You are on page 1of 35

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

CENTRO UNIVERSITARIO DEL NORTE


FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES
ESCUELA DE ESTUDIOS DE POSTGRADO
MAESTRÍA EN DERECHO NOTARIAL Y REGISTRAL
CURSO: TEORÍA GENERAL DEL NEGOCIO JURÍDICO
DOCENTE: M.Sc. VIVIANA NINETH VEGA MORALES

“LA REPRESENTACIÓN EN EL NEGOCIO JURÍDICO”

GRUPO No. 4:
Carnet No.
LICDA. JULIA GABRIELA CHOC OVANDO 100024341
LICDA. MARÍA ALBERTINA POP TZUB 100024352
LICDA. LUCÍA MARIBEL TAROT CHOCOOJ 100021647
LICDA. SANDRA PATRICIA CASADO OCHOA 100024339
LICDA. CLAUDIA MARÍA LEMUS CALDERÓN 100024348

Cobán, Alta Verapaz, 19 de octubre de 2012.

1
INDICE

Introducción 3
Representación 5
Concepto 5
Evolución histórica 6
Naturaleza Jurídica 7
Ámbito de aplicación 7
Elementos 8
Requisitos 8

Clases de Representación 9
Representación Legal 9
Representación Orgánica 11
Representación Voluntaria 12
Directa o Inmediata 13
Diferencia entre mandato, representación y poder 14
Indirecta o Mediata 15
Formas de acreditar la Representación en la celebración de un negocio
Jurídico 18
Para personas individuales 18
Para personas jurídicas 19
Prohibiciones de los Representantes 20
Terminación de la Representación 22
Representación, ilegitima, defectuosa o imperfecta 23
Efectos de la representación ilegitima, defectuosa o imperfecta 24
Caso Práctico 26
Conclusiones 27
Bibliografía 30
Anexo 32

2
INTRODUCCIÓN
Normalmente las personas se desenvuelven en todos los ámbitos de la vida por
sí solas, es decir, realizan actos de forma directa o personal. Sin embargo, no es
extraño que esta actuación personal se vuelva imposible de realizar, por existir
circunstancias personales difíciles de superar, siendo necesario entonces recurrir a
una tercera persona que lleve a cabo el acto, sustituyendo al interesado.
Uno de los elementos esenciales del negocio jurídico es la declaración de
voluntad, que nuestro código civil menciona en el artículo 1251 como
consentimiento, ahora bien, esta declaración puede hacerse por el mismo
interesado o por medio de otra persona, de ahí deviene la importancia de la figura
jurídica de la representación, porque hace posible la realización del negocio
jurídico, a pesar, de los impedimentos legales, físicos, mentales o personales que
posean las partes y que los imposibilitan de realizar el negocio por sí solos.
La figura jurídica de la representación es tan amplia en su estudio y ejercicio,
que se encuentra relacionada en casi todas las materias de derecho. En nuestra
legislación civil no hay una normativa específica y sistemática que la regule, se
encuentra dispersa en nuestro código, por lo que se debe integrar con las normas y
principios de otras instituciones principalmente del contrato de mandato.
En el presente ensayo se trató de sintetizar el contenido de la figura jurídica de la
representación; su concepto, requisitos, elementos, su naturaleza jurídica, su
evolución histórica, las clases de representación.
También se trató de determinar en un esquema general, los documentos
acreditativos de la representación de personas individuales y jurídicas; que, como
Notarios, debemos tener a la vista y calificar para la celebración del negocio
jurídico.
Por último se especifican las prohibiciones del representado, la terminación de
la representación y los efectos que produce la ilegitima, defectuosa o imperfecta
representación.

3
Hay que aclarar que la representación judicial así como la representación
hereditaria, como clases de representación, no fueron desarrolladas en el presente
trabajo, por no tener relación con el negocio jurídico, debido a su origen y función
propia, ya que se ejercitan por distintas causas a las del negocio jurídico.

Con esta investigación se pretendió enfocar la función e importancia de la


representación en el desarrollo del negocio jurídico.

4
LA REPRESENTACIÓN EN EL NEGOCIO JURÍDICO

CONCEPTO DE REPRESENTACIÓN
Para Planiol y Ripert, la representación aparece como el medio que tiene una
persona para producir, sirviéndose de la voluntad de otra, los mismos efectos que
si hubiera actuado personalmente.
Por su parte Coviello expresa que la representación importa la sustitución de
una voluntad a otra en la conclusión de los negocios jurídicos, de modo que los
efectos del negocio se verifican inmediatamente a favor o en contra no del que lo
ha efectuado, sino de aquel en cuyo nombre e interés se ha celebrado.

El término representación viene del latín, «repraesentatio», que en la época


clásica describía la acción de representar o de poner algo ante los ojos de alguien,
y que terminó significando lo que en alguna acepción del español moderno: la
acción de sustituir a una persona, de hacer sus veces o de cumplir su función.

Se entiende la representación como la sustitución de una persona en cuyo


nombre se actúa, así lo establece Guillermo Cabanellas,1 además expresa que en
el Derecho Civil, la representación ofrece tres aspectos fundamentales:
1. En la capacidad general de las personas, para suplir sus limitaciones, como
se proponen la patria potestad y la tutela;
2. En orden a la posibilidad de delegar las facultades propias, como en el poder
y el mandato; y
3. En tanto que institución hereditaria, como derecho de representación que
corresponde a ciertos herederos forzosos.
La representación es la realización y ejecución de actos jurídicos a nombre de
otro, es decir, el actuar en nombre ajeno para la realización y ejecución de un acto
o la celebración de un negocio jurídico. Lo anterior supone la autorización y
concesión previa de facultades y atribuciones por una persona, o bien, por la ley,

1
Citado por Nery Roberto Muñoz. El Instrumento Público y el Documento Notarial. Pág. 93.

5
para que otra actúe en su nombre, pero puede ocurrir que la persona que obra a
nombre de otra, lo haga sin que se le otorgaran previamente dichas facultades, en
este caso, también existe representación aunque la intervención en nombre de otro
está sujeta a una ratificación posterior por parte del representado.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA 2
En el Derecho Romano: Se tuvo la concepción de que cualquiera que actúa por
otro o para otro, realiza un acto cuya eficacia se produce únicamente en su propio
patrimonio y en su esfera jurídica. El acto o negocio jurídico del representante no
produce sus efectos de manera directa en el patrimonio o en la esfera jurídica del
representado. Se daba una representación indirecta.
En el Derecho Intermedio: Llamada también a esta etapa Derecho Romano del
Medioevo o Derecho Común. Continúo rigiendo la prohibición de la representación
de carácter abierto o con efectos directos, sin embargo, por necesidades
comerciales, se crea el contrato con estipulación a favor de terceros.
En el Derecho Canónico: Fue en esta etapa que se hizo quebrar la antigua regla
romana, ya que se instaura por primera vez el punto de vista moderno de la
admisibilidad general de la representación en los actos jurídicos, admitiendo que en
la investidura de un clérigo ausente de un beneficio eclesiástico, este sea sustituido
por intermedio de otra persona en el acto de la investidura, y si no tuviese mandato
el investido, dejaban abierta la posibilidad de ratificación del titular.
En el Siglo XIX: En esta etapa predomina la influencia de los Pandectistas
alemanes, entre ellos Rodolfo Von Ihering quien elabora su doctrina de la
representación entre 1857 y 1858 y conforma junto con otros juristas la Doctrina
Clásica de la Representación, consagrada definitivamente en el Código Civil
Alemán.

