You are on page 1of 449

La Contribución

de J. Maritain
ala Teología
Natural
h!ic\uLd ~cucS- ~5ax¿ t $ \avt
-Jucvsx ~= of-~ -J~~~t

ajdtU&bn -

á4
£t. Áqlz¡

ti>
Juan Jesús AlvarezAlvarez
(Madrid,
1992>
INDICE

- PROLOGO .
fi

- INTRODUCCION: EL ORDEN DE LA CIENCIA Y EL ORDEN DE LA SABIDURíA.

CAPITULO 1: La concepción
maritainiana
delsaber 1’7

§ 1.Triple
sentido
dclvocablociencia Ii
§2:Rasgosesenciales
delsaber 18
1.Saberesconocer
larazónde ser 18

2.Saberes establecer
conclusiones
necesarias 20

3.Sólohay saberrespecto
de louniversal 25
4.Elsaberseresuelve
en loreal 26

CAPITULO II: La clasificación


maritainiana
de lossaberes
especulativos 31

§1. Criterios
de especificación de lossaberes
y jerarquización 31

1. La doctrina
de Cayetano
sobrelosobjetos
y razones
formales 31
A. “Ratioformalis
quae” 32
B. “Ratioformalis
subqua” 32
a)El “terminusa quo”y lostresgrados
de abstracción
formal. 32
b)El “terminusad quem” y “modus definiendi’
de laoperación
abs—
tractiva 37
2.La doctrina
dc lasubalternación
de lossaberes 38
§2.Saberes
de explicación
y saberes
de verificación 42
§3.Examende algunas
críticas
a la concepción
maritainiana 45
§4.Unidadorgánica
y vital
delsaber 51
- PRIMERA PARTE: EL CONOCIMIENTO DE DIOS Y LA LIBERACION DE LA
INTELIGENCIA.

CAPITULO III:Fundamentosgnoseológicos
de] conocimiento
de Dios 59

§ 1. El realismo
crítico
y laobjetividad
de lainteligencia 59

1. Justificación
filosófica . 59
2.Superación
delidealismo
y delcientismo 65
§2.Naturaleza
delconocimiento
humano 69
1. Elconocimiento
como actividad
inmanente 69
2.Conocimiento
e inmaterialidad 71

3.Conocimiento
e intencionalidad 72
4.Pasividad
y espontaneidad
dc lainteligencia 73

5.Los mediosde uniónentre


elcognoscente
y lo conocido 74
A. El conocimiento
sensitivo 75
B. El conocimiento
intelectual 76
§3.Elrealismo
cognoscitivo
y clconocimiento
de Dios 80

CAPITULO IV: Fundamentosontológicos


delconocimiento
de Dios 85

§ 1. La intuición
metafísica
delser 86
1. Algunasvíasparalelas
deacceso 86
2.Examen de su naturaleza 88
A. Críticas
a la concepción
maritainiana 89
E. La úl.tima
propuesta
de una“epistemología
existencial” Ql
§2.Determinaciones
e implicaciones
de laideade ser 97
1. Primeros
frutos
de ~aintuición
delser 97
A. Unidady multiplicidad
delser . 98
B. Esencia
y existencia 98
C. Los Trascendentales 98
Vi 141 ~v.r rl’,,,,’
99
~,‘ifl,LViiUI:;1fl..id

E. Seren potencia
y seren acto 101
2.Los primeros
principios
delsery larazónespeculativa 101

A. El principio
de identidad 103

E. Elprincipio
dc razónde ser 105

C. El principio
de finalidad 107
U. El principio
dc causalidad 112
§3. La so breabundancia
delsery elconocimiento
de Dli 114

CAPITULO V: Elconocimiento
analógico
y elestatuto
epistemológico
de laTe—
ología
Natural 117

§1.Lesgrade’;de intelección
ananoética 117

1.Elconocimiento
de losespíritus
puroscreados 119

2.Elconocimiento
metafísico
de Dios 119
3.Elconocimiento
teológico
de Dios 120
§2.La Teología
Natural
como saber 121
— EXCURSO: El filósofo
y lafilosofía
cristianos 127

- SEGUNDA PARTE: EXISTENCIA Y ATRIBUTOS DIVINOS.

CAPITULO VI: Diversidad


y problemática
de algunas
respuestas
a lacuestión
de
Dios 141

§1.Maritain
y elproblema
filosófico
delateísmo 141.
1. La significación
filosófica
delateísmo
contemporáneo 142
A. El “preateismo”
de lainteligencia
actual 142
B. Clasesde ateísmo 143
C. Inconsistencias
delateísmo
contemporáneo 146
U. El ateoy elsanto 148
2.El ateísmo
contemporáneo
y sugénesis
histórico—cultura 150
A. La dialéctica
delhumanismoantropocéntrico 150
B. El ateísmo
marxista 154
a)Ejemplotipico
de ‘ateísmo
contemporáneo’’ 154

b)Entrañas
doctrinales
delateísmo
marxista 158

e) El ateismo y su práctica vital 163

d)Significación
cultural
delateísmo
soviético 164

C. El ateísmo
conit
iaiio 165

3. Reflejo del ateísmo práctico de los creyentes 167

§2.Crítica
de Maritain
a tres
concepciones
teístas
modernas 172

El “antropoteisnio”
hegeliano 172

2. La Teología
Natural
de Bergson 175

3.Elpluralismo
filosófico
y teológico
de nuestros
días 179

§3. El examen maritainiano de la Teodicea de Descartes 182

1. Laspruebas
cartesianas
de laexistencia
dc Dios 182

A. Li pruebasacada
de laideade loinfinito 183

B. La pruebabasadaen eíexistente
finito
poseedor
de la ideade infi

nito 187

C. El llamado“argumentoontológico” 191

2.Los atributos
divinos
en laTeodicea
cartesiana 197

3.Una visión
crítica
de laTeodicea
cartesiana 200

CAPITULO VII: Las “aproximaciones”


maritainianas
a Dios 205

§1.La intuición
delsercomo víaprimordial
de aproximacion 206
1. Exposición
de lavía 206

2. Discusión
y valoración
críticas 207
§2.Lasaproximaciones
delentendimiento
especulativo:
(1)cuestiones
prelimi—
nares. 222
1. Condiciones
objetivas
de laspruebas
de laexistencia
dc Dios 999

La respuesta
maritainiana
a lasobjeciones
kantianas 225
3, Elprincipio
aristotélico
“ananké sténai” 226
4. Observaciones
finales
de carácter
general 227
delentendimiento
§3.Lasaproximaciones especulativo:
(II)laconsideración
maritain
ianade lascincovíastomistas 228
La víaporelmovimiento 229
8. Consideraciones críticas 315

4. La vía bergsoniana por el testimonio de los amigos de Dios 322

A. Exposición
dc lavía 322

8. Consideraciones
críticas 324

— EXCURSO: El deseode Dios 324

CAPITULO VIII: Naturaleza


y atributos
de Dios 329

§ 1. La cuestión
de laaseidad
divina 330

§2.Losatributos
divinos 334

- TERCERA PARTE: DIOS Y EL MISTERIO DEL MAL.

CAPITULO IX: Una filosofía


de lalibertad 343

§ 1. Elordende lanaturaleza
y clordende lalibertad 344
1. La libertad
suponelanaturaleza 345
2.El ordende lalibertad
esdistinto
y aparte
dclordennatural 347
§2.El actolibre 348
1. Libertad
de independencia
y libre
albedrío 348
2.Libertad
dc especificación
y libertad
de ejercicio . 349
3. Papel de la inteligencia y la voluntad en la constitución dclactolibre 350
§3. El dinamismo de la libertad 353
1. Dos concepciones
sobrelalibertad
de independencia 354
2.Lasaspiraciones
dc lapersonalidad
humanay laconquista
de lalibertad. 354
A. En elordensocial
y político 355
8. En el orden espiritual 357

CAPITULO X: El mal y lainocencia


divina 359
A. Nuevaexposición
de lavíay discusión
de objeciones
modernas 229
B. Consideraciones criticas 233

2.La víaporlascausaseficientes 238

A. Nuevaexposición
de lavía 238

E. Consideraciones criticas 239

3.La víaporlocontingente
y lonecesario 241

A. Nuevaexposición devarias
dc lavíay discusión objeciones 241
B. Consideraciones
criticas 244
4.La víaporlosgrados
que hay en lascosas 248
A. Nuevaexposición de algunas
de lavíay discusión objeciones 248
E. Dos variantes
de lacuarta
vía 251
C. Consideraciones
críticas 253
5.La víapor elgobierno
de lascosas 257
A. Nueva exposición
dc lavíay discusión
dc ciertas
objeciones
. 257
E. Otras variantes de la vía 259
C Consideraciones
críticas 260
D. Precisiones
complementarias 265
6 Discusión
general
de lapresentación
maritainiana
de lasvíastomistas 266
§4.Lasaproximaciones
delentendimiento
especulativo:
(III>una sexta
vía
original
de Maritain 273
1. Exposición
de lavía 273
A. Planoprefilosófico 274
B. Planofilosófico 276
2.Consideraciones
criticas 279
§5.Lasaproximaciones
delentendimiento
práctico .
295
1. Cuestiones
preliminares:
el“conocimiento
porconnaturalidad”
y elpre—

consciente
espiritual 296
2.La analogía
de laaproximación
a Diosen laexperiencia
poética
y lacre
-
aciónen labelleza 301
A. Precisiones
iniciales 301
E. Exposición 304
C. Consideraciones
críticas 306
3.La elección
delbienen elprimer
actode libertad 311
A. Exposición
de lavía 311
§ 1. Perspectiva histórica de la cuestión 362

1. Lasreflexiones
de laantigúedad
clásica 362

2.La herencia y tomista


agustiniana 363

3. Análisis maritainiano de otras


filosofías
sobreelmal 367
A. Elpluralismo 367
B. “Inmanentisnio
cristiano”
de Hegel 368

C. La Teodicea
leibniciana 368
§2.Elnial:
¿misterio
o problema? 370

§3.Naturaleza
y sentido
delmal 375
$. Elmal de naturaleza 380
1. El mal en el“estadode naturaleza
pura” 382
2.¿Puedeprobarseracionalmente
laexistencia
de una caídaoriginal
del
-hombre? 383
3.Sufrimiento
y mal moral 385
§5.El mal moral 389
U Elpuntode partida
maritainiano 390
2.La pecabilidad.
condición
inherente
a todoagente
libre
creado 393
3.Clavesde unarespuesta
almisterio
delmal 395
A. La teoría
tomista
de lano—consideración
de laregla 397
B. La respuesta
delagente
libre
a lasmociones
divinas 401
C. Eldecreto
permisivo
consecuente
de Dios 405
§6.La respuesta
delEvangelio 407
§7. El nial y el problema de la existencia de Dios 409

CAPITULO Xl: El conocimiento


divino
delmal 413

§1.La ciencia
divina
y elmisterio
delmal 414
1, Concepción
aristotélico—tomista
de la ciencia
divina 414
2.Elconocimiento
de loposible 415
3.Elconocimiento
de losexistentes
creados 416
4.Elconocimiento
delnialy delno—ser 419
§2.Plande Diosy libertad
humana 420
§3.Una incursion
maritainiana
eíilateología
de lafé:predestinación
y repro—
bación 421
1. Voluntaddivina
antecedente
y consecuente 421
2. Disimetría
de laslíneas
delbieny delmal 425
3. Crítica
de algunos
aspectos
de laconcepción
marítainiana 426

- EPILOGO: HOMBRE Y DIOS. UNA VISION DE CONJUNTO DE LA TEOLOGIA


NATURAL DE JACQUES MARITAIN 431

-NOTA BIBLIOGRAFICA 439

* * *

* Niña: Las reseñas de las citas de Maritain se expresarán en abreviatura. La correspondencia

de lassiglas
se puedehallar
en elsegundoapartado
de laNotaBibliográfica
(pp.440—442).
Sihayalgoqueasombraen labiografía
intelectual
dc JaequesMaritain
es.sinlugar
a dudas,
suinagotable
sedde verdad,
supasión
porloabsoluto
y unavibrante
inquietud
por
hallar
algofirmea lo queentregarse
encuerpoy alma.Sóloesta
vitalidad
puedeexplicar
que
un niñoeducadoen elprotestantismo
liberal
seconvierta
en suadolescencia
en un ardiente
“aprendiz
desocialista”,
recorra
en sujuventud
todoslosámbitos
deun pensamiento
laicista,
cientista
y fenomenista
que le hizodesesperar
de larazón,
se transforme
despuésen un
entusiasta
discípulo
de Bergsony acaberecalando
—trassu conversión
al catolicismo
y la
lectura
de la.SummaTheologica—
en eltomismo.
Elencuentro
de Maritain
con elpensamiento
tomista
supusoparaél,precisamente,
eldescubrimiento
enplenitud
de suverdadera
vocación
filosófica:
“yo quehabíaviajado
con
tanta
pasión
porentretodaslasdoarinas
de losfilósofos’
modernosy no habíaencontrado
decepción
sitio y grandiosas
incertidumbres;
sentí
entonces
como una iluminación
de la
razón”(CF. lO).
Esteencuentro
coincide,
por lo demás,con losprimeros
movimientos
de la
renovacion
tomista
iniciada
añosantes
con lapublicación
en 1879de laencíclica
“Aeterni
Patris”
de LeónXIII. La inmensatarea
renovadora
aparece
antelosojosde nuestro
autor
en
todasucomplejidad:
“sacar altomismodc su encasillainiento
histórico
o de losmanuales
de seminario
parahacerde éluna filosofia
viva”(Pi,OEC VIII 798),exige“una dificil
separación
entre
lapurasustancia
de lasverdades
quemuchos<modernos>rechazan
por
aversión
al fárragode lasopiniones
dcl pasadoy todaslas escorias,
prejuicios,
construcciones que muchos <tradicionalistas>
arbitrarias confunden
con lo que merece
realmente
la veneración
de la inteligencia
Y exige,
además,paradilatar
“. esasustancia,
“asimdarloquehayde verdadciilosotros
sistemas”
(CF, 10—11).
De acuerdo
con estainterpretación,
lafilosofía
de Maritain
sepodrádefinir
—como
hahechoPaoloNEPI— como un “intentodehacer
delpensamiento
tomista,
liberado
detodos
suscondicionamientos
histórico—culturalc’s
y recuperado
en sufundamental
apertura
a la
verdadfilosófica,
el lugarhermenéutico
paraun encuentro
entrelosprincipios
de la
reflexión
modernaycontemporánea
y los<capisaldi>
dc latradición
clásico~medicval’t’).

Prólogoa Jacqucs MaKíIOZ,I e la hhcrazionc


dcli
‘intúUi~’cn:a,
Quaderní di 1Iiirnanilas,
Morcelliana,
l3rescia
1983, pág.14.

11
Lucocristí
ano integraci(
en su siglo,
la amplitud
de liorizon
Ls que estadefinición
de su filosofía
suponese halla
confirmada
porsuadaptacion
al contexto
cuí
tural
en que le
tocoVivir y al que tomo como coostante
objetoticsu reflexión
y actividad.
‘Cuandouno
sigue,
en loconcreto,
lagénesis
de su obra,ha dicho¡-¡cnnBARS, setíacuenta
de queno
hax’lii)rO
o ensayo
quetíohaya,siclo
pro.’ocado,
incitado,
porlos¡novuníentos
errantes
y las

angustias
delc.’spír;en
tu cltiempo.
fhaescrito
-Itt
et.Scolastí
quepe/isaiulc)
en lacondición
delartista
en (‘1níntício
niocler,
io, y ,~tíc¡ílarní
¡‘ci <‘titec.’nRonaiii!.La crisis le
modernista

dr/OJO a lacrítica
¿It’! Lcrí’soí¡ ~1<’
¡sino.¡cicrisis ¡a Áccion Francesa learre
¡¿5 a lafilosofía

It!
poLlita. ter
iii es,bwLh.’peroc’qUitocti¿lo
y nialh¡=truícbs
de los¡ti
ídectuales
por el
misticismo
it.’líac>Llig~aclo
a filosofar
sobrelaexperiencia
cíelossantos.
en lugarde sólo
compartirla.
Liiexilo
cíe! exístenc¡tílismo
noslíavalitio
elCourttraité
cíe/‘exístance
etcje
1 ‘existaní
Sineldebate
de Bréhier
y Gilsouí
¿habría
edificado
su teoría
de lafilosofía
en
reqínw;ícr’stíano
3 SineldebatesobreIt:poesíapura.¿ ¡¡uNjaescrito
¡‘rouítiéres
de la
poesie
3 Sonloscíconteci,’nientos,losquea partir
etíjiuí, sobretodocíe19.3.5le¡taucotitiucitio
a expresarse
sobreelmisterio
tieIsrael,
el ch.’sc¡strc’
dc. ¡‘rancia,
¡a democraciay el
marxismo,
losderechos
delhombrey laconc¡uistt:
cíelalibertad,
laguerracivil
y laguerra

justa
,‘<í),

En estas
círcuiistancias,
no esde extrañar
queMaritain
hayadirigido
supenetrante
sentido
intelectual
hacia
prácticamente
todoslosámbitos
delsaber:
“lite,-atura,
arte,
ciencia,
étíca,
política
nacionalo i,iter,iaeit~nal
¡it)se ve íuingúndominiode la vidao del

pensamiento
desutiempo
quc•.’tíohayaht¿bitacío,
exploradt
y reconocitio
personalmente
“0)
Aunque no hayasido,
desdeluego.
el otetopredilecto
de losinvestigadores
de la
obraman tain
iana. laTeología
Natural
tampocoha escapado
a lan; iratia
de nuestro
autor.
¿Cóiiiió
Vid ibá~ij4óVóéát
su inquietud
siseocupade cuestiones
que tienen
que verconel
destino
humano y puedendarrespuesta
a su agoníaactual?El mal,eldolor,
elamor,la
existencia
de Dios,sonasuntos
demasiado
serios
como paraque el honíbre
puedadarles
la
espalda.
Maritain
no loha hecho,sinoque susreflexiones
sobreellos
—en elmarcode un
sabercon prete
lis ncs de eieíie
icí ia— han nacido(lesu propiasituación
espiritual
y de la
contemplacion
tic
1 estado
presente
de lacivilización
huníana.

Man/uñía, ,,úírc (irdsset.


lcní¡’s, Batís1959,pág.23

S < 1N , ‘t.Jnc Sagesse ré4cm sri


(iii ce . eu .1(1cqí,cs
Ma ii(ciii ¡<pie, Ré~‘.‘e FI, ornste1948
ocuntephilosoplí
i,Sc iii
(48).pág.21 tIclaIi<íduccián espanolaticIkselce ticISmL¡wer,¡Suenes Aires1950.

12
El Orden de la Ciencia
y
El Orden de la Sabiduría
- CAPITULO 1: LAXQNCEPCIQffiMARIIAINIANMIIELSABER

§1. Triplesentidodel vocablo “ciencia”

¿Cómo acotar
adecuadamente
elconcepto
deciencia?
La respuesta
a estapregunta

primeraen elordende lascuestiones
que quieroconsiderar
en estaIntroduccion—
lleva
implícita
todaunaconcepcion
de laantropología,
y dc ella
dependendirectamente
muchas
otras
consideraciones.
En concreto,
desdelaperspectiva
de un humanismointegral
cristiano.
Maritain
ha
optado
porelrechazo
derinconcepto
deciencia
unívoco:
¿nohablamos,
ciiefecto,
de ciencia
divina
o ciencia
delossantos,
de ciencias
experimentales,
de ciencia
delenteciicuanto
ente?
El mitodc launidadde lacien
cia.ya seatictiposapiencial
o filosófico
(comolanocionde
losantiguos
ciiestado
bruto),
ya deltipo inven
tanal”moderno.o bienrebaj
‘‘ a —ea elprimer
caso— ladignidad
de ciertos
ámbitos
delsaber
humano,o bienlossitúa
a todosenun mismo
planode inteligibilidad,
dependiendo
esencialmente
de lamisma luzobjetiva,
conlamisma
especie
decerteza
y hasta
con elmismo metodo.De cualquier
modo,nosenfrentaríamos
aquí
conun concepto
más o menosreduccionista
de laciencia
queno hacejusticia
nia larealidad
nialhombremismo y sus“habitus”,
cualidades
que leperfeccionan
intrínsecamente
y con
lasquela razónhumanaseproporciona
a losdiversos
objetos
de ciencia.
Trasestaadvertencia
preliminar,
nuestro
autor
ha precisado
quelapalabra
“ciencia”
comporta
en su usocomún tressignificados
priíícipales,
que determinan,
además,modos
diversos
de relación
respecto
altérmino“sabiduría”:
a) En el sentido
más comprehensivo,
se define
la ciencia
como “saber de
modo firmey estableanclado
“, en lacerteza
y capazde un progreso
indefinido
en laverdad.
Desdeeste
puntode vista
—que no implica
coiíocimieiíto
exhaustivo
sinoen Dios— sehablará
de sabiduría
parareferirse
a lamás alta
región
(lelaciencia
t) delsaber
ciigeneral.
19) Liiotroseíí
tidomenosglobal,
ciencia
y sabiduría coni~~la
se contraponen

x la más excelsa
nieiios de laszonasdel saber. que la primera
Mientras conoceloorel

tíetalle
e elconclicío,ít,miento
próximoo tiptirente
lasegundaconoce‘porlasmás altas
“,

fuentes
y lasluces
más profuuítías
y’ simples
e)E.r fin,
sehablatambién
deciencia
haciendo
referencia
a una“manera de
saI)er
particularmente
curiosa
e instruida
porelgusto
propio
delascosascreadas”
(ScetSg,

17
1>’ cojcríb¡íeío,
de J. N4ant:.nn
:íla teología
Natnral

OLE’ VI 20—21).como cuandoníeocioiiarnos


—dice Maritain—laeieiieia
deldegustador
de
o
viiíos laejeilcía
delpecador.
No hay aquíva saberfirmey estable,
y en estesentido
extremoy pocoimportante,
laoposición
ciitrecieíícia
y sabiduría
esaúo níuc
líoní¿.yor.
Paraevitar
equívocos
respecto
a estetriple
sentido
delvocablo
‘‘cieiícia”,
conviene
advertir
que en losucesivo
me servíré
deltérminoSABER parareferirme
al sentido
más
mientras
geííeral. que distinguiré
entre
CIENCIAS (particulares)
y SABIDURíA —según el
segundosentidocuandotenganios
—‘ que hablardc loscliversos
gradOS(leí
saber.

§2.Rg~ndaksÁ~L~alieri

Perointentemos
profundizar
un pocomás,conMaritaiii,
ciilaNOCION GENERAL
DE SABER. Nos acercaremos
asia lasnotasque lo constituyen
y descubriremos
las
exigencias
requeridas
por elsaberLrnmanoparaconformarse
como tal,

1. ¿Qué queremos
decir
—se pregunta
nuestro
autor—cuandoafirmamos
que
sabernos
uíía
cosa? En primer
lugar,
queremos
expresar
quelaconocemos
perfectamente.
Este
carácter
de perfección
es eldatoprimero
que ííos
facilita
una definición
ííomiiíal
delsaber.
Evidenteníente
no se refiere
a uííconocimiento
exhaustivo
sinoa un estado
perfectible
de
acuerdo
conelmodo de conocer
propiodelhombre.Desdeelmomentoen quetalestado
se
ha alcaíizado
hablamosde un eonoeimíeiíto
firmerneiíte
establecido
y apoyados
en elcual

podemosseguir
progresando
cxilaverdad,
Pero.¿cuáleselcriterio
quedefine,
desdeeste
puntodevista,
laperfección
de un conocimiento?
Un conocimiento
será
tantomás perfecto,
cuanto
más avancey penetre
en suobjeto.
En lacumbrede esaperfección.
conocer
plenamente
unacosaequivaldrá,
en
definitiva,
a saberaquello
que lafundaen elsery lauit
eligib
ilidad.estoes.a conocer
la
causapírlacualla cosaes,la conexioil
entre
una y otra,
y el hechode que estacausasea
causade estacosa.
Hay que precisar,
iíoobstante,
que cuandoMaritain
habladelconocimiento
de lacausa,
estadebeentenderse
de un modo ampliocomo razón(leserde laquedepende
laexistencia
de algoen virtud
de unainfluencia
real(causas
extrínsecas:
eficiente
y final,
y
causasiiítrínsecas:
material Y Desde esta perspectwa. sm embargo
y formal aúií quedarían

18
1 a concepción
marus~íuaíxa
dcisaber

fuera
de nuestra
consideración
ciertos
salieres
queno puedenserexplicados
porinfluencias
reales.
sinosoloporsusrazones
inteligibles:
no decimos,
porejemplo,
que laesencia
del
triángulo
seacausade suspropiedades.
Se debegeneralizar,
portanto,
aúnmás laexplicación
y decir
“causa” en elsentido
global
de razónde ser.Desdeestepuntode vista
final,
ni
siquiera
lasciencias
inventariales
(particulares)
quedanal margen:lasleyes
científicas
no
excluyen
lacausalidad,
antes
bien,
lasuponencomo unanecesidad
de hecho,
sinexplicitaría
nidarrazónde ella.
Son pues,segúnnuestro
autor,
como sussucedáneos
no ontolagicos
de
primergrado,
de formasimilar
a como lasleyes
estadísticas
1(1 sonen un segundogrado.
El análisis
asídesarrollado,
conducea M aritain
a unaprin~=~a=nn~hásiÉn.
establecida
—según él— sólidamente:
“saber e.sconocer
lacausa,en elsejíticlo
muy general
tic’ruzciuí
cíesc.’r,o lossucedáneos
empíriologicos
ticesta,
y laslcyes
simbolicas
cíe una

causaliclatí
que cuísímismapuedepermanecer
oculta”
(EPH II.OEC II692).
Estevalorexplicativo
que esesencial
en mayoro menormedidaalsaber,
sóloesaccesible
paralainteligencia
humanareduciendo
dichas
causas
a un razonamiento
en
materia
necesaria,
estoes,gracias
a la demostración.
La intuitividad
de la inteligencia
(“ intellectus”),
quenosproporciona
lasprimeras
intuiciones
intelectuales,
y eldiscurso
de la
razón(“ratio”)
se controlan
aquímutuamentesegúnaspectos
diversos:
“la ¡uituitividatí
del
intelecto
es controlada
por la razón¡¿cijouna cierta
relación,
bajola relación
de la
couíceptualízaciouí
justa
o correcta
y tiel
rigor
ticlasinferencias
lógicas;y el discurso
dc
larazo¡í
es colitroladt)
porlaintuitiviciad
delintelecto
bajootrarelación,
bajolarelación
dclreconocimiento
delterreno,
o dic/id)
ticotromodo,bajolarelación
de loscambiosde
dirección
a loscuales,
siguientio
sucatni/it),
eldiscurso
racio”al
c’stáobligado,
en algunas
dc susartícu¿acio;íporIt:
es, miradactehítuitividad
constantemente
dirigida
porelespíritu
sobreloreal”
(AppSE.379).
Sólocon estedobleconcursopodemosfundamentar
unaverdad
en razony alcanzar
elsaberen sugradosupremode perfección.
De acuerdo
conlamás puratradición
aristotélico
—tomista,
M aritain
reconoce

porlodemás,dosmodos posibles
de “cognitio
certa
percausas”:
conocer
elefecto
porla
causay conocer
lacausaporelefecto.
Elprimero
eseltipomás purode saber
en lamedida
en q tic,
fiel a su dinamismopropio.
la iii
teligencia
se dej
a orientar
por elsery sigueel
delmismo modo ríuelacausatrae
mismo caminoqueéste: lacosaa la existencia
enelorden

19
1<~ c’~’’ti
ibcici<)n
¿le 1. NIc,¡itaií,
la Icología
Naínial

delser,laengendra
p ) r asídecir
paraelconoci
m ie.n
tocomo objeto,
ciielordendelconocer.
Pero.
¿acaso
—se pregunta
Maritain—no estambién
un saber
legítimo
conocer
lacausaporelefecto?Y loexplica
con un sencillo
ejemplo.
Un hombreha sidohallado
muertociielcampo.Se busealacausa:
¿suicid
it)O ases
imito?El tino deherida
parece
iíidi
car
queha sidoasesinado.
Se detiene
al culpable.
‘tendremos
de estemodo lacausa,
a laquese
ha llegado
procediendo
desdeel efecto.
Prosigamos
con elejeníplo
e intentemos
servirnos
de élparaclarificar
más
lostipos
(lesaberquese ha diferenciado.
Supongamosque elasesino
confiesa,
elmóvildel
crimenha sidoloscelos.
¿Podremosdecir
que conocemosel asesinato
porsu causa? No.
Sabremos,
diceMaritain,
queloscelosmovieronal ‘tesíno
alcumplinítento
de su acción,
peroáún desconocemos
en virtudde qué,cuáles lafuente
cíeinteligibilidad
capazde dar
razonen elserde laacciónhomicida.
Ciertamente,
podemosreferir
lacausaa Ja libertad
misma delhombre,y ellosuponeuna profuiíclización
en el coiiocimíento
porelefecto,
o en
de lacausa(leí
elconocimiento actocomo algodado.No avanzaremos,
en cambio,
nadaen
cuanto
alcoiíocimiento
porlacausacomo razónde serexplicativa
delefecto.
consideremos
Porcontra, ahoralapropiedad
deltriángulo
dequelasuma de
susangulos
seaiguala dosrectos.
Conocemosestapropiedad
como fundadaen laesencia
deltriángulo
mismo,no como causade un hechoo algodado,sinocomo razónde ser
explicativa
de la iii
teligibil
idadniisnía
cíedichopo igono.
De acuerdo
con estas
explicaciones.
Maritaiii
concluirá,
portanto,
que hay
dostiposgenerales
de saber, ¿pu’ elsaberpor el efecto
~‘ pertenece
al genero“quia”
(conocimiento
en laperspectiva
dc’l¡¡echo),
mientras
queelsaberporlacausa(cuando
se
tratade la causaai,necliata,
al menos)pertenece
al génerocíe saber “propterquid”
(conocimiento
en laperspectiva
cíelarazónde sero ctelaesencia).

2. Volvamos a la definición
nominalde saberque esbozamos
alprincipio,
paraconsiderar
otroaspecto
en elaiiálisis
mantaiii
iaii
o. Dijimosentonces
queelsaber
esun
conocerperfecto.
nias —se debeañadir
ahorn—, perfecto
no solo en cuantoa la fuerza
de
pe¡ietracioií
ciisuobjeto
sinotambiénciilo quese refiere
almodo:conocer
lascausas,
¿de
quémaiiera?Perfectamente,
estoes.conlaentera
certeza
(lequeesimposilile
queelactode
conociníjento
seafalso.
Encaramos
entonces lafi
unasegunda=oninsbórnrmezay estabilidad

20
La concepción
tnarkaíísiana
dclsaber

delsabercomo necesidad
dc susconclusiones.
Téngase
en cuenta,
sinembargo.
quealhablar
de lacerteza
delsabercomo
un verdadero
estado
delespíritu,
Maritain
noconsidera
éste
desdeun puntodevista
subjetivo
o psicológico.
No cabedecir,
portanto,
que laalquimia
es un saberverdadero
y perfecto
puestoque losalquimistas
estaban
seguros
de sus conclusiones.
Sc trata
aquíde una
consideración
objetiva
desdela que puedeclasificar
el conocimiento
humano segúnel
esquemasiguiente:

a> Aduanen a arre cenc


us’ónsm
( queJa ccntrad’cron¡apuedaen >lENC>A¿
?e’t’/u~,
Ocienyac’
y)
As entímien
tu
cuya ve’dsd
y ñIflflUflOdSn,
Se’verdade’a ) es rleoeSan,a

¡
Con
ce,teza
tu> Adhesór’a uno de ~osIé’m~r,os

y de lacontrad’cc’or,
e’otrove,
pudendo Se’
dade’o en alauncaso
CONVICC>ON
SIMf’tE
‘1• cl ( Aseetim’ento
cuya ve’dades,
CONOCER <.‘
( i1~cnn~o
( floraMan lado.
COn’Iflaen’C

a> Corasen a uno de os e’nunos


de laconrrad¡cc’on aun con la SIMPLE
\floS’bi’idad
de Que e> otroSea OPIÑION
2
‘erdade’o
Sin
y
certeza
5> >rrcSnac¡¿nsinadOesron, Aunen
5ada uno de lostern”nos OPLSUNCIOS> suspc’o
de a con’rad’coón
( asent,n,’en
‘o

(extr~idc
de EPh II,CEO 11699>

Segúnlodicho,
sóloeltipola)espropiamente
saber
en elplenosentido
de
En esenivel,
lapalabra. todo“objetode asentimiento
dado<dt
como,porejemplo,
“cuatro
eselcuadrado
de dos”.esnecesariamente
verdadero
e indestructible.

it> ‘flhjccccían en Santo Inmás,“objetode laciencia


‘.czenriae paraMarirain.
<¡ticsabeo que concluye”

21
1 a err.íniril,ncíón
de 1 Mant>aiíia La letslegía
Natural

Ahora bien,¿habráque concluir


por elloque el objetomismo de este
conocimiento<§>.
elnumerocuatro,
debeseriiimutal)le
y necesario?
¿Como Si no,podría
un
objeto\~>~flabley contingente
eciiiducirii
os a un sabernecesario
e inmutable?
Respecto
a esteeterno
problema
que ha amenazadosiempre
con edinmover
ciisuse im ieiitos
lateoría
delsaber,
Maritaiii
hacetres
precisiones
fundameiítale
s:
a) No todoíd)que es.es ohjetc)de sabero conocimiento
de modo
porejemplo,
perfecto: no loes locontingente
como tal.
b) Contiíígencia
y necesidad
se mezclanen todosucesc)
objeto
tic
saber.
e) El saberversasobrelascosas,
peroabstrayendo
en ellas
su
conten
idonecesarid)
e iííteligible
delque hace su ob1eto
propio,
y siííimpc)nt iiecesidad
algunasobreellas.
Paraexplicar
estatercera
nota,
nuestro
autor
aplica
aquíladistincion
quesu
crítica
reconoce
entre
la“cosa como cosa”y la “cosa como objetode saber”.
laprimera
es
el lugarde la contingencia
y la singularidad.
La segundaes elverdadero
“subjectum
scientiae”,
el objeto
de un saberindestructible
de modo perfecto,
un mundo de estructuras
inteligibles
que no existe
separado
de laecisaperoque lainteligei)cia
considera
aparte
mediante
sucapacidad
abstraetiva,
Gracias
a esta
distiiición.
porejemplolasleyescientíficas
0”>.
puedensernecesarias
de derecho
sinserlo
por ellolossucesos
singulares
Peroconestastres
limitaciones,
¿cómodeterminar
losgénerosde causas
que
interesan
al sabery lostiposticsucesoque puedeíisertomadoscomo objetosuyo?
Responder,
a su vez,a esteinterrogante,
requiere
ineludiblemente
tratar
unacuestión
previa,
que ya Aristóteles
habíaabordado
tambiéncon ocasioii
cíesu análisis
sobreelsaber:
la

Subjce
non se¿e,chao en SauIt)leni:i
~. c.>bje
u’ <pie bcívque sc,be~ it <.1 de tc¿eje
c.rrbjet netaque busca en
Marilaiii.

~ Vn lamedidaen quelapOSiCiOt3existencial ticlaces:,no fornía


parie de sucstrticli’ra
esencial,
y aquellasufre
encuentros e influenciasre:,lesno debidasa ésta.habriticdistinguir paraclaberarunahisteria cíelaCosa misma
entre lecjncse debea la natn~alexa y lequeleIcaece: elaceniceiníiento sc situaría
e’’elplaneticlocontingente
nsjentrascjnc 1es5 tIcesedicbídesa su ertic’’
aciónesemci alIt>liarían
en clplant)de lonecesario. Ileacjullaúnica
cenciliaciejipesible. segutíM:,riiain,
entre lanecesidaddelobjete y lale cicitilfíca.
y clcnt-se
singular ya veces
independiente tIclossucesos.

99
41 CeneepciuS’’fi)lafil>:,:
nl:,
na ole1 Sabeí

0>.
consideracion
de laNATURALEZA DE LO NECESARIO Y DE LO CONTINGENTE

l)eformamuy general,
Maritain
llamanecesario
a lo> que no puedeno ser,
y ecintingente
a loque puedeno ser.Respecto)
a lanecesidad,
creepreciso
distinguir
entre
necesidad
de derecho
(derivada
de unaestructura
eseíícial)
y necesidad
de hecho(cuandola
provieiíe
necesidaol (lealguía
posicióíí
de hecho).
Perosalvo>laííecesidad
absoluta
dederecho>
que se refiere
exclusivamente
a propiedades
esenciales,
y el sucesode libertad
(enmodo
alguno)
necesario. ad utrumí
rrco>i>tíngeí>s ibet”).
que sehallan
porasídecir
ciiestado
puro>,el
resto>de lossucesos
deluniverso
contiene,
segúnél.mezclade necesidad
y contingencia.
1)Así,aparte
de laspropiedades
esenciales,
podemoshablar
de una
neee§idad
de derecho,
esta
vez “hipotética”,
presente
en “sucesos—propiedades”
tales
como
“todos losradios
de estaesfera
de níetal
soniguales”.
Se trata
de un sucesonecesario
de
derecho,
bajoelsupuesto
de su posición
en laexistencia,
esto)es.side hechoestaesfera
existe;de ahíque lossucesos
de esteestilo)
tambiénsealí
coíítingentes
bajo>otro>respecto)
(“contingens
utsemper”).
2) Hallamos un segundogradode contingencia
en lossucesos

necesarios
dehecho>,Aquítienen
cabida
tanto>losqueMaritain
llama“sucesosdenaturaleza”
coniolos“sucesosde casualidad”.
A su vez,entre
losprimeros,
lossuceso>s
de naturaleza
tales
como “el st)l
saldrá
mañana”se realizan
siempre
de formaregular
y aparecen
como
necesario)s
de derecho)
bajoesteaspecto
y como sucesos—propiedades,
peroen realidad
son
sucesos
contingentes
en mayor medida —ocultamente,
en ambos casos—,puesno solo>
dependeíí
de su posición
en laexistencia
sinode unaconstelación
de posiciones
previas
(en
iiuestro
caso>,astronhóníicas);
aún elhecho>oleque.una ~ coíístituido>
elsistenía
so>lar,no
seden impedimentois
alsuceso)
estambiénunaposición
de hecho.De ahíquesedigaquesu
necesidad
de derecho)
no> essuficiente
alsuceso,
pesea que surealización
estébienasegurada
olehechoo seacuasi—necesaria
de derecho
(‘co>ntingens
de facto>utinomnibus’).
Se dice,
porfui,quesontiecesarios
de hechociiprimer
grado>,considerados
en relación
a la causa
prtpia
quelesestápreo>rdenada.
1-lay,sinembargo,
otro>tipo>desucesos
oleííaturaleza
tales
como> “el

dAr.lilí
II,e.1 de la<hczedc1.0qic¡u: o~~o II 71)6~
1 g sas-oir,

23
1.41 cs)ntríli>icie,,
dic i.NlaríI:,in
a lalet>legía
Natuntí

aveíiííoíciiflor
daráfrut d~ue si lii
tí’’. ciisc ti itecesarídís
de licclíot
puedeii
serinípedídos
po>r
otras
posi
e it>llesde hecho>(el>nuestro>
caso,
canibios meteorológicos
bruSeOS. flO>r ejemplo>).
Su necesidaol
de derechoen moolo alguííoí
es suficiente
al suceso; estanporello,
mal
asegurados
en lacausaproipia
que lesestápreoírdeiíada
y sonabiertamente
co>ntiiígentcs
‘‘coin
tiíígeiís
títiiipl
u ribus’’
lgualníeií
¡e lo> so>íí bissucesoisde casual
idaolsin causaproipia
preo>rcie
Iiada; por ejemplo).
“estepájaro> caeole1 u ido> “ Su ííecesiol
aol olependesóloole u iía
po>sicioin
tichecho>:la iííterfe¡eiícia
ole series
causales
inolcpcndieiitcs
(‘‘eoiitingcuis
ut iii
paucio)ribus”)
A estois
desúltiníos
tipos
oíesucesos
se lesdeíiomiiia
también¡íeccsarioís
ole
hecho>eíísegundo>grado>,puesse lescoííísidera
ciirelación
a todo>elco>njuí>to
olecausas
de
doincie
proceden.

De acuerdo
conco>nsideracioínes
seníejantes,
Io>santiguos
co>mprendieron
que
sólo>lanecesidad
de derecho>puedeserohjett>
de ciencia
y coiíteníplaro>n
lafrecuencia
en la
causa—efecto>
coinexion conio>un signo>olelapresetícia
deestructuras
inteligibles
queeuívoilvían
unatalííecesidad.
Asípues.
sólo>bissueesois—proipiedad
y bissucesois
deiíaturaleza
interesaií
alsaber,
y lascausas
que en ello>srigenlío)smi hist
úricas
o> singulares,
sinoracio>nale-s.
En
cualíto>
a bissuceso>s
de c¿tsualidad.
en bisquerigen
causas
fortuitas,
sólo>poraccidente
y en
caso>saislaoloís
puedeseguirse
un resultaoloí
regular,
y po>r tatíto>
sero>bjetoole saberen la
medidaen queseanconsecuencias
particulares
de deterníinaolas
necesidades
de derecho.
Así
ocurre, con laregularidad
p>rejemplo, previsible
(leh>s eclipses,
producidos
fortuitamente
porlaroitación
de lalunaalredeolo>r
de latierra
Poro>traparte.
siendo>
elsaber
coinocimiento>
delascausas,
éstas
seidentifican

co>n el rf~l>jeto>
que hay que saber’’
en elcasoole lossalieres
que coinoccí>
lacausaporel
efecto,
y sonelníeolití
de coiíoíeimientoí
en elcasoo]e lossalieres
queco>nocenelefecto
por
lacausa.
Fu to>docaso>,coimo>“subjectum”
o> co>moí“níedium”,lacausaimplica
uííai>ecesidad
1 1 r. A —

tiC Ocícuno.
oc fornía
quepuesta
siciecto
¡a siguenecesaisaníente.
a su vezestepuedeser
un hecho>.per>de por síes la pro>piedad
secundariamente o> finalidad
de lasestructuras
inteligibles
a lasorneííos
refe
ríamtís
más arriba
y quelaintel
igelie
ia coíí
sídera
aparte
ciila
real
idad contiu nc jite y mo>vi

Queda. ciiolefiniliva.
conioexineneja
olelascgtinda
etínclusíen
iiíaritainiana,

24
1> es>ncepción
niaritainiana
delsaber

que locontingente
comotal(a losumo con :neranecesidad
<le híecho)
puedeserobjeto
de
certeza,
perono de lacerteza
propiadelsaberdemodo perjtcto:
una certeza
indestructible
derivada
de u¡íanecesidad
de derecho
y queda razóndelhechoporsuscausas,
síaquéles
mismodelconocimiento.
eltérmino (En elsaberporelefecto,
eltérmino
de conocimiento
izoes elhechosinolacausamisma).

3. Pero> Maritaiií da toidavía algún paso> mas.


Fu elpunto>anterio>r,
vimoscomo atribuía
alsaber
verdadero>
lanecesidad
de
suscoinclusiones,
y —para salvar
estecarácter—
cómo distinguía
lacosasingular
de la
naturaleza
universal.
Desdeestaconclusión.
se veraconducido
ahoraa admitir
como tercera
n±>flqueparaelhombresólo
haysaberrespecto
de louniversal.
En efecto>,
lanecesidad
del
o>bjetode sabertiene
como condición
su universalidad
(almenos en elámbitodelsaber
creado>)
delmismo modo~ quelacc>ntingencia
dependede losingular
como tal,
y en último>
término
de lamateria
como principio
de individuación.
El universal
no esconsiderado
aquí.
sinenibargo,
en cuantoa su extension.
sino> como expresión
de laesencia
y lasnecesidades
de laco>sa.
inteligibles
Maritaiíí
citaeneste
puntoa Cayetano:
“cl objeto
delsabereslacosamisma.
porqueescuíellaen dondesetermina
eíactodesaber; de otromodo lossaberes
de loreal
no lo seríanen la realidad.
¡‘ero,
puestoque la cosa no puedepresentarse
atíte
la
iííteligencia
y termiííar
elactoctesabermás que sise la represetíta
sinlascondiciones
individuales,
es decir,
universalmente,
o bajolacondición
de universalidadr
hayquedecir
queelsaberloescloequetiene
launiversalidad
a título
tIcconditio
sitie
quanon. fil
saber
¡it> lo es pues de las cosastomadassingularmente,
porqueasíestáu¡sometidas
a la
variabilic-lt:ct
sinocíelascosastornadas
uííiversalmente:
lauííiversalidatt
o elhechodeser
co,ícel)itla
uí¡iversalmeí¡te,
(sibien)
no e-slacosasabida..,
y no termina
elactodcsaber,
es,
11<) obstante,
It:condicion
sinla cualla cosa no es sabidadirectameííte
por nuestra
ií-ítelígeí-ícia.
Mas o níenos,
como laaphcaeíoíz
delfuegoalcombus~iblc
itaeselfuego
mismo
elprilicipid)
iii cíe It:combustión,
perosílacontlición
sií-í
lacuallacombustion
izopuede
ten
e:~ ¡uQar.
Li olios terininos,
elsaLotlo escío.’lascoscis fueratíel
qne existen alma,

25
lae,>utribtitiion :ila teología
de Y Marital,, Naitiral

jx’ro
toinacítis
l>aj<> uííacotídiciózí
quesóloexistetí
en elalma“<y>.
Nlanta
in ha reeoírri
ob> taníb
ién oítro can>mo para llegar
a estatercera
conclusioííi:
setrata
oleun aiiálisis
(leípro>ceder
demostrativo>.
Desojeestaperspectiva
sólo>el
inteligible
universal
esexplicativo
y da razóii
delserde lacosa,porqueciidefinitiva
esuno>
ctuíiellacii1a realidad.
Así,esel ho>níbreciiiii
an lo> que explica
que .1ríanseaun anínial
ractonal.
Estees precísameiítc
cl papelque el uiííversal
ejerce
coimo térníinoí
níedmo> en el
silo>gi
sn>O> y (leal>í que aquél seanccesaríamelíle
uííuniversal,
taly como> exigetinaole las
leyes
delsilogismo.
Ya setrate
(leísaberdeducti\o>.~
~‘adelsaberpon inducción,
elsaberversa
siempre
sobrelouniversal.
E-u elprimercaso> porquesíbici>conozcode Juan unanota
iii
diviolo
al que lees propia,
suracional
íd ad,no lect>ííozco
e u taulo> que inolisid
ual.si
ííoen
lo> que tiene(lecomníúu con otro>sHo níbres.
lEn elseguíí
do) caso>,porquelo> proípi
o de la
inducción
es llevar
alespíritu
a una coníelusión
universal.
¿Qn iereellodecir
que ííohayen absofluto
saberde ~oindividual?
Maritain

ha aclarado
también
estepunto>:“decimosc¡ueno lía saberde loi,ídíviclutzl
como tal.
Esto
no significa
de ningunamanera ¿¡u-e no puetíahabertIclo individual
como talun
conocimiento
intelectual
itíclirecto
(porreftexió,í
sobrelossentidos,
o porsnetiio
cte la
connaturaliclad
afectiva).
Admitinios puntocíex’ista,
ciieste con.Iuan
de SantoTomás,uit
concepto
propio(indireclo)
de losingular.
¡uní
pocosignifica
quío- no puedahaberun saber
de loníclívicluat
peroizocornotal(esdeciren su singularitíad.
ciisuiííconíunicabilidacl
misma).
La caracterología,
lagrafologia,
lacíe;,ciade lostc’mperam
cutosetc
.,soi,
cieí-¡
cias
de lo individual,
t¡ueparallegar
a losingular
lopertúil>t’n
titravés
cíeun (Onjunt<>de
nociones
universales,
subespecíficas,
y que se revisteíí
ademásticun artecii dondela
~v
experiencia
la <rutio
purlíeu
luris>
desenípeñcan
unafuíícic5uí (OS.OEC IV 32Q.
esencial”
En dcli
uit
iva,no> huy saber
de It>individual
conío>talde nío>dosimilar
a como
no> hay saber
cíelo> coií
tiíígeuí
te co>níoítal.

4. Esto>es cierto
x’ su> embargo.
taly como exigía
Cayetaíío
en eltextomás

arriba elscibé’r
citado. no seriaicí¡ sino seresolviera
o’z: loreal,‘1 laojisteiiciti.

¡‘‘aUn,lib.1, e. VIII, fol.31,col.4. (tít,


Pu II. pe:M>’ritai’’
en I?l’hII,OlLO -‘ II737).

