You are on page 1of 10

APELLIDO Y NOMBRE: Cabral Erika Sofía FECHA:

28/10/2016

SEGUNDO PARCIAL OBLIGATORIO DE PEDAGOGÍA (CIENCIA


POLÍTICA)

CONSIGNAS

A. EL PROBLEMA DE LA AUTORIDAD PEDAGÓGICA

1) ¿Cómo se construye?
2) Explique los tres conceptos que se relacionan para conformar la
autoridad pedagógica.
3) Caracterice el ejercicio de la autoridad pedagógica de los educadores.

B. LA EDUCACIÓN COMO ACTO POLÍTICO

1) Según Platón ¿cuál es la función política de la educación?


2) ¿Qué explica la alegoría de la caverna?
3) Explique el proyecto político y educativo de la Ilustración, según Kant.

C. CULTURA, IDENTIDAD Y DESIGUALDAD EN LA ESCUELA

1) Defina cultura.
2) Caracterice la escuela de Sarmiento.
3) En la actualidad, ¿cuál es la preocupación de Taylor?

D. IDENTIDAD Y CURRÍCULO

1) Definir identidad.
2) Definir currículo.
3) ¿Qué dice la genética moderna sobre la división de la humanidad en
razas o etnias?
4) ¿Por qué propone que nos rebelemos y reivindiquemos?

E. LOS MENORES, LA POBREZA Y LA ESCUELA

1) ¿Cuál es la función de la escuela en los contextos de pobreza?


2) ¿Qué puede hacer frente a la creciente pobreza?

1
F. SEGREGACIÓN

1) ¿Qué significa el término “segregación”?


2) ¿Qué papel juega la escuela?
3) ¿Qué es la resiliencia? ¿qué le permite al sujeto?

G. CURRÍCULO Y TRANSMISIÓN DE LA CULTURA EN EL SIGLO XXI

1) Presente el tema a través de un mapa conceptual.

DESARROLLO:

A) 1) La autoridad docente se construye sobre una base institucional y


condiciones personales y profesionales. La base institucional consiste en el
apoyo y el respaldo que la institución ofrece a los docentes, a través de quienes
conducen, para que lleven a cabo sus prácticas con la tranquilidad que supone
saberse contenidos dentro de un marco previamente definido coherentemente
sostenido. El educador, desde sus diferentes roles, debe hacerse cargo de su
ineludible ejercicio de autoridad para la concreción del acto educativo, y la
escuela debe volverse un lugar autorizado, pero no “autoritario”, que no
disuelva las asimetrías sino que las vuelva motor de trabajo y las ponga en
diálogo y fricción con las otras formas de relación (igualdad, diferencia,
autonomía) entre educandos y docentes.
De acuerdo con la autoridad del profesor, se organizará el clima afectivo de
la clase, las disposiciones y actitudes hacia los pedidos de los alumnos, las
posibilidades de escucha y comprensión de diferentes puntos de vista, las
formas de establecer los encuadres de la tarea, las maneras de comunicarse, la
calidad de los intercambios en el diálogo.
Es importante destacar que la personalidad es uno de los aspectos que
determinan el ejercicio de la autoridad del docente, no es el único ni es el
determinante. La experiencia reviste de carácter de practicidad, de concreción
de esos saberes adquiridos en instancias de formación.

2) La autoridad pedagógica debe poder articular tres aspectos


intrínsecamente relacionados que se conjugan en un ejercicio de conocimientos,
prácticas, normativas y vínculos.
 UN SABER PEDAGÓGICO: La formación y la capacitación permiten
al docente referenciar sus prácticas en marcos que articulen la teoría
con la práctica. Una sin la otra no acreditan la autoridad pedagógica.

2
En cuanto que la autoridad que imparte el docente frente a un aula
debe tener un argumento validado no solamente en formación
estrictamente académica que representen un cúmulo de títulos y
congratulaciones, sino también debe recibir la capacitación necesaria
para poder llevar a la práctica la transmisión de tales saberes de la
manera más dinámica y clara posible.

