You are on page 1of 2

La Esso contra la estabilidad laboral La estabilidad especial, que garantiza el Art.

94 del Código Laboral al trabajador/a que cumple diez años ininterrumpidos de servicio con un mismo empleador, se encuentra en grave riesgo de ser eliminada. La Esso Standard Paraguay filial de la multinacional petrolera Exxon Mobil, promovió un juicio por despido justificado en julio del año 2001 contra el Ing. Eduardo Buongermini, quien contaba con mas de diez años de antigüedad en la empresa. El trabajador gano el juicio en primera instancia y también lo hizo en la apelación. Tras estas dos instancias perdidas, la Esso presento un recurso de inconstitucionalidad que volvió a perder. El Estudio Jurídico Paz Castaing, asesor laboral de la Esso y de muchas otras multinacionales, continuo entonces con la estrategia de desgaste contra el trabajador afectado iniciando un juicio para impedir su reposición en el cargo utilizando el Art. 97 del Código Laboral, con lo cual debían probar en juicio que existía alguna incompatibilidad entre los representantes de la Esso y el Ing. Buongermini. La Esso volvió a perder la primera instancia y luego la apelación; a esa altura 5 fiscales, 5 jueces y 3 ministros de la Corte Suprema de Justicia habían sentenciado de manera unánime a favor de los derechos del trabajador, cumpliendo estrictamente lo establecido en el Código Laboral; pero la multinacional que obtuvo mas ganancias a nivel mundial en el 2005 no se iba a dejar vencer y encontró sus aliados perfectos en los ministros de la “renovada” Corte Suprema de Justicia: Altamirano, Fretes y Núñez. Estos tres paladines de la “seguridad jurídica”, exigida por la inversión extranjera, conformaron la Sala Constitucional que juzgo la acción presentada por la Esso buscando una vez mas una sentencia a la medida. Y, como por arte de magia, la Esso consiguió su tan soñada sentencia...Altamirano pre opino de forma alevosa que la incompatibilidad no necesita ser probada en juicio y que tan solo era necesario que una de las partes la planteara para terminar la relación laboral. Fretes y Núñez se adhirieron a ese mamotreto y con esto la Esso, las cámaras empresariales e industriales y sus cabilderos como Paz Castaing y otros que no habían conseguido eliminar la estabilidad laboral en el Congreso, lo conseguían ahora en la Corte Suprema de Injusticia. A esta altura ya es anecdótico mencionar que el fiscal que analizo esta ultima acción de inconstitucionalidad dictamino que el pedido debía ser rechazado por improcedente y que además el mismo recomendó sancionar a la Esso por “ejercicio abusivo del derecho”. La sentencia fue analizada por la asociación de Abogados Laboralistas del Paraguay quienes en un estudio científico determinaron que como mínimo la misma es “inconstitucional”. La Coordinadora de Centrales Sindicales (CCS) integrada por la CUT, CUT A, CNT, CPT y CGT, conjuntamente con la Federación de Trabajadores Bancarios (FETRABAN) y el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), se adhirieron entonces a la denuncia presentada por el Ing. Eduardo Buongermini contra el estado paraguayo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A partir de esa primera acción impulsaron la presentación del pedido de juicio político contra los ministros de la Corte Suprema de Injusticia José Altamirano, Antonio Fretes y Víctor Núñez en la Cámara de Diputados. Tras conseguir que el juicio político sea presentado por diputados del PLRA, PPS, PPQ y UNACE las organizaciones sindicales conformaron la Coordinadora por la Defensa de la Estabilidad Laboral, a la que se sumaron el Sindicato de Obreros Marítimos, el Partido Movimiento al Socialismo (PMAS) y otras organizaciones sociales. La coordinadora realizo una protesta contra los ministros de la Corte el 9 de febrero, fecha en que se reanudaban las actividades en el Palacio de Justicia. El 13 de abril pasado hicieron un escrache contra Altamirano en su domicilio y el 24 de abril una protesta y pintata frente a la casa central de la Esso. Debemos mencionar además que en la ultima reunión Tripartita de la organización Internacional del Trabajo (OIT), realizada en Ginebra, Suiza en el mes de junio pasado, ante sus 180 miembros nuestros representantes gremiales realizaron la denuncia de los abusos contra los trabajadores de nuestro país, dando un particular destaque a este caso.

Con un plan de lucha establecido, la Coordinadora por la Defensa de la Estabilidad Laboral busca organizar a los trabajadores y al mismo tiempo denunciar ante la opinión publica la descarada complicidad de la Corte Suprema de Justicia con multinacionales y empresarios e industriales nacionales, quienes echan mano de todo tipo de recursos para precarizar aun mas las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras paraguayos. La sentencia puede ser revertida en la nueva instancia laboral que la esta juzgando, de allí la importancia de llevar adelante acciones coordinadas como las ya realizadas. Colaboración Rigoberto Urbieta, FETRABAN, Paraguay: rigoberto.urbieta@tigo.com.py