2<>
<u eeneep
cid
u ma ruta:n uana dels:uber

Henios vistoque.segúnMaritain,
la inteligencia
no puedeaprehender
directamente
lacosacomo tal,
sinosólo>ateíídiendo
a susnecesidades
inteligibles.
De éstas
seextraerá
po>r medio>de laabstracción
un coticepto.
Puesto>que lapo>sición
existencial
de
lacoisa110> formaparte
de su estructura
escuicial
(existelícia
x esencia se distií>guen cuí toido
lo> creado).
lienio)
s couisioleracloa la eseuíci
a con una existencia
merameuít
e posible.
Ciertanícuite
laexistencia
puedeserobjeto
de pensamiento>
(‘existeultia
ut quo>d quidest”),
pero>desole
estaperspectiva,
dicenuestro
auto>r,
estáenlamismaco>ndición
o>bjetiva
quetodo>
o)bjeto> meuital y se encuentra eíi el pensamiento> como> cualquier otra eseulcia o> oletermtuíacuon
tel
iii igib
le,‘‘utsign
ificata’’
La existencia
actual,
encambio,
elhecho)deexistir
actualmente
(‘existere
in
actuexercíto’)
ííose iííeluye
en niulguna
de nuestras
ideas,
y si la inteligencia
escapazde
atribuirla
a un objeto
de pensamiento,
debeserfundándo>se
enel testimonio
de lossentidos,
ya sea directameuíte.
ya sea iuídirectanuente
eo>mo premisade un razc>namiento,
ya sea
reflexivamente
cuílacoinciencia.
Asíserácomo juzgainmediatamente:
“existencc>sas’n>.
Co>n ello>,ya seha
atravesado
el umbraldeljuicio(segundaoperacidí>
del espíritu)
paradejaratrás
la
aprehensión
iuítclectual.
El espíritu
conípo>nc(co>mparando>dos couíceptos
y captando
la
coínjuuicíóíí
o identidad
de suscoarrelatos
reales)
o divide
(coimparándoilos
y advirtiendo
la
diversidad
de lascosas
de quesoinconcepciones),
y juzga—afirmao niega—enlazándolos
por
medio>de lacópula.
El x-erbomentalasíelaborado>
po>relespíritu
—proposición
o> enunciacion—
tendrá
co>mo> materia
lascosasqueestáncompuestas
tidivididas
como sujeto
y predicado
(o>bjetos
olecoincepto>
o> coancepto>s
o>bjetix-’o>s),
y co>mo formalaconíposición
o> división
msma
expresaola
po>rlafoirmaverbal
“es” o porlaexpresión
“i><> es”,

Maritain
advierte
aquí,
íío> otstante,
que “la cópults
<es> o <no es>,tiene
uíít:
doble
juncióíí.
En cuantociueclIc:
expresa,
en fbímasólomaterial
aúi¡,laconlpOsidiiOiu

Oi Dieh u se:’dle jase.elsaber


se cl)jivier u) niaritoía¡ana— en doble
least -enlaconcepel mentedeud >r delda
sensible l’s>r tinlaoie,
teclas
nuestras iole:-us
proueedende lossentidos, de cuyosmateriales son extraídaslas
nccesi:1ades nlcligibíespormcdlie olelaatt ividacl absttaeliva del¡uit
electo>.Porelotrt>,solocuandosabemes cítíe
tmn objetocíepensamietule existe
podemosest:ur ciertos de queesverdaoleranuenoe posible y constituyeunaesencia.
Liieli>rdltn delsaber1:,ectestidn ‘‘ancM’’ (silaCesa existe) precede a la etuesuión
‘‘o
1uidesí’’(oleqotéuíaturalez:t
es).

27
1 .~ e>>n tribtici
bitcíe J. M ari a leo!oguaa Na u u rol
taiu a l

o la div’zsioí¡.
e,-ílazt:íído
simpleinciute
elsujeto
y elpredicado
sinque elespíritu
piense
efectivamente
elsercomo acto,
podemosdecir
quesufuí-ícióií
essólocopulativa
todavía.
(De
estamanera,
porejemplo,
podemosleer
enun libro
yporconsiguieííte
formular
en iiost>tros

—pero como objeto


de simpleupreheíísióíí
estaproposicio>u:
— <un tesoro
estac’sconciido
aquí>,sinqueporesodemosiíingrh¡
juicio).
Fu caníbio,
ciicuantoexpresa
eltic/o
vital
dc
asentimien
fo(afirmación
o negación)
niteriornteuu
tellevado
ci caboporelespíritu,
qu-epie; su
entonces
formalmente
elactocíeserciicuanto
acto,
lacópula
tiene
unafunción
propiamente

Por ejemplo,
judicariva. supuesto
quenosentreguemos
a formular
en nosotros
estamisma
proposición
<ujítesoro
estáescoí-ztlido
aquí>,peroentonces
daí,tlo
un juicio,
alafirmar
expresamente”
(EPh II,OEC 11 403—404).
Ciertamente,
todaproposición
hacereferencia
a laexistencia
(actual
o> ideal)

de un sujeto
con talpredicado
y, por tanto>,autífuncit>iiando
coniocópulaelverboser
existir;
significa perocuandosu función
es meramentecopulativa
estaexistencia
no> está
forníalmente
todavía pensada
conio>acto>(“ut exercita”):
estrictamente
no> puededecirse,
según
nuestro
autor,
quehayaaúnjuicio
acabado.
Un adecuado
análisis
psico>lógico
deljuicio,
dice,
nosmuestra
quecuaíído
elespíritu
prepara
lamateria
y compoi>e,
construyendo>
enunciaciones
porlasimpleinspección
de lostérminos,
recurriendo
a la experiencia
sensible,
o porun
razonamiento
queresuelve
ensusprincipios
laenunciación
considerada,
dichas
enunciaciones
aun son objetode simpleaprehensión
y n~ de juicio.
Aquí el verboserjuegaun papel
meramente
copulativo.
Sólodespués
delacomposición
formal,
eljuicio
completo
identifica
o diversifica
losconceptos
eííuuíapropo>sicioiu
referida
ya a laexísteuícia
extranicuital
(actual
en elcaso> de lasverdades
de hecho>,o posible
en elcasode lasverdades
eternas
o de
derecho),
y espo>rtanto>verdadero
o> falso,
co>nformea loqueeso no>.
Quieretodo>ello
decir,
endefinitiva,
quesólo>eljuicio
tiene
alcauíce
suficiente
pararesponder
a la ordenación
delsaber
a la existencia,
y ostenta
po>rellolaprimacía
en la
teoría
delsabermaritainiana.
No estará
de niásretener
enla níemoria
este
hechopues,
como
veremos,
algunos
críticos
han acusadoprecisamente
alfilóso>fo>
fraíícés
cíe infravalorar
el
papeldeljuicio.
Paraacabarde comprender
niásclaramente
estepunto>,uíoísserámuy útil
completar
laexposición
con un ejemploque elmismo> Maritain
ofrece.
Examinemospues,
el proiceso>
seeuiolo
nor el e.’cníritu
— en cuallto)asuso>per¿tclo)nes.
110 en cuan
fo> al niodo)

28
1<1 cenceptio>’’
niaritamnua’’a
delsaber

demostrativo>
— paraalcanzar
unaprt>po>sición
fil
o>sófi
ca talct>nío>“el hombreestáolotado
de
librealbedrío’.
En primer
lugar.
describe
nuestro>
autor.
po>reltestimouuio>
de lo>ssentidos
no>s
hacemoscargo>(lelaexisteucia
actual
de un ho>mbre,Juan. y pc>r tantode su existencia
po>sible
y de queco>uístituye
unaesencia.
La iuíteligencia
se elevaeuítouíces
porla abstraccióuí,
desdelointeligible
en
eluniversal
Jtranhasta “hombre” cornio>objeto
de simple
apreheuísiói>,
y po>rtanto>envo>lvieuído
laexistencia
posible
deJuau> únicarnen
te“ut sign
ificata”
“Honbre” l>aquedado>co>uístituido

co>mo> “subjeetumscientiae”
y “objetoque hay que saber”.
Dejamoslaprimera
operación
delespíritu
y eluniverso>
de lasesencias
para
escuchar
ahoraa la inteligencia
juzgar:
“el hombre estádotadode librealbedrío”.
Comparando>bisdosobjeto>s
cíe concepto,
elespíritu
ha descubierto
su ideutidad
y losha
compuesto>identificándoilos
en la existeuícia
extramental
delhombre(“ut exercita’’,
perono
actual
sino posible,
“absoluta
a tempo>re”).
De este
modo,eljuicio
emitido>
esverdaderamente
“objectumscientiae”
u “objetode laciencia
quesabe”,
en lamedidaen que su validez
no>
depende
de laexistencia
actual,
singular
y contingente,
deJuan.Elactodesaber
termina
pues
en elniuversal
“hc>mbre’’
Pero>asíacabadot
diceMaritain,
esteacto>sobreabundará
todavía.
Elproceso
delespíritu
no ha terminado>
aúuí,pueslauuuiversalidad.
co>mo vimos,esuna co>ndición
del
saberperono su o>hjeto.Si el euíunciado
científico>
ío requiere
nadamás como tal,
su
aplicación
a lo realprecisa
que eljuicio)
alcance
a lo sensible
existente
en actov“El hombre
dotadodelibre
está albedrío”
pasaasíde susignificado
propio>como universal
conexistencia
poisible
a un sentido
secundario
que lo> planta
ciila existencia
actual
indeterminada
de un
“individuumvaguní”:
“hay hombresy están
dotado>s
de libre
albedrío,
El tránsito
sejustifica
aduciendo>
quesibienun térnuino
co>níúnsignifica
priníaria
e inmediatamente
unanaturaleza
serefiere
universal, secundaria
y mediatamente
a lossujeto>s
individuales
en losquedicha
naturaleza
se encuentra
realizada.
Yo> séasíque Juan está
dc>tado>de libre
albedrío,
y elsaber
humano habráalcanzado>
suplenaintegridad:
nacicío de laco>satermina
ciilacosa.

29
- CAPITULO II:1.4CI ASIFICACION MARITAINTANA DE LOS SAHERES
0
fljpfTi 11 .ATI
yp5O>

§1. Criterios
de especificación
y jerargu¡iación
de lossaberes

En el capítulo
precedente,
hemos visto>a Maritain
descubrir
un “universode
existencia’
constituido
por lascosasexistentes
fueradel espíritu,
y un “universode
inteligibilidad”
compuesto
porobjetos
de coí>cepto>
uí>iversales
abstraídos
y separados
de la
existencia
paraserconocidos,
pero>unidosa ellaparapo>dertener
consisteí>cia;
de manera
que,percibiendo>
el mundo de lainteligibilidad
en su necesidad
absoluta
porlaaprehensión,
alcanzamos
elmundo de laexistencia
porlaresolución
deljuicio.
Siguiendo>
estas
pautas,
nuestro
autor
habíallegado
a caracterizar
en susdrersas
notasunateoría
general
delsaber.
Intentaremos
ahoradelimitar
lasperspectivas
propiasde lo>s diversos
saberes,
sirviéndonos
delvocabulario
técnico
escolástico,
taly como Maritain
loscontempla
de
acuerdo
con unapeculiar
y actualizada
combinación
de ladoctrina
de losobjetos
y razones
fc>rmales
de Cayetano~>»,la clásica
distinción
de lostres
grado>sde abstracción
formal—que
nuestro
autor
denomina
órdenes
devisualización
abstractiva—
y algutios
otros
apuntes
deJuan
de SantoTomás:

1.Dentro
delaDOCFRINA DE LOS OBJETOS Y RAZONES FORMALES,

(10) “La divisió,,


de lafiloso/la
en especuloitii’cu
ypu cié.
rica
iteuze
relación,
no conla especificad
cotíde losdiversos
saberes filosóficos,
siriocotíelfinal cualestán ordenados. Sic1 finperseguido eselnietoconocer, tene,n<>s
la
filosofía
especulativa:sieífinperseguido eselRieti dellioníbre,tenemosla tilosofia
práctica(hÁPh 1, OEC II
263—264).(Puedeconsultarse tambiénScetSg, OEC VI cap.IIIy “Éclaircissemenís surlaphilosopltiemorale”;
1(7’.OEG X >61; PO 71—73; AJES, OEC? 1 621—625; lUí., OFC: V 340—342 y l)S,0kG IV cap.VIII y
especialmentesu Anejo>VII, dondenuestro autorpresenta un clarificador
csd
1uernasobreestosasuntos y cita
mlnucuosaníentelo>stextos clásicoscompetentes).
Paranuestropro>pósitosólointeresanlessaberes especulativos.
En cuanto a lossabores
prácticos,
actúan por
víaconapositiva hastadeterminar concretamente la accióncínese del>erealizar y ¡>recisan
de Otro> orden
que no> van>o>sa co>nsiolera¡.
epistemoalógico (Cfr.“1 ~claircissements
surla,philo>sophie
morale”ciiSeetSg, y 1)5,
AnejoVII).

M aritaiís ha recogid»lasexplieacio>ncs de Cayetano (lal<í,n.<1~ -i, a. 3 y 7)completaolas po>r Juan de Santo


tomás(Curs. Iheol.,
Ñu lan;.,op 1 disp. 2, a.3 a 11)en tresobrasfundamentalmente. (?o>n laocasión pro>piacíe
distinguir lacienciateo>lógíca
de laciencia, de losbienaventurado,s, seoctupade estadoactrina en l)l’hChr, Note
II:Surlo philoasoíphie morale(CliCV ~ SS~~59) Paraaclarar ladiferencia, específicaentrelaFileso>fía olela
Naturaleza y lasciencias
(ambossaberes pro>pios delprimer gradodc abstracción), latrata laígameííte en PhNat,
III(0)1¿(-. V 940—949).l’o>rfin, palraole1iniita, el>>14eto ter
nialpto>pi e de la,mcta, fis
itay elnuocíc> olencceso>de
lainteligencia a él,
laha tratado en Sí., IV (CIX? V 607—608).

31

>
:
c>tittfiab>ucioui
ole1. Ma,ritaain
a la,leí>l>>giaa
Natural

Man tain con>sidera


en primerlugar
lo> que CayetanoIIanta“ratioformal
iso>bjecti
utres”o>
‘ratio,
forníalis
quae

A. Puestoquese trata
olelaspecto>
bajo>elcuallaco>saseo>frece
a la
miradacíe1 suj
eto> cognoscente
prowo>cando>una pri
mcm determ
macidi> de sus hábitos
y de ella
intelectuales, derivan
laspropi
colad
es(leuuí sujeloí
olesaber,
Nlantaiiilodcii
o>mína
“reclamo>de iii
teligibil
ioiad’’Po>rejempío>.“cntitas”
. en Metafísica,
“quantitas”
etíM aten>át
icas.
“mo>bilitas”
etíFilo>so>fíade la Naturaleza.
Elo>bjetofo>rmalde estos
saberes
serápues:“ens
sub ratione
cntitari
s” “cus sub rati
.orne quauítitatis”
y ‘‘enssub ratiotí
i mo>bil
itatis”

respectivamente
Elprimer
término>
—“cus” — co>ustituye
elobjetomaterial
so>breelqueversa
talsaber
deterní
inado (“subjecturn
seientiae”);
elsegunolo
— “entitas”
, ‘‘quantitas”
, “nío>bil
itas”

el reclamo>de intel
igibilidaol
derivado>
de la cosa,y el co>njutíto
formadoporambos el
‘objectum’’
o> “subjectuní
fo>rmale
quod”.que no> essino>elobjeto>material
to>madobajouna
determin
adaperspectiva
fo>rma1. Nlari
tatin
loha llamado>en general
“esfera<le iii
tel
igibil
idad
fundamental
oí de primera
oietcrrninación”.

B. La segunda cara de la doctrina de Cayetano, viene definida por


la“ratiofo>rmalis
o>bjecti
utotjeetum”
O> ‘‘ratio>
fo>rmalis
subqua”.Puesto>quese trata
de la
perspectiva
forníal
bajo> la que-elo>bjeto> —oleterminad
o> po>r la “ratiofoírmal
isquae— es “

alcauízado>
poirelespíritu,
Man tainlo> denomina ‘‘luzo>bjetiva”
Se caracteriza
po>r un tipo
determinado
oleinmaterialidad
en elníodoaoleabstraer:

a) Si coinsideramois
aquíci> la oíperac
ido abstractiva
el
2> en lamedidaen que
“termii>usa quo”,deducimo>sbistresgrados
de abstracción
formal<’

(12) Sigtuiertdo
a Sarítí,
Iom~sertt’nfaunc,so
resto
delDe T,-i’uipízc
(cl.5, a. II y alpropio
Cayetano>,
Maritai~,
diraqtíede nao>do>sinrilaur a’ comíalíaryoaíu olobletipo>de co,nrj,ositióu la,oíd ruolí>conlaispairtes y lade laforma
con la> materia,, haytaínat>aén un dobletipí>de aít>straíecióuí.
¿¡PsIraclic>lot
a lise-’ traí
e elt> idocíniversa’1 e ‘treí
ociUn a sa’5 PtIrtesy nossitúa> críelí>íal no> olelaCx tensiO)’>,
coni’>cd’an cl’>abst:aemo >s el>>bjero(lepci>sIn>it’’ to> ‘‘Iton>
1> re”de J o>ala,l’atlo,,
Ollaríos,
u elo>bjeto> de
1>euísamiento
‘aí,ramaíl”cíe l,í>níl,re,
perro, valcaetc., Ptog:esamos suemprehaciatérnnuuo,s co>nuuutesde niayoraníplitud y
geuíeraíliclaícl.
(lertanícírte laesetícia ole‘‘líí>mt>re” y ole‘‘animal’’ esualtambiénatojía conteutida,í>erosóloimplícita.
alusiva o ‘‘cieganre~~te’’,y dIc formao1ue ríoes utilizable porclpensamiento>. (layetano duce,j>urello>,(Incla
‘‘at)Stfiactio
totaílas’’
ealnrí,raí
en elseritiolí>cíelaípl)leiltaa>lidladl
y cíela,fltietta>r
iuítelígít,ilíolacl:
aíníedida queaavalnzamo>s
en la generalizoearSot de “a>etolalidlaoles es1ieeiÍic:,s’’ ‘‘osiuttrí>olueima>s. puesto>que elgénero,eo>nt>ene sólo>en

32
laclasificaeióuí
níaritainiana
de lo>ssaberes
espectílativos

nosvamo>s alejando
de lamateria
como principio
de ininteligibilidad
relativa
(“recessus
a
materia”).
A la vezqueprimeros
prií>cipios
de especificación
de lossaberes,
losórdenes
de
visualización
abstractiva
serál>
porello>tambiéncriterios
iniciales
de sujerarquización~»:
*En un primerestadio>.
el ser apareceante la

inteligencia
como envuelto
en ladiversidad
cualitativa
de losensible.
Hacemos abstracción,
diceMaritain,
de la“materiaindividual”
y de lascondiciones
desingularidad
contingente
que
esconden
alserenlasensación
perono de la“materiasensible”
(“cun> materia
sensibilis,
non
tamenhac”).
Estaes la abstraccióoí
propia
de lafiloso>fía
de la
naturaleza
(instancia
filosófica
y sapiencial),
de lasciencias
de la naturaleza
(instancia
inventarial
o empiriológica)
y de algunasotras
“cicuacias
filo>sóficas”
entrelasque Maritain
41. Sus objetos
dependen de lamateria
s
“ ecundum esseet
incluye
a lasciencias
humanas~’

potencia a susinferiores, en laesfera de lapotencialidad. Cuantoniásabstracto> eseluniversal, más co>nocidoes


“para nosotros”, peroíno> “en símismo”.La abstracción totalno>s haceacceder, sí,alordende lointeligible y dc
louniversal,y superar elánibito> dclmero conocimiento sensible, pero>esun tipode absoraceton cotauntantoal
conocimiento paecientífico como alcientífico>
1uelasupo>nc.
Por su parte,la “abstraciio Jórníalis”co>nsisoc
en laextracción, tinavezseparados losdatos contingentesy
materiales,deltipointeligible, de lo>queesde laesencia o razónformal de un objeto>de saber. Cayetano>diráque
caminaen elsentido de laactualidaol, ladistincióny lainteligibilidad, de maneraoíuecuantoniásabstracto es
más esconocido
clobjeoo>, “ciisiniismo”, almargende elementos potencialesy níateriales.listaeslaaI>straccuon
pro>piadelsabery de la(Incsetrata alhablarde losgradosde éste.
Uuí ejemplo>muy claro) oleat>stracciónrornial
lotenemosci> ho at>soraceión matemática. En cambio>,criando
decinos “lio>nibre”
elrtiismo término seenípleaaparalosdosupasde abstracción. En un caso, elde laabstracción
total,
podríamos decir “t>ípedoimplume”y quedaría a salvo>laextensión deluniversal co>mo> tal,
pero>seguiríamos
sinalcanzar laesencia delobjeto. Por laabstracción formal, diríamos “honibre”y hat>ríamos abstraídocltipo
onteligibleporun acto>de pensaníieííoo distinto
alprimero.

Sobreestepuntoen particular,
seguimosa Maritain
en 1)5(CliCIV 333—338); SL,(OIR? V 604—615) Y

PhNat(CliCV 834—850),cornotextos más importantes. A suvez,ííucstro


filósofo harecogido estadoctrinade
Cayetano(IndeFine elItloseníia,q.l) porlo> queserefiere a ladistinción
entre“absoraeriototalis”
y “absoractio>
y delnoismorauto>r(la1am. ~ -l, a .3)y de Satuod>lomás(porejemplo,
forníalis”, luí¡loco.
de Tría..q.S,a.1 ó
la Me:..Vi), porlo quehaceau ms diversos gradosde al)straccidui
forníal.

~ Nouestrc>anror
hiarrua
“puro> y siníple
primer
gradocíeabsoraucción”
a laaabstraccióíí
o~oíeseaplieau
en lascuencias

particrílares.
En estoas sabores,laiuituioividad
vieííede parte olel“sentidoiuiueligeneiado”
y de lacogitativa
o “ratio
partici~laris”,
con lo>5 o1oue elespiriotí
contenípialo> real
1;, filosofíade lanaturaleza, en cambio,participa dc laintelección metafisica
propiadeltercer
gradode
abstraccióny en ella eslaimaginación creadora laqueentra en juego, iluminada
estavezporelintelectoagente,
paraauplicaur
su mirare,,a lo>real.(I’oso—scripoum IIde AppSl-i, 405 y ss).
En coíanto>a las“ciencias filosóficas”
oíucderivan tambiénde este primer
grado>deabstracción,
nuestro autor
nuncaha deterníinado su nómero>de fo>oma clara y tanupoco>leslíadedicaudorun estudiotécnico
y completo.
trataremosalgoacercadc ellas en nuestro>§3.

33
¿le J. Ma,riuaiuu
1>0 co>ulttOt>oocO(S>> a lao lcolo>giao
Narcura¡l

intel
lect
uní’’.
no sdloparaexistir
sino> parasercaptaoloís
ci>unadefi
nicidil,
x’ su o>bjeto>fo>rma~
general
será“cas subr¿ttion
e modailitat
is’’
Sc accede,
portaí>to>,
po>restavíaalseriíítcligible

co>mproametiolo>
en la existeulcia
sensible:
el ‘‘inteligible
sensible”.
eo>uístituyente
(leun
“universode realidad
inteligible
sensible”.
De ésteformanparte
lasleyes
de lageneracidn
y laco)rru
peidn elmo >vini lasaceit>nes y pasio>nes
icu,to>. de lo>scuerpos
etc..
+ En clsegundo>grado>de-otbstuauec
idn formal.
elser

seenfrenta
a la inteligencia
“en su estructura
cuantitativa
co>rpo>ral
en si níísnía”
o> segúnsus
relacitíties
oleo>rdeuay níedida.
Su> embargo>,lacantidad
í>o esco>íísiderada
aho>raporMaritain
como> accidente
real
olela sustauícia
(taly como ocurría
en clprimer
estadio>)
sinoetamored
oleciltidades
co>uístru
iolasporlarazdn,
eso)si.bajo>eltestimonio
olelamateria
olequederiva.
Se diceporesoquesehaceabstracción
de laníateria
individual
y sensible,
de lascondiciones
de singulariolad
y de totia
referencia
a laspercepcioííes
delsentido
externo>,
pero>uo de la
materia
inteligible
(“cum materia
iuatelligibílc
tantum’).
El objeto>maultiene
algode su ser
o>cult<>y no> es vistopo>r la tel
iii igencía
siiit)cuí referencia
directao indirecta
a una
“construct
ibi1 idatí
en laiíítu
iciónimaginativa”,
Nuestro>autorempleaparaclarificar
de algúnmo>do

estecomplejoestadio,
el símilde un ave marinaque se apoderade un pez sinllegar
a
penetrar
en elocéanosensible,
y se elevarápidamente
paradevorarlo>
cuí otromedio.Es el
grado>de abstraecion
pro>pio>de las níateniáticas,
cuyooíbjetoo
fo>rmales “ens suh ratione
quant
itati
s” y porestavíaaccedemosal
, “iiitel
igible
niatemát
¡en’’(“realeseu ratio>n
is”),
couístituyente
de un “universo>de preterrealidatí
matemática”.
Po>r lo, que se refiere
a susobjetos
“dependenta
níateria
secundumesse,
no>n taníen
seeuí>duní
intelleeturn”,
esto)es,segúnsu existencia
vro
no> segúnsu no>cidn.puessibiendependendc lamateria
paraexistir,
no dependeíí
(leella
paraserexpresados
en una definición,
tEtíeltercer
grado>de abstracción,
porfin,
elserse

cuafren
laco>n laintel
igene
iacíespojaolo
de etía1qu ierhouelíamaterial
(desuexistenc
u a ci>si.ci>
el sentido>,
y ole suspro>picdades
sensibles y cualitativas).
bu nacía
física,
tuyo)oíbjetoí
formal
es“cos sub ratio)uie
entitatís”
y se eo)nteoip
la aquia pletíaluz,ci> referencia
a su intel
igil>ilid
aol n>isnía
y, por

34
a tlasifieaue¿on
nía,rora,anoahr¿a
cíelossa¿beres
espect¡la¿uis-a>s

tauto>.(leuna maneraiuíníaterial
(‘‘sine ), percibe
o>muii níatería’’ asírealidades
iii
tel
igibles
capaces
de existir
co seres
materiales
o> inn>ateriales:
primero
y radicalmente
elconcepto
de
ser,luego>susdetermínacuones.
En lacimadelordenracional,
Maritain
lacou>sidera
como ‘‘scicutia
rectrix’’,
y porellaseaccedeal “inteligible
metafísico>’’
y al “universo>dc lo>

transensíble’’,
cuyo>sobjeto>s
“non olependent
a materia
secunduní
esse’(¿s>,

Puesto>que uíuestro
autorha distinguido
estostresgrados
segúnlaabstracción
fornal,
deducequeentre
ellois
no> hayunasimple
diferencia
deextensión
(genérica)
sino>verdadera
hetertígeneidad
esencial,
y rcspo>nden
a operaciones
intelectuales
diferentes.
Así pues,eltérminodelco>no>cimiento
(quetiene
relación
aljuicio,
como ya
vimos)diferirá
segúneltipo>de saberespeculativo>
que se considere.
Maritain
llamaa este
térmiuío>
“lítica
de realización
o> de verificaciótí
existencial
oid juicio)
científico”
Decir,
conio>
ya hicimos
ver,queelco>no>cimictíto>
se completa
cuíeljuicio>
o lapro>po>sicióuí,
quiere
decir
queporélalcanzamois
lo real.
Decir,
co>mo ahorahaccmo>s,que eljuicio>
scverifica
en el
sentido,
en laimaginacióuí,
o no se verifica
iiien uno> nien otro,
significa
paraélque el
conocimiento
desemboíca
en loreal
sensible,
en loimaginable
o enelpuro>inteligible.
De esta
fornía,
en lo>sdo>s primeros
caso>spodremosdelimitar
un universo
de realidad
en elque la
veroiaol
de bisjuicio>s
puedeserdemo>straola
porlosmedio>spro>pio>s
de cadaciencia.
Esto>no>
quiere
decir,
sinembargo.
que laverdaddeljuicio>
debaser“o>bjetodesentido>”
y establecida
po>rélen lo> queserefiere
alpriníer
gradode abstracción,
u “objetoole imagiu>acióuí”
y po>r

ellaestablecida
en cl seguuído.
Según í>uestro
autoir,
la líneade verificacióuí
existencial
determina
elniodo>propiodclmétoido>demostrativo>.
pero>no> lo> co>uístituye
oleporsí.

‘La nrdía/Ls idacoaode,uosólo de e,r¡e Ii,


cotí mr un’,sitio,taní 6 loItiqríoernaqr¿eparile’’ caíeIN 9 Ud NJUM
loiti
1SfEV.’>, elelia>,, des-e,rsibilibr,s, 1V QUINIUM SUAr JÚNTLI: y de estetríodo iicííeelderecho deintrodíícirsc
e/u el senode lossií 6/ceta de ¡odaslasdeuítós ciducias Pero ello, no sucedeasísulúea,’la condición de
ídc,st
cosido raestasiiiqr¡axr luí,’’sunde,’ tía
- Li o íbs ciacotpara
/oiti 1 la jortita stísta ialy la nraictiol,
‘‘e lascu¿oilro
causas,la eatít ¡dadetc, caer,en elcaaupo ole la tire ¡¿¡jis
¿ca catira bajoelde lafiloso/Ya de la ‘loi
hita
leta,peto
/oasdrj¿reí
Pci/os tilín ‘(‘<si¿¡<¡ufZA QUIA/bM cus túit’roía tuir,<4, eÑ est tíosMd >11/liCseoSf{NS’H/IL1:,oíl/YIX
QUIA 111V! col 1<-SS
Por <oro:¿o,‘ísoí So:irlo,/ouiroi
s revi!u
,veclcorro, ¿¡iii¡tiriay Icíelu elda ejoSafo;; tolo4’
ita)de losprior erospriacipUrs
de bisu’’,: ricotso o/e .5 rs ‘viii,
corroí crooobjoto ís¿u¡/elikilrlesvol ci loítire tafi.s
icoíto/ebrí erta1 procede sujuis
tífica
cioiíí
a tasoliii
¿un cii
te pulir o/rol),sol a loífiloso/Ya cíe la ríauncí teto: <de íoí ¿¡u e ptoocdc el¿nr4 lis lscíesusjiíííd¿i eatos
iii
jísicors) (Di?, OlLO VII ‘4’—~43—Nora 21—).

35
ÁI co>niriba q ugíaNao u turaíl
ción de 1 NIariou rlau la le’

En cuaiíto
a lan>etafísica.
suno> verificación
conducea una
co>nclusióuí
capital
paraííuestro
pro)po)sito>
y extremadaníente
clarificadora:
“sigtíífica
queno
como Katítpreleídici
estóencerrada, do-’ todo.sabc’r,
en loslímites
de lae.xi.síeuícia
sensible
y de losobjetos
cíeexperiencia;
cleseinhocatído,
incluso
etíro’lc¡cion
a lasoosc¡smateriales,
enelpurointeligible,
lametafísica
puedeafirmar
laexfste;¡cia
derealidacto’s
suprasensibles.
De ellono se sigueen modo algunoque tíose apoye,en o-?sta afírmacion
misma,sobre
¡¡ochos
y co-ístataciones
de experiencia.
Vertfica
y dettíuestra
suscotíclusiones
pormediocte
loshechos,
cte losobjetos
de experiencia
y ctela existencia
sensible,
peroéstos
no estan
cí-icerrados
nietílosensible
nien loimaginable
como en su lugarpropio
cteverificación;
itícluso
cua¡-ído
serealizan
etílascosassensibles,
‘o>ncluye, lohacetí
tít> etíellas
en tanto
que
sitio
sensibles, en cuantointeligibles”
(EPh II,OF-E? II 74Q.
Lasmismasrazo>nes
quedeternuinan
laheterogeneidad
delos
tresestadios
considerados,
decidenque el término“ens” debe aplicarse
cuí ellos
analógicamente:
no setrata
de un concepto
genérico,
sino>resultado
de abstracción
fo>rmal.

Maritain
habrádefinido
asíunaprimera
divisióuu
general
de
lossaberes
especulativos.
Sinembargo,
conviene
añadir
que,segúnél.la “luz o>bjetiva”
o
“perspectiva
de co>nceptualización”
tiene
unafunción
más formalnuei>te
espeeificado>oa
que el
“reclamode iuítel
igibilidad”
o ‘‘perspectiva
fourmalde realidaol”;
pow ejemplo>,
“sine omuíi
materia’
delimita
más estrecha
y formalmente
elsabermetafísico
que “ciutitas”.
En efecto,
loshábitos
de lossaberes
sonespecificados
en elmodo en que el actocognitivo
se mide
respecto
delo>bjeto,
y en estepuntolaluzobjetiva
tiene
un papelmás confornuador
queel
reclamo>de inteligibilidad,
ademásde que éste—determinante
tambiéndelobjeto
bajo>otro
aspecto>—sedescubre
gracias
a lailuminación
típica
de aquella.
Así pues,si bienlo> normales que a cada “reclamo de
inteligibilidad’’
correspo>nda
una “luz objetiva”
y viceversa
(realidad
etgiíouscible
y modo> de
conceptualizar
suelen
correspo>nderse),
puedetambiénocurrir,
advierte
nuestro>
autor,
que a
una única“esferade inteligibilidad
fuuídan>ental”
correspondan
s’arias
“luces o>L>jetívas”
diferentes
que especifiquen
saberes
distintos.
Según se trate
de uno u otro> caso,la
correspondencia
de que hablanuos
se establece
de formavariada
y aporta
nuevoastoques
clarificad
o>res:

36
sifi
cía caci
oírnial
rut
a’oíru a,nao de 1 rsSaberesespe
cuíautivo>s

—El “reelanuode inteligibilidad”


puedetener
un valor
específictu
directametite
(como> la perspectix-a
forrmal
ticrealidíad
‘‘entitas”
respecto)
de la
metafísica)
o. indirectanuente,
gracias
a la olivisióii
de un término
genérico)
(asíes como
“quantitas”seolivideen ‘‘quauut
itas
cornti
noía” eo>mo ‘‘rati
o> formal
isqnate”de lageo>metría.
y
en ‘quantitas
discreta”
paralaaritmética).
En estecasotla “luz o>bjetiva”
y el “reclamo de
inteligibilidad’’
sc correspouudeii
de modo> adecuatlo>.
y essegúíuéste—que Maritaiui
llama
entources
ole“primeradeterminación”—
como lo> real
setufrece
a laluzespecificadoira.
—Mas siel’’
reclamo>
deinteligibilidad”
tiene
sóloun
valoír ge jérícor(“olcitas’’,
porr ejempío>, parala teología,
la visiorn
beatífica
y la fé,o>
“mtubllitas’’
paralafilo>so>fía
de lanaturaleza
y lasciencias
empirioesquemáticas
o> puraníente
experimentales),
ladeterminación
específica
vaa serproducida
únicamente
porlaluzobjetiva
sinningunacircunscripción
por partede la cosa,y ellaseráquiendiversifique
elvalor
genérico
de la“ratioformalis
quae”haciendo
correspo>nder
a su misma los“reclan>osde
inteligibilidad”
de rango>específico
segúnloscuales
loreal
seleoífrecerá
y a lo>squeMaritain
llamaeuutouieesinducido>s
o de segunda
oletermiiiacióui”.
Si el“reclamo de inteligibilidad”
es infinitan>eííte
trascendente
y simplecomo el casode “deitas’.
estos“reclamosinducidos”
seránsimples
reflexioínes
itícales
oíd modo> decono>eerpro>piode laluzobjetiva
soibre
el objeto.
Fi> nuestro
caso.el“o>bjectum fo>rmalequord”especificador
o de segundadeterminación
de lavísuon
beatífica.
de lateo>lo>gía
y de laféseráDios“sub ratitíne
deitatis”
como> visto>y sabidocon
evidencia.
co>mo> sabido
—con evidencia
o> no—. o co>mo creído>
sinevidencia,
respectivamente.

b) Una nuevaespecificación
de lossaberes
aparece
cuando,
siguiendo>
a Juan dc Santo>To>más.Maritaí
iiieonsi
olerala ouperacióuí
abstract
ivacuírelacíouuí
a
lasforn>astípicas
en que eouistituyc
su o>lrjeto
segúnun cierto>grado>ole inmaterialidad
O>

co>guuoíscíbilidaol
(“accesusad dcterminatum
graduminmaterialitatis”),
segúnclmodo> co>mo>
br coinceptual
izay couístituye
lasnociones
y olefiniciouuies
(“moidus definiendi”).
Desdeeste
otrolaolo>en quelaaostraccióií
seo>frece
como el
“temíin us aol quem”,la operación
abstract
ivafune
io>natambiéncomo último>priíuci
ph> de
espee
ifi
caeióu ole lasciencias.
Es así como fer
dii eneja nuestro>autoirlaseienc
iasde la

37
1á co>flor
ibucioi
u’ de i.Marioain a la,le
ologíaNao bu raal

naturaleza
de lafilosofía
de la uíaturaleza:
mientras
que el términoen qtíedesembocauí
aquellas
eslo> ‘‘se
usib
le”.en éstase apunta
a lo intel
igib
le’’. ‘‘

En lo> referente,
portanlo,a la “líneade realización
o> (le

verificación
cxisteuucial
del juicio>’’,
la filosofía
de la uatoira
1eza,si irictídesemboca
en laexistencia
materialmente sensible.
trascienole
formaly explícitamente
en cuantoa la
verdaduntrunseca
desusenunciados
laexistencia
actual
y singular
de suso>bjetos.
En cambio,
lasciencias
de lanaturaleza
no sólodebenrealizarse
en laexistencia
sensible,
sino> que
reciben
de ellatambiénsu reglade verdad,
y sólotrascienden
la existencia
actual
y
etíntingente
de susobjetos
virtual
e implícitanuente.
Po>r esoxmientras
que enel objetoformalolelascicuicias
de
0, en elde la Íilo>so>fia
de la
la naturaleza
debesubrayarse nuás “nuoubilitas’’
tí “quantitas”~’

naturaleza
seha de ponermás énfasis en “ens”.Maritain llamaasíalmoudo de construir los
etínceptos
y de analizar
loreal
sensible
de lafilosofía
de lanaturaleza
(luzobjetiva:
“per
intelligibilcm
quidditatem”
o “sub lumineontologico”)”
análisis
ontológico>”,
y al de las

ciencias
de la naturaleza
(luzoubjetiva:
“per operationení
sensus’’o> “sub lunuine
empinologico”<’
7>.

2. Además de los grados de abstracción formal. la concepción maritainiana


atiende
a un segundoprincipiO>
dejerarquización
de Itís
saberes,
que vieneexpresado)
porla
tambiénclásica
DOCTRINA DE LA SUBALTERNACION<’t

(16~ Nuestroatítor
distingoíe
entreciencias
enípirinesojuemáticas
o pt:raaníente
experimentaules
y ciencias
em¡>irioníétricas
o> físieo>—maieníáticas,
po>r su otjeto fo>rn>alespecificaudo>r:
“ens sub ratione moibilitatis”
en las
mot>ile
primera>,’’ens stíbratiou,e
oítuantiuahis”
para’lassegoíuudas. Mierutras
d~tieciiaquellaselcontenido empírico)
eslo“observatíle” en general y etuvuelven
una fo,íma y eglade explicación
1,uíramenue
experimentales, en éstas
elco>noenidoenupírico es lo“mensurable”bajeun tipode regla de explicación mateniática.
Ls ciencias
Xsinaisnía, enupirio>méuricas,
o1oíc-se deteroninan materialmente por la “nau>biliuas’’
(eutolo>rtole
co>ncloíyen)
y fornuníniente mr la “cítíanoitas”
(reclamo> de iuutcligil,ilidadl
prinoario),
seulparao Marítain el tupoi
de “scientia
perfecto> nuedia”,
materialmente
física
y fu>rmalniente
n¿ateniática.

Sisequiereampliar
esteaSounoo,ptieoleii
eo>nsult
arseeo>m’> texto,s
nuaritainiaaíío>s
másimportantes
losSiguientes:
PhNat,(01< V 891 90’) 1)5 (<MCC IV 528—533) y QI?, <01?t? VII e,IV y su Anexo>).

Maritain
ha explicado
estepiunto
oleformagencual
en l)l’h(?I¿r,
((111V V NotaII:Surlaphilosou1>luie
nuu>rale).
A su vez,lo>ha recogido
de O auvetauto
(Ja ¡oír,>,
op 1,a. 2) y cíeiuía,n
oleSantol,,niais
<‘<<.II.di. 2oa,a’,2 y (u/rs.
tlíeút
Pi Iatru.c~. 1, clisp.
2, a. 5).

38
1 a clausificacióro
maui¿aaina:’nau
cíelossa,beres
espeeulaativos

Le esencial
de lasubalternación
en general
eselhechodequeun saberreciba
Líe otro>sinlevarlos
susprii>cipit>s po>rsínuísum a laex-ideuucia.
Puesbieuí,
explica
nuestro
autoír
que un saberpucoleestar
subalternado>
a otro>de tres
maneraspo>sibles:
ciirazónde su
en razónolesusprincipios
fin, (solamente)
o> en razondc susujeto>
(yolesuspriíucipiors).
(Hay
siempre
subalternación
ci>cuantoa losprincipios
cuauíoloí
lahayrespecto>
delsujeto>,
perono>
alrevés).
a)El prinuer
modo, o> bienimplica
sul>alternacióuu
ciisuspriulcipios,
o> bienlaimplica
en su sujeto>;puedereducirse
portanto>,
segúuíMaritain,
a alguuuoís
de loís
o>tro>sdos.Asíporejemplo,
lafilosoífía
moralestásubalternada
ci>razónde susprincipios
a
la teoílo>gía
ciicuanto>que elfinúltinuo
(leíhombre,que actúade priuicipio
en el ordeui
práctico,
essobrei>
atural.
Esteprimertipoole subalternación
puedetambiéuuexpresar
una
dependencia
en elusosinafectar
a la verdadde lo>sjuicioís:
en esecaso> se hablará
de
subalternación
improupia,
taly como estásubordinada,
po>rejemplo>,
laestrategia
militar
a la
política.
ir)Un saberestará
subo>rdinado
puray simplemeu>te
(“simpliciter’’)
a otro>,segúnel segundo>modo, cuandoobtiene
susprincipios
de éstey no resuelve
sus
co>nclusiones
en priuíeipios
evidentes
de suyo> por su mismo.Le estará
segúnuna cierta
relación
(“secundum quid”)cuando>,resoulviéndolas
en principios
evidentes
de suyo>,sin
embargo>toníaprestadoísav
ecescierto>s
principios
oíd otro>saber.
e) Porfin,
un saberestásubalternado>
a otro>segúneltercer
mo>do
cuando>su sujeto>
u objeto>
añadeunadiferencia
meramente
accidental
respecto>
delsujeto
del
segundo>.
Asíocurre
po>rejemplo>,
como apuuita
Juan oleSanto>To>más.couilaacústica
respecto>
de laaritmética:
la prinícra
tiene
como objeto
el“NUMERO SONORO”.
Podenuos
añadir
ahoraque lasciencias
empiriométricas
estánsubalternadas
a lamatemática
segúnestetercer
mouoloí:se olirá
ento>nces
queelsaberfísico>—matemático>
es
una seicutia
‘ meolia’’.
Como ya seha precisaolo>,
dependematerialmente
delo>rdensensible,
en elqueternui
>a susjuicioís.
y formalmente
delturolcu>
oíd saber
subalternante
(matemáticas),
puesto>quesuorbje tú propio
no> lo> e o>i>sioler
a sino>como> co>n¡iotaoloí
po>réstey en cuanto>puede
caerbaj
o> su razónformal

Estono pucoleocurrir,
en cambio,
en lasubalternación
delsegundo>mo>do>,

39
<¿ con¿ribtacirSn
cíe J. Ntaurilaoiuu
ao la le’>logiau
Nautcuu-a,l

puesenestecaso>saber
subalternado
y subalternante
alcanzau
un musnio>oíbjctoí.
No) cabe,
por
tanto,
una determiuí
acióo formal
po>rparte
delseguuu
ob y outramaterial
de ratigo
iii
ferior,
sino>
queambosalcanzarán
elobjeto>segúnluces
objetivas
diversas,
de grado>menoírel(leí
saber
subalternado.
Esto)esprecisamente
lo> que suceole,
segúnMarítaíi>,
con> la teología
respecto>
de lacucuicía
mismaoleDio>sy (lelosbienavenítirados:
salieres
conidéntico
ouhjeto(“Deus sub
ration
e oleitat
is”). la teologialoalcanza
con> una luzolisminuiola (“lumen oiivinuni revel
aus
abstrahendo
ab evidentía
aulinevidentia’’)
respecto>
de laproupia
de lavision
beatifica
(‘‘lumen
ulunícvidens”)
divi y por tanto>, se suborolina
a ellaea susprincipios
—que recibepoír
ternued
iii it> de lafé
—, mas uío en su obj
eto>.
Porfin,
aplicando
tambiénesta
doctrina
paradefinir
lasrelaciomes
existentes
entre
ciencia,
filosofía
y fé,Maritain
preferirá
hablar
de ‘‘infraposicióuY’
o “infravalencia”
de
las ciencias
(fundamentalmente
las enupiriouesquemáticas)
respecto>ole la filostufía:
las
categorías
filosóficas
,ío interv
icocu>en cleo>uíocimieuítor
científico
a título>
(lepríí>ci
pios
constitutivo>s
oíd mismo,sinosólo>de foírmaregulativa
y oricuitadora
y sinpenetrar
en la
estructura
interna
delsabercientífico>,
En refercuicia
a cst¿u
cuestión
y siguiendo
algunas
o>ricuutacio>t>cs
maritainianas
que él reestructura,
J. J. SlKORA<~ ha distinguido
entre
subalternacióí>
y subordinación,
segúnquelaolcpendeuíeia
serefiera
a lanaturaleza
mismade lasciencias
o sóloa su estado>.
Desdeeste
segundoaspecto>,
adx-ierte
uuíatriple
sul>o>rolinacioun
delaciencia
n>o>olerna
respecto>
ole lo> que llamasabidurí¿u
cristiana:
un¿u subordiuí;-íción
respecto
alobjeto
(reenérdese
por
ejemplo>
lanocióncristiana
de mo>uío>géíucsis
(lelarazairu mana).uuía sul>ordi
nacióuí
respecto>
a lasoíríontaucuo>ncva
cvu’ato’nr’ial’c te ~¿‘‘.ie,su bo}roli¡>aciÁ~ “celo a las
01’1 ~~mic’ capacidades
.e0 del
sujeto>.
De acuerdo>con estas
noícuones
y recogiendo>
una vieja
polémica,
SIKORA
afirmará
que “desde este
pu¡íto>de vista,
escíenuevopermisible
hablarde ciencias
de los

fenómenos
cristianas.
No st»;, porsupuesto,
cristitínas
en un sentido
tanfuerte
cornola
Jilosoficí
cri.slia;í¡‘tír
a. otraparte,
entreicísranasciencias
cíe losjéntmenos
sepueden
discertiir
clitersos
~‘tuíclos
de i.’iJlucitcia
cío-’ ittsal>idutia
cristiana
sobresu estado—estas

‘‘~ (1,
lite ti
stioítutrío
el/ceo
ottíd¡lictuisi
cts ¡re
itug.Reile
tilo,
.5 ofa Moírito:
it> oI¡orní
¡stlbe 1 lay
nc Martin
os
Nijirofí
1966,iui—8 Xl.

40
1<4 clausí
ficacion
marítaioianau
cíelossaheres
espeen3ativos

ciencias
son,cíeeste
modtscristianas
etídiversos
greclos
Insistíríamos
tít>obstante,
a lavista
cíeIt> queííemt>s
dicho,
—afuatle—enque
los tórrrui;
ros físico
cristiano,
qnini
ico cristiat
tu «‘te., no cío’sigtíaíí
sólo co/ljutici(>ites
accicletí
talos tiíg~iit>s
cOitid> qnio’r
0/:do’tit’
ctítiittíc>
cl¡’clcírciií ¡ray’jísica
(¡Ud’/lt) cristiana
>-‘ que

lía
y 50)10ftsicos
ctiStiti/io5.
Eljisico
cristiatío,
sío-tít
e~ latotalidad
cíesuserdebeencontrar
sujísica
radiccíbríente
tra,tsjYguradc¡
porsu cristiatídad
y contribui-’o’ndo
a su vidacristiana
, ji< y’ amor“(200
A m i entender,
laactitud
de SIKORA fuerza
enexcesolascosas
y puededar
lugara equívoco>sy malasinterpretacio>nes
que Maritain
siemprehabría
rechazado>
como
peligrosas.
Una eoiuifrt>ntaci<ín
más directa
con la“filosofía
cristiana”
mostraría
hastaqué
puntoessuperfluo
hablar
de “ciencias
cristianas”
aúndespués
de debilitar
ladependencia
y
reducirla
almero estado
de lossaberes.
se ha expresado>
Maritain aquímuy claramente:
“la inteligencia,
siendola
facultad
¿> elórgatío
propi¿otantoen laciencia
como en lasabiduría,
funciona
en ciencia
porasídecir
separadamente,
como distanciada
de lasraíces
personales
delsujeto
humano
peíísaí¡te,
o como frnome-ía
¡izada,
exactamente
de lamisma maneracomo su objeto
de
dei-ida
ha sidosc-paradt
de lasraíces
internas
deisery Ji’nomenalízado.
Al contrario,
en
¡a i/itelwe/tcia
lasabíciuría, futíciona
etíuniónactual
con lasraíces
personales
deisujeto
líuinatít>
pensatite,
cuí11/1ionactual
cotíelhotiíí>re
entero...,
níasaún,elsereiítert
delsabicí
en la obrade sabiduría,
estácomprúmetitít> sucuerpocorrosu alma licite
necesidad
pc>r
tantode u-tíacierta
purificación
(calmenos crí lo que corícícr;-uc
a lascondiciones
dc
desarrollo,
sino ... é.uanto
almedioformal
de saher).
I>or otraparte,
puestoque es ese/Icial
a la sabiduría
tenerníjafunción
practica
> oítica.
lasimplicacioííes
practicas
ticlc¡svistas
cíeun sabio
puedeiz
rc’pcrcuíir,
más
c> meijos
//icotiscle/iteme/
¡te,sobrelavisión
especulativa
cíeeste
mismohortíbre,
y determinar

o turbar,
tic’nicí
tíercí
ef¿’ctiv’a,
/10lc>giccí,
o’.staS
CO/li es espo-’cttlatit’cis
lt0iOii qne <It’pt>r51 .50>)!

anto’ríoi~o’s-
ci ¡císpracticas.
[ti una palcíbra.
el estadode la inteligencia
humana, —sus
condio:iot:es
tttisteiícitiles
de ejercicio—,
debeser tetíicío
aquíen cuentatantocornosu
e.specíjiccscio;
porsuobjeto.
í Lo nociónde matemática
cristiana
o budista
no Licite
sentido,

(20> ibidem,82—153.

41
u> centí ole J. Nla,uioa:in
it>oieioii a: la 1ecdo>g:a:
Naicura:l

sino esde itíatí


erapuramente
accidental
e histórica.
Perolanocióndefilosofla
cristiana
tieneun sentido
intrínseco
y constitutivo.
No solametíte
pc>rquelt> que pertetícce
a la
sabiduría
os cíe por silatíc¡rcíuoque uncít>rietítacio;
objetiva,
í lasadvertencias
¿> los

enutíciadts
o’stimulatites
cíelav’erdwí
revelada
sc>t¡necesarios
paraasegurar
o-’/ieste
tít>miiiio
un sciberpletícím siní mezclacíe
<niteo’o’rc/adero, si
tíotaníl>iétí
porque,
de lacal)eza

a lospies.
lapo’rst)tia
humatíaoxístetite
en talo cualestado
ot¡tt>logico,
estaimplicada
en
lasrealizaciones
cíelasabiduría”
(“ScetSg’’,
OEC VII 1053—1055).

