You are on page 1of 23

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Todas las personas pueden formar


una familia y el Estado debe
ayudarlas para que puedan hacerlo.
Nadie puede obligar a una persona a
casarse.
En el matrimonio, los hombres y las
mujeres tienen los mismos derechos.

ARTÍCULO 16

1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin
restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y
fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al
matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá


contraerse el matrimonio.

3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene


derecho a la protección de la sociedad y del Estado.
DEFINCIÓN SOBRE FAMILIA Y MATRIMONIO

 FAMILIA

SIGNIFICACIONES JURIDICAS DE LA PALABRA FAMILIA

La familia en sentido amplio (familia extendida): en el sentido más amplio (familia


como parentesco) es el conjunto de personas con las cuales existen algún vínculo
jurídico familia.

 Desde este punto de vista, la familia esta compuesta por un grupo de


personas ligadas por vínculos jurídicos emergentes de la relación
intersexual, de la procreación y del parentesco. Este sentido de familia es el
que, actualmente, reviste importancia jurídica, puesto que las relaciones a
que da lugar son las reguladas por el Derecho de Familia.
 Familia en sentido restringido (familia nuclear): en el sentido restringido, la
familia comprende sólo a las personas unidas por la relación intersexual o
la procreación. Desde este punto de vista, la familia esta formada por el
padre, la madre y los hijos que estén bajo su patria potestad.
 Familia en sentido intermedio (familia compuesta): en el concepto
intermedio, la familia es el grupo social integrado por las personas que
viven en su casa, bajo la autoridad del señor de ella.

LAS FAMILIAS DE ORIGEN MATROMONIAL


Se fundan en la institución del matrimonio establecido y reconocido por el
ordenamiento jurídico de cada país. En nuestro país la familia jurídicamente válida
se basa en el matrimonio Civil. Según el artículo 234 del Código Civil el
matrimonio es: “la unión voluntariamente concertada por un varón y una mujer
legalmente aptos para ella y formalizarla con sujeción a las disposiciones de este
Código, a fin de hacer vida común”.

Del citado dispositivo se desprende que la finalidad del matrimonio es “hacer vida
en común”.

NATURALEZA JURIDICA DEL MATRIMONIO

Este concepto ha tratado de ser explicado desde las siguientes perspectivas:

 Tesis contractualista: esta posición puede ser enfocada, desde tres


perspectivas:
1. Enfoque canónico; considera al matrimonio como una sacramento que se
forma a través de un contrato matrimonial valido.
2. Perpectiva civil tradicional; postula que el matrimonio participa de todos los
elementos esenciales de los contratos, lo que determina que resulta
aplicable la teoría de la nulidad de los contratos y vicios del consentimiento.
3. Derecho de familia; se postula que el matrimonio es un contrato, pero no un
simple contrato, sino un acto de poder estatal o un acto jurídico complejo.

 Tesis institucionalista: desde esta perspectiva, el matrimonio s entendido como


el conjunto de normas, formalidades, deberes, obligaciones, derechos y
relaciones a que deben someterse, sin posibilidad de negociar, quienes
deseen casarse, vale decir que se trata de una institución.

 Doctrina mixta: de acuerdo con esta teoría, el matrimonio es a la vez un


contrato y una institución. “mientras que el matrimonio como acto es un
contrato, como estado es una institución”.

A su vez las familias de base matrimonial pueden ser:


a. Familia matrimonial completa: formada por padre, madre e hijos
(monopaternal).
b. Familia matrimonial incompleta: originada por el divorcio, la separación, la
invalidez del matrimonio y la muerte.
c. La familia pluriparental: llamada ensamblada, recompuesta, reconstituida o
mosaico. Es la estructura familiar que mantiene una persona con otra en la
que un de ellas o ambas tuvieron un compromiso previo (casado, separado,
viudo, conviviente).

