You are on page 1of 5

ANCHONGA COMO EL DISTRITO MÁS POBRE DEL PERÚ

“El Distrito de Anchonga se encuentra ubicado a 82 km al Noroeste de


Huancavelica, Provincia de Angaraes y Departamento de Huancavelica. Se
encuentra enclavado en la región de la Sierra, (también tiene una zona de
puna) contando con una altitud media de 3.298 m.s.n.m, con extremos de 3630
m.s.n.m., en la parte baja (colindante con el río Opamayo). Cuenta en su mayor
parte con un relieve de pendiente media (pendiente entre 30 y 60 %), también
se encuentra relieves de pendientes suave y fuerte, existiendo una pequeña
área que es plana.
Agroecológicamente, cuenta con una zona baja y zona media. En la primera
siembran maíz, arveja, alfalfa, frijoles principalmente; y la segunda siembran
papa, cebada, trigo y avena forrajera y hortalizas principalmente.
Morfológicamente se puede catalogar como una superficie con laderas
moderadas y con pendiente, existiendo un río en la parte baja (Río Opamayo).
Geológicamente es una región definida y estable, cuenta con cerros y rocas
sueltas muy grandes en la parte alta y existen derrumbes en los meses de
invierno.
Vías de acceso: El distrito de Anchonga y las comunidades de intervención,
materia de la propuesta del presente proyecto, están unidas por las trochas
carrozables, aptas para el ingreso en la temporada de verano, mientras que en
las temporadas de invierno es de difícil acceso, por su propia composición de la
morfología andina, tierra arcillosa y trochas angostas; la capital del distrito
cuenta con carretera afirmada, para el acceso del parque automotor.
El Distrito cuenta con caminos de herraduras. Los caminos de herraduras son
muy usados por los pobladores en función al clima, con excepción de la ruta
Anchonga – Lircay, las trochas carrozables se encuentran en mal estado y no
existe movilidad permanente.
Demografía : El Distrito de Anchonga cuenta con una población de 5.573
habitantes estratificados a nivel de la zona urbana de 309 habitantes y a nivel
de la zona rural 5.264 habitantes, cifra oficial del INEI – 1993.
Las relaciones con los actores sociales, se ha venido coordinando con las
Autoridades del Gobierno Local, como es con el Alcalde de la Municipalidad
Distrital de Anchonga, Alcalde Provincial de Angaraes y Las Autoridades
Políticas de las Comunidades de intervención, Presidente, Club de Madres y
otras organizaciones.
Climatología y meteorología: En el Distrito de Anchonga la temperatura
promedio es de 12 a 15° C, con rangos de 22 a 0°C. Existen dos épocas
definidas: una época de lluvia y otra de estiaje. Llueve durante los meses de
Setiembre a Marzo y la temperatura es fría. Cuando llueve el agua corre por las
calles del pueblo y se forman anegaciones a modo de charcos.
Esporádicamente cae nieve y granizo en el pueblo afectando este último a los
cultivos, animales y viviendas.
Anualmente cae heladas durante los meses de Julio a Agosto
(esporádicamente en los meses de Enero y Febrero), observándose en esta
época cambios extremos de temperatura, desde -5°C durante la noche y
madrugada hasta 22°C durante el día. Las heladas afectan a la población, muy
principalmente a la infancia y personas de tercera edad, así como a los cultivos
y animales domésticos. El agua de las lluvias son utilizadas para efectuar las
labores agrícolas, plantaciones forestales, bosques, plantaciones naturales y
pastos naturales; también se usa tanto para el consumo humano y de los
animales. A consecuencia de las lluvias se presentan los huaycos (Llocllas), y
ocasionalmente causan pérdidas en la agricultura y a veces en las viviendas.
Durante los meses de julio y el mes de agosto corren vientos con dirección de
norte a sur, los cuales afectan a la población ya que en ocasiones tumban
árboles y mueven las calaminas de las viviendas, afectan a los cultivos
(cebada, maíz, haba) y levantan enorme cantidad de polvareda. El fenómeno
de la sequía se presenta esporádicamente (fenómeno del Niño) afectando
mayormente a la agricultura y ganadería, así mismo se hace problemático el
abastecimiento del líquido elemento a la población.
Recurso suelo: La superficie total de Anchonga se encuentra distribuida con
fines de uso agrícola, ganadero, forestal y también se encuentran terrenos en
descanso, zonas eriazas y áreas correspondientes a viviendas.
