You are on page 1of 30

AÑO III NÚMERO XXVI EDICIÓN DE JULIO DEL 2010

REVISTA CINOSARGO 1

Editado en Arica- Chile 2010
Diseño: Daniel Rojas Pachas y Milvia Alata
Cinosargo
Contacto: carrollera@gmail.com
Web: www.cinosargo.cl.kz

Editorial Cinosargo by Daniel Rojas Pachas & Milvia Alata
Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras
derivadas 2.0 Chile
REVISTA CINOSARGO 2

Director:
Daniel Rojas Pachas
Editores.
Milvia Alata y Daniel Rojas.
Coordinadores.
• Daniel Rojas P.
• Wilfredo Carrizales
• Milvia Alata Tejedo
• Violeta Fernández
• Eduardo Ignacio

Colaboradores externos:
• Grupo MAL.

La Revista Cinosargo esta en línea
desde el día 17 de mayo del presente
año, alojada en la
plataforma social Bligoo. Todos los
derechos de los artículos y la
responsabilidad de su contenido,
pertenece a sus respectivos autores.
www.cinosargo.cl.kz
Revista Cinosargo
Copyright © Daniel Rojas 2008 - 2010
REVISTA CINOSARGO 3

REVISTA CINOSARGO.
REVISTA CINOSARGO 4

Estrenamos el número XXVI de Revista Cinosargo con las palabras que dieron inicio a la gira efectuada
por Cinosargo Ediciones a partir del 9 de julio recorriendo Perú y Chile por dos semanas a fin de
promover la editorial, la revista, la gestión cultural y las voces de nuevos escritores.

Cinosargo se complace en anunciar, a dos años de su nacimiento como entidad cultural y literaria, el
lanzamiento de tres libros impresos que vienen a enriquecer el catálogo que se inició el año pasado con
el poemario "Gramma" y el libro de ensayos "Realidades Dialogantes", beneficiado con la línea nacional
de investigación del Fondart , ambos de quien suscribe. Buscamos con estos lanzamientos transformar
a partir de junio la percepción del panorama creativo del norte y a su vez, cambiar la mirada con
respecto al fenómeno editorial que el país y el mundo pueda tener o no tener respecto al norte grande
de Chile, y en este último caso queremos edificar una consciencia con respecto al rol y tarea que se está
ejecutando en este pasivo y olvidado rincón de América. Como equipo creativo uno de nuestros
objetivos es continuar contribuyendo a la re-escritura y re-construcción del panorama nacional,
especialmente del norte grande con la presentación y distribución de estos tres títulos; el poemario "La
Danse Macabre" del joven escritor Ariqueño Tito Manfred, el libro de poesía visual "shhh" del también
Ariqueño mauro gathi-k y la incendiaria novela "POP" del escritor Antofagastino Rodrigo Ramos
Bañados, autor de Alto Hospicio (Quimantú 2008). Nuestro proyecto busca apostar por voces nuevas
con propuestas arriesgadas y ponerlas en conocimiento del público nacional y extranjero a través de
ediciones de calidad con tirajes de 500 ejemplares que buscamos se distribuyan y difundan no sólo en
Arica, ciudad en la cual operamos como revista valiéndonos con éxito del formato digital desde hace dos
años y desde hace siete operando en la gestión cultural a través de talleres y eventos en coordinación
con las autoridades de cultura, lo cual se ha traducido en encuentros binacionales, el reciente encuentro
tripartito de editores "La Guillotina", numerosos encuentros realizados con motivo del día del libro,
recitales y conversatorios como el Congreso "Chile mira a sus poetas"en colaboración con la
Universidad de Tarapacá y la Pontificia Universidad Católica de Chile, así como jornadas de fomento a la
lectura en colegios y universidades, sin olvidar el Taller MAL, esto por nombrar algunas actividades.

En síntesis la suma de nuestro quehacer ha estado orientado siempre por generar un impacto real y
significativo que demuestre una genuina descentralización, no victimizada y autocontemplativa sino que
todo lo contrario, situada en las trincheras del crear bajo la política de "Hazlo tú mismo". Por ello
aprovechando nuestra condición de frontera tripartita los libros que estamos prestos a dar a conocer, se
hayan empapados de esta actitud por lo mismo pretendemos accedan tanto a la comunidad en general
como al público crítico y especializado de Perú, Bolivia y el resto de Chile. Esto a través de las redes
que hemos consolidado con nuestra gestión como expositores y asimismo organizadores. Consideramos
que Cinosargo da con esta iniciativa un real mordisco a la pasividad que el movimiento literario del norte
grande y en especial Arica ha tenido en los últimos veinte años.

Cinosargo tiene la palabra...

