You are on page 1of 14

PSICOONCOLOGÍA. Vol. 10, Núm. 2-3, 2013, pp.

339-351
ISSN: 1696-7240 – DOI: 10.5209/rev_PSIC.2013.v10.n2-3.43454

EFICACIA DE LAS INTERVENCIONES PSICOLÓGICAS EN HOMBRES


CON CÁNCER DE PRÓSTATA

EFFECTIVE PSYCHOLOGICAL TREATMENTS IN PROSTATE CANCER

Natalia Oraá Tabernero1, Monserrat Sánchez Fuentes2, Gustavo Ossola Lentati3, Edelmira
Vélez3 Francisco Javier Cevas4 y Natalia del Pino3
1
AECC Junta Provincial La Rioja. Logroño
2
Fundación Rioja Salud, Logroño
3
Hospital de San Pedro, Logroño
4
Hospital General de la Rioja. Logroño

Resumen Abstract

Con el presente artículo, se pretende dar a The aim of this paper is to show the
conocer los tratamientos psicológicos eficaces effective psychological treatments in prostate
en el cáncer de próstata que se han llevado cancer performed to date. To understand
a cabo hasta la actualidad. Para entender los these treatments is important to know the
tratamientos psicológicos, es importante cono- medical facilities carried out in order to treat
cer, aunque sea de manera general, qué medios or palliate the disease and its effects, both,
médicos se llevan a cabo para curar o paliar la reversible and irreversible ones, since the
enfermedad y sus efectos (reversibles o irre- biopsychological state play an important role
versibles), ya que el bienestar biopsicológico in the quality of life of individuals, as well as in
influye en la calidad de vida del individuo y, their physical and psychological health. Even
en su salud física y psicológica. though prostate cancer is the most common in
A pesar de que el cáncer de próstata es el men in our country and is diagnosed at early
cáncer más común en los hombres de nuestro stages in many cases, increasing the percentage
país y que actualmente muchos se diagnosti- of cure, there are only a few studies about
can en estadios iniciales, lo que aumenta la psychological treatments to face with this
posibilidad de curación, existen pocos estudios tumor, both national and international ones.
sobre tratamientos psicológicos para afrontar It is important to improve the research in this
este tumor, tanto a nivel nacional como inter- field, mainly in which is focused in evaluate
nacional. Es importante seguir avanzando en la psychological treatments effectiveness.
investigación, principalmente en aquella que
vaya dirigida a evaluar la eficacia de los trata- Key words: Prostate Cancer, psycho-
mientos psicológicos. logical interventions, psychoeducation,
effectiveness.
Palabras clave: Cáncer de próstata, interven-
ciones psicológicas, psicoeducativa, eficacia.

Correspondencia:

Natalia Oraá Tabernero


Asociación Española contra el Cáncer
C/ García Morato, 17-1º 2ª
E-mail: noraa@cop.es
340  Natalia Oraá Tabernero et al.

INTRODUCCIÓN lidad que la raza blanca de origen europeo


o hispano, y que a su vez es mayor que la
El cáncer de próstata es el tumor ma- raza asiática(5).
ligno de mayor incidencia en hombres
en nuestro país. En 1985, en España, la ASPECTOS BIOPSICOSOCIALES DEL
tasa de incidencia ajustada a la población CÁNCER DE PRÓSTATA
mundial era de 14,58 por 100.000 varones
al año, pasando a 56,48 en 2002(1). Una Los aspectos físicos, y las posibles se-
evolución semejante se ha producido en el cuelas, influyen en la calidad de vida y
resto de los países occidentales. En Espa- en la manera en la que la persona va a
ña, según los datos de Globocan 2008, se afrontar la enfermedad y la supervivencia.
diagnostican al año 25.230 casos, con una Por lo tanto, para entender en qué consis-
tasa cruda anual de 115 casos por 100.000 ten las intervenciones psicológicas en el
varones, situándose por delante de la del cáncer de próstata, es necesario conocer
cáncer de pulmón y del colorrectal. Sin los principales aspectos médicos de este
embargo, la mortalidad con respecto a tipo de cáncer, principalmente en cuanto
estos dos tumores es inferior, ya que por a los tratamientos y sus efectos durante y
cáncer de próstata fallecen al año 6.060 después de la enfermedad.
varones, con una tasa cruda anual de 27,7
por 100.000 varones(2). Además, a partir Aspectos médicos
de finales de los 90, y también de for-
ma paralela a lo que ha ocurrido en otros Desde el punto de vista urológico, exis-
países occidentales, se ha producido un ten diversos tratamientos para el cáncer de
descenso progresivo en la mortalidad (en próstata. Para decidir entre uno u otro, hoy
la tasa ajustada por edad en la población en día, existen guías europeas de Urología
europea), atribuido a la mejora en el diag- que realizan recomendaciones basadas en
nóstico y en el tratamiento(3,4). El aumento la literatura existente(6). Entre estos trata-
de los diagnósticos en fases más precoces mientos encontramos:
ha contribuido a una mayor superviven- Vigilancia expectante. Se lleva a cabo
cia a los 5 años. En los datos de EURO- un seguimiento del paciente hasta que se
CARE-4, los pacientes diagnosticados en produzca, si fuera el caso, la aparición
España entre 1995-99 tienen una supervi- clínica, con el objetivo de evitar el sobre-
vencia relativa a los 5 años del 74,7% (IC tratamiento, ya que, por lo general, el cán-
95%:72,5-76,9), similar a la media euro- cer de próstata se diagnostica en varones
pea del 73,9 % (IC95%: 73,6-74,5)(5). Este ancianos con importante comorbilidad y
aumento, tanto de la supervivencia como presenta una lenta evolución(6).
de la tasa de incidencia, se produjo a partir Vigilancia activa. Es una opción para
del momento en que se introdujo la utili- aquellos pacientes que, por motivos perso-
zación de PSA (antígeno específico prostá- nales, no estén dispuestos a asumir los ries-
tico) y se aumentó el número de biopsias gos de los tratamientos radicales. Del mismo
prostáticas a pacientes asintomáticos. modo que el anterior, se concibió para evitar
El cáncer de próstata está asociado con el sobretratamiento(7,8). Consiste en controles
el envejecimiento; de hecho, en España, periódicos y plantear el tratamiento con in-
el 85% de los diagnósticos se realizan a tención curativa cuando se identifiquen sig-
partir de los 65 años(1). En cuanto a la raza, nos de progresión de la enfermedad como
datos de USA indican que la raza afroame- aumento de PSA, grado histológico o volu-
ricana tiene una mayor incidencia y morta- men tumoral en biopsias periódicas(9).
Eficacia de las intervenciones psicológicas en hombres con cáncer de próstata  341

