You are on page 1of 25

“El Trabajo de Cuidado

y la Subalternidad”
PASCALE MOLINIER

Cátedra Inaugural
Posgrados en Estudios de Género

Bandera

2 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género

Contenido “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 3 .

4 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género .

abierta tanto Escuela de Estudios de Género se ha integrado a la para las y los estudiantes inscritos en la Maestría en dinámica académica de la Universidad Nacional me- Estudios de Género y en la Especialización en Estudios diante investigaciones y enseñanzas especializadas en feministas y de Género. cómo se verá a lo largo de la in. cargo de distintas académicas cuyo impacto en el pen- samiento feminista ha sido crucial para el desarrollo Sin embargo. Introducción P ara dar la bienvenida a cada cohorte de los Post. como se ha señalado en otras opor- de los estudios de Género a nivel nacional. la institucionalización de los Estudios de incluso mundial y su objetivo fundamental es que las Género dentro de la Universidad es un proceso in- y los estudiantes disfruten de un estímulo intelectual acabado: debemos continuar luchando por la viabi- profundo para emprender este camino académico que lidad de este proyecto académico mediante la conso- han elegido y que. sin renunciar a la dimensión académica interesada en los temas que se plantean en ético-política que está implícita en el propósito femi- estos encuentros. diferentes experiencias de investi. Continúa Nuestro compromiso ha sido ofrecer a cada nueva siendo necesario ganar el reconocimiento de nuestra cohorte la posibilidad de conocer distintas aproxi. de institucionalización de los Estudios de Género que grados. aquellas que se expresan de formas crudas y directas mos ido haciendo camino al andar en este proceso sobre sus cuerpos. La za generalmente una Conferencia. lógicos de los Estudios de Género y de la perspectiva feminista a las ciencias sociales en general. ticia social y a las múltiples caras de la violencia de la gación y maneras de abordar los problemas sociales que son objeto los grupos sociales minorizados: tanto desde una perspectiva feminista. como las que vulneran sus senti- “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 5 . Sigue siendo importante impulsar la ineludible la vida cotidiana y propone nuevas formas visibilidad de los aportes epistemológicos y metodo- de acción política y ética. ha estado a nista. lidación de una planta docente adscrita y vinculada tervención que escucharemos hoy. regional e tunidades. interpela de forma a esta unidad. he. la Escuela de Estudios de Género reali. como para toda la comunidad este campo de estudio. De este modo. M`XMZQMVKQIaZMÆM`QWVM[MV\WZVWITIMY]QLILTIR][- maciones teóricas. se desarrollan desde los años ochenta en el país. Esta cátedra inaugural.

Tiene una formación de psicó. políticas y éticas que han orien. el eje del trabajo ]VI Å[QWVWUyI u\QKI KWUW IK\Q^QLIL QUXZM[KQVLQJTM de nuestra invitada de hoy. el y a difundir esta problemática en el contexto francés. porque se han con- loga y ha enfocado su labor académica en el campo cebido como tareas reservadas a las categorías sociales de la psicodinámica del trabajo con perspectiva de subalternas y como parte constitutiva de lo que las de- género. etnia y condición migratoria entre otras. en gran parte. particularmente en los temas de salud mental ÅVMKWUW\ITM[-VMTKI[WLMTI[U]RMZM[MT\ZIJIRWLM en las organizaciones y de incidencia del trabajo en cuidado –que incluye no sólo las acciones y gestos sino la construcción de las identidades sexuadas. a los vínculos afectivos con quienes nos son próximos) raza . Sus in. subvaloradas. poder y la supuesta autonomía de la que gozan ciertos grupos sociales privilegiados. por razones de clase. como lo mostrará Pascale Este concepto y los debates intelectuales y políticos que 5WTQVQMZ\QMVM]VILQUMV[Q~V[WKQWT~OQKIKWUWWÅKQW# le son asociados son. dos Uno de los conceptos que en los últimos años ha aspectos: el hecho de que el care VW [M ZMÅMZM ƒVQKI- ganado terreno y que articula muchas de las preocu.mientos e integridad psíquica y moral o las que na. mujeres y demás personas que ocupan una posición lidad con respecto a la vulnerabilidad de los demás y subalterna en el espacio social. parte por mujeres. Y a pesar de tener una importancia 6 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . Este término inglés –que es sustantivo y verbo a las necesidades de bienestar) son realizadas en buena TI^Mb·[QOVQÅKI[MOƒV8I\ZQKQI8IXMZUIV]VILQ[XW. Molinier es el del trabajo del cuidado y la subalterni- dad. El tema del que hoy nos va a hablar la profesora turalizan y legitiman el irrespeto y la subvaloración. reparar y soste- vestigaciones se han centrado en el trabajo industrial ner nuestras vidas cotidianas– ha sido percibido como y más recientemente. como el hospitalario y el una labor que debe ser realizada en forma gratuita o doméstico. pero no por todas. un cariz político relacionado con el silenciamiento que gier y a la socióloga Patricia Paperman. mal remunerada. a mi modo de ver. en el trabajo de cuidado que se una prolongación de su naturaleza y por lo tanto como realiza en distintos ámbitos. entre otras razones. de experiencias y actividades de trabajo y el hecho de tado los debates feministas contemporáneos es el del que estas labores (que responden de forma concreta a care. pero también una forma de trabajo que se realiza con MT ÅV LM ZM[XWVLMZ I TI[ [Q\]IKQWVM[ LM LMXMVLMVKQI El trabajo de cuidado. las intenciones que permiten mantener. sino por aquellas sición a preocuparse por el bienestar ajeno (la sensibi.IVLZI4I]. una de las académicas que para la reproducción de la vida individual y colectiva y Un[PIVKWV\ZQJ]QLWR]V\WITIÅT~[WNI. a desarrollar se ha producido sobre el vínculo entre estas labores. El título escogido expresa. mente a una disposición psicológica sino a una serie paciones intelectuales. Pascale Molinier se desempeña actualmente como docente investigadora de psicología en la Universidad Las actividades de cuidado han sido ampliamente Paris 13 Villetaneuse.

en: RINCÓN. De este modo. es de cuidado y distribuir más amplia y equitativamente rotulado y compensado como el trabajo más rutinario. sino también las relaciones con los objetos y con gicas requiere. “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 7 . ¿de qué forma pueden hacerlo cho de que la vulnerabilidad recibe tratamientos dife. lo moral y lo político. como el que está ge. Vitoria. que trastoque las jerarquías y sociedad) exige organizar de manera distinta el trabajo fronteras en los modos binarios de pensar las relacio- nes entre lo público y lo privado. Laugier (Sandra) et Paperman (Patricia). la necesidad de desplazar el foco de atención social. -[\M ^I[\W XZWOZIUI [][KQ\I ZMÆM`QWVM[ u\QKWXWTy- ticas como las siguientes: ¿qué aportes pueden hacer Si bien todas y todos estamos en mayor o menor los postulados del trabajo y la ética de cuidado a las medida “en el centro de una red compleja de relacio. 1 TRONTO.) 2 Molinier (Pascale).Emakunde Petite bibliothèque Payot. dades sociales en términos de sufrimiento psíquico. la perspectiva feminista sobre el tra. En segundo lugar. calidad a las personas? se. el trabajo y la ética neralmente destinado al olvido. en momentos en los que se evalúa el grado de civiliza- renciados según líneas de género.vital. sensibilité. el medio ambiente. que se pone en evidencia cuando no se realiza. estas desigualdades? Y.que la promesa de una sociedad más atenta a la importancia del trabajo y la Resolver esta contradicción aparente (puesto que ética del cuidado no puede cumplirse sin una transfor- MVZMITQLILM[TIIÅZUIKQ~VLM]VUQ[UWXZWaMK\WLM mación política radical. no sólo las interacciones so- especialización y competencias profesionales y psicoló. y por esto mismo. J. Sandra la conciencia de nuestra vulnerabilidad constitutiva Laugier y Patricia Paperman en su introducción al li- como seres pertenecientes a esta común humanidad. responsabilité » sous la direction de Gasteiz. clase y pertenencia ción de una sociedad con base en su capacidad para étnico racial. A. (coord. sociedades actuales en las que se tratan las desigual- nes de cuidado”1. que le care? Souci des autres. bajo y la ética del cuidado ha enfatizado dos asuntos desplazando la atención de las causas a los efectos de aparentemente contradictorios: en primer lugar. no se puede ol- supuesta solución de todos los problemas sociales) a vidar -como lo recuerdan Pascale Molinier. de la autonomía personal (como Para responder a estas preguntas. pues nadie puede pretender ser dad y produciría otro tipo de subjetividad social. « Qu’est-ce Congreso Internacional Sare 2004: ‘¿Hacia qué modelo de ciudadanía?’. distinguiendo el tipo de cuidados que se hacerse responsable de brindar servicios y cuidados de recibe y el tipo de cuidados que es posible procurar. (2005): “Cuando la ciudadanía se cuida: una parado- ja neoliberal del bienestar y ladesigualdad. bro titulado “¿Qué es el care?”2. I]\W[]ÅKQMV\MMVMTTIZOWXTIbWMVVQVOƒVLWUQVQWLM la existencia. ciales. el he. TI[ZM[XWV[IJQTQLILM[[WKQITM[LMTUQ[UWZMLMÅVQMVLW NnKQTLM[XZW^Q[\WLMKWVWKQUQMV\W#KWUWMTY]MUMVW[ los valores que orientan. Sólo su ausencia revela del cuidado harían parte de un proyecto feminista de la interdependencia y la vulnerabilidad a la que estamos transformación social que impactaría a toda la socie- expuestos todas y todos.

