You are on page 1of 13

Mis 4 Frases de Oro

Para Llevar a Una


Mujer A La Cama
Hola,

Mi nombre es Luis Caraballo. Instructor en


AtraccionLab. La escuela de habilidades sociales #1
del mundo hispano-hablante.

Te daré un consejo:

Éste pequeño documento, guárdalo bien.

Te enseñaré 4 frases. En apariencia inocentes. No lo


son.

Si quieres convencer a una mujer de irse a la cama


contigo, las necesitas. Rara vez una mujer se va a la
cama con un hombre que no utilice alguna versión de al
menos 3 de ellas.

Usar éstas 4 frases hoy es regla para mí.

Úsalas con cuidado porque


funcionan
¿Cómo di con éstas frases?

Prácticamente por accidente.

Mucho antes de convertirme en instructor de


AtraccionLab… Siempre fui el tipo de hombre que
ninguna mujer quiere cerca.

Soy un tipo normal. Como cualquiera.

Algunas mujeres me querían como amigo. Ninguna quería


nada más.

Siempre fui un romántico. De los que piensa que para


enamorar a una mujer debes regalarle cosas, amor,
tiempo, dedicación.
Curiosamente, ninguna mujer supo apreciar mis
esfuerzos. Esperar por amor me dejó cansado, sólo.
Algo me faltaba. No sabía que era. Pero algo estaba
mal.

Un día dije basta. Dije algo tiene que cambiar.

Empecé a leer libros. Libros sobre psicología. Libros


sobre mujeres. Libros sobre sexo. Libros sobre qué
rayos quieren ellas.

Empecé a probarlo todo.

La mayoría era basura. La mayoría no funcionó. La


mayoría me dejó en ridículo. La mayoría me dejó peor
de lo que estaba…

Hasta que algunas cosas


empezaron a funcionar…
Me tomó años aprender. La idea es que tú puedas
hacerlo mucho más rápido. Por eso éste pequeño libro.

Hoy tengo una relación con una mujer maravillosa. El


tipo de mujer siempre pensé estaría fuera de mi liga.
He salido con modelos, con bailarinas profesionales,
con artistas.

Mujeres que antes no me daban ni


la hora, ahora tienen sexo
conmigo
Hoy tengo un montón de amigas. Tengo amigos que me
invitan a fiestas. Más de 5 millones de hombres han
visto los tutoriales de mi empresa de habilidades
sociales en internet. Enseñar éstas habilidades es mi
nueva pasión. Y realmente creo que podemos cambiar al
mundo si seguimos con éste paso.

No te enseñaré cómo hacer tu relación de noviazgo (o


tu matrimonio) con una mujer funcione. Eso es otro
problema. Un problema difícil.

Lo que sí puedo enseñarte… Es que no importa cómo


luzcas. No importa cuánto dinero tengas en el banco…
Siempre puedes comportarte de formas que hacen una
mujer sienta deseo…

Mis 4 Frases de Oro


Para Llevar a Una
Mujer A La Cama
Enseñarte todo lo que sé en ésta guía es imposible. El
propósito de ésta guía es enseñarte algo que puedas
usar HOY.

Cada frase obedece a un principio, ineludible, del


proceso de seducción femenina.

Lo que significa: Eres libre de cambiar la frase por


una que se parezca más a ti.

Lo que no puedes, es violar el principio.

Si violas el principio detrás de la frase, a esa mujer


que te gusta la pierdes.

Frase Uno: “Toma, anota aquí tu


número”
De mis errores, tal vez el peor fue el pedirle permiso
a una mujer para todo.

Pensaba que para besarla tenía que preguntarle.

Pensaba debía preguntarle a qué sitios le gusta ir.

Pensaba una mujer debía aceptar “ser mi novia” para yo


intentar hacer algo a sólas con ella.

En la realidad, una mujer necesita un hombre que


dirija.

No que la dirija como mujer. No que sea un machista


que le ordene todo.