Prostatectomía radical. Se trata de una Braquieterapia. Es un procedimiento


técnica quirúrgica con intención curativa quirúrgico mediante el cual se depositan
indicada principalmente en pacientes con en la próstata una cantidad determinada
enfermedad localizada en la próstata. En de pequeñas fuentes emisoras de radiación
algunos casos con enfermedad extraprostá- conocidas como semillas que destruirán el
tica (T4) se asocia este tratamiento a otros tumor.
tratamientos adyuvantes o neoadyuvantes, El procedimiento, que se realiza en una
como la hormonoterapia. Del mismo modo sola vez, se hace en un quirófano con el
se acepta como técnica de elección en paciente anestesiado. En el postoperato-
aquellos pacientes jóvenes que no aceptan rio, el paciente puede presentar molestias
la vigilancia activa como opción de trata- por la inflamación de la próstata que se
miento. Además de las complicaciones pro- controla con medicación. De forma tar-
pias de cualquier cirugía, como pueden ser día, pueden también presentarse signos de
la hemorragia y la infección, esta técnica toxicidad de vejiga o recto que son simi-
tiene las propias como son la incontinencia lares a las que presentaría el paciente de
urinaria y la disfunción eréctil(6). haber sido sometido a tratamiento con ra-
Hoy en día, con el perfeccionamiento dioterapia externa(16).
de la técnica y dependiendo de las condi- Hormonoterapia. Se basa en lograr un
ciones prequirúrgicas del paciente, se ha una deprivación androgénica para evitar
conseguido un incremento de la continen- la proliferación del tumor y, asociada a
cia postoperatoria situándose entre el 60- la radioterapia, mejora la supervivencia en
90%(10-12). grupos de riesgo intermedio y alto(17). Este
Existen varios estudios publicados en tratamiento puede producir efectos adver-
los que se demuestra que, a pesar de ser sos como aumento del riesgo cardiovas-
una técnica curativa desde el punto de vis- cular, aumento del riesgo de osteoporosis,
ta oncológico, la calidad de vida de los disminución de la libido, sofocos y gine-
pacientes se ve afectada debido a la mor- comastia. Todos ellos son causantes de un
bilidad que la misma genera, siendo los deterioro significativo de la calidad de vida
puntos más importantes la incontinencia de los pacientes(6).
urinaria y la disfunción eréctil(13-14). En el caso del tratamiento paliativo, a
Radioterapia externa. Consiste en apli- menudo se complica la asistencia a estos
car en el tumor una dosis de radiación pacientes, ya que suelen ser hombres con
de acuerdo al estadio de la enfermedad. edades avanzadas y con una gran variedad
Dicha dosis de radiación se da en forma de patologías. Los principales problemas
de fracciones diarias de lunes a viernes en que se deben abordar son: 1) el dolor por
un total de 5 a 7 semanas a través de una afectación ósea, ya que más del 70% de
máquina productora de radiación llamada los pacientes desarrollan metástasis óseas.
Acelerador Lineal. Durante cada sesión, Se caracteriza por una buena respuesta
que dura unos pocos minutos, el paciente inicial al bloqueo hormonal pero la pos-
no siente molestia alguna. Sin embargo, terior progresión genera la necesidad del
tras un par de semanas, la dosis acumu- uso de analgésicos potentes, el empleo de
lada es tal que puede afectar alguno de la radioterapia antiálgica, y su necesidad
los órganos que rodean la próstata como de técnicas más radicales en las unidades
la vejiga o el recto. Es probable, aunque del dolor(17-19); 2) las uropatias obstructivas
no siempre sucede, que el paciente pueda producen frecuentes ingresos y el uso de
manifestar molestias al orinar o en el recto sondas externas que deforman su imagen
como sensación de recto ocupado(15). corporal y causan infecciones frecuen-
342  Natalia Oraá Tabernero et al.

tes(20-22); y, 3) las alteraciones metabólicas nóstico, aunque también se incide en que


debidas a la afectación ósea y renal, que éste puede aparecer de manera intensa y
obligan a manejar una gran cantidad de prolongada en las diferentes fases del pro-
medicación(23). ceso (33,34). Por otro lado, se ha visto que no
sólo influyen aspectos de la propia enfer-
Aspectos psicológicos medad sino que también existe una impor-
tante influencia de los factores personales.
Existen numerosos estudios que mues- Así, las expectativas y las creencias per-
tran que el diagnóstico de cáncer de prós- sonales, la percepción de riesgo a recaer
tata produce importantes problemas psi- y la percepción de la propia vida perso-
cosociales(24-27) que afectan a la familia, al nal influyen en su intensidad, frecuencia
funcionamiento personal y al bienestar fí- y duración(35). Por otro lado, los cambios
sico-psicológico(28), llegando incluso a dis- físicos producidos por el tratamiento y sus
minuir la calidad de vida(29). Los hombres efectos como la incontinencia (urinaria o
que padecen esta enfermedad, y que se intestinal) y las disfunciones sexuales, que
someten a estos tratamientos, experimen- incluso pueden mantenerse años después
tan una serie de eventos estresantes que de la enfermedad, provocan que los su-
dejan al hombre en un riesgo potencial pervivientes recuerden la experiencia de
de desajuste emocional. A pesar de esto, la enfermedad y el trauma(36).
el conocimiento de la salud mental de los Pero además, estudios previos sugieren
hombres con cáncer de próstata es limita- que los pacientes de cáncer de prósta-
do. Los estudios existentes muestran que el ta muestran un elevado nivel de depre-
diagnóstico de cáncer de próstata produce sión(36,37), pudiendo llegar a cuadriplicarse
síntomas de malestar emocional clínica- la tasa de suicidio en comparación con los
mente significativos como el miedo, la an- hombres de su misma edad que no pade-
siedad, la ira, temores por la discapacidad, cen la enfermedad(38). Un estudio, llevado
la dependencia o la muerte(28) que pueden a cabo con supervivientes, concluyó que
acabar produciendo trastornos depresivos la prevalencia de trastornos psicológicos
y/o ansiosos(24-26). fue de un 47% en el momento del diag-
Una población especialmente vulnera- nóstico; tras seis años un 37% presentaba
ble en este tipo de cáncer es la de personas algún trastorno psicológico y un 13% pre-
jóvenes, casadas y aquellas cuya enferme- sentaba depresión(39).
dad está avanzada(24,30). En este sentido, Otro trastorno frecuente es el de la an-
los menores de 65 años presentan mayor siedad. Aparece con una prevalencia entre
ansiedad(28) y mayores dificultades y nece- el 12 y el 21%. Uno de los momentos
sidades relacionadas con la sexualidad(31). en los que más ansiedad e incertidumbre
En cuanto a los pacientes de enfermedad experimenta el paciente se produce tras re-
avanzada, se ha visto que presentan meno- cibir la noticia del diagnóstico y a la hora
res recursos psicológicos, mayor depresión de decidir entre los posibles tratamientos.
y comorbilidad, además de tener más pro- Otro de los momentos que producen más
blemas sexuales producidos por la enfer- ansiedad es aquellos casos en los se pro-
medad y los tratamientos hormonales(24,32). duce el fracaso médico(40-42). A pasar de
En cuanto a los estudios centrados en el esto, los servicios de apoyo que están
malestar emocional, los datos son contra- disponibles para los hombres con cáncer
dictorios ya que sugieren que el malestar de próstata a la hora de tomar decisiones,
emocional tiende a reducirse con el paso o manejar la ansiedad son muy escasos.
del tiempo desde que se produce el diag- Además, los estudios sugieren que un nú-
Eficacia de las intervenciones psicológicas en hombres con cáncer de próstata  343

