You are on page 1of 22

Orientación y Acción Tutorial en los distintos Niveles Educativos

MÓDULO 2
LA ORIENTACIÓN EN EL
SISTEMA EDUCATIVO
ACTUAL

ISBN: 978-84-694-2512-1
Actualización Noviembre 2014
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

ÍNDICE MÓDULO 2. LA ORIENTACIÓN EN EL SISTEMA EDUCATIVO ACTUAL

1. LA ORIENTACIÓN PSICOPEDAGÓGICA EN LA LOE Y LA LOMCE ................... 3


2. NORMATIVA ESTATAL Y COMUNITARIA REGULADORA DE LA ORIENTACIÓN
..................................................................................................................................... 6
2.1. Legislación en materia de orientación. Andalucía ............................................... 7
2.2. Legislación en materia de orientación. Aragón ................................................... 8
2.3. Legislación en materia de orientación. Canarias ................................................ 8
2.4. Legislación en materia de orientación. Cantabria ............................................... 9
2.5. Legislación en materia de orientación. Castilla- La Mancha ............................... 9
2.6. Legislación en materia de orientación. Castilla y León ..................................... 10
2.7. Legislación en materia de orientación. Extremadura ........................................ 10
2.8. Legislación en materia de orientación. Madrid .................................................. 11
2.9. Legislación en materia de orientación. Región de Murcia ................................. 11
3. CONTRIBUCIÓN DE LA ORIENTACIÓN A LA CONSECUCIÓN DE LAS
COMPETENCIAS CLAVES........................................................................................ 12
3.1. Competencia Social y Cívica ............................................................................ 15
3.2. Competencia para aprender a aprender ........................................................... 17
3.3. Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor .................................................... 19
3.4. Contribución de la orientación a las competencias claves a través del
asesoramiento......................................................................................................... 20

2
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

MÓDULO 2. LA ORIENTACIÓN EN EL SISTEMA


EDUCATIVO ACTUAL
Como ya hemos visto en el módulo anterior, la orientación en el sistema
educativo ha pasado por una serie de cambios constantes debido a las continuas
reformas educativas que se han ido sucediendo en nuestro país. Estos cambios,
positivos en general, han dado paso a la orientación psicopedagógica que actualmente
se ofrece al alumnado en nuestros centros escolares. En este módulo vamos a
explicar qué se indica sobre la orientación y la acción tutorial en la Ley Orgánica
2/2006, de 3 de mayo, de Educación y las modificaciones de ésta propuesta por la Ley
Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa; así como
en los Reales Decretos de Enseñanzas mínimas. También, analizaremos cómo
contribuye la orientación psicopedagógica a la consecución de las Competencias
Claves y, por último, expondremos la normativa actual relacionada con la temática de
este curso.

1. LA ORIENTACIÓN PSICOPEDAGÓGICA EN LA LOE Y LA


LOMCE
En este apartado vamos a indicar qué aspectos concretos contempla la Ley
Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE) sobre la orientación y la tutoría
en nuestro sistema educativo y las modificaciones realizadas por Ley Orgánica
8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), con
respecto a dichos aspectos, en el caso de que las hubiera.

La LOE, tal como vimos en el módulo anterior, establece en su artículo 1,


como uno de sus principios, la orientación educativa y profesional de los estudiantes,
como medio necesario para el logro de una formación personalizada, que propicie una
educación integral en conocimientos, destrezas y valores.

En el artículo 2, entre los fines de la educación, señala que los poderes


públicos deben prestar una atención prioritaria al conjunto de factores que favorecen la
calidad de la enseñanza y, en especial, entre otros, el fomento de la orientación
educativa y profesional. En este artículo, la LOMCE incluye un nuevo apartado,
“artículo 2 bis”, referido al sistema educativo español, que indica entre otros aspectos
lo siguiente:

1. A efectos de esta Ley Orgánica, se entiende por Sistema Educativo Español


el conjunto de Administraciones educativas, profesionales de la educación y
otros agentes, públicos y privados, que desarrollan funciones de regulación,
de financiación o de prestación de servicios para el ejercicio del derecho a la
educación en España, y los titulares de este derecho, así como el conjunto
de relaciones, estructuras, medidas y acciones que se implementan para
prestarlo.

3
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

2. Las Administraciones educativas son los órganos de la Administración


General del Estado y de las Administraciones de las Comunidades
Autónomas competentes en materia educativa.

En el artículo 5, sobre el aprendizaje a lo largo de la vida, la LOE, también


señala que corresponde a las Administraciones públicas facilitar el acceso a la
información y a la orientación sobre las ofertas de aprendizaje permanente y las
posibilidades de acceso a las mismas.

Referente a las enseñanzas y su ordenación, la LOE señala en su artículo 18,


entre otras cuestiones, que en el conjunto de la educación primaria, la acción tutorial
orientará el proceso educativo individual y colectivo del alumnado. La LOMCE lleva a
cabo una nueva redacción de este artículo, no obstante, no modifica lo anteriormente
establecido por la LOE con respecto a la orientación en la educación primaria.

También, para la educación secundaria obligatoria señala la LOE como uno de


los principios generales (artículo 22), que en esta etapa se prestará especial atención
a la orientación educativa y profesional del alumnado, no quedando modificado por la
LOMCE.

Siguiendo en la misma etapa, en el artículo 26 de la


LOE, se indica, entre otros principios pedagógicos, que
corresponde a las Administraciones educativas promover las
medidas necesarias para que la tutoría personal del alumnado
y la orientación educativa, psicopedagógica y profesional,
constituyan un elemento fundamental en la ordenación de
esta etapa.

