You are on page 1of 274

Ansiedad, depresión y malestar emocional en pacientes

oncológicos
Prevalencia, factores predictivos, modelo diagnóstico y atención al paciente

Samuel Gonzales-Puell, PhD.

2

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos a todos los pacientes del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas de Lima
- Perú y a sus familiares por su participación en este estudio.

También queremos expresar nuestro agradecimiento a la Dirección de esta institución, al Doctor
Carlos Vallejos. director del instituto en el momento de la presentación y aprobación del
protocolo de investigación, y en especial a su actual directora, la Doctora Vidaurre-Rojas, por
haber apoyado este proyecto pensando en el beneficio de los pacientes.

Debo también agradecer al Profesor Lourdes Ruda de la Pontificia Universidad Católica del Perú
quien realizo una lectura y análisis de los datos aportando valiosos consejos. Su conocimiento profundo
de la realidad y problemas psicológicos que enfrenta el paciente con cáncer en el Perú.

Agradecemos muy sinceramente al Prof. Darius Razavi por habernos ofrecido su colaboración y sus
recomendaciones desde el inicio de este proyecto, brindándonos todo su apoyo y hospitalidad por
habernos recibido en el servicio de rehabilitación al que pertenece la unidad de psico-oncología del
Instituto J. Bordet de Bruselas.

El Prof. D. Razavi nos proporcionó los instrumentos más adecuados para la investigación y nos
dio acceso a todo tipo de información sobre la creación, la organización y la puesta en marcha de la
psico-oncología en Bélgica, hace poco menos de diez años.

3

4

PREFACIO

5

6 .

Para ello debemos conocer –en primer lugar– cuáles son las necesidades psicológicas y sociales de los pacientes con cáncer. como es el caso en Europa y en los Estados Unidos. en cierto modo. que no sean tan solo una aplicación de estrategias psicoterapéuticas de carácter compensatorio. INTRODUCCIÓN El cáncer es una enfermedad multidimensional. las intervenciones psicosociales en cancerología son prácticas aisladas que no tienen cohesión institucional ni modelos globales de intervención. Por ello nos parece indispensable investigar acerca de estos aspectos y poder comprenderlos en su justa dimensión. 7 . Dichos modelos podrían facilitar un tratamiento global y la elaboración de programas complementarios a los tratamientos biomédicos tradicionales. reviste la enfermedad y los particulares procedimientos a los que hay que recurrir cuando se trata de comunicar un diagnóstico?. y propiciar tratamientos globales. sociales y culturales que acompanan la enfermedad deben ser parte de los cuidados de soporte que necesita todo paciente oncológico. En esta perspectiva.  ¿Cómo repercute el carácter de gravedad que. ¿Cuáles son? ¿Cómo podemos hacer para perfeccionar estrategias y modelos de intervención psicosocial que se integren a los tratamientos oncológicos tradicionales? Es necesario investigar acerca de estos aspectos que influyen en la comunicación y en la relación de ayuda al paciente. Por otro lado. tanto enfermos. como médicos o familiares: la incertidumbre y la ansiedad en relación con la enfermedad. En el Peru. muy a menudo.  La gravedad de la enfermedad tiene consecuencias muy complejas. Frente al cáncer se debe tener una visión biopsicosocial mas acorde con su multidimensionalidad. son muchas las incógnitas que quedan por elucidar en cuanto a las necesidades psicológicas y sociales de los pacientes con cáncer. la dificultad esencial a la que están confrontadas las personas. Este aspecto resume. consideramos que sería indispensable revisar los modelos de atención hospitalaria en oncología. Los aspectos psicológicos.

En un estudio realizado en 1986. Se requiere realizar estudios comparativos para apreciar las características y modalidades específicas de reacción frente a la enfermedad. Ello constituye un objetivo de investigación fundamental en el campo de la oncología psicosocial ya que se trata de determinar si los factores psicológicos que se asocian al cáncer . de esta manera. Paralelamente. Nos resulta difícil imaginar que el paciente oncológico presente características psicológicas específicas que se deben exclusivamente a la enfermedad.) van en contra de un equilibrio entre el grupo y el individuo y se revelan. los factores psicológicos y de adaptación relativos a la enfermedad oncológica descritos en buena parte de la literatura dan cuenta de las modalidades de respuestas al cáncer que se presentan en el marco cultural de sociedades occidentales. por lo cual es preciso estudiar las características socioculturales de la población para conocer los efectos de dichas particularidades sobre la enfermedad. Estos mecanismos suelen servir como válvula de escape en el plano emocional y son propios de los grupos. como factores moduladores y. el polimorfismo cultural. etc. Los factores culturales de estrés (por ejemplo. El Peru es un país multicultural. pudimos constatar que el contexto sociocultural tiene un efecto directo sobre los sujetos enfermos. la cultura y las subculturas ofrecen una protección contra la anarquía social y el “aislamiento” psicológico. 8 . la pérdida del rol social. En el plano psicológico. el peso de los valores. las características y maneras de luchar contra la enfermedad están sobre determinadas por las particularidades sociales de los grupos culturales. más que por las características peculiares de los individuos afectados por un cáncer. a veces. modalidades que responden a determinados a valores y expectativas en las que el factor económico y la cobertura de los seguros no representan una variable importante con respecto al tratamiento.a menudo estudiados y descritos en Europa y en América del Norte – corresponden a aquellos que observamos en las poblaciones de un país emergente o en vías de desarrollo como es el nuestro. por más singular que éste sea. Por lo general. 1986). incluso generadores de estrés y probablemente de enfermedades (Gonzales-Puell. el número excesivo y la intensidad de las frustraciones.

En el campo del despistaje del cáncer. 9 . a menudo. el impacto de la dimensión económica se deja sentir muy claramente. Esto acarrea cambios en la organización familiar. no están al alcance de muchos pacientes. El objetivo de nuestra investigación ha sido precisamente el estudio de estas variables. Sería muy deseable que se desarrollara una infraestructura local y se concibieran estrategias apropiadas de apoyo familiar que integren la ayuda psicosocial que se l otorga al paciente y a su entorno. Dada la complejidad de los vínculos existentes entre los factores económicos y la salud. existen muy pocos estudios sobre las variables psicológicas relacionadas con las actitudes frente a la detección de la enfermedad. conjunto de causas que repercuten en la esfera psíquica y debilitan más aún al enfermo. tanto en lo que se refiere a los cuidados médicos como a la satisfacción de las necesidades de la población. sobretodo. que nos han permitido identificar y precisar las necesidades psico-oncológicas de los pacientes. Estamos convencidos de que nuestro país necesita consolidar un plan nacional de lucha contra el cáncer que tenga en cuenta la complejidad de la realidad nacional y que integre una perspectiva biopsicosocial con la promoción de los cuidados de soporte y cuidados paliativos para el paciente oncológico. en las sociedades en desarrollo. suele quedar poco espacio para la implementación de criterios de calidad de vida o para innovaciones terapéuticas que. una mayor penuria económica. por ejemplo. Por ejemplo. Por el contrario. la centralización y la concentración de los servicios de salud. La pobreza económica y social genera una precariedad en todo orden de cosas. basadas en los rasgos propios de cada subcultura. los centros oncológicos no parecen ser instituciones capaces de responder a todas las necesidades de los enfermos. crea una falta de estabilidad familiar y. Y en el campo de la oncología. La actual política de salud refuerza la desarticulación entre lo psicosocial y lo médico. así como la calidad de la infraestructura sanitaria en los centros urbanos densos (a menudo la capital del país) hacen que los enfermos tengan que recorrer largas distancias para acceder a cuidados especializados.

mama. los avances en los tratamientos de las distintas enfermedades oncológicas han permitido incrementar la esperanza de vida de los enfermos y.E. de detección precoz de la enfermedad oncológica o de información sobre los recientes avances y/o cuidados médicos. Sin embargo. Un estudio sobre las actitudes que tiene la población frente al cáncer debiera preceder a todo intento de sensibilización social. Al respecto. estómago y pulmón. Este es pues el objetivo principal del estudio: Informar acerca de las necesidades psicológicas y sociales más urgentes de los pacientes oncológicos que acuden al Instituto de Enfermedades Neoplásicas de Lima-Perú. Por todo lo anterior. existe una falta de confianza en el valor de un diagnóstico médico dado precozmente o durante la fase asintomática de la enfermedad. Los elementos negativos.N).N. a veces recopilados en los estudios existentes. Cada año. el cáncer sigue siendo una enfermedad muy temida debido a las consecuencias de los tratamientos. por ende. su cura y restablecimiento son cada vez más posibles. la creencia de que el diagnóstico de los médicos no es mejor que el de la medicina tradicional. hemos querido estudiar estas actitudes que varían en función del nivel socioeconómico y educativo del individuo. subrayan el arraigamiento del miedo al cáncer en la población en general o. se diagnostican más de 15. (Portal Internet I. en el campo de la oncología. y saber hasta qué punto cada grupo étnico y cultural define su propio significado de la enfermedad y de los cuidados que le parecen ser los más aptos para devolverle la salud al enfermo: desgraciadamente. cognitivas y conductuales que no dejan de ser importantes para los equipos médicos y para las familias. que suelen provocar una serie de reacciones emocionales. incluso. En estos últimos treinta años. entre los cuales los más frecuentes son los de cuello uterino.000 nuevos casos de cáncer en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) de Lima-Perú. el miedo y el temor prevalecen sobre la confianza en la medicina y en el sistema hospitalario. 10 .

la pareja constituye la ayuda más apropiada y la más beneficiosa para el paciente y en caso de no existir ésta. Diversos estudios. y Delvaux. lo más completa y adecuada posible. náuseas. etc. y tanto en los pacientes. 11 . las cuales pueden generar emociones y sentimientos negativos. etc. diarrea. en particular el realizado por Delvaux. (2006) han puesto en evidencia que incluso cuando la enfermedad cancerosa acarrea reacciones emocionales “normales” rápidamente reversibles (debido a la naturaleza de la enfermedad). en determinadas circunstancias.) que también pueden acarrear trastornos emocionales. N. ya que aparecen en la fase diagnóstica. la ansiedad o la depresión. Las reacciones emocionales de tipo ansioso o depresivo varían en función de la etapa en la que se encuentra la enfermedad. Los enfermos de cáncer deben enfrentarse a los efectos colaterales y a las consecuencias de unos tratamientos que se pueden considerar agresivos. Por estas razones. y c o m o a una serie de síntomas ( vómitos. como en los miembros de sus familias.) quien deberá proporcionar esta ayuda o soporte. sexuales. especialmente para dar una ayuda global al paciente. económicas o con relación a los tratamientos ya que la pareja es la que da más ayuda y es el soporte no profesional al paciente. 1998) Frente a una enfermedad crónica como de cáncer. los pacientes y sus parejas declaran a menudo tener dificultades conyugales. Sin lugar a dudas. dolores. es el llamado “ayudante principal del paciente” (padre madre hermano. tales como el sentimiento de desamparo. el cáncer engendra una disfunción psicosocial que afecta a varios aspectos emocionales de la vida del individuo (privada y familiar): Los pacientes con cáncer están confrontados a importantes dificultades físicas de diverso orden que tienen un gran impacto en su vida diaria y en la de sus familiares. D. N. falta de energía. (Razavi. estas reacciones pueden persistir mucho tiempo y convertirse en verdaderos trastornos emocionales que necesitan ser detectados y tratados. continúan en la fase de tratamiento y -dependiendo de la evolución de la enfermedad. el malestar emocional.pueden mejorar en la fase de remisión o agravarse en las fases de cuidados paliativos o terminales de la enfermedad Razavi & Delvaux (2008).

(Razavi. D. y que las dificultades frente a la enfermedad y su tratamiento también sean identificadas para poder ser tratadas al mismo tiempo que la enfermedad. 2005). La detección del cáncer en el Perú es generalmente tardía y esto hace más complicado el tratamiento ya que el malestar emocional que forma parte de su vivencia puede influenciar negativamente en el deseo de seguir un tratamiento o incluso en las posibilidades de supervivencia de la persona. 12 . en el deseo de morir o en la calidad de vida. Por ello es importante que el malestar emocional sea detectado desde el inicio o lo más temprano posible. Numerosos estudios han señalado que entre el 10 y el 50% de pacientes con cáncer presentan altos niveles de malestar emocional y que este malestar emocional tiende a mantenerse en el tiempo y a tener efectos adversos en la adhesión al tratamiento.

CAPITULO I LA PSICOONCOLÓGIA 13 .

14 .

Nutricionistas 9. Terapeutas del lenguaje 7. Ergoterapeutas 8. Psicólogos con una formación clínica psico oncológica 4. 3. 15 . Psiquiatras especializados en el tratamiento de las psicopatologías asociadas con las enfermedades oncológicas. Médicos oncólogos y especialistas en el tratamiento del dolor y otros síntomas. psicólogos y otros actores del sector de la salud mental. Asimismo. Enfermeras especializadas 10. 2. En los últimos veinte años la psicooncología se ha convertido en un quehacer clínico con identidad propia tanto científica como metodológica en el campo de la medicina y de la ayuda al paciente aquejado de una enfermedad grave como es el cáncer. Entre 1966 y el 2000 la cantidad de artículos científicos sobre el tema ha crecido de manera abrumadora registrándose más de 1000 títulos al ano. Una optimización de la calidad de vida a partir de: a) Una evaluación de las molestias tanto físicas como psicológicas asociadas a la enfermedad y a los efectos de los tratamientos anti-cancerosos. tanto de él como de su familia respetando sus individualidades. Kinesiólogos 6. sus prioridades y sus creencias filosóficas y religiosas. se advierte una constante creación de sociedades de psicooncología que reúnen especialistas psiquiatras. Asistentas sociales Qué es lo que esta praxis clínica propone al paciente? Un tratamiento global. Se trata de un trabajo inter-disciplinario que reúne: 1. b) Una ayuda a las familias para hacer frente a la enfermedad ofreciéndoles un soporte psicologico. Psicoterapeutas 5.

. por el paciente mismo o por su entorno familiar. Uno de los aspectos más importantes del quehacer psico oncológico es la evaluación y el tratamiento del malestar psicológico que el paciente manifiesta en el transcurso de la enfermedad oncológica y que cuyo desarrollo se debe a que la enfermedad es un evento estresante que pone al pacient e en situación de crisis. Esta ayuda puede ser solicitada tanto por un miembro del equipo médico. 16 . hospitalizados. Cuando existe la necesidad de intervención psico-oncológica. capacitados en el área de la psico oncología y que conocen los problemas psicológicos más frecuentes en pacientes con cáncer. Otra tarea de la clínica psicooncológica está en relación al rol que juegan los factores psicológicos en la prevención y en el diagnostico precoz del cáncer. Estos cuidados pueden ser otorgados a pacientes ambulatorios. como por el médico tratante. en cuidados intensivos o también en cuidados paliativos. La clínica psico-oncológica se orienta a todo paciente que presenta un cáncer y donde existen síntomas físicos o psicológicos difíciles de controlar. A quién se dirige? . o en sus familiares (cuando son ellos quienes solicitan una ayuda). c) Una ayuda al paciente que regresa a su hogar para que lo haga en óptimas condiciones gracias a una estrecha cooperación con el médico tratante y con los equipos especializados en cuidados a domicilio. ésta pude ser de diferentes formas:  Una evaluación de la reacción psicopatológica (área psicodiagnostica)  Entrevistas de soporte psicológico y de psicoterapia individual y de grupo  Conducción de grupos de entreayuda de pacientes que viven la experiencia del cáncer  Saber cuando un tratamiento psicofarmacológico requiere una vigilancia psicológica Esta primera interface de tratamientos está a cargo de psicólogos o psiquiatras.

La teoría cognitivo-conductual ha interpretar los fenómenos de distorsión cognitiva. Esto mismo suele suceder con la pareja o los familiares que acompañan al paciente. 3° Concepto de adaptación psicológica multifactorial. Algunos conceptos claves de la psico oncología: 1° concepto de crisis: considerado como momento de cambio. una respuesta total del individuo y de su entorno. en quienes también repercute la enfermedad creando una problemática emocional que. 17 . sin ser necesariamente patológica. es un fenómeno afectivo y conductual que genera cambios en el sistema familiar. que un paciente desarrolla para hacer frente o disminuir el impacto del evento “cáncer” que constituye una amenaza para su bienestar físico y psicológico. Las técnicas de aprendizaje de conductas funcionales y la extinción de aspectos disfuncionales en relación al bienestar físico y psicológico del paciente. la enfermedad oncológica es una ruptura del equilibrio previo en la cual podemos distinguir tres fases: a) Fase de explicitación del problema b) Fase de la movilización de la red social próxima del paciente c) Fase del desarrollo de un nuevo equilibrio a través de la individualización de la solución adecuada y de la aceptación de un nuevo equilibrio 2° Concepto de la estrategia adaptativa o “coping”. 4° La necesidad de un modelo interpretativo inspirado en una teoría psicológica. Como en toda rama científica. La teoría sistémica à analizar y a interpretar las interacciones grupales y/o el estilo comunicativo de la familia. concepto propuesto por la psicología de la salud y que significa que toda adaptación a una situación de estrés aguda es una reacción biopsicosocial. La teoría psicoanalítica y la interpretación de los mecanismos de defensa y de lucha contra la angustia del paciente le ayudaran a comprender la adaptación del paciente a su enfermedad. el psicooncologo va necesitar de un marco de referencia conceptual que inspire y dirija su quehacer clínico.

es decir cuál era su estilo relacional por ejemplo de tipo prevalentemente ansioso o depresivo? e) Persistencia de malestar psicológico : duración. intermitencia f) Ausencia de apoyo por parte del equipo oncológico aun cuando el paciente solicita explícitamente una intervención psicológica especializada. intensidad. 18 . Es importante que el apoyo psicológico sea propuesto al paciente como una de las posibilidades para hacer frente al malestar psicológico y al sufrimiento subjetivo que el estado de enfermedad conlleva. ciertos pacientes también pueden necesitar un tratamiento psicotrópico o psiquiátrico. Todos los pacientes oncológicos no requieren una ayuda psicológica aun cuando generalmente se recomienda proponer esta ayuda a todos los pacientes oncológicos y dejando abierta la opción de aceptarla o no. Cuando esta solicitud proviene de un familiar preocupado por el estado psicológico del paciente. Es importante analizar los siguientes parámetros: a) La modalidad expresiva.). Según Razavi. Dado el impacto emocional que significa el diagnóstico de cáncer. malestar. desmoralización. Es más. tristeza. b) La presencia eventual de eventos críticos habiendo precedido o acompañado la agravación del estado clínico del paciente c) Un soporte inadecuado por parte de la red social y familiar. Orientar a un paciente hacia un especialista puede ser el resultado de la observación de un estado agudo de malestar (desamparo. es necesario evaluar si el paciente muestra una motivación real por una intervención de este tipo. d) Identificar las características psicológicas anteriores del paciente. el soporte psicológico otorgado por el equipo oncológico puede ser en muchos casos suficiente. Existen parámetros para evaluar y determinar cuando un paciente o un familiar necesitan una ayuda especializada para enfrentar la enfermedad. (2009) entre el 35 y 45% de pacientes reciben la ayuda de un psicólogo o de un psicoterapeuta y solo entre 10 y 15 % necesitan una intervención psiquiátrica. etc. tanto el tratamiento psicológico como el psicotrópico irán asociados. el contenido del pensamiento y los sentimientos que acompañan el sentir psicológico del paciente.

Por ejemplo: Estudio farmacológico y neurobiológico de síndromes post traumáticos en oncología. . proponer un modelo terapéutico integrado.  Las respuestas emocionales al diagnóstico de cáncer son determinadas por los traumatismos acaecidos en el curso del desarrollo evolutivo de la persona?  En un sentido psicodinámico. Los estudios longitudinales sobre la farmacología de los procesos de adaptación (parámetros de resistencia y vulnerabilidad). Formular conceptos específicos en relación à los estados psicotraumáticos consecutivos al cáncer. psicofarmacológica. . A continuación enumeramos algunos temas de investigación relevantes para la practica psico oncológica. al tratamiento y a la evolución del cáncer. Promover el estudio de mecanismos psicológicos y psicopatológicos asociados al diagnóstico. Crear un marco de referencia en clínica psico-oncológica según las especialidades médicas (tipos de cáncer). . . Actividades de investigación en psico oncología: Toda práctica clínica debe estar acompañada de proyectos de investigación que permitan de mejorar el conocimiento y los tratamientos dados al paciente. El desarrollo de programas de investigación clínica. Las principales líneas de investigación clínica en psico oncología están en relación con: 1° La evaluación psicométrica. el diagnóstico de cáncer constituye un evento traumático que transciende las capacidades de simbolización del individuo y es susceptible de alterar ciertos procesos inconscientes? 19 . Optimizar la eficacidad de los enfoques psicofarmacológicos y psicoterapéuticos utilizados. Los estudios comparativos sobre la eficacia de diferentes modelos de intervención psico oncológica son de una importancia capital. neurobiológica. 2° El estudio crítico de la dimensión traumática de la experiencia del cáncer a la luz de los conceptos psicodinámicos y cognitivos comportamentales. cognitivo comportamental. psicodinámica. la prevención y el tratamiento del estrés y el trauma asociados al cáncer: .

lo cual permite una nueva formulación de las manifestaciones psicopatológicas en oncología y el llamado: “cáncer specific stress syndrom” (CS³) y sus tres componentes de tipo a) post traumático. del flujo sanguíneo cerebral. y refuerza la resilencia del paciente frente a su enfermedad?  Un enfoque psicoterapéutico que integra una lectura psicodinámica esta asociado a una mayor eficacia en comparación con cualquier otro modelo que hace abstracción del modelo psicodinámico?  Las respuestas inducidas por los tratamientos farmacológicos o psicoterapéuticos estarían asociadas a modificaciones del metabolismo. . etc. b) depresivo y c) alostatico. miedo al diagnostico de una enfermedad grave. Desarrollo de la entrevista motivacional destinada a los adolescentes y a los jóvenes adultos fumadores.  La experiencia psíquica del cáncer se inscribe desde el punto de vista biológico y psicológico en la teoría general de la alostasia y de sus alteraciones. Prevención de cáncer del pulmón y tratamiento de la dependencia al tabaco.) Temas que se centran en una reflexión sobre las modalidades de comunicación y en la manera de mejorar las campanas de despistaje del cáncer que se realizan en diferentes países. exceso de grasas y el análisis de variables psicológicas que pueden interferir en la prevención y en el diagnostico precoz del cáncer (retraso en consultar. de la regulación inmunológica. Algunos temas de interés en relación a esta área son: . Desarrollo de instrumentos de evaluación de la calidad de vida. endocrina y a indicadores de la sobrecarga alostática? 3° La tercera área de actividad de investigación guarda relación con el rol que juegan los factores psicológicos en la prevención y el diagnostico precoz. . Estudio de correlaciones psicosociales de los receptores de estrógeno y progesterona en las afecciones cancerosas de mama y su relación con la obesidad. 20 . alcohol. En el área de la prevención y el diagnostico precoz se trata de estudiar la variable psicológica y social como susceptibles de condicionar la exposición del individuo à factores de riesgo de cáncer: tabaco.  La instauración precoz de tratamientos farmacológicos o psicológicos permite la prevención de la evolución psicopatológica. .

entrevistas y selección del voluntariado Actividades en el tratamiento paliativo Formación y supervisión del equipo tratante y del voluntariado. impacto psicosocial del tratamiento anticanceroso y paliativo. Campanas por una alimentación sana Información al publico sobre posibles y reconocidos agentes cancerígenos Prevención clínica y diagnostico precoz Programas de detección del cáncer Información y educación para la salud Información al publico y a los grupos de riesgo Educación para la salud en el cáncer Formación del personal de salud y del Organización de módulos de formación.Cuadro N° 1: AREAS DE INTERVENCION PSICOONCOLOGICA Prevención primaria Campanas anti tabaco. Investigación sobre el estrés en el trabajo. tratamiento psicofarmacológico. grupos multi-centricos para los equipos oncológicos. Psicodiagnostico. voluntariado conducción de grupos de voluntarios Actividades de investigación Programas de investigación sobre: calidad de vida. la familia. Apoyo psicológico al paciente y a su familia Control de la eficacia de las intervenciones Evaluación y control de la calidad de la asistencia al paciente 21 . terapia de apoyo. modelos de intervención psicosocial Actividades clínicas Entrevistas individuales y de grupo con el paciente. grupos de entre ayuda. evaluación de la reacción psicopatológica.

los procesos inflamatorios y de angiogénesis (de vascularización tumoral). Así por ejemplo en el campo de la oncología experimental. Esta transferencia de conocimientos de un campo a otro hace que la psico oncología muestre un interés creciente por la inmunología. Los trabajos recientes en estas disciplinas han permitido conocer mejor las reacciones del organismo frente a las agresiones del medio ambiente y los mecanismos de control que ejerce nuestro psiquismo sobre toda una serie de respuestas y mecanismos. que participan en la progresión de un tumor canceroso son estimulados por la producción de glucocorticoides en nuestro organismo. 22 . de nuestro organismo. Por ejemplo. Existe un juego sutil entre ciencia pura y aplicada que hace que ambas se enriquezcan mutuamente. La psico-oncología es un campo aplicado de la psicología que integra conocimientos que van desde la biología molecular hasta la epidemiología diferencial contribuyendo a mejorar los tratamientos y cuidados dados a las personas que sufren de un cáncer. respuesta defensiva del organismo ante la presencia de agentes extraños. y la relación de éstas con la psicología del paciente que sufre de un cáncer. la endocrinología. lo que significa que el sistema nervioso central (y periférico) y nuestro sistema inmunológico comunican constantemente a fin de preservar la integridad de nuestro organismo (ver grafico siguiente). ya que sólo hay ciencia y aplicaciones de ésta. incluso celulares. los progresos en relación a los mecanismos de la proliferación celular mejoran los tratamientos y los resultados de estos abren nuevos interrogantes y relanzan la investigación fundamental. Progresos actuales en psico-oncología La distinción entre investigación fundamental y aplicada es como lo decía Pasteur artificial. Muchos otros hallazgos en el área de la psiconeuroinmunología demuestran la íntima correlación entre variables inmunológicas y neuronales. lamentablemente los glucocorticoides estimulan en lugar de inhibir el crecimiento tumoral. como por ejemplo las células tumorales.

Hoy en día se conoce bastante bien las relaciones que existen entre los factores psicológicos y la aparición y evolución de ciertas enfermedades.(3) 240-248 Evidentemente el cáncer constituye una agresión gravísima que requiere una respuesta total del organismo y que impone asimismo cuidados totales.CANCER.6. Este enfoque biopsicosocial. nuestra manera de abordar las situaciones de estrés de la vida. es decir biopsicosociales. nuestra actividad física. nuestras conductas de salud y de prevención de la enfermedad. 2006. lo psicológico y lo social y las numerosas influencias que tienen sobre lo biológico nuestros hábitos alimenticios. pueden generar enfermedades graves. todo ello se sabe..REV. propiciando la exposición a agentes cancerígenos. como la depresión. ya sea potenciando los factores genéticos y las mutaciones. influye sobre los procesos biológicos y puede estar relacionado con el cáncer. Ya se sabe que los problemas de inadaptación psicológica o social y los trastornos psíquicos. etc. 23 .CUADRO 2 MODELO INTEGRAL DE INFLUENCIAS BIOCOMPORTAMENTALES EN LA PATOGENESIS DEL CANCER A TRAVES DE VIAS NEURO ENDOCRINAS (FUENTE: NAT. o acelerando el envejecimiento celular y de nuestro organismo. nuestro estilo de vida. hace hincapié en los estrechos lazos entre lo biológico.

Estudios psiconeuroinmunologicos han demostrado una cantidad de efectos negativos del estrés sobre nuestro organismo sabemos por ejemplo que cuando un individuo está sometido a agentes estresantes naturales. Un estrés crónico provoca una disminución de ésta. Estos cambios dependen de la duración del estado de estrés: un estrés intenso y agudo produce un aumento de la actividad inmune. una linfopenia y aumento de la interleuquina (IL-6). la serotonina. o a los procesos de reparación del ADN o de la apoptosis celular o muerte celular programada. En lo que se refiere al cáncer sabemos que la respuesta del organismo ante la presencia de una formación tumoral no es una respuesta que es producto de un mecanismo único. de la prostaglandina (PGE2). su resistencia a los virus disminuye (porque hay una baja en la respuesta linfocitaria a los mitogenos así como de las células que expresan la interleuquina IL-2). influyen sobre nuestra actividad inmunológica tanto a nivel celular como humoral. En los estados depresivos se sabe que la inmunidad disminuye (se da una neutrofilia. esta correlacionado con la tasa de cortisol y de leucocitos en el organismo: Con un estrés agudo hay disminución de éstos últimos. sino de una respuesta global del organismo que muestra muchas similitudes con los procesos inflamatorios y de cicatrización que se desencadenan ante agresiones y traumatismos. facilitando. reduciéndose así la respuesta antitumoral del organismo. y también una reducción de las células asesinas (NKc) ). los estrógenos. es decir que estimulan la progresión y la inmunosupresión. Los factores biopsicosociales pueden jugar un rol incitador o promotor del cáncer. Sabemos también que substancias tales como las catecolaminas. los glucocorticoides. El estrés. es decir físicos. repercutiendo sobre nuestro estado de salud y bienestar psíquico. modificando o alterando los diferentes mecanismos relativos a la división celular anárquica. 24 . a los oncogénos virales. Hoy en dia se sabe que las células pro-inflamatorias y las citoquinas que se encuentran en los tumores contribuyen paradójicamente al crecimiento del tumor y no a su desaparición. la dopamina.

han abierto vías de investigación en oncología experimental. alteraciones fisiológicas. podemos pensar con certeza que la resistencia del organismo ante el estrés crónico que deriva de los tratamientos anticancerosos. En éstos últimos 10 años.) característico de estos pacientes y que tendrán una influencia negativa sobre los tratamientos. y que los signos de alarma son esa mezcla de ansiedad y sentimientos depresivos. puedan estar asociadas a polimorfismos funcionales de los genes de ciertas sustancias como las citoquinas pro inflamatorias. 12% de las personas con cáncer presenta un riesgo mayor de depresión y 30% manifiesta problemas psicológicos importantes. 25 . aumento del ritmo cardiaco. En los Estados Unidos. Por otro lado. la soledad. de ideas negativas. Finalmente con respecto a la relación entre cáncer y estrés. de problemas psico-motores (temblores. que ya se emplean en la clinica. Ciertos estudios consideran que es muy probable que la propensión más o menos grande al cáncer y la severidad de la enfermedad. La desesperanza. el abatimiento. Se han descubierto substancias antagonistas del factor de necrosis tumoral (TNF) y existen substancias bloqueadoras de citoquinas y de quimioquinas que facilitan el crecimiento tumoral en lugar de inhibirlo. son signos pronósticos de depresión en todos los pacientes cancerosos. Por estas razones la psico-oncología es reconocida como práctica común y necesaria en todo tratamiento oncológico.. Se ha comprobado por ejemplo (en condiciones experimentales) que la supresión de citoquinas inflamatorias inhibe la multiplicación de células tumorales. etc. lleva al paciente a un estado de abatimiento físico y mental. se sabe también que son las lesiones a nivel del material genético de las células (ADN) las que desencadenan la aparición de células cancerosas y algunos tipos de inflamación podrían alimentar (nutrir) este proceso de multiplicación celular y de angiogénesis del tumor. los hallazgos en relación a la manera como se establecen las redes de citoquinas y quimioquinas relativas a las enfermedades alérgicas e inflamatorias del organismo.

pero digamos que uno concierne mas a la investigación clínica. En aquel entonces se hablaba de mejorar la calidad de vida “residual” del paciente luego del tratamiento y los estudios trataban sobre todo de identificar las variables en relación a posibles “mejoras” en los tratamientos. Ambos enfoques se encuentran íntimamente interrelacionados y se nutren mutuamente. Y otra área que trata sobre todo de identificar el rol que podrían jugar las variables psicológicas y sociales en la aparición. es la existencia de dos modelos causales que explican las relaciones entre psiquismo / cáncer: A) Un primer modelo psiquismo-cáncer cuya hipotesis es que el psiquismo provoca una disfunción inmunológica que altera procesos fisiológicos lo que enseguida da lugar a un cáncer. Psiquismo Disfunción del Sistema Inmunológico Proceso Fisiopatológico Cáncer 26 . la psico oncología como práctica clínica nace probablemente en los años 80 cuando. una orientada al soporte. curso y evolución de la enfermedad. Factores psicológicos y cáncer: Si hacemos un poco de historia. se reconocen 2 orientaciones teóricas en psico-oncologia. En relación con esto último lo que nos interesa senalar aquí como especialistas del comportamiento humano. Como decíamos. abocada a la ayuda al paciente ante los efectos invalidantes del diagnostico y ciertos tratamientos y también a aspectos ligados al fin de la vida. una creciente cantidad de oncólogos empieza a reconocer la pertinencia de una ayuda psicológica para sus pacientes.

Desde hace algo más de 50 años existen estudios que han tratado de asociar la aparición de un cáncer con variables psicológicas como el estrés. Por ejemplo ¿Qué relación puede existir entre el hecho de quedarse huérfano de madre a los 8 años y desarrollar un cáncer a los 35 ? Segundo. 27 . estos estudios arrojan resultados controvertidos y muchas veces poco consistentes ya que por lo general se trata de estudios retrospectivos relativos a variables difícilmente cuantificables y reproducibles. Debido a la naturaleza misma del problema. de aquellos estudios que se centran en la influencia del psiquismo sobre la enfermedad ya existente y su evolución futura (existen actualmente estudios en relación a los mecanismos neuronales que podrían influir o modular la evolución de ciertos tumores o la progresión de ciertos cánceres. B) Un segundo modelo que señala que psiquismo genera comportamientos de riesgo y que estos a su vez. vía la información transmitida por el nervio vago a centros cerebrales). la represión de las emociones o afectos y traumatismos psicológicos. generan la aparición de un cáncer: Psiquismo Conducta de riesgo Proceso Fisiopatológico Cáncer El modelo A lleva a pensar que los factores psicológicos vía la inmunidad tienen una influencia sobre la enfermedad y que los factores psicológicos y sociales pueden influir sobre estos factores inmunes. primeramente habría que distinguir los estudios en relación con la aparición de la enfermedad en los que los factores psicológicos serían factores facilitadores para la aparición de un cáncer (e identificar dichos factores psicológicos). Sin embargo la literatura esta llena de referencias al respecto de este tipo de estudios! Para avanzar con paso firme en este terreno. los sentimientos depresivos. Veamos que se sabe acerca de esto. como podríamos probar una relación causa/efecto? Muy difícil de probar y extremadamente aleatorio como resultado ya que muchísimas otras variables pueden intervenir en ese largo lapso de tiempo.

el hecho de no considerar la influencia determinante de los factores biológicos ( psicofisiológicos. ya que no se puede precisar en la historia del individuo ni su inicio ni la duración de la exposición al factor psicológico de riesgo. Conocer el tiempo transcurrido entre la exposición. la personalidad pre-morbida. Los factores de riesgo tales como los eventos traumáticos. situaciones de pérdida. lamentablemente los estudios retrospectivos adolecen de errores metodológicos y conceptuales. los que constituyen algunos de los errores más frecuentes en estos estudios. Cuando elaboramos un modelo de investigación y postulamos por ejemplo la existencia de una relación entre eventos traumáticos y cáncer. son frecuentemente citados en la literatura. así como de problemas de sesgo. este se basa en un enfoque epidemiológico centrado en el estudio de variables psicosociales (traumatismos. Muchos estudios sobre el tema no han podido aportar las pruebas suficientes. Otra dificultad es el hecho de basarse en evaluaciones a partir de entrevistas no estandarizadas. Saber cuál ha sido el periodo de latencia (periodo infra-clínico) entre la exposición al factor de riesgo y la aparición de los síntomas de la enfermedad.) sobre el cáncer asi como de estos factores psicosociales como factores pronósticos de la enfermedad. de estrés). o depresión y cáncer o personalidad y cáncer. los estados depresivos. pero son a su vez los más difíciles de correlacionar con variables biológicas. después del diagnóstico oncológico o. En cuanto al modelo B en el que se introduce la variable comportamientos de riesgo. . abandono. evaluaciones a menudo realizadas. Pero esta es una via que pocos estudios emprenden y como lo decíamos antes. Establecer la duración de esta exposición? . 28 . surgen problemas metodológicos: . el proceso de iniciación o de facilitación de la enfermedad y el momento del diagnóstico clínico o anatomo-patológico de la enfermedad? A pesar de las conjeturas aun no es posible concluir al respecto. etc. Saber si el factor de riesgo ha iniciado el proceso canceroso o si solo lo ha facilitado ? .

Shapiro y al. 1997). Tampoco se obtuvieron resultados positivos (Dalton SO. En lo que se refiere a la duración y las características de personalidad. y el riesgo de cáncer en un estudio con cohortes de sujetos también sin resultados positivos. El neuroticísmo (cuando es bajo) es una característica de sujetos tranquilos. y al. 2002) estudiaron el concepto de vulnerabilidad psíquica asociado al riesgo de cáncer (2002) concluyendo que no existe una relación entre estas dos variables. (2004) trató de demostrar. Otro estudio realizado por Dalton S. Como sabemos. uno de los vectores más comunes en el estudio científico de la personalidad se basa en el modelo de rasgos de personalidad y en particular en el modelo de Eysenck de “neuroticismo/extraversión”. ansiosos. (2001. poco emotivos y con buen autocontrol. Así por ejemplo. se trataría de sujetos con una alta reactividad emocional. 2002) y que no existe un efecto evidente del estrés psicológico (en este caso la muerte de un hijo) sobre la morbilidad o la mortalidad en las enfermedades cancerosas (Johansen y Olsen. Johansen y Olsen (1997) estudiaron la exposición al diagnóstico de cáncer en niños y el riesgo de que los padres contrajeran más tarde un cáncer. Otro estudio correlaciono la admisión a un hospital por depresión y el riesgo de desarrollar un cáncer. se trata de sujetos en busca de una intensa actividad social. inestables. las conductas de salud. sujetos tranquilos. Estos autores concluyen que el fallecimiento de un hijo con cáncer no es un factor de riesgo de cáncer para los padres (Li-Ji.O y al. (2005). 29 . Bergelet y al. y cuando es alta. cuando es alto. estudiaron por su parte las características de la personalidad. una relación entre diagnóstico de esquizofrenia en el niño y el riesgo de cáncer en los padres. 2002). aunque también sin éxito. La extroversión cuando es baja es una característica sujetos que buscan situaciones con poca estimulación.

La relación entre variables psicológicas (rasgos de personalidad) y cáncer no fue evidenciada en este estudio pero si el hecho que las conductas de riesgo tales como el tabaquismo.898 sujetos resultaron teniendo un cáncer y donde la muestra poblacional fue una base de registro doble. 1969. la actividad física. sociables o poco expresivos emocionalmente. (1987. Shapiro) (2002. potenciadoras de enfermedades como los canceres. Estas conductas de riesgo aumentan la sensibilidad del organismo a las enfermedades y alteran la actividad biológica y son por ende. 30 . etc. la dieta.. el uso de contraceptivos. por otro lado sujetos con alta represión de sus emociones. Diferentes autores han estudiado este modelo en relación al cáncer (1962. representan formas de luchar. Estos autores no encontraron ninguna correlación significativa entre neuroticismo o extroversión y riesgo de cualquier tipo de cáncer. Neuroticismo Extroversión Alto Reactividad Emocional Alto Intensa actividad social Bajo Tranquilo poco emotivo Bajo Baja actividad social La hipótesis desarrollada por algunos autores es que existiría un mayor riesgo de cáncer en sujetos con alto grado de extroversión o con un bajo grado de neuroticismo. el índice de masa corporal. Temoshok) (2001. Entre las variables estudiadas figuran la edad. el consumo de alcohol. la educación. el tabaquismo.000 personas. sujetos activos. Nakaya). el régimen alimenticio o la automedicación. 2002. Aarstad) (2002. es decir 22 años. el consumo de alcohol. Kissen y Eysenck). con un largo periodo de seguimiento entre 1974-1999. Pero quizás el estudio más completo sobre este tema ha sido un estudio prospectivo realizado en Suecia entre 1974-1999 por Hansen y al (2005) en más de 29. maneras de ajustarse a los eventos negativos de la vida. Se trataba pues de un estudio (prospectivo) bastante importante en el que 1. Lillberg) (2003. es decir.

estudio el efecto de una intervención psicosocial en 86 pacientes con cáncer de mama metástasico. se controlaron variables tales como la ansiedad. etc. prohíban su publicidad y que la prevención se oriente a grupos de sujetos con un riesgo elevado de desarrollar mas tarde estas enfermedades debido a la presencia de estas conductas de riesgo. Siegel (1989). la adaptación emocional. Algunos estudios realizados entre 1982-2000 han tratado de confirmar si el bienestar emocional puede mejorar o aumentar la esperanza de vida de un paciente con cáncer. Para evidenciar esta correlacion se emplearon grupos control y cohortes de pacientes con diferentes tipos de cáncer en los cuales los pacientes que recibieron una intervención psicosocial fueron comparados con sujetos que no recibieron este tipo de intervención (control) evaluándose posteriormente el efecto sobre la supervivencia (esperanza de vida) de los pacientes. El seguimiento duro 10 años. Se recomienda como se hace hoy en día en los países de Europa. que las políticas de prevención del tabaquismo. se trató de saber si existe una relación entre psiquismo y cáncer y si los factores psicológicos podían influir en la evolución de la enfermedad. la calidad de vida. los afectos. (un mes o más luego de terminada esta). Se impartió terapia de grupo durante un año. Como el psiquismo podría influir en la evolución de un cáncer? Otro campo de interés para la psico oncología es saber como el psiquismo ejerce influencia sobre una enfermedad cancerosa ya presente. Así. la depresión. 3 de los pacientes seguían con vida después de este periodo de tiempo y 83 pacientes murieron en el mismo lapso de tiempo. En un estudio realizado por Dalton y al. con una estrategia de auto hipnosis para luchar contra los dolores. Tanto el grupo tratado psicológicamente (N = 50) como el grupo control (N= 36) recibían un tratamiento oncológico. (2002) publicado en el “european journal of cáncer” (38: 1313-23). 31 . los dolores. las algias. como lo son los jóvenes fumadores. del consumo de alcohol. Al término de las intervenciones psicoterapéuticas. una vez por semana.

que se esperaba tuvieran por lo menos 3 meses de esperanza de vida. La intervención psicológica no prolongaba la esperanza de vida (media de supervivencia 17. señala este autor. 6 años de seguimiento sin desaparecer después de 10 años de seguimiento. aumenta la sensibilidad y el humor negativo así como la percepción del dolor. se atenuaban a los 5.6 en el grupo control). Su conclusión fue que una terapia de soporte de tipo grupal expresiva no prolonga la supervivencia en mujeres con cáncer de mama metastasico.6 meses en el grupo con intervención y de 18. 6 años en el cual los pacientes participaron en un grupo estructurado de orientación psiquiátrica. Esta diferencia en la supervivencia siendo de 20 meses al inicio de la intervención y de 8 meses después de terminada la intervención. particularmente en mujeres que inicialmente son más estresadas. El autor señala que estas intervenciones positivas para la salud. Ésta por el contrario. Fueron asignadas aleatoriamente en una proporción de 2:1 a un grupo de pacientes que recibía una terapia de grupo de tipo expresiva (158 mujeres) o a un grupo control que no recibía este tipo de intervención. Los resultados positivos de estas intervenciones. Senalo un efecto benéfico de estas intervenciones en 68 pacientes diagnosticados con melanoma maligno en un estudio de seguimiento de 5. en 2001. lo cual es una diferencia estadísticamente significativa. no pueden usarse en lugar del tratamiento médico sino más bien como un tratamiento complementario y desde una perspectiva integral. Fawzy.9 meses en el grupo con terapia y 17. (2003) estudio la influencia de una intervención de tipo psiquiátrica (entrevistas psiquiátricas) sobre el cáncer. también hizo un estudio multicéntrico en 235 mujeres con cáncer de mama. muestra que la ayuda psicológica es benéfica para el paciente pues mejora su calidad de vida. 32 . Goodwin.9 meses en el grupo de control. El tiempo de supervivencia entre el inicio del estudio y el termino de la intervención fue de una media de 36.

los hábitos en la alimentación. Una ayuda psicosocial a pacientes oncológicos con niveles elevados de desesperanza. Pruit. El hecho que el pronóstico de los tratamientos muy frecuentemente permanezca incierto. tiene como consecuencia que la mayoría de las afecciones cancerosas presentan evoluciones crónicas que engendran temores e incertidumbres y requieren esfuerzos de adaptación cada vez más importantes. Gicer 1992. 1993. Los estudios que se orientan a la detección de estos elementos muestran que entre 5 a 10% de pacientes manifiestan un alto nivel de malestar emocional desde el inicio del proceso terapéutico (Classer 2001. el tabaquismo. inmediatas y diferidas. cognitivos y sociales que indudablemente generan dificultades suplementarias a los tratamientos en pacientes con cáncer y a sus familiares. de los tratamientos anticancerosos que administra y de las experiencias vividas por los pacientes confrontados con éstos. Evans 1995. la ansiedad. Finalmente recordemos que variables tales como el efecto de la actividad física. dolor. Mantovani 1996) que aquellos que están exclusivamente orientados a la expresión emocional del paciente. Goodwin 2001. Desde hace algunas décadas. el consumo de bebidas alcohólicas y una vida espiritual sana no han sido hasta hoy lo suficientemente investigados en relación a los factores psicológicos de riesgo de cáncer. la cura está cada vez más en el orden de lo posible. con respecto a estos estudios sobre la relación existente entre la terapia psicológica y el cáncer. Boesen 2005). 1986. En conclusión. Por otro lado. pero si podemos decir que el soporte psicosocial debe orientarse al cuidado de los aspectos emocionales. Intervenciones en las cuales se incluyan el despistaje del malestar emocional. Generalmente las intervenciones psicosociales muestran un efecto benéfico en relación con el bienestar subjetivo del paciente. A pesar de que los tratamientos del cáncer son cada vez más eficaces. permitiendo una prolongación del período de vida de los pacientes. todavía siguen siendo muy a menudo incomodos e inducen efectos secundarios reversibles e irreversibles. Concluyendo sobre este tema podemos decir que el tratamiento de las afecciones cancerosas ha progresado en estos últimos treinta años. la medicina se interroga acerca de las consecuencias psicológicas y sociales. pena (distress) necesita un manejo muy particular. 33 . no podemos considerar que un tratamiento psicológico aumente la esperanza de vida del paciente. dan mejores resultados (Telch. Señalemos también que la educación del paciente y los grupos de discusión de enfermos parecen facilitar la adaptación a la enfermedad.

de apoyo. 2002. al diagnóstico (Faulkner & Maguire 1996. emocionales y comportamentales. a los primeros síntomas (Smith & Anderson 1985. ya sean individuales. en países desarrollados o emergentes se crean unidades especializadas en los centros de tratamiento del cáncer que ofrecen servicios muy diversos de prevención. 2002). Las numerosas consecuencias psicológicas y sociales de las afecciones cancerosas han acarreado la necesidad de desarrollar y de adaptar las estrategias de tratamiento psicosocial existentes a la oncología (Hicks & Lavender 2001. Y no hablemos de la adaptación de las personas confrontadas a una afección oncológica pediátrica que son también objeto de estudios (Brunquell & Hall 1982. los trastornos y las complicaciones que tienen lugar durante el transcurso de la enfermedad cancerosa. 34 . La situación generada por una afección cancerosa conlleva una serie de crisis consecutivas que ponen a prueba y de modo continuo sus capacidades de adaptación. de rehabilitación y de cuidados paliativos. 2002). Lederberg 1998. Giammona & Malek 2002). En efecto. Kazak et al. Estas últimas se abocan a tratar de resolver las crisis. por ejemplo. Se trata de situaciones de crisis asociadas a las diferentes fases de la enfermedad. 1997. Newell et al. 1992. Desde los años 80’. 1997). 2002). añadidos a los tratamientos médicos convencionales. buscan proporcionar una mejor calidad de vida o aumentar la esperanza de vida de los enfermos y /o de sus familiares también confrontados a la enfermedad de un pariente. Schofield et al. Estas intervenciones psicosociales. Estas reacciones conciernen tanto al paciente como a los miembros de su familia y a sus allegados (Northouse 1984. 2002. 2001. Arndt et al. Northouse et al. 2003). de grupo o a nivel de la familia o entorno del enfermo. la enfermedad cancerosa y sus tratamientos están al origen de una serie de reacciones psicológicas muy variadas que pueden ser cognitivas. Pereira et al. a la fase terminal y al deceso (Bruera et al. son tratamientos que. Joly et al. a los tratamientos (McCorkle 1998). al período de convalecencia y a la fase de remisión (Ganz et al. Bonadona et al. Chesler & Parry 2001). Patenaude & Last 2001.

De esta forma se pueden evitar sentimientos de impotencia. pueden llevarlos a recurrir a intervenciones psicosociales pseudo curativas (irracionales o folklóricas) y no de “soporte” o ayuda psicosocial (Holland. Estas intervenciones psicológicas implican estrategias de información. 1971. Drew & Fawcett 2002). 35 . McPherson et al. 1980). en los países desarrollados existe una amplia gama de técnicas de intervención destinadas a los profesionales de la salud mental que desean ingresar al terreno a menudo desconocido de la lucha contra el cáncer (Newell et al. sociales. con razón o sin ella. Hoy en día. su familia y allegados. Moorey et al. Estos apuntan igualmente a ayudar a todas las personas implicadas — el paciente. Estos tratamientos implican una atención multidisciplinaria de los pacientes oncológicos y de su familia y frecuentemente constituyen también una respuesta a las necesidades expresadas por muchos enfermos acerca de un enfoque lo más global posible que les permita preservar de la mejor forma su integridad psíquica y física. Este anhelo también puede estar relacionado con el hecho de que algunos enfermos. 1989a). 1989). de abandono. 1986). profesionales. de educación. 2002). familiares. 1980). Estos reproches o autoacusaciones. a menudo irracionales. porque probablemente ésta permitirá que algunos enfermos se comporten en aras a la preservación máxima de sus intereses (afectivos. de alienación y temores diversos. Esto explica que un buen número de enfermos informan desear tales ayudas especializadas (Worden et al. al fenómeno “muerte” y a los “estreses” que le están asociados (Bertman. Conviene recalcar el rol de la información en la disminución de la incertidumbre a la cual está confrontado el enfermo. 2001. La información permite que el enfermo evalúe mejor la situación y que reaccione con más facilidad (van der Molen 1999. de apoyo emocional y de apoyo material para el paciente y su familia (Stam et al. atribuyen la ocurrencia del cáncer a algunos de sus comportamientos o a ciertos “estreses” que han experimentado. de desesperación. somáticos). los integrantes del equipo médico — a hacer frente de la mejor manera posible al acontecimiento “cáncer”. recuperarse de los trastornos reversibles y compensar los trastornos irreversibles (Lipowski.

asistentes sociales) constituyen generalmente una fuente de información de segundo orden para los pacientes oncológicos y para sus allegados en lo que se refiere a las informaciones diagnósticas. la represión de los afectos y la puesta a distancia. Las interrogantes relativas al contenido de la información y a la manera de transmitirla son aún numerosas (Drew & Fawcett 2002). Existe un continuum y numerosas variantes entre estos procesos extremos. estos agentes a menudo tienen. Esta puede permitir un mejor control del enfermo sobre su futuro inmediato (control del dolor. Classen et al. 36 . 1996). 2002. Las informaciones que se deben transmitir son complejas. así como algunos enfermos tienen tendencia a reaccionar frente a una amenaza (cierta o incierta) por la negación. Una mera información. no permite que el paciente les haga frente y puede incluso aumentar su angustia debido a una percepción creciente de su impotencia. La información y la educación del enfermo dispensada por los agentes médicos y psicosociales son difícilmente disociables del apoyo emocional que se le debe proporcionar al paciente y a sus allegados. psicólogos. 1988. De esta forma. enfermeras. De esta forma pueden llevar al paciente a una mejor comprensión de estas informaciones y de sus implicaciones a más o menos largo plazo. de los efectos secundarios de los tratamientos y de las consecuencias familiares y profesionales de la afección cancerosa). otros se centran en el problema (focus) y la elaboración intelectual con la finalidad de controlar mejor la situación (Burgess et al. en la óptica de los pacientes oncológicos y/o de sus allegados. y tienen implicaciones futuras significativas. un rol de intermediario importante a nivel de la repetición o incluso de la clarificación de las informaciones recibidas. Si bien los agentes psicosociales (psiquiatras. La educación constituye un complemento de la información transmitida y se justifica particularmente en afecciones caracterizadas por síntomas de invalidez o síntomas crónicos (Roberts et al. 2002). Todd et al. ante la presencia de síntomas de invalidez o de síntomas crónicos. y pueden incluir no sólo el diagnóstico y el pronóstico sino también los tratamientos oncológicos y sus efectos secundarios. La educación tiende igualmente hacia una mayor autonomía del enfermo.

Con la finalidad de alcanzar estos objetivos de información. En la realidad. también hay que tener en cuenta el apoyo material necesario al enfermo y a su familia. Esto es tanto más cierto por cuanto ciertas características de sociedad. las intervenciones psicosociales proponen actuar a través de diversas técnicas. 2002). y particularmente en ciertos grupos sociales o en ciertas regiones. la sociedad de bienes y servicios que es la nuestra ha acarreado una rarefacción de los intercambios de ayudas prácticas y/o emocionales y hace que sea difícil requerir de los amigos un apoyo que implica un gran sacrificio de tiempo. este apoyo puede ayudarlo a extraer al máximo sus recursos (Williams et al. 1991). la identificación de las necesidades. en sí mismo. En efecto. estos tres tipos de intervenciones son muy frecuentemente complementarios. El apoyo emocional se basa principalmente en una escucha. La limitación de las redes no explica sólo por sí misma este fenómeno. sobre la cognición. la capacidad de tranquilizar y el conocimiento de ciertas técnicas psicoterapéuticas aplicadas a la oncología (Cohen-Cole. 1995). El conjunto de estos apoyos “instrumentales” potencializan y permiten un apoyo más emocional de los enfermos y de sus allegados. las emociones y los comportamientos (Newell et al. “una red de recuperación” necesaria para cada enfermo comprometido en un esfuerzo que a menudo es difícil de mantener durante un largo periodo. la pérdida del rol profesional acarrea una pérdida financiera y genera una angustia que a menudo es agravada por la dificultad de compensar el lucro cesante. El apoyo emocional que acompaña a la información y la educación constituye. de educación y de apoyo. se requiere una ayuda familiar de tipo «enfermera/o» con el fin de evitar durante el mayor tiempo posible una hospitalización por razones psicosociales. una empatía. más o menos directivas. Este apoyo emocional es la clave fundamental imprescindible para el establecimiento de una relación terapéutica basada en la confianza mutua entre el personal que dispensa los cuidados y los pacientes oncológicos y sus allegados. 37 . cristalizan a las familias nucleares en una pobreza de redes poco proclives para dispensar ayudas sin intervención financiera. Además de la ayuda financiera (pública o privada) que es necesaria en estos casos. Además de este apoyo emocional.

podemos citar : los trastornos agudos o crónicos de la adaptación (Razavi & Stiefel 1994). los trastornos psicóticos y las dependencias de diversos tipos (medicamentosas. el mantenimiento o la restauración de la calidad de vida anterior a la afección. Entre las complicaciones más frecuentemente observadas. Shell 2002). cuyo número se eleva a más de cien. …). en las diferentes fases de la evolución de la afección cancerosa. Esto es tanto más complejo por cuanto las enfermedades cancerosas. difieren tanto por sus síntomas como por sus tratamientos y evoluciones. A menudo. 38 . y ello. Por otra parte. situaciones excepcionales requieren medidas y procedimientos excepcionales de mantenimiento del confort y de rehabilitación. los estados depresivos (Massie et al. Actualmente. En resumen. la utilización conjunta de tratamientos psicoterapéuticos y psicofarmacoterapéuticos. estas intervenciones parecen ser imprescindibles con el fin de mantener y de promover la calidad de vida de los enfermos. es recomendable un tipo de enfoque específico para cada fase de la enfermedad. la anorexia (Brown 2002. Davis& Walsh 2000). La realidad biomédica a menudo implica la intervención de un equipo multidisciplinario y por ende. Estas diferencias implican modos y contenidos muy variados en las intervenciones propuestas. las náuseas y vómitos anticipatorios (Lichter 1996. Además. la fatiga (Stone 2002). los trastornos cognitivos (Meyers 1999) y el dolor (Cherny & Foley 1994). ciertas disfunciones sexuales (Ofman & Auchincloss 1992. 2002). complicaciones directas e indirectas del cáncer y de sus tratamientos. Stark et al. la adaptación a los estreses de la enfermedad y de los tratamientos y por otro lado. los dos conceptos en los que se basa el desarrollo de las intervenciones psicosociales en oncología implican por un lado. alcohólicas. El conjunto se complica también por la importante variedad de modos de adaptación de los enfermos y de las diferentes necesidades que ellos expresan. hace falta recordar que el cáncer a veces complica un trastorno psiquiátrico preexistente o precipita trastornos tan variados como los trastornos afectivos unipolares y bipolares. 1994). Inui 2002). la asociación de varias técnicas de intervención psicosocial es utilizada en psicología de la salud en general y en oncología en particular. los estados ansiosos (Welch-McCaffrey D 1985. Los tratamientos psicológicos pueden completarse con tratamientos psiquiátricos que son potencialmente útiles para tratar ciertos síntomas.

Tabaquismo en la . Creencias religiosas . CAUSAS EFECTOS . Divorcio . Enfermedad mental . ya sean psicólogos. Drogas psicoactivas . . Detección para familias con antecedentes PRONOSTICO PREVENCION . Ingresos . Depresión . Educación adolescencia. psiquiatras. Eventos Traumáticos . Cuidados a Domicilio . Trabajo . Personalidad . Rehabilitación . Depresión . Grupos Internet 39 . Humor/afecto . asistentes sociales o enfermeros trabajan cotidianamente de esta manera para favorecer la adaptación de los sujetos confrontados al cáncer y para optimizar su calidad de vida. Esquizofrenia . Los agentes psicosociales en oncología. Drogas psicoactivas . Bienestar psicológico . Vida Social .

FACTORES DE RIESGO EFECTOS PREVENCION PRONOSTICO 40 .

C. falta de sueño u otras alteraciones de la vigilancia y de la percepción. La ansiedad y la depresión pivotes de la enfermedad Es un hecho que una experiencia como el cáncer es generadora de ansiedad. las náuseas. etc. El diagnóstico de trastorno de ansiedad en pacientes oncológicos es delicado. Las preocupaciones y temores acompañan todos los tratamientos anticancerosos. Síntomas como irritabilidad. No solo porque es un diagnostico que amenaza la integridad del individuo sino también por razones ligadas a los tratamientos y a su efectos (toxicidad neurológica). porque un mismo síntoma puede deberse tanto al trastorno emocional como al efecto directo de la enfermedad o a su tratamiento o. Quien la padece puede experimentarla tanto física como psíquicamente y asociada a importantes manifestaciones somáticas” Debemos sin embargo distinguir la ansiedad como síntoma y la ansiedad patológica. Todo cáncer origina estados de ansiedad experimentados como miedos. 2003). Según Meseguer. mal humor. ya sean específicos o difusos. atemorizado o excesivamente preocupado por temas concretos o incluso indefinidos. C. pueden ser manifestaciones subclínicas de un estado ansioso. a la pérdida de la vida o de la salud y a perdidas tanto subjetivas como relacionales. por muchas razones. así como por la incertidumbre que ocasiona tal diagnostico a lo largo de la enfermedad e incluso después de ella. siempre existe el temor y la fantasía de no volver a recuperar la energía que se tenía antes de la enfermedad. nervioso. la segunda es más bien una ansiedad que necesita ser tratada por ser incontrolable. los vómitos. (2003): “La ansiedad puede definirse como la manifestación de un estado emocional en el que el individuo se siente y se describe como inquieto. Las manifestaciones motoras y autonómicas de la ansiedad son las más proclives a este solapamiento (Meseguer. a la interacción entre ambos. La primera es una lógica consecuencia de lo dicho precedentemente. duradera y con consecuencias negativas para el tratamiento ya que el cáncer en muchos enfermos genera miedo y aprehensión. tenso. 41 . incluso. ya sea por la pérdida de la vitalidad debido a las deficiencias del estado nutricional.