 UN SOSTÉN EN LA NORMATIVA: La autoridad pedagógica se


ejerce desde un puesto de trabajo que tiene un encuadre en cuanto a
derechos y obligaciones, garantizando la igualdad de oportunidades
en la trayectoria del sistema educativo. La autoridad que posee el
docente no debe ser confundida e interpretada por él, desde ningún
aspecto, con el autoritarismo y por tanto debe estar sujeta a ciertos
derechos y deberes que la función amerita. El ejercicio de esta
“jerarquía” debe basarse en un régimen equitativo que dé lugar a una
igualdad de oportunidades, siendo este requisito manifestación y
demostración de un efectivo accionar responsable respaldado en la
normativa institucional.

 UNA VINCULACIÓN CON LOS OTROS: que permita proyectarse e


interpretar los signos y los sentidos de los demás, de un estar para
comunicar y dejar que se comuniquen en un hacer inteligente. El
docente no debe caer en el error de cumplir simplemente con el
deber de educar los contenidos estipulados de manera sistémica, sino
que es menester que analice cuál es la carga cultural transmitida,
renovando asiduamente las metodologías de enseñanza, creando
espacios para la recreación que consolida los lazos interpersonales
que representa la autoridad. Se trata de ser capaces de abandonar el
lugar de docente educador y decodificar aquello que a simple vista no
es observable en los alumnos, fomentando el diálogo y la solidaridad.

3) CARACTERÍSTICAS DEL EJERCICIO DE AUTORIDAD


PEDAGÓGICA DOCENTE

 Renuncia a la omnipotencia, a la totalidad, al dominio, a la persuasión


interesada.
 Fomento de la comunicación.

3
 Habilitación del conocimiento.
 Personalidad.
 Apoyo, cordialidad y guía de los ingresantes alumnos y colegas.
 Abertura y aceptación en cuanto a ideologías, siendo capaz de crear un
ámbito áulico democrático de libre expresión.
 Capacidad para aprender de otros.
 Mantenimiento de la igualdad como principio fundamental.
 Enseñanza didáctica y dinámica.
 Posesión de competencia profesional y experiencia.
 Transmisión de legados con la habilitación de recreación por parte de
quien la reciba, dando lugar a una verdadera tradición educativa.

B) 1) Platón, preocupado por la justicia, encuentra que el destino de la polis


estará ligado al tipo de educación que tuvieron sus integrantes. La educación
tendrá la función política de formar ciudadanos y, como la polis es el
ámbito en el que los seres humanos son auténticamente libres, la educación
formará para la libertad. Ese camino hacia la plenitud será un trayecto
guiado por y hacia las normas que rigen la polis. Por lo tanto, la educación
deberá transmitir saberes y prácticas, integrar comunitariamente y
preparar para la vida pública.
Si bien es evidente que el ciudadano ateniense no es el mismo que el
moderno y que la concepción del Estado, el significado de la libertad, la
integración social o la enseñanza actuales son también diferentes, podemos
reencontrar, en el núcleo de toda educación, la médula de la participación
política platónica.
Platón comprendió, aun siendo joven, que la educación del hombre, y en
especial del gobernante, es el único camino para llegar a conformar una
sociedad justa. El Estado, por lo tanto, encuentra en la educación el medio más
idóneo para alcanzar su fin: la justicia. De ella depende que logre o no su ideal.
La educación es el Estado ideal, según La República (360 a.C.)

2) La alegoría de la caverna, es aquella obra de Platón que narra la


historia de un esclavo que es obligado a salir a la luz desde su prisión
subterránea para alcanzar la verdad y luego regresar, transformado, a su
antigua morada, en donde se evidencia el aspecto crucial del problema político
de toda educación: qué significa y hasta dónde se puede inducir o forzar a otro
en nombre del saber y la liberación del desconocimiento. Además, quién es el
libertador, quién atribuye, o se atribuye ese papel, en qué consiste la libertad

4
de ese esclavo, la tensión entre enseñar lo que hay (o lo que debe ser
transmitido) y dar un lugar a otro, en el marco de la organización de una
comunidad, en una constante política de todo acto educativo.

