You are on page 1of 3

La membrana nuclear

A veces llamada envoltura nuclear, es una estructura compuesta de lípidos que


contiene el material genético de las denominadas células eucariotas, las células que
están conformadas por un núcleo y la membrana que lo recubre. Es la estructura
porosa que rodea al núcleo. Se compone de dos capas que se fusionan y tienen
pequeños orificios (poros) por los cuales el citoplasma se comunica con el interior
del núcleo por medio del paso de ciertas moléculas de compuestos orgánicos. Ella
regula el paso de información genética permitiendo el paso de proteínas y ácidos
nucléicos, manteniendo dentro del núcleo al ADN.

Mitocondria:

Las mitocondrias son orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte


de la energía necesaria para la actividad celular (respiración celular). Actúan como
centrales energéticas de la célula y sintetizan ATP a expensas de los carburantes
metabólicos (glucosa, ácidos grasos y aminoácidos). La mitocondria presenta
una membrana exterior permeable a iones, metabolitos y muchos polipéptidos. Eso
se debe a que contiene proteínas que forman poros
llamados porinas o VDAC (canal aniónico dependiente de voltaje), que permiten el
paso de moléculas de hasta 10 kDa de masa y un diámetro aproximado de 2 nm.

Centriolo:

Son estructuras cilindricas que rodeados de un material proteico denso llamado


material pericentriolar forman el centrosoma o COMT (Centro Organizador de
Microtúbulos) que permiten la polimerizacion de microtúbulos de diametros de
tubulina. Se posicionan perpendicularmente entre si. La función principal d elos
centríolos es la formación y organización de los filamentos que constituyen el huso
acromático cuando ocurre la división del núcleo celular. el centríolo también juega
un papel crucial en la división y movimiento cromosómico durante la mitosis,
permitiendo que cada célula hija obtenga el número de cromosomas
correspondiente.
Tejidos de protección

La epidermis:

Constituye el tejido de protección de tallos, hojas, raíces, flores, frutos y semillas.


Esta protección es doble, frente a patógenos y frente a daños mecánicos. Otras
funciones de la epidermis trascendentales para la vida de la planta son la
regulación de la transpiración, el intercambio de gases, almacenamiento,
secreción, repelen herbívoros, atraen insectos polinizadores, absorción de agua
en las raíces, mantienen la integridad física de los órganos de la planta, etcétera.

La epidermis:

Está formada comúnmente por una sola fila de células, salvo algunas
excepciones donde se aprecian disposiciones estratificadas, como es el caso de
las raíces aéreas, plantas xerófitas, o en algunas hojas como las de las adelfas
o ficus. La epidermis estratificada se denomina multiseriada, múltiple o velamen.
En esta epidermis multiseriadas las capas superficiales actúan como una
epidermis típica, con paredes gruesas y con una cutícula en su superficie libre,
mientras que las capas profundas pueden actuar como almacén de agua.

Los estomas:

De las plantas son un tipo celular que permite el intercambio gaseoso de las
hojas de las plantas terrestres. Los estomas son una estructura que está formada
por dos células que se encuentran en la epidermis de los tejidos verdes de los
vegetales, especialmente en la superficie de las hojas, tanto en el haz como en
el envés, siendo más frecuentes en el envés. Las plantas adaptadas a sequías y
a fuertes insolaciones suelen presentar un menor número de estomas en general
y éstos están situados con mucha mayor frecuencia el envés (la parte de debajo
de la hoja) para disminuir la pérdida de agua por transpiración. De esta manera
los estomas están protegidos del sol y permite controlar mejor la transpiración (la
perdida de agua), así los estomas pueden intercambiar gases sin peligro de
deshidratación.
El tejido meristemático:

es el encargado del crecimiento de la planta en un sentido longitudinal y diametral;


sus células son se caracterizan por ser pequeñas de tamaño, con forma poliédrica,
paredes finas y vacuolas pequeñas y abundantes; tiene la capacidad para dividirse
y de allí es que vienen a producirse el resto de los tejidos, fenómeno que permite la
diferenciación de los vegetales con los animales que llegaron a la multicelularidad
de una manera totalmente diferente, además estos solo crecen hasta la cuarta edad
entretanto las plantas debido a los meristemos crecen durante toda su vida. Es decir
que los tejidos meristemáticos están constituidos por una serie de células con
paredes primarias delgadas con un núcleo grande y citoplasma denso, por lo que
estos tejidos posibilitan el crecimiento del árbol de forma diametral y longitudinal.
El crecimiento primario o crecimiento longitudinal de las plantas se origina gracias
al meristemo apical y el crecimiento diametral, es decir en cuanto al grosor o
crecimiento secundario se da por divisiones que se manifiesta en el cambium
vascular y, en menor proporción, en el cambium cortical.