Kirsh et al. lo cual requerirá una intervención psicológica (Meseguer. debido al incremento de la actividad del sistema nervioso autónomo. Lamentablemente. diagnosticar un trastorno adaptativo en un paciente oncológico es un ejercicio diagnóstico extremadamente difícil. como afirma Ronson (2006). motora. Los especialistas consideran que el traumatismo de la enfermedad letal conduce inexorablemente a un estado de desestabilización psíquica. conduciendo a descompensar a una persona de altos rasgos. El fenómeno ansioso posee una triple dimensionalidad: fisiológica. 2004. 2003). (1990) encontraron que las mujeres con cáncer de mama y que presentaban niveles de ansiedad elevados antes de una mastectomía. Estas tres dimensiones fluctúan de manera diferente y por ello es necesario saber reconocer cuál de ellas es la más preponderante en un momento dado (Meseguer. luego de ésta. 2004). 1983. C. Todo ello con el fin de no hacer sufrir inútilmente al enfermo. desde un punto de vista conceptual parece interesante decir. Sin embargo. en un estudio. Sin embargo. 2003). C. dado el trasfondo somático. exacerba los rasgos de personalidad característicos del individuo. El cáncer. (Derogatis et al. Akechi et al. siempre es pertinente optar por una vía intermedia que consiste en ofrecer al enfermo una ayuda farmacológica y/o psicológica si los indicios hacen pensar en una dificultad mayor para adaptarse a los cambios derivados de la nueva situación de enfermedad. Followfield et al. Prevalencia de la ansiedad y de la depresión en los pacientes con cáncer ANSIEDAD: Entre el 16 y el 42% de pacientes oncológicos experimenta dificultades mayores para adaptarse a las angustias de la enfermedad. ya que acarrea pensamientos e imágenes mentales asociados al miedo. que los problemas relacionados con la adaptación psicológica de la enfermedad 42 . debido a la inestabilidad motriz que genera y cognitiva. tenían mayor riesgo de experimentar ansiedad patológica. como toda situación extrema. Así por ejemplo.

afirma que “los datos actuales no permiten formular una teoría general unificada. DEPRESION: Dérogatis et al.A. endocrinológicos e inmunológicos”. neurofisiológicos. De esta manera. La frecuencia de los trastornos psiquiátricos en pacientes oncológicos también debe ser tomada en cuenta. 2002). En los Estados Unidos de Norteamérica la prevalencia anual es del 6 % y en el transcurso de una vida. el uso conjunto de técnicas de investigación endocrinas. La depresión es una de las principales causas de incapacidad en el mundo. Es posible que las personas diagnosticadas inicialmente con un trastorno depresivo sean adicionalmente diagnosticadas con un trastorno ansioso. Esta comorbilidad hace que los síntomas de la enfermedad sean más difíciles de controlar y que estas personas necesiten cuidados especializados más importantes. uno de cada cinco pacientes con diagnóstico reciente presenta trastornos depresivos. el estrés y la reactividad del eje HPA). de visualización computarizada. consideran que la prevalencia de trastornos depresivos es bastante elevada en los pacientes oncológicos. Asimismo. podrá ser una vía prometedora en la elaboración de hipótesis explicativas de las complejas interrelaciones que existen entre los factores psicológicos. basada en el concepto de carga alostática pero. tomado de Mc Ewen. Ansiedad y depresión van generalmente asociadas con el abuso de drogas y los trastornos del control pulsional. en el futuro. menos eficaces que cuando se trata de una sola enfermedad (Grady-Weliky. BS (1998) y aplicado al campo de la cancerología. esta prevalencia puede llegar a alcanzar el 16 %.cancerosa plantean el problema de las correlaciones neuroendocrinas y fisiológicas existentes (cfr. P. Salvo las dificultades de adaptación que acabamos de mencionar. 2006). siendo los resultados de estas intervenciones. (1983) y Maguire. la prevalencia de los trastornos psiquiátricos bordea el 40% del conjunto de patologías comprendidas. de estrategias de estimulación conductual o química. Ronson postula la existencia de efectos nocivos sobre la salud debidos a la excesiva y deficiente (o desordenada) activación de los sistemas neuroendocrinos de respuesta al estrés (Ronson. Al referirse al concepto de carga alostática. 43 .(1997). así como el estudio del impacto de diversos enfoques farmacológicos. T.

R. Esto se ve en los casos de cáncer de mama. cansancio. etc. existen ciertas drogas anticancerosas que pueden generar síntomas parecidos a la depresión. los síntomas son más agudos. vómitos. sobre todo drogas que tienen un alto efecto citotóxico. Otro fenómeno señalado por Massie. (2009) demostraron que en un grupo de 8265 pacientes ambulatorios existía una alta incidencia de síntomas 44 . K. Por otro lado. 1983) Los trastornos de personalidad y los trastornos ansiosos preceden al diagnóstico de la enfermedad y complican también los tratamientos oncológicos.Morrow. Otros estudios como el de Brinzenhofe-Szoc. .R. Así.). en un grupo de 215 pacientes con cáncer se encontró que el 47 % tenía trastornos psiquiátricos de algún tipo. Según Seedat et al. fatiga. es decir. de páncreas y de pulmón y en muchos otros en los cuales se asocia una sintomatología depresiva mayor y un crecimiento tumoral. etc. T. Li. Un análisis de la literatura realizado por Massie. G. La prevalencia de los trastornos depresivos en pacientes con cáncer varía de manera significativa entre el 3% y el 52 %. y Fetting . Por ejemplo.. L. (2011) y que detallaremos más adelante es que la depresión puede ser consecuencia del crecimiento tumoral. según el tipo de estudio y características de la enfermedad (estadio.J. Es también el caso de ciertos tratamientos terapéuticos hormonales. Cuando la depresión se manifiesta en una persona enferma. La prevalencia de la depresión en pacientes con cáncer es elevada.). et al. de testículo. (Derogatis. el 7% un trastorno de la personalidad y el 4% un trastorno ansioso preexistente. la presencia de citoquinas generan una reacción depresiva. el 13 % una depresión mayor.M. De estos pacientes. el 68 % presentaba trastornos adaptativos sobre todo con humor ansioso y depresivo. Y. (2009) las mujeres contraen depresión con una frecuencia que es casi el doble de la que se observa en los varones. M. que formaría parte del síndrome para-neoplásico en el cual. por ejemplo. Levin. (2011) deja ver lo difícil que es medir la depresión en pacientes con cáncer. el 8% presentaba un trastorno orgánico cerebral. tipo de cáncer. et al. es frecuente que la gravedad de los síntomas cancerosos se asocie a un alto riesgo de comorbilidad depresiva (presencia de dolores. J. así como la incapacidad que conllevan estos síntomas. al mismo tiempo que aparecen dificultades de tratamiento.

los estudios de Sneed et al. La búsqueda de un sentido a la enfermedad. Sin embargo este estudio. La pérdida de control sobre su propia existencia. El aislamiento que provoca la enfermedad. existen varias razones que pueden justificar tal morbilidad: 1.ansioso depresivos sobre todo en ciertos tipos de cáncer como el cáncer de estómago (20%). Contrariamente a los estudios antes mencionados. Según Parle et al. 7. De Florio y Massie (1995) demostraron que las mujeres con cáncer tienen una mayor prevalencia de trastorno depresivo que los varones. Kathol et al. La importancia de los cuidados médicos. Fife et al. 3. Analicemos brevemente estos factores. Estigmas con relación a la enfermedad. 1) Existe un discurso en torno al cáncer que alimenta el miedo y el temor a los sufrimientos relacionados con el tratamiento. La incertidumbre frente al futuro. 2. páncreas (17 %) . Este sentimiento es aún más exacerbado cuando el paciente ha sufrido anteriormente experiencias negativas con familiares o conocidos. (1992).cuello (15 %). 4. Pero lo que es 45 . no pudo corroborarse utilizando los criterios diagnósticos del DSM III relativos a la enfermedad. tanto desde un punto de vista vital como existencial. que se realizó con un criterio de diagnóstico psiquiátrico específico para la depresión. La vergüenza de tener que hablar de su diagnóstico. 5. no lograron encontrar diferencias significativas entre varones y mujeres en relación con la depresión. (1990) realizaron también un estudio con 808 pacientes y encontraron que las mujeres son más depresivas que los varones. pulmón (14%). cabeza. 6. (1994). (1996).

cuando no hay un posible tratamiento preventivo. El sufrimiento o el riesgo de muerte de un familiar reaviva los propios sentimientos frente a una eventualidad semejante. en lugar de dejarse arrastrar por la pena y la tristeza. más dramático para el paciente es que su enfermedad viene a interrumpir y a cuestionar sus concepciones y sus proyectos futuros. 4) A veces los pacientes perciben su enfermedad como sucia y vergonzosa (por ejemplo el cáncer al cuello uterino) ya que la asocian a comportamientos socialmente reprehensibles. con la finalidad de ayudar a sus familiares que parecen tener muchas más dificultades que ellos mismos. 3) Un paciente se adaptará mejor a su enfermedad si cree que puede hacer algo por su curación (por ejemplo. Tanto los pacientes como los familiares tienden a proyectar sus ideas y creencias en relación al cáncer. a quienes a veces les perturba ver sufrir a uno de sus miembros. pierde peso y hace más ejercicio). Sin embargo. P. 1997). 2) Toda persona busca darle un sentido a su enfermedad ya que ello le ayuda a ajustarse mejor o a adaptarse a los síntomas. B. Más vale tener una actitud combativa frente a la enfermedad y adoptar conductas sanas. Entre esas creencias está el hecho de atribuir su enfermedad a un rasgo particular de personalidad o a experiencias pasadas. la persona tendrá más tendencia a adoptar una actitud fatalista o a sentirse abandonada o deprimida (Maguire. lo que crea un vacío entre el enfermo y su entorno (Maguire. 2010). Esto puede 46 . como hacer una dieta alimentaria. 6) El cáncer puede hacer que el paciente se aísle y pierda contacto con sus familiares. ejercicios y relajación. el paciente cardiaco que ya dejó de fumar. lo que en realidad es un sinsentido. El cáncer constituye un punto de quiebre en la continuidad existencial del paciente. Se trata frecuentemente de tentativas para mantener el control sobre su propia existencia. P. 1997). El hecho de tener una actitud de alejamiento o de secreto está frecuentemente asociado a una frágil adaptación a la enfermedad. Como si de pronto se produjera una ruptura del impulso vital de su existencia (Doyen. permite que la persona tenga una actitud más positiva frente al tratamiento. A veces los pacientes no se permiten “estar mal”. 5) Tener la posibilidad de ventilar libremente sus angustias y miedos frente a la enfermedad o a la muerte.

difícil de diagnosticar. la ansiedad posee componentes psíquicos y fisiológicos. sobre todo cuando se añade a un contexto de enfermedad grave. El entorno médico puede tener una actitud huidiza frente al sufrimiento físico de los pacientes. lo que hace creer a los enfermos que sus quejas físicas no son bien recibidas. provocar ansiedad en la persona. La ansiedad crónica o aguda debe ser detectada y tratada desde sus primeras manifestaciones en el paciente oncológico. al inicio del tratamiento o al final de éste. hasta la incapacidad de tomar decisiones por temor a que éstas sean inadecuadas o irrelevantes. mayor será el riesgo de desarrollar un sentimiento de incomprensión. Esto puede ir acompañado de irritabilidad. etc. vómitos. Una reacción ansiosa aguda puede presentarse en las diferentes fases de la enfermedad como por ejemplo: en el diagnóstico. incluso de repliegue o hasta un trastorno depresivo mayor. La ansiedad es un síntoma penoso que debe diferenciarse del miedo. trastornos extremos de la memoria y de la capacidad de concentración (Dolbeault et al.). Los componentes psíquicos de la ansiedad pueden ser diversos y van desde la expresión exagerada de los temores en relación al futuro y la verbalización excesiva del miedo con respecto a los tratamientos. Un nivel elevado de ansiedad es comprensible en pacientes oncológicos. Una ansiedad masiva puede sumergir a un individuo en un estado confuso o en la imposibilidad de asumir las tareas de la vida cotidiana. De ahí la importancia de un despistaje de dichos problemas. las recaídas o el inicio de los cuidados paliativos. 2007). sobre todo. lo que puede realizarse gracias a una evaluación sencilla de las ideas y creencias del paciente Diagnóstico de los trastornos ansiosos: La ansiedad es un síntoma difuso. En la medida en que los pacientes se vean más confrontados a este tipo de problema. Es una emoción que paraliza a la persona obnubilada con pensamientos intrusivos relativos a la muerte o por el sufrimiento en relación con la enfermedad. 47 . Por lo general. si es testigo de sufrimientos o de síntomas desagradables del paciente (como dolores. teniendo en cuenta el estado de angustia asociado al diagnóstico de la enfermedad. así también como ante la presencia de metástasis. distraimiento.

Estos síntomas variados y difíciles de delimitar dentro de la sintomatología general pueden asociarse a manifestaciones depresivas y deben ser tratados para ayudar al paciente a mejor asumir los aspectos colaterales relacionados con los tratamientos de la enfermedad. taquicardia. nauseas. que forma parte del sistema de defensas psicológicas de la persona. mayores serán los niveles de ansiedad. no se puede eliminar del todo. El tratamiento deberá estar orientado a mantener en el paciente unos niveles de ansiedad que le permitan tener cierto control de sus propias acciones y aptitudes cognitivas y. agitación motora. vértigo). despertar ansioso). opresión. cólicos) y trastornos neurovegetativos como sudores y sequedad bucal (Dolbeault et al. 2007. También debemos tomar en cuenta las manifestaciones realmente somáticas tales como problemas respiratorios (sensación de angustia. ser capaz de tomar decisiones aceptables. 1994. La ansiedad. El dolor rebelde al tratamiento puede ser también una fuente nada despreciable de ansiedad para el paciente. A esto se suman los elementos psicofisiológicos concomitantes de la ansiedad. el estado de alerta. polípnea). etc. las crisis de llanto. trastornos digestivos (espasmos. los trastornos del sueño (retraso al dormir /insomnio. trastornos cardiovasculares (palpitaciones. la agitación. la agresividad verbal. temblores. Barraclough. cabe señalar que ciertos tratamientos y medicaciones contra el cáncer se asocian a un nivel de ansiedad significativo. dolores torácicos atípicos). Existe una correlación positiva entre el dolor y las manifestaciones ansiosas: mientras más significativo sea el dolor. trastornos neuromusculares (calambres. Asimismo. tales como la hipervigilancia. los problemas de concentración. Levin y Alici. 2010). El cuadro que figura a continuación muestra algunas de estas interacciones 48 .

síntomas físicos apariencia física Incertidumbre Factores individuales. Efectos (negativos) pérdida de control. La depresión siguiendo a Clarke. La primera forma es la anhedonia o incapacidad de sentir placer. Experiencias pasadas Personalidades Estrategias adaptativas Estilo relacional Apoyo social Sentimiento de desamparo Continuum del sentimiento de moderado Trastorno desamparo depresivo ansioso Trouble adaptatif Adaptación psicológica. desmoralización y depresión en pacientes con cáncer Como venimos diciéndolo. recidivas. tumoral Fase paliativa. Psicosociales. (2011) se presenta bajo tres formas en los pacientes con cáncer. la depresión es algo muy frecuente en pacientes con cáncer. Edad. valores. Crecimiento Diagnóstico. sentirse deprimido cuando se sabe que uno tiene cáncer parece evidente ya que podemos considerar que nuestros afectos y emociones son el reflejo o la expresión de una herida narcisista que afecta nuestro ser y la vitalidad de nuestro organismo debido a la enfermedad. Estresores Estresores Biológicos. la segunda es la desmoralización y la tercera es la exacerbación de la pena y de la tristeza como reacción al saber que se tiene un cáncer. D. sexo.M. 49 . dependencia. de los tratamientos modificaciones de la Dolor.

aniquilados. 50 . la interleuquina 1 y 6 inducen en el paciente un humor ansioso y un síndrome neurovegetativo y comportamental especifico llamado “sicknessbehaviour” que tiene características muy similares a una depresión grave. Ello conduce a la persona hacia la desesperanza.Greer y Watson (1987) consideran que existen 5 reacciones al saber que se tiene cáncer. al crecimiento tumoral y/o a los tratamientos anticancerosos. Estar desmoralizado significa tener la convicción de que se está vencido. Esta alteración está asociada con el aumento de citoquinas pro inflamatorias que son la respuesta del organismo a la infección. En foque neurobiológico de la depresión en pacientes con cáncer La depresión en los pacientes con cáncer responde también a una causalidad neuroendocrina es decir una hiperactividad del eje hipotalámico pituitario y a una hipersecreción de la hormona corticotrófica.  Las preocupaciones ansiosas  El desamparo y la desesperanza  La tristeza y la negación  El fatalismo  El espíritu combativo La depresión anhedonica se caracterizá por la pérdida de la capacidad para experimentar el placer y el consecuente desinterés por las cosas (Clarke. lo cual cambia nuestra autoimagen y nos lleva a considerarnos incapaces. La desmoralización se caracteriza por sentimientos de desamparo y desesperanza así como por cierta disminución de la capacidad de sentir placer. el factor de crecimiento tumoral TNF alfa. 2011). Estar desmoralizado significa también encontrarse en la incapacidad de poder adaptarse. es decir ajustarse a la situación de enfermo. La tristeza se caracteriza por el sentimiento de pérdida que se dan en forma de ciclos de intensa tristeza por aquello que se ha perdido. 2011). Las citoquinas pro inflamatorias. el desamparo y la depresión (Clarke.

J. Kelley. También es posible que algunos pacientes crean que el suicidio es una forma de controlar su propia existencia y una solución a sus dificultades existenciales. Sin embargo. Vallieres.W. sólo algunos pacientes toman medidas serias para poner fin a su vida y se encaminan hacia un suicidio médicamente asistido. es plausible que muchos casos de suicidio permanezcan sin diagnosticar ya que se trata de suicidios causados por una sobredosis de sedantes o analgésicos. surgen menos ideas suicidas en los pacientes. R.R.. et al.M. S. Pero en la práctica son pocos los pacientes oncológicos que comenten un suicidio.A.Kent. 51 . muchos pacientes admiten tener ideas suicidas.. 1989). 5 y 2 veces más frecuente en personas con cáncer que en la población en general. El suicidio y las ideas suicidas como complicación de un estado depresivo en pacientes con cáncer A algunas personas adultas y sanas no parece impactarles que alguien que tiene cáncer piense en el suicidio. etc. a pesar de estas razones. Breibart. el suicidio es entre 1. Banks. es algo comprensible. (1989) estima que mientras más avanza la enfermedad. W. y Dantzer. Lacroix. Se tiene también una mejor comprensión de las alteraciones inmuno-inflamatorias y del rol que juegan los neurotransmisores implicados en la respuesta global del organismo a la presencia de tumores o células cancerosas (serotonina y dopamina) ya sea por vía neuronal o neuro-humoral lo cual demuestra que frente a la enfermedad cancerosa la respuesta del organismo es tanto somática como psíquica. pero también a los cuidados paliativos que se han vuelto más eficaces y los pacientes ya no sufren de dolores ni reciben los tratamientos agresivos que se empleaban en el pasado. la pérdida de energía. (1992). et al. (Razavi. Plotkin. lo cual evita que las familias de estos pacientes se sientan estigmatizadas por las decisiones finales tomadas por el paciente (Breitbart. K. Sin embargo. (2000). Esto se debe probablemente a los síntomas característicos de la enfermedad tales como la fatiga. Pero debemos reconocer que pensar en el suicidio cuando los síntomas de la enfermedad se vuelven insoportables o cuando nos consideramos un peso o una carga para nuestras familias y allegados. A. Bulthe. (1996) y Rivest. S. S. Desde un punto de vista epidemiológico. y Kastin. R.. 2008). En cambio. L. S..

Loge y Haldorsen en Noruega (2004) parecería ser que los hombres con cáncer de pulmón tienen un riesgo aún más elevado. Otra razón puede ser la presencia de las mismas causas de suicidio que existen en la población en general: depresión. 2004) Según Chochinov et al. Según un estudio de Hem. Otros estudios han mostrado que el riesgo de suicidio puede ser más importante en pacientes que no aceptan su situación de dependencia frente a la enfermedad (Farberow et al.  El desamparo (llamada también defensión) es otro factor de riesgo en el suicidio y puede ser el único indicador mayor de la existencia de ideas suicidas y de un riesgo de paso al acto suicida en pacientes en fase terminal (Chochinov et al. la desesperanza es siempre un indicador de riesgo de cometer un acto suicida. 52 .  La comorbilidad asociada a la depresión. 1998). Aquí el suicidio sería una forma última de control sobre su propia existencia. 1963). problemas de alcohol o carencias afectivas tales como el aislamiento social. la precariedad afectiva. Los hombres tienen dos veces más posibilidades de cometer un suicidio que las mujeres. en los cánceres avanzados cerca del 58% de pacientes desea morir para terminar con su sufrimiento y muestra signos mayores de depresión. En los pacientes en tratamiento u hospitalizados. la falta de apoyo social. tentativas de suicidio. etc.. antecedentes psiquiátricos. La elevada tasa de suicidios en cancerología podría explicarse también por el pavor que causa el diagnóstico de la enfermedad y el miedo al sufrimiento relacionado con los síntomas. El 25% de pacientes presentaría signos severos de depresión y el 6% de ellos manifestaría un trastorno depresivo mayor (Massie. Sin embargo. La depresión es particularmente elevada en la población de personas con cáncer. (Hudson et al. Amakawa y Breitbart (2010) señalan los siguientes:  La edad (entre los 60 y 70 años) parece ser un factor influyente en el acto suicida. (1995). En la población de pacientes oncológicos la depresión y el suicidio están estrechamente correlacionados en cerca del 50% de los casos. también existen otros factores entre los que Pessin. 2006).

encontraron una prevalencia de la depresión y de la ansiedad del 33 % al momento del diagnóstico. el estatus socioeconómico. En los canceres ginecológicos (cuello de útero. 2011). del 15 % después de un año y del 45 % en casos de recurrencia de la enfermedad cancerosa. El malestar emocional o “distrés”. se sabe que existen factores de riesgo de depresión en pacientes cancerosos que son: la edad (más frecuente en pacientes jóvenes). asociado al pronóstico de cáncer. después de la intervención quirúrgica. et al. 53 . etc. (2005).  El dolor incontrolado y los síntomas físicos dolorosos son los factores que aumentan el riesgo de suicidio de manera crítica. La prevalencia de la depresión en pacientes con cáncer de mama varía según los estudios y puede llegar a ser de 4. (2005) señalan que los dolores severos y la progresión en la pérdida de autonomía en la vida cotidiana constituyen dos factores pronósticos importantes del deseo. La depresión según el tipo de cáncer El cáncer de mama es el tipo de cáncer más estudiado en relación a sus consecuencias psicológicas (Massie et al. (2009) en 3321 pacientes mostró una prevalencia de 13. Al inicio de la enfermedad. S. Mystakidou et al. Burgess et al. Esta prevalencia del 22 % persistía luego de 2 años. en un estudio con 222 pacientes. el estadio de progreso de la enfermedad al momento del diagnóstico. Morris et al.7 % de depresión en mujeres con un cáncer diagnosticado entre 12 y 16 semanas después de una intervención quirúrgica. la presencia de síntomas físicos y el aumento de los niveles de ansiedad y de depresión (Arden-Close et al.5 % a 37 %. Por otro lado y como lo veremos luego. (1977) encontraron una prevalencia del 22 % de depresión en mujeres a quienes les habían practicado una mastectomía. ovarios) también existe una relación entre la edad (ser joven). su fragilidad y sus dolores incontrolados son también las razones más frecuentes para solicitar un suicidio asistido. comparada con tan solo el 8 % en mujeres con tumores benignos. reconocido por parte del paciente. también suele ser un factor causal de depresión. el grupo étnico. (2008). de querer poner fin a su vida. Un estudio realizado en Dinamarca por Christiansen. La vulnerabilidad de los pacientes.

etc. H. la cual a menudo no es diagnosticada y ni siquiera tratada. et al. ya que es gracias al modelo cultural de referencia que se interpretan los síntomas. (1998) señalan haber encontrado. los eventos traumáticos de la vida. Éste tiene. Hopwood y Stephens (2000) estudiaron a 987 pacientes con cáncer de pulmón y encontraron que la depresión era frecuente y persistente sobre todo en pacientes con síntomas funcionales y limitaciones causadas por la enfermedad. (1996) y Breitbart. el haber sido víctima de abusos. W. En otras palabras. El contexto cultural en la depresión de los pacientes con cáncer La depresión es un trastorno multicausal que se encuentra influenciado por muchos factores entre los cuales podemos citar: el género. entre personas de diferentes estatus socioeconómicos y entre personas con diferentes niveles de educación. económicos y culturales son considerados como reguladores de la depresión ya que juegan un rol en el reconocimiento de los síntomas y en la prevención de la enfermedad. la depresión es un factor pronostico negativo en pacientes con cáncer y sobre todo un factor que disminuye la supervivencia del paciente. un rol preponderante en la prevalencia del trastorno depresivo. en un grupo de 129 pacientes antes y después del diagnóstico. También debemos señalar que la depresión es muy frecuente en pacientes con cáncer en un estadio avanzado. (2011). el entorno social. Montazeri et al. etc. la familia. En el cáncer de pulmón también se han encontrado niveles elevados de ansiedad y depresión. por ende. la enfermedad se expresa en el contexto cultural. La depresión disminuye la calidad de vida del paciente y genera la necesidad de más cuidados hospitalarios ya que es el resultado de una inadecuada adaptación psicológica y de la desmoralización creciente del paciente aquejado con esta enfermedad. Existen por ejemplo diferencias significativas entre poblaciones urbanas y rurales. la genética. como lo señala Messie et al. Sin embargo. 54 . Los factores sociales. La depresión es más frecuente en casos de cáncer de pulmón de células pequeñas. un 10 % de pacientes con ansiedad severa y un 12 % con síntomas depresivos. que en otros tipos de cáncer de pulmón. (1995) se considera lógico que el paciente con un cáncer incurable esté triste y deprimido. Como lo afirman Minagawa. etc.

ya que permite que la persona tenga conocimiento de comportamientos de salud y se informe sobre prácticas sanitarias saludables. L. 55 . es difícil determinar quienes son inmigrantes ¿solo las personas de la primera generación o también los de la segunda o de la tercera generación. y Papay. M. et al. el acceso a servicios de salud. et al. (1996). (2006). y Kaplan.B. la discriminación social. En los países en desarrollo. suelen codificar la manera en que una persona expresa su tristeza. ¿padres e hijos? El estatus socio económico. G (2000) existe una relación causal entre estatus socio económico y estado de salud. etc. Estos elementos son de una importancia capital cuando tratamos de detectar trastornos emocionales en pacientes con cáncer (Karaz. Franzini. es decir. (2011). Sentimientos y emociones así como códigos y usanzas sociales. J. (2005) citado por Johansen et al. por ejemplo. Es comprensible que los estudios inter y transculturales presenten limitaciones metodológicas y conceptuales ya que. parecen ser factores íntimamente relacionados con la aparición de un trastorno depresivo. siendo éste un factor causal importante tal como lo afirman Mallinson. J. su pena o sus temores. Las peculiaridades étnicas también suelen ser factores importantes en la expresión de los síntomas depresivos. Estudios realizados en Bélgica y Holanda señalan niveles más elevados de depresión y de ansiedad en personas inmigrantes de origen turco comparadas con personas no inmigrantes belgas o holandesas Ohayon. (2004). A. S. Estas variables parecen tener un efecto directo sobre la incidencia y la prevalencia de la enfermedad (Ustun. Ayusos-Mateos. desagüe. M. El nivel de educación es otro factor relacionado con la disminución de las enfermedades. (2007). T.L. el estado de salud se halla íntimamente asociado con el acceso a los servicios de agua potable. electricidad que disminuyen grandemente la existencia de enfermedades endémicas y parasitarias. Como lo afirma Lynch. et al. (2007) y Erbil. el estar expuesto a factores de estrés. (2001). J. Las desigualdades sociales son también otro factor que puede tener una relación de causa- efecto en relación con el estado de salud. y Fernandez-Esquer. alcantarillado. P.M.E.

son factores reconocidos y que aumentan la prevalencia de ciertos tipos de cáncer.al. B. Esto también tiene un impacto negativo sobre la supervivencia. sobre el pronóstico de la enfermedad. En lo que se refiere a la depresión. Por ende.(2009). Dalton et al. etc. Carlson. La depresión esta también relacionada con una menor adaptación al tratamiento. se comprobó que la incidencia del cáncer aumentaba en personas de bajo nivel educativo y de bajos ingresos confirmándose así. colon y del melanoma maligno. Para Dalton et al. D. éste dato no seria más que “la punta del iceberg” ya que solo se pudieron estudiar de manera prospectiva los casos de depresión mayor que requerían una hospitalización. aun en los países desarrollados. influencian la aparición y el pronóstico de ciertos tipos de cáncer. tal y como lo señalan Fan. El alcohol. 2011) Pero debemos tomar con precaución estos datos. el tabaco. 56 . Las desigualdades sociales también tienen un impacto sobre la aparición de trastornos depresivos consecutivos a un diagnóstico de cáncer.J. sobre todo cuando se trata de ciertos canceres como el de cérvix.E.W. L. el riesgo de cáncer está fehacientemente relacionado con el estatus socio económico. pulmón. Existen diferencias culturales en la aparición de la depresión después del cáncer. BC. cabeza-cuello. es decir. (2009) señalan que después del diagnóstico de cáncer. (1995) que es quizás uno de losestudios prospectivos más completos llevados a cabo hasta hoy en relación al cáncer. que las desigualdades sociales. y Bultz. el riesgo de tener una depresión aumenta el primer año de 1 a 3 %. Así por ejemplo Johansen (2012) señala que en un estudio realizado en Dinamarca por Thygesen.R. (Johansen et al.et. ya que existen otros factores de riesgo aparte del estatus socio-económico. mama. estómago y en menor medida cuando se trata de canceres de próstata. L. (2009) Este estudio concluía considerando que existe una relación entre grupo étnico y depresión y que esta última puede estar influenciada por factores estructurales como el idioma y el acceso a servicios de salud. Un estudio realizado en Canadá sobre el malestar emocional de pacientes con cáncer (provenientes de países de origen anglosajón o de habla inglesa y de otros pacientes originarias de otros países y que no tenían como lengua materna el inglés) demostró que éstos últimos experimentaban mayor malestar emocional (distrés) Thomas.(2008) y también Kissane.D.

. Este anhelo también puede estar relacionado con el hecho de que algunos enfermos.. 2010).. 2010). Estas quejas o culpas. los pacientes expresan el deseo de tener este tipo de ayudas especializadas (Mitchell. se pueden evitar sentimientos de impotencia. Drewy-Fawcett 2002). lo cual lo ayuda a mantener sus intereses afectivos. descompensaciones de tipo psicótico. FI. Como bien se sabe. pueden empujar al paciente a recurrir a tratamientos físicos o psicológicos pseudo-curativos (irracionales y folclóricos) y no a una verdadera ayuda psicosocial que resuelva los problemas relacionados con la enfermedad (Holland. 1988. los miembros del equipo méd ico — el l o para hacer frente de la mejor manera posible al acontecimiento “cáncer”. 2010). en casos extremos.. a menudo irracionales. familiares. 57 . sociales. abandono. otros pacientes utilizan la racionalización y la intelectualización paran poder controlar mejor la situación que viven (Burgess et al. La información permite que el enfermo evalúe mejor la situación y que reaccione con más facilidad (Goldman 1988. De esta forma. 1989a). Fawzy. desamparo y temores irracionales o. En general. 1996). al temor de la muerte y al estrés asociado a la enfermedad (Holland et al. su familia y allegados. profesionales y de salud. de educación. con o sin razón. Todas las intervenciones psicológicas implican estrategias de información. algunos enfermos tienden a reaccionar ante una amenaza (cierta o incierta) negándola o reprimiendo sus afectos y manteniéndolos alejados. La información que se le otorga al paciente disminuye su incertidumbre. Importancia de un enfoque integral: ayudar al paciente a sobrellevar las dificultades en relación a su enfermedad Un enfoque global integrará a todas las personas implicadas con la enfermedad — el paciente. Classen et al. de apoyo emocional y material para el paciente y para su familia (Strada y Sourkes. atribuyen la ocurrencia del cáncer a su conducta o a sus hábitos pasados o a ciertas “experiencias estresantes o traumáticas de sus vidas”.

tiene implicaciones significativas para el futuro y pueden incluir no sólo el diagnóstico y el pronóstico. En este sentido. el apoyo emocional. el cansancio. La educación constituye un complemento de la información transmitida y se justifica particularmente en afecciones caracterizadas por estos síntomas (Roberts et al. psicoanalíticas. 58 .. de los efectos secundarios de los tratamientos. ofrece una gama variada de técnicas psicológicas: comportamentales. La psico-oncología rama de la oncología que se ocupa del soporte psicosocial del paciente oncológico. sino también los tratamientos oncológicos y sus efectos secundarios. 2002. diarreas o estados crónicos. la información y la educación son complementarios y son necesarios para ayudar al paciente en su lucha diaria contra la enfermedad (Williams et al. el cual se basa principalmente en la escucha empática. Todd et al. en la identificación de las necesidades del paciente y en la capacidad de calmar sus ansiedades. 2002). La educación tiende a dar una mayor autonomía al enfermo ya que lo informa de los problemas que deberá afrontar en relación con su enfermedad y su tratamiento. La información que se debe transmitir es compleja. humanistas. La información y la educación que facilitan los médicos y enfermeras son difícilmente disociables del apoyo emocional que se debe proporcionar tanto al paciente como a sus familiares. como la falta de apetito.. existe un continuum y numerosas variantes entre estos procesos adaptativos. 2002). la disnea no permiten que el paciente los afronte y pueden incluso aumentar su angustia debido a una percepción creciente de su impotencia. Se pueden aplicar diferentes técnicas psicoterapéuticas en cancerología. y de las consecuencias familiares y profesionales de la afección cancerosa). Ésta puede permitir un mejor control por parte del enfermo sobre su futuro inmediato (control del dolor.. El hecho de informar al paciente de síntomas de invalidez como náuseas. Los interrogantes relativos al contenido de la información y a la manera de transmitirla son aún numerosos (Drew y Fawcett. Como lo señalan varios autores. 1995). etc.

s e d eb e tener en cuenta el apoyo material necesario para el enfermo y su familia. Al margen del apoyo emocional. se distinguen tanto por sus síntomas como por sus tratamientos y evoluciones. de ayuda psicologíca y de asistentes sociales que visiten al enfermo en su domicilio. (Newell et al. estas intervenciones se consideran imprescindibles para mantener y promover la calidad de vida de los enfermos. 2002) Actualmente. la pérdida temporal del empleo o el hecho de no poder ejercer su profesión conllevan a una pérdida de ingresos y genera ansiedad que a menudo se agrava debido a las dificultades para poder compensar estos ingresos. por lo que se recomienda un enfoque específico para cada fase de la enfermedad. pero el apoyo emocional es básico e imprescindible para el establecimiento de una relación terapéutica basada en la confianza mutua entre el personal que dispensa los cuidados y los pacientes oncológicos y sus allegados (Razavi. servicios ambulatorios de enfermería. las enfermedades cancerosas. 2008). Estas diferencias generan unos tipos muy variados de tratamientos. No sólo se necesita dinero para afrontar una enfermedad como el cancer. Nosotros creemos que deberian ser los sistemas de salud y de la seguridad social los que procurasen estos servicios paralelos al tratamiento hospitalario. educación y apoyo con una combinación inteligente de técnicas de intervención psicosocial lo cual resulta a menudo más provechoso que la sola información o educación del paciente. Finalmente. también se necesita la ayuda de personas para mantener la autonomía del paciente. En efecto. Mediante el uso de diversas técnicas de apoyo psicosocial se tratará de influir en la cognición (la racionalidad) y en las emociones y comportamientos del paciente afín de obtener su colaboración y ayuda en relación a los tratamientos anticancerosos. es decir.. Para ayudar al paciente en la lucha contra su enfermedad (Cohen-Cole. 59 . La manera que tienen los enfermos de adaptarse y sus distintas necesidades son aspectos que también deben ser tomados en cuenta. que son más de un centenar. 1991). Solo se podrán alcanzar estos objetivos de información.

2002. 1992. estados depresivos (Massie et al. Shell. psicofarmacológico potencialmente útil cuando se trata de complicaciones del cáncer y de sus tratamientos durante las distintas fases de la enfermedad. es decir. Ansiedades. 1999) dolores (Cherny y Foley. fatiga (Stone. Entre las complicaciones que aparecen con mayor frecuencia caben mencionar las siguientes: trastornos agudos o crónicos de adaptación (Razavi y Stiefel. por ende. trastornos cognitivos (Meyers. falta de apetito (Brown. 60 . pueden por ejemplo generar síntomas de un síndrome de estrés postraumático. Lichter. el uso conjunto de tratamientos psicoterapéuticos y psico farmacoterapéuticos. Welch-McCaffrey. inquietudes y temores ante los tratamientos o después de estos. 1985). náuseas y vómitos anticipatorios (Davis y Walsh. 1994). 1994).. La realidad de estos problemas suele implicar la intervención de un equipo multidisciplinario y. 1996). 1994). 2000. Señalemos igualmente que los tratamientos psicológicos deben completarse con un seguimiento psiquiátrico. estados ansiosos (Stark et al. determinadas disfunciones sexuales (Ofman y Auchincloss. 2002). 2002). 2002. Inui. 2002)..

CAPITULO II

ASPECTOS EPIDEMIOLÓGICOS DEL CÁNCER

61

62

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S) estima que salvo cambios mayores en las conductas
de salud o gracias a progresos fulgurantes de la medicina, el cáncer será responsable de la muerte de 84
millones de personas entre los años 2005 y 2015.
Los cinco mayores factores de riesgo asociados al 30 % de muertes son el tabaquismo, el
consumo elevado de alcohol, un índice de masa corporal elevado (IC), el escaso consumo de frutas y
legumbres, y la falta de ejercicio físico.

En el 2012 se detectaron en el mundo 12 millones de casos y para el año 2030 se estima que esta
cifra será de 22 millones de casos. En 2012 fueron 8.2 millones de personas que murieron en razón de la
enfermedad siendo los más frecuentes el cáncer de pulmón (1.8 millones de casos y el 13 % del conjunto
de canceres) el de mama (1.7 millones de casos y el 11.9 % del total) y el cáncer de colon (1.4 millones de
casos y el 9.7 % del total). La mortalidad más elevada es la de cáncer de pulmón (1.6 millones de muertes
y 19.4 % de todos los decesos por cáncer) seguida del cáncer de hígado (745 mil muertes y 9.1 % ) el
cáncer de estómago (723 mil muertes y 8.8 % ) del cáncer de colon y recto (694 mil muertes y 8 %) el
cáncer de mama (521 mil muertes y 6.4 % ) y el cáncer de esófago (400 mil muertes y 4.9 % )
Se considera también que el 22 % de mortalidad por cáncer es debida al tabaquismo el cual causa el 71 %
de muertes por causa de cáncer de pulmón.
Existen diferencias de género, la tasa de mortalidad por cáncer es de 50 % más elevada en
hombres que en mujeres. 4.6 millones de hombres mueres de cáncer cada ano en el mundo y 3.5 millones
de mujeres.
El cáncer más frecuente en hombres es el cáncer de pulmón (16.7 % de casos y 23.6 % de
muertes) y en las mujeres el cáncer de mama (25.5 % de casos y 14.7% de muertes).
La repartición geográfica del cáncer tiene ciertas particularidades. Más del 60 % de nuevos casos aparecen
en África, Asia y América central y del sur. Estas regiones representan el 70 % de decesos por cáncer en
el mundo. Los países occidentales (América del norte, Europa y Australia) tienen la tasa más alta de
casos de cáncer (morbilidad) pero en términos de mortalidad es la más baja que en las otras partes del
mundo.
Se estiman que los nuevos casos en el Perú son más de 42,000 por año y a 26,000 el número de
decesos (datos 2012, I.A.R.C.). Como lo hemos señalado, más de 15,000 nuevos casos son tratados en el
Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, INEN, en la capital del país, Lima.

63

Existe un incremento progresivo de los casos de cáncer en nuestro país que puede ser explicado
por determinantes como la pobreza, el crecimiento urbano indiscriminado y desorganizado, los cambios
en los hábitos alimenticios, la exposición a agentes cancerígenos, etc.

La Dirección General de Epidemiología del Ministerio de Salud ha publicado un documento
llamado ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DEL CÁNCER EN EL PERÚ 2013 (DOI: portal
informático Ministerio de Salud MINSA datos cáncer) que da los siguientes datos en relación con la
prevalencia del cáncer según los diferentes departamentos del país:
Los departamentos con más alta prevalencia fueron Huánuco, Ayacucho, Huancavelica,
Amazonas, Loreto y Pasco, lo que implica que requieren intervención inmediata; mientras que en
condición de vulnerabilidad se encontraban los departamentos de Piura, Cusco, Tumbes, Apurímac,
Puno y San Martín, es decir que requieren fortalecer su infraestructura en el corto-mediano plazo.
La prevalencia del cáncer en los departamentos de la costa es homogénea observándose que los
cánceres de cérvix, estómago y mama son los más frecuentes.
En las regiones de la sierra coexisten dos perfiles epidemiológicos. En el primero, propio de
departamentos de mejores condiciones socioeconómicas, predomina el cáncer de cérvix, seguido del
cáncer de estómago. En el segundo, propio de departamentos con mayor pobreza como Huancavelica,
Ayacucho y Huánuco, predomina el cáncer de estómago sobre el de cérvix.
En las regiones de la Selva, el cáncer de cérvix constituye el cáncer más frecuente siendo menos
común encontrar el cáncer de estómago dentro de los tres primeros.
La tasa ajustada de mortalidad por cáncer superó el valor nacional medio en 12 departamentos
obteniéndose los valores más altos en departamentos de la sierra y selva como Huánuco (150.0 por 100
000), Amazonas (137.4 por 100,000), Huancavelica (133 por 100 000), Pasco (128.2 por 100 000) y Junín
(125.0 por 100 000).
Existe elevada mortalidad por cáncer de estómago en departamentos de la sierra como Huánuco,
Pasco y Cusco. Los departamentos de la Selva o con parte de selva presentan las más altas tasas
mortalidad por cáncer de hígado (Amazonas, Apurímac y Madre de Dios) y por cáncer de cérvix (Loreto,
Huánuco y Ucayali); mientras que, los departamentos de la costa presentan las más altas tasas de
mortalidad por cáncer de pulmón (Callao, Tumbes y Lima), cáncer de mama (Tumbes, Lima y
Moquegua) y cáncer de próstata (Callao, Tumbes, Tacna y Lambayeque).

64

Los departamentos del país con mayor vulnerabilidad para cáncer fueron Huánuco, Ayacucho,
Huancavelica, Amazonas, Loreto y Pasco lo que implica que requieren intervención inmediata; mientras
que, en condición de vulnerabilidad se encontraban los departamentos de Piura, Cusco, Tumbes,
Apurímac, Puno y San Martín, lo que implica que requieren fortalecerse en el corto-mediano plazo.
Con la implementación del Plan Esperanza y la creación de centros de atención descentralizados
se abren nuevas perspectivas para dar una mejor atención a pacientes de zonas alejadas de la capital.
Pero muchos tipos de cáncer son producto de la pobreza que engendra malas condiciones de
salubridad y falta de hábitos y comportamientos de salud.
Hemos consultado datos epidemiológicos de otros países de la región y hemos observado sus
políticas de salud en relación con el cáncer, con la finalidad de comparar la situación del Perú en el
ámbito sudamericano.

En el cuadro 3 se observan el número de casos y el porcentaje de las neoplasias malignas
diagnosticadas en estos últimos años en ambos géneros estos últimos diez años en el Instituto de
Enfermedades Neoplasicas de Lima donde hemos llevado a cabo nuestro estudio (datos I.N.E.N.)

Cuadro 3: Neoplasias malignas ambos sexos por años
NÚMERO DE CASOS
AÑO PORCENTAJE
DIAGNOSTICADOS
2000 7.749 7,36%
2001 7.798 7,41%
2002 8.232 7,82%
2003 8.199 7,79%
2004 8.806 8,36%
2005 8.740 8,30%
2006 9.622 9,14%
2007 9.551 9,07%
2008 9.703 9,22%
2009 8.755 8,32%
2010 8.846 8,40%
2011 9.210 8,75%
TOTAL 105.211 100%

65

66% 2001 5.461 casos en esta sola institución.10% 2007 5.210 en el año 2011 es decir un aumento de 1.063 9. El número de casos di agn os ti cado s es de 105.211 a lo largo de los doce últimos años del 2000 a l 2011: Como podemos ver.88% 2004 5.442 8.01% 2009 5.255 7.07% El menor número de casos en los años:  2000 con un 7.16% 2006 6.79% No conocemos las razones que explican este aumento relativo que es del 2 al 3 % anual pero el número de casos diagnosticados aumenta con los años pasando de 7.78% 2008 6. el mayor número de casos se presentan en los años:  2008 con un 9.41%  2003 con un 7.621 100% 66 .90% TOTAL 66.14%  2007 con un 9.36%  2001 con un 7.28% 2010 5.23% 2005 5.522 8.104 7.007 9.54% 2002 5.486 8.54% 2011 5.22%  2006 con un 9.852 8.749 a 9.934 8. Cuadro 4: Neoplasias malignas diagnosticadas en mujeres (INEN) NÚMERO DE CASOS AÑO PORCENTAJE DIAGNOSTICADOS 2000 5.86% 2003 5.025 7.237 7.694 8.

233 8.699 9.37% 2010 3.85% 2001 2.54% 2000 con un 7.696 9.48% TOTAL 38.10% 2008 con un 9.590 100% 67 .621 casos en mujeres en estos doce años comprendidos entre el 2000 y el 2011.276 8.57% 2009 3.995 7.66% 2002 con un 7.559 9.58% 2008 3.298 8.16% 2011 3.62% 2004 3.60% 2005 3. El mayor número de casos se da en los años: 2006 con un 9.320 8.18% 2002 2.01% 2011 con un 8.944 7.90% El menor número de casos se da en los años: 2001 con un 7.773 7.152 8. El cáncer en mujeres se detecta más y mejor sobre todo cuando se trata de cánceres ginecológicos o de mama Cuadro 5: Neoplasias malignas diagnosticadas en varones Nº DE CASOS AÑO PORCENTAJE DIAGNOSTICADOS 2000 2.86% En relación a estas cifras comparativas entre hombres y mujeres podemos constatar que el número de casos diagnosticados en mujeres es más importante à medida que pasan los años y que existe un aumento de 830 casos en 2011 en relación al año 2000.645 6.76% 2003 2.22% 2007 3.El cuadro 4 muestra un total de 66.54% 2006 3.

68 .211 pacientes con neoplasias malignas en ambos géneros.18% 2003 con un 7. En resumen.22% El menor número de casos diagnosticados se da en los siguientes años: 2000 con un 6.85% 2001 con un 7.57% 2006 con un 9. pero se detectaron más casos en mujeres (63.590 nuevos casos en los doce años comprendidos entre el 2000 y el 2011. podemos decir que entre los años 2000 y 2011 se diagnosticaron 105.32%) siendo el doble en mujeres con respecto a los casos diagnosticados en varones. Observamos: El mayor número de casos diagnosticados se da en los siguientes años: 2007 con un 9.58% 2008 con un 9. existen 38.Como vemos en el cuadro 5.32% ) que en varones (36.62% El número de casos en hombres progresa pasando del 6 al casi 10 % anual.

69 .

70 . no lo hacen con la misma frecuencia que las mujeres quienes probablemente cuidan más su salud y por lo tanto acuden con mayor facilidad al médico. Estos últimos. En relación a este dato podemos señalar que se trata de una constante que se repite los últimos en los últimos 10 años y también en el 2013 así como en las cifras observadas para enero del 2014. Finalmente. según la creencia popular. sería considerado como una causa de debilidad (cfr. se enferman menos que las mujeres y si esto viene a ocurrir. puede ser que los hombres tengan mayores temores ante la enfermedad y por lo tanto sean reticentes para acudir a un examen médico. por razones socio-culturales. Prevalencia del cáncer en el año 2013: (datos INEN) Cuadro 6: NUMERO DE NUEVOS CASOS POR GÉNERO AÑO 2013 TOTAL MES MASCULINO FEMENINO PARCIAL ENERO 589 1029 1618 FEBRERO 456 890 1346 MARZO 417 874 1291 ABRIL 495 886 1381 MAYO 471 868 1339 JUNIO 381 725 1106 JULIO 386 728 1114 AGOSTO 416 817 1233 SETIEMBRE 477 885 1362 OCTUBRE 482 950 1432 NOVIEMBRE 450 816 1266 DICIEMBRE 374 656 1030 TOTAL 5394 10124 15518 En el cuadro 6 vemos que los pacientes del género femenino atendidos son el 65 % mientras que los varones solo suman un 35%. Los hombres se preocupan menos y tienden e ignorar los síntomas de la enfermedad. ¿Cuáles son los factores que explican que en las mujeres se detecta el cáncer más que en los varones? Una hipótesis sería que los hombres. Ideal del hombre viril).

8% corresponden al sexo femenino y el 38.De todos los casos.64 65 TOTAL EDAD ENERO 78 43 186 247 622 442 1618 FEBRERO 59 37 154 203 530 363 1346 MARZO 62 39 145 187 519 342 1294 ABRIL 70 32 130 203 549 394 1378 MAYO 71 29 148 214 500 377 1339 JUNIO 53 31 123 160 410 329 1106 JULIO 64 27 115 139 462 307 1114 AGOSTO 69 18 138 177 479 352 1233 SETIEMBRE 68 36 159 190 509 400 1362 OCTUBRE 74 25 160 226 551 396 1432 NOVIEMBRE 60 23 143 189 491 360 1266 DICIEMBRE 58 23 109 137 380 323 1030 TOTAL 786 363 1710 2272 6002 4385 15518 Observamos en este cuadro que el mayor número de casos se da en las edades que fluctúan entre los 45 a los 64 años. en donde se presentó el 40. Cuadro 7: NUMERO DE NUEVOS CASOS POR EDADES EN 2013(INEN) GRUPO DE 0 – 14 15-19 20-34 35-44 45. mayor número de casos detectados y por lo tanto mayor es el riesgo de contraer la enfermedad. el incremento se produjo a partir de los 45 años con una mayor frecuencia entre los 60 y 79 años. Estas representan el 38. Finalmente creemos que es necesario investigar las causas para poder determinar cuáles son las razones por las cuales la enfermedad se detecta más en mujeres que en hombres en nuestros países. A mayor edad.8% de los casos 71 . el 61. En el sexo masculino.7 % de las historias clínicas frente al grupo de 0 a 14 años que representa el 5%.2% al sexo masculino. Se observó un incremento de los casos en el sexo femenino a partir de los 30 años de edad presentándose el 59.2% de los casos entre los 40 y 69 años.

Los cánceres más frecuentes son los de cérvix, estómago y mama. En las mujeres los más
frecuentes son los cánceres de cérvix, mama y estómago; mientras que en los hombres los más frecuentes
son los de estómago, próstata y piel.

El cáncer en el sexo femenino se presenta a edades más tempranas predominando entre los 40 y
69 años en comparación con el sexo masculino en el que se presenta a edades más tardías, principalmente
entre los 60 y 79 años.

Cuadro 8: NUMERO DE NUEVOS CASOS TRATADOS SEGÚN LA REGIONES DE
ORIGEN DEL PACIENTE INEN (2013)

REGION NORTE LIMA SELVA CENTRO SUR TOTAL
CALLAO
ENERO 376 843 77 139 180 1615
FEBRERO 288 686 67 134 171 1346
MARZO 283 715 62 95 135 1290
ABRIL 292 748 55 102 181 1378
MAYO 268 747 64 106 152 1337
JUNIO 209 626 51 80 138 1104
JULIO 216 644 48 85 121 1114
AGOSTO 258 673 66 99 137 1233
SETIEMBRE 278 726 63 115 178 1360

OCTUBRE 282 796 80 117 157 1432
NOVIEMBRE 269 629 68 113 182 1261

DICIEMBRE 175 620 45 70 118 1028

TOTAL 3194 8453 746 1255 1850 15498

Como podemos observar en el cuadro 8 en con relación con la atención por regiones, la región
Lima y Callao concentran el 54.5 % de historias clínicas y el resto de las regiones concentra el 45.5%

72

restante. Mientras más lejos se está de la capital menor es la afluencia de pacientes a los centros
hospitalarios, como es el caso de la región Selva que representa solo el 4.8 %.

73

CAPITULO III

EL MALESTAR EMOCIONAL, LAS DIFICULTADES PSICOLÓGICAS Y
SOCIALES DE LOS PACIENTES CON CÁNCER

74

75

El estudio de las necesidades psicológicas y sociales de los pacientes oncológicos:

Pese a que los tratamientos de cáncer son cada vez más eficaces, suelen s i n emb arg o ser
a u n incómodos y presentar efectos secundarios que pueden ser irreversibles, asi por ejemplo ciertos
tipos de cancer son extirpados gracias a operaciones mutilantes que dejan secuelas fisicas y psicologicas
en el paciente (faringe, pulmón, etc.).
A menudo, el pronóstico de los tratamientos anticancerosos es incierto, lo cual tiene como
consecuencia que las afecciones cancerosas se conviertan en enfermedades crónicas que
engendran temores e incertidumbres y que requieren esfuerzos de adaptación cada vez mayores de los
pacientes. El pronóstico de cancer es a menudo reservado hasta despues de 5 años de aparicion de la
enfermedad.
Las consecuencias psicosociales de los tratamientos anticancerosos y las experiencias de los
pacientes confrontados a la enfermedad son cada vez más y mejor estudiadas. Es así que el cáncer y
sus tratamientos son la causa de una serie de problemas psicológicos y las reacciones frente a la
enfermedad conciernen tanto al paciente como a los miembros de su familia (Lewis,
(2010); Northouse, (2007); Razavi y Delvaux, (2008).

Una afección cancerosa conlleva una serie de crisis psicológicas, familiares y socio-familiares
asociadas a las distintas fases de la enfermedad. Razavi y Delvaux (2008) enumeran las siguientes:

Los primeros síntomas
El diagnóstico
Los tratamientos
El periodo de convalecencia y la fase de remisión
La fase terminal y la muerte.

Tal como lo señalan estos autores, las numerosas consecuencias psicosociales del cáncer exigen
el desarrollo de estrategias de tratamiento psicosocial abocadas a resolver los periodos de crisis, los
trastornos y las complicaciones en el transcurso de la enfermedad (Razavi y Delvaux, 2008).

76

2010. en los centros de tratamiento del cáncer se h an creado. ya sean individuales. así como ayudar a los familiares confrontados con la enfermedad. actualmente no hay ninguna política de detección de problemas psicológicos de los pacientes desde el inicio de las consultas y sólo son atendidas las perturbaciones psicológicas y psiquiatricas referidas por los oncólogos a los psiquiatras. de familia o del entorno del enfermo. buscan proporcionar una mejor calidad de vida o aumentar la esperanza de vida de los enfermos. etc. a asumir un papel de referente para el paciente. etc. ajuste (coping) frente a la enfermedad y en especial la manera cómo el paciente se adapta a las diferentes fases de la enfermedad: diagnóstico. Las intervenciones psicosociales. rehabilitación y de cuidados paliativos. Esto implica una atención multidisciplinaria de los pacientes oncológicos y de su familia. También suelen constituir una respuesta a las necesidades expresadas por muchos enfermos de contar con un tratamiento global que les permita mantener su integridad psíquica y física. Muchos de estos estudios tratan de analizar el proceso de afrontamiento. En nuestro país. Los trabajos de investigación (principalmente tesis universitarias) tratan de analizar las reacciones emocionales de los pacientes a la enfermedad cancerosa. de minimización. de grupo. apoyo psicológico. tratamiento. recuperarse de los síntomas reversibles y compensar las consecuencias irreversibles de la enfermedad (Breitbart. y Misayuri (2011) el ajuste y apoyo social. unidades especializadas en las que se ofrece una serie de servicios de prevención. 77 . Desde la década de los 80. tanto en los países desarrollados como en los emergentes. Delgado. Fleishman y Chadha. Como es frecuente en esta área de i n v e s t i g a c i ó n . 2010). por parte del paciente o de su entorno familiar. Melgarejo y Villanueva (2005) las estrategias de afrontamiento en mujeres con cáncer de mama. A nuestro entender en el Perú no existe ningún estudio sistemático sobre las necesidades psicosociales en pacientes oncológicos. el grupo de pacientes más estudiado es el de los pacientes con cáncer de mama o cérvix. recaídas. Monge (2008) también e s t u d i ó l o s estilos de afrontamiento e n cáncer de mama. Chau y Morales (2002) estudiaron por ejemplo los estilos de afrontamiento en pacientes oncológicos hospitalizados. Trigoso (2009) el ajuste mental. Estas intervenciones buscan evitar cualquier estrategia de negación de la enfermedad.

Como ya lo dijimos. Laos (2010) en su relación con la religiosidad. Los dos temas de investigación más desarrollados en el Peru son el ajuste del paciente a las situaciones de estrés de la enfermedad y de los tratamientos y el mantenimiento o la recuperación de la calidad de vida que se tenía antes de la afección. nos ha parecido necesario conocer cuáles son las necesidades psicosociales de los pacientes y el apoyo que reciben de sus familias y de los equipos oncológicos que los acompañan. M. Otro tema de investigación f r e c u e n t e es la calidad de vida del paciente oncológico. También pensamos que debe conocerse cuál es el deseo de ayuda que reclaman los pacientes y quiénes consideran que son las personas importantes que podrían ayudarles a hacer frente a la enfermedad. L. Cedron (1997) lo estudia en pacientes con cáncer de cérvix. 1998). Finalmente. 78 . y Torres (2011) la calidad de vida relacionada con la salud y el soporte social en pacientes con cáncer de mama. el desamparo y el estrés que acarrean la enfermedad. 2010). generalmente el tema central de estos trabajos pone en evidencia los modos de afrontamiento y de adaptación al fenómeno cáncer. R. Paredes (2003) en su relación con el soporte social en pacientes con cáncer de mama. 2011) o las representaciones sociales del cáncer en padres (Ruda Santolaria. Existen también algunas investigaciones que se ocupan de la ansiedad o de la sintomatología depresiva y las estrategias de afrontamiento (Soto Bustamante. p e n s a m o s q u e se deben conocer las inquietudes que tienen l o s p a c i e n t e s acerca de su enfermedad y cuán importante es el malestar emocional. Por ello. Otros temas de investigación son el Burnout en médicos y personal oncológico (Tavera Palomino.

a quienes se les proponía el cuestionario.N participaron en el estudio: hematología. psicólogos. También se llevó a cabo una selección al azar en la cual se propuso participar en el estudio a uno de cada tres pacientes de consulta externa. Fue dejado a la apreciación de los investigadores. en una unidad de pacientes hospitalizados de 30 pacientes se seleccionaban 10 al azar. estos objetivos se pueden dividir en cuatro sub-objetivos:  La evaluación del soporte familiar de los pacientes  La evaluación de las necesidades psicosociales  La evaluación del estado emocional  La evaluación de las ayudas deseadas y/o recibidas por los pacientes por parte de sus familiares y de los profesionales de la salud (médicos. senología. según el protocolo de investigación. psiquiatras. enfermeros. oncología médica. Los médicos a cargo de estos pacientes también fueron contactados por las tres investigadoras del presente estudio para obtener datos sobre la enfermedad y el tratamiento actual de los pacientes. Igualmente hemos utilizado instrumentos para identificar el estado emocional y también hemos indagado acerca del deseo de recibir o no recibir ayuda psicosocial por parte de su entorno familiar y de los profesionales de la salud. 79 .E. Se propuso participar en el estudio a todos los pacientes de más de 18 años afectados de cáncer (hospitalizados o no) que pertenecían a estos servicios durante el periodo de recogida de datos. Objetivos El objetivo fue evaluar cuantitativa y cualitativamente las necesidades de los pacientes afectados por un cáncer. Desde una perspectiva operacional.N. cirugía y consulta externa. asistentes sociales) Método Reclutamiento de sujetos Varios servicios del I. en r e l a c i ó n c o n e l soporte y la ayuda psicosocial ofrecidos por el entorno familiar y los equipos de salud. radioterapia.