Daniel Rojas Pachas
Director de Revista Cinosargo
9/09/10
REVISTA CINOSARGO 5

Sobre ballenas y un libro
por Carlos Amador Marchant

SOBRE BALLENAS Y UN LIBRO
Escribe Carlos Amador Marchant

No fue ayer sino hoy que caminé por la orilla del océano, por encima de roquedales, entremedio de algas.
La idea era clara y sencilla: en la mente retornar a la vida a las miles de ballenas “asesinadas” por la mano
del hombre.

Esto, además, porque me encontré en mi desordenada biblioteca con un libro editado hace bastante
tiempo (1992) por la Colección Centenario. Se trata de “Mundo del fin del mundo”, del chileno Luis
Sepúlveda (1949).

En el prólogo de esta obra, el Premio Nacional de Literatura Francisco Coloane expone que la misma
“involucra seriedad y bello tratamiento del problema ecológico y preservación del medio ambiente, más
ahora que los países se reúnen para ponerse de acuerdo en un Tratado Antártico que proteja la naturaleza
de esa zona del mundo, prohibiendo las prospecciones mineras durante cincuenta años”.

El libro en cuestión fue escrito por Sepúlveda en 1989 y es el cuarto texto que editaba por la época este
chileno que hoy por hoy es catalogado como uno de los excelentes narradores de habla castellana.

Impacta en esta obra el amplio conocimiento del autor sobre los mares australes, la descripción y el detalle
de aquellos parajes inhóspitos y la cruda realidad que en estos días se sigue viviendo sobre el exterminio
sistemático de la ballena.

Sepúlveda, al mismo tiempo, militó en Greenpeace en la década del 80, lo que le valió participar en varias
campañas en favor de esta especie.

El autor en este trabajo deja en evidencia las maniobras de buques que desobedecen las leyes marítimas
y la forma más cruel y estilos de avasallar a estos cetáceos. Pero no sólo esto, también trae al presente un
pasado tétrico, graficando la diabólica mano de extranjeros que poblaron las zonas australes, aquellos
colonos que mataron a mansalva de ser condenados, a onas, yaganes, alacalufes.
REVISTA CINOSARGO 6

Pensando precisamente en el tema de las ballenas, salí un fin de semana a la localidad de Quintay en la
Quinta Región de Chile. La idea era estar parado en los cimientos, ahora transformados en museo, de la
ballenera que existió allí hasta el año 1967.

Se trata de un museo en ciernes y que es visitado por turistas que quieren saber un poco más de esa historia
triste en el camino de los hombres.

La ballenera de Quintay fue construida por la empresa Indus en 1947 y viene siendo una de las más grandes
que operó a lo largo del territorio. Se trató de un trabajo minucioso y riguroso en donde participaron mineros de
la localidad de Los Andes en el relleno y la unificación de algunos islotes. Después de cerrar sus puertas, en el
año 1967, una vez que Chile firma el tratado que prohibía el exterminio del cetáceo, tras 43 años, aún
podemos ver las manchas de sangre en las rocas, sangre ahora transformada en cúmulos negros que
quedarán eternos.

Pues bien, este libro de Luis Sepúlveda, me indujo, me provocó, por su temática, el deseo de caminar por
todos los rincones de esa ballenera, por aquellas construcciones de cemento duro donde circulaban más de
700 hombres en diversas jornadas, y que permitía que ésta no apagara sus luces durante las 24 horas del día.

Caminé por las bodegas amplias e imaginé aquellas escenas desgarradoras por donde circulaba la sangre
como río. Está todo intacto, sólo que un poco más allá comienzan a instalarse otras dependencias para
asuntos de investigaciones. Cuentan quienes vivieron la época, quienes trabajaron en esas faenas, que el olor
en Quintay era nauseabundo, inaguantable, producto de las ballenas que flotaban en la rada esperando ser
ingresadas para el proceso de descuartizamiento.

Frente a este mismo reducto navegaban por ese entonces alrededor de ocho embarcaciones que perseguían y
ubicaban a estos mamíferos hasta atraparlos. Usaban arpones unidos a cañones. Cuando el arpón se
introducía en el cuerpo del cetáceo, reventaba una especie de granada que lo mataba instantáneamente.

Cada uno de estos barcos tenía autorización para cazar 16 ballenas diarias, alcanzando en los mejores
tiempos, una cantidad de 30 especies capturadas y faenadas. El modo de matarlas era impresionante y a la
vez escalofriante.

Cuando el cetáceo estaba muerto, mediante tubos le inyectaban aire comprimido para que lograra flotar en las
aguas hasta ser transportado al vergonzoso reducto de la sangre.

Llegaban a ser tantas las especies muertas que flotaban en el mar, que el hedor se impregnaba en todos los
rincones de la bahía. Esto mismo me recuerda al Iquique de la década del 60, con la putrefacción impregnada
en los ropajes las 24 horas del día, donde las mujeres, incluso, no podían sentirse mujeres por la hediondez a
pescados descompuestos, producto de las industrias de ese rubro. La caleta de pescadores de Quintay no
creció mucho mientras se explotaba este producto, puesto que la mano de obra escasamente llegó a sus
moradores.