No me refiero a eso.
Me refiero que cuando se trata de romance, una mujer
quiere relajarse y sentirse femenina. Y sentirse
femenina es algo que sólo puede hacer si tú como
hombre tomas las riendas de tu interacción con ella.

“Toma, anota aquí tu teléfono” Es una excelente forma


de pedirle su número de teléfono. Por la sencilla
razón de que no le estás preguntando nada.

Ella tiene el poder de decirte si, toma. O de decirte


no.

Aun así…

No estás pidiéndole permiso para


hacer que tu relación con ella
avance
Una excelente forma de pedirle el número de teléfono a
una chica es conversar con ella por un rato, hablar de
cosas divertidas, expresar lo bien que te cae.
Expresar lo bien que se llevan. Y luego, como si nada,
decir, “Me caes bien, toma, anota aquí tu número”
mientras ´pones tu teléfono en su mano.

De ésta manera, una mujer no duda sobre si darte su


número está bien o no. De ésta manera, una mujer
siente que puede dejarse llevar. Una mujer siente por
fin que un hombre está a cargo. Una mujer puede al fin
permitirse ser femenina.

Frase Dos: “¿Por qué no me


acompañas?”
Una vez tienes el número de una chica, un importante
siguiente paso es invitarla a salir.

Aquí muchos hombres se equivocan.

Se ponen nerviosos.

Les gana sus ganas de complacer, de preguntar, de


pedir permiso para todo.

O peor. Quieren que todo sea “perfecto”.


Le dan tanta importancia esa
primera salida que transmiten
toda su ansiedad y miedos a la
chica hasta espantarla
El propósito de salir por primera vez con una chica es
el que ambos puedan conocerse mejor. Punto. Nada más.

El propósito no es impresionarla.

El propósito no es enamorarla con la invitación.

El propósito es que la chica acepte salir contigo a


solas.

Y si quieres que suceda, la mejor forma es haciendo


que tu invitación suene lo más casual posible.

Una invitación que no la obligue a decidir si se


siente muy atraía hacia ti o no. Es muy pronto para
eso.

La mejor forma de invitar a salir a una mujer, es con


ésta famosa frase de 5 palabras:

¿Por qué no me acompañas?


No existe manera más casual y sin presiones de invitar
a una mujer a salir.

“Sabes, éste Jueves tengo planeado ir a éste evento…


¿Por qué no me acompañas?”

“Hey, quiero ir a tomarme un café… ¿Por qué no me


acompañas?”

Es una manera elegante de tomar las riendas sin poner


presión sobre sus hombros.

Y lo mejor de todo, es que no existe forma en que te


rechace.

Si dice no, simplemente será porque no puede. Y sin


ningún problema puedes tú repetir la invitación luego.

Nunca quedas como “el hombre al que rechacé”


Nunca quedas como necesitado o en descuento.

Frase Tres: “Hey, no soy tan


fácil. No puedes estarme
seduciendo así”
Éste truco me costó aprenderlo.

Cuando lo hice…

Todo cambió.

Mujeres empezaron a prestarme atención.

Mujeres empezaron a pasar más y más tiempo conmigo.

Mujeres empezaron a decirme “si”, cuando antes me


decían “no”.

El truco es muy simple. Y obedece a lo que hoy


llamamos…

El Principio #1 Del Deseo Humano:


Personas deseamos aquellas cosas que
no tenemos o que podemos perder
fácilmente.
Regálate a una mujer, sin que ella se esfuerce para
obtenerte y la habrás perdido enseguida.

Lo diré de nuevo.

Regálate a una mujer, sin que ella se esfuerce para


obtenerte y la habrás perdido enseguida.

La razón es simple:
Para que tu relación con una mujer progrese, en etapas
tempranas, se necesita una fuerte emoción de DESEO.

Si deseo, la relación no avanza.

Deseo es la emoción que hace una mujer te diga sí.


Deseo es la razón por la que una mujer pasaría tiempo
contigo en vez de con amigos o con otro hombre que la
invita a salir.

