You are on page 1of 31

PROPIOCEPCIÓN DE HOMBRO Y SU APLICACIÓN EN LA

TERAPÉUTICA.
1. 1. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 1
Universidad Nacional de Mar del Plata Facultad de ciencias de la salud y trabajo social
Lic. en Terapia Ocupacional PROPIOCEPCIÓN DE HOMBRO Y SU APLICACIÓN EN
LA TERAPÉUTICA.
2. 2. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 2 Índice
Capítulo 1: Introducción…………………………………………………………… Pág. 3
Capítulo 2: Propiocepción y Hombro…………………………………………Pág. 5
Capítulo 3: Alteraciones Propioceptivas y Musculares……………..Pág. 7 Capítulo 4:
Herramientas para el Abordaje Terapéutico…………..Pág. 9  Técnicas de Facilitación
Neuromuscular Propioceptiva  Myofascial Release  Vendaje Funcional o Tapping 
Estimulo vibratoria  Powerball Capítulo 5: Entrenamiento del Sistema Propioceptivo
en Lesiones de Hombro… Pág. 18  Propiocepcion y Fuerza  Entrenamiento
Propioceptivo y Flexibilidad  Entrenamiento Propioceptivo y Coordinación Capítulo 6:
Casos
Clínicos……………………………………………………………………………….Pág. 23 
Artroplastia de Hombro  Luxación Anterior Glenohumeral  Fractura Proximal de
Humero  Lesiones del Manguito Rotador
3. 3. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 3
INTRODUCCIÓN El complejo articular del hombro es frecuentemente utilizado en las
distintas actividades que hacen al diario vivir de las personas, que involucran a las
articulaciones en distintos y variados movimientos y descargas de pesos. La
complejidad anatómica característica de la articulación del hombro hace que esta sea
bastante vulnerable y que este predispuesta a un gran número de patologías. La
articulación del hombro es la articulación con mayor movilidad del cuerpo, es
imprescindible que la misma se encuentre en óptimas condiciones para permitir al
hombre direccionar y posicionar la mano en el espacio según sus requerimientos en
las distintas actividades que hacen a su vida. Debido al alto requerimiento de esta
articulación, las terapistas ocupacionales consideramos importante en el área de
rehabilitación trabajar todas las estructuras teniendo en cuenta al sistema
propioceptivo para lograr la mayor funcionalidad del paciente. El sistema propioceptivo
está formado por una serie de receptores que son los encargados de informar al
cerebro acerca del estado de nuestros músculos y articulaciones, para que éste a su
vez dé una respuesta determinada (de movimiento, de compensación, etc.). Estos
receptores son: el órgano tendinoso de Golgi, el huso muscular y los receptores
articulares; los mismos responden al estiramiento, la contracción y la presión. Estos
receptores envían la información al sistema nervioso central, que será el encargado de
procesarla y emitir las respuestas apropiadas. La propiocepción mantiene la
estabilidad articular, proporcionando el control del movimiento deseado gracias a la
coordinación apropiada de la coactivación muscular (agonistas – antagonistas),
atenuando las cargas sobre el cartílago articular.
4. 4. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 4 Es
entonces, la mejor fuente sensorial para proveer la información necesaria para mediar
el control neuromuscular y así mejorar la estabilidad articular funcional. Actualmente,
más allá de reconocer la importancia de la influencia de la propiocepción en la
rehabilitación de miembro superior, cabe destacar que no existen investigaciones
especificas del papel de la misma en la rehabilitación de hombro.
5. 5. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 5
PROPIOCEPCIÓN Y HOMBRO El tratamiento del paciente con un hombro
traumatizado representa un desafío para el Terapista Ocupacional. Es necesario
conocer el mecanismo productor de la lesión y las características de cada paciente
desde el punto de vista de su genética. La articulación glenohumeral es una
articulación incongruente, la cabeza humeral es mayor que la glena y un anillo
fibrocartilaginoso localizado en el reborde glenoideo aumenta la superficie articular.
Posee una superficie cóncava poco profunda que se articula con una superficie más
convexa, perdiéndose así la relación articular que se presenta más inestable. El
movimiento de una articulación incongruente no es de rotación alrededor de un eje fijo,
sino de deslizamiento sobre un eje de rotación que se traslada permanentemente. La
cápsula debe ser flexible para que pueda extenderse durante el deslizamiento. En este
tipo de articulación los músculos no sólo deben moverla sino proporcionarle
estabilidad. Por lo tanto se debe trabajar en el fortalecimiento de los músculos
involucrados con ejercicios específicos y progresivos, y la reeducación propioceptiva
particularmente de cadena cerrada y un plan funcional que incluya a todo el miembro
superior. En el año 2009 Myers y Oyama1 , mediante una extensa revisión
bibliográfica sobre lesiones de hombro y su rehabilitación, discuten las adaptaciones
del sistema sensoriomotor después de la rehabilitación de hombro. En dicha revisión
incluyeron como palabras clave los conceptos de reposicionamiento, ejercicios de
cadena cinemática cerrada, facilitación neuromuscular (FNP) y activación muscular.
Tras dicha revisión los autores concluyeron que la rehabilitación sensoriomotriz
después de una lesión de hombro es crucial, y que el sistema sensoriomotor, es de
hecho, entrenable. Ellos afirman que es imprescindible que en todos los programas de
rehabilitación de hombro, debiera incluirse un programa de entrenamiento
propioceptivo, mediante ejercicios de cadena cinemática cerrada y mediante diferentes
elementos y dispositivos (gomas, elásticos, pelotas, etc.), desde las primeras fases del
tratamiento. 1 Valenzuela, C. Galleguillos, M. “Descripción de la Funcionalidad de
Hombro en Pacientes Operados Ortroscopicamente por Inestabilidad
Anterior”.Director; Antúnez Marcela. Tesis de Licenciatura en kinesiología. Universidad
de Chile. Facultad de Medicina. Chile. 2009
6. 6. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 6 Estudios
realizados Myers y Cols2 (2008) establecen que la propiocepción se compone de tres
submodalidades: posición articular, kinestesia y sensación de resistencia. Dicho de
otro modo, gracias a la propiocepción es posible censar la posición de una articulación
en el espacio, el movimiento y la fuerza que en ella se generan. La información
mecánica, viaja al SNC donde es integrada con la información de otros niveles del
sistema nervioso, para luego desencadenar respuestas motoras que estabilicen una
articulación o generen patrones de movimiento coordinado en un proceso de
retroalimentación o feedback. En respuesta al aumento de la carga o en forma
anticipatoria al movimiento ocurre una activación inconsciente de los estabilizadores
dinámicos; esto se denomina control neuromuscular. La fuerza dada por la
coactivación de grupos musculares antagonistas es de vital importancia para la
estabilización dinámica. En el plano transversal el músculo Subescapular contrarresta
la contracción del Infraespinoso y redondo menor, mientras que en el plano frontal, el
deltoides contrarresta a los músculos inferiores del manguito rotador. La compresión
articular resultante, más el balance de fuerzas provocado, mejoran la congruencia
articular, centralizan la cabeza humeral y de esta forma previenen su excesiva
traslación. El manguito rotador con su inserción común sobre la cápsula articular
provee un importante componente de tensión capsular dinámica: cada vez que se
produce contracción muscular la cápsula es tensada, lo que le da mayor estabilidad a
la articulación durante el movimiento. Alteraciones propioceptivas y musculares
Cuando los estabilizadores estáticos y dinámicos de hombro se lesionan, ocurren
cambios mecánicos en la articulación. La disrupción de los estabilizadores mecánicos
va a disminuir la estimulación de los mecanoreceptores capsulo-ligamentosos y
musculo tendinosos, afectando la propiocepción. La perturbación de la información
propioceptiva altera el control neuromuscular, afectando los programas motores y los
patrones de reclutamiento muscular, y por lo tanto la estabilidad dinámica articular. La
sensación de la posición y el movimiento de la articulación están alterados en
comparación con su miembro contralateral. Se cree que el aumento de la laxitud de los
tejidos (cápsula y ligamentos) debido a un trauma o a hiperlaxitud es la responsable de
los déficits propioceptivos. La pérdida de tensión en las estructuras
capsuloligamentosas 2 Valenzuela, C. Galleguillos, M. “Descripción de la
Funcionalidad de Hombro en Pacientes Operados Ortroscopicamente por Inestabilidad
Anterior”.Director; Antúnez Marcela. Tesis de Licenciatura en kinesiología. Universidad
de Chile. Facultad de Medicina. Chile. 2009
7. 7. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 7
disminuye la estimulación de mecanorreceptores y por tanto altera el control
sensoriomotor.3 Sumado a las deficiencias capsuloligamentosas y propioceptivas, es
posible encontrar alteraciones de la activación muscular .En los rangos finales del
movimiento, los músculos del hombro dan protección a las estructuras capsulo-
ligamentosas al limitar el rango y disminuyendo la carga sobre éstas. Es importante
considerar que la disminución de la fuerza del manguito rotador en un 50% provoca un
aumento de casi un 50% en el desplazamiento anterior de la cabeza humeral y un
19% en el desplazamiento posterior .Esto pone en evidencia el rol esencial que
cumplen los estabilizadores activos, principalmente en los rangos medios del
movimiento, cuando los estabilizadores pasivos se encuentran laxos.4 Otra estructura
que ha demostrado participación en el desarrollo de patologías de hombro es la
escápula, junto con su musculatura. La función principal de ésta es mantener la
estabilidad dinámica mientras se generan movimientos en la articulación
glenohumeral. Para que el movimiento se pueda realizar eficientemente en la
articulación glenohumeral, se debe contar con una correcta integración entre las
estructuras estáticas, dinámicas y neurales del mismo, en conjunto con la cadena
cinemática.5 Se llama cadena cinemática cerrada cuando el sistema de articulaciones
del miembro superior se encuentra unido a una resistencia externa (levantar pesas,
empujar un automóvil), si esto último no ocurre y la parte distal del miembro superior
tiene una amplia libertad de acción (saludar con la mano, arrojar una pelota), las
articulaciones del miembro superior constituyen una cadena cinemática abierta. La
escápula es fundamental en el control activo/pasivo de la articulación glenohumeral
permitiendo el mantenimiento de la estabilidad dinámica del mismo (sobre todo en los
gestos que implican aceleración o desaceleración del hombro). Es necesaria que ésta
sea controlada por sus músculos estabilizadores. Además, la misma es base de la
musculatura que va a permitir la correcta congruencia entre las superficies articulares
para mantener siempre a la articulación en su zona de movimiento seguro. Por lo tanto
la misma, se convierte en un eslabón más que importante de la cadena cinemática;
siendo así, la primera en verse afectada en caso de patología. Toda falla estática o 3
Valenzuela, C. Galleguillos, M. “Descripción de la Funcionalidad de Hombro en
Pacientes Operados Ortroscopicamente por Inestabilidad Anterior”.Director; Antúnez
Marcela. Tesis de Licenciatura en kinesiología. Universidad de Chile. Facultad de
Medicina. Chile. 2009 4 Méndez, D. “Análisis Preventivo del Complejo del Hombro”.
Asociación Argentina de kinesiología. Buenos Aires. Argentina. 2007 5 Cosentino,R.
“Miembro superior”. “Semiología con Consideraciones clínicas y Terapéuticas”. Auto
editor.2001
8. 8. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 8 dinámica
de la misma, desencadenará una reacción adaptativa de la musculatura estabilizadora
glenohumeral, generando en estos músculos una importante sobrecarga que, sumada
a la repetición de un movimiento, conducirán a la aparición de la fatiga y
consecuentemente a la aparición de la disfunción escapular. Esta disfunción, en una
segunda etapa irá acompañada de diferentes grados de lesión en sus estructuras, que
se manifestará con diferentes grados de limitación en el rango de movimiento articular
normal, para terminar con el daño de cualquiera de las estructuras de sostén. 6 6
Méndez, D. “Análisis Preventivo del Complejo del Hombro”. Asociación Argentina de
kinesiología. Buenos Aires. Argentina. 2007
9. 9. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 9