NATURALEZA JURÍDICA

2
http://www.monografias.com/trabajos59/figura-representacion/figura-representacion2.shtml

6
En la doctrina se han planteado diversas teorías para explicar la naturaleza
jurídica de la representación3, siendo estas:
Teoría de la Ficción: (Pothier) Según esta doctrina hay una ficción legal que hace
aparecer actuando al representado, en vez del representante, quien es el que, en
realidad, ha celebrado el acto jurídico.
Teoría del Mensajero: (Savigni) El que celebra el contrato es el representado, quien
utiliza un nuntius (mensajero) para que le transmita su voluntad al otro contratante.
Este mensajero solo actúa como vehículo de la voluntad del representado.
Teoría de la Cooperación de Voluntades: (Mitteis) Lo que en realidad existe, es una
cooperación de las voluntades del representante y el representado, de modo que
entre ambos forman la voluntad que dará origen al acto jurídico, que se celebrará
con la otra parte.
Teoría de la Modalidad: (Pilon-Levy Ullman) Esta teoría sostiene que el acto lo
celebra el representante, pero los efectos se radican en el representado. Es una
modalidad y como tal, modifica los efectos de los actos jurídicos.

AMBITO DE APLICACIÓN4
1. Derecho patrimonial: En este campo la admisibilidad de la representación
constituye la regla general, tanto respecto de los contratos como de los actos de
naturaleza no contractual (incluidos los derechos reales).

2. Derecho de Familia: La representación legal tiene en este ámbito


manifestaciones diversas, cierto sector doctrinal entiende que no existen supuestos
de verdadera representación voluntaria debido al carácter personalísimo de los
actos familiares, por lo que se considera que quien actúa en nombre de otro es un
mero nuntius o portador de una voluntad ya formada del interesado (así se
interpreta el matrimonio por apoderado) y otros supuestos respecto de ciertos actos
jurídicos familiares (capitulaciones matrimoniales, adopción, reconocimiento de hijo
3
http://es.scribd.com/doc/413376/Nociones-sobre-representacion-legal-de-las-personas-naturales
4
http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/representacion/representacion.htm

7
extramatrimonial).

3. Derecho sucesorio: Se admite la representación en la sucesión hereditaria


(artículos 929 al 933 Código Civil). La representación es inadmisible en la
disposición de los bienes por testamento, por ser un acto personalísimo.

4. Derechos de Personalidad: Se considera excluida la posibilidad de


representación en aquellos casos en que el carácter personalísimo es estricto. En
los demás, afirma DÍEZ-PICAZO, puede admitirse un cierto marco de actuación de
la representación, siempre que se trate de poderes especiales.

ELEMENTOS
Personales:
Representante: quien obra a nombre de otro.
Representado: aquel en cuyo nombre se obra.
Reales:
La facultad del representante de obrar en nombre del representado; y un acto o
negocio a celebrar, ajeno al representante.
Formales: De acuerdo a la representación que se trate puede establecerse la
formalidad que necesita. Cuando se trate de representación legal en el ejercicio de
la patria potestad a través de la certificación de la partida de nacimiento; cuando es
por medio de tutela, el acta de discernimiento del cargo. Los mandatos a través del
otorgamiento de escritura púbica como requisito esencial para su existencia. Si se
trata de personas jurídicas, puede otorgarse por acuerdo gubernativo, acta de toma
de posesión del cargo público, acta notarial de nombramiento, contrato de
mandato.

REQUISITOS
La representación requiere:
a) La atribución de un derecho o de un interés subjetivo;
b) Que dicho derecho o interés corresponda al representado;
8
c) Que el interés por el que obra sea lícito;
d) Que tal derecho o tal interés puedan cumplirse por un tercero, como es el
representante (se excluyen los actos personalísimos) y con cierta autonomía
o independencia; y
e) Que el representante (así también el representado), gocen de capacidad de
ejercicio5.

CLASES DE REPRESENTACIÓN
1. Atendiendo a su origen, cabe clasificar la representación en:
a. Legal (que tiene su fundamento en la ley); y
b. Voluntaria (que tiene su origen en la autonomía de las partes).
2. Por la forma de actuación del representante y por el modo de producir sus
efectos, se clasifica en:
a. Representación Directa; y
b. Representación Indirecta.
3. Algunos autores también distinguen la representación en:
a. Activa (opera en la emisión de la declaración de voluntad); y
b. Pasiva (opera en la recepción de la declaración de voluntad).

Nos centraremos en desarrollar la división de la representación en: legal, orgánica


y voluntaria.

Representación Legal
Llamada también necesaria o forzosa, es la que establece la ley. Recae sobre
las personas que por mandato del legislador, actúan en nombre y por cuenta de
otras que no pueden valerse por sí mismas.
Las personas llamadas a suplir la incapacidad de quienes no pueden declarar su
voluntad se llaman representantes legales. No hay unanimidad doctrinal a la hora

5
Barrera Graf, Jorge. La representación voluntaria en derecho privado. Pág. 19.

9
de considerar la representación legal como una verdadera representación,
manifestando que allí donde no hay voluntad no puede haber representación.
Hay que mencionar que la capacidad legal es la aptitud de una persona para ser
titular de derechos y obligaciones; y se divide en: capacidad de derecho o de goce;
que es la posibilidad de ser titular de derechos y obligaciones; y capacidad de
hecho, de obrar o de ejercicio; que es la aptitud para ejercitar derechos y contraer
obligaciones de forma personal y comparecer a juicio por sí mismos.
A diferencia de la capacidad de goce, que es total e igual para todos, la
capacidad de obrar puede ser parcial, esto es, puede habilitar a su titular para
realizar todos los actos de la vida civil o sólo algunos de ellos; puede ser distinta en
una y otra persona; y puede variar conforme lo haga la condición o situación civil
del sujeto.
Se tiene capacidad de ejercicio plena cuando se cumple la mayoría de edad y
no existe declaración judicial de incapacidad.
El tratadista Diego Espín Cánovas, dice al respecto: “la necesidad de que las
personas alcancen cierto desarrollo moral, intelectual y físico para ejercitar
consciente y racionalmente sus derechos, hace que el ordenamiento jurídico exija
cierta edad para otorgar la capacidad de obrar”6.
Las causas que limitan la capacidad de ejercicio son: la minoría de edad, la
incapacidad (por enfermedad mental, prodigalidad, ceguera, sordomudez); y la
ausencia. Estas circunstancias hacen que las personas afectadas por ellas no
puedan realizar actos jurídicos por sí solos por lo que es necesario, por mandato
legal, nombrar un representante que obre por ellos.