80 . ósea días después de saber y no tener aún un tratamiento. Ser médicos especialistas o en proceso de especialización. No estar hospitalizado en cuidados paliativos Tener suficientes nociones de castellano para poder participar en el estudio evidenciado en el momento de la solicitud de participar a la investigación y dejado a la apreciación de las investigadoras. La muestra se compone de 347 sujetos sometidos a un tratamiento en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) Lima – Perú. tener un vínculo permanente con la institución y colaborar con el servicio de investigación del hospital. En cuanto a los médicos que colaboraron en el estudio: Éstos tenían que ser los médicos de referencia del paciente en los casos de hospitalizaciones. No se consideró el número de médicos participantes ni las veces que fueron consultados para dar información sobre los pacientes ya que esta información no era importante para nuestro estudio. Selección de la muestra Las condiciones de elegibilidad fueron las siguientes: Tener 18 años cumplidos Tener conocimiento de estar afectado por un cáncer y no encontrarse en fase de primer diagnóstico. o bien los encargados de realizar la consulta ambulatoria. Haber aceptado participar en la investigación mediante la aportación de información sobre el diagnóstico y el estado del paciente. No tener trastornos cognitivos Haber dado su aprobación escrita para participar en el estudio y haber firmado un consentimiento informado.

Se observa una gran variedad y diversidad de pacientes que acuden a este centro Duración del estudio La recogida de información se llevó a cabo entre los meses de noviembre de 2011 y abril de 2012 (seis meses). Tipo de estudio Se trata de un estudio descriptivo en un instituto especializado en el tratamiento del cáncer de la ciudad de Lima capital del Perú. En ésta participaron tres enfermeras especializadas en la recogida de datos de investigación formadas en el uso de protocolos de investigación clínica. gran parte de los pacientes que acuden a dicho instituto pertenece a la ciudad de Lima (49%). resolvieron las dudas relacionadas con la cumplimentación del cuestionario. se mantuvieron dos reuniones con el investigador principal con el fin de responder a las preguntas de las investigadoras o enfermeras de campo encargadas de cumplimentar los cuestionarios con los pacientes. Recogida de datos La recogida de datos se realizó gracias a la colaboración de la unidad de investigación de este centro. sin embargo. En una primera fase. Si bien es cierto que se trata de una muestra que no es representativa a nivel estadístico. Luego. quienes les explicaban el objetivo de la investigación de la siguiente manera: “Es un estudio sobre las necesidades psicosociales de los pacientes y de su estado emocional ante su enfermedad”. (2013). recibieron formación para el uso de los instrumentos de evaluación y realizaron prácticas sobre su uso con un grupo de pacientes. existe una parte importante de pacientes que proviene de provincias (51%). La evaluación de los pacientes se realizó de manera individual y siempre con la ayuda de las enfermeras formadas para tal fin. Asimismo. Según Salazar et al. 81 .

nivel de escolaridad. 1991. sencillo y accesible para las personas con bajo nivel escolar. origen cultural. Cuestionario Cancer Rehabilitation Evaluation System . se trata de un cuestionario que evalúa los tipos de ayuda recibidos por el paciente (información. El CARES es u n cuestionario de utilidad clínica y de recopilación de datos. idioma materno.CARES (Schag et al.. No mide constructos da información sobre las dificultades cotidianas de los pacientes afectados con cáncer. por lo tanto se utilizó para recopilar datos con un objetivo meramente descriptivo. profesión del cónyuge. profesión. Schag et al. tanto en términos de información como de apoyo emocional y de ayuda práctica. Cuestionario sociodemográfico: edad. Se compararon ambas traducciones y a continuación. 1 Se utilizaron los servicios de 2 traductoras y de un lingüista que tradujeron todos los cuestionarios de investigación y las instrucciones de los mismos del francés al español y viceversa.. emocional. Se tiene como ejemplo el siguiente tipo de pregunta: “Ud. Asimismo. Cuestionario s o b re l a evaluación de la ayuda y soporte ofrecido al paciente por su entorno. religión. sexo. se utilizó un método de consenso para determinar los términos finales de la traducción a utilizar y finalmente. el lingüista adaptó los cuestionarios utilizando un lenguaje castellano llano. 82 . 1990. nacionalidad. Schag et al. Se trata de una medida genérica de las necesidades del paciente en diferentes áreas (6 en total). Este cuestionario busca conocer si los padres. 1992). Cuestionario socioeconómico: ingresos del paciente y de su entorno. práctica). hijos. nivel educativo. tipo de ocupación o trabajo realizado. Cuestionarios e instrumentos de evaluación utilizados1 1. edad y número de miembros de la familia. Este cuestionario no tiene como objetivo la medición de algún constructo. el cual mide las necesidades de rehabilitación del paciente con cáncer. 2. recibió la ayuda de… para afrontar la enfermedad” y “¿de qué tipo fue esta ayuda?” Instrumentos de evaluación Se utilizaron tres instrumentos de evaluación: 1. hermanos y amigos responden a las necesidades psicosociales de los pacientes. Este cuestionario fue elaborado para fines de esta investigación y permite de identificar cuáles son las personas familiares o personal médico que ayudan al paciente oncológico. 3..

etc.Su valor es descriptivo y da una tendencia de cuáles son las dificultades más frecuentes encontradas por los pacientes. Consta de 139 elementos. Este cuestionario permite clasificar las dificultades a las que se enfrentan los pacientes en 6 categorías ó áreas: dificultades de carácter físico. radioterápicos. las complicaciones de los tratamientos como las diarreas. a una prótesis. Asimismo. asistentes sociales. las dificultades ligadas a los tratamientos quimioterápicos. psiquiatras). y una categoría de dificultades varias como los dolores derivados de los procedimientos de diagnóstico. Se pide a los pacientes que indiquen la intensidad con la que han vivido estas dificultades en el transcurso del último mes de 0 (en absoluto) a 4 (enormemente). médicos especialistas. (2005).) o por parte de los profesionales de la salud (médicos. En el caso de que los pacientes puntuaran por lo menos con 1 (muy poco) algunas de las dificultades. psicólogos. 83 . pareja. El CARES es un cuestionario que permite explorar 38 tipos de dificultades que pueden presentarse en los pacientes con cáncer. hijos. psicólogos. psiquiatras. enfermeros.) en relación a estas dificultades. a una ostomía. enfermeros. dificultades psicosociales. la incontinencia.) o si recibieron ayuda por parte de los profesionales de la salud (médicos de cabecera. etc. Se presenta como un cuestionario de 139 elementos (ítems) que se tradujo del francés al español en la versión utilizada y adaptada por Razavi et al. los desplazamientos. etc. los encuentros amorosos. dificultades ligadas a la comunicación con los equipos de cuidados médicos. asistentes sociales. las dificultades económicas y los obstáculos laborales. se les solicitó que indicaran si desearon recibir ayuda por parte de su entorno familiar (esposa. la adhesión a los tratamientos. hijos. dificultades ligadas a las relaciones amorosas. el aumento de peso. se solicitó a los pacientes que indicaran si recibieron ayuda por parte de sus familiares (esposo. sexuales.

la duración del CARES puede ser de 1 a 2 horas y necesita un mínimo de entrenamiento de parte del entrevistador. se trata de un instrumento que se puede utilizar como autoevaluación o como una entrevista estandarizada. Fundamentos teóricos del Cancer Rehabilitation System (CARES) El CARES es un instrumento que trata de identificar problemas y cambios que experimentan los pacientes con cáncer debido a su enfermedad en las siguientes áreas: • Dificultades físicas • Dificultades psicosociales • Dificultades en las interacciones médicas • Dificultades matrimoniales • Dificultades sexuales El CARES presenta múltiples ventajas. En situación de entrevista. Descripción y utilización Se trata de una lista de 139 (ítems. Estudios de Confiabilidad y Validez del CARES Las investigaciones llevadas a cabo sugieren que se trata de un instrumento tanto de uso clínico como de investigación con una alta confiabilidad y validez y que mide precisamente lo que se propone medir. 84 . El paciente evaluá cada dificultad en una escala de 5 puntos: “0” (cero) representando “no en absoluto” y “4” representando “mucho o bastante” (dificultad grave o severa). es decir las dificultades que pueden afrontar los pacientes con cáncer durante su enfermedad. preguntas) dificultades o problemas que un paciente con cáncer puede encontrar en el curso de su enfermedad. El cuestionario es fácil de comprender tanto por personas de edad como por personas presentando pequeñas dificultades cognitivas o un bajo nivel de instrucción.

85 . Un mínimo de 93 ítems y un máximo de 132 ítems son aplicables a un paciente. Las secciones a las que los pacientes responden con un “si” o un “no” son las siguientes:  Tener hijos  Empleo actual  Buscar empleo  Tener relaciones sexuales después del cáncer  Ser casado  Ser soltero  Tratamiento por quimioterapia  Tratamiento de radioterapia  Presencia de una ostomia  Presencia de una prótesis. El CARES puede ser corregido y calificado de varias formas. de los cuales 51 no son adecuados para todos los pacientes (por ejemplo si el paciente no sigue una quimioterapia). 88 ítems deben ser respondidos. el paciente responde a las otras preguntas de la sección. S i la respuesta es afirmativa. si la respuesta es no. Hay 10 subsectores en los que los pacientes empiezan la respuesta con un sí o un no. el paciente pasa a la sección siguiente. dificultades psicosociales. dificultades matrimoniales y dificultades sexuales. El nivel más elevado de corrección/calificación es el de las 31 escalas más los 7 ítems de “otras dificultades o miscelánea”. El ítem N° 100 tiene dos componentes ya que la pregunta difiere según el sexo. Se obtiene así una suma de corrección que arroja “5” puntajes sumados. dificultades en las interacciones médicas. Los 5 puntajes sumados incluyen dificultades en las siguientes áreas: dificultades físicas.

Cuantos más ítems son calificados más información detallada se obtendrá. Se recomienda calificar las 6 escalas (5+1 de miscelánea). El tercer tipo es el número de ítems potenciales en una sub escala y que han obtenido un puntaje de entre 1 y 4 (N° de problemas o dificultades encontradas). Estos tres scores son usados para obtener el score de severidad medio o intensidad de las dificultades y el score global. El primer tipo de score que se puede calcular es la intensidad o severidad. 86 . Corrección/calificación del CARES La corrección de resultados del CARES se realiza independientemente del nivel de precisión que requieren o buscan las personas que administran el cuestionario. que representa la suma de todos los ítems calificados de 1 a 4. El segundo tipo de score es el número de ítems de una sub escala que potencialmente pueden ser marcados. Existe una pirámide que permite identificar niveles de complejidad del instrumento CARES 5 ESCALAS CARES 31 sub escalas CARES 139 ítems individuales Esta pirámide de tres niveles tiene 5 maneras de calificación que condensan las diferentes informaciones recogidas.

La escala miscelánea se suma en un solo score afín de obtener un score para todas las escalas. El score de severidad o intensidad medio es el score de severidad dividido por el número de dificultades encontradas. Este modelo tiene tres componentes: • Especificación del problema • Respuesta y enumeración • Respuesta y evaluación 87 . Estos scores de intensidad. de n° de dificultades y n° de dificultades potenciales deben ser calculados para cada grupo de escalas (5+1). desarrollo e investigación con el CARES El CARES tiene como fundamento teórico el modelo de ajuste al cáncer de Meyerowitz. Sobel. Este modelo conceptualiza el ajuste de manera operativa y engloba al individuo y su entorno. El score global es el score de intensidad o severidad dividido por el n° de dificultades potenciales. Fue utilizado también como modelo para evaluar el ajuste a la enfermedad crónica (Turk. El ajuste es definido como la habilidad a dar respuestas adecuadas a situaciones problemáticas. Follick y Youkilis. Heinrich y Schag (1983) modelo que fue descrito por Goldfried y D’Zurilla (1969). Estos tres scores preliminares son transferidos a la hoja de tabulación de datos. Existen 6 tablas de conversión de resultados: 1° Pacientes con cáncer de próstata 2° Pacientes con cáncer de mama 3° Pacientes hombres otro que cáncer de próstata 4°Pacientes mujeres otras que cáncer de mama 5° Pacientes hombres todos tipo de cáncer 6° Pacientes mujeres todos tipo de cáncer Creación. 1979. Los scores son seguidamente convertidos en scores finales usando unas tablas de conversión normativa. Turk. 1980).

Los ítems fueron divididos en 30 subgrupos. Se creó a partir de entrevistas con pacientes y sus familiares.5 Las dos escalas con puntajes más bajos son escalas de solo 2 ítems y algunas tienen un coeficiente alfa bajo. Es pues un modelo diferente de evaluación de las dificultades del paciente y del impacto del cáncer. trabajo (9) y relaciones (49). El CARES constituye solo la primera etapa en el desarrollo de este modelo ya que proporciona una metodología de colecta de información que permite identificar los problemas o dificultades que debe enfrentar (y ajustarse) el paciente con cáncer. Desarrollo de los ítems y de las escalas Como lo hemos dicho.). La lista de problemas o dificultades encontradas fue revisada por profesionales de la oncología (médicos. 1983). etc. La media para todos los subgrupos fue . Heirich y Ganz. 88 . ajuste) dando una información normativa (base de datos). una alternativa a la evaluación del impacto del cáncer en términos de malestar emocional (distres) ya que examina aspectos no específicos y de una manera clara y precisa. Se calcularon coeficientes alfa para las 31 escalas. terapeutas. Un análisis factorial por separado de cada uno de estos sub grupos fue realizado. enfermeras. Este análisis factorial permitió reagrupar los ítems en 4 categorías: personales (41). Seguidamente se realizó una revisión del instrumento con 470 pacientes con cáncer.81 o más y solo una escala se encontro en un rango de: . (Schag. medicas (42). Se obtuvo una lista final de dificultades (142) que se utilizó en el primer estudio con el CIPS. Se utilizaron técnicas de análisis factorial para comprender la estructura del instrumento. El primer componente identifica el área en la cual el sujeto encontrara problemas o dificultades y a las cuales deberá adaptarse (coping. el CARES es un instrumento que informa sobre las dificultades y necesidades de rehabilitación de pacientes con cáncer. Se desarrolló a partir del “Cancer Inventory of problems situation” (CIPS) que en su primera versión se componía de 131 ítems.

Matrimoniales .94 .94 Dif. 89 . Interacciones . relaciones o contactos interpersonales otros que con la pareja. 3° Interacciones médicas: problemas para interactuar y comunicar con el equipo médico. 5° Dificultades sexuales: problemas relacionados con el interés y la capacidad para tener una actividad sexual. Psicosociales . 2° Dificultades psicosociales: consecuencias psicológicas.43 . Se obtuvieron 7 factores y no cinco de los cuales 2 no proporcionaban suficiente información ya que se aplicaban a un grupo restringido de individuos (dificultades con la quimioterapia y dificultades en los encuentros amorosos). Se pudieron integrar las 31 sub escalas en 5 factores +1.82 Estos coeficientes alfa son elevados y sugieren que el CARES tiene una buena consistencia interna. Se analizaron los coeficientes alfa para éstas categorías factoriales en una muestra de 479 y de 1047 pacientes con cáncer y que presentamos a continuación.92 .49 . 4° Dificultades matrimoniales: problemas relacionados con las relaciones en la pareja. Sexuales . comunicación.64 . Coeficientes alfa para los 5 factores en dos grupos de pacientes con cáncer 5 Factores N= 479 N= 1047 Dif.92 Dif. Físicas . Un subsecuente análisis factorial permitió reagrupar las 31 escalas en 5 factores (procedimiento UL con análisis Varimax /rotación).92 Dif.87 Medicas Dif. Estos son los siguientes: 1° Dificultades físicas o somáticas: cambios físicos y dificultades con las actividades diarias debido a la enfermedad.

81 Psicosociales . Estos dos resultados demuestran que el CARES tiene excelentes propiedades psicométricas.49 . Se puede además utilizar las sub escalas (31) por separado que son una forma concisa y resumida de las dificultades encontradas por el paciente y que permite de obtener un perfil de las áreas más significativas. lo cual tiene interés cuando se trata de un uso clínico con el objetivo de realizar intervenciones directas con los pacientes.32 .27 Sexuales . Uso del CARES en la clínica y en la investigación El CARES permite un uso variado.27 .40 .61 Medicas .39 . Desde una perspectiva de investigación. Se realizó también una correlación de coeficientes para determinar las interrelaciones del CARES y de los 5 factores entre ellos Correlaciones del CARES con las sub escalas CARES Físicas Psicosociales Medicas Matrimoniales Físicas .64 .59 Matrimoniales .18 . Se puede utilizar el conjunto de 139 ítems que se refieren a dificultades específicas.34 . el CARES permite detectar las dificultades que existen y que se pueden asociar a un análisis en función de criterios como el tipo de cáncer. Cada uno de los ítems puede usarse como objetivo dentro de un plan de intervención. o de tratamiento. Este tipo de uso es interesante cuando se trata de hacer una categorización general del perfil de necesidades del paciente. 90 .32 Se obtienen inter correlaciones bajas y medias lo que sugiere que las escalas miden diferentes problemas y necesidades.43 .91 .

1983 y Schag et al. Se usó la versión completa del CARES con un intervalo de 10 días después de la primera administración. 1988. Se realizó un análisis test/retest de las 5 escalas del CARES con un intervalo de una semana. colon y próstata. Una correlación test/retest positiva con cerca de .94  Media de intensidad ratio: r=. La mayoría de los pacientes se encontraban en buen estado físico evaluado con el Karnofsky que arrojo un puntaje de 87 % de media (M= 87. Se hicieron los mismos análisis que en el estudio precedente y se obtuvieron resultados similares. Uno de los más importantes niveles de análisis que ofrece el CARES es el estudio de los 5 factores (suma de las escalas) ya que puede proporcionarnos una medida de la evolución de las dificultades del paciente y por ende. Un análisis de coeficiente de Pearson arrojo los siguientes resultados para los tres puntajes del CARES:  Intensidad total: ratio = . de su calidad de vida.33). Estudios de Confiabilidad y exactitud del CARES Se realizaron 2 estudios de fiabilidad: Schag et al. La frecuencia de acuerdo test/retest obtuvo un rango 70-97 % con un ratio medio de 87 %. Finalmente se puede usar el score global del CARES que representa un índice o valor de las necesidades de rehabilitación del paciente.88  Número total de dificultades ratio: r= . El segundo estudio test/retest se realizó con 120 pacientes con cáncer de pulmón. El primero con 71 pacientes que completaron la primera versión del CARES dos veces con un intervalo de 1 semana entre cada una de ellas.82 y resultados entre 84 %y 88 % de acuerdo entre la primera y segunda administración. en la investigación para obtener por ejemplo información sobre la mejora o agravamiento del estado del paciente. 91 .84 Estos coeficientes son elevados e indican una excelente confiabilidad test/retest. .

89 84 72 20 5 3 Psicosociales 120 . Este tipo de análisis permite evaluar el grado de discrepancia en los ratios de los pacientes en un corto periodo de tiempo.82 88 82 13 3 2 Matrimoniales 92 .84 86 75 14 7 4 El CARES parece ser un instrumento con un alto grado de confiabilidad y además con una confiabilidad estable en el tiempo en diferentes pacientes y en diferentes circunstancias.91 88 80 15 3 2 Medicas 120 .86 86 80 14 4 2 Sexuales 72 . Finalmente se realizó un tercer análisis en este segundo estudio para determinar las veces que el paciente da la misma respuesta y evaluar cómo difiere el ratio cuando no hay acuerdo. Resultados test/retest 5 escalas CARES Escala N R % acuerdo % completo de %desacuerdo Presente/ausente acuerdo CARES Sin 1 Sin 2 Sin 3/4 Cares 120 . La variabilidad que se presenta en los ratios aun cuando baja refleja probablemente los cambios cotidianos o hebdomadarios que los pacientes pueden experimentar en relación a su enfermedad o que dependen de los tratamientos. 92 . Estos tres tipos de análisis se presentan en el siguiente cuadro. Los pacientes hacen el mismo ratio 77% de las veces con un 70 % de desacuerdo en un solo valor. Pequeños cambios son esperados pero no así cambios importantes.91 86 77 16 4 3 Físicas 120 . Los pacientes identifican la misma dificultad de una semana a otra y el ratio de estos se da en un sentido similar.

Se les pregunto si el CARES traducía bien su vivencia del cáncer. Se hicieron dos tipos de estudios de validez el primero sobre el contenido y el segundo de validez coincidente o concurrente. Debido a que se trata de un amplio rango de dificultades y en diferentes áreas la validación del instrumento fue un proceso difícil. 93 . Validez de contenido: Schag et al. dificultades en los transportes y problemas de lenguaje y audición. veinte de los cuales respondieron afirmativamente. El 90 % de pacientes entrevistados (N=64) consideraron que el CARES refleja las dificultades cotidianas de los pacientes con cáncer. Estudios de Validez con el CARES El CARES es un instrumento de medida bastante singular ya que se compone de una variedad de constructos en relación con el tipo de dificultades que pueden encontrar los pacientes cuando se enfrentan cotidianamente a un cáncer. Esta pregunta se hizo a 22 pacientes. realizaron un estudio con pacientes y con profesionales de la salud. Los estudios de validez sin embargo obtienen resultados que van en el mismo sentido que los estudios de confiabilidad. (1983). 87 % consideran que ninguna dificultad es obviada y solo el 13 % señala una dificultad adicional tal como estreñimiento. Los profesionales médicos por su parte también referenciaron estos dos problemas. Algunos pacientes también consideraron que el CARES era poco consistente en relación a las dificultades en relación a dos aspectos particulares: el impacto del cáncer sobre el bienestar psicológico y los cuidados en relación a una ostomia. Los dos pacientes que no respondieron positivamente señalaron que fue debido a que en ese momento las preguntas no eran pertinentes debido a la situación que vivían y que no sabían si el CARES correspondía positivamente en otros pacientes.

Se encontró una correlación positiva entre el CARES y el SCL-90 (Derogatis. Los resultados obtenidos mostraron que el CARES tiene poca relación predictiva con el QOL-B y tiene una relación negativa con el QOL-A.  Los pacientes también fueron evaluados en relación con su calidad de vida con una escala visual analógica de 10cm. 4 instrumentos de medida fueron utilizados para examinar coincidentemente la validez. (1983) realizaron también un estudio con una muestra de 87 pacientes.  Karnofsky Performance status score (KPS) (Karnofsky y Burchenal. Otro estudio realizado por Schag et al. Estos instrumentos fueron:  Global severity index of the symptoms checklist-90 (SCL-90) (Derogatis. 1977) integrado como medida del malestar emocional ya que en el CARES muchas de las dificultades examinadas están en relación al malestar emocional. Se trata de una medida del malestar emocional que es frecuentemente utilizada en pacientes con cáncer. 1985) y se trata de un método pertinente para evaluar la calidad de vida antes y después del cáncer.  Dyadic ajustement scale (DAS) de Spanier (1976) como medida concurrente de las dificultades matrimoniales y sexuales ya que el CARES contiene 26 ítems en relación al funcionamiento matrimonial y sexual. (1990) permitió realizar un análisis más completo con 20 pacientes.Validez coincidente: Schag et al. Este método de evaluación fue usado en otra investigación (Heirich y Schag.69. 1977) a punto r= . 1983) como indicador global del funcionamiento. También presenta una relación positiva con el SCL-90 y una relación negativa con el KPS y con el DAS en lo que se refiere a relacione matrimoniales y sexualidad con la suma de scores del CARES. Heinrich y Ganz 1984) como medida concurrente de las dificultades físicas ya que el CARES presenta muchos ítems en relación al impacto de la enfermedad y su tratamiento sobre la actividad física. Dos ratios o valores fueron establecidos uno retrospectivo sobre calidad de vida antes de tener el cáncer (QOL-B) y otro de calidad de vida después del cáncer (QOL-A). 94 . 1949) (Schag. (Gough.

42**** . El DAS contiene solo 2 preguntas acerca de la sexualidad y se refieren al acuerdo en la pareja en relación a tener relaciones sexuales.0001 *** p <.16 Nota: N=120 para todas las variables menos matrimoniales y DAS en donde N=86 **** p <. El KPS está negativamente relacionado con el CARES lo cual significa que cuando las habilidades funcionales de la persona disminuyen.74**** .00 -.54**** .06 Matrimoniales . La escala dificultades sexuales del CARES se refiere al interés.07 -.007 ** p< .27**** .57**** Sexuales -.13 -.06 Medicas -. En conclión el CARES es un instrumento altamente discriminante y con una validez convergente.06 -.14 -.19* Físicas . Por lo tanto el CARES informa fehacientemente de los problemas y dificultades particulares así como de las necesidades de los pacientes afectados de cáncer.46**** .28*** .27*** -. No existe relación entre el CARES dificultades físicas. La correlación más fuerte se da con las escalas dificultades físicas y psicológicas.09 Como podemos ver.50**** . psicosociales o medicas con los factores del DAS. El CARES tiene una buena relación con las dos medidas de la calidad de vida.15* . Las correlaciones obtenidas son fuertes en las áreas esperadas.04 Psicosociales -.61**** -. El SCL-90 muestra relación positiva con el score Suma global del CARES y con las otras 5 escalas. la validez de la medida se da en el sentido adecuado.76**** -.05 -.02 -.64**** . Esto se explica si analizamos los ítems sexuales del CARES. la capacidad y los disfuncionamientos sexuales y consta de 8 ítems.17 -.01 * p < . 95 .49**** -.27** .29*** -. el número de dificultades en el CARES aumenta (sobre todo de la escala dificultades físicas). El siguiente cuadro muestra estos resultados.55**** . El DAS tiene también una fuerte relación con la escala dificultades matrimoniales pero su nivel predictivo no está significativamente correlacionado con la escala de dificultades sexuales. Correlación entre el CARES (suma de escalas) y otras medidas de evaluación CARES QOL-B QOL-A SCL-90 KPS DAS Σ CARES -.

Dificultades al planificar actividades PERDIDA DE PESO ___ 13.Dificultades al hacer actividades físicas ___ 4.Dificultades para agacharse o cargar ___ 2.No puede subir de peso ___ 14.Dificultades para tragar los alimentos 96 .Ítems del CARES (Cancer Rehabilitation System) DIFICULTADES FISICAS DEAMBULACION/MOVILIDAD ___ 1.La comida le sabe mal ___ 17.Dificultades para hacer las tareas del hogar ___ 7.No tiene suficientes actividades agradables ___ 12.Dificultades para conducir ___ 6.No se interesa a las actividades recreacionales ___ 10.Perdida de energía ACTIVIDADES DIARIAS ___ 5.Comida no le atrae ___ 16.Sigue perdiendo peso ___ 15.Dificultades para preparar de comer ACTIVIDADES RECREACIONALES ___ 9.Dificultades para caminar/ moverse ___ 3.Dificultades para bañarse. peinarse… ___ 8.No se involucra en las actividades recreacionales ___ 11.

Cancer interfiere con el trabajo DOLOR ___ 20.Dificultades al expresar sentimientos médicos /enfermeras 97 .Enfermeras no explican que hacer DIFICULTADES AL COMUNICAR CON EL EQUIPO MEDICO ___ 30.Dolores frecuentes ___ 21.Medicos no explican que hacer ___ 29.La ropa no le queda ___ 26.La ropa no se le ve bien ___ 25.Dificultades al hacer preguntas a las enfermeras ___ 32. Dificultades para encontrar ropa a su medida/talla INTERACCIONES MÉDICAS PROBLEMAS AL OBTENER INFORMACIONES DEL EQUIPO MEDICO ___ 27. Dolores controlados medicación VESTIMENTA ___ 24.DIFICULTADES PARA TRABAJAR ___ 18.Cancer impide trabajar ___ 19.Dificultades al hacer preguntas a los médicos ___ 31.Dolores no controlados medicación ___ 23.Equipo médico oculta informaciones ___ 28.Dolores crónicos cicatriz/operación ___ 22.

Dificultades para hablar de sus miedos ___ 105.La pareja no le interesan los contactos fisicos 98 .Ningun interés en los contactos físicos con la pareja ___ 112.Quiere más control sobre los actos del médico MD ___ 37.Quiere más control sobre los actos del enfermero RN DIFICULTADES MATRIMONIALES COMUNICACIÓN CON LA PAREJA ___ 103.Dificultades para hablar del cáncer ___ 108.No le apetece abrazar a la pareja ___ 110.Dificultades para decirle al médico nuevos síntomas ___ 34.Dificultades para entender médicos hablar del cáncer ___ 35.Dificultades para hablar de lo que pasa después de una muerte ___ 106.___ 33.Dificultades para hablar del testamento/ asuntos financieros AFECCION CON LA PAREJA ___ 109.Dificultades para entender las enfermeras hablar del cáncer CONTROL SOBRE ACTOS DEL EQUIPO MEDICO ___ 36.Dificultades para hablar del futuro ___ 107.A su pareja no le apetece abrazarla ___ 111.Dificultades para hablar de sus sentimientos ___ 104.

Frequentemente depresivo ___ 43.La pareja no se ocupa lo suficiente ___ 120.Dificultades al preguntar a la pareja que se ocupe DIFICULTADES PSICOSOCIALES IMAGEN DEL CUERPO ___ 38.Más distante que de costumbre SOBREPROTECTION DE LA PAREJA ___ 117.Frequentemente enojado ___ 44.La pareja le da demasiada atención NEGLIGENCIA DEL CUIDADO DE LA PARTE DE LA PAREJA ___ 119.Inconfortable al mostrar cicatrices ___ 40.Enfadado con el otro más a menudo ___ 115.Mucho tiempo juntos me pone nervioso(a) ___ 116.Avergonzado de mostrar su cuerpo ___ 39.Frequentemente triste 99 .No se entienden bien como anteriormente ___ 114.INTERACCION CON LA PAREJA ___ 113.Frequentemente ansiosa ___ 42.La pareja no le deja hacer actividades que es capaz de hacer ___ 118.Inconfortable con cambios del cuerpo MALESTAR EMOCIONAL ___ 41.

Frequentemente abrumado con el cáncer ___ 46. NO saber que decirle al amigo/pariente ___ 54.Dificultades para decir al amigo/pariente de visitar menos ___ 51.Dificultades para decir al amigo/pariente de irse cuando no se siente bien ___ 52.___ 45. Dificultades con parientes/amigos que dicen que se le ve bien cuando no es así. Dificultades con parientes/amigos que no me llaman con frecuencia ___ 62. Dificultades para pedir ayuda al amigo/pariente ___ 55. Dificultades para decir al amigo /pariente de venir más a menudo DIFICULTADES PARA INTERACTUAR CON PARIENTES/ AMIGOS ___ 57. Dificultades con parientes/amigos que evitan hablar del cáncer ___ 60.Dificultades para recordarse ___ 49.Dificultades para concentrarse ___ 48. Dificultades con parientes/amigos que no me visitan con frecuencia ___ 61. Dificultades con parientes /amigos para hablar del cáncer 100 .Dificultades para dormir PROBLEMAS COGNITIVOS ___ 47. Dificultad para hablar del cáncer con el amigo/pariente ___ 56. Dificultades con parientes/amigos que retienen la información ___ 59. Dificultades con parientes/amigos que se sienten mal cuando me visitan ___ 63.Dificultades para pensar con claridad DIFICULTADES PARA COMUNICAR CON PARIENTES/ AMIGOS ___ 50.Dificultades para decir al amigo/pariente de hacer algo divertido ___ 53. ___ 58.

Dificultades de lubricación (mujeres) ___ 102. Preocupado por si el tratamiento funciona o no ___ 71. Nervioso cuando voy al hospital ___ 66. No siente interés por lo sexual ___ 75. Preocupado por si el cáncer avanza o no ___ 72. Disminución de la frecuencia de relaciones sexuales ___ 100. Nervios cuando tengo exámenes diagnósticos ___ 69. Dificultades para sentirse sexualmente excitada ___ 101. Preocupado por como la familia se las arregla* DIFICULTADES SEXUALES INTERES POR LO SEXUAL ___ 74. Preocupado por no ser capaz de valerse por sí mismo ___ 73. Nervioso cuando espero para ver al doctor ___ 67. Nervios cuando espero los resultados de exámenes ___ 68. No se interesa en las relaciones sexuales ___ 77. Dificultades para tener una erección (hombres) ___ 101. Piensa no ser sexualmente atractiva(o) para su pareja ___ 76. Piensa que a su pareja no se interesa por lo sexual DISFUNCION SEXUAL*** ___ 99. Nervioso cuando tengo análisis de sangre INQUIETUDES EN RELACION A LA ENFERMEDAD Y LOS TRATAMIENTOS ___ 70.ANSIEDAD EN LAS SITUACIONES MÉDICAS ___ 64. Inconfortable cuando veo a pacientes ir a su tratamiento ___ 65. Dificultades para llegar al orgasmo 101 .

Preocupada de poder ser despedida de mi trabajo *** Ítems que no se aplican a todos los pacientes DIFICULTADES VARIAS (miscelánea) Adhesión al tratamiento ___ 78. Dificultades para ayudar a mis hijos a afrontar mi enfermedad ___ 91. Problemas financieros ___ 83. No sigue su tratamiento ___ 81. Dificultades para ocuparme de mis hijos/nietos ___ 90. Dificultades para encontrar un nuevo trabajo ___ 85. No sigue las instrucciones del médico Dificultades económicas ___ 82. No se presenta a su tratamiento ___ 80. No se presenta a las citas médicas ___ 79.DIFICULTADES QUE NO SE APLICAN A TODOS LOS PACIENTES*** INTERCAMBIAR CON LOS HIJOS/NIETOS*** ___ 89. Empleadores no contratan gente con una historia de cáncer 102 . Problemas con el seguro medico ___ 84. Dificultades para pedir a mi superior permiso para ir a mi tratamiento ___ 96. Dificultades para ayudar a mis hijos de hablar sobre mi enfermedad DIFICULTADES EN RELACION AL TRABAJO*** ___ 92. Dificultades para hablar con los colegas de trabajo ___ 94. Dificultades para hablar con mi superior acerca de mi cáncer ___ 93. Dificultades para decirle a mi superior que no puedo trabajar ___ 95.

Nervioso cuando va a su quimioterapia ___ 127. Dificultades para iniciar un encuentro/cita ___ 122. Tengo problemas con los cuidados de mi ostomia 103 . Me siento cansado después de mi radioterapia ___ 136. Estoy nervioso cuando tengo que ir a mi radioterapia ___ 137. Temeroso de ir a lugares donde puede encontrar una cita amorosa ___ 124. Me siento mal cuando pienso a mi quimioterapia ___ 130. Dificultades para encontrar citas/encuentros ___ 123.Encuentros amorosos*** ___ 121. Dificultades para hablar en una cita de su cáncer ___ 125. Tengo nauseas durante y antes de mi quimioterapia ___ 128. Me siento cansado(a) después de mi quimioterapia ___ 133. Tengo otros problemas secundarios por causa de mi quimioterapia ___ 134. Pierdo mi pelo o me crece muy lentamente desde mi quimioterapia Problemas en relación a la radioterapia*** ___ 135. Tengo nauseas o vómitos después de mi radioterapia Dificultades con mi Ostomia*** ___ 138. Dificultades para iniciar una relación sexual Problemas en relación a la quimioterapia*** ___ 126. Tengo nauseas después de mi quimioterapia ___ 131. Tengo vómitos después de mi quimioterapia ___ 132. Tengo vómitos durante y antes de mi quimioterapia ___ 129.

Dificultades con la prótesis*** ___ 139. Los exámenes diagnósticos son dolorosos ___ 87. Tengo diarreas frecuentemente ___ 88. No puedo controlar mis ganas de orinar 104 . Tengo problemas con mi prótesis Otros ítems ___ 84. Subo mucho de peso ___ 86. Dificultades de movilidad para ir a mis consultas ___ 85.

es decir. La Escala hospitalaria de ansiedad y depresión HADS de Zymonds que fue traducida del francés al español para los fines de la investigación (sistema forward / reward). 2003 y López Roig et al. hospitalizados.. tanto en su versión original (inglesa) como en su versión francesa y española (Lepine et al. Por otro lado.82 para depresión. Esto es una ventaja cuando se trata de pacientes con cáncer. 1989 para la versión francesa) y Herrero et al. Rico. 2002). es decir. Restrepo. es decir. en sujetos obesos mexicanos. (ver a ese sujeto Herrero y al.. Las propiedades psicométricas del HADS son muy buenas con un coeficiente alfa de Cronbach de 0. J..81 para la ansiedad y de 0. ya que en estos pacientes se puede presentar una degradación importante del estado físico-somático de la persona. en un breve periodo de tiempo reciente.85 y una confiabilidad por mitades de 0. M (2005) adaptaron y validaron también la escala en una población colombiana. siendo 3 el puntaje máximo por ítem de 3. 105 .8.. obteniendo buena consistencia interna y validez con un coeficiente alfa de Cronbach de 0.. es sencillo de aplicar. Otra ventaja es que se pide al paciente que rellene el cuestionario pensando en los últimos 7 días. 1985. Varios estudios han validado esta escala. Estos autores consideran que la escala es muy útil cuando se trata de detectar problemas psicológicos en pacientes con cáncer.L. El HADS cuenta con una adaptación y validación mexicana que obtuvo un punto de corte de 7 para depresión y de 8 para ansiedad (Lopez-Alvarangar et. M. El puntaje máximo es de 21 puntos en cada escala. y Molina. ya que los 14 elementos se pueden aplicar a pacientes en cama. en lo relativo a pacientes oncológicos. relativo al estado físico o fisiológico del paciente. al. 1998). Su característica principal es que no tiene ningún ítem somático. La escala incluye 14 elementos: 7 para medir la ansiedad y 7 para medir la depresión. 2005). El HADS es una escala de evaluación que existe en español. 1998. Ésta mide el estado emocional de los pacientes con cáncer. El punto de corte utilizado por ellos fue de 8 para la escala de ansiedad y de 9 para la escala depresión. que ha sido validada en una población hispanoparlante (española) de pacientes oncológicos.2. (Instituto Nacional de Cancerología de Colombia. y Razavi et al. 2003 para la versión española y López-Roig et al.

MJ (2011) sobre: “Ansiedad y depresión en pacientes con cáncer de seno y su relación con la espiritualidad/religiosidad” análisis preliminar de datos. 3. la depresión y la autoestima en un grupo de adultos (17s. Otro estudio que utiliza el HADS en pacientes oncológicos colombianos es el de Finck Barboza. Según estos autores. Este estudio mostro que los niveles de ansiedad y depresión medidos con el HADS no mostraban relación con el sentimiento de religiosidad/espiritualidad. 106 . las puntuaciones mayores de 10 indican trastorno psiquiátrico. así mismo. estos autores afirman que si existe una tendencia a que los pacientes oncológicos muestren niveles más importantes de ansiedad que la población normal. M. Karnofsky y J. Fue creado por D. Otro resultado de este estudio es que tratamientos como la cirugía producen niveles más elevados de ansiedad. y también que a mayor soporte social disminuye la severidad de los síntomas de ansiedad y depresión medidos con el HADS. C. MacLeod. Cuanto más importantes son las estrategias de resolución de problemas menor es el nivel de ansiedad y depresión. E. Estas puntuaciones fueron utilizadas en un estudio sobre “Depresión y Ansiedad en mujeres con cáncer de mama: el papel de la afectividad y el soporte social” de Robles et al. la autoestima contribuiría a que los niveles de ansiedad y depresión sean también más bajos. Escala de autonomía de Karnofsky (Karnofsky Performance status o “KPS (1948)) El Karnofsky performance status (KPS) es un instrumento elaborado en 1948 y que tiene una larga difusión en cancerología debido a su simplicidad de utilización. Sin embargo. et al. Se encontró una correlación significativa entre niveles de ansiedad y depresión y las estrategias de afrontamiento de tipo resolución de problemas. Entre 8 y 10 puntuaciones límites y puntuaciones inferiores a 8 serían normales. (2014) que trata de relacionar las estrategias de afrontamiento con la ansiedad. y Forero Forero. 2009 donde estos autores demostraron que la severidad de la sintomatología ansiosa disminuye a medida que se incrementa la afectividad positiva. Burchenal. El articulo original fue publicado como un capítulo en un libro sobre la evaluación de la quimioterapia editado por C. Un último estudio que referenciamos en relación con el HADS en países latinoamericanos y que es más reciente es el de Ortiz.) con el diagnóstico de cáncer.

69 para los enfermeros y de 0. En relación al trabajo de Yates et al.66 para los asistentes sociales. Un índice de 50 o menos indica un elevado riesgo de muerte durante los 6 meses que siguen la evaluación. (1984) entrenaron 47 examinadores a la utilización del KPS durante 4 meses. La validez de este modelo fue confirmada con otras evaluaciones paralelas con el “Katz ADL index” que arrojaron resultados positivos demostrándose el valor predictivo del KPS en relación a la esperanza de vida en pacientes con cáncer terminal. 107 . Se utilizó un coeficiente de Cronbach (alfa) para determinar la confiabilidad inter-observadores la cual arrojo un puntaje de 0. El KPS se puede usar también como un índice pronostico del estado del paciente y para medir los cambios en éste. Durante más de 60 años el KPS ha sido una medida para saber cuál es la capacidad de una persona (por ejemplo un paciente con cáncer) de realizar tareas cotidianas. Obtuvieron un coeficiente de correlación de 0.97. Estos autores hicieron un estudio en 52 pacientes hospitalizados y pidieron a enfermeros y trabajadores sociales (asistentes sociales) de evaluar a los 52 pacientes. El puntaje que oscila entre 0 y 100 significa que cuanto más alto mejor es la capacidad del paciente para realizar sus actividades cotidianas. (1980) que arroja de resultados de confiabilidad bajos (KPS inferior al 70 %) se considera que estos resultados fueron debidos al número importante de pacientes con bajos scores al KPS (63 %) en relación al porcentaje de su estudio (47 %) Mor et al. quienes demostraron su indudable valor pronostico.Descripción: El KPS describe el estado funcional de un paciente mediante una escala de 11 ítems o puntajes correlacionada con valores porcentuales de 0 a 100. Donde 100 % significa que no hay evidencia de enfermedad y 0 un estado próximo de la muerte. Los estudios más significativos con el KPS fueron llevados a cabo por Yates et al. Estos examinadores realizaron evaluaciones con el instrumento..

Schag et al.En 1984 Schag et al. La confiabilidad inter-test fue evaluada usando un test de Pearson que arrojo un puntaje de 0.89. consideraron que preguntarle al paciente sobre estas siete dificultades hace más precisa la evaluación con el KPS. las dificultades para caminar.. hicieron completar a 293 pacientes con cáncer un cuestionario de evaluación del stress físico y psicosocial. conducir o de higiene personal y la dificultad para realizar actividades habituales. la pérdida de energía. Estos son: la pérdida de peso o el aumento de peso. En este mismo trabajo y utilizando un análisis de regresión múltiple se pudieron identificar 7 variables que condicionan el aumento de los puntajes al KPS. Se demostró que los médicos oncólogos atribuyen puntajes más altos que los profesionales de la salud mental. Dos grupos de evaluadores fueron seleccionados: médicos oncólogos y profesionales de la salud mental quienes evaluaron los pacientes con el KPS. 108 .

40. Requiere una asistencia y Requiere una hospitalización o equivalente. Severamente enfermo. Signos mínimos de la enfermedad. 109 . Moribundo. Hospitalización y cuidados intensivos indispensables. 20. 60. ESCALA DE KARNOFSKY Paciente capaz de una actividad normal. cuidados especiales. 30. No puede cuidarse a sí mismo. La hospitalización es deseable aunque el pronóstico vital no sea fatal a corto plazo. 100. 10. Requiere una asistencia episódica. incapaz de tener una actividad Puede satisfacer la mayoría de sus necesidades. Algunos signos de la enfermedad. no se queja de nada: no No requiere ningún cuidado particular hay signo de la enfermedad. 50. Paciente incapaz de trabajar. pero satisface la mayoría de sus necesidades. Gravemente enfermo. pero es Puede vivir en su domicilio. Capaz de una actividad normal. Requiere una asistencia importante y cuidados médicos frecuentes. 90. 70. Impotente. Se cuida a sí mismo. Normal. Capaz de una actividad normal pero con esfuerzo. normal o un trabajo. 80. Una verdadera asistencia es necesaria.

Se evaluaron las ayudas psicológicas deseadas por los pacientes y la frecuencia del deseo de recibir la ayuda de un psicólogo en el transcurso del último mes para poder hacer frente a las dificultades presentadas. Estos instrumentos se tradujeron del francés al español según el método forward/reward y enseguida se adaptaron a las características de la población peruana. sus necesidades psicosociales. quien aceptó ofrecer su asesoramiento en las fases de traducción y de investigación del proyecto. 110 . sencillo y comprensible para las personas con pocos estudios o con un bajo nivel escolar (dos traductoras y un lingüista participaron en esta fase de adaptación de todos los instrumentos de evaluación). Análisis estadísticos Este estudio es eminentemente descriptivo. Realizamos también una correlación entre el deseo de ayuda psicológica y los resultados al CARES y al HADS. Razavi. En el caso de este ultimo instrumento se utilizó un chi cuadrado de Pearson para saber si existe una relación entre los niveles de ansiedad o depresión y el deseo o no de ayuda psicológica especializada por parte de los pacientes. unidad del profesor D. mediante el uso de un lenguaje llano. su estado emocional y la ayuda deseada y recibida por parte del entorno familiar y de los profesionales de la salud. Se realizó una serie de análisis de frecuencias y medias para tratar de describir el soporte social que tienen los pacientes entrevistados. Finalmente debemos señalar que todos los instrumentos de evaluación que se utilizaron estaban originalmente redactados en lengua francesa y fueron elaborados por el servicio de psico-oncología del Instituto Bordet de Bruselas (Bélgica).

el miedo a participar o por pensar que esto podría interferir con el tratamiento en curso. ejemplo: no desear participar en el estudio. no hablar e l castellano con fluidez. Aproximadamente 200 pacientes fueron separados por ser considerados “no elegibles” es decir por no responder a las características propuestas en el estudio asi como otras razones. Los pacientes considerados elegibles (600) fueron reagrupados en función al tipo de consulta: ambulatoria o hospitalización. 111 . Resultados Se propuso participar en el estudio a un grupo de unos 600 pacientes considerados como elegibles a priori. ser demasiado jóvenes. etc. errores. tener problemas f í s i co s o m o t o re s a la hora de cumplimentar el cuestionario o tener alteraciones cognitivas evidentes. no conocer su diagnóstico. Algunos de estos últimos no quisieron ser parte del estudio por la falta de tiempo. En total se trabajó con 400 cuestionarios pero sólo se obtuvieron 360 completos de los 400. estar en cuidados paliativos. incompletos. Finalmente se utilizaron 347 cuestionarios ya que en una revisión final también resultaron no válidos 13 por contener datos dudosos.

UNIVERSO MUESTRAL No elegibles por razones “x” (200) 600 Pacientes hospitalizados ELEGIBLES Pacientes consulta externa 400 Abandonaron durante la pasación = 40 CONTACTADOS 400 Cuestionarios que se encontraron incompletos (13) INCLUIDOS 360 EVALUADOS 347 Total de cuestionarios válidos y completos 112 .

71 NACIONALIDAD Peruana 347 100 IDIOMA HABLADO 347 100 Español ORIGEN CULTURAL Perú 347 100 RELIGION Católica 262 78.9 ESTADO CIVIL Soltero(a) 122* 35.2* Separado(a).7 SEXO (H) 62 17. socioeconomiucas y de las caracetristicas medicas de los pacientes Características sociodemográficas El cuadro 9 muestra las características sociodemográficas de los pacientes adultos con cáncer incluidos en el estudio.1* HIJOS Si 273 78.A continuación presentamos los resultados en relación a las variables sociodemográficas.3 NUMERO DE HIJOS 2.7 13.74 SEXO (M) 273 78.9* Casado(a) o con cónyuge 153* 44.33 2.7 Otras 74 21.76 12.3 *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 113 . divorciado(a). viudo(a) 69* 19. Cuadro9: Características sociodemográficas NS Media % DS EDAD 48.7 No 74 21.06 EDAD DE LOS HIJOS 26.

9 Ingresos propios y pensión de alimentos 4 1.6 OCUPACION DEL PACIENTE* Trabajo Parcial.9 Propios y de la pareja 15 4.9 Ama de casa /sin empleo/otros 254 73.2 Invalidez 174 50.Características socioeconómicas El cuadro 10 muestra las características socioeconómicas y el nivel de educación del paciente y pareja.2 Pensión de alimentos 14 4.9 Secundaria incompleta 42 12.0 Universitaria o Superior 25 7.3 (estudiantes )INGRESOS DE LA FAMILIA Propios 84 24.9 Otros 32 9.9 Independiente 62 17.2 Post-universitaria 2 0.2 Ayuda social o de otros organismos 4 1.3 Empleado 26 7.1 Universitaria incompleta 14 4. Cuadro 10: Características socioeconómicas NIVEL DE ESTUDIOS DEL PACIENTE* NS % Primaria 99 28.2 Post Universitaria 2 0.6 PROFESION DE LA PAREJA* Obrero 22 6. Tiempo Completo 49 14.0 Ingresos propios y pensión 3 0.2 NIVEL DE ESTUDIOS DE LA PAREJA* Primaria/ sin estudios 208 59.2 Cónyuge 90 25.3 Pensionista 4 1.3 *porcentaje adaptado en función de valores ausentes 114 .5 Ejecutivo 3 0. ama de casa 81 23.1 Secundaria completa 56 16.5 Secundaria 168 48.4 Superior 77 22.2 Desempleo.4 Jubilado 3 0.

5 Tres a seis meses 3 0.5 Cáncer de cerebro y ojos 4 1.4 Cáncer de piel 12 3.1 Radioterapia 28 8.68 Tratamientos anticancerosos actuales* Cirugía 33 9.8 Demasiado temprano para evaluar 56 6.1 Hormonoterapia 79 22.8 Inmunoterapia 6 1.Características médicas de los pacientes El cuadro 11 nos muestra las características médicas.5 Quimioterapia 153 44.1 Remisión menor 16 4.2 Cáncer de próstata y pene 2 0. 1. Cuadro 11: Características médicas de pacientes con cáncer Diagnostico oncológico actual * NS % (n = 344) Cáncer mama 151 43.3 En progresión 41 11.3 Cáncer de pulmón.9 Seis meses a un año 14 4 Un año a cinco años 97 28 Más de cinco años 181 52.1 Pronóstico* Tres meses 12 3.S. cabeza y cuello 21 6.6 Sin cambio 22 6.7 Remisión parcial 94 27.3 Cáncer del sistema digestivo 32 9.2 Curación 40 11.6 Cáncer de riñón y vías urinarias 2 0.9 Cáncer hematológico 66 19.1 Testículos y trompas 15 4.5 *porcentaje adaptado en función de valores ausentes 115 .9 D.7 Estadio de la enfermedad* Remisión completa 110 31.2 Cáncer ginecológico 39 11.6 Meses después del diagnóstico Media 28.

el 19% un cáncer hematológico. socioeconómicas y medicas de la muestra estudiada se pueden resumir de la siguiente manera: Primeramente señalemos que solicitamos la participación de más de seiscientos pacientes. hablan el español y el 78. Tal como lo podemos ver. El cáncer de los pacientes fue diagnosticado en promedio 2. las características sociodemográficas. el 31% de los pacientes estaban en remisión completa. Los ingresos principales son los suyos propios más los de la pareja. La edad media de los pacientes es de 48. la pareja está desempleada o es ama de casa.4 años antes.1%). el 48% tienen estudios de secundaria y el 30% de primaria. Todos los pacientes son de nacionalidad peruana.7 años. de los cuales 347 fueron incluidos en la muestra. En general. el 22% un tratamiento hormonoterápico y el 10% se han sometido a una cirugía. El 44% reciben un tratamiento quimioterápico. el 11% en progresión y el 6% en situación estacionaria. el 11% un cáncer ginecológico y el 9% un cáncer del sistema digestivo. El 50% de los pacientes dejaron de trabajar o se encuentran en situación de baja médica. La mayoría de pacientes tenían un pronóstico de un año o más. El 17. Más del 40% de la muestra tienen cáncer de mama. el 27% en remisión parcial. Ciento cincuenta y tres pacientes están casados o viven en pareja (44. 116 . En el momento de la evaluación.7% son católicos. el nivel de estudios de la pareja es mayoritariamente de educación primaria.9% son varones.

1 Otro(s) allegado(s) 55 16% *porcentajes adaptados en función de los valores ausentes 117 .2 1.07 Uno/varios hijos 273 79% En caso afirmativo. cantidad de hermanos 2. de los hijos y de los hermanos (as). Miembros de la familia* Cónyuge/pareja 202 58% Padre 137 39% Suegro 45 13% Madre 177 51% Suegra 72 21% Abuela materna 23 7% Abuelo materno 13 4% Abuela paterna 13 4% Abuelo paterno 15 4% Uno/varios hermanos 293 84% En caso afirmativo. Cuadro 12: Evaluación del apoyo social facilitado al paciente con cáncer NS (347) % MEDIA D. Evaluación del apoyo social facilitado al paciente con cáncer El cuadro 12 nos muestra el entorno social de los pacientes con cáncer donde se puede apreciar la importancia de la pareja.S. cantidad de hijos 2. cantidad de hermanas 2.61 2. cantidad de amigos 6.81 Una/varias hermanas 277 80% En caso afirmativo.29 Amigo(s) 159 46% En caso afirmativo.

la mayor parte de los pacientes se enfrentan al menos una vez al mes a algún tipo de dificultad. N=347 N %* No Profesionales Voluntario 55 15.2 Asistente social 50 14.9 Grupo de ayuda mutua 1 0.2% de pacientes) y de los médicos especialistas (39. Los pacientes con cáncer afirman haber recibido ayuda en el transcurso del último mes por parte de los siguientes miembros de su entorno: de sus hermanos/as 69. En lo que se refiere a la ayuda recibida en el transcurso del último mes por parte de los profesionales de la salud.5 e Hermana/hermano 240 69. 118 . Como podemos ver. El cuadro 13 nos muestra la ayuda recibida en el transcurso del último mes.8% de pacientes). Los pacientes señalan haber recibido ayuda de: médicos (56.1% de pacientes.5 % de pacientes. Pareja 112 32.4 Psiquiatra 20 5.1 Hijos 222 64 Amigos 62 17. enfermeros/as (54.4 *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes El cuadro 14 muestra la importancia de las dificultades a las que se enfrentan los pacientes con cáncer de nuestro estudio.9 Otros 62 17.4 Otro profesional 5 1.8% de pacientes). siendo las mas frecuentes el malestar emocional. de sus hijos/as 64% de pacien tes y de sus padres el 45. las dificultades económicas y la ansiedad ante las situaciones medicas. La mayor intensidad de estas dificultades se da en relación a las inquietudes relacionadas con la enfermedad.8 Enfermera(o) 188 54.3 Padre/madr 158 45.9 Profesionales Psicólogo 36 10.8 Oncólogo o especialista 138 39.3 Esposo(a).8 Médico 197 56.

43 0.95 3.39 0.16 0.90 Quimioterapia 143 41.70 0.44 0.80 Preocupaciones con el trabajo 15 4.21 0.95 Comprensión en la pareja 50 14. 3= mucho.56 0.78 Controlar los actos médicos 191 55.54 0.14 1.84 0.80* 0.83 Inquietud relacionada con la enfermedad 258 74.04 0.49 0.29* 0.27* 0. 1= un poco. 4= enormemente * Porcentaje adaptado según la pertinencia de las dificultades por la situación sociodemográfica y médica del paciente y los valores ausentes.17 0.55 0.50 Desplazamientos 106 30. Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 57 16.69 0.18 6.82 Vestimenta 66 19.11 0.63 2.59 0. Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 128 36.85 Ocio 166 47.33 0.64 1.55 0.71 Ansiedad en relación con las situaciones médicas 293 84.47 0. 2=moderadamente. Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 153 44.01* 0.36 0.92 Profesión/Trabajo 208 59.64 1.32* 0.08 Obstáculos al empleo 16 4.31 0.28 0.38 0.08 Aumento de peso 54 15.39 0.38 1.00 Ostomía 6 1.51* 0.45* 1.9 0.77 1.84 0.41* 0.14 0.65 1.84 Radioterapia 24 6.80 Relaciones con los amigos 109 31.41 Relaciones con los hijos 92 26.86 Contactos físicos 53 15.37 1.55 Diarreas / Incontinencia 122 35.80 Funciones cognitivas 189 54.43* 0.58 0. 119 .27 0.68* 0.06 Adhesiónal tratamiento 43 12.97 Dificultades económicas 284 81.90 1.95 Actividades de la vida cotidiana 135 38.76 0.57 0.11 1.27* 1.41 0.21 0.73* 0.93 Falta de atención 34 9. Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 118 34.02 0. Dificultades sexuales Interés por lo sexual 118 34.46 1.72 Prótesis 1 0.89 0. Dificultades físicas Movilidad 219 63.84* 1.92* 1.47 0.89 0.69 Comunicar con el equipo médico 174 50.13 Pérdida de peso 154 44.69 0.59 1.01 0.53 0.97 0.81 Sobreprotección 103 29.45 0.10 Disfuncionamientos sexuales 53 15.21* 1. Cuadro 14: Importancia de las dificultades que afrontan los pacientes con cáncer (n=347) Frecuencia de las Intensidad de las dificultades 1 dificultades 2 n % M SD 1.44 1.80 5.11 (1) número de pacientes que han sufrido estas dificultades por lo menos un poco en el transcurso del último mes (2) 0= en absoluto.38 0.13 Encuentros amorosos 48 13.38 Dolores 202 58.76 Comunicar con los amigos 128 36.61* 1.09* 0.85 Malestar emocional 297 85.94 1.80 0.80 4.82 1.83* 0.

