You are on page 1of 1

HOGARES CON VISIÓN

visionyrestauración.com
¡Para esto Nací! (Parte 3 y última)
PUNTO DE PARTIDA
¿Cómo sería un día perfecto en el cual pudieras usar tu tiempo para hacer aquello que mas te gusta?

LECTURA: Juan 18:37 (NVI)
37 ―¡Así que eres rey! —le dijo Pilato. ―Eres tú quien dice que soy rey. Yo para esto nací, y para esto vine
al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz.

PARA MEDITAR Y APLICAR
La semana pasada meditamos sobre 5 verdades de nuestro propósito y misión. En esta semana estudiaremos 3 he-
rramientas que nos ayudarán a cumplir nuestro propósito y misión; así como 3 enemigos que nos estorban para
cumplirlo:

• Tres herramientas:

1) Encarna la Palabra de Dios. No es suficiente con sólo leer la Biblia completa, sino que es necesario meditar en
la Palabra de Dios de día y de noche para que sea guardada en nuestra mente y corazón (Sal. 119:105; Jos. 1:8).

2) Se guiado por el Espíritu Santo. Jesús prometió dejar con nosotros al Espíritu Santo para que nos guiara a
cumplir nuestro propósito y destino; Él es quien nos da la inteligencia y fuerzas necesarias para llevarlo a cabo
(Ro. 8:14; Jn. 14:26).

3) Escucha el consejo sabio. En ocasiones pedimos consejo a quienes no debemos. Es importante recurrir a
aquellas personas que con base a su experiencia y testimonio, sabrán darnos un consejo sabio (Pr. 15:22; 11:14)

• Tres enemigos:

1) La ignorancia. Ignorar el propósito de Dios para nuestra vida y familia tiene consecuencias graves. La Palabra
de Dios nos da el conocimiento necesario para vivir con sabiduría (Os. 4:6; Stg. 1:5).

2) El temor. El temor a hacer algo nuevo o que parezca muy difícil puede paralizarnos y limitarnos en nuestra vi-
da. En ocasiones es el enemigo (Satanás) quien desea controlar nuestras vidas con el temor. Vivimos a nuestro
máximo potencial cuando somos libres del temor (Dt. 31:8; 2 Ti. 1:7).

3) El cansancio. La Palabra de Dios nos exhorta a esforzarnos y no desmayar. Jesús mismo sabía que en ocasio-
nes cargamos con pesos en esta vida los cuales son difíciles de llevar. Jesús nos propone intercambiar nuestras
cargas por la suya la cuál es ligera (Jos. 1:9; Mt. 11:28-30).

ORACIÓN
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo: Ayúdame a conocer y cumplir mi propósito y destino a través de tu Pala-
bra, la guía del Espíritu Santo y el consejo sabio. Asi mismo, permite que yo sepa reconocer a mis enemigos: La igno-
rancia, el temor y el cansancio. Todos ellos están derrotados en el nombre de Jesús, Amén.