3) Una de las paradojas de la educación concebida por la tradición iluminista


consistía en satisfacer, por un lado, el objetivo de autonomía del sujeto
(servirse de la propia razón, sin tutelas ajenas) y, por otro, la necesidad social
de que ese sujeto sea gobernable. La magnitud de esta contraposición fue
visualizada por Kant y para resolverlo introdujo la distinción entre el uso
público y el uso privado de la razón. Por uso público consideraba a aquel
que no debería tener límites, por ejemplo, a aquel individuo que en calidad de
maestro puede hacer su propia razón ante el gran público (demostrar
abiertamente sus conocimientos de la manera más adecuada), y por uso
privado, entendía a lo que ese mismo personaje puede hacer en calidad de
funcionario, con un límite establecido que permita al gobierno dirigir hacia los
fines públicos las empresas de tal interés, prevaleciendo aquí, la obediencia por
sobre el razonamiento. Trasladándonos al plano educativo, podríamos decir que
el docente debe hacer un uso privado cuidadoso en tanto que el mantenimiento
de las finalidades públicas se encuentra bajo su responsabilidad.

La Ilustración era pensada como una actividad progresiva cuyo logro era
superar los obstáculos que impidieran servirse de la propia razón. Kant,
tratando de evitar que los individuos de su época razonaran cuando debían
obedecer, impuso los límites en el lugar en el que estos pudieran actuar con
docilidad antes que racionalmente.

Nuestros sistemas educativos actuales, mantienen en gran medida el ideal


de promover la libertad del sujeto a través de la transmisión de conocimientos
en un marco regulado sociopolíticamente. La resolución a este conflicto basado
en que lo que se transmite son los valores socialmente reconocidos y que la
legitimidad de dicha transmisión estaría dada por el carácter democrático del
Estado, manifiesta la arbitrariedad política que sostiene esa solución.

Cada acto educativo actualiza un problema filosófico y político fundamental,


que es cómo resolver la tensión entre reproducir lo que hay en un lugar y dar
un lugar a lo diferente que puede haber. Es decir, lo estipulado y lo novedoso.
Kant expone que el Estado, por lo general busca, para perpetuarse, mantener
el orden establecido, por lo que en el ámbito educativo deberíamos hablar de
una transmisión de valores, costumbres y saberes incorruptibles e
inconcebiblemente actualizados. Esto significa que cada miembro de una
comunidad es tenido en cuenta, en la medida que es contado por un régimen
de cuenta normal. El trasfondo de esta cuestión, deja entrever el problema
5
filosófico consistente en la manera en la que algo nuevo puede llegar a tener
consideración.

C) 1) El término cultura, proviene del latín cultus y hace referencia al


cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre. Su
definición ha ido mutando a lo largo de la historia: desde la época del
Iluminismo, la cultura ha sido asociada a la civilización y al progreso.
Cultura es aquello producido por el hombre:
 Como creación y construcción de realidades
 Como intercambio de perspectivas e intereses
 Como culturas de clases y estatus
 Como forma de concebir y actuar en el mundo
 Como un objeto de consumo

2) CARACTERÍSTICAS DE LA ESCUELA SARMIENTINA

 Espacio donde se adquiría la cultura considerada erudita, espacio


“civilizador”.
 Espacio de formación del ciudadano.
 Espacio de integración de la masa de inmigrantes y de la población
campesina a la vida social.
La oposición civilización vs. Barbarie, presente en el pensamiento de
Sarmiento, fue nodal en la constitución de los sistemas educativos modernos.
Sarmiento se oponía a la denominada padeia funcionalista, basada en el
supuesto de que la escuela es el lugar donde se establece el nexo con la vida
social y se pone a los niños en contacto con una supuesta cultura universal.
Supuesto por cuanto esta, estaba constituida por el ideal de familia tipo, y
dentro de la cual, cualquier otro tipo de familia o pertenencia a un grupo
carecía de lugar.
La escuela Sarmientina, proponía y promovía un ámbito en el que los
niños, futuros ciudadanos, pudieran construir su identidad formándose
adecuadamente en un marco de igualdad e integración.

