You are on page 1of 30

UN POCO DE CAOS PARA ALUMBRAR

UNA ESTRELLA DANZARINA.
NIETZSCHE Y EL ESPÍRITU TRÁGICO

Jacinto Rivera de Rosales
Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

RESUMEN

El artículo ensaya una presentación del espíritu trágico propio de la filosofía de
Nietzsche fijándose en la contraposición entre la voluntad de poder ascendente, que esta-
blece sus preferencias, sus síes y sus noes, y la aceptación del eterno retorno por parte de
esa misma voluntad, que se retuerce, se supera, y dice solo un sí a todo lo real, potencián-
dose y a la vez sacrificándose a sí misma. En esta tensión, es el arte el que crea espacios
para la vida y el placer del devenir, siendo así superior a la verdad.

Palabras clave: Nietzsche, voluntad de poder, eterno retorno, lo trágico.

ABSTRACT

This article appraises an approach to the tragic spirit of Nietzsche’s philosophy that
focuses on the contrast between the ascendant will to power, which determines its prefer-
ences, its «yeses» and «nos», and the acceptance of the eternal recurrence by that same
will that contorts and excels itself and only says «yes» to what is real, both strengthening
and sacrificing itself at the same time. It is from this stress that the art to create spaces for
life and the pleasure of becoming arises, thus placing it above the truth.

Keywords: Nietzsche, will to power, eternal return, tragedy.

1. Apuntes previos

El título de este artículo parte de una conocida sentencia que Nietzsche
puso en boca de su Zaratustra: «Yo os digo: es preciso tener todavía caos den-
Convivium 25: 115-144 (2012)
© Jacinto Rivera de Rosales, 2012 – CC BY-NC-D
© Departament de Filosofia Teorètica i Pràctica. Facultat de Filosofia. Universitat de Barcelona
ISSN: 0010-8235

14484 Convivium 25.indd 115 14/10/13 09:33

116 Jacinto Rivera de Rosales

tro de sí para poder dar a luz una estrella danzarina».1 Lo que se agita y se
afana en ese caos, y a veces es capaz de engendrar una luminaria danzante, es
la voluntad de poder, o de potencia, un juego de fuerzas sin descanso ni otra
finalidad que la de su propia afirmación, múltiple y conflictiva. Esta primacía
ontológica de lo volitivo hunde sus raíces en una larga historia del pensamien-
to occidental, aunque Nietzsche insistiera en que su modo de pensar significa-
ba una ruptura completa con el pasado. Quizá podríamos remontarnos hasta
Empédocles.2 Pero más cercano a nuestro pensador podríamos situar la idea
kantiana de una primacía de la razón práctica sobre la teórica. Según Kant, el
conocimiento objetivo solo llega a captar y controlar una realidad condicionada
(la superficie de lo real), una isla de la verdad rodeada por un mar proceloso,3
en donde solo nos puede guiar la brújula de la ley moral,4 pues la voluntad
racional o razón práctica sería la verdadera conciencia de la libertad como
realidad en sí. Esta comprensión de ese ser-acción originario encuentra su mo-
dalidad estética en el sentimiento de lo sublime, sobre todo del sublime mate-
mático.5 Esa libertad real, la regida por la razón práctica o facultad superior de
desear, pone orden y sentido a la finitud, a las inclinaciones, a la facultad in-
ferior de desear. Pero habría un segundo pliegue, esta vez dentro de la propia
libertad o acción originaria, que, como libre albedrío (Willkür), podría no aco-
ger en su máxima la ley moral. En consecuencia, la voluntad subjetiva finita
y libre es capaz también de ser irracional en un acto de libertad, en «un acto
inteligible, solo cognoscible por la razón».6 Pero entonces resulta que el mundo
de lo originario, el de lo inteligible u oceánico, encierra en sí también el ori-
gen del horror, de la destrucción, de la esclavitud, del caos. «La historia de la
naturaleza comienza por tanto con el bien, pues ella es la obra de Dios; la his-
toria de la libertad con el mal, pues ella es obra del hombre».7
Un paso más allá por la senda del romanticismo, pero partiendo de esta
última idea de Kant sobre el mal moral como producto de la libertad, es el que

1. Z (= Así habló Zaratustra), Prólogo 5; trad. 11 (traducción de Andrés Sánchez Pas-
cual, Madrid, Alianza, 1997). Agradezco a Enrique Salgado (Cumbre y abismo en la filosofía de
Nietzsche, Madrid, Plaza y Valdés, 2007) la lectura atenta de este artículo y sus observaciones.
2. «Empédocles llama Amor al principio benéfico y, muchas veces, Amistad y, además
Armonía de grave semblante; y al principio maléfico Odio funesto y Lucha sangrienta», DK 31
B 18, en Los filósofos presocráticos, ii, Madrid, Gredos, 1979, p. 170.
3. Kant, I., Crítica de la razón pura, A 235-236, B 294-295. Véase también Reflexión
4949; AA [Akademie Ausgabe] xviii, 38.
4. Kant, I., Fundamentación de la metafísica de las costumbres, i, AA iv, 403-404.
5. Kant, I., Crítica del Juicio, §§ 25-29.
6. Kant, I., La religión dentro de los límites de la mera razón, AA vi, 31.
7. Kant, I., «Presunto comienzo de la historia humana», AA viii, 115. Sobre este asunto me
he extendido más en el artículo «Los dos conceptos del mal moral. De La Religión (1793) de Kant
a la Ética (1798) de Fichte», en la revista Signos filosóficos, 18 (julio-diciembre de 2007), pp. 9-40.

14484 Convivium 25.indd 116 14/10/13 09:33

Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 117

da Schelling en su escrito Investigaciones sobre la esencia de la libertad (1809).
«Querer es el ser originario (Wollen ist Ursein), y solo con el querer concuer-
dan todos los predicados del ser originario: ausencia de fundamento, eternidad,
independencia respecto al tiempo, autoafirmación».8 Mas ese querer tuvo que
escindirse para su manifestación y desarrollo personal en dos principios que en-
gendran todo el universo, nosotros incluidos. Uno es el fondo oscuro, incons-
ciente, irracional, afirmador del individuo y que se manifiesta como su volun-
tad particular, origen del mal y del caos cuando alcanza el predominio. El otro
es la luz de la razón, la voluntad universal, que debe poner el orden de verdad,
de justicia y de amor universal.
En Schopenhauer, lo irracional invade ya toda la voluntad, la cual es con-
cebida como la sustancia de todo lo real. La voluntad está más allá del princi-
pio de razón, que configura solo lo fenoménico, y no se rige ni por causas ni
por motivos, no tiene forma ni fin: simplemente es y se expresa. Por consi-
guiente se trata de algo enteramente irracional y caótico. La luz de la razón,
que solo alcanza lo fenoménico, ni la penetra ni la conduce, y nunca lo logrará.
Esto proyecta sobre el mundo fenoménico una especie de sentencia de muerte:
al ser expresión de algo irracional, no tiene finalidad alguna ni podrá haber
en él un sentido, solo es fuente de dolor y de hastío para una voluntad insacia-
ble y sin objeto. La única solución es superar la individualidad fenoménica por
medio del arte, y sobre todo negar la voluntad de vivir por medio del ascetismo
cristiano y del pensamiento de la India.

2. La voluntad de poder

Nietzsche parte de la herencia schopenhaueriana, la acepta y a la vez la
transforma y la transvalora.9 El fondo de todos nosotros no es sino voluntad,
voluntad de afirmación de sí, voluntad de poder. Eso es lo único que hay, esa
es la esencia de todo ser, como en Spinoza lo era el conato, pero no como mero
impulso de conservación, sino de aumento de potencia.10 Detrás de toda acción
de un ser vivo, incluso de todo someterse y de todo conocimiento, no hay sino

8. Cotta vii, 350-351; trad. en Barcelona, Anthropos, 1988, p. 147.
9. Véase por ejemplo CI [=Crepúsculo de los ídolos], «Incursiones de un intempestivo», 21.
10. «La proposición de Spinoza sobre la autoconservación tendría que suponer propia-
mente un alto en la modificación: pero la proposición es falsa, lo contrario es verdadero. Jus-
tamente en todo lo vivo se puede mostrar de la manera más clara que lo vivo hace todo no para
mantenerse, sino para llegar a ser más», Fragmento, primavera 1888, KSA 13 [= Friedrich Nietzs-
che, Kritische Studienausgabe, ed. G. Colli y M. Montinari, Berlín-NuevaYork, de Gruyter, 1999,
tomo 13] 14[121], p. 301. De ahí también que Nietzsche no acepte la expresión schopenhaueria-
na de «voluntad de vivir», sino que la sustituya por «voluntad de poder». Pero en verdad ese
conato de conservarse en el ser es en Spinoza también tendencia a acrecentar la potencia de ac-
tuar, lo cual produce alegría (Ética, parte ii, Prop. xi).

14484 Convivium 25.indd 117 14/10/13 09:33

es afirmarla. KSA 13 14[82]. 15.». aforismos 3 y 34 13. Z ii. Esa voluntad de poder es colocada por Nietzsche más allá de la raciona- lidad. p. como creía Kant. pues «todo lo que es profundo ama la más- cara». «De la superación de sí mismo». es la única y efectiva realidad de las cosas [. desde la que queda explicada. como nos lo explica Hegel en el segundo libro de su Ciencia de la lógica. 14484 Convivium 25.11 Por consiguiente lo correcto. 12. MBM.. Fragmento de agosto-septiembre 1885.12 Sin embargo. p. véase también MBM [=Más allá del bien y del mal].. Si Nietzsche se ve forzado a descubrir la genealogía de toda acción humana a partir de la voluntad de poder como su «interior» (aunque no como realidad trascendente. KSA 11 36[31]. Así surge para ella la dualidad. formando ambos una unidad dialéctica. al menos en un primer momento. una esencia que siempre es la misma por más que observe grados e intensidades.14 es porque en el fenómeno no quedaba eso claro y porque detrás de esa aparien- cia había que descubrir su verdad. Por ejemplo. p. Ella es uno de sus instrumentos de estrategia y dominación... la reflexión puede llegar a descubrir que esa falsa apariencia tenía también su necesidad y su cierta verdad. entre lo exterior y su interior. como en Schopenhauer. lo en- fermo por el contrario negarla. ni tiene que sujetar y conferir orden al fondo oscuro.13 «lo más de fondo y lo más interno». a saber.. tanto para descubrir lo vicioso como para que aparezca lo realmente excelso. «La lógica de la esencia». 11. y lo que quería valer como plenitud de vida en el más allá en realidad es puro nihilis- mo. aforismo 40. KSA 11 40[53]. 262. el «mundo interior» de la fuerza.] Un nombre determinado para esta realidad sería “la voluntad de poder”. para el cual a la esencia le es necesario el aparecer. pero en realidad es. como pensaba Schelling. 14. 654. Fragmento de junio-julio 1885.indd 118 14/10/13 09:33 .] Por tanto. tal y como yo la entiendo.15 En un segundo momento. por ejemplo en Hegel. y busca descubrir lo que se esconde tras esa primera fachada. suprasensible o transmun- dana). La reflexión surge ante el desengaño y la sospecha de que la interpretación primera que se nos ofrece no es la adecuada (Nietzsche habla de su fino olfato de psicólogo).. y él mismo nos dice: «Apariencia (Schein). designada desde el interior». lo sano. La razón no es su conciencia más clara. entre fondo y superficie. lo que pretendía Schopenhauer. Se presenta usualmente a Nietzsche como negador de la dualidad entre apariencia y realidad. Fragmento. Esa es la estructura del pensar: «os parecía que.. 118 Jacinto Rivera de Rosales voluntad de poder. aunque. yo no contrapongo “apariencia” y “realidad”. a toda reflexión le es inherente una dualidad entre la apariencia y su verdad (rea- lidad o significado). sino que por el contrario tomo la apa- riencia como la realidad [. Nietzsche quiere hacernos ver que lo que en el cristianismo se presen- ta con la apariencia de virtud moral es en verdad enfermedad y vicio. primavera 1888. su realidad de fondo. 563..