Muy por el contrario, la mano del hombre, la depredación y la inconsciencia, estuvo a punto de exterminar el
recurso ballena. Hoy, mediante tratados internacionales se busca recuperar la especie. Pero es una tarea
larga, debido a que los residuos industriales que llegan al mar disminuyen su fertilidad.
REVISTA CINOSARGO 7

De acuerdo a algunas investigaciones, el producto ballena del cual se podía hacer una serie de derivados, ha
sido sustituido por un arbusto proveniente de México.

Al paso del tiempo, por otra parte, desde hace unos ocho años, tímidamente comienzan a verse parejas de
ballenas por las costas de Quintay.

Miran desde lejos. Observan, parecen observar el reducto de los lamentos, como recordando lo que vivieron
sus antecesoras.

Es todo ahora un panorama distinto. Hay un mar limpio. Pero quedan los recuerdos.

Y precisamente el libro de Luis Sepúlveda, hizo ponernos en alerta para que estas atrocidades no sigan
ocurriendo en las costas del mundo.
REVISTA CINOSARGO 8

De Lima a Santiago en bus (Más noticias de Cinosargo en
Antofagasta)
Rodrigo Ramos Bañados

Quijotesco lo del escritor y académico de la Universidad de Tarapacá, UTA, Daniel Rojas Pachas y su
caravana Cinosargo. En la aventura lo acompañan los poetas Tito Manfred y Mauro Gatica.
Recorrieron alrededor de seis mil kilómetros en un par de semanas, entre Lima y Santiago. Todo en
bus. Todo por y para la literatura. Lo suyo es consolidar el proyecto editorial Cinosargo. Libros en
papel. Libros de autores nortinos –aunque no es excluyente- que cumplan los requerimientos de
calidad exigidos por el editor, en este caso Rojas Pachas. Una propuesta interesante que recaló en
Antofagasta con tres textos nuevos, y que dejó amarrado algunos proyectos imaginarios con jóvenes
escritores locales y el colectivo Nueva Nortinidad. También dejó amarrado proyectos en Iquique. El
propósito del editor es crear un catálogo de peso en poesía, narrativa y ensayo. La invitación, como
dijo Rojas Pachas, es abierta a quienes quieran participar en el proyecto.

La idea de la editorial es transformarse en una plataforma de la literatura actual del norte de Chile, y a
la vez focalizarse y expandirse en su distribución en la zona fronteriza. Por esto las miradas son hacia
el norte, hacia Perú, como también hacia Bolivia y Argentina. Por esto pasaron por Lima y Arequipa,
donde tuvieron buena recepción. Lo mismo sucedió en Antofagasta, Iquique y Copiapó. Acogida por el
proyecto también hubo en Santiago, así lo comprobaron en las presentaciones. El discurso fue el
mismo. Se lo saben de memoria, pero vale la pena repetirlo cien veces. Esta vez faltó al sur de
Santiago, pero seguramente pronto llegarán. Las ganas no le faltan. En todo esto Internet fue clave
pues como aguja permitió cocer el paño literario. En efecto, las conexiones surgieron desde los blogs.
Basta revisar el sitio que inicio todo (http://cinosargo.bligoo.com/) para entender hasta donde pueden
llegar las ganas y la pasión por la literatura. Bien por Cinosargo.
REVISTA CINOSARGO 9

El paso de editorial Cinosargo por Antofagasta

Fuente: La Ruta Cultural

Una pequeña e independiente editorial toma por sorpresa a la literatura, con la idea de repercutir e
impulsar nuevas voces. Con 800 visitas diarias en su sitio web http://cinosargo.bligoo.com, dejan
claro que logran su cometido, “acercar la literatura a los receptores finales”.

por Elizabeth Gallardo
egallardo@restonomia.cl

Pasadas las 19 horas llegué a la Biblioteca Viva de Mall Plaza Antofagasta, donde se realizaría el
lanzamiento del libro del reconocido periodista Rodrigo Ramos, a través de la editorial Cinosargo.
Aparte de conocer el nuevo trabajo de Ramos, también se expondrían otros textos publicados por la
editorial.

Cinosargo es una empresa independiente y relativamente nueva, desde el 2008 realiza impresiones
en formato digital y a partir del año pasado, impresiones en papel.

Cuenta con cinco publicaciones a la fecha: Gramma de Daniel Rojas (poesía, 2009), Realidades
Dialogantes de Daniel Rojas (ensayo, 2009), La Danse Macabre de Tito Manfred (poesía, 2010),
Shhh de Mauro Gathi-k (poesía, 2010) y Pop de Rodrigo Ramos (narrativa, 2010).

Las tres últimas publicaciones mencionadas anteriormente fueron las que se lanzaron en conjunto el
pasado martes 20 de julio, como parte de una gira que partió en Lima, Perú –país originario del
editor de Cinosargo.