3) La preocupación de Taylor en la actualidad, radica en encontrar una


política de reconocimiento que atienda tanto a las demandas de igualdad de los
individuos y grupos en las democracias modernas, como al reconocimiento de
las particularidades y diferencias que presentan las comunidades. Para ello,
introduce el término de política cultural de la diferencia, que alude a la
necesidad de dejar entrar en la escuela otras voces, otras formas de
pertenencia y de construcción de la identidad cultural y por lo tanto de
participación social, puesto que, si bien la escuela está llamada a seguir

6
formando al ciudadano (la identidad nacional), también es cierto que en
nuestro presente se tiende a pensar que la ciudadanía, la pertenencia a un
Estado – nación, no implica identidades homogéneas; los ciudadanos de un
Estado también pueden pertenecer y construir sus identidades en virtud de
otros aspectos ligados por ejemplo a la etnia, la religión, el género, etc.
Se trata de debatir la figura del multiculturalismo y el impacto que este
tiene en la escuela, ya que no solamente se trata de la aceptación de la
existencia de un abanico de culturas, sino que el objetivo posee una doble
direccionalidad, en tanto que deben ser atendidas todas y cada una de las
demandas y necesidades de estas culturas y deben ser respetadas en la
particularidad de sus diferencias. En la escuela esto adquiere especial
importancia.

D) 1) La identidad, según Bauman, es una forma de distinción que tiende


a extinguirse en el transcurso mismo de su proceso de afirmación y apunta
hacia una uniformidad que solo puede constituirse, compartiendo diferencias. El
camino hacia la identidad es una batalla continua y una lucha interminable
entre el deseo de libertad y la necesidad de seguridad, agravada por el miedo a
la soledad y el terror a la incapacitación.
El término “IDENTIDAD” proviene del latín “idenitas” que significa “lo
mismo”. Cuando se habla de identidad, generalmente se hace referencia a una
serie de rasgos, atributos o características propias de una persona, sujeto o
inclusive de un grupo de ellos que logran diferenciarlos de los demás. Por otro
lado, este término alude a aquella apreciación o percepción que cada individuo
se tiene sobre sí mismo en comparación con otros, que se puede incluir además
la percepción de toda una colectividad; y es la identidad la que se encarga de
forjar y dirigir a una comunidad definiendo así sus necesidades, acciones,
gustos, prioridades o rasgos que los identifica y los distingue.
Entonces, por identidad entendemos al proceso de formación en el que se
tiene en cuenta la manera en la que el individuo se relaciona primeramente
consigo mismo y luego con los demás. Entre los cuestionamientos más
evidentes, se encuentra la importancia que se le asigna a la clase y la falta de
consideración de otras dimensiones de desigualdad, tales como el género y la
raza.

2) El currículo refiere al conjunto de competencias básicas, objetivos,


contenidos, criterios metodológicos y de evaluación que los estudiantes deben
alcanzar en un determinado nivel educativo. Responde a las preguntas: ¿qué
enseñar?, ¿cómo enseñar?, ¿cuándo enseñar? y ¿qué, cómo y cuándo evaluar?

7
El currículo, en el sentido educativo, es el diseño que permite planificar las
actividades académicas.

Se denomina currículo nulo a aquella noción que sostiene que la cultura


escolar está construida sobre la base de determinados significados y valores
que configuran determinadas formas de pensar y actuar en la realidad,
abriendo paso a al análisis de cuál de estas formas de pensar y actuar
prevalece en la escuela y cuáles quedan afuera.

3) La genética moderna se opone a la división de la humanidad en


razas o etnias, ya que ha quedado demostrado que no existe ningún conjunto
de criterios que autoricen tal distinción entre características “físicas” y
“culturales” de determinado/s sujeto/s. A raíz de esta determinación, la
literatura utiliza ambos términos de forma equivalente.

4) Propone que nos rebelemos y reivindiquemos el derecho de ser


diferentes frente a los ideales y sociedades conservadoras aduciendo que
debemos, a partir de la desigualdad (en su sentido más sano), forjar nuevos
horizontes en el plano educativo, ya que habiendo sido formados cada uno a
nuestra manera y en nuestras inequidades, se puede innovar la realidad
educativa y no solamente ella, sino el mundo en general, manteniendo de
alguna manera el ideal utópico. Plantea, además, que cuando la igualdad es
tomada como base y fundamento, la intencionalidad se torna más
intensificadora en cuanto a la exclusión de aquellos “no semejantes” ya sea - en
términos coloquiales - cultural o racialmente.