Deseo es algo muy distinto a amor. Muy distinto a


cariño. Muy distinto a aprecio. Muy distinto a
admiración. Sí, es bueno que una mujer sienta todas
éstas cosas, pero no al principio. Si no te enfocas en
hacerla sentir deseo, nunca le darás la oportunidad de
apreciarte como hombre ni de apreciar todo lo que
podrías hacer por ella.

Entender esto es clave. A mí me


tomó años hacerlo…
Si estás siempre demasiado disponible para ella… Si
una mujer siente que estás demasiado desesperado…. Una
mujer inevitablemente deja de sentir deseo. Y cuando
una mujer deja de sentir deseo, la pierdes. Nada de lo
que hagas para conquistarla será apreciado.

Frases como…

“Hey, no puedes estarme seduciendo así, no soy tan


fácil”

… Te permiten retomar el control de tu relación con


ella.

Te permiten demostrarle que no estás desesperado.

Te permiten demostrarle que tienes una idea clara de


lo que quieres y que no vas a doblegarte ante ella por
el simple hecho de que sea bonita.

Curiosamente…

¡Éstas son el tipo de frases que


mujeres usan con nosotros!
Mujeres se colocan a ellas mismas en un pedestal, y si
las dejamos, se convencen de que somos los únicos que
debemos esforzarnos por ellas.

Permitir que una mujer actúe así es un error. Como


dije, no apreciará tus esfuerzos. No sentirá deseo. No
valorará el tiempo que has invertido en ella.
“Hey, no puedes estarme seduciendo así, no soy tan
fácil”

Voltear el papel y usar “su propio truco” en contra


funciona. Y funciona de maravilla.

Aquí algunos ejemplos más de frases que puedes usar


para voltear el libreto a tu favor:

“Hey, no puedes estarme seduciendo así, no soy tan


fácil”

“Oye, no intentes besarme, primero tienes que


invitarme a cenar o algo… ”

“Ok, si vas a estarme tocando así, voy a tener que


cobrarte… Son $10 dólares por tocarme el brazo… Me
cotizo caro”

“¿Quieres que te compre un trago? Ok, lo hago si


ladras como perrito tres veces… Y luego mueves la
cola”

Juegos como éstos le demuestran a


una mujer que no eres un hombre
necesitado
Y es muy loco, pero mujeres adoran éstos juegos.

No me creas con sólo leerlo. Esto es algo que sólo


puedes entender si pruebas. Prueba con una amiga si
quieres. Tranquilo, una frase no va a hacer se enamore
de ti. Lo importante es que lo pruebes con una mujer.
Verás cómo sus ojos se iluminan. Verás cómo empiezan a
querer jugar más y más.

Tómatelo como un juego. Una experiencia que le regalas


a la chica. Un juego de nuevas emociones que
despiertas en ella.

Repítelo varias veces… Y si, cuidado, que no te


sorprenda que chicas empiezan a decir “te amo” “quiero
verte” “te necesito aquí conmigo” sin que te lo
esperes.
Frase Cuatro: “Vamos, tienes que
ver esto, vamos… ”.
Muy bien…

Ya aprendiste cómo tomar su número de teléfono. Cómo


invitarla a salir. También cómo voltear el libreto a
tu favor.

No es todo el proceso pero sí son puntos de inflexión


importantes.

Pero falta uno…

El momento de llevar a la chica a


un lugar privado donde puedan
tener intimidad
Generalmente tú casa, la de ella, o un hotel.

No siempre es sencillo. Pero hay un error que lo hace


imposible…

El error que hace imposible una mujer acepte tener


intimidad contigo: Poner toda la presión del momento
sobre sus hombros.

Aquí una lección que cambió por siempre mi vida


sexual:

Una mujer tiene más miedo a lo que piensen sus amigos


sobre ella, que lo que pienses tú sobre ella. Una de
las más grandes preocupaciones de una mujer es el qué
responder cuando sus amigas le pregunten:

“¿Y qué pasó…?”


