You are on page 1of 2

Manuel Mendoza Rosas.

Teorías de la personalidad.

Anna Freud y sus freudianos.

Anna Freud fue una psicoanalista de la infancia que trató de dar continuidad a la
obra de su padre. Revisamos en este trabajo su vida y sus trabajos más
importantes, resaltando su aportación a la psicología del ego y las controversias
que tuvo con Melanie Kleina partir de sus respectivas concepciones del desarrollo
infantil y de los fenómenos transferenciales.

En los años 30, Anna Freud empezó a revisar la teoría freudiana sobre las estructuras
psíquicas del ello, el yo y el superyó. A diferencia de Sigmund Freud, muy interesado
en el ello, lo inconsciente y los mecanismos ocultos y misteriosos que según él
gobiernan la conducta, Anna Freud era mucho más pragmática y prefería centrarse en
aquello que nos hace adaptarnos a los contextos reales y las situaciones cotidianas.

Este tipo de motivaciones hicieron que centrase sus estudios en el yo, que según
Sigmund Freud y ella misma es la estructura de la psique conectada directamente con
el entorno, la realidad. Dicho de otra forma, si Sigmund Freud proponía explicaciones
sobre cómo el yo y el superyó tenían el papel de evitar que el ello impusiera sus
intereses, Anna Freud entendía el yo como lo más importante de la psique, al ser la
parte que actúa como árbitro entre el superyó y el ello. De este planteamiento surgió
poco después la llamada psicología del yo, cuyos representantes más importantes
fueron Erik Erikson y Heinz Hartmann.

Psicología infantil

Pero Anna Freud no era primordialmente una teórica. Sus intereses eran más
prácticos y mucho de su esfuerzo fue dirigido hacia el análisis de niños y
adolescentes, logrando perfeccionar la técnica. Después de todo, su padre se
había dedicado exclusivamente a pacientes adultos. ¿Qué podemos hacer con un
niño que sufre en el presente las crisis y traumas, así como las fijaciones no son
meras recolecciones del pasado.

Uno de los mayores aportes de Anna fue su complementación a los mecanismos


de defensa propuestos por su padre y a pesar de tener conflictos con Melanie
Klein defendió sus creencias sobre las diferencias que debían hacerse sobre el
psicoanálisis ortodoxo y su manera de aplicar el psicoanálisis en niños. Entre sus
limitaciones tenemos poco conocimiento sobre su historia y la presión social por el
hecho de ser hija de Sigmund y tener que seguir con sus creencias.
A pesar de haber contribuido visiblemente en la psicología y ser vigente su teoría
hasta la actualidad, su subjetividad al haber estado expuesta al psicoanálisis por
su padre supuso una motivación y limitación a su teoría.