You are on page 1of 12

ALICIA H.

PULEO*

Filosofía y género*-

FILOSOFÍA Y SISTEMA DE GÉNERO-SEXO

El titulo que se me propuso para mi ponencia en el marco de las Jornadas


Mujer, Mujeres: Arte y Cultura -«La mujer en la sombra de la Filosofía»- pare-
ce particularmente adecuado para la historia de una disciplina que, por lo
común, ha conceptualizado a «la» mujer para confirmar su exclusión de las
luces del conocimiento y de lo que, en términos generales, llamamos ámbito de
lo público. Incluso en grandes movimientos filosóficos emancipatonos como el
de la Ilustración, la mujer ha sido, en palabras de Cristina Molina, «aquel sector
que las Luces no quieren iluminar».'
La Filosofía es quizás entre todas las disciplinas que mantienen un discur-
so sobre el ser humano la que más ha pretendido merecer el adjetivo de «neu-
tral» en cuanto a la diferencia de los sexos. La sexualidad, el sexo, la diferen-
cia hombre-mujer no contaban en apariencia demasiado para la Filosofía. Sin
embargo, a veces, cuando leíamos un libro de Filosofía, había cosas que nos
asombraban. Por ejemplo, se hablaba de «el hombre» y entendíamos ingenua-
mente que se refería a la especie humana; pero, de forma inesperada, en un
ejemplo dado por el autor encontrábamos expresiones tales como «cuando el
hombre ama a una mujer...» y, entonces, ese genérico «hombre»se manifesta-
ba como un hombre varón. El anthropos aparecía como aner. Y, de esta mane-
ra, comprendíamos que la filosofía expuesta en ese texto que nos parecía tan
neutro y objetivo era un discurso de varón a otros varones. Hay que aclarar
que esto no siempre ha sido así pero constituye la realidad en la mayoría de
los casos.
La Filosofía y el sistema de género-sexo o patriarcado mantienen una rela-
ción muy estrecha. Por sistema de género-sexo entiendo, en Iíneas generales, lo
que algunos antropólogos llaman sistema o «complejo de supremacía masculi-
na» que rige en todas las sociedades conocidas y consiste en el control masculi-

*Profesorade la Universidad de Valladolid.Miembro del Instituto de InvestigacionesFeministas de


la Universidad Complutense de Madrid.
**Estaspáginas constituyen un resumen de los principales temas desarrollados en dos ponencias
distintas. La primera fue realizada en el marco de un seminario de Doctorado dirigido por María
Xose Agra en la Universidad de Santiago de Compostela en 1993; la segunda en las Jornadas
«Mujer, Mujeres: Arte y Cultura», coordinadas por Alicia Gil y organizadas por AIDIAC (Caste-
116n,1995).
1 Cristina Molina Petit: Dialéctica feminista de la IlustracMn. Barcelona, Anthropos, 1994, p. 20.
Asparkía VI: Dona dones: art i cultura

no de los sectores clave del poder económico, político, religioso y militar.2La


perspectiva de los estudios feministas nos conduce a agregar a los controles
nombrados el ejercido sobre la sexualidad femenina (a través de costumbres,
leyes, etc.).
No creo que sea muy difícil convencernos de la existencia de tal sistema de
género-sexo. Basta observar en un telediario las cumbres políticas, económicas,
religiosas, etc. Gracias, en particular, al feminismo, se ha desarrollado una teo-
ría del funcionamiento del sistema de género-sexo. Se ha analizado sus compo-
nentes, se ha estudiado como piezas fundamentales la división sexual del tra-
bajo, el status diferente de ambos sexos así como la identidad sexuada o
construcción social de hombres y mujeres desde la infancia. También se han se-
ñalado los discursos de legitimación de ese sistema. Todo sistema de domina-
ción tiene un discurso legitimador. Si en el Antiguo Régimen, el poder del mo-
narca estaba sostenido por un discurso teológico según el cual Dios era el
garante de la legitimidad del rey, así también el patriarcado o sistema de géne-
ro-sexo tiene su discurso de legitimación que a lo largo de muchos siglos ha
sido de carácter religioso. Los mitos y las grandes religiones fueron (y son aún
en muchos casos) uno de los puntales de la explicación de porqué tenía que
existir esa división sexual del trabajo y perdurar las relaciones de jerarquía
entre los sexos.
Cuando se produce el advenimiento de la racionalidad occidental, la misma
Filosofía asume parte de esta función de legitimación. Más tarde, a partir de los
siglos XVIII y XIX, las ciencias humanas, la Medicina filosófica, la biología, la
psicología... toman el relevo de la religión en la tarea de legitimar las relaciones
sociales tradicionales entre los sexos.
Ya Poulain de la Barre, un cartesiano feminista del siglo XVII, afirmaba que
las ideas imperantes sobre la diferencia de los sexos y sobre la necesidad de ex-
cluir a las mujeres del ámbito de lo público eran «el más arraigado de los pre-
juicios» y que los mismos filósofos caían en ese prejuicio porque ni siquiera
consideraban pertinente tematizar la cuestión. En un círculo fatídico, «la opi-
nión corriente se refuerza en su idea sobre las mujeres porque se ve apoyada
por el sentimiento de los sabios» pero éstos no producen ciencia sobre el tema
sino que «han llevado sus prejuicios a las Escuelas y no han aprendido allí nada
que pudiera librarlos de esos prejuicios: por el contrario, toda su ciencia está
basada en los juicios que han hecho desde la cuna y consideran un crimen o un
error poner en duda lo que han creído antes de la edad adulta [...] No se les
dice nada sobre los sexos, se supone que los conocen bastante; no examinan la
capacidad y la diferencia verdadera y natural entre ellos, lo que constituye uno
de los puntos más interesantes y quizás m á s importantes de la Física y de la

