You are on page 1of 2

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA


UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA
DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL
NÚCLEO LA ISABELICA
VALENCIA, ESTADO CARABOBO.

ANÁLISIS TÍTULO III DE LAS OBLIGACIONES


(ARTÍCULOS DEL 1133 AL 1172)

Prof.: Lic. RODRIGUEZ VILLEGAS Estudiantes:

ARGENIS PARRA

HENRY MONTENEGRO

ING. CIVIL
SEMESTRE 8
ANALISIS TÍTULO III DE LAS OBLIGACONES
(ARTICULOS DEL 1133 AL 1172)

La vida en los distintos Grupos Sociales en los que nos desenvolvemos hoy en día, nos lleva a la realización de
distintas actividades que nos conllevan a Contraer Derechos que garantizan el respeto a ello (como en el caso de la
realización de un trabajo, donde tenemos el derecho a Percibir el Salario correspondiente) mientras que por otro lado
tenemos que incurrir en el Cumplimiento de Obligaciones, siendo ello una responsabilidad que asumimos cuando
aceptamos y formamos parte de dicho grupo.

El código civil venezolano dedica una serie de artículos que normalizan estas obligaciones, para de esta forma
garantizar una estabilidad en la sociedad en cuanto al cumplimiento y desarrollo de las distintas actividades y una sana
convivencia entre ciudadanos. Como bien sabemos existen distintos niveles de Obligaciones teniendo cada uno de ellos
un Grado de Responsabilidad, siendo quizá el más conocido el de las Obligaciones Jurídicas, siendo entonces el Poder de
Justicia que esté propuesto y establecido por las normativas del Estado en este caso e código civil venezolano, quien se
encarga de bregar por el cumplimiento de las Leyes Jurídicas que son aplicadas para todos los ciudadanos dentro de un
territorio determinado (Jurisdicción, sobre la cual un organismo tendrá su competencia).

El articulo 1133 define el contrato como un pilar legal fundamental porque son los actos jurídicos más comunes en
nuestra vida diaria, ya constantemente compramos cosas (compraventa), las rentamos (arrendamiento), las prestamos
(comodato), a veces el préstamo es dinero (de apertura de crédito), las intercambiamos (permuta), contratamos o nos
contratan (individual de trabajo; prestación de servicios profesionales),por ende necesitamos un contrato para avalar
legalmente todas estas actividades que realizamos. En ocasiones usamos las palabras contrato y convenio como
sinónimos, pero no es así. Un convenio, en su definición general, es un acuerdo de voluntades que crea, transmite,
modifica o extingue derechos y obligaciones. Hago la aclaración de que es en lo general porque si el acuerdo las crea o
transmite, lo denominamos contrato, si las modifica o extingue, lo denominamos convenio (en sentido estricto).

Los artículos del 1146 al 1154 hablan sobre los vicios del consentimiento, a la hora de hacer un contrato este debe ser
claro, objetivo, puntual, para que a la hora de las partes involucradas no se vean confundidas en cuanto a sus derechos y
obligaciones y de esta forma no llegar a la nulidad del contrato.

Los artículos 1155 y 1156 hablan sobre los objetos del contrato, que dichos fines del contrato deben ser posibles de
cumplir y que sean lícitos, nada de contratos que estén en contra de la ley. Al igual que los artículos 1157 y 1558 hablan
sobre las causas del contrato, que deben ser causas verdaderas, nada de causas falsas que atenten contra la legalidad de
las normas venezolanas.

Lo ideal es que un contrato se elabore de manera personalizada para cada caso en específico, por lo que no es
recomendable copiarlos de otro que se tenga a la mano a menos que las condiciones sean las mismas, ni mucho menos
descargarlo de internet. Es cierto que no siempre va a estar mal hecho, o que tal vez nunca se genere un conflicto
derivado de él, sin embargo no debe dejarse al azar el futuro de la empresa o lo que se esté negociando. Lo mejor es
contar con una documentación sana como lo es el código civil, para de esta forma estar claros a la hora de verse
involucrados en un contrato.