mero elevado de pacientes con cáncer de nios de la calidad de vida del paciente, de-
próstata que presentan dificultades no son bido a la disminución del bienestar físico,
detectadas y por lo tanto no son tratados psicológico y social(50,51). Por este motivo,
psicológicamente, porque los sistemas de la mayoría de los estudios de calidad de
salud carecen de un medio para identificar vida se centran en estos problemas, ha-
a estos pacientes(43). biendo consenso a la hora de indicar que
En cuanto a los efectos de los trata- se mantienen a lo largo de los años y su
mientos y cómo afectan a los individuos, importante repercusión(52,53). Algunos estu-
los estudios indican que los hombres acti- dios incluso indican que el área de funcio-
vos sexualmente sufren un fuerte impacto namiento emocional es la más afectada en
debido al cambio de su vida sexual, lo comparación con el resto de las áreas(44).
que puede ocasionar efectos negativos en La red social promueve el ajuste psico-
su estado emocional, alterando incluso la lógico facilitando el proceso cognitivo de
percepción de la propia masculinidad y la experiencia del cáncer y la adaptación
repercutiendo incluso en su estado físico, a los diferentes cambios que demanda la
reflejándose en cansancio, apatía y desmo- enfermedad como tal, siendo la pareja en
tivación en la realización de actividades, concreto un apoyo fundamental de segu-
reducción de la vitalidad o la energía que ridad. Sin embargo, con la enfermedad,
tiene el paciente y que es determinante de el hombre tiende a aislarse y reduce el
la calidad de vida(44). contacto con sus amistades y familia, entre
En el caso de que se padezcan disfun- otras cosas provocado por la vergüenza y
ciones sexuales pueden afectar también al la falta de confianza en otros hombres para
deseo e incluso, si la función eréctil vuel- hablar de sus miedos o sus preocupacio-
ve, algunos hombres manifiestan malestar nes(54). Por lo tanto, es posible que social-
a la hora de tener relaciones íntimas y un mente se den cambios en las relaciones
cambio en su autoestima(45-47). El 61% de interpersonales y que la persona se aísle y
los pacientes manifestaron padecer males- pierda el interés en establecer o mantener
tar psicológico relacionado con su disfun- vínculos con las personas que le rodean.
ción sexual después de 4,3 años(45) y que A pesar de que las parejas son un apo-
el cambio en su actividad sexual, deterioró yo fundamental para los pacientes con
su bienestar físico y psicológico(48). cáncer de próstata, la relación de pareja
Por otro lado, el impacto de la incon- tiende a complicarse(55). Los pacientes de
tinencia urinaria e intestinal produce un cáncer de próstata se apoyan principal-
problema social y de higiene personal mente en sus esposas(56), llegando inclu-
que altera la calidad de vida en general, so a depender emocionalmente de ellas y
afectando a las dimensiones físicas, fun- siendo éstas el recurso único para afrontar
cionales y psicosociales y existiendo una el proceso de adaptación a la enfermedad
correlación positiva entre los síntomas uri- y sus tratamientos(57,58). A pesar de esto,
narios y el estado emocional(44). Algunos sólo el 10% habla con ellas abiertamen-
hombres viven la incontinencia como una te de la enfermedad y el 30% no habla
humillación, con un elevado temor a man- nada de este tema(54). Además, las mujeres
charse o al olor y una gran angustia por de los pacientes pueden llegar a presentar
el uso de los pañales, lo que provoca que mayor malestar emocional que los propios
reduzcan el contacto social aumentando el pacientes(59,60), manifestando tener caren-
aislamiento(49). cia de información e incertidumbre sobre
Estas complicaciones pueden tener una el futuro(60-62), menor percepción de auto-
incidencia negativa en los diferentes domi- eficacia y menos apoyo social y de recur-
344  Natalia Oraá Tabernero et al.

