You are on page 1of 2

CAUSAS DE ESTRÉS

Las causas del estrés son muy variadas. Según tu situación, casi todo puede
causarte estrés, si bien está demostrado que el trabajo, las finanzas personales,
las relaciones, el entorno, cambios y pérdidas personales y tu interacción con los
demás pueden ser causa importante de estrés.
Existen causas externas (los llamados sucesos vitales, que a continuación
enumeramos) y causas internas (cansancio, cambios hormonales, falta de forma
física, pensamientos negativos, etc.).
La relación entre estrés y enfermedad es directamente proporcional.
A continuación, te presentamos un sencillo cuestionario que puede ayudarte a
cuantificar y evaluar tus riesgos, desde el punto de vista de los sucesos externos:

Acontecimiento Valor
Muerte de la pareja 100
Divorcio 73
Separación de la pareja 65
Muerte de un pariente cercano 63
Accidente o enfermedad 53
Matrimonio 50
Despido o graves problemas laborales 47
Reconciliación conyugal 45
Jubilación 45
Problemas de salud en la familia 44
Embarazo 40
Dificultades sexuales 39
Llegada o partida de un hijo 39
Cambio en el marco laboral 39
Modificación de tu situación económica 38
Muerte de un amigo 37
Cambio de puesto profesional 36
Préstamo financiero importante 31
Cambio de responsabilidad en el trabajo 29
Éxito excepcional 28
Cambio de hábitos 24
Dificultades con los superiores 23
Cambio de residencia 20
Cambio en las aficiones, las actividades sociales, religiosas o 19
espirituales
Cambios en los hábitos de sueño 16
Vacaciones 13
Navidad 12
Puntuación Total

A mayor puntuación, mayor riesgo de aparición de enfermedades y trastornos


relacionados.
Las estadísticas muestran que si tienes una puntuación de más de 200 puntos
presentas un 50% más de riesgo de contraer enfermedades, y hasta un 80% más
si tu puntuación supera los 300 puntos.
Sin embargo, la estadística no siempre se cumple… ¿Por qué?
Porque existen mecanismos a nuestra disposición que permiten superar las
barreras, disponer de unas mayores habilidades para enfrentar los problemas y
finalmente salir victoriosos en nuestra batalla contra el estrés… en tres sencillos
pasos.
 Primero, identificar las causas u orígenes del estrés.
 Segundo, entender que tu personalidad y la forma en cómo te enfrentes a
los problemas también influye (y decisivamente) en tu nivel de estrés.
 Por último, entender y escuchar a tu cuerpo, aprender las señales y alertas
que emite, y utilizarlas para recuperar el control y darle la vuelta a la
situación.
En Nascia te acompañamos en este camino y te proporcionamos las armas
necesarias para el tratamiento del estrés y de la ansiedad con métodos objetivos y
resultados a corto plazo.