You are on page 1of 9

Cura del Hígado con depuración y

Medicina China
por K. Laura Garcés G
Salud » Medicina China

Para depurar el hígado y curarlo, hay que entender


cómo funciona y su fisiología específica. El hígado
tiende a poner en circulación la sangre y con ella
enzimas, líquidos extracelular, grasas y demás, Cuando
el hígado comienza a estancar estas sustancias
genera venenos o tóxicos que provocan toda una serie
de desequilibrios y desórdenes en el cuerpo.

La congestión hepática supone estos estancamientos


como los generadores de lesiones en el órgano que
pueden ir desde la manifestación de un edema hasta
causar inflamación, necrosis celular y fibrosis venosa,
enfermedades virales hepáticas, etc.

Esto puede suceder con más frecuencia cuando


patologías del corazón intervienen, como la insuficiencia cardiaca derecha, la cual
puede complicar la lesión hepática y cualquier tipo de hepatitis o enfermedad viral
hepática. En estos casos, se establece una necesidad de cura del órgano para limpiarlo.

Contenidos

 Sintomas de un higado sucio o débi:


 Congestión hepática: cura física y emocional
 Depuración integral hepática

Sintomas de un higado sucio o débi:


Cansancio, fatiga, desórdenes, hormonales, problemas renales y urinarios, impotencia,
cabello graso y caida del cabello, obesidad, grasa abdominal acumulada, problemas
sexuales, problemas de visión, coloración oscura en el párpado inferior, visión borrosa,
miopia, ojos hinchados, ojeras, piel y ojos amarillos, especialmente en la parte anterior
de las manos y la cara, contracturas muculares, cuello rígidom articulaciones y musculo
srigidos, probles de osteoporosis, adormecimiento en piernas o parálisis, personalidad
irritable, Alzheimer, problemas en las encia so dientes, pesdillas, exceso de flatulenia,
digestiones dificiles, pesadillas, colesterol alto, hemorroides, heces de color arcilla,
mareos o desmayos frecuentes, asma, gota.

Congestión hepática: cura física y emocional


La congestión hepática sucede cuando las transaminasas están un tanto elevadas, lo cual
es provocado cuando se ha bebido alcohol aunque sea un poco, o cuando hay una mala
combinación de alimentos que provoca una fermentación digestiva generando alcohol,
lo cual sucede cuando, por ejemplo, se combinan muy a menudo frutas o alimentos
dulces (como sodas, jugos dulces, aguas endulzadas, postres, etc.) con otros alimentos,
ya que el azúcar de las frutas y otros alimentos endulzados fermenta rápidamente la
comida, generando alcohol. La congestión también ocurre cuando se utilizan químicos
o fármacos en exceso (como el paracetamol, antibióticos, etc.), o cuando hay una dieta
desordenada, alta en grasas saturadas y/o deficiente en cuanto a elementos nutritivos.

Si añadimos a lo anterior el factor estrés o tensión, ya sea por el trabajo, la pareja,


familia, etc., o si hay frecuentes enfados o sentimientos de agresión, injusticia o
violencia debido al modo de ver la vida y a un inconsciente manejo emocional, entonces
la congestión hepática se hará mucho más evidente y acentuada.

Cualquier tipo de estrés o presión bloquea de una u otra forma el funcionamiento


hepático, ya que al tensionarse el cuerpo dispone toda su atención en la solución de
aquello que agobia y estresa. Esto es hasta cierto punto normal y saludable, pero cuando
el estrés es repetido y acentuado, el hígado bloqueará crónicamente su actividad y
estará predispuesto a una congestión, lo cual además desencadenara múltiples
patologías dentro y fuera del hígado, afectando otros órganos y sistemas, principalmente
los ojos y los músculos (provocando contracturas, temblores musculares, tics, visión
borrosa, problemas oculares, ojos enrojecidos, etc.), ya que están estrechamente en
relación con las funciones hepáticas, pues dependen de su irrigación sanguínea correcta:
si esta excesiva o insuficiente, los ojos y músculos lo evidenciaran.

A todo lo anterior se le conoce como síndrome de estancamiento del Qi (Medicina


Tradicional China), la cual requiere no solo una cura o depuración alimenticia sino
emocional, lo cual conlleva una dieta especial y un entendimiento de nuevas formas de
apreciar y actuar en la vida, así como de un manejo más consciente y maduro del estrés.

Depuración integral hepática

Dieta:

Baja o nula en grasas animales, dulces, harinas y azucares refinados y productos


chatarra. Se debe beber jugo de mandarina en ayunas o un vaso de agua tibia con el jugo
de un limón exprimido para drenar exceso de mucosidades y toxinas acumuladas en el
hígado, beber dos litros de agua al día y aumentar el consumo de vegetales al vapor.