TIQUXIZKQITQLILaMTKWUXZWUQ[W#MV\ZMTW[[M`W[TI[ el care a lo largo de estos años y por haber aceptado la categorías sociales y los países. dando así inicio al trabajo académico de la XII Pascale Molinier por todo lo que nos ha enseñado sobre Cohorte de la Maestría y de la IX de la Especialización. invitación de Escuela de Estudios de Género a compar- \QZKWVTIKWU]VQLILIKILuUQKI[][ZMÆM`QWVM[ITZM[- No me resta sino agradecer muy especialmente a pecto. 2 de marzo de 2012 8 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . Mara Viveros Vigoya Directora Escuela de Estudios de Género Bogotá.

han sido acompañado por el desarrollo de las ciencias del tra- siempre. reviste. durante que la creación del Instituto de Género en el CNRS (Cen. en nuestra sociedad IK\Q^Q[\IMQVL][\ZQITQbILI]VI[QOVQÅKIKQ~VV]M^IITX]V\WY]MV]M[- Escribí la conferencia en francés y mi amiga Clemencia \ZIKQ^QTQbIKQ~VX]MLMKITQÅKIZ[MWTTIUIZ[M]VIKQ^QTQbIKQ~VLMT\ZIJIRW Montalvo la ha traducido. muy estimulantes y fructíferos. el trabajo está OTWZQÅKILWKWUW]VUMLQWY]MXMZUQ\M\ZIV[NWZUIZZILQKITUMV\MTI[ cito a ustedes toda su comprensión por mi pronunciación. Le agradezco a ella y les soli. No hay duda de que el hombre en- Mi conferencia se titula “Trabajo de cuidado y subalter. para mí. ¿Pero este equilibrio no nidad”. Trabajo de Cuidado y Subalternidad E stoy muy feliz y me siento muy honrada de estar Nos encontramos en el siglo XXI y estamos salien- entre ustedes esta tarde. Sabemos que el paradigma dominante. condiciones de la vida humana. la adquisición de Estudios de Género desde hace algunos años. Las ediciones de la Bracon- Como ustedes saben y lo pueden escuchar. He tenido la oportunidad y la sociedades conocieron el pleno empleo masculino. espe- versidad Nacional y por el papel que ésta juega en la for. tengo do de lo que llamaré “la civilización del trabajo”1. Luz Gabriela Arango la cobertura en salud. nière. en particular derechos fundamentales en la seguridad social como con las profesoras Mara Viveros. hoy en día. ha caracterizado a las sociedades occidentales. publicación original: Neuchâtel. Lejos de ser una servidumbre fatal o una expiación. Espero bajo. Los intercambios que he podido realizar El avance de las sociedades industriales estuvo con profesores y con estudiantes de la Escuela. sea una oportunidad para 1 Tomo la expresión “civilización del trabajo” que aparece en la portada de Le Travail et l’Homme. fue el trabajo obrero masculino.ZIVKQI del cual yo soy codirectora. 1959. “La noción de trabajo. durante todo el siglo XX. Personalmente. cialmente europeas. pensiones y el derecho a la for- y Ochy Curiel. ¿Cómo invocar de otra forma la alegría del trabajo liberador?” “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 9 . cuentra en el trabajo alegría y tranquilidad. soy francesa. \ZW6IKQWVITLMTI1V^M[\QOIKQ~V+QMV\yÅKIMV. es inestable y precario? (…) La mecanización ha despersonalizado el trabajo industrial al punto de hurtarle toda iniciativa. edición electrónica de las conferencias IÅIVbIZIƒVUn[V]M[\ZW[TIbW[ y las entrevistas organizadas por Los Encuentros Internacionales de Ginebra. este mismo período. Esta una gran admiración por la historia de la Uni. >Q^MZW[XWZTIKWVÅIVbIY]MMTTILMXW[Q\IMVUyITLIZUM hoy la palabra. Deseo agradecer especialmente a Mara mación. el suerte de estrechar lazos de cooperación con la Escuela de crecimiento del empleo femenino. Estas mación intelectual del país.

Las actividades domésticas estaban excluidas. jeres. “¿Pueden los subalternos hablar?”. El célebre texto de Gayatri Spi- simplicidad e igual se pensaba en relación con los tra. el “tra- Todos los ejemplos que criticaban la ideología ta. En Francia. en una prisión. Esta neu. él prueba su valor y se hace mejor.C. no está a la altura de estas “trabajador” indiferenciado. ¿Puede hablar MZOWVWUQM"ZuÆM`QWV[]ZY]MTY]M[XIZILW`M[¯Travailler. 10 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . El trabajo es una promesa de actividades feminizadas como la electrónica. justicia social. felicidad. Nel- son. ambiciones perfeccionistas. Sin embargo. 301-363. en un real. pp. La categoría del trabajo -dentro de una acepción bastante cercana a la suya- IJIZKIJIMVM[MMV\WVKM[IY]MTTILMTMUXTMWWLMTWÅ- para designar a “las mujeres que se someten a una cio. desempleo no solamente es percibido como una in. 2003. vak. en una estación de “trabajos aburridos y fáciles”. avance de la civilización. durante los años 60. 15XX# el subalterno? Revista Colombiana de Antropología. Al trabajo se le reconoce un lugar protagónico en el la mayoría de investigaciones fundadoras de la ergo. es una excepción notable4. la confec. según los cuales las mujeres se adaptaban mejor a los en las barracas. apareció en los sectores de del sujeto psicológico.de realización personal. « Les femmes aussi ont un cerveau ! Le travail des femmes en 313). utilizo el término de subalterna apología moral del mismo. cuando se trataba de generalizar los datos. fueron redactados en masculino2. En la tradición marxista. L. Las opresión de clase” (teniendo muy claro que la clase mujeres en el hogar no “trabajan”. yloriana y valorizaban la inteligencia de “los traba- jadores”. bajo alienado”. pagina 309 de la siguiente refe- rencia.aunque el objeto de estudio fuera el trabajo de las mu. ¡Ay de quien pierda su trabajo! Pues el 3 DELEUZE Gilles citado por Spivak. tiene frecuentemente un color y/o un origen migra- Es sobre todo el hombre – homo faber . Can the Subaltern Speak? En C. se trata de luchar contra el “trabajo muerto”. en una escuela. 1988. Pocas voces se levantaron entonces para señalar \ZITQbIKQ~VLMTI[WJZMZI[ZMITM[MVTIÅO]ZIIJ[\ZIK\I que la fascinación de los intelectuales occidentales por del trabajador dejó el campo libre a prejuicios tenaces aquello que ocurre “en una fábrica. para liberar el “trabajo viviente”. ción y la información telefónica. de salud mental.quien se hace haciendo. El trabajo repetitivo en policía”3 deja completamente de lado la división inter- cadena era estrictamente equivalente a monotonía y nacional del trabajo. 1988. sino como una desgracia para la moral. 71-130. 4 SPIVAK Chakravorty Gayatri. Marxism and the Interpretation of Culture (pp. publicado en bajos de servicio doméstico. Grossberg (éds). la mayoría de las veces. en el texto del investigador. Por supuesto. Volumen 39. Gracias al trabajo. la obrera especia. así como en la construcción nomía en lengua francesa. a nadie se le escapa que el trabajo lizada se convertía. 271- 2 Teiger. por ejemplo. A pesar de que mi punto de vista establece pocos La civilización del trabajo consistió también en una lazos con el de Spivak. Champaingn : University of Illinois Press.