Herramientas para el Abordaje Terapéutico. El terapista ocupacional utiliza diferentes
herramientas para el abordaje de la rehabilitación de hombro, más específicamente,
para la ejercitación propioceptiva del mismo; algunas de las cuales se describen a
continuación. Técnica de Facilitación Neuromuscular Propioceptiva7 (FNP) Este
enfoque abarca amplios conceptos del movimiento humano derivados del desarrollo
normal. Por lo tanto, la FNP, ha sido útil para que los terapeutas ocupacionales
evalúen y favorezcan la ejecución motora. La FNP ha sido definida como un “método
para promover o aumentar la respuesta de los mecanismo neuromusculares a través
de la estimulación de los propioceptores” La Facilitación Neuromuscular Propioceptiva
(FNP), también conocida como diagonales de Kabat, utiliza las informaciones táctiles
de origen superficial y profundo, como la posición articular o el estiramiento de
tendones y músculos, con la finalidad de excitar el sistema nervioso que pondrá en
funcionamiento el sistema muscular. Por tanto, para realizar un movimiento normal
hace falta un normal funcionamiento en el mecanismo detector (propiocepción y
sentido cinético), el mecanismo integrador (SNC) y el mecanismo efector (musculatura
esquelética). Si alguno de estos tres mecanismos es ineficaz, el movimiento será
deficiente. Por lo cual el método, va dirigido hacia los tres a la vez, puesto que utiliza
movimientos integrados. Los músculos tienen sus inserciones terminales adelantadas
o retrasadas al eje diafisario, por tanto, el primer momento de puesta en tensión
necesariamente realiza un componente rotatorio. (Ningún músculo o casi ninguno
tienen la inserción en el eje o posición neutra). Los movimientos son siempre
diagonales y en espiral, acercándose así a las actividades cotidianas e integrando el
movimiento al patrón cinético normal. Los movimientos del miembro superior se
dividen en: los que alejan el miembro del cuerpo, llamados patrón de apertura, y los
que lo acercan, patrón de cierre. Para el miembro inferior están los movimientos que lo
llevan hacia delante, esquema de recepción, y los que lo llevan hacia atrás; esquema
de propulsión. 7 Alder, S. Bekers,D .Buck,M. “La Facilitación Neuromuscular
Propioceptiva en la Práctica”. Editorial Médica Panamericana. Edición 2ª. 2002
10. 10. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 10 Para
obtener una mejor contracción se utilizan medios facilitadores del ejercicio como por
ejemplo, la utilización de una postura determinada, aprovechamiento de los reflejos
posturales, estimulación a través de la voz del terapeuta, etc. En este método es
importante el término de resistencia máxima manual, definida como la mayor
resistencia aplicada a una contracción isotónica que debe ser adaptada a la fuerza del
paciente y debe permitir el movimiento en todo su recorrido. La resistencia debe ser
manual por su capacidad de adaptación al segmento a movilizar y de «guiar» el
movimiento del paciente; además nos permite graduar la resistencia en todo el
recorrido del segmento realizado por el paciente. Esto, irá en relación al estado
neuromuscular del paciente, puesto que si éste tiene, por ejemplo, un brazo muy
espástico o demasiado hipotónico, cambiaremos el objetivo y tratamiento de dicho
método. En FNP se tiene en cuenta el concepto de irradiación muscular o
desbordamiento de energía. Una contracción de un músculo o grupo muscular potente
estimula, por desbordamiento de energía, a un músculo o grupo muscular más débil.
Los medios facilitadores se utilizan para dar al paciente mayor cantidad de información
y así ejecutar el movimiento con corrección (estimulación específica de vías
aferentes); a través de diferentes receptores: - Contactos manuales - Estímulos
verbales - Estímulos visuales- Estímulos posicionales - Estímulos propioceptivos
articulares - Estímulos musculares - Reflejos La técnica de FNP realiza dos tipos de
trabajo: el trabajo estático, que se utilizan sobre todo con fin estabilizador e irá dirigido
a la fibra de la muscular tónica, con el objetivo de reeducar la musculatura del tronco,
cintura escapular y cintura pélvica; y el trabajo dinámico, con fin movilizador. Éste
trabajo será concéntrico y se realizará en las extremidades, tanto superiores como
inferiores. Si nos centramos en ésta última, la dinámica, se plantean y establecen unos
objetivos, como el refuerzo muscular, mejorar la coordinación, establecer una correcta
estabilización articular además de ganar su amplitud.
11. 11. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 11
Myofascial Release8 La técnica de relajación de las fascias intertegumentaria es una
técnica altamente especializada que se utiliza para tratar problemas de los tejidos
blandos. El dolor miofascial crea una señal nociceptiva9 a nivel de las terminaciones
nerviosas. Esta señal es tan agresiva y se mantiene de forma tan insidiosa que puede,
por su persistencia, ocasionar hasta disturbios emocionales o mentales. Por otro lado,
algunos pacientes cuyo umbral de dolor es muy bajo, reaccionan ante la lesión de
forma desmedida. La fascia intertegumentaria es un tejido conectivo que cubre
envolviendo todos los órganos, los músculos, articulaciones y huesos. Soporta todo
nuestro cuerpo y nos da forma. Su función es proveer un ambiente en el que los
músculos puedan deslizarse y moverse; darle autonomía y libertad a cada músculo a
la vez que los une y agrupa estableciendo relaciones espaciales. A su vez, transmite el
movimiento de los músculos a los huesos que se insertan en ellos y entre hueso y
hueso, y provee un entorno y una suspensión a los nervios y los vasos que pasan por
y entre los músculos. 8 Hareau;Janine. “ Myofascial Release”. Montevideo, Uruguay. 9
La nocicepción (también conocida como nociocepción o nocipercepción) es el proceso
neuronal mediante el que se codifican y procesan los estímulos potencialmente
dañinos para los tejidos.
12. 12. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 12
Durante el tratamiento, el terapeuta utiliza estiramientos suaves, presiones sostenidas
y un posicionamiento especial para lograr cambios en el desenvolvimiento mecánico
del cuerpo y así aliviar el dolor como también recuperar la función corporal alterada.
Las técnicas siempre se adaptarán a su grado de tolerancia, siendo muy importante
que informe a la fisioterapeuta de sus sensaciones durante el tratamiento. Notará
desde un contacto suave a una presión más profunda y progresiva.10 El tratamiento
comienza con una evaluación, explorando en la zona lesionada las restricciones en el
movimiento de la piel. A continuación, la zona se estira manteniendo la elongación el
mayor tiempo posible. Tratamiento de los puntos gatillo- trigger points Se relaja la
fascia circundante y se realiza un apoyo prolongado y fuerte en la zona afectada (es
muy doloroso pero da excelentes resultados). Luego puede aplicarse calor húmedo.
Vendaje Funcional o Taping11 El vendaje funcional es un tipo de inmovilización
parcial, que se caracteriza por permitir una cierta movilidad funcional. Ejerce influencia
sobre la propiocepción, y así sobre la función muscular sin limitar al paciente en su
movilidad. Una de las grandes ventajas de esta técnica es que el terapeuta
ocupacional puede darle al paciente una terapia de apoyo que puede continuar en su
casa. El vendaje está compuesto por tejido de algodón que puede estirarse hasta un
130 al 140%. Estas propiedades de extensión tienen un papel importante en las
diversas técnicas de aplicación. 10 “Manipulación de la Fascia” Fascial Manipulation,
Method of Association http://fernandezcoca.com/fisioterapia/tratamientos-enfoque-
global/terapias-manuales/terapia- miofascial/#sthash.Fb5jhGDo.dpuf 11 Kumbrink;B .
“K.Taping”; Internacional Academy.
13. 13. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 13 Las
fibras de algodón permiten la evaporación y secado rápido, permitiendo un uso
duradero que alcanza los 4 días. Este beneficio proporciona un estímulo propioceptivo
constante. Además de la facilitación propioceptiva, otros beneficios del vendaje
funcional son: facilitación muscular, reducción de la fatiga muscular, inhibición del
dolor y recuperación mejorada, como también la reducción del edema y la mejora del
flujo linfosanguíneo. Estimulo Vibratorio12 El masaje produce una acción inhibidora
sobre el Órgano Tendinoso de Golgi, que tiene como cuada mecánica la presión que
se aplica con algunas técnicas. La estimulación de receptores cutáneos de presión y
mecanoreceptores de huso muscular inhibe la motoneurona alfa por vía refleja. Se han
constatado modificaciones en el reflejo H (que es el reflejo que valora el grado de
excitabilidad neuronal). Morelli y Sullivan en la Universidad de Montreal, han realizado
estudios durante la última década sobre la afectación de dicho reflejo y de la
excitabilidad de las motoneuronas alfas demostrando que la intensidad de la maniobra
del masaje hacer variar de diferente manera el reflejo H, a mayor presión mayor
reducción de reflejo y consecuentemente menor es la excitabilidad neuronal, el
estímulo sobre el músculo es menos intenso y por lo tanto el tono muscular será más
bajo. Se ha comprobado sobre todo con estímulos de presión intermitente que
provocan un arco reflejo negativo, de manera que las neuronas internupciales impiden
la 12 “Efectos de la Masoterapia”; www.ugr.es/-marroyo/docs/temas7TEMA%204.pdf.
Objetivo: Estabilización de la capsula y centrado de la cabeza del humero.
14. 14. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 14
estimulación de la motoneurona, en respuesta al estímulo sobre el mecanoreceptor
cutáneo. Por lo tanto los efectos son: alivio del dolor, relajación, mayor circulación
sanguínea, estimulación de los receptores sensoriales, beneficios de la piel y la
sensibilidad. Powerball13 La Powerball es un instrumento de potenciación muscular.
Consiste en una esfera que en su interior tiene un giroscopio. Con ella podemos
trabajar toda la musculatura de nuestra extremidad superior de manera específica
desde los dedos hasta la musculatura del hombro. Aunque su principal función es para
los brazos también existe un adaptador para poder potenciar las piernas. La Powerball
es utilizada por la NASA para que sus astronautas puedan entrenar en gravedad cero.
Su funcionamiento se basa en el principio de la fuerza centrípeta, de manera que la
fuerza que tendremos que soportar variara en función de la velocidad con la que
hagamos girar la bola. Para su utilización no necesitamos ni batería ni electricidad, lo
único necesario para comenzar a trabajar con este utensilio es tirar de una cuerda
para que poco a poco nosotros mismos le vayamos dando velocidad a la bola y a
medida que esta velocidad aumente trabajaremos con más resistencia. El fabricante
de Powerball acaba de sacar al mercado un nuevo modelo Powerball Autostart en el
cual no necesitaríamos siquiera la cuerda para ponerla a funcionar se activaría con los
dedos para darle un poco de impulso. 13 Powerball: Entrenamiento y Rehabilitación;
http://www.elrincondelafisioterapia.com/powerball- entrenamiento-y-rehabilitacion/355
15. 15. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 15
Además de cómo método de entrenamiento, también se usa en rehabilitación y como
método preventivo de patologías como el túnel carpiano o como las epicondilitis. De
manera que todas las personas que practiquen deportes o trabajos en los que usemos
los brazos y en especial las muñecas serian buenos candidatos para utilizar la
Powerball. Son muchas las lesiones de hombro, codo y muñeca que una vez
disminuido el dolor y la inflamación, el último paso de la recuperación es la
potenciación del músculo o músculos afectados. Aunque tenemos otros ejercicios y
herramientas para fortalecer, la diferencia con la powerball es que con esta tendremos
más o menos resistencia según lo rápido que nosotros giremos la bola, siendo una
característica muy útil, y a parte trabajaremos en todos los planos a la vez, sin tener
que hacerlo uno a uno como pasa en otros ejercicios como con las mancuernas o
gomas elásticas. No hay que olvidar que también sirve para mejorar la condición y la
coordinación de los músculos.14 14 “Powerball para la recuperación y entrenamiento
de lesiones” http://lesionesdeportivas.wordpress.com/2013/02/22/powerball-para-la-
recuperacion-y-tratamiento/ Algunas de las diferentes posiciones en las que se puede
trabajar Hombro
16. 16. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 16