La representación legal de los menores de edad y los declarados en estado de


interdicción judicialmente, la tienen conjuntamente los padres en el matrimonio o la
unión de hecho; y por el padre o la madre en cuyo poder este el hijo; esto en
ejercicio de la patria potestad (artículo 252 Código Civil). Se puede deducir que la
institución de la patria potestad implica responsabilidad para los padres con

6
Espín Cánovas, Diego. Manual de Derecho Civil Español. Pág. 123.

10
relación a los hijos de una manera natural, es decir sin que se declare en forma
judicial.
Los menores de edad y los declarados incapaces que no tengan padres que
ejerzan la patria potestad, así como los mayores de edad declarados en estado de
interdicción, quedan sujetos a tutela, y esta es ejercida por un tutor que se
convierte en su representante legal. También se nombra un protutor para que
fiscalice el correcto desempeño del tutor. La tutela puede ser: legítima, judicial y
testamentaria (artículos 293,294 y 296 Código Civil).
Para el caso de la ausencia, esta debe ser declarada judicialmente, a petición
de parte; designándole un guardador, quien asume la representación del ausente y
la administración de sus bienes; teniendo las mismas obligaciones, facultades y
prohibiciones de los tutores, en lo que sea aplicable (artículos 49 y 50 Código Civil).
Otro caso de representación designado por la ley es el de la representación
conyugal, que corresponde en igual forma a ambos cónyuges (artículo 109 del
código civil). Este es un caso especial de representación, ya que, no se da el
presupuesto requerido para la representación legal, el cual es la incapacidad de los
sujetos representados, se pretende más bien, proteger el patrimonio conyugal.

Representación Orgánica o Institucional

Muchos autores entienden que la representación de las personas jurídicas, y


más concretamente de las sociedades, constituye algo distinto de la representación
legal. Se dice que la representación de las sociedades la ostentan sus órganos de
administración y que éstos son nombrados por la voluntad de los socios
manifestada en sus órganos de gobierno7.
Para Zangara “está conectada íntimamente al reconocimiento de la
personalidad o a la estructura de una institución (como las sociedades) que para

7
Negro Costea, José Luis. Representación, Mandato y Poder. Pág. 34.

11
obrar exige necesariamente una representación, de la cual el ordenamiento
establece las necesidades y los límites”8.
Conforme la ley guatemalteca, el administrador de la sociedad mercantil no es
mandatario ni representante legal de un incapaz; es simplemente un órgano de la
sociedad como persona jurídica, con funciones de mandatario y representante
legal, advirtiendo que el ‘mandato’, en su finalidad, está limitando los negocios de la
sociedad9.
Son personas jurídicas (arto. 15 Código Civil):
De Derecho Público: El Estado, las municipalidades, las iglesias, la Universidad de
San Carlos y las demás instituciones creadas o reconocidas por la ley.
De Derecho Privado: las fundaciones, asociaciones, sociedades (civiles y
mercantiles), consorcios.
Nuestro Código Civil establece que la persona jurídica será representada por
“la persona u órgano que designe la ley, las reglas de su institución, sus estatutos o
reglamentos o la escritura social” (artículo 16).

Representación Voluntaria
Es la que proviene de la voluntad de las partes. “Tiene su origen y fundamento en
la voluntad del representado, que confiere al representante facultad de actuación
ante terceros, dentro de las atribuciones conferidas, en su nombre y con intención
de que valga para el representado (si es representación directa), en su interés y por
su cuenta. El representado no queda privado de su poder de actuación personal,
antes bien, lo amplia al ceder voluntariamente todo o parte de su poder”. 10
En esta representación se distingue entre:

8
Citado por: Jorge Barrera Graf. La Representación Voluntaria en el Derecho Privado. Pág. 30.
9
Villegas Lara, René Arturo. Derecho Mercantil Guatemalteco Tomo I. pág. 85.
10
Cutimbo Flores, Darwin. Negocio Jurídico y Caducidad. Págs. 13 y 14.

12
Representación Directa o Inmediata: Se da cuando el representante actúa en
nombre del representado y los efectos jurídicos de su actuación se producen
directamente entre el representado y terceros. Esta representación exige “el
conocimiento o la inteligencia del tercero de que contrata o se relaciona con otro, o
sea, el representado, a través y por la actuación del representante”11.
Contrato de Mandato
“En Derecho Civil, contrato que tiene lugar cuando una parte da a otra el poder,
que ésta acepta, para representarla al efecto de ejecutar en su nombre y por su
cuenta un acto jurídico o una serie de actos de esta naturaleza” 12. Los elementos
personales son el mandante o poderdante y el mandatario o apoderado.
Este contrato se encuentra regulado del artículo 1686 al 1727 del Código Civil.
Se establece que puede otorgarse con representación o sin ella, según obre en
nombre del mandante y los negocios que realice afecten directamente a éste; o
bien si actúa en nombre propio, sin afectar al mandante. Cabe aclarar que en
Guatemala no tiene mayor utilización el mandato sin representación, precisamente
por no obligar al mandante13.
El mandato debe constar en escritura pública como requisito esencial para su
existencia y puede ser aceptado expresa (en la misma escritura en que se otorga)
o tácitamente (al ejercitar el mandato) y su testimonio debe inscribirse en el
Registro de Poderes del Archivo General de Protocolos.
Se exceptúan del objeto del mandato los actos personalísimos (cuando la ley
exige intervención personal del interesado), como testar o donar por causa de
muerte, ni para modificar o revocar dichas disposiciones.
El mandato puede ser gratuito y oneroso, asimismo puede ser general (si abarca
todos los negocios del mandante) y especial (si comprende a determinados
negocios). El mandato general necesita cláusula especial para disponer de

11
Barrera Graf, Jorge. Op. Cit. Pág. 31.
12
Ossorio, Manuel. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. Pág. 446.
13
Muñoz, Nery Roberto. La Forma Notarial en el Negocio Jurídico. Pág. 71.