expresión en múltiples formas o quanta de poder en lucha o en colaboración. No auto- conservación: cada átomo actúa sobre todo el ser.. Madrid. también El caso Wagner). de nuestros afectos. Por eso yo denomino a un quantum “vo- luntad de poder”: con ello se expresa el carácter que no puede dejar de ser pensado a partir del orden mecánico sin eliminarlo a él mismo del pensamiento». Véase también MBM. KSA 11 36[31]. Gadamer considera a Hölderlin «el precursor del descubrimiento nietzscheano del sustrato dionisíaco de lo apolíneo en la cultura griega». sino también. que él cifra sobre todo en Schopenhauer y Wagner. no tiene en su conjunto ni causa ni unidad. 199-233. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 119 como espada de doble filo. [. KSA 13 14[79]. Fueron F. 1990. pero en ningún caso alcanza a comprender su esencia. Claves para una lectura de Hipe- rión. eso fue lo que los griegos comprendieron bajo el nombre de Dioniso18 a través de su culto y de la tragedia. La captación más alta de esa realidad se si- túa en la creación artística. ni telos ni sentido. y considero que Nietzsche participa también de cierto espíritu román- tico al proponer el arte como modo más alto de comprensión y de vida. sino dionisíaco (La gaya ciencia.17 Según Nietz- sche. Fragmento. puede también cercenarla. –es eliminado en el pensamiento cuando se deja de pensar esta irradiación de voluntad de poder. 14484 Convivium 25. consuelo. 20. pp. que tendría en ese culto su raíz. 18. p.. Alianza. primavera 1888. «Un quantum de poder es designado por el efecto que ejerce o al que resiste. narcótico contra el dolor. sino que es simple afirmación plural de sí. FIM. «..21 la realidad interior de todo el mun- 16.] Es esencial una voluntad de violencia (Vergewaltigung) y de defenderse contra violencias. Tubinga. apetitos y pasiones. GW. 563. ix. aforismo 295. EH [= Ecce homo]. § 370. 258. Madrid.indd 119 14/10/13 09:33 . Por eso Nietzsche denomina dicha realidad originaria con el término de lo dionisiaco. H. p. Pero «romanticismo» se dice de varias maneras. Sobre esto último me he extendido más en el artículo «La imaginación transcendental y el proyecto de transformación romántica» en el libro Romanticismo y marxismo. como pensaban también los románticos. había señalado que lo propio de los griegos es lo que Nietzsche llamará lo dionisíaco.16 Pero en definitiva la voluntad de poder no está presa de ninguna forma.. y que debíamos configurar nuestras vidas como una obra de arte. Fragmento de junio-julio 1885. «Yo soy un discípulo del filósofo Dioniso». KSA 11 40[53]. Fragmento de agosto-septiembre 1885. t. Sobre lo dionisíaco en Hölderlin. ni racional ni artística. Prólogo 2.19 Siguiendo en esto también a Schopenhauer. véase Cortés. tranquilidad. afirmando que ese arte superior no ha de ser empobrecimiento de la vida. 619-622. Schlegel y Novalis quienes propusieron «romantizar» toda la realidad. 19. p. KSA 3. Madrid. para captar «desde el interior»20 no solo nuestra realidad. p. pp. fuerzas que van creando formas o indivi- duos y destruyéndolos. 17. KSA 13 14[82]. Fragmento. compasión. 21. 11. extendiendo ese modo de ser por medio «de la analogía». algunos textos de Nietzsche parten del cuerpo propio. 1998. 1994. 145-212. 18.. 1996. Nietzsche se distancia del romanticismo. «Die Gegenwärtigkeit Hölderlings» (1983). primavera 1888. p. Mohr Siebeck. trad. descanso. que para comprenderla habíamos de mirarla con ojos de artista. el caos-cosmos del que hemos partido. Hiperión. lo más de fondo y lo más interno sigue siendo la voluntad». 262. Ya Hölderlin. decaden- cia. en oposición al clasicismo reinante desde Winckelmann. 654.

EH. salvo que un anillo tenga buena voluntad para sí mismo. «verdades» donde afirmarse:25: 22. «como una forma más tosca del mundo de los afec- tos». circundado por la nada. a sa- ber. 120 Jacinto Rivera de Rosales do. sin voluntad. de juego de fuerzas plu- rales. 51. 114. 23. que eternamente cambia y retorna sin hastío ni cansancio: Este mi mundo dionisiaco de lo que eternamente-se-crea-a-sí-mismo. [. 25.. de lo que eternamente-se-destruye-a-sí-mismo. para ofrecer a las formas de vida un suelo y una continuidad. solo se transforma. sin comienzo ni final. los más ocultos. y que comprendió toda la naturaleza en analogía con el Yo. los más fuertes. sin meta si no se halla la meta en la felicidad del círculo. y si conocemos la causalidad de la voluntad en nosotros. ante este dios Shiva pensado ahora desde Occidente. «tenemos que hacer el intento de considerar hipotéticamente que la causalidad de la voluntad es la única». «Por qué soy tan inteligente». «todos nosotros tenemos miedo de la verdad». 610-611. el hombre ha tenido miedo. a veces armónicas y otras más en conflic- to y contradicción.22 Nietzsche se inserta en la línea de pen- samiento característico de la filosofía de la naturaleza alemana. porque no hemos de multiplicar innecesariamente las especies de causalidad (recuérdese la navaja de Ockam). 24. MBM. incluido lo inorgánico. trad.. aforismo 36. A partir de ahí Nietzsche nos propone su hipótesis del mundo en un fragmento póstumo de junio-julio de 1885. destructor y regenerador. ¿Queréis un nombre para este mundo? ¿Una solución para todos vuestros enigmas? ¿Una luz también para vosotros. «como una especie de vida instintiva» o de «forma previa de la vida». 14484 Convivium 25. y comprender todas las otras cosas como «ampliación y ramificación de una única forma básica de voluntad. ciertamente muy ci- tado por lo expresivo y rotundo que se presenta. otoño 1885-otoño 1886. de la voluntad de poder». contraria al mecanicismo cartesiano-newtoniano. sin unidad de fondo ni sistema. 4.24 Por eso las formas de vida y nosotros como una de ellas nos protegemos con estrategias de paralización del continuo devenir.] más allá del bien y del mal. KSA 12 2[108].indd 120 14/10/13 09:33 . que no aumenta ni disminuye. de fosilización de la realidad a fin de dominarla y expresar en ella nuestra voluntad de poder y potenciarla. que se inició con Leibniz y continuó con la filosofía de la naturaleza de Schelling. KSA 11 38[12] pp. para llegar a «definir inequívocamente toda fuer- za agente como: voluntad de poder». Fragmento. p. como una especie de «credo» o profesión de fe: el mundo es un monstruo de fuerza. los de la media noche? Este mundo es voluntad de poder ¡y nada más! Y también vosotros mismos sois esta voluntad de poder ¡y nada más!23 Frente a ese perpetuo devenir creador.

193-194. es inmen- sa. Tenemos necesi- dad de la mentira para vencer esta realidad. la mo- ral. moral. un artista. pp. y que por tanto se engaña a sí mismo: «la moral misma entendida como síntoma de décadence es una innovación» mía. permanen- te y verdadero. el gran seductor para vivir. religión. esta «verdad». Un mundo constituido así es el verdadero mundo. 520-521. 28.. para vivir. la religión... que se niega de ese modo a sí misma llevada por el temor. que sostendría las dos verdades an- teriores. «La vida debe inspirar confianza»: la tarea. quienes inventaron esas esencias eternas y su mun- do trascendente. Alianza. es decir. entre esas estrategias de supervivencia hay algunas que son mortales para esa voluntad de poder. 14484 Convivium 25.. EH.. seductor.. eso pertenece además al carácter terrible y problemático de la existencia.. muestra que aquella creencia es nihilista. 27. Y él lo es también: metafísica. Esas estrategias son las que tienden a anular todo el caos originario. el hombre debe ser ya por naturaleza un mentiro- so. Conclusión: los sapientísimos de todos los tiempos «han juzgado igual sobre la vida: no vale nada». son tomadas en consideración en este libro solo como diversas formas de mentira: con su ayuda se cree en la vida.indd 121 14/10/13 09:33 . Esto mismo en el Fragmento de mayo-junio 1888. La metafísica. Fragmento de noviembre 1887 a marzo 1888... sin sen- tido. «Por qué soy un destino». se- guido después por Platón. 3. cons- tituyendo verdaderas huidas aniquiladoras de la vida. más que ninguna otra cosa. Madrid.. trad. nos dice 26. 137.26 Ahora bien. planteada en estos términos. cruel. El arte y nada más que el arte. se concentran al final en el cristia- nismo (interpretado fundamentalmente a través de la óptica schopenhaueriana como negación de la vida).. si exceptuamos ciertas manifestaciones culturales del Renacimiento. pues fue él el que comenzó a hablar del bien y del mal moral. de mentira. al ser el único existente. de huida de la «verdad». Que la mentira sea necesaria para vivir. de negación de la «verdad» [. el gran estimu- lante para vivir. Para cumplir con ella. contradictorio. ciencia –todo únicamente engendros de su voluntad de arte. KSA 13 17[3]. la ciencia. El iniciador de esa huida en Oriente sería Zaratustra. que invalidaría y vaciaría de realidad a este mundo y a la vida en este mundo. y en consecuencia toda estrella danzarina.. y este es falso. que. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 121 Hay solo un mundo.28 En Grecia fue Sócrates. trad. Él es el gran posibilitador de la vida.] La mentira es el poder. 43 [=Crepúsculo de los ídolos.. 1998].27 y de ahí obtienen sus ideales ascéticos y su odio a la vida. y 3) la fe en un Dios trascendente. que no tiene en cuenta la realidad. imponiendo un falso orden moral. Estas se concentran 1) en la aquiescencia en esencias eternas y valores universales de la moral negadora de la vida y el devenir... pp. pues la cercenan y la disminuyen. Todas esas estrategias anuladoras de la vida. debe ser. que ha asolado Europa con su nihilismo reactivo. KSA 13 11 [415].. 2) en la creencia de un mundo trascendente. CI.

35. 2. se quisiera que ese mundo existiera. trad. un crimen. Este mundo es condicionado –por tanto existe un mundo incondicionado. verano 1887. «con un martillo divino en la mano». p. un autoen- gaño convertido en instinto. «Prólogo». 9 y EH. EH. cuando es la degeneración del instinto y la voluntad 29. EH. considerar el egoísmo como el principio del mal. 77.29 Él piensa que lo que le separa de los demás es haber descubierto la moral cristiana como la más grande suciedad de la humanidad. Fragmento. Véase también Fragmento de julio-agosto 1882. Nietzsche agrupa estas falsas conclu- siones en cuatro grandes errores lógicos o racionales.35 En el Crepúsculo de los ídolos. a la renuncia a sí mismos. Se ha de compren- der su necesidad de ser: son consecuencias de causas que no tienen nada que ver son razonamien- tos». Puras conclusiones falsas (ciega confianza en la razón: si A es. Este mundo es aparente –por tanto hay un mundo verdadero.31 destruir esos ídolos ilustra- damente con argumentos. ver impura la sexualidad. Se puede refutar un juicio mostrando su condi- ción: con ello no se suprime la necesidad de tenerlo. ante ellos simplemente me pongo los guantes». 14484 Convivium 25. trad. trad. 141-143. 327. 90. KSA 12 8[2]. como tampoco una óptica torcida en el ojo de un enfermo. entonces ha de ser también su concepto contrario B).30 Frente a esas falsedades negadoras de la vida se hace preciso filosofar con el martillo. Anterior a Nietzsche. 30. la antinaturaleza misma considerada como moral e impe- rativo categórico. aforismo 62. CI. «La necesidad de los falsos valores. la forma más maligna de la voluntad de mentira. trad. trad. Este mundo está en devenir –por tanto existe un mundo que es.indd 122 14/10/13 09:33 . trad. 34. primavera-verano 1888. 57-58. el Marqués de Sade habría comprendido la moral como esclavitud y falta de Ilustración. Fragmento. que en realidad son dos: se ha confundido la consecuencia con la causa (se ha pensado que el vicio lleva a la degeneración. KSA 13 16[83]. llevar a la despersonalización. 122 Jacinto Rivera de Rosales Nietzsche. 33.34 Para la psicología de la metafísica. un fraude. p. de igual modo se expresa el odio contra un mundo que hace sufrir. arruinar el cuerpo. p. vengarse de la vida. Este mundo está lleno de contradicción –por tanto hay un mundo carente de contradicción. imaginando otro lleno de valor: el resentimiento de los metafísicos contra lo efectivamente real es aquí creativo. MBM. 515. KSA 10 1[2]. Estas conclusiones están inspiradas por el dolor: en el fondo son deseos. 7. «El nacimiento de la tragedia».33 Es decir. «Por qué soy un destino». Los falsos valores no pueden ser eliminados mediante razones. EH. 3. 18. al despreciar los instintos primerísimos de la vida. pero sobre todo mediante genealogías e inventa- do metáforas:32 «Yo no refuto los ideales. 31. se trata de mostrar «cómo el «mundo verdadero» acabó convirtiéndose en una fábula». 32. 19.

