You are on page 1of 9

Índice

Introducción………………………………………………………………………… 1
Antecedentes………………………………………………………………………. 2
Desarrollo…………………………………………………………………………… 3
Conclusiones……………………………………………………………………….. 7
Fuentes de Información…………………………………………………………… 8
INTRODUCCIÓN

Frederick Winslow Taylor nace en Pennsylvania, Estados Unidos, pertenecía a la


clase media; en 1870 ingresa como mecánico a un taller, en donde rápidamente
incremento la productividad de este, por lo que fue ascendido a jefe de mecánicos.
Tuvo varias propuestas para mejorar la administración de este taller y de algunos
otros, por lo que fue ganando popularidad.
En 1911 publicó el libro Principles of Scientific Management, donde postula que la
administración es una ciencia basada en reglas, leyes y principios bien definidos, y
que para aplicar la administración científica es necesaria una revolución mental,
tanto en el trabajador como en los gerentes.
Hizo varias aportaciones a la administración, entre ellas la administración científica.
Taylor establece principios y normas que permiten obtener un mayor rendimiento
de la mano de obra y de los materiales. Básicamente aborda aspectos como
estudios de tiempos y movimientos, selección de obreros, métodos de trabajo,
incentivos, especialización e instrucción.
A esta corriente se le llama administración científica, por la racionalización que hace
de los métodos de ingeniería aplicados a la administración y debido a que desarrolla
investigaciones experimentales orientadas hacia el rendimiento del obrero.
También desarrollo un sistema de organización llamado funcional o de Taylor,
observo que la organización lineal no propiciaba la especialización; propuso que el
trabajo de supervisor se dividiera en ocho especialistas, uno por cada actividad
principal, y que los ocho tuvieran autoridad, cada uno en su propio campo, sobre la
totalidad del personal que realizaba labores relacionadas con su función.
La organización funcional consiste en dividir el trabajo y establecer la
especialización de manera que cada hombre, desde el gerente, hasta el obrero,
ejecuten el menor número posible de funciones.

1
ANTECEDENTES

Frederick Winslow Taylor


(Germantown, Pennsylvania, 1856 - Filadelfia, 1915) Ingeniero norteamericano que
ideó la organización científica del trabajo. Procedente de una familia acomodada,
Frederick Taylor abandonó sus estudios universitarios de derecho por un problema
en la vista y a partir de 1875 se dedicó a trabajar como obrero en una de las
empresas industriales siderúrgicas de Filadelfia.
Su formación y su capacidad personal permitieron a Taylor pasar enseguida a dirigir
un taller de maquinaria, donde observó minuciosamente el trabajo de los obreros
que se encargaban de cortar los metales. Y fue de esa observación práctica de
donde Frederick W. Taylor extrajo la idea de analizar el trabajo, descomponiéndolo
en tareas simples, cronometrándolas estrictamente y exigiendo a los trabajadores
la realización de las tareas necesarias en el tiempo justo.
Este análisis del trabajo permitía, además, organizar las tareas de tal manera que
se redujeran al mínimo los tiempos muertos por desplazamientos del trabajador o
por cambios de actividad o de herramientas; y establecer un salario a destajo (por
pieza producida) en función del tiempo de producción estimado, salario que debía
actuar como incentivo para la intensificación del ritmo de trabajo. La tradición
quedaba así sustituida por la planificación en los talleres, pasando el control del
trabajo de manos de los obreros a los directivos de la empresa y poniendo fin al
forcejeo entre trabajadores y empresarios en cuanto a los estándares de
productividad.
Taylor se hizo ingeniero asistiendo a cursos nocturnos y, tras luchar personalmente
por imponer el nuevo método en su taller, pasó a trabajar de ingeniero jefe en una
gran compañía siderúrgica de Pennsylvania (la Bethlehem Steel Company) de 1898
a 1901. Taylor se rodeó de un equipo con el que desarrolló sus métodos, completó
sus innovaciones organizativas con descubrimientos puramente técnicos (como los
aceros de corte rápido, en 1900) y publicó varios libros defendiendo la «organización
científica del trabajo» (el principal fue Principios y métodos de gestión científica,
1911).
Desde finales del siglo XIX, iniciada ya la segunda fase de la Revolución Industrial,
la organización científica del trabajo o taylorismo se expandió por los Estados
Unidos, auspiciada por los empresarios industriales, que veían en ella la posibilidad
de acrecentar su control sobre el proceso de trabajo, al tiempo que elevaban la
productividad y podían emplear a trabajadores no cualificados (inmigrantes no
sindicados) en tareas manuales cada vez más simplificadas, mecánicas y
repetitivas.