2 Ver Marvin Harrk Introducción a la antropologín general, versión española de Juan Oliver Sánchez
Fernández, Madrid, Alianza ed., 1986, cap. 25.
Alicia H. Puleo Filosofía y género

Moral. (Mientras tanto) pasan años enteros y algunos toda su vida ocupándose
de nimiedades FILO D.^ Como vemos, ya en el siglo XVII tenemos una visión muy
certera del androcentrismo en filosofía. A pesar de haber sido muy leído en su
época, Poulain de la Barre no fue consagrado por la Historia de la Filosofía
pero sí lo fue un pensador que tuvo probablemente a Poulain como su oculto
referente polém&o: Jean ~ a c ~ uRousseau.
es
En el siglo XIX, el célebre filósofo utilitarista John Stuart Mill, impulsado
quizás por su compañera sentimental e intelectual, la radical Harriet Taylor, se
atrevió a impugnar el sistema de género-sexo. Curiosamente (¿curiosamente?),
los manuales de filosofía suelen recordar la obra de Stuart Mil1 pero no hacen
mención a La sujeción de la mujer, una obra clave, como señala Ana de Miguel;
dentro del conjunto de su pensamiento político.
¿Ha habido filósofas? La filosofía ha sido una de las disciplinas más rnascu-
linas. Todavía en mi época de estudiante la mayona de los alumnos eran varo-
nes. Ello se debe a diversas razones, entre otras al hecho de que la filosofía ha
tenido una estrecha relación con la teología y, por lo tanto, con el mundo de los
seminarios para formación de sacerdotes. Pero también porque era uno de los
pensamientos de mayor nivel de abstracción y la abstracción -se suponía- era
una capacidad eminentemente masculina. Ha habido pensadoras pero han su-
frido un silenciamiento todavía mayor, quizás, que el de los filbsofos críticos
con el sistema patriarcal. Estas mujeres alteraban el orden de la división sexual
del trabajo como nos los muestra un pasaje de Diógenes Laercio en que se men-
ciona a Hiparquia, una de las primeras mujeres filósofas, perteneaente a la es-
cuela de los cínicos. Tras haber sido vencido por Hiparquia en una discusión fi-
losófica, Teodoro busca vengarse con las siguientes palabras: «"¿Esta es la que
dejó la lanzadera en el telar?" Ella respondió: "Soy yo, Teodoro, pero ¿crees tú
que he tomado una mala decisión sobre mí misma cuando dediqué a mi educa-
ción el tiempo que iba a perder en el telar?"».

LOS ORÍGENES D E LA F I L O S O F ~Y LA EXCLUSI~N


DE LAS IvlUJERESDEL LOGOS

Como muchos estudiosos han puesto de manifiesto, el origen del filosofar


en Grecia muestra una continuidad con los mitos. En la física jónica existen
huellas del pensamiento mítico? Siempre se reflexiona a partir de materiales so-
cial e históricamente determinad