Por ejemplo MBM.. trad. 44. Lo que hay que descubrir es la nada que esconde dentro de sí la negación de la vida. 19.45 Los espíritus fuertes se miden justamente por la capacidad de soportar la verdad. EH. «El caso Wagner». 129. 40. se hubiera segado la hierba debajo de los pies. EH.39 Por el contrario.42 pues «todas las verdades silenciadas se vuelven venenosas».37 la concien- cia moral comprendida como instinto de crueldad. 121.indd 123 14/10/13 09:33 . trad. 131. 43. esto significa lo con- trario de la cobardía del «idealista». 2. que revierte hacia atrás lo que no puede desahogar hacia fuera.38 pues en ese caso cualquier hablar. como no pocas veces se ha defendido mediante textos del propio Nietzsche. «Ser verdaderos –¡pocos son capaces de esto! Y quien es capaz ¡no quiere todavía! Y los menos capaces de todos son los buenos. que frente a la realidad huye». Z II. 3.41 es la revelación de la verdad. EH. trad. 51-56). nacido de la riqueza más íntima de la verdad». sacando a la luz. 38. CI. ¡Oh esos buenos! –Los hombres buenos no dicen nunca la verdad» (Z iii. por principio. se han inventado causas falsas (la voluntad libre. trad. EH. el espíritu y el yo). 45. ha sido la verdad». Por tanto. EH. 177.. «De tablas viejas y nuevas» 7. 654. «Prólogo». 137. trad.36 Contra esas artimañas solo cabe mostrar su contraria ge- nealogía en la voluntad de poder (del malo y destructor). 3. 112. trad.] contra el dominio de los valores aristocráticos». «De la superación de sí mismo». Lo que. KSA 11 40[53]. «pues hasta ahora lo único que se ha prohibido siempre. el espíritu en el que la verdad viene a juzgar a los falsarios de cuatro siglos». por ejemplo en la Genealogía de la moral. siguiendo a Nietzsche.43 Solo Zaratustra «considera la veracidad como virtud suprema. EH. 283).40 Su Zaratustra «es también el libro más pro- fundo. Nietzsche se presenta como «el primer espíritu íntegro en la historia del espíritu. 7. la mentira que se presenta astutamente en forma de verdad. Fragmento de agosto-septiembre 1885.44 La cobar- día frente a la realidad es a la vez cobardía ante la verdad y la veracidad. 37. 67-76. hasta la aparición del contra-ideal de Zaratustra. «Así habló Zaratustra». Ibídem. nuevas verdades muy desagradables. aforismos 3 y 34. Véase también de esa obra el apartado «La «razón» en la filosofía» (trad. trad. 42. 41. p. 39. 36. también el de Nietzsche. trad. hay que destruir son las interpretaciones que enmascara lo que en realidad está su- cediendo. «El caso Wagner». «Genealogía de la moral». y el poder enorme del ideal ascético al haber sido el único existente hasta ahora. trad. 14484 Convivium 25. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 123 lo que lleva al vicio). yo no entiendo que el martillo nietzscheano destruya toda ver- dad y toda realidad. 3. «Por qué soy un destino». entre las que se cuenta «el nacimiento del cristianismo del espíritu del resen- timiento [.

KSA 11 25[307]. hablan- do con más rigor. EH.46 Esa especie de hombre [el superhombre] concebida por él [por Zaratustra] concibe la realidad tal como ella es: es suficientemente fuerte para hacerlo. no es una especie de hombre extrañada. al concepto de «voluntad libre» para extraviar los instintos y desconfiar de ellos. 48. 52. 49. son meras imaginaciones o. dicha claramente: la vieja verdad se acerca a su final. trad. y EH. 492. es la reali- dad misma [como comprendida y en acción. primavera 1884. trad. a los con- ceptos de «más allá» y «mundo verdadero» como inventos para desvalorizar el único mundo que existe. trad. Crepúsculo de los ídolos. 140-141. 47. etc. a los conceptos de «alma» y «espíritu» como dirigi- dos a despreciar el cuerpo y hacerlo enfermar. 8. al concepto de hombre bueno para la defensa de todo lo débil y enfermo. más aún.51 pero para ello hay que situarse más allá de to- das las ilusiones engendradas por los juicios morales.. p. 141-145. –de tal modo que la fortaleza de un espíritu se mediría justamente por la cantidad de «verdad» que soportase». Fragmento. “verdad”. encierra todavía en sí todo lo terrible y problemático de esta... al concepto de pecado en cuan- to instrumento de tortura. la cobardía y la huida frente a la realidad.»50 Frente a todo ello hay que restablecer «otra vez la inocencia del devenir [. «el rayo de la verdad cayó precisamente sobre lo que más alto se encontraba hasta ahora». trad.] así redimimos el mundo».48 Se descubrió a Dios como el concepto antitético de la vida. EH. aforismo 64. p.». «Por qué soy un destino». EH.. sin trabas]. mentiras nacidas de los instintos malos de naturalezas enfermas. “virtud”. “vida eterna”. trad. CI.47 Con el desvelamiento de lo que en realidad significa la moral cristiana. trad. «Por qué soy un destino». 143. podría incluso ocurrir que el que nosotros perezcamos a causa de nuestro conocimiento total formase parte de la constitución básica de la existencia. “alma”.indd 124 14/10/13 09:33 . trad. 51. Fragmento.] ídolo es sencillamente lo que hasta ahora fue llamado verdad.49 «Antes de mí todo se hallaba cabeza abajo [. «Crepúsculo de los ídolos». MBM. 70. 5.. 71. 123. KSA 13 16[32]. 50. 124 Jacinto Rivera de Rosales la que desvela lo trágico. primavera-verano 1888. Todas las apreciaciones de los valo- res habidas hasta ahora han surgido de un falso y pretendido saber sobre las cosas». solo así puede el hombre tener grandeza. “pecado”. 59. 14484 Convivium 25. EH. EH. 89. 1.52 destruirlos a fin de hacer espacio a la creatividad del devenir: «quien quiere ser un creador en el bien y 46. de naturalezas nocivas en el sentido más hondo –todos los conceptos “Dios”. «1 principio. de manera que el error es consecuencia de la debili- dad.. al de voluntad libre como medio para declarar culpa- ble a la humanidad y convertirla en dependiente de teólogos y sacerdotes. «Algo podría ser verdadero: aunque resultase perjudicial y peligroso en grado sumo. «Las cosas que la humanidad ha tomado en serio hasta este momento no son ni siquiera realidades. trad. «Por qué soy un destino». CI. 77-78. alejada de la realidad. “más allá”.

EH. trad. trad. El im- perativo «¡Endureceos!». todas las formaciones de poder de la vieja sociedad saltan por el aire –todas ellas se basan en la mentira: habrá guerras como jamás las ha habido en la Tierra. tam- bién en el varón. MBM. trad.. Z ii. 119. EH. «De tablas viejas y nuevas». EH. decir la verdad de los hechos abiertamente. dado que ella muestra la realidad y trabaja en favor de la vida. aforismos 203 y 210. sin una voluntad de verdad que se considera a sí misma la acertada. Z iii. según la divisa con la que Kant resume lo que es la Ilustración. 58. para Nietzsche. 27. 2.56 conduce a la transvalora- ción de todos los valores (Umwertung aller Werter).indd 125 14/10/13 09:33 . EH. de la corrup- ción.59 esto es. 1. 1. Z iii. la que no huye de la realidad sino que profundiza en ella y de ahí saca la redención. provisto con una «psicología del “mirar por detrás de la esquina”».61 Esta transvaloración de los valores viene a ser la gran guerra de Nietzsche62 El concepto de política queda entonces totalmente absorbido en una guerra de los espíritus.60 mostrar que «la humanidad no marcha por sí misma por el camino recto» sino gobernada por «el instinto de negación.57 el descubridor de todos los llamados buenos y justos como fariseos. 117. la de atreverse a saber sin miedo ni pereza.55 el estar preparado para la tarea «como nube grávida de rayos y como ubre hinchada de leche». EH. «De la superación de sí mismo». «Respuesta a la cuestión: ¿Qué es la Ilustración?». 179-180). 56. trad. [. EH. «Por qué soy tan sabio».] hace falta contar la dureza entre los hábitos propios para encontrarse jovial y de buen humor entre verdades todas ellas duras». el placer mismo de aniquilar forman parte de manera decisiva de las condiciones previas. o «noso- tros los inmorales». 14484 Convivium 25. 173) y 231 (pp. «De tablas viejas y nuevas». Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 125 en el mal: en verdad. «De tablas viejas y nuevas». la más honda certeza de que todos los creadores son duros. «Para una tarea dionisíaca la dureza del martillo. 99. MBM § 227 (p. capaces de modelar mile- nios como si fuesen cera.53 Endureceos. Z iii. Kant. es una barrera para llegar a mí.. trad. 63. 60.63 Todas estas acciones no se podrían llevar a cabo sin una afirmación de la verdad. 35ss. 300. trad. AA VIII. trad. 54. GM [Genealogía de la moral] ii. a valorar las acciones de otra manera. 1. Este es un tema central para «nosotros los moralistas». «Aurora». 29. la del gran desprecio y del gran amor. «Más allá del bien y del mal». trad. Solo a partir de mí existe en la Tierra la gran política. 68. 57. 136. 62. ese tiene que ser antes un aniquilador y quebrantar valo- res.. 61. 28. I. 30.54 Esta doble acción negativo-positiva. el instinto de décadence». 24. CI. 177.58 Su virtud sería la honestidad. es el auténtico indicio de una naturaleza dionisíaca». 59. el psicólogo desenmascarador de todos los Tartufos. 55. trad. de igual modo 53. los creadores son duros. 26. «Por qué soy un destino». Por eso el mal sumo forma parte de la bondad suma: mas esa es la bondad creadora». «Todo feminismo en el ser humano.

