You are on page 1of 2

Las lecciones sobre la historia de la filosofía que forman parte de la obra de Hegel están inscritas

en una anécdota que es necesario mencionar. Resulta que la obra se formó gracias a los
apuntes que tomaron los alumnos de éste en un curso que impartió en la Universidad de Berlín
durante cinco semestres de invierno que abarcaron de 1822 a 1831. En dicho curso, Hegel
desarrolló principalmente ideas sobre la historia y la verdad que siguen teniendo un impacto
inconmensurable para la filosofía.

Las lecciones sobre la historia de la filosofía que forman parte de la obra de Hegel están inscritas
en una anécdota que es necesario mencionar. Resulta que la obra se formó gracias a los
apuntes que tomaron los alumnos de éste en un curso que impartió en la Universidad de Berlín
durante cinco semestres de invierno que abarcaron de 1822 a 1831. En dicho curso, Hegel
desarrolló principalmente ideas sobre la historia y la verdad que siguen teniendo un impacto
inconmensurable para la filosofía.

Las lecciones sobre la historia de la filosofía que forman parte de la obra de Hegel están inscritas
en una anécdota que es necesario mencionar. Resulta que la obra se formó gracias a los
apuntes que tomaron los alumnos de éste en un curso que impartió en la Universidad de Berlín
durante cinco semestres de invierno que abarcaron de 1822 a 1831. En dicho curso, Hegel
desarrolló principalmente ideas sobre la historia y la verdad que siguen teniendo un impacto
inconmensurable para la filosofía.

Las lecciones sobre la historia de la filosofía que forman parte de la obra de Hegel están inscritas
en una anécdota que es necesario mencionar. Resulta que la obra se formó gracias a los
apuntes que tomaron los alumnos de éste en un curso que impartió en la Universidad de Berlín
durante cinco semestres de invierno que abarcaron de 1822 a 1831. En dicho curso, Hegel
desarrolló principalmente ideas sobre la historia y la verdad que siguen teniendo un impacto
inconmensurable para la filosofía.

Las lecciones sobre la historia de la filosofía que forman parte de la obra de Hegel están inscritas
en una anécdota que es necesario mencionar. Resulta que la obra se formó gracias a los
apuntes que tomaron los alumnos de éste en un curso que impartió en la Universidad de Berlín
durante cinco semestres de invierno que abarcaron de 1822 a 1831. En dicho curso, Hegel
desarrolló principalmente ideas sobre la historia y la verdad que siguen teniendo un impacto
inconmensurable para la filosofía.

Exergos[1]

Las lecciones sobre la historia de la filosofía que forman parte de la obra de Hegel están inscritas
en una anécdota que es necesario mencionar. Resulta que la obra se formó gracias a los
apuntes que tomaron los alumnos de éste en un curso que impartió en la Universidad de Berlín
durante cinco semestres de invierno que abarcaron de 1822 a 1831. En dicho curso, Hegel
desarrolló principalmente ideas sobre la historia y la verdad que siguen teniendo un impacto
inconmensurable para la filosofía.

Ahora bien, hay un aspecto de la obra que se debe problematizar y que tiene que ver con la
lectura de Hegel que hace Jacques Derrida en La mitología blanca. La metáfora en el texto
filosófico de estas lecciones. Según Derrida, en la obra lo que aparece es justamente el uso de
ciertas metáforas que traspasan la obra de manera frecuente pero que no son tomadas como
tales debido al papel secundario que éstas tienen en la filosofía.

pues.La metáfora es. No se trata aquí.[2] Llama la atención de las lecciones de Hegel que no fueron escritas por él. . éstas son el resultado de una escucha. impiden que llegue la voz. determinada por la filosofía como pérdida provisoria del sentido. en absoluto de poner en duda la realidad de la experiencia: todo el mundo sabe que la palabra escrita amplía desmesuradamente el alcance del lenguaje en el espacio y en el tiempo. rodeo ciertamente inevitable. economía sin daño irreparable de propiedad. Las lecciones sobre la historia de la filosofía. de ese trabajo retórico que eliminó su singularidad y se forjó en figuras de lenguaje como metonimias y sinécdoques. pero historia con vistas y en el horizonte de la reapropiación circular del sentido propio. al menos considerada como progreso o declive. se inicia sólo con ella. su formación en batallas y diferencias. La escritura es una forma de telecomunicación y son sabidas todas sus ventajas. que se reducirán a otras tantas formas de la distancia. la universalidad olvidó su troquelado. de luz. que no dejan de ir acompañadas de graves inconvenientes conocidos. Jacques Derrida nos muestra que la escritura es un procedimiento retórico que a Occidente le sirve para justificar su voluntad de “universalidad”[4] y su historia misma. que lo que comúnmente denominamos historia. halógenas etc. Su papel fue el de una “tarjeta postal” por la cual recibimos unas lecciones sobre la historia y los avatares de la verdad. son los exergos que quedaron de esas batallas. el alumno de esos cursos de invierno. La verdad también es un trabajo de retórica.[3] En La mitología blanca. La verdad en las lecciones pasa a través de ciertas metáforas que de acuerdo a Derrida son espaciales. Derrida señala lo siguiente: Se escribe cuando no se puede hablar. cuando obstáculos contingentes. En ese sentido. un ejercicio de escritura que no pudo controlar y que le permitió dejar metáforas dentro del devenir de la filosofía. Eduard Gans. fue el oído de la voz del maestro.