You are on page 1of 12

3.- ¿Qué se requiere para que sea rentable?

Debido a los altos costos de los combustibles fósiles y un proceso de extracción complejo, la oferta
de energías renovables a nivel mundial creció en 74 por ciento en la última década, tal es el caso de
la energía eólica, aseguró Ricardo Vázquez Perales, académico de la Facultad de Ciencias de la
Electrónica (FCE) de la BUAP.

Tras señalar que en ninguna otra área de la economía se registra un crecimiento tan alto como
en energías renovables, precisó que la energía eólica es considerada la más rentable y competitiva
frente al precio del carbón, petróleo o gas. Eso explica que la capacidad instalada en el mundo
también vaya despegando de manera exponencial, ya que de ser menor a 20 GW en 1997, en 2010
aumentó su producción a casi 200 GW.

El profesor investigador de la FCE de la BUAP, Doctor en Economía de la Energía, consideró que


aunque los parques eólicos generan energía limpia y son competitivos frente a otras fuentes como
el carbón o petróleo, en la práctica es difícil realizar estos proyectos con diseños eficientes y
confiables.

Además, se enfrentan a cuestiones sociales, ya que se vive la edad del carbón, donde se
extraen combustibles fósiles no renovables, mismos que generan daños a la naturaleza. Por si fuera
poco, existe una demanda alta en comparación con la energía generada por nuevas fuentes, debido
a un consumismo individualista, por lo que no es un asunto sencillo.

El propósito no ha sido buscar el bienestar social equitativo, sino crecer por crecer, sin considerar
que los recursos son limitados e impactan directamente a la naturaleza, generando una crisis
ambiental, argumentó.

En su opinión, ahora se busca un nuevo paradigma en el que la sociedad esté dirigida a formas de
satisfacción genuinas, con equidad en las formas de producción y disfrute de la energía, al igual que
con una participación y descentralización de la energía, tecnologías limpias y cuidado del medio
ambiente.

Vázquez Perales explicó que un parque eólico es un conjunto de elementos que se asocian para
producir grandes cantidades de energía eléctrica. Dichos elementos son aerogeneradores,
edificaciones y sistemas eléctricos como transformadores y subestaciones. Además, al implantarse
en el territorio se toman en cuenta otros aspectos como la cultura, paisaje, ambiente, recursos
hídricos y biofísicos, patrimonio, identidad y relaciones sociales.

En nuestra vida cotidiana tenemos muy incorporado el concepto rentabilidad (aquello que produce
beneficio o renta suficiente), aunque los matices podrían ser algo subjetivos. Pero si el parámetro
del que hablamos es el dinero, enseguida nos pondríamos de acuerdo sobre lo que estamos
hablando – la rentabilidad de una inversión-, y si ésta es o no razonable.

Cuando hablamos de energía no es nada fácil ceñir el tema a una discusión concreta y eficaz y, de
hecho, son numerosos los puntos de vista que se pueden adoptar para evaluar la rentabilidad de las
energías renovables, pudiendo definir la propia rentabilidad en términos de inversión económica, de
energía (energía utilizada/energía obtenida) o, incluso, medioambiental.

Se hace también necesario establecer otros sujetos con los que comparar las energías renovables
en estos términos. Siguiendo los patrones habituales, podemos establecer las fuentes de energía
fósil como comparación y considerar, por ejemplo, la rentabilidad económica y la inversión privada
como contexto para este análisis.

La comparación es injustamente favorable a las energías fósiles porque en su precio de consumo


no quedan incorporados costes, mal llamados externos, que no son sufragados por la sociedad en
general o que son traspasados a las generaciones futuras.

La inhabilidad de llegar a acuerdos internacionales para repercutir los costes de estas fuentes de
energía al consumidor hace que una de las barreras de las energías renovables haya sido la poca
rentabilidad para inversores privados. Siguiendo el ejemplo de Alemania, España y la mayoría de
países europeos (1) – tuvieron el acierto de aceptar este desafío e introdujeron el concepto de prima
a la producción o tarifa regulada, para la generación eléctrica con energías renovables, que hace
que la rentabilidad económica sea suficientemente atractiva para un inversor privado con criterios
estrictamente económicos. Es lo que en España se conoce como régimen especial. A pesar de que
en estos momentos el nuevo gobierno acaba de decidir congelar dicho incentivo para nuevas
instalaciones (2), el impacto resultante, para beneficio de todos, ha sido que en los últimos 10 años
la producción de electricidad con energías renovables se ha multiplicado por más del doble, mientras
que el aumento de producción convencional (principalmente fósil, además de la nuclear) se ha
mantenido esencialmente igual (3).
Otro gran impacto ha sido que este desarrollo del mercado ha hecho bajar el coste de la generación
de electricidad con energía renovable, mientras el precio del petróleo sigue subiendo y el recurso,
agotándose. No se puede despachar tan rápidamente un tema así de complejo y que afecta a
tantísimas tecnologías que sólo tienen en común que utilizan una fuente renovable de energía. Pero
podemos ilustrarlo con un caso paradigmático: es lo que en el caso de la energía solar fotovoltaica
se conoce como paridad de precio, que es el momento en el que la electricidad autogenerada
igualará en coste a la del precio de compra a la red (4). A partir de ese momento, en un análisis
estrictamente monetario, ya será rentable para un consumidor invertir en su propia generación
renovable.
Competitividad de la electricidad fotovoltaica por países/regiones (2008) (4)

