You are on page 1of 188

(Reprocesado con Scan Tailor por jparra, 2012-02-17)

Gerhard Henschel

AJEDREZ
PARA TODOS

Ilustraciones:
Von Heih Fechner

EDITORIAL EVEREST

Carretera León-Astorga Km. 4,500 - Apartado 339 - LEON (España)


Título original: Freude Am Scharch
Autor· Gerhard Henschel
by Verlagsgruppe Bertelsmann GmbH/
Bertelsmann Ratgebeverlag
by EDITORIAL EVEREST LEON (España)
ISBN 84-241-2820-6
Depósito legal: LE.: 217-1973
Printed in Spain

Litografía EVEREST-Carret. León-Astorga, Km. 4,500- LEON (España)


IN DICE
Pág.

Ajedrez vivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Reglas fundamentales del juego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Los peones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Las torres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
Los alfiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
La reina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
Los caballos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
El rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
Excepciones de la regla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
La división del campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
¡Estos jugadores de ajedrez! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Apertura y continuación de la partidn. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
No vale la pena copiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . .. 27
Aperturas y sus combinaciones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
El mate pastor . . . . . . . . . . . . . . . . .. .... . .. . ... .. ... .. . . . 31
Alekhin no cayó en la trampa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Cómo llegar hasta la meta con habilidad . . . . . . . . . . . . . . . . 34
La defensa Filidor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Las jugadas deben meditarse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
La partida francesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
No hay que reírse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
La partida italiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
La partida española . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
L a defensa siciliana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
El juego del peón de Reina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
El gambito de la Reina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
El gambito de la Reina rehusado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
La defensa de Cambridge-Springs . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
Pág.

El mirón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
La defensa india del Rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
Sobre la historia del ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Las jugadas delatan al jugador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Partidas interesantes y famosas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
El cebo tentador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
La caballería inicia la batalla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
Decisión salvaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Astucia precavida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
A gran señor, gran honor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
Aprender los errores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
La ocurrencia grandiosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Estrategia precavida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Bernard Shaw y el ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . lOO
Humor ingenioso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
¡Valiente tramposo! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
El filo de la navaja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
No cantar victoria antes de tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
El invencible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
El triunfo de la ingenuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Honor a quien lo merece . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
¡Esto es entusiasmo! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
Combinación con mayúscula . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
Ir por lana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
¡Jugar! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
No dejarse intimidar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
No hay como la seguridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
La gran trampa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
¿Atacar a cualquier precio? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
Valor ante el riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
Quien ríe el último, ríe más veces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
¡Eso es una locura! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
De una forma o de otra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
¡Zapatero, a tus zapatos! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Cuando suena el reloj del ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
Mujeres campeonas de ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
El ajedrez y la mentalidad femenina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
Elegancia y belleza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
La buena posición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
Pág.

La ambición es hermosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ISO


El efecto de la jugada inesperada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
Juego diplomático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
Sin mirar al tablero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
¡Precisamente por eso! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
Tampoco los maestros son infalibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
La exhibición a ciegas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
Táctica magistral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
El juicio del campeón del mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
Unas tablas poco comunes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
U na partida valiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
Originalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
La amarga capitulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
El campeón confundido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
La partida eterna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
Problemas del ajedrez según las posiciones reglamentarias. . . . 178
Lista de campeones mundiales de ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
Pequeño ABC de los conceptos básicos del ajedrez . . . . . . . . . . . 182
Explicación de los signos usuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
Soluciones a los problemas del ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
El ajedrez es un juego sin par,
regio e imperial.
Napoleón.

Compadezco al que no conoce


el ajedrez. Causa ya alegría al
aprendiz; al veterano le lleva al
sumo placer . . .
Tolstoi.

AJEDREZ VIVO

Más de mil años después de las universalmente famosas


conquistas de Alejandro Magno, los ejércitos de Moha­
med III se encontraban en Turquestán y China Oriental, a
casi medio año de distancia de su patria, para someter
estos países al entonces conocido mundo del Islam, pues
el profeta Mahoma así lo había ordenado. Dos cuerpos
de ejército se habían reunido en las fronteras del gigan­
tesco Imperio Central, cerca de la actual ciudad de Kungur,
y aquí surgió una acalorada discusión entre los grandes
visires del Sultán. Cada uno reclamaba para sí el derecho
a someter los accesos del Imperio Central que estaban
bajo el control del poderoso lugarteniente del emperador
de China, el gran mandarín de Urunchi; sin embargo,
ninguno de ellos deseaba la fama ni el paraíso eterno ligados
a esta misión.
Cada vez la discusión se hacía más violenta y sólo la
cólera de Alá podía impedir lo peor; y así, para separar
a ambos ejércitos, lanzó un formidable alud de rocas sobre
el valle de Kaschgar. Fue entonces cuando los dos visires
se pusieron de acuerdo para esperar una decisión del
Sultán.
Pasados unos meses, regresaron los mensajeros en com­
pañía de dos heraldos de aquél, que además tenían que
velar por el cumplimiento estricto de la decisión que había

9
sido adoptada. De esta forma, convocaron a los dos gran­
des visires en la tienda que les fue levantada entre los cam­
pamentos de ambos ejércitos en discordia y abrieron el
mensaje sellado del Sultán. Los dos grandes visires escu­
charon admirados las palabras del heraldo que les comu­
nicaba la voluntad del más poderoso señor de aquel tiempo:
«El Sultán, después de considerar generosamente los mé­
ritos de ambos jefes del ejército, censura su vana impru­
dencia, que ha indignado a Alá y a él ; sin embargo, desea
perdonarles con largueza, pero para no manifestar su favor
por ninguno, ha encontrado una solución especial : un
torneo de ajedrez debe probar a quién Aláha dotado con su­
ficiente prudencia y sabiduría para conducir la bandera del
profeta hacia el Oriente. Pero el vencido -así finalizaba el
mensaje- seguirá el camino de Occidente.»
Ignoramos quién salió vencedor de este encuentro de
ajedrez. La leyenda no da noticia alguna, pero sí sabemos
que en aquel tiempo un gran visir sometió al Islam una
buena parte de China Oriental, concretamente la región
de Dzungaria. Y también sabemos que semej ante torneo
de ajedrez fue considerado a manera de plan estratégico
de entrenamiento, como un plan de Estado Mayor, del
que surgió la idea de que cuando dos adversarios se en­
frentan bajo condiciones iniciales, materialmente iguales,
sólo conseguirá la victoria final aquél que supera al con­
trincante en inteligencia, cautela y flema.

10
Ahora bien, a decir verdad, el ajedrez se ha ido modifi­
cando en el transcurso de su historia de más de dos mil
años. El plan estratégico ha llegado a ser tanto un juego
como una batalla. Pero su fascinación ha permanecido:
es una batalla entre iguales, en la que el placer del juego
limpio obliga a superar desfallecimientos e ideas pasadas,
da valor ante el riesgo y, ante todo, enseña a dominar la
tensión.
Lo decisivo no es el triunfo, sino el placer del juego en
tensión y que, como con razón dijo un gran maestro, tiene
la habilidad de hacer feliz.

REGLAS FUNDAMENTALES DEL JUEGO

De una vez nos vamos a adentrar en el juego, que por


cierto no es tan dificil de aprender como muchas veces
se ha supuesto erróneamente; incluso resulta fácil apuntar
y comentar una partida, si se tienen presentes los símbolos
de las piezas sobre el tablero y se asimilan las reglas
fundamentales.
Cada contrincante dispone de 1 6 piezas o figuras que
se colocan en el tablero de ajedrez en un cierto orden.

Las piezas blancas son:

f1 =Rey, se simboliza con R


'ir' =Reina o Dama, se simboliza con D
1t =Torre, se simboliza con T
l =Alfil, se simboliza con A
eD =Caballo, se simboliza con C
a =Peón, no tiene símbolo

Las piezas negras son:

il =Rey, se simboliza con R


i!r=Reina o Dama, se simboliza con D
• =Torre, se simboliza con T
i =Alfil, se simboliza con A
�=Caballo, se simboliza con C
l =Peón, no tiene símbolo

11
a iJ c d e f g h
Como se observa en la fi­
B a
gura, cada parte dispone de
7 7
1 Rey, 1 Reina, 2 Torres,
6 6 2 Alfiles, 2 Caballos y 8 Peo­
s nes. Por sorteo se decide a
4 4
quien corresponde el bando
de las blancas y el de las
negras, respectivamente. Las
2 2
blancas hacen la primera ju­
gada, a la que contestan las
Q b e d e f g h negras y así sucesivamente.
Antes de iniciar el juego es preciso que el tablero esté colo­
cado de tal forma que la casilla situada en la esquina de­
recha de la línea de fondo sea blanca; en caso contrario,
la partida no es válida (véase «anormalidades», pág. 1 84 ) .
Al comenzar el juego, las Reinas están siempre sobre la
línea d, y precisamente la Reina blanca en casilla blanca,
y la negra en negra.
La finalidad del ajedrez consiste en la captura del Rey
enemigo. Con el jaque-mate -aprisionamiento del Rey­
finaliza la partida, y para llegar a «dar jaque-mate» cola­
boran además cuantas piezas estén en el tablero.
Se dice que el Rey está en situación de jaque-mate si
no puede librarse en forma alguna, ni por la huida, ni por
la interposición de una pieza propia, ni eliminando las
piezas enemigas que le acosan .
Sucede a veces que una de las partes no puede mover
ninguna pieza, ni siquiera el Rey que, no estando en jaque,
tendría que desplazarse a una casilla amenazada; de esta
forma las partes sólo llegan al empate, porque la contienda
está sin decidir, lo cual se denomina internacionalmente
con la expresión de «tablas». Ahora bien, aunque una
partida haya finalizado en tablas, o empatada, no por
ello su desarrollo deja de ser menos interesante. Los alti­
bajos de la contienda se suceden constantemente, lo mismo
al rechazar un ataque que cuando perdemos una posición
ventajosa ante la jugada sorprendente del adversario, o
cuando, comprometidos hasta el extremo, pero satisfechos
de su capacidad, se pacta finalmente la paz. Desde luego
esto no es ni la auténtica finalidad ni la norma del juego.

12
Sabemos que su objetivo es, y seguirá siendo, vencer al
rival en juego limpio; es decir, darle jaque-mate.
En primer lugar vamos a considerar ahora cada pieza
en particular, su forma de moverse y lo que significan
para el jugador.

A LOS PEONES !

Como protectores del Rey y como auxiliares del ataque


tienen los peones un valor indiscutible, y que el jugador
va apreciando cada vez más, pues su correcto manejo decide
la apertura y el final de muchas partidas. La forma en que
se mueven es sencilla: avanzan desde su base inicial una
o dos casillas, según desee el jugador. Ahora bien, si un
peón ya ha sido movido, entonces no puede avanzar más
que una sola casilla. Tiene éxito aquel jugador que hace
llegar un peón hasta la primera línea interior del contrario,
ya que puede transformarlo en una Reina o en otra pieza
(excepto en Rey), pues la elección que haga está completa­
mente permitida. De esta forma puede, a través de repetidas
transformaciones, tener en juego varias Reinas, Torres,
Caballos, etc.
El peón puede capturar o tomar cualquier
pieza del adversario que se encuentra en la ca­
silla oblicua derecha o izquierda inmediata a él,
pero no a la que esté en la casilla frontal. Se realiza
una captura o toma cuando se extrae de la casilla
el peón o pieza adversarios y, en su lugar, se coloca
nuestro peón o pieza. Si al avanzar un peón, el
Rey enemigo está situado en la casilla oblicua iz­
quierda, o derecha, se le da jaque y, lógicamente,
el adversario tiene que defenderlo.

Pieza de peón artísticamente esculpida hace más de


un siglo. (Alemania del Sur, hacia 1850)

13
a � e d e f g h

9 ..,. Las blancas tienen toda­


8

7 vía 4 peones. Con el signo +


7

6
están marcadas las casillas
6
a las que el peón puede mo­
verse en la próxima jugada.
4 Las casillas con /' señalan
que el peón podría tomar
2 2 cualquier pieza enemiga que
allí se encontrara. En la si­
tuación aquí representada
Q b e d e f g h
(que sólo es posible a final
de partida), los peones cons­
tituyen una poderosa fuerza de choque. El Rey negro
puede, a lo sumo, tomar un peón blanco, pero todos los
demás avanzan a través de sus correspondientes lilas y se
transforman en Reinas, Caballos, Alfiles o Torres («Tomar
al paso» , véase pág. 1 85).

� LAS TORRES •

Se mueven horizontal y verticalmente sobre las ocho


casillas de una columna o línea. Acerca de ésta, como de
las demás piezas, queda a criterio del jugador la distancia
que se desea recorrer, pero con la condición de que también
estén libres las filas o líneas.
Q b e d e f g h

8 8
... Una Torre puede mover-
se por todas las casillas mar-
7 7
cadas con +; por consiguien-
6 6 te, pueden tomarse todas las
piezas enemigas que estén
4 4 situadas en tales casillas. (En
lej anos tiempos, las Torres
estaban armadas sobre ele-
2 2
fantes, de los que se desem-
barazaron después, para des-
Q b e d e f g h cender a ras del suelo .)

14
Una torre labrada en forma airosa y desafiante.
Los guardianes vigilan atentos a los cuatro vientos

La Torre no puede saltar por encima


de sus propias piezas ni de las adversarias,
pero puede eliminar éstas, si se coloca en la
casilla de la pieza enemiga tomada. A modo
de ejemplo, la Torre tampoco puede ser mo­
vida en la primera jugada, porque se lo im­
piden sus propias piezas. Por supuesto
que más tarde, hecha la apertura y acen­
tuada la actividad del juego, las Torres
adquieren una potencia contundente, sobre
todo si ambas operan en línea.
Detrás del Rey y de la Reina, la Torre goza de la mayor
calidad; es decir, tiene más valor -sobre todo al final
de partida- que un Caballo o Alfil . Por ello un buen
jugador no pondrá inmediatamente en juego sus Torres
ni las expondrá inútilmente en la contienda. Un cambio
de Torre por Caballo o Alfil sólo vale la pena cuando
al mismo tiempo se mej ora sensiblemente la posición;
por ejemplo, si a consecuencia del cambio el adversario
pierde todavía otra pieza en las jugadas sucesivas.

i, LOS ALFILES Í.
En contraposición a las Torres, los Alfiles quedan ligados
siempre al color de la casilla en que están situados; de ahí que,
como se muestra en el tablero superior de la página 1 6, se
muevan sobre la diagonal deseada de varias casillas, y preci­
samente cada vez en una sola dirección, hasta el punto en que
no se encuentren impedidos por sus propias piezas o por las
adversarias, como ya se ha indicado en el caso de las Torres.
Son muy fáciles de manejar y conjuntamente forman una
eficaz fuerza de choque, que antes o después puede influir
sobre todas las casillas del tablero.

15
G b e .d e f g h
El Alfil constituye un sím­
bolo del arquero rápido, que
abre brecha en la línea ene­
6 6 miga.
5
5
Pero también el Alfil, des­
4 de su segura madriguera,
4

3 interviene eficazmente en el
l l
juego; cualquier principian­
te, a simple vista, se da cuen­
ta de que el Alfil enfila una
" b e d e ' u h
determinada diagonal. En
juego combinado con peones, los Alfiles son casi inex­
pugnables si se cubren mutuamente, y este bastión con
frecuencia sólo se puede quebrantar por el cambio de piezas.
El Alfil, incluso, puede bloquear la extraordinaria agilidad
del Caballo (véase «Caballo».)

ii' LA REINA �

Reúne la libertad de movimientos de las Torres y de


los Alfiles y por ello es una pieza que en realidad alcanza
todo el campo de juego. Con todo, en cada jugada sólo
puede moverse, y tomar, bien como Torre bien como Alfil.
.. b e d e f " h

8
Como muestra la figura
8
del tablero, hay escasas ca-
7 7
sillas que la Reina no do-
6 6 mina. Sin embargo, es reco-
S mendable que el juego se
4 4 o rganice conj untamente
con otras piezas. La Reina
representa la mayor poten-
l l
cía, similar a un carro de
combate, que sobre todo está
.. b e d e f " h a disposición del Rey.

16
ttl LOS CABALLOS �

Sin ser las piezas más poderosas, sí son las más in­
teresantes. La forma en que se mueven es conocida típi­
camente como salto de Caballo: avanzan desde su casilla
dos pasos adelante y un paso lateral . De ahí que --con
ciertas excepciones- pueden saltar por encima tanto de
sus propias piezas como de las adversarias. El Caballo
también puede moverse como jugada de apertura. Está
dotado de una gran agilidad y en el centro del campo
es algo más potente que un Alfil. Por el contrario, en los
laterales del tablero resulta torpe y en esta circunstancia
incluso puede quedar inmovilizado por un Alfil ad­
versario.
Q b e d e r g h
El Caballo amenaza un 8 8
gran círculo de casillas y
7 7
puede, por sí sólo, detener
6 6
a distancia una ofensiva
débil (ver tablero de la 5

derecha). Pero, sobre todo, 4 4


los Caballos son peligrosos
si se coordinan con el con-
2 2
junto o están apoyados re-
cíprocamente. En este caso
se transmiten entre sí tanto Q b e d e 1 g h

la posición defensiva como


de contraataque.
Q b e d e r g h
En cambio constituye una 8 8
torpeza hacer grandes «ex-
7 7
cursiones» con un Caballo
aislado (ver tablero de la de- 6 6

recha): el Alfil mantiene in-


móvil al Caballo. Bello ejem- 4 4
plo para el dicho: «Caballo
en el borde, deshonor para el
2 2
buen jugador.)) No obstante,
también aquí hay excepciones
que confirman la regla. Q b e d • 1 g h

17
Son precisamente los Caballos los que por sus por­
tentosos giros promueven muchas combinaciones y, a
través del temido ataque doble, desconciertan tanto a princi­
piantes como a maestros. Por un «ataque doble» se ame­
naza en una sola jugada a varias piezas del adversario
sin excluir a su Rey. Si tales ataques del enemigo no se han
previsto, podemos llegar a las más fatales consecuencias.
a b e d e r g h
..,. Un jugador sorprendido
8 8 por un jaque doble prácti-
7 7 camente tiene casi perdida
6 6
la partida, al haber sido ata­
S S
cados el Rey y la Reina
simultáneamente.
4 4

A causa del ataque del


2
Caballo existe precisamente
la primera regla: ¡Hay que
cuidar siempre de que el
a b e d e r g h
Caballo, en la próxima ju-
gada, no pueda amenazar simultáneamente a dos piezas va­
liosas, y en ningún caso al Rey y a la Reina! (Lógicamente,
esta regla también es válida en todos los demás casos;
así por ejemplo, siempre es peligroso que la Reina y el Rey se
sitúen seguidos, sobre todo si se prevé el ataque de una Torre.)

\W EL REY.

Es sin duda la pieza principal. En torno a él


se desarrolla en definitiva todo el juego, aun cuando
tenga que esperar inactivo en una esquina, escon­
dido entre sus peones durante la mayor parte del
juego, a que la lucha se decida. Por supuesto que
al final de partida llega a ser la pieza fuerte, que
en un instante, cuando no quedan muchas sobre el tablero,
se atreve a salir de su rincón y actúa por sí en el juego
con prudencia y perspicacia sobre ambas partes.

18
El tablero de la derecha a b e d e f g h

presenta las posibles juga­ 8 8

das del Rey las casillas con 7 7


+ las domina el Rey blanco.
6 6
Las casillas con O las amena­
5 5
za el Rey negro. Las casillas
con E9 están dominadas por 4 4

ambos Reyes y, por consi­


guiente, ninguno de ellos pue­ l l
de trasladarse a esta posición.
Como se observa -y a di-
a b e d e 1 u h
ferencia del Caballo, que
aproximadamente salta en zigzag- la forma en que se mueve
el Rey es bien sencilla: se desplaza y toma sobre cada
casilla colindante más próxima, de forma parecida a la
Reina, pero caminando una sola casilla en cada jugada.

EXCEPCIONES DE LA REGLA

También es lógico y necesario conocer las excepciones.


Así por ejemplo los enroques largo y corto, que están conside­
rados cada uno como una sola jugada, a pesar de que se mue­
van dos piezas tan excepcionales como el Rey y la Torre. El
enroque corto se realiza, lo mismo en blancas que en negras,
de forma que el Rey se traslade a la derecha de la Torre y
ésta, saltando por encima del Rey, venga a colocarse en la
casilla derecha de la que tenía " b e d e f g h
el Rey inicialmente. 8 a
Para el enroque largo se
7 7
efectúa un movimiento simi­
lar, en la otra parte del table­ 6 6

ro, pero de tal forma que 5

ahora el Rey tiene a la iz­ 4 4


quierdadoscasillas y la Torre
se desplaza a la casilla dere­
l l
cha junto al Rey, como así se
representa en el tablero del
gráfico. a b e d e f g h

19
a b e d e 1 g h a b e d e 1 g h

8 8 8 8

7 7 7 7

6 6 6

4 4 4 4

2 2 2 2

a b e d e 1 g h a b e d e 1 g h

Antes del enroque Después del enroque

Los dos gráficos presentan cómo el bando de las negras


y el de las blancas han realizado el enroque corto durante
una partida. La zona central de ambas partes queda ahora
considerablemente reforzada por la Reina y la Torre,
al mismo tiempo que el Rey queda alejado de los riesgos
que implica la citada zona centro.
Para representar estas jugadas se utilizan los siguientes
símbolos abreviados:

Enroque largo, o gran enroque: 000


Enroque corto, o pequeíio enroque: 00

Cada tipo de enroque puede realizarse solamente una


vez en cada partida; pero también es condición indispen­
sable que tanto el Rey como la Torre con las que se va a
enrocar no hayan sido todavía movidos. Lógicamente el
enroque sólo es posible si en la línea base no existen piezas
situadas entre el Rey y la Torre y, por otro lado, tampoco
ninguna pieza enemiga amenaza alguna casilla que el
Rey deba cruzar o en la que tenga que colocarse. Asimismo,
no se permite verificar el enroque si el Rey está en jaque.
Menos frecuente que el enroque es la jugada llamada
tomar al paso. Es decir, cuando un peón avanza desde
su línea base un doble paso, puede ser capturado, en la
siguiente jugada de un peón enemigo que le sale al encuentro,
como si hubiera adelantado solamente un paso en vez
de dos.

20
LA DIVISION DEL CAMPO

Para poder plasmar por escrito el juego de ajedrez se


ha descubierto un método muy sencillo, que consiste en
distribuir el tablero en 64 casillas iguales.
Las líneas verticales están marcadas, de izquierda a
derecha, con las letras a, b, e, d, e, f, g, h, y las horizontales
con los números 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, de tal forma que cada
casilla tiene una notación clara.
Veamos otra vez, en los gráficos al pie de página, la
situación de las piezas del ajedrez en la posición de origen.
También presentamos, en el otro tablero, el signo que co­
rresponde a la posición de cada pieza; así, por ejemplo:
el Rey blanco (inicial R) está situado en e l . Su notación
exacta se designa, por consiguiente, Re l .
La Reina negra está en d8. L& notación de su sitio
exacto, por tanto (Dama o Reina, inicial D), será Dd8 .
Esta forma d e señalizar e s evidentemente fácil, e inme­
diatamente después de un par de prácticas cualquier prin­
cipiante podrá orientarse sin mucho esfuerzo.
Hay que tener en cuenta que las blancas están colo­
cadas siempre en las filas 1 y 2, mientras que las negras
lo harán en las filas 8 y 7. En los gráficos de tableros se
encontrarán siempre las negras arriba y las blancas abajo.
El j ugador que dirige las piezas blancas se menciona siem­
pre el primero en la correspondiente anotación de la par­
tida, así: Sánchez (blancas) contra Martínez (negras).

a b e d e f g h a b e d e f g h

7 7

6 6

S S

a b e d e f g h a b e d e f g h

21
¡Estos jugadores de ajedrez!. ..

Para contestar a la pregunta de cómo había llegado


realmente al ajedrez, un famoso jugador contó la siguiente
historia:
«Un día esperaba en un café a un conocido que, a causa
de la espesa niebla en la autopista, había retrasado la
llegada. En la mesa vecina estaban sentados dos señores
de edad, que jugaban una partida de ajedrez. Uno llevaba
gafas, en tanto que el otro fumaba en pipa. Les eché una
mirada, pero ninguno movía una pieza. Habría transcurrido
algo más de un cuarto de hora, cuando por fin el señor
de las gafas levantó el brazo, tomó una pieza y la puso en
otra casilla. Entonces Slel adversario exclamó: «¡ Esto no
lo esperaba! ¡Vamos!, ahora sí que estoy comprometido;
¿cómo quiere usted que rechace este ataque?» Transcurri­
dos diez minutos se produjo el contraataque del señor
con pipa y, a consecuencia de ello, su rival se quitó las
gafas y mientras las l impiaba, musitó: «¡Esto sí que es
realmente una sorpresa!»
Al fin, mi conocido apareció y le comenté esta pequeña
experiencia. «Sí -dijo-, algo hay en un juego en el que
se concentra tanta atención .» Entonces fue cuando me

22
inicié en las primeras reglas del ajedrez. A los dos jugadores
de aquel café debo, pues, una gran parte de las mejores
horas de mi vida.»

APERTURA Y CONTINUACION DE LA PARTIDA

Suelen moverse en primer lugar los peones centrales,


para así abrir camino libre a las demás piezas, con lo que
podrán intervenir rápidamente en la contienda.
l . Las blancas mueven, pues, e2-e4 y para ello el
peón blanco delante del Rey avanza dos casillas.
De esta forma se abre vía a la Reina y al Alfil.
Las negras mueven e7-e5, y por ello el peón negro
delante de su Rey adelanta, asimismo, dos casillas.
2. Las blancas j uegan Cgl-f3 . El Caballo blanco del
lateral derecho del Rey salta sobre la cadena de
peones a la casilla f3, donde ya interviene en la
lucha, pues amenaza al peón negro e5, que podría
ser tomado en la próxima jugada.
Las negras replican a esta jugada con Cb8-c6,
defendiendo a su peón amenazado y al mismo
tiempo introducen una pieza en la lucha.
En realidad el ajedrez presenta toda una serie de posibi­
lidades, pero aquí queremos proseguir el camino ya abierto
para observar, un poco más tarde, cómo se desarrolla una
partida con apertura sencilla. Es poco conocido el hecho
de que los «perfeccionistas» del juego desprecian con
frecuencia la línea clara, especialmente en la apertura;
y es precisamente entonces, al provocar primero el des­
concierto en el adversario o al tener en juego ya muchas
piezas, cuando se descubren ciertas posibilidades. El prin­
cipiante puede en seguida prevenirse de ello, en la espe­
ranza de que el rival actúe equivocadamente al introducir
en la contienda la Reina u otra pieza. Esto daña el positivo
placer de un juego que, ante todo y a través de la coopera-

23
Peones de un ajedre:: chino, capitaneados por un Caballo. Como
se observa, los peones fueron concebidos como soldados rasos, o de
infantería, y el Caballo como un jinete

cwn planificada de todas las fuerzas disponibles, aspira


a que el jugador aprenda, en el curso del tiempo, a elegir
la mejor del ingente número de posibilidades. Por con­
siguiente, al principio se recomienda que las j ugadas que
se hagan ayuden al despliegue rápido de las propias piezas
y, al mismo tiempo contrarresten los ataques del adver­
sario. Proseguimos, pues, nuestra partida antes comenzada,
con este criterio:
3. Afl -c4. El Alfil blanco va a la casilla c4. Aquí
tiene una gran eficacia, porque en la próxima
jugada puede copar casillas que se hallan en la
zona de juego del adversario, como la casilla f7
y otras, que solamente están resguardadas por el
Rey negro (de igual forma sucede con la casilla f2
de las blancas).

24
4. Blancas: 00, enrocan. Aquí ya nos encontramos con
esta jugada de excepción, que desempeña un gran
papel en el ajedrez, porque el Rey va a la derecha,
fuera de la pronto peligrosa zona central, y la
Torre viene a una casilla desde la que puede in­
tervenir muy rápidamente en la contienda. Resulta
ventajoso, a veces, impedir el enroque del adver­
sario y en este empeño se utilizan diversas tácticas.
Las negras contestan a la jugada anterior con
Cg8-f6. Introducen el Caballo del Rey en la lucha
con la intención siguiente: jugando así, también
tienen las negras la posibilidad de enrocar a la

25
vez que capturar el peón e4, que todavía está inde­
fenso. De nuevo las blancas tienen muchas posi­
bilidades para afrontar la j ugada del Caballo negro.
También pueden defender su peón e4 y hacer las
jugadas siguientes: moviendo la Torre de fl a e l ;
avanzando el peón d e Reina de d2 a d3, con lo
que también abre la línea del Alfil situado en e l ;
puede, incluso, saltar su Caballo desde f3 a g5,
jugada tentadora especialmente para el principiante,
porque parece que en la próxima jugada podría
llegar a la casilla f7 tanto con su Alfil como con
el Caballo, penetrando así en el campamento ene­
migo. Esta jugada es precipitada, porque las negras
pueden rechazar este ligero ataque, e incluso po­
drían entonces desencadenar una contraofensiva
con despliegues rápidos de sus piezas. En defi­
nitiva, el despliegue más claro que tienen las blancas
es la j ugada:
5 . Cbl -c3. Las blancas mueven s u Caballo d e Reina,
que al mismo tiempo amenaza al peón e4.
Las negras responden a la anterior jugada con
el enroque OO. Ahora el juego está perfectamente
igualado.
6. Las blancas mueven d2-d3, jugada de sencilla eje­
cución . Y las negras siguen con d7-d6.
7 . Acl -g5. E l Alfil ataca a l Caballo. E l Caballo negro
en f6 no debe moverse ahora, pues en caso contrario
el Alfil blanco, en la jugada siguiente, tomaría la
Reina negra y este cambio pronto traería como
consecuencia la pérdida de la partida. Se expresa
esta situación diciendo que el Alfil blanco tiene
apeado al Caballo negro, lo que lógicamente cons­
tituye una pesada carga para las negras. Sin em­
bargo, las negras confian plenamente porque pueden
contestar de igual a igual, moviendo simplemente
Ac8-g4. Apea al Caballo blanco en la oblicua de
la Reina blanca y así espera cada ataque del ad­
versario, para poder replicar con un contraataque
similar.
Y con esto nos hemos introducido en una de las partidas
más antiguas, que nos ha llegado por tradición.

26
No vale la pena copiar

Federico-Katte

Esta partida es de interés, especialmente para el aprendiz,


porque demuestra claramente lo peligroso que es imitar
lodo aquello que hizo el rival confiando que de esta forma
nada podrá suceder.
El j oven Federico prosiguió así su ofensiva:
8 . Cc3-d5, y e l negro replicó Cc6-d4. Ambos amenazan,
con sus Caballos, al Caballo apeado del oponente.
9. Ag5 : Cf6. Las blancas toman el Caballo y con su
Alfil renuevan el ataque a la Reina. Si las negras
tomasen ahora el Alfil con su Reina, las blancas
con su Caballo d5 tomarían a la Reina situada
en f6 dando j aque al mismo tiempo, y entonces
las negras se debilitarían desesperadamente. Pero
tampoco las negras pueden decidirse, tomando el
Alfil en f6 con el peón g7, porque entonces su Rey
quedaría descubierto indefinidamente; por consi­
guiente prosiguen en su táctica «como tú a mí,
yo a ti>>, y toman en su novena jugada, Ag4 : Cf3,
el Caballo blanco. A primera vista parece que
todo está completamente enderezado, mas ahora
las blancas reflexionan seriamente sobre la derrota.
Desean destruir a su rival que sólo imita sus métodos

27
propios. En su próxima jugada, separan a la Reina
del peligro y la dirigen simultáneamente al ataque
sobre el flanco del Rey enemigo.
1 0. Ddl-d2; las negras Dd8-d7. De nuevo lo mismo,
y en todo momento parece que la situación de
las negras no es peor, aunque Federico se ha dado
cuenta de la ventaja.
11. Dd2-g5. Con buen despliegue de piezas las blancas
amenazan ahora con dar jaque mate situando la
Reina en g7, lo que así se manifiesta, y ponen de
relieve cuán peligrosa es la estrategia del imitador
de las negras. Sin embargo, una vez más ensayan
Dd7-g4. Pero no tienen posibilidad de un jaque
similar, y entonces ya se produce el colapso. Las
blancas mueven:
1 2. Cd5-e7t (t es el signo de dar jaque). El Caballo
blanco dio jaque y el Rey negro se ve obligado a
pasar de g8 a h8.

a b e d e 1 g h

¡Mate en una jugada!


13. Af6 : g7tt. El Alfil blanco irrumpe en g7 y da el
golpe de gracia con jaque mate. Las piezas negras,
movidas por imitación irreflexiva, sucumbieron
impasibles en este combate, porque su ((generalísi­
mo» se dejó llevar por ideas siempre iguales a las que

28
desplegaba su enemigo. Estúdiese serenamente esta
partida una y dos veces, si es preciso. Rápida­
mente se descubrirá que es siempre mejor abordar
el juego con ideas propias, que envolverse en lo
mismo que hace el adversario.

APERTURAS Y SUS COMBINACIONES

Se contradice un juego regio si se abandona en el olvido


la forma en que se inicia. Por eso queremos que el aprendiz
inmediatamente conozca con detenimiento los infortunados
fallos que se cometen en la apertura, o también comienzo
del juego, y le inicie a tal fin paso a paso en la partida.
Una vez más, coloquemos el tablero en la posición inicial
y comenzamos:

Sánchez (blancas) contra Martínez (negras)

Como es normal, también puede olvidarse consciente­


mente el nombre del jugador, cuando se hacen jugadas
insensatas:

l. e2-e4 f7-f6

Ante una jugada de apertura normal de las blancas, las


negras hacen una jugada desastrosa, que no tiene finalidad
alguna. Mientras que las blancas han abierto la salida del
Alfil y de su Reina, la jugada de negras es completamente
nula, pues además de no hacer nada positivo impide que
el caballo g8 pueda hacer su mejor despliegue a la casilla f6.

2. d2-d4 g7-g5

De nuevo las blancas hacen una buena jugada: abren


la salida del otro Alfil y sitúan sus peones centrales en la
mejor posición; las negras cada vez más despreocupada-

29
mente mueven, corno si nada les pudiera suceder. Pero
entonces llega por fin el rayo desde el «cielo» sereno:
3. Dd l -hStt (jaque mate)

En verdad, el gráfico anterior presenta una derrota


especialmente grotesca que jamás sucedería, incluso al
jugador más novel, si se desarrolla el juego de forma jui­
ciosa. Y esto no es tan dificil corno parece; hay que fijarse
solamente en las siguientes reglas básicas:
a) Llevar los peones del medio al centro del juego,
para que nuestras piezas puedan intervenir rápidamente
y estorben a la vez la libertad de movimientos de las piezas
enemigas.
b) Desplegar rápidamente nuestras piezas, sin preci­
pitarse en la captura ni comprometiendo a la Reina en
pequeñas escaramuzas, pues esto favorecería el despliegue
de las piezas contrarias.
e) Siempre hay que preguntarse por la intención que
pueda tener cada jugada del rival. Esto es mucho más
útil para impedir sus jugadas que todo un plan precipitado
de persecución.
Finalmente, también se debe tener siempre presente
que nada importa, y a cualquier precio, si con ello se consigue
la victoria. Sin embargo, importa mucho hacer un juego
efectivo, siempre con inteligencia y ponderación. Para
sentir placer con las bellas combinaciones, con la multi­
plicidad de posibilidades, en cambio, todo es importante.

