You are on page 1of 4

III CONGRESO NACIONAL DE TEOLOGIA PARA LAICOS

BARRANQUILLA, OCTUBRE 15 – 17 DE 2016

SALUDO:

Mi respetuoso y cordial saludo a todos los presentes. Los


diocesanos les decimos a todos los que han venido a
Barranquilla, la Arquidiócesis es su casa.

INTRODUCCIÓN Y FUNDAMENTACIÓN:

Todos estamos insertos por el Bautismo en el cuerpo místico de Cristo y somos


robustecidos por la Confirmación en la fortaleza del Espíritu Santo, y es el mismo
Señor el que nos destina al apostolado. Recordemos que hay en la Iglesia
diversidad de ministerios, pero unidad de misión. A los apóstoles y a sus
sucesores los obispos, les confirió Cristo el encargo de enseñar, de santificar y de
regir en su propio nombre y autoridad; a los seglares por su parte, al haber
recibido participación en el ministerio sacerdotal, profético y real de Cristo, los
llama a cumplir en la Iglesia y en el mundo, la parte que les atañe en la misión
total del pueblo de Dios. El Espíritu Santo da también a los fieles laicos dones
peculiares distribuyéndolos a cada uno según su voluntad, de forma que todos y
cada uno, según la gracia recibida, poniéndola al servicio de los demás, sean
también ellos buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

Es por ello evidente que la fecundidad del apostolado seglar depende de la unión
vital de los seglares con Cristo. Yo soy la vid, ustedes son los sarmientos.

Tanto el Concilio Vaticano II en los numerales 2, 3 y 4 que acabo de citar, como


tantos y tantos documentos de la Iglesia posteriores al Concilio y referidos a la
vida y misión de los laicos, en la Iglesia y en el mundo, dan prueba fehaciente de
su importancia en la Iglesia y dan razón y justificación suficiente a esfuerzos como
este de preparar y realizar el Congreso Nacional de Teología.

Son muchísimos los documentos eclesiales en los que de manera especial se


afirma la imprescindible misión de los laicos en la Iglesia, documentos que deben
ser objeto de consulta y estudio permanente, tanto por los mismos laicos como por
la jerarquía eclesiástica.
De especial interés son los documentos de las cinco
Conferencias Episcopales de América Latina que han
marcado profundamente la vida de nuestra Iglesia en el
continente y que ahora iluminan al mundo entero.

 RIO DE JANEIRO, convocada por el Papa Pio


XII, en 1955
 MEDELLIN, convocada por el Papa Pablo VI, en
1968
 PUEBLA Y SANTO DOMINGO, convocadas por el Papa San Juan Pablo II,
en 1979 y 1992 respectivamente
 APARECIDA, convocada por el Papa Benedicto XVI, en 2007

Destacamos igualmente la exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi del Papa


Pablo VI en diciembre de 1975, y la exhortación apostólica Christi Fideles Laici del
Papa San Juan Pablo II en diciembre de 1988.

Durante todo el siglo XX y en el presente siglo, el tema del apostolado de los


laicos ha tenido relevancia especial. Fue creado el Pontificio Consejo para los
Laicos por el Papa Pablo VI en 1967, y recientemente, en agosto de 2016, el Papa
Francisco crea el nuevo Dicasterio para Laicos, Familia y Vida. Igualmente en
todas las Encíclicas de los Papas se hace referencia especial a la importancia de
este apostolado.

