You are on page 1of 10

La TREC

Es por ello que estudios hecho por Ellis nos lleva a comprender que ante de que se dé una conducta o respuesta emocional existe
una serie de creencias irracionales que nos genera una reacción , los cuales son producto de evaluaciones que hacemos de una situación
amenazante .

Lega, Caballo & Ellis. (2002). El mismo Ellis afirma que los seres humanos ante eventos desfavorables, deciden sentirse frustrados,
defraudados, tristes y actúan de forma derrotista; todo esto a las creencias irracionales. Este autor postula que el ser humano puede construir
sentimientos y conductas adaptativas al adoptar pensamientos funcionales y racionales. Usando como base esta información Ellis propone
su modelo teórico: la terapia Racional emotiva (TREC).

La TREC, propone el A-B-C Modelo que intenta explicar cómo a partir de una acontecimiento vital(A), el individuo desarrolla una
serie de creencias (B) las cuales pueden ser racionales o irracionales (rB o iB) y que a su vez generan consecuencias emocionales o
conductuales (Ce o Cc). A este, modelo se puede agregar el debate (D) o cuestionamiento de las creencias y los efectos finales Lega, Caballo
& Ellis (2002).

En teoría las creencias irracionales provocan Conductas negativas y conductas disfuncionales.

Por lo cual para Ellis (2003, citado por Tang en el 2011) menciona que estas creencias son absolutistas y carecen de videncias
empíricas de apoyo o están en contradicción con los datos existentes, normalmente cuentan con una premisa irracional (frecuentemente
expresada en forma de debe, debería, tiene que) y de uno o más derivados evaluadores (ej.: Negativa valoración de la persona,
catastrofizacion y los “No puedo soportar esto”. Además producen muchas veces angustia emocional significativa e impiden la felicidad del
individuo y el logro de metas personales significativas.

Según Fernández (2009) nos refiere que las creencias irracionales se caracterizan (1) por ser empíricamente falsa, se puede demostrar su
falsedad por métodos científicos, (2) son disfuncionales ya que producen o pueden producir una patología y (3) son automáticos, están
bien aprendidos que no caemos en la cuenta de su existencia y de su papel mediador en todo lo que hacemos y sentimos

Historia de Terapia racional emotiva


Yo (AE) fundé la terapia racional-emotiva (RET) en 1955 cuando ejercía de psicólogo clínico en Nueva York, aunque había comenzado mi
carrera en el terreno de la terapia a principios de los años 40. El resultado de las investigaciones que realicé por aquella época fue un amplio
trabajo que se tituló: W., Case for Sexual Liberty, con el que gané una reputación en el tema de las relaciones sexuales y maritales. Mis amigos
me consultaban sus problemas sexuales y de relación, y descubrí que podía ayudarles en muy poco tiempo. Decidí dedicarme a realizar un
entrenamiento serio en psicología clínica después de descubrir que no existía ninguna oferta de entrenamiento formal para problemas
sexuales y maritales. Después de conseguir el Doctorado en Psicología Clínica, opté por aprender psicoanálisis, ya que entonces me parecía
la forma de psicoterapia más profunda y eficaz de las que existían. Al principio me gustaba trabajar de psicoanalista, en parte porque me
permitía exteriorizar mis intereses en el terreno de la ayuda y solución de problemas. Sin embargo, el psicoanálisis poco a poco me fue
decepcionando como forma de tratamiento efectiva y eficiente. A principios de la década de los 50 comencé a experimentar con diferentes
formas de terapia, incluida la psicoterapia orientada psicoanalíticamente y la terapia analítica-ecléctica. Pero a pesar de que era más hábil
con mis clientes, no estaba satisfecho de la eficacia de estos métodos. Durante este período de experimentación volví a dedicarme a mi
mayor hobby que era leer filosofía, con el fin de que me ayudara a encontrar una forma de terapia eficaz y eficiente. Una de las principales
influencias que recibí provino de los filósofos estoicos griegos y romanos (e.g., Epicteto, Marco Aurelio). Ellos apuntaban que las alteraciones
psicológicas tenían una causa filosófica. (Dryden y Ellis, 1989 a)