30
El mate pastor

En el siguiente esquema se presenta una de las más


conocidas aperturas, que se le ha llamado «mate pastor».
No se llega a esta posición de mate, como en la partida
precedente, a través de jugadas fatales y caprichosas. El
mate pastor es más bien un ejemplo típico de cómo puede
desenvolverse un jugador sin tener en cuenta la intención
de las jugadas del adversario, que solamente contesta
a título formal.
Blancas Negras
l. e2-e4 e7-e5
2. Afl -c4 (juega Alfil de Rey) Cb8-c6
3. Dd l -h5 Cg8-f6??

a b e d e 1 g h

Esta última jugada de negras, que es correcta en muchí­


simas aperturas, aquí resulta completamente equivocada.
Las negras no observan la clara intención de su rival de
dar jaque mate colocando la Reina en f7, y así se llega ló­
gicamente a un rápido desenlace.
4. Dh5 : f7tt (Jaque mate!)
Si las negras replican correctamente a esta amenaza,
por supuesto se probaría que el juego de las blancas está
equivocado, porque un despliegue tan anticipado de la
Reina no es bueno.

31
Alekhin no cayó en la trampa

El vieJO campeón Alekhin, maestro de ajedrez de la


más alta escuela, vivió una vez la siguiente «anécdota»,
como así la llamó, durante un torneo de simultáneas
en Buenos Aires. Había aceptado esta llamada partida
simultánea contra 45 jugadores a la vez. En un salón se
sentaron a las mesas los citados 45 jugadores, y poco
después el campeón fue de uno en uno, vuelta a vuelta,
hasta que todas las partidas finalizaron. Se puede imaginar
con qué rapidez de pensamiento tenía que mover en cada
tablero, para despachar esta enorme tarea entre cuatro
y cinco horas. Tenía para cada jugada un promedio de
sólo un par de segundos de moratoria. A pesar de ello
ganó 34 partidas, hizo tablas en 1 0 y solamente perdió
una, y ésta tan sólo por un error dactilar (hizo la jugada
pensada en segundo lugar antes que la primera y esto
causó la derrota). En esta tensa situación -así lo contaba
un gracioso de los jugadores argentinos- también un
campeón puede caer en la trampa del mate pastor. Pero
no cayó, ante el asombro y la sonrisa del público :

l . e2-e4 e7-e5
2. Afl -c4 A�-c5

Observa el campeón Alekhin: «Olí el asado, pero no


quería estropear la broma, ya que de ordinario a la posición
Afl -c4 contesto con Cg8-f6.» E inmediatamente sucedió
también:

3. Dd l -h5 ¡Dd8-e7!

La mejor jugada. El campeón despliega la Reina a una


casilla dificilmente atacable, defiende su peón central y
prepara un contraataque.

4. Cg l -f3 Cg8-f6

¿Hacia dónde va ahora la Reina? Ensayemos, incluso:


en las casillas g6 y h6 sería tomada por los peones; en g4
por el Caballo; en las casillas h3 y f5 estaría en peligro

32
inminente por las sucesivas
jugadas de la Reina y Alfil
blancos. Por tanto, sólo le
quedan las casillas g5 y h4,
por lo que se deciden las
blancas.

5. Dh5-g5 d7-d6

Las blancas estiman que podrían tomar g7, y así pes­


carían en río revuelto; por lo que hacen Dh5-g5. Alekhin
jugó su paso casi sin mirar al tablero.
Las blancas invaden con la Reina:
6. Dg5 : g7 Th8-g8 Las negras se apostan
Las blancas se ven obligadas a retirarse con la Reina,
y sólo tienen una casilla:
7. Dg7-h6 Ac5 : f2t
El campeón ha respondido como un rayo desde el
sereno «cielm> . Las blancas no pueden tomar el Alfil
porque entonces perderían en el paso 8 (-Blancas= R : Af2;
Negras=Cg4t) la Reina, y por lo tanto el juego. El golpe,
a través de la jugada 7 de las negras, fue tan grande para
aquel buen hombre que perdió el hilo por completo. Movió
el Rey a e2, así:
8. Re l -e2 Tg8 : g2
De nuevo una fuerte amenaza de las negras: ponen a
las blancas en peligro de un <�aque velado». (Se habla
de jaque velado cuando al retirar una pieza propia -aquí
Af2- el adversario recibe el j aque con otra -aquí Tg2-.
Estas situaciones son siempre muy peligrosas.)
9. Re2-fl Tg2-g6
¡Otra vez un cañonazo! Las negras amenazan a la
Reina, y las blancas tienen que reconocer que están per­
didas. En tomo al tablero una gran muchedumbre con­
templaba con soma la situación. Esto puso definitivamente

33
tan nervioso a aquel buen hombre, que con razón abandonó
la partida. Verdad es que hubiese podido mantenerse aún
con las siguientes jugadas:
1 0 . Dh6 : tg6 h7:Dg6
1 1 . Rfl : Af2 Cf6-Cg4t
pero sin la menor posibilidad. Así finalizó esta partida
que quiso engañar al campeón con el mate pastor, como
si fuera la primera al término de las 45 partidas mudas
y sordas; sin duda es una broma, pero que confirma la
sentencia: Nunca se debe menospreciar al contrario.

Cómo llegar hasta la meta con habilidad

Gioachimo Greco contra Anónimo

Desde enero del año 1 625 se conoce una partida que


jugó el italiano G. Greco contra un contemporáneo suyo
y que en el capítulo de «Aperturas» del ajedrez ocupa
un lugar importante:
l. e2-e4 b7-b6

Las blancas abren en el centro, las negras sobre el


flanco de la Reina. Como es dificil de tratar la citada aper­
tura, aquí se presenta la partida anotada con toda claridad.
2. d2-d4 Ac8-b7

El peón blanco de Reina movido a d4 abre perfecta­


mente el juego para el bando de las blancas. Ahora puede
el Alfil desplegarse rápido sobre el campo y para los Ca­
ballos existen buenas casillas (Cf3, Cc3), desde las que
pueden intervenir eficazmente en el juego, sin dificultar
a las piezas propias, como suele acontecer con ciertas
formas misteriosas de jugar. Ciertamente que las negras
renuncian a llevar a la contienda a sus peones centrales,
pero esperan ventajas tácticas.
3. Afl -d3 f7-f5?

Las blancas, por medio de un sencillo despliegue,

34
defienden su peón central que está amenazado por el
Alfil de b7. También, naturalmente, hubieran podido
jugar Cbl -c3. ¿Es buena la jugada de las negras? Parece
como si las negras quisieran ofrecer insensatamente el
peón, que las blancas podrían tomar tan simplemente
en f5 . En realidad con e4: f5 se abrirá la diagonal! del Alfil
negro, que desde b7, si las negras juegan así, puede tomar
el peón de g2 y al mismo tiempo amenaza con conquistar
la Torre de h l . Y a esto se llega, pues las blancas en ade­
lante han pensado igual que lo que hemos previsto.
4. ¡e4 : f5! Ab7 : g2
5. Dd l -h5t
La Reina blanca se traslada desde su posición inicial
a la casiiia h5 y da jaque. Ahora las negras solamente tienen
una jugada con la que pueden rechazar este jaque.
5. --- g7-g6
Las blancas tienen una combinación a la vista y por
eso juegan consecuentemente
6. f5 : g6 Cg8-f6

G b e d e 1 g h

G b e d e 1 g h

Esta pos1c10n era de gran interés para el aprendiz.


Las blancas amenazan con un jaque velado g6-g7tt. que
a la vez es mate, porque las negras ni pueden mover el

35
Rey ni tan siquiera interponer una pieza. Por medio del
avance del peón se abre la línea de la Reina: es un caso
típico de jaque velado. No sería j aque mate si tuviesen
el peón d7-d6 ya movido; ni que decir tiene que el pequeño
peón en g7 desplegaría una potencia enorme, porque
amenaza con tomar la Torre en h8 e incluso se transfor­
maría en Reina. Las negras tienen que rechazar, lo primero
de todo, este jaque mate. Su Caballo intercepta a la Reina,
que entonces podría ser tomada en la próxima jugada.
Pero las blancas tienen todavía enormes perspectivas
para desenvolverse aún más peligrosamente, con el jaque
velado anteriormente dicho. Además también pueden to­
mar con el peón y mediante la Reina dan jaque. Las negras
entonces, ni más ni menos, se ven obligadas a la captura
de la Reina.
7. g6:h7t Cf6 : Dh5
Y entonces llega el remate de la jugada de blancas:
8. Ad3-g6 iiaque mate!

Q b e d e f g h

8 8

7 7

6 6

4 4

2 2

Q b e d e f g h

Las blancas, pues, han comprendido la situación deses­


perada del Rey negro para defenderse y, de esta forma,
se hizo posible un jaque mate tan precoz.

36
La defensa Filidor

Johann-Elster

Uno de los más bellos ejemplos de astucia, que cuenta


entre las primeras jugadas de apertura del ajedrez, se
orrece en el siguiente apartado:
l . e2-e4 e7-e5
2. Cg l -f3 d7-d6
Es la llamada defensa Filidor, original del gran maestro
del mismo nombre, que ya en el siglo xvm se estudió dete­
nidamente y por ello fue reconocido como el primer teórico
del ajedrez. Desde entonces, principalmente en el pasado
siglo, se han publicado una gran parte de los libros más
importantes sobre la teoría del ajedrez, sobre todo de su
apertura y final de pé;lrtida.
Deseamos, no obstante, señalar aquí que esta partida
ha sido conocida a menudo como «El guardiamarina»,
ya que aparecía en la opereta de Genee así titulada. (Tam­
hién, entre los maestros de ajedrez, se le llamó «mate
Legal» .)

37
Con todo, volvamos otra vez a nuestra partida y obser­
vemos la tercera jugada.
3. Afl -c4 h7-h6

a b c d e f g h

Las blancas ya han desplegado dos piezas, mientras


que las negras han alcanzado una posición bastante firme,
aunque con el último movimiento del peón, como se dice
en ajedrez, han regalado una jugada. Lo que, dicho con
otras palabras, significa que las negras no han errado
precisamente, pero sí han realizado una jugada inútil.
Varias jugadas inútiles·, incluso una sola, pueden tener
fatales consecuencias y desembocar en las llamadas situacio­
nes críticas. Las negras, con la jugada h7-h6, querían
impedir que el Caballo blanco pudiera moverse a g5 ;
pero, como por el momento esto no representa todavía
ningún peligro, la jugada h7-h6 constituye una jugada
tirada, un movimiento perdido. Las blancas después se
despliegan con serenidad:
4. Cb l -c3 Ac8-g4
Las negras casi no piensan la jugada, y a primera
vista parece que todo está en orden. El Alfil amenaza al
Caballo f3 eventualmente con tomarlo y, por otra parte,
también lo ha apeado. Esto es, si el Caballo se retira,
podría el Alfil en la jugada siguiente tomar la Reina blanca

38
en d l . A pesar de esta jugada, las negras no contaban
probablemente con la sorprendente respuesta que sigue:
5. Cf3 : e5
¿Qué pueden hacer ahora las negras? En primer lugar,
con su Alfil g4 podrían tomar a la Reina en su base blanca,
lo que se presenta como muy tentador. Con el peón d6,
en segundo lugar, pueden coger el Caballo blanco en e5 ;
entonces, lógicamente, la Reina blanca, en su próxima
jugada, tomaría al Alfil de g4, y las negras perderían un
peón. En tercer lugar, si retiran el Alfil de g4 a e6, conducirían
a un cambio de Alfiles, con lo que las blancas conserva­
rían la ventaja en el despliegue de sus piezas. Las negras
aceptaron en todo caso el desafío; se enfrentaron y vivieron
una derrota aleccionadora.
5. - - - Ag4-Dd l
6. Ac4 : f7t Re8-e7
7. Cc3-d5tt (¡ Mate del guardiamarina!)

Q b e d e 1 g h

8 8

7 7

6 6

Q b e d e f g h

Como sucede tantas veces, la irrupción sobre la ca­


silla f7 (que coincide con la casilla f2 de las blancas) finalizó
mortalmente en este caso, porque las piezas negras no se
habían desplegado por completo y no eran capaces de
defender a su Rey.
De nada sirve a las negras que dispongan de una Reina.
El Rey, pieza con la que todo marcha y todo cae, no debe

39
moverse, pues en jugada prox1ma incluso llegaría a ser
tomado: y esto significa ya jaque mate. (Los últimos golpes
de esta partida jamás deben realizarse, pues afectan a la
nobleza del juego .)

Las jugadas deben meditarse

Hermann contra Knauer

Un buen ejemplo de cómo desquitarse rápidamente de


jugadas absurdas se presenta en la siguiente partida, que
ha sido perdida de forma similar por los aprendices miles
de veces.

l . e2-e4 e7-e5
2. Afl -c4 a7-a6
3. Cg l -f3 f7-f6

¡Un horrible ejemplo de mala estrategia por parte de


las negras! Tanto su segunda jugada a7-a6 como también
la tercera f7-f6 son absurdas. Con esta última las negras
defienden aparentemente al peón e5, que está amenazado
por el Caballo blanco, pero también debilitan la posición
del Rey negro, porque la casilla f7 está completamente

40
desprotegida y las blancas con su Caballo pueden matar
sin gran riesgo.
4. Cf3 : e5 f6 : Ce5
5. Dd l -h5t

a b c d e f g h

Ahora las negras tienen que elegir entre dos soluciones:


o sitúan el Rey e8-e7 y la Reina blanca da jaque mate
en h5 : e5, posición que las negras, no obstante, habían
previsto; o mueven, por eso:
5. --- g7-g6
Pero resultó para unas y otras que:
6. Dh5 : e5t Dd8-e7
7. De5 : Th8 De7 : e4t
Pero las negras nada consiguen con el tratamiento
de igual a igual, precisamente porque su despliegue de
piezas está retrasado ampliamente.
8. Ac4-e2 Cg8-e7
9. d2-d3 De4 : g2
1 O. ¡Ac l -h6!
Parece que las blancas han cometido un error con su
última jugada, pues de esta forma su Torre se ofrece en­
tonces al sacrificio. Sin embargo, prefieren entretener a la
Reina blanca, para amenazar con el jaque mate Dh8 : Af8
que implica mucho más valor.

41
1 0. - - - Dg2 : Th l t
1 1 . Re l -d2 d7-d6
1 2. Dh8 : Af8t Re8-d7
1 3 . ¡Cb l -c3 !
Las blancas sacrifican su segunda Torre, para que la
Reina caiga en la trampa irresistible.
1 3. --- Dg l : Ta l
1 4. Ah6-g5 Cb8-c6
1 5 . Ae2-g4t Ce7-f5
Las últimas j ugadas han sido tan buenas como violentas;
las negras no esperaban salir tan mal del apuro.
1 6. Cc3-d5
a b e d e f g h

8 8

7 7

6 6

4 4

2 2

a b e d e 1 g h

¿Qué harán entonces las negras ante la amenaza Df8-f7?


En primer lugar intentan poner en juego otra vez a su
Reina, y por eso toman el peón b2.
1 6. - - - Da l : b2
1 7 . Df8-f7t Cc6-e7
Unica jugada posible de negras
1 8 . Df7 : Ce7t
Las negras no pueden tomar la Reina con el Caballo f5 ,
porque éste se encuentra apeado por el Alfil blanco. Por
consiguiente, tienen que huir con el Rey.
1 8 . - -- Rd7-c6
1 9 . De7 : c7t Rc6 : d5

42
Las negras han tomado el peligroso Caballo; sin em­
bargo, esto no les puede librar de que su Rey sea impulsado
a la zona de mate.

20. Dc7-c4t

Ahora el Rey negro sólo tiene una casilla para huir:

20. - - - Rd5-e5
2 1 . f2-f4tt

a b c d e f g h

a b c d e f g h

Las blancas habían podido también dar el jaque mate


con Dc4-e4, en vez de f2-f4. Claramente se ve en el gráfico
de posición que tanto el Alfil de Reina en c8, como la
Torre en a8 de las negras, no han intervenido para nada
durante la partida; pero las blancas fueron tomando posi­
ciones en el centro, mediante una línea ofensiva contra el
Rey negro, para terminar definitivamente con él. Las
absurdas primeras jugadas de apertura de las negras reper­
cutieron desfavorablemente hasta el final, dado que sus
piezas fueron mucho menos eficaces en la lucha que las
blancas. Por consiguiente, siempre es de la mayor impor­
tancia el tener la posibilidad de llevar al combate más
piezas que el rival, o, tanto mejor, situarlas con plena
eficacia en un despliegue adecuado. Esto es sin duda la
genuina estrategia del juego, porque un gráfico de partida
resalta que no se pierde por errores propios, sino que se

43
gana por una estrategia superior; gráficos de los que muy
frecuentemente se desprenden situaciones en las que el
adversario tiene que hacer forzadamente jugadas flojas.
A tal fin, pues, consideramos de vital importancia la pre­
sentación clara de las colecciones de partidas. Y esto se
subraya todavía más en esta parte, para que el aprendiz
de estos ejemplos no saque la impresión de que las partidas
de ajedrez se pierden solamente por errores más o menos
estúpidos. La mayor parte de los ejemplos aquí ofrecidos
tienen el sentido de advertencia ante los peligros de tales
equivocaciones. Ni para el ganador ni para el derrotado
es realmente interesante una partida que se caracteriza
principalmente por burdos errores. Con esto ciertamente
no se confirma que los juegos en los que una parte será
indefectiblemente «atropellada» tampoco tienen atractivo.
Las más famosas aperturas se han considerado con
meridiana claridad en este capítulo sobre combinaciones
en la fase de apertura de la partida. Veamos ahora un bello
ejemplo, con explicación detallada de la apertura.

La partida francesa

Schlechter contra S. A . Wulff

l . e2-e4 e7-e6
2. d2-d4 d7-d5

La «partida francesa» se caracteriza por estas jugadas.


Las negras pisan a los dos peones adelantados de las blan­
cas mediante una estructura de posición casi contrapuesta.
Las blancas tienen ahora tres posibilidades, que aparecen
en otros gráficos de otras partidas precedentes: l . Pueden
intentar, con e4-e5, la restricción del juego de negras.
A lo que las negras contestarían con c7-c5, además de un
persistente ataque sobre los peones centrales de las blan­
cas (Caballo c6, Reina b6, etc.). 2. Tal vez las blancas
cambiarán a su peón e4, amenazado por las negras, por

44
el peón central d5 de éstas; de esta forma e4 : d5 , e6 : d5 .
Así s e llegaría a una perfecta situación simétrica, e n l a
que las negras podrían desenvolverse libremente. 3 . Las
blancas tienen también la posibilidad de defender su
peón amenazado, mediante los Caballos b l -d2 o b l -c3,
y a la vez de desplegar una pieza. Ante esta jugada las
negras tendrían nuevamente toda una serie de posibles
movimientos.
Un laberinto de variantes se ofrecen al jugador. Pero
no queremos seguir adelante, pues para el aprendiz, ini­
cialmente, es más esencial que adquiera el conocimiento
de las ideas básicas de determinadas aperturas. Cuando
se familiarice en cierto modo con estas ideas básicas y
siga detenidamente sobre el tablero los gráficos de posición
de las colecciones de partidas, pronto adquirirá una sen­
sación de madura seguridad para captar el carácter de los
detalles de la apertura. Es esencial en todo momento que
se despliegue «convenientemente» y siempre se pregunte
antes qué intención tiene el rival y qué se puede hacer
en contra. Así consigue el aprendiz la visión que se necesita
para gozar del placer del ajedrez. Quien desee alcanzar
la categoría de campeón, nunca podrá abandonar el estudio
minucioso de cada apertura. Pues bien, volvamos a nuestro
juego. La partida (jugada en Viena en 1 894) tomó entonces
el siguiente giro:

3. Cbl -c3 Cg8-f6

Las negras amenazan de nuevo al peón e4, desplegando


a la vez su Caballo. Las blancas con testan con esta jugada:

4. Ac l -g5

Las blancas intentan rechazar así el ataque de las


negras al peón e4, por el aprisionamiento del Caballo
en la diagonal del Alfil. (El Caballo no puede moverse
sin que peligre la Reina.)

4. - - - Af8-e7

Las negras neutralizan el apnswnamiento anterior,


desplegando al mismo tiempo el Alfil de su Rey. Ahora

45
el peón e4 está nuevamente comprometido. Las blancas
se deciden a tomar el Caballo negro. (Ciertamente que
también tenían otra posibilidad a la vista, por ejemplo:
e4-e5.)
5 . Ag5 : f6 Ae7 : f6
6. Cgl -f3 00
7. e4-e5 Af6-e7
8. Afl -d3 Ac8-d7
9. h2-h4 f7-f6
Las negras intentan, a través de la apertura de la línea
de la Torre y del obstáculo de la jugada del Caballo f3-g5,
contrarrestar el lento ataque iniciado por las blancas.
No obstante, las blancas mueven entonces el Caballo f3-g5.
Esta combinación, del afamado maestro Schlechter, no
puede calificarse propiamente como apertura.

Q b e d e 1 g h

Q b e d e 1 g h

1 0 . Cf3-g5
Aquí las negras tienen que reflexionar sobre la inten­
ción que llevaba esta jugada. Como no caló la combina­
ción, no desaprovechan la ocasión de capturar al Caballo
(intención que tampoco reconocería fácilmente ningún
hábil jugador).
10. --- f6 : g5
l l . Ad3 : h7t
Las negras entonces tienen que tomar también el Alfil,
porque otra jugada del Rey llegaría a serie fatal con Reina

46
d l -h5. El mate estaría muy próximo a la jugada siguiente
-Ah7-g6 con jaque velado y Rh5-h7- que no podría
impedirse. Por eso las negras toman el Alfil.
ll. - - - Rg8 : h7
1 2. h4 : g5t

A través de la apertura de la línea de Torre blanca,


Schlechter consiguió aproximarse con fuerza al Rey negro.
Las negras tienen ahora sólo dos posibilidades. Pueden
mover el Rey de h7 a g6, pero eso llevaría en escasas jugadas
al jaque mate, y por eso eligen:
1 2. --- Rh7-g8
a b c d e f g h

a b c d e f g h

1 3. Th l -h8t
Sólo de esta forma pueden las blancas llevar la partida

47
a una meta eficaz. Las negras tienen que tomar la Torre,
porque, si no, nuevamente la Reina decidiría en seguida
el jaque en h5.
1 3. --- Rg8 : h8
1 4. Dd 1 -h5 Rh8-g8
1 5 . g5-g6
El significado del sacrificio de la Torre de las blancas
está íntimamente relacionado con el desplazamiento de
la Reina a h5 y así pueden dar jaque. Por la misma razón,
ponen a salvo el peón g5 . Entonces estrangulan definitiva­
mente al Rey enemigo. Las negras deberían haber tomado
con el Alfil e7 el peón blanco g5, en lugar de la jugada del
sacrificio de la Torre, y la situación del Rey podría defen­
derse bastante. Pero ahora las negras pueden mover como
quieran, pues en cualquier caso serán mate en dos jugadas.
1 5. - - - Tf8-e8
1 6 . Dh5-h7t - Rg8-f8
1 7 . Dh7-h8tt

No hay que reírse

«Mi mujer me ha dicho que se separará de mí si no


abandono definitivamente el ajedrez.»
«¡Esto es terrible!»
«Sí, verdaderamente es terrible. ¡ Echaré mucho de menos
a mi mujer!»
La partida italiana

La idea básica de la llamada partida italiana es muy


sencilla. En la apertura entre el príncipe Federico y Katte
hemos visto que se inició sin jugadas complicadas, lo que,
coincidiendo con la partida italiana, clarificará el desarrollo
de la partida. Pero el juego dd rígido príncipe prusiano
muestra una continuación simétrica, y así nos demuestra
una bella partida del viejo maestro Greco (vivió en el
siglo xvn) que puede ser de interés modificar, ya en la
apertura, la forma de este j uego.

Gioachimo Greco contra Anónimo


l . e2-e4 e7-e5
Ambos jugadores abren con el peón central para dar
salida al Alfil y a la Reina.
2. Cgl -f3 Cb8-c6
Las blancas amenazan al peón negro del Rey. Las negras
defienden su pieza con el Alfil de Reina.
3. Afl -c4 Af8-c5
Las blancas llevan a su Alfil a una línea de ataque
óptima. Las negras actúan de forma similar. A través de
esta jugada queda definida la partida italiana. Ahora exis­
ten diferentes continuaciones. Las blancas pueden enrocar
o desplegar su Caballo de Reina bl-c3. También es posible
el ofrecimiento del peón d2-d4, por ejemplo, o mover
d2-d3 . En esta partida las blancas pueden tomar otro
camino, que no es ni más ni menos bueno, a saber:
4. c2-c3
Las negras contestaron con el despl iegue del Caballo.
4. - - - Cg8-f6
5. d2-d4
Se considera que esta jugada de las blancas tiene más
empuje que la precedente c2-c3. A las negras no les queda
nada mej or que tomar el peón d4, pues no quieren retro-

49
ceder con el Alfil de c5 a d6, pero el Alfil de las negras
está encerrado en c8, mientras que las blancas tienen juego
libre. Por Jo tanto, las negras toman el peón.
5. --- e5 : d4
6 . c3 : d4 Ac5-b4t
7. Cbl -c3 Cf6 : e4
Así, casi parece que las negras consiguen la supremacía,
pues las blancas no pueden tomar el Caballo e4, porque
el Caballo c3 (en la línea del Alfil negro en b4) está apeado.
Las blancas se enrocan para deshacer el apresamiento
de este Caballo.
8. 00 Ce4 : Cc3
El Caballo negro tomó al blanco, porque, si no, tendría
que retirarse y perdería tiempo. Las blancas contestan:
9. b2 : Cc3 Ab4 : c3
Sin embargo, ahora las blancas preparan la contra­
ofensiva
1 0. Dd l -b3
a b e d e f

4 4

1 1

Las blancas amenazan con Ac4 : f7t. Las negras estiman


que pueden permitir esta gracia, pues ya tienen una ven­
taja de dos peones y ganan en calidad con su jugada de
la captura de la Torre a l .
J O. - - - Ac3 : Ta l
1 1 . Ac4 : f7t Re8-f8
1 2. Acl -g5

50
Las blancas arremeten a la Reina negra para ganar
tiempo. Y para librarla, las negras retroceden el Caballo:
1 2. - - - Cc6-e7
1 3 . Cf3-e5 Aa l : d4
1 4. Af7-g6 d7-d5
Unicamente a través de esta jugada, las negras pueden
desviar un jaque mate (Db3-f7tt) instantáneo.
1 5. Db3-f3t Ac8-f5
16. Ag6 : Af5 Ad4 : Ce5
1 7. Af5-e6t Ae5-f6
18. Ag5 : Af6 g7 : Af6
19. Df3 : f6t Rf8-e8
20. Df6-f7tt

La partida española

Para empezar el juego, también la partida española,


al igual que la italiana, se abrirá con e2-e4, e7-e5 . La par­
tida española tiende al desarrollo anticipado del flanco
del Rey, pero las negras montan toda una línea en distinto
orden de defensa.
En una partida que Albert Einstein jugó contra el
físico atómico americano Oppenheimer, se puede demostrar
claramente que esta forma del juego encierra gran interés
para la contienda y, simultáneamente, peligro por el compor­
tamiento del bando negro.

Einstein contra Oppenheimer


l . e2-e4 e7-e5
2. Cg l -f3
Las blancas amenazan al peón central del adversario
y las negras lo defienden, a la vez que despliegan su Caballo.
2. - - - Cb8-c6
Ya aquí se muestra cómo la forma rápida de abrir el
juego conduce a la complicación y a momentos intere-

51
santes. Ante todo, los Caballos se mueven pronto en el
JUego.
3. Afl -b5

8 8

7 7

6 6

4 �

a b e d e r u h

Las blancas amenazan en seguida al Caballo. Las ne­


gras, sin embargo, tienen diversas posibilidades de defensa,
por ejemplo, d7-d6, o Cg8-f6; no obstante eligen:
3. - - - a7-a6

De esta forma parece que las blancas pueden, mediante


Ab5 : c6, d7 : c6, Cf3 : e5, conquistar un peón. Pero esto
es un error. Las negras podrían jugar Dd8-d4 y en la
próxima jugada ganar el peón e4, ya que las blancas ten­
drían que salvar su Caballo. Por lo tanto, las blancas no
tendrían ventaj a alguna mediante Ab5 :Cc6. Por eso juegan :
4. Ab5-a4
Las negras expulsan definitivamente al Alfil de la
diagonal.
4. - - - b7-b5
Las blancas retrasan el Alfil, situándolo en la diagonal
a2-g8.
5. Aa4-b3 Cg8-f6

Las negras amenazan al peón e4. Esta es una típica


posición de la partida española, después de hacer las pri-

52
meras jugadas de apertura. Ahora bien, la continuación
interesante se muestra en las siguientes jugadas:
6. 00 Cf6 : e4
7. Tfl -e l d7-d5
8. a2-a4 b5-b4
9. d2-d3 Ce4-c5
1 0. Cf3 : e5 Cc6-e7
11. Dd l -f3 f7-f6?

m b c d e f g h

Un error que perturba el juego de las negras.


1 2. Df3-h5t g7-g6
1 3 . Ce5 : g6!

Las negras no pueden rebatir el ataque blanco con el


Caballo e7, porque está apresado por la Torre e l , ante
el Rey negro . Es más, Cg6-e5t, amenaza con un efecto
aniquilador a las negras. Por eso, Oppenheimer se decidió
por aniquilar a los peligrosos Caballos.

1 3. --- h7 : Cg6
1 4. Dh5 : Th8 Cc5 : Ab3
1 5. c2 : Cb3 Dd8-d6
16. Ac l -h6 Re8-d7
1 7. Ah6 : Af8 Ac8-b7
1 8. Dh8-g7 Ta8-e8
1 9. Cb l -d2 c7-c5
20. Ta l -d i a6-a5

53
Las negras están completamente desvalidas. Apenas
pueden mover una pieza, sin perder otra.
21. Cd2-c4 d5 : Cc4
22. d3 : c4 Dd6 : Td l
23. Te ! : Dd l t Rd7-c8
24. Af8 : Ce7

Las negras abandonaron la partida, ya que en breves


jugadas serían j aque mate.
*

Veamos todavía un breve ejemplo perteneciente al


modelo que caracteriza a la partida española.

Marco contra Tarrasch


l. e2-e4 e7-e5
2. Cg l -f3 Cb8-c6
3. Afl -b5 Cg8-f6
4. 00 Cf6 : e4

La partida se desarrolla en forma similar al juego


anterior. Sin embargo, se observa una diferencia esencial:
el Alfil blanco está aún en b5 y no ha sido expulsado me­
diante las jugadas a7-a6, b7-b5 a la casilla b3.
5. Tfl -e 1 Ce4-d6

La última jugada de las negras es muy problemática,


porque el caballo estorba ahora al peón central y obstruye
al Alfil negro c8. Pero también es verdad que a la vez
queda amenazado el Alfil b5 de las blancas. Realmente
tenía que ser retirado, pero las blancas tienen otro plan:
6. Cb l -c3 Cd6 : Ab5
7. Cf3 : e5 Cc6 : Ce5

Las blancas amenazaban con el formidable jaque


velado Ce5 : c6t, que en el caso de que sobreviniera, to­
maría a las negras la Reina. Las negras han cometido
un error que es muy dificil de reconocer, pues deberían
haber jugado Af8-e7, pero así han abandonado al Caba­
llo b5.

54
8. Te 1 : Ce5t Af8-e7
9. Cc3-d5! 00
Las blancas no tomaron al Caballo b5, sino que ame­
nazan al Alfil e7. Las negras no tenían nada mejor que
enrocarse para asegurar a su Rey.
l O. Cd5 : Ae7t Rg8-h8
1 1 . Dd l -h5
Las negras mueven para defenderse del posible golpe
de blancas = Dh5 : h7t, Rh8 : Dh7, Te5-h5tt:

l l . --- g7-g6
1 2. Dh5-h6 Tf8-e8
1 3 . Te5-h 5 !

Q b c d e l g h

Ante la jugada de las blancas, ¿qué deben hacer las


negras? Si toman con la Torre eS al Caballo, la Reina
blanca capturaría el peón h7 y daría jaque mate al Rey.
De ahí que las negías crean haber encont.·ado una salida.
Toman con el peón g6 la Torre. Así parece que la Reina
blanca no podría dar jaque mate. Pero están equivocadas.
13. --- g6 : Th5
1 4. Dh6-f6tt
M1entras tomaban en h5 con el peón g6 dejaron libre la
sexta línea horizontal, y con ello hicieron posible que la
Reina blanca pudiera dar jaque mate en f6.

55
La dcfcn�a siciliana

La partida aquí anotada. entre Seyb ( blancas) y Wielk


(negras), muestra especialmente una apertura Jugada con
agrado: la defensa siciliana.

Seyh contra Wielk


l . e2-e4 c7-c5

Las negras responden a la j ugada e2-e4 mediante una


contraj ugada indirecta que debe impedir que las blancas
ocupen la casilla d4 con un peón . La j ugada parece muy
inofensiva, pero conduce a las negras a una defensa es­
table, desde la q ue ciertamente puedan emprender algo
más tarde l a contraofensiva.
Constituye una típica apertura de posición, que exige
de ambas partes la mayor atención.

2. Cg l -f3 a7-a6

Esta j ugada, conocida como «variante de Beverwij ker


o defensa de O ' K el l y» de la partida siciliana, es muy pro­
blemática. M uchos profesionales no la consideran eficaz,
pero otros, por ejemplo Euwe, están convencidos de su
va lía:
3. d2-d4 c5 : d4
4. Cf3 : d4 d7-d6
5 . Cb l -c3 Cg8-f6

Las blancas aspiran a un despl iegue más veloz, las


negras intentan construi r una defensa estable.