13
cualquier modo la propiedad del mandante y para actos donde la ley así lo
requiera.
Se permite la pluralidad de mandantes (siempre que no existe colisión de
derechos) y mandatarios. También es permitido que un solo mandatario represente
a la vez a las dos partes contratantes, siempre que exista autorización de los
mandantes, dando lugar a lo que en la doctrina se denomina Autocontrato o
contrato consigo mismo.
Diferencia entre Mandato, Poder y Representación
Para comenzar se hace la aclaración que nuestra legislación toma los términos
mandato y poder como sinónimos, no así mandato y representación ya que hace la
distinción entre mandato con o sin representación.
Para la doctrina si hay diferencias entre mandato y poder, a decir del autor
Pérez Fernández del Castillo, citado por Nery Roberto Muñoz, “la primera distinción
se refiere a la fuente jurídica, el mandato es un contrato; el poder, una declaración
unilateral de voluntad. La segunda, en que el mandato tiene como objeto
obligaciones de hacer, consistentes en la realización de la representación de forma
abstracta y autónoma, o sea la actuación en nombre de otra persona para que los
actos efectuados surtan en el patrimonio del representado, de tal manera que la
relación jurídica vincula directa e inmediatamente al representante con el
representado. La tercera consiste en que el mandato no es representativo, pero sin
embargo puede serlo si va unido con el otorgamiento de un poder, es decir, el
mandato siempre requiere del poder para ser representativo y surta efectos entre
mandante y tercero”.14 El Registro de Poderes sostiene que poder es el instrumento
en el que consta el mandato o mandatos otorgados15.
La representación es independiente del mandato. Este puede existir sin que
haya representación, sin que el mandatario obre en nombre del mandante, sino en

14
Ibídem. Pág. 71.
15
Ibídem. Pág. 72.

14
el suyo propio, y a la inversa, puede haber representación sin mandato, como en el
caso de la representación legal de un incapaz16.
Concluyendo, puede decirse que el poder es la facultad que se le otorga a
determinada persona para obrar en nombre o por cuenta de otra; la representación
es el ejercicio de ese poder o facultad; y el mandato es un acuerdo de voluntades
en el cual se fijan los alcances y límites de ese poder o facultad y su
representación.

Representación Indirecta o Mediata: El representante interviene actuando en


interés y por la voluntad de otro, pero celebrando el negocio para sí; es decir,
obrando en nombre propio pero por cuenta ajena. En este caso el representante es
el obligado directamente a favor de la persona con quien ha negociado, como si el
asunto fuera suyo. Muchos autores niegan que la indirecta sea una verdadera
representación, pues ni los efectos del negocio representativo tienen lugar
directamente en el patrimonio del representado ni actúa el representante en
nombre del principal17.
En ésta, el representante oculta su carácter de tal, haciendo creer a un tercero
que actúa en nombre propio. La característica de la representación indirecta, es
que una vez el representado ratifica el acto realizado por su representante
aparente, adquiere la categoría de representación directa.
En el Derecho Mercantil funciona lo que se llama la representación aparente; o
sea que una persona se manifiesta como representante de otra, sin necesidad de
ostentar un mandato, como sería necesario en el tráfico civil, o sea representar a
otro sin mayores formalidades, siempre y cuando, expresa o tácitamente, se de la
confirmación por parte del representado18.
Esta representación puede adquirir distintas formas, siendo estas:
Gestión de Negocios (artos. 1605 al 1615 Código Civil)

16
Alessandri, Arturo y Vodanovic, Manuel. Tratado de Derecho Civil: Partes Preliminar y General. Pág. 399.
17
Negro Costea, José Luis. Op. Cit. Pág. 30.
18
Villegas Lara, Rene Arturo. Derecho Mercantil Guatemalteco Tomo III. Págs. 10 y 11.

15
Es un acto unilateral que de forma espontánea y voluntaria, realiza una persona
en provecho de otra, sin que esta le haya encargado tal realización. “el acto o
negocio realizado por el ´gestor´ únicamente producirá efectos, si el principal o
beneficiario lo ratifica expresa o tácitamente y, en este caso, la ratificación ´produce
los efectos del mandato expreso y opera retroactivamente´19.
Contrato a favor o a cargo de un tercero (artos. 1530 al 1533 Código Civil)
Ernesto R. Viteri dice que ocurre cuando, “una persona, sin mandato ni
autorización, contrata con otra y asume personalmente obligaciones a cargo de un
tercero o adquiere derechos para éste”. En este caso, el acto o contrato realizado
por el que contrato por o a favor de un tercero (promitente), no trasciende en el
patrimonio del tercero hasta que éste acepta, o bien, cumple con las obligaciones,
desde ese momento cesa la responsabilidad del promitente.
Contrato de Participación (artos. 861 al 865 Código de Comercio de
Guatemala)
Por este contrato, un comerciante que se denomina gestor, se obliga a compartir
con otra u otras personas llamadas participantes, que le aportan bienes o servicios,
las utilidades o pérdidas que resulten de las operaciones de su empresa, ya sea
solo unas o todas ellas. La representación que se da en este tipo contractual
resulta indirecta por razón de que ante los terceros no quedan ligados los
participes, sino que únicamente el gestor ya que obra en nombre propio.
Comisión Mercantil (artos. 303 al 321 Código de Comercio de Guatemala)
El Código de Comercio no establece como contrato a la comisión, sino que, lo
regula como auxiliares de comercio, pero de su definición se extrae su naturaleza
contractual, siendo: “un acuerdo de voluntades, de carácter patrimonial, entre el
comerciante (comitente) y el comisionista para que este le realice uno o varios
negocios a aquel”. No hay necesidad de otorgar mandato, es suficiente que el
comisionista reciba el encargo por escrito o de palabra, si es de palabra deberá
ratificarlo por escrito el comitente antes de realizar el negocio.

19
Viteri, Ernesto R. Los Contratos en el Derecho Civil Guatemalteco (parte especial). Pág.25.

16
Esta institución se asemeja al mandato, pero al ser este último, un contrato
rígido y con muchos formalismos, no se adapta a la fluidez del tráfico comercial y
es por lo tanto, que nace la figura de la comisión para colaborar con la celeridad y
agilidad del comercio.
Otras formas de Representación Aparente en el Derecho Mercantil:
En el contrato de descuento, al descontatario se le considera mandatario del
descontador para el cobro de créditos, teniendo las mismas obligaciones y
responsabilidades que el descontador (arto. 733 CCG). Esta calidad no proviene de
un contrato de mandato, por lo tanto no puede tomarse este contrato como un
mandato.
En los auxiliares de comercio, se encuentran:
 Los factores que realizan todas las operaciones y celebran los contratos
corrientes relacionados con el objeto de la empresa que dirijan, actúan en
nombre y por cuenta del comerciante, pero también pueden contratar en
nombre propio, siempre que el comerciante lo autorice expresamente y en
ciertas circunstancias. (artos. 263 al 272 CCG).
 Los agentes de comercio independientes, pueden celebrar contratos
mercantiles por cuenta propia, para vender, distribuir, promocionar o colocar
bienes o servicios, cuando así lo haya convenido con el principal, a través de
un contrato de agencia (arto. 280 CCG).
 Distribuidores o representantes, quienes por cuenta propia, venden,
distribuyen, promueven, expenden o colocan bienes o servicios del principal,
a través de un contrato de distribución o representación (arto. 280 CCG).
Cualquier persona que suscriba un título de crédito en nombre de otro, sin
facultades legales para hacerlo, se obliga como si hubiera actuado en nombre
propio. La ratificación expresa o tácita de aquel acto, por quien legalmente lo pueda
autorizar, transfiere al representado aparente, desde la fecha que lo ratifica, las
obligaciones que de él nazcan (arto. 406 CCG)