Abriendo el evento se exhibieron cortos de autoría de Eduardo Farías, compliados en “Axolotl” que
es un proyecto audiovisual, en el que se integran videos de temáticas políticas, que muestran un
país que aún no ha sanado sus heridas después de la dictadura militar.
Terminada la presentación de los cortos de Farías, se dió paso al lanzamiento de los tres primeros
títulos que la editorial lanzó en versión papel.
REVISTA CINOSARGO 10

V
I
S
I
T
E
C
I
N
O
S
A
R WWW.CINOSARGOMULTIMEDIA.BLIGOO.COM
G
O
M U LT I M E D I A
BIENVENIDOS A CINOSARGO MULTIMEDIA, ESTE ESPACIO ESTÁ DESTINADO A
COMPLEMENTAR, LA LABOR QUE REALIZAMOS CON LA REVISTA Y DE UNA FORMA
MÁS EXPEDITA, DAR CUENTA Y MUESTRA A NUESTRO PÚBLICO DE LOS DISTINTOS
ARCHIVOS EN MÚLTIPLES FORMATOS Y SITIOS DE ALOJAMIENTO COMO YOU TUBE,
GOEAR, SCRIBD, ISSUU Y FACEBOOK, ENTRE OTRAS CUENTAS QUE MANTENEMOS
COMO PROYECTO LITERARIO VINCULADO A LOS MEDIOS DIGITALES Y SU ENORME
P O S IB IL ID A D D E P R O Y E C C IÓ N .

CINOSARGO TIENE LA PALABRA... EL SONIDO Y LA IMAGEN...
REVISTA CINOSARGO 11

“Pop” de Rodrigo Ramos es una novela corta, que trata temas de contingencia con fuertes tonos de
humor negro. Descarnada y delirante. Los diversos personajes sacados de películas y hechos
noticiosos desencadenan la historia.

Luego del golpe profundo a la conciencia de “Alto Hospicio” (2008), Ramos vuelve con esta novela
confrontacional que muestra el otro lado del norte, poniendo en tela de juicio ese pecado xenofóbico
que se trata de esconder, la violencia descarnada de los medios que popularizan cualquier hecho
morboso, de manera de convertirlo en un reality show donde lo más degradante del ser humano
puede ser la cosa más llamativa para las masas y el consumismo es el principal actor.

Otro de los títulos, “La Danse Macabre” de Tito Manfred es lo que Daniel Rojas llama “un suicidio
permanente, un recorrido, una biografía de amores retorcidos”; no obstante, yo lo veo más como un
conjunto de poemas, de historias que hablan de desamores, de sentimientos y de deseos oscuros.

Por último, “Shhh” de Mauro Gathi-k es –como el mismo expresa- “un texto visual que habla del
silencio, de la incomunicación, donde se desarma el lenguaje, a través del trabajo con grafemas”
–unidad mínima de un sistema escrito. A lo que señala como un vertiginoso juego de imágenes.

Luego del término de la presentaciones de los autores, se despidieron para invitarnos a brindar con
una copa de vino y disfrutar de la apacible música jazz de Carlos Pérez Banda. Antes de eso, los
escritores hicieron la invitación a adquirir alguna de las obras de la editorial, por lo que no dudé en
comprar de inmediato el libro del reconocido colega.
REVISTA CINOSARGO 12

Fotos de la Gira Cinosargo
-Chile-Perú-

Presentación en Balmaceda 1215

Tito Manfred (La Danse Macabre), Daniel Rojas Pachas, (Gramma y Daniel Rojas
Pachas) Rodrigo Ramos Bañados (Pop) y mauro gathi-k (Shhh).

Gira por Perú.
Presentaciones en Lima
REVISTA CINOSARGO 13

Presentación en Arequipa
REVISTA CINOSARGO 14
REVISTA CINOSARGO 15
REVISTA CINOSARGO 16
REVISTA CINOSARGO 17

Del velamen que sueña con la isla

Por Christian González Díaz (*)

La poesía deja de ser una película, deja de ser y comienza a ser una abstracción de la realidad
que se convierte en la realidad misma. Sobre la mesa del ordenador viaja un sinfín de diásporas
coloreadas por el Artista Visual Leo Lobos, es la portada del libro Caballo de la Luz de Antonio
Arroyo Silva. Miré una y otra vez la portada pensando que las diásporas querían decirme algo,
consulté a la historia y Leo Lobos me despejó la incógnita, recordé el pincel sobre la edición del
libro del poeta J. M. Memet “Canto de gallos al amanecer", editado el año 1986. José María
Memet divisa entre otras cosas el Paseo Bulnes en el Chile del Bicentenario, y es que a José
María no le vienen con cuentos, las manifestaciones pacificas, indolentes, subversivas y brutales,
se las conoce de memoria, su bicicleta lo ayuda a ir por las galaxias cazando instantes, pero su
ventana le devuelve la vista del Chile contemporáneo.

