You are on page 1of 75

EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA

Gerardo Anaya Duarte, S.I.


Lucila Madero
Presentación

Es indudable que los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola han ocupado
y ocupan un lugar importantísimo en la espiritualidad cristiana, como lo muestra su
trayectoria de cuatro siglos y medio. Pudiera pensarse que nuestra época de cambios
profundos, aun en la misma espiritualidad, los fuera relegando a un plano de segundo orden,
sobre todo por las nuevas y valiosas aportaciones que en el reciente renacer de la
espiritualidad han venido surgiendo. Pero no es así. El núcleo fundamental de ellos de tal
manera se enraiza en lo fundamental del Evangelio y de la naturaleza humana en su
orientación hacia la realidad y hacia la trascendencia que aún pueden dar, seguramente por
muchos siglos más, un alimento sustancial a la vida cristiana.
Es cierto que a lo largo del tiempo habían padecido un proceso de rigidización en la
aplicación de su método. Pero un renovado estudio de ellos ha permitido salvar este escollo
mediante formas nuevas, brotadas de la misma visión genial de San Ignacio, que les permite
seguir ayudando a miles de cristianos en circunstancias tan diferentes a las de tiempos
pasados.
Una de estas formas es la de los Ejercicios en la Vida Diaria (EVD). De hecho ella
ya estaba contemplada por el mismo San Ignacio y sabemos que él la empleó repetidas
veces. La Anotación 19 [EE 19] del texto original la describe como una forma de darlos a
personas ocupadas "en cosas públicas o negocios convenientes", de forma que estas
personas no necesiten abandonar esas ocupaciones, pero que puedan apartar cada día un
espacio de tiempo adecuado para los Ejercicios.
Sin embargo, como ya señalé, con el transcurso de los años, se había dejado en el
olvido esta posibilidad, que sólo ha sido redescubierta en los últimos lustros. Se usó —y
muy abundantemente— el sistema de dar "pláticas" a grupos muy numerosos durante una
semana —una plática diaria—, especialmente durante la cuaresma. Pero esto distaba mucho
de respetar lo esencial de los ejercicios; muchas veces aun desaparecía todo elemento del
método ignaciano y, sobre todo, dejaba al participante en una casi nula actividad personal y
se carecía de toda personalización, necesaria para una verdadera experiencia de los
Ejercicios.
En cambio, los EVD, correctamente aplicados, se han revelado como una forma
muy adaptable para hombres y mujeres de nuestro tiempo. Su ventaja no es solamente la de
alcanzar mucha profundidad, sin sacar a la persona por varios días (o aun semanas) de su
actividad habitual, sino que ofrecen la posibilidad de integrar más hondamente la experiencia
de los Ejercicios con la vida. En cambio se pierde la ventaja de la dedicación exclusiva de
quien se retira por un tiempo a un lugar que favorece el silencio, el trabajo personal y la
oración. Por eso los EVD requieren indudablemente de mucha voluntad y constancia. Pero
la experiencia de muchos miles de personas que los han hecho demuestra que no sólo es
posible, sino que se han obtenido crecidos frutos.

1
Un correcto método de EVD supone dos cosas esenciales: un tiempo diario de
oración fielmente llevado y un contacto periódico, semanal normalmente, del ejercitante con
el director. Otros elementos pueden fructuosamente añadirse: reuniones en grupo de
quienes simultáneamente los llevan, a fin de compartir su experiencia y que permite dar la
materia de la oración a todos juntos, así como ofrecerles diversas "instrucciones" útiles para
el proceso. También puede resultar muy útil tener material escrito que se dé a cada
ejercitante para ayudarlo en su caminar diario.
Esto es lo que pretenden las fichas que presentamos. Están pensadas para trabajar
una cada semana. Esto da una duración de cuando menos 28 semanas. No debe esto
espantar. La experiencia ha ido dando que, por los tiempos relativamente breves que se
pueden dedicar a la oración, si se quiere profundizar, como lo haría el ejercitante de 30 días
intensivos, es bueno disponer de unos 6 a 7 meses al menos. Yo he aplicado en esta forma
estas fichas a universitarios y el resultado ha sido excelente. No todos los que han
empezado llegaron al final; esto se ha debido a diversas causas, pero en general no a la
duración.
Las fichas están diseñadas de manera que puedan apoyar fuertemente al ejercitante,
no imponiéndole, sin embargo, trabas que podrían coartar el trabajo libre bajo la guía del
Espíritu Santo. Procuran ser fieles al método completo de San Ignacio, no sólo en la
sucesión de las cuatro Semanas y de los diversos ejercicios, sino en lo referente a la
estructura de la oración, los diversos métodos de ella según las diversas etapas, etc. Se
ofrecen en las fichas numerosos textos de la Escritura y la sugerencia de lecturas de autores
importantes en la espiritualidad actual, lo que enriquece los elementos de que podrá
disponer el ejercitante.
Este material es directamente para los ejercitantes. Nada aparece en él referente al
trabajo del director, salvo el tener la guía para la exposición de sus puntos. No es, pues, un
"directorio". Toca al director completar todo lo necesario para ayudar mejor al ejercitante,
es decir, para hablarles de adiciones, anotaciones, más ampliamente de los modos de orar,
etc. Sobre todo para explicarles oportunamente las reglas de discreción de espíritus y todo
lo referente a su uso en la elección y fuera de ella. En breve, no hay en este material una
guía para las tradicionales Instrucciones. Tampoco ofrezco más ayudas para la oración que
las contenidas en las fichas para los modos típicamente ignacianos de orar. Yo suelo iniciar
la ejercicios con un Taller de Oración de cuatro a seis semanas de duración que resulta muy
útil. Para este taller los interesados podrán encontrar mucha bibliografía adecuada.
Con esto hago una aclaración importante: este material no es apto para que alguien
lo tome y pretenda hacer por sí mismo los ejercicios, sino a lo sumo en el caso de haberlos
hecho ya a conciencia y completos con un director y, aun en esta situación, con mucho
riesgo de autoenredarse. La colaboración de un director es esencial.
La redacción original de casi todas la fichas es de la Hna. Lucila Madero, rSC. Yo
me he concretado a completarlas, revisar un poco la redacción, darles mayor unidad en su
estructura, apegándola a los Ejercicios mismos y, en algunos casos, a unir dos fichas en una,
por aconsejarlo así mi experiencia como director. De hecho, salvo la redacción de dos
fichas, estos cambios han brotado de dicha experiencia. Désele, por lo tanto, a la hermana
Madero, el mérito fundamental. Con esto, le expreso mi agradecimiento por haber puesto su
rico material en mis manos de manera totalmente desinteresada.
Agradezco también a mis ejercitantes de los últimos ocho años que me tuvieron
paciencia y que con su trabajo serio, bajo la luz del Espíritu Santo, me formaron como
director y me permitieron —sin saberlo ellos y aun sin pretenderlo yo mismo— vivir

2
parcialmente los ejercicios en cada una de las tandas. Además me orientaron con su propio
camino para realizar varios de los cambios que hice al material de la Hna. Madero.
Si este material puede ayudar a otros ejercitantes, con otros directores, a "quitar de
sí todas affecciones desordenadas, y después de quitadas [a] buscar y hallar la voluntad
divina en la disposición de su vida para la salud del ánima" [EE 1] me daré por muy
satisfecho del trabajo de ofrecerlo al público.

P. Gerardo Anaya Duarte, S.I.


Universidad Iberoamericana
Plantel Santa Fe
Septiembre de 1994

ALGUNAS NOTAS SOBRE LA ORACION

Se han visto algunas formas o esquemas de oración (que hemos llamados


también métodos). Ellos son:
• Oración mental (en general), es decir trabajar fundamentalmente temas que
la mente propone al corazón, los que de alguna manera trabajan juntos, sin
establecer conscientemente frases o palabras concretas, lo que toca a la oración
verbal.
• Método benedictino, que consiste en tomar un texto, generalmente bíblico, y
seguir tres pasos: 1º una lectura pausada, profunda (más para saborear que para
entender); 2º cuando una frase o palabra adquiere un especial gusto o interés,
detenerse en ella y repetirla saboreándola; 3º podrá entonces suceder que se haga
un silencio rico, profundo que es la contemplación. El proceso puede volverse a iniciar
siguiendo el texto.
• Meditación por las tres potencias (memoria, entendimiento y voluntad),
especialmente sobre temas de la vida misma.
• Contemplación ignaciana (ver, oír, mirar; con la variante de "aplicación de
sentidos").
Pueden añadirse otros muchos métodos: la oración vocal; la meditación de
oraciones conocidas; la oración "por anhélitos" (es decir, con el ritmo de la
respiración); etc. Sobre todo es importante la forma que cada uno vaya encontrando
como más propia. En cualquier caso es importante llegar a la "oración del corazón",
que ya no necesita textos, ideas, etc., aunque pueda tener su arranque en ellos.
Porque el lugar propio de la oración es el corazón, aunque la cabeza sea un
buen lugar para empezarla. Esto no significa que no haya ideas, deseos, recuerdos,
fantasías, etc. Puede darse que se produzca el silencio total y uno sea conducido
totalmente por Dios, pero eso es don suyo. Lo normal es tratar de que el corazón nos
guíe, es decir, que más nos importe qué sentimos y no qué pensamos. En el libro
Sádhana, pág. 17, se habla de esto. También es recomendable la lectura de la
introducción del libro 10 días de ejercicios del P. Laplace.
Es importante procurar que el cuerpo ayude; para eso iniciar con algún
ejercicio de relajación y o de concentración y sensibilización. Es importante también
encontrar el lugar y el momento más aptos para la oración, la que debe volverse poco
a poco un hábito.

Como tarea para esta semana propongo que repasen algunos de los métodos
de oración señalados (o algún otro nuevo) y que incluyan ejercicios del Sádhana (que
ya son oración), con oración de algún tipo o solamente tales ejercicios. Registren

3
cuidadosamente los diversos sentimientos que tengan en oración (a través de ellos
llegamos a las mociones), así como los que les aparezcan en el examen de la
conciencia al final del día.

