encargado del tratamiento.
Sección primera. Obligaciones generales.
Sección segunda. Seguridad de los datos personales.
Sección tercera. Evaluación de impacto relativa a la protección de datos
y consulta previa.
Sección cuarta. Delegado de protección de datos.
Sección quinta. Códigos de conducta y certificación.
Capítulo V. Transferencias de datos personales a terceros países u
organizaciones internacionales.
Capítulo VI. Autoridades de control independientes.
Sección primera. Independencia.
Sección segunda. Competencia, funciones y poderes
Capítulo VII. Cooperación y coherencia.
Sección primera. Cooperación y coherencia.
Sección segunda. Coherencia.
Sección tercera. Comité europeo de protección de datos
Capítulo VIII. Recursos, responsabilidad y sanciones.
Capítulo IX. Disposiciones relativas a situaciones específicas de tratamiento.
Capítulo X. Actos delegados y actos de ejecución.
Capítulo XI. Disposiciones finales.

Directiva (UE) 2016/680

22/28
Introducción

La Directiva (UE) 2016/680 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativa
a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales por
parte de las autoridades competentes para fines de prevención, investigación, detección o
enjuiciamiento de infracciones penales o de ejecución de sanciones penales, y a la libre circulación
de dichos datos y por la que se deroga la Decisión Marco 2008/977/JAI del Consejo se encuentra
destinada a los ámbitos policiales y de la Justicia y tiene como finalidad principal asegurar que los datos
de las víctimas, testigos y sospechosos de la comisión de delitos, se encuentren debidamente protegidos
en el ámbito de una investigación criminal o de aplicación de la ley. Asimismo otras de sus finalidades
residen en facilitar la cooperación transfronteriza tanto de los cuerpos de policía como de los cuerpos de
fiscales como mecanismo para combatir con eficacia el crimen y el terrorismo en Europa.

Tal y como establece el considerando séptimo de la citada Directiva:

« Para garantizar la eficacia de la cooperación judicial en materia penal y de la


cooperación policial, es esencial asegurar un nivel uniforme y elevado de protección de
los datos personales de las personas físicas y facilitar el intercambio de datos personales
entre las autoridades competentes de los Estados miembros. A tal efecto, el nivel de
protección de los derechos y libertades de las personas físicas en lo que respecta al
tratamiento de datos personales por parte de las autoridades competentes para fines de
prevención, investigación, detección o enjuiciamiento de infracciones penales o de
ejecución de sanciones penales, incluidas la protección y la prevención frente a las
amenazas para la seguridad pública, debe ser equivalente en todos los Estados
miembros. La protección eficaz de los datos personales en toda la Unión requiere tanto
el fortalecimiento de los derechos de los interesados y de las obligaciones de quienes
tratan dichos datos personales, como el fortalecimiento de los poderes equivalentes para
supervisar y garantizar el cumplimiento de las normas relativas a la protección de los
datos personales en los Estados miembros».

Por tanto, la presente Directiva establece las normas específicas relativas a la protección de las personas
físicas en lo que respecta al tratamiento de sus datos de carácter personal por parte de las autoridades
competentes para fines de prevención, investigación, detección o enjuiciamiento de infracciones penales
o de ejecución de sanciones penales, incluidas la protección y la prevención frente a las amenazas para la
seguridad pública.

En este sentido, cuando hablamos de autoridades competentes no sólo se deben incluir autoridades
públicas (autoridades judiciales, policía u otras fuerzas y cuerpos de seguridad), sino también cualquier
otro organismo o entidad en que el Derecho del Estado miembro haya confiado el ejercicio de la
autoridad y las competencias públicas.

23/28
Introducción

No deben considerarse comprendidas en el ámbito de aplicación de la presente Directiva


las actividades relacionadas con:

La seguridad nacional.
Las actividades de los servicios o unidades que traten cuestiones de seguridad
nacional.
Las actividades de tratamiento de datos personales que lleven a cabo los Estados
miembros en el ejercicio de las actividades propias de la política exterior así
como de la seguridad común.

Directiva (UE) 2016/681

La Directiva (UE) 2016/681 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativa a la
utilización de datos del registro de nombres de los pasajeros (PNR) para la prevención, detección,
investigación y enjuiciamiento de los delitos de terrorismo y de la delincuencia grave tiene como
objetivos principales garantizar la seguridad, proteger la vida y la seguridad de los ciudadanos y crear un
marco jurídico para la protección de los datos PNR (del inglés Passenger Name Record) en lo que
respecta a su tratamiento por las autoridades competentes.

Es necesario pensar y tener en cuenta que un adecuado uso de este tipo de datos es totalmente necesario
para prevenir, detectar, investigar y enjuiciar de un modo eficaz delitos de terrorismo así como delitos
graves, reforzando así la seguridad interior, para reunir pruebas y, en su caso, descubrir a los cómplices
de los delincuentes y desmantelar redes delictivas.

