You are on page 1of 4

Práctica Procesal Penal- Pretensión Resarcitoria

Calle Vidal, Paula


1.- Luego de la revisión de la lectura, señala si estás de acuerdo con la propuesta
teórica de que el resarcimiento sea considerado como una sanción jurídico penal.
Señala ¿por qué?
De acuerdo a lo leído, considero que es viable que el resarcimiento sea
considerado una sanción jurídica penal, puesto que esta cristaliza el verdadero
fundamento y/o naturaleza del porqué el derecho penal es restrictivo de derechos
–fundamentalmente la libertad-, y, se entiende su función resarcitoria y de ultima
ratio, en el sentido que el resarcimiento, en el proceso penal, no es de carácter
privado, sino público por lo cual, su naturaleza es diferente a la civil y sólo en este
sentido se podría hablar de una sanción jurídico penal. En esta línea, el
resarcimiento como sanción jurídico penal es de carácter público, porque esta no
obedece sólo a reparar el daño de la víctima en tiempo real y concreto, sino que
el resarcimiento en materia penal, confiere a la norma de un poder disuasorio y
preventivo, en relación a víctimas potenciales y abstractas, lo cual cimienta el fin
preventivo, por antonomasia del derecho penal, que se logra a través del uso del
resarcimiento no sólo como reparador del daño causado objetivamente, sino que
permite, en palabras del autor, “operar aunque no se hubiere causado un daño
resarcible”; es decir, el resarcimiento como sanción jurídico penal no sólo actuará
frente a un daño consumado, sino que también se dará en la tentativa, (en mi
opinión esta característica lo diferencia tangencialmente de la reparación
estrictamente civil, puesto que esta sólo busca resarcir un daño causado
objetivamente, más no se admite en la tentativa). Finalmente considero que se
puede categorizar al resarcimiento como sanción jurídico penal, porque como se
expone en la lectura esta actúa de forma integral, pues busca: reparar el daño, y,
esta reparación está orientada a la satisfacción de los intereses públicos más que
particulares.
2.- ¿Cuál es el contenido de la pretensión resarcitoria? Haga un ejemplo en el
que puedan comprenderse estos contenidos.
El contenido de la pretensión resarcitoria, tiene tres dimensiones: restitutoria,
indemnizatoria y anulatoria. La primera está referida, según la doctrina, a la forma
ideal y primera del resarcimiento, puesto que ésta obedece al contenido in natura
del resarcimiento, ya que, consiste en el restablecimiento total del daño
generado; (por ello se dice que es la primera forma del resarcimiento). No
obstante esta pretensión restitutoria presenta dificultades, por dos motivos:
cuando el bien no se puede resarcir con uno nuevo, porque genera
enriquecimiento para la víctima al no ser el bien igual al dañado, sino de una
cuantía mayor lo que desnaturaliza este resarcimiento (in natura) ,y, cuando esta
pretensión resulta excesivamente onerosa para el responsable. La segunda
pretensión (indemnizatoria) consiste, a diferencia, de la antes mencionada en
reparar el daño materialmente causado en términos económicos que puedan
suplir de forma más práctica este daño; es decir la situación económica es
equivalente a la del daño provocado, en palabras del autor “no se trata de borrar
el perjuicio sino de compensarlo”, lo que supone que, siempre se oriente a la
medida del daño causado la indemnización pecuniaria. La tercera pretensión
(anulatoria); es aquella que busca lograr la nulidad de cualquier acto jurídico
mediante el cual el acusado transfiere bienes (muebles o inmuebles) o títulos
valores que son objeto del delito con la finalidad de restituir de bienes o derechos
al agraviado. Asimismo también funciona para los casos en el cual el acusado
dispone de sus bienes lícitamente para ubicarse en un estado de insolvencia y así
no pagar la reparación civil; incluso en los casos que el tercero sea adquiriente de
buena fe, la pretensión recaerá sobre la contraprestación recibida del tercero de
buena fe.

Ejemplo: Robo agravado de un auto que tenía en su interior una pintura de szyslo.
La victima resulta lesionada de la cabeza y cuello debido a los golpes que recibió
por el agente. El agente finalmente se lleva el auto y el cuadro del famoso artista,
de los cuales el primero es vendido por partes y el cuadro esta por venderse.
Mediante la pretensión resarcitoria primero se deberá de reponer el mismo bien al
afectado, es decir el auto objeto delito. Asimismo, se deberá de monetizar todos
aquellos perjuicios que sufra la víctima a causa de las lesiones y cualquier daño a
sus bienes. Finalmente se deberá anular todo acto jurídico a través del cual el
agente busque transferir el objeto del delito (el cuadro de Szyslo) o disponga de
sus bienes para evadir el pago de la reparación civil.

