You are on page 1of 2

DERECHOS DE LA FAMILIA

Los derechos de la familia son


1. El derecho de todo hombre a fundar una familia a tener los recursos
apropiados para mantenerla;
2. El derecho a ejercer su responsabilidad en el campo de la transmisión de la
vida;
3. El derecho a la intimidad de la vida conyugal familiar;
4. El derecho al matrimonio uno e indivisible;
5. El derecho a creer y profesar la propia fe, y a difundirla;
6. El derecho a educar a los hijos de acuerdo con las propias tradiciones e
instituciones adecuadas, siempre que no se lesionen los derechos de los demás y, en
especial, los derechos de Dios;
7. El derecho a la seguridad física, social, política y económica;
8. El derecho a una vivienda apropiada, para una vida familiar digna;
9. El derecho de expresión y representación ante las autoridades públicas,
económicas, sociales, culturales y ante las inferiores tanto por sí misma como por
medio de asociaciones.

DERECHOS DE LOS PADRES


Entre los derechos legales de los padres se encuentran: tener y
conservar la custodia de sus hijos, tener y conservar la convivencia con
estos, representarlos, administrar sus bienes, escoger de común acuerdo
su educación, ser respetados y honrados por ellos. No obstante, más
que sus derechos legales y educativos, nos interesa hacer mención de
aquello de lo que poco se habla, sus derechos como personas.

Los padres, como cualquier ser humano, son falibles y, por lo tanto,
tienen derecho a equivocarse, no por el hecho de ser padres significa
que tengan que ser perfectos, y lo importante es saber reconocer los
errores que se cometen, pedir perdón cuando sea necesario y aprender
de ellos. Nuestros errores son los que nos permiten crecer como seres humanos, es por esto por lo que no deben
sentirse culpables por cometerlos, pero sí es su responsabilidad hacer todo lo posible por cambiar modos
inadecuados de ser y hacer.

Los padres tienen derecho a disfrutar de la relación con sus hijos. La familia debe ser un espacio para la
autorrealización de todos sus integrantes, por lo que ser padre no debe ser algo vicariante, debe existir gozo en la
relación entre padres e hijos. Los padres deben estar dispuestos a disfrutar de sus hijos y buscar en su compañía la
felicidad.

El hecho de que los niños tengan derechos y de que cada vez se hable más de la
crianza humanizada no significa que no se deban establecer límites. Los padres
tienen derecho a ser la autoridad en el hogar y a fijar normas que guíen a sus
hijos en su proceso formativo. Se trata de que esta autoridad permita educar a
través del diálogo y la reflexión, manifestando con serena firmeza los desacuerdos
cuando hubiere lugar a ello.

Así como es importante que los padres respeten a sus hijos, del mismo modo los
padres tienen derecho a ser respetados y valorados, sin que se les juzgue
duramente o se les vea como personas obsoletas e incapaces de evolucionar; a
que sus hijos los escuchen y valoren su experiencia de vida, permitiéndoles
acercarse para compartir experiencias, pensamientos y sentimientos. Sin
embargo, es necesario tener en cuenta que, para poder exigir respeto, primero es
necesario darlo, pues se trata de una relación de doble vía.
DERECHOS DE LOS HIJOS
1. El niño tiene el derecho, a expresarse libremente y sus padres, la obligación de educarle según su edad, para
que ese derecho, esté apegado a la verdad, para evitarle, todo lo que le puede hacer daño.
2. El niño tiene el derecho, a la libertad de conciencia y sus padres, la obligación de educarle, en que esa
conciencia sea buena y no la que el Estado o la sociedad, quiera hacerle aparecer como buena.
3. El niño tiene el derecho, a elegir libremente a sus amigos y sus padres, la obligación de ayudarle a discernir y
evitar, que sus “socios” sean unos pandilleros.
4. El niño tiene el derecho, a ser guiado y sus padres, la obligación de guiarlo por el camino correcto.
5. El niño tiene el derecho, a no sufrir abusos (sexual, laboral, violencia doméstica, abandono, falta de educación,
alimenticios, etc.) y sus padres, la obligación de hacer lo necesario para protegerlo.
6. El niño tiene el derecho, a recibir a través de los estudios y la formación, los conocimientos que le
permitan prosperar en la vida y sus padres, la obligación de persuadirle, para que estudie aunque no lo quiera
hacer.
7. El niño tiene derecho, a recibir una formación religiosa, cívica y moral, que le permita ser una persona de bien,
para su futura familia y para la sociedad, y sus padres, la obligación de darle esta formación, a pesar de que
la sociedad civil se incline por otros caminos.
8. El niño tiene el derecho, a tener un hogar en orden y un orden familiar y social, y sus padres, la obligación
de dar ejemplo en el orden, instaurarlo y mantenerlo a través de la colaboración familiar.
9. El niño tiene el derecho, a un horario de libre disposición y sus padres, la obligación de conocer en todo
momento su utilización.
10. El niño tiene derecho, a aprender a manejar el dinero para sus gastos particulares y ahorros, y sus padres, la
obligación de conocerlo y corregirlo, si hubiera desviaciones perjudiciales para el niño.