Si quieres tu relación con una mujer progrese de la
mejor manera, un buen truco es siempre darle una
experiencia que pueda fácilmente explicar con un
“Simplemente pasó”

“¿Qué pasó amiga…? ¿Y tuviste sexo con él…? ¿Cómo


pasó?”
Toda mujer quiere poder responder…

“No sé, una cosa llevó a la otra…


simplemente pasó”
Ninguna mujer quiere sentirse fácil. Mucho menos
gritarle al mundo el que te fue sencillo.

Ninguna mujer quiere sentir que te regaló su cuerpo


fácilmente.

Una mujer no quiere que la juzgues ni tú ni otras


personas.

Y es ésta la razón por la que mujeres se cuidan tanto


de con quién dan éste paso final.

Si eres un hombre que juzga la vida sexual de una


mujer, difícilmente tendrás sexo con ella.

Si eres un hombre rencoroso ante expresiones de


sexualidad del sexo opuesto, difícilmente tendrás sexo
con ella.

El primer paso es aceptar que una


mujer quiere tener sexo tanto
como tú. Quizá hasta más…
El segundo paso, es darle la oportunidad de expresar
sus deseos sin sentirse juzgada.

Por eso el “Ven, vamos a ver películas en mi casa…” es


una invitación a tener sexo tan común. Ambas personas
saben que si nada sale mal, terminarán teniendo sexo.

Para tener sexo con una chica, necesitas estar a solas


con ella en un lugar en donde puedan tenerlo. Y para
que una mujer acepte ir a un lugar así, debes poder
invitarla con mucho tacto. Recuerda, ella debe poder
explicarse ante sus amigas como un “simplemente pasó…

Por eso el truco de invitarla a tener sexo de forma


indirecta… Invitándola a un lugar íntimo donde puedan
ambos estar solos, nada más.
Después de todo, ya en el lugar… el que tengan sexo
dependerá de la dinámica entre ambos…

Le das la oportunidad, además de decirte “no” si por


alguna razón se siente incómoda. Un “no” que no afecta
la relación y que no impide ambos pase un rico momento
juntos.

“Vamos, tienes que ver esto,


vamos”
Es un ejemplo de cómo puedes invitar a un lugar íntimo
a una chica sin despertar sus alarmas.

Ella sabe que pasarán tiempo a solas. Ella sabe que


sexo es una posibilidad. No se trata de engañar a la
chica. Se trata de demostrar sabes hacer tu trabajo:
Hacer que acepte ir a un sitio a sólas contigo.

“Ven, tengo que mostrarte mi colección de películas”

“Ven, voy a mostrarte mi guitarra”

“Ven, compré un oso de peluche gigante. Está en mi


casa, tienes que verlo”

De nuevo, el que tengan sexo o no, sí dependerá de


ella en última instancia.

RECUERDA: SI UNA MUJER DICE NO, ES NO. RETÍRATE,


ALÉJATE UN POCO Y SIGUE CON LO QUE ESTABAS HACIENDO
ANTES. BESÁNDOLA, PROBABLMENTE.

¿Y si no puedes llevarla a tu casa? ¿Y si tienes que


ir a un hotel?

Pues simple.

La invitación del “Vamos, tienes que ver esto” es al


lugar previo al hotel.

Debe ser un lugar íntimo donde puedas besarla mucho.


Tal vez no donde puedas tener sexo con ella. Pero sí
donde puedas calentar las cosas.

Si vas a invitarla a un hotel, hazlo cuando todo esté


muy caliente. Cuando la chica esté bastante excitada.
Y ofrece la opción del hotel como último recurso pues
“esto se nos está escapando de las manos”.

Palabras Finales
Espero hayas disfrutado ésta guía.

En AtracciónLab, nuestra misión es convertirte en un


maestro social. Creemos que todo lo que alguna vez
puedas querer, puedes tenerlo sólo a través de una
persona. Te enseñamos cómo conectarte con esa persona
de la manera más simple y poderosa que existe, siendo
tú.

Oferta Especial
Haz clic aquí para ver una oferta especial que preparé
sólo para lectores de ésta guía.

Te prometo, te vas sorprender.

Related Interests