LAS FAMILIAS DE ORIGEN EXTRA MATRIMONIAL

Uniones de hecho al interior de estas familias de base no matrimonial se han


configurado estructuras familiares diversas, tales como:

a. Familia concubierta propia: tanto el varón como la mujer llevan vida de


casados sin estarlo, pero podrían casarse en cualquier momento por no
tener impedimentos.
b. Familia concubierta impropia: en esta situación, la pareja no podrá contraer
matrimonio cicil válido por la existencia de impedimentos legales que
obstan su realización.
c. Familia religiosa: fundada en el matrimonio canónico que no tiene valor
jurídico alguno, excepto los celebrados con anterioridad al año 1936.
d. Familia andina basada en el servinakuy: no se encuentran unidas por el
matrimonio civil ni por el religioso, sin embargo están unidas por vínculos
estables y duraderos.
e. Familia amazónica: son grupos de familias típicos ligados por lazos
duraderos o peculiares pero que tienen connotaciones distintas a la familia
andina accidentalizada.
f. Familias nacidas de relaciones circunstanciales: generalmente basad en el
engaño. La irresponsabilidad o el delito y conformada por la madre y su hijo
(madres solteras).
ESTRUCTURA NORMATIVA DEL DERECHO FAMILIAR PERUANO

Este tema está orientado a determinar la forma como está organizada las normas
jurídicas de familia en nuestro sistema legislativo peruano.
El sustento se encuentra en lo que se denomina la Estructura Normativa del
Derecho Familiar.
El maestro Enrique Díaz de Guijarro señala. En una adecuada técnica legislativa,
surgen como reglas propias del Derecho Familiar, dos categorías:
1) Normas Orientadoras o Básicas y
2) Normas Reguladoras.
Las primeras, dice el autor, «son las contenidas en las Constituciones Políticas;
responde al propósito de fijar los principios fundamentales de la estructura de la
familia, dentro de la organización integral del Estado, de acuerdo con su realidad
social y conforme a la medida en que los constituyentes lo consideran necesario,
lo que determina gran disparidad en la extensión de estas normas básicas.
Además, y en plano aún superior, y con el fin de sentar las fórmulas generales de
acuerdo con las cuales deben regularse la familia en todos los Estados, aparecen
breves y escuetos enunciados en recientes documentos Internacionales:

 La Declaración de Principios Sociales en América de 1945;


 La Declaración Americana de los derechos y deberes del hombre de 1948.

Las segundas, normas reguladoras, son los que integran los Códigos (Civiles o
de Familia) y las leyes que los complementan, ya directamente, instituciones
afines o que crean regímenes especiales para ciertas relaciones jurídicas en forma
dependiente de los vínculos familiares, ya indistintamente, instituciones propias de
otros ordenamientos, pero que funcionan teniendo en cuenta los vínculos
familiares o variando sus efectos según existan o no». Como el Código Penal, por
ejemplo en el Perú, que tiene un capítulo sobre delitos contra la familia.
Como es fácil comprobar, la aplicación de este planteamiento, se observa en todo
el sistema legislativo, y es adaptable para cualquier materia de legislación, por
cuanto todos los estados cuentan con normas Constitucionales, que generalmente
emergen de las Convenciones Internacionales y las leyes que regulan cada
materia (Códigos o leyes especiales).

 MATRIMONIO

El matrimonio es la base de la unidad familiar. En esta sociedad y en esta época,


la familia es la unidad más integrada, la que mejor logra perpetuarse y la que se
auto protege mejor. Tal y como está establecida en la actualidad, es necesaria
para la sociedad; tanto desde el punto de vista económico como el de cualquier
otro. La cultura se desintegraría si su piedra angular, la familia, dejara de tener
validez como tal. Podríamos decir con bastante seguridad que aquel que destruye
el matrimonio destruye la civilización.