17
El endoso en procuración, confiere al endosatario las facultades de un mandatario
con representación para cobrar el título judicial o extrajudicialmente y para
endosarlo en procuración (arto. 427 CCG)

FORMAS DE ACREDITAR LA REPRESENTACIÓN EN LA CELEBRACIÓN DE


UN NEGOCIO JURÍDICO
El Notario que autorice un documento público donde exista intervención de una
persona en nombre y por cuenta de otro, deberá tener a la vista los documentos
que conforme a la ley y a su juicio, son suficientes para acreditar dicha
representación, siendo alguno de ellos:
PARA PERSONAS INDIVIDUALES
Menores, Incapaces y Ausentes
a) Para comprar bienes a su favor: en este caso es suficiente que el padre o la
madre, acrediten la representación con la certificación de la partida de
nacimiento expedida por el Registro Nacional de las Personas, ya que se
actúa en ejercicio de la patria potestad.
b) Para vender bienes del menor: En estos casos además de la certificación de
nacimiento, es necesaria la certificación judicial o notarial del auto que
aprobó las diligencias previas de utilidad y necesidad, ya que para disponer
de bienes de menores, incapaces o ausentes, es requisito indispensable
contar con tal autorización.
c) Para acreditar la representación del tutor, protutor y guardador deberán
presentar certificación de la resolución del nombramiento y el acta del
discernimiento y aceptación del cargo inscrita en el Registro Nacional de las
Personas.

De un mandatario:

Es necesario el testimonio de la escritura pública, en donde se le otorgó el


mandato, en el que consten las facultades con que cuenta. El testimonio debe estar
inscrito en el Registro de Poderes que funciona en el Archivo General de
Protocolos adscrito a la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia.
18
PARA PERSONAS JURÍDICAS

De Derecho Público

El Estado

El Procurador General de la Nación, ejerce la representación del Estado y es el


Jefe de la Procuraduría General de la Nación. (Arto. 252 Constitución Política de la
República de Guatemala). Cuando deba acreditarse la representación del Estado el
Notario debe tener a la vista certificaciones del acuerdo gubernativo, en el que se le
nombró y del acta de toma de posesión del cargo.

Las Municipalidades

Es el Alcalde Municipal, el representante legal del municipio que llega al cargo


por elección popular. En el caso que deba acreditarse la representación del Alcalde
Municipal, el Notario debe tener certificación de la elección que lo declaró como tal
y del acta de toma de posesión del cargo.

Iglesias

La Constitución Política de la República le reconoce personalidad jurídica a la


Iglesia Católica, según su artículo 37. El artículo 16 del Código Civil establece que,
la designación de representante de personas jurídicas está supeditada a la ley, a
las reglas de su institución, sus estatutos o reglamentos. Por lo anterior, la
representación de la Iglesia Católica se regirá por el Código de Derecho Canónico.
Para acreditar la representación de las demás iglesias deberá tenerse a la vista el
Acta Notarial de nombramiento y la constancia de inscripción en el Registro de
Personas Jurídicas del Ministerio de Gobernación.

Universidad de San Carlos de Guatemala

Por tener reconocida su personalidad jurídica en la Constitución Política en su


artículo 82, se rige por su Estatuto, el cual establece que el Rector es el
representante legal de la Universidad.

19
De Derecho Privado

Fundaciones, Asociaciones, Sociedades Civiles, ONG´S, o Entidades


Extranjeras.

Acta Notarial de nombramiento y constancia de inscripción en el Registro de


Personas Jurídicas del Ministerio de Gobernación

Sociedad Mercantil

En necesaria el Acta Notarial de nombramiento autorizada por Notario en base


a la Escritura Social de constitución y/o el libro de Actas de la entidad, para el caso
que en él constará la designación, el Acta debe inscribirse en el Registro Mercantil.

Banco Privado

Es necesaria el Acta Notarial de nombramiento, faccionada y autorizada por un


Notario en base a la Escritura Social de Constitución y el libro de Actas en que se
le nombró, el acta notarial de nombramiento debe estar inscrita en el Registro
Mercantil.

Cooperativas

Acuerdo por el que se reconoció su personalidad jurídica; certificación de la


Inscripción de la Cooperativa en el Registro de Cooperativas INACOP (Instituto
Nacional de Cooperativas); acta Notarial de nombramiento del representante legal

PROHIBICIONES DE LOS REPRESENTANTES

EN LA PATRIA POTESTAD: los padres no pueden enajenar ni gravar los bienes de


los hijos, ni contraer obligaciones excediéndose de sus límites, sino por causa de
absoluta necesidad y evidente utilidad y previa autorización judicial (arto. 264
Código Civil). No pueden dar poder general solo especial para asuntos que no
puedan atender personalmente (arto. 1691 CC). También no pueden transigir, ni
comprometer en árbitros los asuntos del menor de edad (artos. 2159 y 2174 CC).

20
EN LA TUTELA: Está prohibido para el tutor: contratar con su pupilo; disponer a
título gratuito de los bienes del menor; aceptar donaciones del expupilo, sin
haberse aprobado y cancelado las cuentas de su administración, salvo si fuere
ascendiente, cónyuge o hermano; no puede reconocer hijos del pupilo sin su
autorización y en ningún caso los del incapaz (artos. 336,337 y 338 CC). No
pueden dar poder general solo especial para asuntos que no puedan atender
personalmente (arto. 1691 CC) No pueden dar poder general solo especial para
asuntos que no puedan atender personalmente (arto. 1691 CC). No puede celebrar
contrato de sociedad con sus representados (arto. 1738 CC). También no pueden
celebrar contrato de sociedad, transigir, ni comprometer en árbitros los asuntos de
su pupilo, sin autorización judicial (artos. 1740, 2159 y 2174 CC).

EN EL MATRIMONIO: Ninguno de los cónyuges puede sin el consentimiento del


otro: dar poder para asuntos relativos a los bienes comunes (arto.1695 CC);
celebrar con terceros contrato de sociedad en relación a bienes comunes o aportar
a una sociedad esta clase de bienes (arto.1737 CC); dar en arrendamiento los
bienes comunes del patrimonio conyugal por un plazo mayor de 3 años con
anticipo de la renta por más de un año (arto. 1882 CC); transigir sobre bienes
comunes (arto. 2160 CC); comprometer en árbitros los negocios que afecten
bienes comunes (arto. 2173 CC).

EN EL MANDATO: no puede el mandatario, sin autorización del mandante: usar ni


adquirir para sí ni para sus parientes legales las sumas o bienes que de él haya
recibido o por su cuenta (arto. 1710 CC); no puede comprar por sí ni por interpósita
persona, los bienes del mandante, ni tomarlos en arrendamiento, sin el
consentimiento expreso de éste (arto. 1793 inc. 5 y 1884 CC).