6. Ac l -g5 Cf6-d7?

Las negras cometen un craso error: una pieza desple­


gada, por decirlo así, se envuelve; y además obstruye la
l ínea del A lfil . Por j ugadas semejantes sólo se perJ udica
el j uego propio.
7 . A f l -d3 h7-h6
8. Ag5-h4 g7-g6
9. Cc3-d5

56
La representación de las ideas se transforma en el transcurso de las
civilizaciones y conforme a los gustos dominantes, lo que tamhién
afecta al a;edre:: Así se aprecia perfectamente en estas piezas la
del cahallero es el Rey de un juego alemún, del pasado siglo . la de
porcelana, de un peón en traie turco procede de A lemania, aproxima­
damente del aiio 1 750, la pieza de la derecha es de Java y está lahrada
en asta

Las blancas, a causa de las jugadas deficientes de las


negras -tenemos que subrayarlo una vez más: sólo a
causa de jugadas deficientes-, pueden ya lanzarse al
ataque. Pero las negras todavía hacen una jugada peor,
que nada favorece al despliegue de sus piezas.
9. - - - g6-g5?
Necesariamente tenían que haber jugado aquí Cb8-c6.
Las negras todavía no han desplegado correctamente
ninguna pieza contra ¡cuatro blancas! que van a su caza.
1 0 . Cd4-e6
Las blancas amenazan a la Reina con el Caballo, que
no puede ser tomado, porque si las negras hacen f7 : e6
s1gue Dd l -hStt. Las negras intentan liberar a su Reina,
cuando ya deberían sacrificarla; pero estimaban que aún
podían salvarla.
1 0.--- Dd8-a5t
1 1 . b2-b4

57
a b c d e f g h

a b c d e f g h

1 1 .- - - Da5-a4
1 2. Cd5-c7tt
De este bello ejemplo debía aprenderse que hay que
desplegar rápidamente las piezas, incluso a mayor velo­
cidad que el contrario.

a b c d e f g h

a b e d e f g h

Un despliegue deficiente -¡no se olvide!- repercute


en el 98 por 1 00 de las derrotas del ajedrez. El 2 por l OO
restante se debe en su mayoría a defectuosas aperturas,
conscientemente practicadas, o a sutiles combinaciones

58
extraídas de los maestros del ajedrez. Pero esta excepción
no hace más que confirmar la regla referente a los errores
en el despliegue.
En contraposición con la apertura tratada hasta ahora,
en la que las blancas abrían con el doble paso del peón
del Rey e2-e4, en la apertura que sigue ahora se comienza
por medio del doble paso del peón de Reina (d2-d4).
Los juegos adquieren así gran carácter. Por lo general
se mantienen anquilosados y la mayoría están en las con­
sabidas posiciones, con las que se pretende sólo y en pri­
mer lugar la preponderancia posicional; las complicacio­
nes tácticas y combinatorias se presentan más tarde; son
escalofriantes, pero entrañan grandes perspectivas y difi­
cultades.

El juego del peón de Reina

Blancas Negras
l . d2-d4 d7-d5
2. Cgl -f3 c7-c5
La partida se caracteriza precisamente por las dos
primeras jugadas. Las negras, en esta forma del juego,
pueden realizar perfectamente el avance c7-c5, que si no
favorece el despliegue, sí en cambio refuerza el peón negro
central . Si las blancas tomaran ahora el peón eS, aparen­
temente sacrificado, entonces las negras darían jaque
en la siguiente jugada con la Reina d8-a5. También se
pueden hacer las siguientes jugadas: Cb8-c6, e7-e6 y tarde
o temprano, Af8 : c5 . Por ello las blancas rehuyen el cambio
y se despliegan mejor con las siguientes:
3. Ae l -f4 Cb8-c6
4. e2-e3 Dd8-b6
5. C b l -c3 Db6 : b2?
M ientras hasta ahora toda jugada resultaba de un
despliegue metódico, las negras se apartan de esta vía

59
y van a la captura del peón con la Reina en una posición
rudimentaria. Las blancas pueden iniciar el juego a la
contra con el Caballo:
6. Cc3-b5 Re8-d7
Las negras estaban amenazadas por un jaque del
Caballo en c7, que lleva consigo la pérdida de la Torre
en a8; por eso se vieron obligadas a esta desdichada jugada
del Rey.
7. Ta l -b l Db2 : a2
8 . A f4-c7! Cg8-f6
Sigue ahora una desconsiderada caza de la Reina
9. Cb5-c3 Da2-a3
1 0 . Tb l -b3
La Reina negra se pierde.

El gambito de la Reina

La mayor parte de las aperturas realizadas en torneos


importantes se caracteriza por las siguientes jugadas:

Blancas Negras
l . d2-d4 d7-d5
2. c2-c4
" b e d e f g h

8 8

7 7

6 6

4 4

2 2

" b e d e f g h

Este ofrecimiento del peón de blancas es sólo un sa­


crificio aparente. Las negras lo aceptan sólo en contados

60
casos, porque no puede defender, sin sufrir graves pér­
didas, a su peón d5 después de tomar al c4. Además el
Alfil blanco fl tomaría inmediatamente al peón negro
y lograría así un lugar preferente en el campo de juego.
2. - - - d5 : c4
3. Cg l -f3 c7-c6
4. e2-e3 b7-b5
5. a2-a4 Dd8-b6
6. a4 : b5 c6 : b5
7. b2-b3 c4 : b3
8. Dd l : b3 b5-b4
9. Db3-d5 Ac8-b7
l O. Afl -b5t

A b c d e f g h

" b e d e f g h

¿Pueden las negras evitar la catástro fe ?


1 0. - - - Ab7-c6
1 1 . Cf3-e5! !
Las negras no pueden tomar la Reina, pero s í e l Alfil.
1 1 . --- Db6 : Ab5
1 2. Dd5 : f7t Re8-d8
1 3 . Df7 : f8t Ac6-e8
1 4. Df8 : g7
Las blancas conquistan entonces la Torre y ganan
fácilmente el juego.

61
El gambito de la Reina rehusado

Blancas Negras
l . d2-d4 d7-d5
2. c2-c4 e7-e6
Tenemos aquí otra vez ---<:o mo en el juego anterior­
la posición básica del gambito. Pero las negras no tomaron
el peón ofrecido y tienen que defender su propio peón d5
mediante c7-c6, o con Cg8-f6, y también con e7-e6. Esta
última forma defensiva, llamada del Dr. Tarrasch, desafia
a la «ortodoxia» de los tradicionales, pero es sencilla
y lógica.

Q b e d e 1 g h

8 8

7 7

6 6

4 4

2 2

Q b e d e 1 g h

3. C b l -c3 Cg8-f6
4. Acl -g5 Af8-e7
5. e2-e3 00
6. Afl -d3 d5 : c4
Las negras toman el peón c4 lo primero de todo, porque
así pueden forzar al Alfil blanco, que precisamente había
movido antes, a desplazarse una vez más.
7. Ad3 : c4 c7-c5
Esta jugada desplegada por las negras es necesaria.
Pueden incluso quebrar, si lo desean, la fuerza de los dos
peones centrales del enemigo mediante el intercambio en d4

62
(por ejemplo: después de ensayar el adelantamiento el
peón blanco e3-e4).
8. Cgl -f3

a b e d e 1 g h

a b e d e 1 g h

Desde esta posición, durante un torneo celebrado en


Estrasburgo entre Berthold y Schwarz, la contienda pro­
siguió por este interesante despliegue:
8. - - - b7-b6
9. 00 Ac8-b7
10. Dd l -e2 Cb8-d7
1 1 . Tfl -d 1 Cf6-e4
Ambas partes tienen sus piezas plenamente desplegadas;
antes buscaban complicar al adversario y ahora el ataque.
1 2. Ag5 : e7 Dd8 : e7
1 3 . Tal -e l e6-e5
1 4. d4 : c5 Cd7 : c5
1 5 . Cc3-d5
Las negras todavía no saben dónde deben emplazar
la Reina, y cambian el Alfil por el Caballo. Aquí vemos la
potencia de la línea abierta de la Torre, en la que las negras
también se emplazan, para no perder en calidad. Pero
sitúan a su Reina en la línea d, donde en cualquier mo­
mento tienen que contar con que será amenazada por el
salto del Caballo d5. Por consiguiente, se deciden por :
1 5 .- - - Ab7 : d5
1 6 . Ac4 : d5

63
El Alfil amenaza a la Torre en a8, y para no perderla,
tas negras mueven:
16. --- Ta8-d8
1 7. b2-b4!
Las blancas amenazan al Caballo de c5, que cubre a
su «colega» la casilla e4. Si las negras no hubieran movido
en la jugada anterior la Torre a d8, ahora no perderían
uno de sus Caballos. Pero contestan, doblando la amenaza
al Alfil d5 :
1 7. - - - Ce4-f6
1 8 . e3-e4 Cc5-d7
1 9. Tc l -c7
La irrupción de la Torre blanca en la línea negra parece
q ue excita los nervios de las negras. Sin embargo, estiman
que pueden librarse sólo a costa del cambio. Las consecuen­
cias son típicas: las piezas blancas pueden profundizar
todavía más en las líneas enemigas:
1 9. - - - Cf6 : Ad5
20. Td l : Cd5 a7-a5
2 1 . Cf3 : e5

a b e d e 1 g h

8 8

7 7

6 6

4 4

l l

Q b e d e 1 g h

¿Cómo pueden librarse las negras de esta temible


mordaza? El Caballo no puede ser defendido; pero no se
moverá en ningún caso, pues entonces se perdería la Reina.
Por lo tanto, las negras tienen que cambiar la Reina por
la Torre y el Caballo.

64
21. --- De7 : Ce5
22. Td5 : De5 Cd7 : e5
23. b4 : a5 b6 : a5
24. f2-f4
Las blancas hacen esta jugada para no ser sorprendidas
por un jaque de la Torre negra.
24. - - - Ce5-g6
25. g2-g3 a5-a4
Ahora el Caballo queda apartado del juego
26. e4-e5 Td8-a8
Esta jugada muestra que las negras empiezan a resig­
narse. Y en seguida los peones blancos penetrarán en el
flanco del Rey.
27. f4-f5 Cg6-h8
28. f5-f6 Ch8-g6
29. e5-e6 t7 : e6
Si las negras hubieran hecho g7 : f6, todavía podrían
defenderse algo más. Pero ahora viene el jaque mate en
tres jugadas:
30. Tc7 : g7t Rg8-h8
3 1 . De2-h5 Tf8 :f6
32. Dh5 : h7tt

La defensa de Cambridge-Springs

Entre las numerosas variantes del gambito de Reina,


queremos todavía mostrar aquí las primeras jugadas de
la defensa Cambridge-Springs del gambito de Reina rehu­
sado. Esta variante es original del gran maestro americano
Pittsbury, que la jugó repetidas veces en 1 904, durante el
torneo de Cambridge-Springs.

Blancas Negras
l . d2-d4 d7-d5
2. c2-c4 e7-e6
3. Cb l -c3 Cg8-f6

65
Las blancas pretenden un centro fuerte y una estructura
agresiva de sus piezas.
4. Acl -g5 Cb8-d7
Aquí también hay una bonita continuación de la aper­
tura: c4 : d5, e6 : d5; Cc3 : d5, Cf6 : d5!; Ag5 : Dd8, Af8-b4t;
Dd l -d2, Ab4 : d2t; Rel : d2, Re8 : d8; las negras consiguen
la ventaja de un Caballo.
5. e2-e3 c7-c6
6. Cgl -f3 Dd8-a5
7. Cf3-d2 Af8-b4
8. Dd l -c2 00
9. Afl -e2 e6-e5
1 O. d4 : e5 Cf6-e4
1 1 . Cd2 : e4 d5 : e4
1 2. 00 Ab4 : c3
1 3 . b2 : c3 Cd7 : e5
1 4. Dc2 : e4 f7-f6
En este momento, en la fase final del despliegue, ame­
naza a las blancas una perniciosa celada:
1 5 . Ag5-f4 Ac8-f5 !

a b c d e f g h

1 6. De4 : Af5 Ce5-f3t


1 7 . Ae2 : f3 Da5 : f5 !
Ciertamente que las blancas pueden todavía continuar
jugando, pero por la pérdida de la Reina quedan definiti­
vamente diezmadas.

66
El mirón

En un torneo internacional que tuvo lugar en Rochling­


werken, Saarbruck, viví la simpática situación que sigue:
Seguía la partida, entre los entonces agudos jugadores
rranceses y los de Saarbruck, situada en el primer tablero.
Jugaban una variante originada por la derensa india del
Rey (véase el próximo apartado). En la apertura ya habían
cambiado las Reinas.
Entre los muchos mirones, había uno que alzó la cabeza
sobre mis hombros y con la mayor expresión de asombro,
murmuró: «¡Qué flojos son estos dos j ugadores!»
Se podía esperar todo antes que eso y, atónito en cierto
modo, me di la vuelta. Esa advertencia concreta no se
hubiera tolerado ni siquiera del campeón mundial.
«No miren ustedes -murmuró de nuevo el hombre,
de tal rorma que también pudieran escucharle ambos ju­
gadores-. ¡Los dos ya han perdido su Reina!»

67
La defensa india del Rey

Este estilo de juego está calificado modernamente


como contrario a la defensa tradicional del gambito de
Reina. En la actualidad se practica con muchas variantes
en los torneos. Verdad es que la defensa india del Rey
es muy dificil para ambas partes. Las negras aceptan un
juego estrecho, para que la posición de las blancas pueda
relajarse y algo más tarde, entre la jugada 1 5 y 20, irrumpen
en el juego .

Blancas Negras
l. d2-d4 Cg8-f6
2. c2-c4 g7-g6
3. Cbl -c3 Affi-g7
4. e2-e4 d7-d6

.. b e d e 1 g h

8 8

7 7

6 6

4 4

2 2

.. b e d e 1 " h

Esta es la posición típica de una defensa india del Rey.


Los peligros que esta defensa encierra para las blancas
se presentan en esta partida, anotada aquí, entre Herberger
y Stahmann, que se jugó en Munich en 1 952.
5. Cgl -f3 00
6. Afl -d3 Ac8-g4
7. h2-h3 Ag4 : Cf3

68
8. Dd l : Af3 Cb8-c6
9. Ac l -e3 Cf6-d7
Mediante esta jugada las negras amenazan levemente
al peón d4. Las blancas lo preven y se limitan a defenderlo
simplemente con un Caballo adicional.
1 0. Cc3-e2? Cd7-eS!

a b e d e f g h

8 8

7 7

6 6

4 4

1 1

a b e d e 1 g h

1 1 . d4 : CeS Cc6 : eS
Las blancas tienen que librar ahora a su Reina.
1 2. Df3-g3 CeS : Ad3t
1 3 . Rel -fl Cd3 : b2
1 4. f2-f4
Ahora las blancas intentan, mediante un ataque preci­
pitado, compensar las pérdidas de peones sufridas; pero
sucumben a causa del enorme ahogo.
1 4. - - - Cb2 : c4
l S . Tal -e l Cc4 : e3t
1 6. Dg3 : Ce3 f7-fS
1 7. e4-eS d6 : eS
1 8 . f4 : eS fS-f4
1 9. Ce2 : f4 T� : f4t
20. De3 : f4 Dd8-dS

69
2 1 . R f l -gl Ag7 : e5
22. Df4-g4 Ta8-ffi
23. Tc l -d 1 Dd5-c5t
Y las blancas abandonan, al haber perdido una buena
parte de las piezas.
En nuestra colección de partidas se han reseñado sufi­
cientes aperturas, y queremos term inar de una vez este
extenso tema. El camino mej o r y más seguro para aprender
el ajedrez no nos viene dado tanto por el estudio teórico
de cada apertura como por la práctica de las i nmejorables
partidas q ue figuran en el epílogo de este librito.

S O B R E LA H I S T O R I A DEL A J E D R E Z

Según la leyenda, el inventor d e l ajedrez fue llamado


un día por su Rey, q uien le recibió con los mayores honores.
manifestándole q ue había ocupado la mitad de su vida
con el ajedrez. y no obstante.
siempre lo encontraba tan
• nuevo y maravilloso como
el primer día. Ninguna per­
sona le había proporcionado
tanto placer y distracción .
tanta superioridad y sabidu-
ría como este juego. Por eso
quería que el invento expre­
sara un deseo : por grande
q ue fuera lo cumpliría.
El inventor reflexionó un
instante y entonces, son nen­
te y taimado, pidió q ue se
le entregara un grano de
trigo para la primera casilla
del tablero de ajedrez, dos
granos para l a siguiente,
cuatro para la tercera casilla y así doble cantidad para
cada una de las 64 casillas.
¿Se le podía conceder el deseo ?

Las j u gadas delatan al j u gador

Los matemáticos han calculado la probabilidad que


existe de que un jugador vuelva a repetir, una sola vez.
la misma partida exactamente. Llegaron a esta i nteresante
solución:
J ugando con mucho placer, fantasía y creatividad,
un J Ugador podría vivir un m i llón de años sin hacer otra
cosa que J ugar al ajedrez y, sin embargo, no tendría forzo­
samente q ue repeti r una sola partid a . Un j ugador q ue se
detenga meticulosamente en el análisis teórico de las
llamadas «meJ o res j ugadas», que. por tanto. examine las
arriesgadas y ejecute solamente las j ugadas rutinarias.
puede, en el transcurso de su vida. l legar a una posición
muy similar, pero n o tendrá necesariamente que j ugar
partidas exactamente iguales.
Sólo aquellos adversa rios que están muy empapados
en la teoría, que tienen en su cabeza todas las partidas de
los grandes maestros y sus correspondientes análisis. y
que además recelan de sus ideas propias, rechazándolas
por ello; sólo los rivales q ue rápidamente o frecen la posi­
bilidad del empate, en fin . tienen la indecorosa posibilidad
de J ugar de nuevo partidas perrectamente . Iguales.
También se debe advertir que, n o aquí, sino en el epílogo,
�e trata sobre las partidas en su sentido propio, sobre las
posibil idades concebidas para su imi tación por los pnnci­
piantes, que desconocen la fabulosa riqueza del ajedrez.
Pero esta fortuna se manifiesta a escaso número de juga­
dores que, como avaros millonarios, siempre llevan el
mismo traje, comen con la misma cuchara y lo más barato
posible y sienten permanentemente angustia ante el gasto
de su dinero, porque precisamente nada bueno saben
emprender con él.

71
Por otro lado , lo mismo que en la vida, también en el
ajedrez existen manirrotos, que al llevar una vida desor­
denada tampoco l legan correctamente a la j ugada y per­
manecen interiormente insatisfechos. Sin un plan coor­
dinado por convicción propia no se puede l legar a la feli­
cidad. Así considerado el ajedrez, como una escuela de
vida, nos manifiesta nuestras flaqueza, pero al mismo tiempo
nos enseña a superarlas : precipitación, vanidad, impru­
dencia, h ipocresía, indecisión, cavilosidad: de todo esto
nos l ibera. Contra tales debil idades proveerá con la pa­
ciencia, perseverancia, placer en la realización, premedita­
ción y valor ante el riesgo, pero también con la renuncia
ante l a oscura especulación, más el sano optimismo, con­
secuencia y diligencia, y la posibilidad de dar dos pasos
antes q ue el adversario. Ciertamente q ue todavía se llega
a algo más: perder para saber y , ante todo, poder alegrarse
por completo ante la buena realización del adversa rio.
Sin auténtica realización y leal «coparticipación» del ad­
versario, no se puede hacer un j uego bel l o . Un rival fácil
de derrotar y con burdas formas de engañar solamente
dará placer al comienzo. Cuando ingeniosos y contentos
sentimos sólo y nada más que el juego, en el q ue cada
uno vuelca sus arrestos y está al caer la victoria final,
entonces ésta representa la suma de aquellas cualidades
que antes se han mencionad o .
¡ Basta ya de teoría y de divagaciones profesionales!
Se necesita más reflexión y menos palabras cuando tenemos
la posibilidad, mediante experiencias propias de ajedrez,
de recoger y penetrar más profundo en la esencia del
j uego. Vamos por buen camino mientras sigamos las par­
tidas de famosos maestros. U na extensa colección se in­
serta en el siguiente capítulo.

72
Gris, querido amigo. es toda
teoría y verde el árbol dorado
de la vida.
Goethe.

PARTIDAS INTERESANTES Y FAMOSAS

Dedicamos nuestra colección de partidas al tema de


este libro, El placer del ajedrez. De un conjunto de más
de quinientos juegos hemos seleccionado aquéllos que,
tanto al aprendiz como al maestro, le hagan sentir placer
cuando se introduzca en esta parte final . A diferencia de
otros libros de ajedrez, hemos intentado algunas noveda­
des: queremos dar al principiante,y a su nivel, un pequeño
curso sobre las más in teresantes partidas de ajedrez; pre­
tendemos que, paso a paso, se vaya familiarizando lo más
posible con las ideas básicas del juego en su apertura, en
la estructura y plan, en la combinación y estrategia, de
tal forma que aprenda a disfrutar del auténtico placer del
ajedrez. ¿Lo siente ya? Como con la lectura, así también
con el ajedrez se tiene que aprender algo. Al igual que se
yuxtaponen las letras al párvulo y éste vive el significado
de las palabras, así también el jugador va comprendiendo
poco a poco, y cada vez mejor, la cooperación entre las
piezas y, juego a juego, sintiendo mayor placer. ¿Y cómo
se podría conseguir e.sto más fácilmente que comentando
partidas desarrolladas en los últimos ciento cincuenta
años ?

73
Es cierto que desde el punto de vista de la teoría más
avanzada del ajedrez, aquí y allí se pueden formular ob­
jeciones, o aducir que ésta o aquella jugada sería mejor,
y por eso advertir al aprendiz sobre los posibles burdos
errores. Pero no es tal el sentido de este librito. Nada te­
nemos que oponer a las obras que persiguen ese fin; pero
ante todo queremos contemplar y penetrar en la vida de
un j uego que, de milenio en milenio, de generación en
generación, siempre fascina a todo el mundo.

El cebo tentador

Napoleón contra Bertrand

Esta partida entre dos personalidades históricas, el


emperador francés Napoleón y Bertrand, general suyo,
se jugó durante el confinamiento de Napoleón en la isla
de Santa Elena. En esta partida -y también en muchas
de las que siguen- se refleja el carácter contrapuesto entre
el emperador Napoleón, centrado sobre el ataque impetuoso
y la combinación superior, y su general, preocupado por
la superioridad numérica y esperando la posibilidad de
contraatacar con mayores fuerzas. Ya en las primeras
jugadas de apertura se pone de manifiesto: Napoleón
(blancas), presta atención al despliegue rápido; el general
se esfuerza, pues, por contener la marcha, pero se deja
seducir por la ventaja de un peón, para explorar el futuro
botín.

l . Cgl -f3 Cb8-c6 te, en primer lugar los Caba­


2. e2-e4 e7-e5 llos y ambos peones centrales,
para abrir camino libre a los
Los dos jugadores mueven, Alfiles y poder desplegar ul­
en ésta y en la jugada siguien- teriormente las Reinas y To-

74
rres a lugares estratégicos, negra para amenazar algu­
ya que la partida sólo está nas posiciones del rival. De
abierta cuando todas las pie­ igual forma, las blancas, si
zas intervienen en la lucha. tomaran con el peón c3 al
Quien se compromete con d4, atacarían al Alfil negro
pocas fuerzas en la contien­ c5, pero entonces la Reina
da, será desplazado en breve. negra tomaría el peón e4 con
jaque, y en la próximajugada
ganaría además el peón blan­
3. d2-d4 Cc6 : d4 co d4. A esta amenaza res­
4. Cf3 :d4 e5 : d4 pondieron las blancas con
5. Afl -c4 Af8-c5 el enroque:
6. c2-c3 Dd8-e7

7.00
El emperador ha dejado
la posición al peón enemigo
en d4, para impulsar prefe­ Ciertamente se trasluce
rentemente su despliegue. la habilidad de cada jugador,
Ahora mueve el peón c2 muy rápidamente, en esta
a c3, con intención de que el circunstancia . Asimismo,
peón enemigo d4 lo capture, ahora la Reina podría tam­
pues podría, a su vez, repli­ bién tomar en e4, pero las
car con el Caballo b l -c3. De blancas replicarían con
esta forma las blancas pier­ Tfl -e l , y las negras pierden
den un peón, pero sitúan su Reina contra la Torre,
mejor al Caballo. porque no puede salvarse
sin descubrir a su propio
Las negras estiman en dis­ Rey. Naturalmente, las ne­
tintas ocasiones que la ga­ gras se dan cuenta de este
nancia del peón tiene más peligro; sin embargo, les se­
valor que la posición algo duce, pues defienden desde
mejor de las blancas. El aquí a su peón d4 mediante
general, sin embargo, no tuvo una sencilla e inofensiva ju­
fortuna al decidirse por este gada de la Reina, que en rea­
estilo de juego. Podía, pues, lidad no es más que una es­
ganar un peón pero no que peculación sobre la posibili­
el Caballo blanco dominara dad de un buen ataque :
la casilla c3, desde la que po­
dría intervenir intensamente
en la lucha. Así que se re­ 7. - - - De7-e5
solvió por jugar su Reina 8 . f2-f4

75
Se inicia el drama. El em­ un increíble sacrificio forza­
perador emprende un incisi­ do del Alfil.
vo contraataque de dos filos.
El general acepta el desafio,
pues tiene un plan propio 10. Ac4 : f7t Re8-d8
cuya gravedad muy pronto
se dejará sentir. Y ya, ante
las dos próximas jugadas,
Si l as negras hubieran
surge la pregunta: ¿Quién ha
aceptado el ofrecimiento y
pensado más profi.mdamente,
tomaran el Alfil f7 con su
Napoleón o el general? En
R ey , en t o nces perderían
primer lugar, contestó el ge­
neral con un jaque velado : la Reina y en pocas jugadas
normales serían aniquiladas;
las blancas tomarían la Rei­
8. --- d4 : c3 t na eS con el peón f4 y, simul­
9. Rg l -h l c3 : b2 táneamente, se abriría vía
libre a la Torre fl , que ame­
naza al Rey. Por lo tanto,
Si bien la Reina del general las negras se ven obligadas
sigue todavía emplazada, pa­ a alejar al Rey del peligro,
rece que el momento es ex­ lo que por otra parte ofrece
tremadamente peligroso para la oportunidad a las blancas
el emperador, pues el peón de deshacerse, mediante el
b2 amenaza a la Torre Ta l golpe de su Alfil, del peligro­
y por ello puede simultánea­ so peón b2. Posiblemente
mente transformarse en otra Bertrand contaba con este
Reina. golpe. Todavía, aparente­
mente, nada grave puede su­
Las negras podrían inclu­
cederle, pues siempre ame­
so entregar su Reina y, como
naza con ganar una pieza.
conclusión, ganarían una
El emperador concede este
Torre. Si el Alfil e l tomara
cebo a su general . Con el
el peón b2, entonces la Reina
ofrecimiento de su Torre,
negra tomaría al Alfil, y nue­
desea confinar a la Reina
vamente el general habría
enemiga en el último rincón
ganado una pieza. ¿Cómo
de su propio recinto, para
pueden contrarreplicar las
proseguir hacia una gran
blancas? El emperador ya
meta:
había previsto, varias juga­
das antes, esta situación y
entonces lanza su primer tiro, 1 1 . f4 : e5 b2 : a 1 D

76
Las negras ya han perdido dureza propia de su plan:
su Reina, pero inmediata­
mente la recuperan, conquis­ 1 3. Dd l -b3 a7-a5
tando además una Torre.
¿Tendrá el emperador que
realizar ahora su plan, o
tiene que desbaratar la eficaz
contraofensiva del general?
Acaso no ha reflexionado b e d h
a • f 1
sobre todas las posibles con­
a a
secuencias que se derivan.
Pero su sentido estratégico 7 7
de la situación y la visión del 6 6
ataque contundente le han 5 5
inclinado a esta decisión. En 4 4
semejante fase del ataque, los
l
más tranquilos jugadores
suelen irritarse y por ello tie­ l l
nen necesidad de una pausa,
pues la victoria o la derrota a b e d • f 1 h
dependen de cada jugada.

1 2. Af7 : g8 Ac5-e7
¡Mate en cinco jugadas!

La jugada del general es


Si las negras tomaran con floja; quiere expulsar a la
la Torre h8 nada sucedería, Reina, pero en realidad la
pues las blancas, por medio beneficia. El emperador tie­
de la jugada de la Reina ne así ocasión para una
Dd l -b3, evidentemente, ten­ asombrosa e inmejorable
drían ventaja. En este caso, combinación. Encuentra un
las blancas podrían tomar la mate en cinco jugadas, que
Torre con la Reina, dando con razón puede llamarse
a la vez un jaque decisivo, o mate imperial, pues, además
mover el Alfil de e l a b2 de sus evidentes consecuen­
para conquistar a la Reina cias, no pudo ser descubierto
negra confinada. No obstan­ de inmediato por los juga­
te, también en esta posición dores más hábiles, ni aun
el emperador prosigue con la después de esta referencia:

77
1 4. Tfl -f8t Ae7 : f8
1 5. Ac1 -g5"t Af8-e7
16. Ag5 : e7t Rd8 : e7
17. Db3-f7t Re7-d8
1 8 . Df7-f8tt
" b e d e f g h

La caballería inicia la batalla

Napoleón contra Mme. de Rémusat

Una segunda partida del emperador clarifica todavía


más el carácter y el talento del famoso corso; pero ante
todo, tanto para el jugador como para el aprendiz, esta
partida es extraordinariamente interesante y alecciona­
dora. Se sabe con certeza que el emperador carecía de
conocimientos especializados sobre la teoría del ajedrez
-por eso tampoco fue aceptado por completo por la
literatura del juego-, pero también es seguro que jugó
con gran sentido estratégico. El final de esta partida se
muestra muy intuitivo. Espontáneas irrupciones se alter­
nan con exactas y meditadas combinaciones, lo que nue­
vamente coincide por completo con su temperamento.
Siempre tiene una especial atracción el seguir las par­
tidas de personalidades históricas. El ajedrez da, pues,
a conocer los secretos del pensamiento y pondera el proceso
impulsivo, como jamás puede reconocerse en las decisiones
que han llegado a ser históricas, que se resienten de falta
de esta claridad .

78
l . Cbl -c3 e7-e5 que aparentemente consi­
2. Cgl -f3 d7-d6 guen más tarde.

Es una originalidad del 5. Cc3 : e4 Cb8-c6


emperador -lo mismo en el 6. Cf3-g5 d6-d5
campo de batalla que en el
tablero de ajedrez- abrir
la lucha con la caballería Este ataque de la caballe­
para seducir al incauto ad� ría del emperador es una fan­
versario que todo lo mide. f� rronada marcada, que pre­
La gran rasgadura del corso cisamente sólo tiene éxito
en este juego produjo la im­ cuando nada se trasluce. El
presión de que además otra aprendiz no debe olvidar
cat'lsa le perturbaba: Napo­ tale� posi_ciones. Deténgase
león tenía aquella noche, en aqut un mstante, para ver
la que jugó esta partida, la cómo se puede afrontar esta
intención de dejar fusilar al j �gada del emperador, te­
duque de Enghien, uno de mda por buena: las negras,
sus más odiosos adversarios por eJemplo en la jugada 6,
de aquel año. De una ligera tendrían la posibilidad de
pero discutible fanfarronada, mov�r su Alfil ffi a e7 y por
_
constgmente, el Caballo g5
t��to en ajedrez como en po­
htlca, se llega, por desgracia te�dría que emprender la
a u�a rápida sorpresa, y d� rettrada. Pero, una vez más
aq':u que las negras tampoco las blancas defenderían ai
se mmuten . Ello dio por re­ Caballo mediante el Alfil e l'

sultado que el emperador,


en pocas jugadas, llevara
adelante una seductora ma­
niobra de mate.

3. e2-e4 f7-f5
4. h2-h3 f5 : e4

Las blancas abren el juego,


para _llevar después al campo
las ptezas. Las negras inten­
tan conquistar el centro, lo
al mover el peón d2 a d3, y así -después que la fanfarrona­
las negras prefieren ame­ da salió bien- el emperador
nazar al Caballo e4 median­ va a vencer.
te d6-d5, lo que acarrearía
desventaja para las blancas. 9. Ce4-f6t Re8-e7
Así, también la jugada he­
No existe ninguna otra po­
cha es muy buena y puede
sibilidad:
presentar ciertas dificul­
tades al emperador.
1 0. Cf6 : d5t Re7-d6
l l . Cg5-e4t Rd6 : d5
7. Dd l -h5t g7-g6 1 2. Afl -c4t Rd5 : c4
8. Dh5-f3 Cg8-h6
Las negras no tienen otra
La última jugada de las alternativa. Serán obligadas,
negras impide ciertamente por los ataques de las piezas,
el jaque mate por la Reina hasta que el Rey llega a la
en Df7. Pero, no obstante, se mitad del campo blanco,
desliza un error que dio la para allí capitular ante la
oportunidad al emperador Reina de las blancas.
para una correcta estratage­
ma, tan propia del ánimo del 1 3. Df3-b3t Rc4-d4
agudo e introvertido corso. 1 4. Db3-d3tt
Si las negras hubieran ju­
gado De7 en lugar de Ch6, (El Rey no puede huir a
el emperador habría perdido la casilla c5, porque está
uno de sus Caballos y pron­ dominada por el Caballo e4.)
to se encontraría en apuros.
También la jugada Ac8-f5
habría tenido para las blan­ a b c d e f g h
cas similares graves conse­ 8 8
cuencias, pues ambos Ca­
7 7
ballos estarían amenazados
(sólo uno puede salvarse) 6 6

y se impediría asimismo el
jaque mate. 4 4
Sin embargo, al igual que
en la vida, lo mismo sucede
2 2
en el ajedrez: la oportunidad
perdida una vez retoma en
raras ocasiones. Pero ahora 11 b c d e f g h

80
Paul Charles Morphy (USA ) , el primer campeón
mundial de ajedrez a título extraoficial

Decisión salvaje

Morphy contra Jacson

Uno de los jugadores más geniales de todos los tiempos


fue el americano Paul Morphy. Su increíble ímpetu ofensivo
siempre causó la mayor admiración.
Morphy fue aspirante, lográndolo en enero de 1 858,
al título de campeón mundial del regio juego, al derrotar
a Adolf Anderssen por el contundente resultado de 8 a 3.
De ello se tratará cuando comentemos, una vez más, la
81
última partida de este libro, la «eterna», y que da a conocer
la grandiosa fuerza combinatoria de Anderssen.
Aquí hemos seleccionado otra partida, que ante todo,
y en sus grandes líneas, resulta del mayor interés, y por
muchos conceptos, tanto para el aprendiz como para el
iniciado.