3 Poulain de la Barre: De i'égalitt! des deux sexes. Parls, Fayard, 1984, pp. 55-56; la traducciónes nuestra.
4 Para un estudio de la obra feminista de J. Stuart Mill dentro del conjunto de su pensamiento filo-
sófico, ver Ana de Miguel Aivarez: Cómo leer a John Stuart Mill. Madrid-Gijón, ed. Júcar, 1994.
5 Ver JeanPierre Vemant: Mythe et pensée chez les Grecs. Etudes de psychologie historique. Paris, Maspe-
ro, 1969.
Asparkía VI: Dona dones: art i cultura

lo existente anteriormente, es decir, los mitos. Ahora bien, los mitos cosmogóni-
cos situaban el origen del mundo en una lucha entre un dios o un héroe y un
principio femenino del Caos que era vencido. De esta manera, el dios instaura-
ba el orden y la diferenciación del Universo separando lo que en ese Caos feme-
nino estaba unido. Los mitos -y no sólo los mitos occidentales- suelen tener un
contenido profundamente de justificación del orden de género-sexo
vigente. Dan razones de la derrota histórica del colectivo femenino. Es impor-
tante tener en cuenta esto cuando arrecian, a veces con justicia, las críticas a la
racionalidad occidental, olvidando que en la conceptualización de los sexos
esta racionalidad arrastra consigo una serie de temáticas que no son exclusivas
de la cultura de Occidente.
Celia Amorós ha señalado el paralelismo que se puede observar entre cier-
tos ritos poiinésicos de la Casa de los Hombres y los «ritos»de la filosofía grie-
ga6.En la casa ceremonial polinésica, el joven es iniciado a través de prácticas
rituales dirigidas por los varones adultos. En la Grecia clásica el joven es inicia-
do por el logos, renace con él. Esto es particularmente claro en el término mayéu-
tica como designación del quehacer socrático. ¿Quiénes son ciudadanos en el
mundo griego? Los varones libres que deben aprender a expresarse para poder
intervenir en la política. Una de las funciones del saber de la sofística era justa-
mente facilitar la actuación en el ágora. Las mujeres estaban excluidas de esta
actividad.
Como muestra Gilbert Herdt en su libro sobre el homoerotismo polinésico,7
la iniciación en algunos pueblos consiste en un renacer del joven que recibe el
semen del adulto. Una larga relación homoerótica durante la pubertad otorga
al joven el estatuto de hombre y la fertilidad. A nuestro juicio, esta iniciación
presenta un notable paralelismo con la pederastia griega tal como se presenta,
por ejemplo, en El Banquete de Platón. En esta obra se sostiene que hay dos
tipos de Eros, Eros Uranio espiritual y Eros Pandemio terrestre, corporal. Aquel
que ama solamente los cuerpos rinde culto a la Afrodita terrestre mientras que
quien desea el espíritu del amado practica un Eros superior. Se divide así el
erotismo en un erotismo entre varones iguales que incluye la relación intelec-
tual, la admiración, y un erotismo meramente corporal que puede ser tanto el
homoerotismo que se limita al deseo de los cuerpos como la heterosexualidad,
que por ser relación con inferiores no puede alcanzar la espiritualidad del pri-
mero. Consecuentemente, Platón diferencia dos tipos de fertilidad: la que pro-
duce hijos espirituales, propia de la comunidad de varones filósofos, y la que
genera hijos terrenales, que son mortales. En esta visión, la Filosofía surge del
amor de un grupo de iniciados que produce obras inmortales -criaturas del
mundo de las Ideas- mientras que el amor heterosexual produce hijos mortales

6 CGlia Amorós: «El nuevo aspecto de la polisn, en La Balsa de la Medusa, no 19-20,1991, pp. 119-137.
7 G. Herdt (ed.):Homosexualidad ritual en Melanesia, trad. José C . Lisón Arcal, Uned-Fundación Uni-
versidad Empresa, 1993.
Alicia H. Puleo Filocofia y género

necesarios para la pervivencia de la humanidad. La jerarquía mente-cuerpo


muestra sus vinculaciones con la jerarquía de los sexos. Amalia González8des-
taca que Platón siempre feminiza aquello que quiere expulsar de su ciudad
ideal. Por ejemplo, es «femenino» el poeta porque se deja arrastrar por las pa-
siones. Habrá que alejarlo de la ciudad porque introduce el desorden.
Por su parte, Aristóteles coni-eptualizaa la mujer como la materia, y al hom-
bre como la forma. La materia es lo informe. En el proceso de la reproducción,
el hombre participa con el principio formal generativo mientras que la mujer es
el receptáculo que nutre la semilla aportada por el semen. En el terreno de la
ética, como muestra María Luisa Femenías? la felicidad de hombre y mujer co-
rresponde a la función más elevada de cada sexo: en el hombre, filosofar; en la
mujer, la maternidad. Si el modelo de varón griego libre es el de aquel que ha
conseguido dominar sus pasiones y, de esta forma, es apto para la función de
jefe (de su familia y sus esclavos), el modelo de mujer virtuosa en Aristóteles es
la mujer obediente porque su virtud no consiste en dominarse's sí misma por
sucesivos actos de voluntad sino en aceptar la dominación externa y ocupar su
lugar natural.