Barcelona. Hoy. 155-185. Universidad Autónoma del Estado de México. El trabajo de la mujer en la industria maquiladora de Méxi- man Development Reports. Trabajo. Toluca. De Natacha Borgeaud-Garciandía. “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 11 . hacer escuchar mente en América Latina. Antropos Editorial-UAM. menos protegidos por las legislaciones.).torio intra o transnacional5). más precarizados y discursos hegemónicos.) María Elena Valenzuela y Claudia Mora (editoras). de Carolina Stefoni. 1. “Género y trayectoria migratoria: roamericana. por ejemplo? asociadas al trabajo. N° 19. y género en Colombia. 2009. privada de las obreras de maquilas textiles en Nicaragua. María Eugenia y QUINTERO mujeres migrantes y trabajo doméstico en el Área Metropolitana de Cirila (coords. Gender and Intra-Regional Migra. no tiles conocidas como maquilas o maquiladoras6.Papeles de Población. 2009. De Marcela Cerruti. Además. torial Universidad del Valle. México. Desde esa perspectiva. http://trace. Eugenia. pp. nismo. n°55. Trabajo y sociedad. Mujeres in- migrantes peruanas en Chile Papeles de Población. en la medida en que las obreras están. ¿En qué sociedad ahora se ha hecho evidente que el sistema de género esta voz sería igual a las otras. Por otra parte. Éste se ha desplazado sin cesar. la vida familiar. de las maquilas. que de vez sobre los planos teórico y político. 2007. jeres7. posiblemente. Balance de cuatro décadas de estudio En Revista de Antropología Ibe- rina Courtis y María Inés Pacecca. por ejemplo.IV\QIOW7ÅKQVI1V\MZVIKQWVITLMT y rupturas. co.html De la O. 6 BORGEAUD-GARCIANDÍA. Trabajo doméstico: 4W[[QOVQÅKILW[LMT\ZIJIRWNMUMVQVWMVMTU]VLWOTWJIT-[\MZMW\QXW[\ZIV[IKKQWVM[ un largo camino hacia el trabajo decente. De Co. Vol. pp. United Nations Development Programme Hu. Éstos muestran que debemos cam- de condiciones con otras.org/index758. 7 Ver FRIEDMAN SÁNCHEZ-V[IUJTIZÆWZM[aK]T\Q^IZPWOIZM[<ZIJIRW miciliaria de ancianos: de la poca visibilidad de su desempeño laboral. su voz. Buenos Aires”. 2006. México. Dominación laboral y vida n° 33. Programa Edi. notable- el sello de la extrañeza porque hablar. Research Paper 2009/12 April 2009. en particular dentro del femi. A propósito de la migración Sur-Sur ver. la economía erótica o la redistribución de las relaciones de poder entre los hombres y las mu- 5 A propósito de la migración interna.está marcada por Numerosos estudios empíricos y teóricos. Rocío GUADARRAMA Rocío y TORRES José-Luis (coords. analizar también su impacto sobre la organización de RWº VW [QOVQÅKI Y]M MT \ZIJIRW WJZMZW PIaI LM[IXI.revues. Pienso en particular en los estudios sobre la sub-con- tratación internacional de obreras en las fábricas tex- ¿Quién. Estas mujeres no están recido actualmente. En Trace. ver: La inserción laboral de las mujeres inmigrantes negras en el servicio doméstico de la ciudad de Cali. Instituto Colombiano de Antropología e Historia. 2008. Trabajo y Maquila. se trata biar de escala para adoptar la de lo local/global a la menos de un problema de la voz para ser oída. con la sensación de estarlo) dentro de las prácticas y los obreros y obreras peor pagados. le han sido consagrados. 118-145. juega un papel central sobre las formas de dominación cia o de la economía. julio-septiembre 2002. como aquella de la justi. Postular la “sociedad del cuidado”. es justamente salir de la subalternidad. enero-marzo 2010. Globalización. en su mayoría dentro. Plaza y Valdés. 2008. Natacha. como candidata hoy no podemos estudiar sus situaciones de trabajo sin feminista a la sucesión de la viril “sociedad del traba. un problema persistente de escucha. en la sociedad colombiana. N°3. de Jeanny Lucero Posso Quiceno. De la O. María tion in South America. la pregunta de Spivak -“¿Pueden las subalternas hablar?” . Pero ha escuchado la voz de las madres comunitarias? Esta esos estudios son diferentes de los que se hacían du- voz es perfectamente audible pero no está en igualdad rante los años 90. representadas (lo que quiere decir que ellas no tienen partiendo de Europa hacia los países emergentes. De 2002. La cuidadora do. junio 2012.

8 afectivo: el cuidado implica una práctica. a nivel internacional. En el dominio de los servicios a las personas. La evocación ritualizada de clases. nen la disponibilidad de ocuparse gratuitamente de las géneros. confor- UILWIÅVITM[LMTILuKILILMTVW^MV\IXWZAníbal Quijano. Romper con los modelos existentes en la civiliza- Los estudios de género y los postcoloniales han juga- ción del trabajo implica acabar con una manera hege- do igualmente un papel preponderante en la aparición mónica de pensar. las mu- jeres no pueden ser neutralizadas ni invisibilizadas. En análisis del trabajo sino todo lo contrario. las personas de más de 65 años si no pasamos por un análisis riguroso del trabajo y representan un 22% de la población. como ese sector.. Ahora. Edgardo Lander. no solamente los mapas y los contenidos jo de la mujer y confundido con el amor o la solidari- del trabajo obrero se han transformado. cernos una idea de quiénes son. mandato de Sarkozy y hace parte de la campaña de 12 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . sino que el dad familiar. como se han denominado los estudios propuestos por el Grupo modernidad/colonialidad. ¿Cuáles mujeres? 8 Sin hablar de los “estudios decoloniales”. Santiago Castro-Gómez. auge de los estudios de género y los estudios postco- loniales ha acompañado esas transformaciones. Desde la perspectiva del cuidado. Atender al otro no es solamente un movimiento vando sus lugares y sus formas de análisis. porque algunas gratuitamente. pasa por el sociales y de investigación. conllevaría el peligro de transformarse en un nue- inventar sistemas institucionales de cuidado económi- vo discurso hegemónico. reno. personas de edad de su familia. las de la interseccionalidad correrían el riesgo de transfor- mujeres japonesas trabajan cada vez más. Ésta data del inicio del Catherine Walsh. o porque el trabajo requiere competencias en cualquier lugar del mundo. De ahí la necesidad de etc. razas. Ramón Grosfoguel. sino también. no por ello se trata de LM]VV]M^WXIZILQOUI"MTLMT\ZIJIRWLMTK]QLILW#TW abandonar la idea de que la posibilidad de entender las encontramos en el centro de numerosas problemáticas situaciones psicosociales contemporáneas. aunque con marse. Por ejemplo. orígenes migratorios. las teorías ese un país una nación “super envejecida”. camente viables y de reclutar personas que se ocupen de las personas mayores. Estos bajos salarios se que durante largo tiempo han sido naturalizadas en el explican por el hecho de que ese trabajo era realizado registro de la feminidad. En breve. a mi modo de ver. No Esos empleos serán allí mal pagados (65% del sala- solamente porque son mayoría entre los asalariados de rio medio de un hombre en tiempo completo). Enrique Una publicidad del Estado francés nos permite ha- Dussel. por ejemplo. No tie- rías fetiches. atendido como parte normal del traba- U]RMZM[[WVKWV[QLMZILI[KWUWTI[XZQVKQXITM[JMVMÅ- ciarias de ese trabajo. el trabajo juega un papel cen- tral. Arturo Escobar y Nelson Mal- donado-Torres. Walter Mignolo. el Japón. en letanías vanas de catego- frecuencia lo hagan solamente medio tiempo. Sin embargo. lo que hace de de las formas de subjetividades que implica. orientaciones sexuales.