Principales influencias psicológicas


En la creación de la RET tuvieron influencia un gran número de psicólogos. Mi preparación como analista tuvo lugar en la Escuela Kaven
Homey, y fue Homey (1950), con su concepto sobre «la tiranía de los debería», quien primero influyó en mi énfasis sobre la primacía del
pensamiento evaluativo dogmático y absolutista en el desarrollo y mantenimiento de muchas de las alteraciones psicológicas.
Los trabajos de Adler también tuvieron su importancia en el desarrollo de la RET, la RET se ocupa de los significados, valores, propósitos y
metas de las personas; y copia de Adler su interés en la utilización de una enseñanza activodirectiva, la importancia de lo social, la apariencia
humanística y holística, y el empleo de un tratamiento psicológico cognitivo-persuasivo.
En sus 30 años de existencia la RET ha tenido varias modalidades terapéuticas (individual, en grupo, marital y familiar), ha sido practicada
por distintos tipos de profesionales (e.g., psicólogos, psiquiatras, asistentes sociales), con una gran variedad de clientes (e.g., adultos, niños,
ancianos), que sufren de una amplia gama de alteraciones psicológicas. A parte de su utilización en psicoterapia y counseling, los principios
racional-emotivos han sido aplicados a la educación, industria y comercio.
Lo más reciente ha sido su aplicación a la educación pública en la forma de talleres intensivos de nueve horas. A este respecto, está jugando
un papel muy importante en el campo de la psicología preventiva. La RET se practica en todo el mundo, Aunque a la RET se le llamó al
principio «Psicoterapia Racional», siempre utilizó métodos conductuales, así como técnicas cognitivas y emotivas en la práctica de la terapia.
De hecho, yo empleé algunos de los métodos que provenían de los pioneros en terapia conductista (Dunlap, 1932; M.C. Jones, 1924; Watson
y Rayner, 1920), en primer lugar para superar mis propios temores a hablar en público y aproximarme a las mujeres, y en segundo lugar en
la terapia sexual de tipo activo-directivo que practiqué a principios de los 50. Este enfoque conductual activo-directivo continua siendo
fundamental en la RET de hoy en día. (Dryden y Ellis, 1989 b)

Teoría del Modelo A BC de la personalidad

Según David, Szentagotai, kallay & Macavei (2005), para aclarar el rol de los pensamientos en la generación de nuestras emociones y
conductas, Ellis propuso el modelo ABC considerado la piedra angular de la Teoría Racional Emotiva, así como de la mayoría de la teorías
cognitivas. De acuerdo con este modelo, la personas experimentan en sus vidas eventos activadores (A), por ejemplo, el despido del trabajo,
el rechazo de una persona apreciada, el ser tratado injustamente o el que enfrentar algo temido. Estas situaciones son activadoras en la
medida que movilizan en la persona alguna o varias creencias irracionales que previamente había consolidado. (Ellis 1994)

Pues la TREC sostiene que cuando las personas tienen consecuencias emocionales y/o conductuales (C) después de una experiencia
activadora (A), Esta última contribuye, pero no es directamente la causa de C (solo la causa parcialmente). (Tang, 2011).

En la versión de los ABC de la RET para el trastorno emocional, A representa los acontecimientos activadores que sirven como preludio a C,
las consecuencias cognitiva, emocionales y conductuales de A (conocidas frecuentemente como síntomas neuróticos). De acuerdo con la
TRE, Las personas empiezan por intentar alcanzar sus metas (M) en algún ambiente determinado, y se encuentran con una serie de
acontecimientos activadores (A) que tienden a ayudarles a conseguir o bloquear estas metas. Los A que encuentran generalmente sucesos
corrientes o sus propios pensamientos, sentimientos, o conductas relativos a estos sucesos; pero A también puede consistir en recuerdos
pensamientos conscientes o inconscientes sobre experiencias pasadas. cuando molestan, las gente tiende a perseguir y responder de una
forma ineficaz a estas A. Así Bloquean el logro de sus netas debido a: (1) sus predisposiciones biológicas o genéticas, (2) su historia evolutiva,
(3) su aprendizaje social e interpersonal previo, y (4) sus modelos de hábitos predispuestos innatos y adquiridos.

