You are on page 1of 2

La materia prima (como girasol o soya, por ejemplo) es provista por tres

cadenas de broasterías de la ciudad, que en temporada alta abastecen de 2 mil


a 3 mil litros semanales.

El biodiésel es un tipo de biocombustible que pasa por un proceso de catálisis


química, decantación y refinación de aceites vegetales, ya sea puros (como
girasol o soya, por ejemplo), o usados.

Respecto al proceso, explicó que, por ejemplo, 1.000 litros de aceite demoran
12 a 15 días en convertirse en biodiésel con “cero de impurezas”.

Las empresas de transporte de pasajeros a las que abastece Bioma Diésel


mezclan el diésel B20 con el que venden los surtidores. En el tanque, 20 por
ciento es biodiésel y 80 por ciento diésel obtenido del petróleo.

Las empresas de transporte de pasajeros a las que abastece Bioma Diésel


mezclan el diésel B20 con el que venden los surtidores. En el tanque, 20 por
ciento es biodiésel y 80 por ciento diésel obtenido del petróleo.

La proporción de biodiésel, aún siendo menor, es capaz de eliminar el benceno


del diésel de petróleo, que es la sustancia que se produce de la combustión y
tiene cancerígenos.

Según un análisis de laboratorio, fechado en noviembre pasado, el diésel B20


“por su viscosidad, se comporta como un buen lubricante para el sistema de
piezas de inyección de los motores diésel”. Bioma Diésel abastece a buses de
última generación que se denominan G7, G6 y G5.

Para facilitar la distribución, la empresa fabricó surtidores móviles a partir de


dispensadores con contador numérico que se conectan a la energía eléctrica.
Uno de ellos está ubicado en el puente Huaynacapac.

Cossio resaltó la apertura de las empresas de transporte con las que trabaja
para comenzar a utilizar energías limpias.

Perspectivas

Para mediados de 2015, la empresa tiene previsto comenzar a producir


biodiésel usando bacterias, un proceso con “cero contaminación”, explicó el
gerente, Orlando Cossio.

Entre los planes a largo plazo, Cossio espera poder llegar a generar energía
eléctrica.

Actualmente el consumo de petróleo y sus derivados es de 95.590.000 barriles al día en todo


el mundo, estando a la cabeza los principales consumidores: Estados Unidos, Unión Europea,
Japón, China y Alemania.
El petróleo tiene el problema de ser insoluble en agua y por lo tanto, difícil de limpiar. Además,
la combustión de sus derivados produce productos residuales como: partículas, CO2, SOx
(óxidos de azufre), NOx (óxidos nitrosos), etc.

Un litro de aceite comestible, contamina cerca de un millón de litros de agua. Lo


recomendable sería verter el aceite usado en botellas de plástico de refresco, cerrarla y
colocarla luego en la basura normal, sin embargo se encontró la manera de reutilizarlo y
producir biodiesel para no contaminar el ambiente, probándolo en lámparas de alcohol.

OBJETIVO MINIMIZAR EL DIOXIDO DE CARBONO

El aceite vegetal usado es un residuo contaminante y de difícil eliminación que, en muchos


casos, acaba siendo vertido al sistema de saneamiento, provocando problemas e
incrementando los costes del proceso de depuración, además de causar graves daños en los
ecosistemas acuáticos.

La Transesterificación básicamente consiste en el mezclado del aceite vegetal o grasas con un


alcohol (generalmente Metanol) y un álcali (soda cáustica). Al cabo de un tiempo de reposo, se
separa por decantación el BIODIESEL de su subproducto Glicerol.

La cantidad de contaminación por los desechos del petróleo de nuestro medio


ambiente debe ser reducida. Una vez que el petróleo ha afectado al medio
ambiente, no importa lo bien que se limpie, ya ha causado efecto; y el medio
ambiente tardará muchos años en volver a su estado original, si es que lo
consigue. Más vale prevenir que curar, y reducir los desechos del petróleo es
una forma de reducir la contaminación.

El biodiésel no daña la capa de ozono disminuye de forma notable las


principales emisiones de los vehículos, como son el monóxido de carbono y los
hidrocarburos volátiles, en el caso de los motores de gasolina, y las partículas,
en el de los motores diésel El biodiésel supone un ahorro de entre un 25% a un
80% de las emisiones de CO2 producidas por los combustibles derivados del
petróleo, constituyendo así un elemento importante para disminuir los gases
invernadero producidos por el transporte el biodiésel se propone como una
opción energética