4
ESQUEMA DE LA ORACIÓN IGNACIANA

1. Oración preparatoria

2. Preámbulos
a) Historia, si la hay
b) Composición viendo el lugar
c) Petición ("demandar lo que quiero y deseo")

3. Contenido ("puntos")
Esquemas A, B [ver abajo] u otros

4. Coloquio

_______

Examen de la oración

MÉTODOS DE ORACIÓN

A. Método de las tres potencias


Se trata de ejercitar sucesivamente la memoria, el entendimiento y la voluntad sobre el tema elegido para
meditar. [Lo que coincide prácticamente con la hoy popular técnica de "ver, juzgar y actuar"]
(En CHECA, Orar es amar, p. 63)

B. Contemplación ignaciana

La propone San Ignacio para meditar (o "contemplar") Pasajes de la vida de Jesús o similares:

Esquema fundamental: Variante "traer los cinco sentidos":

a) Ver las personas a) Ver con la vista imaginativa


b) Oír lo que dicen b) Oír con el oído
c) Mirar lo que hacen c) Oler y gustar con el olfato y
d) "y después reflectir para sacar con el gusto
algún provecho" d) Tocar con el tacto

+ En cada caso "reflictiendo en sí mismo y sacando provecho de ello"

5
BIBLIOGRAFÍA Y MATERIAL

Material necesario:

• Biblia
• Cuaderno exclusivo para los ejercicios

Texto básico:

• Ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola


• Fichas ampliando y adaptando el texto de los Ejercicios (se indicará cómo conseguirlas)

Libros mencionados en las fichas como textos complementarios:

• CHECA, Rafael: Orar es amar; México, CEVHAC-Ed. Progreso


• DE MELLO, Anthony: Sadhana; Santander, Ed. Sal Terræ
• DE MELLO, Anthony: El Manantial; Santander, Ed. Sal Terræ
• PONCE DE LEON, Enrique: El Señor Jesús; México, Buena Prensa

Libros útiles para ejercicios o para la oración en general (además de los menc.):

• BOHIGUES, Rafael: Escuela de oración; Madrid, PPC, 1981


• JARAMILLO, Diego: Escuela de oración; México, Libr. Parroquial
• NEPPER, M.: Para encontrar o volver a encontrar gusto en la oración; México, 1966
• RAGUIN, Ives: Orar la propia vida; Santander, Ed. Sal Terrae

Nota: hay una abundantísima literatura acerca del tema de la oración. Muchos son libros excelentes; otros
no tánto. Aquí sólo he señalado unos pocos.

6
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 1

¿CÓMO LLEGO A LOS EJERCICIOS?

Objetivo: Prepararse mejor para iniciar el proceso de los EVD

Oración introductoria: Ponte en presencia de Dios; no hay prisa; hazlo de manera tranquila. El está
contigo con una presencia amorosa, pacificante. Emplea en ello el tiempo que quieras.

Reflexión

1. Medita en tu oración acerca de lo siguiente.

• La vida cotidiana

¿Cómo llevo mi vida? ¿estoy satisfecho de ella? ¿o la vivo con tensión? ¿Qué es lo que me parece
más valioso de mi vida actual? ¿Y lo más deleznable? ¿Hay algo que quiero cambiar en mi vida?...

• Mi disposición a los ejercicios

¿Cuál es mi actitud ante los ejercicios? (ganas, miedo, deseo temeroso, entusiasmo, paz...)
¿Hay en mis actividades habituales alguna que considero contraria a los ejercicios y que no quiero
suprimir? ¿o alguna actitud que no quiero cambiar?
¿Hay en mis relaciones con otras personas situaciones negativas no resueltas? (por ejemplo: rencor,
odio, deseo de venganza, indisposición a perdonar, etc.)

Sugerencia para la forma de hacer la oración: haz las preguntas más al corazón que a la razón,
aunque inevitablemente te surgirán respuestas racionales que ciertamente tienen su valor. Pero es más
importante que la pregunta repose en ti y puedas dejar que broten sentimientos como reacción a ella. De
hecho esos sentimientos son una respuesta. ¿Cuáles son esos sentimientos? Regístralos cuidadosamente.
Quizá también te broten emociones, ideas, recuerdos; déjalos circular; anota lo que te parezca importante.
Haz también, hacia el fin de la semana, una reflexión más racional acerca de estas cuestiones y también
anota las respuestas que recojas.

2. Toma el Salmo 8 y medítalo (te sugiero el método benedictino).

3. A lo largo del día pregúntate alguna vez: Si en este momento me encontrara a Jesús ¿qué le diría? ¿qué le
pediría en relación con los ejercicios?

Sugerencia de lecturas y otros textos

Sádhana, Introducción y Ejerc. Nº 1.

7
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 2

UBICARSE

Objetivo:
a) Tomar mi vida en mis manos, entrar en posesión de mi ser profundo, para ser más persona, por
lo tanto "más libre de mis ataduras" y emprender más ligeramente el camino de los Ejercicios Espirituales.
Como consecuencia, descubrir mejor las causas de mis momentos de alza o de baja en mi vida de hoy.
b) Lanzar una limpia mirada sobre mí mismo, sin evasión y con simpatía. Si me conozco bien,
sabré hacerme verdaderamente disponible para acoger la voluntad de Dios; lo que quiere y espera de mí en
mis diferentes situaciones concretas.

DESARROLLO

Oración introductoria: Ponte en presencia de Dios sin prisas; piensa que está presente; siente con tu
corazón esa presencia. Deja que su presencia pacifique todo tu ser. Puedes ayudarte de algún ejercicio de
relajación.

Reflexión:

A. ¿QUIEN SOY?

• Mi vida pasada:

1. ¿Cuáles han sido mis aciertos, satisfacciones, logros y gracias de que he gozado?
2. ¿Cuáles las heridas, limitaciones o dificultades que he tenido?
3. ¿Cuáles han sido mis relaciones con padres, hermanos, amigos, compañeros?
4. ¿Qué personas han influido en mí favorablemente?
5. ¿A quiénes he perdonado los males que me han hecho?
6. ¿Con quiénes he sido agradecido porque han sido delicados conmigo?
7. ¿Cuáles han sido las grandes decisiones de mi vida?
8. ¿Asumo hoy las consecuencias de mis decisiones y responsabilidades pasadas?

• Mi vida hoy:

9. ¿Me acepto como persona capaz de amar y ser amada?


10. ¿Creo que mi amor puede interesar a otros?
11. ¿Cuáles han sido mis cualidades determinantes? ¿Cuáles mis limitaciones principales?
12. ¿Cuáles son los rasgos más sobresalientes de mi personalidad?
13. ¿Qué es lo que más amo de mí mismo? ¿Qué es lo que no amo?
14. ¿Cuál sería el lema de mi vida?

• Mi vida futura:

15. Si continuo como soy ¿cómo seré dentro de diez años?


16. ¿Dónde estaré, qué haré, qué habrá cambiado durante este tiempo?
17. ¿Qué debo esperar?

B. IMAGEN PROGRESIVA DE LO QUE SOY

Considerando los últimos años de tu vida, evalúa el progreso o el cambio registrado en relación a
cada una de las preguntas.

8
• Yo personalmente:

1. ¿Soy una persona que se conoce bien, o no?


2. ¿Por naturaleza me inclino a exigir siempre más de mí, a no escucharme?
3. ¿Soy un poco caprichoso o fácilmente satisfecho de mi?
4. Ante un problema o situación, ¿tengo una reacción emotiva, o me distancio rápidamente y soy capaz de
hacer un análisis objetivo?
5. ¿De ordinario me fío de mi sentimiento, de mi intuición, o me guío más bien por la razón?
6. ¿Qué importancia concedo a lo que los otros dicen de mí? ¿cómo reacciono?
7. ¿Soy fácilmente influenciable cuando los otros ejercen sobre mí presiones, o soy libre de ellos?
8. ¿Tomo bastante rápidamente una decisión, o por naturaleza soy una persona que duda?

• En el plano espiritual:

1. ¿Qué me parece Dios? ¿Alguien que siempre pide sacrificar alguna cosa, la más difícil? o ¿un Padre
respetuoso de lo que soy, que me conoce mejor que yo mismo y me conduce con cariño, aun exigiendo a
veces un sacrificio?
2. ¿Creo que estoy dispuesto a acoger la voluntad de Dios bajo cualquier forma que se presente, o por el
momento estoy cerrado a algunas hipótesis?
3. ¿Cómo ha entrado Dios en mi vida? ¿a través de la experiencia familiar? ¿y después por los
acontecimientos que me han marcado más particularmente? ¿cuáles?
4. ¿Me inclino a considerar los problemas a la luz de la razón o me abro a descubrir en la oración lo que
vine de Dios?

Método de trabajo: En ambiente de oración, reflexiona tranquilamente sobre estas preguntas. Si sientes
angustia, detente y vuelve a hacerte conciente de la presencia de Dios; recuerda que El está para darte paz;
la angustia no procede de El; pídele que te ayude y vuelve a la reflexión. Anota los hallazgos que vayas
haciendo.

Texto bíblico: Salmo 139 (138). Puedes meditarlo siguiendo el método benedictino, o el que te ayude más.

Otros textos:

DE MELLO: El manantial: "La conclusión" (p. 17) y "La vacación" (p. 20).

9
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 3

LA CREACION

Objetivo: Tomar conciencia del amor de Dios hacia su creación, tal como lo revela la Escritura y la misma
creación; así como iluminar la vocación co-creadora del hombre en el curso de su historia, para que crezca
en mí un deseo profundo de gratitud, de fidelidad y de participación conciente en la realidad que vivo.

DESARROLLO

Oración preparatoria: Señor, ayúdame a que dedique este rato de oración en tu presencia para poder
apreciar mejor tu amor a la creación y también aprender así a amarla yo. [O cualquier otra fórmula o acción
que ayude a ponerse en presencia de Dios y a penetrar en la oración]

Petición

SEÑOR, ENSEÑAME A CREER EN TU AMOR QUE SE MANIFIESTA A TRAVES DE TODO LO QUE


HAS HECHO, Y A MIRAR CON AGRADECIMIENTO TODO LO QUE NOS HAS DADO.

Reflexión

En nuestra vida estamos en continuo contacto con la grandeza de Dios y en ciertos momentos es
importante hacernos concientes y sensibles a este aspecto del amor de Dios en nuestras vidas.
• ¿Cómo descubro a Dios en la naturaleza y en todas las obras de la creación?
• ¿Puedo reconocer en la creación que me rodea la obra que Dios ha hecho como signo de su amor
gratuito para mí?
• ¿Dónde encuentro a este Dios creador?
• ¿Qué es lo que me hace más conciente en este momento de mi vida de la grandeza de Dios? ¿del
amor de Dios? ¿y de la gratuidad de Dios?
• ¿En qué circunstancias de mi vida he sido capaz de ser agradecido por lo que Dios ha hecho?
Trata de hacer esta reflexión mirando y contemplando la naturaleza, todo lo que Dios ha hecho,
para que puedas reconocer a Dios que te habla a través de los regalos que nos da cada día. Se la puedes
agradecer con el corazón y no sólo con la cabeza.