 EDAD NÚBIL

La edad núbil ( âge nubil o nubilité) (del latín nubis, matrimonio): Es la edad
mínima que pueden tener las personas para contraer matrimonio; por debajo de
esa edad no está permitido casarse, ni los padres pueden autorizar un matrimonio.
EL COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS

En su observación general OG N°19 del 27 de julio de 1990 sobre protección de la


familia, derecho al matrimonio e igualdad de los esposos, ha precisado que el
derecho de fundar una familia implica, en principio, la posibilidad de procrear y de
vivir juntos.

No obstante, el Comité ha observado que "el concepto de familia puede diferir en


algunos aspectos de un Estado a otro, y aun entre regiones dentro de un mismo
Estado, de manera que no es posible dar una definición uniforme del concepto".
Sin embargo, el Comité ha destacado que, "cuando la legislación y la práctica de
un Estado consideren a un grupo de personas como una familia, ésta debe ser
objeto de la protección prevista en el artículo 23. Por consiguiente, en sus
informes, los Estados Partes deberían exponer la interpretación o la definición que
se da del concepto de familia y de su alcance en sus sociedades y en sus
ordenamientos jurídicos. Cuando existieran diversos conceptos de familia dentro
de un Estado, "nuclear" y "extendida", debería precisarse la existencia de esos
diversos conceptos de familia, con indicación del grado de protección de una y
otra. En vista de la existencia de diversos tipos de familia, como las de parejas que
no han contraído matrimonio y sus hijos y las familias monoparentales, los
Estados Partes deberían también.

INSTRUMENTOS UNIVERSALES DE LOS DD.HH, QUE AMPARÁN ESTE


DERECHO

 PACTO INTERNACIONAL DE DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS

Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en


su resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966

Entrada en vigor: 23 de marzo de 1976, de conformidad con el artículo 49 Lista de


los Estados que han ratificado el pacto declaraciones y reservas.

ARTÍCULO 23

1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene


derecho a la protección de la sociedad y del Estado.
2. Se reconoce el derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio y a
fundar una familia si tienen edad para ello.
3. El matrimonio no podrá celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los
contrayentes.
4. Los Estados Partes en el presente Pacto tomarán las medidas apropiadas
para asegurar la igualdad de derechos y de responsabilidades de ambos
esposos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de
disolución del mismo. En caso de disolución, se adoptarán disposiciones
que aseguren la protección necesaria a los hijos.

ANÁLISIS

El artículo 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966,


añadiéndose tan sólo la precisión de que en caso de disolución del matrimonio se
adoptarán disposiciones que aseguren la protección necesaria a los hijos, donde
vuelve a lucir la dimensión generativa propia tanto del matrimonio como de la
familia, realidades éstas que se contemplan como esencialmente vinculadas.

Si bien, la fórmula del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos se repite


en la Convención Americana sobre Derechos Humanos de 1969, con la precisión
de que las condiciones requeridas para contraer matrimonio no deben afectar el
principio de no discriminación; en el Protocolo Adicional a la Convención
Americana en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
"Protocolo de San Salvador", se reitera el criterio extenso y progresivo de la
Declaración Americana cuando en el numeral 2 del artículo 15 se insiste en que
"toda persona tiene derecho a constituir familia, el que ejercerá de acuerdo con las
disposiciones de la correspondiente legislación interna". Este instrumento
internacional fue ratificado por el Perú en 1988 y, por tanto, se encontraba vigente
al momento de la elaboración de la Constitución de 1993.

A este respecto, debe recordarse que el derecho internacional de los derechos


humanos, particularmente a través de la adopción de tratados, se ocupa de
consagrar catálogos de derechos humanos, que deben ser respetados y
garantizados por el Estado frente a todo individuo sujeto a su jurisdicción, y
mecanismos de supervisión del cumplimiento de estas obligaciones por parte de
los Estados.

 PACTO INTERNACIONAL DE DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y


CULTURALES

Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en


su resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966. Entrada en vigor: 3 de
enero de 1976, de conformidad con el artículo 27.