Los acontecimientos activadores nunca existen implícitamente de una forma pura o monolítica, sino que casi siempre interactúan y en cierto
modo incluyen creencias (B) y consecuencias (c). Ellis y Grieger, 1990 b)

La TREC hipotetiza que las reacciones emocionales las dificultades emocionales, son mayormente y específicamente creadas (“causadas”)
por el sistema de creencias en general (B) y especifico de la persona que interpreta sobre el acontecimiento en (A, son creencias racionales
e Irracionales sobre un determinado acontecimiento, esas además causan en la persona consecuencias emocionales y actitudinales o
indeseable (Lega, Caballo y Ellis, 1997).

Tomado de Lega, Caballo y Ellis. (1997). Teoría y práctica de terapia racional emotiva- conductual. Madrid: siglo XXI

Terapia Racional Emotiva y Conductual de Albert Ellis

La terapia racional emotivo-conductual (TREC), se define como un sistema de terapia que ayuda a las personas a vivir mejor, a través del
cual, puede minimizar sus problemas emocionales y sus conductas desadaptadas, lo que le permite autorrealizarse para tener una vida más
plena y feliz. (Ellis y Bernard, 1990)

La Terapia Racional Emotiva de Albert Ellis es de naturaleza cognitiva por lo que se centra en como las personas tienen pensamientos que no
son sanos, realistas, objetivos o constructivos para ellos y que no hacen ningún bien. Pretende modificar nuestra forma de pensar y por lo
tanto de entender la realidad y así cambiar también el cómo sentimos esa realidad.
Estos pensamientos negativos o distorsiones mentales son de carácter autodestructivo, normalmente son afirmaciones caracterizadas por
el pesimismo, autocastigo, el desaliento y la depresión. (Valero, 2013)

Concordando con Ellis, la TREC es un modelo con una teoría clara que explica como las personas tienden a molestarse con facilidad, debido
que considera que las personas son capaces de usar sus pensamientos, emociones y conductas, tanto para limitar el alcance de sus metas,
como también para la construcción de soluciones que resuelvan las dificultades que presenta en la vida.
Para llegar a pensar, sentir, actuar de manera racional, es necesario evaluar cuales son las circunstancias que lleva a una respuesta negativa
ante un problema. Por ello Ellis crea la Terapia racional emotiva para que las personas disminuyan aquellas perturbaciones cognitivas que
limitan a las personas y puedan vivir de manera tranquila y alcanzar la felicidad.

Así una forma de hacer frente a estas distorsiones es aprender a detectarlas ya que las tenemos tan interiorizadas y las producimos con tanta
naturalidad que muchas de ellas pasan desapercibidas. Otro factor que hace que puedan pasar desapercibidas por nosotros es que estas
podemos hacerlas en momento de calma como de ira. Podemos hacerlas incluso en momentos en que creemos estar en posesión de toda la
lógica y razón como si fueran conclusiones coherentes y reales. (Valero, 2013)

Para la TREC la clave de la vivencia personal se encuentra en las ideas que recorren la mente de las personas. Estas Ideas no son Fortuitas, si
no que emanan de las creencias o esquemas que se encuentran en lo más profundo de nuestro pensamiento y que determinan el enfoque
desde el cual observamos el mundo. El mundo no es para todos igual, cada suceso por muy objetivo, se vive de manera totalmente subjetiva,
pues se encuentra teñido por el matiz de nuestras propias concepciones. De esta manera, la TREC adopta un punto de vista constructivista
afirmando que cada individuo construye su propia realidad al interpretarla y valorarla. Reconoce que las creencias previas, son parámetros
a través de los cuales nos evaluamos a nosotros mismos, a los demás y el mundo, determinamos la manera en que nos comportamos y
sentimos. (Dryden,2001)

Ellis (2007) consideraba al ser humano como uno capaz de comportarse racional e irracionalmente. Y Solamente cuando actuamos y
pensamos de manera racional es cuando en verdad nos sentimos felices y efectivos. Tenemos entonces, que la orientación racional emotiva
conductual está compuesta de una teoría de personalidad, un sistema filosófico, unas técnicas para el tratamiento psicológico.