Método de trabajo: Después de la oración introductoria pasa a exponer a Dios la petición; luego,
reposadamente, deja que las bellezas de la creación y las alegrías de tu vida te invadan. Quizá
espontáneamente brote de ti una alabanza a Dios por las maravillas que obra en nosotros. También puedes
tomar alguno de los textos siguientes.

Textos bíblicos: Salmos 8; 42(41); 46(45); 65(64); 104(103); 139(138); 147; 148; 149; 150. Gen 1 y 2; Job
38 y 39; Sab 9; Is 44,1-8; 45,11-13 y 22-25.; 52,7-10; 55,6-11.

Otras lecturas. DE MELLO; El manantial: "La biblia" (p.39)

10
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 4

PRINCIPIO Y FUNDAMENTO (I)


Objetivo:
Iluminar la vocación co-creadora del hombre en el curso de su historia, para que crezca en mí un
deseo profundo de gratitud, de fidelidad y de participación conciente en la realidad en que vivo.

Conexión con lo anterior:


¿Qué tanto me hice sensible a la grandeza y al amor de Dios que se revela en la creación?
¿Voy tomando conciencia de que la creación es un camino en el que el Dios de la Vida me muestra
su amor?
Al haber descubierto con el corazón la grandeza y el amor de Dios a través de su creación, quiero
responder a El y tratar de entender las implicaciones que esto tiene para mi vida.

DESARROLLO

Oración preparatoria: Ponte tranquilamente en presencia de Dios de la manera que vayas encontrando que
te ayuda más. Ofrécele que procurarás estar durante este tiempo de oración atento a su palabra, a su
presencia.

Preámbulos:
1º Recuerda brevemente la autobiografía que en días pasados has reconstruido.
2º Ubícate en este mundo, regalo del amor de Dios. Imagínate en algún sitio que te sea
especialmente significativo.
3º Petición: SEÑOR, QUE EN TODO SOLAMENTE DESEE Y ELIJA AQUELLO QUE MAS ME
CONDUZCA A MI FIN.

Reflexión:

Punto 1º
Has recorrido tu vida buscando en ella la huella de Dios, porque cada uno "ha sido creado para
alabar, hacer reverencia [respetar] y servir a Dios Nuestro Señor" dentro del misterio de la redención.
Pregúntate ahora: ¿Qué significa esto para mí?
Todo lo que hay en el universo ha sido creado para ayudarnos a conseguir la meta para la cual
hemos sido creados. ¿cuál es esta meta? ¿qué cosas me ha dado Dios para conseguir esta meta?
• Dios me ha colocado en medio de muchas personas y de muchas cosas. Me pide que las use
como medios para ir a El y que no me haga esclavo de nada.
• Dios me pide que domine y perfeccione las cosas.
• Dios me pide que me haga hermano de los demás hombres y que comparta con ellos todo lo que
gratuitamente he recibido de El.
Debemos servirnos de las creaturas o abstenernos de ellas tanto cuanto nos ayuden o estorben para
alcanzar el fin para el que hemos sido creados.
• ¿Con qué creaturas me relacionas yo? (cosas y personas)
• ¿Me importan los demás? ¿Qué tengo que ver con mis hermanos?
• ¿Cómo demuestro a los demás que de veras me intereso por ellos? ¿Cómo les demuestro afecto y
cariño?
• ¿He tenido la experiencia de hacer feliz a alguien y la de que alguien me haya hecho feliz?

Punto 2º
En la petición has pedido desear y elegir solamente lo que conduzca más a tu meta; pregúntate qué
significa eso para ti.
Al darnos la vida, Dios, nuestro padre bueno, nos hizo grandes regalos que nos permiten cada día
alabar, reverenciar y servir a Dios Nuestro Señor. Algunos de ellos son:
• Un corazón para conocer, amar y decidir.
• Libertad para responder.

11
San Ignacio, en los Ejercicios, insiste mucho en el CONOCIMIENTO INTERNO, que es una
gracia que Dios concede para conocer el corazón. (Ver 1 Sam 16,7).
La mirada de Dios y la mirada del hombre son muy distintas: Dios llega hasta el corazón. El
corazón es fuente de dinamismo y de vitalidad de donde brota la capacidad de decidir y de actuar. (Prov 4,
20-24). ¿Cómo me ve Dios?
Mi valor me lo da lo que amo, aquello en lo que pongo mi corazón. ¿Qué hay en mi corazón?
(hechos, personas, expectativas...)
Dios siempre tiene la iniciativa de darse a conocer, por eso nos da la capacidad para conocerlo (Jn
10,3-5).
Dios ha puesto en nosotros la capacidad de amar (Ef 1,3-18; Rom 8,18-39).
• Escribe una oración en la que agradezcas a Dios todo el amor que de él has recibido.
Repasa los siguientes textos del evangelio guiándote por las preguntas adjuntas:
• Lc 10,25-37: ¿cómo respondes al amor de Dios en tu vida? ¿quién es tu prójimo?
• Jn 15,1-17: El amor de Dios es fuerza y motor de nuestra vida. Si estamos unidos a él viviremos
firmes y seguros.

Punto 3º
La libertad es un gran regalo que Dios ha hecho a sus hijos (Gal 5,1 y 13-15).
• ¿Recuerdas algunos momentos de tu vida en que te hayas sentido verdaderamente libre? ¿Qué
fue lo que te hizo experimentar esa libertad?
Dios puso en nuestro corazón el Espíritu que nos hace libres y no quiere que seamos esclavos (Rom
8,15-17).
• ¿En qué situaciones de nuestro mundo actual los hombres viven en libertad o en esclavitud?
Al darnos la libertad, Dios nos dio la capacidad de elegir y de escoger. Dejó en nuestras manos la
decisión de seguir su camino y perseverar en él.

Textos bíblicos:
a) A lo largo del texto se han ido sugiriendo varios.
b) Puede también ayudar: 1 Sam 3,1-10
c) Los textos bíblicos de la ficha anterior (#3), también pueden ser vueltos a tomar con provecho.

Otras lecturas. DE MELLO; El manantial: "El absoluto" (p. 45); "El nómada" (p. 48); "El mendicante" (p.
135).

12
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 5

PRINCIPIO Y FUNDAMENTO II
Objetivo: Reflexionar sobre tu propia historia de fe para descubrir cómo Dios está presente en las distintas
etapas de tu vida y agradecer y gustar el amor que el Señor fiel ha tenido y tiene por ti.

Conexión con lo anterior:


¿Voy asimilando y haciendo mío el fin para el que he sido creado? Al constatar el amor de Dios
hacia mí, ¿me puedo ir haciendo disponible para alabarle, respetarle y servirle en todas las cosas?

DESARROLLO

Oración preparatoria: Escoge la forma que más te acomode para entrar en comunicación con Dios,
hacerte conciente de su presencia y ofrecerle dedicar ese tiempo integralmente a él.

Preámbulos:
1º y 2º Los mismos de la ficha 4 o una adaptación de ellos a tu circunstancia concreta.
3º La misma petición.

Reflexión:

Punto 1º: Tu historia de fe.


Haz la historia de tu experiencia cristiana, para descubrir el lugar que ocupa Dios en cada una de
las distintas etapas de tu vida (teniendo en cuenta los acontecimientos y las personas)
+ 0-6 años
+ 6-12 años
+ 13-18 años
+ 19-23 años
+ etc.

• ¿Cuáles son las "líneas-fuerza" de mi historia espiritual?


- Agradécelas a Dios; mira a dónde te han conducido.
• ¿Qué personas me han ayudado en mi crecimiento espiritual?
- Agradece su amor fiel en cada una de estas etapas.
• ¿Cuáles son los signos de vida y de amor en las personas que me rodean?
- Pide por aquellos que alrededor de ti buscan y quieren darle un sentido a su vida.
• ¿Ayudo a los otros para ver el lado positivo de la vida y hago esfuerzos por ser positivo en lo que
vivo?
• ¿Estoy atento a la acción del Señor que obra a través de mí, en mi familia, mis relaciones
humanas, mis actividades, mi trabajo?
• ¿Voy desarrollando una actitud de disponibilidad dando el primer lugar al Señor en mi vida?
• Miro los problemas del mundo de hoy a través de los periódicos, de la televisión y de los
recorridos que hago por la ciudad. ¿Qué me dicen?

Reflexiona todo esto delante de Dios, en el marco de agradecimiento a él por lo que te ha dado.

Punto 2.
Empieza por preguntarte:
¿El camino recorrido me ha hecho crecer en libertad interior y apertura al amor de Dios que se
maniefiesta constante en mi vida?
¿Me reconozco creatura de Dios y siento que estoy disponible e indiferente ante las cosas y las
personas, deseando sólo elegir aquello que más me conduzca a conseguir el fin para el que fui creado?

13
San Ignacio trata de plantear una visión del Universo. Expone la situación del hombre y el fin del
mismo en relación con Dios y consigo mismo.
- con Dios: alabanza y servicio;
- consigo mismo: realización plena.

La indiferencia es la actitud interna que lleva a una libertad conciente de que todos los dones de la
creación han de usarse tanto cuanto me ayuden a conseguir el fin para el que fui creado. La indiferencia no
quire decir me da igual, sino que es la valoración activa para organizar el mundo, siendo Dios el primero.

Busca en el trabajo de las semanas pasadas sobre las fichas anteriores, en cuáles lecturas o tiempos
de oración encontraste:
- mayores resistencias al mensaje;
- más consolado y atraído por Dios.

Vuelve a esos momentos y deja que Dios hable a tu corazón. Toma conciencia de los momentos de
consolación y de desolación para aprender a discernirlos.

Semanalmente en la iglesia proclamamos nuestra fe. En este momento de los Ejercicios voy a tratar
de recopilar las luces recibidas personalmente, para que esa fe que proclamo comunitariamente la haga mía,
en una fórmula personal que alimente día a día mi fe en ese Dios que se me revela...
En mi CREDO haré una profesión de fe en el Dios que en Jesucristo y por su Espíritu me revela el
sentido de mi vida para que adherido a El me haga libre en relación con todas las cosas.
- ¿En qué Dios creo? ¿dónde está presente?
- ¿En qué Cristo creo? ¿cuál es su mensaje?
- ¿Qué quiere hacer de mí?
Con estas u otras reflexiones trata de preparar tu credo.