ARTÍCULO 10

Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen que:

1. Se debe conceder a la familia, que es el elemento natural y fundamental de


la sociedad, la más amplia protección y asistencia posibles, especialmente
para su constitución y mientras sea responsable del cuidado y la educación
de los hijos a su cargo. El matrimonio debe contraerse con el libre
consentimiento de los futuros cónyuges.

ANÁLISIS

En el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del


mismo año se vuelve a mostrar esa intrínseca relación entre matrimonio y familia
en el apartado 1 del artículo 10, en el que refiriéndose a la protección de ese
elemento natural y fundamental de la sociedad que vuelve a decir que es la
familia, se reitera que el matrimonio -al que por el contexto se le entiende como
medio de constitución precisamente de la familia, debe contraerse con el libre
consentimiento de los futuros cónyuges. Y también aquí, por cierto, se trata por un
lado de la protección de la familia (y del matrimonio) y luego, por otro, en
apartados distintos y sucesivos, de la de las madres y de la de los niños y
adolescentes, del mismo modo que el Pacto de los Derechos Civiles y
Políticos, después de dedicar el artículo 23 citado a la familia y al matrimonio,
contiene otro precepto diferente, el artículo 24, que dedica a la protección de los
niños, cualquiera que sea su nacimiento.

 DECLARACIÓN AMERICANA DE LOS DERECHOS Y DEBERES DEL


HOMBRE

“Derecho a la constitución y a la protección de la familia”

Artículo VI. Toda persona tiene derecho a constituir familia, elemento fundamental
de la sociedad, y a recibir protección para ella.

ANÁLISIS

En cambio, en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos del


sistema regional interamericano se advierte una desvinculación entre familia y
matrimonio. Así, el artículo VI de la Declaración Americana de Derechos y
Deberes del Hombre de 1948 reconoce como derecho fundamental de toda
persona el de constituir una familia, elemento fundamental de la sociedad, y de
recibir protección para ella. Esta disimilitud respecto del sistema universal ha sido
entendida como una "redacción amplia y comprensiva", que tiene "relevancia en
determinadas circunstancias, como por ejemplo, en el caso de un individuo o de
una pareja no casada que quisiera adoptar".

 CONVENCIÓN INTERNACIONAL SOBRE LA ELIMINACIÓN DE TODAS LAS


FORMAS DE DISCRIMINACIÓN RACIAL

Adoptada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General en su


resolución 2106 A (XX), de 21 de diciembre de 1965. Entrada en vigor: 4 de enero
de 1969.
ARTÍCULO 5

En conformidad con las obligaciones fundamentales estipuladas en el artículo 2 de


la presente Convención, los Estados partes se comprometen a prohibir y eliminar
la discriminación racial en todas sus formas y a garantizar el derecho de toda
persona a la igualdad ante la ley, sin distinción de raza, color y origen nacional o
étnico, particularmente en el goce de los derechos siguientes:

a) Otros derechos civiles, en particular:

i) El derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de


un Estado;

ii) El derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su


país;

iii) El derecho a una nacionalidad;

iv) El derecho al matrimonio y a la elección del cónyuge;

v) El derecho a ser propietario, individualmente y en asociación con otros;

Vi) El derecho a heredar;

vii) El derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión;

viii) El derecho a la libertad de opinión y de expresión;

ix) El derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.


 CONVENCIÓN SOBRE EL CONSENTIMIENTO PARA EL MATRIMONIO,
LA EDAD MÍNIMA PARA CONTRAER MATRIMONIO Y EL REGISTRO
DE LOS MATRIMONIOS

Abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General en su resolución 1763 A


(XVII), de 7 de noviembre de 1962. Entrada en vigor: 9 de diciembre de 1964, de
conformidad con el artículo 6.

