You are on page 1of 4

Los Puntos Claves del Bautismo en Agua

Un estudio sobre el Bautismo en Agua


para Recién Convertidos

EL SIGNIFICADO DEL BAUTISMO EN AGUA


Cuando somos salvos por medio de nuestra fe en Jesús como nuestro Salvador personal, Dios
nos une con los demás redimidos (salvos) para formar parte del cuerpo de Cristo. Este
proceso de unirnos en términos de la Biblia es el bautismo en el Espíritu Santo, el cual sucede
en el momento en que uno tiene fe salvadora y recibe a Jesucristo (Romanos 8:9). Desde ese
momento en adelante, el Espíritu Santo viene a morar adentro de nuestros cuerpos para
siempre (1ª Cor. 3:16; 6:19; 2ª Cor. 6:16; Ef. 2:21-22; Jer. 31:33). Esto es las arras del
Espíritu que es el depósito o garantía (2ª Cor. 1:21-22; 5:5; Efesios 1:14) que Dios nos da de
que un día Dios va redimirnos completamente. El bautismo espiritual no tiene la característica
de hablar en lenguas como unos enseñan, sino que somos saturados (bautizados) con el
Espíritu Santo, y dejamos de pecar y empezamos a obedecer a Dios y a ser santos, piadosos, y
justos en nuestras vidas.
Romanos 6:2-10 y Gálatas 3:26-28 definen este bautismo espiritual como una unión
espiritual con Cristo. El bautismo en agua es un hecho simbólico de este bautismo espiritual
que nos incluyó en el grupo de los redimidos.
También es algo que Dios hace para iniciarnos en nuestro servicio para Dios, ya que todo en
la Biblia tiene que ser santificado para Dios antes de su uso. Esta “santificación” es separar
algo del común del mundo y reservarlo para el uso especial de Dios. Esto se refiere al
principio de nuestro ministerio de servicio delante de Dios, el cual es un requisito para cada
cristiano (aunque no todos dejan de trabajar en sus trabajos seculares).

¿POR QUÉ DEBEMOS BAUTIZARNOS?


PORQUE: Cuando Jesús mandó a sus discípulos que llevaran el evangelio a todo el mundo, uno
de sus mandamientos fue el de bautizar a aquellos que se convierten a Cristo.
Mateo 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre
del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Entonces bautizamos a los que se convierten a Cristo por obediencia a Cristo. Debemos
entender que ninguna obra nos salva, sino el hecho de que nosotros nos sujetemos a la
voluntad de Dios el Padre, para hacer su voluntad es lo que nos salva realmente (1ª Juan
2:17). Para el inconverso, la voluntad de Dios es que crea en Su Hijo (Juan 6:40), y para Jesús
era salvar a los que creen en Él.
Juan 6:40 Y ésta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en
él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

El bautismo es nuestro testimonio público (1ª Pedro 3:21) de nuestra esperanza en la


salvación en Cristo y nuestro rechazo a nuestra anterior vida pecaminosa. Para ser salvo uno
tiene que entender que no debe estar avergonzado de Jesucristo (Romanos 10:11) sino
confesarle públicamente.
Mateo 10:32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le
confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante
de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

El bautismo no es una obra que nos salve porque no existen buenas obras que nos salven (Tito
3:5; Efesios 2:8-9), sino que es un anuncio que demuestra sinceridad de nuestra parte.
Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón
que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia,
pero con la boca se confiesa para salvación.

También en el Nuevo Testamento, el bautismo en agua era una profesión pública de


Jesucristo que marcaba la entrada de la persona para convertirse en un miembro de la
iglesia local (Hechos 2:41). Por esto el bautismo debe ser hecho solamente por la iglesia
local o alguno de sus representantes oficiales después de que han verificado que la
persona tiene un testimonio de Cristo.

¿CUÁNDO DEBE UNO BAUTIZARSE?


CUANDO: El bautismo debe ser lo más pronto posible después de la salvación. La Biblia
presenta siempre que el bautismo es DESPUÉS de la salvación. También el bautismo en
agua debe ser lo más pronto posible después de la salvación como lo hizo el carcelero
(Hechos 16) "en seguida" aunque todavía era de noche, o el caso del etíope (Hechos 8) el
cual fue el mismo día que aceptó a Cristo, es decir "lo más pronto posible". Debemos
señalar que también Cornelio y Pablo fueron bautizados algunos días después de ser
salvos (esperando que se hicieran los arreglos necesarios para bautizarse).