2
DESARROLLO

Los aportes de Frederick Taylor


Taylor empezó su trabajo en el estudio de tiempos en 1881 cuando laboraba en la
Midvale Steel Company de Filadelfia. Después de 12 años desarrolló un sistema
basado en el concepto de “tarea”. En él, Taylor proponía que la administración de
una empresa debía encargarse de planear el trabajo de cada empleado por lo
menos con un día de anticipación, y que cada hombre debía recibir instrucciones
por escrito que describieron su tarea en detalle y le indicarán además los medios
que debía usar para efectuarla. Cada trabajo debía tener un tiempo estándar fijado
después de que se hubieran realizado los estudios de tiempos necesarios por
expertos. Este tiempo tenía que estar basado en las posibilidades de trabajo de un
operario altamente calificado, quien después de haber recibido instrucción, era
capaz de ejecutar el trabajo con regularidad. En el proceso de fijación de tiempos,
Taylor realizaba la división de la asignación del trabajo en pequeñas porciones
llamadas “elementos”. Estos se medían individualmente y el conjunto de sus valores
se empleaba para determinar el tiempo total asignado a la tarea.
En junio de 1895, Taylor presentó sus hallazgos y recomendaciones ante una
asamblea de la American Society of Mechanical Engineers efectuada en Detroit. Su
trabajo fue acogido sin entusiasmo porque muchos de los ingenieros presentes
interpretaron sus resultados como un nuevo sistema de trabajo a destajo; y no como
una técnica para analizar el trabajo y mejorar los métodos.
El disgusto por el trabajo a destajo que predominaba en muchos de los ingenieros
de esa época era explicable. Los estándares por el trabajo por pieza eran
establecidos según estimaciones de supervisores y, en el mejor de los, casos,
distaban mucho de ser exactos o congruentes. Tanto la empresa como los
trabajadores eran justamente escépticos acerca de las tarifas por pieza basadas en
las conjeturas de un capataz. La empresa las miraba con desconfianza, en vista de
la posibilidad de que el capataz hubiera realizado una estimación conservadora para
proteger la actuación de su departamento. Al trabajador, debido a infortunadas
experiencias anteriores, le interesaba sobremanera cualquier tasa adoptada
simplemente, con base en apreciación y conjeturas personales, puesto que dicha
tasa afectaría vitalmente sus percepciones.

3
Posteriormente, en junio de 1903, en la reunión de la A.S.M.E, efectuada en
Saratoga, Taylor presentó su famoso artículo “Shop Management” (Administración
del taller), en el cual expuso los fundamentos de la administración científica a saber:

 El estudio de tiempos, junto con los implementos y métodos para llevarlo a


cabo adecuadamente.
 La supervisión funcional, o dividida, aprovechando su superioridad con
respecto al antiguo método del supervisor.
 La estandarización de todas las herramientas e implementos usados en la
fábrica, así como las acciones o movimientos de los obreros para cada clase
de trabajo.
 La conveniencia de contar con un grupo o departamento de plantación.
 El principio de excepción, en la administración industrial.
 El uso de reglas de cálculo e instrumentos similares para ahorrar tiempo.
 Tarjetas de instrucciones para el trabajador.