Evaluación de las ayudas que los pacientes con cáncer desean o reciben en su
entorno
En cuadro 15 nos muestra la ayuda que el paciente recibe o desea recibir por parte de su pareja o de sus
hijos. En general la pareja y los hijos brindan al paciente mas ayuda de la deseada.
CUADRO 15: AYUDA DEL CÓNYUGE O PAREJA Y DE LOS HIJOS AL PACIENTE CON CÁNCER

Frecuencia Ayuda cónyuge o pareja Ayuda Hijos
de
Dificultades Deseada Recibida Deseada Recibida

N % N % N % N % N %
1.Dificultades Físicas 219 63,1 31 8,9 44 12,7 39 11,2 57 16,4
Movilidad
Actividades de la vida cotidiana 135 38,9 26 7,5 29 8,4 41 11,8 46 13,3
Ocio 166 47,8 38 11 39 11,2 36 10,4 43 12,4
Pérdida de Peso 154 44,3 23 6,9 28 8,1 17 4,9 20 5,8
Profesión/Trabajo 208 59,4 39 11,2 49 14,1 45 13 53 15,3
Dolores 202 58,2 9 2,6 14 4,0 11 3,2 18 5,2
Vestimenta 66 19 10 2,9 13 3,7 4 1,2 8 2,3
2.Dificultades en las Interacciones Médicas
118 34 11 3,2 15 4,3 11 3,2 13 3,7
Obtener Información
Comunicación con el equipo médico 174 50 23 6,6 23 6,6 32 9,2 34 9,8
Controlar los actos médicos 191 55 10 2,9 12 3,5 7 2,0 10 2,9
3.Dificultades Psicosociales
128 36,8 12 3,5 14 4,0 7 2,0 16 4,6
Imagen del cuerpo
Malestar emocional 297 85,5 42 12,1 55 15,9 33 9,5 48 13,8
Funcionamiento cognitivo 189 54,4 24 6,9 31 8,9 26 7,5 33 9,5
Comunicación con los amigos 128 36,8 30 8,6 28 8,1 24 6,9 25 7,2
Relaciones con los amigos 109 31,4 19 5,5 20 5,8 20 5,8 17 4,9
Ansiedad en relación a situaciones médicas 293 84,4 28 8,1 33 9,5 29 8,4 40 11,5
Inquietudes en relación a la enfermedad 258 74,5 22 6,3 28 8,1 17 4,9 23 6,6
Relaciones con los hijos 92 26,5 27 7,8 34 9,8 14 4,0 15 4,3
Problemas de trabajo 15 4,3 4 1,2 4 1,2 - - - -
4.Dificultades conyugales
57 16,4 7 2,0 8 2,3 3 0,9 2 0,3
Comunicación/Diálogo con la pareja
Contactos físicos con la pareja 53 15,2 8 2,3 15 4,3 2 0,6 1 0,3
Comprensión con la pareja 50 14,4 7 2,0 7 2,0 2 0,6 3 0,9
Sobreprotección de la pareja 103 29,6 12 3,5 18 5,2 17 4,9 17 4,9
Falta de atención a la pareja 34 9,8 2 0,6 6 1,7 3 0,9 3 0,9
6.Dificultades sexuales
Interés sexual 118 34 21 6,1 29 8,4 7 2,0 9 2,6
Disfuncionamientos sexuales 53 15,2 4 1,2 12 3,5 1 0,3 1 0,3
7.Otras Dificultades
153 44 6 1,7 8 2,3 6 1,7 6 1,7
Dolores en relación a los proced. diag.
Aumento de peso 54 15,5 1 0,3 2 0,6 1 0,3 1 0,3
Diarrea/Incontinencia 122 35 4 1,2 7 2,0 2 0,6 3 0,9
Quimioterapia 143 41,2 20 5,8 27 7,8 19 5,5 25 7,2
Radioterapia 24 6,9 1 0,3 2 0,6 2 0,6 4 1,2
Ostomía 6 1,73 1 0,3 1 0,3 2 0,6 2 0,6
Prótesis 1 0,29 - - - - - - - -
Adhesión al tratamiento 43 12,3 7 2,0 7 2,0 10 2,9 9 2,6
Desplazamientos 106 30,5 14 4,0 24 6,9 21 6,1 39 11,2
Dificultades económicas 284 81,4 38 11 52 15 52 15 73 21
Obstáculos al empleo 16 4,6 4 1,2 4 1,2 - - - -
Encuentros amorosos 48 13,8 1 0,3 1 0,3 3 0,9 3 0,9

120

El cuadro N°16 muestra los resultados de la ayuda que el paciente recibe de sus padres y
hermanos. Al igual que en el caso de los padres, los hermanos también dan más ayuda de la que
los pacientes desean recibir menos en lo relativo a las actividades de ocio, donde se da el caso contrario.
CUADRO 16: AYUDA DE LOS PADRES Y DE LOS HERMANOS (AS)

Frecuencia Ayuda padres Ayuda Hermanos (as)
de Deseada Recibida Deseada Recibida
Dificultades
NS % NS % NS % NS % NS %
1.Dificultades Físicas 219 63,1 25 7,2 27 7,8 31 8,9 41 11,8
Movilidad
Actividades de la vida cotidiana 135 38,9 21 6,1 25 7,2 33 9,5 42 12,1
Ocio 166 47,8 34 9,8 30 8,6 37 10,7 35 10,1
Pérdida de Peso 154 44,3 18 5,2 21 6,1 18 5,2 21 6,1
Profesión/Trabajo 208 59,4 30 8,6 32 9,2 40 11,5 42 12,1
Dolores 202 58,2 10 2,9 12 3,5 9 2,6 12 3,5
Vestimenta 66 19 5 1,4 6 1,7 7 2,0 6 1,7
2.Dificultades en las Interacciones Médicas
Obtener Información 118 34 7 2,0 6 1,7 10 2,9 12 3,5

Comunicación con el equipo médico 174 50 19 5,5 17 4,9 19 5,5 23 6,6
Controlar los actos médicos 191 55 7 2,0 8 2,3 10 2,9 10 2,9
3.Dificultades Psicosociales
128 36,8 8 2,3 7 2,0 8 2,3 18 5,2
Imagen del cuerpo
Malestar emocional 297 85,5 31 8,9 25 7,2 31 8,9 41 11,8
Funcionamiento cognitivo 189 54,4 12 3,5 10 2,9 17 4,9 25 7,2
Comunicación con los amigos 128 36,8 16 4,6 13 3,7 23 6,6 18 5,2
Relaciones con los amigos 109 31,4 10 2,9 8 2,3 9 2,6 9 2,6
Ansiedad en relación a situaciones médicas 293 84,4 19 5,5 20 5,8 22 6,3 26 7,5
Inquietudes en relación a la enfermedad 258 74,5 18 5,2 18 5,2 14 4,0 24 6,9
Relaciones con los hijos 92 26,5 10 2,9 12 3,5 21 6,1 20 5,8
Problemas de trabajo 15 4,3 2 0,6 2 0,6 3 0,9 2 0,6
4.Dificultades conyugales 57 16,4 4 1,2 4 1,2 5 1,4 7 2,0
Comunicación/Diálogo con la pareja
Contactos físicos con la pareja 53 15,2 2 0,6 3 0,9 2 0,6 4 1,2
Comprensión con la pareja 50 14,4 3 0,9 2 0,6 5 1,4 6 1,7
Sobreprotección de la pareja 103 29,6 11 3,2 10 2,9 8 2,3 7 2,0
Falta de atención a la pareja 34 9,8 1 0,3 1 0,3 3 0,9 6 1,7
5.Dificultades sexuales
Interés sexual 118 34 9 2,6 9 2,6 14 4,0 19 5,5
Disfuncionamientos sexuales 53 15,2 - - 1 0,3 1 0,3 1 0,3
6.Otras Dificultades
153 44 6 1,7 7 2,0 4 1,2 7 2,0
Dolores en relación a los proced. diag.
Aumento de peso 54 15,5 3 0,9 2 0,6 - - - -
Diarrea/Incontinencia 122 35 4 1,2 4 1,2 3 0,9 6 1,7
Quimioterapia 143 41,2 8 2,3 9 2,6 17 4,9 21 6,1
Radioterapia 24 6,9 2 0,6 2 0,6 1 0,3 1 0,3
Ostomía 6 1,73 - - - - 1 0,3 1 0,3
Prótesis 1 0,29 - - - - - - - -
Adhesión al tratamiento 43 12,3 7 2,0 7 2,0 7 2,0 7 2,0
Desplazamientos 106 30,5 5 1,4 7 2,0 10 2,9 17 4,9
Dificultades económicas 284 81,4 23 6,6 27 7,8 55 15,9 61 17,6
Obstáculos al empleo 16 4,6 1 0,3 2 0,6 1 0,3 - -
Encuentros amorosos 48 13,8 1 0,3 1 0,3 5 1,4 6 1,7

121

Evaluación de las ayudas que los pacientes con cáncer desean o reciben de los
profesionales de la salud
Los resultados nos muestran que los pacientes afirman haber recibido de los médicos de cabecera
y de los médicos especialistas menos ayuda de la que hubieran deseado recibir.
CUADRO 17: Ayuda de los médicos

Ayuda Médico de Cabecera Ayuda Médico Especialista
Frecuencia de Dificultades
Deseada Recibida Deseada Recibida
NS % NS % NS % NS % NS %
1.Dificultades Físicas
Movilidad 219 63,1 64 18,4 34 9,8 56 16,1 41 11,8
Actividades de la vida cotidiana 135 38,9 16 4,6 7 2,0 15 4,3 11 3,2
Ocio 166 47,8 29 3,4 13 3,7 31 8,9 25 7,2
Pérdida de Peso 154 44,3 48 13,8 36 10,4 74 21,3 55 15,9
Profesión/Trabajo 208 59,9 33 9,5 15 4,3 48 13,8 33 9,5
Dolores 202 58,2 109 31,4 93 26,8 70 20,2 60 17,3
Vestimenta 66 19,0 7 2,0 4 1,2 5 1,4 3 0,9
2.Dificultades en las Interacciones
Médicas 118 34,0 57 16,4 24 6,9 24 6,9 16 4,6
Obtener Información
Comunicación con el equipo médico 174 50,1 59 17,0 32 9,2 48 13,8 37 10,7
Controlar los actos médicos 191 55,0 126 36,3 93 26,8 44 12,7 39 11,2
3.Dificultades Psicosociales 128 36,8 33 9,5 17 4,9 16 4,6 12 3,5
Imagen del cuerpo
Malestar emocional 297 85,5 53 1,3 21 6,1 46 13,3 22 6,3
Funcionamiento cognitivo 189 54,4 26 7,5 19 5,5 32 9,2 18 5,2
Comunicación con los amigos 128 36,8 6 1,7 2 0,6 12 3,5 5 1,4
Relaciones con los amigos 109 31,4 9 2,6 4 1,2 8 2,3 5 1,4
Ansiedad en relación a situaciones médicas 293 84,4 56 16,1 40 11,5 57 16,4 42 12,1
Inquietudes en relación a la enfermedad 258 74,4 107 30,8 86 24,8 72 20,7 66 19,0
Relaciones con los hijos 92 26,5 9 2,6 2 0,6 10 2,9 6 1,7
Problemas de trabajo 15 4,3 1 0,3 1 0,3 2 0,6 _ _
4.Dificultades conyugales 57 16,4 3 0,9 2 0,6 2 0,6 1 0,3
Com./Diálogo con la pareja
Contactos físicos con la pareja 53 15,2 3 0,9 2 0,6 5 1,4 4 1,2
Comprensión con la pareja 50 14,4 3 0,9 2 0,6 3 0,9 3 0,9
Sobreprotección de la pareja 103 29,6 5 1,4 4 1,2 8 2,3 7 2,0
Falta de atención a la pareja 34 9,8 2 0,6 2 0,6 3 0,9 3 0,9
5.Dificultades sexuales
Interés sexual 118 34,0 11 3,2 5 1,4 12 3,5 6 1,7
Disfunción sexual 53 15,2 6 1,7 2 0,6 7 2,0 6 1,7
6.Otras Dificultades
Dolores en relación proced. diag. 153 44,9 23 6,6 16 4,6 51 14,7 47 13,5
Aumento de peso 54 15,5 7 2,0 10 2,9 14 4,0 6 1,7
Diarrea/Incontinencia 122 35,1 40 11,5 32 9,2 67 19,3 61 17,6
Quimioterapia 143 41,2 55 15,9 45 13,0 39 11,2 35 10,1
Radioterapia 24 6,9 4 1,2 5 1,4 5 1,4 5 1,4
Ostomía 6 1,7 6 1,7 -_ _- 1 0,3 1 0,3
Prótesis 1 0,2 -_ _- -_ _- _ _ _ _
Adhesión al tratamiento 43 12,3 9 2,6 5 1,4 5 1,4 4 1,2
Desplazamientos 106 30,5 2 0,6 1 0,3 1 0,3 1 0,3
Dificultades económicas 284 81,8 5 1,4 3 0,9 3 0,9 3 0,9
Obstáculos al empleo 16 4,6 1 0,3 - - 2 0,6 1 0,3
Encuentros amorosos 48 13,8 2 0,6 2 0,6 1 0,3 1 0,3

122

El cuadro 18 nos muestra la ayuda que los pacientes con cáncer desean recibir y reciben de
los/las enfermeros/as y asistentes sociales. Los pacientes señalan recibir menos ayuda de la deseada.
Cuadro 18: Ayuda de los enfermeros (as) y asistentes sociales a los pacientes con cáncer
Frecuencia de Ayuda de los Enfermeros Ayuda de las Asistentes
Dificultades (as) Sociales
Deseada Recibida Deseada Recibida
NS % NS % NS % NS % NS %
1.Dificultades Físicas 219 63,1 15 4,3 10 2,9 1 0,3 1 0,3
Movilidad
Actividades de la vida cotidiana 135 38,9 3 0,9 1 0,3 1 0,3 - -
Ocio 166 47,8 10 2,9 7 2,0 1 0,3 1 0,3
Pérdida de Peso 154 44,3 18 5,2 14 4,0 1 0,3 - -
Profesión/Trabajo 208 59,9 10 2,9 5 1,4 - - - -
Dolores 202 58,2 17 4,9 11 3,2 - - - -
Vestimenta 66 19,0 2 0,6 1 0,3 - - - -
2.Dificultades en las Interacciones
Médicas 118 34,0 32 9,2 23 6,6 1 0,3 - -
Obtener Información
Comunicación con el equipo médico 174 50,1 31 8,9 27 7,8 1 0,3 1 0,3
Controlar los actos médicos 191 55,0 25 7,2 23 6,6 - - - -
3.Dificultades Psicosociales
128 36,8 7 2,0 7 2,0 - - - -
Imagen del cuerpo
Malestar emocional 297 85,5 11 3,2 4 1,2 - - - -
Funcionamiento cognitivo 189 54,4 7 2,0 4 1,2 - - - -
Comunicación con los amigos 128 36,8 4 1,2 1 0,3 - - - -
Relaciones con los amigos 109 31,4 2 0,6 1 0,3 - - - -
Ansiedad en relación a situaciones
Médicas 293 84,4 47 13,5 38 11,0 1 0,3 - -
Inquietudes en relación a la enfermedad 258 74,4 18 5,2 13 3,7 - - - -
Relaciones con los hijos 92 26,5 2 0,6 1 0,3 - - - -
Problemas de trabajo 15 4,3 1 0,3 - - - - - -
4.Dificultades conyugales 57 16,4 1 0,3 - - - - - -
Com./Diálogo con la pareja
Contactos físicos con la pareja 53 15,2 1 0,3 1 0,3 - - - -
Comprensión con la pareja 50 14,4 1 0,3 1 0,3 - - - -
Sobreprotección de la pareja 103 29,6 2 0,6 2 0,6 - - - -
Falta de atención a la pareja 34 9,8 - - 1 0,3 - - - -
5.Dificultades sexuales
Interés sexual 118 34,0 2 0,6 2 0,6 - - - -
Disfunción sexual 53 15,2 - - 1 0,3 - - - -
6.Otras Dificultades
Dolores proced. diag. 153 44,0 69 19,9 59 17,0 - - - -

Aumento de peso 54 15,5 - - - - - - - -
Diarrea/Incontinencia 122 35,1 7 2,0 6 1,7 - - - -
Quimioterapia 143 41,2 41 11,8 35 10,1 - - - -
Radioterapia 24 6,9 9 2,6 7 2,0 - - - -
Ostomía 6 1,7 4 1,2 3 0,9 - - - -
Prótesis 1 0,2 - - - - - - - -
Adhesión al tratamiento 43 12,3 2 0,6 1 0,3 - - - -
Desplazamientos 106 30,5 1 0,3 - - 35 10,1 4 1,2
Dificultades económicas 284 81,8 3 0,9 1 0,3 157 45,2 82 23,6
Obstáculos al empleo 16 4,6 - - - - 2 0,6 - -
Encuentros amorosos 48 13,8 1 0,3 - - - - - -

123

Evaluación de la ayuda que los pacientes con cáncer desean recibir o reciben de
los psicólogos y psiquiatras

El cuadro N°19 muestra los resultados en lo que se refiere a la ayuda que los pacientes con
cáncer desean recibir o reciben de los psicólogos y psiquiatras.
Como podemos ver, la ayuda que los pacientes reciben efectivamente de los psiquiatras y
psicólogos es inferior de la que desearían recibir.
Cuadro 19: AYUDA DE LOS PSICÓLOGOS Y PSIQUIATRAS A LOS PACIENTES CON CÁNCER
Ayuda de los Psicólogos Ayuda de las Psiquiatras
Frecuencia de Dificultades Deseada Recibida Deseada Recibida
NS % NS % N % NS % NS %
1.Dificultades Físicas
219 63,1 44 12,7 12 3,5 12 3,5 10 2,9
Movilidad
Actividades de la vida cotidiana 135 38,9 14 4,0 6 1,7 7 2,0 7 2,0
Ocio 166 47,8 56 16,1 14 4,0 10 2,9 9 2,6
Pérdida de Peso 154 44,3 31 8,9 13 3,7 11 3,2 11 3,2
Profesión/Trabajo 208 59,9 30 8,6 9 2,6 5 1,4 4 1,2
Dolores 202 58,2 30 8,6 14 4,0 10 2,9 9 2,6
Vestimenta 66 19,0 12 3,5 5 1,4 3 0,9 3 0,9
2.Dificultades en las Interacciones Médicas
118 34,0 22 6,3 6 1,2 5 1,4 2 0,6
Obtener Información
Com. con el equipo médico 174 50,1 56 16,1 7 2,0 6 1,7 3 0,9
Controlar los actos médicos 191 55,0 25 7,2 4 1,2 1 0,3 3 0,9128
3.Dificultades Psicosociales
128 36,8 76 31,9 12 3,5 10 2,9 9 2,6
Imagen del cuerpo
Malestar emocional 297 85,5 200 57,6 27 7,8 21 6,1 10 2,9
Funcionamiento cognitivo 189 54,4 110 31,7 11 3,2 8 2,3 3 0,9
Comunicación con los amigos 128 36,8 70 20,2 8 2,3 5 1,4 1 0,3
Relaciones con los amigos 109 31,4 65 18,7 8 2,3 6 1,7 2 0,6
Ansiedad en rel. a situaciones médicas 293 84,4 151 43,5 17 4,9 11 3,2 10 2,9
Inquietudes en relación a la enfermedad 258 74,4 117 33,7 20 5,8 11 3,2 9 2,6
Relaciones con los hijos 92 26,5 36 10,4 6 1,7 5 1,4 3 0,9
Problemas de trabajo 15 4,3 3 0,9 - - - - -
4.Dificultades conyugales
57 16,4 47 13,5 5 1,4 5 1,4 1 0,3
Com/Diálogo con la pareja
Contactos físicos con la pareja 53 15,2 40 11,5 6 1,7 6 1,7 2 0,6
Comprensión con la pareja 50 14,4 34 9,8 6 1,7 4 1,2 2 0,6
Sobreprotección de la pareja 103 29,6 45 13,0 7 2,0 3 0,9 2 0,6
Falta de atención a la pareja 34 9,8 24 6,9 3 0,9 3 0,9 1 0,3
5.Dificultades sexuales
Interés sexual 118 34,0 68 19,6 8 2,3 5 1,4 3 0,9
Disfuncionamiento sexual 53 15,2 23 6,6 2 0,6 3 0,9 1 0,3
6.Otras Dificultades
153 44,0 14 4,0 6 1,7 2 0,6 3 0,9
Dolores en relación proced. diag.
Aumento de peso 54 15,5 5 1,4 2 0,6 2 0,6 2 0,6
Diarrea/Incontinencia 122 35,1 8 2,3 6 1,7 6 1,7 5 1,4
Quimioterapia 143 41,2 36 10,4 11 3,2 6 1,7 6 1,7
Radioterapia 24 6,9 5 1,4 2 0,6 2 0,6 2 0,6
Ostomía 6 1,7 1 0,3 - - 6 1,7 - -
Prótesis 1 0,2 - - - - - - - -
Adhesión al tratamiento 43 12,3 8 2,3 4 1,2 5 1,4 5 1,4
Desplazamientos 106 30,5 6 1,7 4 1,2 3 0,9 2 0,6
Dificultades económicas 284 81,8 13 3,7 8 2,3 8 2,3 7 2,0
Obstáculos al empleo 16 4,6 3 0,9 - - - - - -
Encuentros amorosos 48 13,8 29 8,4 8 2,3 2 0,6 1 0,3
124

La ayuda de la pareja seguida de los hijos y finalmente los hermanos son las ayudas más deseada.Pero si adicionamos la ayuda de los médicos de cabecera y los especialistas. Como podemos ver la suma de ayudas más importantes es la ayuda deseada por el paciente por parte del psicólogo (1557). Finalmente el cuadro 20 nos muestra la suma de las ayudas que el paciente con cáncer desea recibir o recibe de los profesionales y de su entorno. (N=347) Deseada Recibida Ayuda Suma Media Suma Media Ayuda de psicólogos 1557 38 287 7 1775 440 Ayuda de psiquiatras 218 5 153 3 Ayuda de médicos de cabecera 1035 24 681 17 1934 1372 Ayuda de médicos especialistas 899 21 691 16 Ayuda de enfermeros (as) 406 10 311 8 Ayuda de asistentes sociales 201 5 89 2 Ayuda de la pareja 587 13 743 17 Ayuda de los hijos 1626 566 12 2026 720 15 473 11 563 13 Ayuda de los hermanos(as) Ayuda de los padres 367 8 370 8 125 . ésta supera a los psicólogos. Cuadro 20: Cantidad de ayuda que el paciente con cáncer desea recibir o recibe de los profesionales y de su entorno.

1 99. Este resultado corrobora aquellos obtenidos en el cares donde la intensidad de las dificultades es leve pero su frecuencia bastante elevada. las puntuaciones medias entre 13 y 18 y elevadas las puntuaciones superiores o iguales a 19.6. Por el contrario. Para el 11 % de sujetos entrevistados las actividades cotidianas se realizan con total normalidad.. 126 .Cuadro 21: Escala de Karnofsky Los resultados muestran que el 99 % de paciente tienen signos menores de la enfermedad KPS N % Actividades cotidianas normales (100) 40 11.4 Realiza actividades cotidianas con esfuerzo (80) 13 3.6 Como podemos ver una gran mayoría de pacientes presenta signos menores de la enfermedad (84 %) y solo el 4 % realiza las actividades de la vida cotidiana con cierta dificultad.4 lo cual indica un nivel subclínico.7 Incapaz de realizar actividades cotidianas ( ≤ 70) 2 0. El punto de corte utilizado fue 8 para depresión y ansiedad y 12 para el HADS total. la puntuación es de 7. en lo que se refiere a la depresión.5 realiza actividades cotidianas pero signos menores de la enfermedad (90) 292 345 84. Evaluación del estado emocional de los pacientes con cáncer El cuadro 22 muestra los resultados obtenidos por el grupo de pacientes examinados a la escala hospitalaria de ansiedad y de depresión (HADS).. es decir superior al punto de corte que fue de 8. lo cual indica que existe probablemente una problemática de tipo ansiosa. 1990). las puntuaciones entre 8 y 10 son puntuaciones medias y las puntuaciones superiores a 10 se consideran elevadas y manifiestan la presencia de cierto malestar emocional. En el HADS global las puntuaciones de 0 a 12 son bajas. (López Roig et al. 1998. Los pacientes con cáncer de la muestra tienen una puntuación de ansiedad de 9. Senalamos que puntuaciones para ansiedad y depresión entre 0 y 7 se consideran puntuaciones subclínicas. Razavi et al.

Según Ibbotson et al.7 % de pacientes (n=228) tienen un puntaje de ansiedad media y elevada. depresión y score total.3 Ansiedad Cut-off 8 o (inf.8 48. a 8) 7.1 % de pacientes Cuadro 23: resultados HADS niveles de ansiedad. medio y elevado (superior al punto de corte).1 lo cual indica la presencia de signos de ansiedad o depresión por encima de la media.1 Elevada 160 46. al punto de corte).4 Depresión 17. muestra el número de pacientes y el puntaje ansiedad.9* 21.10 Total Cut-off a 12 6. La puntuación global en nuestra muestra es de 17.7 Elevada 144 41. a 8) 3.64 4.62 El cuadro 23. 127 .7 Elevada 62 17. Para depresión (n=168) 48 % de sujetos tienen un puntaje medio y elevado (superior al punto de corte).5* Depresión Baja 176 50. (1994). media y D. NS 347 % (*) Ansiedad Baja 117 33.0 78.S. se espera una puntuación en el HADS global de 0 a 14 cuando no existe trastorno ansioso o depresivo y de 15 a 42 cuando sí existe signos de ansiedad o depresion. El 65.2 65. El HADS total (n= 271) da un puntaje medio y elevado en el 77. depresión y total HADS separado en niveles bajo (inf.7 Media 107 30.7 Media 84 24. En nuestra muestra se trataría más bien de una problemática de tipo ansiosa.46 Cut-off 8 (o inf.) HADS MEDIA DS 9. Cuadro 22: Resultados al HADS (valores del cut-off.1* * Porcentajes en función de valores ausentes y punto de corte de 8 para ansiedad y depresión y 12 para HADS total.3 HADS total Baja 74 Media 111 32.

000 Elevado 12s 8. b. medio. Cuando analizamos éste deseo de ayuda en relación con los tratamientos anticancerosos (cuadro 26) .000 Bajo 35s 29. encontramos que más del 75 % de pacientes en tratamiento también desean recibir una ayuda de parte de psicólogos o psiquiatras (ver cuadro 23).9 Significativo 128 . Los siguientes 3 cuadros a.9 82s 70.1 279s 80.4 Significativo .000 Total 66s 19. Como podemos ver cuando se relaciona el deseo de ayuda psicológica por parte de psiquiatras o psicólogos.S. a) Niveles de Ansiedad HADS y deseo de ayuda psicológica No desea ayuda de un psicólogo Sí desea la ayuda de un psicólogo Chi X² (de Pearson) o psiquiatra o psiquiatra ≤0.A.6 65s 77.D. c muestran la ayuda que los pacientes con cáncer desearían recibir o reciben de los psicólogos y psiquiatras según los resultados obtenidos al HADS (bajo.Deseo de ayuda y resultados al “HADS”: La ayuda que los pacientes con cáncer desean recibir de un psicólogo ó un psiquiatra en el transcurso del último mes en relación al “H.1 Significativo . elevado).7 Significativo .05 :Significativo N % N % .000 Medio 19s 22. con los resultados al HADS encontramos que más del 80 % de pacientes tienen niveles de ansiedad elevados y desean recibir ayuda por parte de psiquiatras y psicólogos Para establecer esta relación utilizamos un test Chi X² de Pearson.” Correlacionamos también los resultados del HADS con el deseo de ayuda por parte de psiquiatras y psicólogos.3 132s 91.

05 :Significativo N % N % 26.1 57s 91. Cuanto más elevado es el puntaje HADS. los niveles de depresión al HADS se encuentran positivamente correlacionados con el deseo de ayuda psicológica por parte de psiquiatras y psicólogos.002 Bajo 46s 73.002 Elevado 5s 8.000 Total 66s 19.1 130s . 129 .002 Medio 15s 14 92s 86 Significativo . Como podemos ver entre el 70 y el 90 % de pacientes desean una ayuda psicológica.9 Significativo . b) Depresión HADS No desea ayuda de un psicólogo Sí desea la ayuda de un psicólogo Chi X² (de Pearson) o psiquiatra o psiquiatra ≤0. Cuanto más elevado es el nivel de ansiedad al HADS más importante es el número de pacientes que desean una ayuda psicológica por parte de los profesionales de la salud mental.1 279 80. más importante es también el número de pacientes que desea una ayuda psicológica.9 Significativo Al igual que para los niveles de ansiedad.9 Significativo .

cuanto más elevado es el puntaje mayor es el número de pacientes que desean una ayuda psicológica.4 85s 76.5 Inmunoterapia 1 16.05 :Significativo N % N % .6 Significativo . AYUDA QUE LOS PACIENTES CON CÁNCER DESEAN RECIBIR DE UN PSICÓLOGO O PSIQUIATRA EN EL TRANSCURSO DEL ULTIMO MES SEGÚN EL TIPO DE TRATAMIENTO Como podemos ver en cuadro 24 más del 75 % de los pacientes que reciben un tratamiento desean también recibir una ayuda psicológica.9 Significativo Como podemos ver el score global también se correlaciona positivamente con el deseo de ayuda. No desea ayuda de un psicólogo o psiquiatra Sí desea la ayuda de un psicólogo o psiquiatra Tipo de tratamiento N % N % Cirugía 8 24.8 Radioterapia 9 22.5 66 83. c) Score total HADS No desea ayuda de un psicólogo Sí desea la ayuda de un psicólogo Chi X² (de Pearson) o psiquiatra o psiquiatra ≤0.2 145 78.4 145s 90.000 Bajo 25s 33 49s 66.000 Medio 26s 23.8 Hormonoterapia 13 16.000 Elevado 15s 9.2 Significativo .000 HADS Total 66s 19.3 130 .7 5 83.2 25 75.0 Quimioterapia 39 21.0 32 78.6 Significativo . Son los pacientes que reciben una quimioterapia los más numerosos (145).1 279 80.

En lo que se refiere a la satisfacción en relación a esta ayuda. El 70% de los pacientes dicen haber recibido ayuda de sus hermanos y el 64% de sus hijos. 131 . La mayoría de pacientes recibieron ayuda. tanto por parte de la familia como por parte de los profesionales de la salud en el transcurso del último mes. tienen que hacer frente a dificultades físicas como la movilidad. aunque no podemos precisar de qué tipo de apoyo se trata. tuvieron que hacer frente a dificultades de tipo psicosocial como el malestar emocional. la ansiedad ante las situaciones médicas y a otro tipo de dificultades como las de orden socioeconómico. a diversos grados. concretamente más del 80%. El 45% de pacientes viven con su pareja. los pacientes consideran de manera general que la ayuda recibida de su familia es muy buena y que la ayuda recibida de los profesionales de la salud es sólo “buena”. El 57 % de pacientes también recibió la ayuda de su médico. Más del 45% de pacientes dicen tener amigos cercanos y tener un promedio de seis amigos. casi el 80% tienen hijos y hermanos. Los resultados de este estudio demuestran también que las dificultades a las que los pacientes con cáncer se enfrentan son de diferentes tipos. constituyen el primer nucleo de soporte del paciente. Podemos por lo tanto afirmar que el paciente se siente ayudado por su familia y por los médicos. Una parte considerable de pacientes. una gran proporción de pacientes. Conclusiones Nuestro estudio demuestra la importancia central del entorno familiar del paciente. La gran mayoría de pacientes cuentan con la ayuda de familiares y amigos. los dolores y las dificultades relacionadas con la profesión o el trabajo. el 60% tienen pareja o cónyuge. En el transcurso del último mes en el que se recogieron los datos. concretamente más del 50%. Estas personas. casi el 40% tienen padre y el 50% tienen madre.

levantarse . Nuestro estudio demuestra igualmente que los pacientes desean recibir y reciben ayuda de profesionales de la salud. la de los psicólogos. los pacientes desearon recibir o recibieron ayuda tanto de sus familiares como de profesionales. en tercer lugar. debemos subrayar que la intensidad de estas dificultades no es elevada. pararse. así como la ayuda de los médicos y de las enfermeras en lo que se refiere al dolor y al control que tienen ellos sobre los actos médicos. la ayuda que los pacientes desean recibir de los profesionales es superior en importancia a la que d e s e a n recibir o reciben de sus familiares. a la luz de estos resultados. los pacientes desearon recibir ayuda de su pareja. la ayuda que aporta la familia es más importante en cantidad que la ayuda que el paciente desea recibir. Generalmente. los pacientes reciben por parte de los profesionales mucha menos ayuda de la que desearían recibir. siendo la de intensidad más elevada aquellas en relación a las inquietudes relacionadas con la enfermedad y a las preocupaciones de orden económico.) . a las inquietudes relacionadas con los tratamientos. seguida de la ayuda de los médicos. las dificultades físicas relacionadas con la movilidad (agacharse. sus actividades cotidianas. Para poder hacer frente a estas dificultades. la más importante es la ayuda dada por los médicos especialistas. es decir que los pacientes reciben el apoyo de sus familiares incluso cuando no la solicitan abiertamente. En cuanto a la ayuda efectivamente recibida. las dificultades para las que los pacientes desean recibir ayuda de sus familiares son también aquéllas para las que reciben efectivamente esta ayuda. de sus hijos y de sus hermanos para afrontar las dificultades psicosociales como el malestar emocional. y en especial de los psicólogos y de los médicos. En general. la de los enfermeros. 132 . Por lo tanto. Sin embargo. Sin embargo. etc. y sólo en cuarto lugar. Los pacientes desean principalmente la ayuda de psicólogos para hacer frente al malestar emocional. En cuanto a la ayuda efectivamente recibida por los pacientes. sus activi dades de ocio y para afrontar los problemas relacionados con el trabajo o su profesión. Como hemos venido diciéndolo. podemos afirmar que los pacientes con cáncer de nuestra muestra se sienten ayudados por su pareja y sus familiares pero que desearían recibir más ayuda de la que reciben de los profesionales de la salud.

una gran mayoría de los pacientes presentan niveles de ansiedad media y elevada y niveles de depresión bajos. En general. 2005) y deben enfrentarse a dificultades que ponen en peligro s u equilibrio emocional. el cáncer constituye. Todos ellos desean recibir una ayuda psicológica. podemos decir que 41 % de pacientes tienen niveles de ansiedad elevados y 24 % niveles de ansiedad medios. Para todo ser humano. En lo que se refiere a los niveles de ansiedad y depresion. Es decir 6 de cada 10 pacientes tienen niveles de ansiedad de medio a elevado y uno de cada cinco pacientes presenta niveles de depresión elevados. una forma de estrés altamente desorganizador y que necesita ser detectado y tratado desde el inicio del tratamiento o cuando se detecta la enfermedad. capaces de brindarles una ayuda para afrontar las dificultades derivadas de la enfermedad y de sus tratamientos. 133 . debería darse desde el inicio del tratamiento. reconocidos por los pacientes como profesionales. Esto demuestra la importancia del papel que desempeña el médico como profesional de la salud que centraliza toda la ayuda al paciente y la necesidad de ser secundado por otros profesionales como psicólogos y enfermeras. Más del 80 % de pacientes desea una ayuda por porte de psicólogos o psiquiatras en relación a su enfermedad. Los niveles de malestar emocional son pues bastante elevados y generalizados lo cual necesitaría de una ayuda especializada que pensamos. Nuestro estudio demuestra así la importancia de las dificultades psicológicas de los pacientes con cáncer tratados en nuestro país. niveles más elevados que en países de Europa donde los resultados de estudios han mostrado que solo entre el 10 y el 50% de pacientes con cáncer tienen niveles elevados de malestar emocional (Razavi et al.

Recalquemos dos aspectos importantes como característica de este grupo. de religión católica en su gran mayoría. lo cual no quiere decir que la enfermedad haya desaparecido del todo 2 Existe una tendencia a estudiar psicológicamente los pacientes con cáncer de mama debido a que se trata de un grupo bastante homogéneo. es de un nivel de instrucción generalmente secundario.2 En cuanto a las características de su enfermedad.M. En relación a nuestro estudio la elección no ha sido orientada sino más bien el resultado de factores aleatorios.S. en general informan estar en situación de invalidez por causa de la enfermedad. que los cánceres femeninos hoy en día son más frecuentemente detectados que aquellos de los hombres (más de 150 sujetos de nuestra muestra tenían un cáncer de mama). (2012) el cáncer de mama es después del cáncer de pulmón el tipo de cáncer más frecuente y que afecta a 1. en particular si es una enfermera. también mujer. la segunda: Psicológicamente hablando es muy probable que las mujeres sean más accesibles cuando se trata de hablar de su propia enfermedad con otra persona. ésta última en general posee un nivel inferior de instrucción y tiene una ocupación doméstica o es desempleado. 134 . Dos razones explican esto: La primera. de hígado. Finalmente sabemos que este tipo de cáncer puede ser de evolución lenta y que responde à los tratamientos de manera positiva. Pero ocupa solo el 5° lugar entre los canceres más letales. de estómago o del cáncer de colon y de recto.7 millones de personas en el mundo. En lo que se refiere a la información obtenida en relación al paciente y sus característica sociodemográficas. muy pocos trabajan o tienen preponderantemente una actividad de tipo doméstica. los pacientes se hallaban en estado de remisión parcial o completa de sus síntomas. vive o ha vivido en pareja. Siendo menos letal que el cáncer de pulmón. Según l’O. CONCLUSIONES Recapitulemos los resultados obtenidos en esta investigación. socioeconomicas y medicas El paciente que fue entrevistado en nuestro estudio es mayoritariamente de sexo femenino. El primero es que 3 de cada 4 pacientes son mujeres aproximadamente. Los ingresos económicos son en general los de la persona misma o de su pareja.

Muchos de los pacientes realizan sus actividades diarias pero manifiestan sentir aún signos leves. En lo que se refiere a la información obtenida sobre las dificultades psicosociales referidas por el paciente en relación a su enfermedad y tratamiento Otro aspecto que quisiéramos discutir aquí es en relación a las dificultades que manifiestan los pacientes en relación a su enfermedad o su tratamiento. Se trata de la parte central de nuestra investigación la cual tuvo como objetivo el identificar las dificultades a las que hacen frente los pacientes con cáncer y conocer también si. Un gran porcentaje tienen un buen pronóstico à más de cinco años y otro tanto un pronóstico de entre uno y cinco años. es decir el temor a las recaídas. es solo después de 5 años sin recaídas que se puede hablar con cierta seguridad de curación y el paciente ser considerado como un superviviente. Como lo dijimos antes. Para analizar estos resultados es conveniente distinguir dos tipos de información:  Información sobre la ayuda que reciben de su entorno familiar. Pero antes de realizar éste análisis es necesario de proceder a la descripción del tipo de necesidades que nuestro instrumento de evaluación pone de manifiesto. a la reaparición de síntomas de la enfermedad.sino más bien que el paciente viene de acabar un ciclo (o está acabando). Esta es la conocida “espada de Damocles” que pesa sobre la cabeza de todo paciente que sale o está en tratamiento anticanceroso. 135 . un ciclo de tratamiento o que su cáncer está en estado asintomático. utilizamos el CARES acrónimo de Cancer Rehabilitation System o sistema de rehabilitación para pacientes con cáncer. de la enfermedad. en relación a éstas dificultades los pacientes desean recibir o reciben una ayuda por parte de personas de su entorno familiar y por parte de los profesionales de la salud. menores. Esto ultimo podría ser interpretado como que se trata de un grupo de sujetos con expectativas medias de curación pero que aún se encuentran a medio camino o al inicio de lo que podría llamarse la curación definitiva de la enfermedad. Se sabe que en relación al cáncer.  Información sobre la ayuda que reciben por parte de los profesionales de la salud.

Una última categoría de dificultades diversas. es más bien lo que podríamos llamar un inventario (checklist) de las dificultades más frecuentes que puede encontrar cotidianamente un paciente cuando tiene una enfermedad como el cáncer. 4. 136 . es decir darle un apoyo practico en relación a su enfermedad. En total son más de 140 tipos de dificultades que este inventario pasa en revista. 6. Dificultades sexuales. 2. estas son: 1. Dificultades matrimoniales. 5. ¿En el grupo de pacientes estudiados cuales son las dificultades que el paciente expresa con más frecuencia? Existen tres principalmente (3):  El malestar emocional. lo cual nos da un considerable conjunto de informaciones sobre lo que aqueja al paciente en su vida cotidiana cuando está afectado de una enfermedad cancerosa. Tal información es preciosa si se quiere ayudar eficazmente al paciente. no es propiamente hablando un test. Conocer que dificultades prácticas lo agobian día a día es pues capital y puede ser un buen punto de partida para establecer una relación de ayuda psicológica o social en relación a los problemas que él debe enfrentar. Dificultades físicas.  Las dificultades económicas.  La ansiedad en relación a las situaciones médicas. Recordemos ¿Qué es el CARES? : El CARES es un instrumento de uso clínico. Dificultades en relación a las interacciones médicas. El CARES se divide en 6 tipos de dificultades. 3. Dificultades psicosociales.

el temor a los tratamientos. así también como la ayuda de los profesionalesde la salud. luego el problema económico para hacer frente a la enfermedad y tercero. porque demuestra que la 137 . En primer lugar. Estas dificultades son mencionadas por el 80 % de pacientes. esto acarrea dificultades de todo tipo pero sobre todo económicas porque se trata de tratamientos costosos y soy una persona en general de bajos recursos y finalmente los tratamientos son fuertes y con efectos colaterales que tendré que soportar para poder curarme” Esta es la visión que tiene el paciente de su enfermedad y la perspectiva que se presenta ante el. manifiestan problemas en relación a estos temas! Ahora bien cuáles son las dificultades que el paciente resiente con mayor fuerza o intensidad? Según nuestros resultados la mayor intensidad se da en relación a las inquietudes en relación a los tratamientos. 1° La ayuda que recibe el paciente con cáncer del entorno familiar Dos elementos fundamentales aparecen en nuestros resultados. tiene la potencial ayuda y solidaridad de su entorno familiar. ambas también de intensidad media (ver cuadros al respecto). Hasta aquí el cuadro de las dificultades que enfrenta el paciente: “tengo un cáncer que genera en mi mucha ansiedad y tristeza. la más importante quizás. es decir se trata de una intensidad moderada. Esta dificultad presenta una intensidad media de 2 en una escala que va de 0 a 4. El primero es que los pacientes con cáncer se sienten sostenidos por su entorno familiar y que incluso reciben más ayuda de la que desean recibir. es decir que más de 3 pacientes de cada 4. Pero aun así podemos esbozar ya un cuadro donde se puede ver cuáles son las dificultades que perturban más a nuestros pacientes. Las dificultades económicas vienen en segundo lugar en intensidad y en tercer lugar las dificultades en relación a los tratamientos quimiotérapicos. Una de ellas. Este dato es doblemente importante. es el miedo a la enfermedad misma. Sabemos que en general los pacientes tienden a moderar sus respuestas muchas veces por temor a ser evaluados negativamente y pensamos que estas dificultades son quizás más intensas de lo que se refiere aquí. sobre todo los tratamientos con quimioterapia reputados como devastadores y costosos para el paciente. Pero indudablemente el paciente no está solo. médicos y otros a los cuales acude y en quienes ha depositado su confianza en relación con el exito del tratamiento.

2° La ayuda que recibe el paciente de los profesionales de la salud: 138 .  En relación con sus dificultades en su profesión o trabajo. en segundo lugar de los hijos y en tercer y cuarto lugar de los padres y hermanos. suelen brindar una ayuda económica o le apoyan en los desplazamientos y en las actividades de ocio del paciente. los pacientes dicen recibir más ayuda de la deseada lo cual significa que reciben una ayuda espontanea. Pero. El segundo elemento de importancia es saber qué personas del entorno son la que ayudan más al paciente? En nuestro estudio se distinguió la ayuda deseada y la ayuda recibida. Nosotros indagamos acerca de las principales dificultades frente a las cuales los pacientes recibían ayuda.solidaridad familiar es un eje fundamental y eficaz de soporte al paciente y. De esta manera podemos esbozar la manera cómo el paciente se enfrenta a la enfermedad: El paciente no está solo ante ésta. Podemos afirmar entonces que la familia juega un rol preponderante cuando se trata de la enfermedad de uno de sus miembros y que en caso necesario se puede contar con ellos. Quienes son las principales personas de su entorno familiar que más le ayudan? Los pacientes reciben principalmente ayuda de la pareja o del cónyuge. Las tres principales dificultades en orden de importancia por las cuales los pacientes reciben una ayuda de sus familiares son las siguientes:  En relación con problemas económicos. que esta ayuda le llega al paciente aun cuando no la haya solicitado abiertamente.  En relación con malestar emocional. Como ya lo hemos señalado. También están los hijos que ayudan económicamente al paciente y/o le facilitan sus desplazamientos (movilidad) o le brindan apoyo en relación a su trabajo o profesión. si tiene una pareja o cónyuge. en segundo lugar. Esto se debe tal vez a que los padres de este grupo de pacientes son bastante mayores. aún así. Los padres ayudan menos a sus hijos cuando están afectados de una enfermedad. es esta persona quien se convierte en su principal ayudante y el paciente sabe que puede contar con ella.

Cabe preguntarse cuáles son las dificultades más frecuentes por las cuales los pacientes desearían recibir o reciben una ayuda por parte de médicos. ayuda recibida por 26. al sufrimiento. ayuda recibida por 24.8 %. a) La ayuda deseada y recibida por el paciente por parte de los médicos: Los pacientes con cáncer desean una ayuda de sus médicos en relación a 3 dificultades mayores que son las siguientes:  Controlar los actos médicos (ayuda deseada por 36.3% de pacientes. pues en el imaginario colectivo el cáncer es una enfermedad dolorosa. su pronóstico. el paciente desea que el médico le ayude para no tener dolor. 139 . El primer temor reposa en el hecho de querer saber qué van a hacer con él: Todo paciente desea tener un control sobre estos actos. El paciente tiene asimismo muchas dificultades para hablar de su enfermedad. ayuda recibida por 26. El segundo temor del paciente es al dolor. No existen dudas en cuanto al impacto negativo que tiene el cáncer y sus tratamientos sobre el bienestar del paciente.8%) Se trata pues de los tres temores básicos de los pacientes afectados por un cáncer.4%. Por lo general los pacientes aquejados por el cáncer desean y reciben ayuda de sus médicos y de los medicos especialistas en lo que se refiere a sus dificultades para enfrentar la enfermedad y los efectos de los tratamientos anticancerosos. hoy en día es muy importante evaluar las necesidades psicológicas del paciente ya que ellas tienen repercusiones sobre la eficacia de los tratamientos y la evolución de la enfermedad. Por ello.8% de pacientes)  El dolor (ayuda deseada por 31. y puede incluso pensar que le esconden la verdad.8%)  Inquietudes en relación con la enfermedad (ayuda deseada por 30. Ante estos temores del paciente los resultados muestran que los pacientes desean más ayuda que la que reciben (entre 6 y 10 % de diferencia entre la ayuda recibida y la ayuda que desean ). El tercer temor es su inquietud en relación con la enfermedad. enfermeras y profesionales de la salud?. es decir su gravedad.

recibida por 17%)  Ansiedad en relación a las situaciones médicas (ayuda deseada por 13.7 %. siendo siempre la ayuda solicitada ligeramente superior a la ayuda efectivamente recibida. recibida por 11%) 140 .3 %) En relación con estos resultados lo significativo es que se trata de dificultades bien precisas: la pérdida de peso.3%. Podemos así decir que los médicos especialistas. En lo que se refiere a las enfermeras. recibida por 19 %)  Los dolores (ayuda deseada por 20. No es ajeno a nuestro pensamiento la idea de que los oncólogos en nuestro país son especialistas muy solicitados y que su número no llega a satisfacer todas las necesidades de atención que se necesitan en el área de la oncología médica (según datos del INEN. recibida por 17. los pacientes desean y reciben ayuda en relación a las siguientes dificultades:  Dolores en relación a los procedimientos diagnósticos (ayuda deseada por 19. las enfermeras responden bien a las solicitudes de los pacientes. recibida por 15.9%. c) La ayuda deseada y recibida por el paciente de parte de los enfermeros(as): Al igual que los médicos.9%)  Las inquietudes en relación con la enfermedad (deseada por 20. los oncólogos responden bien a las demandas de sus pacientes pero que en general.5%. con una diferencia máxima de 5 %. existe un porcentaje mayor de sujetos que desean una ayuda pero que no la reciben efectivamente. el dolor y que el porcentaje de ayuda deseada y ayuda recibida es aproximadamente igual. b) La ayuda deseada y recibida por el paciente de parte de los médicos especialistas: En relación con los médicos especialistas. en el Perú faltarían más de 300 médicos oncólogos). los pacientes con cáncer desean y reciben una ayuda en lo referente a:  La pérdida de peso (ayuda deseada por 21.2%.

En nuestro estudio los pacientes desean una ayuda de parte de las asistentas sociales para hacer frente à dos tipos de dificultades principalmente:  Las dificultades económicas (deseo de ayuda por 45. esta es una realidad que no se puede negar.8% recibida por 10. etc. 141 . desplazarse para las consultas. qué expectativas deben tener en relación con los procedimientos médicos y sobre todo cómo va ser su tratamiento quimioterapéutico. Los pacientes suelen desear una ayuda práctica de parte de las enfermeras por ejemplo conocer a través de ellas cómo se realizaran los exámenes diagnósticos. Igual que los médicos. La pobreza y la enfermedad. la escasez de recursos sanitarios y la masividad de la atención hospitalaria hacen imposible la existencia de una ayuda social individual y en función de las necesidades específicas de cada paciente. que se cumpla con el tratamiento oncológico y antes que nada. que el paciente reciba una ayuda en relación directa con la enfermedad. recepción de ayuda 1. es probable que las enfermeras tengan que lidiar con las expectativas de muchos pacientes y que muchas veces no pueden satisfacer a todas las demandas. se trata de una situación compleja donde la ayuda al paciente tiene muchos aspectos y ante los cuales se debe tratar de dar solución a los más urgentes.) solo una de cada diez demandas es satisfecha. En cuanto a los desplazamientos.6%)  Los desplazamientos (deseo de ayuda 10.1%).1%. es decir en lo se refiere a la movilidad (ir y venir al hospital. Por ende. d) La ayuda deseada y recibida por el paciente de parte de los Asistentes sociales: Los servicios sociales en los hospitales de nuestro país están confrontados a problemas ante los cuales se encuentran totalmente desprovistos de medios.2 % reciben ayuda el 23.2%) Como podemos observar solo un 50 % de personas que desean una ayuda económica la reciben efectivamente.  Tratamientos quimioterapéuticos (ayuda deseada por 11. es decir. es decir se satisface a una de cada 2 personas. En nuestro país.

N.N.5 % ayuda recibida 2. Dos razones pueden explicar esta situación.9%) Dolores (deseo de ayuda 2. b) La ayuda deseada y recibida de psicólogos: 142 . pues atiende tan solo a pedido del oncólogo u otro especialista.el paciente la recibe. La movilidad (deseo de ayuda 3.9 %). casi todas las veces que el paciente desea una ayuda – probablemente una intervención psicofarmacológica. Este deseo de ayuda es pues limitado y solo involucra a menos del 10 % del total de pacientes entrevistados.9 % ayuda recibida 2. La dificultad para interpretar estos resultados es que son muy pocos pacientes los que tienen acceso a una ayuda por parte de los psiquiatras y cuando la tienen. a) La ayuda deseada y recibida de los psiquiatras: Una muy pequeña fracción de pacientes que se atienden en el I.E. solicita (desea) una ayuda o la recibe efectivamente de los psiquiatras de esta institución. Por lo general este deseo de ayuda se refiere a 3 dificultades: El malestar emocional (deseo de ayuda por 6. En relación con la movilidad.6%) Uno de cada dos pacientes que desea una ayuda psiquiátrica la recibe. reciben efectivamente lo que desean.1% ayuda recibida por 2.3° La ayuda deseada y recibida por el paciente por parte de los psiquiatras y psicólogos: Se trata de uno de los aspectos centrales de nuestra investigación: conocer si existe un deseo de ayuda y si los pacientes con cáncer reconocen y reciben efectivamente una ayuda de los psiquiatras y psicólogos de la institución para hacer frente a las dificultades relativas a la enfermedad y a su tratamiento. se trata de una dificultad física es decir de movimiento de la persona ( dificultades para caminar para desplazarse por ejemplo. Y el resultado es muy próximo cuando se refiere a los dolores. La primera es el reducido número de médicos psiquiatras que hay en la institución y la segunda es que el psiquiatra en la atención oncológica no es un médico de primera línea.

8 % de ellos señala haber recibido algún tipo de ayuda por parte de psicólogos.6%. Esta tendencia se confirma también en relación con las situaciones médicas y en relación a las inquietudes con respecto a la enfermedad.5 %.8%)..E. En lo que se refiere al estado emocional del paciente con cáncer: ¿En cuanto al estado emocional del paciente que es lo que podemos inferir o afirmar? Nosotros hemos tratado de medir los niveles de ansiedad y de depresión en este grupo de pacientes. ello con un instrumento bastante utilizado en otros países. 143 . Si los datos que tenemos en relación a esto son validos en el I. Estos resultados se pueden explicar por la poca presencia de psicólogos en esta institución.9%)  Inquietudes en relación con la enfermedad (ayuda deseada 33. El primero conocer el resultado individual promedio a las tres escalas: ansiedad. Como nuestro enfoque fundamental del problema es clínico y que no hemos buscado a establecer criterios estándares o valores medio de una población con esta escala (HADS).8%). Esta ayuda está mayoritariamente deseada en relación con tres tipos de dificultades:  Malestar emocional (ayuda deseada 57. recibida 7. Casi el 60 % de los pacientes entrevistados manifiesta desear una ayuda para hacer frente al malestar emocional en relación con la enfermedad pero solo 7. no pueden asumir todas las necesidades psicológicas de los pacientes. ayuda recibida 4. la unidad de psicología contaria con solo 2 psicólogos que indudablemente. ayuda recibida 5.7%.N. bajos o altos.N.  Ansiedad en relación con las situaciones médicas (ayuda deseada 43. Los pacientes con cáncer desean recibir una ayuda por parte de psicólogos. Este deseo de apoyo psicológico no es un sesgo de la investigación que fue conducida por enfermeras y médicos y no por psicólogos. depresión y score global (es decir dos más una tercera que no es más que el resultado de las dos primeras) y luego procedimos a un análisis según un corte (cut-off) por encima y por debajo del cual los resultados son medios. Además por la primera vez podemos estimar cuán importante es el deseo de los pacientes por poder contar con un apoyo psicológico y también constatar que solo el 10 % de las demandas del paciente en relación a un apoyo psicológico pueden ser satisfechas. optamos por dos tipos de análisis.

Recordamos al lector que nuestro objetivo es exploratorio y descriptivo más que paramétrico y analítico. es decir que las personas afectadas por la enfermedad se sienten más que todo ansiosas y no deprimidas o con sentimientos depresivos. Es decir que las personas con scores incluso bajos al HADS desean recibir una ayuda psicológica. Este resultado es importante ya que muestra de un lado que los pacientes desean una ayuda de profesionales no solo médicos o enfermeras sino también de personal especializado en la atención de sus necesidades psicologicas. medio y elevado con el deseo de recibir una ayuda psicológica y encontramos que aquí existe una correlación positiva entre los resultados al HADS y el deseo de ayuda por parte de psicólogos y psiquiatras. 144 . 1998). Casi un 80 % de pacientes se sienten o ansiosos o depresivos en lo referente a su enfermedad. Recordemos también que el enfoque psicooncologico es en esencia. de medida de constructos hipotéticos como nivel de estado ansioso o depresivo. En cuanto a lo referente a la intensidad de los niveles de ansiedad o depresión el estudio demuestra que los niveles de ansiedad son superiores a los niveles de depresión. Este corte o “cut-off” es aquel utilizado por un estudio español con una población de personas con cáncer (Herrero y al. Razón por la cual no hemos utilizado ni grupo control ni ninguna medida test-retest. bajo. desearían una ayuda psicológica especializada. 2003 y López-Roig y al. lo cual confirma que los pacientes afectados por una enfermedad cancerosa tienen problemas emocionales en relación a su enfermedad y que resienten ansiedad y malestar emocional. ¿Que arroja el HADS? Primero que una gran parte de los pacientes reaccionan con ansiedad o depresión siendo ésta en la mayoría de pacientes de intensidad media o elevada. clínico y no se trata aquí de medir si no de estimar la intensidad del malestar que afecta irremediablemente à todo aquel que se le informa que tiene un cáncer. razón por la cual. Es decir nos interesa describir clínicamente las dificultades del paciente afectado de cáncer y en tratamiento y de ninguna manera pensamos establecer criterios estándares de pruebas o tests psicológicos y aún menos. Hemos también correlacionado los niveles del HADS total.

145 .Esto es a grandes rasgos los resultados que hemos observado en nuestro estudio. esperamos que de alguna ou otra manera podrán contribuir a la mejora del apoyo y soporte psicológico necesario a la persona confrontada a un cáncer.

CAPITULO IV EL ENFOQUE TRANSCULTURAL EN EL ESTUDIO DE PACIENTES ONCOLOGICOS 146 .

147 .

Esta perspectiva llamada transcultural o transnacional nos parece interesante ya que permite de conocer cuán importantes son las dificultades psicosociales y la necesidad de ayuda en pacientes de otros países en los cuales si existe un apoyo psicooncologico integral fuertemente enraizado como es el caso de muchos países europeos y el de Belgica en particular. A manera de introducción nos parecio pertinente de presentar los avances teóricos que existen en este campo y delimitar la importancia de estos estudios y la necesidad de estudios que ponen de relieve las diferencias socioculturales. INTRODUCCION Un segundo aspecto de nuestro estudio fue realizar un análisis comparativo de los resultados obtenidos en el Perú con los resultados de un estudio similar realizado en Bélgica y . Nos referiremos en primer lugar al referente cultural de manera general para luego soslayar la importancia de la cultura en las manifestaciones de la enfermedad y mostrar como las creencias pueden influenciar el curso de una enfermedad o su actitud ante ella. contrastar nuestros resultados con aquellos obtenidos con otros grupos de pacientes. de esta manera. 148 .

son “hechos” de cultura que interesan muchísimo. el conocimiento. una cultura se define como “un conjunto de comportamientos organizados. los gestos. 149 . etc. tanto adquiridos como transmitidos. en sus libros. Lo que importa. es decir. No son los objetos o el « saber hacer » con ellos lo que tiene importancia. La antropología es el ámbito de la ciencia que. la antropología trata de demostrarnos que incluso el conjunto más heteróclito de costumbres implica una unidad y un orden cultural. Todos los comportamientos externos. en sus mitos. no sólo al antropólogo. “almacenados” en los recuerdos de los hombres. así como sus resultados tangibles: herramientas. Para Linton (1986). casas. las actividades de las personas.El referente cultural y los estudios comparativos transnacionales Concepto de cultura La “cultura” se define como la manera de pensar. los comportamientos adquiridos por un único individuo no se convierten en hechos culturales. sino también al psicólogo o a cualquier otro profesional de las ciencias de lo viviente. que son característicos de una sociedad específica”. es que ese « saber hacer » tiene valor y que otros individuos le otorgan un valor intrínseco a esos saberes prácticos. por decirlo así. estudia los productos de esta actividad mental común. un recuerdo. En este sentido y desde siempre. o en los objetos que fabrican o que poseen. los conocimientos de un grupo. Sin embargo. las palabras. tradicionalmente. La experiencia. cultivo de los campos. la relación o el intercambio establecidos por dos individuos de distintas culturas dejan inevitablemente una huella. Son. de sentir y de creer de un grupo humano. Para ello es necesario que sean compartidos por el grupo. en cada uno ellos : la cultura es precisamente esa huella dejada por el grupo social en individuos que han compartido una experiencia común y que es posible transmitir. en sus leyendas. un “sentido”.