Si la congestión es fuerte o hay dolor crónico

Se debe realizar una dieta de limpieza de dos días, consumiendo solo uvas o papaya
durante estos días, iniciando en ayunas con dos cucharadas de aceite de oliva extra
virgen y bebiendo dos litros de agua al día.

Infusiones:

Té de boldo (mantener estatus funcional del hígado), salvia (drenar sangre), cardo
mariano, angélica y alcachofa (vitalidad hepática y drenar toxinas). Hay que beber
dos tazas al día, 20 minutos después de comer, eligiendo una de las plantas
mencionadas. Estas plantas ayudaran a drenar el hígado del exceso sanguíneo,
acumulación de toxinas, mucosidades, tejido granuloso o estancamiento enzimático.

Nutrición emocional:

Se debe practicar yoga o ejercicios de estiramiento general del cuerpo para menguar el
estrés y calmar la mente de los excesos del trabajo y concentración, así como de
problemas que le agobian a la mente. Es importante, además, que se cultiven nuevas
formas de ver la vida, cultivar la autoconfianza, practicar meditación, ejercicios de
respiración y aprender a reaccionar ante las experiencias sin resistencia y obstinación,
dejarse fluir y rescatar lo que cada experiencia nos ha venido a enseñar como alimento a
nuestra madurez emocional.

Masaje:

El masaje es un complemento muy apropiado para bajar el estrés y ayudar al cuerpo a


nivelar su energía e irrigación sanguínea general. El masaje oriental Chi-Nei Tsan es
uno de los mejores masajes para regular emociones, desbloquearlas y ayudar a
equilibrarlas.

Medicina Tradicional China: el conjunto


funcional Hígado
por FEMTC
Salud » Medicina China

7 Comentarios

Según la Medicina Tradicional China


existe una profunda relación entre los
órganos internos del cuerpo y las
funciones corporales. Así, la teoría de
los órganos internos apunta a la
representación de las relaciones
funcionales y a la total integración de
las funciones corporales, emociones,
actividades mentales, tejidos, órganos
sensitivos e influencias
medioambientales.
Si tomamos al Hígado como ejemplo, veremos que desde la Medicina Tradicional
China se entiende a cada órgano como un complejo sistema que acompaña a su
entidad anatómica y su correspondiente emoción, tejido, órgano sensorial,
emoción, color, clima y otros. El órgano no es pues algo meramente anatómico y
material, sino una descripción sistemática de las funciones fisiológicas, los cambios
patológicos y las interrelaciones del conjunto del cuerpo.

Contenidos

 Hígado, naturaleza y cuerpo humano


 Características:
 Funciones
 Insuficiencia de Sangre
 Estancamiento de Sangre
 Algunos de los síntomas de bloqueo pueden ser:

Hígado, naturaleza y cuerpo humano


Según el sistema de correspondencias en MTC el Hígado se relaciona con la
primavera, el color verde, el viento, los ojos, los tendones, la ira…

La estación que corresponde al Hígado es la primavera, en la práctica es muy


frecuente ver los desequilibrios del Hígado agravarse en primavera. Esto se explica
probablemente por el hecho de que la energía asciende y es muy activa: en primavera,
la energía creciente se despliega súbitamente y puede agravar un desequilibrio del
Hígado y causar un ascenso excesivo del Qi (energía) de Hígado.

Características:

 El color de la cara de una persona con desequilibrio del Hígado es a menudo


verdoso.
 El viento afecta de manera evidente a las personas que sufren un desequilibro
hepático.
 El Hígado nutre los ojos y los tendones.
 Si el Hígado se estanca o si se rebela puede provocar a menudo la ira.

Pero todas estas correlaciones no dependen únicamente del Hígado, según la Medicina
Tradicional China (MTC) el cuerpo humano es un conjunto. Por ejemplo, los ojos
tienen que ver con el hígado, aunque no significa que sea el único órgano que les afecta,
por ello, no todos los problemas oculares están relacionados con él.

Funciones

Según la MTC el Hígado almacena sangre y garantiza el movimiento uniforme del


Qi en todo el cuerpo. Entre otras funciones, controla los tendones, se manifiesta en las
uñas, se abre en los ojos y alberga el alma.
La función de almacenar sangre se parece, en parte, al contemplado por la Medicina
Occidental. El Hígado almacena la Sangre y regula la cantidad de ella que circula según
el grado de actividad física. En caso de actividad dirige el flujo sanguíneo hacia la
periferia, a los músculos o donde se necesite y controla el reflujo de la Sangre en caso
de reposo (centralización).