Coloquio:
Platícale al Padre, al terminar alguna de tus oraciones de la semana, acerca de cómo deseas hacerte
presente a su amor que se te revela en todo lo que ha creado para ti y dile que quieres que tus elecciones
vayan enfocadas a profundizar esta relación. Termina tu coloquio con un Padre Nuestro.

Textos bíblicos:
Sal 63; Sab 1,13-14.
Hech 17,22-34; Rom 8,18ss; 1Cor 3,9-17; Flp 3,1-16; Hebr 11; Jn 4,5-6 (experiencia de Cristo-
Vida).

Otras lecturas:
DE MELLO: De El manantial: "El absoluto" (p. 45); "El nómada" (p. 48); "El mendicante" (p.
135); "El descubrimiento" (p. 138); "El despertar" (p. 141); "La ventana" (p. 233).

14
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 6

EL PECADO EN LA HISTORIA DE LA SALVACION

Primera Semana

Objetivo
Abrirse a la realidad del mal en el mundo y del amor salvador de Dios. Ver cómo, a través de la
historia humana, los hombres sufren y son esclavizados por esta realidad y cómo esta fuerza se opone al
único Dios, proponiendo otro reino, que tiene base en el tener, más que en el ser, y cómo ahí aparece el Dios
de la Vida y del Amor que salva.

Conexión con lo anterior


Dios es el Dios de la Vida y me revela su amor en la Escritura y en la Creación. La experiencia que
he vivido en la última etapa de los Ejercicios ¿me llama a ser fiel y a estar disponible ante las situaciones
que vivo?

Introducción
En estas próximas semanas vamos a tratar de captar nuestra incoherencia, tanto en el plan de Dios,
como en las actitudes que vivimos. Esto no es para llevarnos a hacer propósitos de conversión, como si
estuviera en nuestra mano portarnos de distinta manera. La profundización del pecado, nos llevará a un
amor de agradecimiento a Cristo, para sentir internamente vergüenza de los propios pecados.

En la visión global de la vida, junto al amor, aparece el mal, y no podemos evadirnos de esa
realidad y de su significado. El pecado rompe con las relaciones humanas, no es algo puramente personal,
sino que es algo más grande; tiene una dimensión social y vemos sus efectos en las enfermedades, en las
guerras, en la pobreza, etc. Nosotros participamos del pecado del mundo y también de su salvación.

DESARROLLO

Oración preparatoria: Hazte presente a Dios de la forma acostumbrada, ofreciéndole dedicar este rato de
oración plenamente a él.

Preámbulos
1º Recuerda situaciones de pecado de tu vida o que has experimentado en la realidad humana que
te rodea.
2º Lleva tu imaginación a imágenes en relación a esas situacions de pecado.
3º Petición: Señor, que me sienta confundido y avergonzado al ver cómo los hombres hemos roto
tantas veces la amistad contigo y sin embargo tú no nos dejas.

Reflexión

Punto 1º: El pecado como obstáculo al proyecto de Dios.


La única realidad capaz de ser obstáculo al proyecto de Dios es el Pecado. Después de la creación,
en la que el hombre fue creado por Dios a su imagen y semejanza, capaz de dominar la tierra y de optar
entre el bien y el mal, el hombre libremente se ha dejado llevar por la fuerza del mal al querer "ser como
Dios".
Este pecado trae consecuencias, como podemos verlo meditando en el relato de Adán y Eva (Gn 3):
+ se dan cuenta de su desnudez y tratan de esconderse;
+ no pueden ver a Dios cara a cara;
+ el hombre, al ser interrogado, busca pretextos para explicar su propio comportamiento.
• Gn 3,1-7: El pecado se presenta con un lenguaje fascinante y atractivo, porque llena las
necesidades vitales de realización de la persona humana. La raíz del pecado está en la necesidad de

15
mostrarse en posesión y de hacerse él, el centro de la propia vida. El espíritu del mal sabe lo que quiere,
pero lo disfraza de bien. El que cae, busca satisfacerse a costa de otro, pierde su libertad y se esclaviza...
• Gn 3,8: Dios se pasea por el jardín, porque para Dios estar entre los hombres es su descanso.
• Gn 3,9-10: Dios se acerca al hombre y pregunta ¿dónde estás? en el sitio en que éste se encuentra
escondido y humillado; lo busca dondequiera que se encuentre.
• Gn 3,11-12: El hombre responde culpando.
• Gn 3,18: La misma creación se vuelve contra el hombre.

Punto 2º: Consecuencias del pecado


+ Se dificulta el diálogo con Dios y con los demás hombres; uno necesita esconderse;
+ El hombre pierde su lugar central y pone a Dios en lo material;
+ Las relaciones se dificultan por el egoísmo;
+ Aparece la desconfianza, por el miedo a destruirse unos a otros;
+ Dios, en este plan, ya no existe, porque se rompe la relación de amor;
+ El hombre experimenta la incapacidad de salir por sí mismo y de amar a los demás, rompiendo
relaciones con el hermano (Ver Gn 4,1-16).

Punto 3º: Respuesta de Dios


• Gn 3,21 y 4,15: Dios que nos creó por amor, retoma la iniciativa de proteger a la persona que
creó; no la deja sola y sale a su encuentro.
• Compara el estado en que quedaron los primeros padres después de pecar, con el plan de Dios
para la creación que aparece en Gn 2,4-25.

Aplica en este ejercicio el método de oración de las Tres Potencias: memoria, entendimiento y voluntad (ver,
juzgar, actuar).

Coloquio
Señor, dame la gracia de sentir internamente agradecimiento a Cristo que, en la cruz, manifestó
palpablemente su perdón.
Puedes ampliar este coloquio con tus propias palabras, dejando que broten los sentimientos a través
de ellas. Termina con un Padrenuestro.

Otros textos bíblicos

El pecado en el Antiguo Testamento


Gn 6,5-18; 9,1-17 El pecado de los pueblos
Ez 16 Historia simbólica del pecado de Israel
Os 11,1-9 Fidelidad de Dios ante su amor despreciado
Sal 51 (50) La misericordia de Dios

El pecado en el Nuevo Testamento


Rom 5,8-21; 7,14 a 8.

Apliaciones a la vida

1. Tratar de tener una mirada de fe sobre las situaciones del mal que experimentamos en la vida y
en la historia de estos últimos años: guerra, violencia, explotación, represiones... en especial en nuestro
País.
2. Estar atento a las situaciones del mal en México y en el mundo y que pueden conocerse a través
de los periódicos, el radio ,a televisión, los hospitales, la vida de los barrios...
3. Descubrir que hay personas que han combatido y combaten las situaciones del mal en el mundo.

16
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 7

MI CONNIVENCIA CON EL PECADO

Primera semana

Objetivo
Reconocer con humildad ante Dios Nuestro Padre y ante los hermanos mi contradicción interna,
para darme cuenta de que he sido cómplice de las estrategias del mal espíritu cuando supuestamente trato de
seguir a Jesucristo.

Conexión con lo anterior


¿Voy haciéndome conciente del sentido del pecado y de sus repercusiones en la historia?

Introducción
No se trata de devaluarnos, ni de culpabilizarnos, porque nuestra autoestima ha sido lastimada.
Trataremos de enfrentarnos con nuestro mal personal (nuestra historia de no salvación y sus consecuencias)
y llegar a un conocimiento lúcido y sereno de mi realidad de pecador con toda su dimensión social, en la
que descubro el amor infinito de Dios.

DESARROLLO

Oración preparatoria: la acostumbrada

Preámbulos
1º y 2º Como en la ficha anterior
3º Petición: Señor, dame la gracia de que a la luz del descubrimiento de la historia del Dios de la
vida y de su amor conmigo, llegue al conocimiento de mis pecados y del mal en mí.

Reflexión

Imaginarme que desde hace tiempo Dios nuestro Padre tiene ganas de platicar conmigo sobre cómo
me ha ido. No se trata de rendirle cuentas, ni de que él me enjuicie, pues sé que estoy ampliamente
perdonado y comprendido. Reconozco que necesito tomar conciencia de todo lo que obstaculiza mi
movimiento hacia Dios y mi servicio por amor.
El pecado no es pecado porque ataca la ley, sino porque ataca mi mismo ser y la relación que tengo
con mi Creador:
1. Reconozco lo gratuidad de todo el cariño y la amistad de que El me ha rodeado.
2. Reconozco los talentos que Dios nuestro Padre me ha dado para colocar en su Reino.
3. Trato de recorrer, en los dos últimos años (o desde antes), las etapas de mi caminar, los cambios
y contradicciones en las circunstancias que me tocó pasar y la lucha sutil y continua del enemigo del Reino.
4. Reconozco con pena los momentos de desconfianza, los desconciertos, los miedos y las
inseguridades en mi connivencia con el pecado.
5. Reconozco lo que el espíritu del mundo impulsa, alaba y ridiculiza.
6. Veo cómo estas contradicciones me han llevado a conquistar nuevos retos en el área de
relaciones, servicios, oración, madurez, integración...
7. Reconozco con tristeza que también yo he sido cómplice en el pecado del mundo, de mis amigos,
mi familia, mi ciudad, etc.
8. Acepto con tristeza mi desorden y me abro al perdón y a la ayuda del Señor y de mis hermanos
para ver cómo reaccionan.

Estamos en una época importante de la historia, en la que se agudizan las contradicciones y hay
especial búsqueda de liberación. El Reino de la fraternidad es intuido sin ser conocido. Por otro lado es
desacreditado y obstruido.

17
Yo no puedo esperar a que termine la lucha para saber de qué lado me pongo; debo definirme día a
día. La cómoda neutralidad es un pecado contra el Reino. Por eso Jesús ya nos llamaba al análisis y al
discernimiento en momentos de gran confusión (Mt 24,1-44).
Obstaculizar o favorecer el Reino de Dios no es solamente cuestión de intenciones. Yo tengo una
responsanbilidad objetiva frente al hermano, la que no se subsana con buenas intenciones (Sant 2,14-26).