Todo enfoque epidemiológico se enriquece cuando intenta explorar o estudiar las características culturales de los individuos. Hoy en día tenemos que admitir que todas las enfermedades presentan “componentes” psíquicos. dado que la enfermedad afecta al individuo en su totalidad biopsicosocial. En el estudio de la enfermedad mental por ejemplo –en Psiquiatría o en Psicología clínica–. Etnólogos. como Malinowski (1967) o Mead (1963). no hay sociedad ni individuo « incultos » o « sin cultura ». la presencia o la ausencia de patologías mentales o somáticas o las características psicológicas de un conjunto de sujetos se ponen en paralelo con su cultura. es lógico que estos “múltiples componentes” sean modulados. Es así como diversos trabajos antropológicos y etnológicos hn demostrado que nuestros “rasgos de personalidad” se deben en gran parte a la cultura y no solo a la naturaleza. que es el zócalo social a partir del que se expresan. es necesario considerar las “modalidades” de expresión de cada cultura específica. entre otras cosas. el enfoque epidemiológico es fundamental y constituye uno de los medios privilegiados para establecer las características esenciales de una enfermedad en un grupo de individuos. Por ende. La cultura está vinculada con el modo de vida global de una sociedad y no solamente con el modo de vida particular que esta sociedad considera como superior o más deseable. Por ende. contribuyó a comprender mejor la natural tendencia etnocéntrica de las culturas dominantes: el conocimiento de las otras culturas debe permitir que los investigadores en ciencias humanas hagan un esfuerzo por descentrarse con relación a los modelos de su propia cultura. tanto a nivel material como a nivel de las instituciones sociales. por la cultura del grupo y la del individuo. pues todas las sociedades transmiten una « cultura » a sus miembros. 150 . De esta manera. La puesta en evidencia de la diversidad del comportamiento humano por los etnólogos. demostraron que la no consideración de la dimensión cultural conduce a generalizaciones abusivas y a nefastos juicios de valor. En el ámbito de las ciencias médicas.

El objetivo de la psicología transcultural es buscar las diversidades así como las semejanzas en todas las culturas. las investigaciones comparativas siguen siendo fundamentalmente necesarias para obtener la validación universal de teorizaciones que conciernen en parte a las variables culturales. la educación. por ejemplo.Comprender las variables interculturales El método transcultural en psicología surgió a raiz de la falta de modelos claros y precisos consustanciales a cada cultura. sino a la adquisición de datos empíricos que sirven para redefinir hipótesis psicológicas u objetivos educativos que permiten. un enfoque particularmente distinto a las ramas más tradicionales de la psicología. la psicología transcultural es un ámbito de la psicología social en el sentido en que se ha convertido en un campo de interés para la comprensión del comportamiento humano. requiere siempre examinar las consecuencias de los objetivos educativos propuestos en el amplio espectro de las culturas. El verdadero valor de un enfoque comparativo transcultural no se debe al descubrimiento de hechos de una única cultura. Sin lugar a dudas. Así. Por otra parte. En el marco de esta psicología se intenta reproducir rasgos/situaciones transculturales con la finalidad de comprobar las generalizaciones desarrolladas en una cultura específica. por ejemplo. como proceso. Este método se aplica también al estudio de las enfermedades y sus manifestaciones. reducir la tendencia natural a un determinado “etnocentrismo” de la sociedad y/o de la cultura occidental dominante. 151 .

se pueden distinguir distintos tipos de comportamientos o de actitudes que tienen una influencia en nuestra percepción subjetiva de la enfermedad. las creencias y los pensamientos pueden ejercer esa influencia negativa sobre las mismas conductas. por el contrario. El miedo a contraer una enfermedad influye sobre nuestros comportamientos de salud en el presente y orientan anticipadamente nuestras actitudes frente a las prácticas generadoras de enfermedades. tales como el apoyo social recibido de los otros miembros de su comunidad. En consecuencia. Todo ello nos permite observar la importancia que tiene la cultura en la adopción de conductas de salud o de enfermedad. Si la psicología transcultural representa un modelo que enriquece a la psicología diferencial. a las cuales están sometidas sus conductas y actitudes. las percepciones. factores cognitivos. algunos individuos pueden mantener estos comportamientos generadores de enfermedades ya que sus creencias justifican estos comportamientos autodestructores. Estas variables pueden ser situacionales. las evaluaciones externas. De la misma forma. 1997). los modelos sociales a los cuales el individuo se expone a diario . que a primera vista parecen ser muy resistentes a la variable cultural. pueden determinar comportamientos de salud o. algunas hipótesis aceptadas como universales fueron modificadas por estudios comparativos que se referían a otras culturas. Es el caso de la psicosomática transcultural. Con el paso del tiempo. tales como las creencias. comportamientos generadores de influencia negativa. también desempeñan un papel determinante en la adopción y en el mantenimiento de conductas de salud (Carlson. Sin embargo. La influencia de la cultura en la percepción de la enfermedad Según el modelo interactivo de conductas de salud de Heiby y Carlson (1986). Harrigan et Seeley. las expectativas y las motivaciones personales y subjetivas. el estudio etnológico de la enfermedad sigue teniendo una importancia capital en la descripción de cuadros nosológicos muy variados. No obstante. Estas variables son las que que ayudan a aumentar o a disminuir los comportamientos de salud de un individuo. las variables personales íntimamente vinculadas a la cultura. emocionales u otros. también lo es para el estudio de los conceptos y teorizaciones psicológicas relativos a la personalidad. 152 . Según Wittkower y Warnes (1974).

pero también es el caso de toda una serie de síndromes somáticos. los principales estudios psicosomáticos transculturales deben tratar de responder a dos preguntas: ¿. por ejemplo. particularmente orientada hacia la relación con el cuerpo. dada la forma en la que el niño de una sociedad africana se desarrolla durante sus primeros años de vida. Según Birnbaum ( ). esta afección es más común en los inmigrantes judíos occidentales que en los inmigrantes judíos orientales. en Israel. 153 . la histeria es la forma más extendida de organización neurótica de la personalidad.cuáles son las razones por las que algunas variantes psicosomáticas se presentan en la óptica sociocultural? . la colitis ulcerosa sería una afección de la cultura occidental que rara vez se encuentra en los países en vías de desarrollo de Asia y África. En el campo de las psiconeurosis. ¿. Según Wittkower y Warnes. los postulados de algunas teorías tuvieron que cambiar cuando fueron aplicados a culturas diferentes de las que provenían dichos postulados. Como señala Collomb (1979): “El caso de las enfermedades mentales en África es ejemplar. La tasa de trastornos gastrointestinales parece ser significativamente distinta y sería interesante estudiarla según las poblaciones. cuáles son los efectos de dichos caracteres sobre la frecuencia de los trastornos psicosomáticos y sobre la naturaleza de su manifestación sintomática? Estos autores citan el ejemplo de los trastornos cardiovasculares y de los trastornos gastrointestinales: Wittkower y Warnes dan cuenta de estudios realizados en distintas partes del mundo sobre la tasa general de afecciones coronarias y otros tipos de afecciones. Según Groen.A partir de los caracteres socioculturales. de la desnutrición protídica que mostró tener componentes psicológicos cuyas raíces estarían en la relación madre/niño. se admite que existe una etiología múltiple. citado por Collomb (1979). En lo concerniente al estudio de la enfermedad. pero es raro que las distintas teorías propuestas tengan en cuenta el elemento cultural entre una cantidad considerable de factores etiológicos que son estudiados. Es el caso. en las creencias y en la cultura de referencia. ” En el estudio de las enfermedades psicosomáticas.

en las personalidades occidentales. los ritos–. Foreign psychiatry. sobre todo en los varones. Son también frecuentes las afecciones de la piel. se puede decir que en las sociedades tradicionales las neurosis se caracterizan por la fuerte dramatización. registro que. p 77-89). Así pues. Collomb en África. La úlcera gastroduodenal es frecuente. y Diop. mientras que la ritualización a nivel colectivo es bastante importante. Las enfermedades psicosomáticas representan entidades nosológicas muy corrientes en las sociedades tradicionales. el medio ambiente exterior al individuo desempeña un papel primordial. Los comportamientos fóbicos. Según Baasher (1965). Las elaboraciones relativas a la fase anal aparecen más en la vida social – el don. El erotismo anal es poco elaborado a nivel individual. que en las fantasías. relativamente frecuentes también. basándose en estadísticas hospitalarias.: “Psychological and social factors in the pathology of childbearing”. es rara en los niños. En Occidente. La rapidez. Los síntomas cardiovasculares aparecen con los estados de ansiedad. resulta comprensible que. La agresividad poco mediatizada es vivida bajo una modalidad oral. H. 1964) 154 . vol. R. El asma. la neurosis obsesiva no sea tan frecuente como en los países europeos. la fase anal se caracteriza por la introducción de objetos mediadores en la relación madre/niño. la profundidad y la reversibilidad de las regresiones están en relación con la pobreza de la catexis y de los mecanismos de la fase anal. En este sentido. en algunos países de África sub sahariana. La experiencia clínica en el marco de estas culturas pone de manifiesto que el nivel anal está poco representado: los movimientos regresivos que se expresan en fantasías pasan frecuentemente del nivel fálico al nivel oral.. por ejemplo. afirma que los trastornos vasculares funcionales son frecuentes. En general. B. aunque frecuente en el adulto. En el medio ambiente de las culturas africanas tradicionales. en gran parte se imponen desde el exterior y se estructuran más en la organización social que en la organización personal. (Collomb. 1. Guena. el predominio de la expresión somática sobre la expresión verbal y el rápido restablecimiento de los enfermos (véase a este respecto: Collomb. los objetos ocupan un lugar restringido.1 Spring 1972. es inadecuado estudiar estos desordenes sin tener en cuenta los contextos sociales: en el contexto de las sociedades comunitarias. mantiene a distancia las catexis del nivel oral.

La tendencia a incorporar la estructura de la personalidad en el contexto del grupo condiciona la frecuencia de la enfermedad psicosomática. el habitante de los barrios pobres de los países emergentes pierde los valores tradicionales y el proceso de transición se caracteriza por la presencia de conflictos y angustias: conflictos entre los valores y la escuela que fomenta la competencia. Este trastorno no guarda relación con la debilidad intelectual. situación agravada por el hecho de que la modernización reduce la eficacia del tratamiento tradicional. ocurriría lo mismo en otras enfermedades llamadas “biológicas”. El « brain-fag syndrom » (o síndrome de agotamiento cerebral del adolescente) fue descrito por primera vez en Africa en 1959 (Prince. confusión mental aguda con pérdida de la memoria. Se trataría de un cuadro sintomatológico que se caracteriza por cefaleas. Una gran cantidad de autores considera que el factor determinante de las diferencias en la patología de dos culturas reside en la organización social y familiar de los grupos. El aumento del estrés. Este síndrome demuestra también que las nuevas exigencias impuestas por el proceso de aculturación y migración al ciclo urbano se expresan en primer lugar a través de sufrimientos corporales. A partir de estas observaciones. se puede afirmar que la migración de una familia tradicional de las zonas rurales hacia la ciudad implica una rápida disolución de la familia y el abandono de las reglas tradicionales de vida comunitaria. La introducción de una economía monetaria y del salario. se observa que la patología se presenta de manera diferente en función de las condiciones socioculturales existentes. el éxodo rural y la rápida urbanización. Pero. síndrome que revela las repercusiones dramáticas que la pérdida de los valores y leyes socioculturales tradicionales puede implicar. que implica la aculturación. realizadas fundamentalmente entre pacientes de zonas rurales del Norte de África. se traduce también en desórdenes psicosomáticos . el estrés psicológico se refleja en manifestaciones físicas. En el medio urbano. la difusión de los medios de comunicación y de información. Por ende. Ammar (1967) afirma que en las culturas tradicionales. El ejemplo más sorprendente es el del “brain-fag síndrome”. 1981). para algunos. fundamentalmente en síntomas definidos como psicosomáticos o funcionales. así como dificultades sensoriales. dificultad para captar el sentido de las palabras. crean una situación ambigua. así como el estímulo de la escolarización. 155 .

Otra hipótesis señala que el “brain-fag syndrom” se podría deber a la existencia de un aspecto psicodinámico subyacente: inconscientemente. Collomb et al. Nathan (2000) afirma que los mitos y los ritos aportan una dimensión curativa porque funcionan como operadores simbólicos de sentido. la naturaleza depresiva ha sido puesta en evidencia por los resultados positivos que han tenido los antidepresores sobre la enfermedad. La urbanización. Este cuadro se presenta en adolescentes que viven en un medio urbano marginal y que se ven confrontados a las exigencias escolares y al abandono de las tradiciones y del estilo de vida de su medio tradicional. 156 . Por otro lado. ésta se presenta como un síndrome que se caracteriza por sufrimientos somáticos. Este conjunto de cambios en las relaciones “hombre/medio ambiente” es una fuente de problemas de adaptación. Con la pérdida de la homogeneidad. En el plano terapéutico. Los niños se enteran de cosas desconocidas de sus padres y ello implica la generación de conflictos intergeneracionales. (1972) consideran que los cambios sociales acarrean una transformación de los conflictos psicológicos. los estudiantes creen que al frecuentar la escuela tradicional estarían traicionando a sus antepasados. alteran a la sociedad tradicional. Como la mayoría de las depresiones en África sub sahariana. El “brain fag syndrom” descrito por Prince afecta entre el 30 y el 40% de los estudiantes de las escuelas africanas. el individuo se ve obligado a encontrar técnicas que le permitan sobrevivir en el mundo de la competencia. la industrialización.La madres se encuentran ante la disyuntiva de tener que elegir entre las técnicas modernas y los métodos ancestrales. –según Prince(1981)– . como resultado de una conflictualización de las relaciones interpersonales y como resultado de los cambios en el estilo de vida. la educación y la nueva división del trabajo. terreno sobre el que la enfermedad puede presentarse.

157 . Ello obliga a los profesionales de la salud a estar debidamente equipados para hacer frente a comportamientos y actitudes de individuos que pertenecen a culturas diferentes a las de ellos y con los que no comparten los mismos valores culturales o creencias religiosas. hacen que ésta sea considerada como una de las enfermedades más temibles. En este sentido los cuidados al enfermo pueden resultar complejos si se trata de sociedades multiculturales y a su vez poco tolerantes ante las diferencias culturales de sus miembros. Estas raíces comunes proporcionan una identidad de referencia. Una persona no es solamente un organismo. desde los inicios de la humanidad. El cáncer no es una enfermedad que se limita a un grupo de individuos o a una región geográfica. hay conciencia de que la medicina aún no ha podido controlarla ni eliminarla. Por esta razón. sufrimientos e incluso la muerte y. conductas y pensamientos. Las causas y significados atribuidos a la enfermedad varían en función de la interpretación que a ésta se le atribuye. así como a las que conductas que suelen atribuirse a la salud como a la enfermedad. Factores como la inmigración. Su universalidad y su presencia. sino un conglomerado biopsicosocial. etc. por otra parte. las guerras y conflictos intranacionales e internacionales. Influencia de los factores culturales en la percepción del cáncer No se puede dudar de la importancia que tienen las variables culturales en la práctica actual de la medicina. en el que la cultura y sus patrones simbólicos engloban sentimientos. los individuos se enfrentan al cáncer de diferentes maneras y según sus propias historias personales y su cultura de pertenencia. La cultura es el conjunto de hábitos y patrones de vida. también comunes que son necesarios al individuo para comprender e interpretar las experiencias de su vida. de creencias y valores que unen a los individuos por razones de geografía o historia. Como lo hemos señalado en lo que se refiere a la enfermedad. cada grupo cultural define sus propias percepciones en cuanto a lo que se considera estar enfermo o estar saludable. hacen que el número de individuos de diferentes culturas que viven en el seno de una misma sociedad o nación sea cada vez más importante. ya que acarrea dolores. el desplazamiento de poblaciones.

158 . el paciente delega a sus familiares la responsabilidad de la toma de decisiones y en cuanto a sus deberes y derechos en tanto que paciente. ante la enfermedad. la familia representa un soporte eficaz que le da confianza. se desarrolla un menor sentido de responsabilidad frente a la enfermedad. si no también tíos. En estas sociedades generalmente existen elevados niveles de dependencia entre los individuos. La comunicación entre profesionales de la salud y pacientes puede ser conflictiva cuando ambos no comparten las mismas percepciones. el segundo la comunicación con las familias y el tercero. ideas o creencias y poseen diferentes maneras de vivir o sistemas de representación simbólica distintos. La cada vez más importante tecnicidad de la medicina y la excesiva medicalización de nuestra existencia (desde la infancia hasta la muerte) dejan poco espacio para las relaciones interpersonales y el respeto de creencias y prácticas culturales. Existen tres aspectos importantes en relación a los cuidados de salud y que se encuentran directamente influenciados por la cultura. Se valora la lealtad familiar por encima de las necesidades individuales y se considera al miembro de la familia como a cargo de los cuidados del grupo y sin mayor responsabilidad en cuanto a lo que le sucede. Los hijos son dependientes de los padres. Cuando la dependencia entre los miembros de un mismo grupo es grande debido a su cohesión interna. En otros contextos culturales donde prima la autonomía y el derecho del paciente a decidir por sí mismo que es lo mejor para él. de sus síntomas y de los tratamientos. El paciente no es un ser aislado y cuando la enfermedad constituye una amenaza para su integridad. Así. El primero es la comunicación entre los profesionales de la salud y el paciente. hijos. el concepto de familia es más amplio y puede englobar no solo padres. los adultos entre si y los niños y ancianos de los más jóvenes. el paciente puede actuar con responsabilidad y decidir con total independencia en relación a su enfermedad y los tratamientos. Esta actitud de apoyo conlleva un bemol debido a que no deja mucho espacio para la vivencia psicológica del paciente ni respeta su derecho a tomar decisiones que le incumben directamente. Esto puede ser interpretado como un signo de abuso de poder del profesional y del sistema que no deja espacio para interacciones saludables entre profesionales y pacientes. el significado de la enfermedad. En otras culturas. abuelos así como nietos. Tradicionalmente en nuestras sociedades el concepto de familia se refiere a la familia nuclear conformada por padres et hijos.

(2003) consideran que ambas actitudes si son llevadas al extremo. de ayudante principal. 159 . siendo el paciente quien decide. por ejemplo en los países del medio oriente. Por otro lado. Esta independencia permite también de precisar los roles de los otros miembros de la familia así como el lugar de los familiares en la toma de decisiones. el paciente y el equipo oncológico. Es por ello muy importante saber qué es lo que se entiende por familia en cada horizonte cultural y poder así identificar los roles por ejemplo de pareja. etc. es decir como respetar las necesidades. los pacientes y los ayudantes principales en caso de niños con cáncer. Demasiada autonomía y/o una extrema dependencia deben evitarse ya que lo mejor es contar con cierto apoyo de la familia y al mismo tiempo dejar que familia y paciente se entiendan en lo que se refiere a que es lo mejor para el paciente.. Saber con quién se deben tomar las decisiones a quien se debe transmitir la información y quien es la persona responsable dentro de la familia así como saber como responde la familia como grupo familiar son tantos otros aspectos de la difícil dinámica entre la familia. él pude tomar una posición más activa en la lucha contra su enfermedad siendo el actor principal y el responsable . Autores como Die Trill. aspecto singularmente importante cuando se trata de la enfermedad en niños o adolescentes. y cuán importante es ése rol para el beneficio del paciente y durante todo el transcurso de la enfermedad. Siendo mejor incluir a todos los miembros claves de la familia cuando se trata de planificar una estrategia terapéutica y un seguimiento de cuidados. son negativas. es el varón de edad más avanzada de una familia quien tiene la mayor capacidad para afrontar las malas noticias. de sostén económico etc.junto con el equipo oncológico . En grupos culturales hispanos y también de oriente medio. La cultura también decide de cuando una persona es considerada lo suficientemente madura para ser informada de su enfermedad. se apoyan en miembros de la familia extendida con quienes tienen afinidades o incluso con otras personas allegadas que han sido en el pasado confrontadas a situaciones parecidas.de la manera más adecuada de ser tratado. deseos y autonomía del mismo. Generalmente son los adultos mayores que en diferentes grupos culturales asumen el liderazgo.

(1967) según la cual los eventos negativos de nuestra existencia buscan en nuestra mente tener un significado es decir que tratamos de darles un sentido. Con el cáncer ocurre esto ya que muchas veces los pacientes no reciben una explicación causal de su enfermedad y por lo tanto tratan de explicarse por si mismos que es lo que sucedió o porque padece esta enfermedad. depresión y abandono/aislamiento. H. por ello buscamos atribuciones causales a lo que nos ocurre y no podemos explicar ya que esto ayuda a reducir la ansiedad generada por la incertidumbre. La falta de una teoría o explicación congruente por parte de los médicos sobre su enfermedad es difícil de aceptar para los pacientes y sus familiares. Otra manera que existe de comprender el sentido que le da el paciente a su enfermedad es a partir del marco teórico de la indefensión o del desamparo (helplessness) ya que ambas teorías demuestran como una experiencia como el cáncer genera una pérdida de control y el desarrollo de sentimientos de ansiedad. Ciertas culturas como la norteamericana considera necesario que el niño o adolescente participe a la toma de decisiones sobre su enfermedad por el contrario en otras culturas más proteccionistas. Darle un significado a la enfermedad ayuda al paciente a darle también un sentido. aquella se considera consecuencia de un fracaso de los sistemas de defensa internos (Payer.) 2003). las experiencias más difíciles de sobrellevar para el paciente con cáncer. mientras que en otras. Como se sabe. se considera un error el de compartir un diagnostico como el cáncer con niños o adolescentes ya que ellos necesitan de la protección de sus mayores. medico. Sin embargo cabe señalar que no es del todo beneficioso para el paciente el sentirse que controla su situación de enfermedad o que los médicos controlan esta. M (eds. 1990 citado por Die Trill. son la incertidumbre en relación a la enfermedad y los tratamientos así como el sentimiento de pérdida de control sobre la vida. Lo ideal es un equilibrio entre control interno. y control externo. Como lo señalan algunos autores.H. a enfrentarla y comprenderla dentro de su contexto cultural. Finalmente las creencias en relación al cáncer se han estudiado en relación a la teoría de las atribuciones de Kelly. L. personal. 160 . existe la tendencia a describir causas internas de la enfermedad en culturas anglosajonas.

En ciertas culturas. tienden a presentar los mismos riesgos ante las mismas patologías. nos muestra que los grupos humanos que comparten las mismos estilos de vida y de alimentación. según estos autores. En ciertas culturas el controlar la enfermedad significa poder vencerla y se opone a la perspectiva de aceptación pasiva y a la consecuente resignación ante la enfermedad y su evolución (Die Trill. en particular occidentales. 2003). se valora un estilo comunicacional basado en la igualdad y el derecho a la información por parte del paciente. Las atribuciones causales son importantes a determinar ya que determinan parte del tratamiento. causas culposas como venganza. incluidos los cánceres (Hubert . La oncología y la psicooncologia transcultural: un nuevo enfoque Desde los años ochenta. Causas comportamentales como el beber. The causes of cáncer. en el ajuste a la enfermedad y en el grado y estilo comunicativo con el equipo oncológico. pueden contribuir a que se acepte o rechace un tratamiento y pueden provocar estados de angustia que no suelen expresarse de manera abierta y que necesitan una exploración más detallada por parte del equipo oncológico. maldición y causas cognitivas como obsesiones pensamientos de desarrollar un cáncer en el futuro. la depresión. 2008) 161 . etc. el sufrimiento. 1983). En otras culturas existe más una comunicación jerárquica y paternalista y en la cual no se discute la autoridad de un especialista (Lipson. sabemos que existe una relación entre cáncer y modo de vida o estilo de vida (cerca del 70% de cánceres. Las causas atribuidas a la enfermedad pueden reagruparse se tres categorías. A. JG y Meleis. La transmisión de la información entre paciente y equipo oncológico es otro de los aspectos capitales y sensibles a las variables culturales ya que pueden influir en la adhesión al tratamiento. fumar. época en la que Doll y Peto publicaron su famoso estudio epidemiológico sobre el cáncer. AI. causas afectivas como el estrés. cuando es estudiada bajo el ángulo epidemiológico. La enfermedad cancerosa. estarían vinculados con el modo de vida).

ya sea con respecto a uno mismo o al prójimo. Para la antropología. es decir. en un estudio realizado en Francia con pacientes en tratamiento radioterapéutico. Cuando la diferencia cultural existe. De allí la importancia de un estudio de la cultura para comprender mejor las causas de las enfermedades. la enfermedad es un objeto de estudio pues proporciona informaciones útiles con respecto a las relaciones entre los hechos culturalmente condicionados y las causas de las enfermedades. Ahora bien. elementos que engloban nuestras prácticas alimentarias. Por ejemplo. en particular.). Pero la antropología también puede aclarar la vivencia de un paciente aquejado por una enfermedad cancerosa. las creencias y representaciones culturales de la enfermedad en el seno de dichos grupos. tabaco. (Hubert. se plantea el siguiente interrogante : ¿ Es necesario modificar nuestra manera de concebir los cuidados en su conjunto o basta tan solo con mejorar el estilo de comunicación entre el paciente y su médico ?. a diferencia de los países del sur. no así en función del establecimiento de salud. etc. Nuestras formas de vivir pueden darnos luces acerca de nuestros conocimientos sobre las causas de los cánceres. 2008) se advierte una clara diferencia en la manera de abordar a los pacientes según las regiones analizadas. países en los que persiste aún un enfoque paternalista y más jerarquizado de la relación médico/enfermo. de la salud e incluso nuestros códigos éticos frente a la vida o a la muerte. la cultura determina nuestras creencias y nuestro saber. La cultura también comprende nuestras representaciones de la enfermedad. Se sabe que en los países anglosajones del norte de Europa. grasas. esos estilos de vida hacen parte de nuestra cultura y están condicionados por ella. Tal como señaláramos. droga. Es pues la variable cultural la que está en relación con la vivencia de la enfermedad y. 162 . lo que se acepta o no se acepta como nutriente o elemento comestible (alcohol. se practica una medicina más consensual y se comparte con los enfermos más información con respecto a la enfermedad que lo que suelen hacer en los países del sur.

tal como el cáncer. comportamentales y genéticos no se materializan a través de la presencia de un solo agente patógeno unívoco (Desclaux. 37) compara las maneras como distintos grupos o colectividades hacen frente a sustancias carcinogénicas que están presentes en su consumo. A. Una antropología “clínica” nos ayuda a comprender mejor la enfermedad así como lo que está en juego a nivel de la sociedasd.. población). Otra línea de análisis o de interpretación podría ser la que se refiere al sentido otorgado por diferentes grupos humanos a la enfermedad. en el seno de una misma cultura. Tal como es señalado por Desclaux (2008). las culturas mediatizan las relaciones entre el medio ambiente físico y el cuerpo biológico. 2008). Informarse acerca de la enfermedad y de su tratamiento puede influir sobre la eficacia de este último (Hubert. presenta un carácter multifactorial porque los factores medioambientales. Desclaux (op cit. de tal modo que. en China o en el Perú. Lo que explicaría las diferencias existentes en cuanto al nivel de morbidez frente a estas substancias. categorías sociales. Esto puede ayudar a comprender por qué algunos individuos son más propensos a desarrollar una enfermedad cancerosa y otros lo son mucho menos (es el caso del ejemplo de las culturas alimentarias demostrado en los trabajos de Hubert. 1992). en los casos de cáncer y contrariamente a las patologías infecciosas. podemos encontrar subculturas o grupos de sujetos que presentan características particulares con respecto a las sustancias patológicas o potencialmente carcinogénicas. A. redes. La especialidad que se ocupa de la antropología de la enfermedad señala que la vivencia de una afección varía según los contextos culturales: es así como la percepción del cáncer es distinta en Francia. en un país o en un continente. 1992) Es así como surgió una epidemiología intercultural que. p. 163 . se sabe que algunas culturas satanizan más que otras a algunas enfermedades. Un enfoque antropológico permite hacer comparaciones entre los niveles individuales y los distintos niveles colectivos (grupos. Estos enfoques tienen suma importancia en lo que atañe a la progresión de la prevención y de la información acerca de los riesgos de desarrollar un cáncer durante nuestra existencia. Asimismo. debido a la incertidumbre de su pronóstico.. A. y Sancho Garnier. Por ejemplo. y Sancho Garnier. El cáncer coloca al sujeto en una situación compleja que lo perturba y en la que sus puntos de referencia habituales se encuentran modificados.

en base a datos etno-epidemiológicos. También deben estudiarse los cambios en el estilo de vida de la población. por lo tanto no es difícil admitir que todo enfermo oncológico debe hacer grandes esfuerzos para aprender este nuevo rol de enfermo que le es impuesto por el equipo médico. tales como el consumo de alcohol.. tanto en los pacientes como en el equipo médico y. la información sobre su enfermedad y sobre su tratamiento parecerá ser siempre insuficiente o parcial . en la diada que médico/paciente. de tabaco. 164 . los factores culturales influyen en la percepción. aquí se impone un enfoque biopsicosocial u holístico. mientras que otros riesgos no son percibidos por ellos. así también como la influencia de las variables culturales sobre los comportamientos de los individuos y las razones por las cuales solo algunos riesgos son considerados por esos grupos. ni aceptar estóicamente los resultados de los mismos.en la que el riesgo de cronicidad es elevado y en la que existe una amenaza a la integridad del Yo (Self). Toda enfermedad provoca cierto repliegue identitario y narcisista que le permite al sujeto adaptarse a su nueva situación de enfermo. En el caso de una enfermedad con pronóstico grave. más que en cualquier otra enfermedad. Actualmente hay cierto consenso. Por estas razones. Informar a la población acerca de estos riesgos o acerca de las sustancias carcinogénicas. relativos a la relación existente entre las causas de cáncer y el perfil social de las personas afectadas por este mal. etc. constituye una de las acciones indispensables en los países en vías de desarrollo en los que las tasas de cáncer siguen aumentando. Según Pellicier ( ). . Los estudios etno epidemiológicos ayudan a conocer el peso que tienen las representaciones en relación con los riesgos en los que incurren los grupos. el cáncer es una enfermedad que tiene repercusiones en la esfera psicosocial. Factores culturales influyentes en la experiencia del cáncer Tal como lo afirma Reich (2008). en la comprensión y en la vivencia de la enfermedad y de los tratamientos propuestos. cuya finalidad es la de poder intervenir en la prevención de los comportamientos de riesgo. Tal repercusión psicológica remueve las bases culturales de la personalidad de cualquier sujeto. en última instancia. Para el paciente no es fácil comprender la lógica de los tratamientos prescritos.

Veamos algunos de estos brevemente. Los problemas en la comunicación médico/paciente Los factores culturales influyen en las actitudes del enfermo en ocasión del anuncio del diagnóstico o de la revelación de la verdad y de las decisiones médicas al final de la vida. h) rol de las familias. f) creencias y sentidos atribuídos al cáncer. e) la catexis del propio cuerpo propio y el cuerpo psíquico. k) el final de vida. deben estar preparadas para entender la diversidad cultural de los pacientes oncológicos y desarrollar su sensibilidad cultural. Todas las personas que se ocupan de los cuidados en oncología. b) el anuncio de las malas noticias. j) satisfacción con respecto a los cuidados. g) adaptación a la enfermedad. c) la relación médico/enfermo. 165 . y en particular el psico oncólogo. d) la vivencia del dolor físico y psíquico.) parecen intervenir los factores culturales serían los siguientes: a) la comunicación entre el médico y el enfermo. según Reich (2008. i) acceso a los cuidados psicosociales. Los campos de la psico oncología en lo que.

con respecto a las especificidades culturales de los pacientes y privilegiar la adaptación de los equipos a estas realidades culturales. curiosidad.conocimiento de sus propios valores y creencias en función de nuestros orígenes culturales. en los que la relación se basa en la confianza depositada en el médico. Sin embargo. el sexismo. Sin embargo. existe un invariante cultural en la relación médico/enfermo que es el papel central de la implicación del médico en la problemática global de su paciente. el respeto de algunas normas de funcionamiento: . El desarrollo de este enfoque en el conjunto de la asunción del tratanmiento (somático y psicosocial) debe adaptarse a la cultura del paciente. En Europa o en Norteamérica. empatía.la sensibilización a los distintos métodos de comunicación (verdad del diagnóstico. su grado de compromiso con ésta.toma de conciencia del hecho que nuestras propias actitudes terapéuticas funcionan en una cultura dada y pueden resultar contraproducentes al querer aplicarlas a un paciente de otra cultura. Por tradición. los comportamientos racistas. a los equipos de cuidados de soporte. del pronóstico. no ocurre lo mismo en los países asiáticos. se desprende que es importante sensibilizar a los equipos oncológicos y. en las que el individualismo. como lo destaca Reich (2008). de antemano. ni tampoco con los sujetos con tradición latina o hispánica. el etnocentrismo y los comportamientos ante los extranjeros. proceso de toma de decisiones) en función del conocimiento de los aspectos de la cultura del paciente y la adopción de una actitud basada en la humildad. así también como el manejo de los estereotipos. . la relación se encuadra en un estilo igualitario y consensual que se caracteriza por principios y valores propios de sus culturas. puede ocurrir que otros grupos jamás se atrevan a cuestionar la relación de autoridad que existe entre el médico y su paciente. sensibilidad y la conciencia del otro . 166 . De todo lo anterior. en los que la relación es más bien vertical y jerárquica . es decir. en particular. Las características culturales de un individuo son elementos cuya utilidad es positiva cuando están bien integrados en la relación de atención al paciente. respeto. . Esta adquisición supone. la libertad y la autonomía son valores fundamentales.

desea conocer al detalle su estado de salud. 2012). la familia juega un rol preponderante en la toma de decisiones (Butow. No tomar en consideración las diferencias culturales puede tener un efecto adverso sobre la calidad de vida del paciente y sobre los cuidados oncológicos (Suborne. es el paciente quien decide y por lo tanto. Estos deben ser respetados y comprendidos como siendo distintos de aquellos de la medicina y la practica medica oncológica.F. P. W. También sucede lo mismo cuando los médicos desestiman los tratamientos alternativos o complementarios que los familiares pueden proponer. señala Surbone. tener en cuenta los valores y creencias del paciente ya que en muchas culturas. En los países occidentales contrariamente. W. y Baile. esta probablemente considerara que el médico no la trata dignamente. Si el equipo médico no comparte con la familia los detalles de la enfermedad del familiar enfermo.F. (2006) en la manera de comunicar de los médicos con sus pacientes y los familiares de estos. Comunicar con el paciente a fin que éste pueda tomar decisiones sobre los tratamientos es una de las tareas más difíciles a la cual se enfrenta el oncólogo en el transcurso de su vida profesional. importante en relación a su estado de salud. Se debe en esas circunstancias. Algunos pacientes establecen una relación emocional con el médico y dejan a este último tomar las decisiones relativas a su tratamiento. Ello para poder informarse lo más completamente posible y poder tomar las decisiones que se imponen en relación al tratamiento a seguir.F.A. En muchos países occidentales existen “guías” que orientan a los médicos en la manera de comunicar con los pacientes con cáncer. 2012) 167 . y Baile. El conocimiento que los pacientes pueden tener de su enfermedad esta muchas veces coloreado de sus creencias y valores culturales. W. Nuestras usanzas culturales condicionan la manera como decimos a una persona algo grave. . (2011). Esto se refleja. A. (Butow. y Baile. P. En los países que no son de cultura occidental la enfermedad es considerada como algo que se debe compartir con la familia.

(2010) proponen una pequeña guía práctica para hacer frente a todos estos problemas de orden cultural y de relación médico paciente en donde la comunicación es una pieza central. La religión y la espiritualidad deben tomarse en cuenta ya que los prejuicios. A. Utilizar una jerga médica o tecnicismos. 1994) Otro elemento que tiene una gran importancia es el aspecto económico ya que genera incertidumbre y malestar emocional. y Baile. Los principios a tener en cuenta son los siguientes: Hay que aceptar que cada vez son más frecuentes las situaciones en las que un médico realiza una consulta intercultural. muchas veces confunde al paciente. Souborne. creencias y sentimientos religiosos son extremadamente importantes para ciertas categorías de pacientes y pueden incluso determinar hasta qué punto el paciente respetara los tratamientos que el considerara como teniendo poco interés médico. Tener habilidades para lidiar en contextos multiculturales es poseer un conjunto de actitudes y conocimientos que se pueden aprender y que serán un instrumento útil en la comunicación eficaz con un paciente aquejado de una enfermedad cancerosa. Es importante de conocer que es lo que el paciente piensa y sabe de su enfermedad y lo que comprende en relación a su tratamiento. W. H. Nos encontramos en sociedades multiétnicas donde los factores culturales influencian la supervivencia al cáncer y la calidad de vida del paciente y su familia. es el sostén del paciente en los momentos en que la enfermedad pone en situación de crisis al paciente y /o al ayudante principal del enfermo es decir a su familia más próxima. Considerar las peculiaridades culturales y creencias de la familia en un sentido amplio. es decir. si es el caso. Asumir el gasto que representan los tratamientos costosos es muchas veces imposible para ciertas familias lo cual genera mayor stress y ansiedad. al conjunto de familiares y amigos o la comunidad religiosa.(Beckman. et al.B. El costo de la enfermedad y de los tratamientos puede poner en peligro la cohesión familiar y la serenidad del paciente. puede ser de una gran ayuda para el equipo oncológico ya que el grupo familiar.F. 168 . Se debe respetar la diversidad cultural ya que es la clave para ofrecer cuidados y tratamientos eficaces durante todo el transcurso de la enfermedad. La manera como el medico se dirige a su paciente lo es igualmente.

su pronóstico y los riesgos que existen en relación a la enfermedad. 169 . A continuación y siguiendo las directivas de Suborne. Los pacientes de diferentes culturas adhieren a diferentes practicas folclóricas o curativas que pueden a menudo integrarse sin riesgo alguno al tratamiento. de culpa. La importancia de la ayuda necesaria para que el paciente se ajuste a su enfermedad. Hablar de los sentimientos religiosos y de la espiritualidad como forma de sanación. En relación a los ensayos clínicos y las opciones de tratamiento. Las creencias en relación al cáncer y su origen. W. A y Baile . Las relaciones entre paciente/medico/institución. de vergüenza. genéticas o culturales pueden afectar la respuesta del paciente al tratamiento sea de manera directa o a través del estilo de vida del paciente. Las preferencias o deseos en relación al fin de vida. El medico necesita desarrollar competencias interculturales cuando: Debe decir la verdad a su paciente sobre su diagnóstico. Discutir o dar consejos sobre las actitudes psicológicas y comportamentales las más favorables para el paciente y su enfermedad. Las diferencias étnicas. (2010) señalamos los aspectos de la comunicación que son dependiente de los valores y creencias culturales: La independencia y autonomía decisional del paciente. Discutir sobre el cáncer de un paciente es en ciertas culturas.F. Las habilidades interculturales de los profesionales ayudan a programar mejor y más eficazmente los cuidados al paciente. La palabra cáncer puede ser sinónimo de muerte. Para discutir del fin de vida y de los deseos del paciente en relación a ello. tabú. Diferentes aspectos de la relación médico /paciente pueden variar según la cultura del paciente. ello implica una negociación sensible de los objetivos terapéuticos. Para dirigirse a la familia y estimar el grado de compromiso en lo que se refiere a estar informada y participar a la toma de decisiones. El rol que juegan las expectativas del paciente. Las habilidades y aptitudes para el diálogo intercultural de los profesionales promueven una visión del tratamiento centrada en el paciente y sus necesidades. Para discutir del uso de tratamientos alternativos o complementarios.

de quienes brindan los cuidados paliativos. El origen cultural de una persona puede influir en las respuestas emocionales que el sujeto presenta ante la enfermedad (estoicismo. 3. para identificar. La acción de algunos medicamentos puede también guardar relación con los orígenes étnicos. 170 . La influencia del origen cultural sobre la vivencia de la enfermedad cancerosa 1.Todo ello implica por parte del medico tener una gran habilidad en el manejo de los factores culturales. actitudes o comportamientos en relación con la enfermedad y en particular con la enfermedad cancerosa. 4. El concepto de competencia cultural Según Reich (2008). La pertenencia cultural también puede influir en las creencias relativas al cáncer y en el imaginario en torno a la enfermedad. medios para superar las diferencias vinculadas con la enfermedad. se trata de las capacidades que tienen los equipos oncológicos y. en particular. así como el sentido que le atribuye a los síntomas físicos).…). conocimientos. 2. (teniendo en cuenta las particularidades culturales). en las que se puede observar un metabolismo lento del citocroma P450 2C9 que interviene a su vez en el metabolismo de los anti depresores (en las poblaciones americanas y europeas los metabolizadores parecerían ser más rápidos). tratar y a administrar. Por ejemplo. todo lo relativo a creencias. El origen cultural puede también influir en la adopción de estrategias de adaptación a la situación de enfermedad (búsqueda de ayuda. con respecto al uso de los psicótropos y de los antipsicóticos: es el caso de las poblaciones magrebíes (norte de África) y asiáticas. teatralidad. ritos.

existe una obligación legal de informar al enfermo sobre su estado de salud y que el problema consiste más bien en « dosificar » la verdad para evitar un traumatismo a la hora del anuncio del diagnóstico. a diferencia de las poblaciones anglosajonas en las que las informaciones relativas al diagnóstico y al pronóstico son una de las principales exigencias de los pacientes. japoneses) se muestran muy estoicas ante las malas noticias o ante las pruebas (a veces difíciles) impuestas por los tratamientos anticancerosos. Las poblaciones orientales (hindúes. hispánicos) prefieren no saber si sufren de un cáncer irremisible o curable. los sujetos latinos o mediterráneos tienden a dramatizar y a expresar abiertamente sus sufrimientos y sus emociones. Las expresiones del sufrimiento difieren también según los grupos humanos. Es así como. sino como un acto cruel e inhumano. El dolor y su expresión también están modulados por la cultura. los Portugueses o los Italianos donde la fuerte tradición católica implica que los enfermos estén protegidos de los sufrimientos que no se consideran necesarios. hablar de la evolución negativa de la enfermedad con el enfermo no se considera como una buena acción. Destaquemos aquí que en las tradiciones culturales europeas o anglosajonas. En las civilizaciones orientales portadoras de una tradición mística. Hablar de la evolución de la enfermedad con algunos grupos de pacientes tampoco resulta ser algo sencillo. por ejemplo. Los Rusos. Lo mismo sucede en los Hispánicos. algunas poblaciones de sujetos (en particular. La identificación de las modalidades de expresión de las poblaciones migrantes que provienen del mundo entero constituye una tarea compleja en las grandes ciudades europeas. mientras que la población del Medio Oriente prefiere expresarse de manera vaga e imprecisa. a veces pueden exagerar sus síntomas porque piensan que al exagerarlos obtendrán mejores cuidados. mientras que las poblaciones del norte de Europa se mostrarán emocionalmente más contenidas. Los factores culturales también ejercen influencia en la capacidad para comunicar. 171 .

hay parámetros culturales que pueden influir en ellos. Pero por todas partes. el papel que se le atribuye al médico es aquel de rechazar la muerte y de actuar para prolongar la vida del enfermo. 172 . Los ritos y tradiciones también existen para ayudar al individuo a dar sus últimos pasos entre los vivos. solicitan más apoyo social que los norteamericanos de origen asiático. Sin embargo. la satisfacción de los cuidados constituye un elemento revelador de su calidad. Según estudios realizados en Europa. acerca del deseo de recibir mejores cuidados. por ejemplo. Los norteamericanos de raza blanca. Diferencia cultural en la adaptación psicológica Frente a toda enfermedad grave o frente a una enfermedad cuyo pronóstico es incierto. El apoyo social Parece también que la manifestación de una mayor o menor necesidad de apoyo en su medio ambiente varía en función del origen étnico y cultural de las personas que sufren de cáncer. se ha demostrado que los factores culturales influyen sobre este deseo expresado por los enfermos (Reich. La satisfacción relativa a los cuidados otorgados por los equipos médicos En nuestra cultura. El final de vida y el proceso de duelo Existen numerosos estudios relativos a la muerte y al proceso de duelo en una perspectiva cultural. Aceptar la muerte y hacerle frente difiere según las culturas y las tradiciones. los individuos reaccionan mostrando una suerte de repliegue de su identidad que varía según las culturas y las etnias. 2008).

lo que es el caso en numerosos tipos de cánceres. Hay estudios que demuestran que la edad y el sexo están correlacionados con la vivencia de desamparo psicológico que tienen los pacientes. 1996). Las dificultades sexuales en los pacientes con cáncer: perspectiva transcultural El bienestar físico y psicológico de un individuo implica gozar de experiencias sexuales. ya que las señales identitarias están puestas en jaque ante un pronóstico de curación incierto. 173 . Es muy probable que todo ello le genere una gran dosis de tensión. Las poblaciones europeas están más abiertas a recibir información con respecto a su enfermedad y a aceptar una ayuda especializada. el individuo modula sus expresiones emocionales o. al ritmo y usos del país de recepción. Parecen también aceptar mejor el impacto de la enfermedad en el psiquismo. A nivel comportamental. en particular si se trata del cáncer. Existe una suerte de aculturación psicológica en la que el individuo. Aculturación y cáncer El hecho de emigrar o de vivir en el marco de una cultura que no es la cultura de pertenencia tiene consecuencias sobre la expresión del sufrimiento. Los equipos médicos deben ser conscientes de las dificultades que estas situaciones generan en las familias. tener una identidad sexual y asumir roles sociales en función de su sexo. intenta mantener las modalidades tradicionales de expresión de su sufrimiento. al mismo tiempo que se ha ido adaptando a las formas de expresión emocional de su medio de recepción. vestimentarias u otras. modula sus prácticas alimentarias. pero también en la comunicación con los propios equipos médicos. pero la migración los haría aún más vulnerables ante dicho desamparo emocional (Baider y al. La elaboración de estrategias de adaptación a las nuevas formas de vida de la célula familiar puede generar dificultades de adaptación a la enfermedad y a su tratamiento. según los contextos.

La pérdida de cabello. Los tratamientos anticancerosos producen alteraciones hormonales y físicas a nivel de los órganos del aparato reproductor. 2012). La sexualidad se manifiesta en casi todas las esferas de la vida. disminuyen el deseo sexual. hay repercusiones negativas sobre el comportamiento sexual y la identidad de la persona (Costantini et al. Chi. lo cual genera.L. sentimientos negativos y malestar emocional en relación a su sexualidad. Tejero. el cansancio.. en la persona enferma. La enfermedad perturba esta capacidad. et al. (2012). J. C. Padilla. la pérdida de peso. la identidad y los roles sociales asumidos antes de la enfermedad. D. K. modifican la autopercepción. etc.. Cuando existe una amenaza vital como es tener un cáncer. Las secuelas físicas del cáncer son numerosas y afectan la sexualidad ya sea de forma pasajera o permanente. La sexualidad es un aspecto mayor de la conducta humana y se traduce en pensamientos fantasías actitudes prácticas y relaciones. 174 . . No olvidemos que los individuos en particular de sexo masculino evalúan su comportamiento sexual en términos de habilidad o capacidad à satisfacer o satisfacerse sexualmente. J. Las secuelas sexuales del cáncer y de sus tratamientos afectan la conducta sexual de la persona. debido a que el cáncer es una enfermedad que se vuelve rápidamente crónica. 56 % expresan una baja de su deseo sexual y 40 % se sintieron deprimidos durante el transcurso de la enfermedad. Cada 1 de cada 3 pacientes después de un cáncer refiere dificultades con su pareja y casi 2 /3 dicen haber tenido problemas de dolor y disfunción sexual. Estas ideas y pensamientos ponen de manifiesto la “creencia que el cáncer esta en relación à eventos de la vida pasada” así como lo señalan Ashing-Giwa. los síntomas físicos. (Carter. G.S. bucal que es asociado erróneamente a prácticas sexuales. su capacidad sexual y afectiva (intimidad) y su capacidad reproductiva (fertilidad). Estos cambios. (2004) citados por Costantini et al. debido a los tratamientos. También pueden existir sentimientos de culpa en relación al cáncer sobre todo cuando se trata de un papiloma virus en el caso del cáncer de cérvix o en el caso del cáncer rectal. Brown. 2010). et al.

ya que facilitan la comunicación y pueden incidir positivamente en los tratamientos anticancerosos (adherencia al tratamiento). L. Cáncer de próstata y sexualidad La disfunción eréctil y la pérdida o disminución de la libido representan la principal secuela del cáncer prostático. constituye un factor de stress y malestar emocional (Costantini et al. perturbar la imagen del cuerpo y la autoestima e influir directamente en la intimidad de la pareja. Conocer estas variables tiene consecuencias positivas. D. Ya que tienen repercusiones directas sobre la función sexual de la persona. Existen razones culturales que condicionan actitudes estereotipadas en relación a la sexualidad viril. de testículo. Por otro lado. Para el hombre la perdida de la virilidad y del apetito sexual debido a una prostatectomía. Los estudios transculturales permiten de comparar resultados en grupos de diferente raza. Finalmente en relación a esto. radioterapéutico. (2005)). estatus socioeconómico. Aun cuando la mayor cantidad de estudios sobre este tema se refieren a pacientes norteamericanos o europeos. y comprender mejor el impacto global del cáncer y las necesidades aun insatisfechas en relación a la enfermedad. las secuelas de la enfermedad son percibidas diferentemente según los valores y creencias culturales y religiosas. 175 . 2012). generalmente de raza blanca (lo cual crea el riesgo de considerar los resultados de estas investigaciones como teniendo un valor normativo). cabe señalar que ciertos tipos de cáncer están íntimamente relacionados con la conducta sexual de los individuos. y Kristjason. El sitio del cáncer y la forma de tratamiento (quirúrgico. impotencia así como. religión. quimioterapéutico) pueden generar infertilidad. (2012). Wall. etc. de próstata. de cérvix. algunos estudios han demostrado desde una perspectiva transcultural cuales son las diferencias entre las poblaciones y regiones del mundo (Constantini et al. La sexualidad y la identidad sexual de una persona están íntimamente relacionadas con las variables culturales. es el caso del cáncer de ovario.

et al. J. (2005) y de Shao. Las consecuencias del cáncer de próstata no son solamente físicas sino también psicológicas y sexuales.4 veces mayor a la de otros grupos étnicos. Q. 176 . Herbert.. Song. Un estudio comparativo con sujeto japoneses. Y. 2011) Otros estudios realizados con poblaciones asiáticas (chinas y japonesas) muestran actitudes algo diferentes ya sea en los pacientes como en sus parejas. G. una pérdida de la actividad sexual y de las actividades sociales que tienen repercusiones sobre la calidad de vida. Tian.. Costantini et al. J.Y. Otro síntoma que disminuye la autoestima del paciente y su sentimiento viril es la incontinencia urinaria. Liu. americanos y europeos mostro que los sujetos japoneses no presentaban preocupaciones exageradas por la pérdida de la sexualidad. (2011) en japoneses. y Arai. la cual tenía un menor impacto sobre la calidad de vida. muestran que ambos grupos se adaptan con menos dificultades a los síntomas en relación a la enfermedad debido a que culturalmente son personas que evitan las situaciones de conflicto y que utilizan también formas indirectas de comunicación. de su estatus familiar y probablemente también de su rol social lo cual lo incita a una conducta de retraimiento o bien de exacerbación ansiosa o depresiva. El ejemplo de las culturas mediterráneas de Europa del sur es revelador del impacto del cáncer sobre la identidad sexual. J. Los estudios de Lau. las personas afroamericanas tienen también una mayor incidencia de malestar emocional debido al cáncer ( Ellison. Sin embargo las consecuencias de la enfermedad sobre la pareja son más evidentes. según. Tsui. En Estados Unidos de Norteamérica son los afroamericanos que tienen el riesgo más elevado de cáncer de próstata ya que la incidencia y la mortalidad es más elevada entre ellos (34 % de incidencia más elevada que en otros colectivos norteamericanos) la mortalidad por cáncer de próstata en afroamericanos es de 2. Q. Kim. H. (2010) en sujetos chinos y de Namiki. J. A. “existe una ecuación entre performances sexual e identidad masculina en estos grupos sociales”.. Indudablemente que por estas razones. Los pacientes sienten haber perdido gran parte de su potencia viril. Y. (2012). S. Coker. Las parejas manifiestan niveles de stress elevados.

Pagano. et al. A. quimioterapia) generan entre otras dificultades problemas en las relaciones sexuales siendo los más frecuentes. la expresión de cierto desacuerdo o molestia en relación a esto. cérvix y sexualidad El cáncer de mama y de los órganos reproductores de la mujer tiene consecuencias sobre aspectos fundamentales de la identidad femenina y que afectan tanto la sexualidad como la imagen del cuerpo. C. hace posible que se mantenga cierta armonía en la pareja. la frigidez. (Gotay. Ito. razón por la cual es muy importante de integrar. J. Este resultado se interpretó como siendo la consecuencia de un estilo cultural particular de los filipinos quienes mostrarían de forma más abierta sus emociones ya que esto es socialmente mejor aceptado en comparación a otros grupos asiáticos. S. asiáticos y hawaianos y demuestran que son los filipinos el grupo con mayores dificultades y más bajas puntuaciones de calidad de vida. (2009) quienes comparan grupos con cáncer de próstata americanos. Por el contrario. podría generar una situación de conflicto abierto. et al. generando miedos y ansiedades (Costantini. Otro estudio comparativo señalado en la revisión sobre el tema realizada por Costantini et al. se respete la individualidad de la persona enferma. S. la falta de libido. 2012) Entre el 50 y el 80 % de mujeres con cáncer de mama en los países occidentales refieren problemas sexuales luego de una operación. la sequedad vaginal. Ishidoya. a la pareja en los cuidados o cuando existe una demanda de atención psicológica. la dispauremia. Esto significaría que en las culturas asiáticas la no expresión de las emociones de manera directa. Holup. Existe una correlación positiva entre los niveles de estrés del paciente y los de su pareja así como en lo que se refiere al estilo de comunicación entre ambos. (2012) es el estudio de Namiki. sobre todo si se trata de mujeres jóvenes. I.. 2002) Cáncer de mama. Los tratamientos anticancerosos (hormonoterapia. 177 .

2012). Tal actitud puede hacer sentir al hombre más inseguro y menos apto a dar un apoyo eficaz. pueden evitar situaciones altamente emotivas y hacer sentir a su pareja cierta incomprensión o desinterés en relación al malestar emocional causado por la enfermedad. en la pareja sana. (eds) (1996). H. y Larijani. En lo que se refiere a pacientes con cáncer de mama de países de confesión musulmana.L. por razones culturales. Como los hombres tienen tendencia a querer controlar sus emociones. esto sería característico de las mujeres que asumen un rol más dependiente cuando están enfermas. ya que las exigencias personales y el rol que deben asumir en su hogar no pueden ser abandonados cuando se enferman. según un estudio de Kawaga-Singer.K. los estudios que existen arrojan resultados contradictorios. Los prejuicios culturales repercuten sobre la expresión del malestar emocional.. 178 . F. En otras culturas por ejemplo asiáticas parece ser. lo cual a su vez tiene consecuencias en el ajuste a la situación de enfermedad.. y Cohen. 2008). Sin embargo. señalan que existe una tendencia en las parejas de apoyarse en caso de enfermedad. y Wallis. Cohen. Algunos como los de Faisal. Cooper. Las mujeres asiáticas consideran también vergonzoso hablar de su sexualidad cuando se trata de grupos de entreayuda de pacientes ya que existen tabúes en relación a la sexualidad femenina la cual debe tener como único objetivo la reproducción. se espera de ellas una actitud de sacrificio en relación a sus obligaciones familiares y de represión de sus necesidades sexuales. es generalmente la que le brinda el mejor soporte y ayuda al paciente. A. De-Nour. tengan reacciones negativas y que consideren que sus esposas han violado tabúes religiosos como exhibir su cuerpo (Costantini et al. L. M. al conocer el diagnóstico de cáncer. Baider. M. Otros estudios sin embargo muestran que las mujeres musulmanas se someten en menor número a test de despistaje de cáncer ya que temen que sus esposos. no olvidemos que la pareja del paciente con cáncer. (Faisal. (2008) y de Zahedin. (2003) que las mujeres chinas o japonesas tienen más dificultades para expresar sus necesidades ya que. B. la intimidad de la pareja. comparables a los de las mujeres occidentales. M.D. A. C. Los pacientes de origen asiático necesitan que los profesionales a cargo de sus cuidados sean también mujeres lo cual permitirá la comunicación en lo que se refiere a temas que tocan la sexualidad. A. (2007) muestran niveles de satisfacción en lo que se refiere la ayuda recibida de su pareja y sus familia.

S. Muchas veces siendo la esposa misma que desea esta separación ya que consideran imposible que el esposo acepte los cambios corporales en relación a la enfermedad y la consecuente pérdida de la feminidad. M. Un estudio llevado a cabo en Marruecos refiere la dificultad que existe en llevar a cabo investigaciones sobre cáncer y sexualidad en países de cultura árabe. en donde los tabúes y prácticas religiosas están impregnadas de sentimientos de culpa y vergüenza en relación al cuerpo y la sexualidad femenina. En este estudio se mostró que 50 % de mujeres diagnosticadas con cáncer son repudiadas por sus maridos quienes se separan o divorcian. LeBaron. Esto se da incluso en mujeres de religión musulmana que viven en occidente para quienes los exámenes de despistaje de cáncer son una forma de intrusión en su vida íntima (Matin. 179 . 2004).

CAPITULO V NECESIDADES PSICOSOCIALES. ANSIEDAD y DEPRESIÓN: RESULTADOS DE UN ANÁLISIS COMPARATIVO EN PACIENTES ONCOLOGICOS PERUANOS Y BELGAS. 180 .

181 .

sociales y económicos. tuvo como objetivo de evaluar las necesidades de los pacientes con cáncer en lo referente a sus dificultades en relación a la enfermedad y la adaptación a esta. realizamos un análisis comparativo de nuestros resultados con aquellos obtenidos en un estudio similar realizado en Bélgica por Razavi et al. Dada la similitud del enfoque utilizado en ambos estudios creemos muy interesante de contrastar estos resultados. el HADS y la escala Karnofsky así como diferentes datos demográficos. 1992). que se hizo con un grupo de 382 pacientes oncológicos de diferentes instituciones hospitalarias. socioeconómicas y medicas de ambos grupos. del equipo oncológico (médicos y enfermeros(as) así como por parte de psiquiatras y psicólogos. (2007) utilizo el CARES (Cancer Rehabilitation System) de Schaag et al. Los resultados al CARES se compararon en términos de intensidad y frecuencia de la dificultad encontrada por el paciente así como en relación al deseo de ayuda o de la ayuda efectivamente recibida por parte de los familiares. (2007). Este estudio. (1990. por lo cual hemos examinado comparativamente las características sociodemográficas. scioeconomicas y medicas 182 . seguidamente hemos analizados los resultados al CARES. Como lo señalamos en el capitulo anterior. El análisis de resultados se realizo en 3 fases: a) Análisis comparativo de variables sociodemográficas económicas y medicas b) Análisis comparativo del CARES y de la ayuda deseada y recibida por el paciente (familiares y profesionales) c) Análisis comparativo del KPS (Karnosfky personal status) d) Análisis comparativo del HADS ( escala hospitalaria de ansiedad y depresión) A continuación presentamos los cuadros comparativos de las variables socio demográficas. 1991. el equipo oncológico y los psiquiatras y psicólogos de los servicios de psicooncologia de diferentes hospitales belgas. El estudio de Raz avi et al. También se evaluó en este estudio el deseo de ayuda y la ayuda efectivamente recibida por el paciente de parte de sus familiares. a la escala Karnofsky y al HADS.

declaran tener una ocupación doméstica o estar sin empleo fijo (73%). en su mayoría. 70 % de pacientes peruanos dicen ser de religión católica. Tanto los pacientes belgas como los pacientes peruanos tienen en promedio dos hijos. los pacientes belgas refieren tener un trabajo remunerado ya sea a tiempo parcial o completo a diferencia de los pacientes peruanos quienes. las parejas de pacientes belgas por el contrario son mayoritariamente empleados y/o obreros. A) Análisis comparativo de resultados de las variables sociodemográficas.7 años peruanos y 57 años belgas). En lo que se refiere a los ingresos familiares. socioeconómicas y medicas A nivel de las características sociodemográficas. en pacientes peruanos. en situación de invalidez o tienen una ocupación doméstica. la media de la edad de los hijos es superior en los pacientes belgas en relación a los pacientes peruanos. están desempleados. En lo que se refiere à la profesión de la pareja la gran mayoría de éstas. El nivel de estudios de la pareja también fue estudiado. En cuanto al tipo de ocupación. En el grupo de parejas de pacientes peruanos el nivel de educación es principalmente primario o secundario. En lo que se refiere al estado civil los pacientes casados o en pareja son más numerosos en el grupo belga que en el grupo de pacientes peruanos (280 belgas y 153 peruanos). éste es más elevado en el grupo belga en el cual las parejas tienen un nivel de educación secundario o superior. 183 . la mayoría de pacientes tanto belgas como peruanos declaran ingresos propios o de la pareja. el nivel de educación es más elevado en el grupo de pacientes belgas en el cual hay un mayor número de sujetos con estudios universitarios o superiores. (cuadro 1 del presente capitulo) observamos que los pacientes peruanos son más jóvenes que los pacientes belgas (48. En cuanto a las características socioeconómicas (cuadro 2).

