You are on page 1of 4

Las abogadas de Lydia Bosch, imputadas en una trama de denuncias

falsas de violencia de género

Las dos letradas también formaron parte de la defensa de Lydia Bosch
durante las últimas negociaciones para llegar a un acuerdo en el
controvertido y polémico caso de divorcio entre la actriz y su exmarido

http://www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias/2016-04-06/las-
abogadas-de-lydia-bosch-imputadas-por-alentar-una-trama-de-
denuncias-falsas-de-violencia-de-genero_1179468/

Se llaman Cruz Sánchez de Lara y Yolanda Corchado, y en los últimos
años han sido dos de las abogadas más afamadas en casos de violencia
de género. Este mes de marzo, sin embargo, ambas eran imputadas,
junto a otras siete personas, por alentar una trama de denuncias falsas
de violencia de género. Las dos letradas también formaron parte de la
defensa de Lydia Bosch durante las últimas negociaciones para llegar a
un acuerdo en el controvertido y polémico caso (con denuncias
incluidas) de divorcio entre la actriz y su exmarido, Alberto
Martín. Sánchez de Lara también es bastante popular en los círculos
madrileños e incluso en la prensa. Hace años llegó a aparecer en una
sesión de fotos sobre mujeres emprendedoras de la revista 'Yo Dona' y es
amiga de mujeres famosas abanderadas contra la violencia de género,
como la cantante Cristina del Valle. "Se la conoce mucho en el Colegio
de Abogados de Madrid", aseguran fuentes del entorno judicial a
Vanitatis. Ahora, tanto ella como su socia forman parte de una
investigación surgida tras la acusación de Jesús Muñoz, un policía
municipal de Madrid que fue víctima de siete denuncias falsas de
maltrato por parte de su exmujer de las que fue absuelto.

Amigas de mujeres muy conocidas y abanderadas de los casos contra
los malos tratos, las dos abogadas han alcanzado "cierta popularidad" en
los círculos madrileños que han llevado de forma muy distinta. Nada
tímida ante los focos, Cruz Sánchez de Lara posó vestida de Gucci en un
reportaje de 'S Moda' publicado en 2014 y titulado 'Mujeres fuertes y con
estilo'. Además, colaboraba en la Plataforma de Mujeres Artistas contra
la violencia de género, lo cual "la cruzó, en alguna ocasión, con mujeres
famosas muy comprometidas con los casos de violencia de género",
como Lola Herrera o Cristina del Valle. "Siempre ha sido una abanderada
de la causa feminista, pero sobre todo una gran defensora de las mujeres
que sufrían maltrato; fundamentalmente porque siempre ha dicho que lo
vivió en primera persona. Por eso que ahora esté imputada por inventar
este tipo de casos es una paradoja. Nunca tuvo problema en manifestar
sus defensas en charlas o en público".
En una ponencia organizada por la Delegación del Gobierno de Madrid
con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género, ella
misma habló de su espeluznante experiencia personal con el que había
sido su pareja: "Yo era una víctima de violencia de género porque me
encontré con un maltratador en el camino, pero antes ya era víctima de
mi educación católica y tradicional, por la que se esperaba de mí que
fuera la perfecta ama de casa", añadiendo que había salido triunfante
de su caso con "tres sentencias condenatorias" contra su exmarido.

Madre en solitario y defensora de Lydia Bosch

Sánchez de Lara tiene un hijo de 18 años, ejerce la maternidad en solitario
y en sus entrevistas siempre defendió la custodia compartida. "Fundó el
despacho en 2002 y ya en esa entrevista con 'El País' decía que no le
gustan los jefes. Es verdad. Tanto ella como Yolanda Corchado siempre
han manifestado su independencia. Además de hablar de violencia de
género, en el citado reportaje daba cuenta de su gusto por el raso negro
o los zapatos de tacón alto.

Yolanda Corchado (Redes Sociales)

Su socia, Corchado, que también ha sido imputada, ha sido menos visible
ante las cámaras. Hace pocos meses formaba parte de la jornada 'Efecto
en niños y niñas de la violencia de pareja hacia las mujeres' que se
celebró en Madrid. Exaequo, el despacho de abogados que ambas
fundaron, "siempre ha sido su sueño y uno de los más importantes de
Madrid. Famosas y no famosas han acudido allí para solucionar los litigios
de su vida conyugal". Las letradas "también son abogadas de Ruth Izcue,
la que fuese pareja de Matías Prats. Izcue está procesada por falsa
denuncia de violencia de género por contar con cinco versiones de un
mismo hecho. Su ex, Fernando Sacristán, las ha denunciado ante el ICAM
(Colegio de Abogados de Madrid) por acoso y extorsión".

Aunque en principio contrató a Susana Moya, una de las actrices más
populares que recurrió a las dos abogadas fue Lydia Bosch. A principios
de 2009, la actriz interpuso una demanda por supuestos abusos a una
menor contra su exmarido. La denuncia acabaría siendo archivada por
el Juzgado de Instrucción Número 1 de Pozuelo de Alarcón el 8 de julio
de ese mismo año. La Audiencia de Madrid confirmaría esa
decisión eximiendo de toda responsabilidad a Alberto Martín. Pese a
todo, todavía quedaban flecos sueltos en un divorcio que estuvo lleno de
acusaciones terribles. Cruz Sánchez de Lara y Yolanda
Corchado intervinieron en la defensa técnica de la actriz en 2012,
cuando hubo encuentros entre los letrados de ambas partes para cerrar
algunos temas relacionados con cuestiones domésticas, como solventar
la venta de la casa familiar, que ninguno había utilizado en los tres años
que habían pasado desde su separación en 2009, desde que por fallo
legal cada uno de ellos debía hacerlo alternativamente cada seis meses.
Hasta el 31 de diciembre de 2012 tendría que haber sido Lydia la que
ocupara la vivienda y a continuación su ex.

Pero en este aspecto tampoco hubo acuerdo, ya que la actriz dejó la
casa vacía en abril de 2012 cuando se mudó a otra vivienda. El Juzgado
de Primera Instancia número 3 de Pozuelo de Alarcón también falló en
favor de su exmarido, Alberto Martín, y obligó así a la intérprete a que, en
el plazo de quince días, hiciera entrega de los elementos del ajuar
familiar. Ahora son las propias abogadas de la actriz las que han tenido
que responder ante la Justicia. Este mismo lunes declaraban ante el
Juzgado de Instrucción número trece de Madrid en un caso que todavía
promete dar mucho que hablar.