You are on page 1of 6

Señores:

ELECTRICARIBE S.A. E.S.P.


Intervenida por Superservicios
Fonseca – La Guajira
E. S. D.

REFERENCIA: RECLAMACIÓN INICIAL EN CONTRA DE LOS FUNDAMENTOS Y


SOPORTES DE LA FACTURA DE ENERGIA CONSUMIDA DEJADA DE FACTURAR No
5670780211.

EDWIN JOSE MOLINA RIOS, Varón, mayor de edad, usuario del Servicio de Energía
Eléctrica, según NIC No. 5670780, del predio distinguido con la dirección CALLE 17
No 16 – 27 Barrio el Campo del Municipio de Fonseca La Guajira, concurro ante
esta entidad, estando dentro de la oportunidad legal, con la finalidad de
Interponer RECLAMACIÓN INICIAL EN CONTRA DE LOS FUNDAMENTOS Y SOPORTES
DE LA FACTURA DE ENERGIA CONSUMIDA DEJADA DE FACTURAR No 5670780211,
supuestamente emitida el 31 de enero de 2018 y puesta en conocimiento o
notificada el 16 de Febrero de 2018.

HECHOS QUE FUNDAMENTAN LOS RECURSOS INTERPUESTOS:

1. Siempre me he distinguido por ser una persona seria, responsable y


cumplidora de mis obligaciones legales, constitucionales y jamás he
cometido infracción alguna frente a los servicios públicos domiciliarios.

2. Soy usuario del servicio de energía que se presta en la CALLE 17 No 16 – 27


Barrio el Campo del Municipio de Fonseca La Guajira y con extrañeza el día
16 de Febrero de 2018, recibo un oficio denominado fundamentos y soportes
de energía consumida dejada de facturar No 5670780211, donde además
evidencio un recibo de electricidad con un cobro por TRECIENTOS OCHENTA
MIL DOCIENTOS VEINTE PESOS ($380.220).

3. Como consecuencia de la supuesta revisión técnica realizada la empresa


dice haber detectado un fraude consistente en: “ACOMETIDA FREUDULENTA
- LINEA DIRECTA EN BORNERA” con censo de carga de los aparatos
eléctricos susceptibles de conexión encontrándose 3.750 KW., irregularidad
que fue descrita en el Acta de Revisión de Instalaciones Eléctrica No
24683117 de fecha 26 de Enero de 2018 en los siguientes términos: “LINEA
DIRECTA EN BORNERA, con conductor #10 Color Rojo con voltaje de FN
126.8.”

4. Como primera medida, es de público conocimiento la forma arbitraria e


ilegal como viene ejerciendo la Empresa el poder dominante que ejerce
sobre los usuarios del servicio de energía eléctrica en todo el Departamento
de La Guajira. Prueba de ello es la política pública que viene adelantando
con el cobro de la energía consumida dejada de facturar , para lo cual, con
la complicidad de sus contratistas, arremeten contra los usuarios y
aprovechándose, (en la mayoría de los casos) de que los inmuebles se
encuentran desocupados inventan supuestos fraudes, levanta actas y
practican pruebas, vulnerándonos el derecho que tenemos a que se nos
brinden todas las garantías para ejercer a cabalidad nuestro derecho
fundamental al debido proceso y a la defensa, conforme lo establece el
artículo 29 de la Constitución Nacional.

5. En segundo lugar la Empresa manifiesta que en mi residencia detectó un


fraude, lo cual fuera de ser mentiras, la despoja de cualquier posibilidad de
adelantar investigación alguna en mi contra, de conformidad con lo
establecido en el inciso 3° del artículo 141 de la Ley 142 de 1994, el cual
dispone:
“(…) Adicionalmente, y tratándose del servicio de energía eléctrica, se
entenderá que para efectos penales, la energía eléctrica es un bien
mueble; en consecuencia, la obtención del servicio mediante acometida
fraudulenta constituirá para todos los efectos, un hurto.” (Negrilla fuera de
texto).

De ahí la razón de ser de la expedición del artículo 256 del Código Penal
colombiano, el cual establece: “Defraudación de fluidos. El que mediante
cualquier mecanismo clandestino o alterando los sistemas de control o aparatos
contadores, se apropie de energía eléctrica, agua, gas natural, o señal de
telecomunicaciones, en perjuicio ajeno, incurrirá en prisión de uno (1) a cuatro (4)
años y en multa de uno (1) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales
vigentes.”