Si se altera esta función, puede aparecer insuficiencia, estancamiento de sangre o un


flujo irregular:

Insuficiencia de Sangre

Ojos secos y pérdida de la visión (los tendones del cristalino no tienen fuerza para
acomodarse)
Tendones mal nutridos: calambres, falta de fuerza muscular, hormigueos, parestesias
Astenia

Estancamiento de Sangre

Siempre hay dolor (característica del cualquier estancamiento)


Dismenorrea
Menstruación dolorosa con coágulos

La garantía del movimiento uniforme del Qi presenta tres aspectos:


Regulación del movimiento del Qi
Estabilidad del estado emocional
Asistencia a la función digestiva mediante su función Hepatobiliar

Regulación del movimiento del Qi: el Hígado asegura un flujo del Qi uniforme en
todo el organismo al mantener libres sus vías de paso. Esta función permite que todos
los Órganos funcionen debidamente, ya que su Qi (y la Sangre) circularán en la
dirección correcta.

Energía: desequilibrio y bloqueo

Un desequilibrio de Hígado puede alterar esta función dando lugar a un estancamiento


o bloqueo del Qi cuyas manifestaciones variarán en función del área o Órgano(s)
afectado(s) – labilidad emocional, desajustes digestivos o circulatorios, alteración de la
menstruación para nombrar los más importantes.

Algunos de los síntomas de bloqueo pueden ser:

Inestabilidad emocional
Dolor y distensión en tórax, en hipocondrios, en pechos, en epigastrio (bajo vientre)
Nudo histérico ("nudo en la garganta", "bolo histérico")
Estreñimiento
Menstruación dolorosa con coágulos

Cuando se agrava el bloqueo y frecuentemente es desencadenado por un disgusto o


ataque de ira, el movimiento de Qi de Hígado puede realizar un ascenso repentino
arrastrando Qi y Sangre a la cabeza:
Cara roja, dolor (cefalea) ojos hinchados e irritados, irritabilidad
Hemorragias altas (nasales, hemoptisis, derrame cerebral)
Sincope

Otra posibilidad es que el Qi se dirige mayoritariamente a Bazo/Estómago produciendo


síntomas de disfunción digestiva.

Otras reacciones

El Hígado estabiliza el estado emocional: Un movimiento irregular del Qi o estado


emocional alterado puede resultar en unas reacciones inadecuadas a los estímulos del
entorno, un comportamiento desequilibrado y una disociación entre el individuo y el
entorno. En particular afecta la capacidad de planificar y tomar decisiones. Se
manifiesta por labilidad emocional, irritabilidad y estados depresivos.

El Hígado tiene función hepatobiliar: La MTC considera la bilis como un sobrante


del Hígado. El Hígado envía bilis a la Vesícula Biliar, que la almacena y la cede para
ayudar a la digestión (particularmente de las grasas). En funcionamiento normal, esta
función del Hígado secunda la función digestiva, y la digestión es normal. En caso de
no producir o segregar suficiente bilis por alteración del Hígado se manifiestan síntomas
como Ictericia, Eructos y Anorexia.

El Hígado gobierna los tendones y las uñas: modifica la elasticidad. La alteración


tiene que ver con el aspecto de la nutrición por parte de la sangre de Hígado. La
disfunción produce falta de nutrición manifestándose en: rampas, calambres,
hormigueo, tendinitis repetitivas. La función hepática de almacenar y guardar sangre se
manifiesta en las uñas: Siendo el caso normal las uñas rosadas, relucientes y resistentes.
Se presentan alteraciones del Hígado en uñas quebradizas, blandas, deformadas, sin
brillo y con estrías.

Fuente: Escuela Superior de Medicina Tradicional China

El Hígado se abre en los ojos y controla las lágrimas

El Hígado se manifiesta en los ojos


El Hígado se abre en los ojos
El ojo es el órgano sensorial conectado al Hígado.
La nutrición y la hidratación de la Sangre de Hígado proporcionan a los ojos la
capacidad para ver.
Si la Sangre de Hígado es abundante, los ojos estarán lubricados y la visión será
buena.
Si hay una insuficiencia de Sangre de Hígado, puede haber visión borrosa,
miopía, «moscas volantes», daltonismo o sensación de sequedad y de
tener arenilla en los ojos.

En el capítulo 10 de las Preguntas sencillas dice:

«Cuando el Hígado recibe la Sangre, los ojos pueden ver...»

Y en el capítulo 17 del Eje espiritual:

«El Qi de Hígado se extiende hasta los ojos;


cuando el Hígado goza de buena salud, los ojos pueden
distinguir los cinco colores»

En el capítulo 37 del Eje espiritual dice:

«El ojo es el órgano sensorial perteneciente al Hígado»

Y en el capítulo 4 de las Preguntas sencillas:

«El Hígado corresponde al Este y al color verde, y se abre en el ojo»

Si el Hígado tiene Calor, los ojos pueden estar inyectados de sangre y pueden
doler o quemar.
Si hay Viento interno de Hígado, el globo ocular puede desviarse hacia arriba y
moverse involuntariamente (nistagmo).