Sólo el 27% de los terrenos se encuentran actualmente con uso agrícola,
mientras que casi el 33% de los suelos que pueden ser usados para fines
agrícolas se encuentran en descanso, debido a su pobreza en materia orgánica
y también a la falta de insumos agrícolas.
Una gran parte de los suelos son amarillentos, de poca profundidad y textura
ligera. Los suelos amarillentos son mucho más observables en la zona
colindante con la Comunidad de Chontacancha.
Recursos hídricos: El Distrito de Anchonga limita en la parte baja con el río
Opamayo, la característica de sus aguas es de coloración rojiza en épocas de
lluvia y clara en el resto del año. Este río se está contaminando con la basura
arrojada por los pobladores de Lircay, la comunidad no aprovecha debidamente
este recurso debido a que está ubicado en la parte baja del centro poblado. El
río Opamayo durante la época de lluvia incrementa fuertemente su caudal y
esporádicamente sale de su cauce.
Los manantiales son utilizados para el consumo de animales, así como también
para lavar las ropas, siendo poco utilizados para riego debido al poco caudal
que tienen. Las aguas provenientes del riachuelo Ucañan son captadas para
efectuar la irrigación de los campos de cultivo de la comunidad, pero son
utilizadas debido a que están contaminadas. Las aguas del manantial
Ñahuinchilca tiene una coloración lechosa, lo que conlleva a pensar que
existen bastante carbonatos.
Actividades económicas y productivas: En el mapa de pobreza del Ministerio de
Economía y Finanzas del Perú, está declarado oficialmente Anchonga como el
Distrito más pobre del Perú, donde se comprueba que la extrema pobreza reina
en sus más de 6,000 habitantes.
El Distrito de Anchonga ubicado en la provincia de Angaraes, atraviesa la más
cruel de las realidades. La siembra y cosecha de cebada, papa y derivados y
chuño depende del fenómeno climatológico, en reiteradas oportunidades la
helada y sequía destruyen gran parte de su producción.
De la venta anual de sus productos entre los meses de mayo a julio, apenas
alcanza para la subsistencia de la familia. De la siembra y cosecha de los
productos (papa, cebada y chuño) comen el 96% de sus habitantes, pero lo
que reciben de su esfuerzo de meses de lucha con el clima es casi nulo: cada
12 kilos de papa (arroba) venden a dos soles (0,6 euros), es decir 0,16 nuevos
soles por cada kilo, de una cosecha promedio obtienen mil 100 nuevos soles,
que debe de alcanzar para alimentar a toda la familia durante un año. Cada
familia está compuesta minimamente de tres a más miembros y otros
aproximadamente 6 integrantes, esto significa que cada habitante de Anchonga
vive con menos de 20 nuevos soles mensuales y diario con menos de un nuevo
sol (0,3 euros).
En este espacio geográfico todavía existe una economía de TRUEQUE, donde
por una arroba de cebada (12 kilos) intercambian con dos kilos de azúcar, del
cuál sacan provecho los comerciantes que llevan productos de la zona, que
para ellos que es difícil de adquirir.
Las comunidades de Anchonga viven en un contexto de adversidades, no
cuentan con sistemas de riego como otras comunidades, es escaso el líquido
vital y una buena cosecha generalmente depende de las lluvias.
Gran parte de los pobladores de Anchonga, carecen del servicio de fluído
eléctrico, igualmente de las 4 postas de salud existentes, la Comunidad de San
Pablo de Occo, anexo más grande del Distrito de Anchonga, con más de 3,000
habitantes sólo atiende un limitado personal de salud, quienes deben enfrentar
permanentemente las enfermedades diarreicas y respiratorias agudas que
proliferan en estas comunidades del Distrito de Anchonga.
La desnutrición infantil tiene un índice alto en estas comunidades, por cuanto
los niños salen a pastear y solamente comen dos veces al día (en el desayuno
papa o chuño sancochado y si hay suerte mazamorra de harina, y la cena una
sopa de morón con grasa, pero sin verduras) por esta forma de alimentación
casi la totalidad de los niños sufren de desnutrición crónica. El Puesto de Salud
tiene solamente medicamentos básicos y otros no existen, lo que obliga a los
enfermos a trasladarse a Ccochaccasa o Lircay donde sí hay médicos y en
otros casos recurrir a los remedios caseros.
Realidad de la infancia: En las comunidades de Anchonga, la situación es
crítica: el 96.5% tiene necesidades básicas insatisfechas y el 57% se encuentra
en miseria. Dentro de este marco es explicable que los niños/as son los más
afectados, por los siguientes indicadores:
– Desnutrición crónica 72%.