Los Estados contratantes, deseando, de conformidad con la Carta de las Naciones


Unidas, promover el respeto a la observancia universal de los derechos humanos
y las libertades fundamentales de todos, sin distinción de raza, sexo, idioma o
religión, recordando que el artículo 16 de la Declaración Universal de Derechos
Humanos dice que:

"1) Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin
restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar
una familia; y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el
matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

2) Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá


contraerse el matrimonio",

Recordando asimismo que la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su


resolución 843 (IX), de 17 de diciembre de 1954, declaró que ciertas costumbres,
antiguas leyes y prácticas referentes al matrimonio y a la familia son incompatibles
con los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas y en la
Declaración Universal de Derechos Humanos,

Reafirmando que todos los Estados, incluso los que hubieren contraído o pudieren
contraer la obligación de administrar territorios no autónomos o en fideicomiso
hasta el momento en que éstos alcancen la independencia, deben adoptar todas
las disposiciones adecuadas con objeto de abolir dichas costumbres, antiguas
leyes y prácticas, entre otras cosas, asegurando la libertad completa en la elección
del cónyuge, aboliendo totalmente el matrimonio de los niños y la práctica de los
esponsales de las jóvenes antes de la edad núbil, estableciendo con tal fin las
penas que fueren del caso y creando un registro civil o de otra clase para la
inscripción de todos los matrimonios.

Convienen por la presente en las disposiciones siguientes:

Artículo 1

1. No podrá contraerse legalmente matrimonio sin el pleno y libre


consentimiento de ambos contrayentes, expresado por éstos en persona,
después de la debida publicidad, ante la autoridad competente para
formalizar el matrimonio y testigos, de acuerdo con la ley.
2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 1 supra, no será necesario que
una de las partes esté presente cuando la autoridad competente esté
convencida de que las circunstancias son excepcionales y de que tal
parte, ante una autoridad competente y del modo prescrito por la ley, ha
expresado su consentimiento, sin haberlo retirado posteriormente.

Artículo 2

Los Estados partes en la presente Convención adoptarán las medidas legislativas


necesarias para determinar la edad mínima para contraer matrimonio. No podrán
contraer legalmente matrimonio las personas que no hayan cumplido esa edad,
salvo que la autoridad competente por causas justificadas y en interés de los
contrayentes, dispense el requisito de la edad.

Artículo 3

Todo matrimonio deberá ser inscrito por la autoridad competente en un registro


oficial destinado al efecto.
 RECOMENDACIÓN SOBRE EL CONSENTIMIENTO PARA EL
MATRIMONIO, LA EDAD MÍNIMA PARA CONTRAER MATRIMONIO Y
EL REGISTRO DE LOS MATRIMONIOS

Resolución 2018 (XX) de la Asamblea General, de 1° de noviembre de 1965

La Asamblea General, reconociendo que es conveniente propiciar el


fortalecimiento del núcleo familiar por ser la célula fundamental de toda sociedad y
que, según el artículo 16 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, los
hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho a casarse y fundar
una familia, que disfrutan de iguales derechos en cuanto al matrimonio y que éste
sólo puede contraerse con el libre y pleno consentimiento de los contrayentes,

Recordando su resolución 843 (IX), de 17 de diciembre de 1954.

Recordando además el artículo 2 de la Convención Suplementaria de 1956 sobre


la Abolición de la Esclavitud, la Trata de Esclavos y las Instituciones y Prácticas
Análogas a la Esclavitud, en el que se estipulan ciertas disposiciones relativas a la
edad para contraer matrimonio, al consentimiento de los contrayentes y al registro
de los matrimonios,

Recordando asimismo que, de conformidad con el inciso b del párrafo 1 del


Artículo 13 de la Carta de las Naciones Unidas, la Asamblea General puede
formular recomendaciones para ayudar a hacer efectivos los derechos humanos y
las libertades fundamentales de todos, sin distinción por motivos de raza, sexo,
idioma o religión,