§2. Sab~rtdexxp1kilciénysah~resde~trifltacíoíu

Citan
do> abordamos
ci>clcapítulo>
1 elestuol
io> de lacouícepe
ión maritain
iauia
(leí
saber
en general,
conclu
ini
ous que todo> saberti
ene coimo objetolasuíaturalezas
o> esencias
runuversales
y olistinguimos
dostipo>sgeíicrales
ole saber.
Estaolistincióuí
y todo>lo> quebemo>s

ido> explicando
después
a lo> largo>(leípresente
capítulo>,
permite
a Marítain
establecer
una
clasificacióu>
gloíbal
de toídosbus saberes
en doisgrupo>sirreductibles,
que aho>ravamo>s a
co>ntemplar
más de cerca.
Distingue,
en efecto>,
entreSABERES DE EXPLICACION Y
SABERES DE VERIFICACION.

Hay saberes
queeo>nocenesasnaturalezas,
sino defornua
exhaustiva
—sólo>
enreí
acioíu auio>sotros niísnuos
y a lascosas
(leí
hoínubre
ponlemos
coníoicer“qu idi
tativamente”

sípor lo> que Maritain


llama‘‘intelección
diano>ética”:
“cc)tiocimiento
tic’lasesencias
<sustanciales)
porsignos
t> acciclo’ntes
~propio’clades) almet¡t~sen sus
que lasmanifiestan

tiotas
mas universales”
(DS, OE.C IV 634).Co>nocenuos
asílaquididad
en sínuisma,
pero>por

síguuosy uio> “qu idi


Lotívameuí
te’’ (llegan
oIt> hastala olefi
nieióui
escu>eial).
saN-o en raras
excepe
iouíes.
Talessal>eres
sonbussaberes
deductivos:
filosóficos
o> matemático>s.
Si ci>el
primercasola iii
telece
ióu> diaiioét
ica captala eseu ciapoírlo>saccideii
tes,en elscguuídola
captaensuconstitucio$
inteligible
n mismay co>nstruclis-amcntc.
co>nuovimosalco>i>siderar
lo>s
gradousde absiracciójí.
Esto>s“salieres
ole la explicación”
nos revelan
las necesidades
iuíteligilíles
delobjetoy nouspermiten
conocer
elefecto>pourlacatisa;
perteuuecen,
po>rtanto,

42
14 clasifiea,c:ouu
nu::rIOa<luula’rla’
dIc l¿>ssabeo-es
especnlautivo>s

algénero>ole saber“proupterquiol“<a’> Sus verolades


souuíeternas
e intemporales
y no> precisan
de laexistencia
actual
y contingente
de su objeto:
la mctctfísica
trasciende
éstaporpura
sorbreabundaneia;
lasnuatenuáticas
tanubién,
en locíuese refiere
a la existencia
actual
singular,
pero> precisan
de un a cuasi
—ex usteuíc
ia en laimaginacióií;
la filosofía
de lanaturaleza
la
trasciende
fturníal
y explícitamente
cuí cuanto> o su veroladintríuiseca,
pero> deseníboca
matenalmeii
teen cIl¿o.

2. Po>r su parte, los ‘‘salieres ole veríficacion” no> captauí jamás las esencias en
su mismas,sólo>lasalcanzan
colmo> ‘‘escoi>didas’’
y a través
dc “signois—suplentes”,
merceda
lo> queMaritain
llama‘‘inteleccion
perínoética”:
“conocimiento
porsignos
quesonconocidtís
e;: lugar
de las/Iaturalczas
mismas,inaccesibles
en talcasoen su co;-ístituíiv’o
formal”
(DS,
OEC IV 634).Captando>asílos“accidentes
coímuíues”
sóloalcanzamois
lasnaturalezas
“por
signors
y en Signois”.
Se trata
aquíde lossalieres
iuductix-’os
que noushacenco>no)cer
lascausas
po>r

losefectos
y no cuísu mismas.Son,por lodenuás,
un caso>particular
delgénerode saber
“quia” y susverdades
so>n “verdadesde hecho”:afirman
la conexión
necesaria
entre
sujeto
y predicado
porserverdades;
no superan
latemporalidad
porserdehecho.Maritain
dirá
que
trascienden
laexisteuucia
actual
y eontiíígente
ole su objeto>“virtual
e implícitamente”,
y si

buscande alguna
níanera
deduceioínes
explicativas,
como toudosaber,
lo> hacende parte
de
coii
struce
u oíuíesolerazo$iicoínfunolamento> “in re”quesirven
olesustitut
iv0>S bieuifundad
oísde
bis‘‘eíutia reali
a”y olelascausas
dc o>rolenonutoflógi §3).
co (Cfr.

3,En definitiva,
y ¿uhoradesdelaperspectiva
coínlaqueiniciábamos
nuestro>
estuolio>.
poolemousconcluir
que paraMaritain,
“el sabere;; general
abarcacl¿~sgrandes
dominios:
cIcle
lasabiduria,
queconocelascoscis
ptrlascczusas
pritncras
ypt>rlasrazones
supremas
de ser , y eldc lacietícia
en seítido
estrictt>,
queconocelasctísas
porlascausas
o lt>sprincipios
segundas próximos”
(DS.OEC IV 353).

la Icorlomía
Nattuual,
olaola,
laeceleulcial
oíd obietrí¿lesabe,,sólo>poídeníoís
responoler
cíemo>doíanaloigico
y raerceol
a, la‘‘iuutelecei,Suu
anauooética’’
a la pregcuuuta
‘‘o
1tuideso”,sinpoolcralarlasrazoínes
de ser.(Soíbre
este
anupuíruaontísituro
ptuuutotr:,ta,rai
específicaníenocnaesiroO apaoaloo y,~2J.

43
I>< coínrribc:cioiru
ole.1. Ma,ritaiuu
a la leologíau
Na,uciua¡l

a)Al primer
don>iii
io.pertenecen
en elordenraciouial
lametafísica
y lafilosofía
olelanaturaleza:
laprimera
essabíduria
puray simplemente.
lasabiduría
propia
delordennatural;
lasegunola
lo esen un ourole
u oletcrn>iuíado
—el ole la naturaleza
corpoíral

y en la medidaen que,pesea depeíuder


oid prinuer
grado>ole abstracción,
es iluuninaola
participativamente
porlaintelección
metafísica
y laintuición
delser,
quederivan
deltercero).
(También
se ocupalame tafísi
eadelosfuíudaníentos
ouítoíloigicos
olelasn>atemátieas
cii
yo tipo
oleabstracción,
porno operar
sobreelserreal,
impideseleoloigne
cltítulo
(lesabiduría).
SegúnMaritain,
en elordensuprarraciotual
cabría
íuucluir
bajoeste
concepto
también
ouíro>ssaberes.
En prinuer
lugar,
lasabiduría
infusa
y lateoulo>gía,
accesibles
alhombreenelestado>actual
y quejunto)
couilametafísica
conforman
ladoctrina
clásica
de
lasTRVS SAHIDURIAS.
Dichasabiduría
infusa
—denominadatambién
sabiduría
defolanuorosa
o Teología
mística—
está
en estrecha
relación
con> laféteo>logal,
como laTeolo>gía
discursiva.
perose sitúa
porencimade éstaúltima.
Difiere
ademásde ellatanto)
porsu luzobjetiva
(connaturalidad
de amor coun loso>breuiatural)
comou porsu o>bjetofonnual(Ditusen su vida
íntimay segúnsu deidadmisma).Se trata
dc un verdadero
saberque,paradójicamente.
consoste
en ‘‘no—saber”
y “padecerlascosasdivinas”.
Maritain
lallamatambién,
porello,
teolo>gía
apofática.
No) usa de conceptos
sino> que alcanza
la unióncon su o)bjeto
‘‘vía
amo>ro)sa
Porúltimoy en lacimadelsaber,
aunqueno accesible
en nuestro
estado
actual,
estála ciencia
de losbienaventurados
o visión
beatífica.
b) En cuanto aldominiode lacicuicia,
compreJioleto>doelcoutunto
22>. (No)vamos a seguir
a Maritain
en su análisis
po)rnieno)rizado)
de lasciencias
particulares<

(22> Paraun esotidio


más detallaolo>
olelo>ssa,bcíes
oíue,
porcaerfueraoíd propósito>
oleesteestudio>no> vaunios
a
considerar
Con mayor profundidad,
puedenconsultarse
como> texto)s
maritainianos
fundaníerutales:
—Sobre lascieuucias
dc lanaturaleza
en general
+1)5,11 (0)1102IV 368—369 y 377—386), IV (SB—576 Y 596—6261 y V (63~—633); OíL,(0)14’ VII ‘04—
218 y Anexo)); RetR (OIR’IX -244—255); l¿ph II, (O1¿C II751—753); ¡¿Ph 1, (0>110211109—122):Ap
1rS1¿ (405—406)
y INi (3011396)
—Sobre la,filosofía olela,nauturaileza,
+1)5, IV (Ql ¿02 ív577—595); OIl, (0)1¿o:VII 29—251); 1 ¿Ph II,(Ql ¿o:ií745—747); 1¿Ph 1,((>11011162—
167):SceuSg,11 (ClICVI 47—48): AppSl¿ (406—410):1>6 (391—3961, y cus generall’hNao(0>110:V) que,como
porsou suuI>títtilor
hiedesa aucíseruirse(I¿ssai
critioíoíe
sersesfro>uutiéres
etso>uo objet)
estutu estoiclio
capitaul.
—Sobre laos noaureruuaiticaus
y la,filosofía,
de lamaotemaiuica

44
1 ~ clasi
ficaeuo>n ni:’
utaunuaoua de 1os Saberesespeco1aulivo>s

de cadauno> delossaberes.
Paranuestros
intereses
basta
con estacaracterización
general
que
podría
expresarse
gráficamente
en el cuadrode lapáginasiguiente)<”>

§3.Examtn.d~algunas
criticas
a laconcepción
inaritainiana

Ahora que ya tenemosuna perspectiva


generaly completadc la respuesta
marítaii>iana
a lapro>blemática
delsaber,
no> quiero>dejar
de aborolar.
aunqueseadc modo
incidental,
algunos
puntosde reflexión
crítica
acerca
deella,
fundamentalmente
en loque
respeeta
a su coínsideración
delprimer
grado>de abstracción
y lacapacidad
explicativa
de las
ciencias
particulares.

1. Un primer tipo de críticas ponen en cuestión la concepción maritainiana


024t
de lafísica
moderna,a laque consideran enexcesomatematizada y deso>ntologizada

+1)8,11(011011V334—336 y 366—368) y IV (639—631); llYh1.(0110211161—162)y AppSli(398y 416—


420).

(22> Aún puede contemplarse


estaco>nstrucción
desdeotravertienoe
también
escalada
porelfilósofo
to>musta.

hay respecto> delconocerhumano,nosdirá. dos carasobjetivas: claspecto “nuisterio” estádellaoloude la


realidad transobjctiva (cosa) y puedeser, porexcesode inteligibilidad (realidades sobrenaturales) o poírdefecto
(ante todo>lamateria eo>rnoprincipio>puramente po>tencial).lnssaberes en losdíneélpredomina pro>gresan por
profundizacióuí y so>n,lafiloso>fía de lanaturaleza, lau metalísicay, so>bretodo,,lateo)o>gia: es elo>rolei>olela
sabidoir/a.
111 aspecto“pro>blema”, porsu parte, estámás biendelladoolenuestras fórmulas y carece estrictamente dc
contenidos ontológicos. Se trata,de oínadificultadlógica dínehayquesalvar, de tinacuestión intelecotíal
d~uehay
que resolver, de un nudo> de conceptos oleehayoíuedesenredar. Las saberes en loso~oue élpredo>mina —ciencias
particulares,matenjáticas y técnica—progresan porsustltuCuo>n.
Segúnestallueva faz,nuestra armoníaespiritual —dice Maritain—descubre tres tipos de “seol”y tresmaneras
de ‘desalteramos
--Sedde resolver mi PROBlEMA. Se trata oleduna sedoíue,una vez saciada, creaotrasnaevas. Sus
aguasson lasaguasdc lacuenda.
—Sed de conoteer elMISIiIRI() onto>Iógico,
nuncaconupletamente saciada.Susaguasso>n lasaguasde
lasabiduría creada.
--Sedde VER A DIOS (‘AltA A. CIARÁ. Sous agotasson tasaguasde lasahiobuila increada.((itt. SI,,
01102V 532—533).

<24) Ofr. E. KII -¡FR, La Pluilosopluie


desacientes
t/tNf. Mo¡ritodn(recensión
en Réu’uet¡éoteolczs<iqu4e
dc
jrluilosopliie,lonio>X í>p-466—468); R. P. 1),SAl,MAN, “Philoso>phie
VII, 1934,Chronioíues, elsciences”,
en
Joi¡rt¡ées
détudes III1935,pág.48 y ss.; l~.RIINO)IRII?,
de bu SociddéoluotríÑe, “Isa pliilo>so)phic
desscíences
selonM. Mairí oain”,cuíRéu’uetuéoseolastioyu¡c
ole¡‘hilosopliie,
X. 1933,l¿touoles ues,pp.96—106; It.1’. 1>.
criíiq
lICENI¿¡‘4,“I)e valore uheo,riarum
physicartiní”,
comoinicación
en el(ongreso Lauruista
dc Roma, 1925,pp.61—74
y 269—07S y NicoloMariaI.O}SS, “Fila,soírianatoirale
e seicoze empirichemcl peuusicr<>
di Jaco
cuí
1ouesMaritair,’’,
Salesiatui¡,ru,
XII, 1950,pp.90,— 125.

45
-~ .33

O It le
Ql el o e’
It E 33 Ifa
LI I) ea —3
Ql
LI LI
-aleel ‘e — -3 -~
XLI 11)
LI 3. -‘ It It
It
.3. 0 E’ — of
LI LI el —‘ O
e H

2oc e
LI
E-
‘-a 1 0
a of) e el 0)
le
‘13
.4
4”
al
‘e e- al e le
It
32 03 0-’
It el -12 .31 33
el LI
e: It ¿‘1 LIt

U:
LI If.-a
It - It LI le O _ o-. O le~ ~—‘e
a E LI It el aal,~ LI ‘e
LI el LI LI e LI a
LI — LI -o
It 2) LI o LI efl~ 01,
It 1’ LI le It E-’ ‘ LI
It It u 133 —
0) le —
It 44
‘-‘E E
.2 -t o—. u
II
-o le
LIc
LI LI
--30 a
33 +3 LI
It E E e
LI e It e
a ea’ e c
t e. 130 43
o.-. ce le e
It E --el o
e- el e
le E
a ‘o
e—-’ bIja
el 0>
LI It e a ‘-“o e
It
do
--‘al e e Ea E
le 44 .,,e e--’ 4443 e
doedo ale. e--a
LI E --le
LI It-.-’),
e le le
LI .3 1> e--’e
OC do
E-”
Pa e

-1
(‘E-’ 13
VA OE-A
--313
-‘-313 O’~ ‘34-’ 13
a ‘00o-9 -1 ¡~~.-of
-e E.’~ -c ‘“e
a’-’ z oc ¿¿ el ‘e
ea
LI LI
4
It
a
--3
le
-A
do 1 ~ al E-
LI
E-
a’
LI
al
e
ni O u- a
LI
a’
-3 o le
e
0 LI
el
4.3
E -~ ca
‘1
-~ 43
02 13 E
ce—.
ItA
a al
LI
LI
O
0)
4-’
C
‘A
Í~ ~ e
e
a
e
e
a
e
e o’
a
E
e
do

LI • It t-.~.43 a) e
E
e 0)
.
4ÉÑ—
~c-A -
433
e o o
a e
ele
.2e)
O It
11 a- 5
oaflt e It
4”
a
el E-’ O o 1. o.
.13 E E .0
LIc CIt It .0 .0 do
LI4” LI Ii e’-” en e :1 e 0> Ql
o”’ o
0- e
a
o, en C
o a
4.3
len 4’3 .31
4-a 43
le a Ci E- .0--’ 44
LI o”— a C 44 --3
O e u Ci E
LI— e
It le LI le a
E-- jo 2 2
u 10 LI It a
LI

le
ce e o

2 a
It e
le LI It It
le
3 2
LI LI

el
It 1<
It
O el el .13
el LI ‘e VA u -o el e)
LI
LI .2 E’ 1.-a 12< 12 le LI
E-” 0) .3 ‘e
<<el el OLI -2 o-’
LI -3 1-’
leac It o It
aLIE-’
LI 72- ~ LI
le<
It ‘e
o--’ LI
LI
LI II

1 tOe
su clasificación
níaritainiana
de lossaberes
especulativos

Buí particular,
LOSS rechaza
lacori>sideracióuí
delafísica
como cienci¿t
media
pro>piamente
subalternada
a la mateniática
—sigue en estepunto>a HOENEN— y afirmala
necesidad
dedistinguir,
auuídeu’utro>
dc laníisnía
física,
do,ssecto>rcs
netamente
diferentes’
uno,
formalmente
matemat
izad
o.y o>troen clquelan ateníát
icasoilo> cnt
rede modo instruníen
tal
y sea,portan
to,.experimen
talporauíto>no>masia.
El planteamiento
maritain
ianoacerca
del
primergradodc abstracción,
reduceademás—según esto>sautores—lasciencias
a saberes
puranie
u> teeonst
atativos
en lalínea
dcl”
quiaest’’
Frente a estasacusaciones,
Maritaiuí
ha ido) to>mando progresivamente
conciencia
delimpulsor
queanimaa todaciencia
—por imperfecta
quesea— a la explicación
y ladeoluccuo,uí.
a un co,uíociníiento
“pro>pterquiol” Sóloque,pon supro>píanaturaleza,
“las
cíetucucís
enípiriologicas
estaran
obligaclas
ci buscar
c-stas
declucciotus
explicativas
elúltimo ~‘

formal
priticipio cíesuscíejiniciones
(leparte
de construcciones
cíerazónfundamentadas
en
loreal,
y quereemplazará;>comomitos
, o símbolos
explicativos
bici;fundamentados,
a los
entiarealia,
a lascausasde ordenotubolcigico
quelainteligencia
buscacuandosiguesu
inclinación
natural”
(QE. OEC VII 209—210).
ParaMaritain,
únicamente
una teoría
del serde razónfundadoen lo real
puededarrespuesta
aldoblecarácter
paradójico
de lasciencias
de losfeí>ómenos,
realista
y
simbólico,
y co>nfo>rmar
lo>que hallamadoun co,uuorcímíeuíto
experimental
y míto>—poétíco>,
que
a la vez“incluirá
oblicuametítí-’
valores
ontologicos
(OS. OEC IV 514).Así,porejemplo,

sibienescierto>
que clfísico,
sefo>rmaunaimagendelmundo,éstano> expresará
rasgos
de
su naturaleza
sino>más bici>de suestructura.
Estees,segúnnuestro
autor,
elmáximogrado
de adecuación
con loreal
alque elanálisis
puranrente
empirioflógico>
puedellegar
(Cfr.
QE,
OEC VII e.IV y OS, OEC IV 522—561).y sólopodrásuperar
este
límite
no po>rsímismo,
sino>en lameolidaen que elcientífico>,
antesqueuíaolauuíhombre,levante
lamiradamás allá
delotjeto>
propio>olesuciencia
x’ sc olejeiluníinar
po>rhábitos
Superiorres
y po>ruuíanecesidad
metaf
ísi
ca más o> nreno,s
incorn
scic
ote.parapartir
en buscaole1 serya en ortroj
o>rden

Adeniás
de estaviade saliola,
quepoolría
serco>nsideraola
co,nío>insuficiente
y extrínseca
a la pro>pia ciencia,
la oh stincuon níarítaíuí
iana entreempíríoníétri
co y

empiriowtsquemático
no>s proporcío>na
un rico> instrun>eí>tal
couí el que podemosllegar
a
reco>uíorccr
un ciertor
pluralisnior
epistemorlógico>
en elseno,,incluso>,
de una mismadisciplina

47
1<u couuíuó,a-ucióuu
de 1. Nlaiiuauiuu
u ku Ieolo>giau
t’~au1tirao~

cicu>tífica
Dc estemodo>.saberes
como labioílogia,
lapsicolo>gía
y aúnlapropia
física
“si un
¿lía—olicenuestro
filoso>fo>—
seclo’cido-’
a filosojár”
(AppSE,40’?>,poidráui
tener
diversos
grados
ternos
iii de lectu
no. unosniáscercano>
s al nivelempirio>métri
co, y portauítoatraídos
po>rla
matemática,
y otrosmas aco>rdesco>n el planoen>pirioesqucniátieo>
y, en co,uisecuencia,
atraiolo,s
porlaíiloso,tía;
i>ivelcs
queíenoleráuí
a complementarse
en laprospectiva
científica.

2. Esta atracción
por la filo>sofía
y la introoiouccion
del co>ncepto>
‘‘empirio>csqueníático>”
permiten
a Maritain,
adeniás,
agrupar
cierto,s
saberes
olentro,
de loque
ha deuíomiuíaolo>
“ciencias
filow
feasquederivan
(leí
primergradodeabstracción”
(AppSE,
407).Entreellas.
el puesto)n>ás señalado>
lo ocupanlas“CIENCIAS HUMANAS” o
“CIEN CIAS DEL HOMBREIN.
ErancescoBOTTURI 0”> ha sugerido,
a modo de hipoitesis,
uuiifiear
la
prospectiva
episten>o>lógica
maritainiauía
en el ámbito)empirio>l~gico)
y definir lo>
empirioesquemático
como,un tipociei>tifieo>
caracterizado
porlainterferencia ya
filosófica,
seade ordenespeculativo>
o práctico>
Estainterferencia.
ci>el ordenpráctico,
no>s señalaría
elmodo en quedel,e
sereo>mprenolida
la co>nccpeión
níaritainiana
de lasciencias
humanas
y permitiría
superar
—de fo>rmaembrionaria
y neeesitaola
dcdesarrollo,
esosí— larudimentaria
olistribución
delcanípo>científico,
deacuerdo>
co>n criterio>s
de co,nteí>ido,
en “ciencias
humanas
o so>ciales’’,
que tiencu>como objeto
alho>níbrc,
y elresto>olelasciencias,
quei>o> lo> tienen
Sin eníL>argo>,esteiii
tento> ole clanficac
iónarroj
a,a mí enteuioier,
po>ca luz
sobreelasunto,.
Le cierto
es que laposición
de Maritain
en estepunto>,ademásoleno estar
muy elaborada,
chocafro>ntalmentc
couíelespíritu
moderuío>.Parau>uestro>
autor,
a estetipo)
de saberes
sólo>sclespucolellaníar
ciencias
impropiamente
—en lamedidaen que,segúnel
lenguaje
níodcruío>,
pretenden
pro>ceoler
siguienolo>
méto,dosde verificación
riguro>sos—;

Nuestro,
idiO arno hao dcdicaolo un es001 diotantécuuie,> a esí
e tipo>olecienci os Co> uno> líaheclio> co>n0>1ro s Saberes,
perohau indicaolo e’’algoun&>5 retazos
lauslíticas
en laso
1oae debería
caminarlai,aterpretacióuu
olelasuiiisnia’s.
(Mr.
ScctSg, l¿elaircissenaeuits
stíulaphilo>so>phie
naa,rale,
III4: desseicucesd’iuafu,rntaíion
expérin>enoale
co,nncxes¿o
la seiencenbu,ualeay A1>pS1£, 4n6—4 10>.

(2,0‘‘Veritaie seicoze.
l’r’spetíive
olellapporu,
episuenuaduígico
di laedítues
Maritauin”,
en luídel(Satuvegno
di <Oua/ja1,,-omossa>
ituttnua—aca,,alc olellL’uui’-ersiol
caut¡,lic:a.
N-lilana>
195-2,201—23 on -‘ Vila,e ofensiero
1983,pág.
4?3

48
1 a et:usiLicac1 óo mallii ¿ano olelossa-obeíes
aii> esj,ecolaa
¿vos

estrictaníente.
so>n únicamente“enípiries”
preparatoirios
a la ciencia
y materiales
de
información
experiníental
paraelsabermoralpropiamente
dicho.
Desdeestaperspectiva,
alcanzaráuí
eltitulo>
de “ciencias”
sólosise mantienen
ci>coíntinu
idadco>n alguna
de laspartes
co>uist
itrut
ivasdela‘‘fil
o,so,fía
mo,ral
aolecuadaníen
teton>aola”
; scráu>.
poirtan
to>,cien
cias
co>nexas

o ella
y carecerán
ole auto)uion>ía
pro>pia.
Por otro,lado>, y cuí cuauí
to> oleri
sai> ole1 priníer grado> ole abstr¿ucción

“permanecen y’ cíebo’tu
permanecer
—olice elfilósofo,
francés—unidasa sushermanaslas
ciencias
de la naturaleza,
ya seat,
puramente
empiriológicas
o matematizadas,
no para
couufornuarse
serv’íinie,ite
a sutupo¿leexplicación,
que tíoesfilosófico,
sinoparacomprender
loqueellas
nosaportan
y císumirlo
dealgunamaneraen supropia
luzontológica”
(AppSE,
407).
Se celia
oleveraqoui lo> inapro>pi
ado> queresultatentar
iii definir
laposició»de
Maritain atendiendo únicamente a la distincióui
cuítre “empiriométrico’’
y

“empirio>csquemático>”,
aunqueesta
división
se lleve
también
alo>rdenpráctico>.
Mientras
que
en lasciencias
ernpirioesquemáticas
la filo,sofía
juegaun papelregulativo>
o> directivo,

proporciouaando
“prcco>ncepcio>nes
oleo>roleuí
general”
o> “estímulois
de carácter
eurístico,”,
en

las cieí>cias
humanasinterx’ieuíe
ole moido “co>i>stitutivo”.
Son, en definitiva,
“cícuicías
filo>sóficas”
más que “ciencias
subalternadas
a la filosofía”.
Porlo> deniás.
puesto>
queson“ciencias
delhoníl,re”.
implican
necesariamente
un más o>
juío:ío meno>s explicativo>
sobresu eo,ndicióuí
y su destino,
un juicio>que es
‘‘eoni>atural’
y pro>ducto>
de laexperiencia
huniana.

3. Un último punto> crítico> que quisiera señalar y co,mentar, y que es de


carácter
más general.
serefiere
a la licitud
o no de unadivisión
específica
dentro
delprimer
grado>de abstracc
ióu> y, co>mo couísecueno’i
a,a la couícepci
ón maritain
ianade lafiloso>fía
de
lamitural
ezay sugrado>de iii
tel ilidad.
igib
027\ han
Algunoistomistas.como el la’. A. FERNANDEZ—ALONSO
rechazad
o> una olist
inc
iñnespecífie
a olentro,dclpriníergraoloí
ole abstracción,
¿uduciendo
que
laabstraccióuí
ole la,aateri
a in diviolual eslaniloini
a al,stracci
oinpo>sibl
e y quesólo)po>demoís

‘‘Scienti,etphi ol so>phia secolna-loan’SacotanaAlber tiu’u NIaoguíou


un’’,en -1tuqthduonu,
XII. (t>á
g. 39 y ss)

49
laeo,aíurilaaicia,uu
dc 1. N-laauitauiaa
a’ la teología
Nautoaraul

alean
zarintel
ectu
¿tImen
te lasco>sassensibles
po>rmcd inde ella
Parao,tro,s
auto>rcs.
co,nao,
Charles
DE KON INCKen y laEscuela
de Laval,
laaparen
teolualiolad
ole lo,stérmino,
s ‘‘cías
nío>bile”espuramente
x’erl>al,
y ponermás acento,

en utí
o> u o tro no ptí
coleserx’
irparaol¡st
ingu
ir específicameuut
e olostipow ole cien
ciasqueno>
seoliferene
u ¿un crfl
resíeo,nío niveles
olisiinto,
s dc co>no,cin>ieua
to> El estudioso
de lanaturaleza
coní
í etíza
ceo>> laos no>cionesmas generales
paradespuésir peííetrauído
ci> el oletal
le ole los
fcnómeuos,
olemo oloqueuao se trata
dc uuicaníbí
tiolenivel
sino>si
mplemeuateoleu o desee
oso>
po)relqolelaeicuaciaempírica
puedesereo,íísiderada
co>níouna prolongación
de lafilosofía
de lanaturaleza
en un planodialéctico>.
E. G. CONNOLLY t29>. aun adn,iticndo
la diferencia
específica
entre
cienCias
naturales
y filoso,fía
ole lauiaturaleza,
rechaza
tanil,ién
que elcriterio>
ole olistinción
seauuíadivisioua
intrínseca
en elpriníer
graolo>oleabstracción
Talolifcrenciacióu
produciría,
a sucnteoder.o> o a co>uafoísióui
lanae
otalo
le entre
co>no>cun>ucotoseul
sitixo>e telcctu¿u
iii 1. La raíz
de ladistinción
está—en suo>pinión—en que.mientras
que lasciencias
enipíricas
seo>cupan
sólode losfenóníeno,s
sensibles
y ole susco>uídicitmnes,
perteuaeciendo>
portauito
alorolendcl
cou>ociníieuíto,
sensitivo
y sicuado,
elpro>ductode laactividad
co,lativa
y la cogitativa
(así
recuperada
ole la traolicióu’u),
la filo>so>fía
de la naturaleza
tictac
su o>rigenen unaabstracción
intelectual.
y por esosetrata
de orn conocimiento
intelectual.
Ningtítio
oleesto>s autores
parece
haberentenol
iolo> adeeouaolan>e
tateelmoado cii
queelprimer
oroleii
deabstracción
sediferencia
intrínsecamente,
segúnMaritain
Rccorolemo>s
que uiuestro
autorolist
ioguíaentre‘‘ternaiuiois
a quo>” y ‘‘teroninus
aol quem’’ delproceso
abstractivo:
segúuaelprimero
scfundangeuíéricamcuate
bistres
graolos
de abstraccióui
formal
en lameoliola
ciaque ibasalejamos
de la materia;
segúnelseguiado
olistiuaguimos
lascicíacias
uíaturales
olelafilo>so>fía
de la naturaleza
específicanaente,
porelgrado>de iíamaterialidad
o
cogiioscibiíiolaol.
“Esa cíistinciót,
c’.,peczjica
entre
lasciencias
de lanaturaleza
y lafiloso/la

¿/o’ la tuaturaleza
—olirá Marit;uin
— so’ basaetu ladijérencia
específica
ch-’ losgradosde
a 5sfniceion,digodo’ absIraccio5nfu>udcmuciula
1 (¿¡u-’¡Sirto’de’! injYni()
ohj<‘lo>, ¿¡Ud’conduceen

(25> ~ seiciuces
expériníeratales
sant—elles
dístinetes
(-letau pluilu¡soplaie
de lau uuauare?’’,
caí <‘u¡/iua-c.
.S’eit,uecs

ti.’ ‘u
th’at,usa-’opi ifa
atooíl o. >a tada.alece
aval>cr, 1 9-11

~ “Scienceos. philaísua
en [líe Mo¿Iu-r,,
1ahv’’, XIX.
Sclucaa!u,;a,u,,, 19S1—195’ niuretí
1952.pp. 197—209.

50
<u cIa’
siLic‘ei Sn naarita
iuu ianao ole- loassauberesest>e
cta1auuisos

un puntoa clo’finiciom’s
cíetapoempiriológico,
etíotroci definiciones
cíetipoo,-¡tologico,
y
queimplica
puntoscíeviVa formales ¿íiferd’ntes.
Ja tradición
o-’scolcistica
admitequeen el
5n específica
entrela aritmética
y’ la
segunclo
grc¡docío’ abstracciouí
Iuay’ una clistincic
geometría:
no constituye
utiaparadoja
mayorlc acímision
cíeuna diversidad
de especies
en
elseno¿leíprimergradoch-’abstraccion
(QE, OEC VII 245). “

Poreste
ladoquedandefinidoas
también
eltérmino>
enquedesembocan
ambos
tiposde sabery como sc cumplesu líneade verificación
existencial
ciiel juicio>,
sin
necesidad
de referirse
explícitamente,
paradeterminar
elmo>do> de acceso
a cadagradopropio
de iuarnaterialidaol.
a tinadifercíacia
en eltipo>ole“causas”coanque lasdoasespecies
de saber
trab
ajata—próxinaascuílascictie
iasnaturales,
renao,tas
cíalafil
o,so>fía
de laua¿tturaleza.
segúía
LOSS—. Recoardemois,
además,que estaúltimadistinción
Ianabiéia
aparececía el pro>pio>
Maritain
a laboirade distitiguir
lacietícia
de lasabiduría
cuígetíeral.
Porúltimo>,y de modoísimilar,
íaoíresultaría
demasiado>
difícil
paranuestro
autoraceptar
que,paraco>íastituírse
en ciencia
perfecta,
lafilosofía
de lanaturaleza
deba
poseerya “algunasposiciones
metafi?sicas
fuíudamentales”t>0\
siuíporello>verseobligado>
a admitir
queteíaga
que atravesar
primero
porlametafísica,
como tambiénLOSS sugiere.
Ya
en loque se refiere
a lasnaisnías
cicocuas
naturales,
Maritain
diceque estánadheridas
a la
“o>iatoaloagía’’
deuuíanaanera
implícita
y oascura,
en cuatíto,
que “presuponennecesariamente
una
filosofía
o unaprej7losofi’a,
subestructura
latente
quepodríaserruclimentcíria,
sinformular,
consciente,
ití peroque tíoporeso esmenos real,y parala cualla -‘xi.s’tencia
cíecosas
distintas
delpensamiento
ylaposibilidad
dealcajízar
más o menoscompletamente
esascosas
porelconocimiento,
sonpostulados
indiscutibles”
(DS,OFO IV 541).¡Cuánto>más en el
caso> de la filoisofía
(lela tiaturaleza,
que es utía ciencia
filo,sófie¿u”
o> saberde tipo>
~‘

olíat0>1oigieta’

§4.lIndad .urganKnyitaLd~L~abcn

Co>iacluyanao>s
ya este
apartado>
olenuestro>
estudio>.
Maritain
selíadistiuaguido
siempre
y cíatoaolos
loascampoaspo>raceptar
losretoas
quelan>odernidad
ha planteado>
alpensamiento>.

~‘<~< 1 OSS N. Nl. ‘‘l’ilu>su>fiau


uuautaaratu<
e seacauic
enapi:ielae
íd
1,catsieio
dli Jaaco1tucsMauaitauin’’,
-uit.cio.,
pág.123.

51
<u eouitrib:acaouu
de J. Mauriuaaiuu
au 1.u Ieo,logía
Nautoaraul

En elaspecto
que noasha oacupadoabastaahoarasusitatentoas
sehan olirigido>
¿u eoauaseguir
uíaa
síntesis
iauex-’a
ole bissaheres.
precisanacuate
aplicatado
aqticllos
principioas
generales
del
torna
isnao>quelafil
o,sofía
de-lacien
ciacolasí
derabatabso
letoas,
Y a mostrar
co,neííoaque-sicta

un tienapo>fracasaroan
cíalaestructuración
dc loasoliversoas
saberes.
estefracaso>
uaoí sedebea
uíaatucapae
uladesen
cialo olen¿tturaleza.
sitio>alestado>ole desarroal
loa históricoa—filoísófi
col cta
elqueseutil
izaro,ía
y alasnañítiples
iiajerencias
extrañas
a elloas
mismoasquesclesadíairieron.
Nuestro>autoar
ha dichoí:
“cotí tododerecho
sc-’puedepensarqua-’lafilosoficí
tomista
esta,
mejorquen ingutí
ci otra,en estado
a-leproveer
ci lossaboros’cíelosouacíros
mo’tafihcicos
e;: dondeéstos
expía
ya-tuci gusto
susosvíga-’ncias
propias
5-- no suircín
violencia
cílguna,
tic)sólo
porseraquélla
eso’uucialn¡ento
,c’alista
y justificar
o’riticcímeíute
larealidad
e.xíramental
¿lelas
¿‘osasy elvalorde lasfacultades
(lecc>tuocer
quetodosabcrsuponeimplícitamente,
sino
porq
ríegarantiza
laautonomía,
laespecificidad
cío- cadauno y porque sus dilucidaciones
metafi’sicas
¿le lo real tic tienencolijo
co,:secueíícía
tuecescíría
ninguna deformación

sistemática,
clespoticamente
impuesta
a laexperiencicí
(DS,0kG IV 387). “

Gracias
a esterespeto>
porlo> real,
poídenaoas
coanteniplar
unasíuatesis
clásica
y jc>veua
a lavez,querecoge
latr¿tdición
y querespoaíade
a lasproafuíaolas
renovacio,uaes
queelpro>greso>
de lacictacia
en laríatad
eruaidaoi
proivocó
en clordenepistenaoalógieoaOa
)-

Eloabje
to tictoado>ello>no> eratatro>sino>elole restituir
laiii
tegridad
delsaberhumanoa
a la vez que se respetaba
susdiferencias
especificas,
de acuerdo>coan el célebre
lenía
maritaiuaiaruoí:
‘‘DIS’FINGUIR PARA UN IR”.Como resultado,,
elsabertao seráya uuaoícotí
unidad esencial
—lo> que noís comnoluciría
de nuevo a toolo tipo> ole imperialismos
epistemológicoas
ya experinaentadoas
porcl hoanabrea través
ole lalaistoria
y oletautaciados
poar

(30
-u í~aul~~~rausa-telteuuuvIIAI<S, estasíntesis ~~ueteuía-líau a-larres
1,taestau a tres taurcaus<pcsecauní1,leu, snliolariauníente:
ocu cc- íl~40
farijju u-. tau‘<c/Loa e/cucars’ li/aovar la sa-a¡¡día-ñapu e bcaji\tea.da?s a-ti/u itcd,cdoí’c da-’ la a-~ia-’tu cía dd’ los
fi<,‘¿‘pucucasy ¡a/st ¿¡¡ca-acdc> su, esist a-’’ucia, y, ¡anubia-’,,ca-ala}?ooiada/ca a-oíauna u erdadera‘a-a-alary d[c ata-ac:ándí a/a-a en so’
u ‘ct-da-adet-c>lc/u,’oa
ra-/a/ea-—.s cl‘‘ea>-alic a a-/el scaha< r ca-a(nt-cal- isa~cal/,ca-’u/a-’ oc-a-atuecesatic> reoo/ucat:ctloa-/O/ees la ~ie fla-¿Ci
íuaodcí-,ca, /00sola/cc a-’,t/ca-ya/jO lidail
ra-’ci socio la-/afta--a
cahscíq ab/o’, si/ca-?ca-nuca-a¡¡pcatu>isacujío! c)~‘leojura-a, di.s a--et-,u
io’,ado
su [cv/tinaía cas/nc-a-aolán y a-uu ca,-uata-hadoitca, ~ala-a za-a, ca Paejor, la-a ‘-erta-’ de pía-coasa-jiloa jerarquía da-’1 Safuer¿¿aso’
ccs>aouadcua a-a la-as fiuaciouaes Ilcí-ada-us a-a ca-utica ¡sur oua-as díseiplíuua-us la-uuídisiin(cu.s
eohuuuoa (a-u /Ysia-uaciucuuc,uua-íaícca, ¡cus
cae‘ca-aa-a-s bic>la-h41a--a-as
y- la-as eie,ca--¡a-asdo’! /caícchí-a-v IJs cíasdos ¡a-ara-a-as-va-’ ca-mapene/O-a-aca la/a’auI<atOcO’ta(e;y 50/a-í//iu/’l¿tii ¿cuto
cpadua1 >1/“cf oca-. ca-aa-/caa o-< j-uca-asca loa lo,> la-a Oc:’ca-loa a-/a/a-’ a-a>clsisO u ca-sta(¿toar,a-loa-/a-/ha
e a-’, la-u a-la-’icíuící¡ura-a
it-la-afiha-as-oaf les ca
y Seoa la-atlc saus /ra->uc¡ 0-14-5< aa-ira-/u/a-’la-u sa-abíduorící Ñucas cíeu caa-/a-a y a-/u/esoIcan ecate tua-ra-a-e<‘su ,ua-atccbrc, Ica icco’(a-a/loica-a,
cao a-flujo o‘ci Oca lucecaoa: a-~O/0 /01 ja-/ca--
coa a-/lrc:a-- la-a a-/cIcasj¿~> a-¿oca nucas; le¡ca-ade fra/la-a estetija
pa-aítju
e -- (Ma-unoa-aitaen tuotre (cpujis,
l’átis. (htssed 1959, ‘e

32
<u clasificao’ióra
nluiuuainian0
a-lelossalieres
espe¿talativois

nuestro>autoar< Será unoícoan UNIDAD ORGANICA Y Vio-IAL, y estavitalidad


se
mauaifiesta
recoano,eueuaoloa
ladiversiolaol
especifica
ole ejolauno,ojeloassaberes,
susverdaderas
posibilidades
y susmoatívo,s
olehumildad.
itategráiíoioalow
escaloanadamente
dc acuerdo
cernsu
objeto>
no sa-miomaterial
sinoformalmente
considcradoí,
armoanozando
éstecetaelditaarnisrno
vital
de laioateligetacia
detcrminaolo
poarsusdiversos
hábitos
y porlacoarnunicación
cutre
ella-as.
Toado elcoimplejo>
coanjunto>
de bissaberes
adquiere
asílaimageta
oleuuiaestructura
arquitectónica
perfectamente
coaoardiiaada,
cta la que la sabiduría,
fund¿omentalmeuate
la
metafísica
coimo eínaadelsaberracioanal,
ejerce
una tun=I=áwunifkadonaxkLespiriffi,
en un
doat,lc
taivel
-- ¿u) En primerlugar,M¿uritainlaab
la de un poadorole il
tina
iuaaci
óua y dc
inspiración
poirel que contribuye
a constituir
unaactitud
fundamental
oid espíritu
humano
en equilibrio en su “equipamiento
y participa debase”.
b) En segundolugar.
de un poderde ordeny de organización
porelque —
gracias
a su capacidad
reflexiva
y crítica—es capazde elucidar
y defender
susproapios

principios
y losoielosdemássaberes,
y de demarcar
lasrespectivas
fronteras.
Eluniverso
de lossaberes
racionales
especulativos
seconstituirá
de este
modo,bajo
talaspecto,
como unaUNIDAD DE ORDEN JERARQUIZADA. y asísecontempla
en la
doctrina
de loastresgr¿tdoas
de abstr¿tcción
y lade lasubaltertaacióti
de lossaberest>»Pero>
.

(32) Sobreel fiuíaa-larneuaooa


a-Le esteiruperialisuno>
y sus‘oariaosespresioanes
aboodaotas
porlaciÁticamaxitainiana,
pucolecu,nsoíítaurse elartículo> a-leI’aoíoa NEPI,“1 .%uí iii a-leísapere Orau scienza e sapienza”, en AA.VV, .la-acqooes
Ma-a,‘ioa-ai
u a a-’ la-a liheta-a:a-’ da-¿1 ‘hate/liÑ’o’¡
iojc za-a.M arce-fi
i u uíau,13<escia19S3,Pp.3 1 — 37,y elestudio> a-teU. (SALt¿AZZI,
“Garaotícri a-tell’epistenícalucgiau lítirtuanisuicadi i.Maritain”, cuíAA.VV, .Sa-’ieícza-a
a-’ j2/osofla-a
ogga, Massin,oa,Milano>
1950,í,ía- 235—24(a,

SegúnMarioauiit,cl<cetua¡ode 1 a tuuuidauol es
1airita’ iu mn aa-la~>Or la’jea-aura-loa
aol j>raipore izacio$ííulaltur aol de- tossalae
res
pruw- a-lea
<1 a’
graovesre1aerCo’sia-ames.iídant)enelplana-aSocio-—l>>~itico:‘‘tía-) podeuuaa-ase-’-ea-apa-as
a-a la-a uaa-’a-’esida-addea-,rden
va-tecuuaia-/a-aa-i Si ,-a-’a-laa-ata-a,
u/a-a-a-la-asa-a->ícdieic>,aa-’s a-/a-! ‘0/ua-o uo~uida-aa-tu-’a-’tda-ada-’,’a-a
y ‘ca-atcota-a
1, e/ala-a ea/a-alla-asgrada-ís delSabor—
a-a-aa-la-au/aca-a a-aa,toSjca-ícju
ci o’ac suo íciu’a-’l, a-a-ada-aoc u a-> d’a->/iSao />t’a->pia-a juotisdia-- o-la-Sny’ sao pto/lea-a u —a-rda-ídcopa-’ a-a/ka-aqcoe a-lelía-’
a-a-)tca->a-
a-’ ca-a,j ra-/Ja-a,a¡da-ssVa-’u’a/ja la-a ,cfl 0,0,-a-a/urca-a a-la-’suosa->hjc¡a-as, a-aa--a-a
lía-aria-o
jaca-asjota-a l,aua-’tct
a-’ pa-)t’pca-/ir a-a la-a a-hedio’ncia-a
sa-aa--ja-al a-a/ca-a
litia--ca a-/ela-as- scuja-’tc as /ce/usa-aa-uca-o,a-) a-a suoorigenta-a<ja-alo taaa-1o~la-al,co/aa-aa-atísaorda-a y da-’spa-Saiea-a cotíLía-ad del
<5/ciriO o /0a-ca-a /aca-x’a-taoo’ /oa-as’a//aa-aja-ra-a ra-pola-u u—a-’rda-acta--aa-a y jca-aauot’a-ala-/ela-asgra-aa-la-- ‘esa-aherdi.opuoesa-ss- segabasao
a-alaja-’ta s vta-au/a- s a-a,ra-csa/caa-/c as ‘ca-)a-a -oa//irijuairla-ida-ajora-a la-a-ti’
/a-/uo ca-aa-a suotia-n’di,aca o la-asa-alaidcoría-a ca la-aa-’ie,ca-
ia-a y a-a co¡uj¿a-ir
a-’lfa-a/a-’l ru<a-,’c/la-aa-/a-)r
a-a la-as- a-ia-’’ueia-a’a-/a-’a->t-uIa-’,u¡/i/eticar (‘‘Scl’laeuí<’’ era lsta-uoles—Artícles ofl?(.VII 1039).Estas
caansioler:uciuaa,cs. aut>lacaaa-l:us a aura-lsccaaitextuta-, euauivcutiríacau aua-lenaais u laeota-acauciouí euu 1,uoeuíciaulnaeuíte fascista, y al
uegínacmpualíticu> qooe bus sulsieaagau eratuíu;oliuauriu>.

53
I<a caaaíural,taciuaat
a-lei.N-laaaiuauiaa
u laa 4’euia-ao’íau
Nautouu-:-al

a la x-’ez,y a-loa-loaque varitas


sal>ercs
puedeíaversar
soabreuía naisnata
olato>naaterial,
zatuestro
autoir
líalalará
oleuuaaneees¿oria
UNíDAD DE INTEG RACION quesemataifiesta
alnivel(le
I¿uo] iscipliiaaa-lesalae
rmás ¿ulta.
NI¿uritaiia
e it¿o o’onaoaejenaploas
de esta
últinaalaquese da cíatre
l¿ufiloasoifía
a-leí¿irte
y lasolifereotes
artes,
lafiltasoat’í¿u
nataral
y a-liscipiin¿us
inductivas
coincretas
t¿ules
ca-maol¿o soícioíloagía
y laetna-ala-agio,
la uaactafísic¿o
y la f’iloasoífí¿u
de lauí¿uturaieza
Y’ sombre

tomolta,entre
la filoíso4ía
ole lanaturaleza
y lasciencias.

Gomn el descubrína
ieiit
ti de esteoloibí
e aspecto>uuaitantaole loas s¿oberes,
el alnaa
recuperará
aolenaás
‘‘cldix-’iuaoa
tesoirtí
de lauíaiolad
intelectual”
perdiolo>
laace
tres
sigla-as
y poaoirá
encarar
coaía(lecisi~ia
clpianteamietato>
de lascuestiomuies
que naáspreocupan
alproapioser
hunaauioa:
“un mismoi.’npufs’o,
haa-helio
nuestro>
filósoafo,,
que so’ transforma
a-legradoen grado,
peroquof sionapreinapuliso lc’l~‘spíri/u
pa-’rtnatio’ce (‘Ja buscaclu‘1 su’í,atí-cí
a--íes-cazojacís
a-It’
cojiocina
ia-’tato
íaa-’t
e>-‘oge;aa-kas,a-íesa-le
la más liunaila-le
ñuv’esta’gao’ióua
a-lo-’ labora
tonohastalas
especulaciouía-’s
a-leímotafisico
y delteólogo,
a--’ incluso
hastalaa-ttperiooacia
supra
—racio;-c:ii
y lasabiduría
cíegraciacíelosmísticos”
(ScetSg,
OEC VI 4(a).