ENTRENAMIENTO DEL SISTEMA PROPIOCEPTIVO EN LESIONES DE HOMBRO
El sistema propioceptivo puede entrenarse a través de ejercicios específicos para
responder con mayor eficacia de forma que nos ayuda a mejorar la fuerza,
coordinación, equilibrio, tiempo de reacción ante situaciones determinadas y ayuda a
compensar la pérdida de sensaciones ocasionada tras una lesión articular para evitar
el riesgo de que ésta se vuelva a producir. La persona aprende los mecanismos
reflejos, mejorando los estímulos facilitadores aumentan el rendimiento y
disminuyendo las inhibiciones que lo reducen. Así, reflejos como el de estiramiento,
que pueden aparecer ante una situación inesperada (por ejemplo, perder el equilibrio)
se pueden manifestar de forma correcta (ayudan a recuperar la postura) o incorrecta
(provocar un desequilibrio mayor). Con el entrenamiento propioceptivo, los reflejos
básicos incorrectos tienden a eliminarse para optimizar la respuesta15 .
PROPIOCEPCIÓN Y FUERZA Todo incremento en la fuerza es resultado de una
estimulación neuromuscular. Con relación a la fuerza, enseguida solemos pensar en la
masa muscular pero no olvidemos que ésta se encuentra bajo las órdenes del sistema
nervioso. Resumidamente, es sabido que para la mejora de la fuerza a través del
entrenamiento existen adaptaciones funcionales, sobre la base de aspectos nerviosos
(como la unidad motora, que es la relación que existe entre una fibra nerviosa, axón, y
todas las fibras musculares que alcanza a inervar) y adaptaciones estructurales, que
es el cambio en la fisiología del tejido muscular: hipertrofia( el aumento del tamaño de
la masa muscular) e hiperplasia( aumento del número de células, no por mayor
tamaño de estas). Los procesos reflejos que incluye la propiocepción estarían
vinculados a las mejoras funcionales en el entrenamiento de la fuerza, junto a las
mejoras propias que se pueden conseguir a través de la coordinación intermuscular y
la coordinación intramuscular. 15 - Carolin Naty, Ávalos Ardila“Evidencia del trabajo
propioceptivo utilizado en la prevención de lesiones deportivas” ; Universidad de
Antioquia, Instituto Universitario de Educación Física Entrenamiento Deportivo
Medellín, Colombia, 2007. http://viref.udea.edu.co/contenido/pdf/062-evidencia.pdf
17. 17. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 17 -
COORDINACIÓN INTERMUSCULAR: haría referencia a la interacción de los
diferentes grupos musculares que producen un movimiento determinado. -
COORDINACIÓN INTRAMUSCULAR: haría referencia a la interacción de las unidades
motoras de un mismo músculo. - PROPIOCEPCIÓN (PROCESOS REFLEJOS):
harían referencia a los procesos de facilitación e inhibición nerviosa a través de un
mejor control del reflejo de estiramiento o miotático. En cada músculo se encuentra un
gran número de órganos nerviosos muy sensibles que se conocen con la
denominación de husos musculares (receptores anuloespirales). Éstos tienen la
función de medir continuamente el estado de tensión y de estiramiento del músculo y
transmitir esta información a la médula espinal a través de unas fibras nerviosas
especiales (aferentes). Cuando el músculo de repente se estira, también se extienden
los husos musculares que inmediatamente mandarán señales eléctricas a
determinadas conexiones de la médula espinal. En la médula espinal esta información
se analiza en pocas milésimas de segundo, con la consecuencia de que la siguiente
conexión sináptica envía una mayor carga de impulsos a la motoneurona del músculo
estirado (eferencia) provocando la contracción de este músculo. Este proceso reflejo
se llama reflejo miotático. Representa un mecanismo de protección que pretende
proteger al músculo, ya que éste podría romperse cuando se estira con gran rapidez.
De forma indirecta al mismo tiempo también se protege a la articulación que mueve
este músculo ante posibles lesiones. El reflejo miotático únicamente se activa en los
músculos o grupos musculares estirados de forma repentina, nunca en las estructuras
musculares no estiradas. ENTRENAMIENTO PROPIOCEPTIVO Y FLEXIBILIDAD
Recordemos que el reflejo de estiramiento desencadenado por los husos musculares
ante un estiramiento excesivo provoca una contracción muscular como mecanismo de
protección (reflejo miotático). Sin embargo, ante una situación en la que realizamos un
estiramiento excesivo de forma prolongada, si hemos ido lentamente a esta posición y
ahí mantenemos el estiramiento unos segundos, se anulan las respuestas reflejas del
reflejo miotático activándose las respuestas reflejas del aparato de Golgi (relajación
muscular), que permiten mejoras en la flexibilidad, ya que al conseguir una mayor
relajación muscular podemos incrementar la amplitud de movimiento en el estiramiento
con mayor facilidad.
18. 18. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 18 Para
activar aún más la respuesta refleja del aparato de Golgi, existen determinadas
técnicas de estiramientos (ver figura A) basadas en los mecanismos de propiocepción,
de forma que en la ejecución del estiramiento, asociamos periodos breves en los que
ejercemos contracciones de la musculatura agonista que queremos estirar, alternados
con periodos de relajación. Los periodos de tensión, activarán los receptores de Golgi
aumentando la relajación subsiguiente y permitiendo un mejor estiramiento.
ENTRENAMIENTO PROPIOCEPTIVO Y COORDINACIÓN La coordinación hace
referencia a la capacidad que tenemos para resolver situaciones inesperadas y
variables y requiere del desarrollo de varios factores que, indudablemente, podemos
mejorar con el entrenamiento propioceptivo, ya que dependen en gran medida de la
información somatosensorial (propioceptiva) que recoge el cuerpo ante estas
situaciones inesperadas, además de la información recogida por los sistemas visual y
vestibular. Se debe trabajar también con ejercicios en cadena cinemática abierta y
cerrada, por ejemplos con apoyos de la mano sobre la pared o con una pelota sobre la
pared, en diferentes grados de flexión y estabilización de miembro y así estimular la
musculatura del hombro y realizar movilizaciones activa con un recorrido amplio con
una pequeña componente de desequilibrio16 . (Ver figura B) 16 Carlos Lopez Cubas
“El trabajo propioceptivo como eje del tratamiento cinesiterápico del hombro” Centro
de Fisioterapia. Figura A
19. 19. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 19 Desde
la sedestación con las manos apoyadas al costado de las caderas se hacen
modificaciones de las descargas de peso sobre miembro superior Desde la tetrapodia,
modificación de la descarga de peso sobre el miembro superior o desde esta misma
posición con una pelota variando la descarga de peso.(Ver figura C) Figura C Figura B
20. 20. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 20
Ejercicios de fortalecimiento de serrato mayor, en decúbito supino con hombros
flexionados y separando las escapulas de la camilla. (Ver figura D) Se realizan
flexiones de brazos donde la musculatura que actúa es sobre todo pectoral mayor,
porción anterior del deltoides y tríceps, el objetivo es fortalecer con inestabilidad y
variabilidad la musculatura extensora y rotadora interna del hombro que en parte es la
que evitan las posibles luxaciones anterior de la glenohumeral, además de dar
potencia en determinados deportes17 : Se puede comenzar con flexiones normales sin
ningún elemento que produzca desequilibrio con los ojos cerrados, esto no produce
desequilibrio pero si percepción del movimiento y kinestésica (ver figura E). Y luego
seguir con Inestabilidad simple tanto en la parte más caudal como en la más craneal
(piernas o brazos) (ver figura F), Inestabilidad doble, es decir, tanto en piernas como
en brazos. Los implementos para producir desequilibrio pueden ser varios (step,
pelotas - Ojos abiertos / Cerrados) de esta forma estimulamos diferentes puntos de la
piel (Paccini, Ruffini, husos musculares y añadimos el efecto sorpresa). 17 - G.
NAVARRO “Trabajo de propiocepción de hombro: Una orientación práctica” Licenciado
en Educación Física ,Licenciado en Fisioterapia http://www.apunts.org/watermark/
Figura D
21. 21. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 21 Figura
E Posición de brazos a diferentes alturas y posiciones en cuanto a amplitud y longitud
del apoyo manual, con contracción estática o dinámica en función de lo que se quiera
trabajar, si interesa tener relativamente fijada la articulación o nos queremos ganar
fuerza en un ángulo determinado en el que sea más desfavorable articularmente, se
trabajara más con ejercicios isométricos. Por el contrario si queremos ganar amplitud
articular buscando un recorrido lo más amplio posible o trabajar en toda la amplitud del
movimiento realizaremos un ejercicio dinámico. Es importante tener un buen control de
la postura, para que más tarde no genere dolor en la zona lumbar, por lo tanto la
postura debe ser: Cabeza en posición recta Hombros alineados Columna y pelvis,
respetando las cuatros curvas naturales con caderas niveladas Abdominales,
contraídos, de manera tal que no se encorve la espalda Rodillas y piernas, deben
mirar hacia delante y estar alineadas Figura F Inestabilidad caudal y proximal
22. 22. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 22 Pies,
se deben encontrar paralelos unos de otros. Para extensión de brazo, se trabaja
tríceps en superficies inestables para estabilizar en posición forzada la articulación
gleno-humeral. El objetivo es el fortalecimiento del tríceps braquial provocando
inestabilidad de la articulación escápulo-humeral y un trabajo de control del tendón de
la porción larga del bíceps, para no generar lesiones asociadas (ver imágenes
siguientes) Varios ejercicios de fortalecimiento de parte superior de tronco y
extremidades superiores con una componente como siempre de desequilibrio y
variaciones en el rango de movimiento (ROM) y en la dirección de la ejecución.
Fortalecer y dar estabilidad y estímulos propioceptivos a toda la musculatura que se
dirige a la articulación escápulo-humeral, para que los receptores vuelvan al normal
funcionamiento.
23. 23. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 23 Se
puede comenzar a entrenar la estabilización y el fortalecimiento de los músculos de la
cintura pelviana. En los deportes relacionados a los miembros superiores (tenis, vóley,
básquet, etc.) es muy importante considerar a la cintura pelviana, ya que el
debilitamiento de esa región transfiere carga a los miembros superiores
particularmente al hombro y al codo. Cabe destacar que cada uno de los ejercicios
descriptos y de la estimulación brindada va a depender del tipo de patología que
presente el paciente, la edad, el tipo de cirugía y la etapa en la que se encuentre,
según el protocolo que se esté utilizando.
24. 24. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 24 CASO
N°1 ARTROPLASTÍA DE HOMBRO Apellido y nombre: RT Edad: 63 Años Ocupación:
electricista Dominancia: diestro Diagnóstico: Fx de hombro con Artroplastia de MS
Derecho Fecha de accidente: 08/07/13 Mecanismo de lesión: caída de una escalera.
Fecha y tipo de cirugía: 24/10/13 artroplastia de hombro derecho. Inicio de tratamiento
en T.O: 8 /10/11
25. 25. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 25
Radiografías pre quirúrgico 11 /09/13 Radiografías post quirúrgicas 28/10/13 El
material protésico utilizado en la cirugía fue el siguiente:
26. 26. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 26
COMPREHENSIVE SHOULDER SYSTEM HUMERAL FRACTURE W/MACRO 8OND.
BIO-MODULAR HUMERAL HEAD. ARTROPLASTIA DE HOMBRO Artroplastia es la
cirugía para reemplazar la articulación del hombro. Historia18 Las primeras referencias
datan de 1893, un cirujano francés Pean empleo un implante de platino y caucho como
sustituto de una articulación glenohumeral destruida por la tuberculosis. En 1921 Albee
intento reproducir el fulcro de la articulación glenohumeral mediante autotrasplante del
peroné. En 1933 Jones, describió una artroplastia de hombro para fracturas
conminutas de la cabeza humeral y de la diáfisis proximal en la que los fragmentos de
la cabeza y las tuberosidades fueron resecadas, se redondeaba el extremo proximal
del humero y se reinsertaba el manguito de los rotadores. Sin embargo rara vez se
conseguir un resultado funcional satisfactorio. 18 Cambell .W. “cirugía ortopédica”.
volumen 1. Edición Undécima. Editorial, El Silver. España S, L.2010
27. 27. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 27 A