A los laicos les corresponde específicamente evangelizar las realidades terrenas y


referirlas siempre a Dios. Conviene en este punto, hacer una referencia concreta a
la complejísima realidad que vive hoy nuestro país. Se equivocan quienes piensan
que hablar de teología y estudiar teología, es hablar y estudiar solamente a Dios.
Precisamente el actuar de Dios es su plan de salvación; por el misterio de la
Encarnación del Hijo de Dios, ya la humanidad supo del ser de Dios y del actuar
salvífico de Dios, lo que quiere decir que Teología es también la ciencia referida
directamente al hombre y a la entera creación. Hablar de Dios y no tener en
cuenta la realidad vivida es hacer una falsa Teología; necesitamos que nuestro
congreso de Teología de una luz que responda debidamente a nuestra realidad
colombiana hoy. El esfuerzo que se hace buscando la paz, es completamente
válido, nuestro Dios es un Dios de paz.
Cuando Cristo nuestro Señor se aparece resucitado a sus apóstoles, los saluda
“La Paz sea con Ustedes” y les muestra las heridas de sus manos; nos quiere
decir que la paz es un triunfo ganado a través de la cruz y que nos permite
disfrutar la salvación de Dios. Así, luego de tantas heridas sufridas por el pueblo
colombiano, le encomendamos a Dios el anhelo de paz que todos tenemos y le
pedimos que, tanto el gobierno como los líderes todos del país, dialoguen
civilizadamente y reciban de buen grado el mensaje de urgencia dado
democráticamente por los ciudadanos el 2 de octubre, y que solo quiere clausurar
definitivamente la absurda polarización en que se encuentra el país y saludar la
unidad nacional que permita encontrar verdaderos caminos de paz. Que Dios dé la
paz a nuestro corazón para poder vivirla en familia y poder vivir frente al país el
lema de nuestro Congreso: “MISERICORDIA, RECONCILIACIÓN Y JUSTICIA
SOCIAL, CAMINO A LA PAZ.”

Este Tercer Congreso de Teología para Laicos, convocado por el Arzobispo de


Barranquilla, en unión con el equipo Arquidiocesano que coordina la Pastoral
General y coordinado por un valioso equipo bajo la dirección del padre Alexi
Mattos y la participación de toda la Arquidiócesis, habrá cumplido plenamente su
objetivo cuando la Iglesia anclada en cada una de las jurisdicciones eclesiásticas
aquí representadas, haya sido fortalecida en su vigorosa unidad; en su identidad
propia y en la voluntad de responder a las necesidades y desafíos atentamente
considerados a lo largo de nuestro trabajo en el Congreso. Así hemos logrado
entonces, perfectamente, nuestro cometido, y con corazón alegre y gozoso,
bendecimos al Señor.

Expresamos el más sincero agradecimiento a los ponentes y panelistas, nuestros


invitados especiales:

 Doctor Carlos Rodado Noriega: “La Familia en la Construcción de la Paz


en Colombia”;
 Comunicadores Alberto Martínez Monterrosa, Juan Gossain Abdallah
y Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria: “La Reconciliación, un Sueño
Común con Miradas Diversas”;
 Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria: “La Teología del Amor
Misericordioso, una Iglesia que Desde el Espíritu, Camina con los Pobres”;
 Doctor Jesús Arturo Gálvez Valega: “Justicia Social y Paz en el Estado
Colombiano”;
 Doctora Clara Rojas González: “Los Procesos de Perdón como Aporte a
la Reconciliación”
 Padre Darío Echeverri González: “Dios, Como el Camino para la
Reconciliación, La Justicia Social y la Paz”.

Mi agradecimiento igualmente a todos los que han sido invitados a dirigir alguna
otra actividad dentro del Congreso, y a cada uno de los participantes. Que el
Padre Dios Misericordioso, el Señor Jesús, Evangelizador por excelencia y
Evangelio Él mismo, y el Divino Espíritu, luz y fuerza en nuestra vida, los bendiga
a todos con abundancia.

Ponemos finalmente nuestra mirada en la Santísima Virgen María, modelo de toda


espiritualidad apostólica, Reina de los Apóstoles, la cual mientras vivió en este
mundo, una vida igual a la de los demás, llena de preocupaciones familiares y de
trabajos, estaba constantemente unida con su Hijo y cooperó de modo
singularísimo como lo dice la Iglesia en el Concilio, a la obra de nuestro Salvador.
Honrémosla todos con suma devoción y encomendémosle nuestra vida y nuestro
trabajo en la Iglesia para bien del mundo entero. Amén