Objetivo de la TREC

El objetivo de la TREC es ayudar a los individuos a eliminar trastornos emocionales que interfieren en sus dos metas básicas: permanecer y
conseguir el máximo de bienestar con el mínimo de dolor. (Navas, 2006)
Entre los aspectos fundamentales del enfoque se encuentran el supuesto de que el pensamiento y la emoción no son dos procesos por
completo diferentes, si no que más bien están sobrepuestos de manera significativa y que a menudo la emotividad desordena puede
mejorarse cambiando la forma en que pensamos. (Risso, 1988)
Para la terapia Racional Emotiva desarrolla por Ellis (1958,2003), la racionalidad ocupa un lugar relevante en la salud mental. Los
pensamientos racionales (ideas o creencias) son definidos como “pensamiento que ayudan a las personas a vivir más tiempo y más felices…”
(Ellis y Grieger, 1990 a).
Se considera que las personas son racionales porque han elegido ciertos proyectos o ideales productores de felicidad, porque utilizan formas
eficaces, flexibles, científicas y lógico empíricas de alcanzar estos propósitos y metas, ya su vez evitan resultados contradictorios o
contraproducentes. (Chaves y Quiceno, 2010)

Creencias Racionales
Según Dryden (1989) Creencias Racionales son cogniciones evaluativas propias de cada persona y con un sentido de tipo preferencial (i.e. no
absoluto). Se expresan en la forma de «Me gustaría», «Quisiera», «No me gustaría», «Preferiría», «Desearía». Los sentimientos positivos de
placer y satisfacción se experimentan cuando las personas consiguen lo que desean, por el contrario, los sentimientos negativos de displacer
e insatisfacción (e.g., tristeza, preocupación, dolor, disgusto) se experimentan cuando no se consigue lo que se desea. Estos sentimientos
negativos (cuya fuerza está estrechamente relacionada con la importancia del deseo) son considerados como respuestas apropiadas a los
acontecimientos negativos que hayan podido ocurrir, pero no interfieren en la persecución de nuevas metas o propósitos. Estas Creencias
son «racionales» por dos aspectos: Primero, porque son relativas, y segundo porque no impiden el logro de objetivos y propósitos
básicos.(Dryden y Ellis, 1989 c).
Las creencias se organizarían evaluando la situación aversiva de forma flexible, por ejemplo, “no conseguir lo que quiero es problemático,
pero no horroroso”; igualmente se podría afrontar la situación desagradable desde la tolerancia, por ejemplo , “no me gusta lo que sucedió
pero puedo soportarlo, o modificarlo si me es posible “, o bien desde la aceptación de sí mismo o de la situación, por ejemplo , “no me gusta
mi aspecto de mi ( de otros o de la situación), pero acepto como es, y si puedo la cambiare”. Este tipo de organización de creencias tiende a
la preferencia y la flexibilidad (Ellis y Grieger, 1990 c).