Recordé la Edición porque Leo Lobos ilustró cada página del libro entre noches, botellas,
cigarrillos, fotocopias y manuscritos. El poeta de las Islas Canarias recibió el obsequio y tomó de
ahí la imagen para su portada. Antonio Arroyo Silva hace ya bastante tiempo nos sorprende con la
claridad de sus letras y nos presenta en abril de este año, de la colección Lengua Viva, el número
cinco que le pertenece, pero que también nos pertenece a todos. Se dice que el número cinco
representa la inteligencia, el símbolo de lo sagrado, de la luz, de la salud, de la vitalidad y del
intelecto. Certezas del universo para la creación de Antonio, que bajo El Vigía Editora aparecen en
Santa Cruz de Tenerife.

Certezas en el comienzo del galopante ruido de sus letras, que no duda en citar a la gran poeta y
crítica uruguaya Ida Vitale: “Quien se sienta a la orilla de las cosas resplandece de cosas sin
orillas…” Debe ser el mar, ese que también visita las costas de Chile, con otras olas y otros peces,
las convocan de manera precisa las palabras. Rosario Valcárcel en la presentación del libro para
la prestigiosa Revista Cinosargo comenta: “Conocer la vida de un autor, resulta en muchos casos
contraproducente, porque el lector puede llenarse de prejuicios negativos que interfieren en el
juicio estético de la obra, pero en el caso de Antonio Arroyo es todo lo contrario, el conocerlo es
precisamente su atractivo, porque su forma particular de estar en la vida; tímido, con esa calidez
suya que se le sale por los poros, siempre atento al mar y a la tierra, a las cosas sencillas, a
insistir en la vida, a querer flotar con los peces y a escuchar los latidos del universo…

Eso es lo que le ha favorecido como escritor. Y precisamente esa virtud es la que le desata su
imaginación y le enriquece el sentimiento”. Yo conozco de él, por las letras de lo que comenta
Rosario. Antonio Arroyo es, para quienes tengan la posibilidad de tener entre las manos sus
poemarios, la marea de las costas que viaja sobre las nubes y aparece desde la cima. Es el
resplandeciente caballo que guía, de alguna forma, las aventuras que el poeta presenta en este
libro.
REVISTA CINOSARGO 18

Caballo del fulgor,
tú eres mi luz azul.

Sueña mi otra muerte,
de caballero adarga en ristre,
tuerto de tanto entuerto, exhausto de sentido:
no saber qué osamenta se le oxida
a la triste figura del espejo,
no saber que morimos del hastío
en la contienda, que de gozo nacemos
para morir de ausencia, sin saber
a tu grupa, Pegaso de la Vida.

Sus letras están libres de perturbaciones. Representan la naturaleza en el sentido de su capacidad
generadora, que se compone junto al verbo como eje de la vida. Vida a la orilla del mar, acaricia las
sensaciones del poeta cabalgando en su nueva obra. Es seguro que Antonio Arroyo es conocedor de
su historia, su caballo tiene alas, ruedas, timón y frenos. Se permite recorrer el universo, las costas
que se bañan con el golpeteo de las herraduras en los cielos. Alcanza un temple sorprendente que
insta a descubrir la verdad conveniente y orientadora.

Paseo por las hojas de este libro y reencuentro el mar, el grito de Antonio Arroyo que pide que le
apaguen los ojos, apaga los míos y la sensación me dice que la imagen es la misma, respiramos las
mismas olas, siento la lluvia en el invierno que comienza en Santiago de Chile y las letras de Arroyo
se presentan así, simplemente a controlar el escándalo:

El monólogo incierto del marasmo
más allá de esta hambre que atraviesa
en la lluvia de espuma del lenguaje.

No el reflejo del nómada arcoíris
que lleva soledad a la escollera
no la hondura cayendo del eclipse,
solo un mar capturado, taciturno.

Del velamen que sueña con la isla
sólo un mar intuyera el desafío
en el viejo noray del soliloquio
más allá de las rosas de Morales.

Treinta Haikais es la exploración del haiku a la manera de Arroyo, enternece la mirada que se posa
sobre las letras, un estilo sencillo y planetariamente espiritual; completamente explicito el paseo del
autor por los lugares poco poblados, los atardeceres solitarios frente al mar, a la orilla de las nubes
que dan inspiración a su obra. Comparte a la manera Matsuo Basho, Yosa Buson, Isa Kobayashi y
Masaoka Shiki la búsqueda de lo que los antiguos buscaron, escudriñando entre las arenas el paisaje
soñado. Quien consiga domar, con sus ojos vendados de prejuicios, este Caballo de la Luz, obtendrá
respuestas importantes en el camino de la vida y satisfactoriamente caminará como recién salido de
un concierto de Frédéric Chopin en la postmodernidad que apareció ante nuestros ojos.
REVISTA CINOSARGO 19