Entre las funciones que debe desarrollar el


profesorado también encontramos referencias importantes a
la orientación y la acción tutorial. Concretamente en el
artículo 91, se señalan entre otras funciones las siguientes:

- La tutoría del alumnado, la dirección y la orientación de su aprendizaje y el apoyo


en su proceso educativo, en colaboración con las familias.
- La orientación educativa, académica y profesional de los alumnos y alumnas, en
colaboración, en su caso, con los servicios o departamentos especializados.

La orientación y acción tutorial aparece también en esta ley en lo relativo a la


formación del profesorado. Concretamente, en el artículo 102, sobre la formación
permanente, se especifica que los programas de formación permanente, deben
contemplar la adecuación de los conocimientos y métodos a la evolución de las
ciencias y de las didácticas específicas, así como todos aquellos aspectos de
coordinación, orientación, tutoría, atención educativa a la diversidad y organización
encaminados a mejorar la calidad de la enseñanza y el funcionamiento de los centros.
Asimismo, deberán incluir formación específica en materia de igualdad en los términos
establecidos en el artículo siete de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de
Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

Sobre los órganos colegiados de gobierno y de coordinación docente de los


centros públicos, se señala en el artículo 129, que el claustro de profesores tendrá
como una de sus competencias “fijar los criterios referentes a la orientación, tutoría,
evaluación y recuperación de los alumnos”.

4
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

En el artículo 121, sobre el proyecto educativo, la


ley menciona, entre otros aspectos, que dicho proyecto
deberá tener en cuenta las características del entorno social
y cultural del centro, recogerá la forma de atención a la
diversidad del alumnado y la acción tutorial, así como el plan
de convivencia, y deberá respetar el principio de no
discriminación y de inclusión educativa como valores
fundamentales, así como los principios y objetivos recogidos
en la LOE y en la LODE. La LOMCE por su lado, incorpora
modificaciones en este artículo destacando, entre otros aspectos, los siguientes:

- Corresponde a las Administraciones educativas contribuir al desarrollo del


currículo favoreciendo la elaboración de modelos abiertos de programación
docente y de materiales didácticos que atiendan a las distintas necesidades de los
alumnos y alumnas y del profesorado.
- Corresponde a las Administraciones educativas promover la especialización
curricular de los institutos de Educación Secundaria en función de las alternativas
establecidas en esta Ley Orgánica.
- Los centros docentes incluirán las singularidades curriculares y de organización y
los correspondientes agrupamientos pedagógicos en su proyecto educativo.

Por último, la LOE, menciona en cuanto a los recursos económicos y más


concretamente, los recursos para la mejora de los aprendizajes y apoyo al
profesorado, la existencia de servicios o profesionales especializados en la orientación
educativa, psicopedagógica y profesional (artículo 157).

Los Reales Decretos que regulan las enseñanzas mínimas en nuestro sistema
educativo hacen también hacen mención a la orientación educativa en algunos de sus
artículos, concretamente, el Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se
establece el currículo básico de la Educación Primaria indica en su artículo 9 lo
siguiente:

“La acción tutorial orientará el proceso educativo individual y colectivo del alumnado.
El profesor tutor coordinará la intervención educativa del conjunto del profesorado del
alumnado al que tutoriza de acuerdo con lo que establezca la Administración
educativa correspondiente, y mantendrá una relación permanente con la familia, a fin
de facilitar el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 4.1.d) y g) de la Ley
Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación”.

5
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

Por otra parte, el Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se


establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la educación secundaria
obligatoria indica en su artículo artículo 19, sobre tutoría y orientación, que
corresponde a las administraciones educativas promover las medidas necesarias para
que la tutoría personal del alumnado y la orientación educativa, psicopedagógica y
profesional, constituyan un elemento fundamental en la ordenación de esta etapa, lo
mismo que se indicaba en el artículo 26 de la LOE.

2. NORMATIVA ESTATAL Y COMUNITARIA REGULADORA DE


LA ORIENTACIÓN
En este apartado indicaremos la normativa tanto estatal como de algunas
comunidades autónomas que regulan la orientación o la acción tutorial. Es importante
tener esta normativa en cuenta, pues según en qué comunidad autónoma ejerzamos
nuestra profesión nos encontraremos con unas indicaciones a seguir u otras.

Sobre este apartado, cabe decir también que la normativa


que presentamos es meramente orientativa ya que siempre será
susceptible de modificaciones, actualizaciones, etc. por parte de la
administración correspondiente. Es por ello, que cualquier
orientador u orientadora de un centro, un EOE e incluso los propios
docentes que ejercen la tutoría deben estar atentos a estos
posibles cambios.

A continuación presentamos la normativa básica a nivel estatal:

- Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

- Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

- Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo


básico de la Educación Primaria.

- Real Decreto 127/2014, de 28 de febrero, por el que se regulan aspectos


específicos de la Formación Profesional Básica de las enseñanzas de formación
profesional del sistema educativo, se aprueban catorce títulos profesionales
básicos, se fijan sus currículos básicos y se modifica el Real Decreto 1850/2009,
de 4 de diciembre, sobre expedición de títulos académicos y profesionales
correspondientes a las enseñanzas establecidas en la Ley Orgánica 2/2006, de 3
de mayo, de Educación.

- Real Decreto 1146/2011, de 29 de julio, por el que se modifica el Real Decreto


1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas
correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria, así como los Reales
Decretos 1834/2008, de 8 de noviembre, y 860/2010, de 2 de julio, afectados por
estas modificaciones.

- Orden EDU/849/2010, de 18 de marzo, por la que se regula la ordenación de la


educación del alumnado con necesidad de apoyo educativo y se regulan los
servicios de orientación educativa en el ámbito de gestión del Ministerio de
Educación, en las ciudades de Ceuta y Melilla.