. p. Descripción.] nadie conocía hasta mí el camino recto. «. KSA 13 11[294]. verano-otoño 1882. el empequeñecimiento. Obsérvese que ese texto tan citado de Nietzsche está dirigido contra el modo como el positivismo concibe la verdad. el mundo es insoportable. el ca- 64. 14[98]. 533). KSA 12 2[114]. Fragmento. otoño 1887. 14484 Convivium 25. KSA 12 10[136]. KSA 11 27[67]. de negarlo. El propio Nietzsche escribe en un Frag- mento de verano-otoño 1884: «Sobre el plan. p. 69.] Que el individuo se sacrifica a la especie. 147 y 149. es decir. en otras ocasiones se da cuenta de que también la valoración de los débiles viene de la voluntad de poder. 15[90]. 270. verano 1886-otoño 1887. otoño 1885-otoño 1886. In praxi. 98.». 2.65 Por eso también hay dos clases de voluntad de poder. 119. otoño 1885-otoño 1886. KSA 12 2[71]. el empobre- cimiento del hombre». 275. 67. no es en modo alguno un hecho: más bien es únicamente el modelo de una interpreta- ción equivocada». un tal atentado de locura –de loca autosupresión del hombre respecto del mundo– condujo a la evaporación. KSA 12 2[148]. que a nosotros ahora se nos aparece como la necesidad de lo no verdadero». 23[7]. Z iii.] como si en mí «la voluntad» hubiera encendido una luz sobre la pendiente [la decadencia] por la que hasta ahora se descendía [. 66. 114... «Con el desprecio moral del ego va de la mano también en la ciencia natural la sobreestima de la especie. p. A veces Nietzsche identifica voluntad de poder con vida as- cendente.. 9[60]. p. la inter- pretación moral. 315. 68. que unas interpreta- ciones son falseadoras huidas hacia la nada. finales 1886-primavera 1887. otoño 1887. Fragmento. p. p. 212. como se ha afirmado a menudo. yo diría: no. 610. la vida ascendente. octubre 1888.. cualitati- vamente diferentes: la de los fuertes (la de la vida ascendente) y la vengativa de los débiles: «Nosotros hemos visto dos voluntades de poder en lucha». «De los tres males». pp. 123.indd 126 14/10/13 09:33 . mientras que otras aciertan a ilu- minar y potenciar lo real. trad. 246. KSA 12 2[84].. Pero la especie es algo igualmente ilusorio que el ego [. 124. 466. «De la virtud que hace regalos». 366. trad. La voluntad de verdad (solo justificada en el valor que dice sí a la vida)». Fragmento escrito entre otoño de 1885 y otoño de 1886. «Con la interpretación moral. p. 1. 2[126]. 104. Fragmento escrito entre el verano de 1886 y la primavera de 1887. p. Z i. El cristianismo fue el intento de superar con ello el mundo. 2[165]. KSA 10 3[1]. pero no podría ir contra toda concepción de la verdad: «Contra el positivismo. es decir. si se afirma que no hay hechos sino que todo es interpretación. 139-140. de toda necesidad. 10[21]. Véase también Fragmento.. pri- mavera 1888. KSA 12 6[26]. de donde procede todo. Fragmen- to. también el platonismo y el cristianismo. (Estamos en medio de la constatación de hechos –Tatsachen–).66 En consecuencia. «No hay fenómenos morales. jus- tamente no hay hechos [tal y como el positivismo los comprende: aislados de toda subjetividad. p.69 Yo soy el primero en tener en mis manos el metro para medir «verda- des». p. 319. KSA 12 7[60]. 291. yo soy el primero que puede decidir [. que permanece en los fenómenos [diciendo] “solo hay hechos”. 126 Jacinto Rivera de Rosales que hay dos clases de egoísmo:64 «Capítulo tercero [del proyecto de su libro La voluntad de poder]. KSA 13 14[137] p. Fragmento. p. Fragmento. de toda voluntad de poder]. de todo interés.68 habrá que reconocer entonces una jerarquía entre las diversas interpretaciones en conflicto. noviembre 1887-marzo 1888. 65. 459. no explicación. p... sino únicamente interpretaciones morales de ciertos fe- nómenos (¡una interpretación errónea!)». solo interpretaciones». p. p. p.67 si todo proceso de la vida en cuanto voluntad de poder es «un continuo inter- pretar» con el fin de dominar. pp..

Prólogo 3. tareas. que devuelvan de nuevo la virtud y el sentido a la tierra. trad. 124. 134. trad. Fragmento. «De la chusma». 3. trad. «La segunda canción del baile». «De la virtud que hace regalos». «¡Yo os conjuro. mientras que su negación con- duce irremediablemente a la nada –esta apreciación cobra su pleno sentido si tenemos en cuenta la discusión precedente sobre la verdad y la realidad en el discurso nietzscheano–. dinámica o psíquica fuera de ella». Profundo es su dolor. Z. 75. como ya hemos visto. 3. caminos que trazar a la cultura –yo soy su alegre mensajero. y por tanto afirmarla como tal es la respuesta ontológicamente correcta del hombre. 151. KSA 13 14[121]. Z ii. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 127 mino hacia arriba: solo a partir de mí hay de nuevo esperanzas. Mi suerte quiere que yo tenga que ser el primer hombre decente. debido a que he sido el primero en sentir –en oler– la mentira como mentira». porque esta tierra es la única realidad verdadera. Z i. Transvaloración de todos los valores: esta es mi fórmula para designar un acto de suprema autognosis de la humanidad. primavera 1888. trad. EH. 36. pp.75 70. – Quiere profunda eternidad.74 Ciertamente la vida conlleva inevitablemente dolor. si se huye de la chusma. pero la voluntad de poder ascendente sabe y experimenta que el gozo tiene más profundidad que el dolor. Pero mi verdad es terrible: pues hasta ahora se ha venido llamando verdad a la mentira. acto que en mí se ha hecho carne y genio.70 ¿Y a qué nos conduce esa verdad nietzscheana? A la afirmación de la voluntad de poder como única realidad. «La verdad habla en mí. Y más profundo de lo que el día ha pensado. 223. que yo me sepa en contradicción a la mendacidad de milenios: Yo soy el primero que ha descubierto la verdad.. trad. llega más lejos. 313. 300. trad. véanse también pp. 125. «la vida es un manantial de placer». La primera. EH.indd 127 14/10/13 09:33 . p. lo sepan o no».71 sin trasmundos. 2. «Crepúsculo de los ídolos». Cabalmente por ello soy también un destino. que no existe ninguna fuerza física. al cuerpo y a la vida. trad.73 Esto ha de ser así por dos razones. hermanos míos. hunde en ella más hondamente sus raíces y por eso la afirma eternamente: El mundo es profundo. EH. 73.. permaneced fieles a la tierra y no creáis a quienes os hablan de esperanzas supraterrenales! Son envenenadores. 72. – El placer – es más profundo aún que el sufrimiento: El dolor dice: ¡Pasa! Mas todo placer quiere eternidad. «Que toda fuerza impulsora es voluntad de poder. Véase también KSA 10 5[19]. y por consiguiente a permanecer fieles al sentido de la tierra. 71. en contra de lo que pensaba Schopenhauer.72 Esa es la recomendación que Za- ratustra dirige a sus discípulos al final del primer libro antes de marcharse. Z iii. La segunda razón es que. 136. comprende mejor la realidad. 436-437 14484 Convivium 25. «Yo llevo sobre mis espaldas el destino de la humanidad». 74.

que todos los demás afectos solo son sus configuraciones. sino que única- mente acompaña a la voluntad de poder en su aumento.76 así también sucede en Nietzsche con el placer del hombre fuerte y el eterno retorno. «La canción del noctámbulo». quiere retorno. primavera 1888. «Que la voluntad de poder es la forma primitiva de afecto. hay que poner el poder: “se tiende hacia el poder. El placer no es el fin buscado. primavera 1888. Así lo declara el propio Nietzsche en Ecce homo: «La concepción fundamental de la obra [Zaratustra]. cuando logra afirmarse como tal voluntad de poder. de todas las creaciones y destrucciones acaecidas. de la tierra.indd 128 14/10/13 09:33 . en su superación. enamoradas». trad. 128 Jacinto Rivera de Rosales Esa eternidad toma en Nietzsche la forma de un eterno retorno de todo el ciclo de la existencia. de guerra. El eterno retorno de lo mismo La afirmación nietzscheana de la vida. de resistencia. trad. 78. quiere eternidad. Y es justamente el placer el que quiere que todo vuelva a suceder.80 El placer es más profundo porque es el sentimiento con el que la voluntad de poder se conoce como tal. 261-262. De igual modo que en Kant la acción moral es ya en sí misma un acto de fe y confianza en la existencia de un Dios que la lleve a la plena realización. en su crecimiento. 434. de destrucción). formar. como un sentimiento de la intensificación del poder.79 De igual modo el placer es más originario que el dolor: el dolor es solo condicionado y una consecuencia de la voluntad de placer (de la voluntad de devenir. en consecuencia de vencer. el placer no mueve». esa fórmula supre- 76. 229. en lugar de la “feli- cidad” individual. p. Fragmento.77 y «todo lo que sufre quiere vivir para volverse maduro y alegre y anhelante». del entero devenir de las formas. Véase también Fragmento. 14484 Convivium 25. 79. KSA 13 14[24]. 300. 435. hacia más poder” –placer es únicamente un síntoma del sentimiento del poder alcanza- do. y «el placer se quiere a sí mismo. 77. hacia la que tiende todo ser vivo. una conciencia de la diferencia– no se tiende hacia el placer. 81. el pensamiento del eterno retorno. Que hay una aclaración importante. trabadas. pp. la más antischopenhaueriana y radical. 80. primavera 1888. sino que el placer aparece cuando se alcanza aquello a lo que se tiende: el placer acompaña. Véase la Dialéctica en la Crítica de la razón práctica. Ibídem. Z iv. pues «todas las cosas están encadenadas. en el pensamiento del eterno retorno. KSA 13 14[121]. 14[82].81 3. En ese acto también acepta ciertamente que venga el sufri- miento. es decir.78 Pero más profundo que el dolor es el placer. quiere todo-igual-a-sí-mismo-eternamente». p. Ídem. crecer. toma su última figura. Frag- mento.

el ente. Z iv. Sánchez Meca. «Nietzsche – der Antipode». Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 129 ma de afirmación a que se puede llegar en absoluto. Deleuze. entre todas las posibles. No.86 Esto sería una idea dulcificadora para los débiles.82 La voluntad de poder.». a saber. o bien un retorno de la diferencia como sostiene Deleuze.. A la postre resultó ser para mí que. da capo. como yo he enseñado a través de mi hijo Zara- tustra. lo Uno. y afirma lo incondicionado. Fragmento. 1977. e introducir por la ventana lo que se había arrojado por la puerta grande. 85. 490. La distinción filológica que algunos quieren establecer entre lo mismo (das Selbe) y lo igual (das Gleiche) para ofrecer otra interpretación aminorada o suaviza- da del eterno retorno queda anulada en el uso que el mismo Nietzsche hace de los dos términos: «yo retorno eternamente a esta misma e idéntica vida (zu diesem gleichen und selbigen Leben). Tecnos. lo cierto. D. y por consiguiente el que tendría menos razones para querer volver de esa forma: «Merece la pena vivir en la tierra: un solo día. la forma más negadora del mundo es la que declara en sí mismos malos al devenir. en lo más grande y también en lo más 82. «El eterno retorno es la fórmu- la por la que la voluntad de poder afirma que se quiere a sí misma. entre todas las posibles. una sola fiesta con Zaratustra me ha enseñado a amar la tierra. 86. 83. 2005. su resultado es finalmente quererse y afirmarse en todas sus formas y en su completo devenir. G. EH. 14484 Convivium 25... 303. 448-462. 53-55. abril-junio 1885. 103. Véase el artículo de Gadamer. 1. que dice sí a su juego dioni- síaco hasta en sus aspectos más trágicos y negativos». «Así habló Zaratustra». una forma de pensamiento que sea. pp. París. al ser afirmación de sí misma. Nietzsche. ¿Esto era – la vida? Quiero decirle a la muerte: ¿Bien! ¡Otra vez!». «La canción del noctámbulo» 1. Madrid. decirse sí por entero. un camino hacia lo excelente. Hay que tener verdaderamente el mejor humor del mundo para soportar semejante mundo del eterno retorno –y por tanto también a nosotros mismos inclui- dos en el eterno da capo–. es un eterno retorno de lo mismo (des Gleichen). lo que para Nietzsche es la falsa idea moderna del progreso y de la finalidad del devenir. GA iv. KSA 11 34[204]. el secreto más guar- dado del mundo dionisiaco. trad. p.83 Yo he buscado de igual modo un ideal inverso [al del pesimismo de Scho- penhauer].85 El eterno retorno es a la vez creación y destrucción. La experien- cia dionisíaca del mundo. trad. sin selección ni diferencia. al nacimiento y a la muerte. la más viva y la más afirmativa del mundo: la encontré pensando hasta el final la consideración mecanicista del mundo. Pero también hace imposible toda salida del anillo del ser pensando que se trata de un eterno retorno de lo mejor. Este pensamiento destruye toda teleología.. Nietzsche et la philosophie. p. todo dualismo entre un mundo verdadero y un mundo aparente. PUF.84 O como exclama el hombre más feo del mundo. la más llena de coraje. o entre las dos cla- ses de voluntad de poder.indd 129 14/10/13 09:33 . 429. 84. véase también 229.