sos(60). Las dificultades principales que se cionalmente y, cómo aprender a manejar


presentan en la relación de pareja son la la incertidumbre relacionada con el trata-
comunicación, la sexualidad y la intimi- miento. A pesar de que muy pocos tuvie-
dad(63,64). ron soporte psicológico, la mitad hubie-
A la hora de elaborar programas e inter- ran accedido a éste en caso de haber sido
venciones en los pacientes con cáncer de ofrecido o de haber sido informados sobre
próstata y sus supervivientes, es necesario este recurso.
tener en cuenta los cambios que se pro- Ha quedado más que demostrado que
ducen en las áreas físicas, psicológicas y las intervenciones psicológicas son efica-
sociales, haciendo intervenciones lo más ces para mejorar el estado emocional y
específicas posibles a la situación. la calidad de vida de los pacientes con
cáncer, en el proceso de solución de pro-
INTERVENCIONES PSICOLÓGICAS EN blemas y en el manejo del estrés(70-73); sin
EL CÁNCER DE PRÓSTATA embargo, existen pocos estudios que exa-
minan la eficacia de las intervenciones
En temas oncológicos, a la hora de de- psicológicas específicas en el cáncer de
mandar apoyo psicológico, los hombres próstata(74).
piden menos ayuda que las mujeres(65-68). En la literatura, el término utilizado
Además, específicamente en el cáncer de para referirse a las intervenciones psico-
próstata, adoptan una actitud estoica(28) y lógicas especificas en cáncer de próstata
manifiestan dificultades a la hora de pe- es el de “intervenciones psicosociales”.
dir ayuda en temas relacionados como la En cuanto a los tipos de estas interven-
sexualidad, la salud e información sobre el ciones psicosociales, se pueden considerar
malestar emocional y las dificultades men- desde dos tipos “paradoxical intention” e
tales que puedan aparecer a la hora de hipnosis(75) hasta llegar a clasificarlas en 4
afrontar las nuevas situaciones a las que se tipos diferentes: terapia de grupo, psico-
enfrentan(31). Los hombres que solicitan o educativas, terapia cognitivo-conductual
aceptan el apoyo psicológico se benefician (en grupo o individual) y counseling(72).
más de los efectos terapéuticos de las in- Otros autores llegan a hablar de 5 tipos
tervenciones psicológicas que las mujeres, de intervenciones psicosociales en las que
probablemente porque ellas suelen pedir incluyen apoyo de grupo no dirigido por
ayuda con más facilidad(31). profesionales(71).
Los pacientes de cáncer de próstata En la búsqueda bibliográfica se utiliza
están infratatados, no sólo porque mani- la expresión “intervenciones psicosocia-
fiestan las dificultades a la hora de soli- les” para dirigirse también a programas de
citar ayuda sino porque además no se les rehabilitación física, intervenciones infor-
informa como es debido de la existencia mativas, counselling...(76,77). Son llevadas
de servicios de psicología oncológica(31), lo en sesiones presenciales, por teléfono, por
que provoca que el paciente no encuentre Internet… dirigidas la mayoría por enfer-
ayuda en el proceso de toma de decisio- meras y con resultados dudosos en cuanto
nes sobre el tratamiento y en el afronta- a su eficacia(76,78,79).
miento del malestar psicológico durante En una revisión específica de esta po-
la enfermedad(43). En un estudio realizado blación, se encontraron 9 estudios alea-
por Kathlen et al.(24), determinaron que 1/3 torios y con grupo control entre los años
de los pacientes entrevistados manifesta- 1970 y 2004(74). En estas investigaciones
ban la necesidad de recibir información el objetivo es medir parámetros como el
que les ayudase a encontrarse mejor emo- conocimiento de la enfermedad, la auto-
Eficacia de las intervenciones psicológicas en hombres con cáncer de próstata  345

eficacia, el manejo de la incertidumbre y que el aprendizaje social en pacientes con


el malestar emocional, la depresión y la cáncer(69), influyendo principalmente en
calidad de vida(80). reducir la ansiedad y la incertidumbre(88,89)
El modelo más extendido en las in- y obteniendo efectos positivos en la cali-
tervenciones psicológicas en cáncer de dad de vida de los pacientes con cáncer
próstata es el denominado como CBSM de próstata(90). Se llevan a cabo en grupo
(Cognitive- Behavioral Stress Management) y, en el grupo experimental, se trabaja con
y se caracteriza por ser cognitivo- conduc- lecturas, grupo de discusión dirigidos por
tual. Normalmente se trabaja con grupos un psicólogo en los que se exponen temas
de discusión, role playing y con ejercicios como la sexualidad, comunicación de pa-
específicos como la relajación, la reestruc- reja…(90,91).
turación cognitiva, la resolución de pro- Se ha visto que los pacientes con baja
blemas, estrategias para afrontar el estrés, autoestima, baja autoeficacia y un alto ni-
habilidades interpersonales y mejora de la vel de síntomas depresivos, son los pacien-
red social. En todos los estudios existentes tes que más se benefician de este tipo de
de este modelo los pacientes son asigna- intervenciones. Los resultados indican que
dos aleatoriamente, existiendo un grupo los grupos en los que, además de informar
control además del experimental. En la o educar, se exponen temas de discusión
evaluación sobre la eficacia del modelo, que preocupan a los pacientes, presentan
los resultados indican que los pacientes mejora en los conocimientos de la enfer-
que participan en esta intervención mejo- medad y conductas saludables, en la cali-
ran su bienestar emocional(81). De manera dad de vida, en el estado emocional, en la
más específica, se concluye que el grupo sexualidad, la autoeficacia, y la autoesti-
de intervención mejora en la calidad de ma, siendo consideradas por los pacientes
vida, en el afrontamiento del estrés e inclu- como útiles y necesarias(27,90,91).
so incide en el aumento del crecimiento
personal(82,83). En los estudios en los que DISCUSIÓN
se ha medido el área sexual se ha visto
que una vez finalizado el programa los El objetivo de este trabajo es conocer
hombres habían mejorado en el funciona- qué estudios existen acerca de las interven-
miento sexual(66,84-86). ciones psicológicas dirigidas a los pacientes
La eficacia de este modelo también diagnosticados de cáncer de próstata. A lo
se ha mostrado en la población españo- largo del artículo, se puede comprobar que
la, obteniendo resultados positivos tras la el número de estas investigaciones, hoy en
intervención principalmente en las áreas día, es muy limitado, a pesar de que el cán-
física, emocional y del funcionamiento cer de próstata es el tumor más frecuente en
sexual(86). En España, se llevó una terapia la población masculina. Existen más datos
de grupo exclusivamente conductual en de investigaciones dirigidas a estudiar los
pacientes que habían sido sometidos a una aspectos psicológicos a la hora de afrontar
prostatectomía radical, quienes obtuvieron esta enfermedad, conocer qué aspectos de
una mejoría en la calidad de vida de es- la calidad de vida se ven afectados duran-
tos hombres(87). Sin embargo, este último te y después del tratamiento, qué aspectos
estudio tiene como limitación no cumplir de la pareja se pueden ver deteriorados…
el criterio de aleatorización ni disponer de El conocimiento de estos y otros muchos
grupo control y experimental. aspectos, y el hecho de que se diagnosti-
En cuanto a las intervenciones psico- que la enfermedad en estadios tempranos,
educativas, han mostrado ser más efectivas hacen que aumente el interés por investigar,
346  Natalia Oraá Tabernero et al.