Coloquio
San Ignacio sugiere un triple coloquio (diálogo de amistad): primero a la Virgen para que me
alcance de Jesús la gracia de sentir interno conocimiento de mis pecados y aborrecimiento de ellos; que
sienta el desorden de mis operaciones y me arrepienta y me ordene; y decir un Ave María. El segundo a
Jesús, rezando el "Alma de Cristo", para que me alcance esa misma gracia del Padre. Finalmente al Padre
para que me la conceda; y rezar un Padrenuetro.

Textos bíblicos:

• Os 1-3: Amor fiel de Dios.


• Sal 27, 37, 51, 105, 106, 107, 116 (num. hebr.)
• 1Jn 5,14-17: "Toda injusticia es pecado" (el pecado que conduce a la muerte es el rechazo de la fe,
de la verdad y de la luz del Señor).

*****

Oración "Alma de Cristo"

Alma de Cristo, santícame.


Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágama.
Agua del costado de Cristo, purifícame.
Pasión de Cristo, confórtame.
Oh, buen Jesús, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me separe de ti.
Del enemigo malo defiéndeme.
A la hora de mi muerte, llamame.
Y mándame ir a ti, para que con los santos te alabe y te bendiga eternamente.
Amén.

18
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 8

EL SENTIDO DEL PECADO DESDE LA FE EN JESUS

Primera Semana

Objetivo
Acercarme desde mi fe en Jesús al sentido del pecado, para sentir tristeza, desconcierto y confusión
sobre el mal del hombre y reconocerme también envuelto en este pecado.

Conexión con lo anterior


¿Qué tanto me voy abriendo a la realidad del mal en el mundo y al amor de Dios que se manifiesta
desde la Creación?

Introducción
Se trata de hacerme conciente de mi responsabilidad, de mis resistencias, de mis temores y de
liberarme de posturas importantes de pecado. Se trata también de una conversión mía que es don de Dios y
no de buscar qué decir a otros para que se conviertan.

DESARROLLO

Oración preparatoria: Como las de la fichas precedentes. Puede emplearse esta fórmula, que es la de San
Ignacio: Señor dame la gracia de que todas mis intenciones y acciones vayan ordenadas a tu servicio y
alabanza.

Preámbulos
1º y 2º como en la anterior ficha.
3º Petición: Señor, dame intenso dolor y lágrimas por mis pecados y agradecimiento profundo
porque, a pesar de mi pecado, tú nunca me dejas.

Reflexión

Estas meditaciones buscan descubrir lo mejor del Corazón de Jesús; como dice el P. Laplace: "Sólo
pueden hacerse por personas que se saben salvadas por Jesucristo".
Por otra parte, esta oración no puede estar centrada en el orante individualísticamente, sino
centrada en Cristo, mirándole a El y acabando en El; por lo tanto es alentadora.

Punto 1º: El pecado tuyo y de tu realidad


Para San Ignacio, meditar sobre el pecado era don de Dios. Para comprender las consecuencias del
pecado en la realidad del mundo en que vives, trata de:
+ recuperar lo que los distintos grupos con quienes te relacionas dicen del pecado;
+ recuperar tu historia de pecado como un proceso, reconociendo avances de madurez y
deformaciones (no se trata del proceso de tus pecados, sino del tuyo);
+ reconocer tus racionalizaciones sobre el pecado, las confusiones, los momentos de laxitud y las
proyecciones del pecado fuera de ti.

Punto 2º: Jesús ante el pecado


Vamos a contemplar el mundo de pecado en que vivió Jesús:
• Lc 14,1-14: ¿Es lícito curar en sábado? ¿Qué es más importante para Jesús?
Jesús es muy claro en su postura frente al hermano:
• Mt 18,23-35 Parábola del siervo sin entrañas;
• Mt 5,20-26 La justicia nueva;
• Mc 9,42-47 Si eres ocasión de pecado...
• Mt 25,31ss El juicio final;

19
• Mt 22,34-40 El amor de Dios pasa por el amor al prójimo;
• Mc 14,32-47 El Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores.

Para Jesús el sentido definitivo del pecado no es algo abstracto, sino que es todo aquello que no
responde al amor y no hace presente a Dios como Padre. Jesús va más allá de la natural inclinación cuando
invita a amar a tu enemigo...
Jesús va más allá de la costumbre y no tolera las situaciones que aceptan como normal lo que de
hecho oprime al hermano. Da un paso más con sus seguidores: "Amense entre ustedes como yo los he
amado" (Jn 13,34-35), con un amor sin fronteras, especialmente a los más necesitados, y esto es un don.
El pecado en sus seguidores está en no abrirse y disponerse a este don del amor fraterno.

Punto 3º: Jesús ante el pecador


Se trata de contemplar a Jesús en el evangelio para descubrir cuál es su trato con el pecador y cómo
toma la iniciativa de perdonar. También tú déjate tocar por él.
• Jn 1,29: Jesús es presentado por Juan como aquel que quita el pecado del mundo.
• Jn 8,1-11: la mujer adúltera.
• Lc 7,36-50: la Magdalena.
• Lc 19,1-10: Zaqueo.
• Lc 22, 54-62: negación de Pedro.
• Lc 15,11-32: El hijo pródigo.
• Jn 9: el ciego de nacimiento.
Medita en lo que hace Jesús en cada uno de estos casos... Acoge a la persona..., no le pide
explicaciones..., no le permite decir nada... Solamente descubre en su mirada en su actitud, en sus gestos, el
deseo de reconciliación con El...
El problema mayor que se encontró Jesús fue el de aquellos que se creían sanos y justos...; allí no
pudo llegar su perdón.
• Lc 18,9-14: parábola del fariseo y del publicano. ¿Con cuál de los dos me identifico?
El pecado nos hace conocer más a Cristo, nos abre a la dimensión de su perdón y de su
misericordia. El conocimiento de mi pecado me vincula más a Cristo, porque la ofensa perdonada es de las
cosas que más vinculan.

Coloquio
Ante Jesús puesto en la cruz, que tomó en serio el pecado que hace imposible un mundo de
hermanos, pregúntate:
• ¿Hasta dónde estoy abierto al hermano?
• ¿Qué tanto mi vida resulta una combinación de humanismo y de egoísmo?
• ¿Hasta dónde me justifico con el "cumplo la ley"...; no peco...?
Termina recitando a Jesús el "Alma de Cristo..." (cfr. ficha anterior)

Otros textos bíblicos


Ef 2,1-10: Dios, rico en misericordia, no quiere la muerte del pecador.
Is 55,1-13: Os daré un corazón nuevo.
Lc 7,36-50: A quien poco se le perdona, poco amor muestra.
Rom 6,12-14: Una vida para Dios.
1 Tim 1,15-16: Experiencia de salvación.

20
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 9

JESUS EN LA CRUZ

Primera Semana

Objetivo
Constatar la misericordia del Señor conmigo; no sólo me perdona, sino que me da la vida en su
Hijo para mi salvación. Constatar la deuda de amor y de reconocimiento que tengo con El.

Conexión con lo anterior


Como consecuencia de la contemplación de la doble realidad: la historia de la salvación y la
presencia viva del mal...
• ¿Descubro en mí una mayor conciencia de nuestra pobreza radical, colectiva y personal?
• ¿Se da en mí la experiencia de la realidad cristiana del amor de Dios manifestado en Cristo?
• ¿Voy haciendo mías, con la gracia de Dios, cada una de las peticiones de las meditaciones
anteriores?

Introducción
Ver la capacidad del pecado que llega a matar al Hijo y a los hermanos y la capacidad del Dios de
Jesús de sobrepasar el pecado, perdonando y recreando.

DESARROLLO

Oración preparatoria: la acostumbrada

Preámbulos
1º Historia: Mi vida de pecado que lleva a Jesús a la cruz
2º Composición: Imaginarme a Cristo en la cruz muriendo por mí.
3º Petición: Señor: dame intenso dolor y lágrimas por mis pecados y agradecimiento profundo,
porque a pesar de mi pecado, tú nunca me dejas.

Reflexión

Trata de dialogar con Cristo en la Cruz y mira cómo el Creador y Señor se ha hecho hombre por
nuestros pecados (Flp 2,5-11).
En Jesús conocemos desde la fe qué es el pecado, y su vida nos revela lo que hay que hacer para
quitar ese pecado y para que surja el hombre nuevo.
Toma textos de la crucifixión de Jesucristo, no para meditar su Pasión, lo que se hará más adelante
en estos ejercicios, sino para meditar en la respuesta de amor del Padre y del Hijo ante el pecado mío y de
los hombres.
• Juicio de Jesús ante Pilato: Jn 18,28 a 19,16; Mc 15,1-15; Mt 27,1-2; 11-26.
• Déjate impactar por la sentencia: "¡Crucifícalo!" ... "lo entregó para que lo crucificaran".
• Medita también el pasaje en el que se decide la suerte de Jesús (Jn 11,45-54) y reflexiona en cómo
van siendo afectados distintos intereses.
• Y ese momento lo había visto venir Jesús: Mt 16,21; Lc 22,53; Jn 7,30; 12,23.
• Acércate al dolor, a la decisión, a la soledad de Jesús; Jesús ha optado por nosotros; termina, no
como quien fracasa, sino como quien ama hasta el fin (Jn 13,1).
Esto es lo que llamamos bíblicamente "misericordia", ternura, perdón, fidelidad

Coloquio
Ante el crucifijo, símbolo del amor de Jesús, me pongo delante de El, que tiene los brazos abiertos
en señal de misericordia; miro cómo ahí faltó poder y sobró amor; miro con un amor agradecido y respondo
a El: ¿qué he hecho por Cristo? ¿qué hago por Cristo? ¿qué debo hacer por Cristo?

21
Lo miro también en los crucifijos vivos del mundo y vuelvo a preguntarme y a responderle: ¿qué
he hecho por Cristo? ¿qué hago por Cristo? ¿qué debo hacer por Cristo?

Otros textos bíblicos


Lc 15: parábolas de la misericordia; la mirada del Padre.
Jn 10; Mt 6,24-34; Sal 27, 42, 43 (num. hebrea)

Otras lecturas
Puede servirte la meditación "El Rey", de El manantial del P. de Mello (p. 91).

22
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 10

EL REINO I

Segunda Semana

Objetivo
Descubrir la invitación que Cristo Nuestro Señor me hace para más amarlo, conocerlo y seguirlo.

Conexión con lo anterior


En lo que llevo de los Ejercicios he experimentado el amor de Dios y de Cristo, a pesar de mi
pobreza personal. ¿Deseo avanzar en una respuesta más fiel a la vida y a Cristo, potenciador de lo bueno y
liberador de lo malo?