El maestro americano Jacson es cierto que apenas


pisó los medios internacionales del ajedrez. Sin embargo,
fue un jugador de importancia que, por cierto, no resultó
fácil para Morphy. Intentemos de una vez entrar en esta
grandiosa partida. Nuevamente veremos que las siguientes
jugadas caracterizan a la apertura: ambos mueven los
peones centrales, para abrir camino a las figuras propias
y cerrar las casillas centrales al rival. La otra parte no
puede ocupar estas casillas mientras estén amenazadas
por peones. Ciertamente que el adversario lo podrá con­
trarrestar, según vaya el juego. Esto lo intenta también
Jacson en esta partida, e incluso molestará a un jugador
hábil reconocer los primeros errores de Jacson. ¿Fueron
realmente errores en el sentido estricto? ¿O fue solamente
la impetuosa superioridad de Morphy, ante el que Jacson
inclinó la rodilla? Veamos la partida en su detalle:

l . e2-e4 e7-e5 uno de los más interesantes


2. Cgl -f3 Cb8-c6 ataques que ya se emprenden
3. Afl -c4 Cg8-f6 desde el comienzo: el ataque
4. d2-d4 e5 : d4 Max-Lange. El juego ahora
5. 00 Cf6 : e4 resulta cautivador y sorpren­
6. Tfl -e l d7-d5 dente. Cada jugada se piensa
previamente a larga distancia
El campeón americano se y se calcula su efectividad:
dejó tomar sus dos peones ya está desencadenada la ba­
centrales, para ser más rá­ talla. Las blancas sólo pu­
pido que su adversario en la dieron dirigir este ataque en
apertun y, con ello, iniciar una dirección, porque las

82
negras perdieron tiempo al negra, y en pocas jugadas
tornar ambos peones en su las negras perderían el juego.
apertura. Por su parte, Mor­ Tampoco el Caballo negro
phy torna el peón d5 y sacri­ puede tornar, pues está apea­
fica -al parecer insensata­ do por la Torre blanca. Por
mente- su Alfil: lo tanto, las negras no tienen
otra alternativa que despla­
7. Ac4 : d5 Dd8 : d5 zar la Reina y abandonar a
su suerte al Caballo doble­
mente amenazado.
Parece realmente, a prime­
ra vista, que las negras tienen
un juego superior y victorio­
so .. Pero ahí sigue una de esas 8. - - - Dd5-h5
jugadas que son representa­ 9. Cc3 : e4 Ac8-e6
tivas del regio juego: ¡con
un golpe se tornan las tablas!
Las negras necesariamente
8. Cbl -c3! tenían que hacer algo contra
la amenaza del formidable
jaque doble Cf6, pues el Rey
solamente podría rehuirlo
Q b e d e f g h en d8 (¡en un jaque doble
8 8 siempre hay que mover el
7 7
Rey!) y ahí estaría jaque
mate en la próxima jugada
6 6
de blancas Te J -eS. Las ne­
5 g r a s s e deci d i e r o n p o r
4 4 Ac8-e6, ante l a posibilidad
de realizar todavía el enroque
l 2
largo.

Q b e d e f g h
1 0. Ce4-g5 Affl-b4

¿Qué hacen ahora las ne­ Mayor ataque de las blan­


gras? No pueden tornar el cas y rápido contraataque
Caballo con el peón, pues la de las negras. Las blancas
Reina blanca tornaría a la aceptan el desafio y sacrifi-

83
can la calidad (la Torre tiene, las blancas con un interesan­
como sabemos, algo más de te y aleccionador ataque.
valía que el Alfil) :
1 5. Ce6 : g7t Re8-d7
1 1 . Te l : e6t f7 : e6
1 2. Cg5 : e6 La Reina negra no podía
tomar el Caballo, porque
Las blancas desean impe­ abandonaría a su propio
dir otra vez el enroque de su Rey ante el ataque de la
adversario y amenazan con Reina blanca. Las negras
dar en g7 un desolador jaque decidieron Re8-d7, en la es­
«gardez». Por ello, la Reina peranza de que ambas To­
se ve obligada a la retirada rres entren todavía en juego
y a renunciar al contraata­ para contraatacar. Las blan­
que. cas lo desvían con

1 2 ---
. Dh5-f7 1 6 : De2-g4t
1 3 . Cf3-g5
Entonces se hace patente
la fuerza de los Caballos y
Esta posición de las blancas
las negras tienen sólo una
puede haber precedido a la
jugada
jugada l l (sacrificio de la
calidad). Es muy desagrada­ 16. --- Rd7-d8
ble para las negras, pues los
Caballos no sólo amenazan para evitar la pérdida de la
a la Reina y a muchas casillas Reina:
del recinto negro, sino que
1 7. Cg5-f7t
además se defienden mutua­
mente. Un arriesgado ofrecimien­
to que las negras tienen que
1 3. --- Df7-e7 aceptar, quieran o no:
14. Dd l -e2 Ab4-d6
17. --- De7 : f7
Por la retirada del Alfil las 1 8. Ac l -g5t Ad6-e7
negras intentan reorganizar­ 1 9. Cg7-e6t Rd8-c8
se. Sin embargo, tienen a la
vista una peligrosa jugada, Las negras mueven a c8,
que sólo la habrían podido porque así esperan, entre sus
e v i t a r m e d i a n te el R e y peones, dar protección al
e8-d7. Porque las negras lo Rey. Si el Rey huyera a e8,
permitieron, vienen ahora en la jugada siguiente habría

84
perdido a la Reina para, en puede considerarse leal. ¡Un
seguida, l l egar al mate: jaque mate en tres jugadas!
Ce6 : c7t, Re8-f8 ; Ag5-h6t, Intenten por una vez encon­
Df7-g7 ; Dg4 : g7tt . trarlo. Conseguirán una gran
satisfacción con ello.
20. Ce6-c5t Rc8-b8
a b c d e f g h

8 8

Las negras, ni en ésta ni 7 7


en las siguientes jugadas,
6 6
tienen posibilidad alguna.
S

4 4
2 1 . Cc5-d7 t Rb8-c8
22. Cd7-b6t Rc8-b8
(¡Jaque doble!) 2 2

Si las negras hubieran mo­ a b c d e f g h

vido el Rey a f8, habrían sido


mateadas por la Reina blan­ 23. Dg4-c8t Th8 : c8
ca en d7. ¿Cómo deben, en­ 24. Cb6-d7tt
tonces, las blancas proseguir
a b c d e f g h
su ataque? Pregunta que el
aprendiz, en este punto de la
partida, debería exponer.
Ciertamente que las blancas
podrían, por el Caballo d7t,
Caballo b6t , y así sucesiva­
mente, empatar fácilmente
la partida, pero ¿recompen­
saría en realidad este ofre­
cimiento? De hecho sucede
esto con bastante frecuencia, a b e d e f g h
pues el adversario en tal
situación todavía encuentra Este es el famoso mate
esta defensa prestada, de tal llamado ((del ahorcado». En
forma que se da por muy los gráficos que sólo recogen
contento con unas ((tablas» el tema de este mate se ofrece
o empate. Pero aquí las blan­ con toda realidad la partida
cas han elaborado afanosa­ antes y en el momento del
mente un jaque mate, que mate. En estos gráficos de

85
posición se reconoce la am­ ción para el juego regio? En
plia previsión del maestro cualquier caso, deseamos a
americano que, mediante el todo el que consulte las par­
jaque de su Alfil en g5, ha tidas de este libro, una intui­
obligado a las negras a co­ ción certera similar, una ca­
locar una pieza en e7; por pacidad de pensamiento que
eso la retiró a la penúltima se ponga de manifiesto no
línea bajo la protección de sólo en los optimismos des­
la Reina. ¿O corresponde preocupados, sino también
este jaque mate, que atribui­ cuando surgen críticas sere­
mos a un perspicaz cálculo, nas.
solamente a una buena intuí-

Astucia precavida

Stalin contra Jechow

Esta partida, que Stalin -después de su huida del


destierro siberiano, en concreto- jugó contra el que
más tarde fue jefe de la GPU, tiene ya un particular y
genuino relieve histórico. Sólo nos han quedado en he­
rencia unas cuantas partidas de Stalin, pues el «infalible»
dictador impidió, naturalmente, que se diera a la publici­
dad aquello que podría ser objeto de censura. Si bien
Stalin no jugaba muy bien al ajedrez, nadie desde 1 926
pudo jamás atreverse a derrotarlo. La partida aquí re­
cogida ha llegado a nuestro conocimiento por pura casua­
lidad . Un antiguo colaborador de Lenin, cuyo nombre
por desgracia no se ha conocido, nos la ha transmitido.
Evidentemente, esto hizo que los niveles directivos bolche­
viques de aquel tiempo se enrolasen entre los prosélitos
del ajedrez. Es significativo que Stalin al futuro jefe de
su GPU, cuando llegó a ser peligroso en el plano político,
le derribara con un estilo táctico similar al de esta partida.

86
Stalin y la ideología soviética siempre han fomentado
el ajedrez, de tal forma que en Rusia, con cuatro o seis
millones de jugadores, ha llegado a ser un deporte popular.
Probablemente por eso, el ajedrez es muy estimado por
los soviéticos, pues fomenta la tenacidad y el pensamiento
táctico y con ese fin educa no sólo para abandonar rápi­
damente, sino también para perseguir con obstinación
las metas. Pero ante todo, enseña a tener en cuenta las
jugadas del adversario y, por ello, a calcular los propios
planes. El <�ugadorcito>> puro queda atrás y el ajedrez
-en unos improbables altos niveles-- torna el carácter
de acentuado enfrentamiento deportivo teórico-intelectual .
Conforme a esto se preparan los torneos a través de un
metódico adiestramiento y transcurren con una severidad
buscada por ambas partes. El interés de un torneo de par­
tidas, en el que dos personas se enfrentan, es muy grande
si con ello se pretende medir, en lucha honorable, sus
facultades intelectuales. Quien participe en tales torneos
considere complacido, ante el enorme consumo de ciga­
rrillos y de concentración tensa, que el jugador lucha en
cada jugada, que está poseído del juego y sumido por
completo en su ambiente. En la escuela soviética se añade
además, por llamarlo así, la «apariencia intelectual», que
depende del jugador ya desde el comienzo de la partida.
Su juego -si alguna vez es conocido- será seguido crí­
ticamente por todo el pueblo. Por ello, se exige la dedica­
ción total de la persona y una preparación que le confirme
al término del día y de su vida entera.
La Unión Soviética puede hoy presentar un equipo
de jugadores que probablemente es superior a la élite
del ajedrez del resto del mundo.
La ventaja del equipo soviético de maestros de ajedrez
fue comparada, por un corresponsal francés, con una
carrera de rnaratón que tuviera que repetirse diecinueve
veces. (Es decir, una ventaja sobre los demás de 1 9 partidas.
jugadas en circuito cerrado.)
También en la presente partida se muestra el carácter
metódico, que en todo resalta, para alcanzar la meta con
máxima eficacia.
Si considerarnos que la partida fue jugada hace casi

87
cincuenta años nos admira, sin embargo, su agradable
estilo moderno. Responde por completo al estilo stalinista
de jugar siempre a presión, pero, no obstante, revela una
extraordinaria prudencia y enseña cómo, por persistentes
amenazas sobre posibles estilos oscuros, llega a las mejores
posiciones.
La partida comienza con una defensa siciliana :

l . e2-e4 c7-c5 Las negras pretenden vía


libre para su Alfil .
El estilo de juego siciliano 8. f2-f4 b7-b5
impide por de pronto un con­ 9. a2-a3
flicto abierto en el centro y
ya en la apertura establece
buenas posiciones de salida Esta jugada tenía que lle­
para después continuar la lu­ gar porque las negras ame­
cha. nazan b5-b4. El Cabal l o
blanco c 3 debería haberse
2. Cgl -f3 d7-d6 movido ante esta jugada del
3. d2-d4 c5 : d4 peón, y, atacando al Caba­
4. Cf3 : d4 Cg8-f6 llo de f6, el importante peón
5. Cb l -c3 Cb8-d7 e4 jamás sería copado. Po­
6. Afl -e2 a7-a6 dría añadirse que un ataque
del Alfil c8-b7 y Caballo
La última jugada -simi­ d7-c5 haría casi indefendible
lar a h7-h6-- tendría que este peón.
con siderarse , du rante l a 9. - - - Ac8-b7
apertura, como una pérdida 1 0. Ae2-f3 Dd8-b6
de tiempo. Pero aquí, en lo 1 1 . Ac l -e3 Db6-c7
que se llama juego cerrado,
es buena porque frustra el Las negras comprenden
ataque sobre b5 . Al mismo que no les compensa la ju­
tiempo -y esto es lo más gada del Caballo d7-c5, pues
importan te- prepa ra la las blancas podrían, con
jugada b7-b5, que permite b2-b4, Cd4-f5!, desencadenar
al Alfil c8 desplazarse a b7, un peligroso ataque.
donde radica la mayor efica­
cia de este estilo de juego: 1 2. Dd l -e2 Af8-e7
1 3. g2-g4 Cd7-c5
7. 00 e7-e6 1 4. De2-g2 00

88
1 5 . Ta1 -d 1 Tf8-e8 Q b e d e 1 g h

1 6 . g4-g5 Cf6-d7 8 8

7 7

El ataque se inicia. Las 6

negras, a través de sus últi­


masjugadas, dejaron ver que 4 4
no puede hablarse de un con­
traataque. Mucho mejor es
para ellas organizar la defen­ 2 2

sa tan bien como le sea posi­


ble. Las negras esperan fría­ Q b e d e 1 g h

mente a que llegue el ataque.


Saben seguro que si los peo­
nes. son sacrificados pronto,
llega el ataque mortal, Pero Las blancas amenazan,
Stalin quiso agobiar a su ad­ mediante f6 : g7, con romper
versario, no obstante, y re­ la posición del Rey negro y
fuerza su línea ofensiva. atormentar con ella la situa­
ción de las negras. Entretan­
to, las negras confian me­
1 7 . Td l -d2 e6-e5
diante la jugada g7-g6 -tan
aparente como sencilla- sal­
Las negras rasgan el hilo var una vez más la situación.
de la paciencia, Pero aquí se muestra la as­
tucia de Stalin, pues precisa­
mente por esta aparente ju­
1 8 . Cd4-f5 Cc5-e6
gada defensiva las blancas
1 9 . Cf5 : e7t
tienen todavía un juego de
ataque más fuerte.
Las blancas toman una im­ 23. Ah5 : g6 h7 : g6
portante pieza de la defensa
y pueden entonces adelantar Si las negras tomaran
su ataque. Lógicamente, las f7 : g6, e n t o n c e s seguiría
negras tienen que tomar el f6-f7t.
Caballo:
24. Dg2-h3 Cd4-e6
19. --- Te8 : e7
20. f4-f5 Ce6-d4 Las negras protegen la
21. f5-f6 Te7-e8 casilla g7 contra el ataque
22. Af3-h5 g7-g6 mate de la Reina, pero las

89
blancas no toleran más debi­ como Stalin, ya que desde
lidad: tan estéril situación se de­
fendió encarnizadamen te
25. Dh3-h6 Dc7-d8 hasta las últimas jugadas.
26. Tfl -f3
29. --- Tc8-c7
La Torre intenta ir a h3 30. Cc3-d5 Ab7 : d5
para hacer irresistible el ja­ 31. e4 : d5 Ce6-f8
que mate de la Reina. Las 32. Ae3-g5 Cf8-h7
negras se deciden por un in­ 33. Tf6 : d6 e5-e4
tercambio: 34. Ag5-e3 Tc7-e7
35. Ae3-d4 t7-f6
26. - - - Cd7 : f6
36. Ad4 : f6 Ch7 : f6
27 . g5 : f6 Ta8-c8
37. Td6 : Cf6
28. Td2-f2 Dd8 : f6
29. Tf3 : f6
Un desagradable y penoso
Se podría pensar que las final de partida. Se saca la
negras abandonan en este impresión de que Stalin no
momento el juego, pero es se recreó con la impotencia
significativo que el futuro de su enemigo: después de
jefe de la GPU fuera transi­ cuatro jugadas puede darle
toriamente tan poderoso el mate.

A gran señor, gran honor

N ingún juego es tan famoso por su caballerosidad


como el ajedrez. Pero los hombres son incontrolables.
También en ajedrez existe el pedante y el desagradable
representante de la especie «horno sapiens», que podrían
tiranizar al prójimo y vilipendiar al regio juego. Demos
gracias a Dios para que no prosperen.
Tuvimos una vez en nuestro club una pieza escogida
de este estilo, que llegó tan lejos que el 90 por 1 00 de los
socios se pronunciaron contra su permanencia por más
tiempo.
90
En la primera noche fue de tablero en tablero para
mironear y dar sus odiosas advertencias a los presuntos
enemigos futuros: «¡Ja! , las reglas de ajedrez por sí solas
no hacen todo», o «Todo marcha sin ideas, como antes.»
Y a los que demostraban jugar mejor que él: «¡Trucos
baratos!», o «Fanfarronear también es un estilo de ajedrez»,
o «Esto llegaría a ser imposible para Alekhin.)) ¿El resul­
tado? Muchos jugadores se alejan ahora del club nocturno.
Una palabra más sobre este hombre sería perder el tiempo.
Tengo, sin embargo, que confesar que una noche --eran
casi las once- que estaba bastante atontado, acepté su
invitación para jugar con él una partida. Me interesó
comprobar una vez más cómo jugaba, pues hacía tiempo
que no estaba con él . En seguida puso un reloj de ajedrez.
Mi réplica: «¡Pero sin hora, por favor!)) Movió e2-e4,
apretó enérgicamente el reloj y musitó para sí: «. . . entonces
simplemente con decir: esto no es para mí . . . )) Me miró
por encima de sus gafas pero yo nada repliqué. Más ade­
lante dijo: «En fin, cada uno tiene su prestigio para per­
derlo. Usted podrá decir qué es lo que quiere. El ajedrez
no es una cosa para el jardín de infancia, como aquí creen
algunoS.)) Se rió para sus adentros y finalizó con la adver­
tencia: «Meta del juego será enseñar.))

91
Contesté con e7-e5, la réplica más normal que se puede
pensar. Sin embargo, naturalmente, la encontró algo rara
y pronto advirtió: «Esto no es ninguna jugada.» Estaba
decidido a que de alguna manera me dejara tranquilo.
Un par de jugadas más y fue todo bien, pero entonces
me quiso «demostrar>), lo que hizo muy pronto, que yo
había cometido un burdo error. Retrasó algunas jugadas
y, por lo tanto, también las mías, ya que sus piezas quedaban
en una posición apurada.
Tenía, sin duda, bastante de fanático; luego que su
juego llegó a igualarse, estaba tan poseído de un casi
desenfrenado deseo de victoria que frecuentemente le
incitaba a precipitarse en la ejecución. Todavía se vio
forzado una segunda vez, y así retrocedió el juego; final­
mente perdí la partida por extralimitación de tiempo,
porque sencillamente no pude concentrarme. «Así que
tenemos una novedad)), dijo con buen humor. Ahora ya
no sabía si, ante eso, reírme o llorar.
Embriagado por la victoria y poseído de gozoso afán,
me habló de otra partida, que jugué otra vez débilmente.
Comentó: «¡Vaya, ahora estoy en mejor forma!)) Cuando
finalmente perdí la partida, llamó al camarero y me mo­
lestó ante él: «Va una cerveza especial si usted llega en
la próxima partida a la jugada 25.)) Aunque igual de con­
dolido, como él estaba hambriento de victoria, mi honor
de ajedrecista se sublevó ante tal proposición. En lugar
de cerveza pedí una taza de café y me decidí a no dejarme
ganar ninguna partida. Perdió la primera y no se pudo
abstener de advertir: «¡Vaya, que tenga felicidad!)) Perdió
la segunda y entonces llegó a la opinión de que, como
eran las ocho, algo tarde, se encontraba cansado. Perdió
la tercera y dijo: «Ahora estamos 3 a 3, ya llegamos al
empate.)) Perdió la cuarta, y me demostró que en realidad
tenía que haberme ganado. Perdió la quinta y explicó
que desde hacía años nunca le había pasado. Perdió la
sexta y salió corriendo: «¡Esto jamás será un juego! Estas
horas son invención del diablo.))

92
Aprender los errores

Tolstoi contra Ivkoff

Aquí se presenta la partida que el escritor ruso Tolstoi


jugó contra el príncipe lvkoff, y que ciertamente tiene
escasa importancia, pero demuestra con toda claridad
cómo los errores conducen rápidamente a la derrota.
¡Aprendamos, por tanto, de estos errores, para no come­
terlos!

l . e2-e4 e7-e5 bargo, hasta entonces el ca­


2. d2-d4 e5 : d4 mino es largo.

Medio gambito. 5. --- d7-d6


6. Dd 1 -b3 Dd8-e7
3. c2-c3 d4 : c3 7. Cb1 -c3 Cb8-d7
4. Afl -c4 c3 : b2 8. Cgl -f3 Cd7-c5
5. Acl : b2 9. Cb3-c2 Ac8-e6
1 0. Cc3-d5 Ae6 : d5
Una típica apertura en for­ 1 1. Ac4 : d5 Cg8-f6
ma de sacrificio . Las negras 1 2. 00 c7-c6
ganan por dos peones, pero 13. Ad5-c4 Ta8-d8
las blancas llevan sus Alfiles 1 4. Tfl -e l Cc5-e6
a posiciones de ataque. Las 15. e4-e5 d6 : e5
negras sólo tienen ventaja 1 6. Cf3 : e5 g7-g6
por los peones tomados, si
logran mantenerla durante la Esta jugada conduce a la
ofensiva de las blancas hasta derrota. Pero ¿qué otra cosa
el final de la partida. Sin em- podían hacer las negras? Du-

93
rante un momento pareció 2 1 . Te6 : d6 Df7-e7
que podían defenderse bas­ 22. Td6-d7t Rc7-b6
tante bien . Sin embargo, aquí
( ¡Jaque doble!)
se muestra con toda claridad
a qué consecuencias catas­ 23. Ae5-c7t Rb6-c5
tróficas se llega con una tara 24. Ac4-e2t Rc5-b4
en el despliegue. 25. Dc2-b3t Rb4-c5
1 7 . Ce5 : f7 De7 : f7 26. Db3-c4 tt
El estilo de los grandes
Siempre es una desven­
maestros, naturalmente, no
taja para las negras el haber
se encuentra en esta partida.
tomado el Caballo: Con todo, no deja de ser in­
1 8 . Te ! : e6t Re8-d7 teresante, especialmente pam
1 9 . Ta l -d l t Rd7-c7 el aprendiz.
20. Ab2-e5t Affi-d6

El escritor ruso León Tolstoi (a la izquierda) jugando al ajedre:::


La ocurrencia grandiosa

Janowski contra Samisch

Janowski fue uno de los jugadores de ataque más


audaces de la historia del ajedrez. En 1 925, en Marienbad,
realizó esta partida, distinguida con el segundo premio
del torneo.

l . d2-d4 Cg8-f6
2. Cg1 -f3 e7-e6
3 . Ac l -g5 c7-c5
Estructura de «Torre» (ju­
gada de Alfil).
4. e2-e3 Cb8-c6
5. Cb 1 -d2 b7-b6
6. c2-c3 Ac8-b7
Defensa india de la Reina
(iniciada por Ac8-b7). a b e d e 1 g h

7. Afl -d3 c5 : d4
8. e3 : d4 Affl-e7
9. Cd2-c4 00 nen una eficaz y grandiosa
1 O. Dd 1 -e2 Dd8-c7 ocurrencia : ya en la jugada
11. h2-h4 h7-h6 16 habían visto que tenían
12. De2-d2 Cf6-g4 este paso:
1 3. Ag5-f4 d7-d6
1 4. Cc4-e3 Cg4 : e3 20. De3-h6!
15. Dd2 : e3 h6-h5
1 6. Th 1 -h3 e6-e5 Las negras abandonan.
17. d4 : e5 Cc6 : e5 ¿Por aturdimiento? ¿No hu­
1 8. Cf3 : e5 d6 : e5 bieran pod ido defenderse
1 9. Af4 : e5 Ae7-d6 todavía con f7-f6? (Si toma­
ran la Reina negra g7 : Dh6,
¿Quién gana? Las negras seguiría entonces Th3-g3tt.)
amenazan con Tffl-e8 el apre­ No, tampoco la jugada f7-f6
samiento y conquista del Al­ es útil, pues entonces las
fil Ae5 . Pero las blancas tie- blancas responden con

95
Fritz Siimisch, uno de los mejores jugadores alemanes, durante una
enconada partida en la olimpíada de ajedrez de 1936, organizada
en Munich. Se recoge un momento de fatiga en la lucha. (El cwnpeón
Siimisch no tenía más que cinco minutos para la última jugada 6.)

Dh6 : h5 y amenazan, a lo n e g r a s , Dc7-g7; Ad3-c4t,


que las negras puedan hacer, Rg8-h8; Dg6 : g7, Rg8 : g7;
con l a j u gada u l t e r i o r : Th3-g3t, Rg7-h7; Ae5:d6.
Ad3-h7t (negras: Rg8-h8), No obstante, las negras
Ah7-g6t (negras: Rh8-g8), perderían rápidamente, por­
Dh5-h7tt. La mejor jugada que quedarían con un Alfil
para las negras, en todo caso, y tres peones de desventaja
cuando Dh6 : h5, sería: g7-g6. y ninguna posibilidad de
Entonces, el juego habría ataque. Incluso tan buen
trancurrido del modo si­ jugador como Samisch aquí
guiente: blancas, Dh5 : g6t; no encontró remedio.
96
Estrategia precavida

Blackburne contra Tarrasch

La partida registrada aquí, del gran maestro y campeón


Tarrasch, ocupa un lugar de honor en este capítulo, que
se dedica a la presentación de los mejores estilos de estra­
tegia, táctica, posición y ataque en el juego del ajedrez.
Como en muchas de las reseñas de partidas antes ofrecidas,
tampoco ésta muestra ningún error en sentido propio
y por eso también puede ser analizada, a justo título,
por la «alta escuela» del ajedrez. ¡Qué frecuentemente
piensan los jugadores que las partidas se pierden sólo por
los errores cometidos! Esto es un sofisma. A menudo
las partidas inmejorables se ganan solamente por un plan
mejor y una mayor presión; por tanto, una mejor estrategia
y táctica. Veamos ya la estructura clara y fácilmente inte­
ligible de esta partida maestra entre Blackburne y Tarrasch:

l . e2-e4 e7-e6 1 0. Ab5 : c6 b7 : c6


2. d2-d4 d7-d5
Defensa francesa . Las blancas se ven obliga­
Cg8-f6 das a este cambio, porque no
3. Cb l -c3
Cf6-d7 encuentran ninguna casilla
4. e4-e5
adecuada para su Alfil. Pero
5. f2-f4 c7-c5
Cd7 : c5 con eso se fortalece a los peo­
6. d4 : c5
nes centrales negros y pier­
den su Alfil .
Vemos una variante de la
partida francesa, que lleva a
ambas partes a un juego difi­ 1 1. Cf3-d4 Dd8-c7
cultoso. Las negras intentan 1 2. Dd l -h5 Ac8-d7
una posición sólida, mientras 13. Tfl -f3 g7-g6
que las blancas preparan una 1 4. Tf3-g3 Rg8-h8
ofensiva.
Las negras toman el Alfil
7. Cgl -f3 Cb8-c6 con admirable tranquilidad .
8. Afl -b5 Af8-e7 Pero finalmente se dan cuen­
9. 00 00 ta de que las blancas no te-

97
nían ninguna otra posibili­ la ayuda de un Caballo, sem­
dad, por lo que deciden con­ brar la confusión en el «tea­
centrar fuerzas para la ofen­ tro de operaciones». Esta
siva. Veremos en las siguien­ jugada de las negras es muy
tes jugadas si esta intención dificil de traslucir y parece
resulta un fracaso, o si las a primera vista un sacrificio
blancas de hecho llegan antes a la desesperada. Pero está
al ataque. claro que, si las blancas to­
maran el Caballo, perderían
15. Dh5-h6 Tffl-g8 también en este caso su Ca­
1 6. Ac l -e3 Ae7-ffl ballo en f6, porque sólo está
17. Dh6-h3 Cc5-b7 defendido por el peón e5. Y
1 8. Cd4-f3 Tg8-g7 enconces resulta:
19. Tal -fl c6-c5
27. e5 : d6 Ae7 : f6
En la confianza de que el 28. Dg5-h6 Dd8 : d6
ataque blanco sobre el Rey 29. Cf3-e5 Af6-e7
pueda ser rechazado, Ta­
rrasch prepara una escara­ Aquí las negras renuncian
muza en el centro, para pro­ a la ganancia del peón f4
vocar el desorden entre las (Af6 : e5 , f4 : e5 , Dd6 : e5),
fuerzas enemigas y empren­ para conservar su Alfil. Una
der una contraofensiva. consideración táctica, muy
típica del maestro Tarrasch:
20. Ae3-c l Ad7-c6 ¡El juego se complicará!
21. Cc3-d l Affl-e7
22. Cd l -e3 d5-d4
23. Ce3-g4 Ac6-e4
24. Cg4-f6 Ae4-f5
a b e d e f g h
Tanto las negras como las 8
blancas persiguen su meta
7
con lógica consecuencia.
6

25. Dh3-h6 Dc7-d8


26. Dh6-g5 Cb7-d6! 4

Las blancas apenas po­


2
drían pronosticar el resul­
tado de la jugada de la Rei­
na; las negras buscan, con a b c d e f g h

98
30. Tg3-a3 f7-f6 tiene que huir, pero su situa­
31. Ce5-c4 Dd6-d5 ción se agravará.
32. Cc4-d2 Af5 : c2
33. g2-g4 39. Dh6-h4 g6-g5!
40. f4 : g5 f6 : g5
41 . Tfl : f7 g5 : h4
El plan de las negras brilla
por sus resultados: liquida­
ción de la ofensiva blanca, La Reina blanca no pudo
iniciación de una contra­ salvarse de ninguna manera.
ofensiva en el centro y lento Pereció en una situación re­
estrangulamiento de las fuer­ finada.
zas enemigas. ¿Por qué pue­
den decidirse las blancas en 42. Tg3-gl Ae4-g6
esta situación? El juego pa­ 43. Tf7-c7 Af8-d6
sivo lleva lentamente al abis­ 44. Tc7-d7 Dd5-c6
mo, pues los peones centra­
les, que no cesarán de avan­ El juego blanco se ha des­
zar, deciden poco a poco la protegido tanto que las ne­
partida a favor de las negras. gras pueden cazar a la Torre
Por lo tanto, las blancas como una liebre cercada.
buscan el entorpecimiento
de la marcha e intentan con 45 . Td7 : a7 Ad6-c5
g2-g4 proseguir su ofensiva, 46. Ta7-a5 Dc6-b6
que en realidad ya está abor­ 47. Ta5-a4 Db6-b5
tada. ¿Con qué resultados se
van a encontrar las blancas? Esta caza apenas tiene
paralelo ni incluso en los
33. --- c5-c4 torneos de los grandes maes­
34. Ta3-g3 Ae7-c5 tros, que suelen jugarse con
35. Cd2-f3 Ac2-e4 extraordinaria dureza y
36. Rg l -g2 Ta8-b8 enorme tensión . Un vulgar
37. Rg2-h3 Ac5-f8 juego del gato con el ratón
38. Cf3-el Tg7-f7! se escenifica por las negras,
aquí inexpugnable. Tal vez
hoy nos atemorizaría llevar a
Esto fue lo verdaderamen­ cabo tan vergonzosa caza,
te importante del juego de que las partidas de los gran­
las negras, ya que permitió des maestros han abandona­
destruir definitivamente la do ya, puesto que se pronos­
ofensiva blanca. La Reina tica la victoria sobre el rival.

99
48. Acl -f4 Tb8-f8 a b e d e f g h

49. Af4-e5t Rh8-g8 a a

7 7
Las blancas abandonan.
Les repugna justa y profun- 6 6

damente el anterior estilo de 5

juego, pues serán estrangu- 4 4


ladas con lentitud y seguri-
dad. Si intentamos seguir
2 2
la anterior partida, veremos
una vez más que las blancas
solamente están sometidas a b e d e f g h

a un tormento estéril.

Bernard Shaw y el ajedrez

Una noche cenaba Shaw en un gran restaurante, en el


que tocaba una orquesta como entretenimiento. El di­
rector rápidamente se acercó a la mesa del mundialmente
famoso satírico, para saludarle y preguntar qué deseaba
escuchar. La respuesta inmediata fue: «¿Sabe usted 'tocar'
una partida de ajedrez?»

Humor ingenioso

Shiff contra Kashdan

Por costumbre se acepta que el ajedrez es uno de los


juegos más serios: los adversarios se enfrentan con rostros
tensos y toda su actividad va dirigida a engañar al otro
o, mediante una estrategia metódica, a vencerlo lenta-

1 00
mente. Ninguno será inculpado por ello. Pero esto es
sólo «una» parte del juego regio. Los verdaderos amigos
del ajedrez, en cambio, saben perfectamente, por propia
experiencia, que tiene también sus jugadas cómicas. Quien,
poseído de· ambición, no piensa más que en su propia
victoria o se arrepiente por completo de una amenazadora
derrota, quien con frecuencia tiene bastante base para
sonreírse, tendrá que reírse decididamente tanto antes
como después. Por lo general, hay muchos jugadores
que aguardan la pérdida de un torneo de partidas con
tales palpitaciones que se asemejan a las de una inminente
despedida. La mayoría ven el lazo cada vez más corto,
los semblantes se tornan colorados y rígidos, y el tormento
les desequilibra. El más débil tiende la mano al adversario
y dice: «¡Abandono!» Ningún jugador que se tenga por
tal deja fácilmente darse mate. Y el derrotado desea, natu­
ralmente, mostrar al menos al más fuerte que, si no ha
conseguido la victoria, no obstante le pronostica su propia
catástrofe futura. Esto no es más que un desagravio.
Pero ciertamente existen jugadores que prestigian ante
los demás al ajedrez desde lo más profundo de su corazón.
Los compañeros de estas partidas parecen escucharse.
Juegan un ajedrez rico en ideas, que no impulsa el camino
del triunfo a la vista sin los mayores riesgos, sino que busca
antes que nada nuevas metas.

l. d2-d4 Cg8-f6 1 1 . Cgl -f3 Cd7-f8


2. c2-c4 e7-e6 1 2. Cf3-e5 Ae7-d6
3. Cbl -c3 Af8-b4 1 3 . 00 Cf8-e6
4. Dd l -c2 d7-d5
Ambos jugadores ahora
Defensa india del juego por sí, dejando el camino ex-
Reina-peones. plorado de la teoría, lo que
5. a2-a3 Ab4-e7 con frecuencia conduce a
6. c4 : d5 e6 : d5 situaciones muy interesantes.
7. Acl -f4 c7-c6 1 4. Af4-h2 g7-g6
8. h2-h3 00
9. e2-e3 Tf8-e8 Las negras quieren hacer
1 0. Afl -d3 Cb8-d7 inviable un ataque sobre la

101
diagonal b l -h7 y por ello te el jaque de la Reina y To­
mueven el peón. rre, conquistarían todos los
peones del flanco del Rey y
1 5 . Ce5-f3
éste se embrollaría en una
Una retirada cuyo sentido batida de consecuencias im­
radica en que las blancas previsibles. Las blancas, por
quisieran adelantar el peón eso, rechazan esta provoca­
e3 y al mismo tiempo defen­ ción y retrasan más bien su
der al peón d4. Alfil para defenderse, en la
esperanza de que así mar­
1 5. --- Ce6-g7 charán mejor.
1 6. Ah2 : d6 Dd8 : d6
17. Tfl -c l Ac8-f5 22. Ad3-fl Cg7-f5!
1 8. Cf3-d2 Te8-e7
1 9. b2-b4 Ta8-e8 En vez de retirar la Torre
Las negras han frustrado a sitio seguro, mueven las
el intento de su rival de pe­ negras el Caballo. Entonces
netrar en el centro. Las blan­ las blancas se ofuscan. To­
cas contienen una nueva con­ man la Torre y permiten que
traofensiva a la vista y actúan le den jaque.
ahora sobre el flanco de la 23. f2 : e3 Dd6-g3t
Reina.
24. Afl -g2
20. Ta l -b l Af5 : h3!
Ahora si las negras atacan
Las negras ofrecen su Alfil con Cf5 : e3 a la Reina, en­
y las blancas lo tomarán sin tonces se perjudicarían, pues
pensarlo. Pero este sacrificio las blancas responderían con
conduce a un objetivo, si las Cd2-fl ! y, en último extremo,
blancas aceptan también el retendrían una Torre y un
segundo ofrecimiento que si­ Alfil más. Pero las negras se
gue: desvían correctamente:

2 1 . g2 : h3 Te7 : e3 ! 24. - - - Dg3 : e3t


25. Rgl -h l Cf5-g3t
U n momento crítico, que 26. Rh l -h2
suele presentarse en muchas
partidas. ¿Deben las blancas ¿Qué les puede suceder
aceptar este segundo ofre­ ahora a las negras? ¿No pa­
cimiento? Puede pronosti­ rece que corren el riesgo de
carse que las negras, median- un ataque mortal? En seme-

1 02
jante situación sólo ayudan a b e d e f g h

las propias ideas. Khasdan


tiene una:
26. - - - De3-f4
27. Cd2-f3

Y las blancas aceptan la


gravedad del amenazador
jaque velado, mientras pro­
tegen la casilla h2. Una vez
más, parece que las negras a b e d e f g h
podrían asegurarse el empate
mediante un jaque continuo
(Ce2t, Rh2-h l , Ce2-g3t, etc.). 30. --- Ch5-g3t
Sin embargo, tienen una sa­ 31. Rhl -h2 Cg3-fl t
lida mejor: 32. Rh2-hl Df4-h2t
27. - - - Te8-e2! 33. Cf3 : h2 Cfl -g3tt
2 8 . Cc3 : e2 Cg3 : e2t
a b e d e f g h
29. Rh2-h l Cf6-h5!
8 8

Las blancas tienen que 7 7


ofrecer la Reina (Dc2 : e2, 6 6
Ch5-g3t, Rh l -g l , Cg3 : e2t),
pues en cualquier caso pier­
den el juego, porque además 4 4

también se quedan sin la To­


rre e l . Se dan cuenta de la 2 1
situación, pero, como tienen
a la vista otra jugada, quieren
a b e d e f g h
hacer una prueba con el ri­
val. La gran armada blanca
30. Dc2-d2 no ha podido salvar a su Rey.
Ciertamente que el capitán
Las negras se turban, pues ha previsto el naufragio, pero
no encuentran la respuesta no quiso privarse precisa­
adecuada. Pero logran, por mente de contemplar este
fin, dar un bello mate -un bello mate. Por consiguiente,
mate en cuatro jugadas-. lo importante no fue la vic­
¡Intenten encontrarlo, una toria, sino el placer del aje­
vez más! drez.