Creencias irracionales

Por otro lado las Creencias Irracionales se diferencian de las racionales en dos características: Primero, en que son absolutas (o dogmáticas)
por naturaleza y se expresan en términos de «tengo que», «debo», «debería», «estoy obligado a», etc. Y segundo, en que provocan
emociones negativas que interfieren en la persecución y obtención de metas (e.g., depresión, ansiedad, culpabilidad, miedo). Las Creencias
racionales son el fundamento de los comportamientos funcionales, mientras que las Creencias irracionales están a la base de las conductas
disfuncionales de aislamiento, demora, alcoholismo, y abuso de sustancias tóxicas (Ellis, 1982)
Las creencias irracionales hacen parte del modelo teórico propuesto por Ellis que enfatiza en diferentes tipos de contenido esquemático.
Considera a las representaciones mentales y a las creencias como agentes causales del comportamiento. Igualmente en el origen y desarrollo
de los trastornos emocionales, conductuales e interpersonales. (Ellis, 2003).
En contraste, las creencias irracionales se caracterizan porque no se convalidan con la realidad, pueden iniciarse a partir de una premisa
inadecuada y conducir a deducciones imprecisas que no son apoyadas por la evidencia y, a menudo, representan una sobregeneralización.
Toman la forma de órdenes o mandatos, deberes y necesidades que producen emociones inadecuadas como ansiedad depresión. (Chaves y
Quiceno, 2010)
Albert Ellis, a partir de las observaciones que realizo a lo largo de su experiencia clínica, encontró como denominador común que, no eran
los eventos mismos los que desencadenaban estados emocionales, si no la interpretación que los individuos hacían de dichos eventos.
(Chaves y Quiceno, 2010)
Se considera que los pensamientos irracionales son la principal causa de las perturbaciones emocionales, porque son las personas las que
escogen convertirse a sí mismas en neuróticas con su forma de pensar poco realista e ilógica. Lo que se busca es que las personas aprendan
a cambiar sus ideas, pensando hipótesis o suposiciones plausibles, para luego, al experimentar y comprobar que son correctas o incorrectas,
mantenerlas o refutarlas. (Ellis y Lega, 1993)
Por otra parte el hecho de teorizar sobre el contenido y las características de las ideas o creencias irracionales, se fundamentan en la postura
conceptual y los comportamientos interactúan significativamente entre sí. De esta manera, las alteraciones emocionales son cognitivo -
emotivo - conductuales, y para realizar cambios significativos en la personalidad se deben realizar una variedad de cambios persistentes e
importantes en los pensamientos (Ellis, 1997).
Dada la tendencia innata a construir creencias irracionales, es probable que todos los seres humanos produzcan, por lo menos
ocasionalmente, motivos de innecesario dolor emocional para sí mismos generando ideas irracionales ante las circunstancias negativas de la
vida, tales dolencias incluyen las emociones negativas insanas como la culpabilidad, la depresión, la vergüenza, la ira, el dolor y la ansiedad.
Estas emociones negativas insanas pueden ser contrastadas con sus homólogos sanos (pero aun negativos): remordimiento, tristeza,
resentimiento, enfado, decepción, preocupación. Modalidades específicas de creencias irracionales tienden a sostener cada una de las
emociones negativas insanas, la ira ,por ejemplo, implica una premisa absolutista dirigida hacia otra persona y de un derivado evaluador que
adopta la forma de una valoración negativa de la persona (Ellis, 2000).

En su libro “Reason and Emotion in Psychotherapy” Albert Ellis (1962) Elabora una clasificación de 11 creencias irracionales, aunque indica
que no es una lista definitiva, que pueden ser la raíz de la perturbación emocional

1. Los humanos adultos tienen una imperiosa necesidad de ser amados o aprobados por toda otra persona significante en su comunidad.
2. Uno debe absolutamente ser competente, adecuado y exitoso en todas las cosas importantes o, caso contrario, uno es una persona
inadecuada o inservible.
3. Las personas deben absolutamente actuar honradamente y consideradamente y, si no lo hacen, son unos villanos condenables. La persona
es sus actos malos.
4. Es tremendo y horrible cuando las cosas no son exactamente como uno desearía ardientemente que fueran (las cosas deben ser como yo
deseo).
5. Las perturbaciones emocionales son causadas externamente y las personas tienen poca o ninguna capacidad para aumentar o disminuir
sus sentimientos y conductas disfuncionales.
6. Si algo es o puede ser peligroso o temible, uno debe estar constante y extremadamente preocupado por ello y seguir haciendo hincapié
en la posibilidad de que ocurra.
7. Uno no puede enfrentar las responsabilidades y dificultades de la vida y es más fácil evitarlas.
8. Uno debe ser completamente dependiente de los otros y necesitarlos, y uno no puede conducir su propia vida.
9. Nuestra historia pasada es un importante total determinante de nuestra conducta actual y, si algo ha afectado alguna vez fuertemente
nuestra vida, deberá tener indefinidamente similar efecto – un estímulo que me afectó una vez, con toda seguridad tendrá igual efecto si
ocurre en el futuro.
10. Las perturbaciones de las otras personas son horribles y uno debe sentirse sumamente alterado por ellas.
11. Invariablemente debe existir una correcta, precisa y perfecta solución para los problemas humanos y es tremendo si no se puede
encontrar.