principios de la década de 1950, Neer introdujo el uso de la prótesis de cabeza
humeral, desarrollada para fracturas complejas de hombro. En 1951 se sustituía la
cabeza humeral por una prótesis con una aleación de cromo- cobalto (vitalio) no
constreñida con un radio de curvatura de 44mm. 1974 se desarrolló la prótesis
humeral Neer II que fue modificada para adaptarla a un componente glenoideo. A
principios de 1976 se hizo muy popular la artroplastia total de hombro con una prótesis
articulada constreñida en pacientes con pérdida del manguito de los rotadores, pero
con un musculo deltoides funcional. Si bien sus éxitos son muy limitados. En 1980 se
diseñaron un gran número de componentes humerales modulares para intentar
acomodarse a la anatomía humeral. 1990 se puso más énfasis en restituir la
cinemática normal con la localización y orientación anatómica de las superficies
articulares del humero y la glenoide, en las técnicas de equilibrio de las partes blandas
y en la estabilización fisiológica de la articulación. Anatomía y Biomecánica19 La
anatomía de la articulación del hombro permite una movilidad mayor que la de
cualquier otra articulación del cuerpo. Aunque con frecuencia se describe como una
articulación glenoesfera, la cabeza humeral grande se articula contra y no dentro de la
pequeña cavidad glenoidea. Por tanto no existe una estabilidad inherente. La
movilidad y la estabilidad de la articulación glenohumeral dependen de los
estabilizadores estáticos y dinámicos, especialmente de los componentes del
manguito rotador. El cual no solo estabiliza la articulación glenohumeral permitiendo
una gran libertad de movimientos sino que además fija el fulcro de la extremidad sobre
el que actúa el musculo deltoides contrayéndose y elevando el humero. 20 En los
planos funcionales de movimiento de flexión anterior y elevación del brazo, el deltoides
y el manguito rotador actúan en forma sinérgica como una cupla o par de fuerzas en
las que ambas generan un torque, donde el deltoides aporta la fuerza y el
supraespinoso el punto de apoyo. Las unidades del manguito musculo tendinoso debe
actuar simultánea y sinérgicamente con el músculo deltoides para conseguir una
función normal. Por lo mismo la restauración de la anatomía de la articulación
glenohumeral es esencial para conseguir buenos resultados funcionales. 19 Cambell
.W. “cirugía ortopédica”. volumen 1. Edición Undécima. Editorial, El Silver. España S,
L.2010 20 Tendencia en Medicina. “Publicación Científica de Educación Médica
Continua y Respaldo a la Practica Clínica”.Vol 35. Octubre 2009. Pp 40-41
28. 28. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 28 La
artroplastia de hombro se puede hacer para reemplazar la cabeza del humero o la
cabeza del humero y la glenoide. Hemiartroplastia21 : reemplazar la cabeza humeral
con un componente protésico, recomponer el manguito de los rotadores, y reconstruir
así mismo las tuberosidades, uniéndolas a la diáfisis y a la prótesis. Las fracturas de
húmero proximal se presentan con marcada incidencia, sobre todo en personas
mayores. El tratamiento constituye un reto y la hemiartroplastia de húmero se presenta
como una opción para tratar las fracturas conminutas o con mala calidad ósea. Un
20% de las fracturas se presentan con desplazamiento o conminución, por lo que
requieren, dependiendo de la edad y de otros factores condicionantes, un tratamiento
quirúrgico. Debemos tener en cuenta, además del patrón morfológico de la fractura,
factores tales como los requerimientos funcionales del paciente y su colaboración en el
postoperatorio y en programas de rehabilitación. La elección entre una
hemiartroplastia y una artroplastia total sigue siendo controvertida. Cada uno tiene sus
ventajas y sus desventajas demostradas. 21 Cambell .W. “cirugía ortopédica”. volumen
1. Edición Undécima. Editorial, El Silver. España S, L. 2010
29. 29. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 29 La
hemiartroplastia es un procedimiento relativamente fácil y rápido existen menos riesgo
de inestabilidad del hombro que con la artroplastia total, y la hemiartroplastia se puede
convertir en una artroplastia total más adelante si fuera necesario. Las desventajas
incluyen una resolución del dolor menos constante y la posibilidad que la erosión
progresiva de la glenoide pueda producir un deterioro de los resultados con el paso del
tiempo. La artroplastia es un procedimiento más difícil que requiere un tiempo
operatorio mayor, y las partículas de desgaste del polietileno de alta densidad pueden
producir una aflojamiento de ambos componentes o se puede producir una
aflojamiento glenoideo con pérdida ósea asociada, sin embargo proporciona mejores
resultados en cuanto a un control del dolor y un fulcro mayor para la movilidad activa
del hombro. En 1998, Neer señalo que “cuando la superficie articular de la glenoide
está bien, el resultado de la hemiartroplastia es similar a la de la artroplastia total del
hombro”, mientras controle el dolor, movilidad, actividad y satisfacción del paciente.
Mastsen y Cols enmarcaron cinco situaciones en las que se puede considerar la
hemiartroplastia de hombro. Cuando no hay suficiente hueso para soportar el
componente glenoideo Cuando hay una desplazamiento superior fijo de la cabeza
humeral con respecto a la glenoide Cuando hay antecedentes de o infección articular
antigua Cuando existen grandes solicitaciones mecánicas de la articulación.
Contraindicaciones para la hemiartroplastia de la cabeza del humero son infección
reciente, neuropatía articular, trastorno paralitico de la articulación, ausencia del
maguito rotador del hombro y músculos deltoides eficaces y falta de cooperación del
paciente. El objetivo de la hemiartroplastia es la restitución de la superficie articular del
húmero, con su forma y localización normales. Debido a que la glenoide no se
sustituye, el tamaño radio y orientación de la superficie articular protésica del húmero
debe duplicar el de la cabeza bilógica humeral. La radiografía de hombro contralateral
puede ofrecer información sobre la anatomía normal de la cabeza del humero del
paciente.
30. 30. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 30 Se
debe reconstruir la cantidad del maguito que sea posible, insistiendo que la
reconstrucción anterior y posterior aumentan la estabilidad del implante. Field y Cols
encontraron que la función de los deltoides y una arco coracoacromial adecuados son
fundamentales para el éxito de la hemiartroplastia. De una un 5 a un 10% de los
pacientes en los que se realiza una hemiartroplastia para el tratamiento de fracturas
complejas de humero proximal desarrollan una artrosis glenoidea que precisa de una
revisión con una artroplastia total de hombro. Además de los defectos óseos por el
traumatismo la cápsula circundante suele estar fibrosada y rígida, y el maguito rotador
puede estar afectado por fibrosis y sus inserciones alteradas por una consolidación
viciosa. La falta de movilidad glenohumeral puede dar lugar a atrofia muscular y
contracturas. Las consolidaciones viciosas en las fracturas del humero proximal puede
dificultar la artroplastia de hombro haciendo en ocasiones necesarias una osteotomía
para reconstruir el hueso. La sustitución protésica de la articulación escapulohumeral
deteriorada está indicada en hombros dolorosos no funcionales y especialmente
indicados en la 22 omartrosis o en fractura complejas de la extremidad superior del
humero expuesta a un mayor riesgo de necrosis avascular. Tratamiento de la
Artroplastia de Hombro23 . (Según Forthomme Bénédicte) Inmovilización En las
artroplastias con sutura del manguito rotador, la inmovilización sobre cojín de
abducción dura de 5 a 6 semanas. Si no se ha efectuado sutura del manguito, la
inmovilización en cabestrillo simple es más breve. Fases de reeducación  Fase I:
fase de recuperación de las amplitudes pasivas. -Analgesia (masajes, crioterapia) -
Corrección postural y colocación adecuada de la férula. 22 Omartrosis:reumatismo
crónico degenerativo (artrosis), localizada en la articulacion escapulohumeral 23
.Benedicte.F;” Reeducación del Hombro “Edición 1º ;Editorial Paidotribo;1ª Edición.
Bandolona 2007
31. 31. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 31 -
Movilizaciones activas de las articulaciones subyacentes (codo, antebrazo, muñeca y
dedos). -Movilizaciones pasivas de la articulación escapulohumeral en amplitudes
máximas no dolorosas. La primera fase permite una movilización pasiva de 90º en
elevación sagital o lateral. Las contraindicaciones relativas a ciertas amplitudes
articulares durante las primeras semanas depende de la vía de acceso quirúrgico
empleada (para dejar el músculo afectado en posición de acortamiento): la vía anterior
limita la rotación externa debido a la inserción del musculo Subescapular; la vía
posterior diseca el músculo Infraespinoso y proscribe la rotación interna; y la vía
superior impone la sección del músculo supraespinoso y justifica que este
contraindicada la abducción. -Movilización pasiva de la escápula en decúbito lateral. -
Trabajo isométrico de los músculos alejados de la articulación escapulohumeral
(músculos fijadores de la escapula, trapecio, bíceps, tríceps, músculos del antebrazo),
mantiene el tono múscular y previene la aparición de una amiotrofia24 general. -
Movimientos pendulares según el tiempo de evolución e incomodidad del paciente. 
Fase II: fase de recuperación de las amplitudes activas. -La recuperación de la
amplitud articular máxima de acuerdo con las vías de paso. Las técnicas de
contracción- relajación se utilizaran de forma opcional para ganar amplitud. Trabajo
activo asistido en decúbito supino y en bipedestación efectuando con el brazo
contralateral permite al paciente dosificar el esfuerzo realizado. En este estadio, los
resultados varían en función del estado funcional preoperatorio, de las lesiones
articulares, capsulares y musculotendinosas existente antes de la cirugía y del tipo de
prótesis utilizada. - Fortalecimiento de los músculos del hombro según los modos
isométricos y concéntrico de los músculos estabilizadores de escapula, músculos del
manguito y deltoides, según las posibilidades del paciente. 24 Amiatrofia: es una
afección del musculo estriado, que responde a cuatro mecanismos principales:
inmovilización, algunas enfermedades sistémicas, lesiones del SNP y alteraciones
primarias del musculo.
32. 32. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 32 -
Trabajo propioceptivo en cadena cerrara o semicerrada dentro de las amplitudes
autorizadas e indoloras. La estabilidad de la prótesis depende de la actividad muscular
y de la vigilancia propioceptiva.  Fase III: fase de readaptación funcional. - Hacer que
el paciente sea cada vez más autónomo respecto a su tratamiento de reeducación. -
Ejercicios de recuperación de amplitud articular, activos y de fortalecimiento muscular
progresivos que puede realizar entre sesiones. -Enseñar al paciente evitar las
solicitaciones excesivas que podrían limitar la duración de la vida del implante. -
Optimizar la función de hombro durante la realización de las actívidades de la vida
cotidiana automatizando la colocación de la cabeza humeral y evitando las
compensaciones de tronco. Tratamiento: El tratamiento rehabilitador tiene como
objetivos conseguir una adecuada movilidad del miembro, que sea indolora y que
proporcione la mayor funcionalidad posible. Medición Goniometrica Actual Pasiva.
Hombro Derecho Hombro Izquierdo Flexión: 150 ◦ Flexión: 150◦ Abducción: 90 ◦
Abducción: 90◦ Rotación externa: 40◦ Rotación externa: 70◦ Rotación interna: 70 ◦
Rotación interna: 70◦
33. 33. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 33 Según
el Protocoló de Rehabilitación de la Clínica de Fracturas y Ortopedia; Departamento de
Terapia Ocupacional en Rehabilitación de Mano y Miembro Superior. Desde la fecha
de inicio de tratamiento a T.O a transcurrido tres meses y 26 días. Actualmente MC se
encuentra en el periodo de fortalecimiento muscular y readaptación funcional. Se
trabaja en lo siguiente:  Para la recuperación funcional del hombro se continúa con la
movilización mediante técnicas de terapia manual.  Utilización de las diagonales de
Kabat, ya que además de potenciar globalmente la extremidad permite trabajar la
propiocepción.  Masajes miofasciales para lograr conseguir cambios físicos en la
estructura estirando y relajando las fascias.  Utilización de Taping como estímulo