Así las cosas, dado que la Empresa manifiesta haber detectado un fraude en mi
residencia, no existe la menor duda que, bajo estas circunstancias la competencia
para investigar recae sobre la Fiscalía General de la Nación y los jueces penales de
la Nación, quedando Electricaribe solamente facultada paran constituirse en parte
civil en dicho proceso para poder perseguir el pago de los eventuales perjuicios
económicos que se le causen con dicha conducta delictiva.

6. Ahora bien, considero que dicha sanción es antijurídica, TODA VEZ QUE EL
SUSCRITO JAMAS HA REALIZADO CONDUCTA DOLOSA O FRAUDULENTA
ALGUNA EN CONTRA DE ELECTRICARIBE Y MUCHO MENOS SE ME NOTIFICÓ EL
INICIO DE UN PROCESO O LA APERTURA DEL PLIEGO DE CARGOS, por lo que
se me vulnera el debido proceso y derecho de defensa.

7. Las pruebas aportadas ELECTRICARIBE en el documento, LAS DESCONOZCO,


NO HE RECIBIDO VISITA POR PARTE DE ELECTRICARIBE, NO HE FIRMADO ACTA
DE REVISIÓN ALGUNA PORQUE LOS FUNCIONARIOS DE ELECTRICARIBE EN
NINGUN MOMENTO ME COMENTARON QUE DEBIA FIRMAR ALGUN
DOCUMENTO, me entero de toda esta situación solo hasta el día 16 de
Febrero de 2018, FECHA EL LA CUAL ME NOTIFICAN un FUNDAMENTO Y
SOPORTES DE LA FACTURA DE ENERGIA DEJADA DE FACTURAR No 5670780211

8. Esta entidad me está VIOLANDO EL DERECHO DE DEFENSA y por consiguiente


el DEBIDO PROCESO desde el mismo inicio de la presente actuación
administrativa, ya que la empresa toma la decisión de forma unilateral y
arbitraria, jamás se me notificó de la apertura de dicho proceso, no tuve la
oportunidad de buscar un técnico de confianza que estuviera presente en
la supuesta visita de los funcionarios de Electricaribe, no tuve acceso para
confrontar la veracidad de las pruebas aportadas, por lo que esta
actuación administrativa está llamada a que se declare nula por la violación
de los preceptos constitucionales.

9. Quiero manifestar mi inconformismo y la forma tan arbitraria e ilegal con que


los funcionarios de ELECTRICARIBE realizan sus procedimientos
administrativos, hasta el punto de INCURRIR EN UNA FALSEDAD, cruzando la
línea gruesa para configurarse en un DELITO CONTEMPLADO EN NUESTRO
CÓDIGO PENAL, pues bien, la decisión empresarial es basada en
afirmaciones Falsas y pruebas que desconozco.

10. Así mismo, en la decisión Empresarial que hoy se recurre, se me está


imponiendo UNA MULTA, disfrazada como ENERGÍA DEJADA DE FACTURAR,
contrariando la normatividad legal vigente y las diferentes sentencias de la
Corte Constitucional.

11. Esta Entidad está haciendo USO DEL ABUSO DE SU POSICIÓN DOMINANTE, ME
IMPONE UNA ENERGÍA DEJADA DE FACTURAR (multa disfrazada) TRECIENTOS
OCHENTA MIL DOCIENTOS VEINTE PESOS ($380.220).
12. Por otro lado, se levantó un Acta de Revisión y Un Acta de Censo, que jamás
me han informado y no sé cómo hicieron el presunto censo sin entrar a mi
vivienda, incluyendo electrodomésticos que no tengo y lo más extraño es
que lo firma un funcionario de Electricaribe o contratista y mi firma no
aparece plasmada en dicho documento.

13. Es por todo eso que en aras de evitar estas decisiones violatorias de los
derechos fundamentales de los usuarios del servicio de energía, formulo mi
derecho de petición con los requisitos de ley, para que tanto la empresa
Electricaribe como la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios,
haga un estudio de mi caso y se REVOQUE LA PRESENTE DECISIÓN
EMPRESARIAL, por la supuesta irregularidad o energía consumida dejada de
facturar.