:54
En nuestra
Introducción
henatas
esbozadoun cuadrogeneral
de la teoría
delsaber
naaritaiiaiana
y hemoas loaeaiiz¿odoa
cía él lo>s diversa-ms
saberes
coan suscaracterísticas
mas
umpoart¿uiates.
susoabjetos
y susmétoadoasdeiíavestigación.
Noas coarrespoande
aboaradarun paso
más en íauestroa
caminoy adentrarno>s
ya cíaeldoaminio>de lametafísica.
“1=1 campodelasabiduría
metajisica
misma —ha dichoíauestroa
autoar—comprende
el
conoc¡níaeato
refla-’xiv’o
cíelarelación
delpensamiento
con elser (crítica),
elconocimiento
dclseren cuantoser(otalología
en setitido
estricto>,
elconocimiento
de lospurosespíritus
y elconocimiento
deDiossegún sea;:,unoy otro,
accesibles
a lasolarazón~neumatología

y teología
natural)”
(DS,OEC IV 655).
Ciertamente
nuestro
proapósito>
no eselde ciaba-arar
un tratado>
demet¿ufisica
general

proayectoa
maritaiiaianoa
pa-arla-ademásíaoaejecutado>—.
sinotansólo>eldeanalizar
lacoantribución
de nuestro>
filósofo,
a laTeolo>gí¿o
uaatural.
Su> enaborgo>.
si setiene
encuenta
quetoadalatarea
especulativa
de Maritaiua
se ha taricíatado>
en ladireccióta
de unaliberación
de lainteligeuacia
a finde quepuedaalcanzar laVerdadt345,y que estatarea
tieneun momento gnoseoiógieoa
y uíamoamento>ontoalogico,
secomprenderá
poarqué esnecesario>
aboardar
estos
da-asmomentos,
quehemosdenominado>
fundamentos
gnoaseológicos
y cíatoalógicos
deleoauaoacimiento
deDios,
y enquémedidase coarresponden
coanlasetapas
que coíastituyen
a lametafísica
y querevelan
en su estructura
naásíiatima
su más alta
aspiración:
poarque“la metajisica
no sufresólola
necesidad
comúnde laabstracció,-í
y deldiscurso.
Sufreuna enfermedad
queleespropia.
lisuna ‘biología
Natural;suobjeto
porexcelencia
eslaCausadelascausas.
fnte,-uta
conocer
elPrincipio
de todoloquees”(DS, OEC IV 284).
El propia-a
Maritain
ha revelado
en quédebecoansistir,
desdenuestra
perspectiva,
el
estudio
de esta-as
doasmomeuatoas.Elfilósoafo>
que reflexiona
sa-abre
Dios,—dice—
- cíebe
saberquelai;-:teligencia
difiere
delosse,-ítidos
en naturaleza,
y no
sóloetagrado; queloque v’aa buscaren lascosas,
es elser; y que elseres,en un grado
u otro,
inteligible
o captable
porlaitíteligencia
(Eselmoanacíato>
giaoaseo>lógicoa
y ciiélhabrá
“.

quejustificar
laoabjetividad
de laiuateligeuacia
y clarificar
demoadoíaolecuadoa
lauaaturaleza
del

(545
III tenaau a-letau Ii
laeraucio$aa a-lelaino e-li
geneiau, ola-ue un esorolauntoarhataíau desauna-allaudo>esjaecificaoní
ente,sa-abretodo
cíaf.cpa-avsa-a/ude la-a dia-ara-nane.ha siotoítatajeto de anapliaureflexión y nuníeroasos trabajos de investigación,
ftíndarnentaulnaeuíte cuílengtaau iaatiauna.
A oiru la> uneraunaente icadicaoisapoatle anais cio aur el art leta la> a-le ViiOtaria-al’( )SSENlí.‘‘1a 1iberaxtone
olell’intetligenzau, aulle tangiaíia-lell’iunpressa fila-asoiLiea diJaco
1ouesMan íauin”, ¡5/a-adij7la-sa->fla-i
ecu Riuf ,aea-íeseola-asrica-a,
va-al.91, 1979.u, 2. p~í.4O’—4~S 11’Ñ’e/aza-a y’ eln-xamnoagraíficoí
M tíreel íatabtieaoloa
Iiu‘aa,13rese ¿au porOnaa-leraai
1983. de Ilouunanitaus, titulaa-lta
la-aca-jues
Ma-a¡’xca-ai/ae la-a libe,a-az¡a-a,a-: da-’lía-jace

57
conoací
n>ientoa buníano>).
— “a-la-’besaber,
ademas,quo’elsercíelascosasno esuno y elmismoetatodas
a-lías,
siaa->que dlifiere
o’;! cadíautaisti pesartic’sercaptadoen la misma ideade ser y

e.>zpro’saa-lo
porlaraisma
palabra(esloquelostomistc¡s
llamcnalaanalogía
delsery los
trascendentales,
es decir,
losolajetd)s
ilepensamiento
quc’desborciata
todogéneroy toda
cateoa-cría)..,’
deí>esaberqueicísleyes
delsertioneta
tanta
extension
como> elsermismo; así,

elprincipio
de —todo
idíetltidladí ser es loque es— valepatatodala extensió,;
delser
absolutamente
hablando;y elprincipio
die causalidad
paratodalaexteiisióit
delserque

etti’uc’lv’a
en algúngradlo
cotatingencia
o mutabilidad
(Esclmomeulto>oi>toalógico
“. y en él

aboardaremos de laintuición
elestudio> oíd sery susimplieacioanes).
El filósa-afo>
deberá
sabertambiéta,
porfin,
que “allídondela experie-ícía
dielos.s ,atidos
tao alccnaza,
eíserdiC lascosasque no puedenversenitocarso’
estcombién
cogtao.s’cibíe
a lainteligencia
haunhana,—a partir
(lelac1tvperaencía
— no talcomo ,-uuestras
ideaslocaptaríata
directamente,
sinosegúncomo algunas
de nuestras
ideas
pasan,
porsu
objeto
mismo,más alláde laexperiencia
y alcatazan
lascosasinvisibles
en larelación
de
similitud
quelesunea lascosasvisibles
(eslo que ld)stomistas
llamaí¡
co,-,ocímiento
por
analogía)”
(AppD.OEC X 25—2Q. Penetraremos
entoances
definitivamente
en el ámbitode
la Teoloagía
N ¿otural.
para ¿u¡aa
1 izarsu particular
estata-uto
epistemoalóg
ico> y el tipode
couoacini
icuatoa e te!ecció
iii u quele esproapi
a-a cíalacoancepcíón
naarít¿oiuaían
a: clcoantacina
ictaha
analógico
y lainteleccía-an
anana-aética.

58
- CAPITULO III: FUNDAMENTOS GNQSEQLQG1LQ~LllEL

SQNOCTMWNTQ.DEDIDS

Frentea otroas
tomistas,
Maritain
ha aceptado
desdeelprincipio
laposibilidad
y la
necesidad
de una crítica
delconocimiento>.
Se trataría
de un movimiento>segundode la
inteligencia
porelque.una vezaceptados
“in actuexercito”
y porlaimposibilidad
de sus
contradictorias
losprimeros
datos
naturalesaportados
porelsentido>
conaún, aquéllase vuelva
35 cíauía verdadero>
sobresímisma paraexaminar
suvaloary desarroallarlos
“in actusignato”a-
análisis
fenomenológico
de lanaturaleza
delconoacimiento>
humano-La tarea
traspasa
asíel
mareode la reflexión
lógicaparacentrarse
en uíaaverdadera
reflexión
crítica
de orden
metafísico
quesearticula
en dospartes.
En laprimerade ellas
—la propiamente
crítica
y una especie
de apologética
del
realismo—,
nuestro
autor
pretende
restaurar
laobjetividad
de laiíateligeuacia
y reordenar
toadas
nuestras
facultades
alser.Coan ello>quedarán
rechazados
de plano>doserroares
muy propioas
de nuestro
tiempo:
elidealismo
y el cientismo.
En la segunda
parte,
más constructiva
y queconstituye
una incipiente
ontología
del
conocer,
abordará
el estudio>
de la íaaturaleza
delco>nocinaiento
humano> cíasusdiversoas
caracteres
y fases.
Maritain
coansidera
estasegundapartecoamo la auténtica
justifícacuon
metafísica
de laprimera.

§1. El realismocrítico
y la objetividad
de la inteligenciat>6>

1. En loquetocaa laparte
apologética,
segúnMaritain
elprincipio
primero
la investigación
paracíacauzar es ladistinción
entrela “cosa” y su “modo propiode
existencia
Si elconoacinaientoa,
“. como> veremos
mas adelaíate,
nO coansiste
en unainfoarmación
entitativa
delalma,sinoen una“información
intencional”
poarelconcepto,
lacosa,
paraser
coíaoacida,
deberá
necesariamente
serdesgajada
de sumodo proapio>de existencia
actual
y ser
considerada
porlainteligencia
atítulo>
demeramente
posible,
esto>es,ca-amoesencia.
Maritain

(3>> Sa-atare
ladisíinei
ón esea-alaisoica
entre“ha ajeonsignato”
e “in actoexereito>”,
cfr.EPIa1 (>1a(’fl‘48-—249.

En esteapaoroaoloa
seguirnoasa Maxitai n, solare
ioídua,en:1)5,IIIy Anexo> 1 (OitIV 393—507 y 955—1008);
Rl,1—II y IX (OE(’III)0)11,II,1 (01BU VII); ANí’,11(0>11(7II):111>1 II,(O)! BU II303—345) y PhIS (OliO:
1 211—
233).

59

:
1<u eoaaíuribtacióat
de J. Mauritauiua
au la l’eoaloígía
Natouraul

olese
olare ¿osí una olist
ncionelenacia
tal,
clax-’
e paracoanaprender
la naturaleza
verdadera
del
co>na->c
inaiciato>
coasay oabjetoa.
Ca-msa o “sujeta-atraaasoabj
etivo>”es el oabjeta-a
naate-riai
delsetatido>
y de la
inteligetacia:
“objeto>”es su oabjetoa
foarnaal,
y amboassoatacaptada-as
simultáneamente
en uuaa
misma perccpcíoia
poarcuatato>
que soai>“una-> naisnio>”
cíalarealidad.
Ellaoambrecoíaa-acera
así
realmente
lascoasosqueso>n dadascoataindependencia
de élmismo.“pomr” y “coaua’’eloabjetoa.
He =oquí la oabjet
ividaol ole la intel
igeuac
io que nauchoasfilósa-afoas
moaolertaos
fruíallegado>a
recoanocer
“ha ¿oetusiguaoto>”auíaque
la supusi
erata u> actuexer
“ cito>”.

A. Nuestroautorha querido>restaurar
comn firmeza
estacapacidad
de uauestra
naturul inteligencia
creada
y laha justificada-a
olesdea-loasáuagula-ms
pomsibles.’
desde
lasimpoasibilidades
radicales
en que nossunauría
dudardc ella,
y desdeciertas
exigencias
prescntoolas
poarclcoauaoac
imicua
to> sensil>lc
y elconoacímien
toíitatelectual:

a) De formageneral.
precisa
Maritaita,
una operació»se
define
poareltérmino>
soabreelcualalcanzo
y pa-arelprincipio>
que laespecifica.
En nuestro>
caso>,elacta-ade coana-acer
no> puedeserespecificado>
porunafornía
inherente
alsujeto>
mismo
en virtud
delcoanocimiento>
—ca-amo laa-abradelartista
se hallaespecificada
por su idea
creadoara
implantada
cíalamateria—,puesnoasveríanaa->s
cuicerradoas
cuí un círculo>
sitasalida
poasibleTanapoaco>pucoleserespecificado>
poar un finalque el sujetomse veaiaaturalmeiate
deternainado>
segúnsu serpropio>—eommo lanutrición
está
especiÁcadapoarlasubsistencia
del
organismo>—,pueselsujeto
puedeser‘‘intencio>nalmente”
todaslascosas,
mientras
que la
esfera
adecuada
a lasoaperaciones
de lanaturaleza
esmuy limitada.
Elpriulcipio>
especificadoar
(leí
coauma-acimientom
no> puedeser,
poar
taaatoa,
sino>eltérnaiuaom
mismo> soabreelquealcataza
laoaperacióía:
lacoasa.Siteíaemoas
en cucuata
ahoaraque lo> especificado
olepena-le
ole aquelloa
que la-aespecifico,
y no> al revés,
sehabráde
coancluir
que lainteligetacia
schalla
ctadepetía-lencia
esencial
de lascosasparaca-anocer.
el filo>ole lo dudo soalarenuestra
Apliqueíaaa-as coajaclusión
y
supoanganloas
q ticel térna
i uit> ole lasoaperacitanes
ole laintel
igencí
¿u soauasoisproapias
ideasa-a

U)
Ituatdanaeuatos
a-~uiuasea-alogica-as
delca-aaaa-aciníie’atua
de t>icas

3- Seguiríase
ole aquíque loasoalajctoas
ole ciencia
se distiíaguirian
segúnla
n>oaolificacioataes<’’
diversidaolde afeccioaíaes
del alma,y toaoloasloas saberes se reducirían
a la psicomla-agía
y
quedaría¡a
subordinadoms
a ella,
loa que esnaanifiestanaente
absurda-a.
Además,elconcepto
de
verdaolquedaría
¿ubsoal
utametate
x-’ac
ita: da-as proapoasí
etoataescontr¿ool
ictoarias
pa-aoiríata
ser

tgualnaente
seroladeras.
Habría querechazar,
poarfin,
elpriuaeipioa
oleioleiatidad.
No> poadríamos
iaipeía
sar.nitansiqti ipia->olelau>tel
ieraser,su esvcrdao] queno> sóla-aesprinaerprilie igencia
sino>tamlaía-zn
de lasca-asas.

b)Eta laseguíad¿u
víade mastración,
uauestroa
autorproapone
quedirijamoas
lamirada
hacia
elcouuateuaidoa
inmediata-a
deuauestroa
coauaoacimiento.
Observarema-as
—dice— que,y¿u en bm oíuerespec
ta aleomuaoacim¡euatoa
sensilal
e,no> sólo>¿olean
zanaoascualidades
sensibles
o> estínaula-as
inteligilales
(oabjetoas),
subaqueadvertimoas
naása-a naeaaoasoascuranaeaatc
“ciertacosa que nos iuavadíecOmd) un campo extensivo
cíe un matizsensorio
—afectivo

dletermitaadid),
y quesolicita
asínuestra
actividad
motriz”
(DS.0kG IV 483).
Paradarcunapliola
cucuataoíd coampoartanaictato>
animal,
pa-mr

ejemplo.
ma hasta
ca-aaaindividualizar
lopercibido
en elsujeta-a
a título
desensación
sino>que
hay que suponer
poarparte
deloabjeto
una cierta
unidadobjetiva
queexcita
elsentido.
Ya
SantoToanaáshacíaobservar
a esterespecto
que si laoavejahuyedellobono> es porqueel
objeto>cola-arcada-a
pa-arella
percibido>
hiera
su retiaaa.
siuao.apoarqucrecoauaoace
en éla un enemigo>
real.
No> sólo> percibe.
pues.‘‘sensible
prompia-asy ca-amunes’’,
siíaa-aque comasidera
el oabjetoa
percibido>
coma-aintegrante
de un algom “cósico”existente
fuera
de ella
y en elquelataperación
setasitiva
desenaboaca.
Si bietano captacl “ombjeta-ade coancepto>”
(loque es pra-apio>de la
inteligencia),
captaelca-amplejo
sensible
en elque aquélsehalla
realizado.
Se llega
a idéntica
conclusión,
segúnMaritain,
siatendemos
alcoanoacimiciato>
iuateleetual.
La existencia
actual
esabarcada
poarlasetasación;
laexistencia
poasible
de uta algom,poarla iuateleccióua.
Pera-aelcoanoacinaieíítoa
se ca-anapleta
en eljuicio>,
y éste
esun¿u iolen1 ifi
caciónctalacosacxtr¿unaeuatal
oleola-ascoaíace-ptoas
diversa-as
en eleuateuaoi
imieuatov

cfi
Estenuéta-aa-loa
cuanapa-aitau
evideuatenaeuute
ouulaa-lada
nueranuente
“reí>resenaaotau’’,
no> “ejerciola’’.
Una duda,“ejercida’’
soabreverotaude s a-
1uae se tesne
Ivendirecia,
o> ¿ aua-lireetaunuea,te
Cía la-,sprinueros
principioas
o> soalare
esto>snúsrutas,
—dice
Maurií;uiaa-‘ es r;aa-lie:ulníenae
iraupaasil>le.

61
1 <u eusualu¿taa-acióua
ole1. S¶auaioaiaaa’ lao tea-ala-agua-
Nátsuaat

Coanaoaya se vió,laseguiada de la inteligencia


taperación noas Iaaceasídejar
atrás
elplanode
las esencias
y de la aprehensión.
y noas introduce
en la esfera
de la cosa,actuala-a
pa-asiblenaciate
existejate.
bu ex-’ideíacia
irrecusable
a-leíprincipio>
a-le identidad,
en el que
claco>
tatraiaa
taslaprimeno co>íacx
toanvisuol¿u dciespíntuca-aiilacoas¿o.
la-anauestra
ca-aatoatal
el¿uri
olad.

La oabjetividaoi
dc lainteligencia
Sr su dependencia
respecto
alser,
ust
ifí
caolas
deeste
olomialenaoadoa,detcrn>
iuaaaaque elpunta-a
dc partiola
del¿ucrítica
niaritain
iana.
—su sequiere
considerar
desdelaperspectiva
de una experiencia,
coanio,en Descartes—
nom sea

ya “yo piensa-a”,
sina-a“ya-a tengoca-anciencia
de queconomzcoaqueíoaquees,es”.Hay aquí,
según
nuestro>
autor,
unatriple
certeza
que sena-asimpa-au>ecríticamente
de formainmediata
desde
elma-amento>en queel espíritu
reflexia-atia
soalare
síy ta-anaacoanciencia
ole su iuaolubitatailidad:
larealidad
a-leíserexpresada
a traves
delprincipio>
de iolentidad,
lanoaciónoleverdaol
coanaoa
conformidad
delconocimiento
coanelsery laveracidad
fundamental
dc nuestras
facultades
co>guaoscutuvas.

B. Esteplanteamientom,
sinembargo>,íaom se ha visto>litare
de críticas.
Alguuaomsautores,
anua aceptatada->
la sunaisióla
de laiaateligeuaeia
a loa real
y susuba-ardinación

alserca-anataidea!delcoati
oacimicua
ta->, h¿ouacnticadomlainterpretación
manta ian
iii a de la-a‘‘real”
ea-amo> “aqueííoque es d)t!tologicamente
itadlepc-tadíie)ate
de laconciencia
<‘~>. A su enteuader,

estasupuestaiii
olepeuade
uacia “parece redíua-:ir
a-’lSu-Y a íi> ei,’tt’ana
ental“a-’~ y i>O) escía¿ubsa-aluto>
evidente.
siuaa-aquetictacsertratada
coanaoaunacuestió¡a
sega-una-la
atate
elhecha-afeuaoameiaa-alógico>
0->.De estemoado,elpuntode partida
primaria-a
de la unid aol intencia-anal
ser—pensamieiatoa<
de lacrítica, que se noas presenta
ca-ama-auna verdadde hecha-ay no de derecho—dirá V.
STEEN BERGHFN —, eslaexperiencia
dc la-areal:
“algo> existe”,
iuaeluida-m
el”coagitoa’’
Estas
oabjecia-auaes,
eoanaoma-atras
queca-aíasídcraremoas
más tarole,
sebasan

VAN SlLIINISIRa-illl¿N,
1-. Lpa-sucjuaa,ta-ac¿ao’,
lÁaíi’a-elsiiú
de 1 ítava¿ua,
i9-4’7pñg.90

Iiia-SlNl! III
)a-\ SA NI¡‘AlO).
1 -‘ l 1.a,a/u/i/¡o’a
a-la-ajo’ía-a,a/c¡la->sru¡’/a¡e
da-’ fa-aa-a-/cta-’s
Ma-anita-ai,a.
IBa-ls.Vrin,t’auris
1963,
pag. 0)4

a- 7k. GNIBMMI. A. ‘‘O’uauíuascena’zu


taucoafisica
e ricerca
a-liDii>iaa Y Maritaiia.
la l<uculnuuscenza
naelafisica”,
en

Rielo -a ala-ascioa-a. 1 972 t64 1-


ca-a a-tifiloscij?a‘ca-ra-aa-sa-a- g. 20)7.
í’ai

62
taunacillas u)gie >5 dclca-an aaci
guaoísea>l naienao> de 1)ia-as
no
<ti

a naientender
ciaunacrróaaea
coamprensioin
de lacrítica
talaritainiana
y de suspretensmuies:

a)Eua prinaer
lugar
pa-arque.
auíaquealguuaoas
texta-as
parezcan
indicar
la-a coatatr¿oria-a
so seexamuuaata
fueradelcoantexta->
en elque se cuacuentran
a-a sin haber
pcaaetr¿uol
o> ¿tolee
uaoianae
títe
cíaelnúclea-a
delpen samiejato>
níaritain
iauoa,tao>hay un¿u reduccióua
delser¿ti“ser extramciatal
subauna diversa
‘‘, captación
de la-a “realpoasibí
e” y de l¿u real
iolad
actual
que eselsujeta-a
naisnaoa
(yal quese reca-ana-ace
ya cíael puntomde partida
de lacrítica).
Curia-asamente,
p¿uraadvertir
olelaanalaigúedad
de lafórmula

“scia-aaliquid
esse’’
ca-anaoapuuato>de partida
a-lelacrítica
(enaparentátadola
coanel“ca-agito>,erga->
sum’’cartesiaiaa-a).
Maritain
diceen Dotrésdu s¿’~‘oir:“cuando díigo<va séquecio’rta
cosa
os (o’-
puca-la-’ so’r)
>, pata-a-lo
teta
a-’r itatota
a-iotaa--la-’aji’rnaar
sinapIa-nt
o/ato’que <algocts’ (o puede

ser)>,
aliquicí
<‘st; mi enunciado
coticierne
etacista-’
casoalmovimiento
primerodelespíritu
y serefiero
alpuuutoctepartido
de lafiloso/la
toda; laexperieticia
concreto
que éltraduce
envuelve,
porotraparte,todala complejidad
de mis actividades
cognitivas,
porquema
i¡uteligeí-¡cia
coptaahíelserinteligible
alqueelladei-ide
directamente,
y que,percibido
por
posible
queetivuelve
exigeuzcias
eternas,
constituye
elo!
ella,
precisama-tate
eta cuanto 4etode
su primeracerteza
puramenteintelectual
(principio
de identidad);
mas ellalopercibe
volviendo
deheciaosobrecierto
singular
ofrecido
porld)5setítidos
delqueella
lolaahecho
surgir,
y retd)rtaandlo
asimismo,
aunquede una maneratotalmente
implícita
y porelsolo

iaa-’o’íao
a-leíjuiciOsobresu mismo actd)a-/econc)cer
y su relacid)ta
a lacosa,
y sobreelyoque
canaco? y cuyaexastetacia
en acto—la mas ituclubitable
paranaíde todaslasexistencias
en
acto— nue es así conocida—pero como en germen ~n acm primo) y tíotodavía

efectivametata-’
— (‘adía
vezquecota~~zo’a->.

Sidigodespués
de esto<yo séquealgoes (opuedeser)>
liabi
cita-lo
visualizadíd>
explícitamente
lc> que tioestabasitio o en el couiocimie,-íto
etavuelt

dii’o’cto,
x’ teniendo
laita(eiícic5,a
de afií’nuar
que <vaconozcocjuea-algoeso puedeser>,ego
cogt/d)s’co
aliquicí
essa-’,mi o’íauuacíacío
co/aciertie
cta ostecasoalmov’imienta-)
segundodel
espíritu
s- sera-fía-re
alpa-atalo>de partida
cíelacrítica”
(OS,OEC IV 402—403).
Estelarga-atexto>,que líe citaoloaen su ta-atalia-lad
porque
respoauadc
poarsínaisnaa-ma toadaslasa-abjccia-anes
pra->puestas,
tao> dejalugar
a a-ludas
respecto>
al
punto>quealaoara
oliseutirnos,
pera-apa-aa-iri
a ctau>apletarse
ea-auaelanálisis
delaiuatuici
ón delexistir

63
1 <u eaaaíuti)aa-aei¿aua
a-le1. Mauriuauina tau lea-aloígiau
Nautuaral

prompi
a a-leíalmapa-arreflexión susactoas
sa-alare a-leitatelece
ión (¿uprelacias
u>u> y sa-alare
ta-aoloa
juicio>)
en elAíaexoaV a-lelamisma niara.
incluida-a coan elestudio
a-lelaexperiencia
mística
natural
y
elvacía-a
queca->nstituye
el e.IIIde Quatre essais
sur1 ‘espí’it
cíanssa cotadíitid>n
charnelle
y
cía el que se recoanoace
una captacion
a-leíexistir
sustauaeial
a-leíalma pomr víanegativa
y
apoafática,
ca-anlaeuaunaeracióta
dc lasdiversas
fases
a-lecaptación
a-leíser,
queaparece
en el
Comí Imité(OEC IX 35 —3(a —uaoata 13—), o> ca-atalasreflexia-anes
parauuía epistenaoala-agía

existencial
quecomuastituyeta
el e.IIa-le>Ipprocíaes
satasc’ntrc2vo?sy en lasqueseaa-Imite
uuaa
x-’íaa-leacceso
alserciielanálisis
a-leíjuicio>
a-leautoaíacomum
eienc
ia.Toada-aselia-as,
cíeuu> ma-ada-au
a-atroa,lía-as
ma-lucena rechazar
poarerra-itaca
un¿u supuesta
reducción
delsera loa “extranaental”

b)Eta segutído>
lugar.
estoascríticos
están
olispuesta-ms
a aceptar
ladistiuacióui
a-leuía “realoabjetiva-a”
y a-leuaa “realsubjetis-’a-a”
ca-ama-aalga-ainnaediatamente
dado>,
asu ca-ama-aa recoaíaoacer
el carácter
oloanaitíadoar
dela-abjeta-m,
pera-arechazata
quelaiuadependencia
o>u>to1~gic¿t
del“reala-abjetiva-a”
se¿u¿ulgo>evidetate.
que Maritaia>sí lía justificadom
Ya-a creo>,uaoa o>lastante,
suficientenaente
este
ponla-a.Que esta¡uolepeuad
enei¿uoatmtoaloígi
caa-lel¿u ca-as¿uestá
incluid
a ciala
prinaera
visualizaciói>
ca-atascicuate
de l¿u inteligeiacia
pa-mrsínaisnaa
secelia
a-leveren lacerteza
apoadíctica
a-leípriíacipioa
de identidad,
primera
leydelser—metaloigica
atítes
de serprimera
leyde lalógica—.y en el qtuese da lacoanexióía
inicial
naásintensa
a-leíespíritu
coan lacoasa
a la vezqueserevela
la unidadintencia-anal
ser—u’aensanaientoa.

Hay quereca-mrdar.
adeniás.
que“la coasaesdadacoany pa-mrel
ombjetoa”y que lamisma íaaturaleza
delcoaaaa-acer
—comnía-> verenaa-as—y elalcance
de lacrítica
naaritaiaiaaa-lelauaoacjónde puroaoabjetoa,
iii exigeul
est¿uiii
a-tepe
udenci
a a-le laeomsa respeeta-m
al
sujeto>.
Incluso>
cuaja
a-loaela-abjeto>a-leiii
telcee
itíneslaintel
ige¡ac
i¿o misma a-a 1a cxistea>c
ia a-leíya-a,
eseombjetoaes coaíaoacia-loa
reflex
is—ameuítey en acto>itaicial
pomr el laecha->misnaoade que el
intelecto>
estácuíacto>a-lirecta-a
a-leca-anoacma iento> dc una coas¿u,a laque siahomr¿uíaoaca-ajavendria
estríctamen
te a-leía
a-am¡liar
extr¿unaent
al, sí convieíae ca-ata toada razónel cali
fic¿utiva-a
dc
“metalógica’’
Lo coasatictac
asíuna “otxíste,acia
dotadade utaa radical
co¡asas’tetacia
ouato>logica
niales
dio? mí aa-loa-lo’po-’tísamí
a-tato
y’ sitael; tal
a-’xistetacia
—cl icetauestro>

(>4
I-uanotaníeataaas
a-~uaa-aseola)gaeua-s
a-telcoluaaaa-<inlieaauul
a-leI)iaís

¿uutoar—sc? llama-a,eta este


.setatidlo,
extrametatal.
sitaquelae.vterioria-lad
de quese trata
tenga
lametaorsigtaificacióta
ospacial,
y’ sc? podríallamc¡r
tambiéta
premental,
esdecir,
anterior
al
cdnocamaetato
que dio? ellapoSeemoS,o tamíaiéu¡
metald)gicdz,
fl()en elsentido
de quepara
cottd)cerla
sc?ríapreciso
rechazar
lalógica
o valernos
de una lógica
div’o’rsa
cíelaauténtica,
sauaoeta cuatato
taoperto’uao’ce
a laesfera
cíeíd)lógico
o día-? lodma--’ostáconstituía-lo
propiamente
porlacia-laa-lo’laraza-ha,
a la esji’ra
a-leloconocía-lo
ctacuantoconocido;estámás alíacíelos
límites
cíees/caesfera-o”
(DS, OEC IV 429 430).Pese-a
toma-loa,ca-alaviene
precisar
que.segúta
Marítain.
na-m se olebeseparar
cl oabjetoaa-lelacoasa,ni recoatastruir
éstadesdeaquél,
sitaa-a
recomnoacer
que lacoasase haceprescuate
alcomna-acimietata->
de un ma-ada-aiuateíaeia-aíaal
pa-ary cotael
oabjeta-a
y que,inversamente,
toaa-loasloasa-ableta-as
quepucoleta
serca-atacebiola-as
(itacluso>
el serde

r¿ozón,
la-anaásp¿orec
ida-actaletagu¿uje
ta-ana
ist¿oa lauaoacióíade ¡aura-aa-alaj
eta-a)
la-asa-ala‘u ca-muía-licióta
a-le
serreferida-as
alserreal(actual
a-a pa-asible).

e)Poarúltinaoa,
ca-ama-aaparece
eneltexto>citada-a
más arriba,
de
lamisma naauaeraque elpritacipia->
a-leioleuatidaoi
tiene
poara-abjetoa
toadalaexteuasióui
delsery
coantemphuexigetacias
eternas,
la-arealcaptada-a
poarlainteligencia
no> se reduce
—ca-anaa-aseha
dicho>ya— a la-anaerametate
actual,
sitao atate
toada-aaloarolen
a-lelasesencuas,
a íoa “realpoasible’
-

De ahíque.lejoas
de serunapur¿uevidencia
de hecha-a,
elpunto>de partida
de lacrítica
“es la
po?rcepciou¡
cotasciente
verificada.
com.o en derecíao,
y lógicamente
primera,
porelfilósofo

quesacaa laluzlasms simpla-?sraíces


delcotiocimicuato
(DS,OEC IV 401). “

2. El reca-anocimienta-> y justificación
de esosprinaeros
datosnaturales
de
nuestra
itatel
igencia
—iuaaplícitanaeíate
prescuates
cíaclpunta-a
olepartiola
de lacrítica—
coanstituye
paraM ant¿uiuaelprimer
naa-anaen
toa a-lela 1 iberate
iónqueel “croasfil
oasófica-a’’
pree¡ s¿o ctanuestro>
tienapo>parahacerfrente
a lasataduras
dclidealisnaoa
y delcietatismo>.
Nuestra-a
atutoar
no> ha
a-lej
¿uoloaescapar
¿uquí la oapa-artu
tiia-ladde una crítica
a-lirecta
de ésta-as,
en puiatoas
que iii
teresan

especialnaente
¿u uauestra-a
proapósíto>.

A. Eta efectoa,
poarujalado>y ya olesde
elca-anaienzoa,
elre¿tlismoa
críticoa
naaritaiiaiatata
seoapoauaea lasprenais¿us
a-letoaa-loaidcalisnaoa;
esutare¿ulisma-a
que.segúuasucreador,

(SS
1< ca-anuritaa-ueiu$
deaíY Mauixatin
:a- las teología
Naa-a-arat

olacuetata
verdaoleranaente
a-leícoana-acer
y quepucole
reta-arnar
sa-alare
sínaisnaoa
para“verificarse”
coanaa-a explica
tiva-a a-le-aoíuél-¿Cómoa solir,en c¿onabia-a,
—se preguiata’—,
delcírculo>
cíaque uaoas
enva-alveríaun¿u epistenaoal
a-agíaideal
ista? En cuan
to> idealista
tatapuedellegar
aca-ataoaeer
‘‘la-aque
es”; cta cuanta-aepistenaoaloagía.
pretenole
serexplicativa
a-le “íoa que es” el ca-anoacimíenta->
(la)
buniano>
Eta su tapita ¡a-ita, la raza-ha ia-leal ista-o se ca-atafunde pri aacipalnaentc en (Itas
órdeaaes:

a--aa-~ e estejata
Soalau no> se baja cenit
a-udo aílga-uaí
a-as- de laasxaaxaaasoía-ae aaí:15 pualda>ica’laalua caí
a-asaa-loaa-le la a-alar
a

naari o ainiana,:‘ta-ca-Icís o>aa-as¡ca-a,,, líres —a-tice,cfiri dada-ase u tís ia-leal islasea-,cjaic/a:a-a tu pa-irolsa-ala-a¡aetasa-anaio’tata-í y a-allí
¡‘orn/a-a jaa-o e/u, t’a-a ‘a-a-acua-’a,’a-aacda-a
la-arca-alidoa d de la-as a- a-aÑa-a 1- a- 1 tau//ido, sa-a so-a-a tota-ala’aa-ac-Iaiujaa-la-íla-a
etcelpc/usa-a/aa letaa-a->.
Rea-laa-aúcacca-la-ida-’ tia-a-ícta-
ir/cIa-a a-aa-¡aa-o’lía-)la-aasaca-asa-a/it
a- la-a a-la/a-o 1 ¡wu isa-a j//u<jaca-a Ye/la-a5’ a-ljala-aa-li/e aca-> es si,joa ita-/aa->— la-a
rea-alida-aa-.ta-ja/e¡ca-aa-’a-la/a-’a-a-a/1a-aa-er 5’ a-a-)Paq /01/aa-br,a-la/a-a- a u a a- la-a- a-a-aa-a-ada-a. a-a-apaa-aa-la-a
¡ac>t la-as-so-turia-la-ss, y a-a la-a a-a/a-al a//a
a-/jaelo’o/a-i a-¡u/a-’e.’o’? a-leaa-ti!ua-inchro’no elda-’aa-u a-íjagol so data ge dic-ea-’ /a-a‘a’0>2/e -— la-a a-ea-aJi dad sa-alar e la-a cia-al y a-a pa-ao/aa’
do’ la-a a-aa-a-alunu jila-Ása-aj¿í /aa-ctua-acia-la->¡aa-a/a-aicalo’t’t’a-aga-at‘o sa/a/a-a a-tuie no 05 /aa-ada-a.,, ¡(cala-,a-/aa-ea-a o’lla-í.s’oa-ícao’ao’rne, os
¡arce-isa-> ha-atrO’t’esle cia-a/chi-a--’ a-la-’u/cc /alu/ pca-aso-a-Sa-a sa-a/a ¡a-la-asa-ija->
s — sc a/a ia-la-tósa-afóa-.u-aa o’íchaia-c a a‘a-atauhiea-luía-’ lo’.a-os ea-a-aa--la->
a-’ ¡aa-ircica/a-alca-alau-iona-’ lía-a‘jacaría-as.lía-it’si/iciS/caa-i
cía-a‘<5 ¡cey-cv-catiu-’a-í,
designa-asi/aa/a
lo’caae/alo’
a-íara-au-la-ada-’ñuo-estigac
idi/a
a-’ de¡ao’casa-ccíaie~c/a-adisíiííaa-a “ (INi.
do- la-a u-la-afila-ascifia<a-a 150 y 152).
lacrítica de tau olea-asoafía ticule, aa-a tíbstante, cuíMauriaaiií a-unaa-loable
vertícuare.
La pri alerau, aa era’ nlcuatefila asu4tic au, colah cuíaa-al yau caí lías
1arinIerol5 tieaaapoase,an el recíjauza-> de lafilosa-a
fía
moderna, presente cus a-abrasa-aa-lesca-amo> ?t’Iía-ia-u,ua-us a-a ,tuuiíuuua-adcraue,
‘a- que fa-ícrá1aidaníente ea-aíía-esa-aoda-a
desde
perspectivas diversas lacarelraciaauaaiisua Ranaa-Saíl<IBRNANIABa-.(“L’iííoelligeítce co M. Mauritaiuu’’,
ciaLa Nouiu>ciie
Réu’uíea-/ra-ataa-’a-aise.
l’uanaeXIX. juuaioa1925,tap’93da--994) y aa-Irellala-auídejiauaua
l’aítu>
ARt ‘1 iAMBAUIY (“Jaucojues
Nl ario
aialoaoí taualinaa-aa-lcr
cíe’’,
era (7a-arrea-jaa->,aa-la-aíu
a, -tuanae 303,l’ari 5 -t92da, uíp.835—855); pasau poar lacríticadel
beugsoaa isana-)e aLa-aPI; ila-sva-a¡# lo’ha-’rgsoci
u ictcja
a-’ a-aii>eRo/psa-cc’ cas dI-!a-¡uíica
a-I Sa-a2/ídPca-acta- —del qoue aua-laí ‘1tesiíaenalaargoa
a-aa’a 1aoasi
iale sa-uti
a-taupoír tau a-’ a a-telaraza-Saipractica, erltau lineaua-lelosa-leaotsoa//’ea-’s le a-a de la-ara-lligia-na
a-tela-a píCara-a —
pra-asia-pue ca-luílaia-lcuaaificaaci(aaa e.xplíeiuau
a-leíeaurtesaauaausnaa-a ca-Incoael tarigeul a-lela-asnuaulesa-leíoardeuufiloasoifico>
nu aía-lernal a-’ elauaa’a-jtica-liu-ceta-aaol níi a en ¡#oisRoJótícaa-a/0’u/tra-a-’ Le sa-mgo’ de f)esca-aríes,
sa-ii, í>a-~ejcuiapí tI,y cuí aIima
eo)uielrecijauza-
a a-tel
ruadta-aoloa
fe,’
uínaenlla-Sg ie/alunsscrl ia,uuua, ya a- isi
Ole e a í>a-groksdu sa-a’-’a-aa’r
y claranaente presente en
ualaraspoasí
erutares coana’í lot¡‘a-avsa-ataa-le la-a día-a/0/ti/u
a-’. (Respecto> a-u esteprírulea- ausíle eta>.resoíltauíjaaurti ca-uauuaaente
1aroaveclaoasaos
poarsoíotajetividaa-l laspaeeisia-lnes de II.BARS etaMa-aria-a-alta etataoarcietnps, (irasset l’aris 1959,pp.
186— 195 y deAjato>rlia-aPA VAN enLa-a ji actacoahicca e da-ti/ueías io’rodiJ. Ma-/ti ca-ai/
a. 1 Bd it
rice (iregoaríalaa-a, l’aa-la-aa-a 1967,
ma. 1a->8—QlSy
¡Buí segtítía-loaligur,
Nlaurita-ii
ía ca-aííí
ena1alu launa
laié’íla’ a-tea-asca
fíau desoí
e elaiuugoa
la-a a-lela,fi
la-asoafía,en st
i auna y la
tea-al - 1 >esot
tagíal e stajaual
da>leal ca-aalIla-ala
a-tely 1 ladíaiea —a-pae aapateec- en Rojlotxia-an.s sur ¡‘in aolligo-ji
ee, De la-a
pl;ila-isa-í¡u/uio’ a--lat’a-hio’a
‘cao’a- So ia-’caa-e o’í Sa-ago-a-se—laa,slau lausailuuruaas cuuaucausalteiilíara-lisruaua a alaraisteuatogíausolela-’
¡‘a-aa--sa-atado’la-a Ca-a/-a-acajao’. ‘aalestu-aaala-uu u Irtauca-auasioleraua-loa u la,tilo
asoafia crístiaulaa, ea-aaaa-íla,‘‘fil’
asa-ah
au picaía
nacíaletal” y
laaaauisnaoa e’anía->sa-a ataaojela-a ini pa-ese i~~dilale a-leía- ae la,tea-al agialse otelaeservir-(Sualareesteausíae cota tao,ea-lea,
ea-aaasoultauuse la-asa’ruíeuula-as a-tel’ra,aaeesea-a ‘lO>NIASO)NI,‘‘Jaaea-í¡aes Mauuiuauinal’a¡jccalaagetau deli:a filuasuafia,
euisuia,uua¡”‘
(iia-usejajae (‘0)1 .a-)MBa-). ‘‘1<u lilaeraziuaaae oIell’icaaelligeííza, e la’ íecalogia ‘a 1. Marilaíiuí’’, pp. 129-138y 48—7<1
oes1aeeuivaunaecaue oíd nauaaauao:raificuí ciuaaa-lua
rualisaura-ita> u- íía-aíatieaa-iaa
lía-arMa-arceliiamnau, lírescia, 1983; loasarautaaja-as a-le
a-i. O a-Nl.1lA!.>’.t- ‘‘IIíarau ajeuíaa’a-lelía,fil’
isofi a erisaiauulla-¿ a- -J - Nlaria-:,
icx’’- ci’.1- Ma-atita-alta.
jara-ita-a
ga-ículs/a-ada-’iX sea-a->
la-a,
Maussinuaa. Milauuíuí198-4a-- 1..IIIBONO)!7.I, ‘‘1<u filaselia a-’uistiauuía
seea-a~ía-taa
1. Marita,iuí’’, eaa .S’a-a¡aietc:oa.1988 (45),
ja¡aN)3i95--osícalata> el‘‘ll’aníeaa crítica-aea-liuaa-ioa
lada-el 0’euítre caaulíaalio1oue
desiuuaellecua-aeis frauutgauis cíaRo’olao’ra-laes
eldéhcais.y aita-alauduí “1<u oluitute ea laífa-aa’’’.
l)eseide a-tel3a-uaoawca- l<)67.cuíjíartietalaur el auleresatale aruíea-aia-ade tBtieníae
IIORNIB,‘‘Ia-ieuísa-aplíie ca jaltiicasaaplaie’,cíaeloíuaeseaulauaga1aa-aa-tunal‘‘ruaeaaufísicau a-lela,i,aueuia-aniotaua-I
esoairiutuaul’’
ca-ama-a
lao axistic-ay 5a-tSc
epa-talea-le1aa-aama-ae
in a-ea-ala-\gicau
cus la-íg
aa-u- a-leítoanisíaío).

(Sta
]:í,aía-ta¡aíeaaaa-ís
guuaasea-alogica-as
a-leícaaaaoacinaieuíta-a
a-te-lila-as

a)En laoleterna fuidelaitavestigacióta


tíaactomíaa-leí itatelectual

oliceNiaari
taita
— laa-acomnaprcuaolc
que “si u aa-ostra-aitatolí
getaoía,o?t/ ¡atalo>quc’ íauriaatia,
tiene
por
obja-’ta-a
pra-apa-at’cia-ataado,
cotatantutal,
s’o’gua/
a-lea-tutu
la-asatatigudas,
o’ísordIo? lasca-asas
setasíbles,
taa-a a-aíastaa
ata-’,o’ta cría-italo
itateligc-’a
acia,tio’taa-lot
ta-aa-íao’tato’t’di
alsc’r,y’ al.S’erpo)’e.xcd-?letacia,

a-let’atula-ase
fadarcítaaíogía
íaastcacitia
í’et’claa-lera
cia-tacia
de laslealidiadi?
espirituales
s y’ de

fha-as’
(Rl,OEG III271).
la)Eta seguíadoa
lug¿or,
y en lanaediola
ea> queeltérmino>
seha
desviada-a,
laolperaucióta
que deberí¿t
coataduciruaoms
a élyerratanalaiéua.
De aquíquese laable,
asi
misma-a,a-lea-lesoard
cíacíacu;onto> ¿u larelac
ióuamea-lioas—fi
u> a-lelaitavestigacióta
itatel
ectual:
en
lug¿urcíe mea-lirse
segútal¿u coms¿a,la razóta
iolealista
pretetade,
segúnuauestroa
autoar,
laacer
el
nautado¿o su naca-lida
y suplantar
laca-asapa-arlaia-lea.
“1.-a causanaás04a--?taerala-leloserra->res
filosóficos
—afirma— ca-atasasta-?segúnpc¡ra-’cc’,
, a-’ta ataca caertaataver.s’aota
a-leíot’cíeta
de la
inteligencia
ca-ata su fita.itaversión
pa->r la cualla itateligetacia,
en lugardc tendera
cotiformarse
conla-a real,
tietaa-ie,
porla-> que a ellatoca,
a cotaformar
loreala símisma; ma
quiere
etatota
cesadmitir
otrasrealidaa-ies
quelasdIueconc>ceya; rechazacualquier
prueba
distinta
a lasquetictac?pa-arcostunabre,
a-ieclara
ta->a-ias
lascosasexplicables
pa->rlossolos
datos
queposee.Y así,teduce
lavercíaa-í
inmensaa un pequetia-a
cataton
ya-icol/ocidio
(PIaB,OEC “

1 489).
Poarcausadcesta-as
da-asdesórdetaes.
elidealismo>
desequilibra
elomrden
dclsaber.
Etaca-ancretol,
precisa
uanestro>
auta-ar,
st se ategalaca-asay scsuprinae
lacausalidad
real,
laTea-aloagía
Natural
tao>tetadrá
vasitio>
cíalatabla
de la-assaberes.
La filoasoafía
toamista
—v tanestro>
autoar
ea-ataella—,respa-ataderá
a este
doableolesoarolen
poauaieaaolom
lasbasesde laverdaoler¿o
liberacióua
de laiaateligencia:”etu
cuanto
quo’ a-’sW sonaecida
a icíteola-agía-í.
a-aba-’día-?ca-’
a Dia-na-ciuta-ar
de larea.-elacia-5aa;
eta tatatd)
que es
esencialmente
a-alajetix’a
s’ mideelespíritu
sa-a/aro’Idireglaa-leía-bja-’ta-a,
estása-ameticía
alser.Y
pot’c¡uo?pa-ira-a-
tocía-aa-:oísacreaa-ia,
a-al>cdíeco?ar fha-as a supropio
~-‘ fitanaturaLo’slalibertad,
la
fila-sofl’cí
tomista-,
a-a lafila-asojíca-
ct’istica-íaca-
—ca-atadruiráMaritatita
— aa-as a-la laveí’a-iadera-,
líbertaa-i
a-leíes,raíritu
“(ANT. OEC lla-)93).

B. Pera-alarest¿íur¿oei
óua a-le l¿o ombjetivioiaolde l¿u itatel
igencia
taosókm

(>7
l<u ecíaturitauacióac
a-le1. NIa-uritaita
a-u tau l’ea-ala-agíau
Nautota-aul

desata
al laoanalare
dc l¿ís1 igaolur¿os
dclideal
isnaom; le1 ibera
tanala
iéaadc es¿íma-míacolaitatelectual
que es el cientisnaa-a
y que pretetade
saciar
exclusiva,
y poarella-ainútilmente,
su laanabre
de
realiolaol
cegaaadoa,a-le uauevoa.toaa-lavía racía-anal
la¿uci¿oDia-as x’ abrictma-lom las puertas al
agtaoastucusanoa
a-a ¿u] irracioaiaalisnaa-a.
Lx debilidad
de estadoactrina
y lasrectificacia-anes
que necesita
½n,
poarlo> dcnaás,
ya fácilmetate
coanapreaasibles
patranoasoatra-as:
“a a-lea-ir
verdad—dirá Matritaita—
la asca-tía-ha
sega-/lala caía-iIaa-a laayc(anocimio?tata-)
,‘acaníaal
más que ela-le la-asfo’t¡a-imea-uos
a-absera-’ables
y mo’tasura-ílal
es se destruye
ci símisma (escualquic-?cra-asama-a-aa-asuaaa-zsimple
expresión
a-/efetaómetaa-as
¿‘tanautuara-?laciota).
Nada íaayde extra-ita>,
por“‘jata-a,a-?t~ a-/aa-?,o’taa-aposzcaa-aaa
a los<sabios
exa-’lu’x’ivistcis’>.
la-as.ca.s’a-,hioas
Iíbe,’aa-ía-as
> ev/eta
pra-sía-as
a-,ta-aa-íaaa-’
itaca-aaasia-lerc,o:iota
1/taucapIa
cía-ha
racia-atíal
a-it’lascosa-is,
(/1/a-? va ííaasallácíela-asJk’nómeaaa-as,e itaciuso
<cuanda->son sabia-as
perfectainetata-’
liberacios)...
ci admitir
la necesidad
da-’lafila-aso/La
y’ a-le ata equipamiento

propiametíle
filosófica-a
ca-anvista-is
a ¡aa-acerp¿asible
u-a-aa talcaptación,
y asíca-aa-np/ciar
el
conocimieauta-a
a-leíaaaaturaleza
procura-ido
pa-arla-iscaencaas.
I)esde
oste
putata->da-’vasta,
taa-,cía
lía>-más raciotacil
quelaespecie
cíe
extensióta
a-leíprincipia->
a-lecomplenaetataa-iea-laa-l
de Aiels
i?oahr quese halla
supuesto
pa-arel
estaa-ío
a-/ofa-’spírítu
a-leo>51Ca5 sabía-as.
Puos-,ca-síexto’taa-íia-ía-a,
esta-? pria-acipio
sigaai/Y’ccí
soala->queeta
a-la-ascamposa-íísti¡ata-s
a-leca-ana-acimietato,
a-a ctaa--la-astaivelos
especaficanaeta
to’a-listín
ta-asa-lenuestra
apra-avirca-acióta
a-, la-,,‘eca-íia-lad,
a--loasCi5pc-?cldasa-liferetata-s
eta las¿‘a-asasexí.s’lo’aates
(elaspecto>
fenométaicca
y o’lcís-pecta->
a-aaata-alógico)
reclamata
a-loasexplicaciotaes
ciiferent
es..
queaoletnás
son
jaerfectainente
compatibles,
tetatetado
ciacuentaquescrefieren
a a-losobjetos
esejacíalmente
distia-ata-as
queíaava-¡uea-:’cíptar
a-a lascoscís”
(“OSe”, 1-3—14).

Comía est¿uspree
¡síoauaes,Mad taitaa-lapa-arcoataelu
ida lafaseapa-aloagét
ic¿ux’ crítica. Tras
ella.
elreal
isnaa-aqucolaural
coanlola-ita¡ca-asistena
¿o capaza-lea-l¿orrazóta
a-leta-aol¿ts
laosaspir¿ue
io>ties
a-le
la itatel
¡ge
uac¡ ¿u ctaeloía-a-1
cuí a-le la-assalaeres.
Estuol
iarenaoas
aha->rala “a-anta-a
la-mgi¿a-delca-aula-mce
r’’
maritailía uatic¿ojust
¡¿ata¿u. auté ifi
caeióuametafísica
a-lelacnt
icay a-lelapoasie
ióaare¿ílist
a poarelía
def¡aaicla.

(>8
Fuaolanaeuata-a5
gna-aseoaloSgica-as
deleouaa-aeiaíaicuata-a
a-tel)ia-as

021
§2. Naturalezaprimpiadel coinmcimientohunian<m:

La segundafase de la reflexión
crítica
maritainiana
se ocupa del aaaálisis
fena-amenoalógico>
delconocer
humaaao.Paranuestro>
propósito,
bastará
coan que describamos
susna-atas
más impa-artantes9».