Permanentes son las letras de este poeta que he tenido la posibilidad de encontrar, más allá del libro,
en la trascendente invitación de la que son objeto los lectores, una nube vaporosa que aparece, un
venir y una partida desapegada de la existencia. Una claridad que no depende del otro lado, ni de
éste. Una suma de pasaportes, de olvidos, de sonetos y de todos sus nombres. La ciencia, lo
establecido en la acción y la reacción, el porqué de las cosas se cuelga de las hojas de este libro,
correlacionándose con los lectores, las visiones, las sensaciones y las metas que se propone Antonio
Arroyo. Propone el autor, a mi juicio, (sin querer quitar o agregar un valor distinto al que tienen de por
si sus letras), un nuevo paradigma presente en él y en nosotros, a manera de hacernos comprender
lo inútil de las preocupaciones, ayudarnos a observar lo simple, lo natural y lo diverso. Es entonces la
poesía del nativo de Santa Cruz de la Palma, un garfio permanente que viaja con nosotros para
acercarnos al paisaje, a la fragancia y por supuesto a la luz.
III
Cuando el geranio estalla en la ventana
el crepúsculo absorbe del geranio
un destello fugaz que incendia el ojo
y deslumbra la sed de su agonía

Cuando el geranio estalla en la ventana,
estallo yo también en la maceta
que aprisionaba el aire de mi hálito
en su cárcel azul de arcilla triste.

Ahora que se expande el estallido,
la mente del geranio es mi conciencia
de estar en el fulgor de la ventana
cuando el geranio estalle en el poema.

El leguaje nos entrega la necesidad del poeta de comunicarnos su interioridad, el papel sostiene las
esperanzas, que desprenden la tinta que dibuja las letras que avanzan en el universo
transformándolo todo. Los colores de la portada, fruto de la dedicación de Leo Lobos y su pincel,
conforman un nuevo puente para las generaciones literarias del Chile Contemporáneo. El
acercamiento de estos artistas provoca sin duda un ordenamiento distinto, con la poesía española de
estos días. Promueve en Chile y España un canto nuevo pues no somos pájaros para cantar la
misma canción todos los días. Antonio Arroyo sabe muy bien que, para encontrarse, para orientar la
entonación de sus versos, para descubrir el sentido de la palabra que se adueña de él, debe
encontrar la tranquilidad de los paisajes, los atardeceres, sus habitantes inertes y más movedizos en
esa fuente de inspiración en que se bañan sus palabras y que los lectores pueden disfrutar en el viaje
de este Caballo de la Luz que nos transporta.

* Christian González Díaz: Nace en Santiago de Chile en 1974, Poeta, narrador y activista.
Especialista en diseño de plataformas para el desarrollo de iniciativas comerciales, humanistas y
vitales. Desarrolla su actividad literaria en Argentina, Uruguay, Dinamarca y España. Sus
publicaciones cuentan con traducciones al alemán y el francés, destaca de su obra literaria "Maleta
Uno", Editorial Qiyuan 2010.320 pág. Libro que recopila parte de su obra y señala la relación con el
Chile cultural contemporáneo.
REVISTA CINOSARGO 20

Indulgencia Laboral [por Teodoro Valentin]
Saber que es la indulgencia en el ámbito laboral es la base de la armonía, generando un clima sin
luchas competitivas, eliminado el código de la burla como el parámetro terrorífico de la segregación.

Destacar su clara definción, así como su utilización, es la intención generalizada que tenemos
escondido dentro del cofre de los miedos, ya que para exponer éstos últimos debemos vestirlos con
el ropaje de la indulgencia –y comprensión- ajena.

Siendo la indulgencia la actitud de tolerar y perdonar los errores ajenos, es la herramienta que
cuenta la autoridad laboral para direccionar la producción ante la tendencia humana de hacer y...
equivocarse!

Es sabido que quién comete errores es precisamente aquel individuo más operativo y comprometido
con su trabajo, que a veces resulta opacado por la inexactitud de sus procedimientos ya que adolece
del defecto de... ser humano! O sea que resulta sensible a la presión emocional, en todas sus
facetas y en los lugares de su incumbencia.

Dada ésta condición estructural, quien es responsable del buen funcionamiento de la armonía
laboral es quién ostenta el mando, por ende se encuentra obligado a portar el ingrediente de la
indulgencia dentro de su personalidad, siendo su porcentaje de influencia la mayor o menor
incertidumbre que irradia en el aire laboral.

El primer paso que debe realizarse para ser consecuente con la situación, es el acto de juzgar con la
medida precisa de severidad la falta consumada, para luego descender en su tenor de manera
consciente y práctica, considerando invariablemente que uno mismo está expuesto a todo tipo de
falencias y descuidos.