6
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

- Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el


que se establecen las enseñanzas mínimas
correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria.

- Orden de 27-7-2006, por la que se regulan


determinados aspectos referidos a la organización y
funcionamiento del departamento de orientación en los
Institutos de Educación Secundaria.

- Real Decreto 83/1996, de 26 de enero, por el que se


aprueba el reglamento orgánico de los institutos de Educación Secundaria.

En los apartados siguientes, a modo de ejemplo la legislación básica de


algunas comunidades autónomas en materia de orientación:

2.1. Legislación en materia de orientación. Andalucía

- Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de Educación de Andalucía.

- Decreto 327/2010, de 13 de julio, por el que se aprueba el reglamento orgánico


de los institutos de educación secundaria.

- Orden de 14 de febrero de 2007, por la que se determinan las plantillas


orgánicas de los Equipos de Orientación Educativa.

- Orden de 17 de octubre de 2006, por la que se determina la red de Equipos de


Orientación Educativa y se establecen las zonas de actuación correspondientes.

- Orden de 23 de julio de 2003, por la que se regulan determinados aspectos


sobre la organización y funcionamiento de los Equipos de Orientación Educativa.

- Decreto 39/2003, de 18 de febrero, por el que se regula la provisión de los


puestos de trabajo de los Equipos de Orientación Educativa adscritos al personal
docente y se establecen las funciones de los coordinadores de área de los
Equipos Técnicos Provinciales.

- Decreto 213/1995 de 12 de septiembre, por el que se regulan los Equipos de


Orientación Educativa.

7
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

2.2. Legislación en materia de orientación. Aragón

- Orden de 30 de julio de 2014, de la Consejera de


Educación, Universidad, Cultura y Deporte, por la que se
regulan las medidas de intervención educativa para
favorecer el éxito y la excelencia de todos los alumnos de
la Comunidad Autónoma de Aragón.

- Orden de 30 de julio de 2014, de la Consejera de


Educación, Universidad, Cultura y Deporte, por la que se
regulan los servicios generales de orientación educativa de
la Comunidad Autónoma de Aragón.

- Orden de 30 de julio de 2014, de la Consejera de Educación, Universidad,


Cultura y Deporte, por la que se regulan los equipos especializados de orientación
educativa de la Comunidad Autónoma de Aragón y se aprueban instrucciones
para su organización y funcionamiento.

2.3. Legislación en materia de orientación. Canarias

- Ley 6/2014, de 25 de julio, Canaria de Educación no Universitaria.

- Resolución de 14 de marzo de 2000, por la que se regulan las medidas de


atención a la diversidad de carácter extraordinario e intervención en grupos de
alumnos y alumnas.

- Decreto 23/1995, de 24 de febrero, por el que se regula la orientación educativa


en la Comunidad Autónoma Canarias.

- Corrección de errores del Decreto 23/1995, de 24 de febrero, por el que se


regula la orientación educativa en la Comunidad Autónoma de Canarias.

8
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

2.4. Legislación en materia de orientación. Cantabria

- Ley 6/2008, de 26 de diciembre, de Educación de Cantabria.

- Resolución de 24 de febrero de 2014, que concreta las necesidades específicas


de apoyo educativo y los modelos de informe de evaluación psicopedagógica,
establecidos en la Orden ECD/11/2014, de 11 de febrero, que regula la evaluación
psicopedagógica en el sistema educativo de la Comunidad Autónoma de
Cantabria.

- Orden EDU/21/2006, de 24 de marzo, por la que se establecen las funciones de


los diferentes profesionales y Órganos, en el ámbito de la atención a la diversidad,
en los Centros Educativos de Cantabria.

- Orden EDU/42/2008, de 19 de mayo, por la que se regulan los programas de


cualificación profesional inicial que se desarrollen en la Comunidad Autónoma de
Cantabria.

- Orden EDU 5/2006, de 22 de febrero, por la que se regulan los Planes de


Atención a la Diversidad y la Comisión para la Elaboración y Seguimiento del Plan
de Atención a la Diversidad en los centros educativos de la Comunidad Autónoma
de Cantabria.

- Orden de 14 de febrero de 1996 por la que se


regula el procedimiento para la realización de la
evaluación psicopedagógica y el dictamen de
escolarización y se establecen los criterios para
la escolarización de los alumnos con
necesidades educativas especiales.

2.5. Legislación en materia de orientación. Castilla- La Mancha

- Ley 7/2010, de 20/07/2010, de Educación de Castilla-La Mancha.

- Resolución de 16 de septiembre de 2009. Instrucciones para la organización y


desarrollo de la orientación educativa y profesional en los centros de educación de
personas adultas de Castilla-La Mancha.

- Orden de 15 de junio de 2005 por la que se regula el régimen de funcionamiento


de las Unidades de Orientación en los Centros Públicos que imparten educación
infantil y primaria de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.

- Orden de 16 de mayo de 2005. Funcionamiento de los centros territoriales de


recursos para la orientación, la atención a la diversidad y la interculturalidad.

- Decreto 43/2005, de 26 de abril por el que se regula la Orientación educativa y


profesional en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.

9
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

2.6. Legislación en materia de orientación. Castilla y León

- Orden EDU/1054/2012, de 5 de diciembre, por la que se regula la organización y


funcionamiento de los departamentos de orientación de los centros docentes de la
Comunidad de Castilla y León.

- Orden EDU/987/2012, de 14 de noviembre, por la que se regula la organización


y funcionamiento de los equipos de orientación educativa de la Comunidad de
Castilla y León.

- Orden EDU/1103/2003, de 28 de agosto, que lo desarrolla, atribuye al Servicio


de Atención a la Diversidad el establecimiento de criterios y directrices de la
orientación educativa.

