You are on page 1of 2

PRINCIPIO DE RETROACTIVIDAD DE LA LEY

El último punto que se discute es la violación del principio de retroactividad y el de debido


proceso reconocidos en la Constitución Política, dado que se pretende retrotraer en sus efectos la
sentencia que fija el precio del alquiler al momento de la presentación del juicio, en contra de la
cosa juzgada y de la regla de que las sentencia deben regir hacia el futuro. La retroactividad a
que hace alusión el artículo 34 de la Constitución Política es la que pretende interferir con
derechos adquiridos y situaciones jurídicas consolidadas nacidas con anterioridad a la
promulgación de la ley, o sea, aquellas con características de validez y eficacia perfeccionadas
bajo el imperio de otras regulaciones, de forma que sus efectos y consecuencias no pueden ser
variadas por nuevas disposiciones, excepto si conllevan beneficio para los interesados.
Sentencia 5667-99

El principio de irretroactividad de la ley, consagrado en el artículo 34 de nuestra Constitución


Política, debe entenderse en el sentido de que las situaciones y relaciones jurídicas se rigen
conforme a las reglas vigentes al momento de constituirse esos vínculos, en virtud de la certeza
que debe imperar en el ordenamiento, de modo que los administrados puedan saber a qué
atenerse en las relaciones con el Poder Público. Esto significa que el Estado no puede aplicar
válidamente hacia el pasado normas jurídicas posteriores para resolver situaciones acontecidas
con anterioridad al dictado de dichas normas(…) Lo anterior pues, constatados ambos
sentidos, resulta que aunque en la práctica no se revoque las autorizaciones vigentes de los
Almacenes para desarrollar su actividad, lo cierto es que al entender que para continuarla
deben reunirse los requisitos exigidos para el Depositario Aduanero introducidos por la nueva
legislación -artículo 47 de la Ley General de Aduanas- sí ocurre el fenómeno del que se habló
en la sentencia N0518-97, arriba citada, consistente en dejar sin sentido la autorización
vigente del Almacén. En consecuencia, materialmente se está dando efecto retroactivo a
normativa posterior a situaciones que nacieron a la vida jurídica con anterioridad. Sentencia
6107-99

SOBRE LA APLICACIÓN RETROACTIVIDAD DE LA LEY.- Por otra parte, el recurrente aduce


que al momento en el que se llevaron a cabo los hechos investigados no se encontraba vigente
la Ley impugnada, y por ello -a su juicio- la aplicación de dicha normativa a su caso particular,
constituye una lesión al principio de irretroactividad de la ley. Sin embargo, considera esta
Sala que las argumentaciones referidas no corresponden a una aplicación retroactiva de la
norma, sino más bien, constituyen un problema de la aplicación de las normas en el tiempo,
aspecto que toca resolver al juez de legalidad. Sentencia 4028-10

De tal modo, para resolver el planteamiento del accionante debe estudiarse en primer lugar la
noción de efecto de retroactivo de la ley, recogida en la primera parte del citado numeral
constitucional porque con ella se establece de forma precisa la acción que se prohíbe cuando
se está en presencia de las condiciones recogidas en el resto del texto, es decir perjuicio para
una persona, existencia de derechos adquiridos o constatación de una situación jurídica
consolidada. Tal comprensión del concepto señalado y la acción que él describe debe partir del
hecho de que lo normal es que las normas jurídicas se promulguen para regular situaciones
fácticas o hechos que ocurren dentro de la época de su vigencia, dejando fuera de su alcance
y de sus regulaciones tanto los hechos acaecidos en el pasado respecto de la ley (es decir
antes de su entrada en vigor), como también los que suceden luego de la derogación de la
norma (o sea después de su pérdida de vigencia). En cambio, en los en casos de
retroactividad de la ley se abandona esa situación usual de vigencia de las normas pues en la
norma retroactiva toda su estructuración jurídica y su enlace con la realidad se mueve hacia
atrás en el tiempo. Sentencia 17820-10

Así las cosas, refiere que el 25 de enero de 2000, fue emitido el dictamen No. 008-2000, que ya
había vertido criterio en ese sentido. Por lo anterior, indica que en su caso se está procediendo
a una aplicación retroactiva de una normativa en su perjuicio, pues durante años se ha venido
aplicando un sistema, y no es posible que en irrespeto de sus derechos adquiridos, se le vaya a
aplicar otra interpretación de la normativa referida. Pese a los reclamos expuestos por la
petente, a criterio de este Tribunal lo planteado corresponde a un problema de aplicación en el
tiempo de un dictamen de la Procuraduría General de la República, en el cual se emitió un
criterio acerca de la naturaleza jurídica del pago de incapacidades, y no a un asunto de
retroactividad de la ley. Conforme lo dicho, el reclamo en cuestión resulta en un extremo de
legalidad que debe ventilarse ante las instancias ordinarias correspondiente. Sentencia 10940-
11

“…Sobre el principio de irretroactividad. Si bien muchas de las sociedades anónimas


que forman parte de la Asociación Interclubes fueron constituidas antes de la reforma al
Código de Comercio, especialmente, cuando se le adiciona el artículo 32 bis, por ley
No. 7201 de 18 de septiembre de 1990, es claro que el artículo constitucional no impide
la aplicación de sus términos o de otros si son modificados, con fuerza suficiente para
modular aun las relaciones privadas, en el tanto que existe suficiente cobertura
constitucional, cuando se hace con la finalidad de proteger el ejercicio negativo de la
libertad de asociación. Regulado en el artículo 34 de la Constitución Política, el
principio de irretroactividad no impide que la legislación tenga efectos presentes y
futuros, especialmente si la misma es de orden público. La tesis de la accionante podría
resultar peligrosa, en el tanto parece sugerir que en conjunto con el principio de
seguridad y certeza, las relaciones jurídicas se deben decidir y resolver conforme a las
reglas que estuvieron vigentes cuando se dieron dichos vínculos, con lo que, reclama la
inmutabilidad del ordenamiento jurídico. Esto lógicamente daría cabida a situaciones
jurídicamente peligrosas e insostenibles frente a los derechos humanos. Así, se podría
hasta argumentar la imposibilidad de tutelar el derecho a la salud, dado que la
Constitución Política carece de una norma expresa, o incluso no poderse abolir la
esclavitud, práctica -lamentable- que en el pasado era aceptada entre ciertas culturas,
además de ser considerada legal, porque de haberse constituido las relaciones antes de
su prohibición, debería permitirse su existencia. El principio de irretroactividad no
implica la conservación de las reglas que rigieron en un momento dado, si estas son
modificadas con posterioridad. Lo que protege el artículo constitucional es el carácter
retroactivo de actos que vayan en detrimento de derechos adquiridos o situaciones
jurídicas consolidadas, las que han sido definidas por la jurisprudencia constitucional,
como situaciones que efectivamente hayan sido ingresadas al patrimonio, o haya una
situación jurídica que conduzca al reconocimiento de una ventaja o beneficio
constatable. De ahí que, por el contrario, la eliminación de la norma produciría un
perjuicio a otro derecho constitucional, como se ha explicado arriba…” Sentencia
1584-14