Las características médicas de los pacientes también fueron analizadas (cuadro 3). En el 34 .7% en remisión parcial. como es el caso de la pareja (esposo(a) o compañero(a). Conocer su estatus significa saber en qué medida el paciente podrá estar apoyado por un miembro cercano de su familia y con el cual.6 % de los pacientes belgas no se señala la evolución de la enfermedad o no se puede establecer. el equipo médico podrá contar. los pacientes belgas tienen una media de 39 meses y los pacientes peruanos de 29 meses. Los tratamientos más frecuentes en pacientes peruanos son la quimioterapia y la hormonoterapia y en pacientes belgas la quimioterapia y la cirugía.5 % de los pacientes aquejados por la enfermedad. Los pacientes belgas benefician con más frecuencia de dos tipos de tratamiento conjuntamente especialmente quimioterapia y cirugía.2 % y solo de 25. Finalmente más de un 30 % de pacientes belgas reciben alguna forma de tratamiento psicotrópico para luchar contra sus ansiedades y temores.7 % es considerado en remisión completa de los síntomas y en el 13. Es importante conocer cuáles son las características de personas que en caso de una enfermedad como el cáncer se convertirán en el ayudante principal del enfermo. En pacientes peruanos los tratamientos psicotrópicos solo se prescriben en el 2. el 27.7 % de pacientes peruanos son considerados en remisión completa de síntomas y el 27. El cáncer ginecológico en pacientes peruanos y el cáncer del sistema digestivo en pacientes belgas son la tercera causa de enfermedad. 184 .1% en estado de remisión parcial de los síntomas. En lo referente al tiempo transcurrido entre el momento del primer diagnóstico y el momento de la entrevista. En cuanto al estadio de evolución de la enfermedad en el momento de la entrevista el 31. Más del 40 % de los pacientes de ambos grupos tienen un diagnóstico de cáncer de mama y el 20 % un cáncer hematológico.4 % a 5 años en los pacientes belgas. En cuanto al pronóstico de la enfermedad a 5 años en los pacientes peruanos el porcentaje es de 52.

7 248 64.4 Otras 74 21.33 2.1* 280* 73. soltero(a) Casado(a) o con cónyuge 153* 44.6 *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 185 .7 13 .3* viudo(a).3 RELIGION Católica 262 78.3 116 30.4 SEXO (F) 273 78.1 ESTADO CIVIL Separado(a). divorciado(a).9 SEXO (M) 62 17.1* 102* 36. Cuadro 1: Características demográficas de los pacientes con cáncer peruanos y belgas PERUANOS (N=347) BELGAS (N=382) NS Media % DS NS Media % DS EDAD 48.9 134 35. 191* 55.7 263 69.76 12.7* NUMERO DE HIJOS 2.71 30 12.06 2 1.4 EDAD DE LOS HIJOS 26.74 57 13.

6* 6* 2. - Desempleo. ocupación doméstica.2* Jubilado 3* 0.4* 39* 10.7* Cónyuge 90 25.3* 50* 17.4* Universitaria incompleta 14* 4.4* Post-universitaria 2* 0.7* Post Universitaria 2* 0.9* Ocupación domestica/sin empleo/otros 234* 73.0* 23* 8. - Otros (estudiantes) 32* 9.6* Ayuda social o de otros organismos 4 1.0* Pensionista 4 1.2* .2* 72* 25.7* Empleado 26* 7.9* .9* .5* 139* 49.1* 52* 18.3* 168 44.4* Secundaria completa 56* 16.8* Ingresos propios y pensión 3 0.9* 50 13. Cuadro 2: Características socioeconómicas de pacientes con cáncer belgas y peruanos PERUANOS BELGAS N % N % NIVEL DE EDUCACION DEL PACIENTE* Primaria 99* 28.9* Secundaria 168* 48.5* 34* 8.0* 3 0.5* Secundaria incompleta 42* 12.9* 27* 9.3 *porcentaje adaptado en función de valores ausentes 186 . - Ingresos propios y pensión de alimentos 4 1.1* Propios y de la pareja 15 4. Tiempo Completo 49* 14.9* 17* 6.7* OCUPACION DEL PACIENTE* Trabajo Parcial .1* PROFESION DE LA PAREJA* Obrero 22* 6.9* 45* 15.2* 14 3.3* 10* 2.2* .1* 103* 36.2* 136* 35.7* NIVEL DE ESTUDIOS DE LA PAREJA* Primaria/ sin educación 208* 59.0* Independiente 62* 17.2* 332* 87.2* 121 31.4* 197* 51.2* 6 1.1* Universitaria o Superior 25* 7.1* Ejecutivo 3* 0. - Pensión de alimentos 14 4.7* Superior 77* 22. 81* 23.6* INGRESOS DE LA FAMILIA Propios 84 24.6* 14* 3.3* 32* 12.2* Invalidez 174* 50.

5* Inmunoterapia 6 1.2* Cáncer ginecológico 39 11. - Cáncer de riñón et vías urinarias 2 0.2* 89 23.0* Cáncer de pulmón.4* En progresión 41 11.0* Seis meses a un año 14 4* 53 15.5* 90 26.7* Remisión parcial 94 27.1* 126 33.7* Tres a seis meses 3 0.6* 32 8.4* .9* 156 40.7* Remisión menor 16 4.6* 8 2.3* Meses después del diagnostico Media 28. 1.6* 24 6.3* 16 4.2* Sin cambio 22 6.7* 101 27.68 59. - Cáncer de la piel 12 3.7* Cáncer hematológico 66 19.S. Cuadro 3: Características medicas de pacientes con cáncer belgas y peruanos Peruanos Belgas NS % NS % Diagnostico oncológico actual * Cáncer mama 151 43.3* 14 3.2* . cabeza y cuello 21 6.5* 6 1.6* 64 17. - Cáncer du cerebro y ojos 4 1.5 Tratamientos anticancerosos actuales* Cirugía 33 9.9* 17 5.5* Antidepresivo 2 0.7* 29 7.6* Pronostico* Tres meses 12 3.2* Tratamiento psicotrópico* Ansiolítico 2 0.6* .3* Demasiado temprano para evaluar 56 6.5* 191 50.9 39 D.7* Otro 4 1.8* 63 17.1* 50 13.1* 200 53.2* 14 3.5* Un año a cinco años 97 28* 90 26.3* 46 12. - Cáncer de la próstata y pene 2 0.5* -.1* 126 34.5* Testículos y trompas 15 4.2* 87 25.2* Más de cinco años 181 52.3* Radioterapia 28 8.7* Cáncer del sistema digestivo 32 9.6* Hormonoterapia 79 22.7* Estadio de la enfermedad* Remisión completa 110 31.9* Quimioterapia 153 44.8* 58 15.8* *porcentaje adaptado en función de valores ausentes 187 .4* Curación 40 11.1* 21 5.

2* Hermana/hermano 240 69.1* Esposo(a). son los médicos de cabecera y los las enfermeras quienes brindan mas ayuda al paciente peruano mientras que los pacientes belagas reciben maa ayuda de los médicos oncólogos y de las enfermeras. Cuadro 4: Porcentaje de la ayuda recibida por los pacientes en el transcurso del último mes Peruanos (N=347) Belgas (N=382) N % N % No Profesionales Voluntario 55 15.3* 259 68.8* 7 1.4* Hijos 222 64* 195 51.9* 110 29.3* 27 7.8* Médico 197 56.2* Padre/madre 158 45. Pareja 112 32.4* 53 14.4* 60 15.1* Profesionales Psicólogo 36 10.9* 197 51.2* 207 54.8* Otro profesional 5 1. En cuanto a los profesionales.8* 297 78.4* 52 13.1* 142 37.7* Oncólogo o especialista 138 39.9* 57 15.En lo que se refiere a la ayuda recibida los pacientes peruanos reciben mas ayuda de sus hermanos e hijos mientras que los pacientes belagas refieren recibir mas ayuda de su pareja y de los amigos.1* Grupo de ayuda mutua 1 0.6* Asistente social 50 14.3* Amigos 62 17.5* 88 23.0* Psiquiatra 20 5.9* *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 188 .8* 192 50.8* Otros 62 17.4* Enfermera(o) 188 54.

no me siento atraída por la comida. para hacer las cosas de la casa. no me siento suficientemente alegre para realizar actividades de ocio. interfiere en mi trabajo). las dificultades en relación a las actividades de ocio (falta de interés por las actividades recreativas. no me gusta tener actividades recreativas. los dolores no desaparecen con los remedios. dolor resistente al tratamiento) son las dificultades físicas más frecuentemente señaladas por los pacientes peruanos. tengo dificultades para tragar los alimentos). la comida me sabe mal. los dolores si desaparecen con los remedios). tengo dificultades para encontrar ropa que me queda) Las dificultades en el trabajo (el cáncer me impide trabajar. vestimenta (la ropa ya no me va bien.5) comparada con aquella referida por los pacientes belgas (máxima 2.4). dolor incontrolable. tengo dificultad para planificar este tipo de actividades). continuo a perder peso. dificultad para planearlas) y las dificultades en relación al trabajo. para preparar mis alimentos) dificultades en las actividades de ocio ( no tengo interés por las actividades recreativas. caminar. Los pacientes belgas señalan también las dificultades de movilidad.1 mínima 0. los pacientes peruanos señalan una baja intensidad (máxima 1. peinarme y arreglarme. 189 . perdida de energía). escaras y dolores quirúrgicos. caminar. pérdida de peso (no puedo subir de peso. Frecuencia e intensidad de las dificultades encontradas por los pacientes con cáncer belgas y peruanos evaluados con el CARES 1) En relación a las dificultades físicas Se trata de 7 tipos de dificultades : los problemas de movilidad (dificultad para agacharse. dolores (tengo dolores frecuentes. dolor incontrolable. moverse. tengo dolores crónicos. para bañarme. los dolores (tener dolor crónico. interfiere en mi trabajo) los problemas de movilidad (dificultad para agacharse. dificultades en el trabajo (el cáncer me impide trabajar. no estar suficientemente alegre para ello. la ropa ya no es a mi talla. En cuanto a la intensidad de estas dificultades. perdida de energía) y los dolores (tener dolor crónico. dolor resistente al tratamiento) les dificultades en las actividades domésticas ( dificultades para conducir un vehículo. moverse.37 mínima 0.

preocupado. sentir ansiedad en las situaciones médicas (me siento mal cuando veo los pacientes ir a su tratamiento. a la enfermera. recordar. malestar emocional(sentirse frecuentemente ansioso. depresivo. tener las ideas claras). o cuando no me siento bien. que evitan hablarme de mi cáncer . dificultades para decir al doctor nuevos síntomas. con dificultades para dormir) dificultades cognitivas ( no poder concentrarse. cuando paso exámenes diagnósticos. sentirse preocupado. inquieto ( cuando los tratamientos son eficaces. dificultades de comunicación con los amigos y familiares (dificultades para decirles de dejarme solo más a menudo. cuando me van a dar los resultados del tratamiento. Las dificultades son las siguientes: imagen del cuerpo (sentirse avergonzado en mostrar su cuerpo. La intensidad de estas dificultades es inferior a 1 en ambos grupos (escala de 0-4 donde 4 es la máxima intensidad).y dificultades de control de los actos médicos (tener más control sobre lo que hacen el médico o las enfermeras). por lo que le pasa a mi familia). para hablar de cosas placenteras. hablar de mi cáncer o que vengan más a menudo a verme) dificultades para interactuar con los amigos y familiares (los familiares y amigos me dicen verme bien cuando no me siento así. cuando espero ver al doctor. pensar que me esconden información. no me siento a gusto cuando me visitan o tienen dificultades cuando hablan de mi cáncer). no saber que decirles. dificultades para expresar sentimientos con los médicos o las enfermeras. problemas para comunicar con el equipo médico (dificultades para preguntarle al médico. 190 . preocupado de no ser capaz de valerme por mi mismo. 3) Dificultades psicosociales Esta categoría engloba 9 tipos de dificultades y está compuesta de 68 ítems. no explican que sucede.2) Dificultades en las interacciones médicas Se trata de tres tipos de dificultades : problemas para obtener información del equipo médico (los médicos retienen la información. el personal de enfermería no explica que hacen como tratamiento). los cambios en su cuerpo). confuso. que no me visitan o me llaman lo suficiente. cuando hago análisis de sangre). Tanto los pacientes peruanos como los pacientes belgas refieren mayoritariamente tener dificultades a comunicar con el personal médico y en lo referente al control que ejerce el paciente sobre los actos médicos. dificultades para comprender lo que el médico o las enfermeras dicen sobre su cáncer). colérico. no saber pedirles ayuda. cuando el cáncer progresa. sus escaras. sentirse nervioso cuando voy al hospital.

miedos. 5) Dificultades sexuales En relación a las dificultades sexuales. En relación a estas dificultades tanto pacientes peruanos como belgas refieren dificultades en relación al malestar emocional.8). estar más distante que de costumbre) sentirse sobreprotegido por la pareja (la pareja no me deja hacer nada. En los pacientes belgas son señaladas las dificultades de comunicación con la pareja (40. En relación a estas dificultades los pacientes peruanos refieren dificultades en relación a la sobreprotección por parte de su pareja (29.77 en pacientes peruanos y 1. pienso no ser sexualmente atractivo(a) para mi pareja. La intensidad de estas dificultades es media y se refiere sobre todo a las preocupaciones en relación a la enfermedad (1. dificultades en los contactos físicos (no sentirse atractivo(a) o querer ser besado(a) por su pareja. tengo dificultades para llegar al orgasmo). no estar interesado(a) por acariciar a su pareja o que la pareja lo acaricie) dificultades para interactuar con la pareja(no entenderse como siempre. hablar del futuro. 191 . no ceo que a mi pareja le interese tener relaciones sexuales conmigo) y un disfuncionamiento de tipo sexual (la frecuencia de mis relaciones sexuales ha disminuido. lo que pasara después de la muerte. no me interesa tener relaciones sexuales.50 en pacientes belgas).8 %) siendo esta de baja intensidad (0. tengo dificultades pare sentirme sexualmente excitado(a). 4) Dificultades matrimoniales Engloba 5 tipos de dificultades: comunicación con la pareja (dificultades para hablar de los sentimientos. ansiedades en relación a las situaciones médicas e inquietudes relacionadas con la enfermedad. hablar del cáncer o de los problemas financieros). tengo dificultades de erección (hombres) o de lubricación (mujeres). creer que la pareja no desea besarlo(a).76). demasiado tiempo con la pareja me pone nervioso. sentirse triste con su pareja más a menudo.1%) y también con una baja intensidad (0. la pareja se excede en darme cuidados) sentirse. tanto los pacientes peruanos como belgas refieren dificultades de tipo sexual en particular en lo referente al interés por lo sexual (no me parece atractivo el sexo.

tengo frecuentemente diarreas e incontinencia urinaria Las principales dificultades referidas por los pacientes peruanos son los problemas económicos (80%). La intensidad de estas dificultades en pacientes peruanos es importante en lo que se refiere a los tratamientos quimio y radioterápicos y sobre todo en relaciona las dificultades económicas. no sigo las instrucciones del médico) las dificultades económicas ( tengo problemas económicos. tengo otros problemas asociados a mi quimioterapia. para ir a lugares donde podría encontrar alguien. Los pacientes belgas refieren principalmente dificultades en relación a la quimioterapia (94%) la radioterapia (84%). problemas con el seguro médico. 192 . problemas para encontrar un trabajo. dificultades para hablar con la persona sobre mi cáncer o mi tratamiento . no sigo el tratamiento. vómitos antes y durante mi quimioterapia. para encontrar una posible cita. los dolores en los procedimientos diagnósticos (29%) y las dificultades económicas (29%). me cuesta trabajo usar los transportes públicos para desplazarme. me siento cansada.1) que en los pacientes peruanos (entre 0. tengo nauseas. no tomo mis remedios. nervioso. Otros ítems: subo en exceso de peso. con nauseas o ganas de vomitar después de mi radioterapia) dificultades con mi estoma (tengo problemas con los cuidados de mi osteoma) dificultades con la prótesis ( tengo dificultades con mi prótesis). los dolores en los procedimientos diagnostico (44%) y las dificultades en relación al tratamiento quimioterapico (41%).65 y 1. La intensidad de estas dificultades es más importante en pacientes belgas (entre 1. los procedimientos diagnósticos son dolorosos. vomito. me siento mal cuando pienso en mi quimioterapia. temor a iniciar una relación sexual) dificultades con la quimioterapia( me pongo nerviosa cuando hago mi quimioterapia. En los pacientes belgas son también los tratamientos quimio y radioterápicos y en tercer lugar las dificultades en relación a las prótesis y los encuentros amorosos. 6) Dificultades varias En esta categoría se encuentran los tipos de dificultades siguientes: adhesión al tratamiento ( no voy a mis citas con el médico. tengo nauseas. dificultades en los encuentros amorosos (dificultades para iniciar una relación.11). después de mi quimioterapia. pierdo o me crece lentamente el pelo con la quimioterapia) dificultades con la radioterapia ( me siento cansado(a).8 y 1. las empresas no desean contratar personas con cáncer) .

08 0.83* 2 32.33 0.80 0.84* 113 29.27* 157 73.10 1.1 Contactos físicos 53 15.3* 0.0 Quimioterapia 143 41.41 1.4 Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 153 44.9* 0.76 0.3 1.00 1.11* 335 87.59* 319 83.14* 127 33.80* 58 19.31 0.84 2.7 1.8 Falta de atención 34 9.2 Vestimenta 66 19.80 1.80 0.84 0.2 Ostomía 6 1.7* 1.5 1.61* 1 25.2 Pérdida de peso 154 44.84* 261 68.9* 0.4 0.8* 0.7* 0.5 1.2 Relaciones con los hijos 92 26.69 0.02* 103 27.82 1.1* 1.69 0.5* 0.9* 245 64.1 Preocupaciones con el trabajo 15 4.37 1.7 1.2 1.4 1.90 0.5 *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 193 .2 Comunicar con los amigos 128 36.0 Dificultades sexuales Interés por lo sexual 118 34.2 Obstáculos al empleo 16 4.38 1.43* 120 40.2 Profesión/Trabajo 208 59.89* 162 42.16* 145 38.11 0.3 0.55* 76 19.95 0.0 Funciones cognitivas 189 54.5* 0.44 0.7 Comunicar con el equipo médico 174 50.1 Aumento de peso 54 15.45* 271 71.1 Actividades de la vida cotidiana 135 38.1 0.Cuadro 5: Frecuencia e Intensidad de las dificultades enfrentadas por los pacientes con cáncer peruanos y belgas Frecuencia de las dificultades Intensidad de las dificultades PERUANOS BELGAS PERUANOS BELGAS CARES N % N % M SD M SD Dificultades físicas Movilidad 219 63.50 0.57 0.5 1.69 0.1 Comprensión en la pareja 50 14.47 0.83 1.81 0.5 1.82 1.73* 4 28.36 0.64 1.3* 0.09* 112 29.18 1.54 0.6* 0.56* 91 23.21 0.39* 37 48.94* 262 68.13 1.51* 106 34.9 1.0* 0.1* 1.4 Adhesiónal tratamiento 43 12.6 Dolores 202 58.2* 0.59 0.9 Controlar los actos médicos 191 55.1 1.9 1.13 0.8* 0.9* 0.80 0.1 Relaciones con los amigos 109 31.55 0.3 Malestar emocional 297 85.8 1.86 0.90 1.5* 0.8 1.72 0.01* 190 50.5* 0.5* 0.7 1.7* 1.01* 68 17.27* 90 30.4* 0.0 Diarreas / Incontinencia 122 35.45 0.9 1.32* 20 29.0 Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 118 34.71 0.70 0.5 1.8 1.6 Desplazamientos 106 30.4 1.6* 0.2 0.46 1.28 0.41* 74 24.80 0.06 0.8 1.89* 159 41.63 0.1 Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 128 36.68* 73 24.76 1.6 1.1* 0.2 Ocio 166 47.5* 0.65 1.21* 162 94.64 1.8* 1.1* 0.97 0.80 0.4* 1.8 1.47* 237 62.0 Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 57 16.38 0.3* 0.2 1.43 0.85 1.55 0.38 1.44* 271 71.9 Radioterapia 24 6.21* 237 62.14 1.27 0.8* 1.8 1.5 1.7* 0.08 0.92 1.5 0.1 1.17 0.7* 1.97 0.6 1.2* 0.38* 204 53.2 Inquietud relacionada con la enfermedad 258 74.93 0.5* 0.77 1.39 0.1 1.1* 0.49 0.9 1.6 1.92* 54 84.1* 0.41* 170 44.6 1.8 Sobreprotección 103 29.0* 1.95 0.4 0.95 2.58 0.78 0.9* 0.53 0.5 Encuentros amorosos 48 13.3 Prótesis 1 0.0 Ansiedad en relación con las situaciones médicas 293 84.11 1.3 Disfuncionamientos sexuales 53 15.8* 0.0 Dificultades económicas 284 81.85 0.04* 110 28.29* 30 39.6 1.

84* 194 .44* 271 71.2* Dificultades a nivel de las interacciones médicas Comunicar con el equipo médico 174 50.5* $Pérdida de peso 204 53.5* Profesión/Trabajo 208 59.04* Dificultades psicosociales Malestar emocional 297 85.9* Actividades de la vida cotidiana 245 64.21* 237 62.11* 335 87.45* 271 71.8* Dificultades diversas Quimioterapia 162 94.47* 237 62.4* Dificultades económicas 284 81. Cuadro 6: NECESIDADES CON UN SCORE SUPERIOR AL 50 % EN PACIENTES PERUANOS Y BELGAS BELGAS PERUANOS CARES N % N % Dificultades físicas Movilidad 219 63.2* Comunicar con los amigos Relaciones con los amigos Ansiedad en relación con las situaciones médicas 293 84.1* Dificultades sexuales Interés por lo sexual 190 50.94* 262 68.1* Inquietud relacionada con la enfermedad 258 74.59* 319 83.7* Funciones cognitivas 189 54.8* Disfuncionamientos sexuales 157 73.14* Controlar los actos médicos 191 55.7* Radioterapia 54 84.8* Dolores 202 58.3* Ocio 261 68.

Se propusieron como posibilidad de recibir o desear una ayuda tanto personas de su entorno que profesionales. había recibido una ayuda o si deseaba ayuda desde el mes pasado hasta el momento de la encuesta. La ayuda deseada y recibida por los pacientes En nuestro estudio se exploró igualmente el deseo y la ayuda recibida por los pacientes con cáncer en relación a las dificultades mencionadas en el CARES. Estos son los siguientes: Profesionales Médico tratante Médico especialista Enfermero(a) Psiquiatra Psicólogo Asistente social Otro profesional Personas del entorno: Cónyuge. El paciente fue interrogado para saber si en relación a las dificultades mencionadas en el CARES. pareja Padre/madre Hermano/Hermana Hijo (à) Amigo(a) Otro allegado 195 .

En los pacientes belgas es la obtención de información que es la dificultad más citada (41. 1) Las dificultades físicas En lo que se refiere a las dificultades físicas. lo cual no ocurre en relación a ninguna de las dificultades citadas por los pacientes peruanos. psicólogo y en relación a las personas del entorno del paciente particularmente la pareja y los hijos.5 %) y 44. Es decir una diferencia de más del 10 %. Los pacientes peruanos es la pérdida de peso la dificultad por la cual un mayor número de pacientes desean una ayuda (48.7 %. la pérdida de peso.1 %) pero solo reciben un 35. es decir que los pacientes reciben más a menudo toda la ayuda deseada incluso en algunos casos esta ayuda recibida puede ser ligeramente superior a la ayuda deseada. psiquiatra.Resultados en relación a los profesionales de la salud de las categorías siguientes: médico especialista.6 %). Pero esta tendencia es menos marcada en los pacientes belgas.2 % de pacientes señalan haber recibido efectivamente una ayuda. tanto en pacientes belgas como peruanos. enfermero(a).5 % de los pacientes reciben efectivamente una ayuda. La diferencia entre la ayuda deseada y efectivamente recibida es menor en los pacientes belgas. 2) Las dificultades en relación a las interacciones médicas En relación a las dificultades en las interacciones médicas los pacientes peruanos señalan desear una ayuda en lo que se refiere a comunicar con el equipo médico (27.3 %. la ayuda efectivamente recibida es de 21. los dolores y las dificultades de movilidad son las tres dificultades más frecuentemente señaladas por ambos grupos.5 % ) pero por la cual solo 29. I ° Profesionales de la salud La ayuda deseada y recibida por los pacientes por parte de los médicos especialistas (oncólogos) La ayuda de los médicos en lo que se refiere a las dificultades de los pacientes sigue una orientación general en la cual la ayuda deseada es más importante que la ayuda recibida. 196 . En los pacientes belgas las dificultades más frecuentemente citadas por las cuales desean una ayuda son los dolores (45.

4) Las dificultades matrimoniales En relación a las dificultades matrimoniales. La ayuda recibida es ligeramente inferior en ambos casos (contactos físicas 7.4 % la recibe efectivamente.5 % de pacientes peruanos desearían una ayuda y 14. Es decir que en los pacientes belgas el deseo de ayuda es igual a la ayuda recibida. En pacientes peruanos el 15. El malestar emocional es otra dificultad frecuentemente mencionada. tanto en pacientes belgas como peruanos.6 % recibe efectivamente esta ayuda. Un 27.8 %) y por los pacientes belgas (5. El 26 % de pacientes belgas señalan desear una ayuda en relación a esta dificultad por parte de sus médicos y es también un 26 % de estos pacientes que recibe efectivamente una ayuda. en donde 19.8 %) y los pacientes belgas en los problemas de comunicación con la pareja (9.2 %) y la falta de atención (5.7 % desearía recibir una ayuda y 36.8 % por la comunicación y 5.9 % de pacientes peruanos desearía una ayuda pero solo 25. inferiores al 10 % de la muestra. 17.3) Las dificultades psicosociales En relación a las dificultades psicosociales son las inquietudes en relación a la enfermedad que.4 % la reciben efectivamente.8 % de pacientes desearían una ayuda y 20.3 % la reciben efectivamente y en pacientes belgas. Se trata de un numero bastante bajo de pacientes tanto peruanos como belgas.5 % desearía una ayuda pero solo el 7.4 %) y el sentirse sobreprotegidos por la pareja (7.3 %) . constituye la dificultad más frecuente por la cual desearían o reciben una ayuda por parte de los médicos. Otras dificultades también mencionadas son la ansiedad en relación a las situaciones médicas. los pacientes peruanos desean una ayuda en relación à los contactos físicos (9.2 % por la Falta de atención) 197 . En los pacientes belgas 36. sobreprotección 6.7 % de pacientes reciben efectivamente una ayuda en relación a esta dificultad.5 %.

La ayuda recibida por los pacientes de parte de los médicos en relación a estas dificultades es ligeramente inferior à la ayuda deseada.2 % reciben efectivamente una ayuda de parte de sus médicos. 30.3%) y en relación a las quimioterapias (27.8 % de pacientes lo señalan y el 12. De manera general podemos decir que tanto en los grupos belga como peruano la ayuda en esta categoría de dificultades es bastante similar en el sentido que una gran parte de los pacientes reciben la ayuda que desean.5) Las dificultades sexuales En relación a las dificultades sexuales los pacientes peruanos manifiestan desear una ayuda en relación a su interés por lo sexual (10. Así por ejemplo en relaciona las quimioterapias el deseo de ayuda está presente en 41% de los pacientes y el 42.3% de los pacientes). 14.7 % por los dolores en relación a los procedimientos diagnósticos y 10. en pacientes peruanos el deseo de ayuda es más importante en relación a dificultades tales como las diarreas y la incontinencia urinaria (54. En el grupo de pacientes belgas la ayuda deseada es en relación a los disfuncionamientos sexuales.9% de pacientes) los dolores en relación à los procedimientos diagnósticos (33.3 % recibe una ayuda en relación a esto.2 % recibe una ayuda en relación a esas dificultades por parte de los médicos.2 % de pacientes reciben efectivamente una ayuda por parte de sus médicos. Los dolores en relación a los procedimientos diagnósticos afectan a 29. 6) Dificultades diversas En lo que se refiere a las dificultades diversas.1 % de pacientes y el 28.2 % de pacientes) pero solo el 5.5 % de los pacientes y 29.9 % reciben una ayuda. En pacientes belgas el deseo de ayuda es también ligeramente inferior o incluso superior que la ayuda recibida. 198 .1 % por la quimioterapia. 50 % por las diarreas y la incontinencia. Los problemas de diarrea e incontinencia afectan a 34.

1* 55 35.7* 116 34.4* 83 26.7* 32 29.3* 48 17.8* 6 16.4* 37 33.6* 4 5.6* 99 36.7* Controlar los actos médicos 44 23.5* 1 1.8* 3 8.1* 48 23. - Falta de atención 3 8.4* Ocio 31 18.5* 42 14.6* 4 9.6* 27 41.7* 116 34.4* Comunicar con los amigos 12 9.1* 25 9.1* 31 28.7* 26 10. .6* 3 4.0* Pérdida de peso 74 48.1* 3 12.5* 22 7.8* 7 6.6* 32 29.9* 52 20.9* 6 11.5* *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 199 .1* 1 2.3* Comprensión en la pareja 3 6.8* Disfuncionamientos sexuales 7 13.5* 7 6.8* 5 20.8* .0* 3 4.2* 7 5.6* Malestar emocional 46 15.5* 19 29.6* Dolores 70 34.9* 6 6.5* 1 6.7* Inquietud relacionada con la enfermedad 72 27.0* 83 26.8* 11 9.9* 5 6.9* 18 9.1* 25 10.9* 61 50.3* Dificultades económicas 3 1.5* Vestimenta 5 7.0* Funciones cognitivas 32 16.3* 3 3.1* 11 9.5* 29 12.2* 28 11.0* Obstáculos al empleo 2 12.3* 35 24.6* 37 21.7* 60 29.3* _.2* Comunicar con el equipo médico 48 27.3* 23 14.1* 3 1.1* 20 12.0* 1 5.3* 16 13.2* Aumento de peso 14 25.3* .1* 33 15.5* 66 41.1* 17 18.6* 41 18.0* 68 42.2* Radioterapia 5 20.5* 105 44.8* Preocupaciones con el trabajo 2 13.0* 3 11.3* Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 51 33.9* Quimioterapia 39 27.8* 19 12.2* 6 5.3* 44 34.5* 43 29. -_ -_ 7 23. Cuadro 7: Ayuda de los médicos especialistas a los pacientes con cáncer peruanos y belgas PERUANOS BELGAS Deseada Recibida Deseada Recibida CARES N % N % N % N % Dificultades físicas Movilidad 56 25.3* 7 23.7* 107 45.0* 3 6.1* 7 4.2* 6 11.1* 46 17.7* 51 25.5* 3 3.8* 14 25.3* 3 5.1* 3 4.4* 5 3.8* Profesión/Trabajo 48 23. .7* 25 15. .8* 3 5.1* Ansiedad en relación con las situaciones médicas 57 19. - Encuentros amorosos 1 2.9* 11 12.8* 56 20.4* Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 16 12.5* 3 2. . -_ 1 5.7* 98 36.2* Dificultades sexuales Interés por lo sexual 12 10.9* Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 24 20. .6* 45 35.9* 1 0.9* 4 3.9* 66 25.3* 8 5.6* 7 4.9* 7 4. .3* 5 4.3* 47 30.7* 6 5.5* 12 9.1* 11 8.7* .8* Contactos físicos 5 9.3* 27 11.4* Relaciones con los hijos 10 10.0* 50 34.1* 15 7. - Prótesis _.7* Actividades de la vida cotidiana 15 11. .2* Desplazamientos 1 0.1* Diarreas / Incontinencia 67 54.9* 11 5.7* 9 8.9* 12 22.7* 1 16.1* Sobreprotección 8 7.3* Adhesiónal tratamiento 5 11.0* Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 2 3.4* 27 17.4* 4 7.2* Ostomía 1 16.0* Relaciones con los amigos 8 7.3* 4 10.0* 39 20.

en pacientes peruanos. 2) Dificultades en relación a las interacciones médicas: En relación a las dificultades en las interacciones médicas. La ayuda efectivamente recibida es en estos pacientes ligeramente más importante. En pacientes peruanos también el deseo o la ayuda recibida del equipo de enfermería es mucho menos importante que aquella deseada o recibida de los médicos.5 % en relación a la comunicación con el equipo médico.8 %).1 %). En pacientes belgas es el deseo de ayuda en relación a los dolores (17. La ayuda recibida es menor que la ayuda deseada (9. 1) Las dificultades físicas En relación a las dificultades físicas los pacientes peruanos refieren desear una ayuda por parte de las enfermeras en relación a las dificultades como la pérdida de peso (11. Un 19. 20.1% de pacientes) y en lo referente a la comunicación con el equipo médico (17.6 % de pacientes en relación a la movilidad.La ayuda deseada y recibida por los pacientes por parte del personal de enfermería: En términos generales el porcentaje de pacientes que desea o recibe una ayuda por parte del equipo de enfermería es. 200 . 19.8 % de pacientes).7 % de pacientes desean una ayuda pero solo 18. menor que aquella deseada o recibida por el grupo de pacientes belgas. 5.5 % de entre ellos la recibe efectivamente. En relación a la obtención de información 27.7 % en relación a la movilidad y 8. En los pacientes belgas el porcentaje de pacientes que desean una ayuda es más elevado.4 % en relación a la pérdida de peso.5 % de pacientes la reciben en relación a los dolores. los pacientes peruanos refieren desear una ayuda en relación a la obtención de informaciones (27.7 % de pacientes).5 % de pacientes la reciben en relación a la obtención de información y 15. los dolores (8. La ayuda efectivamente recibida es menor a la ayuda deseada.4 %).4 % de pacientes en relación a los dolores y 4.4 %) y la movilidad (6. la movilidad (17 %) y la pérdida de peso (7.1 % de pacientes en relación a la pérdida de peso.

12. Otra dificultad por la cual desean una ayuda es la ansiedad en relación a las situaciones médicas. las inquietudes relacionadas con la enfermedad (7 %) y el malestar emocional (3. Los pacientes belgas desean igualmente una ayuda en relación al control que pueden ejercer sobre los actos médicos. 5) Las dificultades sexuales En lo referente a las dificultades de orden sexual.9 % y 10. 20.7 %). tanto el interés por lo sexual como las dificultades de disfuncionamientos sexuales son dificultades por las que los pacientes tanto belgas como peruanos no desean no señalan desear o recibir una ayuda por parte del equipo de enfermería.3 % la reciben efectivamente. La ayuda efectivamente recibida es en relación a la ansiedad ante las situaciones médicas de 11 % de pacientes.1 % reciben efectivamente una ayuda en relación a esta dificultad.3 %.5 % de pacientes desean un ayuda y 14. en relación a las inquietudes relacionadas con la enfermedad de 5 % y en relación al malestar emocional 1. los pacientes peruanos refieren desear una ayuda por parte del equipo de enfermería en relación a la ansiedad ante las situaciones médicas (16 % de pacientes). Finalmente los pacientes belgas desearían una ayuda en relación a las dificultades con la imagen del cuerpo 8. En los pacientes belgas es el malestar emocional por el cual 13. un mayor número de pacientes la reciben efectivamente (15 %).4 % la han efectivamente recibido.9 % de pacientes desean una ayuda y 19. Esta concierne menos de 10 pacientes en ambos grupos lo cual es inferior al 5 % de pacientes. 201 .5 % de pacientes desean una ayuda y que. 4) Las dificultades matrimoniales En lo referente a las dificultades matrimoniales y de pareja tanto en el grupo peruano como belga no hay un número importante de pacientes que desearían o que reciben una ayuda en relación a estas dificultades por parte del equipo de enfermería. 3) Las dificultades psicosociales En relación a las dificultades psicosociales.

5 %) las dificultades por las cuales los pacientes desean recibir una ayuda.5 % por la quimioterapia y 29.2 % por la radioterapia. 18. 38.1 % de pacientes). las dificultades por las cuales los pacientes desean una ayuda por parte del equipo de enfermería. 24.3 % de pacientes.7 % es decir 2 pacientes. 26.3 % de pacientes en quimioterapia. la quimioterapia en 13 % de pacientes y la radioterapia en 13 % de los pacientes.6 % de pacientes por los procedimientos diagnósticos. En general los pacientes belgas reciben ayuda aun cuando no la solicitan en relación a estas dificultades. En los pacientes belgas son los dolores en relación a los procedimientos diagnósticos 17. 202 . La ayuda efectivamente recibida por parte del equipo de enfermería es ligeramente inferior a la ayuda deseada. los tratamientos de quimioterapia (66.El porcentaje de pacientes es inferior al 5 % lo cual equivale en el grupo belga a 7 pacientes y en el grupo peruano 1.7% de pacientes) y de radioterapia (37.2 % en relación a los dolores en los procedimientos diagnósticos y 13 % en relación a la radioterapia. 6) Las dificultades diversas En cuanto a este tipo de dificultades en los pacientes peruanos es el dolor en relación a los procedimientos diagnósticos (45.

1* 59 38.7* Actividades de la vida cotidiana 3 2.1* .8* 5 2.9* 6 3. - Encuentros amorosos 1 2.5* Vestimenta 2 3.7* 35 24.5* 14 8.0* 1 2.6* Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 69 45. .7* Sobreprotección 2 1.0* Ocio 10 6. . .7* 12 18.6* 57 17. .9* 16 10.6* Ansiedad en relación con las situaciones médicas 47 16.2* 10 3.4* Inquietud relacionada con la enfermedad 18 7. .7* 1 2.7* 5 2.7* Controlar los actos médicos 25 13. .8* 27 15.3* 1 0.5* 2 2.0* 4 3.7* . - Falta de atención 1 1.9* Dificultades económicas 3 1.5* 6 3.1* 1 1.1* 11 4.7* 2 2.0* 2 2.7* 12 5.7* 7 6.8* 2 3.8* 1 0.8* *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 203 .2* 1 0.0* 1 1.8* 10 3.3* 43 13.3* Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 7 5.9* 1 1.3* 42 26. . . . . .5* 4 3.9* 2 1.3* 3 3. Cuadro 8: Ayuda de los enfermeros (as) a los pacientes con cáncer peruanos y belgas PERUANOS BELGAS Deseada Recibida Deseada Recibida CARES N % N % N % N % Dificultades físicas Movilidad 15 6.0* 7 4.5* 39 14. .2* 7 13.1* 21 16.4* 10 3.0* 69 20.0* 1 33.1* Disfuncionamientos sexuales .8* 10 3.1* Diarreas / Incontinencia 7 5.9* 3 1.7* 3 50.7* Adhesiónal tratamiento 2 4.7* 4 2.5* 48 15.7* 19 7.9* 21 19. . . 1 4.9* Dificultades sexuales Interés por lo sexual 2 1.4* 4 3. 6 5. .9* .0* 23 20.8* Pérdida de peso 18 11.5* 18 27.7* 2 5.5* Obstáculos al empleo . 1 1.8* 10 4.8* .8* Dolores 17 8.4* 24 8.8* 3 1.1* 1 0.9* 1 1. .3* 1 2. 1 1.1* 15 7.5* Comunicar con el equipo médico 31 17.1* 46 19.1* 23 12.7* 2 1.0* 1 3.3* Radioterapia 9 37. .6* 4 2. .0* Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 32 27.9* Relaciones con los amigos 2 1.5* 7 29.2* 1 1.4* Profesión/Trabajo 10 4.4* .1* 23 19. - Comprensión en la pareja 1 2.4* 40 17.0* 34 12. .0* Quimioterapia 41 28.9* Relaciones con los hijos 2 2.3* Prótesis .1* 7 6. 3 10.5* 34 21.1* 1 0.7* Preocupaciones con el trabajo 1 6.0* 20 7. - Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 1 1.2* Aumento de peso .9* 10 6. 4 5.7* 4 1.5* 23 18.4* Desplazamientos 1 0.9* 13 9.5* 7 5.4* 11 5.7* 14 9.0* 7 13.1* Comunicar con los amigos 4 3.3* 1 33. .0* 1 1.4* 17 8.1* Malestar emocional 11 3.0* 2 6.7* 6 4.3* 20 18. .3* Contactos físicos 1 1.0* Funciones cognitivas 7 3. 1 2.6* 19 17.9* . .0* 38 13.0* 13 5.0* Ostomía 4 66. .8* 22 9.9* 2 1.1* .

Otra dificultad señalada por los pacientes es la comunicación con los amigos 59. 3) Dificultades psicosociales: En pacientes peruanos es el malestar emocional que es señalado por 67.6 %.1 % de estos reciben efectivamente una ayuda por parte de los psicólogos.5 % de pacientes) los problemas en relación a la profesión o el trabajo (5. para la pérdida de peso 8.4 % y para las dificultades de movilidad 5.La ayuda deseada y recibida por los pacientes por parte de los psicólogos: 1) Dificultades físicas En relación a las actividades físicas los pacientes peruanos desean una ayuda en relación a sus actividades de ocio por parte de los psicólogos (33. la obtención de información (por el 18.1 % en ambos casos).1 % de pacientes cuando se trata de la obtención de información. 11 % de ellos desearían una ayuda de los psicólogos para comunicar con el equipo médico y 9. La ayuda efectivamente recibida por parte de los psicólogos es de 7.7 % de pacientes).8 % en relación a als dificultades de movilidad de 3.3 % de entre ellos la reciben efectivamente. 2) Dificultades en las interacciones médicas En pacientes peruanos el deseo de ayuda por parte de los psicólogos es en relación a la manera de comunicar con el equipo médico es señalada por el 32.2 % de pacientes.9 % de pacientes desearían obtener una ayuda en relación a esta dificultad pero solo 7.4 %.8 % en relación a las dificultades en el trabajo o la profesión y de 4. En los pacientes belgas. en relación a la movilidad y también la pérdida de peso (21.2 % de pacientes para obtener información de estos.7 % de pacientes en lo que se refiere la obtención de información.5 %.8 %) y en tercer lugar los problemas en relación a la vestimenta 5. sin embargo solo el 9.6 % de pacientes y 7.9 % en relación a las dificultades de vestimenta. En los pacientes belgas.0% de pacientes en relación a la comunicación con el equipo médico y en el 5.0%. La ayuda efectivamente recibida solo el 5.3 % de pacientes como la dificultad más importante por la cual desearían una ayuda de los psicólogos. los problemas de movilidad ocupan el primer lugar (7. La ayuda recibida es señalada por el 4. La ayuda efectivamente recibida en relación a las actividades de ocio es de 8. Otra dificultad señalada es la 204 .

5 % de pacientes.8% dice haber recibido una ayuda por parte de los psicólogos en relación a estas dificultades. 205 . 8.6 % de pacientes) pero solo un 8. La falta de atención por parte de la pareja es señalada también como una dificultad por la cual desearían recibir una ayuda (70.8% en relación a la comprensión con la pareja y 7.5 % la reciben efectivamente de parte de los psicólogos.1 en relación a la comprensión y de 5.9 % desearía una ayuda en relación a las relaciones con los amigos pero solo el 3. 8. Mientras que la ayuda efectivamente recibida es de 5.5 % refiere desear una ayuda en relación a la comunicación con la pareja pero solo el 8. En los pacientes belgas son estas tres mismas dificultades referidas por los pacientes peruanos que son señaladas como dificultades por las cuales desearían una ayuda de la parte de los psicólogos.3 % de pacientes recibe una ayuda en relación a estas dificultades por parte de los psicólogos. 8.5 % la reciben efectivamente.9 % en relación a los contactos físicos. Pero en el grupo belga el número de pacientes es bastante reducido. Y el 5.5 % refieren también desear una ayuda en relación a los contactos físicos con su pareja pero solo un 11. 4) Dificultades matrimoniales En el grupo de pacientes peruanos el 82.Imagen del cuerpo. 59. Solo 12 % de pacientes señalan desear una ayuda por el malestar emocional pero la reciben únicamente el 7.4 % de pacientes reciben una ayuda en relación a esta dificultad por parte de los psicólogos.8 % reciben una ayuda en relación a estas dificultades por parte de los psicólogos. So un 10. En relación al grupo de pacientes belgas notamos primeramente un número reducido de personas que desearían o que reciben una ayuda de parte de los psicólogos.4 % de pacientes la señalan pero solo el 9.2 % de pacientes desearían una ayuda de los psicólogos en relación a la imagen del cuerpo pero solo el 2.1 % de pacientes desean una ayuda en relación a la comunicación con la pareja.8 % en relación a la comunicación con la pareja. Un 75.8 % en relación a los contactos físicos.

3 % recibe una ayuda de parte de los psicólogos.8 % desearía una ayuda en relación a su tratamiento radioterápico pero solo un 8. 6.2 % en relación a su tratamiento quimioterapico pero solo recibe una ayuda efectiva el 7.3 % desearía una ayuda en relación al interés por lo sexual pero solo el 2.7 % recibe una ayuda efectiva en relación a estas dificultades por parte de los psicólogos. Un 25.3 % en relación a los dolores en los procedimientos diagnósticos. El 43. 206 .3 % la recibe.5 % de los pacientes la reciben efectivamente.4 % refiere igualmente dificultades en relación a disfuncionamientos sexuales pero solo el 3.5 % en relaciona los encuentros amorosos.2 %).8 % recibe una ayuda de los psicólogos.7 % de los pacientes y el 20.6 % refiere dificultades en relación al interés por lo sexual pero solo un 6.4 %) pero solo el 16. 6) Dificultades varias En esta categoría de dificultades son los encuentros amorosos y los tratamientos quimio y radioterápicos que son señalados por los pacientes peruanos como las dificultades por las cuales desearían recibir una ayuda por parte de los psicólogos.7 % en relación a las dificultades con als prótesis y de 7.8 % recibe una ayuda efectiva de los psicólogos. 5) Dificultades sexuales Una mayoría de pacientes peruanos refieren desear una ayuda por parte de los psicólogos en relación a sus dificultades sexuales. El 6.5% de pacientes refieren desear una ayuda en relación a disfuncionamientos sexuales por parte de psicólogos pero solo el 3. La ayuda recibida es de 11. un 6. El 57. En el grupo belga el número de pacientes que desearían una ayuda es mucho menos importante así como el número de pacientes que recibe una ayuda. En el grupo de pacientes belgas también son los encuentros amorosos (20 %) la dificultad por la cual los pacientes desearían recibir una ayuda de los psicólogos pero 11.6 % la recibe. El número más importante de pacientes desearía una ayuda en relación a los encuentros amorosos (60. Otras dificultades señaladas son las dificultades con las prótesis (10 %) y los dolores en los procedimientos diagnósticos (8.

6 Disfuncionamientos sexuales 23 43.2 11 7.2 6 3.6 4 9.8 12 6.3 27 9.9 11 4.1* 7 5.7* 7 3.3 2 5.8 13 4. - Encuentros amorosos 29 60.5 25 7.9* 5 5.3* Radioterapia 5 20.9* Ostomía 1 16.4* 14 5.0 14 11.5 Malestar emocional 200 67.7 4 4.4* Falta de atención 24 70.3* 10 6.7* Preocupaciones con el trabajo 3 20.0 6 12.2* 6 8. .5 Funciones cognitivas 110 58.4 6 3.4 12 9.6* Comprensión en la pareja 34 68.9* 13 4.4 8 16.8 2 8. - Prótesis .7 10 6.6* Controlar los actos médicos 25 13.2* Relaciones con los hijos 36 39.5* 5 3.5 17 5.6 8 2. - Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 47 82.7 8 6.9 6 3. . .4* 1 1.6 8 6.3 2 3.1 6 9.0* 24 7. .2* 8 7.5 6 11.7 7 6.8 3 3.9 14 6.0 .6 6 4.8 12 10.8* Dolores 30 14.1 12 5.1 4 2.8* 10 3.0 7 5.6 8 7. .8 1 1.5 3 2.0* Vestimenta 12 18.0 6 8. .2 5 7. - Quimioterapia 36 25.9 7 4.8 13 5.2 11 5.2* 4 2.8 3 5. Cuadro 9: Ayuda de los psicólogos a los pacientes con cáncer peruanos y belgas PERUANOS BELGAS Deseada Recibida Deseada Recibida CARES N % N % N % N % Dificultades físicas Movilidad 44 20.4* 3 5.7 5 20.3 1 1. .7* Pérdida de peso 31 20.1 3 2.3 10 5.8 10 6.9 . 3 10.7 Obstáculos al empleo 3 18.8* Actividades de la vida cotidiana 14 10. .1 Sobreprotección 45 43.9 9 8.8* Inquietud relacionada con la enfermedad 117 45.3 5 2.8 Contactos físicos 40 75.4 1 1.4 9 4. .5* 10 4.4 6 4.8 .5 5 8. .5 Ansiedad en relación con las situaciones médicas 151 51. .2 Comunicar con los amigos 70 54.8 4 3. . .9* 1 1.6 6 5.3 8 4. .7 14 8.2 Dificultades sexuales Interés por lo sexual 68 57.4 1 2.4 2 3.7 Desplazamientos 6 5.2* 5 7.7 Adhesiónal tratamiento 8 18.3* Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 14 9.1 38 12.3 15 5. .5* 7 2.7* 6 2.4 13 8.4 9 3. .9 3 3.6 3 8.0* 3 11.3 7 7.5 12 11.5* *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 207 .7 4 3.5 25 7.0 2 6.0* Profesión/Trabajo 30 14.4 9 3.3* Aumento de peso 5 9.2 7 4.1 Diarreas / Incontinencia 8 6.3 20 7.7* Comunicar con el equipo médico 56 32.6 Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 76 59.4* 9 8.1 6 6.7 .3* Relaciones con los amigos 65 59.4 Ocio 56 33. .6 5 5.0* 6 3.0* 5 4.7 4 3.1 13 8.9* Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 22 18.9 Dificultades económicas 13 4.8 20 7.

un 6 % por las actividades de ocio y 5. y 1.5%).5 % es decir 5 pacientes que desearían una ayuda. 2) Dificultades en las interacciones médicas La obtención de información (4. 5. Muy pocos pacientes desean una ayuda de los psiquiatras para hacer frente a dificultades en relaciona a su enfermedad.4 %) son las dos dificultades por las cuales los pacientes peruanos desearían recibir una ayuda de parte de los psiquiatras. Las otras dificultades físicas conciernen uno o dos pacientes. La ayuda deseada y recibida por los pacientes por parte de los psiquiatras: 1) Dificultades físicas La ayuda deseada o recibida por los pacientes tanto peruanos como belgas en relación a las dificultades físicas es bastante marginal.4 ù or las actividades de ocio y 4.2 %) y la comunicación con el equipo médico (3.5 % por los problemas de movilidad. La ayuda efectivamente recibida es de 1.8 % en relación a las dificultades con los amigos. La ayuda recibida en relaciona estas dificultades es de 7.1 % por la pérdida de peso. En pacientes peruanos la pérdida de peso. el malestar emocional (7. Un 7.6 por las dificultades de movilidad. las dificultades en relación a las actividades de ocio y las dificultades de movilidad son referidas por un número reducido de pacientes.4 % en relación al malestar emocional. La ayuda efectivamente recibida es de 7 % para las dificultades en relación a la imagen del cuerpo. 208 .7% para ambas dificultades. 3) Dificultades psicosociales En relación a estas dificultades los pacientes peruanos refieren desear una ayuda en lo referente a la imagen del cuerpo (7. 3.1 % por la pérdida de peso.8 %).1 %) y las relaciones con los amigos (5. En pacientes belgas las dificultades físicas por las cuales los pacientes desean o reciben una ayuda por parte de los psiquiatras es mucho menos importante que en pacientes peruanos siendo los problemas de movilidad los más importantes con un 1.

las dificultades cognitivas (1. La ayuda efectivamente recibida es inferior a la deseada en ambos grupos. 5) Dificultades sexuales En lo referente a las dificultades sexuales pocos pacientes refieren desear una ayuda de parte de los psiquiatras: entre 3 y 5 para los pacientes peruanos y 4 pacientes en el caso del grupo belga. La ayuda efectivamente recibida por los pacientes por parte de los psiquiatras es de 3.5 %) y la falta de atención por parte de la pareja pero esto. La ayuda efectivamente recibida por los pacientes que la desean es igual o inferior a la que es deseada. de 1. 6) Dificultades varias Aquí igualmente el número de pacientes que desea o que recibe una ayuda de parte de los psiquiatras es bastante bajo. En el grupo peruano destacan el deseo de ayuda en lo referente a las dificultades económicas (8 pacientes la desean y 7 la reciben efectivamente) y las ostomias (100% de pacientes desean una ayuda) pero ninguno la recibe. la comunicación con la pareja (8.7 %) y el malestar emocional (1. La ayuda recibida es de un paciente sobre 3.8 %) y la comprensión con la pareja (8 %).8 % en relación a la comunicación con la pareja y de 4 % en relación a la comprensión en la pareja. La ayuda efectivamente recibida es de 5 % en relación a las preocupaciones en el trabajo.6%) que son mencionados. Como máximo 8 pacientes en el grupo peruano y 2 pacientes solamente en el grupo belga.9 % en relación al malestar emocional.3 % en relación a las funciones cognitivas y 0. 1. En pacientes belgas son las preocupaciones con el trabajo (5 %). en apenas 3 pacientes por la comunicación y solo 1 paciente en lo referente a la falta de atención. 4) Dificultades matrimoniales Los pacientes peruanos refieren desear una ayuda por parte de los psiquiatras en relación a las siguientes dificultades matrimoniales: los contactos físicos de pareja (11. 209 .3 %). En los pacientes del grupo belga solo son referidas las dificultades de comunicación con la pareja (2.8 % en relación a las dificultades en los contactos físicos de pareja.

9* 1 0.3* 2 3.7* 2 3.5* 1 0.5* 1 0.9* Aumento de peso 2 3.6* .7* 1 1.6* 1 0. - Quimioterapia 6 4.7* . .9* 1 1. . .6* 3 0. - Adhesiónal tratamiento 5 11. .6* Radioterapia 2 8.8* 2 1. . .6* 5 11.3* 2 8.8* 7 2. .9* 2 0. .2* 1 0.4* 1 0. - Malestar emocional 21 7.5* Disfuncionamientos sexuales 3 5.0* . .3* . . . - Dificultades sexuales Interés por lo sexual 5 4.2* 3 1.7* Inquietud relacionada con la enfermedad 11 4.8* 1 2.2* 7 5.9* Funciones cognitivas 8 4. .8* 1 1. - Ansiedad en relación con las situaciones médicas 11 3.0* . . .7* .0* Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 5 8.8* Controlar los actos médicos 1 0.1* 11 7. . .6* 1 0.4* 3 1.8* .5* 10 4. . .7* 2 0.1* 1 4. .0* 9 5. - Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 5 4.3* 9 3.4* 2 0.2* 1 2.1* 10 3.5* 2 1. - Encuentros amorosos 2 4. . - Sobreprotección 3 2. . .1* 1 0.8* . .5* 4 1.6* Actividades de la vida cotidiana 7 5.5* 1 0. - Profesión/Trabajo 5 2. - Ostomía 6 100.0* 2 1.4* . .9* . - Relaciones con los amigos 6 5.4* . . .0* .7* 3 1.5* 2 0.6* .2* 2 1.0* 9 4. . .8* .8* 10 3. - Dificultades económicas 8 2.6* 5 1.5* 3 1.9* 4 2. .0* 2 1.9* 2 1.4* 3 3. . .8* 1 0.8* 1 0.5* .5* 4 2. - Diarreas / Incontinencia 6 4.6* 1 0. . . - Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 10 7.7* 2 1. . .5* 3 4. . - Preocupaciones con el trabajo .4* Relaciones con los hijos 5 5.6* .0* .9* 1 0.6* Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 2 1. . - Falta de atención 3 8.3* .1* . .4* Vestimenta 3 4. . - Desplazamientos 3 2.3* 3 2.4* Dolores 10 5.3* Comunicar con los amigos 5 3. . .8* 9 7.9* . 1 5.0* 1 5. - Ocio 10 6.3* 1 1.2* 3 2. . - Obstáculos al empleo . .6* 4 1.1* .8* Contactos físicos 6 11.9* 5 4.2* 6 4. - Prótesis . - Pérdida de peso 11 7. . .5* . . .4* 5 1.2* 1 0. . Cuadro 10: Ayuda de los psiquiatras a los pacientes con cáncer peruanos y belgas PERUANOS BELGAS Deseada Recibida Deseada Recibida CARES N % N % N % N % Dificultades físicas Movilidad 12 5. - Comprensión en la pareja 4 8.0* 2 4. - Comunicar con el equipo médico 6 3.8* 3 2. - *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 210 .4* 4 1. .

6 % en lo referente a las actividades de ocio.2 % en relación a las actividades de la vida cotidiana.9 % y de 33.9 % para las actividades de ocio. Su rol es pues capital y la relación que se establece entre esta persona. 23. 1) Dificultades físicas Los pacientes peruanos señalan desear una ayuda por parte de sus parejas en relación a sus actividades de ocio (22.5 % para las dificultades de la vida cotidiana y 23.6 % en relación con las dificultades en el trabajo o la profesión. 211 . en relación a la movilidad es de 46. Tanto en pacientes peruanos como belgas la ayuda recibida es ligeramente superior a la ayuda deseada. La ayuda deseada y recibida por los pacientes por parte de la pareja: Muy a menudo la pareja del paciente constituye su ayudante principal. los equipos de salud y los otros miembros de su entorno son de una gran importancia para el paciente.9 %). de 50. En los pacientes belgas el deseo de ayuda es de 50. 21. La ayuda efectivamente recibida de la pareja es ligeramente superior a la ayuda deseada. es decir la persona en la cual reposa la ayuda con más importancia que el paciente recibe para los actos de su vida cotidiana así como todos aquellos cuidados en relación a su enfermedad y su tratamiento. La ayuda efectivamente recibida por los pacientes belgas por parte de la pareja es de 55.4 % para las dificultades de movilidad y de 38.3 %) y para las dificultades en relación a su profesión o trabajo.9 % para las dificultades de la vida cotidiana. sus actividades de la vida cotidiana (19.6 % en relación a las actividades de ocio.