2.7. Legislación en materia de orientación. Extremadura

- Decreto 228/2014, de 14 de octubre, por el que se


regula la respuesta educativa a la diversidad del
alumnado en la Comunidad Autónoma de
Extremadura.

- Instrucción 33/2012 de la Secretaría General de


Educación sobre determinados aspectos de la
organización y funcionamiento de los equipos de
orientación educativa y psicopedagógica generales, de atención temprana y
específicos de la comunidad autónoma de Extremadura.

- Instrucción 26/2010 de 10 de septiembre, de la Dirección General de Calidad y


Equidad Educativa por la que se regula el funcionamiento de los equipos de
orientación educativa y psicopedagógica generales, equipos de atención
temprana, equipos específicos de atención a deficientes auditivos y equipos
específicos de atención al alumnado con trastornos generalizados del desarrollo
de la comunidad autónoma de Extremadura.

- Orden de 22 de junio de 2009 por la que se crean los equipos de orientación


educativa y psicopedagógica específicos de atención al alumnado con trastornos
generalizados del desarrollo.

10
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

2.8. Legislación en materia de orientación. Madrid

- Instrucciones de 28 de julio de 2009, de la Dirección General de Educación


Infantil y Primaria, relativas al funcionamiento de los Equipos de Orientación
Educativa y Psicopedagógica.

- Resolución de 17 de julio de 2006, del Director General de Centros Docentes


para actualizar y facilitar la aplicación de la Resolución de 28 de julio de 2005, por
la que se establece la estructura y funciones de la Orientación Educativa y
Psicopedagógica en Educación Infantil, Primaria y Especial de la Comunidad de
Madrid.

- Resolución de 28 de julio de 2005 del director


general de Centros Docentes por la que se establece
la estructura y funciones de la orientación educativa y
psicopedagógica en Educación Infantil, Primaria y
Especial en la Comunidad de Madrid.

2.9. Legislación en materia de orientación. Región de Murcia

- Orden de 3 de febrero de 2011 de la Consejería de Educación, Formación y


Empleo por la que se crea el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica
Específico de Altas Capacidades.

- Orden de 1 de marzo de 2007 de la Consejería de Educación y Cultura por la que


se crea el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica Específico de
Autismo y Trastornos Graves del Desarrollo.

- Orden de 24 de noviembre de 2006 de la Consejería de Educación y Cultura por


la que se dictan instrucciones sobre el funcionamiento de los equipos de
orientación educativa y psicopedagógica.

- Resolución de 17 de diciembre de 2012 de la Dirección General de Planificación


y Ordenación Educativa por la que dictan orientaciones para la atención educativa
del alumnado que presenta dificultades de aprendizaje.

11
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

3. CONTRIBUCIÓN DE LA ORIENTACIÓN A LA CONSECUCIÓN


DE LAS COMPETENCIAS CLAVES
A medida que estudiemos la orientación en este curso, sus elementos, sus
principios, sus niveles de intervención, etc. veremos que ésta se encuentra inmersa en
mucho de los objetivos de enseña, directa o indirectamente. En los módulos siguientes
podremos comprobar como la orientación podrá ser educativa, personal, profesional,
etc.; cómo desde la misma se atenderá a las necesidades educativas o se trabajarán
programas de enseñar a pensar, entre otros.

En definitiva veremos cómo la orientación juega un papel primordial en la


educación del alumnado. Un ejemplo claro de lo anterior es la relación que podemos
encontrar entre la orientación y alguna de las competencias claves que las alumnas y
alumnos deben alcanzar.

Podemos indicar que una competencia


se define como la capacidad de responder a
demandas complejas y llevar a cabo tareas
diversas de forma adecuada. Supone una
combinación de habilidades prácticas,
conocimientos, motivaciones, valores éticos,
actitudes, emociones y otros componentes
sociales que actúan conjuntamente para lograr
una acción eficaz. Las competencias son, por
tanto, aquellas en las que se sustentan la
realización personal, la inclusión social, la
ciudadanía activa y el empleo.

El artículo 6 de la LOE define el currículo como «el conjunto de objetivos,


competencias básicas, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de
evaluación». Es por ello que el currículo básico establecido por el Ministerio de
Educación apuesta por una orientación de la enseñanza obligatoria hacia el desarrollo
de competencias básicas, tomando como referentes las propuestas en esta materia
realizadas en los últimos años por la OCDE y la Unión Europea, y adecuándolas a las
peculiaridades de nuestro país y sistema educativo.

Por su lado, la LOMCE establece una nueva definición de currículo: “se


entiende por currículo la regulación de los elementos que determinan los procesos de
enseñanza y aprendizaje para cada una de las enseñanzas”, siendo éste integrado por
los siguientes elementos:

1. Los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa.


2. Las competencias, o capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos
propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización
adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos.
3. Los contenidos, o conjuntos de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes
que contribuyen al logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa y a
la adquisición de competencias.
4. Los contenidos se ordenan en asignaturas, que se clasifican en materias, ámbitos,
áreas y módulos en función de las enseñanzas, las etapas educativas o los
programas en que participen los alumnos y alumnas.

12
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

5. La metodología didáctica, que comprende tanto la descripción de las prácticas


docentes como la organización del trabajo de los docentes.
6. Los estándares y resultados de aprendizaje evaluables.
7. Los criterios de evaluación del grado de adquisición de las competencias y del
logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa.