desde un punto de vista psicológico, qué próstata, elaborar programas que se ajusten
tratamientos o programas son más eficaces a este colectivo específico atendiendo a los
y efectivos para el paciente. Actualmente es cambios físicos y de pareja que se producen.
incuestionable la necesidad de recibir apo- A la hora de plantear nuevos programas, se-
yo psicológico durante y después de la en- ría interesante que en futuras investigacio-
fermedad, en el proceso oncológico. Pero, a nes se evaluara la eficacia de programas de
pesar de que nadie debiera cuestionar esta rehabilitación multidiciplinares en los que
necesidad, las investigaciones muestran que hubiera una coordinación de los diferentes
aún hoy en día existen otros profesionales profesionales y se pudiera atender al pacien-
que cuestionan la utilidad de los tratamien- te desde un modelo biopsicosocial.
tos psicológicos. Para que podamos ofrecer
una atención adecuada e integral que todo REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
paciente oncológico se merece es necesario
que cambie esta actitud profesional hacia 1. Borràs J, Ameijide A, Vilardell L, Valls J, Mar-
intervención psicológico, dejando de lado cos-Gragera R, Izquierdo A. Evolución de la
prejuicios o estereotipos y basándose en los incidencia del cáncer en Cataluña, 1985-
datos empíricos. Esto ha ido cambiando en 2002. Med Clin 2008;131 Suppl 1:11-8.
los últimos años y muestra de ello es la 2. International Agency for Research on Can-
implantación en los servicios de oncología cer. GLOBOCAN 2008. [Acceso el 25
de la figura del psicólogo o psicooncólogo, de julio de 2013]. Disponible en: .http://
lo que también influye a la hora de facilitar globocan.iarc.fr/factsheets/populations/
la investigación en este campo. factsheet.asp?uno=484#KEY
En la búsqueda bibliográfica se han 3. Cabanes A, Vidal E, Aragonés N, Pérez-
encontrado artículos en los que se han lle- Gómez B, Pollán M, Lope V, et al. Can-
vado a cabo intervenciones psicológicas cer mortality trends in Spain: 1980-2007.
y sin embargo dicha intervención no era Ann Oncol 2010;21 Suppl 3:14-20. Doi:
dirigida por un psicólogo. Estos artículos 10.1093/annonc/mdq089.
no han sido incluidos en este artículo ya 4. Bouchardy C, Fioretta G, Rapiti E, Verko-
que se entiende que una intervención o oijen HM, Rapin CH, Schmidlin F, et al.
un programa psicológico debe ser dirigido Recent trends in prostate cancer mortali-
por un psicólogo con especialidad en Psi- ty show a continuous decrease in several
cooncología. Como se ha comentado ante- countries. Int J Cancer 2008;123:421-9.
riormente, la literatura existente es escasa Doi: 10.1002/ijc.23520.
y las investigaciones realizadas son limita- 5. Berrino F, De Angelis R, Sant M, Rosso S,
das pero, las llevadas a cabo, coinciden en Lasota M, Coebergh JW. Survival for eight
que el modelo CBSM (Cognitive- Behavio- major cancers and all cancers combined
ral Stress Management) mejora el bienestar for European adults diagnosed in 1995–
emocional de los pacientes, la calidad de 99: Results of the EUROCARE-4 study.
vida, se reduce el estrés, mejora la activi- Lancet 2007;8:773-83. Doi: 10.1016/
dad sexual y aumenta el crecimiento per- S1470-2045(07)70245-0
sonal. Las intervenciones psicoeducativas 6. Heidenreich A, Bolla M, Joniau S, Mason
tienen también resultados interesantes a la M, Matveev V, Mottet N, et al. Guidelines
hora de mejorar la calidad de vida, reducir on prostate cancer. Europen Association of
la ansiedad y la incertidumbre. Urology, 2013[acceso 13 de septiembre de
Es importante continuar investigando en 2013]. Disponible en: http://www.uroweb.
nuestro país sobre las necesidades psicológi- org/guidelines/online-guidelines/?no_ca-
cas y sociales de los pacientes con cáncer de che=1.
Eficacia de las intervenciones psicológicas en hombres con cáncer de próstata  347