Pero la rentabilidad puede enfocarse de otras maneras como, por ejemplo, desde la óptica energética
(energía utilizada/energía obtenida), ambiental (por ejemplo emisiones de GEI por kWh) o
sociolaboral (empleos locales sostenidos por MWh generado).

Para ilustrar un ejemplo de rentabilidad energética, seguiremos con la fotovoltaica. Analizaremos un


aspecto a veces controvertido, con muchas leyendas urbanas que perviven en el tiempo a pesar de
múltiples estudios realizados en sentido contrario. En primer lugar vale la pena constatar que la
generación de energía con combustibles fósiles nunca tendrá rentabilidad energética, porque
siempre consumiremos más energía primaria que la energía útil que obtendremos, mientras que con
las fuentes renovables no agotamos el recurso. Todos hemos escuchado alguna vez que las placas
fotovoltaicas nunca acaban de generar toda la energía que han consumido en su fabricación. ¿Es
esto cierto? Vamos a verlo.

La metodología de análisis del ciclo de vida de un material, aparato, tecnología, etc., permite
desentrañar algunas dudas sobre su coste energético, de agua, de recursos naturales, de emisiones
de GEI, la contaminación generada a lo largo de su vida, la posibilidad de reciclaje al final de su vida
útil, etc. Por tanto, los estudios realizados con esta metodología nos proporcionarán los datos
necesarios para responder a nuestras inquietudes sobre el tema.

Analizando varios trabajos publicados en revistas científicas se observa que los resultados pueden
variar en función de muchos parámetros metodológicos. Algunos de los más importantes son: zona
geográfica (varía la radiación solar, la composición del mix eléctrico del país que desplazamos con
la generación renovable…), las tecnologías analizadas (silicio amorfo, mono-policristalino, CdTe,
etc.), la consideración de las plantas completas o sólo placas FV, los años de vida considerados,
etc.

Los datos ofrecidos a continuación resumen algunas de las conclusiones más interesantes (5):

concepto datos

Tipo de instalación FV integrada en una cubierta

Zona geográfica Sur de Europa

Radiación solar 1.700 kWh/m2 y año

PR (índice de aprovechamiento) 75%

Vida estimada (con mantenimiento y reposición de equipos


30 años
electrónicos)

Silicio 95% grado fotovoltaico

Eficiencia sistema eléctrico 31%

Incluye estructura, electrónica,


Sistema completo
cableado, etc.

Para las dos tecnologías fotovoltaicas más utilizadas en estos momentos los resultados serían:

policristalina /mocristalina CdTe unidades

Energía primaria 3.700 4.200 1.200 MJ/m2

Gases efecto invernadero 30 45 24 g CO2eq/kWh

Índice de retorno energético 1,7 2,7 1,1 años

Para el silicio cristalino, el rango de los datos aportados oscila según distintas fuentes.

En resumen, en zonas soleadas del planeta, la rentabilidad energética situaría la amortización entre
2 y 3 años en función de la radiación solar, teniendo en cuenta la energía primaria desplazada por
la instalación FV conectada a la red a lo largo de 30 años. En cuanto a emisiones de gases de efecto
invernadero, la cantidad evaluada es muy baja respecto a las fuentes tradicionales.
4- ¿Qué tecnologías existen?

El hombre siempre ha aprovechado la energía del viento. El primer molino del que tenemos
referencias funcionó en el siglo VI antes de Cristo. Desde entonces, la tecnología eólica se ha ido
diversificando y ha permitido bombear agua, moler grano y, en la actualidad, generar electricidad.
Los últimos avances permiten aprovechar mejor el viento y, en consecuencia, producir más energía
y reducir su coste. La energía eólica es hoy el sector energético con un crecimiento más rápido en
todo el mundo.

Los aerogeneradores tienen una vida útil de entre 20 y 25 años de media. Pasado este período, se
pueden sustituir los aerogeneradores antiguos o bien desmantelar el parque. Los aerogeneradores
viejos se pueden reutilizar para determinados usos o bien aprovecharse como chatarra. De este
modo, la instalación de un parque eólico es completamente reversible.