Uno de los principales cambios introducidos por la LOE en el sistema educativo


son las competencias básicas. Estas competencias, según el Ministerio de Educación,
permiten poner el acento en aquellos aprendizajes que se consideran imprescindibles,
desde un planteamiento integrador y orientado a la aplicación de los saberes
adquiridos y, que deben haberse desarrollado al finalizar la enseñanza obligatoria. La
inclusión de las competencias básicas en el currículo tiene dos finalidades principales:

1. Integrar los diferentes aprendizajes, tanto los formales, incorporados a las


diferentes materias, como los informales y no formales.
2. Permitir al alumnado integrar sus aprendizajes, ponerlos en relación con
distintos tipos de contenidos y utilizarlos de manera efectiva cuando les
resulten necesarios en diferentes situaciones y contextos.

En el marco de la propuesta realizada por la Unión Europea, el Ministerio de


Educación establece las siguientes competencias básicas:

- Competencia en comunicación lingüística


- Competencia matemática
- Competencia en el conocimiento y la interacción con el medio
- Tratamiento de la información y competencia digital
- Competencia social y ciudadana
- Competencia cultural y artística
- Competencia para aprender a aprender
- Autonomía e iniciativa personal

El Ministerio de Educación incluye las competencias


en el currículo escolar, explicitando que “son las que debe
haber desarrollado un joven o una joven al finalizar la
enseñanza obligatoria, para alcanzar su realización
personal, lograr su inclusión social, ejercer la ciudadanía
activa, hacer frente a la vida adulta y ser capaz de
desarrollar un aprendizaje permanente”.

Las competencias básicas se adquieren a través de


las áreas curriculares ya que cada una de las áreas ha de
contribuir al desarrollo de las competencias transversales y cada una de las
competencias básicas se alcanzará desde el trabajo de varias áreas o materias,
pero también se adquieren desde otras medidas como son la organización y
funcionamiento, la acción tutorial, la planificación de actividades, complementarias y
extraescolares, y la comunidad educativa.

No obstante, con el objetivo de ajustarse lo máximo posible a las directrices de


la Unión Europea, con la LOMCE las competencias básicas pasan a denominarse
competencias claves y se considera que “son aquellas que todas las personas
precisan para su realización y desarrollo personal, así como para la ciudadanía activa,
la inclusión social y el empleo”. Así, con la LOMCE, más concretamente con el Real

13
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la


Educación Primaria, quedan establecidas las siguientes competencias claves:

1. Comunicación lingüística.
2. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.
3. Competencia digital.
4. Aprender a aprender.
5. Competencias sociales y cívicas.
6. Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.
7. Conciencia y expresiones culturales.

En la siguiente tabla, presentamos cómo para cada competencia clave, la


orientación educativa planteará actividades, programas y objetivos que ayuden al
desarrollo integral del alumnado y por tanto, también al logro de las mismas.

INFLUENCIA DE LA ORIENTACIÓN EN EL LOGRO DE LAS COMPETENCIAS CLAVES


COMPETENCIAS CLAVES ASPECTOS TRABAJADOS EN ORIENTACIÓN
- Revisión, análisis y valoración crítica de mensajes
publicitarios.
- Utilización y tratamiento cotidiano de fuentes tanto orales,
como escritas en los procesos de orientación.
Comunicación lingüística - Utilización habitual del debate, el diálogo y el intercambio de
diferentes puntos de vista.
- Puesta en práctica de programas de mejora de la
comunicación desde la tutoría.
- Etc.
- Desarrollo de programas de razonamiento matemático.
Competencia matemática y competencias
- Presentación de datos sociales para el análisis en términos
básicas en ciencia y tecnología matemáticos: tablas, porcentajes, estadísticas, etc.
- Uso habitual de las nuevas tecnologías para el desarrollo de
diversas actuaciones de orientación y tutoría: búsqueda de
empleo, refuerzo educativo, creación de currículum, etc.
- Realización de actividades que conlleven el tratamiento de
Competencia digital la información obtenida de diferentes fuentes: web, redes
sociales, blog.
- Valoración de normas éticas en el uso y disfrute de las TIC.
- Etc.
- Utilización crítica de las fuentes de información.
- Desarrollo de la capacidad de búsqueda, análisis,
organización, e interpretación de la información.
- Desarrollo de actividad de investigación en torno a
Aprender a aprender problemas reales.
- Elaboración de actividades y programas para favorecer el
aprendizaje autónomo.
- Etc.
- Desarrollo de habilidades sociales para la construcción de
relaciones sociales constructivas y no agresivas.
- Desarrollo de estrategias para la correcta resolución de
conflictos que podemos encontrar sociedad.
Competencias sociales y cívicas - Desarrollo de actuaciones para la asunción de
responsabilidades compartidas.
- Desarrollo de toma de decisiones.
- Respeto y valoración de la diversidad social y cultural.
- Etc.
- Desarrollo de la capacidad de asunción de riesgos y
Sentido de iniciativa y espíritu responsabilidades.
emprendedor - Programas de información laboral, perfiles profesionales,
condiciones laborales, entrevistas, etc.
- Desarrollo de proyectos de vida (académico y profesional).
- Valoración de la libertad de expresión, acercamiento entre
culturas y tolerancia.
Conciencia y expresiones culturales - Valoración de manifestaciones culturales como expresión de
valores sociales compartidos.

14
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

Sin duda, la orientación y la acción tutorial contribuyen a unas competencias


claves más que a otras. Concretamente, las competencias que adquirirá el alumnado,
de forma más clara, a través de la acción tutorial, son las competencias sociales y
cívicas, la competencia para aprender a aprender y el sentido de iniciativa y espíritu
emprendedor. Con esto no queremos decir que no contribuya a otras competencias,
pues como hemos visto en la tabla anterior a todas les va a aportar algo, pero sí que
gran parte de las actuaciones y actividades que se programen para la tutoría, estarán
más relacionadas con estas tres competencias citadas.

