You are on page 1of 7

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior

Universidad Nacional Yacambú Cabudare

Nombre: Edgar González

C.I.:21.243.581

Expediente: CJP-143-00279
Las Obligaciones son conocidas como un conjunto de normas que han
regido a la sociedad de generación en generación. En tal sentido, su
aprendizaje no está exento de dificultades, mas estas no son insuperables, si
desde el comienzo se les da la importancia debida. Las obligaciones es
considerada como una relación jurídica establecida entre un acreedor y un
deudor, basada en una causa reconocida por el derecho como fundamento del
deber de cumplimiento de una prestación, y que es exigible mediante una
acción de carácter personal. Dentro de este concepto distinguimos un titular
activo (el acreedor), un titular pasivo (el deudor), y un contenido (la prestación).
Vamos a ver qué requisito tiene que tener esa prestación para que exista una
obligación, así como la tipología de obligaciones que pueden darse. Tiene su
origen en el Derecho Romano y el Código de Napoleón. En un primer plano es
una relación jurídica entre personas, por no ser posible entablar relaciones
jurídicas si entre personas. Tenemos la obligación legal de tal cosa; es porque
existe una norma en algún texto jurídico (ley, reglamento, decreto, código,
etc.), que nos impone la obligación de desplegar o no una determinada
conducta o actividad; que en caso de no ser cumplida nos impone una sanción.
Sabemos que no tendría sentido una obligación legal sin su correspondiente
sanción. En conclusión, no hay una obligación o deber si no hay norma jurídica
que la sustente. El tener o no una determinada obligación o deber legal
depende simplemente de la existencia o no de una norma jurídica que imponga
el deber u obligación. Así de sencillo, nada más. Dentro de las instituciones
jurídicas, la obligación es sin lugar a dudas la que tiene mayor vigencia y el
mayor campo de aplicación, ya que a través de ella, los hombres en sociedad
satisfacen esa infinidad de necesidades que se le presentan en su vida
cotidiana. Existe un tipo de obligación y es conocida como obligación civil que
permite accionar por los mecanismos legales correspondientes, si el deudor
no cumple con su obligación. En tal sentido, Savatier define la responsabilidad
civil como la obligación que incumbe a una persona de reparar el daño
causado a otra por su propio hecho, o por el hecho de las personas o cosas
dependientes de ella. Se debe resaltar el hecho de que Savatier señala la
circunstancia muy importante de que la obligación de reparar el daño compete
no sólo a la propia persona que lo ha causado directamente, sino también
cuando es ocasionado por personas o cosas dependientes de ella. Esta
doctrina distingue dos grandes categorías de responsabilidad civil: la
contractual, que corresponde al régimen de la indemnización de los daños y
perjuicios causados por el incumplimiento de una obligación derivada de un
contrato, y la extracontractual, que comprende el régimen de la indemnización
de los daños y perjuicios causados por el incumplimiento de una obligación sin
que exista ningún vínculo previo, ningún contrato, entre la víctima y el agente
del daño. Tomando en cuenta lo antes expuesto, se toma en cuenta la idea de
Mouchet y Zorraquín Becú, quienes consideran que la relación que se
establece entre personas (sujeto jurídico), al cual una norma asigna
determinadas consecuencias. Por consiguiente, las relaciones sociales que se
presenten, producen consecuencias jurídicas en la cual pueden identificarse
los sujetos que intervienen en la relación. Conforme a ello, la relación
obligatoria requiere estructuralmente la existencia contrapuesta de dos
personas, que ocupan posiciones distintas en dicha relación donde el Sujeto
activo legitimada para exigir una conducta de forma activa. Es más usada por
los autores modernos con el término legal de acreedor. La razón de ello radica
en que dicho término, por sí mismo, acredita a dicha persona que ostenta la
titularidad de un derecho de crédito que puede ejercitar, cuando y como
corresponda, frente al deudor. También existe un sujeto pasivo considerado
como la persona obligada por la relación obligatoria a observar la conducta
prevista en la obligación, cumplir cuanto debe. Persona obligada a dar, hacer
o no hacer. También el deudor. Encontramos determinante la idea de Savigny
quien centra la esencia del fenómeno obligatorio en la sujeción del deudor,
llegando a considerar la posición del acreedor como meramente accesoria. En
el plan de Savigny el estudio de la propiedad y restantes derechos reales
precedía al estudio del Derecho de obligaciones.

En otro orden de ideas tomamos el tema de la prestación la cual


conocemos como como la conducta que se obliga al deudor a realizar a favor
del acreedor, pudiendo ser positiva o negativa. Los sujetos de derecho pueden
obligarse a realizar variedad de prestaciones; sin embargo esa variedad se
puede clasificar en: dar, hacer y no hacer. Sencillamente, toda obligación de
Dar, trae como consecuencia una obligación de Hacer, mientras que la entrega
material de la cosa o ponerlo en posesión de la misma y cuidar de ella hasta
la entrega.