propioceptivo constante.  Ejercicios sobre pared para trabajar la flexión y la
abducción.  Estiramiento con pelotas.  Trabajo muscular isométrico de la
musculatura involucrada  Para favorecer las movilizaciones activas utilizaremos
ejercicios bilaterales mediante el uso de pelotas, palos y roldanas.
34. 34. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 34
Diagonales de kabat Primera Diagonal Patron Extensor: hombro( Ext- Add- Rot
Int),codo (Ext),antebrazo (Pronado),muñeca(Flex Cubital) y mano (Flex y Add). Patrón
Flexor: hombro (Flex +Abd + Rot Ext), codo (Ext), antebrazo (Supinado), muñeca (Ext
Radial), dedos (Ext +Abd).
35. 35. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 35
Segunda Diagonal Patrón flexor: hombro ( Flex +Add + Rot Int), codo ( Flex),
antebrazo( Pronado) muñeca ( Flex Radial) dedos ( Flex y Add). Patrón Extensor:
hombro (Ext + add +Rot Int), Codo ( Ext), antebrazo (Supinado), muñeca ( Ext Radial),
Mano ( Ext + Abd).  Utilizacion de las diagonales de kabat , utilizamos la información
táctil de origen superficial y profundo, como la posición articular o el estiramiento de
tendones y músculos, con la finalidad de excitar el sistema nervioso que pondrá en
funcionamiento el sistema muscular.
36. 36. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 36 En
FNP hay que tener en cuenta el concepto irradiación muscular o desbordamiento de
energía. Una contracción de un músculo o grupo muscular potente estimula, por
desbordamiento de energía, a un músculo o grupo muscular más débil. Dentro del
mismo patrón de movimiento ésta irradiación se propaga de la parte proximal a la
distal de los miembros, y para ello: 1.- El terapeuta colocará las manos en oposición a
la dirección del movimiento deseado. 2.- Las articulaciones se situarán en una posición
facilitadora que permita el uso de un potencial de fuerza máximo. 3.- Se aplicará los
estímulos de estiramiento correctos. 4.- También utilizaremos la co-contracción de los
músculos antagonistas para guiar el movimiento y dar tono a músculos más débiles.
37. 37. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 37
Masajes Miofasciales  Masajes miofasciales para lograr conseguir cambios físicos en
las estructura de la región de hombro, estirando y relajando las fascias.
38. 38. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 38
Movilizaciones Activas  Para favorecer las movilizaciones activas utilizaremos
ejercicios bilaterales mediante el uso de pelotas, palos y roldanas  Se trabaja
utilizando a la pelota como elemento que brinda estimulación propioceptiva. El apoyo
de ambas manos sobre la pelota y la extensión de codo durante el movimiento
repercuten a nivel de la articulación del hombro permitiendo trabajar todo el miembro
superior en una cadena cinemática cerrada que aumente el estímulo propioceptivo.
39. 39. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 39
40. 40. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 40 
Ejercicio bilateral activo para contaer el grupo muscular Abductor de hombro (deltoides
medio y supraespinoso) y el grupo muscular flexor de hombro( deltoides anterior,
pectoral mayor, coracobraquial y biceps braquial). La cinta elástica se utiliza para
impedir el ascenso de la cabeza humeral y a su vez brindar un estímulo propioceptivo
41. 41. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 41
42. 42. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 42 
Ejercicio bilateral activo asistido de flexores y extensores de hombro mediante el uso
de roldanas, con el cual alongamos las distintas estructuras en proceso de
recuperación.
43. 43. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 43
Ejercicios Activos Resistidos
44. 44. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 44
45. 45. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 45 
Ejercicios con resistencia para fortalecimiento muscular de los rotadores internos de
hombro (dorsal ancho, pectoral mayor, redondo mayor y Subescapular) y rotadores
externos de hombro (Infraespinoso y redondo menor) mediante bandas elásticas
Thera-Band. A mayor fuerza, mayor reclutamiento de unidades motoras que influyen
directamente en el aumento de los receptores sensorio- motores de tendones,
ligamentos y músculos de la región del hombro.
46. 46. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 46
Ejercicios Isométricos
47. 47. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 47 
Estimulación propioceptiva a través de ejercicios de contracción isométrica de los
grupos musculares rotadores externos de hombro (Infraespinoso, redondo menor) y
grupo muscular rotadores internos de hombro (dorsal ancho, pectoral mayor, redondo
mayor y Subescapular). Los ejercicios isométricos generan una tensión sin producir
desplazamiento de la palanca ósea, cuya finalidad es trabajar la estabilidad articular a
través del mantenimiento de una postura.
48. 48. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 48
Ejercicios Activos Sobre Pared  Ejercicio activo de flexión anterior de hombro
bilateral sobre pared a diferentes alturas, se produce una contracción grupo muscular
flexor de hombro (deltoides anterior, pectoral mayor, Coracobraquial y bíceps
braquial). Realizando este ejercicio la pared nos brinda un estímulo táctil
exteroceptivo, le podemos pedir al paciente que cierre los ojos y así trabajar sobre una
mayor conciencia de posición.
49. 49. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 49
Ejercicios Sobre Pelota
50. 50. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 50
51. 51. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 51
52. 52. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 52
53. 53. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 53
54. 54. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 54
55. 55. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 55 
Ejercicios propioceptivos sobre pelota en dirección a las tres fibras del deltoides.
56. 56. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 56 CASO
N°2 LUXACIÓN GLENO HUMERAL ANTERO INFERIOR Apellido y nombre: MC
Edad: 69 Años Ocupación: jubilada Dominancia: diestro Diagnóstico: luxación
Glenohumeral antero inferior derecho Fecha de accidente: 20/01/14 Mecanismo de
lesión: caída en el colectivo. Fecha de cirugía y tipo: 20/01/14 reducción de luxación.
Inicio de tratamiento en T.O: 21/01/14 Radiografías del 20/01/14
57. 57. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 57
Radiografía20/01/14 LUXACIÓN Se produce cuando la pérdida de relación entre las
superficies articulares de la cabeza humeral y de la cavidad glenoidea es total.
Historia25 La Luxación Glenohumeral Anterior es una entidad conocida desde muy
antiguo. Su descripción se encuentra en el papiro de Edwin Smith (3000 años a.c).
Hipócrates (460 años a.c) describió la Luxación Glenohumeral Anterior de hombro en
forma detallada. En el cuerpo humano el mayor número de luxaciones ocurre a nivel
del hombro; en la actualidad sus diversas articulaciones, de acuerdo a una importante
estadística se luxan en la siguiente proporción: 84% Luxación Glenohumeral Anterior,
12% Luxación Acromioclavicular, 2,5% luxación esternoclavicular y 1,5% luxación
glenohumeral posterior. Luxación Glenohumeral Anterior La luxación glenohumeral
anterior traumática es una lesión muy frecuente; afecta generalmente a individuos
jóvenes en plena actividad física, es menos frecuente en persona mayor y excepcional
en niños. 25 Cosentino.R. “Miembro superior: Semiología con Consideraciones
clínicas y Terapéuticas”.2001
58. 58. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 58 La
frecuencia de esta lesión se debe, fundamentalmente, a la excesiva laxitud capsular y
ligamentaria de la articulación, su amplia movilidad, la escasa superficie de contacto
entre la cabeza humeral y una cavidad glenoidea poco profunda, y a un complejo
sistema de movimientos que, alterados por una caída o un accidente, provocan la
luxación. La luxación glenohumeral en las personas mayores ocurren en un 20% de
pacientes de 60 o más años de edad; probablemente ello se debe a que el hombro es
una articulación mantenida en relación fundamentalmente por el tomo muscular, el
cual disminuye en la edad, a la vez que se le asocia atrofia muscular. Mecanismo de
producción La luxación ocurre por mecanismos indirectos, generalmente por caída
sobre el brazo en abducción hiperextensión y rotación externa, o una tracción del
brazo (abducción, rotación externa) o por el choque directo sobre el muñón del
hombro. Codman fue el primero en explicar la luxación basándose en el estudio de la
mecánica funcional del hombro. La rotación interna durante la elevación anterior y la
rotación externa durante la abducción tienen una importancia fundamental, ya que si
esas rotaciones no se realizan se impide el deslizamiento de la cabeza humeral hacia
nuevas aéreas; el humero tropieza contra el acromion y crea un brazo de palanca que
empuja fuera de la cavidad glenoidea a la cabeza humeral. Durante la elevación y
hasta los 60º el poder de os rotadores externos balancea a los rotadores internos, no
alterando por lo tanto el estado de rotación del miembro, siendo la fuerza hasta aquí
desarrollada utilizada para aplicar la cabeza humeral contra la glenoide.
59. 59. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 59 La
acción del musculo Subescapular comienza en la última fase de la abducción cuando
la mayor parte de la superficie articular glenohumeral ha sido agotada. Hacia los 150º
la diáfisis humeral es casi colinear con la espina de la escapula, su orientación se hace
en el mismo plano por lo tanto la distribución de las fibras del Subescapular se harán
alrededor del eje mecánico, perdiendo así todo poder rotatorio. En este estado es
donde el Subescapular desarrolla su mayor potencial de contracción, siendo
precisamente a los 150º donde el musculo se hace deslizante de la cabeza humeral;
esto condiciona un cambio hacia nuevas áreas de contacto hasta alcanzar la superficie
el tope de la tuberosidad menor. Esta migración excéntrica de la cabeza humeral está
condicionada por el ángulo de declinación del cuello, siendo aquí donde el eje
mecánico y el anatómico se hacen coincidentes. La luxación ocurre entonces porque
durante la vida el sujeto trata de alcanzar instintivamente la posición de seguridad (
pivote), haciéndolo de una manera súbita y violenta; un ligero pellizcamiento sinovial u
otra razón que por el dolor inhiba la poderosa acción del Subescapular o la retarde, y ,
por lo tanto, no deslice ( patine) hacia abajo la cabeza humeral, encontrara en la caída
a la cabeza con sus aras de rodamiento agotadas, de esta manera, la diáfisis humeral
apoyada en ese momento sobre la sólida apófisis acromial, constituirá el brazo de
palanca que fuerce a la cabeza humeral a luxarse. Lesiones Anatomopatológicas26 La
luxación anterior daña a todas las estructuras anteriores del hombro; la cabeza rompe
la parte inferior, débil, de la capsula articular y sale a través de la brecha, cuando esto
ocurre se asocian otras lesiones que variaran según la intensidad del trauma. 
Lesiones Óseas La glena presenta una fractura o un hundimiento de su borde
anteroinferior. Lesión de Hill Sachs; lesión ósea en la parte póstero-externa de la
cabeza humeral, producto del impacto de la misma contra el reborde glenoideo en el
momento de producirse la primera luxación. Tendrá importancia en el mecanismo de
luxación glenohumeral recidivante. Puede haber otras lesiones óseas: fractura del
tubérculo mayor, de la apófisis coracoides o del cuello del húmero. 26 Benedicte,F.
“Reeducación del Hombro”. Edición 1ª. Editorial Paidotribo. Bandolona .2001
60. 60. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 60 
Lesiones ligamentarias Lesión de Bankart; la cabeza produce desgarro de los
ligamentos glenohumerales, desprendimiento del rodete glenoideo del borde anterior e
inferior de la glena. La debilidad constitucional de los ligamentos gelnohumeral inferior
y coracohumeral permite un recorrido anormal de la cabeza humeral hacia abajo. 
Lesiones asociadas En los accidentes graves se producen también lesiones
vasculonerviosas del nervio axilar (circunflejo) y de la arteria axilar o del plexo braquial.
En las personas de más de 40 años es frecuente la aparición de una ruptura asociada
del manguito de los rotadores. Examen semiológico27 A la inspección se observa el
brazo fijo en abducción de 15 a 30º, el codo flexionado y el antebrazo pronado