7. Soloway MS, Soloway CT, Williams S, 15. Nilsson S, Norlen BJ, Widmark A. A syste-
Ayyathurai R, Kava B, Manoharan M. Ac- matic overview of radiation therapy effects in
tive surveillance; a reasonable manage- prostate cancer. Acta Oncol 2004,43:316-81.
ment alternative for patients with prostate 16. Medical Services Advisory Committee and
cancer: The Miami experience. BJU Int Minister for Health and Ageing (MSAC).
2008;101:165-9. Doi: 10.1111/j.1464- Brachytherapy for the treatment of prosta-
410X.2007.07190.x te cancer. MSAC application 1089. Assess
8. Carter HB, Kettermann A, Warlick C, Met- Rep. 2005.
ter EJ, Landis P, Walsh PC, et al. Expectant 17. Saad F, Gleason DM, Murray R. A ran-
management of prostate cancer with cura- domized placebo controlled trial of zole-
tive intent: An update of the Johns Hopkins dronic acid in patients with hormone
experience. J Urol 2007;178:2359-64. refractory metastatic prostate carcinoma.
Doi: 10.1016/j.juro.2007.08.039 Cancer 2002;94:1458-68. Doi: 10.1093/
9. Adolfsson J. Watchful waiting and active jnci/94.19.1458
surveillance: The current position. BJU 18. Smith MR, Egerdie B, Hernadez Toriz N.
Int 2008;102:10-4. Doi: 10.1111/j.1464- Denosumab in men receiving androgen
410X.2008.07585.x deprivation therapy for prostate cáncer.
10. Begg CB, Riedel ER, Bach PB, Kattan MW, N Engl J Med 2009;361:745-55. Doi:
Schrag D, Warren JL, et al. Variations in 10.1056/NEJMoa0809003
morbidity after radical prostatectomy. 19. Bauman G, Charette M, Reid R, Sathya J.
N Engl J Med 2002;346:1138-44. Doi: Radiopharmaceuticals for the palliation of
10.1056/NEJMsa011788 painful bone metástasis. A sistemic review.
11. Potosky AL, Legler J, Albertsen PC, Stan- Radiother Oncol 2005;75:258-70.
ford JL, Gilliland FD, Hamilton AS, et al. 20. Shekarriz B, Shekarriz H, Upadhyay J.
Health outcomes after prostatectomy or Outcome of palliative urinary diversión in
radiotherapy for prostate cancer: Results the treatment of advanced malignancies.
from the Prostate Cancer Outcome Study. Cancer 1999;85:998-1003.
J Natl Cancer Inst 2000;92(19):1582-92. 21. Harrington KJ, Pandha HS, Kelly SA. Pa-
Doi: 10.1093/jnci/92.19.1582 lliation of obstructive nephropaty due to
12. Van Poppel H, Collette L, Kirkali Z, malignancy. Br J Urol 1995;76:101-7.
Brausi M, Hoekstra W, Newling DW, et 22. Radecka E, Magnusson M, Magnusson A.
al. Quality control of radical prostatec- Survival time in period of cathetetrization
tomy: A feasibility study. Eur J Cancer in patients treated with percutaneus ne-
2001;37:884-91. Doi: 10.1016/S0959- phrostomy for urinary obstruction due to
8049(01)00056-9 malignancy. Acta Radiol 2006;47:328-31.
13. Bellizzi KM, Latini DM, Cowan JE. Fear of 23. Morote J, Morin JP, Orsola A. Prevalence
recurrence, symptom burden, and health- of osteoporosis during longterm androgen
related quality of life in men with pros- deprivation therapy in patients with pros-
tate cancer. Urol 2008;72:1269-77. Doi: tate cáncer. Urol 2007;69:500-4.
10.1016/j.urology.2007.12.084 24. Lintz K, Moynihan C, Steginga S, Nor-
14. Chen RC, Clark JA, Talcott JA. Individua- man A, Eeles R, Huddart R, et al. Prostate
lizing quality-of-life outcomes reporting: cancer patients’ support and psychologi-
How localized prostate cancer treatments cal care needs: Survey from a non-sur-
affect patients with different levels of ba- gical oncology clinic. Psychooncology
seline urinary, bowel, and sexual function. 2003;12:769–83. Doi:10.1002/pon.702.
J Clin Oncol 2009;27:3916-22. Doi: 25. Carlson L.E, Bultz B.D. Cancer dis-
10.1200/JCO.2008.18.6486 tress screening: needs, models and me-
348  Natalia Oraá Tabernero et al.

thods. J Psychosom Res 2003;55:403–9. Natl Cancer Inst 2009;101:888–92. Doi:


Doi:10.1016/S0022-3999(03)00514-2. 10.1093/jnci/djp114
26. Namiki S, Saito S, Tochigi T, Numata I, 35. Lofters A, Juffs HG, Pond GR, Tannock IF.
Ioritani N, Arai Y. Psychological distress “PSA-itis”: knowledge of serum prostate
in Japanese men with localized pros- specific antigen and other causes of anxie-
tate cancer. Int J Urol 2007;14:924–9. ty in men with metastatic prostate cancer. J
Doi:10.1111/j.1442-2042.2007.01746.x. Urol 2002;168:2516–20. Doi:10.1097/01.
27. Boonzair A, Schubach K, Troup K, Po- ju.0000032824.52830.55.
llard A, Aranda S, Schofield P. Deve- 36. Kronenwetter C, Weidner G, Pettengill E,
lopment of a psychoeducational inter- Marlin R, Crutchfield L, McCormac P, et
vention for men with prostate cancer. al. A qualitative analysis of interviews of
J Psychosoc Oncol 2009;27:136–53. men with early stage prostate cancer. The
Doi:10.1080/07347330802616100. prostate cancer life estyle trial. Cancer
28. Balderson N, Towell T. The prevalen- Nurs 2005;28:99–107.
ce and predictors of psychological dis- 37. Zabora J, Brintzenhofeszoc K, Curbow B,
tress in men with prostate cancer who Hooker C, Piantadosi S. The prevalence
are seeking support. Br J Health Psychol of psychological distress by cancer site.
2003;8:125–34. Psychooncology 2001;10:19–28. Doi: 10
29. Northouse LL, Mood DW, Montie JE, San- .1002/1099-1611(200101/02)10:1­<19::A
dler HM, Forman JD,Hussain M, et al. ID-PON501>3.0.CO;2-6
Living with prostate cancer: Patients’ and 38. Llorente MD, Burke M, Gregory GR,
spouses; psychosocial status and quality of Bosworth HB. Prostate cancer: A signifi-
life. J Clin Oncol 2007;25:4171–7. cant risk factor for late-life suicide. Ame J
30. Cliff AM, MacDonagh RP. Psychological Geriatr Psychiatry 2005;13:195–201.
morbidity in prostate cancer: II. A com- 39. Grassi L, Rosti G. Psychosocial morbidity and
parison of patients and partners. Br J Urol adjustment to illness among long-term cancer
2000;86:834–9. survivors. Psychosom 1996;37:523–32.
31. Steginga SK, Occhipinti S, Dunn J, Gar- 40. Moul JW. Prostate specific antigen only
diner RA, Heathcote P, Yaxley J. The su- progression of prostate cancer. J Urol
pportive care needs of men with prostate 2000;163:1632–42.
cancer. Psychooncology 2001;10:66–75. 41. Roth AJ, Kornblith AB, Batel-Copel L,
Doi: 10.1002/1099-1611. Peabody E, Scher HI, Holland JC. Ra-
32. Bisson JI, Chubb HL, Bennett S, Mason pid screening for psychological distress
M, Jones D, Kynaston H. The prevalence in men with prostate carcinoma. Cancer
and predictors of psychological distress 1998;82:1904–8.
in patients with early localized prosta- 42. Tannock I. Eradication of a disease: How
te cancer. BJU Int 2002;90:56–61. Doi: we cured symptomless prostate cancer.
10.1046/j.1464-410X.2002.02806.x Lancet 2002;359:1341-2.
33. Huang GJ, Sadetsky N, Penson DF. Health 43. Gray RE, Klotz LH, Iscoe NA, Fitch MI,
related quality of life for men treated for Franssen E, Johnson BJ, et al. Prostate can-
localized prostate cancer with longterm cer patients’ satisfaction with medical in-
follow-up. J Urol 2010;183:2206–12. formation. Can J Urol 1997b;4:83–7.
Doi:10.1016/j.juro.2010.02.013. 44. Novoa, M, Cruz CA, Rojas L, Wilde K.
34. Gore JL, Kwan L, Lee SP, Reiter RE, Litwin Efectos secundarios de los tratamientos
MS. Survivorship beyond convalescence: del cáncer de próstata localizado en la
48-month quality-of-life outcomes after calidad de vida y el ajuste marital. Univ.
treatment for localized prostate cancer. J Psychol. Bogotá 2003;2:169-86.
Eficacia de las intervenciones psicológicas en hombres con cáncer de próstata  349