Estas 11 creencias abordan diferentes temáticas y exigencias que las personas suelen tener y que las lleva a evaluar las situaciones de manera
poco realista, ilógica y rígida, generando consecuencias disfuncionales.
De estas 11 creencias Ellis destaca 3 de ellas como las más comunes y centrales para la perturbación emocional: creencias irracionales de
aprobación, creencias irracionales de éxito y las creencias irracionales de comodidad (Dryden y Gordon, 2002)

1. Creencia irracional de aprobación: Esta creencia está considerada irracional pues para lograr ser aprobado por alguien es una
meta poco realista, debido a que es imposible que uno no resulta siempre ser simpático o agradable a los demás dado que cada
quien tendrá su punto de vista. Además el necesitar de forma extrema la aprobación genera una preocupación constante por en
lo que uno ha sido aceptado. Aunque uno pudiera alcanzar la aprobación de los demás, eso exigiera una enorme cantidad de
esfuerzo y energía que se tendría que abandonar las propias necesidades la incertidumbre de no conseguir aprobación de los
demás generar un comportamiento inseguro y molesto que perjudicaría sus relaciones con los demás. (Ellis, 1962 a)

2. Creencias irracionales de Éxito: Para recordarse de uno mismo lo valioso se debe ser muy competente y capaz de lograr cualquier
cosa en todos los aspectos posibles. Esta forma los aspectos que se propagan, todos cometemos errores, tenemos debilidades,
defectos y fallamos. Si bien intentar tener éxito y estar motivados para lograrlo es adecuado, el exigirse que se deba tener éxito
conduce directamente a sentimientos de incompetencia e incapacidad pues la persona se desvalorizara ante el primer error.
Forzarse más de lo razonable generara estrés e incluso enfermedades psicosomáticas. El exigirse éxito conlleva a querer ser superior
a los demás, con los que se entra en conflicto con ellos. Además el perseguir el éxito distrae al individuo de su auténtico objetivo
de ser más feliz en la vida. Por último la preocupación de la vida acarrea el miedo al fracaso y a cometer errores, con lo que es más
fácil generar un disgusto por el trabajo y una tendencia real al fracaso. (Ellis, 1962 b)

3. Creencias irracionales de comodidad: Es más fácil evitar que afrontar las responsabilidades, dificultades y el malestar enfrentarlo
es abrumante. Aunque a veces sea más fácil evitar que afrontar situaciones desagradables, esto por lo general trae consecuencias
desfavorables. Las alegrías de la vida se descomponen de situaciones en las que hemos puesto esfuerzo y dedicación. Si bien puede
ser incomodo enfrentar situaciones tensas y difíciles, estas no son insoportables o intolerables(Ellis,1962 c)

A partir de estas tres áreas se derivan tres conclusiones irracionales nucleares como: tremendismo, baja tolerancia a la frustración,
condenación
 El tremendismo se considera como la tendencia a resaltar en exceso lo negativo de un acontecimiento.
 La baja tolerancia a la frustración es la tendencia a exagerar lo insoportable de una situación y calificarla cono insufrible, debido a que la
persona considera que no puede experimentar ninguna felicidad, bajo ninguna circunstancia. Finalmente
 La condenación es la tendencia a evaluar como “mala” la esencia humana, le valor de uno mismos de los demás por los comportamientos
que se realizan. La condena también puede aplicarse al mundo o la vida cuando la persona no recibe lo que cree merecer, de manera
incuestionable (Lega, Caballo y Ellis, 1997)

Es posible que algunas personas persigan sus metas de modo irracional, es decir de manera exigente, absolutista e inflexibles, produciendo
consecuencias psicológicas negativas e incluso trastornos psicológicos, debido al valor aversivo que le asignan a las situaciones. Según la
terapia racional emotiva (TREC), la evaluación irracional se configuran a través de los “debo” y “tengo que”, características dogmáticas que
alteran la consecución de metas y generan emociones y comportamientos disfuncionales.

Ellis observa que las demandas absolutistas (los “tengo” y los “debos”) pueden agruparse en tres clases:
a) Demandas sobre uno mismo (“yo debo...” o “yo necesito...”).
b) Demandas sobre los otros (“él debe...” o “tú debes...”).
c) Demandas sobre el mundo (“el mundo debe...” o “la vida debe...”).
Aunque yo (AE) he reconocido que hay una serie de influencias sociales que están actuando, también he podido comprobar que «...a pesar
de haber recibido una educación muy racional, potencialmente todos los seres humanos podrían convertir sus preferencias individuales y
sociales en exigencias absolutistas e irracionales respecto a (a) sí mismos, (b) a los demás, y (c) al mundo que les rodea» (Ellis, 1984).