En tal sentido debe tener carácter legal enmarcada en el CC,


enmarcadas en las condiciones de que sea natural, jurídica, lícita, determinada
o definida, y por sobretodo, valorable económicamente. Por otro lado, la
prestación cuenta con un elemento jurídico, en otras palabras, es un elemento
de la doctrina para explicar lo que son las obligaciones; lo cual hace a través
de la figura que se conoce como el vínculo. Este vínculo es el lazo de derecho
que liga al acreedor con el deudor; y explica la sujeción o sometimiento del
deudor a la necesidad de cumplir al acreedor la actividad, conducta o
prestación a que se ha comprometido y el poder jurídico que tiene el acreedor
de obligar al deudor a cumplir mediante la intervención de los órganos
jurisdiccionales. Dentro de estas obligaciones existen LOS SUJETOS (personas),
OBJETO (bienes y hechos) y VINCULO (relación) son los elementos de las
obligaciones

Otro punto significativo también resulta la fuente de estas Obligaciones


definidas como aquellos hechos o actos de la vida real, que enfocados desde
un punto de vista jurídico son susceptibles de producir obligaciones. Todo
hecho del hombre capaz de producir obligaciones es una fuente de obligación;
es decir, que constituye fuente de las obligaciones cualquier acto capaz de
generarlas conformes con la Ley.

Resulta interesante plantear que estas obligaciones poseen


clasificación Clásica y Clasificación Moderna, indagando que son
denominadas clásicas porque fueron las primeras clasificaciones efectuadas
por la doctrina hasta la promulgación del Código Napoleón en 1.804 (el primer
Código Civil). En cuanto a la moderna, se denominan de ésta manera por
cuanto fueron las clasificaciones realizadas por la doctrina a partir de la
segunda mitad del siglo pasado.

Considerablemente las obligaciones tienen carácter jurídico


enmarcadas en el Código Civil de Venezuela, Las figuras jurídicas
contempladas como fuentes productoras de obligaciones se encuentran
establecidas en el Libro Tercero, Título III, Capítulo I (De las fuentes de las
Obligaciones) de nuestro Código Civil; y son las siguientes: 1. El Contrato (art.
1133 y sig. CC). 2. La Gestión de Negocios (art. 1173 y sig. CC). 3. El Pago
de lo Indebido (art.1178 y sig, CC). 4. El Enriquecimiento sin Causa (art. 1184
CC). 5. El Hecho Ilícito (art. 1185 enc. y sig CC). 6. El Abuso del Derecho (art
1185 único ap.) 6. La Ley

Según este código civil de Venezuela la clasificación de las fuentes de


obligaciones están compuestas por El contrato ( Art 1.133 CC), un segundo
elemento conocido como la Gestión de Negocio ( Art. 1173 CC) , el Pago
Indebido ( Art. 1178 CC), y por último el Enriquecimiento sin Causa( Art. 1184
CC).

De una manera general puede afirmarse, sin lugar a dudas, que la


obligación es la institución jurídica que tiene mayor vigencia y un mayor campo
de aplicación, pues a través de ella nace una sociedad que satisfacen las más
variada necesidad de la vida ordinaria. El derecho de obligación tiene como
carácter regular las relaciones patrimoniales entre personas.

En conclusión la responsabilidad civil difiere de la moral, por cuanto esta


última, se relaciona con la conciencia de los actos internos. Por otro lado, las
obligaciones civiles deben estar acordes con la actuación de los sujetos y sus
principios éticos y morales, solo así se tendrá una justificación plena. Así
mismo, se debe tomar con actitud positiva las conductas que el derecho exige,
enfocarnos en que las acciones que realizamos sean correctas, tomando
siempre en cuenta que la vida es la que siempre se verá afectada o
enriquecida dependiendo la actitud ética que asumamos.
BIBLIOGRAFIA

Pittier, E. (2007). Curso de Obligaciones. Derecho Civil III. Tomo I.


Caracas: Universidad Católica Andrés Bello.

Miliani, A (2004) Obligaciones Civiles. Tomo. Y Tomo II. Caracas.


Universidad Santa María.

Las obligaciones en Derecho Civil. Visto el 24/02/2018.


http://moodle2.unid.edu.mx/dts_cursos_mdl/ejec/DE/OD/S02/OD02_Lectura.
pdf.

Código Civil de Venezuela. Visto en

http://www.defiendete.org/docs/de_interes/Leyes/CODIGO%20CIVIL.

Fecha: 25/02/2018.