14. En consecuencia, en los eventos de la determinación de consumos dejados


de facturar, debe garantizarse al usuario el derecho de defensa ANTES de
que se incluya el precio dentro de la respectiva factura, esto es, Desde
cuando la empresa da inicio a la investigación para determinar la causa
que impidió la medición de los consumos. No puede entonces entenderse
garantizado el debido proceso, defensa y contradicción, con la sola
expedición de una factura por consumos dejados de facturar y la
posibilidad de que el usuario haga uso de los recursos de vía gubernativa y
posteriormente acuda a la jurisdicción de lo contencioso administrativo, si
no que previo a esto el usuario debió poder interactuar frente a cada uno
de los elementos probatorios y conocer las razones tanto fácticas, como
técnicas y jurídicas por las que se le imputa el pago de unos consumos
dejados de facturar. Entonces, dentro del procedimiento de investigación
de la anomalía que dará origen al cobro de los consumos dejados de
facturar debe garantizarse (i) el derecho de defensa del usuario en todas las
acciones que despliega la empresa, (ii) que la decisión que culmina el
proceso y conlleva a determinar a cuánto asciende el consumo no
facturado esté debidamente motivada, (iii) el conocimiento y ejercicio de
su defensa frente a los medios de prueba que serán utilizados por cada una
de las partes, y (iv) las formas de Notificación con indicación de los recursos.
Lo anterior, con el objetivo de realizar una actuación Administrativa por
parte de la empresa en donde al usuario se le respete y en consecuencia
pueda ejercerse derecho a la defensa antes de la expedición y cobro de la
factura. Teniendo en cuenta todo lo citado, es claro que en los procesos de
recuperación de consumos dejados de Facturar, el usuario debe conocer
del inicio de la investigación de la empresa para determinar la causa de la
Ausencia, falta o falla en la medición para de esta manera ejercer durante
toda la actuación que despliega la empresa para determinar dichos
consumos sus derechos de defensa y contradicción.

Con esto, solicito se me respeten mis derechos como usuario y esencialmente mis
derechos fundamentales del debido proceso y por consecuencia, se me exonere
de cualquier sanción o el pretexto de recuperación de energía dejada de facturar.

CONSIDERACIONES Y FUNDAMENTOS DE DERECHO:

Artículo 155. Ley 142 de 1994 - Del Pago y de los Recursos. Ninguna Empresa de
Servicios Públicos podrá exigir la cancelación de la factura como requisito para
atender un recurso relacionado con esta. Salvo en los casos de suspensión en
interés del servicio, o cuando ésta pueda hacerse sin que sea falla del servicio,
tampoco podrá suspender, terminar o cortar el servicio, hasta tanto haya
notificado el suscriptor o usuario de la Decisión sobre los recursos procedentes que
hubiesen sido interpuestos en forma oportuna.

Artículo 29 de la Constitución Política de Colombia: “El debido proceso se aplicará


a toda clase de actuaciones judiciales o administrativas.
Nadie podrá ser juzgado sino conforme a las leyes preexistentes al acto que se le
imputa, ante juez o tribunal competente y con observancia de la plenitud de las
formas propias de cada juicio. Es nula, de pleno derecho, la prueba obtenida con
violación del debido proceso”.

Se hace necesario también, auxiliarse en la Sentencia Corte Constitucional de,


Fecha: Abril 28 de 1994, No. de Rad. : C - 214).

“El debido proceso como garantía de los derechos fundamentales en las


actuaciones judiciales y administrativas.

El debido proceso es un derecho constitucional fundamental, instituido para


proteger a las personas contra los abusos y desviaciones de las autoridades,
originadas no solo de las actuaciones procesales, sino en las decisiones que
adopten y puedan afectar injustamente los derechos e intereses legítimos de
aquellas.

Corresponde a la noción de debido proceso, el que se cumple con arreglo a los


procedimientos previamente diseñados para preservar las garantías que protegen
los derechos de quienes están involucrados en la respectiva relación o situación
jurídica, cuando quiera que la autoridad judicial o administrativa deba aplicar la
ley en el juzgamiento de un hecho o una conducta concreta, lo cual conduzca a
la creación, modificación o extinción de un derecho o la imposición de una
obligación o sanción.

En esencia, el derecho al debido proceso tiene la función de defender y preservar


el valor de la justicia reconocida en el preámbulo de la Carta Fundamental, como
una garantía de la convivencia social de los integrantes de la comunidad
nacional”. (Corte Constitucional, Magistrado Dr. : Antonio Barrera Carbonell,
Fecha : Abril 28 de 1994, No. de Rad. : C - 214).