Introducción
La meditación del Reino trata de iluminar y de ver con qué generosidad se encuentra el ejercitante,
como consecuencia del proceso anterior: "¿Qué debo hacer por Cristo?"
No se trata de perfeccionismos o voluntarismos, sino de dejarnos atrapar por el amor de alguien
(Cristo), que llama a alguien (nosotros) para el servicio de otros. Es un ordenar el amor para responder al
llamado siendo Jesucristo el Centro.
El llamamiento del rey temporal, ayuda a contemplar la vida del Rey Eternal. San Ignacio nos
propone un ejemplo para empezar la meditación sobre el Reino: el llamado de un rey a sus súbditos para ir a
la guerra.

DESARROLLO

Oración preparatoria: la acostumbrada.

Preámbulos
1º Composición del lugar: Imaginarme sinagogas y pueblos por los que Cristo pasaba y predicaba.
Para ayudar a esto se da al final un apéndice en el que se describen algunos de esos lugares.
2º Petición: "Que no sea sordo al llamado de Cristo, sino que esté alerta y dispuesto a obedecerlo y
seguirlo con toda el alma".

Reflexión

Punto 1º
Pensar: en un hombre bueno, elegido por Dios para ser rey de todos los jefes y pueblos cristianos de
la tierra y a quien debo respeto y obediencia (Lectura bíblica que te puede ayudar: Lc 4,16-19).

Punto 2º
Imaginarme: lo que este hombre dice a todos los suyos. "Estoy firmemente decidido a conquistar
todas las regiones ocupadas por quienes no quieren construir un mundo de vida. El que quiera
acompañarme, lo hará bajo estas condiciones:
• Debe estar dispuesto a no comer ni vestir otra cosa que lo que me viere comer o vestir;
• Debe estar conmigo en los trabajos, vigilias y cosas semejantes que yo haga;
• Consecuentemente, participará en la victoria y en la alegría en la misma medida en que haya sido
mi compañero en los trabajos y sufrimientos". (Lectura bíblica que te puede ayudar: Lc 9,57-61)

Punto 3º
Considerar: Qué es lo que deben responder los súbditos fieles a un rey tan liberal y tan humano;
cómo deben estar dispuestos a cumplir fielmente su voluntad y, por consiguiente, si hubiera alguno que no
aceptara, qué digno sería de ser vituperado delante de todos los hombres como un soldado cobarde ("un
perverso caballero").

23
Punto 4º
Comparar: la figura de este hombre, elegido por Dios para ser rey, con Cristo Nuestro Señor,
siguiendo los tres puntos anteriores y por tanto ver a Cristo Nuestro Señor, Rey Eterno, y delante de El todo
el mundo, al cual y a cada uno en particular llama y dice: "Mi voluntad es conquistar todo el mundo y
derrotar a todos los enemigos y así entrar en la gloria de mi Padre. Por tanto, si aspiras a ser mi compañero
debes trabajar conmigo, porque yo quiero que el que me siga en los trabajos me siga también en el triunfo"
(EE 95).

Esta invitación me la hace personalmente el Señor. ¿Cómo me siento ante ella? ¿Cuál es mi
respuesta?... En oración busca esa respuesta y escríbela; hazlo en un diálogo profundo y personal con el
Señor, terminando con un coloquio en el que le comuniques cómo te sientes.

* * * * *

Apéndice. Los lugares más significativos que recorrió Jesucristo.

Nazareth. Era un obscuro y desconocido rincón de Israel. Nunca mencionado en el Antiguo Testamento.
Ahí vivían unas 20 familias de humildes y pobres campesinos.. El nombre significa en hebreo "la flor". Por
estar la aldea sentada en una colina los habitantes vivían en grutas y la pobreza era extrema. Las
propiedades de la familia no pasaban de un par de esteras de paja, algunas vasijas de barro en las que
guardaban el grano y el aceite, y algún animal.

Magdala. Ciudad situada a orillas del lago de Tiberíades, en el camino por el que las caravanas entraban a
Galilea desde las montañas de Siria. Como ciudad de paso prosperaron en ella las tabernas y los prostíbulos.

Naím. Es una pequeña ciudad situada a unos 15 km. de Nazareth; su nombre significa "bonita". Está
situada en las faldas del monte Gabial, cerca del monte Tabor.

Lago de Galilea. Por su extensión es llamado "mar" de Galilea. En el evangelio también se le menciona
como lago de Tiberíades o de Genesaret, haciendo referencia a dos ciudades que se encontraban en sus
orillas. Sus aguas son dulces y ricas en varias clases de peces; la pesca es, por lo tanto, la principal actividad
de las ciudades rivereñas. El nombre quiere decir "arpa".

Cafarnaúm. De las ciudades alrededor del mar de Galilea, ésta era de las más importantes; sin embargo
nunca fue mencionada en el Antiguo Testamento. Tenía un puesto de aduanas, pues era frontera entre
Galilea, gobernada por Herodes, y la zona de Iturea y Traconítide, que correspondía
a Filipo. Por su importancia, en ella había una guarnición romana con un centurión al mando.

El monte de las Bienaventuranzas. O "colina de las siete fuentes", está situada a unos 3 km. de
Cafarnaúm. Aunque es de poca altura, unos 100 m., desde su cima se ve todo el lago de Galilea.

Las sinagogas. En el Nazareth actual se conserva una pequeña sinagoga, edificada sobre los restos de la del
tiempo de Jesús, que debió ser una construcción aún más chica por tener tan escasos habitantes la aldea.
Como todas las sinagogas estaba orientada de tal forma que, al rezar la comunidad, miraba hacia el templo
de Jerusalén, centro religioso del país. En la sinagoga las mujeres no se mezclaban con los hombres; a ellas
se destinaba un lugar separado por una rejilla; no podían leer en público la lectura, ni hacer su comentario.

24
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 11

EL REINO II

Segunda Semana

Objetivo
Releer mi vida desde la experiencia de Cristo en mí y descubrir una llamada, un dinamismo y una
realidad que corresponden a las líneas profundas de mi vida.

Conexión con lo anterior


¿Voy descubriendo cómo el llamamiento del rey temporal ayuda a contemplar la vida del Rey
Eternal?

Introducción
Se trata de procurar situarnos ante nuestra verdad y ante la verdad de Cristo que se nos hace
presente e interpelante en su misión, dándonos una visión global de Jesús, que iremos concretando poco a
poco en su persona y en los diversos pasos de su vida.
Su misión se hace llamada para quien la contempla desde el yo profundo. A esta llamada de Jesús
nadie puede responder en mi lugar.

DESARROLLO

Oración preparatoria: la acostumbrada.

Preámbulos
1º y 2º Historia y composición viendo el lugar: revive alguna de las escenas en que Jesús invita a
ser seguido. Imagínala con sus detalles, su colorido, sus personajes... (cfr. citas al final).
3º Petición: "Señor dame la gracia de no ser sordo a tu llamado a través de mi historia personal y
de lo que descubro de ti y de tu reino, sino atento y dispuesto a cumplir tu voluntad"

Reflexión

Punto 1º
A la luz de la presencia de Cristo en tu vida, trata de escribir tu autobiografía. Trata de descubrir
esa presencia de Jesús y la fuerza que te ha dado:
• experiencias de Jesús en tu vida;
• cómo te ha ido guiando, llamando, inquietando para ser su amigo y para compartir tu vida con El.

Al revivir tu autobiografía, es importante que constates toda la riqueza de sentimientos, ideales,


sueños... afectividades que se han despertado en tu interior a lo largo de toda la experiencia del Principio y
Fundamento en relación con Cristo.
Evita una toma de conciencia intimista "Yo-Cristo" solamente en tu interior. Cristo se ha cruzado y
comunicado en tu Yo, en tu trabajo, en tus relaciones, en tu comunidad, en los sacramentos, en el mal...

Punto 2º
Contempla la vida y la misión de Jesús no para llenar el tiempo con consideraciones piadosas, ni
para una película bonita, sino para tomar conciencia de lo que Jesús, y cada paso de su vida, suponen ahora
para ti.

Punto 3º

25
Sitúate ante la persona de Jesús y descubre qué te aporta tu experiencia de El, conciente de que el
contacto con su persona despierta en nosotros una llamada de seguimiento.
Sitúate ante la misión y el mensaje de Jesús y ve lo que te aporta en tu experiencia.
¿Puede ser Cristo para ti un valor supremo?

• Cristo te llama a participar en su empresa: "Conquistar los enemigos", que es todo aquello que se
opone al proyecto de Dios (autonomía, soberbia, suficiencia, inseguridad...) y ser libre para hacerte su
colaborador en la construcción de su Reino.
• Cristo llama: "Ven conmigo"... "si quieres..." No vamos solos, es Cristo quien nos invita (Mt 4,
12-22).
• Ante todo nuestra misión es un ser-con-Jesús para poder ser-para-los-demás. "Sígueme": cuando
elige a los doce apóstoles (Mc 3,13-14; Lc 6,12-13) los llama a "estar con El" y a "ser enviados". Se trata de
una experiencia. Es una invitación a transmitir la experiencia de haber estado con Jesús.
Si no tengo esta experiencia de relación personal con Jesús ¿cómo la puedo transmitir?
• Los apóstoles siguen a Jesús en un camino que nunca se hubieran imaginado al empezar, lleno de
sorpresas que los sobrepasaban; pero en ese camino fueron descubriendo a Jesús.
Son una decisión y una entrega inciertas... sin saber bien el cómo concreto....
• También cada uno de nosotros hemos sido llamados... ¿A qué? ¿Cómo te sientes ante este
llamado?

Delante de Jesús piensa en tu propia respuesta

Punto 4º
¿Estoy dispuesto a seguir a Jesús más radicalmente?

• Supone aportar todo lo que soy, con todas mis cualidades y dones.
• Supone aportar también esa zona profunda de mí mismo, donde anidan mis afecciones
desordenadas.
• Supone aceptar que esta llamada no se deduce simplemente de nuestra lógica, sino que
históricamente Jesús vive y nosotros aceptamos seguirlo.
• Supone aceptar una misión que totaliza mi vida y la reorienta en aspecto importantes.
• Esta misión no es idealista ni abstracta, ni intimista, sino que tiene que plantearse resultados y
consecuencias concretos.
• Se trata de una lucha contra el pecado, que coincide con el mal del mundo.
• Se trata de colaborar en el cambio de las relaciones entre los hombres y con Dios.
• Pide de nosotros una entrega en esperanza, abiertos a las necesidades reales de nuestros
hermanos.
• Este llamamiento supone una adhesión a la persona de Jesús, adhesión no puramente sentimental
o admirativa, sino que transforma la vida.