1 03
¡Valiente tramposo!

Cuando el gran maestro Samisch dio uno de sus famosos


espectáculos de partidas simultáneas a ciegas, se presentó
una señora anciana como espectadora interesada. Con­
templaba al jugador, que le estaba dando la espalda, y
empezó a sospechar. Por último , le miró por todos lados
No quería dar crédito a sus ojos y dijo rápidamente a su
vecino: «¡Oigame usted! ¡Este hombre es un tramposo!
¡Le vengo observando hace un rato y he visto con seguridad
que no es ciego!»

El filo de la navaja

Capab/anca contra Lasker

Dos campeones de estilos fundamentalmente diferentes


se encontraron en Nueva York, en 1 924: Capablanca,
en la cima de su saber, y Lasker, ocurrente y audaz como
siempre, se entregaron a una partida que fascina progre­
sivamente a todo jugador, porque está salpicada de innu-

1 04
merables habilidades tácticas y regala un auténtico tesoro
de ideas y reflexiones ajedrecistas. Hemos deseado reseñar
la partida en todos sus detalles, pero no es fácil describirla
por completo en este librito. Sin embargo, no queremos
ahogar la alegría de este capítulo en el laberinto de variantes
de tan dificiles partidas, por lo que aquí dejamos con la
mayor cortesía tales detalles, que podrían seducir a juga­
dores poco experimentados y con metas equivocadas.
Por lo demás, tanto ésta como muchas otras partidas se
pueden revisar tranquilamente varias veces y siempre se
descubrirán nuevas e interesantes facetas. Ese placer de des­
cubrir que en todo momento se saborea en este repaso debe
quedar reservado al propio lector.

l . d2-d4 Cg8-f6 hay que tener muchísima


2. c2-c4 c7-c6 experiencia ajedrecista y un
3. Cb l -c3 d7-d5 buen sentido de la posición.
¿Quién podrá disfrutar de la
Defensa eslava del gambi­ línea abierta g, las blancas o
to de Reina. las negras? Aquí está resuelta
4. c4 : d5 c6 :d5 la pregunta:
5. Cgl -f3 Cb8-c6 1 3. Cf3-h4 Rg8-h8
6. Acl -f4 e7-e6 1 4. f2-f4 Tffi-g8
7. e2-e3 Affi-e7 15. Tfl -D Ac8-d7
8. Afl -d3 00 1 6. Tf3-h3 Ad7-e8
9. 00 Cf6-h5
1 0. Af4-e5 t7-f5 El Alfil debe impedir la
1 1. Ta l -e l Ch5-f6 jugada de la Reina d l -h5,
1 2. Ae5 : f6 g7 : f6 que tendría graves conse­
cuencias para las negras.
Por de pronto todas las
1 7 . a2-a3 Tg8-g7
jugadas parecen inofensivas.
1 8 . Th3-g3
Pero con el último paso, en
seguida el juego logra su ex­ Las blancas ofrecen la To-
presión. Es cierto que para rre al cambio, pero no para
decidir si tal o cual jugada anular el juego, sino para
es correcta o equivocada, mejorar la defensa de su Ca-

1 05
bailo y un poco más tarde, blancas no tienen ninguna
reforzar su propia ofensiva. jugada buena, con la excep­
Las negras se ven forzadas ción de una, ciertamente es­
a aceptar ese ofrecimiento. pecial, pero que tendrá que
calcularse con gran antela­
1 8. --- Tg7 : g3
ción :
19. h2 : g3 Ta8-c8
20. Rgl -f2 Cc6-a5
26. Ch4 : f5 e6 : f5
21 . Dd 1 - f3 Ca5-c4
27. Dg4 : f5 h7-h5
22. Df3-e2
28. g3-g4 Tc8-c6
Ahora Capablanca ha po- 29. g4-g5 Rh8-g8
dido reconocer que es más 30. Cc3 : d5 Ae8-f7
correcto defender el peón b 31. Cd5 : e7t Dd8 : e7
con la Reina que con la To­ 32. g2-g4 h5 : g4
rre C l -c2. La Torre puede 33. Df5-h7t Rg8-f8
así intervenir mucho mejor 34. Th l -h6 Af7-g8
en la línea h. 35. Dh7-f5t Rf8-g7
36. Th6 : c6 b7 : c6
22. --- Cc4-d6 37. Rf2-g3 De7-e6
23. Tc l -h l Cd6-c4t 38. Rg3 : g4!
24. Ad3 : e4 f5 : e4
25 . De2-g4 f6-f5 La anticipación del rey
decide la partida.

38. - -- De6 : f5t


39. Rg4 : f5 Ag8-d5
40. b2-b4 a7-a6
41 . Rf5-g4 Ad5-e4
42. f4-f5
Es muy aleccionador com­
probar cómo Capablanca l le­
va con prestigio a sus peones
contra el Alfil y, jugada a
jugada, va ganando las me­
jores posiciones.

42. --- Ac4-b3


Este bastión de peones, 43 . Rg4-f4 Ab3-c2
por consiguiente, fue esta­ 44. Rf4-e5 Rg7-f7
blecido por las negras. Evi­ 45. a3-a4! Rf7-g7
dentemente, parece que las 46. d4-d5 Ac2 : a4

1 06
Emanuel Lasker !A lemania) . uno de los más des­
tacados j11gadores de todos los tiempos. Laskcr fue
campe!Ín mundial desde 11194 hasta 1921: veintisiete
mios que. ininterr11mpidamente. acreditan su enorme
saher

47. d 5-d6! c6-c5 R g 7 - fS ( n e g r a s ) . d 6 - d 7 ,


Ac6 : d 7t. Re6 : d7 . a5-a4,
E ra forzoso. para que el
c5-c6. a4-a 3 , c6-c7, a 3 - a 2 ,
peón d pueda t ransfo rm a rse
c 7 - c 8 ( R e i n a t ) , R f8 - f7 ,
en R e i n a .
Dc8-e8tt . E l j uego estú per­
48 . b4 : c5 A a4-c6 dido defi n i tivamente.
49. Re5-e6 a6-a5
Esta partida m uesti·a cla­
50. f5- f6t
ramente todo lo q u e puede
Y l a s negras abandonan . depender de una j ugad a . y
Si se con tinúa la partida con q u é rúpidez y frecuencia
anterior, se comprueba que se invierta «la suerte de l as
las negras j am ás se salva n : guerras».

1 07
No cantar victoria antes de tiempo

Lothar Schmid contra Rossolimo

La sabiduría de este dicho se encuentra en el ajedrez


confirmada centenares de veces. ¡Con qué frecuencia lle­
garon a perderse partidas que parecían ganadas! ¡Y con
qué frecuencia sucede en los juegos que marchan perfec­
tamente equilibrados y, de repente, se presenta la catás­
trofe, porque uno de los jugadores encontró por último
una jugada decisiva o una sorprendente combinación!
Y es precisamente por exceso de optimismo por lo que
se pierden muchas victorias y muchos empates. También
en la bella partida aquí reseñada (Heidelberg, 1 949) lo
encontramos confirmado en su amargo final .

l . e2-e4 e7-eS 17. e4-eS Cf6-e4


2. Cgl -f3 Cb8-c6 1 8. Cb3 : d4 f7-f6
3. Afl -bS a7-a6 19. Cd4-e6 Dd8-b6!
20. Ac2 : e4 Db6 : e6
Partida española. 21. eS : f6 dS : e4
4. AbS-a4 Cg8-f6 22. f6 : e7 De6 : e7
S. 00 Af8-e7 23. Dd 1 -b3t Rg8-h8
6. Tfl -e l b7-bS
Casi parecen « ta bl as» ,
7. Aa4-b3 00 pero . . .
8. c2-c3 d7-d6
9. h2-h3 24. Ac l -e3 Ta8-a6
2S. Ta l -e l Ta6-g6
Mediante esta jugada las
blancas impiden que el Alfil
c8 ocupe la casilla g4.
9. --- a6-aS
l O. d2-d4 eS : d4
1 1. Cf3 : d4 Cc6 : d4
1 2. c3 : d4 Ac8-b7
1 3. Ab3-c2 c7-cS
1 4. a2-a4 bS-b4
l S. Cb l -d2 cS : d4
1 6. Cd2-b3 d6-dS! a b c d e f g h

1 08
26. Tcl -c5 De7-h4 en realidad calificarse, a jus-
27. Rgl-h2 Tg6 : g2t to título, como magnífica.
28. Rh2 : g2 Tf8 : f2t!
Q b e d • f g h
Y las blancas abandonan, 8 8
porque preven las siguientes
7 7
j ugadas: Ae3 : f2, e4-e 3t,
Tc5-d5, Dh4-f2t, Rg2-h l , 6 6

Df2 : e l t, Rh l -h2, De l -f2t, 5

Rh2-h 1 , e3-e2. Por lo tanto, 4 4


no hay lugar a duda sobre la
victoria de las negras. Esta
2 2
contienda del maestro fran-
cés contra uno de los mejores
ju�adores alemanes puede Q b e d • f g h

El invencible

El campeón cubano Capablanca, sin duda uno de los


jugadores más seguros de todos los tiempos, era por demás
muy consciente de su ciencia. Cuando mantuvo el desafio
de Alekhin para el campeonato mundial, se lo expuso a
sus compañeros. Uno de ellos se atrevió a hacer la adver­
tencia de que el campeón de aquel encuentro se había
demorado múltiples veces. Un impulsivo amigo le dijo
a voces: «Mejor es ser campeón sin juego, que ex campeón
con mucho honor.» Capablanca, convencido de que con­
seguiría al menos «tablas» de aquel jugador de barro,
en plena indignación gritó más alto: <<¡Jamás, en los pró­
·
ximos mil años, me ganará una partida ! Si así fuera, me
dejaría enterrar.»
Después de que Capablanca perdiera el título de cam­
peón, un día se encontró en un club al citado compañero
que le había hecho la advertencia, y adrede, le ignoró.
El buen amigo no se desanimó y en voz alta, para que
el ex campeón y los demás contertulios pudieran oírlo,
dijo: «Ahora ya han transcurrido mil años. ¡Y quién sabe
si también llegará pronto el enterrador!))

1 09
Los máximos jugadores de ajedrez en su tiempo. De pie, de izquierda
a derecha: A lexander A lekhin (Rusia, después de Francia) , José
Capablanca (Cuba) , F. Marshall (USA) . Sentados, de (izquierda
a derecha: Emanuel Lasker (Alemania) y Siegbert Tarrasch (Ale­
mania) . La fotografía se obtuvo durante el torneo de San Petersburgo,
en enero de 1914. El gran premio del torneo lo consiguió Lasker

1 10
Se hizo un espeluznante silencio. Se temió un violento
escándalo. Cuando Capablanca, encolerizado, se fijó en
el semblante de su antiguo amigo, éste se transformó. El
gesto trágico-cómico del otro le incitaba a un repentino
e indeseado ataque de hilaridad, y antes de que los demás
comprendieran lo que en realidad estaba sucediendo,
ambos rompieron en una horrísona y disculpable carcajada.
Así es el mundo del ajedrez: un concienzudo duelo queda
pronto zanjado.

El triunfo de la ingenuidad

Fisher contra Larsen

A los quince años de edad, Bobby Fisher llegó a ser


campeón de los Estados Unidos. Todavía en el mismo
año -1 958-, en un torneo interzonas en Portoroz (Yu­
goslavia), ganó el título de campeón y así llegó a ser el
más joven maestro internacional del mundo. Durante
las ocho rondas del torneo se encontró con el campeón
danés Larsen, que fue conocido como el jugador de ataque
más temible. Cómo era de esperar, la partida transcurrió
con un extraordinario interés:

l . e2-e4 c7-c5 Las blancas pretenden evi­


2. Cgl -f3 d7-d6 dentemente el gran enroque.
3. d2-d4 c5 : d4 Acto seguido intentarán con
sus peones tomar al asalto
Defensa sicil iana.
el flanco del Rey negro. Las
4. Cf3:d4 Cg8-f6 negras, por su parte, inician
5. Cb l -c3 g7-g6 un juego a la contra.
6. Ac l -e3 Af8-g7
7. f2-f3 00 8. - - - Cb8-c6
8. Dd l -d2 9. Afl -c4 Cc6 : d4

111
1 0. Ae3 : d4 Ac8-e6 mero el peón que lo defen­
derán con la Torre c8-d8 :
Las negras especulan que
las blancas cambian su Alfil, 26. e4 : d5 Tc7 : f7
para poder iniciar en esta 27. d5-d6 Tf7-f6
vía una contraofensiva con 28. Ae3-g5 Db5-b7
tres fuertes peones centra­
La Torre negra debía man­
les. Las blancas, natural­
tenerse inmóvil para evitar
mente, no le dan esa satis­
l a c a t á s t r o fe i n m i n e n t e
facción.
Ag5-e7t.
11. Ac4-b3 Dd8-a5
29. Ag5 : f6 Ag7 : f6
1 2. 000 b7-b5
30. d6-d7 Tc8-d8
1 3. Rc l -b l b5-b4
Ae6 : d5 3 1 . Dd2-d6t
14. Cc3-d5
15. Ab3 : d5 Ta8-c8
16. Ad5-b3 Tc8-c7
1 7. h2-h4 DaS-bS
a b e d • r g h
1 8. h4-h5 Tf8-c8
8 8
¿Qué ofensiva tendrá éxi­ 7 7
to? Hay que valorar muy
6 6
bien tales posiciones para
S S
saber cómo pueden conser­
varse meJor. 4 4

19. h5 : g6 h7 : g6
20. g2-g4 a7-a5 l l

21. g4-g5 Cf6-h5


22. Th l : hS a b e d • r g h

Este ofrecimiento tiene su


significado a través de las si­
guientes jugadas de las blan­
cas: En este momento las ne­
22. --- g6 : h5 gras abandonan la partida,
23. g5-g6 e7-e5 pues a la jugada Af6-e7 sigue
24. g6 : f7t Rg8-f8 Dd6-h6tt. También una ju­
25. Ad4-e3 d6-d5 gada como Rf8-g7 lleva a
Tdl -glt, Rg7-h7, Dd6 : f6,
Las negras confian toda­ Db7 : d7, Df6-g6t, Rh7-h8,
vía con poder mantener su Dg6-h6t, Dd7-h7, Dh6-f6t,
ataque. Por eso mueven pri- para llegar a la derrota.

1 12
Honor a quien lo merece

Janowsky contra Marsha/1

¿Se puede imaginar una derrota que sea más honrosa


que un triunfo? Con esta partida se intenta afirmar que
tal cosa es posible. Un juego que permanentemente fluctúa
en magnífica lealtad, y siempre con nuevas sorpresas,
concluye al final con la victoria de la defensa. La partida
se jugó en 1 904, durante el torneo de Cambridge-Springs
(USA).

l . d2-d4 d7-d5 25. Ag5-h4 Tc8-c3


2. c2-c4 e7-e6 26. Df4-g4 Ta8-c8
3. Cbl -c3 c7-c5 27. Rg1 -h2 Da3-ffi
28. Tel -e4 .. Ad7-c6
Gambito de Reina rehu­ 29. Te4-f4 Rg8-h7
sado. (Variante de Tarrasch.) 30. f2-f3 Ac6-d5
31. Dg4-g3 Ad5-c4
4. e2-e3 Cb8-c6 32. Tbl -a 1 a7-a5
5. Cgl -f3 Cg8-f6 33. Tf4-g4 Ac4-d3
6. a2-a3 Cf6-e4 34. Ah4-f6!
7. Afl -d3 Ce4 : c3
Una ofensiva que con pru­
8. b2 : c3 Affi-d6
dencia podría ser rechazada.
9. 00 00
1 0. Dd l -e2 Cc6-a5 34. - - - g7 : f6
1 1. e3-e4 d5 : c4 3 5 . e5 : f6 Tc8-d8
1 2. Ad3 : c4 Ca5 : c4 36. Ta l -e l Rh7-h8
13. De2 : c4 Dd8-c7 a b e d e f g h
14. Dc4-d3 Ac8-d7
8
15. e4-e5 Ad6-e7
7
1 6. Cf3-g5 Ae7 : g5
1 7. Acl : g5 Tffi-c8 6

18. Dd3-g3 Rg8-h8


19. Tfl -e 1 c5 : d4 '
20. c3 : d4 Dc7-c3
21. Dg3-f4 Rh8-g8
2
22. Ta 1 -b 1 b7-b6
23. h2-h4 Dc3 : a3
24. h4-h5 h7-h6 a b c d e f g h

l l3
La segunda posición críti­ didas. Janowsky se precipita
ca después del sacrificio del una vez más en el tumulto
Alfil. ¿Pueden las blancas y precisamente con su Rey.
ganar en esta posición, si
48. Re4-f4 a5-a4
mueven Reina g3-f4 y des­
pués Tg4-g7? 49. g4-g5 h6 : g5t
50. Rf4 : g5 a4-a3
37. Te l -e5 Ad3-f5 51. Rg5-h6
38. Tg4-g7 Td8 : d4
39. Te5-b5 Tc3-c4
o b e d e r a h

Marshall amenaza dar ja­


que con la Torre en h4. Po­
dría entonces desencadenar
uh fuerte contraataque y el
juego fácilmente se decidi­
ría a su favor.
40. Dg3-e5 Df8-d6
41 . g2-g4 Dd6 :e5t
42. Tb5 : e5 Af5 : g4
Q b e d e r g h

Un sorprendente ofreci­
miento de las negras, que Las negras ahora no pue­
confian pueda ser liquidado den dejar que su peón siga
rápidamente con el peón de avanzando simplemente,
Reina. pues entonces las blancas dan
j aque continuo: Td7-h7t,
43 . f3 : g4 Tc4-c2t Rh8-g8, Th7-g7t, Rg8-f8?,
44. Rh2-g3 Td4-d3t Rh6-h7, y las negras hasta
45. Rg3-f4 Tc2-r4t llegan a ser mate. Las negras,
46. Te5-e4 Tc4 : e4t por consiguiente, tenían que
47. Rf4 : e4 Td3-d7 aceptar el jaque continuo.
Por eso operan una salida
para su Rey.
Las negras han retirado la
Torre para ganar más terre­ 51. --- Td7-a7
no. Pero si piensan que ahora 52. Tg7-h7t Rh8-g8
pueden ganar rápidamente 53. Th7-g7t Rg8-f8
con su peón de Reina, o in­ 54. Rh6-h7 Rf8-e8
cluso por abandono del ad­ 55. Rh7-g8 a3-a2
versario, están muy confun- 56. h5-h6 a2-a l D

1 14
57. h6-h7 Da l : f6 69. De l : eS b6 : c5
58. h7-h8D 70. Tg2-g5 Re7-f6
Si las negras no lo hubie­
ran entendido, su peón e4
llegaría a perderse por el ja­
que de la Torre e5.
71. Tg5 : c5 Td8-e8
72. TeS-e l e4-e3
73. Tc l -fl t Rf6-e5
74. Rh7-h6 f7-f5
75. Rh6-h5 Re5-e4
76. Tfl -e l f5-f4
En esta posición las blan­
cas abandonan la partida, ya
que no podían contrarrestar
a los dos peones libres.
Esta es la cuarta posicwn Quien visite con frecuencia
crítica de la partida. Ambas los torneos de maestros, ha­
partes tienen de nuevo a la brá visto pocas partidas tan
Reina, y para llegar al inte­ cautivadoras como ésta. Y,
resante final transcurre una sobre todo, aquí apenas se
partida normal. puede hablar de un vencedor
y un vencido. ¡Todo lo más
58. -- - Re8-e7 se hablará en favor del divino
59. Dh8-h l Ta7-d7 ajedrez!
60. Rg8-h7 Df6-fSt
61 . Rh7-h6 e6-e5
62. Tg7-g l Td7-d8
63. Dh l -b7t Df5-d7 a b c d e l g h

64. Db7-f3 Dd7-e6t


65. Rh6-h7 De6-d5
66. Df3-a3t Dd5-d6
67. Da3-c l e5-e4
68. Tgl -g2 Dd6-c5
Las blancas están forzadas
al cambio de reinas, porque
de lo contrario serían ma­
teadas. Muy a pesar suyo,
mueven : a b c d e l g h

115
¡ E sto es entusiasmo!

Durante una competición de simultáneas, el Dr. Tar­


takower preguntó a uno de sus muchos rivales: «Interesante
partida, pero ¿por qué ha movido solamente los peones?»
El ajedrecista, con cierta confusión, contestó al fin: «Tanto
deseaba jugar contra usted, que no pude jugar al ajedrez,
ya que me dejé enseñar de mis amigos el movimiento de
peones al menos. Sin duda, todavía tengo que aprender
algo.»

Co m binación con mayúscula

Rauser contra Botwinnik

Esta partida, que jugó el más tarde campeón mundial


de 1 933 en el torneo de Leningrado para el campeonato
de la U RSS contra Rauser, es una de las más dificiles
que conocemos. Con sus variantes y problemas fácilmente
se podría llenar un libro como éste. Una vez jugada la
partida, se descubren constantemente nuevas sutilezas y
recónditos problemas de posición, que intervienen en el
desarrollo de una bella experiencia sobre las posibilidades
del ajedrez. Por eso precisamente es bella, porque las ju-

l l6
gadas, l ibres de toda teoría o de criterios esquemáticos
de posición, corresponden a la idea del ajedrez y rechazan
toda moción contra el llamado buen sentido de este juego.
Señalaremos aquí, pues, los puntos más importantes;
pero, corno en otras partidas, evitaremos el exceso de co­
mentarios y variantes que entorpecen el atractivo de juego
tan extraordinario. Cada uno debe seguir los problemas
y dar con el rastro de lo sutil, para corregirse permanente­
mente con la adquisición de nuevos conocimientos. Nos
parecen innecesarios los análisis de que podrían ser objeto
las diversas posibilidades que se desprenden hasta la
jugada 1 5 y seguir adelante, porque de ningún modo
son obligadas en su mayoría, sino que se pretende sólo
demostrar que una partida habría podido mantenerse en
tablas si el rival hubiese previsto la jugada x este resultado.
Sin embargo, en el transcurso de una partida corno ésta,
es más interesante lo que en el marco de la misma se ha
pensado o previsto.

l. e2-e4 c7-c5 Se considera, por lo general,


2. Cg l -f4 Cb8-c6 ineficaz que el Caballo se co­
3. d2-d4 c5 :d4 loque en las casillas margina­
4. Cf3 :d4 Cg8-f6 les. Pero aquí ha de saltar así
5. Cb l -c3 d7-d6 para intervenir eficazmente
6. Afl -e2 g7-g6 en el juego, por el paso a c4.
7. Ac l -e3 Affl-g7 Las blancas realizan el cam­
bio de Caballos para impe­
Vernos una de las tradiciona­ dirlo.
les formas de apertura sici­
liana. Esta apertura, corno 11. Cb3 : a5 Dd8 : a5
sabernos, se caracteriza por 1 2. Ae2-f3 Ae6-c4
la salida e2-e4, c7-c5 y pos­ 1 3. Tf1 -e 1 Tffl-d8
teriormente, por el desplie­ 1 4. Dd 1 -d2 Da5-c7
gue del Alfil ffl sobre e7o g7.
Las negras desean rehuir la
8. Cd4-b3 Ac8-e6 p o s i b l e j u gada s u c e s i v a
9. f2-f4 00 b2-b4, que podría perturbar
l O . 00 Cc6-a5 sensiblemente su intención

117
de contraatacar, especial­ a la contra, que por lo gene­
mente por DaS : b4, Ta l -d i . ral es posible.
1 5. Tal -e l 1 7. e4 : d5 e5-e4!
Esta jugada de las blancas Las blancas tienen la elec­
se ha hecho con la intención, ción entre las siguientes ju­
b 2 - b 3 ( n e g r a s : A c4 - e 6 ) , g a d a s : A f3 - e 2 , Ac4 : d 5 ;
Cc3-b5 y continuaría c2-c4. C c 3 : d 5 , Cf6 : d 5 ; A e 3 -d4,
Las blancas tendrían a con­ e4- e 3 ; D d 2 - d l , C d 5 -c 3 ;
tinuación de esta jugada un Dd l -d3, Ag7 : d4 y derrota
juego, magnífico. ¿Se confor­ rápida.
marán con ello las negras? También se pueden elegir
1 5. -- - e7-e5 las siguientes j ugadas:
1 6. b2-b3 d6-d5! A f3 : e 4 , C f6 : e4 ; C c 3 : e 4 ,
Ac4:d5; Dd2-d3, Dc7-c6;
A e 3 - f2 , f7 - f5 ; C e 4 - c 3 ,
Ad5 : g2! . y pérdida de po­
. .

8 sición.
7
O t a m b i é n : C e 3 : e4,
6
Cf6 : d 5 , Rg 1 -h 1 , Cd5 : e 3 ;
Dd2 :c3, Ag7-d4; De3-d2,
4 Ad4-b2; Dd2-e 3 , Ab2:c l ;
Ce4-f6t, Rg8-h8; De3-c3,
Ac l -d2; De3-b2, Ac4-e6;
2
Cf6-d5t y Ad2-c3!
Esta posibilidad nos mues­
a b c d e l g h tra claramente cómo Bot­
winnik tuvo que calcular con
antelación para no tropezar,
Esta es una combinación de en situación tan dificil, con
las que tienen que calcularse una celada especial.
y planificarse con muchas e4 : f3
1 8 . b3 : c4
jugadas de anticipación. La
1 9 . c4-c5
sencillísima jugada b3 : c4 se
malogrará por d5-d4, y en­ Esta posición puede ser
tonces las negras pondrían decisiva para que las blancas
en marcha un fuerte ataque elijan un cambio de su ofen­
y reconquistarían la pieza siva. La fortaleza de los peo­
perdida. Pero las blancas en­ nes centrales parece -según
cuentran más fuerte la jugada toda la teoría- que da la

118
primacía al juego blanco, 27. Td4-e4 f7-f5
pues casi se ve que las negras 28. Te4-e6 Cg4 : h2t
pueden perjudicarse en esta 29. Rfl-e2 Dh4 : f4
posición. Aquí, precisamen­
te, se pone de manifiesto la " b e d e f g h

sabiduría táctica del futuro 8 8

campeón. 7 7

19. --- Dc7-a5 6 6

20. Tel -d l Cf6-g4


2 1 . Ae3-d4 f3-f2t 4 4

Las negras, por consi­ 3

guiente, habían imaginado 2 2


esto. Si las blancas tomaran
el peón con el Alfil, perde­
11 b c d e f g h
rían el Caballo c3. Si van
a h l , sigue la Torre d8 : d5!
Las blancas abandonan,
22. Rgl -fl Da5-a6t pues ya no pueden defender­
23. Dd2-e2 Ag7 : d4 se más de las amenazas que
24. Td l : d4 Da6-f6 siguen (f2-fl Dt o Td l -fl ,
25. Tcl -d l Df6-h4 Ch2 : f1 y a continuación
26. De2-d3 Td8-e8 Ta8-d8!).

Ir por lana. . .

Spielmann contra Walter

De nada sirve la mejor celada si el adversario la intuye.


La partida entre los grandes maestros Spielmann y Walter
constituye un maravilloso ejemplo a este respecto. Walter
creyó que podía llevar al gran maestro hacia el cepo, pero
al final cayó en su propia trampa y facilitó a las blancas
un ataque exterminador. No en vano esta partida ganó
un gran premio durante el conocido torneo checo de
Teplitz, de 1928.
Para el aprendiz es muy aleccionadora, pues muestra
perfectamente cómo se debe reflexionar, ya desde las

1 19
primeras j ugadas de apertura, si no se desean sufrir per­
juicios irreparables. Además, esta partida revela una fa­
ceta alegre, que existe también en ajedrez, igual que en
las severas contiendas de los torneos, con mucha más
frecuencia de lo que se supone. El gran campeón Spiel­
mann entendió con singular maestría todo el fondo hu­
morístico y satírico que rodea al ajedrez, tal como lo había
pensado Chaissa, la diosa del ajedrez, Por lo demás, esto
caracteriza con frecuencia al eficaz y buen j ugador. Una
y otra vez se puede advertir que -incluso a expensas del
llamado «estilo severo de juego))- el humor da paso a
un resultado siempre jovial . M uchos círculos de j ugadores
deberían dar ejemplo de ello y no de jugar con normas
tan rígidas como salvajes.

l . e2-e4 c7-c6 Ya señalamos que esta


apertura no es tan clara
Este estilo de j uego se de­
como la realizada en otras
nomina «Caro-Kanm>. Du­ partidas. Por regla general,
rante bastante tiempo pasó
la jugada Dd l -e2 es mala
como no meritorio, pero vol­ porque la Reina desvirtúa
vió a hacerlo «digno)) el la salida del Alfi l. Pero la
maestro Botwinnik en el
excepción confirma la regla:
transcurso de las últimas aquí las negras son forza­
partidas de su combate para das a mover su Caballo e4;
el campeonato mundial . Hoy y por ello pierden un movi­
se puede observar que el es­ miento. Las blancas toman
tilo «Caro-Kann)) se practica con el peón d, para liberar
en los torneos internacio­ la diagonal de su Alfil . Las
nales.
negras han contestado con
la j ugada b7-b6.
2. Cb l -c3 d7-d5 Esta j ugada parece super­
3. Cgl -f3 Cg8-f6 flua. ¿O tenían las negras la
4. e4-e5 Cf6-e4 esperanza de desplegar su
5. Dd l -e2 Ce4 : c3 Alfil a a6 y con ello conseguir
6. d2 : c3 b7-b6 una posición preferente?

1 20
Vis/a de un salón de 1orneo.1· (compelición i111ernacional A lemania­
Yugoslavia, Rüsselsheim, ,'954) Sohre die::: tahleros se luchó en­
carni:::ada y simultúneamente por la victoria. aunque todo parece
tranquilo

121
7. Cf3-d4 c6-c5 Cd4:e6, A e 8 : e 6 ; D e 5 : e6,
Tg8-g7; Afl -b5t, Cb7-d7;
De nuevo las negras hacen
Ae l -g5 , Te8-c 8 ; 000, las
una jugada que no favorece
negras llegarían a una peno­
el despliegue; probablemen­
sísima situación. Al menos,
te piensan que el Caballo
con su jugada del Rey ex­
central debería retirarse .
pulsan el permanente ataque
¡Pero cuán grande será su
del Caballo blanco en el
sorpresa ante el contraata­
centro del campo.
que blanco!
8. e5-e6!
A primera vista parece que .. b e d • f 11 h

las blancas han caído en una 8 a

celada de su adversario; pero 7 7


las negras tuvieron que com­ 6 6
probar, por la siguiente re­
5
flexión, que se habían cogido
4 4
en su propio cepo: si las ne­
gras tomaran el Caballo de
d4, el jaque de la Reina so­ 2 2
bre b5 llegaría a series fatal .
Si respondieran a esta jugada
.. b e d • f 11 h
con Ac8-d7, las blancas ame­
nazarían con e6 f7t al Rey,
·

y, por el siguiente jaque de


la Reina sobre d5, conquis­
tarían la Torre aS. De aquí, 10. Cd4-f3 Rd7-c7
que las negras se decidan 11. Cf3-e5 Ac8-d7
por tomar el peón e6, que de 1 2. Ce5-t7 Dd8-e8
inmediato les causa tantos 1 3. Dh5-e5t Rc7-b7
quebraderos.
8. - - - t7-e6
9. De2-h5t Re8-d7 Las blancas se libran del
apresamiento mediante un
Las negras, muy a pesar jaque y podrían entonces
suyo, mueven el Rey. Con conquistar con el Caballo
el peón g7-g6 rechazarían a la Torre negra. Pero el
el jaque, pero no tiene senti­ campeón encuentra una ju­
do alguno, pues entonces, gada más potente que pro­
a través de Dh5-e5, Th8- g8 ; mete un rápido jaque mate:

1 22
1 4. Ac l -f4 c5-c4 Y entonces continúa una
1 5 . De5-c7t Rb7-a6 maravillosa combinación de
1 6 . Cf7-d8 sacrificio contra las negras,
que ya están completamente
Tampoco ahora las blan­
indefensas.
cas toman la Torre negra,
sino que mueven el Caballo
1 9 . Db7 : c6t Ad7 : c6
a d8 para reforzar su ofensiva
20. Cd8 : e6tt!
de jaque mate.
1 6. - - - Cb8-c6 El Rey fue situado en mate
1 7 . Dc7-b7t Ra6-b5 en el medio del tablero, sin
que pudiera contar con gran
Las negras no tienen otra
ayuda de sus propias piezas.
jugada. No pueden mover
Esta partida constituye una
el Rey sobre a5, pues enton­
advertencia para todos los
ces serían jaque mate en las
que realizan un ataque rá­
siguientes jugadas: Cd8 : c6t,
pido contra el adversario,
Ad7 : c6, b2-b4t , Ra5-a4,
mediante escaramuzas anti­
Db7-a6tt.
cipadas y sin un correcto
1 8 . a2-a4t Rb5-c5 despliegue.