ESQUEMAS COGNITIVOS INADECUADOS


DERIVACIONES
tremendismo
Aprobación o afecto No soporatr
Condena
tremendismo
si mismo Éxito o competitividad No soporatr
Condena
tremendismo
Bienestar No soporatr
Condena
tremendismo
Aprobación o afecto No soporatr
Condena
tremendismo
los demas Éxito o competitividad No soporatr
Condena
tremendismo
Bienestar No soporatr
Condena
tremendismo
Aprobación o afecto No soporatr
Condena
tremendismo
El universo Éxito o competitividad No soporatr
Condena
tremendismo
Bienestar No soporatr
Condena
El ABC Emocional de Albert Ellis

Autor: Juven Reguera


Visite su Web sobre TREC
Albert Ellis, creó la teoría del "ABC" emocional, nombre críptico que sirve para facilitar la labor didáctica y educativa de la que
también hace gala Ellis. Trató de establecer las principales "Creencias Irracionales" que mayormente compartimos las personas de las
sociedades occidentales, bien por educación, tendencias biológicas, influencias sociales etc, y que es conveniente combatir para
lograr un mayor desarrollo personal y social.

A) Acontecimiento activador

El Acontecimiento activador es el hecho que nos ocurre o propiciamos que nos ocurra, porque puede provenir tanto del mundo
exterior como de nuestro mundo interior; puede ser algo apreciable a simple vista o algo que no tiene concreción determinada (puede
ser un accidente de carretera o una preocupación por un familiar enfermo o por algo que pueda suceder; una discusión con otra
persona o un problema de relación con alguien a quien se quiere evitar ...)
Es conveniente en este punto procurar atenerse a los hechos de la manera más fiel y objetiva que se pueda, sin realizar excesivas
evaluaciones subjetivas. Se puede utilizar la técnica de comprobación de cámara de video. Supongamos que lo que nos ocurre pasa a
través de una película que visionamos. Intentemos apreciar los detalles del Acontecimiento activador con cierta distancia, como datos
brutos. ¿Estamos siendo objetivos con nuestra anterior apreciación? ¿Estamos exagerando las cosas?

EJEMPLO

A. Hecho activador -
"Mi amante me ha dejado por otro amor".
B. Pensamientos y Creencias

C. Consecuencias Emocionales

D. Debate

E. Respuesta racional
B) Pensamientos y creencias

Las creencias y cogniciones vienen referidas a lo que pensamos o las ideas que nos hacemos acerca del Acontecimiento Activador, de
lo que nos ocurre en la realidad. Todos mantenemos ciertos pensamientos o creencias respecto a lo que nos sucede; aunque, a veces,
los pensamientos son "automáticos", se cruzan por la mente como un "rayo", sin que seamos suficientemente conscientes de ellos.
Por ello, muchas veces, tendemos a considerar que los hechos (acontecimientos activadores) nos "provocan" sentimientos o
comportamientos determinados.
Las creencias pueden ser racionales o irracionales. Las primeras nos ayudan a sentirnos bien o conformes con nosotros mismos,
aunque sean emociones negativas (como una tristeza por una pérdida). Las creencias irracionales suelen ser poco lógicas, no basadas
en la evidencia y de tendencias extremistas, exageradas o excesivamente exigentes para con nosotros mismos o con los demás, lo que
nos puede provocar tanto sentimientos inapropiados (depresión, excesiva culpabilidad, ansiedad, ira etc.) como conductas
autodestructivas (adicciones, violencia, suicidio etc.)

EJEMPLO
A. Hecho -
"Mi amante me ha dejado por otro amor".
B. Pensamientos y Creencias -
"No puedo continuar sin ella/el. Soy un perdedor debido a que me ha dejado. Es terrible que ella/el me haya dejado".
"Nunca encontrare otro amor".
C. Emociones y Consecuencias.