Las energías renovables son vitales en nuestra lucha contra el cambio climático y tecnologías como
la eólica pueden ayudar a construir un sistema de generación de energía sostenible para el futuro.

Recordamos que el viento es el movimiento del aire de la atmósfera y es una forma de energía solar,
porque los vientos son causados por el calentamiento desigual de la atmósfera por el sol
principalmente, pero también por las irregularidades de la superficie de la tierra y la propia rotación
de la tierra.

El aire cuando se caliente por el Sol es más ligero, sube y este movimiento crea una zona de baja
presión. Al contrario sucede cuando se enfría creando zonas de baja presión.
Por lo general, se producen flujos de aire cuando hay diferencias en la presión del aire dentro de
nuestra atmósfera. El aire situado en zonas de alta presión se mueve hacia áreas de baja presión.
Cuanto mayor es la diferencia de presión, más rápido fluye el aire, y por lo tanto más viento
tendremos.

Las corrientes de aire (viento) produce una energía cinética (energía de movimiento) y esta energía
puede ser aprovechada para convertirla en energía eléctrica por medio de palas giratorias a las que
precisamente es el viento el que las hace girar al golpearlas. Los antiguos molinos de viento ya
convertían la energía eólica en mecánica para moler los granos de trigo. El giro de las aspas movía
un eje y este a su vez movía la rueda que molía los granos.

Las nuevas centrales eólicas utilizan molinos con aspas que mueven un generador que produce
energía eléctrica (electricidad eólica). El funcionamiento es muy sencillo, pero para que tengamos
una mayor producción por cada molino (mejor rendimiento) es necesario introducir mejorías en estos
molinos tan simples que hemos explicado.

La energía eólica es la fuente de energía con mayor crecimiento en todo el mundo de todas las
energías renovables.

Los Generadores Eólicos o Aerogeneradores son los utilizados actualmente para convertir la
energía eólica en energía eléctrica. Veamos como son por dentro y explicaremos para qué sirve cada
parte:
Energía Eólica Funcionamiento

El Funcionamiento no es muy complicado. El viento mueve las palas, las palas mueven un eje a
baja velocidad, esta velocidad se aumenta mediante un mecanismo de sistema de engranajes de
ruedas dentadas, que mueve un eje llamado motriz. El eje motriz mueve el
generador (normalmente es un alternador ya que produce corriente alterna) y la corriente
producida por el generador se transporta mediante cables conductores.

La energía del generador, se genera a una tensión de 690 voltios, pasa por un transformador para
adaptarla al voltaje necesario de la red de distribución, generalmente se aumenta para conseguir
entre 20 y 132 kilovoltios y posteriormente esta energía es enviada a la Red Eléctrica para su
distribución y consumo.
Tanto los aerogeneradores terrestres como los marinos (energía mareomotriz) tienen en la parte
superior de la góndola (caja superior donde están los engranajes y el generador) dos instrumentos
que miden la velocidad y la dirección del viento. Esta información es enviada a unos ordenadores
de control y cuando el viento cambia de dirección, los motores giran la góndola y las palas se
mueven con ella para ponerse de cara al viento y recibir el viento perpendicular. Las aspas
también se inclinan o se ponen en ángulo para asegurar que se extrae la cantidad óptima de
energía a partir del viento que las golpea. En definitiva es el funcionamiento contrario a un
ventilador.

Los aerogeneradores necesitan una velocidad mínima de viento de unos 3 a 4 metros por
segundo para ponerse en funcionamiento, pero para velocidades superiores a 25 metros por
segundo dejan de funcionar por seguridad. Su rendimiento óptimo se da para velocidades de 13 a
14 metros por segundo.

Normalmente estos aerogeneradores se colocan en grupo en zonas donde existe mucho aire
durante casi todo el año. Este agrupamiento de aerogeneradores se llaman "Parques Eólicos".
Aquí te dejamos un enlace, por si te interesa, de un juego muy entretenido, donde tienes que
construir un parque eólico para suministrar energía a un pueblo. Juego Molinos de Viento.

Algunas Cosas Interesantes Sobre la Energía Eléctrica Eólica:

- La turbina eólica más grande del mundo, con sede en Hawai, tiene una altura de unos 20 de un
edificio y tiene unas palas de la longitud de un campo de fútbol.

- Una sola turbina eólica o aerogenerador puede producir electricidad suficiente para alimentar
hasta 300 viviendas.

- La primera turbina eólica generadora de energía eléctrica fue construida en Ohio durante la
década de 1.800 y fue utilizado para cargar baterías.

- La energía eólica es el segmento de mayor crecimiento de todas las fuentes de energía


renovables.

Ventajas y Desventajas de la Energía Eólica

Ventajas de la Energía Eólica

1. El viento es gratis y con la tecnología moderna puede ser capturado de manera eficiente
haciéndola cada vez más rentable.