sostenido por la otra mano del paciente. El paciente se inclina hacia el lado luxado
para que el miembro cuelgue y con su peso traccione hacia distal en un intento de
buscar confort y calmar el dolor. El hombro afectado se presenta achatado, deprimido,
habiendo perdido la armonía redondez del hombro normal; el acromion aparece
predominante y sobresaliente sobre la piel. A la palpación se comprueba un notable
defecto o depresión por debajo del acromion; la cabeza humeral se palpa en la cara
anterior del hombro por debajo de la apófisis coracoides. 27 Cosentino,R. Miembro
superior:” Semiología con Consideraciones clínicas y Terapéuticas”.2001
61. 61. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 61 Según
la ubicación de la cabeza humeral luxada existen cinco variedades: Preglenoidea: la
cabeza se ubica por delante de la glenoide. Subglenoidea: rara, la cabeza se ubica
debajo de la glenoide. Subcaracoidea: la cabeza se coloca por debajo de la apófisis
coracoides es la variedad más frecuente de luxación anterior. Intracoracoidea: la
cabeza se ubica por dentro de la coracoides, debajo de la clavícula. Erecta: la cabeza
se ubica por debajo de la glenoides pero en posición vertical. La variedad de luxación
no modifica las maniobras de reducción que realizan.
62. 62. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 62
Técnicas de reducción Técnica de Hipócrates: colocar al paciente en decúbito supino.
Pasar una sábana debajo de la axila y amarrarla a la altura del hombro opuesto por
contra tracción. Tracción del brazo con codo extendido en sentido longitudinal el
miembro toráxico, mínimo durante 5 minutos. Técnica de Mhotes: se realiza una
tracción de la muñeca y una contra tracción pasando una sábana o una faja por debajo
de la axila. Maniobra de Kocher: se la indica solo en casos con más de 24 hs de
evolución. Debe realizarse con suavidad y precaución, porque puede agravar la
luxación con una fractura de húmero o aumentar las lesiones ligamentosas y óseas
producidas por la luxación. Consta de 4 pasos: Tracción en el eje del sentido del brazo
Rotación externa Aducción, llevando el codo hacia la línea media Rotación interna,
llevando la mano hacia el hombro sano Técnica tradicional de reducción: tracción del
miembro superior afectado en dirección del eje del cuerpo; contratación con una
sábana apoyada en la parte lateral del tórax (no en la axila). Mientras se tracciona
desde el codo se deben efectuar suaves rotaciones del brazo llegando
progresivamente a una posición de abducción.
63. 63. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 63 Luego
de la reducción el brazo debe ser inmovilizado en aducción y rotación interna,
relajando así la capsula y demás estructuras dañadas. Se efectúa un vendaje de
velpeau blando o un cabestrillo tipo Vietnam. La inmovilización después de la primera
luxación, debe der de 3 a 6 semanas, sin embargo, otros autores sostienen que este
tiempo no influye en el pronóstico. Si la persona es mayor de edad, el tiempo de
inmovilización será menor. Una persona mayor no tiene mayores requerimientos
físicos, pero si lesiones degenerativas; la movilización precoz evita las adherencias y
las rigideces.
64. 64. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 64
Programa de reeducación según (Forthomme bénédicte)28 El tratamiento tiene por
objetivo estabilizar el hombro, conservando una movilidad óptima. Tras el periodo de
inmovilización, el tratamiento de reeducación persigue los objetivos siguientes: 
Analgesia: - Se utiliza la técnica de masajes descontracturantes. - Aplicación de
crioterapia después de la reeducación para prevenir la aparición de una reacción
inflamatoria. .  Recuperación de la amplitud articular: - Se debe evitar arcos máximos
de abducción frontal (130◦ a las seis semanas) y de rotación externa (10◦ a las 6
semanas). - Los planos de movilización utilizados al principio son el plano de la
escápula y el plano sagital. - Para la recuperación de la amplitud articular se utilizan
preferentemente técnicas de movilización activo-asistidas o técnicas más específicas
de relajación de los antagonistas. - La participación del sujeto durante el movimiento le
permite sentir mejor la posición de su hombro, desarrollando la alerta propioceptiva. -
El movimiento de retropulsión horizontal- rotación externa, así como las amplitudes
terminales en abducción y rotación externa, se reeducan una vez transcurridas las
primeras seis semanas sin inducir hiperlaxitud.  Fortalecimiento muscular 28 .
Benedicte,F. “Reeducación del Hombro”. Edición 1ª. Editorial Paidotribo. Bandolona
.2001
65. 65. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 65 -De
todos los grupos musculares insistiendo sobre los rotadores internos, cuya tensión
anterior palia el déficit de contención pasiva. En una primera fase se refuerzan los RI
en recorrido interno o medio, los RE en recorrido externo o medio, siempre en
posiciones de máxima seguridad, el codo pegado al cuerpo, el antebrazo en posición
indiferente. - Utilización de bandas elásticas o de pequeña cargas completara el
fortalecimiento muscular en una segunda fase. Para llevar a cabo el fortalecimiento
prudente de los RI y de los RE se debe planificar un trabajo en excéntrico. - A partir de
la 8ª semana se intensificara el fortalecimiento de los músculos estabilizadores de la
escapula y periescapulares.  Propiocepción y estabilidad activa: -La propiocepción
continua siendo esencial en la reeducación del hombro inestable -La estabilidad
articular depende de la existencia de un tono y un estado de vigilancia musculares
suficientes. -Los ejercicios propioceptivos se empiezan en posiciones de máxima
seguridad (Aducción, rotación neutra y rotación interna), evolucionando hacia
posiciones más inestables (flexión, abducción, rotación externa). - Es primordial el
aprendizaje del control excéntrico de los RI en posiciones extremas, pues la frecuencia
lesional se presenta en estas amplitudes. Tratamiento Desde la fecha de inicio de
tratamiento a T.O han transcurrido un mes y 6 días. Actualmente MM se encuentra
realizando ejercicios de la fase 1 y comenzando con ejercicios de la fase 2 a del
protocolo de rehabilitación de hombro. Según el Protocoló de Rehabilitación de la
Clínica de Fracturas y Ortopedia; Departamento de Terapia Ocupacional en
Rehabilitación de Mano y Miembro Superior.
66. 66. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 66 
Actualmente se está trabajando en lo siguiente:  Ejercicios activos -Elevación de
hombro -Antepulsion y retropulsión de hombro -Flexión- extensión de codo y mano. -
Pendulares de Codman  Ejercicios de movilizaciones pasivas en camilla. 
Movilización mediante la técnica de diagonales de Kabat.  Ejercicios
decaoaptadores.  Ejercicios activos con barra en posición bípeda. -Ejercicio de
flexión anterior de hombro. -Ejercicios de rotaciones de hombro con flexión de codo y
antebrazo pronado. -Ejercicios de abducción y aducción de hombro con codo
extendido y antebrazo pronado. -Ejercicio de extensión de hombro.  Ejercicios
isométricos de rotadores internos y externos de hombro sobre pared.  Ejercicios
propioceptivos sobre pelota. Imágenes de los ejercicios realizados en el proceso de
rehabilitación de Terapia Ocupacional.
67. 67. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 67 
Ejercicios activos de elevación de hombro
68. 68. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 68 
Ejercicio activo de antepulsión de hombro, la acción muscular está a cargo de los
músculos: Pectoral mayor, Pectoral menor, Serrato mayor.  Ejercicio de retropulsión
de hombro, la acción muscular está a cargo de los músculos: Romboides, Trapecio
(porción media), Dorsal ancho.
69. 69. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 69 
Ejercicio activo de flexo- extensión de codo. La acción muscular está a cargo de los
músculos: flexión (bíceps braquial, supinador largo, braquial anterior). Extensión
(tríceps braquial, Anconeo)
70. 70. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 70 
Movilización mediante técnica de terapia manual con tracción del miembro superior
71. 71. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 71
72. 72. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 72 
Movilización mediante técnica de terapia manual con tracción del miembro superior. La
tracción se mantiene durante todo el movimiento .Los efectos terapéuticos de la
tracción son debidos a la estimulación de los receptores en la articulación. A su vez
que la tracción también actúa como un estímulo de estiramiento por elongación de los
músculos.
73. 73. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 73
Ejercicio bilateral de flexión anterior de hombro. Trabajo muscular grupo flexor de
hombro. Coracobraquial, fibras anteriores del deltoides, porción larga de bíceps y
fibras claviculares del pectoral mayor.
74. 74. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 74
Ejercicio bilateral de extensores de hombro. Trabajo muscular de extensores de
hombro (deltoides posterior, dorsal ancho y redondo menor)
75. 75. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 75
Ejercicios de abductores de hombro. Trabajo muscular de abductores de hombro
76. 76. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 76
Ejercicios Isométricos.
77. 77. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 77 
Estimulación propioceptiva a través de ejercicios de contracción isométrica de los
grupos musculares rotadores externos de hombro (Infraespinoso, redondo menor) y
grupo muscular rotadores internos de hombro (dorsal ancho, pectoral mayor, redondo
mayor y Subescapular). Los ejercicios isométricos generan tensión produciendo un
mayor reclutamiento de UM, sin producir movimiento.
78. 78. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 78
Diagonales de Kabat, ya que además de potenciar globalmente la extremidad permite
trabajar la propiocepción. Patron Extensor: hombro( Ext- Add- Rot Int),codo
(Ext),antebrazo (Pronado),muñeca(Flex Cubital) y mano (Flex y Add).
79. 79. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 79 Patrón
Flexor: hombro (Flex +Abd + Rot Ext), codo (Ext), antebrazo (Supinado), muñeca (Ext
Radial), dedos (Ext +Abd).  Utilización de las diagonales de kabat , utilizamos la
información táctil de origen superficial y profundo, como la posición articular o el
estiramiento de tendones y músculos, con la finalidad de excitar el sistema nervioso
que pondrá en funcionamiento el sistema muscular. En FNP hay que tener en cuenta
el concepto irradiación muscular o desbordamiento de energía. Una contracción de un
músculo o grupo muscular potente estimula, por desbordamiento de energía, a un
músculo o grupo muscular más débil. Dentro del mismo
80. 80. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 80 patrón
de movimiento ésta irradiación se propaga de la parte proximal a la distal de los
miembros, y para ello: 1.- El terapeuta colocará las manos en oposición a la dirección
del movimiento deseado. 2.- Las articulaciones se situarán en una posición facilitadora
que permita el uso de un potencial de fuerza máximo. 3.- Se aplicará los estímulos de
estiramiento correctos. 4.- También utilizaremos la co-contracción de los músculos
antagonistas para guiar el movimiento y dar tono a músculos más débiles.
81. 81. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 81
Ejercicios con Pelota  Ejercicio de elevacion y descenso de hombro sobre pelota, con
estabilizacion de la mano del terapeuta en hombro que a su vez aumenta el estimulo
popiceptivo.
82. 82. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 82 
Ejercicio de abducción escapular sobre pelota. El terapeuta acompaña el movimiento
del paciente con una mano y con la otra hace un estímulo propioceptivo a nivel
escapular.
83. 83. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 83 CASO
N°3 FRACTURA PROXIMAL DE HUMERO Nombre y Apellido: H C Edad: 26 Años
Diagnóstico: fractura proximal de humero Fecha del accidente: 02/12/2013 Mecanismo
de lesión: caída en moto, trauma directo sobre cara lateral del humero Cirugía:
09/12/2013 Tipo de cirugía: reducción y osteosíntesis de fractura proximal humero
izquierdo Nº de HC: 301.033 Fecha de ingreso a Terapia Ocupacional: 19/12/2013
Imagen radiológica: 02/12/2013
84. 84. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 84
FRACTURA PROXIMAL DE HúMERO El húmero es un hueso largo que forma parte
del esqueleto apendicular superior y que está ubicado exactamente en la región del