Los niños de los países ricos ganan en calidad de Las consumidoras de este producto serían supues. ver HOCHSCHILD R. privadas de sus propios hijos. socio-histórica. La mercantilización de la vida íntima. los esfuerzos rea- lizados por las mujeres trabajadoras y que implican La socióloga estadounidense Arlie Hochschild fue 10 EHRENREICH Barbara Y HOCHSCHILD Arlie R. Palo Alto : Standford University Press. ya que esas mujeres emigrantes. proceso que pode- te” y escandaloso9. ya adultos. 9 Se puede acceder a otras versiones en: http://www. confían servicios a las personas. Nannies. ¿Este “producto” estaría destinado a restau. New York : nos de una “crisis del cuidado”. sea ofrecer tes de los países más pobres. “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 13 . aunque hayan sido dejados al De manera más extensa.fr/sec. Metropolitain Books. Pero ¿Y ponsabilidades inherentes a la “doble jornada” están sus propios hijos? ¿Sufren ellos una falta de cuidado? ZMXZM[MV\ILI[ JIRW TI ÅO]ZI LM[]M\I a K]ZQW[IUMV\M imperialista del ama de casa estadounidense de los La encuesta llevada a cabo por Rhacel Parreñas en- años 50. Maids and Sex Workers in The New Economy.. su existencia transna. En español. su atención y su afecto a los niños que cuidan. Woman. 11 PARREÑAS SALAZAR Rhacel. (Eds). No es que estos problemas no conciernan a los madres aceptaron dejar sus hijos para ganar algo de PWUJZM[# M[ Y]M LMV\ZW LM TI IK\]IT KWVÅO]ZIKQ~V dinero y asegurarles así sus estudios y una vida mejor. 2002. Dichos servicios son designados generalmente sus propios hijos a otras mujeres de su KWUW¹MTXZWL]K\Wº]VIXMTI\Q^W[QVL]LI¹KW[QÅKIV. Apuntes de la casa y el trabajo. cuidado. mos considerar como la cadena internacional del cui- dado.html 2005. \QWVIT. La propaganda en cuestión pretende que la so. ciertos problemas actuales cuidado de la abuela o de una tía de quien reconocen que tematizamos en términos de “crisis del cuidado” que se ha ocupado muy bien de ellos11.a mujeres emigrantes provenien- cada”. de las empleadas domésticas rar la edad de oro de la familia nuclear? ÅTQXQVI[MUQOZILI[U]M[\ZIY]MMTTW[[MY]MRIVLMTI ausencia de sus madres. A.promoción de la ley sobre los servicios de Jean Louis cional10.aladom. cuidado de sus niños. la responsabilidad de las mujeres que Sin embargo. están directamente ligados a los avances del feminis- mo y a la emancipación de las mujeres en los países Esta ingratitud es injusta si consideramos que esas ricos. desarraiga- tamente mujeres blancas heterosexuales de clase pri. tre los niños. sonne-221. das. “colega devota” y “mujer realizada”. Children of Global Migration : Transna- teur-service/leproduit-fr-pour-agence-nationale-des-services-la-per. Ella denomina con ese término el hecho de Borloo. entorno que permanecen en el país. ante todo presencia y disponibilidad. Estas mujeres. dicen desplazar toda vilegiada. Esas mujeres de hoy que acumulan las res. que las mujeres de los países ricos contratan -para el lución 100% fácil para permanecer como “madre dedi. Madrid (2003).IUQTQM[IVL/MVLMZML?WM[. Global quien puso en evidencia y problematizó en los térmi. Katz editores. ello muestra también que dentro de un ZMÆM`QWVIV[WJZMI[]V\W[LMOuVMZWM[\nLQZMK\IUMV\M [Q[\MUI LM OuVMZW MV MT K]IT TI UI\MZVQLIL [QOVQÅKI comprometida.

El perjuicio. 2008. TITQUXQMbIIZZMOTIVTIKWKQVI#ZMITQbIV\IZMI[Y]M[WV ponde a la idea de una solidaridad entre las mujeres. es irremediable. Economic Sociology and Work. sino MVTW[\uZUQVW[LMTIIV\M[UMVKQWVILIX]JTQ. charlas. ¿Sabemos qué es el trabajo del acentuado por el peso de las representaciones sociales cuidado? La socióloga Paula England y la economista LMTIUI\MZVQLILVWLMRILM[MZZMIT"4I[UILZM[ÅTQXQ. 1999. no recho a esperar por parte de una “madre dedicada” en el sentido de si las subalternas pueden hablar. La pers- la ternura y la calidad de la presencia que tenían de. la dignidad de las personas en los términos de “sororidad” o de “clase de muje. sólo representará a las mujeres blancas guardan el sentimiento de no haber recibido el afecto. 14 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . En N. tiene el inconveniente de excluir una cuidado y la complejidad e importancia que tienen gran cantidad de tareas que prestan ayuda a los indi- para la vida de las mujeres. Las “ayudantes domiciliarias”. se hace eviden- te que los intereses inmediatos de las mujeres ricas no 12 ENGLAND Paula England & FOLBRE Nancy. privilegiadas (y a aquellas que se les asimilan). UK : Emerald. más. 19 de Research in the Sociology of work. pp. lo que cuestionaría el perímetro transnacio. aunque es psicosocial. vol. De generan heridas psicológicas en sus hijos. quien lo presta. a do (KIZM como un “servicio que se presta a alguien y en los ojos de sus parientes y conciudadanos. directa o una petición precisa para ser expresada13. Bingley. tal como ha sido 13 PARREÑAS SALAZAR Rhacel. ya que está Antes que nada. Hostess Work : Negotiating the mostrado por numerosas teóricas. De ahí se Academy of Political and Social Sciences. 561. el destinatario”12 -[\I LMÅVQKQ~V \IT KWUW TW [M}ITI sión de las problemáticas planteadas por el trabajo de Rhacel Parreñas. No solamente se cuestio. Parecería. que no pudiéramos pensar el Sur sin el Norte y vice versa. sino de su entorno. la dimen. Ellas y ellos lo contrario. (habitualmente cara a cara) para responder a una nece- sidad o a un deseo que es directamente expresado por Espero haber mostrado. The Cost of Caring: Emotional Labor in the Service Economy. Ellas hacen El análisis de los procesos de cuidado también res. mente heterogéneo y debe ser teorizado como tal. concluye que el sujeto del feminismo. por ejemplo. establece un contacto personal como malas madres. pasan nal de las responsabilidades. ade. En Annals of the American son los mismos que los de las mujeres pobres. Bandelj. pectiva del cuidado renueva la pregunta de Spivak.que ellas se ausenten continuamente de sus hogares. Morals of Money and Sex. 39-51. Desde la perspectiva del cuidado. lo esenciales para el mantenimiento del orden en el ho- que las feministas de la segunda ola buscaron teorizar gar o domicilio y con ello. una buena parte de su tiempo sin preocuparse direc- tamente de la persona. son juzgadas el que. con este ejemplo. lejos de aparecer como las heroínas. 6IVKa. de edad o de los discapacitados. res”.WTJZMXZWX][QMZWVLMÅVQZMT\ZIJIRWLMK]QLI- nas emigrantes. en términos de si las feministas están listas para escu- cidad del estado francés. viduos sin que necesariamente exista una interacción nan las dispares diferencias Norte-Sur.