D. Debate

E. Respuesta
C) Consecuencias emocionales y conductuales

Ya consideradas, de alguna manera, anteriormente, son las respuestas que damos a los Acontecimientos activadores. Normalmente
tendemos a pensar que éstos provocan directamente las emociones y conductas. Si así fuera, todos tendríamos el mismo
comportamiento ante hechos parecidos, lo que no es cierto. Ello es debido a que está mediatizado por B, las creencias y cogniciones.
El cambio emocional y conductual, pues, viene en gran medida, determinado por el cambio en nuestra forma de pensar o cómo
interpretamos los Acontecimientos activadores o hechos. Ante un mismo hecho (suspender un examen) se puede responder de
manera diferente: Depresión, tristeza, culpabilidad, decepción, frustración, indiferencia. ira etc. de acuerdo a pensamientos racionales
o irracionales que mantenemos al interpretarlo.

EJEMPLO:
A. Hechos activadores -
"Mi amante me ha
dejado por otro amor."

B. Pensamientos y Creencias -
"No puedo estar sin el ella. Soy un perdedor debido a que me ha dejado. Es realmente terrible que me haya dejado.
Nunca encontrare otro amor."

C. Consecuencias Emocionales.
"Me siento triste. Me siento furioso. Me siento indigno.
Y: No como. No duermo. Bebo demasiado alcohol. Falto al trabajo."

D. Debate

E. Respuestas racionales
D) Debate (de creencias irracionales)
En este punto damos un salto cualitativo, del aspecto descriptivo (A,B,C) a la práctica terapéutica. El Debate lo realizamos para superar
problemas creados a raíz de la interpretación irracional de los Acontecimientos activadores que nos ha llevado a conductas y emociones
inapropiadas y autodestructivas.
Para poder debatir las creencias irracionales primero hay que tratar de llegar a ser conscientes de nuestras creencias irracionales.
Identificarlas, a veces, es más difícil que rebatirlas. Cuando nos ocurre un sentimiento inapropiado o nos comportamos
inadecuadamente a nuestros intereses, es conveniente "rebobinar" hacia atrás y considerar qué pensamientos o creencias irracionales
mantenemos respecto a los hechos. Posteriormente, se debaten las creencias irracionales con preguntas como:

¿Dónde esta la evidencia de que ....?


¿Dónde está escrito o dónde está la ley que dice ..?
¿Porqué esto tiene que ser así ...?
¿Cómo me afecta esta forma de pensar ..?
Se han de utilizar todo tipo de preguntas que contribuyan a poner en tela de juicio o en evidencia las creencias irracionales.

EJEMPLO
A. Hecho activador:
"Mi amor me ha dejado por otro.

B: Pensamientos y Creencias:

"No puedo estar sin el/ella. soy un


perdedor debido a que me ha dejado.
Es realmente terrible.
Nunca encontrare otro amor."

C: Respuestas y Consecuencias
Emocionales:
"Me SIENTO triste. Me SIENTO furioso. Me SIENTO indigno. No puedo comer, dormir, no voy al trabajo. Bebo demasiado alcohol."

D: ¡DISPUTE! ¡DESAFIE! ¡DEBATA!


DESAFIE el autodiálogo irracional
pregunte ¿POR QUE?. . .¿DONDE ESTA
LA EVIDENCIA? ¿DONDE ESTA ESCRITO?

E) Efectividad del debate de creencias

Este punto también entra dentro de lo que consideramos la estrategia para el cambio o la práctica terapéutica.

Si hemos efectuado correctamente la reestructuración cognitiva o cambio de creencias hacia un pensamiento más racional, los
nuevos efectos emocionales y conductuales han de ser menos autodestructivos, nos ayudarán más en nuestros intereses y nos harán
sentirnos mejor con nosotros mismos. No necesariamente hemos de sentirnos más felices, ya que hemos considerado que pueden
existir emociones negativas, pero sí, hemos contribuido a no entrar en un círculo vicioso de problemas que crean nuevos problemas,
como es el caso de una depresión severa o dificultades de adaptación al sentir fuerte ansiedad ante situaciones sociales.
En el ejemplo ilustrativo que hemos considerado, la efectividad del debate nos lleva a sentirnos con más fuerza para reiniciar otra
relación, quizá más positiva, o a considerar la posibilidad de vivir feliz sin necesidad de una pareja, o aprender de los errores cometidos
para corregirlos en el futuro.

FALLECIMIENTO DE ALBERT ELLIS, CREADOR DE LA TREC