A continuación, basándonos en los Reales Decretos que regulan las


enseñanzas mínimas establecidos por el Ministerio de Educación, explicamos en qué
consiste cada una de estas competencias.

3.1. Competencia Social y Cívica

Esta competencia hace posible comprender la realidad social en que se


vive, cooperar y ejercer la ciudadanía democrática en una sociedad plural, así
como comprometerse a contribuir a su mejora. En ella están integrados
conocimientos diversos y habilidades complejas que permiten participar, tomar
decisiones, elegir cómo comportarse en determinadas situaciones y responsabilizarse
de las elecciones y decisiones adoptadas.

Globalmente supone utilizar, para desenvolverse socialmente, el conocimiento


sobre la evolución y organización de las sociedades y sobre los rasgos y valores del
sistema democrático, así como utilizar el juicio moral para elegir y tomar decisiones, y
ejercer activa y responsablemente los derechos y deberes de la ciudadanía.

Esta competencia favorece la comprensión de la realidad histórica y


social del mundo, su evolución, sus logros y sus problemas. La comprensión
crítica de la realidad exige experiencia, conocimientos y conciencia de la existencia de
distintas perspectivas al analizar esa realidad. Conlleva recurrir al análisis multicausal
y sistémico para enjuiciar los hechos y problemas sociales e históricos y para
reflexionar sobre ellos de forma global y crítica, así como realizar razonamientos
críticos y lógicamente válidos sobre situaciones reales, y dialogar para mejorar
colectivamente la comprensión de la realidad.

Significa también entender los rasgos de las sociedades actuales, su creciente


pluralidad y su carácter evolutivo, además de demostrar comprensión de la aportación
que las diferentes culturas han hecho a la evolución y progreso de la humanidad, y

15
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

disponer de un sentimiento común de pertenencia a la sociedad en que se vive. En


definitiva, mostrar un sentimiento de ciudadanía global compatible con la identidad
local.

Asimismo, forman parte fundamental de esta competencia aquellas habilidades


sociales que permiten saber que los conflictos de valores e intereses forman parte de
la convivencia, resolverlos con actitud constructiva y tomar decisiones con autonomía
empleando, tanto los conocimientos sobre la sociedad como una escala de valores
construida mediante la reflexión crítica y el diálogo en el marco de los patrones
culturales básicos de cada región, país o comunidad.

La dimensión ética de la competencia social y cívica entraña ser consciente


de los valores del entorno, evaluarlos y reconstruirlos afectiva y racionalmente
para crear progresivamente un sistema de valores propio y comportarse en
coherencia con ellos al afrontar una decisión o un conflicto. Ello supone entender
que no toda posición personal es ética si no está basada en el respeto a principios o
valores universales como los que encierra la Declaración de los Derechos Humanos.

En consecuencia, entre las habilidades de esta competencia destacan


conocerse y valorarse, saber comunicarse en distintos contextos, expresar las propias
ideas y escuchar las ajenas, ser capaz de ponerse en el lugar del otro y comprender
su punto de vista aunque sea diferente del propio, y tomar decisiones en los distintos
niveles de la vida comunitaria, valorando conjuntamente los intereses individuales y los
del grupo. Además implica, la valoración de las diferencias a la vez que el
reconocimiento de la igualdad de derechos entre los diferentes colectivos, en
particular, entre hombres y mujeres. Igualmente la práctica del diálogo y de la
negociación para llegar a acuerdos como forma de resolver los conflictos, tanto en el
ámbito personal como en el social.

Por último, forma parte de esta competencia el ejercicio de una ciudadanía


activa e integradora que exige el conocimiento y comprensión de los valores en que
se asientan los estados y sociedades democráticas, de sus fundamentos, modos de
organización y funcionamiento.

Esta competencia permite reflexionar críticamente sobre los conceptos de


democracia, libertad, igualdad, solidaridad, corresponsabilidad, participación y
ciudadanía, con particular atención a los derechos y deberes reconocidos en las
declaraciones internacionales, en la Constitución española y en la legislación
autonómica, así como a su aplicación por parte de diversas instituciones; y mostrar un
comportamiento coherente con los valores democráticos, que a su vez conlleva
disponer de habilidades como la toma de conciencia de los propios pensamientos,
valores, sentimientos y acciones, y el control y autorregulación de los mismos.

16
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

En definitiva, el ejercicio de la ciudadanía implica disponer de habilidades para


participar activa y plenamente en la vida cívica. Significa construir, aceptar y
practicar normas de convivencia acordes con los valores democráticos, ejercitar
los derechos, libertades, responsabilidades y deberes cívicos, y defender los
derechos de los demás.

En síntesis, esta competencia supone comprender la realidad social en que se


vive, afrontar la convivencia y los conflictos empleando el juicio ético basado en los
valores y prácticas democráticas, y ejercer la ciudadanía, actuando con criterio propio,
contribuyendo a la construcción de la paz y la democracia, y manteniendo una actitud
constructiva, solidaria y responsable ante el cumplimiento de los derechos y
obligaciones cívicas.

3.2. Competencia para aprender a aprender

Aprender a aprender supone disponer de habilidades para iniciarse en el


aprendizaje y ser capaz de continuar aprendiendo de manera cada vez más
eficaz y autónoma de acuerdo con los propios objetivos y necesidades.

Esta competencia tiene dos dimensiones fundamentales. Por un lado, la


adquisición de la conciencia de las propias capacidades (intelectuales, emocionales,
físicas), del proceso y las estrategias necesarias para desarrollarlas, así como de lo
que se puede hacer por uno mismo y de lo que se puede hacer con ayuda de otras
personas o recursos. Por otro lado, disponer de un sentimiento de competencia
personal, que redunda en la motivación, la confianza y el gusto por aprender.