sino que significó una autosuperación. y en esa medida un nihilismo reactivo. 112-113. o de cualquier otro cambio. Z iii. El estado más alto que un filósofo puede alcanzar: tener hacia la existencia una acti- tud dionisiaca: mi fórmula para ello es amor fati.89 Zaratustra es el espíritu más fuerte y afirmativo. cuando le asalta «la más si- 87. ese es el dionisiaco decir-sí al mundo como es. tal como la vives y la has vivido. 309. 2.87 Ese es justamente «el ideal del hombre más lleno de coraje. sino que quiere volver a tenerlo tal como ha sido y como es.91 Pero eso no le fue una tarea fácil. 89. sin quitar nada. gritando insaciable- mente da capo!». «Así habló Zaratustra». MBM. 88. sino que es el eterno decir que sí a todas las cosas y a su retorno. de selección o mejoramiento. criticar. es el más ligero. p. y a la vez un danzarín. Esto le produce náuseas. que aprendieron a decir “yo” y “sí” y 14484 Convivium 25. por toda la eternidad. 492. «El convaleciente». y habrá de querer que todo eso vuelva eternamente. 570. al final de Zaratustra II. de estilo. pues Nietzsche vuelve a utilizar ambos términos. supondría un resquebrajamiento de la afirmación total a la vida. Al eterno reloj de arena de la existencia se le dará la vuelta siempre de nuevo –y a ti con él. Véase también GC § 276. trad. 116. KSA 13 16[32].92 Por eso. pues Zaratus- tra es un hombre de gusto. La idea del eterno retorno surge como un abismo que desfonda al pro- pio Zaratustra. frente al budis- mo. que sabe elegir. original en KSA 4.90 «hasta llegar incluso a la redención de todo lo pasado». «¡Esta vida. sino que se te ha de re- petir cada dolor y cada placer y cada pensamiento y suspiro y todo lo indeciblemente pequeño y grande de tu vida. rechazar: solo los cerdos digieren todo y están contentos con todo. a la realidad. sin excepciones ni selección –ella [la filosofía de Nietzsche] quiere el curso circular eter- no–. al cristianismo o a Schopenhauer. 90. GC [La gaya ciencia] § 341.indd 130 14/10/13 09:33 . 130 Jacinto Rivera de Rosales pequeño». tendrás que vivirla todavía otra vez y aún innumerables veces. aforismo 56. S. EH. pues no encuentra ninguna objeción al existir. ¡no es este el mejor gusto! Yo honro las lenguas y los estómagos rebeldes y selectivos. primavera-verano 1888. pues también a él le pone en crisis: tendrá ahora que aceptar todo aquello que ha rechazado como débil y mentiroso. las mismas cosas. polvito de polvo!». trad. y únicamente los burros dicen a todo que sí. 276. 92. Ese es el sentido de la plena aceptación de la realidad. 6. KSA 3. «Omnicontentamiento que sabe sacarle gusto a todo. EH. del hombre que no solo ha aprendi- do a resignarse y a soportar todo aquello que ha sido y es. Fragmento. 91.88 Todo intento de modificación de lo sucedido. la misma lógica e ilógica de los nudos. en ello no habrá nada nuevo. y todo en idéntica (selben) serie y sucesión –e igualmente esta araña y este claro de luna entre los árboles. asco. p. e igualmente este momento y yo mismo. 8. Tampoco cabe aco- gerse a la distinción entre Wiederkunft y Wiederkehr. más lleno de vida y más afirmador del mundo. trad. Aunque tiene la tarea más pesada. «Así habló Zaratustra».

Z iii. 97. con la ligereza de la danza. durante un tiempo que pareció infinito). Pero masticar y digerir todo –¡esa es realmente cosa propia de cerdos! Decir siempre sí –¡esto lo ha aprendido únicamente el asno [el rebuzno del asno en alemán es I-A. Todo va. «Mi gusto. «La más silenciosa de todas las horas». aforismo 26. «mi terrible señora». «El convaleciente». como una parte limitada.97 Cayó entonces al suelo como muerto. como en un conjuro religioso por parte de «Zaratustra el ateo». eternamente corre el año del ser. el eterno retorno lo formula con extrema dificultad en su intimidad. ex- clama. Todo muere. trad. para su capa- cidad de decir sí. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 131 lenciosa de todas las horas». todo vuelve. de la estrella danzarina. únicamente lo comparte con sus animales-virtudes (Z iii).96 un conjuro que él mismo al final no logra soportar: «¡ay! ¡deja!. GC § 125. Véase también GM iii. no Zaratustra: Oh Zaratustra. 302. lo nega- tivo y aniquilador de la vida?) durante siete días (o sea. 303. el abogado del círculo». trad. en el mismo lugar donde «El hombre loco» lo buscaba con su lámpara. cuando por fin Za- ratustra se atreve a darle nombre a ese pensamiento que había aparecido poco antes en «De la visión y el enigma». Z ii. 217. Z iii. 275. Ibídem. Ja.93 Zaratustra se desfonda. [.indd 131 14/10/13 09:33 . 129. dijeron a esto los animales. trad. pues toda su predicación sobre la vida ascendente queda enmarcada como un trozo mi- núsculo dentro de la realidad global. 1. eternamente rueda la rueda del ser. que tal vez sea la antípoda de un gusto tolerante».95 se resistía a proclamarlo. náusea– ¡ay de mí!». todo vuelve a florecer. el abogado del sufrimiento. «hasta las pun- tas de los pies tiembla» y «el suelo falló». ese día «Zaratustra saltó de su lecho como un loco. mien- tras que la idea de la muerte de Dios la predica en el mercado (Z i). pálido y tembloroso. «el abogado de la vida. ¡ay. Zaratustra se recrea en ese parlo- tear que por el momento le distraen del asunto. 14484 Convivium 25. «Del espíritu de la pesadez». todas las cosas mismas bailan para quienes piensan como nosotros: vienen y se tienden la mano. y pudo enton- ces convocar a su «abismo». sintió terror. todo lo sucio del mundo. y no quiso comer ni beber (¿cómo digerir todo aquello. en torno a todo «Aquí» gira la “no”. Vinieron todos sus animales (todas sus fuerzas y sus virtudes) asustados. 96. y hacerlo con alegría. gritó con voz terrible e hizo gestos como si en el lecho yaciese todavía alguien que no quisiera levantarse de allí». sí] y quien tiene su mismo espíritu!–». Por eso. ay! –náusea. 95.. trad..] En cada instante comienza el ser. 93. y son los animales lo primeros que logran expresar el pensamiento abismal. esa era la última gran prueba para su fortaleza. náusea. 94.94 y la idea de la vo- luntad de poder solo se la comunica a sus discípulos (Z ii). trad. y ríen. y huyen –y vuelven. CI. Después sus animales le hablan. a su «última profundidad». En el capítulo denominado «El convaleciente» (Z iii). Ídem.

son siempre mi madre y mi hermana». trad. 2. ese era el monstruo que me estrangulaba. «El convaleciente». Ídem. el deshacerse del enano que le pesaba en los hombros pues comprendía el eterno retorno como algo meramente negativo (véase para esto también el Fragmento. trad. trad. El centro está en todas partes.103 La creativi- dad artística es la salida. la metáfora de los dos caminos (pasado y futuro) que convergen en el instante de ahora. y esa mi curación». verano 1886-otoño 1887. trad. Z iii.98 Y Zaratustra responde: sí.100 pues incluso los gran- des son demasiado pequeños. 305. lo que Zaratustra logrará hacer también al final. ha logrado vencer su mordedura y su veneno. 227-232): la subida solitaria a la montaña (de ese pensamiento). «El convaleciente». «En las islas afortunadas». ese es mi remedio. trad. trad. 14484 Convivium 25. EH.99 Lo que le estrangulaba era «el gran hastío del hombre –él era el que me estrangulaba».102 es decir. 308. el hombre pequeño». KSA 12 5[71]. pues una gran tristeza mortalmente cansada y ebria de muerte le decía: «Eternamente retorna él. tejer una obra-arte. ¡náusea! ¡náusea! ¡náusea!». 103. 100. demasiado humanos. que le paralizaba. así es como se vuelve ligera la vida». Z iii. 99. tener «una lira nueva». Z iii. «Por qué soy tan sabio». los que inician esa nueva canción: 98. Curvo es el sendero de la eternidad.104 Y son los animales. crea en el mundo real tus formas artísticas. 29. con el pensamiento del eterno retorno. «¡Este era mi hastío del hombre! ¡Y el eterno retorno también del más pequeño! ¡Este era mi hastío de toda existencia! Ay. «cura tu alma con nuevas canciones». trad. Ibídem. el hombre del que tú estás cansado. p. lo que ha experimentado como un sueño significativo y resolutivo. Todo lo que Zaratustra ha vivido en ese colapso primero ante la idea del eterno retorno.101 Los animales le indican entonces el camino de salida: sal al mundo y entona tu canción. toda la fuerza y sabiduría de Zaratustra por entero. 2. Sí. en los últimos capítulos de Z III. mediante su aceptación.indd 132 14/10/13 09:33 . y cómo el joven pastor (Zaratustra) dio un buen mordisco. y escupirla lejos de él no significa que haya roto el círculo del eterno retorno. que es mi pensamiento auténticamente abismal. Morder la cabeza del monstruo. 307. dice Zaratustra. 3. «tener que cantar de nuevo –ese fue el consue- lo que me inventé. 132 Jacinto Rivera de Rosales esfera «Allá». es decir. 213). «pero yo le mordí la cabeza y la escupí lejos de mí». él. «el maestro del eterno retorno». entonar una nueva canción o forma de entender el mundo. «Confieso que la objeción más honda contra el “eterno retorno”. que se había deslizado en la garganta de Zaratustra. «El convaleciente». sino que. no hay que buscar la felicidad sino la obra. 102. 2. está descrito en «De la visión y el enigma» (trad. Z ii. Ídem. escupió la cabeza de la serpiente y se puso a reír transfigurado. 101. «Crear –esa es la gran redención del sufrimiento. el aullido del perro y la luna llena. 137. 104. 307. la serpiente (que se enrosca como el tiempo en el eter- no retorno) mordiendo en la garganta al joven pastor. 306. haz arte y da sentido a tu existencia.