1989. En este orden de ideas. como por arte de magia. fresco. pre un asunto altamente individualizado. confortable y en buena capacidades como seres humanos (en particular nues- disposición. El trabajo y la Ética del 1997. Cuando este trabajo está bien trabajo y la ética del cuidado16. de escucha o de apoyo a sus parientes pre una dimensión del cuidado.para ser debidamente realizado. Phyllis Palmer ha mostrado exige preocuparse. anticipándose a la Arango. lo que ilustra Algunas teóricas piensan que hay que continuar dis- ampliamente las relaciones que establecemos entre la tinguiendo claramente el trabajo doméstico -centrado casa y la interioridad psíquica. esposos o hijos. implica siem. 229-254). Pero este para consagrarse a tareas “nobles” de cuidado como trabajo. la ayuda de alguien el plano monetario. les permite tener el tiempo para descansar. La sociedad decente. en el sentido en que cercanos. No pienso así y tampoco Luz Gabrie- orden físico y psíquico de las cosas. Housewives and Domestic Servants otras actividades estimadas como más importantes en in the United States. ya no por las cosas ( para lavar.y el trabajo de cuidado . cultural o en cualquier otro. Esto en el trabajo doméstico también juega un papel im. Paidós Iberica Ediciones. Es.centrado en méstica es aquella que sabe moverse sin perturbar el los humanos-. En francés. las huellas del méstico dentro de las tareas que aumentan nuestras hacer. La buena empleada do. tierna y atenta. “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 15 . TQLILQVLQ[WKQIJTMLM[]WX]M[\WVMOI\Q^WTIÅO]ZILM la sirvienta negra que realizaba las tareas domésticas La organización de las cosas en una casa es siem. justamente en estos términos. para que sus patrones las puedan dejar de lado fácil- mente y de forma segura”14. sino del buen uso de las mismas por parte de burguesa estadounidense. las educativas. Domesticity and Dirt. 2011. Philadelphie. designamos el hogar como “el interior”. 16 ARANGO Luz-Gabriela y MOLINIER Pascale. con quien hice la compilación del libro El lo que hay que hacer. No integrar al trabajo do- hecho. He insistido en decir que en el paradigma taylo- la desaparición de sí mismx hace parte de un servicio riano. 1920-1945. en el medio en el cual viven. que las feministas de 4W[ JMVMÅKQIZQW[ OIVIV MV KWVNWZ\ MV \ZIVY]QTQ. los “trabajos domésticos” representan la quin- bien prestado. taesencia de un trabajo a la vez aburridor y fácil. era en rea- sus dueños o dueñas. Medellín: La Carreta Social. e incluso portante en su confort y su autonomía. borra. la segunda ola teorizaron inicialmente el “trabajo dad de espíritu y en disponibilidad para consagrarse a 15 PALMER Phyllis.que realicen el esfuerzo necesario rior de la teoría feminista. físicamente extenuantes15. Temple University Press. Cuidado (pp. 14 MARGALIT Avishai. para U]aJQMVK~UWTIÅO]ZIQLMITQbILILMTIUILZMJTIVKI limpiar). Para los adultos competentes. tras capacidades para ocuparnos de los otros) es excluir LM[]XMZyUM\ZWITI[\ZIJIRILWZI[Un[[]JIT\MZVI[#M[ ¹-[XMZIUW[ LM TI[ LWUu[\QKI[ M[KZQJM MT ÅT~[WNW prolongar una forma de violencia epistémica al inte- Avishai Margalit. en los objetos. Todo está limpio.

esta indiferencia al interior de la teoría feminista? minación y la violencia masculina y en forma más amplia. sudores cor. es decir.doméstico”. mos tejer juntos en una red compleja que sostiene la sus dependencias y para hablar de manera coloquial. función protectora contra la angustia. Un recorrido por la exposición en la Villete: El escándalo del deseo en la vejez. porque esas mujeres. las privilegiadas. Hoy en la condición humana que nos recuerdan que somos día. la atención. ¿Cómo no reproducir este olvido o Un[ \IZLM T]KPIJIV UIVQÅM[\IUMV\M KWV\ZI TI LW. Por su parte camente privilegiadas.. continuar o reparar nuestro “mundo”. hasta de su ropa interior. las feministas. The Sociological Eye: Selected Papers. los cuales busca- entendimiento de sus cuerpos. nuestras indivi- mujer que les ayuda” posee unos conocimientos y un dualidades (selves) y nuestro entorno. más confortable excluir del campo de la percepción Viveros M. les sea fácil admitir. tas a mantener. Se trataba de un quehacer del cual las porales17. En Angulo Cortes L.. tienen empleadas domésticas. 19 HUGHES Everett.Q[KPMZXZWXWVMVLMÅVQZMT visto desde la perspectiva de estas mujeres de sectores cuidado como “una actividad característica de la espe- populares. La segregación y el tabú social son barrios populares. He comprendido. la conciencia profesional y emancipación fue justamente que las feministas de la TI[ÅVI[KWUXM\MVKQI[X[QKWT~OQKI[Y]Mu[\MZMY]QMZM segunda ola olvidaron pensar en su envejecimiento18. las intelectuales de cie humana que incluye todo lo que hacemos con vis- las clases privilegiadas. 151-166).Sin hablar de todas aquellas dimensiones de mujeres tenían la intención de desentenderse. no incluir el trabajo doméstico dentro del trabajo mortales. Medellín: La Carreta Social. uno de los efectos embriagantes que tuvo la inteligencia. Bogotá: Universidad Na- todo aquello que las trabajadoras domésticas contri. que “la Este mundo incluye nuestros cuerpos. Molinier P. sus vulnerabilidades. cional de Colombia. ¿Las fe- ministas son mejores patronas? En Arango L. el valor que “trabajo sucio”. Molinier P. lo mejor posible. 2011. Como lo subraya la socióloga Rose-Marie de cuidado contribuiría a continuar ocultando toda la Lagrave.G. Para mí fue muy curiosa esta Joan Tronto habla de la indiferencia de los privilegia- percepción. 16 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . discutiendo con mujeres de los lo olvida después. La gente que puede delegar el trabajo sucio a trabajadores o trabajadoras estigmatizados. Cuando se ocupa una posición de poder. ropa sucia. ¿Qué interés tendríamos nosotras como feministas Everett Hughes. 1971. El trabajo y la Ética del Cuidado (pp. 2WIV<ZWV\Wa*uZuVQKM. es sin duda 18 LAGRAVE Rose-Marie. aquí en Bogotá. no de manera que podamos vivir en él. 17 MOLINIER Pascale. contra el sistema de género. Sin embargo. 2009. de quienes hablaré dos y privilegiadas. Puede comprenderse que a éstas. buyen a limpiar: deshechos. que ellas desig. en el trabajo doméstico. en su calidad de patronas. Y el amor ¿cómo va? (pp.. a quien debemos el concepto de en no reconocer. 229-254). apoyos que permiten el olvido y que desempeñan una nan a las feministas como mujeres que son económi. Empleadoras y empleadas domésticas. New Brunswick: Transaction Books. insiste mucho sobre la función social reconocemos en el trabajo de cuidado? del olvido19.