Recordando también que el Consejo Económico y Social, conforme al Artículo 64


de la Carta, puede concertar arreglos con los Estados Miembros de las Naciones
Unidas para obtener informes respecto de las medidas tomadas a fin de hacer
efectivas sus propias recomendaciones y las que haga la Asamblea General
acerca de materias de la competencia del Consejo,

1. Recomienda que los Estados Miembros que aún no hayan adoptado


disposiciones legislativas o de otro orden en este sentido hagan lo
necesario, con arreglo a su procedimiento constitucional y a sus prácticas
tradicionales y religiosas, para adoptar las disposiciones legislativas o de
otro orden que sean indispensables para hacer efectivos los principios
siguientes:

PRINCIPIO I

a) No podrá contraerse legalmente matrimonio sin el pleno y libre


consentimiento de ambos contrayentes, expresado por éstos en persona,
después de la debida publicidad, ante la autoridad competente para
formalizar el matrimonio, y testigos, de acuerdo con la ley.
b) Sólo se permitirá el matrimonio por poder cuando las autoridades
competentes estén convencidas de que cada una de las partes ha
expresado su pleno y libre consentimiento ante una autoridad competente,
en presencia de testigos y del modo prescrito por la ley, sin haberlo retirado
posteriormente.

PRINCIPIO II

Los Estados Miembros adoptarán las medidas legislativas necesarias para


determinar la edad mínima para contraer matrimonio, la cual en ningún caso podrá
ser inferior a los quince años; no podrán contraer legalmente matrimonio las
personas que no hayan cumplido esa edad, salvo que la autoridad competente,
por causas justificadas y en interés de los contrayentes, dispense del requisito de
la edad.

PRINCIPIO III

1. Todo matrimonio deberá ser inscrito por la autoridad competente en un


registro oficial destinado al efecto;
2. Recomienda que los Estados Miembros, cuanto antes, y de ser posible
dentro de los dieciocho meses siguientes a la fecha de su aprobación,
sometan la Recomendación sobre el consentimiento para el matrimonio, la
edad mínima para contraer matrimonio y el registro de los matrimonios,
contenida en la presente resolución, a las autoridades competentes para
adoptar medidas legislativas o de otro orden.

LEGISLACIÓN INTERNA

 CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL PERÚ

Artículo 4°.- La comunidad y el Estado protegen especialmente al niño, al


adolescente, a la madre y al anciano en situación de abandono. También protegen
a la familia y promueven el matrimonio. Reconocen a estos últimos como institutos
naturales y fundamentales de la sociedad.
La forma del matrimonio y las causas de separación y de disolución son reguladas
por la ley.

Artículo 5°.- La unión estable de un varón y una mujer, libres de impedimento


matrimonial, que forman un hogar de hecho, da lugar a una comunidad de bienes
sujeta al régimen de la sociedad de gananciales en cuanto sea aplicable.

Artículo 6°.- La política nacional de población tiene como objetivo difundir y


promover la paternidad y maternidad responsables. Reconoce el derecho de las
familias y de las personas a decidir. En tal sentido, el Estado asegura los
programas de educación y las informaciones adecuadas y el acceso a los medios,
que no afecten la vida o la salud.
Es deber y derecho de los padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos.
Los hijos tienen el deber de respetar y asistir a sus padres.
Todos los hijos tienen iguales derechos y deberes. Está prohibida toda mención
sobre el estado civil de los padres y sobre la naturaleza de la filiación en los
registros civiles y en cualquier otro documento de identidad.

Artículo 7°.- Todos tienen derecho a la protección de su salud, la del medio


familiar y la de la comunidad así como el deber de contribuir a su promoción y
defensa. La persona incapacitada para velar por sí misma a causa de una
deficiencia física o mental tiene derecho al respeto de su dignidad y a un régimen
legal de protección, atención, readaptación y seguridad.