4 %).1 % para la comunicación con el equipo médico y de 15.1 %) y la obtención de información (16.4 %).2 % para la comunicación y de 12.5 % en relación a las inquietudes por la enfermedad.2 %) y en relación a la obtención de información (9.9 %).7 % por la obtención de información del equipo médico.3 %).4 % en relación a la obtención de información.7 %). En el grupo belga el deseo de ayuda por parte de la pareja también es en relación a la comunicación con el equipo médico (18. las inquietudes en relación a la enfermedad (30 %) y las relaciones con los hijos (31.3 %) y las dificultades para comunicar con los amigos (23. la comunicación con la pareja (14 %) y la comprensión en la pareja (12.6 % en relación a las relaciones con los hijos y de 31. las dificultades en las relaciones con los hijos (29. De 13. La ayuda efectivamente recibida es de 19. De 21.1 %). 3) Dificultades psicosociales En los pacientes peruanos el deseo de ayuda es en relación a las preocupaciones laborales o de trabajo (26.9 % en relación a la comunicación con los amigos. La ayuda efectivamente recibida es superior o igual a la deseada.2) Dificultades en las interacciones médicas Los pacientes peruanos señalan desear una ayuda de sus parejas en relación a la comunicación con el equipo médico (13. 212 . La ayuda recibida es igual o más importante que la ayuda deseada.4 % en relación al malestar emocional. La ayuda efectivamente recibida es igual o mayor a la ayuda deseada. 26. La ayuda recibida por parte de la pareja es de 41. de 28. En el grupo belga la ayuda deseada es en relación al malestar emocional (37 %).3 %).7 % en relación a las preocupaciones laborales y de 37 % en las relaciones con los hijos. 4) Dificultades matrimoniales En los pacientes peruanos el deseo de ayuda es en relación a las dificultades en los contactos físicos (15.

2 % en relación a los contactos físicos. La ayuda recibida es casi igual a la ayuda deseada.7 %.7 %) . de 22. 213 .8 %) y la ayuda recibida es superior a la deseada (24 %). los contactos físicos 23. 6) Dificultades diversas Los pacientes peruanos refieren desear una ayuda de su pareja en relación a los obstáculos al empleo (25 % ) en relación a la Ostomia y en relación a la adhesión a los tratamientos (16 pacientes). En el grupo belga el deseo de ayuda es principalmente en relación a la ostomia (2 pacientes) en relación a los desplazamientos (40 %) y en relación a la quimioterapia (29. la ayuda efectiva que reciben de su pareja es también de 27. Los pacientes belgas refieren desear una ayuda por parte de su pareja en relación a los disfuncionamientos sexuales (27. Los pacientes belgas señalan desear una ayuda de la pareja en relación a la faltad e atención (22.9 % en relación a la sobreprotección por parte de la pareja y de 19 % en relación a la falta de atención.3 % y la sobreprotección La ayuda efectivamente recibida es de 22.9 %). 5) Dificultades sexuales En los pacientes peruanos es el interés por lo sexual la dificultad por la cual los pacientes desean una ayuda por parte de su pareja (17.8%.

En los pacientes belgas el deseo de ayuda es de 50.5 % para las dificultades de la vida cotidiana y 23. La ayuda efectivamente recibida por los pacientes belgas por parte de la pareja es de 55.9 %). 23.2 % en relación a las actividades de la vida cotidiana. 1) Dificultades físicas Los pacientes peruanos señalan desear una ayuda por parte de sus parejas en relación a sus actividades de ocio (22. 214 .6 % en relación a las actividades de ocio.9 % y de 33.3 %) y para las dificultades en relación a su profesión o trabajo. Su rol es pues capital y la relación que se establece entre esta persona. La ayuda efectivamente recibida de la pareja es ligeramente superior a la ayuda deseada.4 % para las dificultades de movilidad y de 38. es decir la persona en la cual reposa la ayuda con más importancia que el paciente recibe para los actos de su vida cotidiana así como todos aquellos cuidados en relación a su enfermedad y su tratamiento.9 % para las dificultades de la vida cotidiana.6 % en lo referente a las actividades de ocio. los equipos de salud y los otros miembros de su entorno son de una gran importancia para el paciente. en relación a la movilidad es de 46. La ayuda deseada y recibida por los pacientes por parte de la pareja: Muy a menudo la pareja del paciente constituye su ayudante principal.6 % en relación con las dificultades en el trabajo o la profesión. 21. Tanto en pacientes peruanos como belgas la ayuda recibida es ligeramente superior a la ayuda deseada. de 50. sus actividades de la vida cotidiana (19.9 % para las actividades de ocio.

9 % en relación a la comunicación con los amigos.2) Dificultades en las interacciones médicas Los pacientes peruanos señalan desear una ayuda de sus parejas en relación a la comunicación con el equipo médico (13.3 %).1 %). 215 .7 % en relación a las preocupaciones laborales y de 37 % en las relaciones con los hijos.1 %) y la obtención de información (16.6 % en relación a las relaciones con los hijos y de 31. La ayuda recibida por parte de la pareja es de 41.9 %).7 % por la obtención de información del equipo médico. la comunicación con la pareja (14 %) y la comprensión en la pareja (12. 26. De 21.5 % en relación a las inquietudes por la enfermedad.3 %) y las dificultades para comunicar con los amigos (23. La ayuda recibida es igual o más importante que la ayuda deseada. En el grupo belga la ayuda deseada es en relación al malestar emocional (37 %). 4) Dificultades matrimoniales En los pacientes peruanos el deseo de ayuda es en relación a las dificultades en los contactos físicos (15. En el grupo belga el deseo de ayuda por parte de la pareja también es en relación a la comunicación con el equipo médico (18. La ayuda efectivamente recibida es de 19.4 % en relación a la obtención de información. las dificultades en las relaciones con los hijos (29. las inquietudes en relación a la enfermedad (30 %) y las relaciones con los hijos (31. La ayuda efectivamente recibida es superior o igual a la deseada.2 % para la comunicación y de 12. de 28.4 %).4 %).7 %).1 % para la comunicación con el equipo médico y de 15. De 13. 3) Dificultades psicosociales En los pacientes peruanos el deseo de ayuda es en relación a las preocupaciones laborales o de trabajo (26.4 % en relación al malestar emocional.2 %) y en relación a la obtención de información (9.3 %). La ayuda efectivamente recibida es igual o mayor a la ayuda deseada.

La ayuda recibida es casi igual a la ayuda deseada.7 %.9 %). 5) Dificultades sexuales En los pacientes peruanos es el interés por lo sexual la dificultad por la cual los pacientes desean una ayuda por parte de su pareja (17. Los pacientes belgas señalan desear una ayuda de la pareja en relación a la faltad e atención (22.3 % y la sobreprotección La ayuda efectivamente recibida es de 22. 216 .8 %) y la ayuda recibida es superior a la deseada (24 %). de 22.9 % en relación a la sobreprotección por parte de la pareja y de 19 % en relación a la falta de atención. 6) Dificultades diversas Los pacientes peruanos refieren desear una ayuda de su pareja en relación a los obstáculos al empleo (25 % ) en relación a la Ostomia y en relación a la adhesión a los tratamientos (16 pacientes). los contactos físicos 23.2 % en relación a los contactos físicos.7 %) . la ayuda efectiva que reciben de su pareja es también de 27.8%. En el grupo belga el deseo de ayuda es principalmente en relación a la ostomia (2 pacientes) en relación a los desplazamientos (40 %) y en relación a la quimioterapia (29. Los pacientes belgas refieren desear una ayuda por parte de su pareja en relación a los disfuncionamientos sexuales (27.

2* 44 27. .4* Disfuncionamientos sexuales 4 7.2* 18 16.6* 30 40.2* 24 22.3* 21 23.9* 39 23.7* 31 16.0* Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 12 9.8* 29 24.5* 87 33.3* 8 14.0* 14 18.6* Vestimenta 10 15.4* 85 31.3* 7 5.7* 18 17.9* 47 29.0* 16 22.7* Adhesiónal tratamiento 7 16.0* 2 6.9* 41 17.0* 33 31.0* 23 19.1* 1 2.4* 10 18.7* 10 6.5* Relaciones con los hijos 27 29.2* 13 19.0* 7 14.7* Relaciones con los amigos 19 17.0* .9* 6 17.3* 24 21.5* 118 37.5* 19 18.4* 46 19.5* 4 10.2* 24 21.4* 14 10.5* 12 22.7* 2 66.2* 44 20.7* Malestar emocional 42 14.0* 5 25.6* Preocupaciones con el trabajo 4 26.4* 43 18.4* 28 21.6* 49 25.2* 18 15.8* 49 23.5* Dificultades económicas 38 13.7* Prótesis . .1* Inquietud relacionada con la enfermedad 22 8.7* 11 16.3* 7 16.2* Comprensión en la pareja 7 14.3* 15 12.5* 28 10.6* 100 38.3* 29 21.7* Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 6 3.7* 6 30.9* 43 27.9* 28 18.6* Pérdida de peso 23 14.9* 8 5.3* 32 18.0* 30 39.0* 132 41.4* 52 18.8* Profesión/Trabajo 39 18.9* 10 6.3* 20 22.6* 84 32.8* Comunicar con los amigos 30 23.9* Falta de atención 2 5.9* 10 13. .9* 169 50.8* 7 7.3* Dolores 9 4.8* 40 24.1* 157 46.9* Quimioterapia 20 14.4* Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 11 9.7* 7 7.1* 15 28.5* Sobreprotección 12 11.7* 4 26.8* Desplazamientos 14 13.7* 18 17.9* 2 3.5* 14 20.3* 67 24.0* Radioterapia 1 4.0* Controlar los actos médicos 10 5.7* 1 16.8* 31 18.3* 34 37.2* 48 23.2* 12 6.8* 52 27.6* 33 11.8* 76 28.6* 13 22.0* Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 7 12. .0* 4 25.0* Dificultades sexuales Interés por lo sexual 21 17.5* 14 6.4* 20 18.9* 10 15. .5* Ostomía 1 16.4* Actividades de la vida cotidiana 26 19.7* Diarreas / Incontinencia 4 3.2* 137 55.1* 55 18.8* 11 10.3* 5 13.9* 37 22.0* Contactos físicos 8 15.2* Obstáculos al empleo 4 25.3* Ansiedad en relación con las situaciones médicas 28 9.2* 23 13.4* Funciones cognitivas 24 12. .9* Ocio 38 22.0* 27 18.2* 2 8.8* 11 19.3* 87 33.7* 2 66.3* 11 20.7* 43 27.2* 23 18. - Encuentros amorosos 1 2.4* Comunicar con el equipo médico 23 13.3* 13 11. - *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 217 .1* 24 19. Cuadro 11: Ayuda de la esposa o pareja al pacientes con cáncer peruanos y belgas PERUANOS BELGAS Deseada Recibida Deseada Recibida CARES N % N % N % N % Dificultades físicas Movilidad 31 14.6* 43 27.5* 123 50.9* 82 30. 3 10.4* 20 18.1* 47 19. .2* 41 20.1* .4* 30 28.2* Aumento de peso 1 1.6* 48 30.

La ayuda deseada y recibida por los pacientes por parte de sus hijos: 1) Dificultades físicas Los pacientes peruanos señalan desear una ayuda de parte de sus hijos en relación a dificultades tales como las actividades de la vida cotidiana (30. de la vida cotidiana (32.4 %) las actividades de ocio (21.6 %) La ayuda recibida es en todos los casos superior a la ayuda deseada.5 % en relaciona la comunicación con los amigos. la comunicación con los amigos (16 %) y las relaciones con los hijos (15.3 %) y las relaciones con los hijos (15.3 % en las relaciones con los hijos. En los pacientes belgas es el malestar emocional (16 %). de 15. En los pacientes belgas es también la comunicación con el equipo médico la dificultad más frecuentemente citada por los pacientes y por la cual desearían recibir una ayuda de parte de sus hijos La ayuda recibida es también superior a la ayuda deseada.8 %).4 %) la ayuda recibida es ligeramente superior a la deseada (19. La ayuda efectivamente recibida es de 19. 3) Dificultades psicosociales En el grupo de pacientes peruanos el deseo de ayuda por parte de los hijos es principalmente en relación a la comunicación con los amigos (18.3 %) por las cuales los pacientes desearían recibir una ayuda de sus hijos. En los pacientes belgas son las dificultades de movilidad (33.1 %) las dificultades por las cuales los pacientes desean una ayuda de sus hijos.5 %). 2) Dificultades en las interacciones médicas Los pacientes peruanos refieren desear una ayuda de sus hijos en relación a la comunicación con el equipo médico (18. La ayuda recibida de estos es en todos los casos superior que la ayuda deseada. las relaciones con los amigos (18.7 %) y las dificultades en relación a la profesión o el trabajo (21.6 % en las relaciones con los amigos y de 16.5 %).2 %).7 %) y en las actividades de ocio (19. 218 .

La ayuda recibida es igual a la ayuda deseada.9 % en relación a la adhesión a los tratamientos y bastante más importante en lo que se refiere a las dificultades en los desplazamientos (36. La ayuda recibida es superior a la ayuda deseada.8 %) las dificultades por las cuales desean los pacientes una ayuda de sus hijos. 20. dos pacientes en relación a la ostomia.1 %).1 % respectivamente). Siendo sin embargo. 5) Dificultades sexuales En los pacientes peruanos es el interés por lo sexual la dificultad más frecuente por la cual los pacientes desean una ayuda de parte de sus hijos (5. En los pacientes belgas el deseo de ayuda es en relaciona la comunicación con la pareja (4.5 %) y la falta de atención (8. 4) Dificultades matrimoniales En el grupo de pacientes peruanos es la sobreprotección (16. En el grupo belga 3. bastante reducida como deseo de ayuda ya que solo se trata de 9 pacientes en total.3 % en relación a las relaciones con los amigos y de 14.9 %). De 18.2 %) y la comprensión con la pareja (4.2 % en relación al malestar emocional de 17.6 % y 11.2 % de pacientes desean y reciben una ayuda por parte de los hijos en lo que se refiere al interés por lo sexual (6 pacientes). La ayuda efectivamente recibida es superior a la ayuda deseada. La ayuda recibida es igual a la ayuda deseada.8 %) En el grupo belga la ayuda deseada es importante en relación a los desplazamientos (16 %) y en relación a los tratamientos quimioterapicos y radioterápicos (10.3 % en relaciona la comunicación con los hijos. 6) Dificultades diversas En los pacientes peruanos son las dificultades con las ostomias (2 pacientes) la adhesión a los tratamientos (10 pacientes) y las dificultades en los desplazamientos por las cuales los pacientes desean una ayuda por parte de sus hijos. 219 .

De 12.6 % para los tratamientos quimioterapicos. 220 . de 11. La ayuda recibida es igual o ligeramente superior a la ayuda deseada.1 % para los tratamientos radioterápicos y de 22.4% en relación a las dificultades en los desplazamientos.

3* 16 15.7* 82 33.0* Dificultades matrimoniales Comunicación con la pareja 3 5.9* 2 1.9* 50 19.7* Sobreprotección 17 16.2* 15 16.9* 1 1.5* 4 7.4* 2 1.3* .3* 13 11.0* 3 6. .5* 18 11.8* Contactos físicos 2 3. .3* Preocupaciones con el trabajo .7* 10 5.6* 53 25.2* Diarreas / Incontinencia 2 1.2* Disfuncionamientos sexuales 1 1. . 1 3. .2* 5 4.4* 2 2.1* Comprensión en la pareja 2 4.5* 4 3.8* Inquietud relacionada con la enfermedad 17 6.2* 51 16.3* 2 7.6* 3 2. .3* 6 5. - Adhesiónal tratamiento 10 23.4* 34 19.9* 1 1.0* 18 8.1* Relaciones con los hijos 14 15.9* Controlar los actos médicos 7 3.6* 6 3.5* 114 34.2* 6 3.3* 73 25.6* Dificultades psicosociales Imagen del cuerpo 7 5. .7* 10 9.9* 9 7.1* 48 16.2* 2 2.5* 5 4.0* 58 18.3* 2 33.3* 4 6.9* Falta de atención 3 8.5* Pérdida de peso 17 11.9* 40 13.5* 17 16.3* .1* 6 11.5* 2 1.4* 7 6.9* 2 2.1* 80 32.0* Dificultades sexuales Interés por lo sexual 7 5.4* Quimioterapia 19 13.8* 57 26. .1* 10 9. - Encuentros amorosos 3 6.3* 3 6.1* 8 12.8* 1 1.8* 3 8.5* Ocio 36 21.6* 23 8.4* 46 34.6* Vestimenta 4 6.1* 2 2.5* 17 10.5* 39 14.2* 7 5.0* 28 17.3* 2 3.3* Relaciones con los amigos 20 18. .7* 43 25. . .5* 1 1.3* 25 17.8* Dificultades a nivel de las interacciones médicas Obtención de información 11 9.4* Dificultades económicas 52 18.7* 6 11. - Prótesis .5* Ansiedad en relación con las situaciones médicas 29 9.6* 18 10.0* 3 15. .8* 12 16.5* 9 7.3* 17 15.0* 3 4.5* 18 7.6* 38 14.7* 6 5.5* 16 12. Cuadro 12: Ayuda de los hijos al pacientes con cáncer peruanos y belgas PERUANOS BELGAS Deseada Recibida Deseada Recibida CARES N % N % N % N % Dificultades físicas Movilidad 39 17.1* Actividades de la vida cotidiana 41 30.7* 2 7.0* 4 6.1* 10 7.1* 15 14.4* Aumento de peso 1 1.8* 33 17.2* Funciones cognitivas 26 13.9* 1 2. .3* 4 16.8* 39 36. .4* 18 8.9* 34 12. - Dificultades diversas Dolores con los procedimientos diagnósticos 6 3.4* Desplazamientos 21 19.0* 20 13.7* 2 5.0* 112 33.9* Profesión/Trabajo 45 21. .6* 22 9.6* 20 12.6* Radioterapia 2 8.4* 37 13.4* 10 6.5* 26 16.3* Comunicar con los amigos 24 18.2* 25 10. .2* Comunicar con el equipo médico 32 18.9* 24 10.9* 7 6.8* 25 19.3* 63 24.1* Dolores 11 5.0* 17 22.1* Ostomía 2 33.3* 9 20.7* *porcentaje adaptado en función de los valores ausentes 221 .8* 2 3.9* 20 9.3* . 1 1.7* 28 10.3* Obstáculos al empleo .9* 47 18.7* Malestar emocional 33 11.9* 6 3. 3 15.6* 23 13.9* .

Análisis comparativo de resultados al KPS (Karnofsky Performance Status) El cuadro 13 muestra los resultados al KPS tanto en pacientes belgas como peruanos que obtienen un puntaje superior al 80 % es decir que son capaces de tener actividades cotidianas “normales”. debemos recalcar que todos los puntajes al HADS son menos elevados en el grupo belga si se les compara con el grupo de pacientes peruanos. Cuadro 13: Escala de Karnofsky Peruanos Belgas N % (*) N % (*) Actividades cotidianas normales 345 99. aspecto que probablemente tiene una influencia positiva sobre los niveles bajos de ansiedad y/o de depresión. experimentan niveles de ansiedad y de depresión mas elevados que los pacientes del grupo belga.6 % de pacientes peruanos son incapaces de realizar las tareas cotidianas normalmente.4* 286 76. Esta media se sitúa entre 75 y 99 %. Lo cual significa a nuestro parecer que estos últimos. Solo el 23% de pacientes belgas y el 0.6* 88 23. Como sabemos. en países como Belgica se cuenta con un mejor apoyo psicológico al paciente por parte de los equipos oncologicos. 222 .5* Incapaz de realizar actividades 2 0. Por otro lado.5* cotidianas o trabajos * Porcentajes en función de valores ausentes Análisis comparativo de los resultados al HADS Como podemos ver tanto los niveles medios como elevados son más importantes en el grupo peruano que en el grupo belga lo cual significa que los niveles de ansiedad y de depresión son mas importantes en el grupo de pacientes peruanos.

9* 32 8.7 78.Cuadro 14: Resultados al HADS (scores ansiedad.7* * Porcentajes en función de valores ausentes y punto de corte de 8 para ansiedad y depresión y 12 para HADS total. depresión y score total).4 Depresión Media 107 30.7 65.1* 94 24.4* Baja 74 21.6* Baja 176 50.2 48.4 Elevada 160 46.1 50.6 Elevada 62 17. 223 .3 189 49.7 Ansiedad Media 84 24. PERUANOS (N=347) BELGAS (N=382) N % (*) N % (*) Baja 117 33.7 159 41.7 58.6 HADS total Media 111 32.8 58 15.3 Elevada 144 41.5* 128 33.0 98 25.2 94 24.7 23.7 291 76.

Se deberá también empezar con una campaña agresiva para combatir y desterrar las falsas creencias sobre el cáncer que nublan el imaginario popular de cada región del país.PREVENCIÓN Y DETECCIÓN.. El resultado esperado seria el aumento de personas que asistan a campañas de prevención y despistaje del cáncer. A la vez también debemos de unificar criterios en la región para. consideramos fundamental que ello se haga desde dos perspectivas: 1. 224 . Finalmente. CONCLUSIONES FINALES Realizar una investigación en un país como el nuestro es decir con grandes deficiencias en lo que se refiere a la salud no es una tarea fácil. La investigación encuentra innumerables escollos sobre todo burocráticos y ligados al estilo organizacional del sistema hospitalario en los cuales unidades y departamentos se enfrentan debido a la existencia de una autonomía de funcionamiento y una organización jerárquica centralizada y muchas veces hermética en lo que se refiere a dar una ayuda psicológica al paciente con cáncer. sabemos que es necesario utilizar un enfoque moderno y global para enfrentar una enfermedad como el cáncer. la mortalidad sigue siendo mayor. Este hecho se debe principalmente a la ocurrencia de cáncer en etapas más avanzadas y está en parte relacionado con un menor acceso a los servicios de salud prevención con políticas destinadas a informar y desmitificar la creencias de la población acerca de la enfermedad y la otra es elevar la calidad de vida de los pacientes afectados. Aunque la incidencia general del cáncer es menor en América Latina (tasa estandarizada por edad de 163 por 100 000) que en Europa (264 por 100 000) o los EE UU (300 por 100 000). En este sentido constatamos que la actividad de investigación en nuestro país se considera una actividad accesoria y no rentable que dificulta la actividad profesional clínica.

etc. Muchas veces acarrean trastornos emocionales no solo en los pacientes sino también en su entorno más cercano. con situaciones de perdida. El temor con respecto al cáncer como enfermedad mortal debe ser contrabalanceado con la idea de la necesidad de un despistaje sistemático. para determinar cuáles son las creencias populares más arraigadas en el imaginario de nuestro país en relación al cáncer y la asociación muerte/cáncer. Con esta información se podrá crear estrategias para combatir malos hábitos y comportamientos de riesgo que se tiene acerca del cáncer en nuestro pais. 2. es decir. etc. de duelo y con dificultades de comunicación como por ejemplo dar malas noticias a los enfermos o sus familias. sino que también den soporte a los equipos los cuales están confrontados recurrentemente. comportamientos de salud. Creemos prioritario un enfoque integral que tome en cuenta el sentirse enfermo. también sobre calidad de vida y en relación a factores de vida (estilo de vida.. es la tardía detección de la enfermedad.). la adherencia al tratamiento y la supervivencia. lo que disminuirá probablemente los casos de detección tardía y el costo de tratamientos.NECESIDAD DE UN ENFOQUE BIOPSICOSOCIAL El cáncer es una enfermedad que engendra un disfuncionamiento psicosocial. Es sabido que uno de los problemas más álgidos en el Perú en relación al cáncer. También se debería alentar y estimular la investigación en ciencias humanas y de la salud en el Perú. lo que acarrea un aumento de los tratamientos más costosos. Enfocar el problema de una manera total que englobe en la relación paciente/cuerpo médico a psiquiatras y psicólogos que ayuden no solo al paciente y a su entorno familiar. 225 . afecta a diferentes aspectos de la vida de los pacientes. causas por las que se produce el cáncer en las personas según las regiones. Observamos pues que la enfermedad no es tan solo una manifestación biológica sino que acarrea un estado emocional que tiene consecuencias negativas y determina como el paciente afrontará la enfermedad y cómo el entorno social se verá o no afectado. lo cual disminuye la calidad de vida.

El malestar emocional surge también en los equipos médicos y dar un apoyo por parte de un equipo de psiquiatras y psicólogos tendrá como consecuencia disminuir el burnout de los profesionales. Tampoco podemos negar la existencia de una necesidad a este nivel y que la organización de una ayuda psicológica y psicosocial para el paciente. la usura y el desgaste emocional. muchas veces irregulares y en las cuales el psicólogo clínico o el psiquiatra sólo pueden atender a lo más urgente. El Plan Esperanza en nuestro país debería también integrar estos aspectos y ponernos así a la par con países desarrollados aun cuando somos conscientes de la urgencia y necesidad en infraestructura. lo cual limita la tarea del profesional de la salud mental ante las consecuencias psicológicas de la enfermedad. Por lo que las ayudas a los pacientes son puntuales. en material tecnológico para el despistaje y el tratamiento de la enfermedad. constituiría un refuerzo para los servicios de salud mental existentes pero que no se dan abasto para cubrir la ayuda que requieren estos pacientes. la psico-oncología no se desarrolla de la misma manera que en otros países. no podemos negar que el paciente oncológico sí recibe una forma de apoyo por parte de los profesionales de la salud mental. Recomendaciones para el desarrollo de la psico-oncología en Perú En nuestro país. ya que tiene que acudir a distintos servicios y unidades de tratamiento. Esto hace que cada servicio tienda a funcionar de manera aislada sin ninguna coordinación de la ayuda psicológica o psicosocial que recibe el paciente con cáncer. Otro problema en cancerología es que el paciente no tarda en sentirse como un objeto de múltiples cuidados. Hay una tendencia a centralizar la práctica psico-oncológica en la sola unidad de salud mental o en el servicio oncológico al que pertenece el psicólogo. sus familiares y para los equipos médicos encargados de los tratamientos. aunque no son suficientes y no realizan ninguna tarea de detección sistemática desde el momento del diagnóstico de la enfermedad. Hoy en día. 226 . o de insumos farmacéuticos o quirúrgicos sin hablar de la carencia elevada de médicos oncólogos. Sin embargo. las hospitalizaciones en oncología son de corta duración y los tratamientos ambulatorios hacen imposibles el seguimiento del paciente a largo plazo.

sus familiares y los equipos médicos equivale a volver a establecer las bases o fundamentos de la práctica psico. surge la necesidad de organizar estas unidades y servicios de manera coherente. ya que la conservación del bienestar de los médicos también debe ser un objetivo mayor de las unidades y de los servicios psico-oncológicos. Por esta razón. ya que se consideran también como capitales las consecuencias psicológicas del cáncer en los equipos médicos. independientemente del pronóstico y de la evolución de la enfermedad. la propuesta de una organización de los cuidados al paciente. A raíz de los resultados de nuestro estudio. sino que también lo es hacia los equipos oncológicos confrontados a la dura tarea que es el tratamiento y la ayuda al paciente con cáncer. debemos definir el modelo de funcionamiento en el que se debe apoyar la práctica psico. 227 . Para mejorar la ayuda psicológica.oncológica. La evolución actual de la psico-oncología ha generado muchos cambios a nivel de las necesidades psicosociales del paciente. Las unidades y servicios de psico-oncología deben ser consideradas como unidades o servicios de salud mental especializada y su existencia asociada al desarrollo de la oncología clínica y al reconocimiento de la importancia de los factores psicosociales en la calidad de vida del paciente. los equipos de salud mental deberían estar autorizados a desplazarse entre los distintos servicios oncológicos. esto significa que la psico-oncología no es sólo una praxis clínica orientada al paciente y a sus familiares.oncológica teniendo como eje central de referencia las necesidades del paciente. de sus familias y una colaboración mucho más estrecha entre los equipos de profesionales de la salud y los equipos de profesionales de la salud mental. Las unidades y los servicios de psico-oncología Para llevar a cabo una política de reforma en el campo de la psico-oncología en nuestro país.

Estos programas específicos de los servicios de psico-oncología serían los siguientes: 1. etc. así como de sus familias y sobre problemas particulares como la adaptación a los períodos de remisión de síntomas o al duelo patológico. en remisión. 5. en relación a los tratamientos. La organización de consultas para los pacientes en tratamiento. en la organización de los servicios y unidades psico- oncológicas realizada hace unos 5 años. 6. cónyuges. 2. así como para los miembros de los equipos médico-quirúrgicos. Cuando se trate de un servicio adicional a los servicios propuestos por las unidades. secundaria y terciaria de los problemas psicológicos y psicopatológicos asociados al cáncer mediante la detección precoz y sistemática de estas perturbaciones. se deberían ofrecer programas de tratamiento y de cuidados psicológicos. Pensamos que el hecho de inspirarnos en un modelo que responde hoy en día plenamente a las expectativas de los pacientes oncológicos de este país equivale a adoptar un modelo que funciona y que constituye una referencia de calidad en el ámbito europeo. Ofrecer información a los médicos de cabecera y especialistas. 3. ostomías. hijos. La organización de grupos de ayuda mutua de pacientes o de familias. 4. Toda unidad de salud mental (psico-oncológica) debería ofrecer programas de base orientados hacia la prevención primaria. Éstas también deberían desarrollar métodos de apoyo. La organización de grupos de apoyo para las situaciones de duelo patológico de los familiares con problemas de ajuste al duelo o para el tratamiento de situaciones de duelo que se complican por alteraciones psicológicas y psicopatológicas. así como a los pacientes y a sus familiares acerca de la ayuda psicológica disponible en los distintos centros de salud. La organización de supervisiones y formaciones para psicólogos. La educación de los pacientes y de sus familiares para la prevención de la ansiedad y de la depresión (pre y post quirúrgica. presentamos una propuesta de organización de las mismas inspirada en la propuesta de Razavi et al. psiquiatras y otros profesionales de la salud mental. dolores. 228 . etc. ablaciones. En las siguientes páginas. (2005) en Bélgica. de formación de voluntarios no profesionales de la salud mental al servicio de los pacientes con cáncer. curados.

la calidad de vida de los profesionales de la salud que se ocupan del paciente también se ve afectada ya que las dificultades relacionales son más frecuentes con este tipo de pacientes. Por lo tanto. tampoco hay suficientes psiquiatras o psicólogos formados en la rama dela psico-oncología en los hospitales ni en la región en la que se trata al paciente. Finalmente. y también se debe a una falta de personal psicológico formado en la rama dela oncología. la gran mayoría de los pacientes con cáncer que presentan malestar emocional no cuentan con ningún tipo de orientación hacia estas unidades. es en los hospitales donde se diagnostica a los pacientes para los que se sospecha un cáncer. en la morbilidad y en la mortalidad. Actualmente.7. Por lo tanto. Y en los casos en los que se detecta el malestar emocional. Generalmente. el hospital es el lugar por excelencia en el que el paciente podría tomar un primer contacto con el personal de la unidad de psico-oncología. 229 . El desarrollo de unidades de psico-oncología Una unidad de psico-oncología es una estructura de atención al paciente que debería tener pie en todos los hospitales. en la adhesión a los tratamientos. desgraciadamente. Los resultados de nuestro estudio demuestran que un 85% de los pacientes desean recibir ayuda para poder afrontar el malestar emocional ante su enfermedad ¡y que la ayuda recibida es muy inferior a la ayuda deseada! No olvidemos que el malestar emocional y los problemas psicológicos influyen directamente en la calidad de vida del paciente. La organización de la red de unidades y servicios de psico-oncología con el objetivo de asegurar una complementariedad entre las unidades y los servicios existentes. Las razones son variadas pero se debe principalmente a que el malestar emocional no es detectado por los equipos médicos ya que éstos no están equipados para poder detectarlo. también influyen en los costos sanitarios como consecuencia del aumento de las hospitalizaciones y de su duración.

psicólogos. 2005). Prevención terciaria: asegurar un seguimiento para evitar las complicaciones. profesionales de la salud mental. estos equipos funcionan como equipos de auxilio cuando las perturbaciones psicológicas son evidentes y causan problemas mayores de cuidado médico o quirúrgico. 2004. de las perturbaciones psicológicas y psicopatológicas del paciente. Por ende. Prevención secundaria: tratar rápidamente las perturbaciones psicológicas y psicopatológicas asociadas al cáncer tras la detección precoz y sistemática. debe ser parte integrante del equipo pluridisciplinario que trata al paciente y a su familia y debe permitir la detección sistemática y el tratamiento.oncología Prevención primaria: prevenir el desarrollo de síntomas psicológicos o psicopatológicos a través de la ayuda sistemática de todos los pacientes y de sus familias. Es evidente que estas unidades de psico-oncología necesitan un personal capacitado (psiquiatras. Este modelo propone realizar el diagnóstico sistemático en todos los nuevos pacientes que pasan por consulta o que son hospitalizados mediante la utilización de una escala de autoevaluación del malestar emocional y de la ayuda deseada (Holland. 230 . trabajadores sociales) y unos medios financieros acordes a sus objetivos. Para que una unidad de psico-oncología sea eficiente. Razavi. tal como es el caso en la actualidad. Información y apoyo: informar y apoyar los miembros no profesionales de la salud mental del equipo médico y quirúrgico para que mejoren su capacidad de evaluar. Actualmente. nos parece fundamental el desarrollo de unidades de psico-oncología y no nos conformamos con una psiquiatría o una psicología de enlace y de consulta. Cuadro de objetivos de las intervenciones comunes a las unidades y a los servicios de psico. en caso de estar indicado. detectar y tratar las perturbaciones psicológicas y psicopatológicas.

Si la puntuación es inferior a un determinado umbral. Este primer encuentro permitirá que paciente considere al psicólogo como un miembro del equipo de salud así como un miembro del equipo de tratamiento. De ese modo. Estos últimos suelen ser sub diagnosticados y suelen ser motivo de interconsulta psiquiátrica. se entregará a todos los pacientes un fascículo con una escala de autoevaluación del malestar emocional y un cuestionario de orientación sobre las causas de este malestar. el cuestionario sólo habrá ayudado a informar al paciente y a su familia sobre el impacto psicológico del cáncer y habrá permitido descartar el estigma de desamparo psicológico que se suele asociar a una fragilidad o a un estado psicopatológico asociado al cáncer (lo cual no es necesariamente cierto en el caso del cáncer). (Ver anexo termómetro emocional) Si la puntuación de la autoevaluación es inferior a un determinado umbral. De ese modo. escala de evaluación rápida de las funciones cognitivas) para detectar eventuales trastornos cognitivos. el paciente recibirá información general sobre las implicaciones psicológicas ligadas al cáncer e información sobre el servicio de psico-oncología al que puede dirigirse si lo desea. se solicitará al paciente que cumplimente el cuestionario de orientación con el que se podrá determinar la causa del malestar emocional: su origen social. se puede derivar directamente al paciente al servicio competente desde el momento de la entrega del cuestionario al médico que lo atiende en consulta. Esta evaluación se hará con los mismos instrumentos utilizados en consulta externa junto con una evaluación con el MMSE (Mini Mental State Examination. médico. La ayuda al paciente hospitalizado Un psicólogo realizará un diagnóstico sistemático de los problemas psicológicos en cada uno de los servicios de hospitalización. los sujetos de riesgo son identificados y se propone un seguimiento. Se trata del llamando termómetro emocional. Si la puntuación es igual o superior a un determinado umbral.La información y el apoyo al paciente oncológico La ayuda al paciente en consulta ambulatoria En el momento de la consulta. 231 . psíquico.

Cuanto más estructurada y unida sea la familia. que deberá ser un lugar en el que los pacientes y las familias puedan acudir para consultar y expresarse en total tranquilidad. A efectos de la evaluación. es importante que pueda proseguirse después de la hospitalización en régimen ambulatorio o domiciliario. y tendrá una frecuencia semanal durante el período de hospitalización. lo que puede tener consecuencias negativas sobre su persona. No olvidemos que el diagnóstico de cáncer constituye un momento de crisis para todos los miembros de la familia. En muchos casos. Del mismo modo. más protegido estará el paciente ante el desarrollo de posibles trastornos psicológicos o psicopatológicos. iniciar un tratamiento individual o familiar. incluso a aquéllos que han obtenido puntuaciones inferiores a determinado umbral en la evaluación anterior. el compañero de habitación es testigo involuntario de lo que se dice y recibe el impacto psicológico del contenido de la entrevista. es realizar un diagnóstico sistemático de los problemas psicológicos de la persona más cercana al paciente (a menudo el cónyuge). En caso de necesitar un seguimiento. sin ninguna privacidad. (distinto del que se ocupa del propio paciente). Actualmente. pues las entrevistas tienen lugar frente a la cama del paciente y. no se procede de esa manera. sería ideal que todas las familias que lo así lo deseasen pudieran ser entrevistadas en una reunión junto con el psicólogo de referencia. Esta entrevista o reunión hará que las familias puedan expresarse acerca situación médica del paciente. La ayuda a la familia del paciente con cáncer Los resultados de nuestro estudio demuestran que la familia es la primera fuente de apoyo para el paciente. confianza e intimidad. se reservará un área de consulta en cada planta de hospitalización. Lo ideal. sus vivencias y eventualmente. y preferentemente con el mismo miembro del equipo. 232 . Esta evaluación está dirigida a todos los pacientes.

Un servicio de psico-oncología es un servicio dentro de las instituciones hospitalarias que cuentan con programas de cuidados y tratamientos que comprenden psiquiatras. Educación: en relación con la prevención de la ansiedad y de la depresión (pre y post quirúrgica. A nuestro juicio.Desarrollo y objetivos de intervención de los servicios de psico-oncología En nuestro país. 233 . el paciente se entrevistará con varios especialistas. ostomías. psicólogos y otros profesionales de salud mental y de rehabilitación (psicoterapeutas. la ayuda psicológica al paciente oncológico no se centra en el paciente. la ayuda está centrada en el hospital y no en el paciente. ergo terapeutas. tanto en el hospital como fuera del mismo. Esto genera una cierta ansiedad en el paciente. son tan numerosos que el paciente olvida el nombre de su médico de referencia. a menudo. kinesiólogos. etc. terapéutas de la familia. Objetivos de las intervenciones propias delos servicios de psico-oncología 1.). dolores. Como sabemos. sino que está más bien ligada a los servicios de medicina oncológica que cuentan con la presencia de un psicólogo. Información: a los médicos de cabecera y especialistas. En este modelo de cuidados al paciente. foniatras.) que están implicados de manera específica en la ayuda al paciente oncológico y a su familia. ya que no puede identificar a un interlocutor para dialogar sobre su estado de salud. En el transcurso de su enfermedad. injertos de células madre. a los pacientes y a sus familias sobre la ayuda psicológica ofrecida por el servicio. la oncología es una especialidad médica que se divide en subespecialidades. lo óptimo sería que hubiese miembros del equipo médico que siguiesen al paciente en función de los cuidados que su enfermedad requiera. Este seguimiento sería posible si se desarrollara una política hospitalaria y extra hospitalaria de servicios de psico-oncología. etc. 2.

En relación con distintos tipos de dificultades psicosociales. algunos pacientes indican que no desean ni reciben ninguna ayuda por parte de los profesionales. con el objetivo de ayudar al paciente ante los problemas específicos relacionados con su adaptación a la enfermedad. las inquietudes ante las consecuencias de los tratamientos. 5. 7. psiquiatras y otros profesionales de la salud mental. algunos pacientes desean recibir ayuda de psicólogos o de psiquiatras para afrontar dificultades estrictamente médicas. así como para los miembros del equipo médico quirúrgico. los servicios de psico oncología realizaran las siguientes actividades: Difundir información destinada al paciente y a sus familiares Los resultados de nuestro estudio demuestran incontestablemente la existencia de carencias en cuanto a la información sobre la ayuda psicológica que el paciente puede recibir de cara a su enfermedad. 4. etc. en remisión de síntomas y para sus familias. Pero por otro lado. A la inversa. Organización de grupos de ayuda para las situaciones de duelo y de tratamiento de los duelos patológicos: para las familias que presenten dificultades de adaptación al duelo o para el tratamiento de duelos que se complican con problemas o trastornos psicológicos y psicopatológicos. Para concretizar estos diversos objetivos. Consultas: para pacientes en tratamiento. a los periodos de remisión y a las situaciones de duelo. 3. Organización de supervisiones y capacitaciones: para psicólogos. etc. Organización del enlace entre servicios y unidades de psico-oncología: para asegurar la complementariedad con las unidades de psico-oncología. encontramos que ante dificultades psicosociales como el malestar emocional. los pacientes desean recibir ayuda de sus médicos de cabecera o de especialistas. Organización de grupos de ayuda mutua: para los pacientes y sus familias. 234 . los resultados son contradictorios.. 6.

Los servicios de psico-oncología podrían brindar distintos tipos de ayuda al paciente mediante visitas domiciliarias. económicas. Por esta razón es imprescindible desarrollar programas de investigación que permitan una transferencia de conocimientos y un enriquecimiento mutuo en beneficio del paciente. La colaboración con los centros universitarios y entre los distintos centros hospitalarios es la clave del progreso en esta rama de la medicina. de la psicología clínica y de la salud. para afrontar la enfermedad. y que estas dificultades requieren una ayuda específica (por ejemplo.oncología. interpersonales. Desarrollar programas de investigación pluricéntricos La psico-oncología es una disciplina que se articula dentro dela medicina oncológica. etc. 235 . Esta información podría estar en manos de los servicios de psico. La relación entre investigación y reflexión sobre la praxis clínica debe ser un eje importante del trabajo psico-oncológico. La creación de espacios de formación y de supervisión dentro de los servicios de oncología permite dar un marco referencial material y humano propio a la psico- oncología. conyugales. demuestran la falta de información de los pacientes en lo que se refiere a las ayudas que pueden recibir de los psicólogos o de los psiquiatras. Desarrollar y ofrecer programas de capacitación. es el caso de las dificultades sexuales.). etc. La ayuda al paciente oncológico y a su familia en el hospital y a domicilio Nuestro estudio ha puesto en evidencia que los pacientes oncológicos y sus familias deben lidiar con numerosas dificultades fuera del contexto hospitalario y de su tratamiento. de supervisión destinados a los psicólogos. a los psiquiatras y a otros profesionales de la salud mental. Estos resultados contradictorios. médicos.

. de sus familiares y de los equipos Desarrollar programas de capacitación en cooperación con las universidades nacionales y extranjeras. enfermero) y/o. a las enfermeras y al personal auxiliar. intervención de soporte. los resultados de nuestro estudio nos señalan también la necesidad de una capacitación constante de los profesionales. de ayuda psicológica efectiva). Finalmente. Se trata pues de capacitar no sólo a los psicólogos y a los médicos psiquiatras en formación en una práctica psico-oncológica hospitalaria. tratamiento. intervención (con la familia del paciente. sino también a los médicos. especialmente de los psicólogos. intervención con el equipo médico. Definir la practica de la psico oncología y sus objetivos: . enfermeras y personal auxiliar médico.  Desarrollar programas de capacitación para capacitadores. ya que son los que se ocuparán de los pacientes y de sus familias. Pero también de los médicos y especialistas oncólogos en quienes recaen las esperanzas del paciente en relación con su curación. destinados a los psicólogos. 236 . Desarrollar un sentimiento personal de confort en un entorno médico. a los psiquiatras y a los profesionales de la salud mental con una actividad profesional en oncología  Desarrollar programas de capacitación para médicos. Comprender la diferencia entre un pedido de apreciación de la situación y un pedido de tratamiento (es decir. recomendación. . Aprender a hacer la distinción entre diagnóstico. Aprender a interactuar con el paciente y con el equipo médico. . Lo anterior debería llevarse a cabo junto con el desarrollo de los siguientes aspectos del quehacer psico-oncológico: Desarrollar niveles de calidad en relación con la ayuda al paciente oncológico Desarrollar sistemas de registro de las intervenciones de los equipos psico-oncológicos Desarrollar sistemas regulares de evaluación de las necesidades de los pacientes.

. . . Ser consciente de los procesos de transferencia y de contra-transferencia que el paciente construye al interior de la relación terapéutica. Es necesario Identificar los roles del psicólogo frente al paciente. Capacidad para distinguir entre síntomas orgánicos y síntomas psicológicos. Como evaluar al paciente oncológico? Esta evaluación se da en el marco de una entrevista con el paciente que tiene algunas características singulares: . se debe obtener el compromiso o acuerdo del paciente. . Aprender a identificar los problemas sistémicos y a clarificar el rol del paciente al interior del sistema familiar. los amigos. Familiarización con los aspectos psicológicos de las enfermedades orgánicas. la angustia y la depresión. Capacidad para estimar y evaluar el riesgo de suicidio y de depresión. . . Recordemos que “toda entrevista es una forma de interacción terapéutica” con el paciente en la que la relación de intimidad que se establece tiene una gran importancia. incluso con las manifestaciones psicológicas en relación a un tratamiento farmacológico. . Habilidades a desarrollar durante la entrevista: . etc. Comprensión de los fenómenos psicológicos de conversión y mimetismo psicosomático en los pacientes en tratamiento medico. . . . Una vez terminada la entrevista. Comprensión de la significación y las manifestaciones psicológicas y conductuales del miedo. Evaluación e integración de las informaciones relativas a los síntomas somáticos. A menudo es el equipo oncológico quien presenta al psicólogo ante el paciente así este último no haya sido informado en caso que la solicitud de consulta provenga del equipo oncológico. . . . . 237 . Familiarización con el diagnóstico diferencial de las psicosis. Familiarización con las estrategias de adaptación de los enfermos y los problemas de adaptación en las enfermedades crónicas. Se puede también entrevistar a los familiares. Capacidad para realizar la evaluación de los síntomas psicológicos o psiquiátricos de un paciente en un entorno médico.

terapia familiar. Integrar la información en relación a: 238 . Aprender a establecer una lista de los principales problemas y hacer recomendaciones específicas y prácticas. Reconocimiento de la necesidad de un seguimiento a corto plazo y desarrollo de la capacidad para realizar una psicoterapia breve. Referirse al médico o a la enfermera. (limitada en el tiempo y eficaz).: una demencia y tratamiento farmacológico). test sicológicos. después de la evaluación. Formular un Plan de intervención en clínica psico oncológica:  Propuesta de evaluación y de tratamiento (por ej. Desarrollo de un juicio clínico y capacidad para determinar el momento en el que la enfermedad del paciente justifica una hospitalización psiquiátrica. intervención con el equipo médico). Formalizar la evaluación. La formulación y la impresión diagnóstica deberán aclarar el comportamiento del paciente.) Habilidades a desarrollar: Aprender a redactar una nota de consulta y focalizarse en las conclusiones más importantes. las conclusiones y las propuestas terapéuticas. consejo profesional jurídico. psicoterapia. Contactar al médico. Discusión y recomendaciones después de la consulta. . . .  Propuesta de evaluación y tratamiento ulterior. . . . ayuda financiera. Familiarización con las manifestaciones y alteraciones de la personalidad que interfieren en los tratamientos médicos. del entorno. Dar una respuesta a la pregunta principal. . etc.  Propuesta de evaluación o de intervención posterior (necesidad de cambio social. (Ej.

En relación a la familia : . En relación al equipo oncológico: . 2° Hacer la distinción entre los momentos donde es útil contrarrestar los mecanismos de defensa del paciente y aquellos donde es mejor apoyarlos. El rol del psicólogo clínico. Que consultas prever en caso de hospitalización o tratamiento ambulatorio. 239 . . Explicar la conducta del paciente al equipo médico y a las enfermeras.) En relación al paciente : . Las recomendaciones a darle con respecto al tratamiento. . Las recomendaciones para el tratamiento psiquiátrico y la utilización de psicotrópicos. . Qué tipo de comunicación se estableció con el paciente. grupos vivenciales. La participación eventual de otras personas o propuesta eventual de otras acciones posibles. etc. . Proposición de otros tratamientos (grupos de escucha. . Habilidades a desarrollar en relación a la ayuda al paciente y sus familiares: 1° Acompañar y ayudar al paciente con respecto a su enfermedad o a su respuesta a ésta gracias a una reformulación y una explicación del “discurso médico” o clarificando las informaciones recibidas por el médico. Ayudar a que comprendan el comportamiento del paciente de tal forma que la familia pueda ayudarlo. . Ayudar al equipo médico y enfermeras para que desarrolle estrategias positivas para tratar al paciente. 3° Interés de la observación y de la libre expresión de pensamientos y emociones como estrategias terapéuticas a utilizar con el paciente. incluso en el caso de un seguimiento futuro del paciente. . Quien se ocupa preferentemente del paciente. .

 Las posibilidades de su tratamiento. o la descompensación psicótica. 7° Ayudar al equipo médico y paramédico en relación a la conducta a mantener frente a las actitudes negativas del paciente. explicar y fomentar su libre expresión. reportar las recomendaciones del equipo medico y o para medico (enfermeras) y discutir. el tratamiento o el estado mental del paciente. 5° Cuando es pertinente –dado el estado emocional del paciente. 6° Preparar al paciente para su tratamiento psiquiátrico. Determinar si la familia puede funcionar como soporte y ayudarla a comprender como es que ella puede llevar a bien esta tarea. aprender a identificar los estados emocionales del paciente en los cuales toda técnicas psicoterapéutica sería inapropiada. 240 . Ayudar al equipo a comprender como su comportamiento influencia la adaptación del paciente. como el delirio. Por ejemplo:  Una ansiedad capaz de precipitar síntomas psiquiátricos. 8° Evaluar en qué medida la enfermedad del paciente afecta el funcionamiento familiar y en que medida las interacciones entre los miembros de la familia puede influir en la adaptación del paciente.4° Inversamente. 9° Desarrollar conocimientos y modelos clínicos en la utilización de agentes psicofarmacológicos estando atentos a los efectos secundarios y a sus interacciones con otros fármacos y tratamientos.  La comprensión del paciente y su aceptación de su estado físico y psicológico.  Aquellas situaciones en las cuales una expresión de afectos es contra indicada. la enfermedad es el síntoma del disfuncionamiento familiar. el curso de su problema psiquiátrico o las dificultades adaptativas del paciente y en que medida algunas veces. cuando este le es indicado.  La comprensión y la cooperación del equipo y de su familia. porque ejercería una acción desfavorable sobre la rehabilitación.establecer conjuntamente objetivos terapéuticos realistas basados en:  El estado físico y psicológico del paciente.

. 241 . previa entrevista de evaluación psicológica a fin de verificar la capacidad del paciente para entrar en una dinámica del grupo. . Adaptarse a la fatiga. . Son grupos cerrados y se solicita a los pacientes que se comprometan a participar en la totalidad de las sesiones. Diferentes temas son propuestos a los pacientes._ Grupos de pacientes centrados sobre la vida después de los tratamientos: Tratan de favorecer la adaptación a este período gracias al compartir experiencias y al aprendizaje de técnicas de gestión del stress. al dolor las dificultades en la vida sexual. Comprenden 4 sesiones de 2 horas y 15 minutos repartidas en 2 meses.10° Estar informado y familiarizado con las facilidades que brindan otros servicios hospitalarios. Adaptarse al retorno a la vida cotidiana. el reforzamiento de reacciones funcionales como el apoyo social percibido. Estos grupos están compuestos por 6 pacientes como máximo. Objetivos del trabajo grupal con pacientes: . La participación es voluntaria. . El trabajo en grupos Los grupos de ayuda después de los tratamientos A. Adaptarse a los problemas de comunicación en la pareja y en la familia. Estos diferentes temas abordados pueden completarse con aquellos propuestos libremente por los pacientes. que han terminado su tratamiento oncológico. Están conducidos por un psicólogo capacitado en el manejo de grupos. ello a fin de optimizar el efecto del grupo sobre el paciente. el espíritu combativo. Adaptarse a las incertidumbres del futuro. Reducir ciertas reacciones disfuncionales como la impotencia-desamparo y el control de las emociones negativas.

Es él quien asume la carga primaria del paciente. por un lado haciendo frente a las nuevas necesidades y los nuevos roles a asumir con el paciente. . se observa que es un miembro de la familia quien toma a cargo cotidianamente al enfermo. El profesional que trabaja en oncología está en la obligación de ampliar la comunicación establecida con el paciente e incluir en ella aunque sea de manera limitada. e incluso mermar sus posibilidades de cura. Las hospitalizaciones (que hoy en día son cada vez más cortas). Generalmente entre los nuevos roles que hay que asumir. desamparo. Para ello se requiere una reflexión sobre el tipo de encuadre en el que se recibirá al paciente y a sus familiares.. psicológicos y sociales. . modificando las reglas de funcionamiento pre existentes. a la persona que asume la carga primaria del paciente. Desarrollar una red de apoyo social. B. (Empowerment). . Mejorar la calidad de vida de los pacientes. Aumentar la autoestima gracias al esfuerzo positivo por parte del psicólogo. 242 . Identificar los recursos internos y externos de cada participante. . amplifican el carácter crucial de este rol primario de ayuda al paciente durante el curso de la enfermedad y la obligación inherente al estricto respeto del tratamiento. o indirectamente. fatiga y estrés agudo. No prestar atención a esta persona puede directa. desaliento y del estrés vividos por el paciente. El objetivo de estos grupos es ayudar a los pacientes y sus familiares en la prevención y la disminución del sufrimiento gracias a la óptima identificación y evaluación de problemas médicos. el desarrollo de tratamientos oncológicos ambulatorios y el aumento de cuidados paliativos a domicilio. Manejo de los sentimientos de abandono. Para el ayudante familiar ello significa una carga que puede ser causa de desamparo emocional. Y por otro lado.. disminuir las posibilidades del paciente para adaptarse a la enfermedad de manera eficaz.Grupos con familias de pacientes: Cuando se diagnostica un cáncer todo el sistema familiar debe adaptarse.

expresarse libremente.. ello por supuesto bajo el control y la ayuda de un psicólogo. etc.. dibujo.Este marco incluye un análisis de la demanda. Es para ellos la ocasión. historia. Pueden constituirse 3 tipos de grupos: . La comunicación que se establece con la familia deber tener 2 objetivos principales: 1. hacer de ellos verdaderos aliados en el tratamiento global del paciente. escuchar. bajo la modalidad de talleres creativos. Grupos de Niños: Es un espacio para atender. hablar. Finalmente. Los niños pueden venir solos o acompañados. No sólo tienen un objetivo de prevención para evitar la aparición de problemas de tipo patológico. Las informaciones brindadas a la familia deben de contar con la venia del paciente y también deben ser proporcionadas por esta con la finalidad de dar la mejor ayuda posible al paciente e informar a los miembros del equipo oncológico acerca de la mejor manera de atender al paciente. Y. Aumentar las posibilidades de adaptación a la enfermedad de los miembros de la familia del enfermo. Esto también les permite percibir al hospital no como un lugar triste o macabro sino como un lugar donde se pueden hacer actividades placenteras. a niños de 03 a 11 años que tienen un padre afectado de cáncer que esté o no hospitalizado. donde se pueda desarrollar la relación entre el niño y su padre o familiar enfermo. si lo desean. sirvan igualmente para detectar dichos problemas. una evaluación de los problemas y recursos de cada uno de los miembros del sistema familiar así como una adecuada transmisión de la información. este espacio puede constituir un lugar privilegiado. En general el objetivo de estos grupos ayudar a los pacientes y a sus respectivos entornos a manejar las repercusiones de la enfermedad en las relaciones padres-hijos (en un sentido amplio).). de hablar o poner en juego la vivencia que ellos tienen de la enfermedad (juego. 2. 243 . sino que.

lo cual puede llevar al adolescente a negar o a entrar en una de estas crisis para beneficiar la resolución de la otra. una ligada a la enfermedad y la otra ligada a los avatares de nuestro ciclo de vida. Para responder a estas preguntas. pueden serles brindados reconocimiento y ayuda en relación con su rol de padres de un hijo afectado de cáncer. Grupo de Padres : Un espacio de intercambio para los pacientes que tienen un hijo o nieto o familiares. Además. como explicarles la situación que vive. El objetivo es ante todo psico-educativo. en pequeños grupos. la enfermedad altera los lazos familiares. También pueden hacer preguntas a los psicólogos vía e mail. la escolaridad. Además. . Grupo de adolescentes: Espacio reservado a los adolescentes entre 12 y 18 años. preocupaciones y dificultades. lo que permite compartir experiencias entre los participantes. la vida social en un período de la vida de grandes cambios corporales y psicológicos. . Existe una co-presencia de 02 crisis. El adolescente experimenta la enfermedad. enseñarles como hablar del cáncer y de los tratamientos a los niños. En estos grupos. las expectativas de los participantes (deseo de ser ayudados psicológicamente). que decirles. el dolor y se encuentra confrontado a la consciencia de su propia posible muerte y las complicaciones de un tratamiento a menudo complejo y difícil. Se puede también desarrollar una plataforma on line.. (en tiempo real) con los psicólogos. cada mes se organizan sesiones de información. Grupo con pacientes oncológicos adolescentes y jóvenes adultos: La aparición de un cáncer en la adolescencia es un evento particularmente difícil de soportar. 244 . es decir. ya que en la adolescencia la enfermedad contradice las exigencias del desarrollo orgánico del individuo. lo primero que se hace es evaluar las necesidades. confrontados al cáncer de un padre o familiar. Estos dispositivos son eficaces ya que se conoce la dificultad que tienen los adolescentes para venir a consultar con un psicólogo. así como.

Informaciones necesarias para el servicio de consultas: . Estudio de los datos. fecha de nacimiento . precisa. Apariencia general . desplazamientos. postura. redacción de notas breves y discusión de éstas con el supervisor. es decir. . Domicilio . 245 . Elementos significativos derivados del examen del entorno. .Exámenes de variables biológicas . Identificación del paciente . de los factores culturales del entorno y redes sociales. Formulación de una respuesta a una demanda de consulta: . Lugar en el hospital . Gracias a una entrevista semi-directiva y a la utilización de cuestionarios. de los factores de estrés psicológico y social. Nombre del supervisor . . Persona que formula el pedido y las razones. concisa. se hace un recuento de las necesidades y a continuación se implementan intervenciones adecuadas a este grupo. .Pasado médico y psiquiátrico. Problema y origen . . Registro de notas de consulta de manera clara. Examen del estado mental . del sistema familiar. . que respondan a sus necesidades específicas. de los roles y modalidades de adaptación psicológica. Enfermedad actual . . Síntesis de la información. Circunstancias de aparición de la enfermedad y de sus manifestaciones conductuales y psicológicas. . Conducta motora. . Nombre. Formulación de una impresión diagnóstica.Exámenes de variables psico-sociales. Resultados de exámenes físicos/neurológicos .

psicológicos. capacidad de abstracción. . intuición . familiares. expresión verbal. cultura general. al tratamiento. sociales. Caracterización del problema en términos descriptivos. 1 = Superior 7= Alteración Hacer una lista de problemas biológicos. de grandeza. . . Perspicacia. fobias. 1 = Ninguno 7 = Catastrófico Eje 5 = Nivel más elevado de adaptación durante el último año. Resultados de laboratorio. . religioso. Reacción emocional. alucinaciones. Eje 2 = Alteraciones de personalidad. psicológicos y sociales. cultural. Eje 4 = Importancia de factores de estrés psico-sociales. delusiones. cálculo. Impresión diagnóstica: Utilización del DSM IV Eje 1 = Síndromes psiquiátricos. . fiabilidad. profesional. Juicio. . memoria.: Conocimiento del diagnóstico. incluso aquellos de orden económico. . funciones intelectuales. Orientación temporo-espacial. Actitud frente a la enfermedad (ej. etc. Resumen y formulación. . tendencias persecutorias. afectos. etc). . Expresión facial. obsesivas. . posición en relación a éstos. Medicación actual. Eje 3 = Alteraciones físicas. concentración. ideas delirantes. Primeras impresiones en relación a los mecanismos de defensa y características de personalidad. perspectivas. Contenidos anormales del pensamiento. educativo. Atención. . voz. con una breve formulación diagnóstica. 246 . poniendo en relación factores biológicos.

