You are on page 1of 3

Contaminación de basura marina en la playa de Totoralillo.

Actualmente, existe una gran preocupación debido a la contaminación de las playas producto de la
basura marina. Se define basura marina como cualquier material sólido, el cual es desechado
intencionalmente o no en ambiente marino. Se incluye una gran variedad de materiales de desecho
tales como: vidrio, goma, papel, destacando los impactos de plásticos y microplasticos.

Por esta razón, es importante crear una conciencia más responsable de modo que se reduzca el uso
del plástico, y al mismo tiempo, mejorar e incrementar el reciclado.

El tema del cual se hablará será la contaminación de basura marina en la playa de Totoralillo.

En las temporadas del verano, el impacto del turismo y el comercio afectan gravemente a la playa
de Totoralillo dado al resultado de la gran acumulación de materiales de desecho tales como
envoltorios de helado, colillas de cigarro, cervezas, bolsas plásticas, entre otros. Asimismo, estos
materiales que en principio quedan en la arena, terminan finalmente en el agua del mar, a causa de
la elevación de la marea o quedan al alcance de las olas, entre otros causales. Teniendo en cuenta
lo anteriormente dicho, esto es producto de la falta de cultura en la población.

Todo este escenario se ve gravemente afectado con la descarga directa de basura por la población
residente, la insuficiente limpieza de la playa, y con la falta de conciencia y el desconocimiento de
la población y las autoridades responsables sobre la forma de recolectar y disponer adecuadamente
las basuras.

Se conoce que la basura marina genera diversos impactos tales como:

1. Problemas a la salud pública: El ejemplo más claro es un corte con un vidrio roto. Asimismo, las
basuras flotantes también incluyen condones, compresas, entre otros. Los cuales pueden
transportar fácilmente elementos patógenos como estreptococos y otros contaminantes
bacterianos.
2. Ingestión de basura marina por parte de animales: En este caso al ser ingeridas las basuras
marinas interfieren con los procesos digestivos de los animales o también provocan la sensación
de saciedad, provocando una severa desnutrición que puede llegar a causar la muerte del
animal. Existen casos de que un animal puede resultar atrapado por la basura marina
accidentalmente o a causa de su propio comportamiento o por curiosidad, y por ende morir por
estrangulamiento o asfixia al bloquearse los conductos de aire.
3. Mortalidad de fauna: El nivel de contaminación es tal que existen investigaciones que han
evidenciado que el 98% de los animales marinos contienen restos de plástico en sus estómagos.
4. Acidificación de los mares: Las basuras afectan también a la calidad del medio en el que los seres
marinos se desenvuelven.

En síntesis, el problema global afecta a la salud pública, impacta negativamente sobre la


biodiversidad de los ecosistemas marinos. Además, afecta a las actividades recreativas de la playa
como también afecta a su valor paisajístico.

Los objetivos de este proyecto serán:

1. Crear conciencia respecto a la contaminación marina mediante la entrega de conocimiento


sobre el cuidado de nuestras playas.
2. Evitar que la basura generada en la playa entre al mar.
3. Capacitar a la comunidad para reciclar nuestros desperdicios de manera correcta y generar un
cambio en las malas prácticas en cuanto a la eliminación de desechos.

El proyecto contara con la presencia de un biólogo marino que estará a cargo de las boyas y capacitar
a los monitores que entregaran la información. Los monitores serán cuatro estudiantes con carreras
relacionadas al mar o la ecología. Un ingeniero en construcción que pueda generar el centro de
reciclaje, un profesional del área ambiental como un doctor en ecología aplicada para dar una charla
certificada de reciclaje.

Esta actividad se llevara a cabo en la playa de Totoralillo ubicada al sur de la ciudad de Coquimbo
en la IV región, la charla se llevara a cabo en el salón de eventos que se encuentra en la misma playa.
Este proyecto tiene como inicio 15 de Diciembre del 2017 y se dará por finalizado el 15 de Marzo
del 2018 teniendo un periodo de duración de 3 meses.

Los instrumentos a utilizar serán stickers, bolsas y botellas reutilizables los cuales serán entregados
por los monitores que estarán junto al centro de reciclaje. Asimismo, los monitores llevarán puesto
un uniforme adecuado a la situación. Para realizar la charla, se utilizará un proyector. Las boyas y el
centro de reciclaje se colocarán en distintos puntos de la playa.

Para llevar a cabo este proyecto se realizarán actividades tales como:

1. Instalación del centro de reciclaje: Del día 15 de diciembre al 1 de enero el ingeniero en


construcción montara el centro de reciclaje en la entrada de la playa. La persona a cargo es el
ingeniero en construcción.

2. Entrega de información mediante monitores: Desde el 1 de enero los monitores se ubicaran a


un costado del centro de reciclaje dando información a la respecto de cómo utilizar el centro
mediante colores e indicando que tipo de desechos corresponde. Además se entregaran bolsas
reutilizables, stickers y botellas reutilizables para promover las actividades a favor del
medioambiente. El responsable es el monitor a cargo.

Para ejecutar este proyecto se compraran los siguientes materiales:

Boyas (Nauticentro): Cada boya cuestan $50.000 pesos cada una. La necesidad de este proyecto es
de ocho boyas, por ende da un total de $400.000 pesos.
Proyecto (View Sonic): El valor del proyector es de $280.000 pesos.
Contenedor de reciclaje (Plásticos QB Contenedores): Cada contenedor cuesta $100.00 pesos, en
donde se necesitan 5 contenedores, por consiguiente el valor total es de $500.00 pesos.

El valor total de todo el equipamiento comprado es de $1.180.000 pesos.

Las instancias que nos ayudan a la gestión son el apoyo recibido por los habitantes de Totoralillo
debido a que se dieron cuenta de la problemática por ende creció en ellos un pensamiento
preventivo, el cual busca reducir la contaminación de basura marina mediante medidas tales como
reducir el uso de envases y envolturas desechable de materiales persistentes, controlar la cantidad
de desecho, entre otros. Por su contraparte, la instancia que nos obstaculizo fue de que a pesar de
las medidas tomadas (Información entregada por mediadores, centros de reciclaje, boyas, entre
otros) lamentablemente los visitantes y/o habitantes sigan botando basura la cual llega a la playa
de todas maneras.

En conclusión, cada vez hay más basura en el mar debido a que cada vez generamos más.
Aunque se aumente los gastos en limpieza de las playas, las basuras vuelven a nosotros con
insistencia. No importa que una playa haya quedado limpia a las nueve de la mañana, si a las 9 de
la noche estará otra vez llena de basura.
Nuevamente, el problema es local, pero su origen es global. Por más que un municipio se empeñe
en limpiar sus playas, los residuos vienen transportados desde otros lugares.
Es necesario un cambio cultural definitivo que nos haga asumir que el mar no es un vertedero.
Asimismo, la prevención parece ser el método más simple y eficaz de disminuir los residuos en el
mar, todos deberíamos empezar a revisar nuestros estilos de vida, calcular cuanta basura
generamos.
Por todos estos motivos, es importante realizar campañas educativas y de difusión sobre los
problemas que se derivan de la basura marina, y la necesidad de educar a la población para reducir
el impacto de este problema en el mar y su ecosistema.