¡Jugar!

Una vez, entre el gran maestro argentino Najdorf


y el campeón soviético Boleslawsky se mantuvo la con­
versación siguiente:
Najdrof: ¿Da usted la partida en tablas?
Bo1eslawsky: ¡No!
Najdorf, algo pensativo: ¿Juega usted para ganar?
Boleslawsky: ¡No!
Najdorf, rápidamente: ¿Por lo tanto, a tablas?
Boleslawsky: ¡No!
Najdorf: ¿Juega usted para perder?
Boles1awsky: ¡No!
Najdorf: ¡Bien!, ¿qué quiere usted pues?
Boleslawsky: ¡Jugar!

1 23
No dejarse intimidar

Bernstein contra Fisher

Incluso los conocidos campeones pierden con bastante


frecuencia los nervios, sobre todo cuando se enfrentan
con un adversario famoso y de prestigio internacional.
Pero en realidad tampoco los campeones son invencibles.
Esto lo demuestra inequívocamente la partida que jugó
Fisher, que en aquel entonces apenas tenía quince años,
contra el victorioso campeón Bernstein . La defensa desen­
vuelta del primero le llevó finalmente a la superioridad
sobre un campeón experimentado en muchas batallas.
Hay que confesar en verdad que un talento genial ha
diS!-inguido en todo momento al joven Fisher. (En este
campo, es ya el tercer «fenómeno» de América, después
de Paul Morphy, el primer campeón mundial, y Samuel
Reshevsky.)
l . e2-e4 c7-c5
Defensa siciliana. B

2. Cgl -f3 d7-d6 7

3. d2-d4 c5 : d4 '

4. Cf3 : d4 Cg8-f6
5. Cbl -c3 a7-a6
4
6. Ac l -g5 e7-e6
7. f2-f4 Af8-e7
8. Ddl -f3 Cb8-d7 2

9 . 000 Dd8-c7
1 0 . g2-g4 b7-b5 u b c d e l g h
1 1 . Afl -g2 Ac8-b7
1 2. Th l -e l b5-b4
1 3 . Cc3-d5!? e6 : d5 Esta jugada de las blancas
1 4. e4 : d5 Re8-f8 tenía que hacerse para im­
No es posible un enroque, pedir que, por Cc5-b3t y las
pues entonces el adversario siguientes Dc7-c2tt. fuesen
puede tomar al Alfil, que está mate. Casi por descuido,
apresado delante del Rey. las negras toman la iniciati­
Por consiguiente, tienen que va.
mover el Rey, para no perder 22. - - - Cc5-d7
el Alfil. 23. Dc4 : c7 Ad8 : c7
1 5. Cd4-f5 Ta8-e8 Las negras juegan al cam­
1 6. Df3-e3 Ae7-d8 bio porque son más fuertes.
1 7. De3-d4 Ab7-c8
1 8. Ag5-h4 Cd7-c5 24. Ag2-f3 Ac7-d8
1 9. Cf5 : g7 Rf8 : g7 25. Ah4-g5t Rh6-g6
20. g4-g5 Ac8-f5 26. Te l -g l Ad8 : f6
21. g5 : f6t Rg7-h6 27. Ag5-h4t Rg6-h6
22. Dd4-c4 28. Ah4 : f6 Cd7 : f6

Bobby Fisher, el más joven gran maestro del mundo. El jugador ame­
ricano destronó en 1958 (a la edad de quince años) a Reshevsky
y llegó a ser campeón de Estados Unidos. Durante el torneo de ajedrez
de Portoroz, Yugoslavia, que tuvo lugar en septiembre de 1958,
ganó en lucha la dignidad de gran maestro. Figura sin duda entre los
mejores jugadores del mundo. La fotografía le presenta en el combate
contra Petrosian (URSS)

1 25
29. Tgl -g5 Af5-e4 a b e d e f g h

30. Td l -fl Ae4-g6 8


31 . Tfl -g l Te8-e3 7
32. Af3-d l Cf6-e4
6
33. Tg5-g2 f7-f5
34. Ad l -e2 a6-a5
35. h2-h4 Te3-h3 4

36. h4-h5 Ag6 : h5


37. Ae2-d3 Ah5-g6 1
38. Tg l -fl Th8-ffi
39. Rc l -d l Ce4-f6
a b e d e f g h
40. Ttl -e l Cf6 : d5
41 . Tg2-f2 Th3-e3 Las blancas no tienen es­
42. Te l -g l Te3-e7 peranza alguna de poder de­
43. Rd l -d2 Rh6-g7 fenderse contra esta aplas­
44. Tf2-f3 Rg7-f6 tante superioridad y, por lo
45. Tg l -g5 Tffi-b8 tanto, abandonan.

No hay como la seguridad

Capablanca contra Brinckmann

Esta partida del campeón mundial se desarrolla como


una catarata. Aunque el maestro alemán juega con mucha
exactitud y no comete ningún error, es derrotado. Po­
demos insertar la partida (jugada en Budapest, en 1 929)
sin hacer ningún comentario, pues es perfectamente clara
hasta el final.

l. d2-d4 d7-d5 10. Acl -f4 Cf6-d7


2. c2-c4 c7-c6 11. Afl -g2 f7-f6
3. Cgl -f3 Cg8-f6 1 2. 00 Af5-e6
4. Cb1 -c3 d5 : c4 1 3. Cc4 : e5 f6 : e5
5. a2-a4 Ac8-f5 1 4. Af4-e3 Affi-e7
6. Cf3-e5 Cb8-d7 1 5. a4-a5 a7-a6
7. Ce5 : c4 Dd8-c7 16. Dd1 -c2 00
8. g2-g 3! e7-e5 1 7. Rfl -d 1 Ta8-e8
9. d4 : e5 Cd7 : e5 18. Cc3-d5 ! Ae6 : d5

1 26
1 9. Ag2 : d5t Rg8-h8 27. Ab6-c5 Rh8-h7
20. Ad5-e6 Cd7-f6 28. Td7 : b7 Db8-c8
21. Ae3-b6 Dc7-b8 29. Td l -d7
22. Ae6-d7! Cf6 : d7
23. Td l : d7 T�-f6 Las negras abandonan,
24. Ta l -d i Tf6-e6 porque después de Alfil c5-�
25. Dc2-b3 Ae7-f6 llegan muy rápidamente a
26. e2-e4! h7-h6 una desventaja definitiva.

La gran trampa

Eliskases contra Henneberger

Pocas veces una partida puede mostrar tan interesante


desenlace como este juego entre Eliskases y Henneberger.
Después de un voluntarioso despliegue, ambos campeones
se lanzan simultáneamente al ataque. A través de una
maravillosa trampa -aquí viene perfectamente esta ex­
presión-, el combate se resuelve al final en favor de las
negras. Tan estéticamente está colocado el cepo, que
cualquiera podía pensar que el adversario se había equi­
vocado y que podía muy fácilmente ser jaque mate.

l . d2-d4 Cg8-f6 1 3. Ac l -b2 Ta8-d8


2. c2-c4 e7-e6 1 4. Ta l -d i g7-g6
3. Cb l -c3 A�-b4 1 5. Cc3-e4 Cf6-h5
16. Ce4-g3 Ch5 : g3
Defensa india de Nimzo.
17. h2 : g3 De7-g5
4. e2-e3 00
18. Ad3-e4 Ae6-g4
5. Afl-d3 d7-d6
1 9. Td l -d5 Dg5-e7
6. Cgl -e2 e6-e5
20. Dc2-c3 f7-f6
7. 00 c7-c5
21 . f2-f4 e5 : f4
8. d4 : e5 d6 : e5
22. Tfl : f4 Cc6-e5
9. Dd l -c2 Ab4 : c3
23. Td5 : e5
1 0. Ce2 : c3 Cb8-c6
1 1 . a2-a3 Ac8-e6 Por asalto las blancas ga­
1 2. b2-b3 Dd8-e7 nan, a cambio de su Torre,

1 27
el Caballo y Alfil adversa­ 25. Tf4 : g4 Tffi-fl
rios. Las negras lo permiten 26. Ae4-d5t
para así abrir vía libre a la
Torre.
Es frecuente que una par­ .. b e d • f g h
tida coloque ante semejante
8 8
decisión u otra muy similar,
y en realidad no existe nin­ 7 7

guna directriz forzosa que 6

nos diga qué jugada es mejor. 5


Antes bien, se sigue caso a 4 4
caso, aisladamente, para per­
mitir la búsqueda del mejor
camino. Por eso tampoco se l

debe censurar a ningún ju­


gador si resulta que su de­ a b e d • f 11 h
cisión, muchas jugadas más
tarde, no fue correcta. Tam­
bién el valor juega un papel
decisivo en el ajedrez -y 26. --- De7-f7 !
quien sólo juega con seguri­
dad, puede ciertamente lle­ ¿Quién gana? Solamente
gar a ser un jugador bueno, esta jugada de las negras
pero no llegará a conocer puede salvarlas. Un autén­
exactamente el placer del jue­ tico y sorprendente sacrificio
go. La diosa del ajedrez, de la reina que da presencia
Chaissa, ama la audacia en de ánimo a las blancas.
el justo momento.
Quien se dej a llevar predo­ 27. Ad5 : f7 Rg8-ffi!
minantemente por el temor Las blancas han caído en
en el transcurso de una com­ la trampa. A pesar de sus po­
plicada y excitante partida, derosas fuerzas, ya no tienen
no podrá contar con el éxito. posibilidad alguna de librar­
Por ello, nos permitimos se del jaque mate sobre h l ,
aquí no censurar ni a las y por esta razón, abandonan.
blancas ni a las negras por Esta partida, especialmente
el estilo de juego que des­ en sus jugadas finales, que
arrollaron. son dignas de auténtico es­
tudio, descubre claramente
23. - - - Td8-d l t posibilidades muy escondi­
24. Rgl -h2 f6 : e5 das.

1 28
¿Atacar a cualquier precio?

Keres contra Petrow

El gran campeón Keres, uno de los jugadores más


fecundo en ideas a nivel internacional, además de cono­
cedor notable de la apertura, jugó esta partida en un torneo
celebrado en Moscú, en 1 940, contra su compatriota Petrow,
fallecido en el mismo año.

l . e2-e4 e7-e5 1 7. f4 : e5 De6 : g4


2. f2-f4 d7-d5 1 8 . De4-e3! Cc6 : b4
3. e4 : d5 e5-e4 1 9 . e5-e6!
¡Gambito de Rey rehu­
sado! Las negras y no las G b e d e f g h

blancas, como es el auténtico e


sentido del gambito de Rey, 7
han ofrecido un peón. El
6
peón negro sacrificado debe
estorbar el despliegue de las
blancas. 4

4. d2-d3 Cg8-f6
5. Cbl -d2 e4 : d3 2

6. Afl : d3 Dd8 : d5
7. Cg l -f3 Af8-c5 G b c d e f g h
8. Dd l -e2t Dd5-e6
9. Cf3-e5 00
1 0. Cd2-e4 Cf6 : e4 ¿Qué deben hacer las ne­
1 1. De2 :e4 g7-g6 gras? Si tomaran el peón con
1 2. b2-b4 Ac5-e7 el Alfil c8, perderían la Reina
13. Ac l -b2 Ae7-f6 por la Torre d l -g l . Por otra
14. 000! parte amenazan la Reina
e3-h6, como también e6 : f7t.
Las blancas lanzan un Y para salvarla:
cebo: el peón a2, que debe
alejar a la Reina de la lucha. 1 9 . - -- Cb4-d5

14. --- Cb8-c6 Si en lugar de esto, las negras


1 5 . h2-h4 h7-h5 hubieran movido Dg4 : e6,
1 6 . g2-g4 Af6 : eS habrían llegado a ser mate

1 29
por De3-h6. f7-f6. Dh6 : g6t, 22. Td l : d5 Dg4 : c4
Rg8-h8, Dg6-h7. 23. De3-e8t
L a s negras aband onan,
20 . e6 : 17t Tf8 : f7 porque en la próxima jugada
2 1 . Ad 3-c4' c7-c6 sigue el mate.

Valor ante el riesgo

Tal contra Bot11·innik

En la competición para el campeonato mundial entre


Botwinnik y su juven il candidato Ta l , j ugado en la pri­
mavera de 1 960, en Moscú, sucedió lo que nadie se atrevía
a prever: el in trépido agresor Tal , que siem pre pensaba
en la complicación. venció al lento Botwinnik, cuya con­
ducción clara y precisa distinguió al campeón mundial
durante muchos años. Con Tal viene el valor para la aven­
tura. para la complicación --basada, claro está, en un
gran conocimien t o- , la vuelta a la ofensiva; el juego,
en el mejor sentido de la pala bra, alcanza otra vez el primer
plano. Ofrecemos a contin uación la primera partida de
la competición de entre las habidas para el campeonato
mundial.

l . e2-e4 e7-e6 como, sobre todo, Botwin­


n i k son de los jugadores que
Partida francesa. m ej o r conocen la partida
2. d2-d4 d7-d5 francesa . Esta extraordina­
3. Cbl -c3 A f8-b4 ria partida logra todavía ma­
4. e4-e5 c7-c5 yor interés al revisar su ano­
5. a2-a3 A b4 : c3t tación detallada.
6. b2 : Ac3 Dd8-c7 1 2. Dh7-h5t Ce7-g6
7. Dd l -g4 f7-f5 13. Cgl -e2 d4-d 3!
S. Dg4-g3 Cg8-e7 1 4. c2 : d 3 Ad7-a4t
9 Dg3 : g7 Th8-g8 15. Rd l -e l Dc7 : e5
1 0. Dg7 : h7 c5 :d4 1 6. Ac l -g5 Cb8-c6
11. Re l -d l Ac8-d7 17. d3-d4 De5-c7
Se sabe que tanto Tal 18. h2-h4 e6-e5

1 30
19. Th l -h3 Dc7-f7 27. Tf4-d4 Te8-e3
20. d4 : e5 Cc6 :e5 28. f2 : e3 Rd7-c7
21. Th3-e3 Re8-d7 29. c3-c4 d 5 : c4
22. Ta l -b l b7-b6 30. A fl : c4 D f7-e8
23. Ce2-f4 Ta8-c8 31. Ac4 : g8 De8 : g8
24. Tb l -b4 Aa4-c6 32. h4-h5
25. D h 5 -d l
Botwi n n i k abandona. ya
El juego adopta siempre
q ue no puede comba t i r con
enrevesadas formas. Botwin­
menor cal idad y un peón
n i k i ntenta ver claro.
menos. He aquí una partida
25 . Cg6 : f4 en la q ue la vivacidad de
26. Tb4 : !4 Ce5-g6 ideas de Tal es s u fuerza .

Los mtjores ¡ugadores del mundo la élite del equipo mso, que ganá
el cmnpemwto nnmdial por equipos en Municlr. el mio 1958. La
fotografía presenta. de i::quierda a derecha a Smrslo11· (sentado) .
cmlllil'IÍII mundial 1957-58; Tal. nuevo Clll lllll'Ún mundial. Bronstein.
Keres, Koto\1·. el antiguo campt•án numdial Rot11·innik .1' Petrosian
Max Euwe (Holanda), campeón mundial desde
1935 hasta 1937, en combate con A lekhin, contra
el que tuvo que defender el título mundial en 1937

Quien ríe el último, ríe más veces

Geller contra Euwe

Uno de los j ugadores de ataque más .temibles es el


campeón ruso Geller. Candidato en el torneo para el
campeonato mundial de 1 953, en Zurich, entabló un emo­
cionante combate con el ex campeón mundial, el Dr. Max
Euwe, que finalizó con la victoria de la defensa. De una
defensa, en verdad, que no se deja estrangular, sino que
siempre está en guardia para el contraataque. Aquí se
pone de manifiesto algo tan importante como el juego

1 32
ideal del ajedrez: no vence el que toma rápidamente lo
que se le ofrece e intenta embrollar al adversario, sino
aquél que mantiene la mejor visión de conjunto y desvía
un ataque audaz con una réplica ingeniosa y flemática.
Tales partidas son admiradas, en igual medida, tanto
por el vencedor como por el vencido, porque cada uno
ha dado lo mejor.

l. d2-d4 Cg8-f6 adversaria gana la mayor


2. c2-c4 e7-e6 parte de los finales de parti­
3. Cb l -c3 Af8-b4 da, pues suele contar con
4. e2-e3 c7-c5 una o más piezas de ventaja.
Defensa india de Nimzo 15. f4-f5 f7-f6
(uno de los estilos de juego 16. Tfl -f4 b6-b5
más considerados en la ac­ 1 7. Tf4-h4 Dd8-b6
tualidad). 18. e4-e5!
5. a2-a3 Ab4 :c3 t Las blancas evitan por de
6. b2 : c3 b7-b6 pronto, con este sutil sacri­
7. Afl -d3 Ac8-b7 ficio, una contraofensiva de
8. f2-f3 Cb8-c6 las negras.
9. Cgl -e2 00
1 0. 00 Cc6-a5 18. --- Cc4 : e5
11. e3-e4 Cf6-e8 1 9. f5 : e6 Ce5 : d3
1 2. Ce2-g3 c5 : d4 20. Dd l : d3 Db6 : e6
1 3. c3 : d4 Ta8-c8 Las negras ordenan su de­
1 4. f3-f4 Ca5 : c4 fensa y mantienen sus piezas
dispuestas al contraataque.
Las blancas entregan su
2 1 . Dd3 : h7t Rg8-f7
peón para desviar a las ne­
22. Acl -h6
gras e, incluso, amenazar a
su Rey. Esta idea de seducir Las blancas penetran irre­
al adversario mediante la sistiblemente. La última ju­
oferta y sacrificio de piezas gada proporciona una posi­
en posiciones poco favora­ ción todavía más holgada.
bles se repite en muchas par­ Cuando las blancas consigan
tidas. Ciertamente que cuan­ irrumpir en el flanco del ad­
do un ataque de este tipo versario e introduzcan el Ca­
fracasa, entonces la parte ballo g3 en f5, entonces las

1 33
negras estarán perdidas irre­ dad para las blancas, al ob­
misiblemente. Pero en este jeto de defenderse del ataque.
momento las negras toman
24. - - - Tc2 : g2t
la iniciativa y lanzan un con­
25 . Rgl -fl De6-b3!!
traataque. A primera vista
parece un error su preten­ Con un asalto se ha cam-
sión; pero por una combina­ biado por completo la si­
ción conjunta, vieron enton­ tuación de la batalla. Con el
ces que sólo era adecuada la ofrecimien!o de la Torre, las
jugada siguiente, no sin in­ negras se han apoderado
sistir, una vez más, en el es­ definitivamente de la inicia­
tudio de todas las posibili­ tiva. Y ya la posición de las
dades que se pudieran dar blancas se desgaja con un
en tan interesante situación . ataque abierto de la Reina.
La última jugada marca
22. - - - Tf8-h8! !
ciertamente el apogeo y el
golpe de las negras más im­
a b e d e r g h
portante, ¿qué pueden en­
tonces hacer las blancas,
8
para evitar el jaque sobre d3
7
o D?
6
26. Rfl -e l Db3-D

4
Las blancas abandonan,
pues se reconocen impoten­
tes, pero no desean llegar a
2
ser jaque mate.

a b e d e r g h

8
¿Quién puede prever algo?
7
Un ofrecimiento de la Torre,
cuyo sentido -----(:o mo ya se 6

dijo- no parece claro. En S

todo caso, las blancas lo 4 4


aceptan.
23. Dh7 : h8 Tc8-c2 2 2

24. Ta l -e l
Esta es la única posibili- a b e d e r g h

1 34
¡Eso es una locura!

En un club al que pertenecí hace algunos años había


dos jugadores que se distinguían por su especial perse­
verancia o, mejor dicho, por la fruición de su j uego. Por
entonces, bien lo sabe Dios, no eran unos j ugadores ge­
niales, pero sentían un placer feroz y apasionado por el
ajedrez.
Un domingo por la mañana organizamos un torneo
que duró hasta entrada la tarde. Después de un espectáculo
de teatro, fui otra vez al restaurante, ya entrada la noche,
para recoger el capuchón de mi pluma estilográfica que
había olvidado; los dos j ugadores todavía estaban sobre
el tablero. El barman, que por algún motivo conocía a
aquellos clientes, me pidió, como quien encuentra un
tesoro, por decirlo así, que me los llevara en mi coche.
Según su afirmación, estaba cometiendo una infracción
de la hora oficial de cierre. Y o le comprendí perfectamente
y, después de media hora, logré convencer a ambos para
que me acompañaran .
«¡ Bueno! -dijo uno por fin-. Si tiene que ser nos lle­
varemos el j uego.» El otro movió la cabeza, y nos marcha-

1 35
mos. Al llegar cerca del domicilio de uno de ellos, descen­
dieron ambos, me dieron las gracias, sacaron el tablero y
el reloj fuera del coche y subieron a una vivienda de sol­
tero situada en una buhardilla. Estoy algo acostumbrado
a estas lides, pero aquélla realmente me sorprendió. Hasta
la vivienda del otro había algo más de otra media hora
de recorrido, pues el último tranvía ya había partido.
Me informé después, acerca del tiempo que habían jugado.
«Hasta las nueve y media», fue la contestación. Pensé
que no era cierto, pues en definitiva tenían que ir al trabajo.
Pero volvió a decir: «Hasta las nueve y media, excepto
un instante que tomamos una taza de café. Y después
todavía hicimos un par de partidas en el tranquilo trayecto.»
Naturalmente, le pregunté cómo entonces habían podido
hacer esta maravilla. El más sonriente me dijo: «Esto es
lo bueno; a las ocho, los dos siempre tomamos el billete
al mismo tiempo .»

De una forma o de otra . . .

Unzicker contra Czerniak

Wolfgang Unzicker, campeón alemán en diversas oca­


siones y a la vez gran maestro, es todo un modelo a seguir.
En muchos torneos internacionales de pasados años jugó
representando a Alemania en el primer tablero, así como
en el equipo para el campeonato mundial de Amsterdam
de 1 954. Después de toda una serie de excelentes resultados
encontró en esta competición a Czerniak, jugador cumbre
del equipo israelita. Czerniak tiene fama de adversario
muy dificil de batir. En el mencionado torneo había hecho
tablas con uno de los mejores jugadores de Rusia. Por lo
tanto, en Unzicker y Czerniak se enfrentaban dos experi­
mentados participantes en muchos y difíciles torneos. Los
admiradores, que con razón aguardaban el curso de una
partida interesante, se entusiasmaron con ella.

1 36
l . e2-e4 e7-e6 abajo todos los planes ene­
migos. Las negras esperaban.
Defensa francesa.
con su Reina a espaldas del
2. d2-d4 d7-d5 adversano, para poder ac­
3. Cb l -c3 Cg8-f6 tuar y obligar a la retirada de
4. Acl -g5 Af8-e7 piezas. Ahora, en cambio,
5". e4-e5 Cf6-d7 tienen que movilizarse para
6. h2-h4 a7-a6 la defensa.
7. Ddl -g4 t7-f5
18. --- Th8-g8
8. Dg4-h5t g7-g6
1 9 . Th l -h3 Ac8-d7
9. Dh5-h6 Ae7 : g5
20. Cc3 : d5!
10. h4 : g5 Re8-t7
11. Cgl -e2 c7-c5 Un sacrificio de pieza de
las blancas que se manifiesta
Según esto, las negras as­
de gran alcance.
piran a hacer inexpugnable
el flanco del Rey y a aniquilar 20. - - - Df4-e5t
a los peones centrales enemi­ 2 1 . Cd5-e3 De5 : b2
gos. Las blancas desearían,
naturalmente, evitar este des­ Las negras no pudieron
pliegue y por ello reforzar aceptar la pieza ofrecida, ya
su ataque. que se quebraría su posición.
1 2. Ce2-f4 Cd7-f8 22. Ta l -d i Ta8-d8
1 3 . d4 : c5 Cb8-c6 23. c5-c6! b7 : c6
1 4. g2-g4 24. Rel -fl c6-c5
25. Ce3-c4 Ad7-b5
Las blancas atacan audaz­ 26. Dh6 : h7t!
mente. Muchos, en esta po­
sición, habrían jugado pro­
bablemente con seguridad y
defenderían los peones cen­
8
trales con el Caballo f4-d3 :1.
y f2-f4.
1 4. --- Cc6 : e5
1 5. Afl -e2 Dd8-c7
1 6. g4 : f5 Ce5-f3t
17. Ae2 : f3 Dc7 : f4
18. f5-f6!
Mediante este movimiento
en punta, las blancas echan

1 37
Las blancas han tenido .. b e d e f g h

una idea sobresaliente que B B

les asegura definitivamente 7 7


la victoria.
6

26. --- Cf8 : h7 S S

27. Th3 : h7t Rt7-f8 4 4


28. Td l : d8t Ab5-e8
29. Cc4-d6
2 2
Y las negras abandonan,
pues serán mateadas en las
.. b e d e f g h
próximas cuatro jugadas.

¡ Zapatero, a tus zapatos!

Bogoljubow contra Tarrasch

De ambos expertos alemanes de ajedrez, de la primera


mitad de este siglo, fue especialmente Tarrasch un defensor
obstinado y acérrimo de una teoría de la apertura asentada
sobre principios rígidos, que sostengan ante todo la ocu­
pación del centro con los peones centrales y permitan
desplegarse tan rápidamente como sea posible. Nadie
dudará de que estas ideas son perfectamente correctas.
Pero también hay aperturas que persiguen otras metas.
Ciertamente que son más problemáticas y muy dificiles
de jugar. Tarrasch, que no las consideró eficaces, en la
siguiente partida anotada (Breslau, 1 925) transigió con
una defensa que no le agradaba ciertamente en su fondo,
pero cuyas ideas básicas tuvo que aceptar. Por consiguiente,
incurrió en un dilema que todo jugador conoce: tener que
construir el juego sobre criterios en los que uno no se basa,
y por ello llegar a situaciones que a uno no le satisfacen .
Bogoljubow, por el contrario, pareció sentirse en seguida
en su elemento; en todo caso, y casi desde la primera ju-

1 38
gada, se define por el juego comentado, y ya desde la
octava jugada la posición está preparada para enmarañar
por completo a Tarrasch .

l . e2-e4 Cg8-f6 a ciertas dificultades. Ahora


Defensa de Alekhin. su posición es desastrosa:
2. e4-e5 Cf6-d5 apenas pueden moverse y
3. Cg l -f3 d7-d6 todo despliegue metódico
ha llegado a ser inviable.
Las negras quieren atraer
al peón enemigo, para poder a b c d e f g h

atacar mejor. Aparentemen­ e

te aturdidas, exponen a su 7
Caballo a la amenaza de las 6
blancas, pero en realidad
mantienen a la vista su meta.
Este estilo de juego constitu­ 4

ye una de las más dificiles


aperturas que existen . El 1

principiante debe aplicarse


no sólo en aprenderlo rápi­ a b c d e f h
g
damente, sino también en
captar sus dificultades.
4. d2-d4 Ac8-f5 9. Dd l -d3
5. Afl -d3 Af5-g6 Cada vez se hace más clara
6. c2-c4 Cd5-b6 la desprotección de las ne­
7. Ad3 : g6 h7 : g6 gras. He aquí un ejemplo de
8. e5-e6! que, aun tratándose de maes­
tros, pueden a veces darse
Y ya empiezan los desplie- situaciones que el principian­
gues. te trata de evitar. En simi­
lares circunstancias, a lo
8. - - - f7-f6
más sólo es una cuestión de
Las negras no pudieron tiempo hasta cuándo el ju­
tomar al peón blanco, ya gador superior deja de abo­
que , mediante la j ugada chornar al rival. Un juego
o p u e s t a de l a s b l a n c a s eficaz a la contra, en todo
Dd l -d3 y Dd3 : g6t, llegarían caso, ya no es realizable.

1 39
9. - - - Db8-c8 seducir por una jugada que
condenaba en su teo r í a .
(f6-f5, no beneficia a las
Toma con su pieza desple­
negras, pues entonces las
gada el Caballo mal desarro­
blancas contestarían con
llado del adversario. Ade­
g2-g4. Por lo tanto el dilema
más, así las blancas ganan
permanece invariable).
una jugada:
10. Dd3 : g6t Re8-d8
1 3 . Ac1 : d2 g7-g5
1 1 . Dg6-f7 Cb6 : c4
1 2. Cb1 -d2 Cc4 : d2
Ello fue necesario para
De nuevo Tarrasch se deja impedir la jugada Cf3-h4

El campeón Bogoljubow (derecha) en combate con Schuster (1952) .


Bogoljubow era ruso de nacimiento, pero residió en Alemania y fue
repetidas veces campeón alemún
1 4. d4-d5 c7-c5 2 1 . Dd6-f4t Rc4 : d5
22. OOOt
Tarrasch, mediante el ade­
lantamiento del peón, im­
posibilita la rnanioba del
Caballo Cf3-d4-f5 .
1 5 . Ad2-c3
Las blancas amenazan
con Cf3 : g5!
1 5. --- g5-g4
1 6 . Cf3-h4
Pero las blancas han lo­ a b c d e f a h
grado su meta. Las negras
Con esto, la suerte del Rey
tienen que tornar al Caballo,
negro está echada; será mate
porque de lo contrario su
en la próxima jugada. Esta
situación sería más grave.
partida demuestra en forma
1 6. -- - Th8 : h4 palpable la importancia que
1 7. Df7 : fflt Rd8-c7 tiene para cada jugador el
18. Dffl : e7t Rc7-b6 permanecer en su propio es­
1 9. De7 : d6t Rb6-b5 tilo, así corno el desplegar las
20. a2-a4t Rb5-c4 piezas adecuadamente.

Cuando suena el reloj del ajedrez

Más de un profano se pregunta cómo es posible que


un jugador, frecuentemente, se pase horas enteras en tor­
neos de partidas. La pregunta se puede contestar fácil­
mente: el buen jugador no se siente fatigado con el ajedrez,
sino feliz, al poder medir sus fuerzas con un adversario
semejante. Se le pasa el tiempo corno un soplo, pues,
al profundizar en el interés del combate, pierde por lo
general el sentido del tiempo . Más aún: acaso ni oiga
siquiera el sonido del reloj de ajedrez y pierda al final
la partida por haber transcurrido el tiempo del juego.
Pero en cambio, el genuino placer del ajedrez lo sigue
conservando.

1 41
Naturalmente, hay muchos jugadores ambiciosos que
se desviven por el triunfo y que de cuando en cuando,
echan una mirada angustiosa al reloj . El sonido de éste
les pone nerviosos, se sienten azuzados y el sudor afluye
a su frente. Constituyen otra especie propia aquellos j uga­
dores que procuran el triunfo con fiereza y ambición,
pero olvidan de vez en cuando el reloj a pesar de sus buenas
intenciones. Uno se los encuentra a menudo. Su mirada
está dirigida fijamente al «campo de juego», y, se hace
de vidrio cuando el juego se agrava. Tales j ugadores, en
su mayoría, ya no están bien vistos, especialmente por el
público.
Tuve un amigo ajedrecista que pertenecía a este último
tipo. Aunque podía jugar perfectamente, casi no estaba
preparado para un torneo importante. Meditaba una po­
sición dificil y en seguida la olvidaba. Alguien le preguntaba
algo y entonces, moviendo la cabeza solamente, le miraba
como si tuviera en una lejanía sin límites, en horizonte
imaginario, y apenas lo reconocía . Cuando vamos a un
torneo importante, concertamos unos recordatorios espe­
ciales: en caso de que una jugada consuma más tiempo,
le cogemos prudentemente el cigarrillo qe la mano. Como
era un fumador empedernido, aceptaba esta contraseña.
El juego comenzó, y a las 24 j ugadas llegó a una posición
muy problemática. Después de haber pasado una media
hora, se lo hicimos saber con la mirada. Por fin se adelantó
nuestro di rector de equipo y cogió con las puntas de los
dedos el cigarrillo. No obstante, no habíamos calculado
previamente lo precario de esta situación. N uestro buen
amigo mantenía el cigarrillo tan firmemente que el director
del equipo, por último, sólo tuvo entre los dedos la ceniza
ardiente. Ante el dolor hizo un ademán de bamboleo y
derribó un vaso de Coca-Cola. que fue a caer sobre el pan­
talón de nuestro amigo y sobre el tablero. El buen hombre
alzó la vista destraído y murmuró flemáticamente: «¿Por­
qué tiene que suceder esto exactamente ahora?»

1 42
Escena dr- simultúneas qur- jl(f?lj el maestro alemún Teschner ( 195 1 )
m treinta tahleros. Todo jugador que a(f<l/1111 \'C: hara intentado
jugar sinlllltúneamente contra dos adversarios. podrú imaginarse la
capacidad t¡uc se necesita 1wra ¡ugar contra treinta personas

1 43
Mujeres campeonas de ajedrez

Borissenko contra Kel/er-Herrmann

Por lo general, el ajedrez se conoce solamente como un


juego de hombres. Sin embargo, hay muchas mujeres que
juegan bien, e incluso sorprendentemente. Un ejemplo
convincente es la partida recogida aquí, que la campeona
alemana, señora de Keller-Herrmann, entabló con la po­
tente campeona rusa, señora de Borissenko. Este dificil
combate -la señora de Borissenko es una temible rival­
se dirimió en el torneo de candidatos femeninos al campeo­
nato mundial de 1 955, en Moscú. Seguramente entrará
en la historia del ajedrez.

l. d2-d4 Cg8-f6 1 5. Tfl -e l Dd8 : d5


2. c2-c4 e7-e6 16. Ad3-fl Dd5-h5
3. Cbl -c3 Af8-b4 1 7. Afl : h3 Dh5 : h3
4. Cgl -f3 c7-c5 1 8. Ac l -b2 Ta8-d8
1 9. Dd l -e2 Td8-d5
Defensa india de Nimzo.
20. f3-f4 Cf6-e4
5. e2-e3 00 21 . Ab2-d4 Ce4-g5!
6. Afl -d3 d7-d5
7. 00 Cb8-c6 Una bella combinación de
8. a2-a3 Ab4-a5 las negras.
9. c4 : d5 e6 : d5
1 0. d4 : c5 Aa5 : c3
l l. b2 : c3 Ac8-g4
a b e d • f 11 h
1 2. c3-c4 Cc6-e5
1 3. c4 : d5 Ce5 : f3 8 8

1 4. g2 : f3 Ag4-h3 7 7

Las dos partes j uegan 6 6

muy animosas. Las blancas 5 5

aceptan la posición abierta 4 '


del Rey, para más tarde lle­ 3
gar incluso al ataque sobre
l
la línea g. Está por demos­
trar si este cálculo saldrá
bien. a b e d • f 11 h

1 44
22. f2-f3 Cg5 : f3t 32. Dc4-e2 Dh l -c l t
23. Rgl -f2 Cf3 : e l
24. Rf2 : e l Dh3-h4t Aquí la campeona mun­
25. Re l -d2 Tffl-d8 dial excede el tiempo de refle­
26. Rd2-c3 Dh4-e7 xión y pierde la partida. Des­
27. De2-c4 De7-e4 de luego, ya no podía ganar
28 . Ta l -a2 h7-h5 tan fácilmente, pues las ne­
29. Ta2-b2 Td5-d7 gras pudieron con b7-b6 ha­
30. Dc4-d3 De4-d5 cer insostenible la posición
31. Dd3-c4 Dd5-h l precaria de las blancas.