El Hígado no es el único órgano que afecta a los ojos.

Además del Hígado, otros órganos (tanto Yin como Yang) pueden afectar a los
ojos; en concreto, el Corazón, los Riñones, los Pulmones, la Vesícula Biliar, la
Vejiga y el Intestino Delgado.
En el capítulo 80 del Eje espiritual dice:

«La Esencia de los cinco órganos Yin y de los


seis órganos Yang fluye hacia arriba
para irrigar a los ojos»

En especial, la Esencia de los Riñones nutre los ojos, así que muchas
enfermedades crónicas oculares están relacionadas con el declinar de la Esencia
de Riñon.

El Corazón está también muy estrechamente ligado a los ojos.


En el capítulo 80 del Eje espiritual dice:

«Los ojos reflejan el estado del Corazón, que atesora la Mente»

Y en el capítulo 81 de las Preguntas sencillas:

«El Corazón concentra la Esencia dé los cinco órganos Yin,


y esto se manifiesta en los ojos»

Por tanto, los ojos reflejan también el estado de la Mente y del Corazón.

En conclusión, los Riñones y el Corazón son los otros dos órganos Yin —además
del Hígado— que más íntimamente relacionados están con los ojos.

El Fuego de Corazón puede causar dolor y enrojecimiento de los ojos, y la


insuficiencia de Yin de Riñón puede dar lugar a una disminución de la vista y a
sequedad de ojos.

El Hígado controla las lágrimas

Las lágrimas son el líquido relacionado con el Hígado.

En concreto, se relacionan con el Hígado las lágrimas basales (que lubrican los
ojos) y las lágrimas reflejas (que se producen cuando un cuerpo extraño entra en
el ojo), y no tanto las lágrimas emocionales.

Por ello, una insuficiencia de Sangre de Hígado o de Yin de Hígado puede


provocar sequedad de ojos, mientras que un ascenso de Yang de Hígado puede
dar lugar a ojos acuosos.

Resumen de sintomas:

 Sangre de Hígado normal: buena visión.


 Insuficiencia de Sangre de Hígado: visión borrosa, miodesopsias
(«moscas volantes»), miopía, ojos secos y arenosos.
 Insuficiencia de Yin de Hígado: ojos secos y arenosos.
 Estancamiento de Sangre de Hígado: dolor en el globo ocular.
 Ascenso de Yang de Hígado: ojos acuosos.
 Fuego de Hígado: ojos secos e inyectados en sangre (pueden también
estar rojos, hinchados y doler).
 Viento de Hígado: globo ocular que se mueve.
 Declive de la Esencia de Riñón: problemas oculares crónicos.
 Fuego de Corazón: dolor y rojez de ojos.
 Insuficiencia de Yin de Riñon: disminución de la agudeza visual y
sequedad de ojos.

CUIDADO Y LIMPIEZA DEL HIGADO

La mejor forma de tratar al hígado y preparar una limpieza del mismo, va por el cambio de
dieta, evitando todo lo que es industrializado, seguir una dieta con muchas frutas y verduras.
Está prohibido consumir grasas, frituras, mayonesa, carnes frías y productos preparados con
harina. Después de llevar a cabo el programa de desintoxicación que se detalla a continuación
durante 7 días el hígado comenzará su recuperación:

Alimentos recomendados: Rábanos y betabel frescos preparados como ensalada que ayudan a
desinflamar y desintoxicar el hígado.
A media mañana se tomará un vaso de jugo de zanahoria recién exprimido.
Jugo de toronja natural, que se beberá antes de la comida o en ayunas. Jugo de limón diluído
en un vaso de agua tibia que se bebe en ayunas.
Una o dos cucharadas de aceite de oliva tres veces al día, que puede beberse solo o mezclado
con jugo de limón.
El cardo mariano es uno de los mejores remedios para desintoxicar el hígado, se pueden tomar
las hojas de esta planta en ensaladas o preparadas en infusión.
La alcachofa, es el remedio natural para el hígado, se licuan tres hojas de alcachofa en un vaso
de agua y se bebe este licuado después de cada comida.
El té de diente de león, es ideal para desintoxicar el hígado, del cual se tomarán tres tacitas al
día. También se tomarán tres o cuatro tabletas de boldo después de cada comida.
Evitar alimentos grasosos, chiles guisados, chocolate, crema, mantequilla, medicamentos.