2. Una vez que la turbina eólica se construye la energía que produce no causa gases de efecto
invernadero u otros contaminantes. Es una fuente de energía limpia y renovable. El viento nunca
se acabará.

3. A pesar de que los aerogeneradores suelen ser muy grandes, cada uno ocupa sólo una
pequeña parcela de tierra. Esto significa que la tierra todavía se puede utilizar para otros usos,
como el agrícola o ganadero.

4. La generación de electricidad a partir de energía eólica reduce la necesidad de quemar


combustibles fósiles alternativos, tales como carbón, petróleo y gas.

5. Las áreas remotas que no están conectadas a la red de energía eléctrica pueden utilizar turbinas
de viento para producir su propio suministro.

6. Las turbinas de viento están disponibles en una amplia gama de tamaños, lo que significa
que pueden se utilizadas por una amplia gama de personas y empresas diferentes. Hogares
individuales de pequeñas ciudades y pueblos pueden hacer un buen uso de la gama de turbinas de
viento disponibles en la actualidad.

7. los aerogeneradores necesitan poco gasto en mantenimiento.

8. Crea puestos de trabajo.

Desventajas de la Energía Eólica

1. La fuerza del viento no es constante. Esto significa que las turbinas de viento no producen la
misma cantidad de electricidad todo el tiempo. Habrá momentos incluso en los que no producen
electricidad.

2. Muchas personas sienten que el campo debe dejarse intacto, sin la construcción de estas
grandes estructuras. Prefieren que el paisaje se queda en su forma natural para que todos
disfruten de el. Muchas personas creen que desfiguran el paisaje. Ha esto se le
llama contaminación visual.

3. Las turbinas de viento son ruidosas. Cada una puede generar el mismo nivel de ruido que un
coche que viaja a unos 65 Km por hora.

4. Cuando se fabrican las turbinas eólicas también se produce contaminación.

5. Se necesitan grandes parques eólicos para proporcionar suficiente electricidad. Por ejemplo, la
mayor turbina única disponible en la actualidad sólo puede proporcionar suficiente electricidad
para 475 viviendas, cuando funciona a plena capacidad. ¿Cuántas se necesitarían para una
población media de 100.000 personas?

6. Los aerogeneradores suponen una amenaza para la vida silvestre, principalmente aves y
murciélagos.

Bueno por último os dejamos un video donde viene explicado con imágenes reales y en
movimiento el funcionamiento de un generador eólico.

Bibliografía:

http://www.luminaconsultores.es/2017/09/26/subasta-de-energia-renovable-en-espana-premia-
proyectos-mas-baratos-mientras-que-otros-paises-compensan-la-rentabilidad/

http://www.il3.ub.edu/blog/la-rentabilidad-de-las-energias-renovables/

https://erenovable.com/aerogeneradores-eolicos/energia-eolica/

http://eoliccat.net/la-tecnologia/?lang=es
CONCLUSIÓNES

Después de un análisis detallado sobre la energía eólica, sus aplicaciones, ventajas, desventajas,
su historia, definición en fin sus conceptos más relevantes podemos llegar a la conclusión de que es
una fuente de energía inagotable y frena el agotamiento de combustibles fósiles contribuyendo a
evitar el cambio climático.

Es una tecnología de aprovechamiento totalmente madura y puesta a punto. La energía eólica ha


probado ser más confiable que la energía solar en cerros altos y nublados que generalmente
presentan buen régimen de vientos. Adicionalmente un generador eólico ofrece mayor resistencia al
hurto pues no es una tecnología conocida y es más difícil de desmontar.
La energía eólica también es una mejor alternativa que la generación diésel especialmente donde el
acceso es dificultoso, costoso o distante. La energía solar es un perfecto complemento a la energía
eólica en la medida en que ofrece una carga básica en estos periodos. Comunes en aplicaciones
comerciales o en aplicaciones residenciales. El viento se está mostrando como un recurso energético
seguro y económico.

Los avances tecnológicos de los últimos cinco años han colocado a la energía eólica en posición de
competir, en un futuro próximo, con las tecnologías de generación de energía convencionales.

En lo que respecta a capacidad instalada, para finales de 1997 a nivel mundial se tenían instalados
alrededor de 7700 MW. En México se cuenta con la central eólica de la Ventosa en Oaxaca, operada
por CFE, con una capacidad instalada de 1.5 MW y una capacidad adicional en aerogeneradores y
aerobombas, según el Balance nacional de energía de 1997, de alrededor de 2.4 MW.

Existen varias ventajas competitivas de la energía eólica con respecto a otras opciones, como son:
Se reduce la dependencia de combustibles fósiles. Los niveles de emisiones contaminantes,
asociados al consumo de combustibles fósiles se reducen en forma proporcional a la generación con
energía eólica.