EN LA COMISIÓN MERCANTIL: El comisionista no puede: delegar sus funciones


sin estar autorizado (arto. 311 CCG); no podrá, sin autorización del comitente,
prestar, ni vender, al crédito o a plazo (arto. 320CCG); no puede comprar para sí ni
para otro, lo que se le hubiere mandado vender, ni venderá lo que se le haya

21
mandado comprar, sin consentimiento expreso del comitente (arto. 324 CCG);
cobrar o percibir comisión de quien no sea su comitente (arto. 327 CCG).

TERMINACIÓN DE LA REPRESENTACIÓN

La representación termina normalmente con la ejecución o cumplimiento del


encargo conferido, también por el vencimiento del término para el que se otorgó; o
puede estar sujeta su finalización a la terminación o remoción del cargo, disolución
de las sociedades, entre otras.

La terminación o extinción de la representación se puede establecer de acuerdo


al tipo de representación que se trate. Es primordial comprender otras causas de
extinción de la representación que son comunes a las clases de representación,
que pueden provocar que no se celebre el negocio jurídico o se retarde su
celebración, siendo éstas:

Renuncia del Representante

Pueden renunciar: el mandatario, los administradores en la sociedad mercantil; en


la tutela no es propiamente renuncia sino excusa y a la patria potestad no se puede
renunciar, solo procede la separación, suspensión o pérdida.

Revocación de la Representación

Se pueden revocar los mandatos en materia civil y las comisiones en materia


mercantil; debe notificarse tanto al mandatario como a terceros interesados en el
asunto o negocio pendiente. También pueden revocarse los nombramientos de
Administrador por la Asamblea General de una Sociedad Anónima.

Remoción del cargo

Pueden ser removidos los tutores.

Muerte o interdicción del representante o del representado

22
En la patria potestad, si mueren los padres, los menores quedan sujetos a tutela; la
interdicción de los padres es causa de suspensión de la patria potestad. La
incapacidad del tutor es causal de prohibición para el ejercicio de la tutela. En el
caso del mandatario, debe continuar el mandato, muerto el mandante, solo para
asuntos pendientes mientras no se apersonen los representantes legales. En la
comisión mercantil la muerte o inhabilitación del comisionista termina la comisión,
no así la muerte del comitente, facultando a sus herederos para revocarlo.

LA REPRESENTACIÓN ILEGITIMA, DEFECTUOSA O IMPERFECTA EN EL


NEGOCIO JURÍDICO

La falta de representación en la persona que obra a nombre de otra descarta,


en principio, la representación y sus propios efectos, tanto en el caso de que el
otorgante del negocio carezca en absoluto de toda representación legal o
voluntaria, como en el que, teniéndola, se exceda de sus facultades o las
contravenga para el negocio que se trate; o bien si habiéndolo tenido, ejercite un
poder fenecido. En estos casos el representado no tiene responsabilidad frente a
terceros de lo que haya realizado su representante.

Cuando falta la representación (en los casos de representación indirecta), el


solo acto de ratificación o aprobación del representado, que en algunos casos tiene
efecto retroactivo, como en la gestión de negocios; o efecto ex nunc, es decir
desde el momento de la ratificación, como en el contrato a favor o a cargo de un
tercero; exonera o libera al representante de las consecuencias legales del negocio
frente a terceros.

La ratificación es un acto jurídico unilateral en virtud del cual el representado


aprueba lo hecho por el que se dijo su representante o lo que éste hizo excediendo
las facultades que se le confirieron. Cabe tanto en la representación legal como en
la voluntaria. Puede ser expresa o tácita, ya sea, cuando el representado declara,
por escrito o de palabra, la voluntad de hacer suyo el acto ejecutado en su nombre,
y es de la segunda, cuando se desprende de cualquier hecho ejecutado por el

23
representado que manifieste en forma inequívoca la voluntad de aceptar lo que en
su nombre se ha hecho20.

En materia mercantil, el artículo 670 del Código de Comercio de Guatemala,


establece en cuanto a la representación aparente (indirecta) que, quien haya dado
lugar, con actos positivos u omisiones graves a que se crea, conforme a los usos
del comercio, que alguna persona está facultada para actuar como un
representante, no podrá invocar la falta de representación respecto a terceros de
buena fe. En este sentido, la ratificación o aprobación del representado puede
darse por acciones u omisiones, que repercuten en responsabilidad del
representado.

En los casos en que la persona que celebra un negocio jurídico en nombre de


otra y ejercita representación que se considere ilegitima, defectuosa o imperfecta,
como sería la falta de representación, el excederse el representante de sus
facultades o transgredir las otorgadas en la representación; o bien, en los casos en
que haya terminado la representación por cualquier causa y aún hace uso de ese
poder para celebrar contratos a nombre de su representado; sin que exista
ratificación o aprobación del representado; el representante asume las
consecuencias y efectos jurídicos que de su actuación resulte en perjuicio de su
representado y frente a terceros.

EFECTOS DE LA REPRESENTACIÓN ILEGITIMA, DEFECTUOSA O


IMPERFECTA EN EL NEGOCIO JURÍDICO

Las partes cuando celebran un negocio jurídico esperan que se produzcan los
efectos jurídicos deseados, pero puede ocurrir que al existir ciertas circunstancias
previas o posteriores a su celebración, que hacen que estos efectos no lleguen a
producirse, estando entonces, frente a la invalidez e ineficacia del negocio jurídico.

20
Alessandri, Arturo y Vodanovic, Manuel. Op. Cit. Pág. 404.

24
Propiamente la ineficacia es el término más amplio y cubre todos los casos en
que un negocio jurídico no produce los efectos totales queridos. Y un negocio
inválido es aquel al que le falta algún elemento considerado necesario por el
ordenamiento jurídico, no pudiendo producir efectos, siendo, por tanto, ineficaz. De
este modo la invalidez es una especie de la ineficacia21.
El negocio es inválido cuando faltan requisitos o elementos esenciales para su
existencia. La invalidez es una sanción civil y una medida de protección. Sanción,
en cuanto es la consecuencia que la ley indica para la falta de requisitos que ella
misma exige. Y medida de protección, en cuanto impide que un negocio afecte
intereses que la ley estima importantes. Al ser una sanción, sólo se produce en los
casos y situaciones previstos por la ley22.
Son formas de invalidez: la nulidad absoluta y la nulidad relativa. Algunos
autores las denominan nulidad y anulabilidad, según se trate de una u otra.
Son formas de ineficacia: la inoponibilidad, la resolución, la rescisión, la
revocación. En este caso el negocio jurídico es válido, pero ciertas circunstancias
hacen, que por voluntad de las partes o por estipulación de la ley, no se produzcan
sus efectos jurídicos.
Para el presente trabajo, tiene importancia la nulidad absoluta y relativa, que
provocan la invalidez del negocio jurídico, cuando es considerada ilegítima,
defectuosa o imperfecta la representación que ejercita la persona que celebra el
negocio, en nombre de otro.
Nulidad Absoluta: Según nuestro código civil, hay nulidad absoluta en un negocio
jurídico cuando: su objeto sea contrario al orden público o contrario a leyes
prohibitivas expresas y por la ausencia o no concurrencia de los requisitos
esenciales para su existencia.
Nulidad Relativa: El negocio jurídico es anulable: por incapacidad relativa de las
partes o de una de ellas y por vicios del consentimiento.