1. EL CONOCIMIENTO COMO ACTIVIDAD INMANENTE.

Segúnlada-actrina
tomista,
haydostipos
generales
deactividad:
laactividad
transitiva
a productiva
y laactividad
inmanente.
La actividad
tr¿uaasitiva
es laqueun ser(¿ugente)
ejerce
sobreoatra-a(pacietate)

parapra-aducir
en élun efecto>,
comunicarle
un momvimientoa-a da-atarle
de utaaenergía.
Es la
actividad
propiade losseresmateriales
e inertes,
inmersos
en el tiempo>,ellamisma es
temporal
y pasajera,
y vienedefinida
porun “paso” delagente
alpaciente
quesecunaple
en

(42) Estapaceisión
—“humano”— es olesingíalaa
importancia
pueslainteligencia
laaaaíaana
es,
1aaaaunaestata
anta-a,,
simplemente
una inteligencia
creadaniás,diversade la intetigencia
y el moado propia-a
de coana-acer
ole las
naturalezasangélicas,
de la Inteligenciainereaoladivina y hastadelparoicutar conocinriento proapiode loas
biunavena-títada-as.
(I)el
conocinrienota
angético>
en sustresula-atas
características:
iuatuia-iviotad,
iaaaaautisruía-a
e independencia-u respecto>
de tascosas,Marilain
trata en ‘FR (CEe’111 489—510),cia l’hl3
anaplianacuite 1129)y en A¡apSlB(33(5—341).
(<)IBa-.’
Rcspectoade laiuaoeligeíacia
en estada-a
puío,cuya-adulictaejeníplar
eslaInteligencia-u divina, y sa-a capacidad para
penetrarloreal—actualy posible—conteníplándoloen su propia
Esencia como a-abjeto
adecuada-,
coanclo1ucllega
a identificarse
sustanciatnacnie,
véaseRl (CISC111 149—151).Porfin, respecto>
deteoanociníiento
iíaouioivo
y sin
“conceptoas”
apra-apiado
a la visióua
beatífica,
puedenconsultarse enoretatroas
texía-as
muy breves,Rl (CIBa-)III143—
145),CN (126—130).AppSE (3—33).1>1K (CISCIX 177—181).ReoR (CISC IX 317—321) y “PA” (CEC X 983—
984 y 1039—1044)).
Mientras oíueen estostrescasosMaritain
argumenta puarsimpleprogaesia-in
en lapuratinca foarníal
de sus
naturalezas,
en la-acoaneerniente
aleonociuííiento
lía-imano>
espa-asitale
un aíaátisis
feuaa-auauena-ala-Sgieu
a-tesoiscoandicitanes
acutíales
en ejereicia-a.

a-~>~ Reproducimos
aojouí
lareseda
dela-astencas
antiguos
o1ue Maritain
coansidera
fa-uuada-umenoa-ules
cuíta-íoíueetaulcaerne
a la naturaleza delca-anoaeinaicnla-ay a-píeélaíaisnaa-a cita en Rl,(a->IBCIII6<)).
—ARIS’1’0’tiBI lBS,De ‘laainua-a, lib.II,e.3, 5, 12; lib. III(Cíaparticoal ar,e.4, 8).Me/a-a¡a¡i.tita. IX, e’ 8; lib. Nl1,
e.7 y 9.
—SAN’l’<> ‘la-aMAS, (‘a-ataaaaaetít.,
sa-abreloscapítulas citaola-as
de Aisto5teles; I)eVenta-ate.a-í.1, 2,4, 8, 10; ,S5ataa
clacol.,1,oj. 12 (a.2, 4,5),14, 16, 17, 34 (a.1 y 2),54 a 58,87 (a.3 y 4).79,84 a 89’,Sun,.cojaa ge/aa., 1,
e.44 a 49, 57 a 62; II,e.59,60,66,74 a 77; III, e. 51; 3a 79,
IV,oí.e. 2; ha .-Ijaa-í/it.,
11,a.12. Pa-au,,tita.
1, e.8.
—CAYIB’l’ANO, Ija la-it
ja.,o~. 14,
—JUAN l)IBSANta->‘RaMAS, PluiLtiar, a, la a-t- 27, a. 1; oí.
IV (‘deente 55, a,
ruaobili aniníato”). al’ 4, a,1; q. 6, a. 1 a 4; a-í. 10, a,
1 a 5; a-y. 11, a.1, 2.Cae> a/aco?.,in la-ana.,o;. 12, a-lisp. 13; o~- 14,a-lisp. ISa.1; o~. 27, disp. 12 (Vivés)o 32
(Sa-alesnaes), a.5y6.

(Sa->)
t; ca-artua-itaa-ucia-Saa
a-lei.Nlaariaa-uiua
a-u tau ‘l’ca-ala-agía-a
Naula-ura-ul

éste(‘‘actioa
itípassa-a”).
Eta estamedida,el ageaatedepenoledel pacietate
—pese a su
superioaridaol—
sóla-actaél coampleta
~‘ laaccia-ita
quele perfeccioauaa,
pera-asusbexaeficia-as
sa-ibm
revuerten
en elpaciente
indirectamente
y coanaoamigajas
que caende su mesa.Se trata,
por
tajato>.
—dice Niaritaita
de utaa accióaa
“ega-aista”pa-aruaattira
—‘ 1 eza.
La actividatí
itamataetate,
en canabia->,
espra-apia
de laviday a-leíespíritu.
Aquí
cl¿ogentetictac
ctasínaisnaomsuproapi
a perfece
ióua: noa es.pa-artanta->,
uia“pasa-a”tai sesuboardina
, sitatanaaslaictautaa“coatastatacia’’
a la-atempa-aral (“actusperfect
u”’> a-a cual
idatí
autoaperfeccioaaaaíate
pa-arlaqueelagente,
sillega
a oalarar
haciaelexteria-ar.
la-a hacepoarsoabreabundatacia
en el ser
más quepa-artaecesidatí
ticacabanaicíato>.
De pa-arsi,laaccióta
iuanaaaaeíate
(vital
om itateria-arizante)
esnaasaaoable y’ elevada
que laaceióaatratasiti
va (uaom viLuí a-a exteria-arizatate
~
‘a
Puesbien, ¿a quégénera-mde actividad pertenecerá clca-ana-acer
Coatasiderema-as
ca-ama-aomlajetomdeexperiencia
—proapoauaeMaritain—aauestra-a
propio
acta-adeca-aíaa-acinaieaatoa.
Coauaocer
uuaamesaaaa-aca-atasiste,
evidetatenícoate,
etafabricarla,
uaisupoane
moadificacióta
alguíaa
pa-arparte
a-leísujeto>a finde adaptarse
a su a-ab-jetoa,
uai alteracióxa
del
Coaaaoacer 44t
¿alga-auaisiquiera
pucoleser, merametate,“proaa-Iucir
a-abjetoa
paraadccua-orloa
¿tisujetoa<
una imagensuya”: ¿tao>requierelaproaducción de algoque se comna-azcaya de algunamanera,
loquesequiere
pra-aducir,
coama-m el artista
tiene
en sunaentelaideade suombra? Además,si
coauaa-acer
coatasisticra
pa-arescíacia
en “hacer imágetaes”,
el priuacipioa
cspecificaola-ar
ole íauestras
a-aperacia-ancs
ca-aguaa-asei
tivasy sutérnaiuaa-m
serían
lasinaágeuaes
mismas—na-> lasca-asas—,
pa-arda-ande
jamásllegaríanaoas
a coauaoacer
uaadactarealidad.
Ciertanaejate,
en clacto>de conocer
hayde hechoproaducción
de unaimagen
ctaclcoanoacimietata->
seuasitivoa
y de utaca-auaceptom
en elca-ana-acinaieíatoa
itatelectual.
Maritaita
olice
asíqueelacta-aitamataetate
deitatelecciórí
es‘‘virtualnae,ate
proaoluctivoa”.
peromla pra-aducción
de
laia-leay elpura-a perfecc
ia-auaanaicía
ta-a cual
it¿otiva-a
a-lela facoal
tao] sa-atada-ms nccia-auaes
que ctala
real
ia-latí
ca-atast
ituxejautaa soal¿u.La-a proaa-lueicla-a
seráasíeoaíadi
cia-ita,
naediomy la¿usta
expresión
del
acta-adc coanoacer.
pera-aa-lesuya-atao> la-aca-muastituirá
foarnaalnaeíate.
Noa laay puestaitagoita
eleraaen
toa ctaclca-ata
a-acer,
pra-api
ta deuaaa accióta
tratasitiva.

<ca> ‘‘I.a-ara-ala-aa-’
la-itade a-a-u/ca-aci~aala-’aa/ca,laa’ a-lictaua ata-testaa-a a-u altoar, es¡ateo. isa-ataucalle ‘‘ala-arela-aa-la-hatua-adef¿ar/aaa-a/a ca-’,a-meaaa->
a-aa o a-a-aa/a
a-ala-cía-aaciíaccaa-lijia-’a-a iaaa-;; do? a-abaca-a a-fu/eoa-a/aa-aa-o’
a-a la-a ca-ascaa-’a-aaca-a
ca-a-la-? ¿Olíaa-’ a//aa-areía-aa--
iC a/a ta-Ca¡ <¡aa/ospa-ataca-alga-a
tacao’u--a-a e,ca-’lca 1/‘ca-a ea-a-a a-/o’la-aa-casa-aa-a-a/ua-ao-ia-la-aa-ala-alícacaa-la/ea-:a-aa a-aa-o’laa-ax-sa-aloa//aa-a y-a--la-a
a-’ia-i,
a a-jo’1-a-aCo/a a-fc/a-’e/c,aa-ada-a
a-aJ¿’a-:aa-acci taca-adi¡a-Yca-a -- (laS,
la-a a-a-ascaa--a-aaca-aa-:lda-a O )IBO - IV -121).

70
ía-a-uuaa-launueaala-ls
gata-íseaaluigicaas
a-leíca-auaa-aciauieauuaa
a-teI)ia-as

Se tr¿at¿oa-leuuaa ACCION IN MANENIE. “Co,aoo’c?r.toga-jada-a


ctasura-izón
fiarmal
—coatacluirá
aaa-uestrom¿a-ata-mr—tao> os’iaacer,
sitadasera-a clevetair
da-? uaaa cierta
manera,eta uau acabamiento
atateracar
cía el que se expatadela espa-atatatacia-lad
vitala-leísujeto>y’ por el que éstese
a sínaismoen sc masa-no”(Rl,OEC III
perfeccioataa
62psa.

2. CONOCIMiENTO E INMATERIALIDAD.

El segunda-apuiato> que quieroresaltar,


determinaque ha exacta
coiarresa-a-aa-ataa-letacaa
cíatreco>t-aocamiea-ato>
a-? itamatericalicíad:
la exhaustividad
y perfeccióta
del
ca-ata
a-acer
se puedeoara-leiaar.
ctalaepistenaoala-agí¿a
na¿írit¿íiua
iauaa.
a-leacuerda-a
eoaaal¿a-itamateri
alia-lad
de loassujeta-ms.
Ea> efecta-a,
segúta
nuestra-m
autor,
sielconocer
—coma-a laema-as
visto—esutacierto

(45) Itael ora-Icía


a-lelasactividades
inma-unena-es,
laacciónde conoceres niáspeafecta
oíuelasa-apeaacioíaes
vegetativas, cuíla-lsa-taue oc‘aa-u 1aa-ua-Oe a-tel a-aa-ga-aai 5nao> tatara ctarea-utiol arta ratis aa-it-anac tatesa-atare a-ata-
a-u a-a1ara-aolu
ce a-íuíoéa-mina-a
a-trae1aea-a,ena-See en él.
‘l’anataiéaí seluauca-aaasia-lera-uola-a clásicaunaeuate nuáspea-feetaí a-tute elauca-a-ade a-1otea-er, y a-teatíi 01a-tedesdelaperspectiva
de la iuímauuaeaaeia y- la iataaíaucria-ulidaol, la-asauaoigua-as atanaustaus —sigruieruolta a sa-a ma-uestaaa—-tíayauí declarada-a la-u
sua-aeriaaria-tauol a-lelaus1aa-aoeuaci aus intelectivas sa-atare lasva-alitivas no sa-lía-a cuícía-arden a-lelas1auras jeraroluias níca-aufísicas,
sinoa-a-tna(aiéuu cuíela-aa-a-teíí a-lela-osverdades es1aeca-tla-a-a-ivas y el pa-a-ra-a coana-acitnietíta-a —la ciencia fa-aCS perfecra Si tíO

se soastrale de acchaa auía-auccioanes sa-ulajetivas—.


Sisea-utieuía-ic, ata-aa-u la-u faucítItad en sínu isnaa-u, siaa-aaul naa-aota-a caíoía-teitaocli geale ia-u y va-altinoaolalcanzan soisoabjet os
níaisa-a naeuaaasperfecta-as, enta-ances —segútíuluestrol aa-atoar—respecto> a lasca-asasinferiores alhonabrees mejor
coanoacerta-us a-toleaunía-urtas, ¡arnas sehallan en clespíritu segúnun aaoolodesersuperior ala-tite tienen en síniosmas.
luícaníbio, cuírelaciótí allionílare níisnaoa y a lasreatia-laa-les sou¡>ea-iores esníáspcrfeea-o anoara-íueca-ana-acer, pues
la va-ata-miad uieaaa-lc a soc tatajetus talcualesen Sí naisruita, A.si,ca-tajada-a elama-aa-, en sa-usobreaba-urudatícia suprenía, se
ca-Invierte cíacaridad tea-aloagad, ésta, cuícríanta-> a-loe“dice ataca-a¡ara-aporcia-ita iíatcaedia-a tu a-a la-a u’ida-actertca-a, es,tía-asóta->
ea’ la-a ¡ita a-a-a a-leítcaa-lri ca-a y de la-a viraaud,s itaa-actala-a lítica-a taui.í,’ua-adelser.y ¡aa-a Isla-atado en a-aIasc,laa-ía-a, a-ataaa-ila-igiea-a
a/acuite,
la-a ,auois ¡so’aje oca- a cfa~a-< ¡ca-ave/a a-’í ¡ua-aíauiat’e a es a/teca-aji’’oia--a-a
taua--aace a/aa-lsíaeíiéa-a a-a a-fa/ela-as jata-lssatlatitaaes u>it’aa/des
itaa-ele a--a-aa-calesdeCaqatícaba-a/a-a;aca-> es itferia-aa’ e/agroada-aaaeaa-a/ls ja--a-asiata->a-a la-a lata-aa-ja--la-a afta-aria-a
a-jata-’la-aa-cgt/la-a
o-tia-Ji a-ida-a
(1)8,O)IBC IV 80a3).
í’ara-lItina-a-a. cuíla-ata-acatute ala-arolen pa-áeaiea-a la1arinuacía aaaaítaién 1aueotctariar: si se traía-a dc lasvera-lades
utí Nc u sa-ulesoía-tea-igeulcl a-ítaa-aír, la mo elige tic ia-u es saí¡ae nola-pa-ues la-u a-cetitoad a-le la-u acciótí sa-uponca-un a-cca-a-a
Calta’ acial i uit/aa-perulsi sea-rauta-ua-teltasasca-auacrctua a-letía-u
estra acti tia-la-aol,loasu ‘ansi 5ta-us asigíl aula 1>ajae1 pa-epoana-Icrauí te a
a-u ‘-uittutía a-uol ea tía-uesta-a-a aía-av iaíicauta-aha-ucia-uclfluíoilti auta,y es pa-aa ella-upa-srlaa-tue sa-anatasca-aa sia-leraa-loa
s buentasa-a
naa-da-as (a-fr. OX?, Ola-? VI a-aS2a‘IR,0110? III47O—47<a y l’hB,011? 1 líaS273).
0?uatía-aciniieata-a y aaaia-aa- suata,potes, luísola-asu ia-aa-as ruiais perfect a-as a-leactividad iaíní atiente; tao>sa-lía-a
tienen loigar en
elitíoelia-aa a-leíaulnía-u sia/aa-jtíe la desa-acarolatapa-aa- sa-atare ataaíuía-ta-í
aíei a y sa-aaipa-ira ella ca-anata tina“sa-alare existeací a activa”
(ní eja-ar a-jIte el aa-ua-/alíeelia-aa-lee.~isair)pa-ar laa-joteela-iIníau caía-itaola-aca-aaa-leedeviene itíoencia-ana-tina enteloa coaruoci da-a y
ser asít’aa-las
ataca-te lasetasa-us,
y aaa-tauuia-la-a
alalatietía-le
itauera-aaa-raueaale
tia-ucia-u
ela-aa-ra-aa-1ouese lea-taceespiritualnaena-e
pa-esetíte
ca-ana/a
ultra-a—ya-a iBn aa-aaseuatia-la
aíisníaa. a-acta‘lara-a,
a-uuiia-Sta
eaaguuiaiva-í
a-a otutia-ita
a-unía-ata-Isa,
Maria-am laa-ubla-í
aa-luí

ca-ant/a
x’ereruiaas
itaníca-hia-uíaíníeíaa-e— cuíela-ita-letu
a-teseritatcacia-auaaul iuanaa-uiea-ia-aI
(Cía. Si,, y 1)5.GiBO’
GIBE’ y 0a4’—a-’a44
IV a->”a-1~9”5)

71
a-lei.Maua-ita-uiaa
<u euauícritaa-teiaSaa a-u la-u ‘t’ea-ala-agfau
Nauta-uraul

sero> a-les-cía
ir.cta moatía-a alguca
ti pa-aa-Iría
serespee
ificatía->
pa-ar el propia-a
sujetoa,
salva-a
siéste
pudiera
ser“emiuaetaternetate’’
toma-laslasca-asasca-aguaa-ascibles
(capacidaa-l
que sa-ala-aa Dioms
ca-atavietae).
So$la-a quca-la
que seaespecificada-a
pa-arlacoasaca-anaa-aalgo)itadepemadiente
delsujeta-a
ca-aguaoaseeuate
y baja-auuaa relación
cia la que éstetataes naa-adificaa-loa:
coaíaa-mcer
seráasí,
cia
p¿aíalaras
a-leJua-aua a-leSatata-a
Ta-amás.“esse senfien¿iii
ua-litaqa-catfl
una aliuol
Pera-aesta-aexigede parte
delsujetoa
unaemergencia
sobrelamateria,
puesen
ctaqueseaolependietate
lanaca-lida a-leésta,
estará
a-aaáseuacerradoa
sa-miare
síuaaisnaa-a
y sera
naetía-as
coanauuaicalale;
a-leínaísnaa-a
naoada-a,lauuaiócapa-a-apia
ciatre
sujeta-a
y a-alajetoa
oleberá
sertambiéja
una
utaaa-ataicamateri
al.Coaguaa-asceua
te y comnoaciolo
foaraaaaráca,
segútaNi¿írit¿aiua,
utaa utaidadsuperi
oara
pa-almateria
lacoanstituida y fa-arma:
mientras
queéstas
sa-ala-a
puedeta
ca-anípa-anerse
foarmanda-a
a-alía
ea-isa
-(un‘‘tertium
quid”),
elsuieta->
podrádevenir
“inteuaeioa-aalmeute
la-aa-ata-o”sin¿díerarse
en
uaadasu proapia
tíaturaleza.
Si ya-a taa-apueda-aolevenir
“materialmetate”
oatracoasasic>perder
nai
pra-apia-a
sea-y olejar
a-leserla-a que sa-ay,sípuedo> olevetair
“iianaateri¿tlmeuate”
la-a otra-aporel
ca-auaa-acimiccata-a;
elatoataces,
mi tíaturaleza
—etatitatívanaecate
eoaíasiolea-aa-la—
perníataece
intacta
auca
cuanda-a
seaperfeecioauaaa-la
cualitativanaetate
a lavezque capto>loa qítelaca-isa
tiecae
de “a-atra-a
queya-a”.

3. CONOCINIENTO E INTENCIONALIDAD.

De la-a dicha-a
ea> clpa-aaatoa
aíaterioar
seoleducequecíaelpra-acesoa
de ea-ana-acer
el

sujeta-a
íaoadevieiae
la-a ca-auaoacidoa
sega-ita
su sea-de caaturaleza
a-a de ca-msasino>segútauia “esse
iuateíatia-aíaale”.
Paraclfila-Ssoafoa
fraaaeés,
desdeestaperspecth’au.
a-’! ca-atacacinaictata->
se a-íefitae
tambiéta
pa-aratacao’.s’pa-.cio’
a-le,s-a-aíat’ee.xisteaacia-i
activa-a-
o? itata-’ta
c’ia-ataa
1.
La cxi
stecaci¿a inteuaeioaca¿íl
espa-uranaejate
teuaa-leíac
iale itam¿oteri
al:tao> tictac
ca-ama-a
musca-ataplatatara-ita
a coas¿afuera
a-lelauaaa-l¿í
ca-aaaaoasujeta-a
coaticxisteaac
¡¿u ¿íctu
al cíasí(sustatacia)
a-a cta a-ata-a-a (¿uce ¡olcuates), si tao> posilail¡ lar que el sujeta-a, existetate pa-ar sí de fa-arnaa limitada, pueda
existir
ilina
itatíanactate.
a-levita
¡cuida-a
pa-a¡ supra-apia
¿ictivi
ola-ad¡camacaetate
élnaisnaa-ay la-asa-ata-a-as.
H ¿illanaoas
utaejeríapití
clara-a
a-leestecxi
stiritateuac
ia-aca¿íl
“inferia-ir’’
— itacapaz
de
darca-ansi
siene
ia-a- ¿u laca-isapera-asi de cíata
a-ihleccr
1 ¿u itatroad
a-ccictía-la->
ea> c)l
a íaomt¿ís”que noa “

pea-teíaececa
a-u suproapia-a- taa-ttur¿a-Ieza
— cíala-u níataera
ea-ama-aelgea-ha-aartística-a
pasa-a-
a lamanoa y al
piíaa-:el
(leí
pitata-ar
pla-usuaaácaoltasc
en suoalara.
Elcu¿aolroa.
oliceM¿irita-aita,
es.cíaefecto>,
proapia-inaetate

72
la-a-atía-la-a-aa-caí
itasgtia-ascailuSgica-is
a-leíea-aaía-aciníieuíaa-a
a-lel)ia-ís

causaa-la-a
pa-irelpincel,
pera-actaésteuaoa pa-aa-lema-as
olescularir
caingut>a
virtua-l
especial
quedé
razóta
dc la belleza
de laa-abra;no> es sauaoa uta itastrunícíato>
a-le tratasmisióca
de lacualidad
artística-u
que pasapa-mrél“secuuaa-iumesseuuateuatioanale”.
Siempreque uuaacausaitastrumea-atal
es moavia-lapa-aa-uta agetate
parapa-a-aa-lucir
uta efectoa naástaa-able
que ella
mism¿a-.—sentetacia—
4~>.
teuaenaomsutacasa-aa-leesteseriuatea-acia-auaal
a-a “ser de pasa-a”<

4.PASIVIDAD Y ESPONTANEIDAD DE LA INTELIGENCIA.

Ca-ama-adetermitaada
y fecuiada-tola
pa-aa-su a-abjeta-a,
Ica it¡teligeaucicz
se muestra
pasavacta cuatato
a lacausade laitateleccióta:
en estavertiente,
eseloabjetoa
elquea-cina
por
etatero.
Lica-isa,
“íoa oatroaen tatato>
quea-ata-a-a”,
a-aa-asnaidey regula
a-lenaauacra
quelaitateligencia
se laalla
respecto
a ella,
en el coanocer,
en estrecha
dependencia.
Pera-aunavezquelafacultad
hasida-adeterminada
objetivamente,
dicenuestro

auta-ar,
laititeleccía-ita
ca-a sínaismaespuraactividad
y espoa-ataaaeidlaa-¿
actividad
inmanente
y
vital,
Ea-a cua-a-ntoa
“pra-aductiva”
setermiuaa
ctaelca-aa-acepto>,
vea-boanaental
pra-aducida-a
cíauauestra-a
espíritu,
pera-actacuacaba“ca-agnoasecuate”
se tcrmiuaa
ea-alauaaturaleza
itateligible
alcacazada
enel

(461 taoa-aa-aa-asi
cia-laa-aa-a-e“ser dc aíaa-oa-ratez.a-a-”
y “sea- itítetíciora-al”
ha-a- sida-aa-lea-íía-uíciada
pa-aa--a-dguuía-as
ana-a-aa-
es ea-amo
iaacoanciliatale coatítaunidad del“esscanaloguní ea- traseendeaas” e incapaz a-ledarrazótí de nuestra-a conoeiníieruooa
a-leíala-uuída-aesa-ea-tía-a. (Original a-leí1’.Atídré1tAXi BN, 5. 1. 1.‘iacteactia-atcel cía-atasla-a ialailosa-aíalaie de Sa-altai jiaa-aaaaa-cs,
1 2lBa-l.Uíaiv erselle, Brota-elles, l)esetée a-le llra-ioiwer— l”uris-l9”5,esta-ucrítica-u laa-í sia-lía recogia-la taníbién pa-aa
-
SAM PAIG, a-ap.cio.pa-a.9495),
Segútí 1 IAYIBN,elautaisna-tí o
1ue Maritaiía alarecuita-e aníbos tipa-as de serinípide sa-u etiuísideracién ca-amo dos
gral da-asde ~a- ríe cci6taata-aa-it a-igieadc u ti a ruai sria-u a-calidaol—el ser— y a-a-aa-la-atránsito> aa-asia-ale ena-rela-arealy la-ainteligible,
oía-cea-a-ucdata coamo a-tosa-?. .1~u ‘es paralela-as e irreductibles.
latalajeccia-In ha siduaíaerfeea-aumente ca-atía-esuada 1aa-arFa-. Jeatal-tlBRVIB-—NICGI-AS,0. 1>.a “descansa-a—dice—
sa-a/aa-e‘¡‘uetra-ar a/uoaoc ijío’saa-a a ata-aseaa-a-aca-a o-aa a--lSo-aa-ade a--a-atas ido-a-a-a
a’ elserinte,a o’ia-aaca-cla--catuto,aa-ata-ao’síae ciea-letérnu iaao
acaedia-aa-jaca-re elsory- la-a acoada-aa a-IIa-a-aa/utaia-a-aaessa--a; y’ siscdio-e a-It/ea-a-ataS a-itt/va-’
tít’ ordetaa-apa-arae, esca-a atoseIta-a de
ecacetader sitaCactael1a1a-atía-a de la-aso-ea-escrea-ada-as, a-íc,,ade ata-itaca patedeidetarifiecarse ca-ataelserde taa-atuara-aleza-a, va-a que
ja-ada-aerla-aacita-aos a-atta-a-alCia,’ioa-a ataa-aaa-e 1/tau ita-ada-a y la-a¡ara-a¡alia delSor itaicta cia-atacal es Ita-acenedes/aa-aa-da-a r es/a-aslina ire.a
-
a-aaaaa-ala-igiea-as- Ma-as etclila-as esa-asda-asa-ira-leaaes sa-ataara-asceaadia-kas ¡ca-arell¡asaa-taa ¡¿sse.S’a/tasiste,as, a-ja-a-eesa-a la-a a—e: Iúo’i sa-ir
o’ ltat ola-’ a--a--ja-ittscalasa-a-a o-aaCo’ ¡aCar síy o-a/Ja-aa--seta oia-aotisa/o’[aa-a ra-aa-ifa
a-ao’ia-ataes ¡aa-ata-dalesos idea-aea-aa/sa-ada-aa-a-a de la-asa-a-ascas.
Jal 1>. Ifa-a ya-aa sos a-aa--aa-a-a ata-a do’ a-faoe .1 Ma-aaia-a-aiaa, ca-ataca-atoada-as’la-asa-a-a/ate ,ata-ada-aao’s da-’ Sa-ajaaa-a 1~ataaa-is, ata-a¡aa-aa-a-a /45ta-ala-a
a-jiJic-a/lta-aol y’ ca-a ha-asca¡ra-aa-: aa-ra-ada-a/ co-a
ta-a ‘-‘o’
r
5u u a-/ua e os a-’í sor f’o’a’a-a o-tua-’! ser a-leata-a
es- a-fa/ea-sacadist aita-al
ezca s a--tue! ser
a haoia-iaaata-a itt/cresa-a
i ateaa
c ia-ataCa? la-asda-as a tictac
a-a la-a aaa-aa-aaica-agroada-as 02/aa-aICigica-as
su’luía-ocr cta
oía-’la-a
a-ata
aa-ala-a/aa-la-a-a
aa-pa-a ¡0’
‘-¡aa-a rai
tIca--aala-aa-a
a-criC‘a <aa/o’a--aa elo-a-apia- a/la-adea-lia--a-ada-aa-a la-a a-a¡aa-’ra-a
a--ia-iau
-. (‘‘Rda tisnie en tia-
1oce”,cta-la-acqaíesMa-arita-a ita.
sa-aau a-aa-:‘‘u-ru-’ ¡‘la-ile sa-a¡lala-ja/e. ¡<oF a--aa-ealta-a
ataisa-e~1948(48) a- 1aa-ig 270,a-lela-u aratol. es1a,a-te1 )esc1 dc dc 1 3a-a-atiwe a-, Y 3ueaa-as
Airesla->5t)).
(I’aica-la-: la-aula-ata-se iaunítaidua a-aaaau aa-teresa-a-aa-te a-lisea-isiuítí suatateel a-usa-cuita cuí el esa-oía-huí de l)a-aa-uglas 1<1 IPPIBN,
‘‘luateaauiua tía-it ity aa-tia-t ola-ecuític e1aa a Ja-tea-la-a-es Nlata-iia-li’’”, la-aea-fu/os’ a-Vta-ati/a-a os da-atusla-a ciaa-a-/si¡alaila->sa-a~alaa-v’
ita¡alaila-asa-a¡ala la>
a/a-osíía-arla-l. tiía-ií-eusía-v a-a-a-’Oía-a-a-va-a-t’a-ess 1985,pa-a.93’4o2)

73
a-a-a-- J
C-a-a-a-a-a-a-ilMa-y-a-a-<a-a- \1a-a-aaa-a-aiaa
.u la-u Lea-’la-a-ca-aa>a-uaa-aaa-l

ca-auace iuíuíaeolia-a-ta-a-uaaeaaa-e
1ata-a s’ co/aala-u a-íuela-a- iaatcligeuaciat
sa-a uuaeatauaaa-utcrta-ulaaaetate-
Lu anusnaauea-as¿u
existe
ausí —ca-ataita
escueta-u—cuí loí¡ea-al,
ca-atauuaa-u cxistcuaeia-u
a-aaa-utcria-ul,
ca-ataca-cta
Y sitagular.cta

clea-ataee;ata-a
ea-ataa-ana-ucxistet>Cia-t
espiritota-al.
a-utasa-ra-uet¿t
tiaais’ersa-tl ~‘

Actix’ía-la-aa-l
sa- pausivia-la-aa-I
sc títacía.
pues.cíacl ea-itaa-icirníeiata-aa-
‘‘a--aao’l a-aa-sta-aa-la-’
‘a-o
1/ala-la- ia->aa —a-uf ría>a-u Ni aun 1 ¿o¡u> — la-aa-la-a¡a-a a ‘ita-ilia-luaa-l
a ‘iota
a-’ oía-’ ¡cifa-i
a- -aa-ha-aola-a a-la-’)Sa/ja-la-a,
¡a-aa-idila-J

o ‘sspo’a-’íJa-a
)a-
a-sia-iaaa ‘¡a-aaa-’ a-la-‘1 a-ab¡a-’ta-a.
do’ fa-aa-aa-la-aa-jalo’ ¡ci itata-’lo’a-’c’ia-a/a
Jata->050‘a-lo’ a--tato
‘aa-auiaa-ia
la-’ a-la-’ la-a

italo-liga-ti
oía-a a- o’/ato’rcaltaeaa
te a-la-’! a-alajola-a:cta cí itasta-ata
lo’ ota a-/aa-a-’a-’oataa-ao’a-’.
¡ca itala-?ligo’aaosid/
es’
¡tanta
ta-n’i¿ilna a-?! a-aíaj
a-talo’, eta-aItai.sIa
aa-a, cal a-sa-aO,?aia->sú’a-’tt
lo? eta aa-sta-a¿ía-’a-a-aata-aco
‘r y la-a a-a->taa->cia-la-a
lnisn’aoa
a-ti ca-a-sta-aa-lo’ so’ra-’a-ataa-aa-’ia-la-a
— a-atatosa-la-’ ca-att
a-aa-sor,haua-’síra-aatatela
go-tacíaes’ a-so,raou,aavitalía’ad
itafa-aí’,raequeosperaserjc’eutaa-laa-ící: a--aa (suditata-)
Itaro’cílaía-sla-a a-la-’la-as5o?talidia->s, pa-arfltd?dliOdc la
1 a-ab/eta-a,a-la-’a-
‘iota’ a-sta-’ llo’u’atada-aloa, eta a-’ia-a-atacopta-aa-¡ua-’
absíta a-sosia-5ta,
la-a impa-Cata
la-a ita
ta-’lio,’íble
a-la-’
fa-aria-aa
a-la-’él,a-iiúltinaa-api-a-ada-ada-’Jornacícia-ha y a-lo’día-tuca ha-/dad ¡Itto’ligilala-. a-a ji’aaa-la-.’hIn--a-ir
ca la-a a-a-’:
a su térmitaoa
última-a
suic/etatafl’ccaa-’ia-5ta
itamata-?rida-l
ca-ataél”(Rl.OEC III372—373).
Ha-uy hetcroauaoana
la-u. pa-aa-ta-utato>.en cuatato
que l¿o itatel
igencia
es determia-aada
intríuasccaa-íacuatc
pa-a-ra-ucoauaa-acer
‘‘itaactuprima-a”.
Hay autoaa-aa-anaia
ctacuanta-a
queca-anoce
suoabjetoa
“dcv iíaiéíada-a
la-a a-Leí¡ x’¿ataae
-- talepa-mt sía>isnaa-uctala-o perfccci
óua últia-aaa-ua-lelaefluenci
a-u a-aperativa-a.
ha actusecutada-a<a-
a-,

5. Pera-a, ¡CUAL ES El .MLDIO DE tINION ENTRE El. COGNOSCEN’l’E


Y LO CONOCII)O’!
Un ca-anaplej
a-a nauuaa-loa
a-le‘‘fa-arnaa-us
¡camateriales
itatra-upsíqu
ica-us”qtuela-asclásica-as
diera-ata
cta llanaa-ur‘‘spec¡cs”
~ que cauesta-oaa-uutoartraducepa-ir“fa-arnaaspa-esenía-utivas
u
oabjet¡“antes”:
porella-as.
lacoasaseta-aruía-u
prese
tatey esca-ataverí
la-la-uciia-alajeta-a
aa-lee
u ¿ua-íoa¿u cauesta-a-a
espínta-u<4a-’\

a-~a- Sa-a/ate
l.ua-tisuiaaaai¿a-aa
esea-ítusaiea-a-
e/aa-te
‘‘a-ua-’ua-a¡aíiataa-a’’
y ‘‘ate/a-a
seca-ua-ua-la-a’’,
tea-uso’1-jata-1. a-alBo- II 738

u~~a- Y ‘aula-uP.—1a-uriaa-uiuu.
la-u aa-a-ada-aa-a
a-le‘‘sjaecies’
tea-laaa-a
la-a-a-la-s‘‘essa-’
iaauea-aaia’aua-ule’’)
ata-arstau/a-utaeuua-urua-iea-aía-u
e’auala-u a-tateel
filuisaafa-a
ea-a-ea-ate
a-lcsa-ta--
a-’l¡Sala-a-el
1siua-.Yuta-a a-tu’sa-a1aa-aaaa-’
‘¡aa-ese a-o’ a-ataliya-uolua
a-u auasua-ala-uu
ea-aa-acerteza-a-
a-sa-ala-a taaca-liola-u
ea-a oía-te
elautía-ilisis -<a-a-uua-scaa-uaaa-euaa-e
aa-usa-usia-ta-a- a-ea-ulixa-ua-lua.
laa-a-aaaa-csa-uaaa-lua
a-leaaeo’csia-la-utt
a--a- ‘a--re>,
~ua-l ,\sa.tca-¡a-aetitaia-asa-la-te-la-a-ea-asa-u
sa-a-ucla-’ia-a-a-l.u a-la-’a-a-lía-a-st.’
.ul aa-ii-a-.’l 1 Cia--a-a-a-a-a
aaa-aaea--a-l a-leaa-’a-a-auiaa.u&’ia-aa-aes
¡aatO)taa.uS
a-ja-aa-’ll.uuaua-uaa-a-as ‘a- jausa-la-usa a-tota-’
‘‘s¡ao’a-.’ia-s’’
Ialea-a-oaaa-asa-iilale
sela-a-alía-u
euu ela-’ua-oa-a-ua-seetuac ca-sea-aaueuuua-a-aaa-a-ule’’
‘‘sa-’a-5aua-aa-la-a-rau ‘íésa-a-jauuea-la-’
a-leí-ca-a-it
ja’a-usaalaaeeaa-a-stea-aeia-u
a-ud/aa--a-u
la-aea-a-ua-ua-a-’ia-ta-a.

‘7-4
la-a-tndaa-aaeta
tuise,aauasca-íla-tieuas
deleuauaaaciaíieuíaoa
dc lii
a-as

IDielaas
fa-ama
¿os represetataua
ea-alaepistenaoaloagía
m¿trit¿tiaa
iaíaauu> a-loable
p¿opel:
pa-aa-uta la-a-a-loa,
sa-aa>verdaderas
naa-aa-lific¿ocioaíaes
delalm¿oy determitaata
lafacultad.
itacluso>
en el
a-aa-a-leía
etatitativo>.
fa-arnaauadoa
ea-ataellauaa “tertiuna
quid”que eslafacultad
asínaoadificada.
Ea>
esteaspecta-a.
ca-mía->laema-asdicha-a,
íaa-aea-ata
st ituyc
ta siaaa-autarequisita-a
pre-x-’
ia-a¿al ea-aaaoaeina
icía
toa,tao>

su serpa-a-api
a-a. Pa-iroatra-ala-ida-a,
sa-atapurassin>il¡tua-les
a-leíoalajet
a-a que itategra-ata
a éstecíaelalna¿u
segúaa utaa cxisietie
ia-u itatca-ac
ia-atía-aly la itafa-arm¿ati
¡canaa-uteri
a-slnaeta
te.
Elca-auaoac
inaien
ta-aaaecesita-a
puesa-leutaada-alale
uíuióaa unaeneloma-detacualitativa-a
pa-aa-laque,inhiriendo
la-u “species”
en elsujeta-a
conaoclaccidente
en lasustancia,
sujeto
y
a-abjetomcaatraaa
ctaca-mtata-octa-m;
a-ata-a,
de a-ardeuaia-atencioauaal
pa-aa-la-oqueelsujeta-a
deviene
cla-abjetoa.
Es estaseguiada
laqueca-atastituyepra-apiameaate
elca-aíaa-acinaieumtoa
cíaelda-abletaivel
setasitiva-a
01’a-1.
e iíatelectu
alqueaha-aravanaoasa analizar
ba-evemente

A. Nuestroautor describecl pra-acesoque da razón del


CONOCIMIENTO SENSITIVO, ca-anaoa sigue.
Lascuerpa-as
—baja-ala-ucoandición
de larna-ación
divina
universal—
actúan
segúntala-a cualcua-alia-Iad
(“sensible
ctaacta-a”)
sa-atare
elseuatidoa
externa-a,
siempre
atetato>
a-u
cualquier
estínaula->.
Pa-irestaactivid¿ad
transitiva
sa-abreel óa-gauaoa(“actia->in passo”)
le
coamunícanuna inipra-anta,
una similitud
psíquica
que es lanaismaformao cualidad
sentida
y que sedenoanaina
“speciesimpressa”.
Elsentido,
asíespecificado
y actualizado,
larecibe
itamatenalaaacua
te y scgúaaelsea- iaateuicia-auaal
Eaa estenaa-anaeuatoa,
elsetitia-lo>
ha-u dcveaaida-ala-a
-

setasilale
enacta-aprinaera-a,
cíacua-uaata-a
a-leternaiuaadoa
itatrítasecanacuate
a coatía-acer;
anaba-as
sonaha-ara
un mísnaa-aprincipia-a
de operación.
La deviene
tanabién
—poar su actividad
vital
e inmanente—

aa-aa a-aaa ibatia-caaa-a-a esa-ea-ja-a


¡a-a t/atia->tt crida-aaaa-a-t.a-a-/a/ea--a-a/ata-aea-aaadia-ioiaa
¡ares
tija
a/es/a-aa-a a-a-aaaea-aaaa
ja-ante,
y ¡aa-aedosactacr
laíga-a-a’o-aa tíaa goF ‘ca-’‘a-a das a-:a-atís calida-a d a-a a--tua-a/aa-a.—[aa-aa--a-a iaau¡aa-ar/a-a desdea-’í‘auca,’’ ctaaa-a o-tu a-¡aae la-a fiacadacad c-a-agaaa-aseetata-’
a-ssloitíaaida-aa-a la-a a--osca¡‘a-aa-a-a-aaaa-aa-er.Pato-da-’ta--ta erIt/a-loar ecu eía-aa-do-aado’ la-aa-a-aa-isa-a j)aracaa-a1, ita/a irietada-> a-aocideta ta-ala/aente
a-au al/a-a-taje aa-a. a-a-a/a-aa-aa-ssa-sla--a-asa-apa-aa-a-a ela-ala-aa-a-a/aulacca-a ata-ay saa,a-s¡acosies : a-a eaa o’la-a,’doaaoía-:la-a a-a-aa/sa-ataco/caja-al sa-asíetaica-ada’>
alta-a-aflaracca-a. a-a-aa-aucaos- ela-sa-asa-a¡aa-aa-a-ala-a sa-asía-a aa-o-la-a da-’¡ ciaa-gel.a-aa- la-a a-la-la-’clitalo-le a--aa-aes’(cisailaje tiua-ada-?,y a-iale ja/a-sg/a eat
reía-aa- ida-a a-a a-al a-sla-aa-aa-a-elda-: a-,aa-’o-ies iaaa¡aressct a a-a eaa o’ía-aa-a-fo-aaa-le la-a o--a-aa-isa-a¡ida-ad ejicia-’aaa e. a--a-a,aua-aos ela-aa-asa-aa-aa-ara-a[ña-as
a-fa/ea-alaa-a-a scajata-la-a ita-aelic-a-: aa-o-la-aa- leiaa-/haca-la-’ a-sl ser.y- a-ja/a-’,casi¡aa-o’setc te’ a-aa a-lía-a ¡aoarsaiiaaaaaetas- ida-ad era-a-ada-ata-a. ¡aaía--do’
<o’atla-aa-’i,s a-a- jaca-a
ia-i a a-fia--a-a)a-aa-caía-a
ría-aa-a la-a aca-Caatt-a-a-aa-letíaaa-aa--pea--ío-s ita-u[arCs.sa-a L>c a-tia-ala-¡tiier a/aa-atao-a-a-aa-jale’
sejara-aduzca-a esaa-a
tía-a ja-itaa-aaa-ja-a-cal’ a-a, la-a a-aa-cia-ha- etco’í a-ardea-a- jacaeIiu,fih le a- a ita-tota
cia-ata-al. a-ja/elesigaíciv a-/tic a-a-atasti/a-ave j)arataa-a¡tauea-ateel
a-sa-aaa-a-aa--aa/u
lo-auto>)es a-sa-aaau¡alo’acaaaac a-ata-’dj,y ti/a-/a-a‘¡‘le ‘a-a-’¡alga-aa’da-’aa-ca-ada-adi/lar ea-a-tey ¡aaa-adaia-c a-’/¿cta-a,s di/creta-les:e/alta¿ja-ar
a-fa-’ o-a-aa-as-/it/a ir a/aa- (era--o-a-aoa-raaajata-a a--a-ata la-a /ate a/lía-aol V’ la-a ra-jatos a--tula-aa-’iota,¡acríeca-’ iCata-02 y a-aa--cha la-a ¡laculía-ad
ittaaca-ata--tía-alacco’aaa~s. faa-a-a--iosaaa-lra-
a-/aao-a-a-y-a-a-asa-sa-a a-
5l a-a-laja-sa-a-a-
a-sau clsu5a iacía-’aca-sia-aaa-a-al’’ (Rl,0)1BOL? III‘7á—lda).

‘75
a-u euataa-ritatucia-Saa-
a-le1. Ma-utia-aulta-
a-u la-u ‘t’ea-ata-agia-u
Na-uta-ura-ul

ea> acto> termiíaal a-a segutada->, en uta acta-a que tictac ca-ama-a priíacipioa a la ‘‘species inapressa” y
ca-mao> térnai
íaoaa-u la-a coasanausma,oíanaa-uteria-aliaae-ta
te vis-la-la-a,
Fía esta-aca-aíasistc
proapianacuate
1¿t
seta
s¿aciota,
a-lenaa-uíaera-u
qa-íe.¿tutaq
oc ea-aaaaoaact
ixiola-aol¡taaaa¿aíaeía
te se coauaapleta-u
etaelsujeta-a
naisma-a
‘‘itaipsa-aa-apca-a-auítc”
. la-u re
a-tIa-ola-od
seta
silaleestáctael secatia-la->ta-aly ca-auaaa-a
esexta-ameual
alnaeuate
y
ta-u1 y coanaoaacta-u
¿aliz¿ua-a aqa-íé
Y pa-aa-la“species¡ napressa”
«a-a-~.
Pa-ir fiía, sinau 1 táta ca-onacuate, el seta tiola-> ¡a>tea-aa a-a (inaagiua ¿te ió ta y- naenaoari
¿o)
jara-aa-luce,
a pa-a-a-tudelgernaen
sensible
iiayecta-udoa
cíaelórga-ouaa-a,
utaa ima-ageta
a-a “speciesexpressa-a

setasibilis”.
Fía su coaíajuuata-a,
pues,lapea-cepcióta
resulta
seruíaasítatesis
a-lelasensa-tetoata
pa-a-api
¿unacuate
a-Iicla¿u
y a-lela-asca-amplenaetata-as
proapoaa-cia-ataaola-as
pa-irelseíati
a-loaiuateríaa-a,

13.Sila-osca-usas
na¿oteri
¿ales,
ca-mao>henaoasxista-a,
sa-atasetasibí
escta¿acta-a”,
segúta Ni¿urita-a-ii>tao> sa-aía itatel
igiblesmás que cía pa-aten
cia-u. Toaola-a el proacesa-aa-leí
CONOCIMIENTO humano —ahora en sufaseINTELECTUAL— habrá
decoansistir,
poartanto,
primero,
cíaelevarías
a lacatega-aría
de“inteligibles
cíaacta-a”,
después
alestada-a
de “iíateleccióca
en acto”.
En primer
lugar,
explica
elfilósa-afa-a
fratacés,
laluzta-auasfigur¿a-doara
a-leí
“eíateíaa-linaieuatoa
agetate’’
irradia
sa-abre
lasinaágeíaes
sensibles
proapa-arcia-aaaaolas
pa-irelsentida-a
(“fatatasnias’’)
y.sirviétada-ase a-leellas
denaa-aa-loainstrunaental, hacelara-atar
a-tbstractivanaetateuna
a-leía-mbjeta-a—a-leso la-o perspec
1e t iva-ua-lela-u iaaturaleza-u
itatel
igUaleitasita-u en lasca-asas—
similitud
cuaca-orgada
a-lefecuna-lar
y especificar
a laitateligetacia.
Ela-abjetoa
que.desgajada-a
a-lelamateria
pa-aa-lapercepcióía
extea-uaa,
mas cao> de susna-atas
iiaa-livia-luaiates,
ea-a‘‘itateligible
ea-a pa-atetacia’,
habrásida-aciata-ataces,
pa-aa-laactividad
a-leí“itateliectus
agetas”
desitadividualizado>
y elevada-a
al

~ Maa-ia-a-uiuí
ca-aa-asia-lera-u
la-usea-asa-ueiu?aca-ana-/a-
ti a-uuíaina-taiciótí
a-leía-íiajetaa
y ea-ana-a-aatutaitataticitití
exa-caisivata-
la-apa-miera-a

íaa-aa-a-ía-aesc a-ungelaaucia-ula-a rca-ulia-taa-l esa-ea-tía cuísi,a-u/a taa-a-jua


la-u acísajaectiva a-lelaesea-acia, sitio>segoiaa laa-a¡acra-ueia-ln
ura-uaasía-a-va a-lela-u ca-taulia-laudsetasitale sa-alare elsetatia-Itía
luísega-tía-a-la-a aa-aa-a-ja-a-e
ela-atajea-a-a
es iuia-oaia-lua
otesa-le elariuieipia-a ca-anita
“exteuasa-a” y elaa-a-ada-a miisautade ca-aa-u/acer estáesetícialaucta teeaaaaeetaa-la-a aaa-aaa-aea-att
laeaxueuusi viola-uddela-aa-aiea- a-a coana/a
ca-aa-ala-u naa-uueuia-ulia-la-ua-l
delSa-gata-tui.
1 )ea-tea-tera-la-acuatíesta-uca-ura-tea-erza-te i‘luí,pa-tea-le
esoalica-ua- lausa-alaj ccci a-aaeseseul
1aticaustía-usa-aa-laus
cuíla-as‘‘ea-ra-ares deloas
senaia-tuas”- tBsa-rica-a-una-eaue ja-a-utalauta-la>,atíla-ayca-ruarcuíelsca-a-ti a-la-asinaí cuíella-ii cia-aaala-ja-tél
ca-upua-u vea-ola-u
derauale tatela
coaaula-a-taua-l
sacíasitale a-attea-uatt a-actúa-usuaba-eela-la-gata-a-a,sa-Ya-aa-1a-ae,a-le1aeuaa-lienáa-a a-lelausea-aaía-licia-aaaes naauteaiales a-leéstey
coatícl ‘‘a-aa-ea-la-a-a’’
da-ia-aaoaiaistroanaeuit/i. laiuíta-cieialaa
setísitale euana-¡ataa-ta res1aectaa a-lelaiuatruieia-iuiitía-cleca-oca-al a-luíacierta
rela-a-a-is.-ia-lata-l
cuíla-u aa-eolia-la-u cuí a-10ae auca-teola-urlaugaura-u ‘‘era-a-aa-es ea-u la-u ca-aa-a-sia-teraa-cioiuí’’.
a-?a-aaieiera-a-ea-a la-u itateiigeaucia
lía-luía-lera-u
a- la-asa-taua-tasa-airee
iota-
as ja/aa-
lasetasacia-la-a-y esa-autal
cccr a-a-sía-leaía-aa-toí
atolcea-tata-la-
a elja-ii
cia-a.la-retía-e
atcuitead naicuía-a-a.
el seuaaia-la-aaiea-a-ela-u 1area-ruao’auaia--au
atetuaca-urlaus cuasa-usuaaisnaa-us e’’staa-a-ea-a-a—ale--exísa-it—--y-—-a-le--a-atara-ur
sa-atare
el¡3ra-apia-a
a-aa-gala-a/a.