Muchos directores de fábricas aceptaron con beneplácito la técnica de la


administración del taller de Taylor y, con algunas modificaciones, obtuvieron
resultados satisfactorios.
Además de su contribución al estudio de tiempos, Frederick Taylor descubrió el
proceso Taylor-White de tratamiento térmico para acero de herramientas y
desarrolló la ecuación de Taylor para el corte de metales. Finalmente, en julio de
1947, la Cámara de Representantes aprobó una ley que permitía a la Secretaría de
Guerra hacer uso del estudio de tiempos; y en 1949, desapareció de las
estipulaciones de las partidas la prohibición del empleo de cronómetros en las
actividades fabriles, de modo que en la actualidad no existe ninguna restricción para
la práctica del estudio de tiempos.
Frederick Taylor afirmaba que “El objetivo de la administración es el de asegurar la
máxima prosperidad para el patrón junto con la máxima prosperidad para el obrero,
haciendo notar que la máxima prosperidad de ambos constituye el objetivo básico
de la administración de cualquier empresa”.
En la obra de Taylor se destacan tres grandes proposiciones:
 Que hay un modo mejor de ejecutar una operación.
 Que ese modo debe encontrarse mediante experimentos científicos.
 Que es deber de la administración asumir la administración iniciativa y la
responsabilidad de descubrirlo.

4
El pensamiento administrativo de Taylor se expone con claridad en “The Principles
of Scientific Management”, que en realidad es un discurso suyo pronunciado en una
conferencia sobre la materia celebrada en la Amos Tuck School, Dartmouth College
en 1911.
“En esencia, la administración científica implica una revolución mental completa por
parte de los trabajadores de cualquier establecimiento o industria, una revolución
mental completa por parte de esos hombres en cuanto a sus deberes respecto a su
trabajo, a sus compañeros y a sus patrones. E implica la revolución mental
igualmente completa por parte del sector directivo, el encargado, el
superintendente, el propietario del negocio, la junta directiva, una revolución mental
completa en cuanto a sus obligaciones hacia sus compañeros de trabajo en la
administración, hacia sus obreros y hacia todos los problemas diarios de éstos. Y
sin esta revolución mental, completa en ambos lados, la administración científica no
existe...”
Su filosofía de la administración la sintetiza en cuatro categorías que son de
permanente vigencia:
 Cada trabajo tiene su método: hay que crear una ciencia para cada elemento
de trabajo del obrero. Es decir, hay que planificar el trabajo que cada persona
tiene que realizar, esto es tarea del administrador, quien deberá planificar el
trabajo de sus trabajadores con anticipación.
 Hay que adiestrar al trabajador para la tarea específica que le corresponderá
realizar. Es necesario hacer una escogencia científica y luego adiestrarlo.
Será tarea del administrador la de observar y tabular la iniciativa de sus
subordinados y enseñarles la mejor vía de hacer las cosas bajo su propia
dirección o supervisión.
 El administrador debe ser partícipe del trabajo que desarrollen sus
subordinados y colaborara cordialmente con los trabajadores para
asegurarse de que todo el trabajo se haga de acuerdo con los principios de
la ciencia que se ha ido creando. Esta colaboración ya asoma la importancia
de la práctica de las relaciones humanas en cualquier empresa.
 En toda empresa tienen que existir dos elementos: Quien ejerce la dirección,
define la política y señala lo que debe hacerse. Y un grupo que sigue esas
directrices y las ejecuta. Las responsabilidades se dividen entre el
administrador y los trabajadores.
Para Taylor, la organización y la administración deben estudiarse y tratarse
científica y no empíricamente. Como pionero, el mayor mérito de Taylor está
realmente en su contribución para que se abordase de manera sistemática el
estudio de la organización, lo cual no sólo revolucionó completamente la industria,
sino que también tuvo gran impacto sobre la administración.

5
Principios de la Administración Científica

Según Taylor, la gerencia adquirió nuevas atribuciones y responsabilidades descrita


por cuatro principios:
1. Principio de planeación: sustituir en el trabajo el criterio individual del obrero,
la improvisación y la actuación empírico- práctica por los métodos basados
en los procedimientos científicos.
2. Principio de preparación: seleccionar científicamente a los trabajadores de
acuerdo con sus aptitudes, prepararlos y entrenarlos para producir más y
mejor, en concordancia con el método planeado, así mismo preparar las
máquinas y equipos de producción.
3. Principio de control: controlar el trabajo para cerciorarse de que está
ejecutándose de acuerdo con las normas establecidas según el plan previsto.
La gerencia debe cooperar con los empleados para que la ejecución sea la
mejor posible.
4. Principio de ejecución: distribuir diferencialmente las atribuciones y las
responsabilidades para que la ejecución del trabajo sea disciplinada.