brazo. Se articula a superior con la escápula, por medio de la articulación del hombro o
articulación glenohumeral, y a inferior con el cúbito y con el radio, por medio de la
articulación del codo. Imagen tomográfica: 03/12/2013 Reducción y osteosíntesis
85. 85. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 85 Cara
anterior de humero izquierdo Cara posterior de humero izquierdo
86. 86. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 86
PRINCIPIOS GENERALES La fractura del húmero proximal se observa en todos los
grupos de edad, pero son más frecuentes en los pacientes de edad avanzada. En
pacientes jóvenes se producen por traumatismos de alta energía. CLASIFICACIÓN La
mayoría de las clasificaciones se refieren al nivel anatómico de la fractura o al
mecanismo mediante el cual ella se produjo. En la clasificación de Neer se toma en
cuenta el rol que desempeñan las inserciones musculares en el desplazamiento de los
fragmentos; se debe recordar que el músculo subescapular se inserta en la
tuberosidad menor o troquín y el supraespinoso y los rotadores externos se insertan
en la tuberosidad mayor o troquiter. CLASIFICACIÓN DE NEER Toma en cuenta que
en toda fractura del extremo proximal del húmero pueden existir uno, dos, tres o cuatro
fragmentos mayores que son los siguientes: 1.Cabeza humeral 2.Tuberosidad menor o
troquín 3.Tuberosidad mayor o troquiter 4.Diáfisis humeral El posible desplazamiento
de cada uno de los cuatro fragmentos mayores da lugar a considerar los siguientes
grupos: GRUPO I: Fracturas sin desplazamiento o desplazamiento mínimo
87. 87. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 87 Incluye
todas las fracturas independientemente del número de trazos que muestren las
radiografías; lo cierto es que ningún fragmento esta desplazado más de un centímetro
ni angulado más de 45°. Luego de un breve periodo de inmovilización relativa se
comienza con reeducación funcional. Constituyen más del 85% de las fracturas del
extremo proximal de húmero. GRUPO II: Fracturas con desplazamiento del fragmento
articular Constituyen las fracturas del cuello anatómico del húmero; son raras. El
fragmento puede necrosarse por avascularidad. Se las observa mejor en radiografías
antero-posteriores del hombro tomadas con el brazo en rotación externa. GRUPO III:
Fracturas con desplazamiento de la diáfisis humeral Este tipo de fractura ocurre a nivel
del cuello quirúrgico. La cabeza se mantiene en posición normal ya que el manguito
rotador se encuentra indemne. La diáfisis humeral está desplazada más de un
centímetro y angulada más de 45°. En el adulto se observan tres tipos: 1-La fractura a
nivel del cuello quirúrgico esta impactada y la angulación, en valgo, es mayor a 45°,
por lo cual, de consolidar en esa posición, causaría una limitación permanente en la
abducción. 2-La diáfisis humeral se ha separado de la cabeza y nivel del cuello
quirúrgico y se ha desplazado hacia medial y anterior llevada por el músculo pectoral
mayor. Puede provocar lesiones vasculares y nerviosas. Es una fractura muy
inestable. 3-Se trata de la fractura conminuta a nivel del cuello quirúrgico del húmero.
Se alinea con tracción esquelética desde el olecranon, al cenit.
88. 88. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 88
GRUPO IV: Fracturas con desplazamiento del troquiter Existe un desgarro longitudinal
del manguito rotador. La tuberosidad mayor, fracturada, asciende más de un
centímetro. Aunque se acompañe de una fractura no desplazada del cuello quirúrgico,
se trata de una fractura a dos segmentos (el troquiter y el resto del húmero), y la
cabeza humeral se mantiene en una posición neutra normal. Pero si la fractura del
cuello quirúrgico fuera completa y permitiera el desplazamiento medial de la diáfisis
humeral, tendríamos una fractura a tres fragmentos; en esta situación, el músculo
subescapular, insertado en el troquín, lleva a la cabeza humeral en rotación interna, la
superficie articular mira hacia atrás (posterior). La rotura del manguito rotador se ha
exagerado. Es evidente que la reducción no quirúrgica se hace casi imposible. Sin
embargo, la inserción del subescapular (y otras partes blandas) en el troquín aseguran
la buena vascularización de la cabeza humeral. GRUPO V: Fracturas con
desplazamiento del troquín Cuando ocurre una avulsión aislada se trata de una
fractura a dos segmentos; puede asociarse una fractura sin desplazamiento del cuello
quirúrgico del húmero. Si la fractura a nivel del cuello quirúrgico se desplaza se
convierte en una fractura a tres fragmentos y la cabeza o segmento articular aparece
en abducción y rotación externa puesto que es traccionado por los músculos
supraespinoso y rotadores externos; la superficie articular mira hacia adelante (al
abordarla quirúrgicamente da la falsa imagen de estar luxada). El segmento articular
conserva buena vascularización que le llega a través de las abundantes inserciones de
partes blandas en su parte posterior. Si también se desprende el troquiter se ha
convertido en una fractura a cuatro fragmentos; la cabeza humeral queda desprovista
de circulación. El segmento articular generalmente está desplazado hacia afuera, entre
las tuberosidades retraídas; en esta situación la superficie articular ha perdido contacto
con la cavidad glenoidea y el término “fractura-luxación lateral” resulta ser muy
descriptivo.
89. 89. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 89
GRUPO VI: Fracturas-luxaciones Son fracturas que ocurren acompañando a
verdaderas luxaciones, lo cual implica amplia lesión capsular y ligamentaria. La
cabeza humeral luxada se desplaza hacia adelante y abajo o (menos frecuentemente)
hacia posterior. En las fracturas-luxaciones a dos y tres fragmentos la vascularización
de la cabeza humeral se encuentra asegurada puesto que una de las tuberosidades
con sus inserciones de partes blandas permanece en continuidad con el segmento
articular. En las fracturas-luxaciones anteriores a tres fragmentos el troquín siempre
permanece formando parte del segmento articular, y en las fracturas-luxaciones
posteriores a tres fragmentos el troquiter permanece unido al segmento articular y
asegura su vascularización. Neer incluye en el grupo vi a las fracturas de las
superficies articulares en las que una parte de la cabeza humeral está luxada; ellas
son: a) fracturas “por impresión” (mecanismo: la cabeza apoya o choca violentamente
contra el reborde anterior o posterior de la cavidad glenoidea y es cizallada por este);
cuando el fragmento representa más del 20% de la superficie articular; la reluxación es
habitual; b)fracturas “por estallido” (mecanismo: la cabeza humeral es aplastada por el
agente vulnerante sobre el yunque de la cavidad glenoidea) y hay fragmentos
osteocartilaginosos extruidos). TRATAMIENTO SEGÚN CLASIFICACIÓN DE NEER
GRUPO I: Fracturas sin desplazamiento o desplazamiento mínimo Los fragmentos
óseos se mantienen unidos por impactación y por la integridad de los tejidos blandos
que los rodean y se insertan en ellos. En estas fracturas sólo se debe mantener el
miembro con un collar y una muñequera (o cabestrillo Velpeau en pacientes de mucha
edad) durante tres semanas. Efectuar ejercicios de inmediato; la recuperación
funcional es completa en 8 a 10 semanas.
90. 90. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 90
GRUPO II: Fracturas con desplazamiento del fragmento articular El trazo de la fractura
es intraarticular y son de difícil reducción y contención por medios ortopédicos. Son
pacientes de edad avanzada que se benefician, casi siempre, de reeducación
funcional muy precoz. Por excepción está indicada la osteosíntesis, la resección del
fragmento articular o la inserción de una prótesis de reemplazo. La consolidación
viciosa y la necrosis avascular constituyen las complicaciones más frecuentes.
GRUPO III: Fracturas con desplazamiento de la diáfisis humeral Se consideran cuatro
posibilidades: A)Fracturas engranadas del cuello quirúrgico Son estables por
indemnidad parcial del periostio. Cuando existe una angulación superior a los 45°
deben ser reducidas ortopédicamente para evitar una limitación permanente de la
abducción, la aducción o la flexión , de acuerdo a que la angulación sea en aducción o
varo, en abducción o valgo o en retropulsión, respectivamente. La contención se
efectúa con un vendaje de Velpeau, un yeso colgante o un yeso toracobraquial,
durante seis semanas. Solo la reducción o la inestabilidad manifiesta pueden exigir
tratamiento quirúrgico. B) Fracturas no engranadas del cuello quirúrgico La cabeza
humeral (fragmento proximal) se desplaza en abducción y rotación externa y la diáfisis
humeral (fragmento distal) se desplaza hacia adentro y hacia adelante llevada por la
contracción del músculo pectoral mayor, dorsal ancho y redondo mayor. Son fracturas
inestables. Lograda la reducción ortopédica se inmoviliza en vendaje de Velpeau
mantenidos durante seis semanas.
91. 91. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 91 Si no
se consigue la reducción (frecuente interposición del tendón del bíceps), se efectúa
osteosíntesis quirúrgica. C) Fracturas no engranadas del cuello quirúrgico Son bien
alineadas mediante la tracción esquelética transolecraneana; luego de tres semanas
se las contiene en aparato enyesado. Son pasibles de tratamiento quirúrgico en
pacientes con buen estado óseo. D) Fracturas y desprendimientos epifisarios En
lactantes y niños pequeños se observa el desprendimiento epifisario sin fragmento
epifisario. En niños mayores y adolescentes predomina el desplazamiento epifisario
con un fragmento metafisario postero-interno. En estos casos se efectúa reducción
bajo anestesia general y contención en aparato enyesado toracobraquial durante seis
semanas. Si ella fracasa (interposición del bíceps), reducción quirúrgica y
osteosíntesis. GRUPO IV: Fracturas con desplazamiento del troquíter El troquíter
puede desplazarse bajo el acromion o hacia afuera. Cuando existe al mismo tiempo
una fractura desplazada del cuello quirúrgico la cabeza humeral es llevada en rotación
interna por el subescapular de manera que su superficie articular mira hacia atrás. Son
fracturas a tres fragmentos. Las fracturas a dos fragmentos luego de reducidas son
contenidas en un aparato enyesado toracobraquial en abducción; si la reducción
ortopédica no se logra se reduce quirúrgicamente realizando osteosíntesis mediante
tornillo o grapa. En las fracturas a tres fragmentos con la superficie articular mirando
hacia atrás el tratamiento debe ser quirúrgico.
92. 92. Clínica de Fracturas y Ortopedia. Práctica clínica II y III. Supervisoras: Alvarez
Diana, Miranda Claudia. Practicantes: Consalvi Eliana, Jordan Melisa. 2014 92 En las
fracturas a cuatro fragmentos (cuando también se desprende el troquín), la necrosis
avascular de la cabeza humeral es inevitable; se indica el reemplazo protésico.
GRUPO V: Fracturas con desplazamiento del troquín En las fracturas a dos
segmentos (avulsión del troquín arrancado por el subescapular) se efectúa la
osteosíntesis del mismo. Si se agrega el desplazamiento de la fractura del cuello
quirúrgico del húmero (fractura a tres fragmentos), la cabeza humeral es llevada en
rotación externa y abducción exagerada, y la superficie articular que mira hacia
adelante aparece de inmediato en el campo quirúrgico cuando se efectúa el abordaje
para realizar una osteosíntesis. Si también se fractura y se retrae el troquiter (fractura
a cuatro fragmentos) la vascularización de la cabeza está anulada; se indica el
reemplazo protésico. GRUPO VI: Fracturas-luxaciones En el caso de las luxaciones
acompañadas de fractura de troquiter se debe efectuar la reducción ortopédica de la
lesión y mantener el miembro en un vendaje de Velpeau durante tres a cuatro
semanas. En las fracturas-luxaciones propiamente dichas, el tratamiento debe ser
quirúrgico (reducción de la luxación y osteosíntesis de los fragmentos). En las
fracturas-luxaciones a cuatro fragmentos la avascularidad del segmento cefálico
llevaría al mismo a la necrosis; en estos casos está indicada la resección de la cabeza
humeral y su reemplazo protésico. Otra alternativa seria la resección del manguito
rotador en el muñón de la diáfisis pero el resultado funcional seria, seguramente,
pobre.29 29 Cosentino, Rodolfo, Cosentino Rodolfo V.; Miembro Superior: semiología
con consideraciones clínicas y terapéuticas; Edit. Punto y Letra; Buenos Aires; 2001.
Articulación del codo
Para otros usos de este término, véase Codo (desambiguación).