La virtud de Zaratustra es la de un bailarín que salta «hacia un éxtasis de oro y esmeralda». mira. | y el mundo comienza a cantar | en cuanto tú das con la palabra mágica». 109. oh eternidad!»109 (exclamación que se repite como un estribillo y como la intervención de un coro). nosotros sabemos lo que tú enseñas: que todas las cosas retornan eternamente. 1. Z iii. Z iii.].. Recordemos aquí una poesía muy conocida y popular del romántico Joseph von Eichendorf (1788-1857) titulada «Varita mágica» (1838): «Duerme una canción en todas las cosas | que sueñan y soñando siguen. Z iii. «santifica- do y absuelto por su propia bienaventuranza». 107. con su alma.. «Del gran anhelo». ahora sabemos que se tra- ta de una tierra transfigurada por el arte y la nueva comprensión dionisiaca de lo real. 110. y le in- dica que. al «nupcial anillo de los anillos [. 322. trad. En «La otra canción del baile».108 Por último viene «Los siete sellos. capaz de reír. 308 (he cambiado «idénticos» por «iguales»). 3. Z iii. trad.indd 133 14/10/13 09:33 . que dice a la vida «pasa». 313. o La can- ción del Sí y el Amén» como un canto al eterno retorno. 321. 319. pues más profundo que el dolor. La primera. 3. Z iii. «La otra canción del baile». en lo más grande y también en lo más pe- queño. Si teníamos que ser fieles a la tierra. para volver a transcurrir y a vaciarse: –de modo que todos estos años son iguales a sí mismos. ¡también tu máximo peligro y tu máxima enfermedad! Mira. en su risa y en su danza «se congrega todo lo malvado. es el placer que quiere profunda eternidad. se nos invita a danzar con la vida.107 Todo se transfigura con la palabra poética y con el arte. esto era mi última cosa!». 106. un monstruo de gran año: una y otra vez tiene este que darse la vuelta.. Los tres últimos capítulos de Z iii presentan tres canciones con las que él procura curar y fortalecer su alma. «El convaleciente». «Los siete sellos». trad. 108. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 133 Tú eres el maestro del eterno retorno –¡ese es tu destino! [. «Del gran anhelo». y todas las cosas con nosotros. Z iii.110 105. que todo está dicho. es una meditación consigo mismo. y nos hacemos comensales de los dioses. crear y donar con la ligereza de la dan- za o de una estrella. que tiembla con nuevas palabras creadoras».105 Entonces Zaratustra comprende que ha llegado a su ocaso como anuncia- dor. para desahogar «todo el sufrimiento que te causa tu plenitud». trad. 14484 Convivium 25. 6..106 «pues una mesa de dioses es la tierra. lo mis- mo que un reloj de arena.] ¡pues yo te amo. en lo más grande y también en lo más pequeño– de modo que nosotros mismos somos iguales a noso- tros mismos en cada gran año. trad. «Los siete sellos». Tú enseñas que hay un gran año del devenir. pero» transfigurado. 318. y que sabe estar. y nosotros mis- mos con ellas. ampliado y liberado. «Los siete sellos». 2. y quedó todo en silencio. haciéndole ver cómo la ha enriquecido. tiene que cantar: «¡el mandarte cantar. y que nosotros hemos existido ya infinitas veces. trad.

como respuesta ontológicamente acertada. Más aún. hacia delante.113 Solo los que soportan este pensamiento son los fuertes: «Hago la gran prueba: ¿quién soporta el pensamiento del eterno retorno? Al que le aniquile la frase «no hay ninguna redención» debe perecer. hacia atrás. «Por qué soy tan inteligente». Fragmento. por el contrario. 342-343. la danza. 4. 134 Jacinto Rivera de Rosales Mi alfa y omega es que todo lo pesado se vuelva ligero.112 Mi fórmula para expresar la grandeza en el hombre es amor fati: el no que- rer que nada sea distinto ni en el pasado ni en el futuro ni por toda la eter- nidad. el arte. otoño 1887. pp. a su volun- tad de poder. KSA 11 25[290]. 6 y 7. llevada a cabo en la idea del eterno retorno. ve- rano-otoño 1884. primavera-otoño 1881.114 En vez de Dios. 494. todo espíritu. pájaro [. Nietzsche. EH.. «El nacimiento de la tragedia». de criterio para la acción. para la aceptación de que «nada es superfluo». Fragmento. 77-78. y aun menos disimularlo –todo idea- lismo es mendacidad frente a lo necesario–. 250.115 como nuevo peso o centro de gravedad. está en abierta contradicción con la clara prefe- rencia por la vida ascendente y fuerte del superhombre. la doctrina del eterno re- torno (este como medio de crianza y selección)». KSA 11 26[376]. 14484 Convivium 25. Z iii. «Los siete sellos». todo cuerpo bailarín. no hay ni arriba ni abajo [ni cosa grande ni pequeña]! ¡Lánzate de acá para allá. primavera 1884. p. como guía para preferir y determinar 111.116 sobre el que hemos de sentir y apoyar nuestro valor. KSA 12 9[8]. El preferir y el aceptar En principio parecería que la aceptación total de lo real. Fragmento. sino amarlo. 112. pero también coraje. nos propone primeramente que la aceptación del eterno retorno es el último criterio que testaría la fortaleza de esa voluntad de poder.] y así es como habla la sabiduría de pájaro: «¡Mira. 2. KSA 9 11[141]. 114. p. Véase también Fragmento. 10. trad. 115. trad. EH. 322-323. «en lugar de la metafísica y de la religión cristiana. de la voluntad de poder consciente de sí. se necesita conocimiento. sobreabundancia. tú ligero! ¡Canta! ¡no sigas hablando!». 116. trad. la idea del eterno retorno le sirve al hombre fuerte. nuestra voluntad de poder. un exceso de fuerza. p. 85.indd 134 14/10/13 09:33 . 61. 113. No solo soportar lo necesario.111 En esa nueva especie de caos sin dirección precisa ni sentido en el que nos introduce el eterno retorno solo nos puede guiar el canto.. Quiero guerras en las cua- les los que tienen coraje para la vida expulsen a los otros». Para la afir- mación suprema de la realidad.

Pero no sería correcto decir que la idea del eterno re- torno apunta sin más a la unicidad de la vida. si sostenemos que la vida del individuo humano es algo irrepetible y que su subjetividad no se rige ni puede ser calculada por el cómputo de las proba- bilidades matemáticas existentes en las diversas combinaciones que son posi- bles en un tiempo ilimitado. no hubiera sido necesario ese enorme rodeo para llegar a la idea cristiana de que solo se vive una vez. al contrario de lo que le ocurrió al «hombre más feo del mundo». mejor y con más verdad. que la vida no se puede primero ensayar y después vivirla. La pregunta ante todo lo que quieras hacer: «¿es de tal manera que lo quiero hacer incontables veces?». proporciona a Zaratustra su definitiva aceptación. si nos damos la vuelta. pues no tiene el modo de ser de una sustancia o cosa que pudiera permanecer la misma en distintas vueltas. el ligero bailarín–. Este ahora ya fue –incontables veces fue ya. 14484 Convivium 25. según hemos visto. 119. Cabría. 570. Lo mismo en La gaya ciencia. Esta última prueba garantizará la salud del hombre y de su voluntad. sino que en el «ensayo» nos jugamos ya todo su sentido (ese es el argumento de El gran teatro del mundo de Calderón). preguntarnos. pues no ha- bría tal primera vez. «Todo va y pasa –todo regresa– y el mismo ir y pasar regresan. para la multitud de seres humanos aplastados por la injusticia o las catástrofes. Y por último. por vidas imposibles y desgraciadas. Fragmento. Esta doctrina no fue nunca enseñada. el 117. para pen- sar que la existencia merece ser vivida y afirmada.indd 135 14/10/13 09:33 . y no pensar como el dicho alemán: «Einmal ist Keinmal» (una vez es como ninguna vez)?118 Además. en primer lugar. otoño 1883. hasta la aceptación plena del eterno retorno y con- siguiente transfiguración de Zaratustra. sumidos en la más absoluta de las fatalidades. § 341. si pensamos el eterno retorno mirando hacia el pasado. es el peso más grande»117 –es la carga más pesada. 118. esclavizadas y tortura- das. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 135 qué hacer: «Si te incorporas el pensamiento de los pensamientos él te transfor- mará. para aquellos que no han tenido la suerte de pasar ni un solo día con Za- ratustra. no obstante. estaríamos ya entonces enteramente predeterminados. primavera-otoño 1881. En realidad también en la eterna repetición de lo mismo viviríamos una sola vida repetida inútilmente de manera automática. si todo este criterio de fortaleza y de selección no podría ser conseguido. KSA 10 18[14] p. o sea. debemos tener en cuenta la ligereza que. ¿No sería una debilidad que necesitáramos que la vida se repitiera infinidad de veces para tomárnosla como algo real. ya lo hemos visto. es- culpidos en un tiempo fosilizado por infinitas vidas exactamente iguales entre sí. Fragmento. ¿Cómo? Incontables veces fue ya enseñada– Zaratustra la enseñó incontables veces».119 de manera que la pretendida creatividad quedaría convertida en marione- ta. petrificados. en segundo lugar. si pensamos que la vida es única y no se repite. se nos hiela la sonrisa y quedamos convertidos en estatuas de sal. p. 496. según Nietz- sche. Si pensamos que la idea del eterno retorno no puede servir de criterio de acción porque me paralizaría con su peso infinito. KSA 9 11[143]. siendo ecos de decisiones que en realidad nunca se tomaron por primera vez.

trad. 124. Véase por ejemplo Fragmento. También una diferencia entre los hombres y las mujeres. Zaratustra dice sí y no a lo real. «El nacimiento de la tragedia». 14484 Convivium 25. lo más acertado sería tomar la idea del eterno retorno como una metáfora en la que se quiere formular la afir- mación plena de la vida y de su realidad inmanente. Por tanto. Esto configura una doble temporalidad: la quebrada y plural del preferir120 y la circular del aceptar. Lo primero. Es un movimiento que por necesidad ha quedado hondamente grabado en nuestra forma de valo- ración y que cada niño tiene que realizar para incorporarse a la comunidad humana. el que comprende la infinitud de anillos del deve- nir: allí se dice sí tanto al sí como al no anteriores y todo queda afirmado. 145. una jerar- quía de valores.124 se entiende que entre los de voluntad fuerte y los de vo- luntad débil. 323. «la más honda. cuyo valor. 520. a lo existente. ni arriba ni abajo. 77. la más rigurosamente confirmada y sos- tenida por la verdad y la ciencia». base de la verdadera creatividad. Pero ahora. bailarín. EH. «Los siete sellos». El eterno retorno no anula la preferencia de Zaratustra (de Nietzsche) por la vida ascendente. la intelección suprema. ni cosa grande ni pequeña. entre los creadores y los anuladores. Z iii. como hemos visto). trad. 147.121 Este segundo sí ya no tiene otra antítesis. y eso además ha de tener un 120. KSA 13 11[413]. de valor. Es fácil conectar esta simbología. p. enmarcada en un ámbito que la desborda. 122. se incorpora y se pone a andar sobre sus dos patas traseras. 232-239). 121. cantando. propio de la voluntad de poder (también ella mis- ma dual): se dice sí a los fuertes y afirmadores de la tierra. pero el sí lo dice dos veces. Hay por tanto. esa acción del preferir queda situada den- tro del anillo del eterno retorno.indd 136 14/10/13 09:33 . otoño 1887. en el eterno retorno como tal. 2. pues ese gran sí a todo solo pueden alcanzarlo aquellos que dieron el primer sí y afirmaron apasionada y disciplinadamente la vida. la expresión perfecta del infierno. 191. en un segundo momento (trágico y duro para Zaratustra. con el hecho de que la vida humana comienza cuando el simio se alza. Pero prosigamos el relato. sobre sus piernas. es el momento del elegir. es decir. en este ámbito limitado pero válido del preferir. 123. y por eso se da la diferencia entre la vida ascendente y la de- cadente. Mejor dejarlas en paz. Nietzsche se pronuncia en contra de la emancipación de la mujer (MBM §§ 144. noviembre 1887- marzo 1888. y únicamen- te cabe lanzarse ligero. ahora limitado. las metáforas de la vida «ascendente» y «decadente». la dualidad del sí y el no. KSA 12 10[111]. permanece. la que se traza entre el instinto degene- rativo que se vuelve contra la vida y la fórmula de la afirmación suprema.123 Existe una diferencia cualitativa. En segundo lugar hay que señalar que el aceptar no elimina el preferir. entre los hombres. o solo en la medida en que se conecta con el primer sí y la primera dualidad.122 Esa es la auténtica antítesis. 136 Jacinto Rivera de Rosales pensamiento del eterno retorno sería una condena eterna. p. y se dice no a los negadores y resentidos. lo que hace es limitarla al inte- rior del anillo del ser. ya no hay jerarquía. eleva su cabeza y su pecho.