21
Domínguez Águila, Ramón. Teoría General del Negocio Jurídico. Pág. 203.
22
Ibídem. Pág. 206.

25
En cuanto a la anulabilidad del negocio jurídico debe tenerse en cuenta la
facultad del representado de revalidar o confirmar los negocios que adolecen de
nulidad relativa. Hay que recordar que el negocio anulable, es aquel que es válido
porque no le falta ningún elemento esencial; su inconveniente es que en él incide
un vicio o defecto; por lo tanto puede ser revalidado o confirmado por el afectado.
Puede hacerse de forma expresa o tácita; ésta última ocurre cuando se da
cumplimiento a la obligación. La revalidación expresa debe realizarse cumpliendo
los mismos requisitos que exige la ley para la celebración del negocio que se
revalida.

CASO PRÁCTICO:
El Ministerio de Educación beneficia a la entidad Amigos del Maestro y del
Desarrollo de los Pueblos Organización No Gubernamental (ONG) con el
financiamiento de un proyecto socioproductivo por la cantidad de doscientos mil
quetzales (Q.200,000).
Al momento de suscribir el convenio respectivo, el señor Eduardo Andrés Itzep
Barrios, Presidente y representante legal de la entidad beneficiada acredita su
representación con Acta Notarial de nombramiento, faccionada por el notario Felipe
Rosales Pérez.
El Asesor jurídico de la Entidad Estatal se percata que el Acta Notarial de
nombramiento no lleva la razón de haberse inscrito en el Registro de Personas
Jurídicas del Ministerio de Gobernación y al preguntarle al señor Eduardo Andrés
Itzep Barrios, representante legal de la entidad, manifiesta que por
desconocimiento, no se hizo la inscripción respectiva en dicho Registro.
Es suficiente el documento con que acredita la representación el Presidente de la
Asociación para la celebración del convenio? No es suficiente, ya que el Acta
Notarial de Nombramiento debe ser inscrita en el Registro de Personas Jurídicas
del Ministerio de Gobernación, como requisito para la constitución y funcionamiento
de una entidad o asociación de carácter privado, según lo establece el Código Civil,
la ley del Registro Nacional de las Personas y los acuerdos ministeriales 904-2006
y 649-2006 del ministro de gobernación.
26
CONCLUSIONES

La representación es la actuación de una persona en nombre de otra. En un


negocio jurídico se sustituye la voluntad del interesado por la de la persona que
comparece en su nombre y por su cuenta, es esa la principal función de la figura de
la representación, hace que la persona con impedimento, legal o personal, para
realizar un negocio jurídico comparezca, a través de su representante, como si lo
hiciera por sí mismo.

La figura de la representación es tan amplia y de suma importancia en la esfera


jurídica, ya que es permitido hacer por medio de representante casi todos los actos
o negocios que puedan hacerse personalmente, exceptuando únicamente los actos
personalísimos.

La ley no establece una normativa específica que norme de manera especial la


forma de constitución, ejercicio y finalización de la representación. Esta figura se
encuentra dispersa en nuestra legislación, por lo que se debe integrar con normas
de otras instituciones afines, en este caso, el contrato de mandato.

La representación puede originarse de la ley o la voluntad privada. Si la


representación es legal, como la que tienen los padres en ejercicio de la patria
potestad y el tutor, la misma ley se encarga de fijar quienes la ejercitarán, sus
facultades, las condiciones y límites de su ejercicio. Si la representación es
voluntaria, como la del mandatario, su designación, facultades, condiciones y
prohibiciones las determina voluntariamente el mandante en el contrato de
mandato.

La representación legal es una clase de representación en la cual el representante


es designado por la ley, obedeciendo a la función tuitiva del Estado, ya que tutela a

27
los sujetos que en relación con los demás se encuentran en una posición
desfavorable al no tener capacidad reconocida para obrar por sí mismos.

La representación de personas jurídicas, es una representación especial porque


combina tanto representación legal como voluntaria, ya que, por mandato legal
deben ser representadas, pero la designación del representante se efectúa de
forma voluntaria. En cuanto a sus facultades y prohibiciones, pueden estar
determinadas por ley, por reglamento, por sus estatutos o de forma convencional
(escritura social).

El poder es el conjunto de facultades que el representado otorga al representante


para que actúe en su nombre; la representación, por tanto, es el ejercicio de ese
poder. El mandato es el contrato que contiene las facultades y límites del poder y
su ejercicio (representación).

Nuestra legislación no hace distinción entre mandato y poder, los utiliza como
sinónimos. Incluso al Registro donde se inscribe el mandato, se le denomina “de
Poderes”. Para la doctrina son términos diferentes que provienen de una fuente
diferente, uno de un acuerdo de voluntades, el otro de una declaración unilateral de
voluntad.

La representación y el mandato no dependen uno del otro. Puede existir


representación sin mandato, como la patria potestad y la tutela; y puede otorgarse
mandato sin representación.

La ratificación es el acto jurídico unilateral del representado, por el cual, de forma


expresa o tácita, acepta los actos o negocios realizados sin mandato o encargo,
por otra persona; que le benefician o perjudican. Este acto libera de
responsabilidad al representante y compromete al representado como si éste lo
hubiera realizado.

28
En el ejercicio de la función notarial, es indispensable conocer las formas en que se
acredita la representación, es decir los documentos que el representante debe
exhibir para acreditar la representación que ostenta para celebrar el negocio
jurídico y que el Notario, debe hacer la calificación respectiva de los mismos.

Los negocios jurídicos realizados en ausencia de representación, excediéndose el


representante en sus funciones o bien contraviniendo las concedidas; provocan la
invalidez (nulidad absoluta y relativa) o ineficacia del negocio jurídico.

El representado puede revalidar o confirmar los actos o negocios que realizare la


persona que sin facultades para representarlo o el que las tuviere, se excediera de
ellas o las contraviniere; provocando que el negocio surta todos sus efectos
jurídicos, sobre la persona o patrimonio del representado.

29
BIBLIOGRAFIA

Muñoz, Nery Roberto. El Instrumento Público y el Documento Notarial. 4ª. Edición.