Punto 5º
Retoma alguno de los personajes de la Biblia que respondieron al llamado del Señor:
• Abraham: Gen 12,1-5.
• Moisés: Ex 3,1-12.
• Jeremías: Jr 1,4-10.
• Isaías: Is 6,1-8.
• Samuel: Sam 3,1-9.

Otros textos bíblicos


Llamadas de Jesús: Mt 4,18-22; 9,9; Mc 1,16-20; Mc 2,13-14; Lc 5,1-11; Jn 1,35-51.
Otros: Mt 10,37-38; 16,24-26; 19,16-22 y pp; 9,57-62.

Otros textos
De: El Manantial del P. de Mello: "La empresa" (p. 22), "El encargo" (p. 83), "La invitación" (p.
103).

26
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 12

LA ENCARNACION

Segunda Semana

Objetivo
Adentrarse por medio de una oración de contemplación en el misterio de la Encarnación de Jesús
para ser capaces de seguirlo en confianza y en compromiso con el Padre y con su Pueblo.

Conexión con lo anterior


¿Qué tanto voy interiorizándome de lo que supone la radicalidad del seguimiento de Jesús?

Introducción
Vamos a tratar de penetrar en la presencia viva y actual del Señor a través de la contemplación de
los misterios de su infancia. Para conseguir esto, San Ignacio invita sucesivamente a ver las personas,
escuchar lo que dicen y contemplar, observar y considerar lo que hacen (EE 114-116).

DESARROLLO

Oración preparatoria
La acostumbrada para ponerse en presencia del Señor y ofrecerle el rato de oración.

Preámbulos
1º Historia: Recuerdo el acontecimiento con el que empieza una nueva etapa de la historia de la
salvación: la Encarnación del Hijo de Dios; imagino también cómo las tres divinas personas miran el
mundo de pecado y determinan que la segunda persona se haga hombre (Lc 1,26-58).
2º Composición viendo el lugar: Veo el mundo con tantas y tan diversas personas y
particularmente la casa sencilla y humilde de Nuestra Señora en Nazareth.
3º Petición: Señor, dame conocimiento interno de ti que por mí te haces hombre para amarte y
seguirte más comprometidamente como María.

Reflexión

Punto 1º
VER las personas de todo el mundo y de todos los tiempos, unos blancos y otros negros, con sus
diferentes vestidos,
- unos en paz y otros en guerra...
- unos llorando y otros riendo...
- unos sanos y otros enfermos...
- unos naciendo y otros muriendo...

VEO
• a las tres Divinas Personas mirando a los hombres que están tan ciegos y así viven, mueren y se
pierden.
• al ángel Gabriel y a María, los instrumentos que Dios escoge para salvar a los hombres de la
perdición.
• el lugar en que me encuentro yo, entre los hombres para quienes El se ha hecho hombre; y a mí a
quien Dios escogió también, como a María, para "dar a luz a Jesús".
La Encarnación puede repetirse en cada uno de nosotros, para que cooperemos en la obra de Dios para
salvar al mundo.

27
Jesús viene a la historia sin manipular las leyes, pero sí caminando dentro de sus márgenes de
libertad. Sugiere a los hombres un camino de nuevas actitudes, relaciones y realizaciones, que sólo se
vuelven vida viviéndolas, y desde ahí cambian la historia.
Jesús aparece como quien confía en el hombre y en su historia, así como en su capacidad de abrirse
al seguimiento y a la fraternidad.

Punto 2º
OIR lo que dicen las personas de todo el mundo, cómo hablan unas u otras, sin tomar en cuenta a
Dios, como si no existiera.
OIGO:
• lo que dicen el Angel Gabriel y María;
• la respuesta de María; primero palabras de turbación y después de entrega total a la voluntad de
Dios.
Trato de oir lo que me dice el ángel de Dios a mí.

Punto 3º
MIRAR lo que hacen las personas en el mundo: las guerras, la ceguera de los sabios y entendidos,
el agoísmo, el engaño, la corrupción, la explotación de los pobres, la opresión de los inocentes...
MIRO:
• a las tres Divinas Personas que, ante tanto mal, deciden enviar al Hijo para salvar a los hombres;
• lo que hace la Virgen:
- obedece a Dios humildemente;
- se pone en camino y va sin prisas a ayudar a su prima Isabel;
- agradece todo lo que Dios ha hecho en ella.

Me miro a mí mismo y me pregunto:


• ¿cómo miro a mis hermanos?
• ¿cómo me pongo en camino de servicio?

Punto 4º
Tomo Mt 1,18-25 y sigo el mismo método para contemplar el contenido de ese texto: preámbulos
adecuados; ver, oír, mirar...

Para evaluar mi oración, puedo preguntarme y luego escribir mi respuesta:


• ¿Dónde sentí la alegría de entregarme como María a la Voluntad de Dios?
• ¿Hay algo que me haga sentir turbación o miedo? ¿Cuál es la causa?
• ¿Qué me pide el Señor en estos momentos, para responder un "sí" como el de María?
• ¿Qué tanto el contemplar la disponibilidad de María va haciendo crecer mi disponibilidad?

Nota:
Es muy importante insistir siempre y principalmente en aquello en lo que encuentre luz,
consolación o desolación y hacer repeticiones con ello.
Es igualmente importante escribir lo que vaya obteniendo para mi propio provecho y para
aplicaciones a mi vida.

28
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 13

EL NACIMIENTO DE JESUS

Segunda Semana

Objetivo
Contemplar los misterios del nacimiento de Jesús para salir de nuestro yo y adherirnos a Cristo
mediante el seguimiento.

Conexión con lo anterior


¿Qué tanto voy interiorizándome de la disponobilidad y de la simplicidad de María para acoger en
mi vida el misterio de la Encarnación?

Introducción
Nos acercamos, desde nuestra fe en Jesús, a contemplar el misterio de su nacimiento. Estas
meditaciones de los evangelios de la infancia nos llevan a una contemplación más gratuita en la que va
madurando el conocimiento de Jesucristo y se intensifica el deseo de una misión profunda, la de
"transformarnos en El"

DESARROLLO

Oración preparatoria: La acostumbrada.

Preámbulos
1º Historia. Recuerdo la historia: La Virgen María, en el noveno mes de embarazo, sentada sobre
un burro y en compañía de José, sube del pueblito de Nazareth a Belén para para empadronarse y pagar el
impuesto según el edicto del César (Lc 2,1-7).
2º Composición del lugar. Imagino el camino que recorrieron: Largo o corto, directo o con rodeos,
montañoso o plano. También imagino la cueva o lugar del nacimiento, grande o pequeño, preparado
comoda o incómodamente.
3º Petición. Señor dame la gracia de conocer más profundamente al Hijo de Dios que se hace
hombre por mí, para que lo ame más profundamente y lo siga más comprometidamente.

Reflexión

Punto 1º
Veo las personas. La Virgen María Madre de Dios, José, su esposo y el Niño Jesús recién nacido.
Imagino que estoy ahí presente como un pobre y humilde criado que los mira, los contempa y los sirve en
sus necesidades con toda delicadeza y consideración.
• ¿Qué descubro en esta experiencia de contemplar y servir a Jesús y a sus padres?
• Después reflexiono todo esto y lo aplico a mi vida, a fin de sacar algún provecho.

Punto 2º
Oigo lo que dicen.
• ¿Me dicen algo a mí?
• Reflexiono como en el punto anterior para sacar provecho.

Punto 3º
Miro y considero lo que hacen. Caminar, sufrir y todo lo demás, hasta comprender que el Señor
Jesús nace en el mayor desamparo y en la peor pobreza material, para soportar después tantos trabajos
durante su vida y acabar muriendo en una cruz; y todo esto por amor a mí.
• Igualmente reflexiono todo esto y saco algún provecho para mi vida.

29
Coloquio
Termino con una conversación íntima pensando bien qué quiero decirles al Padre, o al Hijo que se
hace hombre, o a su Madre, y qué les pediré para más imitar y seguir a Jesucristo como si actualmente
acabara de nacer.

LOS PASTORES
Preámbulos
1º Recuerdo la historia (Lc 2,8-20)
2º Imagino el lugar donde se encontraban los pastores y al angel que les da una señal para
encontrar a Jesús; el camino que recorren para llegar a él y la compañía con que encuentran al Niño.
3º Petición: como la del Nacimiento.

Reflexión

Punto 1º
Veo primeramente a los pastores, hombres pobres y sencillos del pueblo, marginados por tener un
trabajo despreciable... Yo estoy con ellos y comparto el temor y después la gran alegría de saber que Jesús
nace entre los hombres, Canto la grandeza de Dios y voy corriendo a ver a Jesús que está con María y José.
¡Los pastores fueron los primeros en conocer la buena noticia!
• ¿Qué saco de provecho de esta contemplación?

Punto 2º
Oigo con el oído imaginativo el anuncio del ángel a los pastores; lo que hablan entre sí; el canto de
alabanzas que brota de su corazón; lo que hablaron con María y José... Todo lo que dicen o podrían decir...
• ¿Escucho algo para mí? ¿Qué provecho saco?

Punto 3º
Huelo y saboreo el fresco olor del campo, la presencia del mensajero de Dios que anuncia una gran
alegría para todo el pueblo.
• Trato de aprovechar esta experiencia.

Punto 4º
Con el tacto interno toco y beso al Niño y agradezco su amor, tan grande y personal por mí.

En todo esto, pensar que Jesús no espera grandes regalos de mí. Sólo quiere que vaya con él; que lo
ame más; que lo sirva mejor. Termino con un coloquio semejante al del nacimiento, en verdadera
conversación íntima de lo que más me ha gustado.

*****

Aplico estos mismos ejercicios (en cualquiera de las dos formas) en:

LOS SABIOS DE ORIENTE


Preámbulos: los apropiados. Mt 2,1-12
• ¿Cuáles son los signos y estrellas en mi vida hacia Cristo?
• ¿De qué manera soy estrella para los demás?
• ¿Quiénes han sido estrella para mí?

PRESENTACION DE JESUS EN EL TEMPLO


Preámbulos: los apropiados. Lc 2,22-38
• Jesús es ofrecido por mí y para mí...
• María participa en la Redención: "Una espada atravesará tu corazón".