i. de una degeneración de las razas. trad. voluntad de poder. «Aversión contra el genio. puesto que se po- nen a sí mismos como fines. 203 y 208. Fragmento. p. porque son los medios por los que el animal de rebaño se convierte en señor». 469. «El socialismo –como la tiranía pensada hasta el final de los más pequeños y los más tontos. p. en el obedecer y el mandar. Fragmento. Hay que saber distinguir. junio-julio 1885. p. primavera 1880. 1871.128 Por el contrario. ver rango. Fragmento. Fragmento. 586. En caso contrario se es canaille. el empuje de la vida y degenerarla. abril-junio 1885. p. de las relaciones entre los hombres. Fragmento. KSA 11 37[11]. KSA 9 3[98]. 373. «El caso Wagner». grado. inca- paces de ponerse como fin. «Incursiones de un intempesti- vo». CI. porque sueña ingenuamente en la ton- tería-rebaño de lo “bueno verdadero hermoso” y sobre derechos iguales: también el anarquismo quiere el mismo ideal. 473-474. 4. no valorar. MBM §§ 222. 225. Fragmento. poner distancia. pp. Fragmento. EH. 224. asi- mismo permanente. 38-39. «La democracia es la forma de una caída del Estado. de la permanente mirada a lo lejos y hacia abajo dirigida por la clase dominante sobre los súbditos e instrumentos. p. 128. de los envidiosos y de los actores de tres al cuarto– es de hecho la consecuencia de las ideas modernas y de su anarquismo latente». los que instauran la moral de los señores. de una supremacía de lo malogrado». MBM §§ 202. KSA 7 8[93]. 14484 Convivium 25. 127. KSA 8 21[43]. 259. defiende una moral de la utilidad. KSA 11 34[146]. 167. 226. solo que de una manera más brutal 2) al parlamentarismo y a la prensa. «En la época de la democracia el actor es encumbrado.125 Intentar nivelar y no preferir. también 23[25]. Los fuertes de voluntad (de poder). invierno 1870-1871-oto- ño 1872. 121-124.127 Nivelar significa anular las grandes obras de los genios. otoño 1877. 480. KSA 11 34[98]. KSA 8 25[1]. 171-2. mientras que los débiles. KSA 7 9[69]. trad. 260. abril-junio 1885. Frag- mento. 481-483. en cierto sentido. «El socialismo es una consecuencia de la general falta de forma- ción. trad. de la incultura del ánimo». El hombre “social”». véase también 34[157]. donde cada uno vale en la medida en que es un medio útil para los demás. 453. finales 1876-verano 1877. 299. Humano. 412. como valor en sí. que nivela. KSA 11 34[177]. de una educación abstracta. 73. p. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 137 reflejo en la organización de la sociedad. Sin el pathos de la distancia. § 473. 126. 132. no podría surgir tampoco en modo alguno aquel 125. y significa eso porque la vida es explotación. es lo que hace la sociedad democrática. pp. «El socialismo se basa en la decisión de poner a los hombres como iguales y de ser justos con todos: es la máxima moralidad». y de su ejercitación. necesita la esclavitud. jerarquía. p. en el mantener a los otros subyugados y distanciados. Fragmento. de los más superficiales. p. respetar esa diferencia es lo propio de la sociedad aristocrática: Toda elevación del tipo «hombre» ha sido hasta ahora de una sociedad aris- tocrática –y así lo seguirá siendo siempre: la cual es una sociedad que cree en una larga escala de jerarquía y de diferencia de valor entre un hombre y otro hombre y que. en Atenas igual que hoy». demasiado humano.indd 137 14/10/13 09:33 . abril- junio 1885.126 y más aún el socialismo al eliminar la propiedad privada y con ello la voluntad de poder. p. son aquellos capaces de determinar los verdaderos valores. tal como este surge de la inveterada diferencia entre los es- tamentos. «Tengo aversión 1) al socialismo.

tal vez. 425-426. el térmi- no «superhombre». sin preocuparse de los otros»:136 Esto lo designo como segregación de un excedente de lujo de la humani- dad: en ella debe aparecer a la luz una especie más fuerte. 134. MBM § 257. la gran política de Nietzsche. de animales del rebaño. 130. KSA 9[153].. es a veces desagradablemente sorprendente. como se sabe. Ídem. p. Fragmento. dice Nietzsche. 14484 Convivium 25. no darles derechos de señores. maneras espiritua- les. CI. sirva «únicamente de medio en las manos de una raza más fuerte». coraje. 137. cultura. trad. primavera-verano 1883. p. justamente la elevación del tipo «hombre». sino que debe ser dirigido para que la sociedad. EH. en aislamiento. otoño 1887. habrá una «cría selectiva de la humanidad. su atentado contra los milenios de contranatura- leza.135 «como dioses epicúreos. p. «Algún día se sentirá la necesidad de instituciones en que se viva y se enseñe como yo sé vivir y enseñar. KSA 10 7[21]. cultivando «la distancia como pathos». que en un futuro. KSA 11 26[282]. un tipo superior. La democracia representa la no creencia en grandes hombres y en sociedades-élite: “todos son iguales”. 79. pp. [. se basa en la mentira que castra la huma- 129. EH. sino como obreros. en una palabra. 425. «La monarquía representa la creencia en uno enteramente superior. aquel deseo de ampliar constantemente la distancia dentro del alma misma. 132. Fragmento.130 es decir. 135. mi metáfora para este tipo es. más lejanos. la continua «autosuperación del hombre». «Por qué escribo libros tan buenos». 133. 1. o sea. semidivino. Fragmento.129 Aquí la política.132 A los obreros no hay que educarlos como señores. “en el fondo todos somos ganado y populacho egoís- ta”». 136. Mi concepto. en un guía.indd 138 14/10/13 09:33 . KSA 12 10[17]. que tiene otras condiciones de surgimiento y conservación al del hombre medio. 138 Jacinto Rivera de Rosales otro pathos misterioso. MBM § 208.] Esta forma de aristocracia es la del futuro. más raros. otoño 1887. trad.131 No debe eliminarse la separación de estamentos y de razas. 131. trad. trad. p. se creen entonces también cátedras especiales dedicadas a la interpretación del Zaratustra». 149. pues se necesitan como esclavos. Fragmento. salvador. más amplios. la elaboración de estados siempre más elevados. más abarcadores. 224. incluida la inexorable aniquila- ción de todo lo degenerado y parasitario». verano-otoño 1884. La aristocracia representa la creencia en una humani- dad-élite y en una casta superior. 462-463. en su forma actual. «más allá del bien y del mal». 117-118.137 El intento de hacer una sociedad de buenos. como en «un invernadero para plantas raras y escogidas». lujo. 244. benévolos y benéficos.134 una raza que viva aparte.133 La educación no debe tener por objetivo hacer al individuo útil para la sociedad. 63. incluso.. Opina. el elegir. 219. «El nacimiento de la tragedia». 4. trad. por ejemplo. con su belleza. cuando triunfe su filosofía. pues eso es degenerativo.

trad. como función or- gánica fundamental. p. 295.. a saber. la cual es cabalmente la voluntad propia de la vida. sobre todo los considera la especie más nociva de hombre. 143. Y se les debe ayudar a ello. en «no-querer-ver a ningún precio cómo está constituida en el fondo la realidad. que no lo está de tal modo que constantemente suscite instin- tos benévolos. noviembre 1887-marzo 1888.140 Lo que en realidad hay es una pluralidad de voluntades de poder que. –como realidad es el hecho primor- dial de toda historia: ¡seamos.indd 139 14/10/13 09:33 .138 Los buenos privan «al existir de su carácter grande [. allí falta lo mejor. voluntad de poder. No contento. lo mejor quiere también dominar! Y donde se enseña otra cosa. entran en lucha para dominar. ¿Qué es felicidad? –El sentimiento de que el poder crece– que es superada una resistencia. 142. sino guerra. Los débiles y malogrados deben perecer: primer principio de la sociedad. no virtud. Z iii.. EH. MBM § 230. 21.141 y ese es un hecho frente al cual hemos de ser honestos admitiéndolo: La «explotación» no forma parte de una sociedad corrompida o imper- fecta y primitiva: forma parte de la esencia de lo vivo. es una consecuencia de la auténtica voluntad de po- der. 141. La vida es explotación. de dominio y asimilación (de digestión). trad. –Suponiendo que como teoría esto sea una innovación.] En este sentido Zaratustra llama a los buenos unas veces «los últimos hombres» y otras el «comienzo del final». 222. virtù. la volun- tad de poder. pues. Fragmento. 139. trad. hermanos míos: ¡lo mejor debe dominar. KSA 13 11[414]. 14484 Convivium 25. honestos con nosotros mismos hasta este punto!142 Oh bienaventurado tiempo remoto en que un pueblo se decía a sí mis- mo: «¡yo quiero ser –señor de otros pueblos!». trad. como fuerzas. «Por qué soy un destino». «De tablas viejas y nuevas». sino habilidad (virtud en el estilo del Renacimiento. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 139 nidad. sino más poder..139 El nuevo ca- tecismo y principio de la sociedad debe ser el siguiente: ¿Qué es bueno? –Todo lo que acreciente el sentimiento de poder. Ídem. 139. MBM § 259... 140. ¿Qué es malo?– Todo lo que procede de la debilidad. 4. virtud libre de moralina).143 138. Pues. no paz en general. 138. porque imponen su existencia tanto a costa de la verdad como a costa del futuro». ¿Qué es lo más nocivo que cualquier vicio? –La compasión de hecho con todo lo malogrado y débil– «el cristianismo»..] una mísera chinería [. el poder mismo en el hombre. 192. p. y aún menos de tal modo que permita constantemente la inter- vención de manos miopes y bonachonas».

Véase también MBM. sino solo como infraestruc- tura y andamiaje. al aristócrata. MBM §§ 212. trad. «más allá del bien y del mal». «Lo esencial en una aristocracia buena y sana es [. Aho- ra bien. Fragmento.. hay que reconocer que el hombre es un animal de presa. con buena conciencia el sacrificio de un sinnúmero de hombres. MBM § 258.149 Es en realidad la venganza de los débiles150 frente a la grandeza. 149. 145. luego así es como debemos actuar. Su creencia fundamental tiene que ser cabalmente la de que a la sociedad no le es lícito existir para la sociedad misma. en instrumentos. –No hay derechos humanos». 228. KSA 8 25[1]. 225. trad. de que. por tanto. el anillo que lo encierra. p.145 El sacrificio y esclavi- tud de los inferiores146 es el supuesto de toda cultura superior. MBM § 219. apoyándose sobre los cuales una especie selecta de seres sea capaz de elevarse hacia su tarea superior y. frente a los seres de rango inferior. MBM § 208 final.144 La gran política conlleva la lucha por el dominio de la tierra. MBM § 260. 220-221. 146. frente a todo lo extraño. 140 Jacinto Rivera de Rosales Hasta ese punto extremo llega el preferir. y. a partir de Hume. de la moral de señores. que sigue siendo el marco último. por causa de ella. 221. y por eso defienden una moral de es- clavos.148 Los derechos iguales para todos son injustos entre los desiguales y signi- fican lesionar a los hombres superiores y su superioridad jerárquica frente a los otros. cabría distinguir entre las leyes que rigen las relaciones entre las cosas (naturaleza) y las leyes que debería regir las relaciones entre los hombres para 144. entonces no nos cabría otra solución: todo actuar diferente sería puro error descabellado. a pesar del aceptar. Frente a la ética de los medio- cres y de los que están llenos de miedo. tienen que ser rebajados y disminuidos hasta convertirse en hombres incompletos. –que acepte. 230 150. en todo caso. en esclavos. 151. sino que eso lo decide el poder [. en general..151 Si reflexionamos ahora sobre esta argumentación nietzscheana cabría de- cir que se comete aquí lo que.. véase también §§ 222 y 225. 148.. se ha dado en llamar falacia naturalista: es así en la naturaleza o en el estado de naturaleza. hacia un ser superior».indd 140 14/10/13 09:33 . Si solo hubiera esa legislación natural.] que no se siente a sí misma como función (ya de la realeza. Pero lo que más hace que al gusto actual le resulte extraña y penosa una moral de dominadores es la tesis básica de esta [moral de dominadores] de que solo frente a los iguales se tienen deberes. MBM § 126-127. otoño 1877. «En el estado de naturaleza no vale la sentencia: “lo que es justo para uno.] y sobre la base de los pactos surge después la justicia. 14484 Convivium 25. aforismo 228. 482. o «como quiera el corazón». 147. los cuales. es lícito actuar como mejor pa- rezca. sino como sentido y como suprema justificación de estas. es equitativo para el otro”. MBM § 257.147 de la política aristocrática. ya de la comunidad).