Una de las particularidades más sobresalientes -y de fácil observación- es la benevolencia con que
se castiga al culpable de ser imperfecto, ya que el mismo puede direccionarse desde una llamada de
atención, hasta consecuencias de suspensión, y ciertamente... hasta la disminución pecuniaria en
los premios y beneficios productivos.

Encontramos que dentro del factor de la indulgencia hay diferentes maneras de trascender su
valoración, siendo las mismas el fraccionamiento de su definición, denominadas parcial o plenaria.

Ambos enfoques imponen condicionamientos para su corrección, establecidos por la determinación
ecuánime de quien juzga, aferrándose a las restricciones del ámbito del incidente, así como al
componente temporal y a su reiteratividad.

Pero la diferencia esencial es si se aplica la totalidad del castigo, o bien una fragmentación del
mismo, declarando su ejemplificación la influencia del acto en el conjunto profesional del trabajo.
REVISTA CINOSARGO 21

Toda ésta teoría cuenta con un elemento práctico que es la rentabilidad en el aprovechamiento de
los tiempos laborales, como en la capacidad del operador de la función... o sea el deporte de
observar al dinero anteponiéndolo a los componentes de la personalidad humanitaria.

El factor categórico de la situación encontrará su desenlace en el mercado laboral, ya que si el
reemplazo del individuo fallido es cómodamente encontrable en el emporio de la oferta... la solución
es abrupta y verbalmente manejable.

Pero si el ofrecimiento externo no responde cuantitativamente a la demanda apropiada, se establece
la elasticidad en la severidad extrema de la pena, desdibujando la realidad de la especulación en la
indulgencia de la autoridad... y en la deuda tácita que establece un vínculo de correspondencia y
sometimiento.

El hecho de sobrevivir dentro del éter de la faena cotidiana requiere de ciertas manifestaciones de
usanza, ya que si bien resulta “sencillo” juzgar los errores de los demás, tener presente que la
exposición personal es universal, acomoda fácilmente las piezas del tablero a la hora de arriesgar,
no resultando óptimo quedarse afuera para ingresar luego en el terreno de los precedentes y...
solicitar indulgencia!

Deseamos que los demás sean indulgentes con nosotros, pero nosotros... lo somos con los demás?

Teodoro Valentin
web: www.opticaliteraria.com.ar
REVISTA CINOSARGO 22

A PROPÓSITO DE LADY GAGA
Parece ser que la tecnología de las imágenes ha hecho que nos olvidemos de que sencillamente lo
que se mostró en el filme o en el video musical simplemente no está allí o es una simulación
elaborada.

Cuando era niño había un personaje de dibujos animados llamado Centella. Este personaje conducía
una moto y arrojaba shurikens , usando sus increíbles dotes de artista marcial; llevaba también unas
medialunas que cumplían el mismo fin y que volvían a sus manos luego de golpear a todos los
villanos. Impresionado, como pensaba hasta hace poco que sólo un niño puede estarlo, un día le
pregunté a mi padre cómo hacía Centella para que sus armas arrojadizas regresaran a él. Él me
aclaró que era un dibujo animado y que realmente ello no ocurría.

Esta aclaración fue sumamente importante para entender la diferencia entre el arte y la vida, sin
embargo, parece ser que tan evidente distinción la hemos olvidado. Los americanos suelen ser los
campeones en confundir ambas cosas. Recientes declaraciones de Lady Gaga, en las cuales aclara
que ella no es realmente la diva que aparenta, han causado cierto revuelo.

Es la irrealidad del arte la que le permite experimentar allí en donde nosotros normalmente no
podemos llegar. Existe una disciplina llamada bioética que analiza las implicaciones morales de la
ciencia y que la vigila en cuanto a que su actuar no transgreda las normas morales. No existe una
disciplina semejante que vigile a las artes: al ser completamente irreales, las artes no debieran tener
consecuencias morales…

…a menos, claro, de que no entendamos de la naturaleza de las artes. Parece ser que la tecnología
de las imágenes ha hecho que nos olvidemos de que sencillamente lo que se mostró en el filme o en
el video musical simplemente no está allí o es una simulación elaborada. Estamos programados para
creer lo que ven nuestros ojos, e incluso para ir más allá, descubriendo automáticamente patrones,
infiriendo intenciones ¿qué nos pasa cuando las imágenes que somos capaces de producir superan
las posibilidades de lo que puede producir la naturaleza?

Con todo, hay verdad en el arte, pero no una verdad factual o literal. La verdad del arte se encuentra
precisamente en el hecho de no pedirnos que creamos en la realidad de lo que representa. Es muy
similar a la verdad del truco de magia: la verdad del truco no está en su ejecución, sino en la palabra
truco. El mago nos anuncia que decapitará a una persona, pero que no lo hará realmente. Sabiendo
esta condición, nos entregamos al hechizo de sus prodigios sabiendo que son falsos, pero
olvidándolo voluntariamente por un rato.
REVISTA CINOSARGO 23

Entender el arte se vuelve fundamental en una sociedad inundada de él. El arte no sólo sirve a su
propio interés en cuanto arte mismo, sino que también sirve a la publicidad y al marketing. Sus
simulaciones ya no son el mero juego de sí mismas, sino también una herramienta de ventas.