Debemos entender que es de gran importancia y una prioridad obedecer a Cristo con el
paso del bautismo lo más pronto posible, pero siempre recordando que no somos salvos
por obras (Tito 3:5; Efesios 2:8-9), y entonces, aunque no nos hayamos bautizado,
todavía somos salvos. De todos modos es muy importante confesar públicamente a Cristo
como Dios manda (por medio del bautismo).

¿QUIÉN DEBE BAUTIZARSE? Y


¿CUÁLES SON LOS REQUISITOS?
REQUISITOS: El bautismo debe efectuarse después del arrepentimiento y la salvación; es
solamente para personas que ya son creyentes, y debe ser realizado únicamente por
personas que actúen con la capacidad oficial de la iglesia local. Siempre el orden bíblico es
la predicación del evangelio, la fe salvadora, la salvación y la conversión, y luego el
bautismo de inmediato. (Hechos 2:41; 8:12, 36-38; 18:8; 16:14,15)

QUIÉN: El mandamiento es para todos los que creen en la salvación, los cuales deben ser
bautizados. Así como las multitudes se fueron buscando a Juan el Bautista (Lucas 3:7),
debemos entender que debe existir un deseo individual (y personal) de ser bautizado
para obedecer la voluntad de Dios. El bautismo de infantes no se encuentra en la Biblia,
pero el bautismo de cualquier niño que ha aceptado a Jesús como su Salvador es correcto
y bíblico (Marcos 10:14).

¿CÓMO O CUÁL ES EL MÉTODO PARA BAUTIZARSE?


MODO: El bautismo es por inmersión. La palabra en griego fue usada por una barca que se
hundió, lo que significa claramente que algo debe estar saturado completamente en agua,
debido a que se encuentra totalmente por abajo del agua. La idea a representar es que uno
está totalmente saturado con el Espíritu de Santidad, y el único modo que corresponde con
esta idea es mediante la inmersión. El símbolo del bautismo según Romanos 6:4 y
Colosenses 2:12 es el de ser sepultados (es decir, estar completamente enterrado y rodeado
por tierra o piedras).

El único modo es por inmersión, la cual corresponde a este simbolismo del entierro total. Juan
escogió un río para bautizar (Juan 10:40) y frecuentaba lugares donde "había allí muchas
aguas" (Juan 3:23). En Hechos 8:38, 39 Felipe bautizó al etíope descendiendo al agua y
subiendo del agua. El sentido más común de estas palabras es que su bautismo fue por el
método de inmersión en agua. Siempre encontramos en cualquier versículo que utilice la
palabra "bautizar" o "bautismo", que el objeto o persona es metido en el agua y nunca lo
contrario como tendría que ser si se rociara o derramara líquido sobre él.

Los que quieren extender el bautismo a los infantes (doctrina que la Biblia jamás enseña),
siempre tienen que cambiar el modo de bautizar a rociar o derramar para que éste sea
aceptable para sus bebés.

¿CUÁL ES LA FORMULA QUE SE USA PARA BAUTIZARSE?


FORMULA: Si el bautismo es una confesión de fe en Jesucristo, o sea, representa una unión
con alguien (Hechos 19:3-5), entonces es muy importante la formula que utiliza uno para
bautizar. El bautismo debe ser en el nombre del Dios Trino. Por eso Mateo 28:19-20 indica la
fórmula adecuada con el mandamiento, "en el nombre de Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el
Espíritu Santo." Como Dios levantó a Jesús de la muerte dándole vida, también el Dios Trino
nos da la vida eterna. Zacarías 12:10. Juan 2:19,21; 1ª Pedro 3:18; Romanos 8:11; Hechos
3:26. Uno también ve la Trinidad en el ejemplo del bautismo de Cristo (Lucas 3:21-22).

Pero contrasta esto con los ejemplos de personas bautizadas en el nombre del Señor - Hechos
22:16; 2:38; 8:16; 10:48; 19:5; 1ª Corintios 1:13,16. Aunque son las tres personas de la
Trinidad quienes efectuaron la salvación, la persona clave en la salvación es solamente Jesús.
Sin confesar a Jesús no hay salvación (Mateo 10:32-33).

El simbolismo subyacente es el de la muerte de Jesús, ya que únicamente somos salvos por


medio de su muerte, pero la formula debe ser en las tres personas de Dios. Esto es por que
Dios el Padre y Dios el Espíritu Santo no murieron en la cruz por nosotros, sino solamente
Jesús, y por esto, vemos la centralidad de Jesús en la salvación.
Secciones:
 ¿Por qué debemos bautizarnos?
 ¿Quién debe bautizarse?
 ¿Cuáles son los requisitos para bautizarse?
 ¿Cuándo debe uno bautizarse?
 ¿Cómo o cuál es el método para bautizarse?
 ¿Cuál es la formula que se usa para bautizarse?