mostrando signos de afecto. que no “trabajan”.WJZM ejecutivos u hombres de negocios. tes con relatos en los cuales ellas ponen en escena su condición de mujeres pobres del tercer mundo. cit. op. se convierte en \ZIJIRW LM IXWaW# KWUW ]V WÅKQW ZMKWVNWZ\IV\M Y]M una cuestión política y de justicia social. Encuentro sumamente interesante esta amplia nanimidad. con la decadencia encenderle su cigarrillo. en cada uno de sus gestos dores o trabajadoras sexuales”. a propósito. que tenga buenos Para marcar bien la diferencia. con el Quiero hacer una corta digresión sobre una investi- ÅV LM Y]M MTTW[ M`XZM[MV XQMLIL IUIJQTQLIL a UIO. 20 TRONTO Joan. les hacía qué apoyos descansa la fuerza de unos en detrimento falta ternura. 1993. Un simple “buenas noches. Una sociedad ellas efectuaban.y quisiera. ampliando las situación que la muestra como aún más compleja de lo LM[QO]ITLILM[ MV\ZM TI[ U]RMZM[ a TW[ PWUJZM[# MV\ZM que parece. Así. de las mujeres es la de ser escuchadas sin ser juzgadas. viriles de la civilización del trabajo. con el de cuidado plantearía estas cuestiones como centrales. las feministas abolicio- o de sus posturas. Rhacel Parreñas realizó una investigación participa. en una asociación de mujeres cabeza de familia en Bosa(Bogotá-Colombia). nistas vuelven a traer a escena los viejos antagonismos no beber nunca antes de que el cliente lo haya hecho. el trabajo de las mujeres contribuye LMÅVQKQ~VY]MQVKT]aMPI[\ITIMKWTWOyIaMTK]QLILW a preservar el equilibrio psíquico de los clientes. con la dignidad y los derechos que prescritos por los propietarios de los clubes. una extrema sumisión (por ejemplo. bajar la cabeza en signo de moral como estigma que censura a aquellos o aquellas []UQ[Q~VM\K-VÅVTI[U]RMZM[LMTMQ\IVI[][KTQMV. Moral Boundaries: A Political argument for an ethic of care. Japón y Filipinas. dadas sus implicaciones. según los u[\IKWVÅMZM)TZMKPIbIZTI\MZUQVWTWOyILM¹\ZIJIRI- cuales ellas deben demostrar. 21 PARREÑAS SALAZAR Rhacel . al de nuestro planeta. “Ellos están verdaderamente contentos del respeto de las otras o los otros? de que nos preocupemos por ellos y de que pensemos en ellos”. gación que realicé. Hostess Work : Negotiating the Morals of “forma de vida”: “Una de las principales necesidades Money and Sex. decían ellas. es descrita por sus líderes como una New York: Routledge. esta asociación. en el año 2009. como está bien en Japón21-[\I[U]RMZM[LMÅVyIV[]\ZIJIRWKWUW]V expresado en la intención de Tronto. evocar una aumentar su sentimiento de virilidad.vida”20. “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 17 . ¿Es este el mundo que deseamos “mantener. Ellas se involucran en los rituales de “trabajador”. conti- tiva en un bar de damas de compañía (hostessÅTQXQVI[ nuar y reparar?” El trabajo de cuidado. digamos que en la []M}W[TM[M[[]ÅKQMV\MºLQKM]VILMMTTI[ actualidad esas damas de compañía están asimiladas a prostitutas y que ese grupo debe luchar para ser reco- Estas manifestaciones de cuidado son una iniciati. XZWX~[Q\WLMÅLMTQbIZI[][KTQMV\M[)M[W[LQZMK\Q^W[ §9]QuV[MJMVMÅKQILMTK]QLILWaY]QuVTWLI'§. nocido y acceder al privilegio de entrar en la categoría va de las mujeres.

son invitados a renunciar al desarrollo MTLuÅKQ\LMK]QLILWY]MKIZIK\MZQbIUI[Q^IUMV\MTI[ de sus capacidades de empatía y de establecimiento trayectorias personales de las asociadas. opone una ética femi- nista del cuidado. ción de la ética del cuidado23. las condiciones colectivas de reciprocidad que permi- tan proporcionar cuidado a aquellas que no tuvieron Dentro de esa visión patriarcal. Fondo de Cultura Económica. cieran. desde tem- atención recíproca que se brindan termina aliviando prana edad. inédito. caba o se apropiaba también de las relaciones. 2009. La moral y la teoría. crear los demás. 1982. Psicología del desarrollo porando su voz en su escritura. él me habría matado’” 22 Vale la pena subrayar que el hecho de que intercambiar cuidados en- tre mujeres subvierte la idea común de que éstas se hallan destinadas a Gilligan agrega: “Pero al reivindicar una voz y un no poder ser solidarias entre ellas porque han sido irremediablemente espíritu que le fueran propios. 76-79. a quien debemos la primera teoriza. ella considera que actuó en legítima defensa: ‘si no lo hubiera matado. como es bien sabido. si primero no jeres ‘buenas’ y ‘dedicadas’”25. como la violencia y la explotación intrafamiliar. así como por autónomo. Cambridge: Harvard Univer- sity Press. 37-38. El Yo se concibe como separado. A la inversa. dice Gilligan.(es decir. Pienso que es necesario hacer un gran frontera clara entre el egoísmo y el altruismo: todo lo esfuerzo contra la mayoría de nuestros marcos de pen. Le care. Se traza una remunerado. Virginia Woolf reivindi- construidas como rivales. El trabajo del cuidado ha restaurado o reforzado sus capacidades humanas. existente fuera de las relaciones y de los condiciones de trabajo difíciles. En A Different Voice. Résister à l’injustice : une éthique féministe du care. 18 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . es decir. A unos y a otras. Trad. marcadas por de relaciones. que yo hago por usted me priva de alguna cosa y vi- samiento militante para poder comprender que dar la ceversa. 1994. Según Gilligan. Incor- 23 GILLIGAN Carol. se convierte en la actividad de “ángeles o de santas”. 24 GILLIGAN Carol.Es muy importante el cuidado entre nosotras”22. puede desarrollarse plenamente y especialmente como desinteresada ([MTÆM[[) y altruista tal como son las mu- sujeto político o sujeto de sus derechos. el cuidado. yo no ayudo a vuelta al sentido habitual del cuidado. no es necesario Carol Gilligan. se liberaba de la pará- femenino. pp. la capacidad de preocuparse por explica que ella tuvo que matar al ángel puro del hogar el otro es inherente a nuestra naturaleza humana pues para reivindicar una voz y un espíritu que le pertene- somos seres que establecen vínculos. pagarles. Esta Dentro del sistema patriarcal. “se concibe como una ética femenina. “cuando Virginia Woolf do24. éthique féminine ou éthique féministe? 25 GILLIGAN Carol. [MV\QUQMV\W[-TXMV[IUQMV\WIJ[\ZIK\W[MXZQ^QTMOQI#[M XZMÅMZMVTI[OMVMZITQLILM[ITI[PQ[\WZQI[XIZ\QK]TIZM[ La investigación se centraba en el trabajo doméstico las visiones universales a las personales. Esp. Texto En Multitudes. dice Gi- []ÅKQMV\MVWM[KIZQLIL[QVWXWTy\QKI=VQVLQ^QL]WVW lligan. Si yo hago alguna cosa por mí. los niños. a una ética femenina del cuida.