Teniendo en cuenta lo anterior, solicito se REVOQUE LA DECISIÓN DE COBRO de la


suma de dinero que de forma ARBITRARIA la empresa me impone, incurriendo de
esta manera en la Prohibición que contempla la Ley 142 de 1994, artículo 133.
(Abuso de la Posición Dominante).

Ahora bien, con referencia a la factura de Cobro que se hago mención, me


opongo rotundamente, puesto que la empresa toma como fundamento de
derecho para realizar dicho cobro, el artículo 150 de la Ley 142 de 1994, pero lo
sorprendente es que dicho artículo establece lo siguiente:

Lay 142 de 1.994. Art. 150. - De los Cobros Inoportunos. Al cabo de cinco (5) meses
de haber entregado las facturas, las empresas no podrán cobrar bienes o servicios
que no facturaron por error, omisión, o investigación de desviaciones significativas
frente a consumos anteriores. Se exceptúan los casos en que se compruebe dolo
del suscriptor o usuario. Lo subrayado es mío.

Considero que EL COBRO proferido por esta empresa, es injusta, ilegal y arbitraria
contraría a los principios de Buena Fe y asumiendo un abuso de la Posición
dominante frente a los usuarios del servicio público, puesto que Electricaribe actúa
como parte y Juez, sin ser este último, imponiendo sanciones de forma unilateral y
según la normatividad legal y jurisprudencial, los que tienen la facultades de
sancionar a las personas son los jueces de la república o jueces naturales.

Teniendo en cuenta lo manifestado en el numeral anterior, se hace necesario


recordar la jurisprudencia del Honorable Consejo de Estado, en providencias de
Noviembre 9 de 2000 y Julio 16 de 1998, respectivamente, en donde se establece:

“Que la única sanción que las empresas de servicios públicos domiciliarios pueden
imponer a los usuarios, entre otros eventos, cuando detectan fraude en la
conexión, es la suspensión del servicio hasta que se haya eliminado la causa que
dio origen a la suspensión, tal como lo dispone los artículos 140, 141, de la Ley 142
de 1994 y los artículos 26 y 29 del Decreto 302 de 2.000”.

Por último, quiero dejar claro a esta entidad, que el suscrito no tiene la intención de
evadir el pago del servicio de energía eléctrica, por el contrario, como buen
ciudadano colombiano, soy conocedor de esta obligación, la cual la cumplo
religiosamente, mi única finalidad consiste en que se haga una evaluación legal y
se me cobre lo que realmente me corresponde, dentro de los parámetros legales
y constitucionales.

Considero que la decisión recurrida y proferida por la Empresa ELECTRICARIBE es


ERRADA, VIOLATORIA AL DEBIDO PROCESO, AL DERECHO DE DEFENSA injusta, ilegal,
arbitraria Y FALSA, contraria los principios de buena fe, debido proceso y derecho
a la defensa y violación al contrato uniforme entre la empresa y el usuario, en razón
que esa entidad asume una posición dominante frente a los usuarios del servicio
de Luz, contrariando a lo normado por nuestra carta magna y la Ley 142 de 1.994
especialmente art. 140, modificada por la ley 689 de 2001, sentencia de la corte
No. 490 de 2003 que más adelante señalo, pues se aprovechan de los usuarios
para imponerse en decisiones desacertadas violando flagrantemente la ley.

No corresponde a los usuarios de los servicios públicos domiciliarios cerciorarse de


que los medidores funcionen de manera adecuada, de conformidad con lo que
establece el Artículo 144 de la Ley 142 de 1994.

Recuérdese aquí que la garantía del principio de constitucionalidad y de seguridad


jurídica dentro del Estado social de derecho exige que el desarrollo de las
actuaciones administrativas no quede al albur de la administración sino que el
particular, en este caso, el usuario de la empresa de servicios públicos conozca con
precisión y pueda predecir la forma como ésta actuará en desarrollo de la
investigación por el presunto fraude que contra él se sigue, es decir, que tenga
conocimiento previo de las etapas que se van a surtir desde la iniciación de la
actuación.

La Corte constata que en todos los casos en que se imponen sanciones por la
presunta existencia de equipos de medida adulterados, intervenidos o con alguna
anomalía que impida su correcto funcionamiento o que evite el registro total o
parcial de la energía consumida, la prueba que constituye el soporte de la decisión
es el acta de anomalías o el experticio técnico sobre los equipos de medida del
inmueble.

