You are on page 1of 4

¿Venezuela: País gerontofobico?

“No me deseches en el tiempo de la vejez”

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, entre los años 2000 y el 2050 la


población mayor de sesenta (60) años en el mundo se duplicará, pasando del 11% a 22%. A
este fenómeno en algunos países, por ejemplo España, se le suma el envejecimiento del
envejecimiento, es decir, el aumento de las personas mayores de 80 años. En Venezuela,
según el censo 2011 en la proyecciones de población para el 2050 tendrá una población
total de 40.500.761 de las cuales 10.855-9191 será adulta mayor, esto representa 26,8% de
la población total, en contraparte 17,6% serán menores de 14 años. Las estadísticas nos
muestran a un país joven que goza del bono demográfico, pero que no escapará del
fenómeno del envejecimiento humano a nivel mundial. Es importante resaltar que la
tendencia tanto en el mundo como en Venezuela es que para el 2050 habrá más adultos y
adultas mayores que niños y niñas menores de 14 años.

Sin duda que las estadísticas nos revelan los avances científicos, sociales y culturales, tanto
en el mundo como en nuestro país, empero, lo que debería reconocerse como un gran éxito
social en ocasiones, suele percibirse en una sociedad gerontofobica o edadista, como un
peligro debido al gasto – inversión que el Estado debe hacer en pensiones, salud y cuidados
de esta población. Frente a este contexto, se hace necesario aprender a vivir la vejez
plenamente, luchar por erradicar la gerontofobia y el edadismo como practica social y en el
caso de Venezuela, se debe tomar las medidas necesarias hoy, que permitan prepararnos
para enfrentar este fenómeno sin precedente en el mundo.

Cuando hablamos de gerontofobia nos referimos a la adversión y actitudes discriminatorias


que la sociedad, en su conjunto, manifiesta hacia la población adulta mayor. En cuanto al
edadismo, lo vemos como prejuicios y estereotipos relacionados a la edad de las personas
mayores, es considerado como una forma de discriminación igual al sexismo y al
machismo, es tan común que pasa desapercibido.

Estas prácticas las podemos a menudo presenciar, en sitios públicos como privados: En
Hospitales donde se privilegia, se atiende primero a una persona joven que al adulto mayor
al momento de alguna emergencia o de una intervención quirúrgica. En el Metro de
Caracas, donde a diario reciben golpes y empujones en las escaleras y al intentar entrar o
salir de los vagones. De igual manera, se observa la falta de solidaridad de los usuarios de
dicho servicio para ceder un asiento al adulto mayor y ni siquiera se respeta los asientos
azules destinados para estas personas. La indiferencia es total ante esta situación. En el
transporte público terrestre, es terrible la situación por la que atraviesa la población adulta
mayor, especialmente en los cruces de los semáforos donde son gritados por choferes y
transeúntes apurados, y que decir a la hora de reclamar el derecho a la exoneración del

1
Se referencia la edad que toma el IVSS para otorgar pensión y la Ley sobre el Régimen de Jubilaciones y Pensiones (…).

1
pasaje tal como lo contempla el artículo 110 de la Ley de Servicios Sociales. En su mayoría
esta población son insultados por los choferes del transporte público quienes se niegan a
transportarlo. El desprecio de que son víctimas en las Banca Pública y Privada y también
en todos los ámbitos de la sociedad como se reseña a continuación.

(1) En lo Familiar y en los Centros de Atención Geriátrica

La negligencia, el abandono, atropello y despojo de sus bienes por parte de la familia son
algunas de las vivencias que a diario padecen la población adulta mayor. Conocemos casos
en que la familia se desprende de la responsabilidad de cuidar al adulto mayor enfermo o
simplemente de avanzada edad, cargando en ocasiones este compromiso familiar a un sólo
miembro de la familia o dejándolos en total abandono, llegando al extremo de que algunos
adultos mayores han producido infestación de gusanos en pequeñas ulceras. Es importante
mencionar que por desidia de familiares la población adulta mayor queda ciega al
desarrollar cataratas, este padecimiento se puede corregir al practicar una simple cirugía.

En cuanto a los Centros de Atención Públicos y Privados, fungen como depósitos de la


población adulta mayor, donde familiares por diversas razones los llevan y en ocasiones los
abandonan, en muchos de estos centros son atropellados y discriminados como resultado de
la gerontofobia de la que somos víctimas y que nos convierte en victimarios y victimarias.
No olvidemos las ocho (08) adultas mayores que fallecieron (incendio) en un Geriátrico en
el Municipio Chacao. Se conoció que no reunían las condiciones mínimas para un centro de
cuidados, con poco personal y además que algunos de los adultos y adultas eran amarrados
en sus camas. Lo más triste de lo anteriormente mencionado es que no hay respuesta
contundente por parte de las instituciones competentes ante las denuncias realizadas para la
resolución de esta problemática social.