– Desaprobación en la escuela primaria 16.3%.
– Extra-edad en la escuela primaria 70.9% por ingreso tardío y/o repetición.
– Una alta proporción de menores de 15 a 17 años que no sabe leer ni escribir
9% y/o no estudia ni trabaja 23.6%.
Como se aprecia el índice de desarrollo de la niñez, elaborado por UNICEF –
INEI (1995) sintetizando el valor de seis variables del desarrollo (condiciones
de vivienda de los hogares, alimentación, educación, salud, recreación y
trabajo) confirma que los niños/as de las comunidades de Anchonga viven en
situación de mayor vulnerabilidad en relación con sus pares de las ciudades
metropolitanas de Huancavelica. Las posibilidades de desarrollo de los niños
/as deben considerar también el efecto de factores en lo psico social que lo
afectan en forma positiva y negativa: entre los primeros se puede ubicar el
ancestral sentido de participación familiar y comunitaria para la solución de las
vicisitudes de la vida, propio de la cultura andina; y entre los segundos, los
efectos de la violencia sociopolítica: desarticulación familiar (abandono ó
migración), pérdida de confianza en las instituciones, desmoralización social.
El 36% de las familias tienen cinco o más hijos, la edad del matrimonio
comienza a los trece años. Se observa que la totalidad de las mujeres que
superan los trece años llevan sobre la espalda a sus hijos. Los niños de las
comunidades del Distrito de Anchonga se esconden de los visitantes, son
bastante introvertidos, muestran secuelas de violencia política vividas, hay
traumas psicoemocionales, por lo que casi nada hablan, caminan descalzos,
con la barriga hinchada, tambaleándose por todos lados siempre solos o
cargando sobre su pequeña espalda a sus hermanos menores. Sólo son libres
sin ejercer roles hasta los 5 años, a partir de entonces tiene que ayudar en el
campo o en el pastoreo, asumiendo roles, por lo que en la cosmovisión andina
el juego o la actividad lúdica no es tomado de manera positiva por los padres,
siendo muy importante y fundamental para su desarrollo emocional y
psicomotriz de los niños/as.
Alimentación: La alimentación es a base de insumos producidos en la misma
comunidad en su mayor parte (tubérculos, cereales), las (verduras, carne,
leche y huevo) consumen de manera esporádica, sin embargo, las pequeñas
cantidades de productos son llevados generalmente a las ferias dominicales.
Algunos insumos alimenticios son comprados en la ciudad de Lircay que es el
más próximo a Anchonga y de manera esporádica, las compras son efectuadas
en Huancavelica y Ayacucho.
De lo indicado se puede inducir que la alimentación no es balanceada, pues la
alimentación es principalmente compuesta por carbohidratos, los que sólo
aportan energía básicamente y no contribuyen a un adecuado crecimiento y
desarrollo principalmente de los niños. Consecuentemente existe un nivel de
desnutrición crónica infantil. La mayor parte de la carne, huevos, leche y queso
que son producidos en las comunidades, son vendidos o cambiados por
productos como arroz, azúcar, fideos, sal y otros, los cuales tampoco aportan
insumos proteicos y vitamínicos.
Muchos de los pobladores en épocas fuera de siembra y cosecha del lugar,
migran a la ciudades (Satipo, Huancayo, Huancavelica, Lircay, entre otros), a
buscar empleo como peones principalmente, lo cual afianza la economía
familiar para afrontar gastos de alimentación, vestido, educación, salud, entre
otros. Por otro lado algunos tienen ocupación como promotores (alfabetización,
wiñay, proagro, vaso de leche), recibiendo en compensación principalmente
víveres.
Aspectos culturales: Con respecto al idioma en las comunidades se hablan más
el quechua que el castellano, y en lo que se refiere a la religión, practican la
católica y la evangélica. En lo que se refiere a la actividad de trabajo
mayormente son agricultores, ganaderos y albañiles, de igual forma en las
comunidades se practican la música, la danza, existiendo también curanderos y
hojalateros.
Las plantas medicinales que comúnmente son utilizadas por los pobladores
para la cura de las enfermedades son: marco (viento, dolores de cabeza,
indigestión), manca paqui (susto, descenso vaginal), llantén (heridas, infección
de órganos, descenso vaginal, inflamación, golpes), ortiga (dolor de diente,
dolor de hueso, dolor de espalda, reumatismo), romero (heridas,
inflamaciones), anís (malestar estomacal, gastritis),diente de león (hígado,
riñón), muña (viento, dolores de estomago), ajenjo (cólicos),verbena
(inflamaciones, golpes).