Guatemala. 1995.
Barrera Graf, Jorge. La representación voluntaria en derecho privado. 1ª. Edición.
UNAM. México. 1967.
Negro Costea, José Luis. Representación, Mandato y Poder. Madrid. 2010.
Villegas Lara, René Arturo. Derecho Mercantil Guatemalteco Tomo I. USAC.1988.
Cutimbo Flores, Darwin. Negocio Jurídico y Caducidad. Universidad Nacional del
Altiplano. Perú. 2012.
Ossorio, Manuel. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. 1ª edición
electrónica.
Muñoz, Nery Roberto. La Forma Notarial en el Negocio Jurídico. 2002.
Alessandri, Arturo y Vodanovic, Manuel. Tratado de Derecho Civil: Partes
Preliminar y General. Edición Jurídica de Chile. 1998.
Villegas Lara, Rene Arturo. Derecho Mercantil Guatemalteco Tomo III. Editorial
Universitaria USAC. 2006.
Viteri, Ernesto R. Los Contratos en el Derecho Civil Guatemalteco (parte especial).
2ª. Edición. Guatemala. 1992.
Domínguez Águila, Ramón. Teoría General del Negocio Jurídico. Editorial Jurídica
de Chile. 1977.

PÁGINAS WEB CONSULTADAS:


http://www.monografias.com/trabajos59/figura-representacion/figura-
representacion2.shtml
http://es.scribd.com/doc/413376/Nociones-sobre-representacion-legal-de-las-
personas-naturales
http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/representacion/representacion.htm

LEYES CONSULTADAS:
Constitución Política de la República.
30
Código Civil, Decreto Ley 106.
Código de Comercio de Guatemala; Decreto No. 2-70.
Código Procesal Civil y Mercantil, Decreto Ley 107.
Ley del Organismo Judicial, Decreto No. 2-89
Código de Notariado, Decreto No. 314.
Ley del Registro Nacional de las Personas, Decreto No. 90-2005.
Ley de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo, Decreto No. 02-
2003.
Acuerdo Gubernativo No. 512-98 del Presidente de la República. Reglamento de
Inscripción de Asociaciones Civiles.
Acuerdo Ministerial No. 649-2006 del Ministro de Gobernación.
Acuerdo Ministerial No. 904-2006 del Ministro de Gobernación.

31
ANEXO

DOCUMENTOS PARA ACREDITAR LA REPRESENTACIÓN DE


INSTITUCIONES DE DERECHO PÚBLICO

No. ESTADO MUNICIPALIDADES Iglesias Universidad de San Carlos de Guatemala

1 Es representado por Representado por el Alcalde Acta Notarial El Rector es el representante legal de la
el Procurador General Municipal para acreditar la que contiene Universidad, ejecuta y hace cumplir las
de la Nación representación se necesita el resoluciones del Consejo Superior Universitario.
Para acreditar la certificación del Acuerdo nombramiento Certificación de Actas de Elección
representación del suscrito por los miembros de del
Estado el Notario la Junta Electoral representante
debe tener a la vista Departamental del Tribunal legal
certificación del Supremo Electoral en el que
acuerdo gubernativo se adjudica el cargo.
de nombramiento

2 Certificación del acta certificación del acta de toma Razón de Certificación de Acta de toma de posesión.
de toma de posesión de posesión del cargo. Inscripción de
del cargo. nombramiento
ante el
registro de
Personas
Jurídicas del
Ministerio de
Gobernación

32
DOCUMENTOS PARA ACREDITAR LA REPRESENTACIÓN DE
INSTITUCIONES DE DERECHO PRIVADO

No. Asociaciones Civiles * Cooperativas Organizaciones No Sociedades


Gubernamentales ONG`S
- Fundaciones

1 Acta Notarial que contiene el Certificación de la Acta Notarial que contiene Acta Notarial de nombramiento
nombramiento del Inscripción de la el nombramiento del en base a la Escritura Social de
representante legal Cooperativa en el Presidente y representante constitución y/o el libro de Actas
Registro de legal de la entidad
Cooperativas INACOP Si es a través de un mandatario
(Instituto Nacional de especial el documento
Cooperativas) acreditativo es el Testimonio de
la Escritura de mandato
debidamente inscrito en el
Registro de Poderes del Archivo
General de Protocolos y la
Inscripción en el Registro
Mercantil General de la
República, art. 1686 al 1704 del
Código Civil y 338 del Código de
Comercio de Guatemala

2 Razón de Inscripción ante el Certificación del acta Razón de Inscripción de Razón de inscripción del
registro de Personas Jurídicas suscrita en Sesión del nombramiento ante el nombramiento ante en el
del Ministerio de Gobernación consejo de registro de Personas Registro Mercantil.
Administración de la Jurídicas del Ministerio de
cooperativa y el Gobernación
certificado de inscripción
del Presidente del
Consejo de
Administración y
Representante Legal

33
DOCUMENTOS PARA ACREDITAR LA REPRESENTACIÓN DE
INSTITUCIONES DE DERECHO PRIVADO

No. Alcaldías Asociaciones de Comunidades de Consejos Comunitarios de Desarrollo


Indígenas COCODES
Vecinos, Asociaciones Pueblos Indígenas
Comunitarias (art. 18 y (art.20 del Código
19 del Código Municipal)
Municipal)

1 Certificación del Acta Notarial de Acta Notarial de Certificación del acta de inscripción y
Acta faccionado nombramiento del nombramiento autorización del Alcalde Comunitario quien
en Asamblea representante legal del representante preside el Órgano de Coordinación del
Comunitaria legal COCODE extendida por la municipalidad
donde conste la
elección y
legitimación del
alcalde indígena.

2 Credencial de Razón de Inscripción y Razón de Credencial del Alcalde Comunitario o


acreditación autorización municipal Inscripción y Presidente del COCODE extendida por la
como Alcalde del nombramiento. Art. autorización Municipalidad
1 del Decreto 01-2007 municipal del
indígena
nombramiento.
extendido por el
Art. 1 del Decreto
Ministerio de
01-2007
Cultura y
Deportes

34
DE CONFORMIDAD CON EL DECRETO NÚMERO 01-2007, DEL CONGRESO
DE LA REPUBLICA QUE MODIFICA EL ARTÍCULO 102 DEL DECRETO 90-2005,
LEY DEL REGISTRO NACIONAL DE LAS PERSONAS, EL REGISTRO DE
PERSONAS JURÍDICAS DEL MINISTERIO DE GOBERNACIÓN NO ES
COMPETENTE PARA CONOCER DE LAS INSCRIPCIONES DE LAS PERSONAS
JURÍDICAS QUE SE DETALLAN A CONTINUACIÓN:
1. Asociaciones de Vecinos (que se constituyan de acuerdo al Código Municipal,
artículo 19).
2. Asociaciones Comunitarias para el Desarrollo.
3. Asociaciones de las Comunidades de los Pueblos Indígenas: (que se refieren los
artículos 19, 20 y 21 del Código Municipal y la Ley de los Consejos de Desarrollo
Urbano y Rural como:
- COMUDES-
-COCODES-
-COEDUCAS-
-2003)
ESTAS PERSONAS JURIDICAS DE CONFORMIDAD CON LA LEY, SE
INSCRIBEN Y AUTORIZAN ANTE LA MUNICIPALIDAD DEL LUGAR QUE LES
CORRESPONDE.

35