sino propiamente de actitud instintiva y de espíritu. ¡Y solo para crear debéis aprender!». sino que aman un buen trozo de azar. los que no solo soportan.] Todas las naturalezas creadoras luchan por influir. 158.. y que representan con consciente orgullo la fuerza logrado por el hombre». como élite o salvador capaz del gran amor y del gran desprecio. de la tiranía y la violencia que proceden 152.indd 141 14/10/13 09:33 . 11. de sinsentido. o tal vez al principio uno solo. verano 1886- otoño 1887.158 Es una que no puede seguir los patrones de la moral del resentimiento y de la vengan- za. hay que considerar que algunas diferencias también habrán de ser contempla- das en el derecho. engendrar. Fragmento. 529. des- de ese plano ideal de lo justo. MBM. fue- ra modificando la cultura y el sentir de los hombres155 mediante su autosupera- ción. [. 155. 24. «una nueva nobleza que sea el antagonista de toda plebe y de todo despotismo». verano 1886-otoño 1887. 290. aforismo 287. «Voluntad de poder como auto-elevación y fortalecimiento».152 que ponga su título de honor no en el pa- sado. GM ii. Z iii. los que no tienen necesidad de extremas proposiciones de fe. de la destrucción y de la negación. sabe superarse a sí mismo y crear. p. ¿forzar mi tipo a otros? ¡Espantoso! ¿No reside mi felicidad precisa- mente en contemplar muchos otros? Problema. 156. 286. 16.. son dos lógicas diferentes porque son dos modos de ser distintos. trad. los que pueden pensar sobre el hombre con una reduc- ción significativa de su valor sin por ello hacerse más pequeño y débil: los más ricos en salud. otoño 1883. o mejor dicho. sino en el futuro. el preferir y la dominación de la que antes hablábamos hay que llevarlos a cabo de manera aristocrática. y esa aristocracia en Nietzsche no es de sangre ni monetaria. 286-287. incluso si viven solos –“fama” es únicamente un falso nombre para lo que ellos quieren. «¿Dominar?. Hay que hacer notar también que el señorío. La enorme tarea del dominador que se educa a sí mismo– la especie de hombre y de pueblo sobre el que quiere dominar. 217.153 en las obras. Por eso cabe criticar las relaciones existentes. mediante una gran disciplina. KSA 12 5[71] § 15. Fragmento. 157. incluso la del que se tortura a sí mismo». Z iii. y en ese sentido. «De tablas viejas y nuevas». ha de ser preformado en él: ¡pues primero tiene que llegar a ser señor! ¡Toda virtud y auto-superación tiene solo sentido como preparación del dominador! ¡Contra to- dos los meramente gozadores! También la soledad como gozo de sí. Ídem. MBM. «¿Quiénes se mostrarán entonces [ante la crisis que provoca la idea del eterno retorno] como los más fuertes? Los más mesurados. p. restringido y secundario. «pues que- rer es crear: así enseño yo. KSA 12 5[63]. «De tablas viejas y nuevas». los que son capaces de los mayores males y por eso no tienen miedo de los males –hombres que están seguros de su poder. KSA 10 16[86]. como por ejemplo piensa Kant. trad. 154. 153. 14484 Convivium 25. trad.156 autoelevación y fortalecimiento. aforismos 203 y 210. en la fe y el respeto a sí misma. 208. Una vez aceptada esa igualdad legal de fondo. que. es cierto que tratar igual a los distintos puede llegar a ser injusto.157 Es una aristocracia que. Fragmento. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 141 que estas sean justas y adecuadas a su modo de ser libre en el que todos somos iguales. p.154 Este pequeño grupo de hombres «sanos».

Z III. «El retorno a casa». véase también el n. el inmensamente rico: entonces es cuando derrama oro so- bre el mar.163 como hace el arte con el mundo. trad.165 5. 2. donde aparecen más los rasgos afirmativos. o el preferir en la construcción de la comunidad. con todo lo que hasta ahora fue llamado santo. en la tensión entre individuación que asciende al superhombre creativo y la disolución en el devenir de toda forma en un caos-orden que se afirma como marco último de realidad. trad. 142 Jacinto Rivera de Rosales de la vida decadente. 3. divino». extrañas. «ideal que parecerá inhumano con bastante frecuencia». «el ideal de un espíritu que juega inge- nuamente.161 Ese es el propósito de Zaratustra: quiero ir a los hombres: ¡entre ellos quiero hundirme en mi ocaso. Z iii. al mo- rir quiero darles el más rico de mis dones! Del sol he aprendido esto. trad. 122. 106-107. «De los tres males». Z. Prólogo 1. de tal manera «que de ahora en adelante no haya nada capaz de sa- ciarnos». el espíritu de lo trágico. –¡de tal manera que hasta el más pobre de los pescadores rema con remos de oro!162 Por amor a los hombres desciende Zaratustra desde su soledad.164 Así nos abrimos a «un mundo sobremanera rico en cosas bellas. El «pathos» trágico El cruce de estos dos momentos. cuan- do se hunde él. y muchos de esos textos polémicos se encuentran en el marco de MBM. 161. 163. se encuentran propiamente fuera de su Zaratustra. tampoco el hombre actual. 281. al menos en gran medida. GC aforismo 382.159 que como el sol brilla para todos y solo así alcanza su sentido y felicidad. terribles y divinas». 160. Prólogo 2 y 4. el de la capacidad de afirmarlo todo en la idea del eterno retorno y a la vez la vida ascendente que niega lo decadente. 165. problemáticas. Z i. 14484 Convivium 25.indd 142 14/10/13 09:33 . es decir. reside. sacándolo de riquezas inagotables. Z. sin quererlo y por una plenitud y potencialidad exuberante. 159. Los textos más polémicos de Nietzsche sobre esta gran política. sino que se funda en «la virtud que hace regalos». 263. citado en EH. trad. 164. «De la virtud que hace regalos». bueno. intocable. «De tablas viejas y nuevas». 162.160 la virtud que concede un sentido positivo y sano a la ambigüedad inserta en la ambición de dominio (Herrsucht) y en el egoísmo.º 5. Z iii. para hacerles el regalo de su doctrina. o sea. donde «se inicia quizá la gran seriedad» y «comienza la tragedia». allí don- de todas las cosas encuentran su palabra que las ilumine.

169. ídem. 173. primavera 1884. p. 143-144. 628-629. nos afirma Nietzsche. KSA 13 14[22] § 5. «Lo que debo a los antiguos». entre la afirma- ción indiscriminada de todo. Fragmento. el hombre superior). 33. más allá del espanto y la compasión. «El nacimiento de la tragedia». 167. primavera 1888. 168. EH. EH. p. 228..172 Nietzsche sería. que es aún su- perior.168 Ese gozo trágico es producido por el ocaso de lo supremo y mejor (el héroe. Fragmento. EH. trad. niega todos los valores estéticos. 108-109. 76. «Así habló Zaratustra». sentir y compadecer –es di- vino». o amor fati. 75. eso fue lo que yo adiviné como puente que lleva a la psicología del poeta trágico. por encima del hondo comprender. CI. Un poco de caos para alumbrar una estrella danzarina 143 El decir sí a la vida incluso en sus problemas más extraños y duros. 3. Sócrates es el déca- dent pues apostó por una racionalidad a cualquier precio. pp. 1. octubre-noviembre 1888. KSA 10 3[1] 80. 1. Esto trágico no paraliza la vida como. contra el instinto y la vida. 174. 171. EH. regocijándose en su propia inagotabilidad al sacrificar a sus tipos más altos. según Nietzsche. ese placer que incluye en sí también el placer de destruir. 409-411. antípoda de un filósofo pesimista (Schopenhauer). «Lo que yo debo a los griegos». 63. 3. trad. «Incursiones de un intempestivo» 24. 292. sentido como algo limitado en relación con el todo (el marco del eterno retorno de todas las formas). «Ver que las naturalezas trágicas se hunden y no obstante poder reír. Fragmento. «El nacimiento de la tragedia». trad. KSA 11 27[67]. de manera que se experimenta y se hace vida la comprensión de «ser nosotros mismos el eterno placer del deve- nir» que incluye en sí también la destrucción. lo trágico se sitúa entre el aceptar y el preferir. 104.167 sin miedo ante lo terrible y problemático. ser no- sotros mismos el eterno placer del devenir–. «yo he sido el primero en descubrir lo trá- gico». [. CI. la vo- luntad de vida. por tanto. verano-otoño 1882. trad. 14484 Convivium 25. trad. El cristia- nismo «no es ni apolíneo ni dionisíaco.174 Este no es otra cosa que tener el coraje de «ver las cosas como son». CI. Fragmento. KSA 13 15[10]. 170. no para purificarse de un afec- to peligroso mediante una vehemente descarga de ese afecto– así lo enten- dió Aristóteles: –sino para.indd 143 14/10/13 09:33 .175 Ese arte entonces 166. reconocer la realidad y hacer arte desde ahí. p.170 De ese modo superaron los griegos el pesimismo. Fragmento.169 del que se proclama el gran Sí. cercano a Heráclito. trad. llamado por mí el pathos trágico». y el preferir propio de la voluntad de poder. verano-otoño 1884.] es nihilista en el más hondo sentido». «El nacimiento de la tragedia». No para desembarazarse del espanto y la compasión. sigue diciendo él. en lo dionisiaco como la raíz de todo su arte. primavera 1888. 78-79. trad. el primer filósofo trágico. 172. sino que le sirve de tónico. p. pp. Por el contrario. KSA 13 24[1] 9. 78. y a la Stoa:173 él habría llevado a su término «el pathos afirmativo par excellence. EH. filosófica). 175. Fragmento. 5.. 5. pensaron Aris- tóteles o Schopenhauer.171 Pero de manera consciente (o sea. KSA 11 25[95].166 Por tanto. –a eso fue a lo que yo llamé dionisiaco.

Llegar a ser señor sobre el caos que se es. mate- mático. llegar a ser necesidad en la forma: llegar a ser lógico. que manda. obligar al propio caos a adquirir forma. superior a la verdad. primavera 1888. primavera-verano 1888. [.»177 En ese estado trágico-dionisiaco. 179. 180. 522.179 Desde ahí se produciría la verdadera creatividad. KSA 13 14[24]. Fragmento. 56.180 176. «El artista trágico no es un pesimista. «La “razón” en la filosofía» 6. no reactiva. en su capacidad afirma- dora. pp.] La grandeza de un artista no se mide por los «bellos sentimientos» que excite. eso pueden creerlo las mujercitas. 500. claro. que es so- bre todo artística.. p. 246-247. con gran estilo: Voluntad de poder como arte. p. 14484 Convivium 25.indd 144 14/10/13 09:33 . 266. 177. que quiere. que se olvida de persuadir. 144 Jacinto Rivera de Rosales crea espacios para la vida y la voluntad y es en eso. por el grado en que sea ca- paz de gran estilo. KSA 13 14[61]. primavera 1888. tanto de la obra como de la propia vida como obra de arte. KSA 13 17[3] §§ 3 y 4. llegar a ser ley: –esto es aquí la mayor ambición. trad. 229. p. es dionisiaco. Fragmento... incluso todo dolor es un medio para elevarse. Fragmento. Fragmento mayo- junio 1888. p.. CI. voluntad de arte. Fragmento. simple. 178. primavera 1888.176 a la verdad filosófica de un mundo áspero y sin sentido. sino por el grado en que se aproxime al gran estilo.178 y el poeta es ahí suficientemente fuerte y divino como para afirmar ágilmente los más ásperos sufrimientos. Este estilo tiene en común con la gran pasión que desde- ña el agradar. KSA 13 14[89]. –dice precisamente sí incluso a todo lo problemático y te- rrible. Es capaz de sacar del caos una estrella danzarina. KSA 13 16[40] § 7.