7<>
la-utíd
a-uflaca
a-a-as gaa-asca-al
a-íglea-as delca-auía-aci
a-nicaía-a-a
de l)i
a-as

rango>de “inteligible
cíaacta-a
“a->a->.

En formade“speciesintelligibilis
impressa”
—térnaina->
“quo” POR EL
QUE la facultad
es determinada
a conoacea-—se hace presente
a la inteligencia
como
ca-apriuacipia-a
del ca-acaa-acimienta-a.
Estaestácuata-ataces
en acta-aitaicial
o primera-a,
y cíacuauata-a

pritacipiol
de su pa-a-apia
actividad
itamataetate,
devietae
icatencia-auaalmetate
eloabjetoa.
Peroespreciso
a lavezque,a diferencia
de laoperación
delsentida-a
y paracompletar
laintelección,
el“entendimiento
posible”
produzca,
elevando
elgea-naen
que
ha fecundada-a
lainteligencia
hastaun superia-ar
gradode inmaterialidad
en acta-a,
y siempre
ca-an
la activación
del intelecta-a
agente,
diversos
fruta-as
vitales
a-a ca-ancepta-as.
adecuada-as
a su
52>.Gracias a ello,puedeahora devenir
perfección
y comunesa la inteligencia
y alobjetot
eloabjeta-a,
intencionalmente en susvarias
ulisaciones,
en acta-asegundo(SíY
De nuevohay queprecisar
aquíque,paranuestro
autor,
elconocer
como talno consiste
ctalaproaducción
deesteverbo(término
“in quo”EN EL QUE elobjetoa
esconocido),
sinoenalcanzar
lacosa(término>
“quod”)coagnoscitiva-omente,
no> ya taly coma-a
esta
existe
fuera
delespíritu
—coma-a oacua-a-ía
cíaelea-aiaa-acinaiecata-a
sensitiva-a—
sino>enelca-aa-aceptoa

Sobreelpapeldel“intellectus
ageas”‘a- laabstracción,
considerados
especificana-ente,
véase1)8,
011(21V 489—
490; PhD. OIBa-? 1 251—256 y 1(2,OEC X 222—227.
Esta“fuentetariginal de la-az”qa-teeselinoeteca-o
agente
y que aca-ivatodaslasoperaciones de lainteligencia.
lo na-isnita
a-jotesa-u pra-acesta
iluna-itiadoir
precuanceptual,
taernaaaíecen
esea-atídia-ta-as
1aaraaia-asoatros
ea’la-aa-1ueMaritaití
llanía“precoanseicate detespíriotí”. Paraun análisisconereota
dc éste, véasenueata-taCapítula-aVII, §5,1.

~~a-> “Ef coaccejato eslía-ama-ada-a IDIÚ-1, ¡aorqaíe elobjetoes uisaopa-ar ély en a-a-l; VOCION lacroltíoscia-abjeaoes
conocida-a porély etcél; l’ERIJOMENTAL, pca-a-ja/e eles¡aít-itai loprofiere detalto de sía-acta-tato,
El coaacepa-a-a tantbiéau esTCl(IMs~pora-’¡a/c
llantado RfaI>RESIiN7>ICION
esa-aquíella-a jaorqaíc
[aa-ar la-acuial es tía-aa-aseaateja-ata:a-a
elea-jaíriaaí a-ieaudeadelobjelo
la-alajeaa-a.quíosla-ace
fa’a-ufiaa. a-a ésae
seenupiosa
¡areseaca-os
aanabia-laa a-al a-va-pirla-ti,
e lNJ7la-apa-ala-a-lara-a
Iaara-adesiga-acarla-> ¿A SPECII 65...aa-aa-ata-adactaelseta/la-la-a de re¡areseaaaacia-5a-a a-a de la-aa-ageta e lía-anua
a-alea-aa/e
e¡aa-a-aspecioss ex¡arosssa-a ja-ejaresa-aaa
taucia-la-a
expresa-aa-Ja-a) ¡aa-aa’a-apa-as
(ca-a-Scaa-u la-u iaaapresia-iaa
re¡ires enaa-ahaa-oí (s¡aeeies
itaafaressa-a),
a-la/edea-ea’naiaaa-a
a-a la-a ia-ateligeaaeia-a
a-a
1ara-adaícir
elca-aa-ace¡aaa-a
“ (lBPhII,0)1a-a-’ II7 a 2),

<5» ‘2teaaía-ada-a ca-a caco>priataera-> faCarla-a5/accies ia-aa¡aresa-a, —aa-tviera-eMan a-aia—, la-a ia-atcligeaaeia-a es¡ariaaci¡aia-a sa-afleicacie
a-lesaí¡at’a-a[aia-aa-a¡aet’aeia-$íaoaresa-a
tt. zlris-ta-áteles y Sa-aa-ata-ai’a-aa-aaa-ís llatata-ata a-a la-a aceia-5a-,ia-aaoslecaiuaa-aa-actaís ¡aeafeeti, elacta-a
dos la-aqaíeva-a esíd ea-a a-cca-a-a Ip etaa¡aa-arga-a, es itt/a ega-alale quía-’,a-auicacarCa s el a-atajea-a-aata-a esjlaaa-taaa-ada-a ea-a 0-1 ter/aa-a, la
a-acia/aclott de la ia-aaeligetacia-c esinupeafeeaa-a por¡aara-ede saita-ia’naiaaa-aa y poresoe-saepra-acessaís de a-a-ca-ti la-aa-acta/pa,
¡aosrf ceta-a¡acar¡aa-artedelpa--ha-e ipia->de la-ainteleccia-5aa y cta(canto a-ja/ela-a- 5pt55a-a-SS a-aaapa’eaSsas ¡ca ja-aa-a/aa-ada-a y aduíada-a la-a
ini a-liga-’taa-ía-a, ea-aa-a-a-
alía/y-a--a-alitaisnaCa tic a-aa¡aa-a¡aa-aa-a-ala-a itatele a-ela-Sa-aea-a sía-auisnaa-aitalien. ca-ada-atado’. etao’l itas a-a-a/ate a-aaisaca-Ca
a-aa a-fa/OSSe rOSa-aliza-a,1aerfeca- iCata-cala-a a-aa-’aa/a-aa-ia-iaade la-a ia-ata-’liga-’aao ia-a ¡aa-aa-ella-ada-ade sai aa-Ja-aa-a-jaca-a,pra-adaae-ieaada-a ol ter/aa-a
a.’fiartaua-atada-a a--a-a a-ajol a-ajajeaa-a-Idea-aa- a-ja- a-’la--’a-’a’jaa-a
aaaisa-aaa-aata-aos o’aa a-aa-asa-aara-a,s ¡aa-’a’j¿
o-aa-ado-sa-lo’ el1aa-iaaa- era-ata-aa-aa-ea-aa-a-a;a-atatos
¡aa-aa’ o-ia-a-aa-afta-aria-a, os ro-la-a/aa-a-ada-asi/aosesCaa, ¡‘ra-agresit-’ a-aa-aa-a-’aato’cía-a/aa-ata-a
da-a atacaa-la-a-a-a-ada-aea-u a-’laa-a-aaa-a-a--al
a-sa-ada-’1 a-a-a-abaja-a
djscuarsia--’a-a
“ (biS,
0)1BOL? IV 488—489).

77
a-- ea-aa-aurilaauea-a-ata
a-lei.N4a-a-ra-a-a-a-iaa
a-u la-a- i’eoaluagía-u
Nauta-ura-tI

rnisnaoa
pa-a-iferia-la-a
olciatro>
a-lela-a iíatcligeuacia-u.
Puca-leolceir
a--a-siM¿ur¡ta-ain.
laa-a-eieuaa-loa
justicia-u
t¿a-uata-a
a-o la-a-pa-osivicí¿a-a-] ca-aíaaa-a
a-u la-o espa-ata
ta-uuac
ia-l¿ua-l
a-leuauest
ra-aespíu’itu.
que-elca-a-tace
pta-aesproaa-lucida-a
pa-ir
itaoligeta
cia-uy taeces
ia-laol “ex part
i tabj
eet
i pa-ura-a-que ela-atajctoa
‘, sea-a¿a-sí iuiteIle
ctum ¡ca¿uctu”,
pera-a
‘‘

pa-irsoaba-eab
u uaa-la-uía
ciay riqueza-a
‘ex parte
pa-ateuatiae
ctaeu¿antoaquela-u itatel
‘‘• igetacia
tiende
pa-aa
-
tíaturaleza
a naaíaifestar
etasuseuaa-acla-abjetoa,
uíaax-’czcoaíaoacida-a.
Este,
ca-ama-aa-esultaa-loa
detoada-a
elpra-acesa->.
quenuestro
filósa-afa->
llama-a-“íntua-cioaa
abstra-ieb’a-’a’’
ha-a sudodcva-a-da-aeaa suestada-a
,

naa-ostía-aa-ultca-a-ua-la-a
ctasu u>a-utura-uleza-u;
a-leoatroanaa-aa-Ia-a
cao> laa-a-lari¿uma-as
¿ilc¿uiaza-aa-la-a
la-a-ca-asa-unaisnaa
la-al
cuales.
Aha-iraya-opoma-lenía-as
recoaaaa-acer
la-aa-listiua
tiva-a
a-leícoauaoaei
naieta
to> abstra-uctoa
a-a ¡ntelectu
a-tI cta la-a epistema-ala-agía-a
naa-uruta-utaa
a¿a-taa-a
a- a-aIea-a-taza
la-a a-ea-ti“misma-a’’pera-aaaom “EN Sí
N’IISMO’’ sitaa-actauta siguaa-a pra-ad
¡ceiola-apa-aa-la-u icate
1 igcíac
ia- ¿Cuálserálauaa-atural
ezapa-a-apia-u
de
estesigtaa-a’.a
Es sa-unaarneuate
inapa-artacate
deternaiuaarla-a
aa-lecuadanaeaate
poarqueella-asea-víra
a-o
nuestra-a
¿auta-ar
parapurificar
a lacrítica,
olefitaitivametate,
de la-aa-loa
asa-ama-aa-leidealisnía->.
Siguiendoa
a Juan de Santa-a
Ta-anaás,
Maritain
distingue
da-astipos
de
signos
segúnsufa-anción
en elentcndinaientoa-
especulativos
y prácticos.

Etatreloas prinaeroas,
la-u naavoría-a.
sieíaa-loí
ella-asla-a prinaerametate
ca-aa-aoaeída-a,íaoasIva-ceca
ca-ataa-acer
¡aa-arsunao-cha->y’ c-a-aaa.s’o’a-:u
tiv’a-ametato’
a-ata-aca-asa-asa-atala-asSIGNOS
INSTRUMENTALES O SIGNOS—COSA. Ca-antenaplanda->
unaestela
de launa-a-a,
pa-aa-ejenaplo.
pa-adenía-as
llegar
a conocer
elfuego>que la produce.
Existe
sinenabargo.
detatra->
de lossignoas
especulativos.
utía
categoría
muy especial
que tiene
únicanaente
tresejenaplares:
inaagen.
recuerda-a
y concepto>
(“species
Se tra-uta-’1;’ signoasnaetatales
exprcssae”). cuyaesencia
toatales significar,
antesde ser
ca-ata
oací a-la-aselía-as
niisnaoascoatíaa-a
a-abjeta-as
(“itaa-tetosigti¿atoa
“) y naerceol
¿a- uta a-uctoareflexiva-a
- Se

leshallanaada-a
clásica-unaente
SIGNOS FORMALES, autaque
pa-ir
suuaaturaleza
pa-aa-Iría-tía
ta-unabiéía
serdena-anainada-as
“siguatís
pura-as
Nuestra-a
auta-ar
laa-ua-liclaa-a
a-leella-as,
de fa-ama-a-unauy expresiva-u.
a-íuesa-ata
oacida-asuaa-a “a-apa-urecieuaa-loa’
ca-ata ca-anaa-aa-abjcta-a,
siuaa-a“olesapa-arecieuaa-loa”
a-uíate
elomíajetoma“a-tI re’cue’ra-io,
la-afarra-a
mouata-aío:a-atasa-’rv’a-aa-la-a
otala-aitaa->ana-aria,
taa-aa-’sIX) QUE ow ca-ataa-acida-a
cuatía-la->
roca-ardamos,
cts’elja/a-ra->
Ha odia->pa->t’eh tía-al
e’a-aaaa-at’tt’fla-aS
dhit’utctcat¡a o’ls’ua-’o’sa-a
a-tato’ pasa-aa-la-a,’
clca-aaaú-a-’pla-a
taoos
1,0QUE’ caia-aaaa-ha-a
os a-’a-aaaa-ao:ia-la-a aauo’sía’a-a
italo
‘hga-’tacia-aíra-abcaj
ca, os o’l¡aula-amo/ha-apot’o>l cao1 tía-as
a-a-pa-aa-lo’t’a-anaa-as
a-lo-’ aata a-a-.s’po’a-’la-a
iaala-la
pilila-’
a-lo’ la-isa-:a-asdas.1 calos sc gala-Ls’sa-atapat-a-asunpul.s’a-a,s-

78
a-aa-ia-inuetia-a-as
guaoiseuala-ígiea-is
a-telca-ata/lea-
a-auca-a-a-
a-> a-le1 )i
015

ha-aa-ao’s—
italota haoia-aela-alaja-’ta-a
a-la-’!a-’xpa)’ilu “ (QE. OEC VII 109)-
Asípues,ela-abjeta-a
fa-arníal
dc la itateleccióta
(a-abjeta-a
de ea-aa-acepta-a
a-a
ca-ancepto>
oalajctiva-a.
‘‘ia-lquomolpca-seprinaa-a
itatelligitur’’)
sehallacíaelca-aíacepta-a
mentala-a foarmal
ca-atauuaa-aexiste
nci ¿a itatetaeia-ataa-a-l.
esta-a
es.iaa-a¡aa-tva-ata-a-a-
ca-as
a ca-ama-a‘‘quoaa-l”
prinicrametate
eoauaa-acidoa
queela-alajetoa
pa-escuate
iuana-aterialnaeuate
ea-aelca-atacepta->.
Elca-atacepta->
esra-a-edia-m
a-lecoauaa-acinaieuata-a,
pera-aela-alajeta-a
secaptasintrátasitoa
algucaoa,
inmediatanaecate
es,segútael ejempla-a
de Santa-a
Toana-ás.
ca-mao> un cspeja-a
reca-artaa-1a-a
segúta
lasa-línaecasia-ataes
dela-alajcta-a
y ctaelqueéstealasa-arbe

toadalasuperficie
Si euateuadenaoas
el térmiulo>“itatuición”
a-le foaa-ma-tamplia,precisa
Ma-uritaita
poadríamoas
,a-lee
iriuaclusoa
quecla-abjeta-a
esca-opa da-a ‘‘ita
tuit
iva-ametate”
pa-arla-aintel
igecac
i¿u
alastractixa,
en elseíatida-a
de queelcoancepta-a
naetatal
espura-amea-lia->“qua-a” decoacaa-acer,
meja-ar,
aquella-a
“ica qua-a”a-a ‘‘secuuadum
quoa” el oabjeta-aes coaíaa-acida-a
sintráíasitoa
y cía el que la
inteleccióta
seca-acasuma
ca-ama-actasutérmiaaoa.
Entiéíaa-lase
esta-abieta:
sieuadoa
“cocaa-acidoa’’
“ita actu
exca-cita-a”,
el ea-aíaeepta-a
tao> es “ca-asa-a- ca-ata
a-aeia-la-u”(“quoad iuatclligi
tur”)si
taa-a “fa-ama-a de
coaua-ocínacecata-a”
a-a “ratio> itata-itaseca
eoagíaoascetadi”.
El “ser coana-acido>”es para él ucaa

detaa-amicaacióia
itatrícaseca.
pa-arque
toada-asuescuacia
estáalasarta
cíadarelsigcaifica-ua-la-a
y expresar
eloabjetoa
de eoauaceptoa%Ia.
Nuestra-a
autoarcoatacluve
tanabién,
pa-mr ella-a,
que elca-auacepta-a
ca-ama-a
ma-aolifica-ucióta
a-leía-ama-u(pa-a-pcI
ecatita-ativo>)
y ca-ama-asiguaa-a
foarmal(pa-a-pcI
iu>tencia-ana-al)
na-asa-alada-as
“ca-asasclisticalas”
sino>a-la-asaspectoas
dc lamisnaaca-msa.Etaela-ama-leía
a-leí
ser,
esuíaaafección
que

1 BI a-atajea-a-a aa-aseaIea-unza “ea-a sínaisa-aa-a” pa-aa-elca-ana-aciníieuíta-a aubsta-aca-ivo>, taly cuanio>ina-erpa-etaron erróneamente


a-ulgoaa-ía-as cubicas tvda-usepuarejenupla-a larecetísióta- delIt1’. PICARD ,-lra--faia-’es de ¡a¡aila-a.a-a-aíalaie.
va-al- II, eah. 2, pp.
32—39 1 Mliii a-aga-a-íjalíie eritia-ta-te a-a elatra-iculta a-leí R. 1>. IiESa- 20)0)5, ilaití, pág.201).SegúnMaria-ai ‘a, eletanoacimiena-ta
a-utastrac a-a-a a-tIca-taiga-u a-u la-area-u1 ‘‘la-ti — ata¿tate -‘ cuí >‘ pta a- a-cuíca-atice
1aa-a-a,de fa-aa-ni a-u iantedi ata-ay si>elina-ernaedi ario> dea-aa-a-a-a
a-atajea-a-a.(a-fr. A1aa-aetía-ljee lía-te Rl,GIBO? III390—395 y l)S, 0)1k? IV 40a-)—Nuata 33—).
lBsa-a-u esla-ua-auguSta-a-aa-irla-u oíae,pesea a-toceaulga-unoas a-atatoares selaa-a-ya a eseatudalizada-a atelaexlate sia-luí‘‘intuición
autasta-a-jetisa-u’’, a-u la-u a-lotC ea-atas idea-ata a-aa-a-aa-‘‘a--a-aaa-
aa-a-adio-ala-a ita-lera-aa- ja-a-ls-- segú a-a- la-u a-e’naia-aa-al
ulgíaa-a-ana
isa-a-a(01? Ir.Setaa sti a-tui
1 )AY O) E. Nl. la-aaaíia¿u-’a-’a-a-aca-aiaia-aac.-iKev aa-aa/aa--sic/a ifiea-aa aa-aa--a-a]’ ifa-a-’la-aaa--a’a-a--faa-ala-asiios. -Bac la-ra
ticiscati lasa-ita-aa-e St.
l3uana-uvena-a-ta-e, N. Y. t947.íaa-ig. 2<17),Marita-tití tía-tuica lía-aya dejada-a de utilizarla, ya sea e/ana’>arguirnetiuta “ad
Ita-a
níi a-aeni’’ea-aa-aa-aa-u la-u guaaasea-al a-agía-unatía-le ra-aay sa-aa-lesca-aa-a- a-aciniicuita-afa-tui a-taunicuía-atta-leívera-tau dero>a-aa-upe
1 a-lela-u idea, ya
ea-ana-a-ala-u extaresia-ití a-ja-a-ecatraca-cruza níasexa-uca-anuea-ua-e lae~aistena-ualoigía-u ua-anaista. (Sa-atare loasdiversa-as setía-ta-la-as
ea-uloas
a-late5e ema-a-aIeacltérna-ituta itía-ra-iciótí, jata-ca-te ea-auísa-uta-a-arse l>IuIS,01k? t 242—243 —Na-ata 8—, clAjapeodice Itdc Rl,
ya-u cia-ata-la-a, pág.3a-a3y ele.14 a-leAa-aa-aSIB, 372 392.‘t’a-unítaiéuí a-aa-coleta a-esa-tía-aa- útiles la-u tatara
crítica de SAMPAIa-),
el ata- a-teIBa-lnaouuta-l. MORÁa-WIIIO?, ‘‘0)ia-aua-uicji inaelekataaulatej a-u i.Maa-itauina-u” —l ‘iatoaiuia-ati ia-aa-eileca-a-aellechez1.
Nlata-ita-tia-a—- - cta.S’aa-íolla-aPía-lía-‘sa-a¡ ‘laica-e o-fa-rl-sa-ja-a’ aa-aa-’.19’72a-a-8~ a-u. -l - a~a.3<a —89 y elesa-oua-li a-a — a- anítai
éuícrítica-a-— a-leI)AI .Y,
Nl. 1’ .a-a-aía-a-al La-aa-aa-a--lea-/go’a-al-(la-aoliaa a-fa-e¡ufaila-aa-a-aa-ala-s’ a-a-] -fa-a-a-a-píes a-¶4a-arita-aiaa. 0)fficiuaa-ai 1 itarieatluualiei. Ra-anac1966,
ea-a.23 281.

79
1 <u ea-ataa-rilaaucia-íti
ole1. N-ta-toiaa-uiaa
a-u la-u ‘tea-ala-aa-da-u
Nauta-ura-tI

loasescoalástica-as
¡cacluxera-an
entre
lascual
iolaoles
a-leíprinaer
gécaero>(dispa-asicia-ataes
y’ hábita-as)
pa-arque
a-lispoaaae
la tíaturaleza
ca-agnoaseecate
paraca-ataa-acer,
pero>ca-ama-afa-amiapresetatativa
(que
ta-artaa-a-
prese
tateeloabje
ta->)tra-ascica-ade
esta-afuíac
iótí,
ha-a-eietaa-la-a
ca-ataa-acer
a-u1 a-alajeta-a
inteuaeioataalmccate
ctala-a ¡títel
igeuaei
a-a-.
A difcreuaci¿a a-le cualquier sigía a-a in strunaeua ta-al. la itatetacia-ana-al ida-a-a-l está
ciielcoataccpta-a
ctaacta-a:
el cocacepto
es una “intenlio>
quiesecías,
inactuintentiomnalitatis
seu
icínaa-ia-eri
a-tiita-a- - Fía la-aestatua-u
tis’’ a-leSócrates.
Sócra-ates
estáta-utíala
iéuapresecal
e laaj
a-a a-cn naa-aa-ia-a
de
seritateuac
ia-iti¿il
- pera-a
a-lenaa-aa-aea-a-a-
ta-ata-tína-euate
distiia
ta la-u esta-atua-u
es,coanaoasiguaa-aicastrunaental,
la-a primera-a-mente
ca-auaoacida-a
ctacla-ardeía
ecatitat¡va-a;
sóla-aa-lespués
niehaceca-auaoacer
a Sa-jera-ates.
De ahíque se diga-a-que laintea-acia-analidad
es aquísóla-ava-rtua-a-l
y que ka- estatua-a-
seauna
‘‘icatentiol
quiesecuas
itísta-a-tu
virtuali
iuatecatia-aua¿ílit¿atis
sea-] íuanía-a-tería-ilíta-a-tís’’
-

Pa-irsu parte,
las “speciesimpressae”
a-a “fa-aa-maspresentativas

recibia-las’’
tía-apoca-leía
serca-atasidera-ta-las
sigua-as
fa-arnaales
poaa-qa-íe
estácactaelpricacipia-a
y tao> cta
eltérní
iuaoaa-lelaitatelece
ióca:tía-asa-ata,pa-aa-tatato>.
ca-ata
tacidas
ctasina-isnía-us
( a-ii>a-uctuexercitoa”)
ea-ataelmisnaoaetauaa-accmíetata-a
que captael oabjctoa.
De ahíque.ca-ama-araaea-lia-a
pa-ma- el cual—
partieuada-a
de ellas
ca-anaoaun pritacipio>
a-lelaa-apea-acióua—
se pra-aduce
elacta-ade coataa-acimieiatoa,
Manta-ouaa-lice
que sa-atapura-anaca-lia->
‘‘qua-a’’
oa “prinaum quoa
Pararesumía-,
pa-irfin,
cíaunabrevefórnaula
la-asdiversa-ms
aspecta-as
que
pa-ademosdecir
hemosconten’a-pla-sda-a, coan Ma-a-rita-a-lo
que “a-ti a-yoa-tocítntiota-ttoa
es nata opa-’racióau
aaamataa-’aato’,
—que jara-aculo’
vita-,lma-’talo’
¡adareaaía-u’a-a
a-lotla-afa-aculícaa-l,
y’ esa-t,alet’a-,meaate
a-’specaficada
pa-arela-ahjeta-a o’aa lacualla-a fa-acultca-a-h,
—‘ actucitacha-ase
a-a- símisa-raca.esactuadaporo4 a-abjeta-a,
a,atetaa--ia-aíaalmuate
¡arotSo!Palo’eta ellaen su siínilitua-i
a-a species,
—y que ca-atasiste
o-’>a cleva->’tair
una-tato’¡a-a ott’a-aca-anta-aIta1”
aaanuala-sría-a (Rl.QE C III79—SO).

~3. ELreniisiuo gognusciflytysLcnnunmíent&dgJ)ns

Recaí
pitulema-as a esteapa-arta-a-a-la-a
a-letauestroa
est¡ca-lía-a.
La crilica
naara-la-u¡aaiaaía
sehabíapra-apuesita,
en suprimera
etapa,
restaurar
y justificar
la-oa-alajelia.’ia-ia-ua-l
a-lela-a-iíaleligeiacia-v
Pa-ir¡ca-luccia-ita
a-a-! a-a-lasura-la-a
a-a ateíadiecadoa
a-a cierta-us
exigetacia-as
laereía
iii tesa-a-! ea-míaoac nateu>ta-a setasilal
e e itatelectua-ul,
Nla-ua-itaiua
laa-apa-cteiaa-l
¡a-la-ama-astra-ur
que el
latí
nalareesca-apa-uz
a-lecuija
a-acerla-usea-asas“pa-ir’’y- ‘‘coaca
a-’ cla-alaj - Sc esta-ala!
eta-a ceía-aasíctauta puíata-a

SO
1 a-a-~a-~a-la-a-ía~a-
a-ita-as
guía-asca-it
a-ígiea-asa-telea-aaía-aei
niieata-aa-le1)1a-as

de partia-l¿a-
a-ea-a-lista,
respetutasa->
ca-atael serca-ama-aoabjeta-a
prinaerta
a-leíespíritu
y totalmecate

a-apuesta-a
a ma-adcrtaas
coarrientes
ca-ama-aelidealismo>
a-a elcientisma-a.
Estastendencia-as
epistema-alógicas
ta-atalitarias
y exelusis-istas
estáta
aboacaa-las
—segúta
él— a-a-lfra-tea-aso>
y sa-ataculpables
a-leíolesequililaria->
ha-ayreiuaauate
ea-aeloardeuade la-assalaeres.
Eta
e¿anabia-a,
ucaaperspectiva
realista
pra-apa-arcioacaa
respuesta
aa-lecuada
a toadaslasaspir¿a-cioauaes
de
la-aintel
igetacia.
y ea-a lanaedida
en que hacepa-asible
elca-anoacinaienta-a
de lasca-asa-as
y “basta-aque
hayacosa.s’
(yquepuedansea-coanoacidas)
paraqueJ)ia-asseaitaevitable”
(DS.OEC IV 461),
reabre
lasvíasespeculativas
que conducen
hasta
Dia-asy reserva
un espacio
en elámbitodel
sabera laTeología
Natural.
Desdeesteparticular
puntode vista,
la“ontología
delconoacer”
coma-asegunda
etapa

de lacrítica
sepuedeinterpretar
coma-aunajustificación
metafísica
de lafaseapa-aloagética,
que
vienea recalar
en idénticas
conclusiones:
sólodesdeuna perspectiva
realista
—diránuestro
autor—puededarserazóndelcarácter
oariginal
delcoanoacimiento.
queconsiste
en un devenir
intencional.
A lavez,elanálisis
fenoamenológico
realista
coanta-ilauia-á
a reconocer
ladiversa
naturaleza-a
de secatida-as
e inteligencia
reclamada
pa-arel pecasada-ar
fa-atacés
coma-a exigencia
parael filósofo
ineludible que reflexiona
sobreDios.Puededecirse,
portanto,
que en su
conjunto>el rea-a-lisma-a
se ca-anvierte
para-a-Maritain
eta una columna-afundamental
de nuestro
8.
acceso>icatel
ectu¿ula-o Dia-ase
Aha-arabici>.
¿lía-uca-aíaseguida-a
rea-almecate
esta“tarealiberada-aa-a-a-
de lainteligecacia.
en
su vertiente
gna-aseoalógica,
darrazóndelproblema
de laobjetivación
queseencuentra
a su
base? Algunosa-a-uta-ares
coma-a VAN R1ET061 a-a SAMPA]Oíiíí ca-ansideran
que Maritain
ha

Ntas la-e atoas referida-a cuí esteca-apia-a-ala-a úniea-una-eua-ie al “ea-antlema-lenta-aa-aa-ar nía-ada->de coana-acina ietía-a-a”,al
coaa-aa-aci niiea-aa-a-aa-atajea-ia--a-a a-a ca-auíeejaa- a-aa!. Utía episo ena-tal tagíaita-a- ega-aly elcarácter aa-tuaíloagoa-cca-aaa-acida-apa-irNlari taita
a-tIca-íuía-aei najea-tua-a ctania-a-cía aus a-lesa-us a-ataras, a-cola-cea-iría-a-ca a-aunatai éaa-de ua-a-análisis a-tel‘‘ca-aaa-íci
naieata-aa-aa-aa- ca-annaa-a-ural Idad
a-a itael jaa-te ioia-i
‘‘, ‘‘a/aaa--a-aa
a-a-acia-a-aiea-ata-a a-fa-Oa-’ aa-ea-a-elaiga-ca’eaa elita-aelea--Oa-afaera-aaaa-a a--a-a a-a-ira-aid de reía-a cia-ata-es ca-ana-’e¡atuía-a
lesy’
¡aa-aa u—la-a do- deaaaa-asaaa-a ola-ita ‘‘ (‘‘012 l’Oi’’, (alBC IX a-)
8 a ). 1 Buí él,ja-u itía-cli geaac ia-u la/ata-a ca-atajain
aa-aa-a-aa--aa
a-e o-a-ataaea-adeaa a--la-as
a-a/L-a--a-la--a-aa-
a-’ a-lis¡aa-asia-’ia-aau
es de la-a u—a-ala-itt aa-aa-la-la/o’la-a- a-a-ila-aa-aa-’ diriÑ’eaa ‘‘(‘‘01YE’’,a->17? IX 985).
Según tío esta-ua a-uit<a-a-u, ra-’o’a-aaaa-aa-a--r y a-aaa-a-aliza-a r a--sa-a-ao-la-asedo’ a-a-aa-aa-ao’ina icacaa-a..¡aea’ieaaea-’e aa-ant/aja-ata a-ala-alaj’a-’aa-a
de la-a
caiaioa-aj>caa-a- a-a-ala-a-aa-ca-aoiaaa- ica-aa-a-aaa-a-a tictac a-aa-aa-la-aa-saoe a--er a--a-aa-a-la-a aa-a-ea-a-alta- (“O 21>01’’’,a->í¿(2IX 1001).
iea-ataa-ia-aaca-a’’ Aoaa-loe
1aa-aa-tría-u sea-ca-a’
usidea-a-aa-la-a.
aus a-isa ua-a,ca-ana-a-afa-ua-aa-launa
eta-aa-agua-a-asca-ilógica-a
a-lenoesa-a-a-acoatí/acmiicaía-a-a
a-leDitas, ‘aa-asea-rata-tría
ea-a-a-a-aa-acesa-teata-a-ca-ata-a-a-cina
iea-a-a-a-a filasal fiea-a sitía-a ea-iea-a”,‘‘tare
‘‘lara-i fila- ca-a’’. a- a-uza-ureala-as,
asa-ifi pa-aa-a-ana-a-a,
sa-uesa-oa-lio
hasta
elO’aja.VII, §5,1.
5’.a
l.l:’a-aisaca-tua-ala-7’io-
aIaa-aa-aa-isíe. Ua-íia.’crsiué 1 aaa-avaia-a-,la-Ma-a,jara.372—375.
u


<u ca-aaata-itia-a-cia-iaa
a-le1. Nla-ua-ia-a-uia-a
a-u la-u ‘tca-atoagía-u
P4a-uttaraal

ea-aaaccdia-la-a
excesiva-a-
ateta
eióa-a¿a la-u tea-aria-a
a-leícoacacepta->.
itafravaloaraoaa-loa
lainapa-arta-ucaci
a-a- dc las
tatra-as
a-apea-¿a-c¡a-acaes
a-lela-a- itatel
igeíae tecljuicia-a.
ia-a.partieula-urnacía La--a-cucstióa-i
de la-a a-alajetivacia-in
habría
quedada-a.
segúnella-as,
margicaaa-la
cíacierta-a
rna-ada-aa-lesucoatasideraetoan.
Eta nai a-ap¡ca
ióua.uaoa ca-abcduola-ua-lequeen la-a-cntica-arna-urita-uica
i¿aca¿a elca-auacepta-a
a-lesenapeñ¿a
-
ua-a pa-a-pci
escíacia-al
tía-asólo> defi
uae dc fa-arnaa-ocia-aa-a-a
el oles-cuair
itateticia-acaa-al
que ca-ta-acter
iza-ael
ca-acía-acer,
siuaoaquese trata
explicitametate
a-leél—sa-alare<a-aa-loaca-ataoaeasióua
delestudio>
y recla¿aza-a
de la-as‘‘ideas
cuaa-lra-a’’
a-leDescartes—
ea-ama-apa-execacia-ita
ca-ultra
tetatacia-ataes
¡a-lea-alistas,
Na-a crea-a,
suca enabarga->.
que ella-adeliaiuaa-la-a-circaoas
a pensarcta ucaa uaacuausx-’a-ola->racia-ln
de lasoatras
a-apera-acioauaes
de laitateligecacia.
Lejoasdc ella-a,
ca-ama-aya sabenía-as,
Ma-aa-italia
caodeja-aa-leadvertir
ca-acastacatea-ucíate
quesu> eljuicia-a
uaa-a puca-le
cuatetaderse
adecuaa-lanaecate
laesecacial
distiíacia-5n
entre
la cosay’ cloalajel
a-a, noa puedeolarse
sa-alucia-ata
¿ajustaa-la
al proatal
ema-a-de laverda-ady na-a
ticcaesecatiolo
a, ctaa-lefi
iti
ti va-a,uuaa-a-tea-a
ría-adelsa-uber

Pa-mr la-a denías,


uaa-cesta-a-a
auta-ar
ha aboardada->
t¿amtaiéta
elpra-ablenaa
de laca-aneiliación
de
su teorías
delcoanccptomy eljuicio>
en un textodelque VAN RIET no extrae
todoeljugo
pa-asible
y quepertenece
tambiéca
a !a a-anta-ala-agía
delca-anocer:
“eta laenuaaciacióua
yen eljuicio
—dice— c’a-aaasú’uima-as
ana a-aNos/a-acoaa a-aíra-aalcualdecía-aroma-as
ida-a-tífica-a
o tao ca-atalarealidad,
Istadeclaración,
ca-ama-a estautah-ja-aa-a estaseparación,
sa-ata,u-ara-apiamente
a-auestras,
ata-as

pertetaeceta.
Pa-aresa-a,sólo>eta eljuicia->
Cv etalaciejitaicióta
1raa-arcuatata->a-II/eimplica
utajuicio
dos
ca-ampatibihidaa-i)
lía
y- a--era-/aa-la-a
erra-ar—relacia-5a-a
a-la-’ca-aa-afiaa’mia-ía-a-d
a-a taa-acatIre
aaueslra
iaatehi,~actnci¿a
y’ laca-astaa-’.a.’Ls-ío’aate
(a-a-cta-a-al
a-aposilalemetate).
151 v’erlaa-a
mea-atal
ca-atastiíuia-lo
¡aa-aa-’antaca-autaciacióta
fa-rmapues,
pa-iresema-alía-a-a,
utíadualidad
ea-italaa-casa.¡‘era-acaa-lcautadaa-he losca-aa-aceptos
así
anaidaa-a.s-
o’> s-a-’paraa-ía-a.s’ sataa-.aua-aa utaidaa-l
aa-a-afiat-ma (ea-acuanta-aa-ala-a-’a-aaastítuíiva-a
itaa-eligidos
y ea-a

calidad
a-le¿fuca)ca-aa-a laca-asaa-a elúabjeta-a.
¡51 verba-ameadaleta cuestión
manifiesta
la-a queya-a
pica-usa-a
(compa-asicia-5ta
a-a sepa-aracia-5a-a)
a-helasca-asas(haeciaa.s’
a-abjetos
a-leitatela-’a--cia-ha
a-aa a-acta-aa-hemis
co;aee¡a(os
a-leís’a-ajeto
y a-telprea-iíca-ia-lo)
(liS,
OEC IV 972). -‘

¿Qué a-atra-uca-isa
seprecisa-u
para-a-a-larrazóna-leípa-a-ablenaa
a-lelaa-alajetivacióca
aa-lemás
a-le
¿afirnía-ar
que el a-alajcta-a
uaoa es sitao> uta¿o ca-isa-aoabjetiva-uda-a-
y esí
a-a-tal
ecca-,ya-a cía la-a íaa-inaer¿a
xisua-aliza-aeió
ta a-lecauestra-a
icale!igeule
i¿a-, comía->¡ u>a-lulai
ta-ulale
el pritac
ipioade ia-leuat
idaa-l,
pa-aa-el que
elespíníuseca-ata
cela-a-ca-atala-area-ulioiad
2 Ca-anaa-aa-] ¡ cenauy hietaNlCO LAS: “a a-lo-o-it’
a‘otra-haa-l,
se

<5-; a- 1.laaaa-a-la-la-a
a-a- da-aa-as la-a ¡a/a a-le a-le¡a-aa-a-¡aa-es Ma-aria-a-ala-a,a a1a. cia.,
ila-a>a-a-apaf jaja.
a-aS a-a9.

82
La-auíota-a-naeuuta-as
guia-asea-ala-Sgicaas
a-telca-íua-a-aeiuaaieuíta-í
a-le])ia-as

pua-’a-lo’
utaa-apt’euk’utalcar
si a-aa-ajara->ia-’a-aa-lt’tt
a-sta-acrítica
a-leía-a,’aega-aaa-palma-a-la-aa-ha-a
epaistenaa-alógica-a,
taa-ao’tao’rt4/ca-aflao’talO-’
a-la-’aautacía-aa-la-a
ca-ata-aa-aruitadaso
pa-aa- Manta-tía-a-,
que ca-aa-asaste
ea-a cotasiderar,
ea-a
a-’l pí’ima-’r
ma-aia-a-a-’tata-a
a-lotla-a reflexión,
0/ cdaa-adao?imieattca
ca-ana-a-aía--’rmaa-aa-aa-aa-la-a
ea-a a-aiajeta-a.s’
de la-asque
tautaso’a-gua-aa-a-asíro’pt’a-’5o’talata
a-a/gua-aa-a
a-a-asca, u a-u-aartia-a-ho-’la-ascualc’s
a- elfila-isa-afta
ra-alisíca
tea-a-dna-a

a-lato’a-lota-na->sla-’tat’
a-íuecusía-a-a
ca-asías,a-/ata-’0/ juicía->llega-aa ella-as,
a--a-a ua-aa pala/ata,
a-íuela
‘caoía-ha(a-la-a-a-’
a-a/ajo-’tza a-a-a-’ca,sa-a
fua-raa-a-aa-lse-/aa--a-a
1/cantar
laa-ealizacióta
a-la-’la-asa-ata-ja--a-
a-as a-ho’petasa-ana-iea-a-la-a)
es legítima-a,
loa-lasai tea-ataa-aa-leíca-aa-a-cepa-a-a
a--sta-a’eslalalotcida
justametate
parasuprimir
esta-a
sepatacióta-
ota-atrea-tI a-a/ajeía-a
y la ca-asa,caíya ia-autiíia-ícaa-í
a-aa-asla-izo>ca-ampa-etader
la rcflea-xia-5ta-
‘‘“(Sa-O
cralaca
Queda, sinembargo,que el fin de uauestra
investigación
intelectual
sóloserá
defitaitivanaente
restauraa-]a—segúcaMaritaita—
-a cuataa-1a-a.
ea-atalaita-tu
icióta
delserserestituya
uaoa
sóla-alacoasa-s,siíaoaque se alcacace
a éstacía su acta-aa-le sernaisnaoa.
Ordecaa-ada
entances
la
ita-teligetacia
según su a-licaamisma-a
tíatural
pa-a-apia-a.
sitaimpoasuetoataes
a-ai ideuatific¿ocia-aaaes
¿arbitra-arias,
pa-adra-i
repa-asa-ar
cíasuvera-la-udero>
oabjetoa
desdea-loana-le
la-a- soalarciuateligibilidaa-l
delser

ía empujará,
y ca-antemplando
la-a quede común tienen
todoslosseres
arribará
hastaelSFR
pa-aa-excelencia.
Li intuición
delser,
queabordaremos
en elcapítulo
siguiente,
se ca-anstituirá
asíen laa-ata-aca-alumna
de nuestro
acceso
especulativa-a
a Dios.

<a- a-a- la-a-.iea-aa-a III


B ¡<‘VIB — N lO ‘0)1AS, O). 1’. “Rda-a-li
snie erio
iota-ce”,
cuí la-aoquiesVta-a ii
aa-aita,sa-aa-ua-activa-e
¡alaila-asoa-a¡
a-¿a-fu/e,

a-la-a-aa-a-a-isa-a-’,
Ra-a-a-a/o. 19—lS (48),aa-ig.280)a-lelaaa-aol.es
1aadaa-ala.

83
- CAPITULO IV: FI INDAMENTOS ONTOI OGICOS DEI CONOCIMIENTO

DEDIOS

Si hay algúnelemento
de lafilosofía
marítainiana
quepuedaserconsiderado
como
su ejecentral
original,
no cabedudade que sería
laintuición
delser—esenciay existencia—.
Maritain
mismo ha revelado
estaclave
de su pensamiento
ciiun precioso
texto
deLa
Phílosophíe
berí~sonienne:
lodoslosgrandesfilósofos,
dice,
han reconocido
laexistencia
y la necesidadde una intuición
de laque estásuspendidasu sabiduría dividen,
en

cambio, acerca de la naturaleza


de estaintuición,
a decirverdad,tantocomo sobre la
naturaleza
delserhumano...La auténtica
intuición
no es una intuición
intelectual
angelística

reservadaa lossabios,cotizolaintuición
platónica
de lasIdeasseparadas,o como el
conocimiento
letercer
génerode Espinosa;niuna intuición
intelectual
angelística
accesible
a rocíos,como la¡¡¡tuición
cartesiana
delpensamientoy de lasideasclaras;ni una intuit-ion
intelectual
supraindividual,
como la comunión hegelianadel espíritu
universal
consigo
mismo,-niuna intuicion
supraintelectual
que continúa
a lainteligencia
y que trasciende
toda
la experiencia
(leí
sentidc,
como eléxtasis
de Plotino;ni una intuición
supraintelectual
que
contraría
a lainteligencia
y se zambullee;: laexperiencia
delsentido,
como elrepliegue
por
elcual,en Schopenhauer,lavoluntad
toma conciencia
de sí,o como laintuición
bergsoniana

de laduración.
Es ullaINTUICION JNIIELECIUIL JIUMAN,-I, laintelección
(leí
ser,que
siendode porsisuprasensible,
es (-aptadodirectamente
en losensible
en loque se hallade
formainmanente,x’ perseguidohastaelpuro espiritual
analógicamente
alcanzado”
(PhB,
OEC 1 43—44).
En sucaracterización
de esta
intuición
—vivida,
segúnél,‘inactuexercito’
porSanto
Tomás y losbuenostomistas,
perono estudiada
porellos
“iiiactusignato’—el filósofo
francés
abordadoscuestiones
fundamentales
que ocuparan
el presente
capítulo
de nuestro
estudio:
porun lado,
ladilucidación
de su naturaleza
y sudistinción
respecto
de otras
formas
—no metafísicas—
de accesoalserque puedenservir,
pesea todo,como “vías concretas’
de
aproximacien
a ella;porelotro,
elanálisis
de lasdeterminaciones
e implicaciones
de laidea
de ser,valedecir,
suanalogicidad
y trascendentalidad.
y lafundamentación
ontológica
de los
primeros
principios
del sery de la razónespeculativa.
Estasherramientas
básicas
serán,
precisamente.
lasque nuestro
autorutilice
paraedificar
su Teología
Natural.

85
Ja Contril=ucv)ii
de J. la leOlOgíaNaturaJ
NiarilaiTí

§1. LnnUmginnmetafísic~udgLsux

Maritain
ha hablado,
lohennsvistociiel capítulo
anterior,
de una cierta
intuicion
abstract,va
capazde captar
lacosaen su esencia,
desgajada
de stíexistencia
en síy de la
materia
individuante
y hechapresente
antelaji)
tel
¡gene’
a como objeto
adeeu ¿idoa ella.
Este
eraeltérmino
de todoelproceso
delconocer
ciisufaseaprehensiva.

Peroelsaberverdadero,
decíamoslaminenal principio
de nuestro
estudio,
debe
desembocar
en laexistencia:
poreljuicio,
laiii
tel
ígenci
a —que ya habíaalcajízado
lacosacii
su exístejicía
extraniental
mercedal sentido,
y cornoposible
y esencia
objetivable
porel
concepto—revierte
sobreelactomismo de existir
de la cosa,componiendoy dividiendo.
identificando
en larealidad
conceptos
queerandistintos
como puras
¡íoc
iones.
De es’:
modo.
la cxistenc
ia —que sólopodíasercaptada
por la aprehension
corno“quiddidad”y ‘tU

significata”—
puedeserahoraabrazada
porlainteligencia,
presente
a todassusoperaciones,
ciicl mismo actodc serde lacosa:ciila cimacíelaintuicion
abstractíva,
afirmanuestro

filósofo,
“la inteligencia
se apoderadeltesoroque en propiedad
pertenecealjuicio,
para
envolverlo
en la simpleaprehensión;lo t’¡sualíza
en tinaidea primeray absolutamente
original,
en una ¡¿leaprivilegiada
que no es resultadodel solo procesode la simple
aprehensiónsinodelhabertornadoposesionde aquellomismo (en elactotice¿viistitj
que

lainteligencia
afirmadesde clmomento que juzga:
sc apodero,para hacerde ellaun objeto
ch.> peilsamniento
(OS. OEC IV 763).

1. Maritain
no se ha expresado
con demasiada
claridad
acercade esta
captación
intelectual
delser,a pesarde lasinnumerables
vecesen quelaha tomadocomo
objeto
de análisis.
Paraayudara perfilaría
cita,
no obstante,
otraserie
de iii
tuicio¡íesque nos
puedenservir de víasde accesoal sery de preparacion
también concreta
parasu intuición
metafísica,
peroquese distinguen
netamente
de ésta:

a)En primer
lugar.
creehallar
algunos
ejemplos
ciilapropia
historia

de lafilosofía:
la expe
ncncia bergso
niana(leladurac
ion,laexperie
ncia heideggeri
ana(lela
angustia.
la experiencia
marceliana
de lafidelidad,
la experiencia
cíe la tragedia
moralen
ontologicostiel
lIifl(lflICIL0S (leDios
cojiocinijento

Kierkegaard.
Se trata,
paranuestro
¿tutor.
(leintu
icionesbiologicas,
psicológicas
y morales
con un innegable
fondometafísico
y que puedenactuar
de cauceliada
el sercon
taltic‘darelpasodefinitivo”,
Propiamente
y como tales,
sólonosdejanen el umbralde la
metafísica
haciéndonos
contemplar
el seren uno de susanalogados.
Poreso,dejande ser

vil
¡tías
cuantío
pretenden
convertírse
enintuición
metafísica
porexcelencia
y punto
ticpartida
ticloque.en realidad,
esun sucedáneo
ticella.(Precisamente
en esto.
segúnNlanta ¡ivradica

elpci¡groticlapura‘‘experien
ela’’en filosofía
y tictotia
“metafísica
experi
mciital).

b) Al serpuedeaccederse
tambiéndesdelo que llama“premística

natura].
ya seade ordenintelectual
o ticordenafectivo.
En esta zona vastatic ‘‘conocimiento’’,
se encuadranciertas
iluminaciones
o revelaciones
naturales
que elsujeto
recibe
repentinamente
acerca
de suser

propio,
dc su libre
albedrío
o delserinviscerado
enlascosas.“Puede suceder,afirmanuestro
¿tutor.
que una verdadticorden natural,
como larealidad
jándamental
dclser,oculto
bajo
losfenómenossensibles,
o laexistencia
de laCausa primera,adquiera.
bajelainfluencia
de una graciaactualla intensidad
de una intuición,
de una evidenciainmediata; la
inteligencia
podrá aceptarese fenómeno como larevelación
instantánea
de loque constituye
clobjetopropiodeltercer
grado(leabstraccion
“ (OS.OEC IV 763).
Estetipoticintu
iciojíes,
sin embargo.presentes
tambiénen el
eonoc
¡m tento poético
y la creación
artística.
siloafectan
a lametafísica
“per accid
ens”y,

desdeluego,
caenfuera
de su esfera
propia.

e)Porúltimo,
ciielplanode laexperiencia
mística
natural
propia
ticí
yoga,tambiénes posible
una captación
delexistir
sustane
ialdelalmapor~‘ la negativa
y
apofát
i ca,esí
ties,porascesis
activa
que 01)1igaa] almaa lareflexión
y aldesasimiento
hasta

quesequedasolaconsuactode existir
mismo.A través
de esta
experiencia
—tiiceMaritain—,
la mas pu¡amenteexistencial
que existe,
Y “gracias a ¡as técnicas
por las cualesla

lumalisasube
¡ni ha cíaelespirita tule¡mítcrs(>cíesimism a, y separa¿It’algúnmodo su.
~ii Y.’,¡

propio
fo,¡demctaje¿ico,
tihombre alcanza...
a lateze indistin
tame,:
te elc’ssesubstancial

87
1 a comí ibae <iiide . Nl o cxiva 1 ix Le oloc<a N :xíox

dcl¿iíin¿¡y el<‘xis (‘¡1SU ¿aníplit


tir Ii<Inlciaf
¡sien CL.017(7VII 184V

Frente a todasesí¿isvíasradiales
ticaproxí
macion,paranuest
reautorla
maneramás propia
en laque elserse nosimpone—erigiéndose
en elobjeto
(leC5~ sabiduría

tleoíden natural
que llamamos
me taf
isica
— esuna verdadera
iii
tuicien intelectual.
“Estamos

aqz¿í, (lic
e,a> íte u>inpereepc í(»> ¿lircci
a, ¡¡ini
cHía ¡a...oua vistu ni¡ivsi;n 1~le,s¡iper
ev a todo
discurso
í’a todadc.’mostración
pu estoqn e está¿‘u, cleligen¿1<’ lasdemostracien
es, una x’ista
que ningunapalabraprojérida,
ningún términodel lenguajepuede agotarniexpresar
su riquezay sus virtualidades,
adecz.¿adamc.’ntc.’ y en la que, en un momento de aflocio>>

decisiva
y como fue6’oespirituaL
elalma estáen contacto
tiro,
transverberante,
iluminador,
eco>? Una realidad
c~uictocax’ que capto”(SL,OEC V 574).
Estaintuición,
porotraparte.
no estáexclusivamente
reservada
alfilósofo.