lisis del desinterés o ausencia de sí misma ([MTÆM[[VM[[) Todas las mujeres que pasan por la Asociación com- y entraba igualmente en relación con sus lectores”26. M. Sería necesaria una fuerza psicológica descomunal XIZI TWOZIZ [WJZMTTM^IZ KWUXTM\IUMV\M [WTI MT LuÅKQ\ El interés de las teorías del cuidado es el de cuestio- LMKWVÅIVbIMV[yUQ[UIY]MQUXTQKIPIJMZ[QLWWJRM. Expé- para nuevas cartografías del cuerpo*WOW\n"-LQ\WZQIT8WV\QÅKQI=VQ^MZ[QLIL rience. formarse. Eso es encontrar su propia voz y así salir de es buscado por las mujeres de la Asociación en Bosa. mis hermanos y mi marido me han golpea- do. sino con el cuidado. paginas 202-235. La ética feminista del cuidado aprendido. por ejemplo) si sienten temor de que 26 GILLIGAN Carol. la clandestinidad y de la subalternidad. 153-167. Résister à l’injustice. Numerosas lí- o el del feminismo. En MILLAN DE BENAVIDES C. pero lo que he dial de apoyo y de cuidado. A. 2004. con la investigación en Bosa. para te del tiempo. aprender a hablar el tipo de conexión consigo misma y con los otros que en público. lo que es VQÅKI[IKZQÅKIZ[MaY]MIK\]IZXIZI[yUQ[UW[MPIKMI vital o primordial no tiene que ver en primer lugar con expensas de los demás. “Mi padre. a renunciar a sus derechos (derecho a las pres- taciones sociales. la justicia. interconexiones de atención. por “los derechos”: derecho al trabajo. De este modo. 2005.. ca femenina del cuidado: reconociendo que el desinterés y la abnegación. Ellas están dispuestas. y por eso yo no soporto que me levanten un solo La auto-representación rompe con la violencia epis. pp. sea este el del Occidente que un día dije: no quiero sufrir más”. a la igualdad de trato. En Multitudes. VIZ ¹TI QUXWZ\IVKQI LM TW QUXWZ\IV\Mº LQKM TI ÅTW[W- to precoz de la violencia de sus cercanos y/o de haber fa francesa Sandra Laugier28. ESTRADA. 27 De LAURETIS Teresa. Cit. TM[PQ[\WZQI[[MZMXQ\IV)[y]VILMMTTI[X]MLMIÅZUIZ" nición. transcendantalisme. deres dieron testimonio del orgullo de sus hijos que las minos de ética feminista del cuidado es exactamente vieron levantar la cabeza. ¿Quién cuenta? La política se preocupa. Yo he tenido que soportar muchos golpes hasta témica del Sujeto dominante. parten el mismo tipo de vivencias difíciles y las líderes Virginia Woolf salía de la clandestinidad al encontrar sostienen que no es una fatalidad del destino el que ta- [] ^Wb" TI ^Wb LM [] I]\WZMXZM[MV\IKQ~V W I]\WLMÅ. sus patrones y dentro de la sociedad en general. es que para no acepta el postulado de que actuar para los otros sig. Lo que describe Gilligan en tér. 23. pragmatisme. “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 19 . Es problemático abdicar de su propia voz. veces. de luchar para obtener los derechos. No quiero negar la importancia La Asociación y sus líderes juegan un papel primor. a máticas. en realidad. 8MV[IZMVOuVMZW<MWZyIaXZnK\QKI 28 LAUGIER Sandra. dicho en los términos de Teresa de Lauretis27. L’importance de l’important. op. derecho a la pensión.. muchas personas que no son privilegiadas. no son la quintaesencia de la bondad Estas personas desean poder vivir en una red de femenina sino que son. ¿Qué es lo que cuenta? ocupado las posiciones más subalternas y haber reali. La tecnología del género. a la educación. Javeriana. a la salud. moralmente proble. etc. dedo. la mayor par- zado las tareas más serviles en su propia familia. se corrige una éti.

Muchas otras personas dentro de la sociedad Esta ética apela a otra concepción política en la cual la [MJMVMÅKQIVLMM[\MIXWaW[QVPIJMZTW[WTQKQ\ILWW[QV justicia y los derechos no se opongan al cuidado. bilidad. \IZQI[ 4I[ u\QKI[ LMT K]QLILW IX]V\IV I ZMKWVÅO]ZIZ las concepciones de la justicia de manera tal que se incluyan esas categorías. En un uni- bida como signo de debilidad o de despolitización. nuestras vulnerabilidades o nuestras dependencias. pasando por las del por diversas organizaciones. Es por esto que la dispo. esto no es. y justa29. haber tenido que inventar las condiciones para tenerlo. 29. puede ser instrumenta. serios” y no puede encargarse de sí mismo. Sin verso regido por los valores de la excelencia. actividades realizadas para otros. signo de de. esta necesidad de cuidado. como sí lo han hecho las mujeres de la Asociación de la “Una sociedad que le diera todo su valor al trabajo cual estoy hablando. la compe- embargo. Creating a caring society.” Una sociedad del cuidado no despreciaría tancia de encontrar soluciones ajustadas a las necesi. tencia y la autonomía. piensa y actúa en función de una experiencia mate- rialmente estructurada por una atención y por unas Por supuesto. una sociedad más igualitaria moral y política que nos permita reconocer la impor. adulto competente. 29 NAKANO GLENN Evelyn. mos seres dependientes y sostenidos de forma desigual parciales. de ninguna manera. pp. Esta autono- mía (la de los dirigentes. en las per. las Las concepciones universalistas de la justicia no lo. del cuidado. 84-94. 20 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género .las reivindicaciones de los mismos pongan en peligro El sujeto de las éticas del cuidado es un sujeto que la atención y la simpatía que les expresan sus patrones. que está muy ocupado en “asuntos sición a renunciar en ocasiones a los derechos es perci. mujeres emancipadas) es una mentira. Este sujeto tiene un sonas a quienes les ha faltado. los hombres de negocios. En Contempory norarlas. aparentemente im. sobre todo. 2000. ya que ésta se graron convencernos de que ofrecían garantías para sostiene gracias al ocultamiento del trabajo del cuida- las reivindicaciones de las categorías sociales minori. Sociology. ese saber es muy contestatario. saber sobre las múltiples formas de la vulnerabilidad. no sería solamente una sociedad más agradable y Debemos aprender a desarrollar una sensibilidad amable sino. lizada y manipulada por los patrones o las patronas o desde la infancia hasta la madurez. do y de las personas que lo hacen. dice la socióloga Evelyn Nakano Glenn. e injusta en las relaciones de proximidad. LILM[aITI[KQZK]V[\IVKQI[M[XMKyÅKI[Y]MVWX]MLMV Esta sociedad tendría la inteligencia de saber que so- deducirse de principios generales. o que se haga más difícil ig.

Por J]MV[ITIZQW[MTMPIJyIKWVÅILWMTK]QLILWLM]VIV- otra parte. Es difícil conservar el lugar de investigadora. Tuve Recuerdo que cuando Luz Gabriela Arango y yo or- ganizamos el Simposio «El Trabajo y la ética del cuidado». anciano había sobrevivido ya muchos meses. la sexua. la vulnerabilidad humana. porque ella no podía aspirar a un nos. aunque no directamente. una muchas oportunidades de comprobar que ellas mismas auxiliar de enfermería empezó a contar una historia. es muy difícil construir una forma necesitaban más. A través de mi trabajo. debido a que su retórica no es la habían contratado. embargo. s difícil que estas anciano murió pocas semanas después. garaje”. TQÅKILI¯VWXWLyIVQUIOQVIZY]MMTPMKPWLMY]MM[\M “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 21 . El de legitimidad pública. Sesión de preguntas Primera pregunta ¿Cuál es el lugar de enunciación de quienes hacen el trabajo de cuidado. al menos en Francia. y cuál es el lugar y el estatus de sus voces en una investigación sobre el trabajo de cuidado? (ESTUDIANTE DE LA MAESTRÍA EN ESTUDIOS DE GÉNERO) E ste es un tema importante y difícil. la muerte. Y sobre todo. en uno de los paneles. Es ciendo que se había graduado en una “universidad de difícil no apropiarse de las voces de las y los subalter. Las personas que voces sean escuchadas. A partir rechazaron prolongar su contrato. en la Universidad Nacional. las voces de las cuidadoras se enfrentan a la ciano cuya familia pensó que se estaba muriendo. Y por eso. fue tan buena su labor de cuidado. precisamente por ser «poco cua- convencional. puesto que él ya no estaba enfermo. que el mensiones tabúes de la existencia: el cuerpo. se escuchan las voces de las cuidadoras. aduciendo que no la de esta experiencia. Sus hijos lidad. sino a través de la mía. Sin LQÅK]T\ILY]M[]XWVMXIZIMTTI[M[\IZTQOILI[ITI[LQ. di- se reconocen en mis relatos.