En este sentido no resulta razonable que el contratista de ELECTRICARIBE S.A. E.S.P.


deje copia del acta con el portero o celador del inmueble, O LA TIRE POR DEBAJO
DE LA PUERTA, que en manera alguna tiene el deber jurídico, ni siquiera ejerciendo
una agencia oficiosa, de atender la diligencia de revisión para intervenir en ella y
garantizar los derechos de defensa y contradicción del usuario/propietario y/o
suscriptor.

El usuario, cliente y/o suscriptor no sólo debe soportar los malos tratos que prodigan
algunos funcionarios de la empresa accionada sino soportar sin justificación alguna
ser sometido a una total indefensión, ya que el contenido del acta de anomalías
es diligenciado sin su presencia o en la de una persona que éste determine para
que lo represente.

En este sentido, tal y como lo aplica la empresa, dicha acta constituye una prueba,
practicada sin la intervención del afectado, que por demás posteriormente es
sancionado con fundamento en ese mismo documento y sin posibilidad de
presentar descargos o solicitar alguna prueba.

Adicionalmente, debe considerarse que la situación resulta más crítica cuando


además los contratistas de la empresa retiran los equipos de medición sin que el
usuario pueda constatar el estado de dichos elementos.
La Corte considera que a efectos de observar el principio constitucional de
vigencia de un orden justo y la efectividad de los derechos fundamentales, entre
ellos, el debido proceso y el de defensa (Art. 29 C.P.), la empresa de servicios
públicos debe constatar que quien verdaderamente atienda la diligencia de
revisión sea una persona que garantice materialmente el debido proceso de las
usuarias y usuarios.

Tal y como lo señaló la Corte en la Sentencia T-457 de 1994 la empresa de servicios


públicos no puede presumir, por el solo hecho de encontrarse los equipos de
medida alterados, que fue el usuario/suscriptor o propietario quien los adulteró y
ser sancionado por ello.

La responsabilidad de tipo objetivo que aplica la empresa de servicios públicos y


que coadyuva la Superintendencia de Servicios Públicos domiciliarios no está
contenida en la ley que regula la materia y que por lo mismo no puede ser creada
a partir de interpretaciones por parte de las autoridades llamadas a aplicarla.

La aplicación de esa especie de presunción de dolo o culpa en cabeza del usuario


sin fundamento legal desconoce la garantía a la presunción de inocencia que al
estar consagrada en la Carta Política es un mandato ineludible para todos los
operadores jurídicos en materia sancionatoria. En todo caso, debe precisarse que
es contrario al ordenamiento jurídico que se alteren los equipos de medida y las
instalaciones eléctricas de los inmuebles que se benefician con ese servicio.

PRETENSIONES:

1. Solicito, se REVOQUE LA DESICIÓN EMPRESARIAL O FUNDAMENTOS Y SOPORTES DE


LA FACTURA DE ENERGIA DEJADA DE FACTURAR No 5670780211, por la flagrante
violación al Debido Proceso y Derecho de Defensa.

2. Se REVOQUE Y SE RETIRE DE MI FACTURA EL CORBRO DE LA SUMA DE DINERO por


supuesta energía dejada de facturar, en la cual esta entidad me está
facturando, el cobro de la suma de TRECIENTOS OCHENTA MIL DOCIENTOS VEINTE
PESOS ($380.220), sin explicar detalladamente tal como lo señala la norma, de
donde se obtuvo este valor.

3. Si se mantiene en firme la decisión recurrida, solicito se le dé el respectivo trámite


enviando el expediente ante la Superintendencia de Servicios Públicos
Domiciliarios, a fin de que conozca de mi petición y los fundamentos si son
legales para amparar mis derechos fundamentales.

4. Solicito se me envíe copia del oficio remisorio de la respuesta a mi Petición, a la


Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.

PRUEBAS:

Solicito sean tenidas como pruebas los hechos y argumentaciones antes


mencionadas, las normas contempladas en nuestra legislación Colombiana.

NOTIFICACIONES:

Recibo notificaciones en la CALLE 17 CARRERA 16 – 27 Barrio el Campo del


Municipio de Fonseca – La Guajira.
Celular No 3135612064

De usted, cordialmente:

EDWIN JOSE MOLINA RIOS


C.C. No 17.955.887 de Fonseca La Guajira