45. Schover LR, Fouladi RT, Warneke CL, lence and the effect on well-being among
Neese L, Klein EA, Zippe C, et al. De- 50–80-year-old prostate cancer patients.
fining sexual outcomes after treatment Scand J Urol Nephrol 2001;35:97–101.
for localized prostate carcinoma. Cancer 55. McCaughan E, McSorley O, Prue G, Pa-
2002;95:1773– 85. rahoo K, Buntings B, O’Sullivan J, et. al.
46. Beck AM, Robinson JW, Carlson LE. Quality of life in men receiving radiothe-
Sexual intimacy in heterosexual couples rapy and neo-adjuvant androgen depri-
after prostate cancer treatment: What we vation for prostate cancer: Results from a
know and what we still need to learn. Urol prospective longitudinal study. J Adv Nurs
Oncol 2009;27:137–43. 2012;69:53–65. Doi:10.1111/j.1365-
47. Bokhour BG, Clark JA, Inui TS, Silliman 2648.2012.05987.x.
RA, Talcott JA. Sexuality after treatment for 56. Boehmer U, Clark JA. Communication
early prostate cancer. J Gen Intern Med about prostate cancer between men and
2001;16:649–55. their wives. J Fam Pract 2001;50:226-31.
48. Ptacek JT, Pierce G, Ptacek J, Nogel C. Stress 57. Manne S, Babb J, Pinover W, Horwitz E,
and coping processes in men with prosta- Ebbert J. Psychoeducational group inter-
te cancer: The divergent views of husband vention for wives of men with prostate
and wives. J Soc Clin Psychol 1999;18:299- cancer. Psychooncology 2004;13:37-46.
324. Doi:10.1002/pon.724.
49. Fernández B, Pascual C, García JA. El cán- 58. McCaughan E, Prue G, McSorley O, Nor-
cer de próstata en la actualidad. Psicoon- thouse L, Schafenacker A, Parahoo K. A
cología 2004;1(2-3):181-90. randomized controlled trial of a salf- ma-
50. Pickett M, Watkins D, Joseph A, Burggraf nagement psychosocial intervention for
V. Prostate cancer elder alert: Living with men with prostate cancer and their part-
treatment choices and outcomes. J Geron- ners: a study protocol. J Adv Nurs 2013.
tol Nurs 2000;26:22-32. Doi:10.1111/jan.12132.
51. Litwin MS, McGuigan KA, Shpall AI, 59. Couper J, Bloch S, Love A, Macvean M,
Dhanani N. Recovery of health related Duchesne G.M, Kissane D. Psychosocial
quality of life in the year after radical adjustment of female partners of men
prostatectomy: Early experience. J Urol with prostate cancer. Review of litera-
1999;161:515–9. ture. Psychooncology 2006;15:937–53.
52. Potosky AL, Davis WW, Hoffman RM, Stan- Doi:10.1002/pon.1031.
ford JL, Stephenson RA, Penson DF, et al. 60. Northouse LL, Mood DW, Schafenacker A,
Five-year outcomes after prostatectomy or Montie JE, Sandler HM, Forman JD, et al.
radiotherapy for prostate cancer: the pros- Randomized clinical trial of a family in-
tate cancer outcomes study. J Natl Cancer tervention for prostate cancer patients and
Inst 2004;96:1358–67. Doi:10.1093/jnci/ their spouses. Cancer 2007;110:2809–18.
djh259. 61. Mason TM. Information needs of wives of
53. Hoffman RM, Gilliland FD, Penson DF, men following prostatectomy. Oncol Nurs
Stone SN, Hunt WC, Potosky AL. Cross- Forum 2005;32:557–63. Doi:10.1188-05.
sectional and longitudinal comparisons ONF.
of health-related quality of life between 62. Ezer H, Rigol Chachamovich J.L, Cha-
patients with prostate carcinoma and mat- chamovich E. Do men and their wives
ched controls. Cancer 2004;101:2011–9. see it the same way? Congruence within
Doi:10.1002/cncr.20608. couples during the first year of prostate
54. Helgason AR, Dickman PW, Adolfsson J, cancer. Psychooncology 2011;20:155–64.
Steineck G. Emotional isolation: Preva- Doi:10.1002/pon.1724.
350  Natalia Oraá Tabernero et al.