ESTRATEGIAS DE LEGITIMACI~NPATRIARCAL:
EL ELOGIO Y EL INSULTO

Es muy conocida una pintura de Delacroix titulada «La libertad guiando al


pueblo». Forma parte de las alegorías ilustradas la representación de la libertad
como una mujer, la madre cívica,'O la mujer como símbolo de la república en
Francia, pero, al mismo tiempo, excluida de la nueva organización política de-
mocrática inaugurada por la Revolución de 1789. Es interesante señalar que el
mismo Delacroix afirmó que el cuadro que mejor representaba a la mujer tal
como él la concebía era su obra «Mujeres de Argel - en sus habitaciones» que
muestra el interior de lo que se creyó durante largo tiempo un fabuloso harén
aunque en realidad se trataba de un harén doméstico, de un simple hogar arge-
lino. El comentario de Delacroix es revelador de1 e s p h de la época. .
El lugar natural de las mujeres había sidolfijadoya en la filosofía del siglo
XVIII por Jean-Jacques Rousseau. Rosa Cobo define a este pensador com6 uno
de los'teóricos fundamentadoresdel patriarcado moderno." El filósofo de la de-

8 Lofemenino en Platón, tesis inédita, Universidad Complutense de Madrid.


9 M. L. Femenías: Alistóteles: deconstrucción de una legitimación, tesis inédita, Universidad Complu-
tense de Madrid, 1995.
10 Sobre la «madre cívica* yer Celia Amorós: «Revoluciónfrancesa y crisis de legitimación patriar-
cal», en Amorós, C. (coord.),Actas ya citadas.
11 Rosa Cobo: Fundamentos del patriarcado moderno. J a n Jacques Rousseau. Madrid, Cátedra, Colección
Feminismos, 1995.
Asparkía VI: Dona dones: art i cultura

mocracia ve el espacio natural de las mujeres en el ámbito privado. El demócra-


ta más radical de los ilustrados era partidario de una democracia directa con un
ciudadano implicado todos los días en el quehacer político; en su tratado peda-
gógico, el Emilio, afirma que el futuro ciudadano ha de ser educado en la liber-
tad y de acuerdo con la Naturaleza. Sin embargo, en el capítulo V, dedicado a
la educación de Sofía, símbolo del colectivo femenino, sostiene que la educa-
ción de las mujeres debe estar dirigida a su deber «de todos los tiempos»: crian-
za, apoyo, consuelo y agrado de los hombres. Cobo relaciona los distintos as-
pectos de la teoría.rousseauniana y concluye que un ciudadano como Emilio
totalmente dedicado a la política necesita una Sofía recluida en el hogar y ocu-
pada en sostenerlo corporal y psicológicamente. Por lo tanto, el sesgo andro-
céntrico de Rousseau no es un elemento accesorio que se pueda desvincular del
conjunto de su obra (como suelen hacer los especialistas) sino una pieza clave
de su teoría política.
El discurso del halago puede ser venenoso. Rousseau lo practicó con éxito.
Elogió a las mujeres de su época afirmando que debían ser madres insustitui-
bles. Cuando en 1790 el filósofo feminista Condorcet pronunció su discurso en
la Asamblea para proponer la educación para ambos sexos provocando las
risas y el rechazo de los diputados, afirmó que sabía que su posición era menos
popular entre las mujeres que la de Rousseau. El halago puede esconder una
trampa. Tras la Revolución Francesa, las mujeres fueron excluidas de las nue-
vas libertades e incluso perdieron los derechos de representación que poseían
algunas aristócratas. Fue necesaria una larga lucha llevada a cabo por las sufra-
gistas para alcanzar derechos como el de voto, el de poder ser candidatas, ad-
ministrar el patrimonio, testar, ejercer la patria potestad compartida, etc.
Pertenecen también al registro del halago algunos textos de conceptualiza-
ción de la mujer en Ortega y Gasset.I2 La mujer como «mágica esencia» cuyo
valor reside en el ser y no en el hacer remite a la inmanencia y, en el plano
socio-político, al conformismo y al rechazo de las reivindicaciones de igualdad
del colectivo femenino.
A veces los grandes misóginos son más estimulantes para el despertar de la
conciencia feminista porque bordean el insulto. Schopenhauer no apela a la ad-
hesión femenina cuando se pregunta: «¿Qué puede esperarse de las mujeres si
se reflexiona que ese sexo no ha podido producir en el mundo entero un solo
ingenio verdaderamente grande, ni una obra completa y original en las bellas
artes, ni un solo trabajo de valor perdurable, sea en lo que fuere? (...) Excepcio-
nes aisladas y parciales no alteran en nada las cosas: consideradas en su conjun-
to, las mujeres son y serán las nulidades más completas e irremediables».13Ob-