Es cierto
quehay quetener
el”
habitus”
metafísico
paraproporcionarse
adecuadamente
a este
su objetopri
mero (NIaritain
hablaraaquíticun cierto
conocini
iento porconnaturalidad
intelectual
que‘‘marcha
parej
o coneltíesarrollo
(leloshiñoitos(lelaIntel
igenc
ia” y siu elcual
no puededarseun perfecto
usode larazónrespecto
a su objetoconnatural),
peroporotro
lado,
es laintuición
misma laque causael”
habitus’’
a la vezquesu objeto
especificatior
se

ledescubre.
Pue(iehaber,
portanto,filósofos
queno hayanhechometafísica
ensu viday no—
t>9Y
filósofos
que participen
de lasiiitu
iciones
metafísicas
más profundas

2. Al margende lacaracterización
general
que acabode exponer
y de todas
lasprecisiones
terminehSgicas
que se quiera.
lo serdatlerarnente
importante
Y, a l
a Vez,

probímático.comienzacuandose inten
ta profun
dizaren la íía
1 ural
eza tIc la “intuición

metafisica
tiel
ser”.

<2< AI~tIII~)S
cuneos,
como M. 1. J),Nl.Y,han pUesto cli<cl’cfr$ukigdasle.sigooción.te
Ucaptación
intelectual
delser<le la que balotoMarii:ii,í. cono ‘iiitiiicion 1 it<piulendc esl:iatileta,el filosofofraixcéseniplea
cotí
excesis:’ l]esiloilicl:icl. cíecierto
mo e.xeítía :ínxloívííecl,nl.
el xérntin’x <(‘>Ahínca? K~,wted~’e of<lcd¡u
‘iidLiicíÓrn’’
.1 ¿u-azoo! smnjc ( )tlic¡í¡m
¡1,4< />I<tP<kc>/JV í>J .IacqH&s ,Vta,-¡íaift librí
eoilnoliei,lZont’ 1966, pp. 23—28).
¡leyte UIT 1LJiJI~O levisía rit:ís
o vienes símilu Rcn te1 .A/.¡.ARINI r~•<~í~<~t¡oeiello.sLiSii<ttii
esetermine
que éleoiosicler:i
0(0v eí<le ‘‘niene’e,t’’, nial cOri1 iticialisica
ae,oiclc exi.sieneíal <le <laríazóncíe
y Capa,<:mnttoíért
la joeliv:ileneíaleíser y de ied:<ssus viiiti.ilicl,i&
ttti.lcs .lclle.ssere
‘‘lí’uiizio,tc o inreuizioiíe
dellcsserc?A
íoie¡oosit<o
tlclfloitt<olegi:i
<ti .liicxtLic.5
M:iiitain”.ciiSN V Jr¡cvr<ex¿14a,-hai,,.,
:, curacliAiiieni,,
I’:ív:ín
Oxiaclerní
clillrtunítitas,
Merceitiart:, 1’167,¡op 18 ~>)
13,esci:í

88
l:LIJI(l:4nceiiies
eooleyiees
del eeiioeincieííte
cíe Lies

Estacuestión
ticríe en Nlaritaiíi
una larga
historia,
sujeta
a cierta
evolución.
Como muy bien tlícePietroCODA, ‘la percepcienintelectual
va poco a poco
distinguiendose
de la abstracción
formalde tercergrado (coisla cual,a pesar cíe las

oseilacicus
es, era idc’í¡tzjficada
en losI)égrés— intelección
dianoetica
— y ¿tiparte,
al¡nenes
como couídíciouí,
en lasSept h.’yons)
en elCourtira
¡t y sobn.’todoen lasRéflexions
surla
1W tun.’Iíl<.’ssee;
¡nic.’n
tras,laimportan
ciadelJuicio —paralelote,,¿‘líaen ¡¡u> priní
er tiempo,
y despuésun idoiuítriusecam
en tehastasu jusionen un ñu ¡ceactocognoscitivo
— y su función

exquL~ita,n
ent¿.’exísteu
¡cía
1 couu¡uistaroí¡
terreno:
prí¡n
ej-amente, apenas es indicadoen los
Dégrés (en nota a píecíepágina);después,ya presenteen De Bergson ó 1/zomas dÁquin,
se convirtió
en tema central
en el Coz.¡rttraité
y sobretodo en lasRéflexíouís
surlanature
blessee.Es en larc’lacioui
cuitre
}U itie
¿It existen
ciae iii
tuición
dels.’r,
combinandolos,
censo
se puede entraren elregistro
metafísico
delSein,aba,íclonancío
eldel I)asein(entendido
como prc.’seuieia
a mí mundo y’ en elque eltercer
grado de abstracción
me tíaaún un ser
concel)idie 160<.
a ¡nodocíe quicldiclacl”

A. La complej
a respuesta
maritaiíiiana
no sehavisto
libre
(lecríticas

en ningunade suspropuestas:

a)A. GN EM Nt 1. centrándose
sobrela intuición
abstractiva
formal
¿letercer
grado,
laha consideratio
como vehículo
inadecuado
paraclarificar
elmisterio

tiel
ser,que ¿í su parecer
quedade estemotioencerratio
dentro
de laluzde la inmediatez
comun y reducido
a meratautología.
Elsentido
tíel
“esse utsic”soloquedaaldescubierto,
según
este¿tutor.
“por mecho (lelareflexión
radical
e especulativa
sobrelaoposición
ser—no ser
(dada inni¿.’cíia
tamente o .rjercida
en el originario
c.onocimn
¡euitonaturalespontáneoy
enraizadaen íd vealidc¡d
cciii>
bicítíte
— múltiple),
o sea coui laabstraccioii
cíialectica
o per
niociumnu u.’gcitíou
isde ladifer¿.’i¡cia
ún iccíy externaque es elno —ser, que cumple porello
un

¡í¡derogabl¿’
íucuíael
¿4¡¡os¿roloí4ieo
mciu iijestci delser¿‘u> cuantosc.’,.
tilo En laluzcíelaopesicion

‘‘1’eíce>cione
n<ellet<cíale
¿tellessere
e ¡oereei-ione
confusa
cli Dio nella
nxc<afisic~i
cli jaec¡ucs
Maritain’’
en

RuBio </1 f/oscí/hí 1981 ~


nec,,:s:eiesticc,, pp. 534—535.

89
ceutí
ificteifiuí
le 1. Maíií:ui,í
a la lelímia
Nainral

originaria
x•’ suprenía
sí.’cl¿.tú’r¡n
u>a ‘1 <‘sse¡it
S~¿] O t¡asci’ndí<i>
talcomo positiio
simpliciter
(o

¡¡oitun/nl):
¡cíen><‘st¿‘lis
ac positivuin,
y Sr’sc¡be que els<.’res totalidad
omm: i¡iin
elusiva,
porque
sóloelno serestci¿.xcluíclo,
5 cpi¿.‘ clserpor Si, porsi.> ¡¡aturaleza
c.’5o íiuStc.
1 permai¡c’ce

(exigencia
o u>ecí.’ssi
tas essc.’ncli)
pord¡ue ‘1 i>ú 5í.’r¿‘StO absolutaj< totalmente
excluido,

respectoalser“<“‘
GN E NfNI 1 p¿írece.
no obsta más preoe
Ifle. upadopordi1ucitl¿ír

cuáles el principio
originario
ticlaconstruetividad
metafísica
que puedadarrazón(lelas
implicaciones
del serque por investigar
el problem¿í(lela captación
de éste.Resulta
siíít
om aticoa esterespectÉ)
que apeíí
as alutíaal p¿ípel
deljuicio
en í¿í intuición
del‘‘actus
esseíxl
i - taly como Maritai
í locontempla.

b)Podemosencontrar
una consideracion
más específica
del

asuíito
en E. BRAU N< 6<’. Entreotrosensayos(lesolucion.
BRAUN analiza
larespuesta

man taiii
ianataly c írnoaparece
en elGou rttrai
té:el‘‘esse’’
esc¿íptado
en un primer
juicio
cxi
stenc
ialeoíamutua iii
yo lució
u ticlosactos sióny ju icit).Segúu Mantain,la
tIc¿íprehen
tel
iii igene
ia —en mu ttíaiii
yoluciónticcausas—dicea la vez (en un juicio)
“este seres o

existe’’,
y (enun concepto)
“el ser’’.
ParaIt)primero,
precisa
tener
la ideade ser,quetiene
asíprioridad
cíaelordende laeausalítl¿ítl
m¿íterial;
paralosCgull(10.
habercaptado
elactode
seren uííjuicio
existencial
queesanterior
en lalínea
tielaeaus¿í
Iidad formal.
En opin
uníticestecritico.
lateoría
tlelamutuainvolucion
de las c¿íusas
n~ puede expresar
la autént
ic¿í priori
tiadtic la causamaterial
“iii via

Lzeneration
is’’.Si la ideadelserprecetie
aljuicio
existencial
en esteorden,
se debededucir
quees¡iccesaríamente
anterior
alacto¿lejuicio.
Y es¿í¿
1uídontle
el’’
implícito
racionalismo’’
marilaiiii¿<ntt
iíoda cumplitia
respuesta
a la pregunta
por la relación
existelíte
eítre
el
concepto
(leser(yatengaun contenido
particular
o se trate
de un universal)
y larealidad

existencial
(lelaque seha abstr¿íítlo.

clncScenza e ricelca
níetafisica cli l)iaí 1: ¡<4 COIIeSeeuls,níetafísíca’’,
iiiJ;ietjties.Mauiíain. en Rivisía
cli

I’enl—eu1oaíleí ílc.sístenííatisníe
íleníisíe?leprelolúrne dc tessecIte,S,,iní llioiitiis,
Cl) .IJJVIIIVtS cje
¡>huIc>.cr>¡>l;e~.lcoiícc,
.\\ll.e:iluer
II.:v 19¾ pp _ II——226 x cabioIV, ect• clée 1959.rí>~29• •5fi5
it jítito

9<)
IclIIdlitnen<cOs
enieiogices
¿leícOiiOCiniiCixtO
de ])hs

e) Patael P (RAPILC”¼ en cambio,el errorde la


respuesta
marítainíalla
estáen laconsitíciacion
puramente
intelectual
¿leíjuicio
existencial.

Sevzún este¿<utoí.
la eaptacioii
¿leí‘‘esse’’
se debe¿í un actosintético
(lel¿< cogit¿<tiva
y el
teleelo —en
iii unión¿lecomposición
— ciielquesc alcanza
a lavezlaquiddidad
concreta
Y

se afirmalaexist
eneia,ciiun juicio
ticordenintelectual.

13. Con posteriorida<l


a la mayorp¿írte
tIcestas
críticas,
Marítain
ha
tentado¿<portar
iii algomás ¿le lii
z sobrela cuestion cii uno ¿le sus últimosescrí
tos,
s’~í porCotl¿íen el pasajení¿isarriba
meiíciona¿io citado.
Prolongando
larespuesta
delC¿íurt
trai
té.en“Réflex ionssurlanature
b 1ess¿e 1 surli
ntuilion
de 1 ‘éIre (publicad
o primero
como a itículoe incluid
o posteri¿rmeííte
en cl volurneii
.~ipproc.hes
saíísentrcves),
responde
porlavíameramente
especulativa
de lo
quellamauna “epistemología
exísteíícial’’,
est¿i
es,porelanálisis
deljuicio
como “lugar”en
elque laaprehensión,
retorciéndose
sobresí misma,captaelactode existir
de Ja cosa—sí se
tIclaexperiencia
traía externa.
fuente
deljuicio cosassolí— o tiel
‘‘las sujeto dc
—si sc trata

I¿í autoc¿íncíeííeia,
fuentedeljuicio
‘‘yo50\’’’—.

Paranuestro elproblema
¿<utor, alquese ejífren
laesel sigu te:“si
ieíí

¿.1 existir
captadoporla intuu.vói¡
delser es un inteligible
quc’iv> ha sidoextraído
de los
fantasmnasporlaoperación
abstractiva,
¿ cómo esteexistir,
que es material
en lascosasque
nueStros OJOS ve;,, se convierte
e;> proporcionado
a lainteligencia
y espiritualizado,
de

mauiera que la inteligencia


pueda verlo,y verlodentrode sí,nisrna(en y’ por el acto
juclicatix’o
cli.’l
que se ha hablado),
cern> percibelas¿‘sencias¿‘o lasideas,lasintc’ntiones
u>teíl¿’cta¿.’,
clebicícís
a lacp’rac;io;>c¡bstrc¡ctiva
? (AppSE, 267—268).Con larespuesta
a est¿í

prcguíí
la.Niarí
laiiipoudnialdescubierto
elesqueleto
tle1 ¿u iii
tuic1óííníetafísi
cadelsery.de
paso,
abordará
suconocida
tesis
delos‘TRES CONCEPIOS DE EXISTENCIA. Estudiémoslo
con deteiiínííeii
to.

a)Considera
priniero
lapcwepgtinxxtgun
y distingue
en su

‘‘Aualvsis
fe¡n’ane’iS
CcOIIee¡?tcis
eaíis
exisueiiii:iliier
ee¡isiciei,iti’
. 956.pro.
Jfl;~,~ lheuney(I’l.iisance)

Ql
l; cene ¡¡MielenticJ. Maritain
a la leelegia
Naíend

análisis
tres
etap¿ís:
— Veo estarosa.Lidetermin
¿teión ‘‘color”
sehace

presente
iii iona1 mente,
te-ile como formao cual
itla¿l
setí
sibí
e,en elseii
tidoexteriio
de l¿ívista
por la ‘‘species
sensibi
lisimpressa”
- ¿Sólob¿ijoestacualidad?No. Además,la sensacion
alean
zaelexistir
ticla rosaen la¿<ceiontransitiva
porésta ejercida
sobreel órganoEsteera
delconocinitento
elprivilegio sensitivo.

2— La iii ia estápresetíte
leíigene ¿<1 setí
tidoextertio;
no tietie,
por l¿<nlo.tiecesitíatí
de losfantasm¿ís
iiiticlaim¿ígin
aciónparaadvertir
‘‘queve”,
Se haceasícargotIcla percepción
tiel
sentido:
no sóloticlaeos¿iquese me presenta
bajo
talaspe
e 1<) “colore¿ttlo”
, como obj
cío,sino propi
ametite
(le‘‘verest
a rosa”,
es decir.
delacto
eogíí
itivomismo delsentido
externo.
P<írlaitíca
de “rosa”abstraída
porel“iiitel
lcdus agens”
se le hace presente
elobjeto.
Porel¿tetocognitivo
supone“¡mplícítamentc”
larosacomo
cxistica
do, la ‘‘capIa”
conioimplicada
ciila“rosa”que sabe‘‘queve”.
En definitiva.
alproferir
‘‘rosa”
está
diciendo
“in atAn

exere
tío”“est¿< ros¿íe st¿i aqu픿No tli
rá¿teaso
también,
sc pregun
lanuestro
autor,
“est¿írosa

es”.> Ciertametite,
clser¿lel¿írosa(suactoticexistir)
está teticiona
iii 1 menteen ‘‘esta
rosaesta
aquitperosóloen “potencia
próxima’’
y’ como escondido.
Lo quelainteligencia
puetie
decir
con propíedatí
esque “l¿í rosaleestápresente”
- DiceNIari
t¿un q Líeloqne- ell¿í
alcanza
en esta
fasees el “ D¿<seiii’’
<ciisenlitio
tomista),
ciiel sentido
(le“preseííci
a en mi niu tido’’.prirnu

~ -

Por lo demás,en estenivelno se ha superado


cl

primer
gradoticabstracción:
permanecemos
en laesfer¿<
sensible
y ¿íunque
el“cotícepto”
de
serasielabor¿íd
o esta
espiritu
alizatlo.
sóloloale¿tnzaníos
como qn idd
i tl¿íd.
e¿~mo sise tr¿ítara
tIcun¿< eseíícu<;
esdebido,
porlauto,
a l¿< oper¿tcioti
abstractivw

¿Qué cotisecueticias
se derivarán
par¿íeljuicio?
Supoiig¿ímos.
proponenuestro
¿tutor,
que decimos:
‘‘lacxistetic¿í (le ¿tu espía cii titi tiutiable
estraema nizaejotíes iii “ - Esto quieretieci
r,
cvitictitenietí
te- ¿irte“un espí¿t
estáprese
tite
cuíunestraorgatí
i zaciotí
, o.más bien,
que “hay
un espíae tinuestra
organ
izae
ióti” (cle¿íste
llanotíts aelar¿u
niucliolascosasporestelado).

En estetipoticjuicios
—(liceMarit¿uiti—
l¿texisteticía
un sale¿leí¡caistro
tíel
Daseiuí.
El verbo

92
enielecices
¿leíe,oneciníiente
cíel)ies

sertíoactúaaquíe tisu papelprt)pianie


tite‘‘j
utí mer¿u copula;deesteniodo,
yo’ sitíoeoííío
i e¿íti

e ti la prop sieióuíque tomanios


cenit)
ejempío.el peso existe
uíeiallo tieneen re¿ul
i dad el
sustan
1 ivo “espía”- coni¿osujeto
(granial
ie¿u1 x’ contelógico
a lavez),
níieíí
tras
que “ser” estáen
refercííeia
a un simple
‘‘haber”,
queen elcasoticlarosaqueveo.‘‘meestápresente’’.
“Si e>>

el rc’iftstrc’
del J)asein,añade.
aigún otrosentidovien¿‘ a clobícír
estc’s¿v>tu/ocopulatio-c>,
c¡po;-’aíu/csse
sobrelaafir¡naciói¡,
es ~‘1
se,>tu/ocíe la¡u>ev’itabilic/ací
delaquí,o cíelapresencia
ci> cuc’stten
. 50 me impone, toma lugarírrevoeablem
<i>t¿’e,> mi inundo.¡‘a
No estáaquí Si
estome molestademasiado,tengcalaposibilidad
<It’rúspoiuler
en lamisma longitud
cíe-’oi>da:
No estoy~e i>e suispas)para él”(AppSE.275~276)b4>.
Aúííextrae
elfilósofo
francés
unacouisecueuícia
mas,
esta
xezrespecto
deldiscurso
(tercera
operación
dc la inteligencia).
En cuauito
que clser

conidíDascinsignifica
uiieranieuítc
‘‘presencí¿í
cuínííniutído”,
elcouicepto
ticexistetícia
está
Metidotomadoticfornía
univocay unívocamente
enipí
cado decinios
“has’ utíhombre”como

podemosdecir
“lías’un manzano”.
sinhacernos
cargode laescuicial
difercuicia
que de porsí
ticuienen cuan tíel
It)¿1 Stiser.bu analogía serh¿u quetíad
o poresteladocegada.

3— Sineníbargo.
ciiclnionietito
en quelainteligetícia

ve estarosay dice“estarosaestáaquí”,no s~Iopuedeelev¿urse


¿u un nivelsuperior
de
abstr¿uec
ióui
, sino alcanzar
taníh
iéuícomo por tui fogotí
azo cotí
tenípl¿u
1 iv<í 1u níití
<OsLí que

trasciende
La absiraectotí
misma.el propioexistir
ctelarosa.EL actode ser.implícito
cxi

poten
e i¿í proxini
¿u cuí l¿u etapaanterior,
se eouív
i er
te ¿ahoracii lotal
metíteexplícito,
espiritualizado
cii 444)y proporcionado
¿< lainteligeuicia
porutíjuicio
cuyacópuhífunciouí¿u
ciiesteeaso ju dicali
‘anieuí
te-:“estarosaes”o ‘‘esta
r<ís¿uexiste”.
Obtene¡iios
¿usí lo que Nl¿írit¿uin
IIama scgnn=k

((rl)Li verboser dicesieni


1)icrelacíen
a la eaisteTíeja
y en eljnicit>
--anen scu Icinejeo
cep<Tlauivil—es
contemplo
:itsujete
cerneposeedor
¿te <iiiCiertopreclica(te.
es¿Icor,
54)l)reC4I<iCTicle
1:4 CX15<COCi:4 posibleo real,
pero? no la ,ilc:nTz:I
—precisaN-lari<ai
JI— carne
enancho el “es’’(etolaen sufLTneió4Tpic)¡oianoCn<e
jnílic:4u15-a:
iiialcanza,
en <leíinllí’-a.
en el cIniv-erSOcíeinielígíbilíclacl
sensible, De ahí ¿¡cíe.
sícennovercla<tercossaloeres.
lessaloeres
¿tríe
enopie an el pci1<4ev racicocte:<b50 i<C Cid)) ter
nialdtCSefl)bdOtflt\eTi lii
existencia,irSu ester4 ctein< cii
gibil
idadno
les(ÚOrreS¡OOI)dle <ITT aii¿ítisiS ‘iiu<’}Iegice
rhc’LIrt’saTTIeTl4e y S<IS ]<IiCl4)5sei~ClItiCi(ll
en tesensible(excc¡)CieiIhecha
cte lafilosofía ctela,I:IITI<:Tle,:4
:ictec<Ta<t:inlen<e
ioiiiacla.
y ¿píeess:lloiclcTrÍen:,liii
ciertoordenen lanoecticla
en ¿¡ue
va :Leonupanadlacíe :ilgnTT:is T’IILjIeIenes eTo el [ilesefo,
TlIetitfLSidOS en elprimergrado.lamci-oria
t’erní:Ineciencto)
cíe 1:4 :ulez:í
TTi4I<(T p:4rtieipara
así,no ebs<anie.del cleergra<t~o¿le absraecieTú.

93
1>4 cotttíitoncioo’t
dIc 1. Nlai<aio.4 1:4 1 COlogt:4N:4<or:41

estaveze <y eltercer


grad¿ode iii
tel
igíb
ilidady ¿ule¿uoí
zadac¿om¿o ‘¿teto

ticser”(lela eos¿< por tun ret¿oruio de l¿u sinople


¿<prelí
cuisióoísobreun ju ¡ci
o tenho
(“iii

iiítelligeoís’’
) ciielque el pesoexistetícial
recaeahorasobreelverbo“ser”.Se trata
puesde
un e¿otwepto
(le¿origetí
udícatuvo.

Supraeonscietíteníeuíte.
corooo cuí el mulo.

senouctoiOsci
coite
uííe
titecomo cuí el poet¿t,
cotíse
ictotemetíte.
e,>100(0 en el fil
ósoftoe ti ¿<cíotic
mcditac
ión. estaintuición
titoshabráreve
1 ¿idoe] serniismoetotíocasion
ticl¿rpercepe
ióuo
extcroía
de utíarealidad
iuitliv-itiual.
Totíto¿-miagode- idealisnito,
dicenuestro
¿tutor,
hahorasid¿o
haen tíopuesh;rbreííí
>5 euítratlo
en elregi
strto th’l”
Se-ii)”
absol
totamente
tomado,cuí utí
¿r

universal
ití
ad ilimitatía
que alor¿vza
1(0(1(0lo que es.Fui cldiscurso
noetafi
sie¿o,“ser” será
cíoncebido
y enopicadoasíde nitotlo
¿roí¿<logicto- “ser etie u¿ínIt>ser”
(65)

(65) i:nric4o Ver eTí el éntasis


13FR1t ha creitie n?ari<:Tinianosobreelcar:icter ríela in<uici<)n
iTTt<TitivO ¿leíserel
1t440 b~4i0Ti:4escap:4d0
a 1:,
riesgo tiecortetTegeliane.
ticdin itt<cticionisiioc? 1:40 eltic-seto
tics<o
1oeraTeste
riesgo ~i~
a<enci<on<te nuestr4o
autor—y salvarlaanalogía delSer,Ita¿lecooroieno¡olarsc
—según esteerítiero- laclisuinci(on
entre
primery segrtn¿t’o cOTlceptO<le exístetcí:í y t:i:isig~~:tcio~o
:o estealuno¿lecntorigeot jnclieariv>.
Porlo ¿lentAs, estavi:’, ¿~<icrecr4rrc:‘Un ~ntciecíe cxis<eToci:4, 1:4 Ñctsjon
s<tto<ontlri:4 a <ITT:’ “diserirsiviclad”,
a
un ‘‘proceso ..-‘ltn:4‘‘reflexion”, pon lo¿piela iTTt<tieit:To
n40 podría y:? sígnific:or simplieict:4t1 e :nrnecti:-dez
51400 a
lo sronOTO ‘pue,ssc>Jitetic> sulío,ionloa’(‘‘1 alTV’, en dc>Cqt~ú’S MO iilci
>í seelt:t¿lenaoeralc:4 jo NI 41 it it’¿‘ P> tibtiO=
ione
dcll’iu¡ietligeosco. op. dl.loto.145—-i4(o).
I:s<:í toipetesis irorerprerativa carece, en nui<opini(on, de fr~to¿laníerono:
— ITT 1 orínoer1 <tg04r es absvi rdl4o ‘-er pl‘nc:Tr soobreM :411:11 n 1:4 senoo y:’ loege11:411:4:no escas,’c, lic/o,
ci, dice
IWRII qTír Hegel es-íd: ¿Tuteles iTtTo»e> >>o>t ¿:1 4UC40’d5 ciTiidei 5’ 404tTTOOS discííiíd,,s y sospech:oque nuestroautor
se¿1:4 CO tC ítt:,íle1405 r iesg(os que C4 O rre..Allídondedr, tiugí e eiereleer/o do- cxvs(‘Jieh> d¿ e,u’e u; rltos/ra
c:tivo e cl
cy,uoecf’lío¿Ir cÁi-,sOcioeoíl icor jadioo tít-yo,
i i,’c,; ‘dic e c/oiceldo, ofile;; i>hs(ti> c:looo’c~s et udsT 4/Oc>ch, de lotcIpj‘teLcolino
c-stecg, .5 :uii/‘¿cutí
e Ji u ‘¡tic> p,-cs e,e-la,u,o /oe¿/oe, el 1 So> sí?ii,‘ ¿~s tifO>T-c?¿)
A decir vcr¿í:ít.l
Y :‘<mntiote cier<:inoeTo’e elv-eiti:,ctcre enc<IeTotroo no:trtt:TIToI:4T000
c’Oii1 legel esio¿451:4n<erardfto,
y:’¿testte
t:ts (It)nuesorooací<rores cronsetc¡tuc
.Sqo /c¿-ouls cíelasrtifcrettcias
entreel serhegeliano,
cl ser
perteneciente al¡oriroter gr:ottc>
cte:4iostr:4ecloT~
5 cl‘‘ser en e<o:íTl<oset’’<objete ctelame<:ofísic:,.
Id prime-roo,
alqroe
‘ ¿fiosey”. es sino
cíeTOr oto titO:’‘pseít tu cnten<e elgencroo sri¡orenooo robenicí<o porciToa :,losl
rae
cióncxtensica,resvíl
rad¿o pues
¿le<tío:’“:,bs<r:iciío tet:olis” 5 n40 ¿le ITIOS ‘‘abs<r:,ctíe íoní:ítís’’.
1 ,l:tno:,
:11 seg<tTo¿140
‘‘Serp:orticrol:íriz:~¿ho’’, y sibienes
elfrottoo cte <í’I:’:-~lostr:,ccirÁ Íernt:,l.
o toertenece :41 ‘‘píírooy sinople primergratio>’’ y es elIoTotoiro tIcl:¿sCiencias ¿le
1:,Tt:4tuTr:41e7:l.
iioC:’
10:’ces porello>¿te¿les:írrroll:or <TTO :,oo:itisís
roottolc$gicto
pr4oftTiTctocíelare:llict:4d. ‘‘t’se~otlroscr”
y “ser
¡o:,r<icttl:riz:í¿lco’’
540T1, p:4r:4M:~rí<ai,o.641s:4noronerta ntct:,físic:i
y SC ¿tis<tngríeoteseToeioIlnteTo<e ¿¡el“sercíoc<o:tnto ser”,
¡,exreneeicnte :íltercer gr:t¿ioo ríe:itosto:Iceio)t íorno:oi g’ esciltacle ríe oTIO:o ‘‘c:>pt:4cioTo refiexiv:í” cíe 1:, sinople
:,¡orebensioot solo-e el:4cooojc¡cliC:otive.
¡SerTtoortoo~ l:í¿listittcioo,o etore prinoer segc~cle eOttceptú cíeCxisteotei:, —-:01 rtt:IrgeTo ctesrtlegi<inoí¿lart
o toco— rie,oc jo:or:4M:ttoo:íiío cbosÍiíoes:c~noo,elcíeti:ír ra>o:to<leíc4oToCepr4OtIcSC’ COJO clc~UtY SC clttretot:4T1 t:,sciencias
¡o:,riec,l:,ies. toí’:oiilescoii.í de 1:,it:Iorottlez:crielt¡¡04oriel n~:coeri:olisntoo
cli:,lecTicoo 0 itriestra prtOloi:l s-íd:~eoorídí:410a

¡oito~oicoticí¡orTrooY stntpte prínoer gr:íctoo cte:Ot)slr:TCcieTo— 5 clileICTTCi:triOOriel¿~cíe 4p:4lcte Cii 1:4 noet:tfísica——¡oícopio
delcrecí¿‘carie—y en coto:orlecct:,ct:c Lihoscofí:,ticl:tTI:4toTr:llcz:4
--loorío:crticip:íeíOTTtict:~ iTToetccciott noetoitísie:,—,
y el<otroelecriv:ínoeoooc,
eloles:ttv:,r
1:’ :4,o:4l0e::4
tielser.N:oti:4¿teello> jete
(irte
ccletoio‘tít:’
srí¡ouc-sta
unidacte
íes‘lesees delioÑcocc~oorttstocoo.
—1-loo segconilolcog:tr,
IIERilcoooftott¿le
1:1 íooe¿li:,oe,-
ríel:o pitottuccieot
ríelaicte:í
¿le ser C4On 1ro qUe
[or40101;lTttcnOe
ecooosoittos-e
Li iltOcoicien
ooctalcsiea
¿leíser.N-laíio:oioo
¿liii ticeéstase orocinee
1-IN y l’(
>R <no jroieiío

¿54
ooooocotoogieoosdiel¿oOOOOcintieotTcO
bcTtTdt:otooetotoos tít
lSioO5

Aún p¿otleno¿os
cooicebír
roto 1ucQuc±=nÉ~ptxÁk

exístgngn
pertenee
etíte
t¿uníloiéuo
al tercer
gratlo
¿le ¿ulostracción.
peroestavezde ¿origen
alostr¿rctis-¿o.
Sóloelníetafísicto
lopuedealcajozar
y porél entrara
cíertanoente
en elregistrÉ)

del‘‘5cm’’,
perolitolíaloicoitíto
tetoitíto
‘horníalníente’’
laioituiciot
dclsereoo utí¿<citojudicativo,

sito<osolto‘‘virtualroieuitc’’
, locroneeloirá
a la nianer¿t
¿leruoí¿uesencia.

Niarítain
croro
síder¿o
cono¿oejemploniotie
Ito e ti este
punho ¿u Aristotelcs.
171 Est¿rgi
rita
cuoseñócorrectaníeuote
qu2 esencia
y existe
¡oci ¿r serelaeion¿oto

euotresíaonioclactoy lapotene
ia.y si¡o embarg¿ocototioí
no cotí
eib-icuodocl’
essc”a larn¿uuoera
de un “quid” No acertó
a distibogruir
que el “esse” no es un actoCromo lo deniás;no es
eonopar¿tblc
al¿ret¿o¿le-l“ioíteII¡gere”respecto
¿leí‘‘iii
telleet
us”,aunque exisí
¿r cutre
cli
osuna
cierta
atoalogía.
Lo tlis-ers¿o
es ¿rqrTiticníax’tor
calibre
que ho senoejauíte,
puessibicooes cierto
qne la iii
tel
igetie
ia esactu
alizadaprorun¿u ¡tite
1 cccióuíconiolaesejie
no es ¿¡etualiz¿udaporla
cxi
steuíc
i¿u. cuíel primer
e¿usoelaet¿odeternoiuia
¿u lap¿otenciacomo a uooa cutidad
yaexistetote,

noicutras
quep¿orel “actusesseuodi”,
l¿u esencia
espuesta
“extranihil”.
Estaeslarazóoí
queexplica,
segúooclfilósofo
francés.
p¿orquéfrcoíte
¿rldinamisní¿o
propio
de laatoahogía
delsercuí uouestro
seguuid¿o
couocept¿o
de

existetie
ia.laauoalogíaalcanzada
porestetercer
etouícepto
estácontemplad
a de una manera
inconipleta
y deficiente,
itocapaz
de explicar
l¿r cojoexióuo
cutre
elabismode la ¡oaday el
aloisniro
delser.ParaAristóteles,
clserserauoí¿onoasentre
hos trasccuodetotales(6Ó>.

:íLira í :01i‘00 ¿te existir ciiSr otto> a ¡tosdeno:is:e! T ¿‘jecíe. ¡oreCiSO’roo,u tc> cm lieni>itcliiiho,>o a un sujeto, es ejsujeto
fnisuuooe! cjee c>fhuo’ o> 0) ‘coto:e,; e! espío-no> c-onoO j’oues loluciodelo<s,oitñn, e,> lorealex/fc> nlcuita!, y t¿’ut
cf este
nc lo j’’d;a¡IT-o,e jocncáu;dolo~-crdc¡dcrnnrc,; le,es parc> la tui/eh geuo¿- 1<> <<¡jitar Oit!? 1<, (0 T’¿’t,ciitiseno dc
¿u tt>>I(iT’d
1<> ¿u ;tiuuticlí>cl e9Op ¿1 col dc U> />iOj-’ ja ojocinebu;, el sci; el eÁO.St ¿O, cl¿sse cxirc> 0>¿oUa 1 dc es,.’ sujeto.Ileccííulla
tun>1<-Y;u cid:! so-.l’e u o<llo¿ioc~enun!o,íl le¿IT o<! jito>
tic/codclcs-¿s
ti,-,¿.,..c,dic:u,dcu,u,
e deluu~odocjelases¿‘fociasy desus
reinc-ioo;--¿:s (AppSt -1, 264).

½ ctegíatTiTTterés,
coTo :ortfecttco J. (SWI¿N 10:4 :o~o:oliz:otlco
eooTt ¡oers¡oie:4ci~T
1:4 leginoiticl:o¿l
¿leIcostresco>íoceptros

die exístc;oc-ia
no:4riT:<itoi:41t005,
.50T posible
cootteili:ociotTo y 5<0 fttncícoTo:,lirtadt,
cToTo t:~s<esistcOntisO:Ts y lO:T tteg:i¿lo
:4
cooooelctsic>oo dic dtOtC 501<0 orTetieno:TTooeoterseCTT pie el segdTTodlco,dic Origeto]¿Tdtie:tTivoo y ¿irte SC Ototiene¡000v riTí:’
‘‘e:0
10T:4eiooTTT-eiiexiva’’ cíelooec>ooc>eiclro etícljroieioo
:4Ir:tv¿ts diC 1:4 síntiote:t¡oretoeíosio:tt((Mr.“M:IriT:oiTTs
<breecrortce¡Ors
4
oof existence”,
leves,’ cío Ro:oo?5coe/oolng/ieisu,
CTT /íoc~‘<cg,-
cte 1:,(kírz:o ¡975(~9).
¡o¡ cjc-JIloscíjico
de M¿Kviec), íoío.295—309
l~SSi cirarertoes
TT. 42 sc¡o<—¿lie., ¡o<Or latra¿lrtccioon
¡o¡o.401—414—). es¡oañool:í
¿leM
Segoho(SWI-IN. Cío iiOZrTT~oO5a ¿iooctvoto:o Toon~ist:<TOcO ¡oroedieÉlcLeTTdterse ¿¡e loo extSreIoci:4
OTTO:4 c4oTTecptro:411-/acíeTo
iTOtle
1oeit¿lieiT<ecíe1:4 itoTieOTT <leíSC’ ‘‘cii y ¡0004 ‘‘Cl]OTÍ~~OO. jrticioo
y sint1otc :ípretocoosiolrí
tietoeTo cíotodros
crontloinclrse,
lieo<or:4 eooíooocerel ootoje<ooio:;siecodclitoleleeto>,
icos¿~:4soos.:o:tr:o el‘‘cus”.
Se:,eoonooLc,e~e,toco cicj:o¿le ser sooriorenctctite elinterés íoo:4TiT:ooíoí:’Tooo
eTo nOOITOtetiCr5<T ¿loocrr:na¿leIcos<res
ecoTtct-~oocos
cíe exísoeooei:o.rtt:isociTíeci:oioctoo
TtttoOe:oe eTT t:ocrot:TTt:o
diC icoioo’Teecs:oricocte la n’isn,:’res¡oectoo:‘S<0 pr<o¡oia

95
1 ii000eioOTTcíe -1.
>t Ccoottt N-I:tio:oioo
:‘ i,íieoolcogc:o
N:’o<ctai

lot
lo)Auntídie ileticiotí
~ dedicaa esteptotit(o
es níuehro
metír>r.
segú¡í
Mai ituiuí
esprosilole
taroibieto
¿trweueri¿<infotián
(cuísetotitíto
aniplito)
tlelszx:

prnphsdeLalinn.
prorreflex
ió¡o sobresisprropitos¿tct¿os
¿leiii
teleccióto
(apre
locusió¡o y sobre
t<odojuicho).
Crt¿rndo
clsojet¿o
seprtoiíuneia
srobre
lacosaetonrocida,
cíola
fórniula
e¿íuíóííica
del juicio
‘‘itaest’’,
por el s¿olroloechtotíel¿tseuítinoieuoto
hay utíaprinoera

reflex
¡o¡o inípí
íeitax’ vi‘Ida(‘‘iii
aetucxcreit¿o”) sroiore
sínoisroo<oy sobresu crol]forní
i¿l¿utler>to
lacos:<.que ¡oroessítoro
elprop¡¿oachode juzgar.
Ptoréste.
sotoya erouiroci(lt>5
cío ‘‘acto
priníerro’’
lauí¿rtur¿oleza
ticlaiuiteiigeuoei¿o
x- loo exístenei¿-
dcl¿tínía.
en lotrooe¿lít]en
a queclintelecto
se
cuícu
e ¡otra
cío¿uet¿odirecio
ticero¡otoe
u ríoteto
tto ¿leuuo¿r er>say esporelloiuoteligibie
en act¿>a su
rntsnbo>.

Seráuoetouoroeitíast¿tmb
ién cío “acto segun
do” e ‘‘ijo¿uctu
síguíaio’’
proruto nrTevroactoreflexivto
y utínuevoc¿ouuceptto
(reflejto).
estavez expresos
to
prropi
¿¡melote
cntjeto
s: laprimer¿u,inclu
stoen su “taleid
¿rd“ . ¿rlniento
s conotop~itoeipi
to nuli cal
~ próxiuoíode sustoper¿uci¿oioes
y cío cuatoito
que cío estois
se ¿lefitie
<o se expresa
de alguuo¿u
noatoeror
suesetícia; lotseguuodae tisuexiste
ocia ni¿ustíocíosuesetoci¿u,
pr>rq¿oesóltoespriuícipiro

rad
i c¿u1 y- susiaíoc
ial(lesus¿operacirotoes
y su qu itíd
idadtoro estáespee
ifi ptor dl¿rsen su
ekTtl¿t

níeraLisica.
ittTecoTrs<o al ¡oviíooer
Y tercer
ccOnee¡ott>s
ole exísrencía
parecem
04s toicTo nto’ivatlro 040v r:4zroTTes
e,x<rÍTosecas: froío¿lanoent:,¡noeio<e el ¿lesecode ¿larr:oz(on¿leloor¿ldTc cierros Li¡ós¿ofos —Heidegger y Arisróteles,
res¡oecliv:,noente— 40(0 loarlleg:~¿ho a poseerfornoairtlente la iTo<¿TiCicOTonoet:lríSic:T ¿leíseí.
¡Toe¡<oscoelero, joleco ¿leíDasei n (eTtscit <i¿le<tOn4isray pro[otro ¿leí¡ori nicogradro de atosir accí rSrí) ¡‘ava ex o i c:oy el
e(oTlceproo cíeser¿~ri1iz¿-~¿lo en <restípros tandiistint4os dicLToíociroT,anoieTorco <le lainteligeíocia uont<0lavidacrorricuore,
l:4scieioe¿:ís ¿le 1:4 To:tttTTaie&c:4o laLilosofí:, tic1:4 tTaToTr:41e/a, :4OTTOd¡<OC es cotoitio> locorM:írít:40T0, sotíría ves<T¡<:4rambicio
¡oerfectanoente iTrelev:-4TTte ¡o:Tr:4élcoTo <:41 diC :4¿inoi<iv —econo) die¡ecioco h:~cc— loT Cxistcrtci:4 crororo CrOnOnTO Z4 rrotkTS las
C05:ts5 aoai<og:i ccoo :~toaiegia cíe <oroo1oorcicott:ouitt:<¿¡ 10ie10í:4. (conoco()WLN duce eadc> ‘/u;oo cl¿’ losOlOj¿’tc>5de
O tic/ie
C-o>u;o>t-Ou,ri¿’u,/r o~Tfe 5<:u uu, ~lt5. rIf;¿u fe- (ouuTscetu¿:u;teuut<tít/e u ‘o.se [‘necIo: otoje>c>i- el cfi/as iscjofe st luze-e cul el
loeehocjec/;ue loo /ileso o/it;fo’ir’u-o¡1, lc>seleito:zas un> rural es s- la erouu~ eisatirArrorcjiu, o/fíatic? jau> ¿-cou-T ¿osas exts/ en les.
Fe i-oo, ¿5 te eooutee~>tr>t~5 (olOeto//í 4-YO tui1<> ftlosr>Jtc> fo>/Tíio>l, o> e!; lo>s ol¿’.s-t-u-qo¿-ir ou; cts ojru¿‘ lc>.sctb¿uoe-
zas u;c> tiuralesdc>u,
cíe Stioootojctto>oíú~tc;.seieooc—iaxoc> ,uootcleuo <¡teotoleu,oois /e scu- uoooneu¡o;lc:.,, tfto?XtOieS.t-idjeuosos y- cooloiec,dos, <rus
r¡hjetccs 5>0 rau’;lo¡coo exis/ cf’íes co uIT ¿.-noourdo lo; ¿-couu’-ef>co/ c:tu004 c.o>tníio>u 40 se 7/Ti u:ueto, jorou 10/5 00O.tc>5 tV/stcf? resi’
CO el(cro>-s loris¿<>u; lot ¿te.S Oc:’;002 oIt’40>i005 el’ un <tu/Os (fi!¡fUlOrOS c:u4 Ir05 esrr’> tios y- ea 1<05 es/re líos-.1:1 1orímeí-¿-o ou;e e/So
de esssre’oo-¡oo cíeNlori-¡tcan, -s¿~ o-O,o:IT-eSc/o> :uíotlc:ootuoOo:o .5;! j’u-ooe¿:cl:uo~ieuote, c-Co~Oooo loo iuríoui¿:ir.$do:
uo loo eXis/ot,reio/ O> eso:
fffOsffToOt:eioc*’/’Oo O, c>t¿O c<uc>,;clrs.sacj; o:fo> rebutir el hc~¿-lorsdo o/o/e5t’-5<olojett>-csoou; ev:s(euire-s
e it:’
no e‘Toe.a‘:,c te.tu,ni; a O//OtOrc>dv¡(50/‘fe¿:O.do; la rico dic)i Iler,’c>c, ser la cíeser o,<¿os reu’oja- Pc:uo loojruese
crouto:o:1’oo,crlrzc;o-le¿:5/o-fOOC>olCO c~d ir; 0>t~/tfo>lO~
/oOr!. Coi-Ñ’ifoo/!ufto<oofd:
o~ct¡’ío0cjo2 o, fí-ozo-Úclo~l
= juicio: ¡ooor c~jt~nqolro lo> ¿ois/c:u,eia
de ríe es-1ott;.<o do.: la ícosoo,<o vro 5<OV, ro o0o osiok-u’eioo ¡bitcío> elrolf’Oc>o>! eO/o;fj’o) -- (:1ro. cit.olg.lt)8y
<tos dOTO <rolegoetos¿leícronT oconoienr<O <le lSi
1-untíanoeTo ¿OS

estado
de uniótocon eleuerpo<~l

Por cualquiera
de estasdos vertientes
—percepciónsensible
o
<ruttoetouocíeiocia—,
íouestrro
autorcreehaberm¿>stradro
cuísu existencia
y naturaleza
larealidad
de laintuición
metafísica
delser.En lapráctica,
esun relámpago
fulgurante
que urosinvade
con su sobreabundancia:
o se tiene
o nro se tiene,
perroen todtocasosu prosesoton
es,según
Maritain,
un prineipiro
de diferencia
radical
entre
Irosfilóstofos.
De aquíque.desdeel punto

de vista
delsaber,
precise
de 1ro que llamauto “atiálisis
racironal
cotofirmativo”,
estroes,un
análisis
que dcnoucstre
la necesidad
dcl“cus in quantumens”cornoobjetro
supremode
uouestro
conocimientro.
Sinliotuición
dclser,elanálisis
quedabaldíto
y esestéril.
Sin análisis,
la iíotu
icioto dcisernroestá“crouofirmada
cíorazóto”.
El análisis
supouoelaaceptaciótí
toatural
¿o la etoíofirmacióuí
porla

crítica
del valor
traíosobjetivo
de lainteligeíocia
que ya hemos considerado
cío cl capítulo
anterior.
Supuesto
estro,
resulta
fácil
paraelfilósrofo
frazocés
mostrar
—negativarnelote
y en
primer
lugar—que toropodemosoníítir
elcronccptco
de seruoi tatosiquiera
cíolasciencias
dela
joaturaleza;
y en segundolugar,
que todosnuestros
cro¡occpt¿os
se resuelveto
en elde “ser’,
concepto
absolutamente
primero
delque todtos
í¿osdemássondeterminaciones.

§2.Deternoinacinnes
e impUcacinnes
de laideade ser

1. Si la intuición
delseres —en cuantointuición
pcrsronal—inefable
y sólo
puedeserdescrita
de nírodoaprroxinoativo,
en cambio,
su otojetro
íoro sóloes cotocebible
siuoo
que es el objetopropirode la inteligencia
y conoro su tejido.
Capt¿unoosel HECHO
ORIGINARIO DE SER y loexpresanoos
en un juicio
existencial:
“estarr>saes”rs “yo soy”.
¿Qué prodenios
descubrir.
sc preguíota
Maritaijo,
cío el frutro
¿<sírobtetoidro
y proferido
prorla
inteligencia
a través
de laintuición 65>
delserM

¿noanMisismás derailadro
(67> ¡‘aro, deesueuesnió’o, ¡oooe¿¡en
ecotos¿ílrarse
etorre
ro<rros
<coros:
011,(Si£C VII 171—158;
1)5,(StIL IV 404 —Noora Y)— 4’4o 427 —NooTa 48— y Anejo V (1068-- Cl& ¡ 24-2—243 —Nro¡o, 8—.
1069); y l’hli,

Para 1ro frtn¿lanoenra¡


en esrepotToroo,segríinoos
a Marir:oin
cíoSt.IV o’ VI ((SIR.’V): «1. (SL l\ ~8—S’-
ANT. IV ((SIR 11) y ¡55,(SIR IV <§8 y §9).

97
1>4 eooTotrilOLtcioTT
<le 1. N-laritain
o> 1:,Teoo¡coei:t
Noitotí:,

A. UNIDAD Y NIULTIPLICII)ADDEL SER.

Al misrnrotienop¿o
quecaptro.
cotorocasiólo
de laperecpeióoo
extcruoa
tic
‘‘esta
rosa”,
que “estar¿osaes”.noiespíritu
eapt¿r
tanobiéto
que fuerade élloayrotrois
noríeloas

crosas
que igual
mejotestoti.autoque nro de iguotí
¡ii¿od¿o
que larrosa.
Srouo igual
es cíoel“existir”,
perrorlifiereto
cíootígutía
rotra
etosa.
¿‘Líoqué? Lo crontr¿rri
¿o del“ser’’esel‘‘joroser’’,
lanoitia.
Es
cvidcii
te.siti enobargto.
que la uootdatíopucdcserpritoei
piro ticdistiui
eióuí:es alosurtí
ro decir

‘‘dífiercio
cíouoor¿l¿r”.
Di feriráoo
tanoloiéuo
cíoel “ser”,perroen algúto
otrroseuítídro.
puesaquello
ero
1ro quecrhuovícuoeuí
titosseres
tiropuededarrazójo
ticaquello
cíoIto quesediferenciato.
Hay que

decir,
endefinitiva,
que elseresunanociónanáltoga
y no puedeserentendida
unívocametote:
es UNO y M ULTIPLE. orfirnoará
Maritain,
etolouuoidadticprroptoreirtoalidatl.

B. ESENCIA Y EXISTENCIA.

Crotíbr itotuicítoto
frorniotí
¿leíser>le es ti¿u¿I¿ual itoteleetro
tanobiéuo
loo
captacinio
de su analogía,
y etoloelIot.
adeniás,
laprimera
(letCrniiioaei~n
(leí
cotoceptro
de ser.
Vemos enseguida.
dicenuestro
autor,
quedebemros
distinguir
doselemeíotos,
quesibienestán

intrínsecamente
unidros
y nr)puedetoserdistociados
cío el espíritu
en virtud
delgradode
abstraccióuo
dc laideade ser,guardaío
de hechocutre
síuuoa tiistiuoción
reotí:
laescuocia
(loque
lacosores)y laexisicuocia
(suactroticser1ro quees).Liscrosas
se distiíoguiráío
asíporsu ser
(conlio
escuocia)
y eroniulgaráto
prorsu ser(cronoroact¿ode ser).