El ajedrez y la mentalidad femenina

De vez en cuando se oye la opinión de que las mujeres


no pueden ser buenas jugadoras de ajedrez. Yo sostengo
que esto es un señalado prejuicio. Pues, en definitiva, hay
suficientes mujeres que han probado que dominan magis­
tralmente el ajedrez, e incluso han superado a más de un
hombre. Debiera tenerse en cuenta un punto: las mujeres,
por regla general, miran el ajedrez con un ángulo de visión
diferente del hombre. Para ellas domina más la idea de
juego, de entretenimiento, pero no sienten ningún placer
especial. Los hombres se concentran de forma tan evidente
que el ajedrez es imprescindible para demostrar su superio­
ridad intelectual. Desde luego, también aquí hay excep­
ciones que confirman la regla, y a veces se da con mujeres
que no se preocupan de ello, como lo hace un hombre
cuando se le da jaque mate.
Deseo, una vez más, ofrecer un pequeño ejemplo para
mejor ilustración.
De las 50 primeras partidas de mi vida, jugué unas 25
contra una señora joven. Entonces yo era todavía más
delgado, apenas contaba dieciséis años y pasaba mis va­
caciones, durante un verano lluvioso, en un refugio de
alta montaña. Mi adversaria jugaba desastrosamente mal,
pero con gran entusiasmo; esto es lo esencial . Aunque
yo presumía de jugar mejor que ella, no deseaba ganar.
Temía que pudiera enojarse, o entristecerse, lo que hu­
biera sido más penoso todavía. Encontraba al ajedrez
«sencillamente dulce>>, y eso nunca me sentó muy bien .

1 45
Un día llegó a ser realidad la temida incidencia. Ella
empezó indiscretamente a provocarme de palabra: «¡En
las dos próximas jugadas serás mate, chico!)) Medité con­
teniéndome, durante un cuarto de hora, y encontré la
contrarréplica. Y como es frecuente en estos, las tablas
se tornaron rápidamente. Dos jugadas más tarde, ella
estaba en franca derrota. No me atreví a mirarla y me fijé
solamente en el tablero . De jugada en jugada sentía cómo
se acumulaba una tormenta. Una vez más me provocó,
ahora con el honor en el juego: ¡No me hizo ninguna
gracia! Mis buenas jugadas estaban por completo en la
mano; no obstante, casi temía ejecutarlas. Y entonces
sucedió que, una jugada antes de la victoria, perdí inútil­
mente la Reina y llegué a ser mate. «¡Toma!)), me dijo,
y colocamos el tablero para un nuevo combate. Este triunfo
me irritó demasiado; me arrebató por completo y gané
la partida siguiente. No manifestó ni cólera ni llanto.
Todo lo contrario. Con una sonrisa amable me declaró:
«Algunas veces también hay que dejar ganar al adversariO.))

1 46
El ajedrez es algo mús que un jU('j;O . ('.\' un forjador del carúctcr.
Como en ningún otro juego . intervienen la comtancia. el don de conl­
hinar, la vivacidad intelectual. A lgunas escul.'!as. por eso. lo han
incluido en el plan de enseiian:a

Al día siguiente jugamos de nuevo . Y sucedió que volví


a ganar. Ningún acceso de cólera, no; antes bien, bostezó
ligeramente y me dijo con la mayor tranquilidad : «Tu
juego me aburre, y entonces no me sienta nada bien .))
Después de un par de días. como llovía cada vez más,
le pedí que j ugara conmigo una partida. Solamente me
respondió: «¡Cá, tú no sabes lo esencial !)) Al principio
me quedé atónito, por lo que le pedí una aclaración. <<Jo­
vencito -me dijo--- , no se juega al ajedrez para ganar . )>
«¿Para qué, entonces?)), pregunté. «¡Oh ! --me respondió-,
para entretenerse. ¡Pero no lo aprenderás ni en diez años!))

1 47
Elegancia y belleza

Richter contra Abramavicius

En la olimpíada de ajedrez de 1 930, Kurt Richter fue


distinguido con un gran premio por la siguiente partida,
que constituye un fiel reflejo del estilo del gran maestro
alemán . Richter, que como escritor ha publicado infinidad
de obras en favor del regio juego, pertenecía también a
los adoradores de Chaissa; veía en el ajedrez no sólo un
duro combate o un entretenimiento interesante, sino tam­
bién el lado divertido y humorístico que tiene el juego.

l . d2-d4 Cg8-f6 ¡Magnífico sacrificio de


2. Cb l -c3 d7-d5 las Torres!
3. Ac l -g5 e7-e6
a b c d e l g h

Se juega el peón de Reina a

para desembocar en la par- 1

tida francesa.

4. e2-e4 d5 : e4
4
5. Cc3 : e4 Af8-e7
6. Ag5 : f6 Ae7 : f6
7. Cg l -f3 Cb8-d7 2

8. Afl -d3 00
9. Dd l -e2 c7-c5
1 0. 000 e5 : d4
11. g2-g4 g7-g6
1 2. h2-h4 Af6-g7
2 1 . Dfl -h l t Cf8-h7
1 3. h4-g5 Tf8-e8
22. Ce4-f6 Rh8-g7
1 4. h5 : g6 h7 : g6
Las negras hubieran po-
15. g4-g5 e6-e5
dido intervenir lógicamente
1 6. Th l -h4 Cd7-f8
con la Reina. Pero así ganan
17. Td l -h l Ac8-f5
las blancas en dos jugadas.
18. De2-fl Ta8-c8
19. Th4-h8t! Ag7 : h8 23. Dh l -h6t Rg7-h8
20. Th l : h8t Rg8 : h8 24. Dh6 : h7tt

1 48
La buena posición

Golombek contra Botwinnik

He aquí una notable partida llamada de posición, en


la que se hacen visibles muchas ideas de «estrategia de
ajedrez»: lucha por el dominio del campo central, tendencia
al peón libre, exacta defensa con permanente amenaza
de contrataque, etc. Ambos jugadores luchan tenazmente
por las mejores posiciones.

l. c2-c4 e7-e5 traJes. Dominan cuatro im­


2. Cb l -c3 d7-d6 portantes casillas del reducto
3. g2-g3 f7-f5 blanco y por ello paralizan
4. Afl -g2 Cg8-f6 el juego de Golombek. Las
5. d2-d3 g7-g6 blancas todavía no están ma­
6. Cgl -h3 Af8-g7 terialmente vencidas, pero
7. 00 00 su posición es deplorable.
8. Ac l -d2 c7-c6 Es muy interesante com­
9. Rgl -h l Rg8-h8 probar cómo el campeón
1 0. f2-f4 e5-e4 mundial utiliza su prepon­
11. d3:e4 f5 : e4 derancia posicional y cómo
1 2. Ch3-f2 d6-d5 lleva las piezas, mediante
13. c4 : d5 c6 : d5 incursiones tácticas siempre
1 4. Ad2-e3 Cb8-c6 nuevas, hasta una posición
1 5. Cc3-b5 Cf6-g8 ventajosa.
1 6. Ae3-c5 Cg8-e7
1 7. Cb5-d4 Tf8-e8
25. Tfl -d l Dd7-b7
18. Ta l -e l b7-b6
26. Rh l -g l d4-d3!
1 9. Cd4 : c6 Ce7 : c6
20. Ac5-a3 Cc6-d4
21. Ag2-h3 Ac8 : h3 Alfil y Caballo deben in­
22. Cf2 : h3 Dd8-d7 tervenir para dominar en la
23. Ch3-f2 Cd4-f5 lucha. Con tal objetivo, Bot­
24. D d l -b3 d5-d4 winnik ofrece aparentemen­
te un peón.
Se observa aquí la poten­
cia de los peones negros cen- 27 . e2 : d3 Cf5-d4

1 49
28. Db3-b4 a7-a5 sanción de tiempo. Pero
29. Db4-d6 Cd4-e2t también desean estudiarse,
30. Rgl -fl Ce2 : c l pues no es tan sencillo, en
31. Td l : e l Ta8-d8 pocos segundos, hacer un
32. Tc l -c7 Db7-a8 par de jugadas insignifican­
33. Dd6 : b6 e4 : d3 tes, que si por un lado no
34. Tc7-b7 permiten empeorar la posi­
ción por otro recuperan la
Las blancas esperan toda­
falta de tiempo.
vía llegar a un contraataque,
mediante Reina b6-c7, pero
4 1 . Rgl -fl Td8-d7
las negras no lo permiten.
42. Dd2-e3 Td7-d8
34. --- Td8-b8
El control de tiempo ha
35. Tb7 : b8 Te! L b8
pasado, y entonces las blan­
36. Db6-e3 Tb8-d8
cas abandonan el juego. N o
37. De3-d2 Da8-d5
podían impedir que e l peón
38. b2-b3 Dd5-d4
d3 siguiese avanzando has­
39. Rfl -g2 Dd4-d5t
ta d 1 , o que la Reina, sobre
40. Rg2-gl Rh 8-g8
h 1 o f3, en otro caso, finali­
Se ven forzados a tales ju­ zase rápidamente el j uego
gadas para no incurrir en la con una ofensiva decisiva.

La ambición es hermosa

Entre los jugadores de ajedrez de todas las categorías


hay ambiciosos, y entre éstos nuevamente se da una cate­
goría muy especial, cuya ambición les impulsa a ganar
partidas a cualquier precio. El campeón mundial Alekhin,
por ejemplo, pertenecía a tal grupo. Tanto admirarnos
su juego que bien merece un capítulo aparte, porque su
profundidad y creatividad no pueden superarse, así corno
tampoco la certeza de los métodos de que se servía. Una
vez declaró, antes de una tercera competición, que su
advers<nio era un perfecto ch apucero. Consideraba que

1 50
probablemente esta opmwn descubriría a su rival. Lógi­
camente, aquel hombre se enojó y la comprensible exci­
tación ya fue, en cierta medida, una desventaja.
Otro relato, atribuido a Alekhin, que a decir verdad
parece increíble: «En el campeonato mundial,. durante
la partida de desquite contra el Dr. Euwe, mantenía un
gato sobre su regazo y de vez en cuando lo acariciaba.
Se sabía que el Dr. Euwe no toleraba a los gatos. Como
no hay ninguna disposición que prohiba semejante ardid,
el Dr. Euwe no pudo formular ninguna reclamación.»
En un insignificante torneo de amigos, viví una vez
la grotesca situación siguiente: mi adversario al principio
se limitaba a soplar el humo de su cigarrillo sobre mi
cara, o lo esparcía sobre el tablero y en ciertas ocasiones
tarareaba la melodía de una radio. Faltas de tacto todas
ellas, con las que uno puede practicar su autodominio.
Casi me puse de pie, pero entonces mi compañero se le­
vantó y, a cada jugada, daba una vuelta en torno a la
mesa, se ponía detrás de mí y, por último, se apoyaba

15 1
en mi silla y me soplaba el humo en la nuca. Cuando me
volví para decir algo, se rio solamente y, con la mirada
sobre el tablero, pareció decirme: «De ningún modo está
usted bien así.» En este momento no se desea perder nin­
gún tiempo, pues el reloj corre; antes que nada quise con­
centrarme e ignorar su curiosa conducta. Verdad es que
estaba perfectamente equivocado. Casi me había concen­
trado, cuando una nueva nube de humo me acarició la
nuca. Me volví: «¡Permítame usted!» «Por supuesto»,
replicó, aparentando completa ingenuidad. Dije, conte­
niéndome: «¡Su humo me molesta!» Con la mirada sobre
el tablero y en el tono más adecuado de amabilidad, res­
pondió: «Pero no hay razón para estar nervioso.»
Después de un par de jugadas, se puso de pie nuevamente
detrás de mí; en seguida me miró fijamente a la nuca,
según me informaron más tarde unos compañeros del
club. Esto no me molestó tanto. Intentó entonces otro
método: ya no colocaba las piezas en el centro de cada
casilla, sino de forma que tocaban la casilla próxima.
Le pedí que me permitiera rectificar las piezas, pues llegaba
a hacerse confuso el juego, y por segunda vez me lo permitió
con un displicente «Sí».
A la tercera vez prohibió la conversación en lo sucesivo,
durante el torneo, con la injuriosa afirmación de que yo
deseaba solamente ponerle nervioso. El director del torneo
decidió que las piezas tenían que colocarse correctamente.
Por lo tanto, también este método dio mal resultado y
su juego no había mejorado.
Por eso, pronto aconteció otra novedad . Mientras
hacía una jugada, el se reía y arañaba con las uñas de sus
dedos la chapa de la mesa. Además tarareaba «Todo
París sueña con el amor». Me propuse entonces no perder
la tranquilidad en ningún ca.so. El, unas veces me miraba
de hito en hito y otras fijamente. Como le miré preguntando,
dejó caer la punzante observación: «Me está importunando
usted .» Quise saber hasta qué punto. «¡Bueno!, ahora
está usted ganando, pero con estos métodos. . . yo me
avergonzaría . . . >>
Verdaderamente éstos son ejemplares raros. Pero tam­
bién tienen algo: son un modelo de advertencias y nos
ayudan a dominarnos a nosotros mismos.

1 52
El efecto de la jugada inesperada

Siimisch contra Grünfeld

Este combate, que libraron los campeones alemanes


Samisch y Grünfeld, recibió en 1 923, en Karlsbad, el
gran premio y mereció con razón aceptarse. Se muestra,
con un estilo relativamente claro, el punto de vista de la
gran estrategia del ajedrez. Por otra parte, también aquí
se reconoce cómo desde una tranquila posición rápida­
mente se puede desplegar una ofensiva muy violenta.

l. d2-d4 Cg8-f6 1 1 . Ac l -e3 Ac8-a6


2. c2-c4 e7-e6 1 2. Ce2-g3 Cc6-a5
3. Cbl -c3 Af8-b4
Las negras intentan con­
4. a2-a3 Ab4 : c3t
quistar el peón c4, pero no
lo consiguen.
Defensa india de N imzo
(variante Samisch). 1 3. Dd l -e2 Dd8-e8
1 4. f3-f4 f7-f6
5. b2 : c3 d7-d6 1 5. Tfl -f3 Rg8-h8
6. f2-f3 1 6. Ta 1 -fl De8-f7
17. f4 : e5 d6 : e5
Esta jugada de blancas pa­ 1 8. d4-d5 Ca5-b7
rece ch apucera, pero se 1 9. Cg3-f5 Cb7-d6
puede comprender mejor en
las jugadas que lo siguen. El Las negras mueven sus
campeón Samisch quiso pro­ oficiales para la defensa con­
curarse un centro sólido, junta del flanco del Rey. Sin
para estrechar a las negras error evidente, han sido re­
en el medio del tablero, me­ ducidas a una posición de­
diante numerosos peones. fensiva.
6. --- 00 20. Tf3-h3 g7-g6
7. e2-e4 e6-e5 21 . Cf5-h6 Df7-g7
8. Afl -d3 Cb8-c6 22. g2-g4 g6-g5
9. Cgl -e2 Cf6-d7 23. Th3-h5 Cd7-c5
1 0. 00 b7-b6 24. Ae3 : c5 b6 : c5

1 53
25. Tfl -f3 Dg7-e7 Esperan, mediante Af7 y ul­
26. Tf3-h3 Aa6-c8 teriores refuerzos, poder to­
27. De2-f2 Cd6-e8 davía salvar la partida.
28. Th3-f3 Ce8-g7 39. Ch6-g4 Tc3 : d 3
29. Th5-h3 Ac8-d7
30. Th3-g3 Ad7-e8 Las negras están obliga­
das, mediante el sacrificio
Parece así que las negras de calidad, a procurarse la
han rebatido la ofensi va defensa.
blanca plenamente. Pero las
40. Tf3 : d3 Ag6 : e4
blancas se preparan para re­
41 . Td3-e3 Ce8-d6
novar la tormenta sobre la
42. Cg4 : e5 Ae4-f5
posición de Rey negro.
43. Tf2 : f5 !
31. h2-h4 g5 : h4
Esta jugada de las blancas
32. Tg3-g2 h4-h3
qu iebra la última resisten-
33. Tf3 : h 3 Ae8-g6
cm, aunque parece equivo­
34. Th3-f3 Ta8-b8
cada en una posición ya
35. Df2-h4 Tb8-b3
muerta :
36. Tg2-f2 Tb3 : c3
37. g4-g5 ! Cg7-e8 43. --- Cd6 : f5

m b e d e f g h m b c d e f g h

m b c d e f g h m b c d e f g h

38. g5 : f6 De7-d8 44. Cc5-g6-r Rh8-g8


45. Te3-e7!
Las negras no han podido
defenderse de otro modo del Todas las piezas de las
ataque, pues cualquier otra blancas están al ataque y,
j ugada les habrían ocasio­ sin emba rgo, ni una sola ne­
nado mayores dificultades. gra puede ser capturada sin

1 54
perder rápidamente. Ensá- " b e d • f g h

yese qué consecuencia ten- 8 8


dría la captura de una pieza.
7 7

45 . --- Tf8-f7 6 6
46. Te7 : f7 Rg8 : f7 5 5
47 . Cg6-e5t Rf7-f8
4 4
48 . Dh4 : h7
Las negras abandonan, 2 2
pues su última salvación
Dd8 : f6 sería contestada con
b f h
Ce5-d7t (pérdida de la Rei- " e d • g

na).

Juego diplomático

Un::icker contra Reshevsky

Una de las partidas de ajedrez más impresionantes de la


olimpíada de 1 958, en M unich, la libraron el campeón
alemán Unzicker y uno de los mejores jugadores del m undo :
el americano Reshevsky. La partida estuvo al principio
retenida, pero luego, súbitamente, pasó a ser un vivaz
«asalto a florete)).

l. e2-e4 c7-c5 Una sólida estructura con­


ronnc a la teoría es lo típico
Defensa siciliana.
del buen jugador de la mo­
2. Cg1 -f3 d7-d6 derna escuela. N o intenta
3. d2-d4 c5 : d4 entrar a matar en seguida.
4. Cf3 : d4 Cg8-f6 sino construir en primer lu­
5. Cbl -c3 a7-a6 gar su juego esmeradamente.
6. Afl -e2 e7-e6
7. 00 Af8-e7
8. f2-f4 Ad8-c7 11. --- Cc6-a5
9. Ae2-f3 Cb8-c6 1 2. Dd 1 -el Ca5-c4
1 0. Rg 1 -h 1 00 13. Ae3-c l e6-e5
1 1. Ac l -e3 1 4. Cd4-f5 Ac8 : f5

1 55
Wolfgang Unzicker (A lemania) durante el torneo de ajedrez de
la zona europea de 1 954, en Munich. Unzicker venció en esta fase,
previa al campeonato mundial, a Donner (Holanda) y Rahar (Yu­
goslavia). Lafoto presenta a Donner (izquierda) y Unzicker (derecha)
sobre el tablero. Detrás de Donner, Rabar; detrás de UnzU:ker,
el yugoslavo Fuderer

1 5 . e4 : f5 Ta8-c8 20. Acl : b2 Cc4 : b2


1 6 . g2-g4 2 1 . Ta l -b l Cb2-a4
Tal vez las negras en este
Unzicker intenta m1c1ar c a s o no d e b i e r a n j u gar
un ataque al Rey. ¿Cómo si Dc7 : c2, pues las blancas
defenderán las negras? contestarían en seguida con
Tb l -b2! Similares casos sen­
1 6. --- e5-e4!
cillos no es fácil verlos.
1 7. Cc3 : e4 Tf8-e8
1 8. Ce4 : f6t Ae7 : f6 22. Tbl : b7 Dc7-c4
1 9. De l -f2 Af6 : b2 23. Df2-g2 Ca4-c3

1 56
Samuel Reshevsky (EE. UU) , uno de los más importantes jugadores
de nuestro tiempo. Participa en la formación occidental junto con
el menor Bobby Fisher, que casi iguala al agudo jugador ruso, aunque
ante Botwinnik y Smyslow resta una gran distancia. Reshevsky fue
repetidas veces campeón de Estados Unidos. En el año 1 958 fue
destronado por el quincea�iero Bobby Fisher

Con esto las negras impi­ 26. Tfl : b l Cc3 : b l


den la jugada Af3-d5, que
podría amenazar mo rtal­ Este cambio de las blancas
mente su juego. llega a tener su propio senti­
do mediante la siguiente j u­
24. g4-g5 Tc8-b8 gada:
25. Tb7-d7 Tb8-b l 27. Dg2-e2!

Las negras intentan de­ Las negras podrían cam­


sembarazarse con todas sus biar la Reina, pero entonces
fuerzas. perderían al final de partida,

1 57
a b c d a f t h Mediante la bella jugada
Td7-c7, las blancas retienen
la ley del equilibrio en su
mano. Las negras contestan
con la jugada de la Reina, y
siguientes, para defenderse
desesperadamente.
30. Af3 : d5 Cb l -d2
3 1 . Dc4-c6 Te8-f8
Ahora van a perder la
Reina, por Tc7-c8, o la Torre
será capturada cuando vuel­
va a e8; y precisamente por
porque las blancas todavía
Ad5:nt, Rg8-h8, Dc6:e8t.
ganan un peón (bien el de a6,
bien el de d6). 32. Tc7 :n! Tf8 : n
La Torre e8 es impotente, 33. g5-g6 h7 : h6
ya que la Torre blanca sobre 34. f5 : g6 Rg8-f8
d7 amenaza con jaque mate 35. g6 : n Cd2-e4
tan pronto como las negras Esta jugada parece un bur-
abandonen la fila ocho.
do error, pero en realidad
Ante esta superioridad, las
especula sobre la última po­
negras se ven obligadas a:
sibil idad con Ad5:e4,
27. - - - Dc4-c8 Dd8-d l t , que acaso pudiera
28. Td7-c7! Dc8-d8 convertirse en jaque conti­
29. De2-c4 d6-d5 nuo. Las blancas responden
duramente:
36. Dc6-e8t
Q b e d e 1 g h

8 8
Las negras abandonan,
porque las siguientes juga­
7 7
das deciden forzosamente
6 6
el juego: Dd8 : e8, n : e8 =

= Dt! (las blancas, natural­


4 4 mente, irían a buscar una
Reina), R f8 : e 8 , A d 5 : e4 .
Queda claro que las negras
2 2
con sólo dos peones no pue­
den contender contra cuatro
Q b e d e f g h peones y un Alfil.

1 58
Sin mirar al tablero

Alekhin contra Freeman

El campeón mundial Alekhin fue no solamente uno


de los más sobresalientes jugadores de la historia contem­
poránea del ajedrez, sino además un auténtico y mara­
villoso fenómeno. No sólo se enfrentaba en partidas si­
multáneas contra 75 adversarios, sino que fue también
campeón de partidas a ciegas. Así en 1 925, en una exhibi­
ción récord, jugó 28 partidas simultáneas sin echar una
sola mirada al tablero. ¿Cómo se juega en estos casos ?
De esta forma: los jugadores se sientan a las mesas en tomo
al maestro y tienen sus tableros al frente. Su jugada (por
ejemplo, la de apertura e2-e4) se la dicen al maestro, o
se la trasladan anotada sobre una papeleta. El maestro
contesta por la misma vía (cuando tenga las negras, res­
ponderá, por consiguiente, a la apertura antes citada
con e7-e5 o cualquier otra defensa, y comunicará la jugada
por escrito o verbalmente). De esta forma se conducirá
la partida hasta el final, sin que el maestro pueda jamás ver
las correspondientes posiciones de los tableros. En esta
ocasión Alekhin retuvo el conjunto de 28 partidas en su
cabeza. Como ejemplo de esta actuación, y también como
prueba de que tales partidas a ciegas de sobresalientes
campeones son posibles, insertamos una de las 26 partidas
de una exhibición ciega celebrada en Nueva York.

l . e2-e4 e7-e5 6. Cb l -c3 Cb8-c6


2. d2-d4 e5 : d4 7. Cgl -f3 Cg8-f6
3. c2-c3 d7-d5 8. Afl -e2 00
9. 00 Ab4 : c3
¡Gambito nórdico! Las 1 0. b2 : c3 b7-b6
negras en esta apertura jue­
gan la más fuerte réplica. Un error estratégico de
apertura que las blancas ex­
4. e4 : d5 Dd8 : d5 plotan en seguida para ade­
5. c3 : d4 Af8-b4t lantar sus peones centrales.

1 59
1 1 . c3-c4 Dd5-d8
1 2. d4-d5 Cc6-e7
1 3. Cf3-d4

Y Alekhin ya ha entendido
que el Alfil encasillado blan­
co de su adversario ha cogido
una buena casilla de desplie­
gue.

1 3. -- - Ac8-b7
14. Acl -b2 c7-c6 a b e d • f g h
15. Ae2-f3 c6 : d5
1 6. Tfl -e l Tf8-e8 En esta posición las blan­
1 7. Dd l -cl Ta8-b8 cas anuncian un mate en
1 8. Dcl -g5 Ce7-g6 cuatro jugadas y esto, como
19. Cd4-f5 Te8 : e l t dijimos, en 24 partidas si­
multáneas ciegas. Intenten
E n un santiamén, las blan­ encontrar este mate por re­
cas han construido un ataque flexión, sin tablero.
muy fuerte.
23. Te l-e8t Cg6-f8
20. Tal : e l d5 : c4 24. Cf5-h6t Df6 : h6
21 . Af3 : b7 Tb8 : b7 25. Te8 : f8t Rg8 : f8
22. Ab2 : f6 Dd8 : f6 26. Dg5-d8tt

¡Precisamente por eso!

El campeón mundial Alekhin, mientras paseaba por


París, entró en un pequeño café que solía visitar con fre­
cuencia. En un salón se jugaba al ajedrez. Alekhin fis­
goneó un poco y, por último, invitó a un señor a jugar
una partida con él. Este aceptó.
-Le doy una Torre de ventaja -declaró Alekhin.
-Pero ¿por qué? -le replicó ligeramente indignado
su colega.
-¡En resumidas cuentas, usted no me conoce!
-Precisamente por eso -fue la lacónica respuesta.

1 60
Tampoco los maestros son infalibles

Capablanca contra Alekhin

Indiscutiblemente, el peor combate para el campeonato


mundial que tuvo lugar en Buenos Aires en 1 927 fue el
realizado entre el entonces campeón mundial Capablanca
y su contrincante Alekhin. Una lucha verdaderamente
titánica en 34 rondas, de las que 25 partidas fueron empa­
tadas y Alekhin ganó las restantes por 6 a 3 . Incluimos
aquí la tercera partida del campeonato.

l . d2-d4 Cg8-f6 a b e d e f g h

2. Cgl -f3 b7-b6 8

7
Defensa india de Reina. 6
Se observa el sutil manejo de
la apertura hasta llegar a la
jugada crítica. 4

3. g2-g3 Ac8-b7 l
4. Afl -g2 c7-c5
5. 00 c5 :d4
a b e d e f h
6. Cf3 : d4 Ab7 : g2 g

7. Rgl : g2 d7-d5
14. -- - Ac5 : b4
8. c2-c4 e7-e6
9. Dd l -a4t Dd8-d7 15. Tcl : c6 Tc8 : c6
l O. Cd4-b5 Cb8-c6 1 6. Da4 : b4 Cf6-e4
ll. c4 : d5 e6 : d5 17. Cbl -d2 Ce4 : d2
12. Ac l -f4 Ta8-c8 1 8. Db4 : d2 00
1 3. Tfl -c l Affl-c5 19. Tal -d l Tc6-c5
14. b2-b4! 20. Cb5-d4 Tffl-e8

A excepción de la jugada
El campeón mundial Ca­ 13, la partida muestra un
pablanca ha reconocido una
claro desgaste.
posibilidad y en seguida la
explota. Pero, con un adver­ 21 . Cd4-b3 Tc5-c8
sario como Alekhin, no pue­ 22. e2-e3 Dd7-a4
de conseguir mucho. 23. Dd2 : d5 Tc8-c2

161
24. Td l -d2 Tc2 : a2 p o r D f6 : g 6 ) , D f6 : h 6 t ,
25. Td2 : a2 Da4 : a2 Rh8-g8, Ad4 : g7, Db7 : g7,
Dh6-e6t, y las blancas gah an
Las negras han compren­
con sus cuatro peones sobre
dido la necesidad de procu­
el flanco del Rey.
rarse dos peones libres, pero
que las blancas todavía pue­ 32. - - - Db l -g6
den tomar. Especial atención 33. h4-h 5 !
merece en esta partida la tác­
tica magistral que concibió Otra bella situación. Las
Capablanca contra la resis­ negras no se permiten tomar
tencia de un j ugador tan ge­ el Caballo, pues de lo con­
nial como Alekhin, para su­ trario perderían la Reina
perar rápidamente su inferio­ por medio de Ad4 : f6.
ridad de condiciones. --- Dg6-f7
33.
26. Dd5-c6 Te8-f8 34. Cg7-f5 Rh8-h7
27. Cb3-d4 Rg8-h8 35. Dc6-e4 Tg8-e8
28. Af4-e5 f7-f6 36. De4-f4 Df7-f8
29. Cd4-e6 Tf8-g8 37. Cf5-d6 Te8-e7
30. Ae5-d4 h7-h6 38. Ad4 : f6 Df8-a8t
31. h2-h4 Da2- b l 39. e3-e4 Te7-g7
32. Ce6 : g7! 40. Af6 : g7 Rh7 : g7
41 . Cd6-f5t Rg7-f7
¿Es correcto este ofreci- 42. Df4-c7t
miento de las blancas? Sí,
pues si las negras tomaran Las negras abandonan, ya
Tg8 :g7, seguiría entonces que a la siguiente jugada son
Dc6 : f6, Db l -e4t, Rg2-h2, mate. Lo verdaderamente
De4-b7 (no De4-g6, a causa magistral en esta partida fue
de la pérdida de la Reina la táctica de Capablanca.

La exhibic ión a ciegas

Antes de iniciar Alekhin una exhibición de simultáneas


a ciegas, un j ugador preguntó tímidamente al maestro:
-Excúseme, maestro. ¿Haría usted algo si en la partida
utilizo un tablero pequeño con piezas igualmente pequeñas?

1 62
El campeón mundial A lekhin. Fue ruso de
origen, pero jugó para Francia.

Táctica magistral

Stah/berg contra A lekhin

Esta partida del campeón sueco Stahlberg contra el


antiguo campeón mundial muestra con toda claridad sus
tres fases: 1 ) Despliegue posicional ejemplar por las dos
partes. 2) Tendencia a la complicación táctica. 3) Cons­
trucción de un ataque y una defensa. El combate está
completamente equilibrado hasta el momento en que una
parte tiene una idea decisiva. Por otra parte, esta partida
se caracteriza porque no se necesita haber cometido nin­
gún error propiamente <;!icho, para que una partida se
pierda. En definitiva, sólo el j uego superior decide. Esta
partida se j ugó durante la olimpíada de ajedrez celebrada

1 63
en Hamburgo, el año 1 930, y fue galardonada con el primer
gran premio.

l . d2-d4 Cg8-f6 1 0. Ad2 : c3 00


2. c2-c4 e7-e6 1 1 . b2-b4
3. Cb1 -c3 Af8-b4
Las blancas preparan un
Defensa india de Nimzo. contraataque:
1 1. --- Cc5-e4
4. Dd l -h3 c7-c5
1 2. e2-e3 b7-b6
5. d4 : c5 Cb8-c6
1 3. Afl -d3 Ce4 : c3
6. Cg1 -f3 Cf6-e4
1 4. Dc2 : c3 Ac8-b7
7. Ac 1 -d2 Ce4 : c5
15. 00 Cc6-e7
8. Db3-c2 f7-f5
Las blancas han restable­
Este juego demuestra la
cido el equilibrio e intentan
magistral táctica de aper­
lanzar un ataque sobre el
tura en gran estilo y deja ver
llaneo de la Reina.
la lucha directa e indirecta­
mente para dominar la zona 1 6. Ad3-e2 Dd8-e8
central como base de partida 1 7 . Tfl -d 1 Ta8-d8
para ulteriores operaciones. 1 8 . a3-a4 f5-f4!
Ciertamente que la par­
tida es sumamente farragosa Las negras intentan apo­
en el tratamiento realizado, derarse de la iniciativa.
porque está proyectada a lar­
1 9. a4-a5 f4 : e3
go alcance y por lo tanto no
20. Dc3 : e3 Ce7-f5
podrá ser perfectamente in­
21 . De3-c3 d7-d6
teligible para el aprendiz en
22. aS : b6 a7 : b6
bastante tiempo. Así, por
23. Cf3-e 1 e6-e5
ejemplo, sin ir más lejos, la
24. Ta l -a7 Cf5-d4
última j u gada de negras
25. Dc3-e3 Td8-d7
f7-f5 es muy importante, en
cuanto conduce ni más ni
U n a celada oculta. Se
menos que al suicidio, si se
amenaza con C d 4 : A e 2 t ,
realiza antes del enroque en
De3 : Ce2, Ab7-Af3!
otros estilos de juego.
26. Ta7-a2 Td7-f7
9. a2-a3 Ab4 : c3 27. f2-f3 Tf7-f4

1 64
Todavía el peón de f3 está Pero las negras toman
defendido suficientemente .
3 1 . --- Tf4 : f3!
No obstante, ahora puede
seguir la peligrosa j ugada
Aunque todo se defiende,
Cd4:e2t, De3 :Ce 2 , e5 -e4.
las blancas no pueden evitar
28 . Ae2-d3 De8-h5 sin embargo, el derrumba­
29. Ad3-fl Dh5-g5 miento a causa de s u
comprometida situac i ó n .
Una bella idea: Tf4 : f3,
Por ejemplo, las j ugadas:
amenaza con capturar a la
Tf2 : f3 , Dg5 : De3 , Tf3 : e3 ,
Reina o dar j aque mate. Las
Tf8 : fl tt. o De3 : g5 , Tf3 : f2,
blancas replican:
Ce 1 -f3, h6 : Dg5 con pérdida
30. Ta2-f2 de Torre.

a b • c d • f 11 h a b c d e f g h

B B B

7 7 7

6 6 6

5 5

4 4 4

2 2 2

a b c d e f g h

30. -- - h7-h6! 3 1 . Rg l -h l

Esta j ugada genera nueva­ Con desastrosas conse­


mente la amenaza Tf4 : f3 cuencias, por un lado, y con
(Tf4 : f3 , D e 3 : g 5 , Tf3 : f2 , brillantes ideas, por otro,
Ce l -d3, Tf2 : fl t , Td l : f l , Alekhin ha obligado a su
h6 : Dg5, y las negras han ga­ rival a doblar la rodilla. Ya
nado una pieza). Las blan­ en las j ugadas de despliegue
cas capitulan, pues no en­ se hizo patente la superio­
cuentran ninguna salida al ridad del campeón mundial.
dilema anterior. No obstante Ni aun la magnífica contra­
mueven para escaparse de la ofensiva de Stahlberg pudo
tenaza. alterar su victoria.