17
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

Significa ser consciente de lo que se


sabe y de lo que es necesario aprender, de
cómo se aprende y de cómo se gestionan y
controlan de forma eficaz los procesos de
aprendizaje, optimizándolos y orientándolos a
satisfacer objetivos personales. Requiere conocer
las propias potencialidades y carencias, sacando
provecho de las primeras y teniendo motivación y
voluntad para superar las segundas desde una
expectativa de éxito, aumentando
progresivamente la seguridad para afrontar nuevos retos de aprendizaje.

Por ello, comporta tener conciencia de aquellas capacidades que entran en


juego en el aprendizaje, como la atención, la concentración, la memoria, la
comprensión y la expresión lingüística o la motivación de logro, entre otras, y obtener
un rendimiento máximo y personalizado de las mismas con la ayuda de distintas
estrategias y técnicas: de estudio, de observación y registro sistemático de hechos y
relaciones, de trabajo cooperativo y por proyectos, de resolución de problemas, de
planificación y organización de actividades y tiempos de forma efectiva, o del
conocimiento sobre los diferentes recursos y fuentes para la recogida, selección y
tratamiento de la información, incluidos los recursos tecnológicos.

Implica asimismo la curiosidad de plantearse preguntas, identificar y


manejar la diversidad de respuestas posibles ante una misma situación o
problema utilizando diversas estrategias y metodologías que permitan afrontar la toma
de decisiones, racional y críticamente, con la información disponible. Incluye, además,
habilidades para obtener información -ya sea individualmente o en colaboración- y,
muy especialmente, para transformarla en conocimiento propio, relacionando e
integrando la nueva información con los conocimientos previos y con la propia
experiencia personal y sabiendo aplicar los nuevos conocimientos y capacidades en
situaciones parecidas y contextos diversos.

Por otra parte, esta competencia requiere


plantearse metas alcanzables a corto, medio y largo
plazo y cumplirlas, elevando los objetivos de aprendizaje
de forma progresiva y realista. Hace necesaria también la
perseverancia en el aprendizaje, desde su valoración como
un elemento que enriquece la vida personal y social y que
es, por tanto, merecedor del esfuerzo que requiere.
Conlleva ser capaz de autoevaluarse y autorregularse,
responsabilidad y compromiso personal, saber administrar
el esfuerzo, aceptar los errores y aprender de y con los
demás.

En síntesis, aprender a aprender implica la conciencia, gestión y control


de las propias capacidades y conocimientos desde un sentimiento de competencia
o eficacia personal, e incluye tanto el pensamiento estratégico, como la capacidad de
cooperar, de autoevaluarse y el manejo eficiente de un conjunto de recursos y
técnicas de trabajo intelectual, todo lo cual se desarrolla a través de experiencias de
aprendizaje conscientes y gratificantes, tanto individuales como colectivas.

18
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

3.3. Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

Consiste, por una parte, en la adquisición de la conciencia y aplicación de


un conjunto de valores y actitudes personales interrelacionados, como la
responsabilidad, la perseverancia, el conocimiento de sí mismo y la autoestima, la
creatividad, la autocrítica, el control emocional, la capacidad de elegir, de calcular
riesgos y de afrontar los problemas, así como la capacidad de demorar la necesidad
de satisfacción inmediata, de aprender de los errores y de asumir riesgos. Por otra
parte, remite a la capacidad de elegir con criterio propio, de imaginar proyectos
y de llevar adelante las acciones necesarias para desarrollar las opciones y
planes personales, responsabilizándose de ellos, tanto en el ámbito personal como
social y laboral.

Supone poder transformar las ideas en acciones; es decir, proponerse objetivos


y planificar y llevar a cabo proyectos. Requiere, por tanto, poder reelaborar los
planteamientos previos o elaborar nuevas ideas, buscar soluciones y llevarlas a la
práctica. Además, analizar posibilidades y limitaciones, conocer las fases de
desarrollo de un proyecto, planificar, tomar decisiones, actuar, evaluar lo hecho y
autoevaluarse, extraer conclusiones y valorar las posibilidades de mejora.

Exige, por todo ello, tener una visión estratégica de los retos y oportunidades
que ayude a identificar y cumplir objetivos y a mantener la motivación para lograr el
éxito en las tareas emprendidas, con una sana ambición personal, académica y
profesional. Igualmente ser capaz de poner en relación la oferta académica, laboral o
de ocio disponible, con las capacidades, deseos y proyectos personales.

Además, comporta una actitud positiva hacia el cambio y la innovación


que presupone flexibilidad de planteamientos, pudiendo comprender dichos cambios
como oportunidades, adaptarse crítica y constructivamente a ellos, afrontar los
problemas y encontrar soluciones en cada uno de los proyectos vitales que se
emprenden.

En la medida en que la autonomía e iniciativa


personal involucran a menudo a otras personas, esta
competencia obliga a disponer de habilidades sociales
para relacionarse, cooperar y trabajar en equipo: ponerse
en el lugar del otro, valorar las ideas de los demás,
dialogar y negociar, la asertividad para hacer saber
adecuadamente a los demás las propias decisiones, y
trabajar de forma cooperativa y flexible.

19
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

Otra dimensión importante de esta competencia, muy relacionada con esta


vertiente más social, está constituida por aquellas habilidades y actitudes
relacionadas con el liderazgo de proyectos, que incluyen la confianza en uno
mismo, la empatía, el espíritu de superación, las habilidades para el diálogo y la
cooperación, la organización de tiempos y tareas, la capacidad de afirmar y defender
derechos o la asunción de riesgos.