Asimismo, hemos de tener en cuenta que la evaluación del registro de nombres de pasajero también
permite la identificación de personas no sospechosas de estar implicadas en delitos de terrorismo o en
delitos graves antes de que un análisis de sus datos PNR indique que puedan estar implicadas en los
mismos, y deban ser objeto de investigación adicional por parte de las autoridades competentes.
Además, mediante la utilización de datos PNR es posible responder a la amenaza de delitos de
terrorismo y delitos graves desde una perspectiva distinta del tratamiento de otras categorías de datos
personales.

Para garantizar que el tratamiento de datos se limite a lo necesario, el establecimiento y


la aplicación de criterios de evaluación debe limitarse a los delitos de terrorismo y a la
delincuencia grave para las que es pertinente el uso de esos criterios.

Además, es necesario tener en cuenta que los criterios de evaluación deben definirse de
tal manera que el sistema señale al menor número posible de personas inocentes.

Autoevaluación

24/28
Introducción

Resumen

Resumen de la unidad

25/28
Introducción

Ejercicios

Ejercicio 1: Noticias

15

Localice en Internet:

5 noticias sobre protección de datos de carácter personal.


5 noticias sobre protección de datos de carácter personal en el ámbito de la Unión Europea.

Ejercicio 2: Normativa

10

Localice y descargue el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de
abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos
personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE
(Reglamento general de protección de datos).

Pasos a seguir
1. Lo más práctico es utilizar algún buscador como puede ser Google o Yahoo.
2. No obstante si aún así se siguen teniendo dificultades para buscar información en Internet
recomiendo la lectura de este interesante artículo de Álvaro Ibáñez: Cómo buscar y encontrar
información en Internet

26/28
Introducción

Recursos

Enlaces de Interés
http://ec.europa.eu/digital-agenda/
Agenda Digital Europea

http://www.abolish-alimony.org/content/privacy/Right-to-Privacy-Brandeis-Warren-1890.pdf
The Right to Privacy

https://www.youtube.com/watch?v=L4sKtZlhg-w
La tecnología del futuro: un día normal

http://www.labrechadigital.org/
La brecha digital

http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_1999_es_completo_nostats.pdf
Informe sobre desarrollo humano

http://www.europarl.europa.eu/charter/pdf/text_es.pdf
Carta de los Derecho Fundamentales de la Unión Europea

http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=celex%3A12012E%2FTXT
Tratado de funcionamiento de la Unión Europea

http://www.youtube.com/watch?v=L4sKtZlhg-w
Vídeo

http://www.rtve.es/television/20131223/documentos-tv-ojo-tus-datos/826300.shtml
Vídeo

http://www.rtve.es/television/20131223/documentos-tv-ojo-tus-datos/826300.shtml
Vídeo

http://grumetes.eumed.net/buscar.htm
Enlace

https://www.youtube.com/watch?v=fuwGI9SzbNo
https://www.youtube.com/watch?v=fuwGI9SzbNo
Documental

http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/HTML/?
uri=CELEX:12012E/TXT&from=ES
http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/HTML/?uri=CELEX:12012E/TXT&from=ES
Legislación

27/28
Introducción

Glosario.

ADN: Sigla de ácido desoxirribonucleico, proteína compleja que se encuentra en el núcleo de las
células y constituye el principal constituyente del material genético de los seres vivos.

Brecha digital: Separación que existe entre las personas (comunidades, estados, países…) que
utilizan las Tecnologías de Información y Comunicación como una parte rutinaria de su vida
diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas y que aunque las tengan no saben cómo
utilizarlas.

Cookies: Datos ocultos intercambiados entre un usuario en Internet y un servidor web que
quedan archivados en el disco duro del usuario.

Destinatario: Persona física o jurídica, autoridad pública, servicio u otro organismo al que se
comuniquen datos personales, se trate o no de un tercero.

Hiperconectividad: Tendencia, a comunicarse continuamente y casi en exclusiva, a través de la


red de redes.

Información: Aquel conjunto organizado de datos procesados, que constituyen un mensaje que
cambia el estado de conocimiento del sujeto o sistema que recibe dicho mensaje

Tercero: Persona física o jurídica, autoridad pública, servicio u organismo distinto del
interesado, del responsable del tratamiento, del encargado del tratamiento y de las personas
autorizadas para tratar los datos personales bajo la autoridad directa del responsable y del
encargado.

TIC: Conjunto de técnicas, desarrollos y dispositivos avanzados que integran funcionalidades de


almacenamiento, procesamiento y transmisión de datos, y cuyo máximo exponente es Internet.

28/28