12 Ver María Luisa Cabana: «La polaridad sexual de los valores: Simmel y Ortega y Gasset», en La
Filosofía contemporánea desde una perspectiva no androcéntrica, op.cit., pp. 99-114.
13 Eudemonología. Parerga y Paralipómena, seguidos de Pensamientos escogidos, trad. Juan B. Bergua,
Madrid, Ed. Ibéricas, 1961, p. 377.
Alicia H. Puleo Filosofía y género

servemos que la propia experiencia del filósofo era contraria a esta asevera-
ción ya que su madre era una escritora reconocida que presidía un salón lite-
rario al que acudía, entre otras personalidades de la época, el mismo
Goethe.14
Es evidente que en la segunda mitad del siglo y principios del XX, la Fi-
losofía registra una reacción a las primeras reivindicaciones de las ilustra-
das y al activismo sufragista. Pensadores como Schopenhauer y Weininger
identifican a las mujeres con la sexualidad y la reproducción en su aspecto
meramente biológico y con connotaciones abiertamente negativas. Esto no
es nuevo ya que el discurso religioso de origen ascético tomó a menudo esta
forma durante siglos. Lo que constituye una novedad es su reformulación
en clave filosófica laica, reformulación que había preparado la Medicina fi-
losófica en el siglo XVIII. Según Schopenhauer, la mujer es la trampa que la
especie le pone al hombre para reproducirse. Las formas de la agraciada jo-
vencita esconden la realidad futura de la madre que cumple la ciega Volun-
tad de la especie. En una filosofía pesimista que ha sido caracterizada como
«filosofía de la tragedia», la reproducción es sometimiento a la cadena del
dolor de los seres vivos. No se trata precisamente de un discurso del halago.
Recordemos 10 que dice Weininger: «el hombre conoce su sexualidad, la
l mujer, en cambio, no es consciente de ella y de buena fe puede ponerla en
i
I duda porque la muier no es otra cosa que sexualidad, porque es la sexuali-
1
!
dad misma. La mujer por ser sólo sexual no nota su sexualidad, pues para
hacer cualquier observación es necesaria la dualidad, cosa que es posible
l para el hombre, tanto desde el punto de vista psicológico como desde el
11 anatómico, ya que él no es únicamente sexual; puede, si así quiere, ponerle
I límites o dejarla en amplia libertad, es decir negarla o aceptarla, ser un Don
Juan o un asceta. Groseramente expresado, el hombre tiene un pene, pero la
vagina tiene una mujer».15
La expresión filosófica de la misoginia puede ser entendida como resultado
de una dinámica conflictiva de los colectivos genéricos. Algo está sucediendo
1 en la sociedad. Un número creciente de mujeres está accediendo a una mayor o
1 menor conciencia feminista y la filosofía como discurso de legitimación del sis-
tema de sexo-género responde por boca de algunos de sus exponentes. La vieja
identificación de mujer y sexualidad que ya encontrábamos en los Padres de la
Iglesia y su interpretación de Eva como la gran tentadora es reacuñada en un

: Sexo y Carácter, trad. Felipe Jirnenez de Asúa, Prólogo de Carlos Castilla del Pino,
Asparkía VI: Dona dones: art i cultura