O. LOS TRASCENDENTALES,

Tetoenios,
pues.
qruehay algrocíolaserosas
cío virtutí
dc 1ro cualtodas
crol]vicuocio. Elcrotoce
ptro¿leserprredeser¿op1icadro.
ptrtauotro.
a t<od¿usdl¿us y ¿lee
ir:“Urs crosas
srouo” 1-iifilósofto
fratocés
expresa
¿lenoaooeraelásicor
estaprropieda¿i
¿licientito
qríeelseresujo
TRASCIÁN DENTAL.. noás aúto.el rey ¿le Irostr¿4seeootle>otales.
1 Jo elas~eparaconoprender
¿r

ést
roses.precisanie
¡ote.br¿ujiorí
rugíadclcrolícept<o dc ser:“si ecu/a niuScli-’
loscidersosexistentes

es lS/uf
ro ci su manera, u; ro a su nra¡rt’rc¡,
tt’rcjc¡c/ero dice.
a su uraireucí, es porque cada uno

exrsh’.o c’stc¿Pu ¿‘va <leíespíritu


por sí nrísmo> cm sr-¡ ¡nou; ¿‘1cm “. litoefeetr
t, “si cactouno í¡o

98
etTtO cte1 Sios
1 ccoooooeino
<4JOdí:> nT cocosOOJ 440 c>gie4
05 dIc

existiera
fuc’ra
delespíritu
a su mane,a,habríaquc’pensar,o bienque caciauno existe
fuera
del espíritu
pero 7>0 a su mc¿nerc/, c/iferente
dv’ la cte los cStros (entoncesocurriría

¿viclt’iitt’n-i,.e>tc’
lcS ntpanc>con lcSsc)trcostrascencli-.’ntales,
que Ud) sc-ría;? analogoStampoco),o
bici; qu e cada ui>co iroexistefuera del ¿.‘Spíritu,
y que no st’ tratanucis ciue cl¿’ una

represenlc¡c’ion
¿1<.’ ¿.stc.(entonces
lostrasceurdc’u
utalessería
u> todo,’uu¡ivoccos,sir.’ndo
de igual
formna rc’pr¿’sen
tactO?; ¿w delespíritu”
(Rl.OEC III23—24)

Fío defi¡oit
iva.elsersrtpera
—pror ¿<sí¿lecir—euo valtores
iii
tel
igibles
o>
su misma idea,multiplicárodrose,
paraproderserabarcadro.
en lasrorocurones
diversas
ticutio,
verd
orderroy bucloro; ést¿us40<0 leañadetouoadacíol¿rrealídoid
sitoroque s¿ouo élnoisnoroloaj
rs uto

euertro
¿uspeetro.

D. EL SER COMO “TENDENCIA”

Taly cromo la loemros etouotenopl¿tlt.


lo> atoaltogía
rielsc-res pura
diuiamicidatí
el serse ‘‘tratosgrede’’
a sí noisnio
en el restro
de Irostrasecuodetotales.
Si se
etouosídera.
en erouoereitu.
cóníro
clsersroloreabuuorla
cuí“Ixouodad” advertiremos
—asegurauouestrro
autror—queno podernros
plantear
laintuicióuo
dclsersinplantear
cíoéste,
dealgúnmodo,una

‘‘icuoderícia”
rs i¡oeliuo¿rció¡o.
El bicionoetafisicro
revela
asíutíatiucva
fazinriispensable
delser
que eouostituyc
parorélutíagíroria
Y Luna alegría:
elloicto
ritopuedecuotetoderse
¿<decuadametote
sitorelac
ió¡o al¿<noror;¿motory bietosto¡o erorrel
¿<tivtos.

Los tronoistas
clásicos
expresartouo
estatoecesidad
cío 1ro que ellos
eroiosidcrarrouo
uto ¿uxi¿onoa
evidente
desdeelnionoentro
cíoquetetoenios
laitotuicióro
dclser:“ad
romnení<frormarí
sequitur
inelinatito”
(en fraseticSarottoTomás) ro “romne essesequitur
oíppeti
tus”(cíover
sirito
dc Cayct¿mro).Putedeserverificatito.
segúuo NIaritaito.
cío u ¡oa d¿olole

perspectiva:
a)Cyoauodrolaabuíorlancia
delsercomrobiensccronsídera
en
reloteióuo ¿u ¿<quelíroque lot recibe
tu pueñerecibirla
( trodro
s Irossuj
etros).
La lotouodadrielser

provtoea
ciototoces
uuooo leuideuoci¿u
ro tíescro
dc orquelíros
lio-icia
ésto>( ‘‘bronumistqurod romloia
appetuíot”
1 que puetlerienivar
de <¡tíacuárlruple
fucuole:
¿icí”
appetitus
naturalis”
cronoro
cli
iii toae
i<oto uoouturoul o etolosustatoe
ial1 ¿usíescronotolamoteri¿x desealoosftornoas
¿o laitotel
igeuoci¿o
lotverriorrí
); de la itoeliuoacióuo
setositiva
( eru¡ooooeuouiotlío
decinoros.
prorejenopíro.
queel alinoejolto

Qt)
¡>4 ecoorrib<,cióto
dicJ. M,tiT:4iTT:4 la le~oloog<t
N:otoi;:ol

esloncuotoporraeíauíiuooal);
¿lelo->inelitoacióto
itotcleetistot
ro lo> vtulututad
(eronoroeuaíodoríecíníros

riue esloruc
toropotro>elbronoloreseresíurooad
ro prorhosrAnosy tener
aíooígros).
Prorúltimto.
Dioses
bucioro
paro>trodros.
‘lenenoros
¿<síque ruuo¿íerusores loueuía
porrorrotracío troriros
los

groidros
oííootlogícrus.
b)La srobreoubuuodaneior
delsertanobiéuo
puedesererotosideradot

e ti rel¿oei
óío crouo a¿íuc
lío noistoiro e abuuotlaEl serticune etoton
¿itt ces 0< srolorepousarse
y

etoniunucarse
- x’ tic¿otoí lot itoelinacirouo
ticIrosageto
íesuoaturotles
o> cotiopletoir
prorlaolee
hoto
(oso
trouto
siti
so> ¿o “alg o rolrro’’
. ¿u ¿o e¿omplet
oírse¿o sínoisuooros
prorlaaecuroíoiii
maíoentc
(‘<onsidereno<os
sepotroidoinoetote
a lascrosois,
alhronobre~ aDios

nousmro.segúnesterespectro:
5En prinoer
lugar,hay en tronaslaserosas,
segúto

Maritairí.
un anitornatural
¿o radical,
una itoelirone
jón ¿orotro
lógica
que se erorofunde
crinla

esejocia
noisnía
ríelasustauocia:
de esta
maneracaría
serse ama a sí noisnoro,
y a Diosmás que
a si.
* En elcasto¿leíhronobre.
euatodto
tiene
erouocieuocia
de

su eomro “y¿o “. prorreflexión


s<oloresusojetros.
toace¡¡¡oanorordc rordeuopsíqui
erO <o espiritu
al,
enoa,ootrlro
(“anororclicitus”
), inero¡ome¡isurahle
y cío elqruese erouost¿uto-í
uuíasrñorealo
íuuodancia
cío
crouorocimierotru
ro cío aroiror
que leperfeecirona
prorafoadidura.
Estedesdtoblanoieuítto
delamor
uoorturorí—precisa1011 estrro
oíutror—pirede
hacerreferetie
0< 04 utoro nousnoro,y entronees
sc diceque
es uto anororde orfeccióuo
directa
¿o de anoistad
(cíosi,a síy prorsí):
elsujeto
se perfecciotía,
perrosobre
torito
srobreabunda
donándrose
os símismo.Peropuedetambién
dirigirse
a otra
e-rosa,

y estroríetiros
noatocras
prosibles:
¿o bietosc dirige
a ellaconorohuetia
parasí(anoror
de afecciójo
refraetotní
rs<o ¿leeruto
eup iseetic
it),
¿o locíoeroloiro
oiteii¿ten síy tiigio
¿u ¿leserounoatlouprorsí(anoror
de afeceíóuo direcio>ro ornoisiad
); cío el priuoocrcasro,el suj
e tro se períece
ituuoooráeouoscicuotey

00,04 SooloIol:ITTteacl<os
¿lestie
laiTotruicicon
tIc ser,
diceMaritaito.
lOdTerleTte.x¡olícarsc
icos octros de edoTooocer
iion’:>;tcTTtes

5 <vn:>>.tltiOtttJ
‘~C’ OoT<OOtlOÑOO.5 cte¿ts-r.st-ctotttto>,
ttTJ <e,-TiJ:uTo’g e e>>’o,lees <tJooTTet-eit ootd<>;4tJ00 o:oottloOtaJo’ uíoiti¿,oí >~oit-<t
cl,.’
5rotou~oto-xio
Oi’ o>t~tit~o>fio¿~urto:t<tlo~rOfVoo<iu.otit:uO/oo
o:cOf’otOlo> .5oOlO,OteAiSte,toio>?uJu;4o;/c?ioll ¿u; lo; ojJ/e ¿:1 e04’uioose¿tu>/e es o)
<jee¿euotjuOOttfotio<uio>lf>ot-Ttiot 0l o.-oouJcut-itloo:
tJ oZ’ooo’u d~OOi’OtJ lo> soo/Ouet.u¡srctuttic> iiiu’;c>iotr¡o; efT llo> ojou<t ¿‘1 o;uo;c>doo es o
cje’-¡eu; e <o; o:! o; u’>o>’‘tetJ ‘u-iuOipio cíe‘uf‘a guao edo;d 00 cíeroJo> eco’í>í<’turo/ liclc;ci ¿un eu; ciou;d>1 /004lo> cjiueel auncíu; te
ueuoolotiu,/eriCof-uiJ¿tuo/t. Cromo? c> sTu /,roo/)tto -ter-o/o:! o[T/Ot o~stiuiJr-f-o>
s<’
1oo;,o>dco o> lo; ruuihiu, rUtsrotuit¡o; l ¿‘1 oit;íc>cto,
toou; V
Joterolt-Votuooij¿-fOo/4:>> lo> rotoc’iclo>tj
oíd-! o>fiJOTohO-- t( u, r Si-It IX 5-4—-SS),

li/It
l-oTTodi:4nTcJtocos ¿¡clctoToocinlicTTocO
OoToT<ologitdo-s ¿lelIAdos

srolruiotorrioonocuote.
cio el segutodro
perfeeciruootroi
u roirrop¿orlot euotregoodc su, y ¿o sí nousmro
tío¿ i ireelottíoe uo te
Prorfin,
-t en cl e¿>sroríeDirus—luoteleccióto
y Anotor—.

eru¡oroeiéui¿losc
y’ auoooiuorlr
ose tíoseperfece
íoíloora,
perrosístobre¿>b
undará.
y estor
srdoreo-rb
utodono
cía
erouostituirá
sriprropiro
Ser.

E. “SER EN POTENCIA’ Y “SER EN ACTO”.

Nlari
toíi
¡o etotoclii
xc en este prinie
r noronocuo
tro etolo uno> cuarto>

consideracitutí.
Aeaboí¿ledescubrir
queelser,porelditoanoisnoto
de su sobreitoteligibilidad,
dicetetoríe
¡ocio>e i ¡o cli
uoaciroto,Perro.¿queesesta
simo norov¡noi cuotrolio-icio>
ruuo¿ípei’feccirSto
que nro
se proseey quese tieseoí
¿uleatozar?
lloibrá
que etonveloir,
prortantro.
cuíque ttorlas
lascrosas
que
¡oo reproseto
euo la perfeecióto
absrolut¿u
de sínoisnoas.
ptorsu propia
iuodigetocia
precisato
del
niovinoicritro
y del canobiroy a él cst¿insubtordiuoadas.
Pror estelado,descubre
uouevas
deternoiuoaciroroes
delserque natorazóto
rielrleveríir:
elactroy laptoteuociot,
¿o mejor,“ser en
,tctro”
y ‘‘ser
cío protetoeta

2.irotias
bisríetertio
itooteirotoes
ríelo> incaríeserquebenitos
estudiad
¿o sigu
icuodro
~<uo ues rrofil
ósrofto,
toro ¿<grotono,siuoenotooorgro,
susrobrealo
uuodonoci¿o- Euo lo> mismaluzríeesaidea,
elespíritu
e¿ípt
¿u. tornobo
iéío ib tuitivanoejo
te,la votíirlez
rototrológícor
ríeItosprinoerros
pritocí
pitos
eromrofundanoentos
delsery de larazónespeculativa.
Apoyándrose
en ellos
cromocimientos

dc su discursro,
prodráestablecer
leyesexplicativas
de larealidad
y caminar
prorel senderro
segurro
ríelo> eicuocia
cío t¿odrosIrosr’ordeioes,
itoclii
íd<o el cronroeimiejoto
(leDitos.
Euo lo> roloro> noorritaiuo
i¿íuoa,ortlenoás.
hoíyuno> es-ideto
te líuoc
a ríeconti
tou ídoidcntre

estros
prinoerros
prineipiros
y lasdeternoiuoacirones
rielser¿1uc ya se proseenAriuclíros.
cíoefectro.
soto¿jiseer
tiidroscíou ¡0 1011¿Sro 047<0 rIel
Irogroto ser.que.tictorocNn - sroloreorlouui
doí tii;>s¿tíl
a tic1ro que
su nousnootidea poire
ceoipt0rtour:en ~‘1
c:oír
cejoto¡¡ras¿‘onuu>> y ¡¡rasc¡bstractce¡r eltau¡cepto
ch’ sc’r, cpu’ ¿‘s ~‘1primerofonir
ciclo espontcmec¡meu¡teaunque el últimoelucidado

científic:cnn
enle,o ‘¿‘¡nos<le un primr.’r
vistazo—dice ioriestrro
¿tutor— lo que puc~cíe O no ser

c¡tríbu
ido cd st’;’.Icí1 ccom (0 losjuicícos
prinrorc/íc¡les,
losprin¡
eros principios...
qu<- brota,,

iiiin<
clící
íd/li>
<‘ir cl>I>(oscot?’Oseu> cito
tr’ u> tcS ¡Sr’,;
sdnndoY bc¡¡olcidlc?c:iOncíelaluzu; tc’lt’tttual
que hay

It)
1
de J. M:orit:íin
1> coOooToitorTci(oot :4 la ¡etoicogio>
NorTeo’

<‘Ircada 2-mc); ¡re aquí —añade— lc¡p¿’rcc’pciOlr


sí;; discurso,la iír
tuicio;>t-’erdc¡dt’¡’azne,¡tc’
¡orín;ira,
p¡iuí
o?ipidS o/e toclcto-’cu’cíac/,
iluar
i,radiiO¡r sinla c~>tc> ¡rí-í
11>1/Y prt’cic>sc/ estr(Sespíritu

c¡uo ‘clarta
¡ir,
‘nr¿clic¡bl,
‘¡u;<‘u;tc’¡O¡ii‘c;clo> cío’s:-íbu ~u; ¿‘sIc;fi>tuicic>ur
dc’los¡orn;;¿‘1(55priur
cipicS.s’,
cpu’J>ascal ,‘ebac¡ourabn
con ¿‘1 e’orazouu,¿‘s a laír;t¿’lígeuueía
ci lcrc¡nep¿’u’lo’tTr’¿’¡’
p¡’copíantenle
(PiíB,
OEC 1 246—242).
0. Irosprimerros
Eto la noerlida
cío que sc troita
ticjuiciros
‘‘persc uototot’’~
pri
uocípitos5r0¡O it]rieroiro
stroibí
es y só)
ro pite ros e¡o loo luzríoistoo¿ude su cvi
tic¡o sernorustratí ricuo
cia

proratoo)
lisis susi é moi¡oros.Proreso.ani] sic
ríe. ¡oríro
‘<-‘erd
arles
cvi
¿lentes
“seenuorí
uno se’’y i¿>nobié-uo

‘‘quroou¿1toros’’’
su evite
toe
ia uoru se ínoproíoc
¿rlespíritu
noovsqu e síuprouoicnntila o>ctiv
idadríeéste

cíoloo cronopo>ro>c
ióíode lo<s uoroeirotoes
de bus ito
tel qne 1ros eronoproncii:rlistiuotros
igibles cromo

ctoneepttos.
el ~uicíro
Iris
ideuotíficará
críla realithrtl<’tk

1:4 resefo:,
<700 Recrogenooos oleIrosJexicoso’l:>siccos
¿
1<Je Ícttt¿l:ínteíor:,1ts
co,tsttlcr:o
JoTte5to4O rotor ‘‘¡‘ev
IrOS jttieioos
sootore

y ¿¡ncciro
se íorotae’’, en Rl ((SRI¡11 89):
—t(SMA5 1)11 AOUIN(S- lSt’4—~Ár. ~. nu, a. 12 ,Sruu,u-t/eoot, 1. ¿j.2, a. 1 (eroTo el conoentariro
de
(Iayetaíoío):1—ti, ¿~ 94.o. 2.
---1UAN 151 SANL (SINOÑIAS: Loog..II,g. 2—;’ u - -4 (Vives,l,ío. 675 y (o7(o),( Reiser, 1.p. 767— 769); tj.
25,a.2.
1:40 e<T:440<>O:4 Iros¿le] ;0r40¡oiooM:Trit:,iJo¡orterle,
crOTTsi¿ler:4rse
etreoorrros:SI.,V, VI y Vil (¡)—oLE V—: ANt,
IV (2 y 3) —-014’ II—-: Rl.¡~o.7) y III(44. 10)—(SflIuiu-: y ¡>8,V <o. it))-(SIR’¡V Úo’19- (oS?—.
4qe/osde
.S<otorelo iot<ctioividlacl dic bis¡oriT4cipi<os
joiropio y so “iTolaíibiiirio4tl’’, 10:4 tlicloo:
Maril:4iTo ‘fi-euo/e
o; c
uoso; u’t¡eu; fe giu,4
¡o¿:
1o 6:.’— fo>les oo.ouu>o <:1 5¿’rY lo>s tuo/sct’uodeuo/o, les,00 loO- 4~’O’ute/0 0.0 ta/prel?000. lo> tuo/ eligeu fo¿o; ¿o//o/o;00
(000 co>/>fo>,100-’/0)0000
‘>ueolc:o-o>10/a
1 0/ uouedio,.c .-lll!
10>1 e,gcíoou;oje falesoo/OjetosgS;uul¡O lr.’surO 0,1etjeu y foco se? tcr¡o/orolos fO>?

<<lía.pon-quesoof Pos cío>foos or¿ruTeroo.sopIo:se /04/Ocou;o’/; o; lo> iuf/ ¿t!IÑ’Cfte¡o> d4< toodo.os—- loocm,.’ooe>f/fe atote/c>doe,; elcaso)
delre,’y- cíesoIsprrooo’f-o;s cíe/e,-» ; ct> 00 es — .si. cooíofrcouo
¡Ud> fo; urcicolesif0/¿‘logt/olo:s 5~fo;/oíes¿o/Jorados,pco/-su sc>lo;
iu;5voe00b0<> eoouuo/.’o/ua
Oboe lo> iu;/r:ligeuoc:¡o; ‘e ¿‘u> Of>Oc> /0> e.rigt’u; ¿o; edel0>/roo,lo>s JT/ietOS dl/Ti O’ 6/ko/o/o ¿‘u; /0/;005 dc’ tal
intruicioiu;
uro> podu-o¡u;utose;- -‘t’¡dorcl¿’roos, y seiru>~ooou d,o>u; o> ro.odo>sleo¿‘sjililtus cOletOla t’t-’idjeuto:io//0/iI?>O/dr clt’ lcrqr’e
t:s/0> so¿voeu;diclor /oOdio/lo> J ‘ido,de lo> ¡o/so/u; ..S’e ¿:0ouurjo
ro’urde 0>5 lcr irqAliloil ¡dad o> losool>í/or de lo; 1oereepeic$ude r lcos
;o,-i,,>euoov foÉ-t>J<:tpOtoos,r-o:roto>ot>ts ccmtsci¿jtitd~n-ú. c>LSIO lotiz )OT4e>to>01>40 (4>00o/t:loo t>:r-(>TOT>oos ¿5 iTJtoteo/oo>fottiTt’,>(e
cíe lo; foca!4 oit’!00/u-ro.~-parauc¿clcoy.lcosÁioundsrcs. /0>/es/o> o/J/ locg /ttru(J zocOs -go!>; /00>/tIro; Ir>;,’,>
te¿‘u> tc:fTolidos- pco/eacIa
4/oto> o lco.t/o,-iuuoo’u-ooc/ou-iuoo:ijOooOs oJo> iuu>/OoouOo:u>o> lo/ ¡fO/otii5’Cf>CiO> 5>1 iotuuoo:olio>toi e> iojt:u>oio>gb/o! /ooOrí/rue /000/su JOfo.Of’>0/
o>t-/i~-’icjo>cl,
esto>/00/1otuesfoo o:,>0>0-fo? r¿l/if,Joci,,
o ¡ufo:1i4’ilozlitjo; críiu,u;
o/ >oajiotto> u;4.’c:d:s¡oio>oj oloj4:tiJ’c>.Reo:uoooou>fro>;noo.g oro/u,
uf>¡su>‘o; le’-0/0/o:o¡J u ¡e/o:09>4e lo; u;> t’!u,’¿:u o io> ff00Oitoiloo>dT/ 0/00>loo>rut i¿tfofo> uo>o/.to/ríe í~t~lo;11o4
re<ooosT~c>
eolio;o>to>f>
T’T>de sriuIT¿roooo
o> e/i4-’ido>d
oTt-t>< o/e
T<TtsT0Tot,
i.’r/el¿’¿cti, o ¿<¡eto/o, o
; o<r ¿‘1 o0Oi¿ttoi
toouJ 1 sto> s>uloxruo,’oiclo> j o>too o’! ooIo¿o’J
/000/la ¿‘l’ioleut&-oIt’! o <¿‘>J OtOJ
/ot o)lO¡t’foO,o < i
; <
J ! o
J o olot’I>J e
J IÍ
;<t’roubr ¿‘>-‘icjc:u¡eio; O ,’J ( ’Oi0o/o>Oi
es4t
oit’!oo/Úefro es ¡o/uro/o ¿oir; lo; /t,:<tu; lo; o;uo.’
¿‘110> 4-i/o>!-‘ (Rl.(Sl¿(1’ lii88-9(5).
o<g/Oo.o,f/o>uJo:iolo>o/
¿00/>St>fOfo> /00~fo¿fOIfO>>Ot/t
5>>
Estenttsno<o ¡0<4000loasi¿l>o objetoo ríe:>lg¿TToe.s tTTtCrCs:444tC5esJoTdlo<os.A¡o:4Tte¿le1:4 ob:,etitie:’ ¿te.SAMI0AI(S
~cots 5.4 044 cl:>.joToeclecrorTsoTi<atse
v:4r405 elarico~lro
oleE.M(SRAWH} ‘‘t’co-xx-cj:T
~oievw-szyci, -/t:4s:4d1
‘5 kroncepcji
- Nl:4vcdc>oc o (1es~ov0404:ijoesjore
torie.r
5 ¿t:ios 1:< ¡oto
itdOScOjOlOe ¿le1.Nt :oit:<i u) e 5/odio;¡o/ollo so; ‘/o¿<oc:<Itris jorro;e. 1973
(0>) 44. 1 jop 1 ‘Y “0> Y 14 oIo~ -> otelTooisn400:4044<0> oi>OTI:4dl:o Rolo; i>ttol¿Ojive /OuvVjff>OOho>/f?fJ :o>loostut oc’meto;/Lvee
oo~’o$luot’j
tu /. Vto;c-¡/c;zuoo, (Irr<ole ríel’íoo>c>iticoo
¿¡:0405l:>cee¡oT:4Ti>oJ
deso oten’’ers
pvitocipe-s ¡:4 n0Ct04¡ohysit¡rTC
tl:,tos
génét-:’Ie
ríeJ:>ec
1coet. N-t:4iiT:4ioo).
Ak:>cl.col.katlo<oh. W>ts>tasv:4 1974.237 10. (1l:ty<>0:4 red’cJosio)JsJ rolore
estaoobr:,.
¡000 10:4tJe cte5-1. J.-\WSI4SRI. eTT So folio;1’/Ji!o¿soo/o/oioot’ ¡‘>7.S(II)
c-/u-is/iofuoo>t’. n.l pp 192 ~t) 1

192
¿leícroTorociJolier><>O
id4Tott4JO4CJOttosooTo<roloogictos de ISiros

Vamos a seguir
ahoraa Níaritaito
en su cronsideración
particular
de los

priticipiros
fuuotlotmeuotales
de larazónespeculati\-De
’a.frormar~cuoeral,
eldiscurso
maritaiuoiaroo

arlnii
te: 1) nio¿ pluroil
id¿rdticpriríoerros
pri¡ocipiros;
2) tui]oí subrorrí
itoacióboríetrorlro
s elíros
al

pri¡oc
ipno de ideuot
irlad;y 3) uuoa iuostitucióniuonoed
iatoo.iii
stñotiva y ¿uioooiit
ic¿uríeIrisnoisnnos.

reforzourloo
prorn¡oa rlenonostr¿>c
it’oootoegoitivo>
pror“re-duce
ióuoalabsurdro’’
— y prorlo-ocuotíelrecloazro
de etoouiqtí
icraríeelíros
suprotie
or lotvezelrielpriuocipiro
de irícuotidad.
siuoelque jitoes pnosible
iiihouiolar.
uoi pcuosar.
uoi existir.

A. EL PRINCIPIODE IDENTIDAD:

Ño uouestr0u
etolosiderac
ióuo espee
u 1ati
sol¿leloo iuotu
ieióuodelser,diceel
filósrofro
fratocés,
éstese escinde
primeranoente
cíotiros
robjetros
ríec¿ouiceptto
que rlístiuoguínoros
de uuoa níaloera
purametote
ideal:
elseretomo erosaro sujetro
cío prosicióío
existeuoeial
(“ens ut
existens
—actual(O posiblenoente—
seu prosituno
extraniloil”)
y el sercromo predicado,
perfc-cei
óío ¿o ríe
terno
ib ¿ucióíoiii
tel
igíb
le (“ensutquidessentiale.
seuponensinre”).
Siendodos
jorocirotoes
‘‘fuíocitouoalnoeíote
diferetotes”,
resprouodeuo
sitoeioobargto
a lo noisnoro
cío larealidad,
y
este“ser 1ro noisnoro’’
es1ro que elespíritu
ve iuotu
itivanoeuote
en elprimerro
dc Irospriticipios:

“CADA COSA ES LO QUE ES”.¿u en roirol


fórmula
niássignificativa
trodavía,
“EL SER ES
EL SER”.
El espíritu
1ro ve cronoroevidejote
segútoelprinoer
notodode perseidad
porcuauotoelpredicad¿o
frormaparte
ríelauorociójo
dclsujetro:
es,en palabras
denuestro
autor,

un ‘‘juicio
iuoelusi
vto”(72~
Pesea l¿>saparicuocias,
adx-’ierte
Maritaiuo.
¡oro se troutode uíoamera
(antro
1ror~ía.Troclauriormetafísica
estáaquíetouoten
ido>:vcmrosqueclseresuro acto,
laraíz
de

Sobre hos ‘‘¿íro:ttcot perse”,M:4ritoiTT


<t400dli¿lieerttti itodijea
coinocotextros dic CoOTTSd4lt:4 eTotre¡tos
friTotlanoeioroies
:4T0<tgdtoos,
¡cossiooTieJttes((‘fi.
Rl,(SIR? iii54 ‘o Nl.,(SEt’IX QOS 0>0<4
—AIUS 155 III.118 S’o’¿.-boorL,
lito,1.
—-1 (SMAS usE 0Nt.OUIN(S:uy 1>ouot ¡luto;!,lito.
1, e. IV, Iectutu (y ti>roInobiéTo 3~ (ite.XII).
tect.
- ( .\YI§tr\N(O. lu ~iuto;Loor,
l lito.
1, e.4.
-- J L.-\N 10V SAN it5~ItSMAS looc . it.¿~. 24,-,.
-4 (Vi <¿o. 1~ p. 67? s>.(Reiser,
1. 769 s.).

103
1>’ e<o¡TOtilocooíoott .o 1., fecolooec.c
tIc1. \l.>ti~cio¡ cN:>oc’:ol

¶ ostiaper
fecci<‘oto; y en ocgutodro lugar.
que elsernro es c.lno—ser
Cronoropri¡iie
r pritoeipurodelsery delpenso->r.y boujtiestaluz-iii
tuitiva

el principio
que se refleja. de irlentirloid
expreso>—segúto nuestrro
auttor—la croloercuocia
extroonoe
¡otoily lariqueza delseren trotios
expalosiva susgrados¿tuialógicros.
¡‘rejote
a Hegel
pu críeresprolo
¿lcr.
ptor tonoto.qticelsertoro eslot puroiniríeterno
iioo>eROlO prri
pi¿u (leí
etolo
eeptromás

¿rlostroret¿o
y ituinersoil:
si es íuotlelerríoiuoarho.
1ro es solrocronorí
‘‘í¡o¿lisuíuotro’’.
perroe-uovrol;’¡etitlro
04

lotvezcríu ¡o tíousnor u ertíocepIto¿utiál o y ¿lito


rogr ánoi crotroriros
1(05gro>rl
<os ¿leriel
ernonoacira] prosíbí
es.
Pourouelfilósrufro
trinoista.
elprilocipiro
de iricuotidotrí
enturo
leyriel
peíosorr

y’ riel
ser¡oncríeserrut
<sirariro
o->tle¡ooás
prorrerin
ce¡otooíl¿ulosurrí
rl

a)Si 1ro recloazanotos.


en prinoer
lugar,
cronoroleyprinoera
de

íouestrro soonoieuotro,si orfi


peto rnoo>ry negarIro uooisnorode laríoisnoa
erosorpuerie
serigualmetote

eiert¿o.
uoroproríríaroinos
rice
ir¡oí petosar
íoottia.
puesdesdeelnoronocí’
trocíoqueenutoe
i ¿o ¿rígro
cromo

dotadnoríeseuoti
ritoy sicuodro“estrotu ¿<que1Ro’’,pror1ro noisnoroqne 1ro afiruoito.
exeluyro ríeél1ro

que nroes.U> cro¡o


trar]
icer’ouo eroríoo
talritopuede.pues,tener
co>bi¿loo euo elordcíodelpensar.

b)Suprouoganoos
aurora
queelprilocipito
de identidad
puedaser

1>4 acrirodí ríereducir


nb:>oiJ:oiToi:4TT04 el prirocilobdo
ríeToto—C<oTotoadiiccoo4o
:4 <440:4sioo¡oie
flexiclio delpriioCi¡oiro
logicol

dic ittetoTidlidi,
vcIdlacleT-40
pirToerpritefloiJe;O t¡odoosloosíOrdleTTes, libre
tocoselo:,5-isto) ¿le :41gri4400s criticas:
—lOo. ¡‘liii
¡¡‘PL.040v ejeno¡olro
lo:,crei¿loo serro’ásfielrl noisteri~o ¿leíseT,5<4 :orooJoioJoTdt:4to:tlogOc:4
y lo,
ou-’o¡oio¡ ríe1:> ioore¡oge4oeta,
TtarlTro>leza reeoo,¡oe;e;o¿loo
la¡oroTooaccc4
—-‘‘sino¡olieiter’’—
¿leíJooiTocOpooO ole‘ooo cot~<iadiccir$oo,
neisflexible y :,costevco
erosoispreteTosiroooes. ¡0<0vsc’ tíeboltrítI Toeg:4Jiv:4.
c1riOiciríeídletotidlo4¿l l(Iconoíote ciotírí
soirSe¡or
legrous soto 1’oiro e e¿ lesprerio
ocrspri TOC ínoes ¿te 1 o <<seos¡oec rolal6-e~Un ?t: ¿o> o/¡o.oroo¡soe. X ieooeotooée, -Itorne IV,
u. o. Jan y.—nars 1935, o~o. 333—341).
1 Ser prefiere. lio,iol:tr
¿lec:4
l:JO est2T noisnt:4Une:,, en irg:>r ¿le ioo<044040000tIc
10000Cir>ot, <Jota c:iptocio~o
d¡<lC Toro
se O400S noootiLieso:> a la s’o¡:í
loJz dcipriloci¡oi4o ¡oerTo54 0 4500 514 presi4:To”.
—¡‘<irsr; ¡torre. A. tiNLMMI <:,rT.¿o> po 300—311) se lo:’levoatatíro c4oToOr:o 1<0 o¡roecroTosi¿terarin:,
iloscíLicieJo :,teroeioto
te :4 1:, oolo<osocTooToSC! rotoser‘o a la íooceottr:,¿tict~orie¿latI
noaritaoili:>To:4 ¿leíset-cronooexigeloci:4
r’tlrinoax- dteforoieioo n,isno:’riel fltTotl:TnoeTTtco
noct:¡Lísicoo. (‘<moroCroTTsect4eroci:4 de esoo¡L:,tt:¡ tic:TreTocor)4o
exlolicita
TiC ¡pos,ríe¿1:00 ¡¡yOrodíA ‘‘oCC 0000cocino ocnitorTicoonOrOi <oyic¡o’’½‘ 1:> ese:>
itlairoso> incíd cucO:> rIel40r0—sCO en el seo,el
íoritocoíoioo
¿le 4o40-e<000J4:idtiet:i<ot0ldJC es clntTicoOc:90:4/ ¿le:40r:4’-es:4r el‘‘Rr,toico>i ¿le¡:4cToTTSOrtTCT¿vidtootl r~¡etafísica’’—
¡¡asiolcotocosiocoestop~o¡ oriesrocoLitoiscoico u oit:idleTToodi:4rI.
5 1:,‘‘reririctico:;tl:oloscordidTno’’
diTtees
eto 5<4 íorinetcio
100TTt:4¿l:> el1:>
¡o<or e¡enoelo<oo ioos<itri<iv<o
oJJ<oTitovidlotl.
d¡eeisiv-ooeJO el0:0500.
1:44 <‘OcIo> esi:>tolecinoieottco¿le bis
esT<05 :<coJcores JOOO ¡otonJ ercos
<le1ovittei1oi<oS—.
lt:Tt,l:400 50010 clestrc~ctis-:~
0,00:> otJcot¡eoten4 tíe sttscritie:¡s soot’íelalorosicir’o44
no:>rTT:40t0i:oJO¡‘1lii
:>. IP!’:íoeoero¿le‘Isoog’o:riu-
u/o /‘tooo/oO
oIt’>-oSOo d-ouu>o/Ol¿’rJ>o:>tfot/-ioo ¡1
uoo;olo> -- tío¡o.3’40—3-4
0/00<7roo> SJ//O/-¿uf¡o:
y (iNIIMMI e:4¡iIoo-:I
1:> :4¡ooott:Teir>J
cso
3 II> ~ 000
1,ecc~t:oto; :> haberse íol:¡oot:alo
-rtt:4rio:’iT>::OoJ
eooro40000000
:4 />e/jeefilolo-
c44 TOJO o<oof-¿/<uc:¿o,ro
‘‘ío:trooteioitlistooco expticire’’.
í>I¡<u>!
To4o4r4¡:>Tiv<o o;l,-oruwor
o:! o/<’ !o5440
tIdTriTosonteT>te.
g?Vtf-e,JoOO ; /-¡(‘oo,-o05-ido,ol
entlo:;4g00. tpag. ser-—cocosereJJor:Tr:i¿lerJo(orl<ieseJot’i:41.
4:> oli:ol¿toita t’oOnooO ntoont0Totco
ríerT¡erlooTcion,
col
el Cc04>oc¿’in<ie;oOoO cíe la excsoeoTec:4
cíe lh<os.

1(4-4
del d:ooJToOcinoieJoT>odio: tSi<05
t-ToJtdL4ToOO)JoOooS ooTT><olo)gieoos

reeloorzo¡rl
<o cronoroley-priniero-y riel
ser-Euo esto>prosi
cióto—rlicen uestrro
autror—.1ro metorosradical
quese prodrio>loacer
seria
dudarríelainiprosibilidad
real
dequelacrouotrarliceióuo
tengacabida

cío la eroso>. Nro hay prosibí


Iid¿rd, siuo cnobargro.
de no¿¡íote¡oerse
aquí sijo plauoteour
una

erototr¿>rlieeir$
¿rlespíritu,
io cosaque ya loenoros
reeloazariro:
siadnoitro
que puerie
doirse
elabsurriro
cíoel ser.
¿¡tino
itiré
lo> prosiloil
id¿rdticquetroriro
no ¡ eotíroc
irooicto
troseo>f¿¡lsro.
Y. ¿quéesestrosiuo¿o
reerouotoeer
nígroeronorovertiarierro.
a saber,
el ‘‘queesprosible
que noicrorotocinoicuotro
seafalsro”?
Ciertotuioetote.
priedro
toropeíosoorlro
crouoorover
doiderro.
sitoro
“riudo¡r’’
y suspetoder
eljuicito.
perroaúuo

0>sílo> ‘‘prosilo
i idotríríeqruenoi eroto
roei rooictotroseacrrtotoeo”
se no¿>uot
icioe cronoroverdadiíndubi
table

y lo> erojo
troodice
lótoestá¿leuouevroplonoteo-uda
cíoelespíritu.
prorfui,
Aun croíositlcrauodo, laprosibilirlad
ticque nuo geuoio
noalíguorofuero>coipo¡zticitotrtoriuc
ir loo crujotrarí
icci
óuo cío el ser,toro prodríaruoros
evitar
la
crontradiecióto
cío elespíritu,
puestoruotrí
sidecirnros
“estaeroso>es”.cromosiafirnoanbos
“esta
crosatoroes”.tiirenoros
verdoid.
“1¾ imposible.
afirnoará
Mouritaiío
~sustraer
lascosasalpriircipio
cid’ideirticíad tantísié,,
siux sustrac’rlo alpei>sanrieult(S;
ff05c’slalevsuprema de la iurt¿’ligencia

sii;csporquees ía leo’suprema delser”(Rl.OEC III57) 1-louyque decir


pues.“EL SER ES

EL SER”. cío troriros


susgradtos
auoalógicros.

B. EL PRINCIPIODE RAZON DE SER:

Eto utotonevorepliegue.
elserseeseitode
ahoraintuitivamente
en dos
huevosribjetrus
ríepeiosanoieiotri:
Irostr¿tsceuotleuotoiles
cios y veruno”(elsercomto ‘‘1roque
existe
¿o puedeexistir’’
y elserconio‘‘aquelíto
en 1ro que lainteligencia
tiene
sufinesencial
y su reposto’’)
Desrieestaperspe
cli~:oo,riatioros
roizóuode lo> cnt]exirotoentre
otroiloas
íoroc
hoíocs

dicicn dro que el serdebete¡ocrsu ‘‘sul


ieieuie
ia iii
teligible
“. ¿o prorsínoisnuro(“a se”)o por¿Otro
(“ab ¿uliro”),
~ niásen general,
que “TODO LO QUE ES. ESTA INTELIGIBLEMENTE
DETERMINADO”; “TODO LO QUF ES TIENE SU RAZON DE SER” (aquelito
pror1ro que
éles).
Segúuo uouestrro
antror,
tiebenotos
iíoelu
ir estepritocipiro
cíoci segutodo
nororíro
ríe“íoerseíriotti”
cl sujetro
pertcuoceeoíl prerlíeou¿ito.
noous toro cronoropo>rte.si¡orocronorosu
‘‘siujetro
prropiro.
etonorotetoictoriro
cío sírooisríoro
lot iorocir’oío
siatoifi
coonioo prorel pred
ic¿<dro.Del
nousnororoororín ¿Irterice
í norosqne laprro
prosi
eiolo “el to<unoerroetite
rroes poorti inopar’’
escvi¿jeto
te

105
¡>4 tIc1.
eoo>ToT-iIottci<oJ t N-1:cJir:TiJ:4t Lo teoIcogi:T
N:4TTtJ-:41

proreruorto
uro qne o u¡ooerrocíoterno”esclsnjct
<o prtojoíro
de “par <o inopoir’’.
rlirenonosque “el serestá
futo¿latí
no cío el ser’
es nuo jniciro‘‘perse seeu todno noroníno” prorcriato
tno “ser’’ese-l sujetno
prropíro

ríe“futonloidro
cíocl ser’’.
Nl¿<rita
iiiloa euoearord ié-uolote! ueinlae
no tornob ióuoticestepritoeipinodesde
toirto
pnuotnoríepartínloo
que ooeotloor
erotoeluyetonlro
cuíelríoisnoto
eouroíiuíno.
Desnieel¡oorouooeuítro
ciique
proseolo> inico>ticser,nlirá,oodviert
no que Inos seres
toro srilanoeuote
soto,sumo que tobrouto,
y que,

art
¡orín
e ¡otopuednoríefi<oirbr oreeió¡o Ionesestutio>tone1óuo prinoeroueronorolotríeser,rol)ro-otoprorque
“snouí’’( “roperoot
inisequit
nr cssc”
) y piucrieto
¿obrar
ticnuooo cierto>
uooouoero-¡
pnor¿íue
proseeto
un cierto
grorriro
dc serorpíropotraclIn.
Corpt
no oírle
niáserutocviríetie
jasejisilole
queliorvs’r
esque nuloroitítulios

srolore
títrros,y niese
ubrtolauoroemii ríecorusor
que.dr’srielo> perspectiva
delser ‘ dc la aceir’ou
que estoinor
os etolositier
atodro ¿¡lororo>.
pu cricserdefiuo
irlacroo]<o “¿mm dlro qne prorsu ¿¡cetro
to rin
raznotorielserdc aIgutio>enoso>” El aíoál
isisme enotoduce¿¡sí.
segúuoelfil
<‘osnofrofro-ruocé
s.o> titos
elenoetotnos
que lotnocióto
de cansol
inoplica:
“que nobra’’y ‘‘quetíarazójo
‘‘ Esteúltinoro
quiere
expresar
que br itotel
igetocior
uoro se etolofnornía
crinquelaetosaseo>,quiere-averiguar
tambiétí
la
roizóuode stoserqtue lo> explico>
erorioroib teligilole
y’. ciiloo tiocní
iría
cío que sere itotel
igib
ilidaní
\<¿4j] ríe¡¿u noo>toro.lo> roozótoríeserque fuuodornoctota
¿u lo> cnosooen su serbooismno:‘‘¿uqiucílto
pror1ro

quelo> crosoles”.
Moiritaijo
advierte
qne. otutoque proresto> seguto
¿la romoifi
caeíóíodel
musnonotrrouoe
no, se bojpoírt
idroríe¿¡¿Inc
II¿o qne es priníerro
“qn riotníloros-’’’,
el¿¡tuál
isisrevelo>
qne lo>
nnocióuoríerazójo
de serpresupruíoe
lógicanocuote
lade causay esniásgeneral
queella;atorota

toinoilo
iéuo que el pri¡ocipino dc- roizóto
ticsertietie,
prortato
tro.u ¡o ¿ilcoito
ce noayrír
que el de
eo¡uso>iidadque huer~to eno¡osi
derarcmtos.
tuionleouioce
utoiversal
croto¿¡pl
icoíci
¿‘un ¿unoilógica.
y que
¿¡liotreo
r montos Inus gromninosde ser e¡o la noení
irlo> cío que loos térrooitoros rieloííoál
isissrotodros

trascetodeuotouíes.
Decitoiros
¿usíqrue lo> ‘‘racinoiooolinlord’’
es cío el loronoilore
ro¡zrSio
ríeser(loroeoousoi
ciucícuote)
tIcloo ‘‘risiioiliríani’’,
no que lotescuocior
rIeltrioiuu¡4ulro
esroizóuí
de serdesuisprtopiedoides.

ONU iuty enrienitrOy <obro as -r.:...::.~


cmi cniomnotro“~ Ser.“
1ocr¿rrrtTsrjiicir<ii se
uorodráriutil
1~.
4’411.44U44que

lo> esencia x’ que prorti101ro l)i


¿leDirosesrotzónríesuexistencia. icrostúr“¿1 se”y ¡oro
tOs es elrito

‘‘otoo>Iíro
Ercuote¿¡lot
¿objeción
ríeSeiíropcuoloortuer
que roprotie
lo> irro>ciroíoo-ílinio¡d
del
fnuíodrurilliuioto
rielser.oil ¡ooetor<scuí l<o egoncernicíole
oil 1orroble¡ooorieluoo~4l (cuotrio>
rooízniel

II
t:ro,t¿l:¡noeJoT<os
>ii>r<oíeeicos
tícícoooocoeiro¡ietoToo
tIctSioos

1.
pritociloiro
de ro~zro>o suficicuote
- ¡000 boor\-’ que respronnier
—preciso>uíuestrno¿nutrir—cnoto el
intelectualísuioro
oriosnolutro
ticLeilutoiz
no ríe I1ei~cl.
sinnoboacocuinlno
verque la iuoteligibilidad
lounooiíoootoro inoptulo
e lorsetotod
ieirotoes
ríelotreorí
iriad.
sitoroqruesc xc niesbrorriarioo
ptor síuextrenoro
eriror
¡iii prorlo> itui¡otelígíbílirlo¡rl
de br uoooíterio>
y lot protetoeioo.
y prorsu extrerloro
superior
prorloo
srobre
1torcí
¡gíb
ilidad
niix’
iría.
Desdeestoydnolol
e 1íniitae
lotitiche
eroto
tenoploirse
clmistenno riel
moo 1
M ¿rscii1ro erutocer¡it
e,ot
e oíl ser.arlee
tuaniroa ionestroí
ijotel
igetie
i¿u, lootbráque tice
ir qne sere

utotel
igilo
ilidoid
sroíopotrotícíros.
Se puede,prorfin.cuoloizar
lógicornociote
clpritocipino
de razóto
de ser
crotíelpritocipiro
ríeinletotínlanl,
prorreduecioto
¿>1 oobsrjrdto.
o> troces
de uuoorroperoicióuo
reflexivo>:
cíolaexpresi
roto “ ¿iquelí
no ptor 1ro que utoa enoso>es”,“pror loque”—rliceM antonio
— lidie
seuotidno
<o toro ¡<o ticuoe.
Si uoro 1ro tiejie.
loo ?ilrosnofíot
estáde nooisprorcuatotnoque buscouboos rooznouoes
dc bis
etusas.
Ct<uosinl’¿’remros
elprinoer
térnoitoro
¿lelaaltentoativa que “pror 1ro que”si
y suproíoganonos

tieneuto cuertro
seuotiniru.
Eto virtud
rielprincipiro
de tono cototrordiccióto,
p¿udenorosderivar
de

nuestra
primera
expresión
esta¿otra?’aquello
’ sito1ro queunacosaíono es”.Nnos basta
suponer
alotora
queuuoa etusa‘‘es”y “que torotieroe
razr’oui
ticser”,
potracrojocluir
cíoelabsurníto
¿leque
“es” y “toro es”.Negarenoros
puesbr líípr’otesís
y deducirenoros
queion puedehaberunacnosaque

“se ¿u” sijoqne tengotroozónríeser.Se Ioo¡lorá


¿osí‘‘prrobarl
no” clpritocípitode razóto
de serproruto0<
vía iíorlirect¿í
nne.oíl potrecer
ríe Marit¿>iuí.
toro orleoríoz¿¡
lo-o perleecióuo
y evínleuieí¿t
dc la viol

íuotuitiva
pmopuestoroíleronoi cnzro,
pu-’r<o que croo]tril)n
ye ¿u rcfnorzo¡rloo.

C. EL PRINCIPIODE FINALIDAD:

El) Itosescrítnos
maritaiuoiaíoos
hay dosfórnoíolas
a lasque ctoíovieíoe
prnopio¡noeíote
elpriuleipino
ticfiíoorlidoínl,
y que Motritouijo
eroíosideroí
cotodcteuoinoieuítno:

¿u) —Prinoerorspcetru—
Eto laprinoera.
erontenopbornonos
ticuoruevrooíl seresciuod
irsepror

síu ¿lito
¿unoisnono pmopiro cío titosroloj
etrisde eruto
ceptroerouo uorociójod ifercuote
y que seroouo
irle
01ifieoídr
os etu utioju ieino Cnuuítroniro.
estaeseisióto
esabororo>ríelijorornicio
rlisti¡o
tro Ño este
coisro
esel“ser etonievenir’’
el quesc destírubbo>
cío“¿retro’’y ‘‘proteuocioí”
Proruuoa parte,
se me aparece
crotoiro
pnroíuooeuote
protetociotí
prorrolrot.
esteserro proderserse tolojctivot
enononorornlcuooodro
¿ol¿teto.

167
u >4 :,la lcooíroyia
e>oTTOJilooTcio}JO dic1. N-l:4T-iJ:ciTo N:,totr:,t

Dcci¡¡orose¡oir
otoceoc. ‘‘PCI’
[NC lA 1)1CII’
U R Al) A CPU Nl’’. Nno looree
roonus eruto elino siuoro

explieitorr
loo uorocunuuunousrooouticproletocio¡
cío tronloust] itotel
igibilinloití:
looryritodeserouo¿>tural
(nuuotro
lógicto)
tIc-lotptotetociol
respeetro
deloretro.
Esto>rordcíoooció¡o
puenieserIIaniordo>‘‘fijo
oilidad”,
segútoMaritouiuo.
¡orureruo¡uotno
rjríe
cualquier
enosortoropuenleprronlrucir
cuotírínier
electro:
se ¿lot aquí
alío>cierto>
dcternoíuooreíóto
que erouonlruee
el riiscursro s-’ uuoou ‘‘cotusa
boacioutítio>‘‘preuirnieio¿>eióto’’
litorl’’
-
Esterornicto
prrupiro
ríela prote¡ociorlinloud
y ríela tornieuooocióto
al

¿octropuenieser¿¡loro
rniarlno,
sitoeríoboo-rrgro,
niesdeutonlrolole
pruíotro
ríex’ist.t,

— Prodemtospartir
del heelonodcl nonovirnie¡otto
y
oruooíl
izoorl
no prosteriroruoon’n
le.Litoest¿u perspect
Ño>. nlieeel filr’osrofro
fratocés.
el ¿¡su
litrose ploouotCo>

erouolo> rigurrusidoid
preciso>
euoouoniro
se tronoato
ciocnouisideroic
ióuo úuo icay exclusivarnetote
clsujetto
tIc
1 canobiro
y’ su ríeternoinacióto.
estroes,laprote
¡ocio>pasiv¿o
y el¿-octro;endefi
uiitivot,
cuatodose

planteo>desde‘‘elsimple el elenientro’’
(La consideración
ríeun posible
“cromplejo”
rordetoariro
tu ríenioa pluroul
id¿íd (leC lenie
¡otrosre-dn
eiritis