63. Sanders S, Pedro LW, Bantum EO,Galbraith periments. Health Psychol 1995;14:101–
ME. Couples surviving prostate cancer: 8. Doi: 10.1037//0278-6133.14.2.101
Long term intimacy needs and concerns 72. Newell SA, Sanson-Fisher RW, Savolainen
following treatment. Clin J Oncol Nurs NJ. Systematic review of psychological
2006;10:503–8. therapies for cancer patients: Overview
64. Manne S, Badr H, Zaider T, Nelson C, and recommendations for future research.
Kissane D.Cancer-related communication, J Natl Cancer Inst 2002;94:558–84.
relationship intimacy and psychological 73. Weis J. Support goups for cancer patients.
distress among couples coping with lo- Support Care Cancer 2003;11:763-8.
calized prostate cancer. J Cancer Surviv Doi:10.1007/s0020-003-0536-7.
2010;4:74–85. 74. Weber BA, Sherwill-Navarro P. Psycho-
65. Dunn J, Steginga SK, Occhipinti S, Mc- social consequences of prostate can-
Carffrey J, Collins DM. Men’s preferences cer: 30 years of research. Geriatr Nurs
for sources of information about and su- 2005;26:166–75.
pport for cancer. J Cancer Educ 1999;14: 75. Ruddy R, House A. Psychosocial interven-
238-42. tions for conversion disorder. Cochrane
66. Cockle-Hearne J, Faithfull S. Self-manage- Database of Syst Rev 2009;1:1-27.
ment for men surviving prostate cancer: 76. Berglund G, Petersson LM, Eriksson KC,
A review of behavioural and psychosocial Wallenius I, Roshanai A, Nordin KM, et
interventions to understand what strategies al. ‘Between Men’: A psychosocial reha-
can work, for whom and in what circums- bilitation programme for men with pros-
tances. Psychooncology 2010;19:909–22. tate cancer. Acta Oncol 2007;46:83–9.
Doi:10.1002/pon.1657. Doi:10.1080/02841860600857326.
67. Tamres LK, Janicki D,Helgeson VS. Sex 77. Mishel MH, Germino BB, Belyea M,
differences in coping behavior: A meta- Stewart JL, Barley DE, Mohler J, et al. Mo-
analytic review and an examination of derators of an uncertainty management in-
relative coping. Perc Soc Psychol Rev tervention for men with localised cancer.
2002;6:2–30. Nurs Res 2003;52:89–97.
68. Cho D, Park CL, Blank TO. Emotional ap- 78. Scura KW, Budin W, Garfing E. Telephone
proach coping: gender differences on psy- social support and education for adapta-
chological adjustment in young to midd- tion to prostate cancer: A pilot study. On-
leaged cancer survivors. Psychol Health col Nurs Forum 2004;31:335–8.
2013;28:874-94. Doi:10.1080/08870446. 79. Carmack CL, Demoor C, Smith MA, Dunn
2012.762979. AL, Basen- Engquist K, Nielsen I, et al.
69. Rehse B, Pukrop R. Effects of psychoso- Active for life after cancer: A randomi-
cial interventions on quality of life in adult zed trial examining a lifestyle physical
cancer patients: Metaanalysis of 37 publis- activity program for prostate cancer pa-
hed controlled outcome studies. Patient tients. Psychooncology 2006;15:847–62.
Educ Couns 2003;50:179–86. Doi:10.1002/pon.1023.
70. Andersen BL. Psychological interven- 80. Parahoo K, McCaughan E, Noyes J, Mc-
tions for cancer patients to enhance the Donough S. Psychosocial interventions
quality of life. J Consult Clin Psychol for men with prostate cancer. Cochrane
1992;60:552–68. Doi: 10.1037//0022- Database of Syst Rev 2013;4:1-7. Doi:
006X.60.4.552 10.1002/14651858.
71. Meyer TJ, Mark MM. Effects of psychoso- 81. Traeger L. , Penedo FJ, Benedict C, Dahn
cial interventions with adult cancer pa- JR, Lechner SC, Schneiderman N, et al.
tients: A meta-analysis of randomized ex- Identifying how and for whom cognitive-
Eficacia de las intervenciones psicológicas en hombres con cáncer de próstata  351

behavioral stress management improves 86. Penedo FJ, Traeger L, Dahn J, Molton I,
emotional well-being among recent pros- Gonzalez JS, Schneiderman N, et al.
tate cancer survivors. Psychooncology Cognitive behavioral stress management
2013;22:250–9. Doi:10.1002/pon.2074. intervention improves quality of life in
82. Penedo FJ, Dahn JR, Molton I, González Spanish monolingual hispanic men trea-
JS, Kinsinger D, Ross BA, et al. Cognitive ted for localized prostate cancer: Results
behavioral stress management improves of a randomized controlled trial. Int J Be-
stress-management skills and quality of life hav Med 2007;14:164-72. Doi: 10.1007/
in men recovering from treatment of pros- BF03000188
tate cancer. Cancer 2004;100:192–200. 87. Perchon FG, Palma CR, Magna LA, Dam-
Doi:10.1002/cncr.11894. bros M. Terapia grupal de comportamien-
83. Penedo FJ, Molton I, Dahn JR, Shen BJ, to mejora la calidad de vida en hombres
Kinsinger D, Traeger L, et al. A rando- post prostatectomia radical. Actas Urol
mized clinical trial of group-based cog- Esp 2008;32:686-90.
nitive-behavioral stress management in 88. Wallace M. Uncertainty and quality of
localized prostate cancer: Development life of older men who undergo watchful
of stress management skills improves qua- waiting for prostate cancer. Oncol Nurs
lity of life and benefit finding. Ann Be- Forum 2003;30:303-9. Doi:10.1188/03.
hav Med 2006;31:261–70. Doi: 10.1207/ ONF.
s15324796abm3103_8 89. Bailey DE, Mishel MH, Belyea M, Stewart
84. Molton IR, Siegel SD, Penedo FJ, Dahn JR, JL, Mohler J. Uncertainty intervention for
Kinsinger D, Traeger LN, et al. Promoting watchful waiting in prostate cancer. Can-
recovery of sexual functioning after radical cer Nurs 2004;27:339-46.
prostatectomy with group-based stress ma- 90. Lepore SJ, Helgeson VS, Eton DT, Shulz
nagement: The role of interpersonal sensi- R. Improving quality of life in men with
tivity. J Psychosom Res 2008;64:527–36. prostate cancer: A randomized contro-
Doi:10.1016/j.jpsychores.2008.01.004. lled trial of group education interven-
85. Giesler RB, Given B, Given CW, Rawl tions. Health Psychol 2003;22:443-52.
S, Monahan P, Burns D, et al. Improving Doi:10.1037/0278-6133.22.5.443.
the quality of life of patients with prosta- 91. Hegelson VS, Lepore SJ, Eton DT. Mo-
te carcinoma. A randomized trial testing derators of benefitis of psychoeducatio-
the efficacy of a nurse-driven intervention. nal interventions for men with prostate
Cancer 2005;104:752–62. Doi: 10.1002/ cancer. Health Psychol 2006;25:348-54.
cncr.21231. Doi:10.1037/0278-6133.25.3.348.