ANÁLISIS

Siendo así, la desvinculación entre familia y matrimonio es recepcionada en


nuestro sistema jurídico. En nuestra Constitución expresamente se ampara a las
uniones de hecho propias, es decir las realizadas por un hombre y una mujer
libres de impedimento matrimonial; siendo éstas, por tanto, otro vínculo fundante
de la familia. De esta manera, se confirma que el matrimonio, si bien es la
principal, no es la única fuente de constitución de una familia.

Por tanto, la protección de la familia comprende tanto a la de base matrimonial


como a la de origen extramatrimonial; "lo que no quiere decir que deba ser de la
misma forma ni con el mismo alcance y derechos", por no ser idénticos el
matrimonio y la unión de hecho propiamente dicha.

De otro lado, en principio, resulta evidente que el matrimonio constitucional sólo es


posible entre un hombre y una mujer cuanto menos en edad núbil. Así se concluye
del contexto de las referencias explícitas de los instrumentos internacionales sobre
derechos humanos que forman parte de nuestro derecho interno. De acuerdo con
ello, la estructura relacional propiamente constitutiva del matrimonio está
esencialmente vinculada a la posibilidad de generación.
COMPARACION DE LA ACTUAL CONSTITUCION DE 1993 Y 1979

Esto se aprecia de la comparación de las previsiones que sobre familia contienen


las Constituciones de 1979 y 1993.

La primera, en sus artículos 5 y siguientes, se refería al punto de la siguiente


manera: "Artículo 5.- El Estado protege el matrimonio y la familia como sociedad
natural e institución fundamental de la Nación...".

El artículo 9 se refería a las uniones de hecho: "Artículo 9.- La unión estable de un


varón y una mujer, libres de impedimentos matrimonial, que forman un hogar de
hecho por el tiempo y en las condiciones que señala la ley, da lugar a una
sociedad de bienes que se sujeta al régimen de la sociedad de gananciales en
cuanto es aplicable".

La segunda, en sus artículos 4 y siguientes, se refería al tema de la siguiente


forma: "Artículo 4- La comunidad y el Estado... protegen a la familia y promueven
al matrimonio. Reconocen a estos últimos como institutos naturales y
fundamentales de la sociedad...". El artículo 5 trata el tema de las uniones de
hecho: "Artículo 5.- La unión estable de un varón y una mujer, libres de
impedimento matrimonial, que forman un hogar de hecho, da lugar a una
comunidad de bienes sujeta al régimen de la sociedad de gananciales en cuanto
sea aplicable".

De esta visión, se aprecian dos grandes cambios:

a. Mientras que en la Constitución de 1979, matrimonio y familia aparecen


vinculados; en cambio, en la Constitución de 1993 estos dos institutos están
desvinculados. En la primera, es claro que la familia que se protege es la de
origen matrimonial. En la segunda, por el contrario, la familia que se protege
es aquella que nace principalmente de un matrimonio, aunque no es la
única fuente.
b. Mientras que en la Constitución de 1979, la unión de hecho no es fuente
generadora de una familia; en cambio, en la Constitución de 1993, la unión
de hecho es una fuente generadora de una familia. En la primera, es claro
que la unión de hecho es productora de puros efectos patrimoniales,
desde que de ella no nacía una familia. En la segundo, por el contrario, la
unión de hecho es productora de efectos tanto personales como
patrimoniales, desde que de ella nace una familia.

Estas premisas son fundamentales tenerlas presente, más aún si se recuerda que
el Código Civil de 1984 se sustenta en los postulados de la Constitución de 1979
y, por ello, toda su normatividad esta formulada sobre la idea de la familia de
origen matrimonial. Por esa razón, al tema de la unión de hecho sólo se le dedica
un único artículo: el artículo 326 que la regula en su aspecto patrimonial.

