You are on page 1of 2

ENSAYO

HACIA UNA SALUD MÁS HUMANIZADA

Hoy en día, la realidad construida alrededor de los aspectos y características frente al tema
de la salud; como puede notarse, gira alrededor de propuestas ineficaces e ineficientes, que
limitan e imposibilitan satisfacer adecuadamente las demandas y/o necesidades de la
población vulnerable, de cara a establecer una auténtica calidad de vida integral. Todas
estas circunstancias, dejan entrever la obligatoriedad de propiciar un cambio en los
paradigmas y modelos de actuación en torno a la salud, proporcionando las herramientas
suficientes para dar una respuesta efectiva a la crisis asumida alrededor de este tema central
para los seres humanos.

De este modo, las consecuencias vislumbradas en los contextos de participación e inclusión


social, desde el área y/o campo de desempeño en la salud, requieren configurarse a partir de
propuestas de integración y actuación, no únicamente enfocadas en responder a las
diferentes problemáticas que aquejan al ser humano físicamente, sino de manera
proporcional, se centren en mejorar la calidad de vida de los pacientes a quienes se presta
atención. Por tal razón, hablar sobre planteamientos alternativos contribuyentes a mejorar la
vida de la población vulnerable, requiere determinarse desde puntos de vista holísticos que
tengan en cuenta todos los ámbitos en los cuales el ser humano se desenvuelve; de ahí, la
significancia de hablar sobre enfoques más humanizados alrededor de la salud, proclives a
generar una nueva visión sobre la salud y la enfermedad.

No obstante, hacer referencia acerca de una salud humanizada, requiere establecer posturas
flexibles encaminadas a tomar como eje central de trabajo al ser humano y no tan sólo a la
enfermedad. En este caso, es fundamental entender que la salud no únicamente debe
estudiarse, explicarse, entenderse definirse a partir del análisis, estudio u observaciones en
torno al malestar físico; oportunamente también se hace imprescindible vislumbrar una
perspectiva multidimensional, desde la cual se posibilite ampliar los esquemas de
actuación, por parte de los profesionales en la salud.

En consecuencia, la sociedad contemporánea, además de realizar un cambio en los


esquemas y modelos de atención y participación en salud, demanda la preparación y
formación de profesionales reflexivos y propositivos ante la realidad gestada en los
diferentes contextos de trabajo. En este sentido, los profesionales en preparación, necesitan
concientizarse sobre la importancia de su papel al mejorar la calidad de vida de la
población enferma, no sólo desde el área física, sino también alrededor de aspectos tales
como los emocionales, sociales, económicos, culturales, familiares, personales entre otros.
De tal forma, la salud representa un componente esencial en la vida de los seres humanos,
por tal motivo debe constituirse en un eje prioritario del actuar profesional, ya que de esto
depende el bienestar de la población circunscrita en los diferentes grupos sociales. Estos
aspectos mencionados, muestran que la realidad actual, requiere ejecutar un cambio en la
forma como se comprende a la salud desde una visión proactiva, buscando las respuestas en
un accionar humano saludable sin ningún tipo de discriminación o rechazo por los demás.