You are on page 1of 3

Datos sobre el delfín rosado del amazonas

De las cinco especies de delfines que habitan en los ríos, el más popular es el delfín rosado
también conocido como Boto, Boutu o delfín del río Amazonas, debido a que vive en el río
Amazonas. El nombre científico de los delfines rosados del Amazonas es Inia geoffrensis y
pertenecen a la Inea género, parte de la familia Platanistoidea (integrada por las 5 especies de
delfines de río).

delfin rosado amazonasLos delfines rosados no son iguales a los delfines que se ven en el mar, sino
que tienen adaptaciones especiales para su hábitat. De hecho, los delfines de río están
lejanamente relacionados con los delfines del mar pues pertenecen a familias diferentes. Los
delfines oceánicos pertenecen a la familia Delphinidae, mientras que los delfines de río
pertenecen a la familia Platanistoidea como se ha dicho anteriormente.

Entre las especies de delfines de río, los delfines rosados del Amazonas son considerados los más
inteligentes, con una capacidad cerebral un 40% mayor que la de los seres humanos.

Estos delfines viven en el río Amazonas, pero también se pueden encontrar en las cuencas del
Orinoco y la parte alta del río Madeira. A pesar de que son mayormente rosados se pueden
encontrar otros colores en su piel como son el gris claro, rosa o marrón.

Conforman la mayor población de delfines de río que existe porque las otras cuatro especies son
funcionalmente extintas o están en peligro de extinción.

Los delfines de río están entre las especies en mayor peligro entre todos los cetáceos del mundo.
Los delfines rosados han sido clasificados por la Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza (UICN) como especie amenazada vulnerable y recientemente han sido clasificados
como especie amenazada en peligro.

Se alimentan de cangrejos, pez gato, peces pequeños de río y tortugas pequeñas.Como los
cangrejos y tortugas pasan casi todo el tiempo en la parte inferior del río, los delfines rosados se
mantienen nadando mirando hacia el fondo en busca de alimento.

Poseen una característica que les sirve de ayuda para cazar en aguas poco profundas y en las
llanuras inundadas. Se trata de sus vértebras cervicales, las cuales no se encuentran fundidas y
esto les permite mover la cabeza hasta 180 grados.

La caza de peces requiere de algunas técnicas como el pastoreo, donde ellos se sitúan alrededor
de un grupo de peces para concentrarlos, de esta forma logran turnarse para comer. Este
procedimiento es ampliamente utilizado por sus primos oceánicos.
ECOSISTEMA TERRESTRE

la mayoría de seres vivos alrededor del planeta, sea fauna o vegetación, están adaptados para un
hábitat donde predomina el terreno o suelo. Estas zonas se denominan ecosistemas terrestres
dónde de la actividad de los seres vivos se desarrolló sobre la superficie de la tierra llamada
biosfera.

En contraste al acuático, en el ecosistema terrestre los individuos presentan peculiaridades


considerablemente más variadas, esto es debido a los abundantes factores que condicionan a las
especies. Entre estos, los más esenciales son: la disponibilidad de agua, la radiación solar, luz y
nutrientes.

Son aquellos distintos hábitats terrestres alrededor de la Tierra en el que los seres vivos, animales
y plantas viven en el suelo y el subsuelo. La flora y fauna se desarrolla en el propio suelo.

Es uno de los tipos de ecosistemas biológicamente más diversos y ricos qué dependen de la
cantidad de la humedad, la latitud y altitud o la temperatura. Estos últimos factores determinará
su clasificación.

Tipos de ecosistemas terrestres

Aunque existen muchas desviaciones en lo que son las tipologías y su clasificación. Ahora vamos a
enumerar cuales son los principales ecosistemas terrestres:

 Desiertos
 Paramos
 Sabanas
 Bosques
ECOSISTEMA DE LA CIUDAD

Una comunidad de organismos vivos (microorganismos, animales, plantas, seres humano) que
interactúan en un ambiente no vivo, la ciudad. En la ciudad, las calles, edificios, puentes, y otras
estructuras son algunos de los cosas ‘no vivas’ que pueden albergar a su vez microorganismos,
animales y plantas.

Cuando hablamos de ecosistema es mas fácil pensar en un bosque, en el río o en un arrecife de


coral. Ecosistemas creados por la naturaleza. Un ecosistema urbano en cambio es un entorno
creado por el hombre. Ciudades, o pueblos son ecosistemas urbanos. El parque del Retiro en
Madrid, Central Park en Nueva York, Hyde Park en Londres o el parque Güell en Barcelona son
ecosistemas urbanos. Cualquier sistema ecológico ubicado dentro de una ciudad o zona
urbanizada está dentro de un ecosistema urbano.

Los bosques y zonas verdes en el planeta disminuyes, y sin embargo aumentan las zonas urbanas.
El tamaño y número de ecosistemas urbanos no tienen precedentes. Los ecosistemas urbanos
ocupan solo un 2% de la superficie terrestre del planeta, y sin embargo proporcionan hogar a más
de la mitad de la población mundial. La proporción de personas que viven en ciudades es mayor
en los países desarrollados en Europa o América del Norte, más de dos tercios de la población de
Europa, Rusia, Japón o Australia viven en grandes ciudades. Es por ello que ya se han empezado a
hacer estudios y se promociona que las personas no vivan todas en un mismo sitio, sino que se
repartan por las cercanías de la ciudad de modo que también puedan disfrutar de la naturaleza y
estar algo más tranquilos.

Cómo afecta a los seres vivos el ecosistema urbano

Si al ser humano le afecta vivir en una ciudad (por ejemplo si tiene altos índices de contaminación,
frente a vivir en un pueblo o menos poblada) a los microorganismos, las plantas o animales les
sucede los mismo, pero algunos consigen adaptarse al entorno.

En las ciudades se usa luz eléctrica, hormigón, alquitrán, ladrillo, metal, plásticos. Materiales todos
creados por el hombre. Los materiales condicionan el tipo de vida que albergan, por ejemplo las
superficies oscuras como el pavimento almacenan calor durante el día que liberan por la noche.

Esto hace que en las ciudades la temperatura sea superior a zonas más despobladas. Son las
llamadas ‘islas de calor’. Estas características condicionan al modo de crecer de las plantas. Es
curioso ver como la naturaleza se abre camino, incluso en grandes construcciones como los
puentes o las autopistas la vegetación aprovecha cualquier resquicio para crecer.