Pero la filosofía no es sólo discurso de legitimación de un orden vigente sino


que, por el contrario, en su mejor tradición, es pensamiento crítico. El mismo
Michel Foucault, que tanto enfatizara la relación entre saber y poder, reivindica
el aspecto crítico de la reflexión filosófica como cuestionamiento de las relacio-
nes de d~minación.'~ Desde nuestro punto de vista, si el androcentrismo en filo-
sofía encubre una particular voluntad de poder, el enfoque de género-sexo en
filosofía constituiría un instrumento de análisis apto para liberarnos.
A lo largo de la Historia, la radicalización de ciertos conceptos filosóficos
produjo sucesivos planteamientos feministas. La radicalización del concepto de
isonomía en algunos sofistas parece haber producido ya en el siglo V A.C. un
proto-feminismo. Como hemos visto, en el siglo XVII, con Poulain de la Barre,
la idea de la igualdad de todos los hombres en virtud de que todos se caracteri-
zan por poseer la razón a pesar de las diferencias de color o estamento permite
-por el procedimiento de su universalización a ambos sexos- un cambio en el
discurso de defensa de los derechos de las mujeres. Si hasta ese momento había
tenido la forma de una larga disputa sobre la excelencia y la superioridad de
hombres o mujeres, a partir del racionalismo cartesiano en su giro ilustrado, se
presentará como un discurso de la igualdad.
Durante la Revolución Francesa -cristalización política de los ideales ilustra-
dos- los conceptos de igualdad, libertad y autonomía generaron reivindicacio-
nes propias de las mujeres. La rousseauniana Olympe de Gouges reclamó en su
Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana de 1791 que la Declaración
de los Derechos del Hombre y del Ciudadano fuera realmente universal incluyendo
a las mujeres en el principio de igualdad. En esto no seguía a su maestro Rous-
seau. Este feminismo ilustrado fue duramente reprimido por la Asamblea Re-
volucionaria. En 1793, año del Terror, Olympe de Gouges y Madame Roland
fueron guillotinadas. Los clubes políticos de mujeres fueron cerrados por decre-
to. Los jacobinos, que se habían apoyado en la actividad del club de las Repu-
blicanas Revolucionarias, decidieron que éstas había llegado demasiado lejos.
Sus integrantes tuvieron que huir para salvar la vida. El decreto de cierre de los
clubes muestra su afinidad con las teorías de Rousseau al afirmar que las muje-
res que se habían dedicado a la política constituían una monstruosidad ajena a
la Naturaleza: la verdadera función de las mujeres era la crianza y educación
de los futuros ciudadanos en el ámbito de la familia. Condorcet, el filósofo que
había pedido la ciudadanía para las mujeres y una educación igualitaria para
ambos sexos, se vio obligado a suicidarse en la cárcel para no ser ejecutado pú-
blicamente. Existe una serie de pensadoras y pensadores que he llamado «de la

16 «La ética del cuidado de uno mismo como prhctica de la libertad*, entrevista con Michel Fou-
cault realizada por Raul Fomet-Betancourt, Helmut Becker y Alfredo Gómez-Muiier el 20 de
enero de 1984, en M. Foucault: Hermenéutica del sujeto. Madrid, Ed. La Piqueta, 1994.
Alicia H.Puleo Filosofa y género

Ilustración olvidada»17porque sus reflexiones críticas con respecto al género no


fueron recogidas por la Historia y no pudieron plasmarse, al menos inmediata-
mente, en la práctica política.
No es casualidad si Simone de Beauvoir elige como epígrafe una frase de
Poulain, el primero de los feministas ilustrados. De Beavoir reconocía así los
orígenes ilustrados de su exigencia de igualdad, inscrita ahora en la particular
comprensión existencialista del ser humano como estructura proyectante. No
hay una esencia femenina como tampoco hay una esencia humana.18La mujer
como Otra, la mujer como Naturaleza, implica la condena a la inmanencia pro-
pia de las cosas.
A menudo, la Filosofía ha pensado a la mujer como Naturaleza y al hombre
como Cultura. Esta identificación bipolar existente no sólo en la producción fi-
losófica ha llevado incluso a la antropóloga Sherry Ortner a explicar el sistema
de género-sexo como un derivado de este dualismo. Su análisis simbólico del
género sostiene lo siguiente: los hombres habrían trasladado la oposición Natu-
raleza-Cultura a la oposición Mujer-Hombre porque habrían supuesto que la
mujer, por sus funciones de reproducción y cuidado de los niños (seres huma-
nos aún no plenamente insertos en lo social y cultural), estaba más cerca de la
Naturaleza. Como esta última era la fuerza ante la que se enfrentaban y a la que
terminaron por someter a través del desarrollo de la Cultura, por extensión ha-
brían considerado inferior a la mujer y la habrían excluido de las actividades
prestigiosas. Es una hipótesis interesante pero que ha sido contestada desde di-
versos enfoque^.'^ Me parece particularmente relevante la crítica que desde el
feminismo materialista se le ha hecho por privilegiar en exceso el ámbito de lo
simbólico.
En todo caso, esta identificación por pares opuestos está presente en numero-
sas manifestaciones iconográficas. Tanto el arte como la publicidad han repre-
sentado en infinitas ocasiones el cuerpo de la mujer mientras que se han mostra-
do mucho más púdicos en lo referente al desnudo masculino. Pensemos en el
célebre «Almuerzosobre la hierba» de Manet en el que una mujer desnuda apa-
rece junto a varios hombres vestidos, o las pinturas del surrealista Delvaux que
muestran a mujeres desnudas que pasean por oníricas ciudades junto a señores
de traje y sombrero que suelen leer el periódico. La idea subyacente es que el
hombre pertenece a un mundo de creación cultural, la civilización, mientras que
la mujer, de manera misteriosa, se conserva próxima a la naturaleza.