En síntesis, la autonomía y la iniciativa personal suponen ser capaz de


imaginar, emprender, desarrollar y evaluar acciones o proyectos individuales o
colectivos con creatividad, confianza, responsabilidad y sentido crítico.

3.4. Contribución de la orientación a las competencias claves a través del


asesoramiento

La incorporación de las competencias básicas, actualmente


competencias claves, al currículum generó en profesorado una gran
incertidumbre respecto al cómo incorporarlas a su práctica docente de la forma
más adecuada. Por otra parte, el asesoramiento a los docentes es una de las labores
de cualquier orientador u orientadora de modo que, desde dicha incorporación de
dichas competencias. Los orientadores/orientadoras han realizado y realizan el
asesoramiento al profesorado-tutores/tutoras sobre el cómo han de incorporarse de
forma adecuada en el currículo de educación primaria y educación secundaria las
competencias claves para que el alumnado las trabaje correctamente en el aula.

Así el orientador/orientadora, en esta labor de asesorar, pone su grano de


arena en cuanto a las competencias claves orientando a departamentos concretos,
organizando o coordinando grupos de trabajo, realizando charlas didácticas,
resolviendo dudas de los docentes de forma individual, etc.

Basándonos en Jiménez (2007) indicamos a modo orientativo cuáles podrían


ser los aspectos del asesoramiento a los departamentos. Así, cada departamento de
materia curricular necesita realizar lo siguiente:

- Lo primero que deben hacer es realizar una contextualización general de las


competencias de cada etapa educativa. Para ello debe acudir a las indicaciones
de los Reales Decretos de enseñanzas mínimas de cada nivel educativo.

- Además, desde el Equipo Técnico de Coordinación Pedagógica deben


identificarse y formularse las competencias claves de la etapa, de acuerdo con
las características del centro y especialmente del alumnado matriculado en el
mismo.

20
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

- Una vez hecho esto, debe realizarse nuevamente


una contextualización más específica de las
competencias claves, en este caso, por cada área.
Es decir, se debe identificar y seleccionar la
contribución que desde cada materia se puede
realizar para favorecer el desarrollo de las
competencias claves. Nuevamente deberán tenerse
en cuenta las indicaciones de los Reales Decretos y
además deben nuevamente tenerse en cuenta el
contexto del centro, así como los intereses y
necesidades específicas del alumnado. Al finalizar
esta tarea deberán quedar formuladas las
competencias en cada uno de los ámbitos y desde
cada área.

- En educación primaria, deben también establecerse las competencias claves


generales que deben desarrollar las alumnas y alumnos al término de educación
primaria en cada uno de los ámbitos e igualmente identificar las competencias
claves, más específicas, que debe desarrollar cada área/materia al término de la
etapa.

- Llegados a este punto, ya pueden establecerse el dominio de competencias


que tendrá el alumnado al inicio de una etapa y el dominio que deben alcanzar
las alumnas y alumnos al finalizar dicha etapa. En este punto, es muy importante
la coordinación entre docentes tanto de educación primaria como de educación
secundaria obligatoria.

- Después los departamentos deben realizar la secuenciación de competencias


claves por niveles y mediante distintas reuniones cada departamento deberá
consensuar e identificar las competencias que establece para cada uno de los
cuatro niveles de educación secundaria obligatoria para cada una de las
competencias. Además se debe establecer qué criterios de evaluación de cada
nivel, en cada asignatura, se priorizarían como referentes para valorar el
desarrollo y consecución de competencias claves por parte del alumnado.

- Por último, se plantea continuar, también, con la identificación de las


competencias que deben ser alcanzadas en cada una de las unidades didácticas
de cada curso.

21
MÓDULO 2
La orientación en el sistema educativo actual

Este asesoramiento a los departamentos, es el que está ahora haciendo que se


integren poco a poco las competencias en los centros escolares. No obstante no
podemos olvidar que estas competencias claves que plantea el Ministerio de
Educación no han de contemplarse únicamente como objetivos o contenidos a
trabajar en el aula, en cada área.

El logro de las competencias claves por parte del alumnado, debe ser tenido en
cuenta en toda la estructura organizativa del centro. Por tanto, la labor de
asesoramiento del orientador/orientadora sobre competencias claves, no puede
finalizar en la orientación a los departamentos, debe ir más allá, deben llegar también
a documentos organizativos del centro, como el proyecto educativo, el reglamento de
organización y funcionamiento y el proyecto de gestión.

En esta misma línea, basándonos en Lledó (2007) indicamos que la


incorporación real y efectiva de las competencias claves en los centros debe
realizarse teniendo en cuenta varios aspectos imprescindibles:

- Por un lado, es necesario configurar currículos más integrados que


disciplinares; de este modo, la educación obligatoria debería articularse por
ámbitos integrados mejor que por materias

- Por otro lado, debe ir acabándose con la tendencia de los currículos tipo
“globo” que cada reforma infla cada vez más haciéndolos imposibles de
desarrollar en el tiempo y espacios disponibles en los centros. Esta tendencia
integradora debe favorecerse desde la visión de la enseñanza como el fruto de un
trabajo colaborativo de equipos interdisciplinares más que de la acción individual
del docente, así como de una organización y coordinación pedagógica de los
centros que vaya más allá de la departamentalización disciplinar para apoyarse,
por el contrario, en el conjunto de ámbitos de intervención y de proyectos y
programas educativos que desarrolla y articula la vida de un determinado centro.

Como vemos, la orientación, a través del asesoramiento, juega un papel muy


importante en que las competencias claves puedan llegar al alumnado de la manera
más adecuada, coherente y eficaz posible.

22