3.- Conforme a la lectura ¿cuál o cuáles son los principales argumentos para
aceptar que la pretensión penal y la civil (resarcitoria) se conozcan por un mismo
juez penal y en un solo proceso, cuando esta última viene de la comisión de un
delito?
Se tiene, como argumentos principales, como señala el autor -en primer lugar-,
“que al afectar el delito bienes jurídicos vitales de la comunidad, también existe
interés público en la reparación de los daños ocasionados por el mismo, y es este
interés el que justifica que en varios de los ordenamientos jurídicos se faculte al
órgano persecutor oficial, perseguir el resarcimiento en el proceso penal”. Esta
primera idea, nos orienta a situarnos en el contexto del porqué se permite que la
pretensión penal y civil resarcitoria coexistan, teniendo en cuenta que ello es
posible fundamentalmente porque si bien es cierto el daño se efectúa (de forma
concreta) contra la víctima, esta afectación no sólo recae particularmente en ella,
sino también afecta el interés público, por lo cual, -y como segundo argumento- al
comprobarse el delito penal esta persona, puede ser resarcida aun negándose a
ejercer su pretensión resarcitoria, por ello tanto la pretensión civil como la penal
persiguen la certeza del delito, para que se efectúe lo mencionado, y ello deviene
de un fundamento público. En este sentido, y ya habiendo mencionado el
fundamento teórico de la viabilidad de que la pretensión penal y civil coexistan,
mencionaré las ventajas de la acumulación en el proceso penal, entre ellas, la
economía procesal, que es un argumento importante por el cual se justifica a nivel
práctico que ambas pretensiones se unan, como señala el autor “que se resuelva
conjuntamente ambas pretensiones, con la consiguiente economía procesal para
el inculpado, para el agraviado y para la administración de justicia” ; este
fundamento se basa en que sólo se puede lograr economía procesal llevando
ambas pretensiones en un mismo proceso, puesto que esta figura procesal no
sacrifica ningún interés en las partes, y, por el contrario resulta innecesario, llevar
a proceso civil, lo comprobado en el penal. En esta línea la celeridad procesal
ayuda a efectivizar el proceso penal y resarcitorio de forma conjunta, bajo tres
supuestos: eficacia de la prueba y seguridad jurídica, aporte del agraviado en la
investigación del delito, apoyo del Ministerio Público en la pretensión del
agraviado. En conclusión los argumentos mencionados, nos enfocan en los
beneficios que generan que ambas pretensiones se realicen en un mismo proceso
y por el mismo juez, no sólo a nivel de economía procesal, sino que el
fundamento más importante, es que el Ministerio Público puede conducir este
proceso logrando una menor afectación a la víctima, de esta forma se alcanza
otra dimensión de la justicia efectivizada a través del resarcimiento, y, una
satisfacción mayor al daño causado, lo que brinda seguridad jurídica.

4.- Señale algunas conclusiones (dos o más) que le haya dejado la presente
lectura en su formación jurídico penal.
La presente lectura, me ha parecido novedosa, puesto que ha logrado enfocar
una dimensión que no había reflexionado de la justicia en el proceso penal;
teniendo en cuenta que no había reparado en la vital importancia que tiene el
resarcimiento, -en cualquiera de los contenidos mencionados -, en la
efectivizarían del pago de un daño, y, que este pueda ser una forma más cercana
a satisfacer los intereses de las partes, y, de esta manera también se pueda
acceder a la justica, incluso de una forma eficaz.

Otra conclusión que me deja la lectura está referida, en cuanto a la coexistencia


efectiva de dos materias en el derecho, ya que, me resulta desmitificador y un
avance para el derecho que dos materias de índole diferente de quehacer jurídico,
puedan resolver una problemática de manera más económica y efectiva.
Considero que para mi formación jurídico penal, la lectura, en este sentido, me ha
ayudado a profundizar en el fundamento del derecho penal, ya que en el
resarcimiento que se le da a la víctima o al Estado, que aparentemente me
parecía de índole particular, el tamiz de fondo es prevenir a través de la
indemnización y proteger a las víctimas abstractas, así como resocializar a los
que resulten culpables.