17 La Ilustracidn olvidada. La polémica de los sexos en el siglo XVIII, Edición de A. H. Puleo, Presenta-
ción de Celia Amorós, Barcelona, Anthropos, 1993.
18 Ver Teresa.López Pardina: ~Filosoflaexistencialista: la Mujer como la Otra*, en A. H.-Pule0
(coord.):La Filosofa contemporánea desde una perspectiva no androcéntrica, Secretaría de Estado de
Educación, MEC, 1993.
19 Para una revisión de las criticas que ha recibido, ver Henrietta Moore: Antropologúi y feminismo,
trad. Jerónima García Bonafé, Madrid, ed. Cátedra, 1991.
Asparkía VI: Dona dones: art i cultura

Cuando los filósofos han concebido la historia de la cultura occidental con


un enfoque crítico pesimista -tal es el caso de Adorno y Horkheimer- han re-
saltado la contraposición entre Hombre y Mujer como Razón y Naturaleza res-
pectivamente pero lo han hecho para criticar el desarrollo de una razón de do-
minación. Su crítica va dirigida contra una «razón instrumental» que se habría
impuesto sobre todo a partir del racionalismo ilustrado, una razón científica
que se piensa a sí misma como violación de la Naturaleza. Recordemos la com-
paración de las investigaciones científicas con la tortura infligida al reo para
provocar su confesión. Esta razón tecnológica habría perdido de vista los fines
últimos de su accionar, sólo se interesa por los medios y desemboca en una so-
ciedad de consumo que utiliza la razón para incrementar la producción pero
sin reflexionar críticamente sobre sus metas. Según los fundadores de la Escue-
la de Frankfurt, el hombre, al dominar a la Naturaleza y a las mujeres, se habría
reprimido y sometido a sí mismo sin percatarse de ello. Porque la construcción
de ese sujeto dominador habría implicado la represión de su propia afectivi-
dad. El hombre, como ser alienado y escindido que no se reconoce como Natu-
raleza, habría delegado en la mujer los elementos devaluados de sí mismo, es
decir, la corporalidad y la afectividad.
De este tronco frankfurtiano surgieron interpretaciones feministas que, a
menudo, se vieron tentadas por el esencialismo y el rechazo de la razón. Una
de las primeras fue la de Shulamith Firestone, teórica del feminismo radical de
los setenta. Una reelaboración actual de esta teoría de la razón dominadora es
la de la filósofa australiana Val Plumwood que intenta superar las posiciones
esencialistas que afectan al ecofeminismo. ¿En qué sentido decimos que la
mujer es Naturaleza? ¿Lo es por naturaleza? La propuesta de Plumwood no es
renunciar a la razón sino reemplazar la forma que ha tomado en su historia de
dominación por otra más democrática, menos jerárquica y más plural, una
forma que integre lo afectivo y corporal en la racionalidad. Su obra Feminism
and the Mastey of NatureZ0pretende integrar distintas vertientes de pensamiento
feminista: del feminismo de Simone de Beauvoir y del feminismo liberal recoge
la exigencia de integrar a las mujeres de forma compldta en la cultura; del femi-
nismo cultural americano acepta las críticas al concepto de lo humano imperan-
te basado en dualismos pero rechaza la propuesta separatista de cultura feme-
nina relacionada con la posición esencialista que ve a las mujeres más cercanas
a la Naturaleza que los varones; con el feminismo negro y la crítica anticolonia-
lista y socialista comparte los análisis sobre los dualismos como estructura de
dominación. Frente a la revalorización absoluta de lo femenino propia del femi-
nismo cultural y la negativa de dar cualquier contenido al sujeto «mujer» que
caracteriza al postestructuralismo, Plumwood propone una afirmación crítica
de la identidad femenina que rechace los elementos que la hacen carente de

20 Routledge, London-New York, 1993.


Alicia H. Puleo Filosofía y género

poder y acepte otros como «nutricia», «empática» que permitirían superar los
dualismos razón/emoción, pasivo/activo, público/privado gracias a la resolu-
ción del dualismo de género. Su reflexión busca, así, el diálogo y la reunión de
diversas tendencias en una teoría filosófica feminista altamente integrada.
Compartamos o no todos sus pxesupuestos, la obra de Plumwood es un buen
ejemplo de las potencialidades críticas y emancipatorias del encuentro actual
entre feminismo y filosofía.