No podemos poner límites a las artes ni a los artistas. Esta actividad sin límites es la verdadera
vanguardia del conocimiento humano y de la imaginación, grandes científicos han sido inspirados por
obras literarias o incluso series de televisión –la cantidad de fanáticos de Star Trek en lugares de alta
tecnología es incluso materia de chistes –sin dejar de lado lo que han logrado artes más consagradas
como la poesía o la pintura. Esta libertad, que es vital incluso para la sobrevivencia del género
humano o al menos para que su sobrevivencia valga la pena, debe ir acompañada de un claro
entendimiento de la naturaleza de las artes y de su rol en la vida de los mortales.
REVISTA CINOSARGO 24

EL CAZADOR DE INSTANTES de Jose Maria Memet [Por Ana Montrosis]
No es fácil dedicar un libro, José María Memet lo escribe y lo forma con coraje, con la sola intención
de testimoniar en el presente un pasado aún en pañales. MI GENERACION NO CAMBIO EL PAIS/
PERO IMPIDIÓ QUE SU ESPÍRITU MURIERA. Este libro dedicado a todos los que lucharon contra la
dictadura: a nuestros muertos, a nuestros sobrevivientes, a los que estamos vivos soñando el país: las
generaciones 73 y 80.

EL CAZADOR DE INSTANTES, tiene la particularidad de recuperar todos aquellos valores que la
historia de un pueblo no puede esconder; la libertad unida a los conceptos de igualdad y justicia está
presente de principio a fin en los versos de Memet.

El hablante no solo plasma el momento, sino también se pregunta por el pasado, cuestiona el
presente y en los sueños, la libertad del hombre en resistir el poder en toda su forma /Nunca se es
más libre que en un sueño/Los sueños no tienen moral ni ética, son sueños y las estrellas son
hermosas/.

Un libro que pese a su carga social y crítica se levanta airoso y optimista, donde la voz del hablante se
trasporta frontal. Lo político es una temblor permanente, inagotable, hecho verso hasta lo medular /No
me digan que fuimos soñadores/No me digan que el país estaba muerto/En este presente, que le
duela al poder/Tenemos que abrir la prisión/Un pueblo no pude vivir allí/.

En la obra aparece la mujer como un complemento, como un sentimiento permanente que el poeta
plasma poéticamente /Hay sentimientos que no se parecen a las actitudes/que tiene un hombre frente
a una mujer/Es lo que decía ella, en ausencia del marido/Las gotas de lluvia pueden resbalar en las
ventanas/. La mujer más que un símbolo, es la imagen de la realización de la libertad, esa libertad que
Memet busca y rebusca inagotablemente /Si la mujer no está terminada/uno tampoco lo está/Es un
candado a cualquier libertad/el hielo y el desprecio trasformados/ Un empedrado de almas.

Cabe mencionar que EL CAZADOR DE INSTANTES, recibió para su escritura la Beca de Excelencia
del Consejo Nacional del Libro. Un libro que nos estimula a soñar en aquellas largas vigilias, en esas
siestas eternas o cuando/ La realidad es enorme, es un mar/Cuando pierdas el sueño quédate
tranquila/no morirás aunque seas infeliz, pero reza/Reza para que otro sueño llegue/La tierra es
pequeña, necesitas el universo.

Queda abierta la invitación a leer un libro valiente, honesto, exento de retóricas, donde la fuerza
poética de José María Memet, es un canto que nos convoca a soñar en la libertad del hombre por
sobre el poder.

Biografía: Nacido en Neuquén (1957), Argentina, y nacionalizado chileno en 1970, José María Memet es uno de los
poetas más representativos de la promoción de escritores que se forjaron durante el período de la dictadura, se le
caracteriza como un poeta político, con un gran compromiso social. Entre sus publicaciones se cuentan: "Poemas
crucificados" (1977); "Bajo amenaza" (1979) y "Amanecer sin dioses" (1999). Ha recibido más de cuarenta premios de
poesía, entre otros el Gabriela Mistral en 1977 y el Pablo Neruda en 1996. Fundador del festival iberoamericano
ChilePoesía.
VISITE LA SANTÍSIMA TRINIDA
AD DE LAS CUATRO ESQUINAS
(Cinosargo en la radio)
Conducen: Daniel Rojas Pachas / Mauro Gatica /
Tito Manfred y Dios Pérez.
Mayor informacion en: www.cinosargo.cl.kz
o en
www.acneradio.blogspot.com

Todos los sábados a partir de las 15:00 horas en Radio UTA 95.9 FM
o en la señal online: http://www.uta.cl/radio.php