Surgimiento de la Administración Científica

La escuela de la administración científica desarrollada a partir de los trabajos de


Taylor, estaba constituida por ingenieros como Frederick Winslow Taylor, Henry
Lawrence Gantt, Frank Bunker Gilbreth, Harrington Emerson y otros. Se suele incluir
a Henry Ford por haber aplicado los principios de esta escuela en sus negocios.
En términos generales, suele denominarse Administración Científica o Gerencia
Racional Científica, al conjunto de ideas, métodos, principios y recomendaciones
prácticas que propusieron varios autores -la mayoría de ellos ingenieros,
economistas, sociólogos y psicólogos, dirigentes de empresa y consultores-,
influidos por el positivismo del siglo XIX y principios del XX, con la finalidad de
mejorar la gestión gerencial y la eficiencia de las organizaciones.
Sea cual fuere el origen de la administración científica o simplemente el origen de
su nombre, lo cierto es que la mayoría de los autores modernos, consideran que la
Administración Científica se circunscribe a un período específico, dominado
fuertemente por la personalidad de Taylor en Estados Unidos y por Henri Fayol en
Francia. Sin embargo, aún después de este período, bien puede decirse que todas
las aportaciones surgidas han sido inspiradas por el espíritu de la ciencia, por su
método y por sus principios. Por lo tanto, toda la teoría administrativa creada
después del paradigma tayloriano, también puede y debe llamarse científica.

6
CONCLUSIÓN

En conclusión, el interés principal de Taylor era acrecentar la productividad


mediante una mayor eficacia en la producción y un pago mejor para los trabajadores
mediante la aplicación del método científico.
Se enfocó principalmente en el trabajador, se les asignaba una tarea por sus
aptitudes y capacidades, dividendo el trabajo, estableciendo normas y reglas para
un ambiente seguro de trabajo.
Pero solo le preocupaba el trabajador porque de él dependía el aumento o la
disminución de productividad así que les dio un pago mejor mediante la aplicación
del método científico. Se limitó solo en la empresa industrial y a los talleres de
producción la única motivación que consiguiera es el salario, excluyendo vocación
compañerismo, etc.
Los aportes de Taylor son muy importantes ya que, a través de sus investigaciones,
estudios y observaciones, mejoro el rendimiento de la organización, incrementando
las ganancias y la productividad, eliminando tiempos muertos o innecesarios,
formando y capacitando a sus trabajadores, etc.
Si consideramos que siguen vigentes ya que en todas las empresas pequeñas,
medianas y grandes existe la división del trabajo, las producciones basadas en
tiempos y movimientos donde se capacita al personal, y también existen los
incentivos salariales, la supervisión, el planeamiento de las tareas, etc.
Sin embargo, los inicios de esta aportación de Frederick Taylor a la gestión de
calidad eran bastante severos, ya que solo se preocupaba por cuanta producción
era la que lograba llegar, aunque les daba un buen salario solo sacaba provecho de
los trabajadores marcándoles tiempo de hacer sus tareas ignorando las
necesidades o limitaciones de las personas.

7
FUENTES DE INFORMACIÓN

Portal de Apuntes de Ingeniería.


http://ingindstg.com/website/index.php?option=com_content&task=view&id=44&Ite
mid=55

DAN, E. Evolución histórica de la administración.


http://apuntes.rincondelvago.com/evolucion-historica-de-la-administracion.html

DAVIS, J. Administración Científica.


http://www.monografias.com/trabajos19/administracion-cientifica/administracion-
cientifica.shtml#adminis

JAUREGUI, A. Principios de la administración científica de Taylor e introducción al


Fordismo. 2001.
http://www.gestiopolis.com/canales/gerencial/articulos/no%206/AdminTaylor.htm

MOLINA, C. La Administración Científica: Taylor, los ingenieros y su concepto de


la administración.
http://www.uv.mx/univirtual/facilitadores/cmolina/materiales/Administracion/PDF/Ta
ylorAdmonCientifica.pdf