J ~ ENFOQUE
L DE GÉNERO E N FILOSOFÍA

¿Cómo es el enfoque de género en Filosofía? ¿Qué podemos entender por


Filosofía feminista? Quizás cabría diferenciar etapas y tipos distintos de investi-
gación.
En los años sesenta y setenta se publicaron algunas colecciones de «perlas
de la misoginia». Algunas estudiosas se dedicaron a recopilar lo que los gran-
des filósofos habían dicho sobre la mujer. Esta lectura era un poco desalentado-
ra ya que mostraba que pensadores eminentes habían sido muy pedestres a la
hora de hablar de «la» mujer (el uso del artículo singular «la» indicaba la con-
ceptualización esencialista que normalmente aplicaban al colectivo femenino).
Más tarde, la investigación se fue transformando. Ahora ya no se trata
simplemente de buscar las perlas de la misoginia sino de señalar la incoheren-
cia de la conceptualización de los sexos en relación con algún principio (de li-
bertad, de igualdad) preconizado por el filósofo y/o la secreta, inconfesada co-
herencia interna de esta conceptualización con el conjunto de esa teoría. Hemos
visto un ejemplo de esta tarea en el análisis feminista de la obra de Rousseau.
Como sugiere Michele Le Doeuf, también el estudio de las metáforas en Fi-
losofía abre un camino interesante para el enfoque de género. Aun cuando cier-
tas categorías no estén claramente tematizadas pueden estar jugando un papel
importante a través de las metáforas. Estas suelen ocultar contradicciones o va-
cíos teóricos y producir la aprobación del lector apelando a elementos afectivos.
Así, por ejemplo, puesto que para los estoicos la virtud está ligada al someti-
miento al destino, la capacidad de soportar las adversidades y afrontar el peli-
gro es pintada por Séneca como virtud eminentemente masculina. La Providen-
cia es comparada a un padre que ama «varonilmente»a sus hijos y los somete a
todo tipo de pruebas para ayudarlos a crecer y a hacerse más fuertes. Dios no
actúa como las madres que buscan amparar a sus hijos en el regazo.
Como sabemos, el arquetipo femenino en los mitos, la religión y el arte ha
sido relacionado con un esquema de descenso y de tinieblas mientras que el ar-
quetipo masculino lo ha sido con un esquema ascensional y luminoso. La filo-
sofía no está libre de esta contraposición arquetípica. El sesgo androcéntrico
aparece a menudo claramente en los procedimientos metafóricos del texto: lo
Asparkía VI: Dona dones: art i cultura

viscoso como «actividad blanda, babosa y femenina de aspiración»en Sartre, la


dialéctica de los opuestos luz/oscuridad en el tratamiento de Antígona por
parte de Hegel, en la tabla de oposiciones pitagórica.. .
Más allá del examen de los textos, una Filosofía feminista se interroga, como
señala Amelia Valcárcel,2' sobre si hay algo, una esencia, -no reductible a una
posición diferente en la sociedad y algunas características anatómicas y fisioló-
gicas indispensables para la reproducción- que corresponda a los términos
«mujer»y <(hombre».Nos hallamos aquí ante la cuestión del estatuto ontológi-
co de los sexos. Las pensadoras actuales están divididas y encontramos dentro
de la Filosofía feminista tanto posiciones esencialistas (Luce Irigaray) como po-
siciones nominalistas (Celia Amorós).
Me he referido a dos tipos de tarea para una filosofía con enfoque de géne-
ro: la relectura de los textos consagrados con vistas a poner de relieve su sesgo
de género y la elaboración de teorías filosóficas feministas. A estos dos tipos de
trabajo hay que agregar un tercero: la constitución de un Corpus de textos no
androcéntricos.
La Filosofía es una disciplina con un sesgo androcéntrico muy claro. Muy
pocos pensadores han podido superar los proverbiales androcentrismo y sexis-
mo legitimadores del sistema de dominación de género. Los pensadores que
denunciaron la discriminación de las mujeres, generalmente fueron olvidados,
silenciados. Los manuales no recogen sus nombres. Son pensadores «menores».
Extraña casualidad que todos los que denunciaron el sistema de sexo-género
sean «pensadores menores*. ¿O son menores por haberlo denunciado? ¿Se va-
lora el análisis feminista en Filosofía o su reconocimiento es aún una asignatura
pendiente de la academia?
Si conocemos las críticas al sistema patriarcal realizadas por Olympe de
Gouges, una rousseauniana de la Revolución Francesa, por Mary Wollstone-
craft, del círculo de los radicales ingleses, o por Clara Démar, la saintsirnonia-
na feminista, es gracias a los estudios de Historia y Filosofía feministas que in-
tentan recuperar el testimonio de la lucha del colectivo femenino." Una de las
tareas, pues, de la filosofía con enfoque de género será recuperar la memoria
histórica para evitar el «eterno retorno de lo mismo».

21 Sexo y Filosofía. Sobre «Mujer# y «Poder*, Barcelona, Anthropos, 1991.


22 Para las autoras citadas y otras como Madame Lambert, Arnalia Holst, etc. ver Amorós, Chlia
(coord.):Actas del Seminario Feminismo e Ilustraci6n, Instituto de Investigaciones Feministas de la
Universidad Complutense de Madrid, 1992.