You are on page 1of 2

TRANSPIRACIÓN DE LAS PLANTAS

Es el transporte y evaporación de agua desde el suelo a la atmósfera a través de las plantas,


principalmente a través de las hojas.

Es un determinante primario del balance energético de la hoja y del estado hídrico de la planta. Este
proceso comprende la evaporación del agua desde las células superficiales en el interior de los
espacios intercelulares y su difusión fuera del tejido vegetal principalmente a través de los estomas
y en menor medida a través de la cutícula y las lenticelas.

FACTORES QUE AFECTAN LAS TASAS DE TRANSPIRACIÓN

Factores de la planta:

- Estomas: Los estomas son pequeños poros en las hojas que permiten la salida de agua y la entrada
de bióxido de carbono. Unas células especiales llamadas células guarda u oclusivas controlan la
apertura o cierre de cada uno de estos poros. Cuando los estomas están abiertos, las tasas de
transpiración aumentan; cuando están cerrados, la transpiración disminuye.

- Capa límite- La capa límite es una delgada capa de aire inmóvil alrededor de la hoja. Para que la
transpiración ocurra, el vapor de agua que sale de los estomas debe difundirse a través de esta capa
de aire estático para alcanzar la atmósfera, donde el vapor de agua será removido por el aire en
movimiento. Entre más gruesa sea la capa límite, menores serán las tasas de transpiración.

- Cutícula- La cutícula es la capa cerosa presente en todos los órganos aéreos de las plantas y sirve
como una barrera al movimiento del agua fuera de las hojas. Debido a que la cutícula está formada
de cera, es altamente hidrofóbica (repelente al agua); por lo tanto, el agua no se mueve fácilmente
a través de ella. Entre más gruesa sea la cutícula, menor será la transpiración.

Factores ambientales:

Temperatura- Las temperaturas elevadas (sobre 30°C) por lo general provocan el cierre estomático,
es decir que se genera una mayor pérdida de agua por parte de las plantas. Esto puede deberse a
un efecto indirecto del estrés hídrico, o a un aumento en la tasa de respiración que puede provocar
un incremento en el CO al interior de la hoja. Sin embargo, en algunas especies las temperaturas
elevadas provocan la apertura de los estomas. Esta apertura conduce a un aumento de la
transpiración, lo que a su vez resulta en la reducción de la temperatura de la hoja.

La temperatura del agua es el factor que controla la presión de vapor del agua. A medida que
aumenta la temperatura, aumenta la presión de vapor de una forma exponencial. La humedad
relativa del aire es un factor importante de la transpiración, en relación a la temperatura del aire.

Humedad relativa- El bajo contenido de humedad en la atmósfera hace que exista una gran
diferencia entre el contenido acuoso de la hoja y el aire circundante, lo cual facilita la transpiración.

Las variaciones de los contenidos de humedad del suelo sobre la transpiración. A medida que
decrece la humedad del suelo y se aproxima al punto de marchitez permanente (1,5 MPa), la tasa
de transpiración disminuye, aunque la disponibilidad de agua en la interfase suelo-raíz, pueda influir
directamente en la transpiración, es más probable que la disminución del potencial hídrico del suelo
cause una disminución del potencial hídrico de la hoja y se produzca un aumento en la resistencia
estomática (disminuye la conductividad), debido a la pérdida de turgencia de las células guardianes
y a un cierre de los estomas, por tanto, la tasa de transpiración disminuye por un aumento de la
resistencia estomática, a medida que el suelo se seca, el potencial hídrico de la raíz disminuye,
compensando en parte la disminución del potencial hídrico del suelo.

Radiación Solar- Los estomas, principalmente, se abren con la luz para permitir que se realice la
fotosíntesis, y esta apertura estomática facilita la transpiración. Un exceso de radiación solar,
incrementa por tanto la transpiración. A niveles elevados de radiación, la respuesta directa a la luz
puede sobre compensar el requerimiento de CO2 para la fotosíntesis y provocar un aumento en la
concentración de CO2 intracelular, el cual sería el principal factor regulador de la apertura
estomática, las longitudes están en el rango del azul y el rojo, con poco efecto en el verde. La luz
azul (longitud de onda entre 430 y 460 nm) fue cerca de 10 veces más eficaz en provocar la apertura
estomática en comparación a la luz roja (630 a 680 nm).

Velocidad del viento- El viento arrastra el vapor de agua que rodea a la superficie de las hojas. Como
consecuencia se incrementa la transpiración. Cuando la hoja está expuesta a viento, y con ello a
una reducción de la capa límite, los estomas pueden cerrase en respuesta a estrés hídrico. A medida
que el potencial hídrico disminuye, los estomas se cierran. Este efecto puede sobrepasar al efecto
de apertura explicado por bajo CO y alta radiación.

El viento puede aumentar la transpiración, reduciendo la capa de vapor de agua estacionario que se
encuentra sobre la hoja, facilitando la difusión. Así mismo, el viento tiene un efecto refrigerante en
la superficie foliar, si la hoja está más caliente que la masa de aire que pasa sobre ella, la hoja se
enfría, en general el viento causa un aumento en la transpiración. Si la masa de aire que se mueve
sobre la hoja está cargado de humedad, la transpiración disminuye, pero si es aire seco, aumenta.

Polución del aire- Las respuestas de los estomas a los contaminantes del aire son complejas y varian
entre especies, concentración, condiciones ambientales y edad (Robinson et al. 1998, Darrall 1989,
). En general, exposiciones de corto plazo al dióxido de azufre (SO ) promueven apertura de estomas
mientras que exposiciones de largo plazo inducen cierre parcial de estos órganos. En contraste, los
efectos de óxido de nitrógeno (NO ) son frecuentemente pequeñas o insignificante. Los efectos del
ozono y estrés oxidativo son igualmente complejos. Bajas exposiciones estimulan una reducción
rápida en la apertura estomática mientras altas exposiciones pueden llevar a la inactivación de los
estomas. En todas estas respuestas la homeostasis de calcio de las células guardianas y la
maquinaria responsable del movimiento de los estomas son afectadas por estos contaminantes ( et
al. 2002). Aún cuando el efecto sobre el control estomático puede ser pequeño por sí misma, puede
traer grandes consecuencias en relación a la sobrevivencia de una planta durante un período de
estrés