En nuestro caso.Estimación de las necesidades de personal psicológico en las unidades y servicios de psico- oncología del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas Calcular las necesidades en términos de personal psicológico en las unidades de psico-oncología significa en primer lugar. en segundo lugar. seleccionar una serie de parámetros. en tres direcciones: trabajo clínico con los pacientes y sus familias (80%). Reparto ideal del horario de actividades de un psicólogo en el área psico-oncológica: Este reparto está basado en el estudio realizado por Razavi et al. la selección de estos parámetros se inspira de los resultados de nuestra investigación y de nuestra esperanza de que se concretice un modelo de ayuda psico-oncológica que ofrezca al paciente una respuesta a sus urgentes necesidades de ayuda psicosocial. El trabajo de los psicólogos se orienta esencialmente. estos parámetros son fundamentalmente el fruto de una reflexión sobre la realidad actual de la práctica psico- oncológica en nuestros hospitales y. El horario semanal se organiza según los siguientes parámetros: Trabajo clínico con los pacientes 25horas De enlace y diagnóstico precoz 4horas De apoyo a los equipos médicos 3horas Reuniones de equipo 2horas Seminarios 2horas Supervisión 2horas Trabajo administrativo 2horas Total por semana 40 horas 247 . (2005) sobre el deseo expresado por más de 60 psicólogos que trabajan en esta área y que fueron entrevistados para conocer sus actividades profesionales más frecuentes y sus deseos de mejora en cuanto a sus condiciones de trabajo. trabajo clínico con los equipos médicos (10%) y trabajo clínico de diagnóstico precoz y de enlace (10%).

En nuestro estudio. Si consideramos una cifra aproximada de 10. Hemos estimado una duración de consulta de 30 minutos y un promedio de 10 consultas por paciente (o familiar) al año. nos hemos basado en dos resultados de nuestro estudio: la ayuda deseada por los pacientes y el porcentaje de pacientes que presentan un nivel medio o elevado de malestar emocional. 25 horas = 50 consultas de 30 minutos semanales/psicólogo ↓ 45 semanas (anuales) de trabajo = 2250 intervenciones por año por psicólogo ↓ 10 intervenciones por paciente o familia por psicólogo por año. para hacer el cálculo de los efectivos (psicólogos necesarios para responder a la demanda). esto equivaldría a 5.800 pacientes / año que desean recibir la ayuda de un psicólogo o de un especialista de la salud mental. unos 1700 248 . El esquema siguiente nos muestra el cálculo aproximado que se puede hacer. de depresión y de malestar emocional expresados en el HADS. estarían comprendidos alrededor de un 17 % de los pacientes.000 nuevos casos. Ahora bien. el 58% de las personas con cáncer entrevistadas afirman que desean recibir ayuda para poder afrontar su malestar emocional como consecuencia de su enfermedad. Se estima que el Instituto Nacional de enfermedades Neoplásicas de Lima atiende unos10. Si tenemos en cuenta los niveles de ansiedad.000 casos nuevos por año. es decir. Para calcular el número de psicólogos necesarios para alcanzar los objetivos comunes de las unidades y servicios de psico-oncología es necesario hacer una estimación del tiempo medio de las intervenciones psicológicas y la cantidad media de consultas por paciente (y familiar). ↓ 250 pacientes o familias por año con una media de 10 intervenciones aseguradas por psicólogo.

es decir una proyección de 1.pacientes por año. se necesitarían unos 7 psicólogos para responder a este tipo de demanda. Si sólo se tratase de ayudar psicológicamente a los pacientes con niveles elevados de malestar emocional (el 17% de la muestra).700 personas.800 pacientes que desean recibir ayuda para afrontar su enfermedad (5800/250 = 23). Nuestro cálculo se duplicaría para llegar a 46 psicólogos como máximo y 14 como mínimo. 249 . esta cifra duplicaría. Si en un año. se necesitarían unos 23 psicólogos para poder atender a los 5. Si a ello le sumamos un familiar por paciente (aun cuando no se ha evaluado a ningún miembro de la familia). un psicólogo sólo podría atender alrededor de 250 pacientes.

Lo ideal sería implementar una capacitación de psicólogos y de psiquiatras coordinada por una facultad de medicina en colaboración con una facultad de psicología.oncología adaptada a las necesidades de los pacientes y de sus familias. La organización de la ayuda permitirá el funcionamiento centrado en el paciente y no en la estructura hospitalaria. Se tiene en cuenta no sólo al paciente. Todas estas actividades están íntimamente conectadas y conforman el quehacer clínico psico-oncológico. Éste es nuestro deseo final y por el cual abogamos muy sinceramente. el desamparo y el malestar emocional ante el cáncer constituyen una forma de estrés que no se asemeja a ninguna otra.oncológico. Nuestra propuesta organiza los cuidados psico-oncológicos de manera racional en términos institucionales. Recomendaciones finales Nuestras recomendaciones y estimaciones podrían sentar las bases del desarrollo de una psico. p ues confronta al individuo con el fin de su propia existencia. de sentir dolores y de poder encontrarse en un estado de dependencia en relación con los demás. Es obvio que el desarrollo de una clínica realmente psico-oncológica deberá realizarse de manera paulatina. con el temor -justificado o no de sufrir. sino también a su familia. El desarrollo de una psico-oncología que responda realmente a las necesidades de los pacientes y de sus familias requiere una formación intensiva de cuadros y una práctica clínica que aún no se enseña en nuestras universidades. a los equipos médicos y a las necesidades de capacitación. Tal vez a partir de la adopción de un plan quinquenal o plurianual en el que se pueda avanzar tanto en la implementación de los equipos psicológicos y psiquiátricos como en la formación y capacitación de los cuadros universitarios habilitados a la práctica de la psico. ya que la ansiedad. de supervisión y de desarrollo de la investigación. para estar en las mejores condiciones que permitan desarrollar equipos de psiquiatras y psicólogos debidamente formados en el marco del quehacer psico. 250 .oncología.

Sin sorpresa vemos que los pacientes desean que esta ayuda sea más importante por parte de los equipos oncológicos (médicos. Finalmente insistimos en decir que nuestro objetivo ha sido identificar las necesidades psicológicas y sociales de los pacientes. y en nuestro imaginario colectivo es sinónimo de incurabilidad. hoy en día. Algo que. Todo esto nos da una visión dramática de la situación que viven cotidianamente los pacientes afectados de cáncer ya que no solamente deben lidiar y enfrentarse a los síntomas de la enfermedad y a las consecuencias prácticas de los tratamientos. con el desarrollo tecnológico de la medicina. está lejos de ser cierto. enfermeros) pero también de psicólogos y psiquiatras. 251 . de sufrimiento y de muerte. sino que también deben manejar niveles de ansiedad elevados y un malestar emocional que probablemente tiene un efecto negativo sobre la evolución de su enfermedad. saber cuán importante es el deseo de ayuda y de quienes los pacientes desean que esta ayuda venga. Lamentablemente el plan ESPERANZA que habla de ayuda integral no hace mención de esta problemática. Ayudar al paciente con cáncer dándole apoyo psicológico debería ser un objetivo mayor en todo enfoque integral del paciente afectado con una enfermedad como el cáncer. El cáncer no es una enfermedad comparable a otras enfermedades. esto significa que los pacientes reconocen en el psicólogo un interlocutor y piden una ayuda psicológica en relación a los importantes niveles de ansiedad que acompaña la enfermedad.

.S. Baasher. 17.L.. Psychooncology. N° 25. (2008): Psychological distress and its correlates in ovarian cancer: a systematic review.asp?country=604 Akechi.. (eds) (1996): Cancer and the family.iarc.Bibliografía Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC) publicadas en GloboCan 9 (2008). John Wiley & Sons. 1034-1040.Y. Adjustment Disorders. 308-316.asp?country=152 DOI: http://globocan. (1965): Treatment and prevention of psychosomatic disorders: psychosomatic diseases in East Africa. Shima.. and proposal of a simple algorithmic system for its evaluation. 86(7). Dowrick. L.L. Société de Sciences Médicales.1-15. Dalgard. C. Y. Ashing-Giwa. Y.iarc. T. T. J. De-Nour A. DOI: http://globocan.. et al (2004): Understanding the breast cancer experience of women: A qualitative study of African American. A. Psycho- Oncology. 408-428. 13. 1077-84. Gidron.asp?country=170 DOI: http://globocan. Latina an Caucasian Cancer survivors. et al (2001): Depressive disorders in Europe: prevalence figures from the ODIN study.. Padilla. T. O. R. K... C..fr/old/method/method. T. Arndt. Y. Sugawara.K.. (1964): Perspectives and problems in cross-cultural research.. Casey. British Journal of Psychiatry. Ever-Hadani y P. C. y Moss-Morris. Dhom. H. Baider. Ammar.iarc. Médecine et Hygiène. Journal Clinical Oncology. Lehtinen. V. Nakano.. British journal of cancer. 252 . (1996): Coping with additional stresses: comparative study of healthy and cancer patients new immigrants. Vazquez-Barquero. and Post-Traumatic Stress Disorder in Terminally Ill Cancer Patients: Associated and Predictive Factors. Kaplan de Nour. Ayuso-Mateos. 51-60 Arden-Close. (2002): Patient delay and stage of diagnosis among breast cancer patients in Germany–a population based study. 22 (10). E. 13:72 Angelini.L. Stürmer. P.. J.fr/old/method/method. BMC Medical Informatics and Decision Making 2013. 1061-1072. (1967) : Médecine psychosomatique en Afrique. T. G. 121. Chichester. 179. Proceedings of VIII Interamerican Congress of Psychology..fr/old/method/method. L. Baider. 1095-1102. Cooper. B. Kaufman.. H.. S. Ziegler. 129. G. Okuyama. Ltd.L.. V. (2004):Major Depression. Stegmaier. Tejero J. A. American Journal of Psychiatry. & Uchitomi... Asian American. 42. & Brenner.

W. 517-532.. W. 29 (3). E. M.Barraclough. Brislin. A practical guide to Psycho-oncology. (1992): Cognitive failure in patients with terminal cancer: a prospective study. John Wiley & Son. British Medical Journal.. 1579-1581. 32-44. 330. 702-707. Wiley. 2nd ed. J. Koch. (2002): Cancer Patients Who Experienced Diagnostic Genetic Testing for Cancer Susceptibility Reactions and Behavior after the Disclosure of a Positive Test Result. Giraud S.L. 3. Saurin JC. 124..M. Freyer G. (1989): Suicide. H. W. A.. C. 67. U. Brintzenhofe-Szoc. Love. New York: Oxford Press.. Lonner. Desseigne F.R. M. Psychosomatics. 50. Sciences 1896. 7(4).M. Oncology Nursing Forum.. J. Brown.. 383-391.. London. Supportive Care in Cancer. Graham. Brunnquell. y Hanson. Kissane D. C.. & Katz. 192-195. J. Breitbart. J. 129. Park. D. 253 . (2010): Pain. (2005): Depression and anxiety in women with early breast cancer: five year observational cohort study. Ed.. Levin T. D..: Cancer and Emotion. Markakis. Miller. published 1994. American journal of Orthopsychiatry. R. J. y Hall.. y Johansen. 1365-1370. (1994): The doctor-patient relationship and malpractice. (2002): A Systematic review of the evidence on symptom management of cáncer-related anorexia and cachexia. K. Burgess.. Breitbart. S. Cancer Epidemiology Biomarkers & Prevention. & Thordike.. Journal of pain and symptom management. Breitbart. J. Lessons from plaintiff depositions. Psycho-Oncology. Sinilnikova O. (2006): Stressful life events and cancer risk. Boas.. y Fr ankel R. (1995): Identifying patients at risk for.M. Bonadona V. y Zabora. Cornelius. Archives of Internal Medicine.B. K. Barraclough.. V. K.. McCallion. N. New York: Wiley. A. A. (1973): Cross-cultural research methods. (2009): Mixed Anxiety/Depression Symptoms in a Large Cancer Cohort: Prevalence by Cancer Type. 95(11). W. Plauchu H.. Macmillan. Richards. J.. Prescott. 97-104. 45-60.M. J. Saltel P. 11(1).. Y.W. and treatment of major psychiatric complications of cancer. 154. 4.S.S. British journal of cancer.K. 908-922. (1994): Cancer and emotion. Puisieux A y Lasset C. C. Mignotte H. M. Li. Wang Q. L. Bruera. J. Krefting. E. (1982): Issues in the psychological care of pediatric oncology patients. Grønbæk. Beckman. (1896): The limitations of the comparative method in Anthropology. F. 2nd edition.. Suchman. á practical guide to psycho-oncology. Bergelt. L.. y Ramirez. 52(1).

Vaeth. J. S. Christensen. 2-8. (2009) : Prevalence and risk of depressive symptoms 3-4 months post-surgery in a nationwide cohort study of Danish women treated for early stage breast-cancer. Non publicada.. (1996): Coping Styles associated with psychological adjustment to advanced breast cancer. 4.. Morris. Butow.T. 139-159. International Journal of Gynecological Cancer. 32.. Chochinov. R. 254 . Moller. Koopman.. M.M.. D.. (2001): Gender roles and/or styles in crisis: An integrative analysis of the experiences of fathers of children with cancer. M. Chau Pérez-Aranibar. Carlson.G. (2011): Psychological Adaptation. K. y Seely. y Baile. Jensen.. 113.. R. 434-437.. y Parry. & al. 151. Campbell. 10(2). (1988): Psychological response to cancer diagnosis – II. Journal of Palliative Care. Enns. Angell.C. 15. K. (1994): Suffering in the advanced cáncer patient: A definition and taxonomy. T. C.B. & Morales. H. P. D. 20. Cedrón Angulo.Ltd.G. (1997): Calidad de vida en pacientes con cáncer de cérvix: Un estudio comparativo. M. Qualitative Health Research. 363-384. H. D. Zachariae.. & Foley.S. 124. Breast cancer research and treatment. K. y Riba.. Harrigan. A. 3. I. C. 263-272. & Spiegel. (1968): A cooperative multinational opinion sample exchange. 245-258. 24. Cherny.C.. Ravnsbaek. y Foley. 130. 11(3). 1185-1191. 23(2).. y Von der Maase.M. Revista de Psicología. (1995): Desire for death in the terminally ill. Journal of Social Issues. Tesis de licenciatura URP Lima Perú. C. American Journal of Psychiatry. A. Wilson. Coyle.. Demoralization and Depression in People with Cancer. K.. Evidence for coping styles (coping styles and cancer diagnosis). M. (1997): The wellness behavior interactions model. H. Chi D. K. International journal of stress management. (2002): Estilos de afrontamiento y estatus performance en un grupo de pacientes oncológicos hospitalizados. C. Brown C. Cherry.M. & Pettigale. Clinical Psycho- Oncology: An International Perspective. H. C. Y. Journal of Psychosomatic Research. Chesler. Carter J. Ltd. Health Psychology. John Wiley & Sons.. Annals of the Academy of Medicine. (1998): Depression.145-169. Pontificia Universidad Católica del Perú. Singapore. 39.Burgess. N. S. Wilson. K. NL. (1994): Current approaches to the management of cancer pain: a review. Chochinov. 339- 355. Classen. N.M. M. John Wiley & Sons... (eds).. 57-67. M. J. 366-370. Z... Clarke. Luigi G. 152. WF (2012): Communication in Cancer Care: A cultural Perspective.L.G. et al (2010): Cancer-related infertility in survivorship. Psychosomatics. & al. Enns. hopelessness and suicidal ideation in the terminally ill.

(2006): L’expérience du cáncer pour les familles.J. 255 . Der Molem. Derogatis. S. Melgarejo Murillo. Navarra. M. C.. 238-244. 130-134. Information as a key coping strategy. 2008. (2009): Risk for Hospitalization with Depression after a Cancer Diagnosis: A Nationwide. 8(4).Cohen-Cole. A. M. A. L.R.M. Collomb. vol. G. ERES. & Diop. SA (1991): The Medical Interview: The Three-Function Approach. Delgado Mollo. doi: 10. John Wiley & Sons.. M. Brédart. S. Die Trill. (1979) : Réflexion sur l’ethnopsychiatrie. 444-452. y Consoli. (2003) : Psico. 751-757. ADES ediciones. 6. S. J. M.. (1995): Review of depression in cancer: Gender differences. Journal of Clinical Oncology.. y Johansen. Foreign Psychiatry. N. Maria die trill (editor). MP. (1972): Hacia una teoria historico-bio-psico-social del comportamiento Humano.B. (1964): Psychosomatic Conditions in Africa.... (2007): La psycho-oncologie. Derogatis. H. y Fetting. Ben Soussan.R.1186/ 1472-6947-13-72 Dolbeault. Guena. DeFlorio. P. Delvaux. 77-89. Collomb. Mortensen. Dalton. G. D. Baltimore : John Hopkins University School of Medicine. A. éd. Madrid. Population-Based Study of Cancer Patients in Denmark from 1973 to 2003. V.. Dauchy. : Cancer et Recherches en Sciences Humaines. 249. L. Clinical Psycho-Oncology: An International Perspective. John Libbey eurotext. y Riba.. Davis. R. 1. (2008) : Perspectives et la recherche en anthropologie sur le cancer. y Yeung. (eds). I.O. Paris. Journal of the American Medical Association. J.L. Costantini. & Villanueva Gomez. Luigi G.Ltd.R. R.. Transcultural Psychiatric Research Review and Newsletter. Tesis de Licenciatura UPCH Lima Perú. C. & Walsh. Ashing-giwa. P. 27. Diaz-Guerrero. y Massie. M. Collection Pathologie & science. Psychologie médicale. vol. S. Louis: Mosby Year Book. St.(1977) : SCL-90-R : Manual-I.. (1999): Relating information needs to the cancer experience: 1.M. 1. Mexico : Trillas. Ross. European Journal of Cancer Care. 1440-1445.oncología. (2000): Treatment of nausea and vomiting in advanced cancer. L. Ed. Morrow. S. Support Care Cancer. K. (1983): The prevalence of psychiatric disorders among cancer patients. 3. Laursen. Bruxelles: De Boeck Supérieur. B. 8 (6). Collomb.. 66-80.T. Desclaux. (2005): Relación entre la estrategia de afrontamiento más utilizada por las mujeres con cáncer de mama y algunas características sociodemográficas. 1165-1176. A. Non publicada. (2012): Sexuality and Gender: Implications in Cancer Patients: A multicultural perspective. H. Depression. T. H. (1972): Psychological and social Factors in the Pathology of Childbearing.

R. P. L. Schneidman.. D. S. Paesmans.. (2009) : Quel est l’impact du Burn-out sur la pratique clinique des médecins : une étude micro-analytique. London and Sage..P.. & Kleinman. (2002): Responding to information needs of patients with cancer. American Anthropologist. (1981): The relevance of social science for medicine. 34-41..L. 17 (7).S. Psychanalyse. Doordrecht Holland y D. A. Maguire. (1996): Cancer patients psychological adjustment and perception of illness: Cultural differences between Belgium and Turkey. & Fawcett. 2. L. H. MJ. 30. Ferenczi. TN.. C. M. Le langage de la tendresse et la passion. (2008): Between traditional and modern perceptions of breast and cervical cancer screenings: A qualitative study of Arab women in Israel. Los Angeles. 743-763. Revista de Psicologia. Razavi. 548-563. Thomas-Rich. E. British Medical Journal. (1977): Metodología de la investigación transcultural: un esquema. Farberow. 455-461. 17.Doyen. Mémoire de maîtrise en psychologie. 6. J.. Bilge. 12. y Cohen. and V.. B.V. Finck Barboza. 159-176. Faisal. (1963): Suicide among general medical and surgical hospital patients with malignant neoplasms. Cowley. M.. (1994): Gender and Adjustment to Cancer: Clinical Implications. 18. C. Erbil. Reidel Publishing Company. 3. A. J. Support Care Cancer. W. US Veterans Administration.A et al (2008): Major depression after breast cancer: a review of epidemiology and treatment. Pepping.. Eggan. Eysenck. Revista Latinoamericana de Psicología.J. A.A. pp. Fife.N. inédit. (1980): “The causes and effects of smoking”. & Forero Forero.M. Katon. N. General Hospital Psychiatry. 1-11. 5. Drew. (2001): Ansiedad y depresión en pacientes con cáncer de seno y su relación con la espiritualidad/religiosidad: Analisis preliminar de datos. A. A. (1954): Social anthropology and the method of controlled comparison. 1-21. (1990): Psychological outcomes of different treatment policies in women with early breast cancer outside a clinical trial.. y Robinson.L. Eisenberg. B. Maurice Temple Smith. (1933) : Confusion de langues entre les adultes et l’enfant. Leonard. Paris Payot. F.. 301. D. Hall. Fann. Psycho-Oncology. M.J. Journal of Psychosocial Oncology. Professional Nurse.. G. Washington DC. Kennedy. y Baum. Medical Bulletin. C. N. 112-116. 443-446. Farvacques. y Van Houtte P. université Libre de Bruxelles. collection Sciences de l’homme 1968. y McGregor B. L. 125. M.. Fallowfield. 256 . Universidad Antioquia. 9. Escotet. tome 4. M.

J. 22. R. C. Cancer Surveys. 2nd ed. J... N. 11. A. C. Ganz. I. & Chadha. 94(1).. Holup. E. Edition Peninsula. D. 666- 668. 109-127. (2010): Weight and appetite loss in cancer. (1986): Aspectos Psicológicos en el Manejo de Pacientes Cancerosos. W. Social Science & Medicine. & D’Zurilla. y Belin. C. Desmond. Gonzales-Puell. M. The journal of compliance in health. G. C. Journal Clinical of Oncology 2004. L. B. I.E. 257 . (1986): The health compliance model. 103-113. (2002): Quality of life in long-term. y Pagano. & Jahoda.S. Haldorsen.R. L. A. New-York: Academic Press. Furnival. Fleishman. New York: Oxford Press. B. Meyerowitz. (2002): Comorbidity and its implication on treatment: Change over life span. Hospital Community Psychiatry. S..H. Giner. Psycho-Oncology. Thèse de doctorat en psychologie. T. J. N°2-3. Gonzales-Puell. T. E.R. Giammona. (1979) : Gastro-anomie et gastro-anémie. J. S. T. Université Libre de Bruxelles. H. T. Goldfried. (2004): Suicide risk in cancer patients from 1960 to 1999. Psycho-oncology. y Malek. (1988): Toward a definition of psychoeducation. non publié. in: Spielberger. Communications. M. (2002): Ethnic differences in quality of life.: Current Topics in clinical and community psychology (vol. N°31. 39 (6). S. pp. & Ekeberg. International Journal of Psychology. Gotay. Leedham. A. M. D. M. Loge. 1063-1081. 19. Goldman. 439-458. Frijda.D. S. 73-92. Gough. Hem. Rowland.B.. disease-free survivors of breast cancer: a follow-up study. P. K. édition Seuil. Paris.. (1983): Assessment of the quality of life of patients with advanced cancer.. (2006): The associations of subjective social status and health in low- income Mexican-origin individuals in Texas..A. 788-804. (1986) : Etude biopsychosociale du cancer. S. Journal of the National Cancer Institute. (2002): The psychological effect of childhood cancer on families.Fishler. Pediatric Clinics of North America.M. Barcelona. contribution à l’étude clinique et transculturelle des malades cancéreux. Franzini. 6. (1987): Mental adjustment to cancer: its measurement and prognostic importance. J.R. 49(5). Greer. 39-49. y Carlson. 1. J. 4209-4216. Presented at the American psychiatric Association Annual Meeting. y Watson. (1969): A behavior-analytic model for assessing competence. Heiby. (1978): Sociologia. E.. (1966): On the scope and methods of cross cultural research. 63. J.. 1161-1165. European Journal of Cancer and Clinical Oncology. Grady-Weliky. 24-124. Philadelphia. Schilder. C. & Grove. y Fernadez-Esquer..G. Revista de Psicología Escritos.1). 183-211. 1211- 1220. Lima.

Open Book. Priestman. Ed. P. Chapman and Hall.. R. J (1989): Now we tell – but how well?. Inui. 2008. L. Palliative Medicine. & Wallace. M. Hicks. 75(1). P. Ibbotson. W.. Barcelona. Johansen. & McCorkle. Peri. Ltd.. (2010): Psycho- oncology.L. Blanch.. cité par : Kauffman. C.28. 37- 40.. (1984) : Cancer y Sociedad. & al. ERES. 143-153. Holland. (2006): Responding to desire to die statements from patients with advanced disease: recommendations for health professionals. Hubert. (2011): Depression and Cancer: the role of culture and social disparities. & Lavender.O. y Bidstrup. J. Schofield. J. (2002): Cancer anorexia-cachexia síndrome: Current issues in research and management... (1969) : Santé et maladie : analyse d’une représentation sociale.. Wheeler & Ginsberg (1915): The material culture correlation. 144.. S. Ed. J. P. J. New York: Oxford Press. Cancer et Recherches en Sciences Humaines. 20. éd. (2001): Psychosocial practice trends in pediatric oncology. & Pintor L. Holland.. Londres. Selby. Johansen. Kelly. 18. y Olsen. 30ª. JM. P. Mouton. Journal of Psychosocial Oncology. H. John Wiley & Sons. Sociologica. n°1. Paris... 52(2). Bulbena A... The National Academies Press. MJ. (2003): A validation study of the hospital anxiety and depression scale (HADS) in a Spanish population. Hobhouse. M. Cahier des Sciences Humaines de NORSTOM. R.. P. Hopwood. Journal of Pediatric Oncology Nursing. P.. Herzlich. cancer incidence and mortality from non-malignant diseases. y Stephens. 893-903. 703-710. Jacobsen. (2002): Depression in Patients With Lung Cancer: Prevalence and Risk Factors Derived From Quality-of-Life Data. 2nd ed. British journal of cancer... Hubert A. vol. T. Hudson. Maguire. P. un enfoque intégral. R. Loscalzo. 72-91. 5. R..J. C. 122. Holland. A. De Pablo. Dalton. T. M. J.. Journal of Clinical Oncology. 277-283. B. Breitbart.Herrero. H. Hewitt. Mezquita. (1992) : Anthropologie et épidémiologie nutritionnelle. Lederberg. (2008): Cancer et sciences de l’homme. A.E. 18(4). C.. & Herdman. D. (2004): Meeting psychosocial needs of woman with breast cáncer.. et Sancho-Garnier.. P. 25(4).. (1997): Psychological stress. A. Ben Soussan. 258 . (1994): Screening fot anxiety and depression in cáncer patients: The effects of disease and treatment. General Hospital Psychiatry.57-67. M. A Cancer Journal for Clinicians. 557-579. European Journal of Cancer.

.H. Kazak A. 12. y Dantzer. (1967): Attribution theory in social psychology..D.. Laos Manrique. 120-129.. M.P. (1949): The clinical evaluation of chemotherapeutic agents in cancer. Mace-Lesec'h J. Kelley. 18. (2010): Calidad de vida y religiosidad en pacientes con cáncer de mama. Nebraska Symposium on motivation.. Columbia University Press.L. K.W. J. y Stuber M. & Burchenal. Social Science & Medicine. G. S. Penati B. Mc Grew. 23-31. Kathol.E. Kent.H. and social support in survivors of childhood leukemia and their mothers and fathers. (1939): The individual and his society. 1-5. International journal of impotence research. New-York: Columbia University Press. family functioning. M. R. H. (1). Psycho-Oncology. Kalusinski L.W. Kissane. 65(1). Journal of Clinical Oncology. 123-127.. 20(1). (2002): Quality of life in long-term survivors of testicular cancer: a population-based case-control study. 1021. 60. vol 15. Levine. H. Christakis D. J. A. Karnofsky. (2005): Prevalence of male and female sexual problems. 123. Non publicada. D. Lau. in: Macleod. (2009): Beyond the psychotherapy and survival debate: the challenge of social disparity. (1997).Y... Heron JF. Williams. Bottet P. J.. y Wellish. Peny J. 1939. J. Allouache N..Joly F.G. perceptions related to sex and association with quality of life in a Chinese population: a population-based study.. Psychooncology. & Eysenck. 13.. Brune D. (1962). Tesis de Licenciatura PUCP Lima Perú. Journal of Psychosomatic Research. Kagawa-Singer. C.. 24-28. M. Kelly. Kirsh. Kissen. Mutgi. Posttraumatic stress. J. depression and treatment adherence in psychosocial cancer care. Personality in male lung cancer patients. (2005): Cultural differences in conceptual models of depression. Clamon. S. J. R. 259 . (2003): Patients’ perceptions of their husband support. 494-450. A. Meeske K. D. Meadows A. Karasz. 6(2). 147. New York.M. 73-80. A. Palliative Support Care 2004. R. Tsui.H. (editor). 2. (2004): Difficulties in screening for adjustment disorder. M. y Henry-Amar..T. Journal of consulting and clinical psychology. K. 24-37. American Journal of Psychiatry. Casey R. Kim.. D.. Lincoln: University of Nebraska Press. H. Kardiner. Dugan. Couette JE.: Evaluation of chemotherapeutic agents. D.1024.M. Jr (1990): Diagnosis of major depression in cancer patients according to four sets of criteria. 1625- 1635. Bluthe..L. 17. Trends in pharmacological sciences. (1992): Sickness behavior as a new target for drug development. Barakat L. K.. y Noyes R. D. & Passik. Part I: Use of existing screening instruments in cancer patients undergoing bone marrow transplantation.A.

(1996): Nausea and vomiting in patients with cancer.. Loscalzo & R. Mallinson. New York: Oxford University Press. Massuti B. PP. JC. & Katona CLE (eds) : Depression and Physical Illness.F. Revista de Investigacion Clinic. Gonzalez- Barranco. (2007): Describing depression: Ethnicity and the use of somatic imagery in accounts of mental distress. Malinowski. Hematology / Oncology Clinics of North America.): Psycho-oncology. A. 125. in social Epidemiology (eds L. Th. Neipp MC. pp. 1425-1426. Arcila-Martinez. (1961): Comparisons in cultural anthropology.Lederberg M. y Faulkner. Brun. p. I. J. Holland). Psycho-oncology. Lepine. Frank (Eds)... M. Psycho-Oncology. (1994): Talking to cancer patients and their relatives. Edition Maspero. MA. Lipson.I. M. Editor. F. 54. Lederberg. Levin. Lynch. y Kaplan.. P. New York.429. JP. (1967) : Une théorie scientifique de la culture. New-York: 981-993. & Salin-Pascual.Oxford University Press. RJ. (1998): The family of the cancer patient.861. 10(1). Psycho-Oncology. Oxford Press. Terol MC. P. Lopez-Alvarenga. J.. Paris. 324-331. S. R. McCorcke (eds.. López-Roig S. Kawachi). T. P. New Haven: HRAF. W. Maguire. pp 200. chap. Lewis. 403-409. (1985): Anxiety and depression in inpatients. & Lemperière... (2002): Exactitud y utilidad diagnostica del hospital anxiety and depression scale (HAD) en une muestra de sujetos ovesos mexicanos. 2. 207-220. A. (1998): Assessing anxiety and depression with HADS scale in a Spanish cancer population: A preliminary validation study. (2010): The family’s “stuckpoints” in adujsting to cancer. Sierra-Ovando. Holland. Maguire.. Berkman and I. Lichter. & Pastor. P. (2010): Anxiety Disorders. O. Godchau. 29. Robertson. N. Vazquez-Velazquez. Lewis. Paris. G.C. 44.. Western Journal of Medicine. 7. AE. 13-35. M. 2nd edition (J. (1983): Issues in health care of Middle Eastern patients. V. D.. Jacobsen. (8469-70). Pico C. 2nd ed. Readings Cross- Cultural Methodology. Linton.S. 854. 857-871. M. Moore y W. 260 . Sociology of Health and Illness. y Meleis. (1997): Depression and cancer. J..G. Lancet.. Leyda I.. J. 139. Breitbert.. in Holland JC (Eds). y Alici. B. Oxford Medical Publications..M. Y.M. (1986) : Le fondement culturel de la personnalité. in: J. y Popay. Oxford University Press. (2000): Socioeconomic position. Edition Dunod.

57-71. 261 .. (1998): Anxiety and depression in patients with lung cancer before and after diagnosis: findings from a population in Glasgow. G.S. Meyers C. F. Cancer. y Ishitani.J.A prospective study. M.R. (1963) : Mœurs et sexualité en Océanie. 325-340. S. Oncology (Williston Park). Yamasaki.. M. P. A. y Miller K. JC. Monge Rodríguez. Irving.. Watson. J.. 227-234. M. y Lebaron S. María Die Trill Editor (ADES ediciones). C. Lloyd. 63-77. (1998): Seminars in medicine of the Beth Israel Deaconess Medical Center: Protective and Damaging effects of stress mediators.A. 21. M. Uchitomi. (2001): Effective methods of giving information in cancer: a systematic literature review of randomized controlled trials. Meseguer. (1964): Anthropology: a human science.J. y Gillis. 9(5). S. 1131-1137. Journal of Pain and Symptom Management.. K. C. Non publicada. 338. M. Meystre-Agustoni. 39. Edition Plon. van nostrand. John Wiley & Sons. 33-34.. Princenton. (2008): Afrontamiento y calidad de vida en mujeres con cáncer de mama del Hospital ESSALUD Cuzco 2006-2007. The New England Journal of Medicine. M. J. (1997) : Chômage et santé : analyse de la littérature. Montazeri. Ebbs. (2003): Psico-oncología. (1999): The impact of a genetic counselling on risk perception and mental health in women with a family history of breast cáncer. Tesis de Licenciatura UNFV Lima-Perú. (2011): Ajuste psicosocial y apoyo social en pacientes con cáncer. Paris. Massie. Scotland. (2011): The prevalence of depression in people with cancer. Women & Health. 124. Mitchell SA. Advances in Experimental Medicine and Biology. Mead. Gagnon. Milroy.. M. Massie. McPherson. (1996): Psychiatric morbidity in terminally ill cancer patients .. C. Eeles. & Holland.Massie. & Murday. Matin. 78. Mc Ewen. J. Journal Epidemiol Community Health. 15-3. (1994): Depression and suicide in patients with cancer. Tesis Magister en psicología UPCH Lima-Perú.. R... Davidson.. 337-346.. 24. Lloyd-Williams. Minagawa. H. 461:75-81. Institut universitaire de Médecine sociale et préventive. Misayauri. R. L. McEwen. Non publicada. 203-204. British Journal of Cancer. (2010): Framing the challenges of cáncer rehabilitaion.. (2004): Prevalence of Depression in patients with cancer. Y. Journal of the National Cancer Institute Monographs. y Hearn. I. Meyer. Higginson. 23(3). J. J. 52. 32.. Ltd. Journal of Public Health.. 868-874. MJ. Hole. Lausanne.. (1999): Mood and cognitive disorders in cancer patients receiving cytokine therapy.. C. B. (2004): Attitudes toward cervical cancer screening among Muslim women: A pilot study. D. Mead. S. G. 79.

. Ohayon. S.. for a science of social man. Nieboer. Ofman. Hussain. (1984): The Karnofsky performance status scale: An examination of its reliability and validity in a research setting. S. T. M. 41. (1910): Slavery as an industrial system. T. Sanson-Fisher. 59-68. 318-324. 2381. P. The Hague. Ito. Pienta. T. Namiki. A... Northouse. U. (1954): Sociology and anthropology. (2007): Living with prostate cancer: Patient’s and spouses psychosocial status and quality of life. Sanda.. (2011): Sexual quality life for localized prostate cancer: A cross-cultural study between Japanese and American men. Cancer 53 (9): 2002 – 2007 Morris. (1977): Psychological and social adjustment to mastectomy. (Ed. M.N. & Valhos.. HM. Gillin. Namiki. Newell. 207-213. Ishidoya S.. 10. 94.. Current Opinion Oncology. Cancer. Nathan. 16. (2005): Pain and the desire for hastened death in terminally ill cancer patients. Montie. L. & Auchincloss. & Savolainen. T. (2001): Couples' adjustment to breast disease during the first year following diagnosis. A. & Kershaw. 2809-2818. 262 . y White. 215-242..L. Hussain. Sandler. E. DC. Morris. J. 110. Smith. et al (2009): Quality of life after radical prostatectomy in Japanese men: a 5-Year follow up study. Edition Odile Jacob (poches) Paris. M. Pienta. DW... Y. 40.. M. y Wieman. HM. (1985): The impact of cancer on the family: an overview. H. KJ. Templin. Northouse. (2000): Psychanalyse païenne. Journal of the National Cancer Institute. Montie. Murdoch. V..M. (2007): Randomized clinical trial of a family intervention for prostate cancer patients and their spouses. 75-81. 605-13. DW. L. K. Forman. The International Journal of Psychiatry in Medicine. JE. Lalibert. 24(2). SA.... H.. Forman. Sandler. Northouse. Journal of Psychiatric Research... LL. Schafenacker. Journal of behavioral medicine.. T. Katsiyda. 25. 28.. Mystakidou. y Arai. & Kershaw. L. New York: MacMillan.Mor. MG. Cancer nursing. JE. Journal of Clinical Oncology. Reproductive Medicine and Biology. J.). L.. DC... Greer. KJ. L.. International journal of urology. (2007): Epidemiology of depression and its treatment in the general population. 558-584. E. D. S. Mood. 4(4). Smith. NJ. RW. 14(3). 22... Cancer. JD. (1992): Sexual dysfunction in cancer patients. Edition Nijhoff. 4171-4177.P.. G. (2002): Systematic review of psychological therapies for cáncer patients: Overview and recommendations for future research.S.. Northouse. Mood. & Mood. Parpa. 115-136... JD.

. Plotkin. C. Psicologia: Avances de la Disciplina. 13:72 Pessin. no publicada. B. E. 67. S. Transcultural Psychiatric Research Review. (1981): Some transcultural aspects of adolescents affective disorders: the example of the brain fag syndrome. J. 38-42. 2. Le cancer. A. Razavi. Razavi. Camargo. E. en un grupo de adultos de aldutos con diagnóstico de cáncer. D. Tesis de Licenciatura PUCP Lima Perú. 79(4).R. Farvacques.735-744. BMC Medical Informatics and Decision Making 2013. D. Delvaux. W. British Journal of Psychiatry. (2014): Relacion entre las estrategias de afrontamiento. E.. Masson France.Ortiz. The sciences (National Academy of Science). Support Care Cancer. 39 (4). Chavarro. 223-232. (1996): Comparison of saturable transport and extracellular pathways in the passage of interleukin-1 α across the blood-brain barrier. S. (2008): Précis de psycho-oncologie de l’adulte. Hanson. S. & Stiefel. Adjustment disorders and depressive disorders. Razavi. Newcomb. Razavi. & Robaye. vol 23.. Razavi D. & Bruera. (1997): The frequency and clinical course of cognitive impairment in patients with terminal cancer. (2001): Cancer and children: where are we coming from? Where are we going?.. J. Psychology and Medicine. 281-283. le malade et sa famille. N. Paris: Masson. Jones. 156. & Last.A.. Éd. B. N. 263 . Revue de Psychologie Appliquée. 319. J. Farvacques. G. D. Parle. & Robaye. Paris: Masson. (1996): Maladaptive coping and affective disorders among cancer patients. 8(1). Cancer. M. F. Pérus.. M. Banks.(1994): Common psychiatric disorders in cancer patients. N. E. & Vernaza. Pereira. D.. Payet L. I.. (2008) : Précis de psycho-oncologie de l’adulte. 10(4). & Delvaux. Psycho‐Oncology. Psycho-Oncology (Holland. Journal of Neuroimmunology. (1998): Psycho-Oncologie. (2003): Calidad de vida y soporte social en pacientes con cancer de mama... 295- 307. 1. Amakawa et Breitbart (2010) : Suicide. L. (1990): How medical practice reflects national culture. D. 26. y Hofer. J. Razavi. F. C. N. Delvaux. y Kastin.. 835-842.. Patenaude. y Maguire P... 77-83. Paredes Delhonte. Mendez. 41- 47. N. & Delvaux. ansiedadn depresión y autoestima.. R. (2013) : Appraisal of the Karnofsky Performance Status and proposal of a simple algorithmic system for its evaluation.. (1990) : Screening for adjustment disorders and major depressive disorders in cancer inpatients. M.. & Delvaux. D. Toro. ). A. 79-83. N.J. Prince. 53. (1989): Validation de la version française du HADS dans une population de patients cancéreux hospitalisés.

Razavi, D., Libert, Y., Delvaux, N., Marchal, S., Boniver, J., Etienne, AM., Klastersky, J., Reynaert, C.,
Scalliet, P., Slachmuylder, JL., & Merckart, I. (2005): Factors that influence physicians’ detection of
distress in patients with cáncer: Can a communication skills training program improve physicians’ detection?,
Cancer, 104(2), 411-421.
Razavi, D., Merckaert, I., Libert, Y. (2005) : Evaluation de l’état émotionnel et des besoins psychosociaux des
patients atteints d’un cancer. Documento de trabajo no publicado. Instituto de Tumores J. Bordet,
Universidad Libre de Bruselas, Bruselas-Bélgica.
Reich, M. (2008) : Comment le facteur culturel est-il considéré en psycho-oncologie. Psycho-oncologie, 2, 200-
2009.
Rico, J., Restrepo, M., & Molina, M. (2005): Adaptacion y validation de la escala hospitalaria de ansiedad y
depresión (HAD) en une muestra de pacientes con cáncer des instituto nacional de cancerología de Colombia,
Avances en Medicion, 3, 73-86.
Rivest, R., Lacroix, S., Vallieres, L., Nadeau, S., Zhang, J. y Laflamme, N. (2000): How the blood talks to
the brain parenchyma and the paraventricular nucleus of the hypothalamus during systemic inflammatory and
infectious stimuli. Proceedings of the Society for Experimental Biology and Medicine, 223, 22-38.
Roberts, Cw., Leroux, MM., Flemming, MD., & Orkin, SH., (2002): Highly penetrant, rapid tumorigenesis
through conditional inversion of the suppressor gene Snf5, Cancer cell, 2, 415-425.
Robles, TF., Brooks, KP., & Pressman, SD. (2009): Trait positive affect buffers the effects of acruate stress on
skin barrier recovery, Health Psychology, 28, 373-378.
Ronson, A. (2006) : Stress psychologique en oncologie : le rôle des glucocorticoïdes. Bulletin du cancer, vol. 93, Nº
7, 699-708.
Ruda Santolaria, L. (1998): Representaciones acerca de cáncer y su origen en padres de niños diagnosticados con esta
enfermedad, Tesis de Licenciatura en Psicologia, PUCP, no publicada.
Salazar, MR., Regalado-Rafael, R., Navarro, JM., Montanez, DM., Abugattas, JE., & Vidaurre, T.,
(2013): The role of the National Institute of Neoplastic Diseases in the control of cáncer in Peru, Revista
Peruana de Medicine Experimental y Salud Publica, 30, 105-112.
Schag CA, Lee JJ., & Ganz PA. (1992): The CARES: a generic measure of health-related quality of life for
patients with cáncer, Quality Life Research, 1, 19-29.
Schag, C, Heinrich RL. & Ganz, PA. (1983): The Cancer inventory of problema situations: An instrument for
assessing cancer patients’ rehabilitation needs, Journal of Psychosocial Oncology, 1, 11-24.
Schag, C, Heinrich RL. & Ganz, PA. (1984): Karnofsky performance status revisited: Reliability, validity and
guidelines, Journal of Clinical Oncology, 2, 187-193.
264

Schag, C, Heinrich RL., Aadland, RL. & Ganz, PA. (1988, submitted for publication): Assessing problems
of cáncer patients: Psychometiric properties of the cáncer invetory of problem situations.
Schag, C. & Heinrich, RL. (1990): Development of a comprehensive quality of life measurement tool: CARES,
Oncology (Huntingt), 4, 135-138.
Schag, C. C., Heinrich, R.L. y Ganz, P.A. (1984): Karnofsky performance status revisited: reliability, validity,
and guidelines. Journal of Clinical Oncology 2 (3): 187 – 193
Schag, C., Ganz, PA., & Heinrich, RL. (1991): Cancer Rehabilitation Evaluation System--short form
(CARES-SF). A cancer specific rehabilitation and quality of life instrument, Cancer, 68, 1406-1413.
Schapiro, I. R., Nielsen, L. F., Jørgensen, T., Boesen, E. H., & Johansen, C. (2002): Psychic vulnerability
and the associated risk for cancer. Cancer, 94(12), 3299-3306.
Schofield, P. E., Butow, P. N., Thompson, J. F., Tattersall, M. H. N., Beeney, L. J., & Dunn, S. M.
(2003): Psychological responses of patients receiving a diagnosis of cancer. Annals of Oncology, 14(1), 48-
56.
Seedat, S., Scott, K.M., Angermeyer, M.C., Berglund, P., Bromet, E.J., Brugha, T.S. y et al. (2009):
Cross-National Associations between Gender and Mental Disorders in the World Health Organization
World Mental Health Surveys. Archives of General Psychiatry, 66, 785-795.
Serpell, R. (1981): Influencia de la Cultura en el Comportamiento. Traduction autorisée du livre : Culture´s
Influence on Behaviour (1976), Edition Methuen, London, version espagnole, édition CEAC,
Barcelona, 176 pages.
Shao, Q., Song, J., Liu, Q. y Tian, Y. (2010): Symptomatic benign prostate hyperplasia affects the quality of life of
the patients' wives. Zhonghua Nan Ke Xue, 16, 132-136.
Shell, JA. (2002): Evidence-based practice for symptom management in adults with cancer: Sexual dysfunction,
Oncology Nursing Forum, 29(1), 53-66.
Smith, E. M., & Anderson, B. (1985): The effects of symptoms and delay in seeking diagnosis on
stage of disease at diagnosis among women with cancers of the ovary. Cancer, 56(11),
2727-2732.
Sneed, N.V., Edlund, B. y Dias, J.K. (1992): Adjustment of gynecological and breast cancer patients to the cancer
diagnosis: comparisons with males and females having other cancer sites. Health Care Women
International, 13, 11-22.
Sontag, S. (1979) : La maladie comme métaphore. Ed. Essai, Seuil, 105 pages.
Soto Bustamante, R. (2010): Sintomatología depresiva y estrategias de afrontamiento en cáncer de mama, Tesis de
licenciatura en psicología PUCP.
265

Spanier, GB. (1976): Measuring dyadic adjustment: New scales for assessing the quality of marriage and similar
dyads, Journal of Marriage and Family, 15-28.
Spitz, R. (1965): The First year of life. International University Press, New York.
Stark D, Kiely M, Smith A., Velikova G., House A., & Shelby P. (2002); Anxiety disorders in cancer
patients: Their nature, associations and relation to quality of life, Journal of Clinical Oncology, 20 (14),
3137-48.
Stone P., (2002): The measurement, causes and effective management of cancer-related fatigue, International
Journal of Palliative Nursing, 8 (3), 120-128.
Strada y Sourkes (2010): Principles of psychotherapy. In: J.C.Holland et al.: Psycho-Oncology, 2nd ed. New-
York: Oxford Unversity Press.
Surbone A y Baile W.F. (2010): Pocket Guide to Cultural Competence.
Accessed at http:// www.mdanderson.org/icare.

Surbone, A. (2006): Cultural aspects of communication in cancer care. Communication in cancer care, Recent
Results Cancer Research (ed. Stiefel, R.), Springer-verlag, Heidelberg, Vol. 168, 91-104.
Tavera Palomino, M (2011): Burnout en medicos oncologos del instituto de enfermedades neoplásicas, Tesis de
Licenciatura en Psicologia, PUCP, no publicada.
Thomas, B.C., Carlson, L.E. y Bultz B.D. (2009): Cancer Patient Ethnicity and Associations with Emotional
Distress—the 6th Vital Sign: A New Look at Defining Patient Ethnicity in a Multicultural Context.
Journal of Immigrant and Minority Health, 11,237-248.
Thygsen, L. (1995): The register-based system of demographic and social statistics in Denmark. Statistical journal
UN economic community European, 12, 49-55.
Todd, K., Roberts, S., & Black, C. (2002): The living with cancer education programme. I. Development of an
Australian education and support programme for cancer patients and their family and friends. European
Journal of Cancer Care, 11(4), 280-289.
Todd, K., Roberts, S., & Black, C., (2002): The living with cancer education programme. I. Development of an
Australian education and support programme for cancer patients and their family and friends, European
Journal of Cancer Care, 11, 271-279.
Torres Cox, J. (2011): Relación entre calidad de vida relacionada con la salud y soporte social en pacientes con cáncer
de mama, Tesis de Licenciatura PUCP Lima Perú.
Trigoso Obando, V. (2009): Propiedades psicométricas de la escala de ajuste mental al cáncer en pacientes
oncológicos adultos del I.N.E.N., Tesis de Licenciatura PUCP Lima Perú.
266

Turk, DC. (1979): Factors influencing the adaptative process with chronic illness: Implications for intervention, in:
Sarason, IG & Spielberger, CD.: Stress and Anxiety (vol.6), Washington D.C.: Hemisphere.
Turk, DC., Sobel, HJ., Follick, MJ. y Youkilis, HD. (1980): A sequential criterion analysis for assessing coping
with chronic illness, Journal of Human Stress, 6(2), 35-40.
Ustun, T.B., Ayuso-Mateos, J.L., Chatterji, S., Mathers, C. y Murray, C.J.L. (2004): Global burden of
depressive disorders in the year 2000. British Journal of Psychiatry, 184, 386-392.
Wall, D. y Kristjason, L. (2005): Men culture and hegemonic masculinity: understanding the experience of prostate
cancer. Nursing Inquiry, 12, 87-97.
Welch-McCaffrey D. (1985): Cancer, anxiety and quality of life, Cancer Nursing, 8(3), 151-158.
Whiting, J. & Whiting, B. (1960): Contribution of the Anthropology to the Methods of studding child rearing.
Handbook of Research Methods in Child Development, Mussen, N.Y. Wiley.
Whiting, J. (1970): Methods and problems in cross-cultural research. Lindzey, N. and Aroonson, G. (Editors),
Handbook of social psychology. Reading Mass: Addison-Wesley, 191, 125, 128,135.
Whiting, J. y Child, I. (1953): Child Training and Personality: a Cross-Cultural Study. Yale University Press,
23, 26, New Haven, Conn. cité par: Escotet M., op cit., p. 124.
Williams, TR., O’Sullivan, M., Snodgrass, SE., & Love, N. (1995): Psychosocial issues in breast cacner.
Helping patients get the support they need, Postgraduate Medicine, 98, 97-99, 103-104, 107-108.
Wittkower, E. & Warnes, H. (1974) : Psychosomatique transculturelle. Revue de Médecine
Psychosomatique, tome 16, N° 2, 119-129.
Yates, J., Chalmer, B. y McKegney, P. (1980): Evaluation of Patients with Advanced Cancer Using the
Karnofsky Performance Status. Cancer 45 (8):2220-2224
Zahedin, F. y Larijani, B. (2007): Cancer ethics from the Islamic point of View. Iran Journal of Allergy,
Asthma Immunology, 6 (supp.5), 17-24.
Zigmond AS y Snaith RP (1983) : The hospital anxiety and depression scale. Acta psychiatrica
Scandinavica, Jun;67(6):361-70.

267

CONTRIBUCIONES

Coordinador Principal
Samuel Gonzales-Puell, PhD.

Consejero científico
Prof. Darius Razavi, M.D. PhD.
Jefe del servicio de psico-oncología del Instituto J. Bordet, Universidad Libre de Bruselas,
Bélgica

Desarrollo de protocolos de investigación
Prof. Razavi D., Libert Y., Merckaert I.
Facultad de Psicología, Universidad Libre de Bruselas

Traducción al español de los protocolos de investigación

Ana Rosa Tealdo, Magister en Psicología, Universidad de Paris V, Francia
Ernesto Cuba, Licenciado en Lingüística, Universidad Católica de Lima, Perú

Redacción del informe de investigación
Samuel Gonzales-Puell, PhD.

Estadísticas y relectura del Informe
Cesar Bacigalupo Salinas
María Victoria Guijo

Elaboración de la base de datos
Jean Louis Schlajmuylder
Facultad de Psicología, Universidad Libre de Bruselas

268

Universidad Libre de Bruselas. Instituto de Enfermedades Neoplásicas. Yassin Kabirigi. Arle Iris Villacorta Paz. Bruselas Evaluadores Raquel Jessica Lucana Yucra. Bruselas Pascal Havelange.Creación de la base de datos a digitar informatizada Pascal Havelange. Perú Ayuda en la recopilación de datos María José Vallejos Análisis estadístico Jean Louis Schlajmuylder. Julissa Irina Solano Zapata. Enfermeras. PhD. Facultad de Psicología. Centre Espoir et Joie. Bruselas Verificación y digitación de datos Ana María Gallo Secretariado y diseño grafico Rachel Dery Yassin Kabirigi Ana María Gallo 269 . Unidad de Investigación. Bruselas Coordinación de la recopilación de datos Samuel Gonzales-Puell. Lima. Pascal Havelange. Samuel Gonzales-Puell.

......................................................................................................................................................................................................................................................................... 57 CAPITULO II .............................................. ÍNDICE AGRADECIMIENTOS ....... 54 Importancia de un enfoque integral: ayudar al paciente a sobrellevar las dificultades en relación a su enfermedad .............................................................................................................................................................................................. 74 El estudio de las necesidades psicológicas y sociales de los pacientes oncológicos: ............................................................................................ 7 CAPITULO I .................................................................................. 70 CAPITULO III ............................................................ 17 Actividades de investigación en psico oncología: .......................................................................................................................................................... 19 Progresos actuales en psico-oncología.......................................................................................................................................................... 53 El contexto cultural en la depresión de los pacientes con cáncer ................................................................................ 61 Prevalencia del cáncer en el año 2013: (datos INEN) ...................................................................................... LAS DIFICULTADES PSICOLÓGICAS Y SOCIALES DE LOS PACIENTES CON CÁNCER ...... 13 Algunos conceptos claves de la psico oncología: ........................................... 74 EL MALESTAR EMOCIONAL................................. 22 Factores psicológicos y cáncer:...... 41 B) Prevalencia de la ansiedad y de la depresión en los pacientes con cáncer...................................................................................................................................................................................... 49 En foque neurobiológico de la depresión en pacientes con cáncer ........... 61 ASPECTOS EPIDEMIOLÓGICOS DEL CÁNCER .......... 26 La ansiedad y la depresión pivotes de la enfermedad ................................................ 5 INTRODUCCIÓN .................................................................................................................................................................................................................. 42 Diagnóstico de los trastornos ansiosos: ................................................................................................... 3 PREFACIO ....................... 47 Adaptación psicológica.......................................... 76 270 ............................. desmoralización y depresión en pacientes con cáncer ......... 13 LA PSICOONCOLÓGIA ..................................................................... 50 El suicidio y las ideas suicidas como complicación de un estado depresivo en pacientes con cáncer 51 La depresión según el tipo de cáncer ............................................

...................................... 111 I° Características sociodemográficas ........................... 79 Método ............................................................................................ 91 Estudios de Validez con el CARES ........................ desarrollo e investigación con el CARES..... 79 Selección de la muestra ................... 114 III° Características médicas de los pacientes........................................................................................................................................................................................................................................................... 90 Estudios de Confiabilidad y exactitud del CARES ................................................... 84 Descripción y utilización .................................................................................................................... 122 271 ........................................... 81 Duración del estudio ............ 84 Estudios de Confiabilidad y Validez del CARES ........................ 87 Desarrollo de los ítems y de las escalas ................................................................................................................................................................................... 96 Análisis estadísticos ..... Objetivos ......................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................... 93 Ítems del CARES (Cancer Rehabilitation System) ..................................................................... 81 Cuestionarios e instrumentos de evaluación utilizados .................................................................................... 110 Resultados ..................................... 81 Recogida de datos ............................................................................................................................................................. 86 Creación................................................................ 82 Instrumentos de evaluación ................................................................................................................................. 113 II° Características socioeconómicas ..................................................................................................................................... 88 Uso del CARES en la clínica y en la investigación ............................................................................................. 120 Evaluación de las ayudas que los pacientes con cáncer desean o reciben de los profesionales de la salud .................. 117 Evaluación de las ayudas que los pacientes con cáncer desean o reciben en su entorno ... 115 Evaluación del apoyo social facilitado al paciente con cáncer ..................... 82 Fundamentos teóricos del Cancer Rehabilitation System (CARES) ....................................................................................................................................................................................................................... 84 Corrección/calificación del CARES .................... 80 Tipo de estudio...............................................................................................................................................................................................................................................

.............................................................. 149 Comprender las variables interculturales ................................................................................ 149 Concepto de cultura .............................................................................................................................................................................................................................................................................. 151 La influencia de la cultura en la percepción de la enfermedad .................. 164 Los problemas en la comunicación médico/paciente......................... 134 En lo que se refiere a la información obtenida en relación al paciente y sus características sociodemográficas...................................................................................... socioeconomicas y medicas ............................................................................... 126 Deseo de ayuda y resultados al “HADS”: ..................................................................................................................................................................... 143 CAPITULO IV ...................................................................................................................... 172 El apoyo social ................................................................................. 170 La satisfacción relativa a los cuidados otorgados por los equipos médicos ........................................................................................................................................ 146 EL ENFOQUE TRANSCULTURAL EN EL ESTUDIO DE PACIENTES ONCOLOGICOS ......................... 128 Conclusiones ............................... 170 La influencia del origen cultural sobre la vivencia de la enfermedad cancerosa .................................................................................................................................... 157 La oncología y la psicooncologia transcultural: un nuevo enfoque .................. 172 Diferencia cultural en la adaptación psicológica ..................................... 134 En lo que se refiere a la información obtenida sobre las dificultades psicosociales referidas por el paciente en relación a su enfermedad y tratamiento .................................................................... 131 CONCLUSIONES ............... 146 El referente cultural y los estudios comparativos transnacionales .................................. 165 El concepto de competencia cultural ............... 173 272 .......................................................................................................................................................................................... 135 En lo que se refiere al estado emocional del paciente con cáncer: .................................................................... 124 Evaluación del estado emocional de los pacientes con cáncer ..................................................................................................................................................... 152 Influencia de los factores culturales en la percepción del cáncer .............................................................................. 172 El final de vida y el proceso de duelo ................................................................................................... 161 Factores culturales influyentes en la experiencia del cáncer ... Evaluación de la ayuda que los pacientes con cáncer desean recibir o reciben de los psicólogos y psiquiatras ....................................................................................... 172 Aculturación y cáncer .........

............................................................ 235 Desarrollar programas de investigación pluricéntricos..................................................................................... 234 La ayuda al paciente oncológico y a su familia en el hospital y a domicilio .................... 231 La ayuda al paciente en consulta ambulatoria .................. 247 Recomendaciones finales ........................ 235 Estimación de las necesidades de personal psicológico en las unidades y servicios de psico- oncología del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas ............... 195 CONCLUSIONES FINALES ............................................ 232 Desarrollo y objetivos de intervención de los servicios de psico-oncología .................. 173 Cáncer de próstata y sexualidad ......................................................................... 224 Recomendaciones para el desarrollo de la psico-oncología en Perú ...................................................................................................................................................... 177 CAPITULO V .......................................................................................................................................................................................................................................................................... a los psiquiatras y a otros profesionales de la salud mental...................................... 231 La ayuda al paciente hospitalizado .................................................. 175 Cáncer de mama............180 A) Análisis comparativo de resultados de las variables sociodemográficas........................ 250 Bibliografía ......................... 235 Desarrollar y ofrecer programas de capacitación...................................................................................................... Las dificultades sexuales en los pacientes con cáncer: perspectiva transcultural ................................................................................................. socioeconómicas y medicas .................................................................................................................................................. de supervisión destinados a los psicólogos........................ ANSIEDAD y DEPRESIÓN: RESULTADOS DE UN ANÁLISIS COMPARATIVO EN PACIENTES ONCOLOGICOS PERUANOS Y BELGAS...................................... 233 Difundir información destinada al paciente y a sus familiares .................................................................. 180 NECESIDADES PSICOSOCIALES........................... ...................................... 226 El desarrollo de unidades de psico-oncología ............................................................................................. 252 273 ................................................................................... 231 La ayuda a la familia del paciente con cáncer .................. 233 Objetivos de las intervenciones propias delos servicios de psico-oncología ...... 183 Frecuencia e intensidad de las dificultades encontradas por los pacientes con cáncer belgas y peruanos evaluados con el CARES ................................................................................................. 229 La información y el apoyo al paciente oncológico ...................... cérvix y sexualidad .... 189 La ayuda deseada y recibida por los pacientes ...............................................................................

CONTRIBUCIONES ......................................................................................................... 268 274 ..........