Articulación del codo

Codo derecho.

Latín [TA]: articulatio cubiti

TA A03.5.09.001

Sistema articular

Enlaces externos

FMA 24901

[editar datos en Wikidata]

En anatomía humana, la articulación del codo es la que une el brazo con el antebrazo,
conectando la parte distal del hueso húmero con los extremos proximales de los
huesos cúbito y radio. La articulación principal que constituye el codo se denomina humero
radio-cubital y puede dividirse en dos partes bien diferenciadas: la articulación humero-radial y
la humero-cubital. Por otra parte, el cúbito y el radio forman también una articulación entre sí
en las proximidades del codo, la cual se denomina articulación radio-cubital proximal. Los
extremos óseos se conectan entre sí por un conjunto de ligamentos que contribuyen a su
fijación y están rodeados por una estructura común que se llama cápsula articular, en cuyo
interior se encuentra el líquido sinovial.1
En el lenguaje común se le da el nombre de codo a la parte posterior y prominente situada en
la unión del brazo con el antebrazo.2

Índice
[ocultar]

 1Articulaciones
o 1.1Articulación húmero-radial
o 1.2Articulación húmero-cubital
o 1.3Articulación radio-cubital proximal
 2Músculos y movimientos del codo
o 2.1Músculos motores de la extensión
 3Las limitaciones de la flexoextensión
 4Flexiones de codos
 5Enfermedades del codo
 6Ligamentos del codo
o 6.1Particularidades
 7Imágenes
 8Referencias

Articulaciones[editar]

En primer plano puede observarse la articulación humero-cubital y en la parte posterior la humero-radial

Radiografía anteroposterior y lateral de un codo normal

El codo está formado por tres articulaciones diferentes: la humero-radial que une el húmero
con la cabeza del radio, la humeral-cubital que une el cúbito con el húmero, y la radio-cubital
que establece la unión entre radio y cúbito. Las tres están englobadas en la misma cápsula
articular.
Articulación húmero-radial[editar]

 Es una diartrosis del tipo condilea.


 Movimientos: Flexión-extensión, pronación y supinación.
 Superficies articulares:
 Húmero: cóndilo o capítulo del húmero (convexo)
 Radio: cúpula o cabeza radial (cóncavo)
Articulación húmero-cubital[editar]

 Es una diartrosis del tipo troclear.


 Permite movimientos de flexión y extensión.
 Superficies articulares:
 Húmero: Tróclea humeral, fosa coronoide y fosa olecraniana.
 Cúbito: Olécranon y apófisis coronoides
Articulación radio-cubital proximal[editar]

 Es del tipo trocoide.


 Movimientos: Pronación y supinación del antebrazo (ulna y radio se cruzan formando una
X)
 Está reforzada por el ligamento anular.
 Entre las epífisis proximales de la ulna y radio.
 Superficies articulares:
 Radio: circunferencia articular de la cabeza del radio
 Ulna: escotadura radial del cúbito

Músculos y movimientos del codo[editar]

Codo en posición de flexión. El músculo bíceps braquial hace posible la flexión del codo y el
músculo tríceps braquial la extensión

Los movimientos que puede realizar la articulación del codo son los siguientes:

 Extensión: Músculo tríceps braquial.


 Flexión: Músculo bíceps braquial, músculo braquial anterior y
músculo braquiorradial (supinador largo).
 Supinación: Músculo supinador corto y músculo bíceps braquial.
 Pronación: Músculo pronador redondo y músculo pronador cuadrado.
Músculos motores de la extensión[editar]
La extensión del codo se debe a la acción de un solo músculo, el músculo tríceps braquial; de
hecho, la acción del músculo ancóneo no merece la pena tratar en el plano fisiológico debido a
la debilidad de su momento de acción.
El músculo del tríceps braquial está constituido por tres cuerpos carnosos que finalizan en un
tendón común que se inserta en el olécranon. Los tres cuerpos musculares tienen una
inserción superior distinta:

 La cabeza media que se fija en la cara posterior del húmero, por debajo de la corredera
del nervio radial.
 La cabeza lateral que se fija sobre el borde externo de la diáfisis humeral, por encima del
canal del nervio radial. Por lo tanto, estas dos porciones son monoarticulares.
 La cabeza larga que se inserta sobre el omóplato, en el tubérculo subglenoideo; esta
porción es un músculo biarticular.
Según el grado de flexión del codo la eficacia del tríceps braquial varía:

 En extensión completa, la fuerza muscular se descompone en un componente centrífugo,


que tiende a luxar el cúbito hacia atrás, y un componente tangencial.
 En ligera flexión, el componente radial se anula y es la posición en la que el músculo
desarrolla la máxima eficacia.
 En flexión completa, el tendón tricipital se refleja en la cara superior del olécranon, como si
se tratase de una polea, lo que contribuye a compensar su pérdida de eficacia.
La eficacia de la porción larga del músculo tríceps braquial depende de la posición del
hombro. La fuerza del músculo tríceps braquial es mayor cuando el hombro está flexionado.
La porción larga del músculo tríceps braquial refuerza parte de la potencia de los músculos
flexores del hombro con el codo extendido. También es mayor para el movimiento que asocia
la extensión del codo y la extensión del hombro.

Las limitaciones de la flexoextensión[editar]


Limitaciones en el movimiento de extensión del codo
La extensión es el movimiento que dirige el antebrazo hacia atrás. La posición anatómica
corresponde a la extensión completa, por lo tanto no existe amplitud por definición excepto en
algunos sujetos que pueden presentar una hiperextensión de 5 a 10º.
El movimiento de la extensión completa del codo está limitado por:

 El choque óseo entre el olécranon y la fosita olecraniana.

 La tensión que se produce en la cápsula articular por su parte anterior.

 La resistencia que crean los músculos flexores del codo (si éstos se encuentran
acortados, la extensión no va a ser completa). Entre estos músculos se encuentra el
bíceps braquial, el braquioradial y el músculo braquial.
En el caso de que el movimiento de la extensión continúe, se puede producir la fractura del
olécranon junto a un desgarro capsular. También puede ocurrir que el olécranon no se fracture
pero que la cápsula y los ligamentos se dañen y se produzca así una luxación posterior de
esta articulación (el olécranon asciende por encima de la línea epicóndilo-epitroclear). En la
luxación posterior puede dañarse la arteria braquial e incluso romperse.
Limitaciones en el movimiento de flexión del codo
La flexión es el movimiento en el cual el antebrazo es dirigido hacia arriba de tal forma que la
cara anterior del antebrazo se aproxima a la cara anterior del brazo.
En la flexión activa:el primer factor limitante es el contacto de las masas musculares de la
región anterior del brazo y del antebrazo. Dicha limitación dependerá del volumen de la masa
muscular de cada individuo, la flexión será menor cuanto mayor sea esta. Normalmente no
suele pasar de los 145º. En la flexión el choque entre los elementos óseos y la tensión
muscular apenas intervienen, ya que se produce antes el choque entre las masas musculares.
Si la flexión es pasiva: la flexión puede sobrepasar los 145º llegando hasta los 160º, ya que
las masas musculares no se contraen ni producen limitación, por lo cual aparecen los
siguientes factores limitantes:

 El choque de la cabeza del radio contra la fosita supracondílea y de la coronoidea contra


la fosita supratroclear.

 Se desarrolla cierta tensión en la parte posterior de la cápsula y en el músculo tríceps


braquial (principal músculo antagonista del movimiento de flexión).3

Flexiones de codos[editar]
Artículo principal: Flexiones de codos

La flexión de codos es un ejercicio físico realizado estando en posición inclinada, recostado


hacia abajo, levantando y bajando el cuerpo con los brazos. Está dedicado al desarrollo de los
músculos pectorales y los tríceps, con beneficios adicionales para los deltoides, el serrato
anterior y el coracobraquial.

Enfermedades del codo[editar]

Radiografía del codo en la que puede observarse la existencia de una luxación

Son frecuentes en la actividad deportiva. Las más habituales son las siguientes:
 Artrosis. La artrosis es un proceso degenerativo que afecta con poca frecuencia al codo,
cuando lo hace suele deberse a ejercicios muy intensos y continuados o a traumatismos
de repetición que afectan a la articulación.4
 Artritis. La artritis es un proceso inflamatorio que afecta a una articulación, causa dolor en
la misma y aumento de temperatura. Los orígenes pueden ser muy variados. En el codo
las causas más frecuentes son artritis reumatoide, artritis psoriásica, artritis de causa
infecciosa, gota por depósito de ácido úrico y condrocalcinosis o pseudogota por depósito
de pirofosfato cálcico.
 Epicondilitis o codo de tenista. Produce dolor en la porción externa del codo.
 Epitrocleitis o codo de golf. Provoca dolor en la región interna del codo.
 Bursitis olecraniana.
 Luxación del codo. Es menos frecuente que la luxación de hombro, pues las superficies de
los huesos encajan profundamente. Suele estar provocada por caídas con la mano
extendida y puede asociarse con una fractura.
 Pronación dolorosa, llamada a veces codo de niñera o subluxación de la cabeza del radio.
La cabeza del radio se mueve de su posición normal, sin llegar a desplazarse totalmente,
por lo que puede definirse como una subluxación. Se produce con frecuencia en niños de
menos de 5 años por tracciones bruscas realizadas sobre el antebrazo, asociadas a un
movimiento de pronación, por ejemplo, al llevar al niño cogido de una mano y tirar de él
para ayudarle a subir un escalón. En ocasiones ocurre durante la práctica de deportes con
contacto físico, como el judo. Se trata en general con maniobras simples y no reviste
gravedad, aunque es preciso que el paciente sea atendido por personal médico para
asegurar el diagnóstico y no empeorar la lesión con maniobras inapropiadas.5
 Fracturas. Las principales fracturas en la región del codo son las de la extremidad inferior
o distal del húmero, la de la cabeza del radio y la del olécranon en el cúbito. Existen
también fracturas complejas en las que están involucrados varios huesos.6
 Fractura de Monteggia. Se llama así a una lesión compleja y poco frecuente en la que se
asocia la luxación de la cabeza del radio a nivel del codo con una fractura del cúbito en su
tercio proximal.
 Triada terrible del codo. Recibe este nombre una lesión grave que suele producirse por
caídas en las que se apoya la mano sobre el suelo en posición de extensión. En esta
lesión se asocia la existencia de una luxación con la fractura de la cúpula del radio y de la
apófisis coronoides del cúbito. Precisa la realización de cirugía para lograr su curación.7

Ligamentos del codo[editar]


Los ligamentos de la articulación del codo tienen la función de mantener las superficies
articulares en contacto. Son auténticos tensores dispuestos a cada lado de la articulación: el
ligamento colateral cubital y el ligamento colateral radial.
En conjunto, tienen la forma de un abanico fibroso que se extiende desde cada una de las dos
prominencias pararticulares del epicóndilo por fuera, epitróclea por dentro, donde el vértice del
abanico se fija en un punto que corresponde aproximadamente al eje de flexoextensión, hasta
el contorno de la gran cavidad sigmoidea del cúbito, donde se inserta la periferia del abanico.
Por lo tanto, puede imaginarse el modelo mecánico del codo como se expone a continuación:

 En la parte superior, la horquilla de la paleta humeral, soporte de la polea articular.


 En la parte inferior, un semianillo (la gran cavidad sigmoidea) unido al brazo de la palanca
antebraquial y que se encaja la polea.
 El sistema ligamentoso está representado por dos tendores (en verde) unidos al "tallo"
que simula el antebrazo, y que se articula con los dos extremos del eje de la polea.
Puede entenderse con facilidad que estos "tensores" laterales desempeñan un doble papel:
mantener el semianillo encajado en la polea (coaptación articular) e impedir cualquier
movimiento de lateralidad.
Basta la ruptura de uno los tensores, como por ejemplo el interno. para que se pueda producir
el movimiento de lateralidad hacia el lado opuesto y para que las superficies articulares
pierdan contacto: es el mecanismo habitual de la luxación de codo, que en una primera fase
es un esguince grave del codo por ruptura del ligamento lateral interno.
Particularidades[editar]
El ligamento colateral cubital (LCC) lo constituyen tres haces:
1) Un haz anterior, cuyas fibras más anteriores refuerzan el ligamento anular del radio.
2) Un haz medio, el más potente.
3) Un haz posterior o ligamento de Bardinet, reforzado por las fibras transversales del
ligamento de Cooper.
Además, en este esquema pueden distinguirse: la epitróclea, de donde parte el abanico del
LCC, el olécranon, la cuerda oblicua de Weitbrecht, el tendón del músculo bíceps braquial que
se inserta en la tuberosidad bicipital del radio. El ligamento colateral radial (LCR), constituido
también por tres haces que parten del epicóndilo:
1) Un haz anterior, que se refuerza al ligamento anular por delante.
2) Un haz medio que refuerza el ligamento anular por detrás.
3) Un haz posterior.
La cápsula está reforzada por delante, por el ligamento anterior y el ligamento oblicuo anterior.
Por detrás, está reforzada por fibras transversales húmero-humerales y por fibras húmero-
olecranianas.

Imágenes[editar]

Codo humano izquierdo extendido

Codo humano izquierdo flexionado