E) 1) En la actualidad, nos encontramos con escuelas que se ven obligadas


a tratar con múltiples y diversas demandas provenientes de sectores sociales
que han quedado fuera de la economía formal. En este contexto, estas cumplen
la función ya no solamente y siquiera de enseñar, sino que sirven como
principal fuente de contención para aquellos niños y jóvenes que sufren este
flagelo, ya que sabemos que la economía desfavorable y la vulnerabilidad de
estas fracciones de sociedad afectan principalmente a menores de edad.
Estando esta función ya naturalizada, encontramos su nacimiento junto con la
constitución de la escuela urbana y pública.
A pesar de todos los efectos de desigualdad que se producen y reproducen
en la escuela, esta sigue siendo la institución más democrática que tienen
nuestras sociedades.

3) La escuela a través de sus políticas educativas constituye, a pesar de


todas sus contradicciones, el ámbito más propicio para generar estrategias y
crear un horizonte más igualitario. Si lo que se plantea es una solución ante el
8
problema de la pobreza, se debe partir del ideal de que la escuela debe
obligarse a reconocer la diversidad social en general y del alumnado en
particular, obligándose asimismo a escudriñar métodos didácticos que faciliten
la integración y disminuyan la discriminación, apuntando a una igualdad de
oportunidades que enriquezcan y generen un clima de armoniosidad. Dicho de
otro modo, la escuela como institución social democrática, tiene, además, el
deber de aceptar la pluralidad existente en cuanto a los integrantes de esta
sociedad, por cuanto estos tienen derecho a recibir una educación de calidad,
cualquiera sea su condición social o postura económica.

F) 1) El término segregación, del latín segregatio, es la acción y efecto de


segregar (separar, marginar o apartar algo o alguien de otras cosas o
personas). La segregación de los seres humanos suele estar motivada por
cuestiones sociales, culturales, políticos o económicos. En el caso de la
segregación urbana, se trata de procesos atravesados por la relación centro –
periferia. Esto genera prácticas de diferenciación de los espacios urbanos que
delimitan la localización de sus habitantes. Quienes viven en los márgenes, los
más pobres, son los que padecen la degradación de su calidad de vida a la vez
que son estigmatizados como los que “vienen de zonas peligrosas” y, por lo
tanto, es mejor que estén lejos. Pensar en las delimitaciones territoriales
urbanas y a las escuelas insertas en estos “guetos” es sin duda necesario para
comprender hasta qué punto la vida social está interpelando la vida escolar.

2) El aumento de la pobreza, los desplazamientos territoriales de los


sectores pobres y medios, la falta de empleo y protección social y el deterioro
del tejido social ha resultado en procesos de segmentación y diferenciación que
no son ajenos a la escuela, ya que si hasta hace algunos años, esta
representaba un lugar de encuentro de grupos sociales diferentes, en el
presente esto está ocurriendo cada vez menos como consecuencia de la
segregación y la guetificación urbana.
En los casos de aquellas escuelas que se encuentran emplazadas en
contextos de extrema pobreza urbana, estas se configuran automáticamente
convirtiéndose en la única expresión de presencia estatal. La escuela, es la
forma en que el Estado se hace presente. No solo porque es una institución de
clara regulación estatal sino también porque es en y a través de la escuela que
llegan gran parte de los programas sociales oficiales a la población y al barrio.
La escuela entonces, además de enseñar, cumple una función dual en los
casos de extrema pobreza y marginación: brindar contención a niños y jóvenes
y representar institucionalmente a la figura del Estado.

9
3) El término resiliencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo,
de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En
ocasiones, traumas o circunstancias difíciles como por ejemplo, en el caso de la
extrema pobreza, la ausencia de cloacas, agua potable, gas, electricidad y otros
servicios básicos, permite desarrollar recursos que se encontraban latentes y
que el individuo desconocía hasta el momento. Dicho de otro modo, es la
capacidad de recuperarse, sobreponerse y adaptarse con éxito frente a la
adversidad, y de desarrollar competencia social, académica y vocacional pese a
estar expuesto a un estrés grave o simplemente a las tensiones inherentes al
mundo de hoy.

Probablemente, esto es lo que se enseña y aprende todos los días en las


formas de vida escolar. Es justamente, la alta capacidad de resiliencia de los
sujetos de enfrentar las condiciones adversas en las que viven, la que mantiene
al barrio, a la escuela, a docentes y alumnos en pie.

G) 1)

10