líticos o de los intelectuales. tales como escuchar. la edu- Sciences Sociales (EHESS) de París. en otros mundos. Mientras ellos plantean que corresponden al afecto y a 1 Marina França. por ejemplo. tono particular.hombre hubiera sobrevivido por tanto tiempo se debía \W[[MZQW[º#MTXZWJTMUIM[Y]M[QVWK]UXTQUW[KWVM[M justamente a la calidad del trabajo de la enfermera. su contenido humano y emocional. Por supuesto. hablar y otras las palabras de las prostitutas y las de estos últimos. a los hallazgos de una tesis en antropología realizada Según este estudio. El mundo de las cui- terística de las cuidadoras. sexualités et affects dans la prostitution popu. Vivimos en distintos mundos. la ternura prodigados por ellas. «frágiles». generan más vestigación era la prostitución en Belo Horizonte. Thèse. Segunda pregunta: ¿En qué sentido el trabajo de las trabajadoras sexuales es un trabajo de cuidado? (ESTUDIANTE DE LA MAESTRÍA EN ESTUDIOS DE GÉNERO). EHESS. ellas señalan la vulne- laire : le cas de la zone bohème à Belo Horizonte. a las realizadas por las y los psicólogos. pueda ayudar a legitimar. según dicen ellas). se pierde toda “la sal” de la historia y así mismo. la lealtad por parte del cliente que las capacidades o la sil1. Todos los testimonios que recogió se enfocan en los belleza físicas. cación y la simpatía que. las trabajadoras sexuales valo- por Marina França en l’École des Hautes Études en ran y cultivan cualidades como la amabilidad. carac. Marina França también entrevistó a los aspectos psicológicos y en las dimensiones terapéuticas clientes. Esta visión es bastante 22 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . Bra. sin sustituir la voz de las cuidadoras. Un hallazgo interesante es el contraste entre del trabajo sexual. Su terreno de in. Intérêts. Espero que mi trabajo. en su opinión. éste no es el dadoras no es el mismo mundo de los responsables po- «tono» apropiado para abordar la política y los “asun. rabilidad de ellos como clientes (los hombres son más 2011. Ella contó la historia con un sentido trágico del hu- mor y con una manera de burlarse de sí misma. T rabajo sexual es un sinónimo de trabajo de cui- LILWaVW[WaaWY]QMVTWIÅZUI[QVWTI[UQUI[ \ZIJIRILWZI[LMT[M`W)Y]yUMZMÅMZWMVXIZ\QK]TIZ labores similares incluso. su universo sim- bólico y sus formas de expresión.

sino porque no queremos Es cierto que el trabajo doméstico es indispensable sufrir las coacciones del servicio. trabajo no es únicamente central para el sistema de legio cuya medida necesita ser cabalmente reconoci. no sólo porque todas y to- dos queremos ser servidos. como dijo Joan Tronto. de las y los privilegiados. las acompañan contienen una fuerte crítica del pa- tiendo que se expresen veladamente ciertos afectos triarcado cuya novedad radica en que no lo atacan a no varoniles y/o fantasías sexuales desviadas de la partir de su violencia. las coacciones de la virilidad y a mantenerse en el tenido la construcción de la dominación masculina. Quien no lo realiza. ámbito de la competencia varonil. género y las relaciones entre hombres y mujeres. pues es evidente también da: el trabajo doméstico y de cuidado toma tiempo y requiere energía física y mental. En este orden de ideas. sino más bien permi. no necesariamente lo ha hecho como si se tratara de estas luchas y las teorías que de ellas surgen o que un espacio de luchas varoniles. gozan realmente de un enorme privi. puede concentrarse en otras tareas más visibles y grati- que tal promoción pretende valorizar a aquellas que lo ÅKIV\M[KWUWTIKQMVKQIWTIXWTy\QKIWLQ[NZ]\IZMTWKQW PIKMV-[\WVW[QOVQÅKIXWZ[]X]M[\WY]MMT\ZIJIRW LWUu[\QKWLMJI[MZ[QMUXZMZMITQbILWXWZU]RMZM[#LM Politizar el cuidado. Tercera pregunta ¿Qué tensiones se generan entre la reproducción y el cambio del lugar social de las mujeres en el trabajo del cuidado? (ESTUDIANTE DE LA MAESTRÍA) N o es posible promover el trabajo doméstico y de cuidado sin mencionar que éste se lleva a cabo principalmente por mujeres. El trabajo de cuida- y que no podríamos vivir sin aquellas que lo hacen por do es naturalizado en la medida en que no es objeto VW[W\ZI[aVW[W\ZW[)[yTI[KW[I[Y]QMVM[[MJMVMÅKQIV de debate público. Y es importante señalar que este de no hacerlo. vulnerabilidad masculina. sino “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 23 . sino de su talón de Aquiles: la normatividad heterosexual. Como resultado. jadoras sexuales llaman la atención sobre la dimen- sión de cuidado que ayuda a los clientes a soportar Resulta entonces que si bien la prostitución ha sos.incongruente con la representación clásica del cliente lo que está sucediendo es que las luchas de las traba- como un macho dominante. signi- VQVO]VIUIVMZI[M\ZI\ILMOTWZQÅKIZK]ITY]QMZITQIVbI ÅKI XZQUWZLQITUMV\M T]KPIZ KWV\ZI TI QVLQNMZMVKQI entre feminidad y domesticidad.

se pierden o se dañan. ¿Por qué? ]VI[ MV JMVMÅKQW LM TW[ LMUn[ a [M J][KI KZMIZ TI[ Porque en el contexto actual. resentimiento se expresa en voz baja pero constante to en que se reconoce la contribución de las y los que a través de pequeños robos. alguien más pobre o más débil a quien explotar: si riamente a las más pobres. en una cotidianidad tan na. Del mismo La perspectiva del cuidado se convierte en política modo. atraviesan al conjunto de la sociedad y cruzan se hace visible cuando fracasa. que reciben. Esto no es fácil. nes para estar enojados. en la Como individuos. venganzas menores. no es una empleada doméstica. sino en público.que también es un trabajo que se delega mayorita. frente a toda la sociedad. pero… ¿quién se nes”. cuidan de nosotras y nosotras: madres. Siempre hay una hija… Cuarta pregunta ¿Cuáles son los aspectos políticos del trabajo de cuidado? María Fernanda Cepeda (EGRESADA DE ANTROPOLOGÍA) P ensar el trabajo de cuidado ofrece un reto polí- tico primordial en la medida en que este trabajo abarca formas de explotación que. ya sea con nuestras y nuestros turalizada que pierde importancia. tampoco existen las «buenas muchachas» (uso LM[LM MT UWUMV\W MV Y]M [M KZQ\QKI MT [IKZQÅKQW LM el término despectivo deliberadamente). se inicia de modo muy «natural» en la familia. La perspectiva clase que las empleadas conocen desde adentro. no sólo con agradecimientos en privado. Esta explotación se supone cuidar se rompen. entre otras razones porque el trabajo doméstico solo decir. cuando los objetos que las fronteras entre países y culturas. prostitutas. Esto 24 Cátedra Inaugural ~ Posgrados en Estudios de Género . de modo que cruza trans. es difícil no sentir resen- condiciones de reciprocidad y equidad entre los o las timiento contra la injusticia de las desigualdades de que dan y los o las demás. siempre encontramos buenas razo- intimidad de los hogares. La fórmula puede parecer radical. será una hermana o versalmente al conjunto de la sociedad. enfermeras. empleadas En este sentido no existen las y los “buenos patro- domésticas. Muchas personas empleadores(as) o con nuestras y nuestros empleados. como acabo de cuidan. Ese del cuidado se convierte en política desde el momen. pero todos ocupa de ellas? los esfuerzos individuales posibles para serlo son in- útiles mientras el tema no esté politizado.

del lugar de la feminidad en el trabajo de cuidado y la devaluación de las personas que lo realizan). Politizar Politizar el cuidado consiste en atacar de frente esta MT\ZIJIRWLMK]QLILW[QOVQÅKIMVƒT\QUIQV[\IVKQILQ[- estructura en sus aspectos materiales (la división social XIZIZÆMKPI[ITKWZIb~VUQ[UWLMT[Q[\MUILMOuVMZW “El Trabajo de Cuidado y la Subalternidad” ~ PASCALE MOLINIER 25 .es tan normal como es estructuralmente desigual la y sexuada del trabajo) e ideológicos (la naturalización relación entre patrones (as) y empleadas (os).