(2) En lo Social

La política social, está dirigida especialmente a la población joven, esto lo podemos


presenciar en los programas sociales (misiones) donde se evidencia algunos avances para
atender a esta población, por ejemplo en la ampliación de la cobertura en pensión a través
de la Gran Misión en Amor Mayor Venezuela y en Barrio Adentro donde existen unidades
de rehabilitación que atiende a un gran número de esta población, sin embargo, existe
abiertamente exclusión para la obtención de vivienda para la población adulta mayor en la
Gran Misión Vivienda Venezuela a pesar de que el artículo 82 de la Constitución Nacional
contempla que toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, otro ejemplo lo
observamos en el Plan Chamba Juvenil donde la edad para ingresar es hasta 35 años y hasta
36 la edad de las y los facilitadores. Nos preguntamos, por qué no crear un Plan Chamba
Vejez Productiva? donde se incorporé a un gran número de adultos y adultas mayores que
manifiesten su deseo de querer trabajar y estén en condiciones para hacerlo, tal como lo
contempla el artículo 80 de la Constitución Nacional. De igual manera, se puede crear un

2
plan que incorpore al jubilado y jubilada, ambos planes ayudarían a la independencia
económica de esta población.

Póliza de salud y funeraria, es imposible adquirir una póliza en estos sectores al cumplir
cierta edad.

Estigmatización de la sexualidad, especialmente en las mujeres. Es fácil observar las


burlas y satanización de las que son víctimas por parte de la sociedad, especialmente, al
enamorarse, relacionarse, exhibirse o mostrar afecto a una persona de menor edad.

(3) En la Política

Se observa invisibilización de la población adulta mayor en la alta dirigencia política de la


Revolución, sólo se mantienen en la palestra algunos que están en el polo opuesto de la
Gerontofobia, es decir, en la Gerontocracia. A menudo se observa como se arremete contra
dirigentes de la derecha no por sus prácticas fascistas, antidemocráticas y maldades
perpetradas en la IV República, sino por la edad, se les indilga epítetos tales como:
carcamanes, dinosaurios, entre otros. De sectores oposicionistas hacia líderes y lideresas de
la Revolución, “vieja, no sé por qué no se muere, debería estar tomando sopa y cuidando a
sus nietos, estos dinosaurios, cacatúa, momia, ya estas viejo para la gracia vete a dormir”.

(4) En lo Económico

Discriminación por cuestiones de edad. En lo laboral, algunas de las causas para negar el
acceso a un empleo las podemos identificar en que se considera a la población adulta mayor
como personas con problemas de salud, con capacidades físicas e intelectuales disminuidas,
lentas y poco productivas, pero además de esto, se busca evitar el pago de jubilación
especial, esto conlleva a la dependencia económica de este grupo etario. Otro ejemplo lo
observamos en la negación de la banca pública y privada para otórgales créditos bancarios.

Frecuentemente pensamos que sólo basta con otorgar la pensión por vejez, no nos damos
cuenta que la población adulta mayor tiene otras necesidades tan importantes como la
económica, por ejemplo necesidades afectivas, especialmente sentir el amor y apoyo de sus
familiares, de salud lo que conlleva a poder vivir una vida plena, de vivienda que garantice
la dignificación de esa población, reconocimiento y valoración por parte de la sociedad,
protección efectiva por parte del Estado ante la vulneración de sus derechos humanos y
fundamentales.

(5) En lo cultural

La ausencia de representación en cine, televisión y teatro de actores y actrices de gran


trayectoria en nuestro país. En ningún noticiero, programa de recreación y entretenimiento
se observa población adulta mayor, sólo en algunos programas de opinión política.

3
Es tiempo de corregir y de erradicar la gerontofobia y el edadismo, ya que en una
Revolución Socialista, Humanista y Cristiana, no puede existir grupos discriminados. Las
estadísticas vislumbran la transición demográfica mundial y en la que Venezuela está
inmersa, por consiguiente, llegó la hora de hacer una verdadera revolución social que
coadyuve a ver a la población adulta mayor como personas, como seres humanos dignos y
transformadores capaces de aportar conocimientos y de entregar toda su experiencia. Se
puede y se debe con el apoyo de esta población construir una base sólida de colaboración
intergeneracional. El Estado, la Sociedad y la Familia, según la Constitución, son los
responsables de garantizar la dignificación de la población adulta mayor y estamos en la
obligación de hacerlo. Rescatemos las enseñanzas de nuestros indígenas donde las ancianas
y los ancianos son valorados, amados y respetados por ser sinónimo de sabiduría.

Socióloga: Ana Nia Alvarez


Especialista en Seguridad Social
Magister Scientiarum en Psicología Social
Universidad Central de Venezuela