Hoy, con la Constitución de 1993, la familia puede nacer tanto de un matrimonio


como de una unión de hecho; extendiéndose el mandato de protección
constitucional a la familia nacida de ellas.

 CÓDIGO CIVIL

LIBRO III - DERECHO DE FAMILIA

Artículo 233.- La regulación jurídica de la familia tiene por finalidad contribuir a su


consolidación y fortalecimiento, en armonía con los principios y normas
proclamados en la Constitución Política del Perú.

Artículo 234.- El matrimonio es la unión voluntariamente concertada por un varón


y una mujer legalmente aptos para ella y formalizada con sujeción a las
disposiciones de este Código, a fin de hacer vida común.

El marido y la mujer tienen en el hogar autoridad, consideraciones, derechos,


deberes y responsabilidades iguales.

Artículo 235.- Los padres están obligados a proveer al sostenimiento, protección,


educación y formación de sus hijos menores según su situación y posibilidades.
Todos los hijos tienen iguales derechos.

Artículo 241.- No pueden contraer matrimonio:

1. "Los adolescentes. El juez puede dispensar este impedimento por motivos


justificados, siempre que los contrayentes tengan, como mínimo, dieciséis
años cumplidos y manifiesten expresamente su voluntad de casarse."
2. Los que adolecieren de enfermedad crónica, contagiosa y trasmisible por
herencia, o de vicio que constituya peligro para la prole.
3. Los que padecieren crónicamente de enfermedad mental, aunque tengan
intervalos lúcidos.
4. Los sordomudos, los ciego sordos y los ciego mudos que no supieren
expresar su voluntad de manera indubitable.
5. Los casados.

REQUISITOS PARA MATRIMONIO ENTRE MENORES DE EDAD

Artículo 244.- Los menores de edad, para contraer matrimonio, necesitan del
asentimiento expreso de sus padres. La discrepancia entre los padres equivale al
asentimiento.

Artículo 348.- El divorcio disuelve el vínculo del matrimonio.

CONCLUSIÓN:

Artículo 16

 Al cumplir la mayoría de edad, tenemos derecho a casarnos con la persona


que libremente elijamos y formar nuestra propia familia.
 Las mujeres y los hombres deben gozar de iguales derechos respecto al
matrimonio, ya sea que estén casados o hayan decidido separarse.
 Nadie tiene derecho a obligar a otra persona a casarse.
El gobierno y la sociedad tienen la obligación de proteger a nuestra familia.
BIBLIOGRAFÍA
1. BORDA, Guillermo: Manual de Derecho de Familia. Editorial Perrot. Buenos
2. Aires.
3. CORNEJO CHAVEZ, Héctor.- Derecho Familiar Peruano. Studium Editores.
Perú.
4. Declaración de los Derecho Humanos: Suscrita por la Organización de las
Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.
5. Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
aprobado el 16 de diciembre de 1996.
6. Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
aprobada el 16 de diciembre de 1966. Entrada en vigor: 3 de enero de
1976.
7. Declaración Americana de Los Derechos Y Deberes del Hombre
8. Convención Internacional Sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación Racial, aprobada el 21 de diciembre de 1965. Entrada en
vigor: 4 de enero de 1969.
9. Convención Sobre el Consentimiento para el Matrimonio, la Edad Mínima
para Contraer Matrimonio y el Registro de los Matrimonios, aprobada el 7
de noviembre de 1962. Entrada en vigor: 9 de diciembre de 1964.
10. Recomendación Sobre el Consentimiento para el Matrimonio, La Edad
Mínima Para Contraer Matrimonio y el Registro de los Matrimonios,
aprobada El 1° de noviembre de 1965.
11. Constitución Política del Perú de 1993
12. Código Civil

BUSCADOR GOOGLE:
 http://www2.ohchr.org/spanish/law/
 http://www.cinu.org.mx/onu/documentos/_ciddh.htm
 http://www.oas.org/es/cidh/mandato/Basicos/declaracion.asp