1 65
El juicio del campeón del mundo

En un torneo de ajedrez que se celebra todos los años


en Hastings, Inglaterra, ganó el inglés Parker una dificil
partida a través de un arriesgado sacrificio de piezas.
Sus amigos le felicitaron frenéticamente por la victoria.
El campeón del mundo Alekhin, finalmente, hizo un
aparte con aquel hombre joven: «Algo tengo que decirle,
amigo. Si hubiera jugado usted lógicamente, jamás habría
ganado esta partida.))

Unas tablas poco comunes

Hamppe contra Meitner

Los jugadores inexpertos suponen a menudo que una


partida que termina en tablas ha tenido que transcurrir
con mayor o menor monotonía. Esto es un craso error.
Hay numerosas partidas que, después de variadísimas
idas y venidas, finalizan en tablas y ambos campeones

1 66
mutuamente se solicitan otra partida, que por una com­
binación superior, o incluso por un error, llegue a ser
definitiva. Assiacs, en su libro Ajedrez entretenido, incluye
una partida tal, que transcurre algo más allá de lo Imagi­
nable :

l. e2-e4 r;7-e5 1 0. Rb3 : a4 Ca6-c5t


2. Cb l -c3 Af8-c5 1 1 . Ra4-b4 a7-a5t !
3. Cc3-a4 Ac5 : f2t
4. Re l : f2 Dd8-h4t Las negras fuerzan al Rey
5. Rf2-e3 blanco en el dominio de los
peones negros v esperan,
El comienzo de esta parti­ porque ahí est[t com pleta­
da casi se podía incluir en mente aislado de sus fuer­
el apartado «Aperturas», zas, obligarlo a este come­
pues ni g3 ni Re2 serían sa­ tido.
tisfactorias, como puede fá­
cilmente observarse. 1 2. Rb4 : c5 Cg8-e7

5. -- - Dh4-f4t Se observa q u e el Rey


6. Re3-d3 d7-d5 blanco no puede moverse d e
7. Rd3-c3 Df4 : e4 su sitio.
8. Rc3-b3
1 3 . Afl -b5t Re8-d8
Una curiosa excursión del Las negras hubieran po­
Rey, pero que siempre es lo dido defenderse fácilmente
más favorable para las blan­ de este jaque mediante c7-c6.
cas. Todavía se debe llegar a Pero así se abrirían al Rey
«mas»; la Reina amenaza blanco las casillas d6 y b6
�n b4 con j aque mate. y entonces se libraría de su
posición de semia hogado.
8. --- Cb8-a6
9. a2-a3 1 4. Ab5-e6

Las blancas quieren ase­ Excelente idea de las blan­


gurarse con el Caballo en cas. Si las negras tomaran el
c3 y el Rey en a2 y entonces Alfil con el peón o el Caballo,
tendrían de hecho un j uego entonces el Rey blanco se
tolerable. Las negras quie­ salva. Por eso siguen las ju­
ren impedirlo a toda costa. gadas.
9. - - - De4 : a4t 1 4. - - - b7-b6t

1 67
1 5. Rc5-b5 Ce7:c6 solamente una jugada de to­
1 6 . Rb5 : c6 Ac8-b7t! lerancia, se liberarían.
18. --- Aa6-b7t
Si el Rey tomara este Alfil,
1 9. Rc6-b5 Ab7-a6t
sería jaque mate (Rc6 : Ab7,
20. Rb5-c6 y así sucesiva­
Rd8-d7, Dd l -g4t, Rd7-d6,
mente.
blancas cualquier jugada.
Th8-b8tt). Tablas después de trans­
currir un juego extraordina­
1 7 . Rc6-b5 A b7-a6t rio.

Si se fugase el Rey blanco


a a 4 , e n t o nces segu i r í a
Aa6-c4 y en l a siguiente ju­
gada b6-b5tt. Por consi­
guiente, el Rey blanco vuelve
a la anterior.

1 8 . Rb5-c6

Las negras tienen que dar


jaque continuo con el Alfil,
pues si las blancas tuvieran

Una partida valiente

Unzicker contra Keres

En el torneo conmemorativo de Alekhin de 1 956,


celebrado en Moscú, se jugaron muchas partidas muy
meritorias. En una de ellas, el campeón alemán Unzicker
venció en duro combate al gran maestro estoniano Keres.

l . e2-e4 e7-e5 Las negras también pue­


2. Cgl -f3 Cb8-c6 den jugar Cf6 : d4, pero tie­
3. Afl -b5 a7-a6 nen que dar posiblemente a
cambio peones, después de
Partida española.
d2-d4, d7-d5, Tfl -el ; por lo
4. Ab5-a4 Cg8-f6 que no se meten en compli­
5. 00 Af8-e7 caciones.

1 68
6. Tfl -e1 b7-b5 28. Ac2-b3 Ch5-f4
7. Aa4-b3 d7-d6
8. c2-c3 00
9. h2-h3 Cc6-a5 De esta forma las negras
1 0. Ab3-c2 c7-c5 impiden, mediante un jaque
11. d2-d4 Dd8-c7 que pueden dar con el Caba­
12. Cb1 -d2 c5 : d4 llo en e2, la ocupación de la
13. c3 : d4 Ca5-c6 línea e por la Torre blanca.
1 4. Cd2-b3 Ac8-b7
15. A c 1 -g5 h7-h6
16. Ag5-h4 Cc6-b4 29. Tal -d 1 Cb8-d7
1 7. Ac2-b1 Ta8-c8 30. Td l -d2 Cd7-b6
18. Te1 -e2 Cf6-h5 31. Ad6-c7! Cb6-c4
32. d5-d6 Cf4-e6
19. a2-a3 Cb4-c6
33. Ac7-a5 Ce6-c5
20. d4-d5 Cc6-b8
21. Te2-c2 Dc7-d8 34. Aa5-b4 Cc5-d7
35. Td2-c2 a6-a5
22. Cb3-a5 Tc8 : c2
36. Ab4 : a5 Db7 : e4
23. Ca5 : b7 Dd8-c7
37. Cf3 - d2 De4-d3
24. Dd 1 : c2 Dc7 : b7
38. Tc2 : c4 Rg8-h7
25. Ah4 : e7 Tf8-c8
39. Ab3-c2
26. Ae7 : d6!
Una jugada valiente de las
Las negras abandonan,
blancas, que sacrifican la
pues ya no tiene sentido con­
Reina a cambio de Torre,
tinuar. Después viene b5 : c4,
Alfil y peón libre.
Ac2 : d3t, c4 :d3 y en pocas
26. - - - Tc8 : c2 jugadas el peón a o el b lle­
27. A b 1 : c2 f7-f6 gan a coronarse en Rema. _

a b e d e 1 g h

1 69
Originalidad

El más interesante club de ajedrez que he llegado a


conocer se reunía en una mezquina posada de un pueblo
de la antaño romántica Selva Negra alemana. El sitio
aquel apenas llegaba a los dos mil habitantes, pero sin
embargo tenía una ·docena de jugadores buenos y activ()s;
de ellos, el mayor tenía ochenta y cuatro años: pasaba por
el mejor estratega de la reunión, tal vez porque, como
era casi sordo, las grandes broncas que se armaban en
la cantina las oía tan finamente como uno de nosotros
el zumbido de la mosca. Si bien de pasada, y limitándome
a su indumentaria, deseo mencionar que nunca se quitaba
su solideo, acaso para enjugar con él el sudor de la frente,
pues jugaba al ajedrez con una obsesión febril.
Perlas blancas afloraban a su frente cuando iba a
perder, y sus diminutos ojillos porcinos centelleaban agre­
sivamente a través de sus resistentes anteojos. Entonces
podía suceder que repentina e inevitablemente golpeara
la mesa con su puño, que las piezas se revolvieran confusa­
mente y la partida llegaba a un final inesperado.
Cuando dirimíamos un campeonato amistoso contra
este club, cierto domingo, tuve el placer de jugar contra
el buen aldeano, que aquí le vamos a llamar Haberle. Al

1 70
princtptO yo estaba completamente sereno, aunque tosía
inútilmente con la humareda, pero con relativa rapidez
pude conseguir ventaja. De algún modo sentí un cierto
malestar. Como el humo se me hubiese deslizado una vez,
Haberle se quitó los anteojos, los limpió y, observándome,
se los volvió a poner. Me atemoricé, pues aquella mirada
declaraba ojeriza. Cuando le pregunté si se sentía bien,
puso solamente el dedo sobre la boca. Hasta entonces no
sabía que era sordo, y comprendí así mi crasa equivoca­
ción. Se golpeó con el mismo dedo en la sien, lo que no
se podía interpretar más que como estar diciendo: «¡Está
usted completamente chifhtdo!» Me tragué la píldora y
seguí jugando sin mucha gana.
Diez jugadas más tarde le puse al borde del abandono.
Me levanté y estuve mirando otras partidas. Cuando volví,
no daba cuenta de mis ojos. No él, sino yo habría tenido
que abandonar ahora la partida. El juego no había sido
anotado, y yo estaba completamente mareado. Hablé
con nuestro director de juego, quien comprendió la situa­
ción, pero me aconsejó que no armara ningún alboroto.
Y nada más empezar la partida tuve en seguida que aban­
donar.
Como había hecho feliz a mi compañero, rápidamente
le sonreí y él, moviendo la cabeza, se marchó. Aún estaba
sentado, y completamente temblando, cuando vino el
tabernero y me puso sobre la mesa un cuarto de botella
de vino rancio espumoso. Como yo rehusara la consumi­
ción, me aseguró que mi rival ya la había pagado. Como
fuera, escancié unas gotas del generoso . El vino tenía un
aroma tan grato que dificilmente me podía dominar.
Ya casi me había repuesto de aquel aturdimiento, cuando
volvió el anciano arrastrando sus pies, me dio en el hombro
y me dijo al oído: «¡Limpio de mancha, mozo! ¡Hoy tenía
que ganar! ¡Había apostado un tanto alto!»

Samuel Reshevsky (EE. UU.) y Vassili Smyslow ( URSS} se saludan


antes de la apertura de su partida en la competición internacional
Unión Soviética-Estados Unidos, celebrada en Nueva York el año /954.
Detrás de Smyslow (derecha), David Bronstein (con gafas)

i
�.
L.
¡,
r.
La amarga capitulación

Uh/mann contra Smys/ow

Durante el torneo conmemorativo de Alekhin, cele­


brado en M oscú el año 1 956, el ex campeón mundial
Smyslow demostró sus grandes conocimientos en una
partida contra el campeón de Alemania del Este. Uhlmann,
a quien se considera como uno de los mejores jugadores
alemanes del momento, en aquel j uego ciertamente estaba
preocupado por algo. Por lo demás, la preocupación es
precisamente un factor que no hay que despreciar en la
primera partida de un torneo. Aunque Uhlmann hizo
correctamente las primeras jugadas, sin embargo, pronto
quedó en desventaja. Es muy interesante y aleccionador
comprobar cómo el ex campeón mundial explota realmente
la inferior ventaja estratégica de su rival.

l . d2-d4 Cg8-f6 quistar calidad, pues la Rei­


2. c2-c4 e7-e6 na no puede tomarlo (a causa
3. Cg1 -f3 b7-b6 de la pérdida de Reina por
Dd 1 : c2, Ac5 : f.2t, Rg1 : f.2,
Defensa india de la Rei­ Tc8 : c2). Las blancas, por
na. consiguiente, se ven obliga­
4. g2-g3 Ac8-a6 das a retrasar su Caballo
5. b2-b3 d7-d5 para cubrirse.
6. Afl -g2 Af8-b4t 1 4. Ca4-c3 Dd8-e7
7. Cf3-d2 c7-c5 1 5 . Tfl -e 1 Cd4-c2!
8. d4 : c5 Ab4 : c5
9. Ac l -b2 00 Si las blancas tomaran
1 0. 00 Cb8-c6 ahora el caballo c2 (Dd 1 : c2),
11. Cb 1 -c3 Ta8-c8 seguiría una interesante com­
1 2. c4 : d5 e6 : d5 binación de mate: Dd 1 : c2,
1 3. Cc3-a4 Cc6-d4 Ac5 : f.2t, Rg 1 : f.2, Cf6-g4t,
Rf.2-g 1 , De7-e3t, Rg l -h 1 ,
Ante todo parece que las Cg4-f.2t, Rh l -g 1 , Cf.2-h3t,
blancas reconocen el peligro. Rgl -h 1 , De3-g 1 t , Te 1 : Dgl y
El Caballo d4 amenaza en Ch3-f.2tt. Para defenderse
e2 con dar jaque, o después de la amenaza al peón f.2,
de Tfl -e 1 , Cd4-c2 con con- las blancas mueven la Torre.

1 73
1 6 . Te l -fl Cc2 : a l Probablemente Uhlmann no
1 7 . Dd l : a l Tf8-d8 quiso malgastar sus fuerzas
1 8. Ag2-f3 Ac5-a3 en este torneo, para una par­
tida que, según él, ya estaba
Y las blancas abandonan
perdida con gran probabili­
la partida, porque piensan
dad . Para el éxito en un tor­
que con una calidad menor
neo hay que ser dueño de sí
nada podían hacer contra
mismo.
el gran maestro Smyslow.

El campeón confundido

El segundo campeón del mundo -no coronado-,


Adolf Anderssen, fue conocido como creador de innume­
rables e interesantes casos de ajedrez. Tanto le absorbían
estos problemas que se olvidaba de las cosas más corrientes.
A este respecto era, pues, un perfecto extravagante.
Una noche Anderssen se sentó ante un tablero y se puso
a estudiar un problema. Cuanto más se perdía en todas
las posibles variantes --como suele decirse-, más partidas
comenzaba a j ugar contra sí mismo. Estaba tan fascinado
por la belleza de aquella partida, que perdió la noción del
tiempo y de las circunstancias, no sintiendo por ello ningún
cansancio. Cuando de repente alguien llamó a la puerta,
enojado, interrumpió sus pensamientos y entonces mantuvo
una conversación con su ama de llaves que merece la
pena recogerse a continuación:
Anderssen : <<Vete tranquila a la cama. Estoy ahora muy
ocupado.»
Liesbeth : «¿Cómo dice, por favor?
Anderssen: «No me molestes. Sabes que puedo resistir
perfectamente toda la noche. ¡Llámame mañana temprano,
como siempre!»
Liesbeth: «Señor profesor, ¿se encuentra usted bien?»
Anderssen: «Criatura, no sólo estoy muy bien, sino que
además no debes molestarme ahora. Estoy precisamente
en lo más importante. Termino en seguida.»

1 74
Liesbeth, entrando: ((Señor profesor, usted no ha dor­
mido absolutamente nada. Ya tengo experiencia de otras
veces. ¿Pero . . . no ha oído usted las campanas del alba?»
Anderssen, pensativo y súbitamente: ((¿Las campanas
del alba? Habría podido jurar que eran las campanas
de la noche. ¿No te confundes?»
Liesbeth: ((Señor profesor, 'yo' he 'dormido' toda la
noche y 'no estoy soñando'.»

La partida eterna

Anderssen contra Kieseritzki

Hace más de un siglo que cierta partida entusiasmó a


los amigos del ajedrez de todo el mundo y que hoy entu­
siasma a todos los que la conocen por primera vez: el
combate entre Anderssen y Kieseritzki, que tuvo lugar
el año 1 85 1 . También hoy, después de más de cien años,
sigue conservando todo su vigor y elegancia. Incluso los
((Versados maestros» que han trabajado profundamente
sobre toda la teoría de ajedrez y los resultados de sus in­
vestigaciones, están cada vez más cautivados por esta
((pieza».
Toda la partida está bajo la interrogante: ¿quién se

1 75
impondrá? ¿Conducirá al triunfo un plan de ataque per­
fecto y múltiples sacrificios, o más bien la superioridad
material? Se desarrolla un duelo en toda regla y permanen­
temente está pendiendo la espada de Damocles.
Ambos maestros eran conocidos universalmente en su
tiempo y Anderssen, aunque sin coronar, pasó por campeón
mundial durante mucho tiempo. En esta partida eligió
su arma ofensiva más mordaz: el gambito de Rey.

l . e2-e4 e7-e5 negras desean sostener a toda


2. fl-f4 e5 : f4 costa a su importante peón
3. Afl -c4 Dd8-h4t en f4.
Gambito de Rey (Alfil-gam­
1 0. g2-g4 Ch5-f6
bito)
1 1 . Th l -g1 c6 : b5
4. Re l -fl

Casi parece que las blan­ Por esta j ugada las negras
cas han cometido un error, conquistan al Alfil. Sólo des­
pues ya no pueden enrrocar­ pués de un profundo estudio
se. Pero la posición se ha se puede reconocer qué lejos
hecho a propio intento por han calculado las blancas.
ambas partes. Tanto para las Ciertamente que apenas se
blancas como para las negras ve cómo el siguiente ataque
reserva muchos peligros. Las sobre la Reina debe desqui­
negras desean acelerar po­ tarse de la pérdida del Alfil .
derosamente su despliegue
1 2. h2-h4 Dg5-g6
y desvían lo posible al Alfil
1 3 . h4-h5 Dg6-g5
de la diagonal a2-e8.
1 4. Dd 1 -f3 Cf6-g8
4. --- b7-b5
5. Ac4 : b5 Cg8-f6 Ahora la alusión a la con­
6. Cg1 -f3 Dh4-h6 ducción del juego de las blan­
7. d2-d3 Cf6-h5 cas se reconoce perfectamen­
8. Cf3-h4 c7-c6 te. Las negras tienen que re­
9. Ch4-f5 Dh6-g5 trasar el Caballo para liberar
a la Reina.
Bella es la lucha en plena
marcha. Las blancas inten­ 1 5. A c l : f4 Dg5-f6
tan cazar a la Reina. Las 1 6. Cb1 -c3 Af8-c5

1 76
1 7 . Cc3-d5 Df6 : b2 De nuevo parece que las
1 8 . Af4-d6 Db2 : a 1 t negras pueden mantener to­
davía una posición correcta,
Las negras conquistan la y las blancas se desangran
Torre y penetran en la línea por sus múltiples sacrificios.
más profunda, con la espe­ Aquí sigue la jugada que co­
ranza de que el Caballo blan­ rona toda la partida.
co quede a su alcance por
detrás . Verdaderamente 22. Df3-f6t Cg8 : f6
esto parece muy peligroso. 23. Ad6 : e7tt
1 9. Rfl -e2 Ac5 : gl Es casi increíble:
Las blancas han sacrifi­
cado un Alfil, dos Torres y
a b e d e f g h
la Reina, y a pesar de todo
su ataque fue contundente.
Si las negras hubieran con­
seguido un solo respiro para
una jugada efectiva a la con­
tra, entonces el juego blanco,
en poco tiempo, también ha­
bría sido liquidado. En esta
partida ganó verdaderamen­
te el «espíritu sobre la ma­
a b e d e f g h
teria», el sacrificio valiente
sobre una defensa esmerada
que trata de vencer a su ad­
20. e4-e5! versario por su inferioridad
material . ¡Aquí venció el au­
Esta jugada de peón, una
téntico maestro!
jugada de espera, constituye
la alusión silenciosa de todo a b e d e f g h

el juego; con ello, las blan­


cas aislan a la Reina negra
y amenazan con un exter­
minio inmediato . ¿Cómo
pueden defenderse las ne­
gras del amenazador mate
mediante el Caballo f5 : g7t,
Rey e8-d8, Alfil d6-c7tt ?
20. - - - Cb8-a6
2 1 . Cf5 : g7t Re8-d8 a b e d • f D h

1 77
PROBLEMAS D E L AJEDREZ SEGUN LAS
POSICIONES R EG LAMENTARIAS

En último término los problemas de ajedrez se tratan


con verdaderos problemas de un deporte mental. Exigen
lo mismo que una tarea intelectual, pero sorprenden
todavía más por sus desconcertantes soluciones y por su
inexorable lógica y consecuencia. Se podría casi decir
que tienen más elegancia, que son señoriales. Una pequeña
selección de problemas de ajedrez, en parte fáciles y en
parte dificiles, se insertan aquí para aquellos que se adhieren
con placer a este «deporte», así como para todos los que
desean probar su capacidad de combinación.

l. Kretschmer-Lane: 2. Eljaschoff-v. Freymann:


Juegan las negras. ¿Cómo ¿Cómo pueden ganar las ne­
pueden dar jaque mate en gras, si las blancas toman
cuatro jugadas? el caballo?

a b e d • f g h a b e d e f g h
8 8

7 7

6 6

S 5

4 4

a b e d • f g h a b e d e f g h

1 78
a b e d e f g h a b e d e f g h

8 a 8 8

7 7 7 7

6 6 6 6

4 4 4 4

2 2 2 2

a b e d e 1 g h a b e d • 1 g h

3. Karsten-Uirich: 5. Rosanes-Anderssen:
¿Cómo pueden ganar las Juegan las negras. ¿Cómo
blancas, si las negras toman pueden dar jaque mate en
con el Caballo e5 al Alfil cuatro jugadas? ¿O tal vez
descubierto d3? es imposible?

4. Kieseritzki-Dumencheau: 6. Kohnlechner-Morgen:
Juegan las blancas. ¿Cómo Juegan las negras. ¿Cómo
pueden dar jaque mate en pueden dar jaque mate en
tres jugadas? tres jugadas?

a b e d e f g h a b e d e f g h

8 8

7 7

6 6

4 4

2 2

a b e d e f g h a b e d e f g h

1 79
a b d e g h a b d e g

8 8

7 7

6 6

4 4

2 2

a b d e g a b e g

7. De Anderssen: 9. Schmidt-Hermann:
Juegan las blancas. ¿Quién Juegan las negras. ¿Cómo
dará jaque mate en tres ju­ dan jaque mate en tres juga­
gadas? ¿Son más fuertes los das? La posición de las blan­
peones blancos o los oficia­ cas es fuerte aparentemente.
les negros?

8. Martius-Darga: JO. Ewald-Ditler:


¿Cómo dan jaque mate las Juegan las blancas. ¿Triun­
blancas en no más de cinco fará la ofensiva de las ne­
jugadas? gras?

a b d e g Q b e g h

8 8

7 7

6 6

a e g a b d g

1 80
a b c d e f g h a b c d e f g h

a b e d e f 11 h a b c d e f g h

11 . De S. Loyd : 12. Gandolfi- Bruck :


¿Cómo pueden dar jaque Las blancas pensaron que su
mate las blancas en una sola rival podía abandonar. Las
jugada? Solamente apartán­ negras anuncian un mate en
dose lo fácil se puede llegar cuatro jugadas. ¿Encuentra
a la jugada correcta en este usted estas cuatro jugadas?
problema.

LISTA DE CAMPEONES MUNDIALES DE AJEDREZ

1 858-1 862. Paul Morphy, USA (extraoficial).


1 862- 1 866. Adolf Anderssen, Alemania (extraoficial).
1 866-1 894. Wilhelm Steinitz, Austria.
1 894- 1 92 1 . Emanuel Lasker, Alemania.
1 92 1 - 1 927. José Capablanca, Cuba.
1 927- 1 93 5 . A lexander A lekhin, Rusia-Francia.
1 935- 1 937 Max Euwe, H o landa.
1 937- 1 946. A lexander Alekhin, Rusia-Francia.
1 948- 1 957. Michael Botwinnik, Unión Soviética.
1 957- 1 958. Vassili Smyslow, Unión Soviética.
1 958- 1 960. Michael Botwinnik, Unión Soviética.
1 960- 1 96 1 . M ichael Tal , Unión Soviética.
1 96 1 - 1 962. Michael Botwinnik, Unión Soviética.

181
PEQUEÑO ABC DE LOS CONCEPTOS BASJCOS
DEL AJEDREZ

Abandonar. Un jugador renuncia a proseguir la marcha de la


partida porque, por ejemplo, tiene una posición indefendible,
o ha perdido muchas piezas; entonces se dice que <<abandona».
En este caso, el rival se tiene por vencedor, aunque no haya
llegado a ninguna posición de mate.
Ahogar. Véase <<tablas».
Anormalidades. Si una jugada infringe una norma, entonces tiene
que corregirse, suponiendo que el adversario advierta de la
falta y, antes incluso, toque una pieza. Las excepciones se dan
solamente cuando sobre el tacto de las piezas se haya llegado
previamente a un acuerdo especial. (Véase «Tocar» . )
Esta rectificación procede cuando inadvertidamente s e re­
mueven las piezas o, por haber volcado el juego, la posición
se ha reconstruido incorrectamente.
Si durante la partida se comprueba que la posición básica
de las piezas al comienzo del juego no está conforme, ha de
interpretarse que la partida no es válida.
Si durante el juego resulta que el tablero está colocado
equivocadamente, se traspasarán las posiciones conseguidas
sobre un tablero correctamente colocado y la partida continuará
jugándose. (El tablero tiene que estar colocado de forma que la
esquina derecha de la línea base muestre una casilla blanca,
e igualmente la casilla situada al extremo de la diagonal. La
numeración 1 -8 tienen que partir del lado donde esté situado
el bando de las blancas.)
Apresar o apear. lJna pieza está apresada si está emplazada entre
el Rey y una pieza enemiga que amenaza con dar jaque y,
por lo tanto, no puede moverse. Lo mismo sucede cuando la
pieza está entre la Reina y una adversaria; tampoco entonces
debe moverse, ya que sería tomada la Reina. (Véase también
«Defender» . )

1 82
Calidad. La calidad se consigue cuando una pieza de poco valor
se cambia por otra de más valor del adversario: por ejemplo,
un Alfil por una Torre. Las piezas tienen el siguiente valor
en puntos: peón= 1 punto; Alfil = ) puntos; Caballo = ) puntos;
Torre = 4 Y:! puntos; Reina = 8 puntos.
Cambio. Se habla de cambio cuando se toma a una pieza del
adversario que tiene exactamente el mismo valor que la que,
acto seguido, nos captura el rival.
Defender. Una pieza está defendida cuando está protegida por
otra segunda, de forma que el adversario no puede tomarla
sin perder al mismo tiempo su pieza agresora. Compensa cu­
brirse solamente cuando la pieza enemiga agresora tiene menos
o igual valor que la pieza agredida. También se puede defender
o cubrir una pieza amenazada, moviendo una segunda pieza
de forma que la agresora no pueda capturar, a no ser que el
adversario desee perder una pieza de más calidad o, incluso,
la propia pieza agresora.
Empate. Véase «Tablas».
Enroque. En el enroque se mueven simultáneamente el Rey y
la Torre, y ambos movimientos se consideran como una sola
jugada. ((Enroque largo»: el Rey se mueve hacia el lado de la
Reina, dos casillas antes de la Torre, y la Torre, saltando por
encima del Rey, se sitúa a su derecha.
((Enroque corto»: el Rey y la Torre se mueven en la misma
forma que para el enroque largo, pero aquí se verifica en el
flanco del Rey. En ambos casos el Rey tiene que ser conducido
en primer lugar; si se toca primero la Torre, entonces ha de ser
movida y el enroque será imposible.
Un enroque no es posible cuando el Rey o la Torre corres­
pondiente ya se han movido con antelación. Un enroque es
imposible transitoriamente cuando entre el Rey y la Torre
están todavía otras piezas, o las casillas entre ambos están
amenazadas por una pieza enemiga.
Ganar. La partida se gana cuando el adversario ha sido jaque
mate, ha abandonado o ha superado el tiempo de juego.
Gardez. Advertencia de cortesía, cuando se amenaza con tomar
la Reina del adversario. Sin embargo, no tiene carácter forzoso.
En el momento actual, de hecho, ya no se anuncia ningún
«gardez».
Jaque. Se da jaque al Rey cuando la casilla en que se encuentra
está amenazada por una pieza adversaria. Si no se rechaza
inmediatamente el jaque -ya tomando la pieza enemiga, ya
por el desplazamiento a otra casilla, o mediante la interpo­
sición de una pieza-, entonces es cuando llega el mate.

1 83
Jaque doble. En ciertos casos un jaque velado puede ser un jaque
doble; al mover una pieza se da jaque al Rey enemigo, y lo
mismo por otra segunda pieza que está en la línea, fila o dia­
gonal desocupadas del citado Rey adversario. (Ejemplo: al
mover un Caballo, situado entre un Alfil propio y el Rey ene­
migo, se da jaque, y lo mismo el Alfil, suponiendo que no se
encuentre otra pieza en la diagonal del Rey-Alfil . )
Jaque velado o cubierto. S e emplea este concepto cuando a l mover
una pieza se abre la línea, fila o diagonal de otra segunda pieza
que da jaque al Rey enemigo. Se presupone que, entre el Rey
enemigo y la pieza que amenaza con jaque, no está emplazada
ninguna otra, sino únicamente la aludida pieza propia que
puede desplazarse. (Ejemplo: si hay un Caballo situado entre
el Alfil propio y el Rey enemigo, se llega al jaque velado en
cuanto el Caballo sea desplazado de la diagonal del Alfil.)
Jugada rorzosa. Una parte está en esta situación cuando se ve
obligado por el adversario a mover una pieza concreta, aunque
ello implique tal vez un resultado desagradable.
Peón doblado. Se emplea este término cuando Jos peones del
mismo bando están situados uno seguido del otro, en la misma
línea.
Peón libre. El peón en cuyas líneas próximas no se encuentra
ningún otro se hace libre y <<debe» transformarse en otra pieza
obligatoriamente, cuando por su avance llega a la última casilla
de la línea.
Peones centrales. Se denominan así a Jos peones delanteros del
Rey y de la Reina.
SacruJCar u orrecer. Se habla de sacrificio cuando conscientemente
se mueve una pieza a una casilla en la que puede ser capturada
por el adversario; o con plena intención se desmantela una
defensa, para que asimismo, el rival pueda tomarla. El sacrificio
se efectúa muchas veces para conseguir una posición mejor,
o para tender una celada al enemigo.
Tablas. Una partida es tablas o empate:
l . Cuando un jugador no puede mover ninguna figura, ni
tampoco el Rey. Se supone que el Rey no está en jaque.
En este caso se dice que el Rey está ahogado.
2. Cuando ambos jugadores han acordado el empate.
3. Cuando un jugador reclama el empate, porque su adver­
sario ha movido la misma posición tres veces seguidas.
Una posición es la misma si las piezas de igual clase y color
actúan sobre las mismas casillas.
4. Cuando un jugador se encuentra sobre una sola jugada,
puede asimismo reclamarse tablas si se demuestra que
ambas partes han ejecutado 50 jugadas sin llegar a tomar

1 84
ninguna pieza ni mover un peón. Para el caso de que se
deban conseguir otro número de jugadas, ha de mediar
acuerdo antes de empezar el juego.
Tiempo de juego. Los torneos de partidas están establecidos a 40
jugadas en 150 minutos. Los jugadores pueden distribuirse el
tiempo, para determinadas jugadas, a su gusto. Quien rebase
el tiempo total, es decir, 40 jugadas en 150 minutos, pasa por
derrotado. Cada jugador tiene que «apretar» el reloj de ajedrez
después de cada jugada. Por acuerdo de ambas partes se pueden
establecer otros tiempos.
Tocar. Pieza tocada ha de ser movida. Si fueron movidas varias
piezas, entonces el jugador tiene que mover o capturar con la
primera que haya cogido.
«Excepciones»: esta regla no rige si, por acuerdo previo
entre los jugadores, se ha convenido que las piezas pueden
moverse sin tal limitación . La regla citada no tiene ninguna
aplicación en caso de que la pieza tocada no pueda moverse
o tomar en forma alguna.
Tomar al paso. Si un peón mueve un doble paso desde su posición
de origen, cualquier peón enemigo puede tomarlo como si
solamente hubiera avanzado un paso. El peón agresor tiene
que avanzar, por consiguiente, en la oblicua del peón tomado.

Explicación de los signos usuales

00 enroque corto 00
000 enroque largo 0-0--0
la pieza «mueve» sobre otra casilla
la pieza <<toma» una enemiga X

t la pieza da jaque t
tt la pieza da jaque mate tt
t. p. la pieza toma al paso t .p.

Se indica con una letra mayúscula de alguna pieza, después


de la jugada de peón, cuando éste se ha transformado en esa pieza.
Por ejemplo: a7-a8D, quiere decir que un peón libre se ha trans­
formado o coronado en Reina.

1 85
SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS DE AJEDREZ

I. l . - - - Tel-hl t replican Dh5 : CeS mate, o


2. Rh2 : hl Dh7-bl t Dh5 : Dhl mate
3. Rhl -h2 Dbl-gl t
2. d6-d7 Dh5-f7
4. Rh2-h3 Dgl-hl mate
3. d7-dS e mate

2. l . Rb7 : aS Rd7-cS
8. l . Tg3 : g7 RgS-h8
2. g2-g4 h4 : g3 t.p.
2. Tg7 : gS t RhS : TgS
3. h3-h4 g3-g2
3. De2-g4 t Ae7-g5
4. h4-h5 g2-giD
4. Dg4 : g5 RgS-h8
5. h5-h6 Dgl -g2 mate
5. Ce5 : f7 mate

3. l . - - - Ce5 : d3
9. l . - - - Dg3 : h2 t
2. Df4-f6 e7 : f6
2. Rhl : h2 Tg6-h6 t
3 . Tel : eS mate
3. Del -h4 Th6 : h4 mate
Si las negras hacen otra ju­
gada, se llega al mate por 10. ¡Las blancas son más rápi­
Df6-g7 tt das! Un intento de rechazar
el ataque negro sería cierta­

¡
4 . l . Cd5-b6t a7 : b6 lamente un fracaso.
2. Df3 : c6 t b7 : c6
l. g6:h7 RgS : h7
3 . Ac4-a6 mate
2. h6 : g7 Rh7 : g7
3. Td2-g2 Rg7 -f6
5. l . - - - Db6 : b3
4. Th3-h6 mate
2. a2 : b3 TbS : b3
(3. Rg7-fl! de negras, con­
3. Ad2-el Ad4-e3 t
testarían las blancas con
4. De2 : e3 Tb3-b l mate
4. Th3-hS mate.)

6. l . - - - Dg4-h3 t
1 1 . l. b7 : aSD ¡mate!
2. Rfl -gl TeS-el t
3. Df2 : el Dh3-g2 mate 12. l . --- Te6-h6 t
2. Rh2-gl Th6-h l t
7 . l . De2-h5 Dhl : h5 3. Rgl : h l DcS-h3 t
Para otra jugada, las blancas 4. Rh l -gl Dh3-g2 mate

1 86