30
• Jesús es signo de contradicción...
• Simeón vive en espera permanente del Señor...

Termino siempre con un coloquio, tratando de hacer aplicaciones a mi vida. En los últimos días de la
semana, retomo aquellos momentos en los que haya encontrado mayor consolación o desolación.

31
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 14

LA VIDA OCULTA

Segunda Semana

Objetivo
Dejarme invadir del misterio de la vida oculta de Jesús, que vivió obediencia al Padre, para
conocerlo, amarlo y seguirlo.

Conexión con lo anterior


Contemplar los misterios del nacimiento de Jesús ¿me va llevando a amarlo más y a desear seguirlo
más comprometidamente?

Introducción
En estas fichas, aparentemente fáciles, se va llevando a cabo una purificación profunda, lo mismo
de la sensibilidad que de la inteligencia. Esta oración de contemplación admirativa, requiere que seamos
profundamente humildes y desinteresados de nosotros mismos, así como que tengamos mucha paciencia;
por no tener estas características es que aparecen las resistencias, las tristezas y los temores.

DESARROLLO

Oración preparatoria: La acostumbrada.

Preámbulos
Historia y composición del lugar, de acuerdo como cada punto.
Petición, como en la ficha anterior.

Reflexión
Emplea cualquiera de los métodos de la contemplación ignaciana, detallados en la ficha anterior:
"Ver, oir, mirar" o "Aplicación de sentidos". En algunos de los pasajes se ejemplifica con uno de ellos; en
otros no; las ideas anotadas ayudan a la reflexión que complementa la contemplación; pero ésta (la
contemplación) es la actividad fundamental, el objetivo buscado; sólo después se reflexiona "para sacar
provecho". Bajo este principio busca el método que más te acomode, varíalo, adáptalo a tu realidad.

Punto 1º: La presentación en el templo (Lc 2,22-38)

Al presentar José y María a Jesús en el templo, Simeón les anuncia que ese Niño será señal de
contradicción entre los hombres y que una espada de dolor atravesaría el corazón de su Madre.
En este momento vamos a contemplar qué quiere decir esto en la vida de la Sagrada Familia y lo
que supone para nosotros hoy.

Punto 2º: La huida a Egipto (Mt 2,13-18)

Ciertamente que el Salvador ha llegado a todos, pero no todos lo aceptarán, pues su reinado no se
funda ni en la fuerza ni en la raza, sino en la decisión personal de entregarse a él.
• Jesús hará siempre una invitación respetando... "Si quieres"... "Ven y sígueme"...
•La orden de Herodes es dada por alguien que no tiene otra obsesión que la de conservar el poder, a
costa de lo que sea...

1. Veo cómo Jesús y María tienen que dejar todo rápidamente para huir de Herodes y proteger al
Niño. Sentiré que estoy con ellos y que los contemplo en esta experiencia de sufrimiento y de angustia.
+ ¿Qué descubro de la Virgen, de San José y del Niño en este pasaje?

32
2. Escucho lo que dicen el ángel en el sueño, José, María...
+ ¿Qué llamadas recibo de Dios?
+ ¿Cómo respondo?

3. Contemplo la matanza de los inocentes como si estuviera yo presente:


+ la angustia y el terror de las madres;
+ la corrupción del rey Herodes;
+ la injusticia que existe en nuestro mundo y en situaciones parecidas a ésta en la realidad que
vivimos: gente refugiada por problemas económicos y políticos; indocumentados en Estados Unidos en
busca de mejoramiento económico; etc.

4. Pienso en el gran poder de Dios, que se vale del débil, del pobre, del desprotegido, para realizar
la obra de salvación.
+ ¿Cuál sería la experiencia de José y María en el extranjero?

5. Reflexiono sobre cada cosa y aplico la reflexión a mi propia vida para sacar provecho espiritual;
termino con el coloquio.

Punto 3º: Vuelta a Nazareth (Mt 2,19-23)

1. Veo a José y a María en esta nueva situación y contemplo cómo Dios les va indicando los pasos a
seguir y no los abandona.
+ ¿Qué aprendo de la Sagrada Familia en este texto del Evangelio?

2. Escucho lo que dicen. Descubro que tenían un corazón abierto para escuchar y hacer la voluntad
del Padre.
+ En mi vida, ¿qué cosas me ayudan a escuchar los distintos anuncios de Dios?
+ ¿Qué cosas me impiden escucharlo y cumplir su voluntad?

3. Considero el hecho de que el soberano Señor de todas las cosas soporte tantas penalidades por
amor a mí.

4. Pido al Señor que me enseñe a estar atento a su Palabra, para escucharlo en la vida.

Punto 4º La Sagrada Familia en Nazareth (Lc 2,29-40)

Los evangelios nos dicen que en Nazareth se estableció la Sagrada Familia y que ahí el Niño
"crecía en sabiduría y gracia".

1. Considero cómo la vida de Jesús se desarrolla en un pueblo pobre y olvidado y pienso que El
escogió la vida más humilde y menos sobresaliente. En Nazareth, Jesús es el Dios con nosotros que se hace
uno más entre los hombres. Por eso en su vida pública no creían en El. Por ser de Nazareth..., carpintero...,
hijo de María...
+ En mi vida diaria, ¿cómo voy descubriendo que Jesús está con nosotros?
+ ¿en qué ocasiones lo he acogido?
+ ¿en cuáles lo he rechazado?
+ ¿qué me ayuda o ha ayudado a crecer en "sabiduría y gracia"?
+ ¿qué me lo impide?

2. Pienso en cómo Jesús iba creciendo en sabiduría y gracia y en favor de Dios y de los hombres...
me imagino a María que como Madre educa a Jesús a vivir, a obedecer, a gozar...

Sobre la adolescencia de Jesús no sabemos nada, sólo que vivía con sus padres. Fue en ese tiempo
de Nazareth en el que Jesús se familiarizó con las aves del cielo, con las flores del campo y con las semillas
que crecen inadvertidas, pero que dan fruto a su tiempo. También en Nazareth aprendió de su Madre que un
poco de levadura basta para fermentar la masa; que si la sal pierde su sabor, no sirve. Sobre todo aprendió a
conocer el corazón de la gente, a ser amigo de todos y a darles su cariño.
+ ¿Qué tanto ayudo a que Jesús crezca en mí y en quienes me rodean?

33
Punto 5º Jesús entre los doctores (Lc 2,41-52)

Este misterio viene a ser como un paréntesis en la larga estancia de Nazareth y nos deja ver la
fidelidad de Jesús que se iba perfilando como un "hacer la voluntad del Padre".
Lucas nos hace ver que la salvación nos llega ante todo y sobre todo por esa fidelidad vivida a "las
cosas del Padre" y a su voluntad, sea la que sea. Ahí radica lo esencial de este mensaje de 30 años de vida
oculta de Jesús que salva al mundo mediante la fidelidad paciente a las exigencias de la vida cotidiana.
En esta etapa también podemos revivir los estados de ánimo que experimentó Jesús en su condición
de verdadero hombre presente a su tiempo, enfrentado a altos grados de ignorancia, de pobreza material y
cultural, de divisiones sociales, políticas y religiosas.
El Templo de Jerusalén era lo más importante para los judíos, por ser el centro de la vida religiosa;
ahí adoraban a Dios.
• Piensa en las veces en que Jesús se te ha perdido de vista...
+ ¿por qué se te ha perdido?
+ ¿dónde y cómo lo has encontrado?
+ ¿qué puedes hacer para mantener los ojos fijos en Jesús?
• Lee Lc 2,48-50:
+ ¿quién es el Padre para ti?
+ ¿quién es el Padre para Jesús?
+ ¿por qué es más importante para Jesús ocuparse de las cosas de su Padre?
+ ¿qué te ayuda a discernir la voluntad de Dios, distinguiendola de lo que es capricho o
imprudencia?
• Lee Lc 2,51-52; medita y pídele a María que te contagie su capacidad de conservar todas las cosas
en el corazón...
+ Piensa qué acontecimientos o experiencias has guardado en tu corazón y qué has aprendido de
ellos.

Coloquio
Termina cada ejercicio con un coloquio, pidiéndole a María que te enseñe a imitar a Jesús pobre y
obediente para así poder seguirlo. Reza un Padre Nuestro y un Avemaría.
Lee Flp 2,6-11: ¿Qué sientes ante esta opción de Jesús? ¿A qué te invita?

Examen práctico
Busca un rato más largo durante la semana y:
1. Retoma cada una de las fichas anteriores, poniendo especial atención a aquellos momentos en
que encontraste mayor consolación o mayor desolación y averigua si fue producida por algún texto, alguna
reflexión, determinada situación...
2. ¿De qué manera vas descubriendo al Señor en estas meditaciones?
3. ¿Cuál crees que vaya siendo el fruto de esta semana?
4. ¿Qué llamadas del Señor descubres?

34
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 15

DOS BANDERAS (I)

Segunda Semana

Objetivo
Disponerte mejor y más concientemente a realizar la vocación cristiana que el Señor espera de ti
mediante el conocimiento de aquello que te impide la comunión total en el seguimiento de Cristo.

Conexión con lo anterior


Con la Encarnación, Nacimiento y Vida Oculta aparece Dios entre nosotros instaurando su Reino
de Vida: misterio de grandeza, poder, salvación y liberación que se realiza en el desprendimiento, la
fragilidad y la vulnerabilidad de Jesús.
• ¿Se va despertando en mí un atractivo hacia Jesús?
• ¿Voy creciendo en conocimiento interno de él?
• ¿Va creciendo en mí un deseo de seguimiento?

Introducción
En este momento de los Ejercicios, mientras seguimos contemplando a Jesús, tenemos que pedirle
su gracia para saber qué es lo que ahora quiere que hagamos, es decir por dónde quiere nuestro servicio a
Dios y a nuestros hermanos.
Primero se verá la intención de Cristo Nuestro Señor y luego su contraria, la del enemigo de la
naturaleza humana. No será ésta la primera vez que nos encontremos con el conflicto entre Cristo y el
enemigo, pero debemos prepararnos en adelante a tomar partido, y que sean las intenciones de Cristo las
que iluminen nuestras elecciones. Luego seguiremos contemplando su vida para saber en qué estado o estilo
de vida quiere que le sirvamos.

Importante:
Se corre el peligro de reducir esta meditación a un examen de dos sistemas opuestos de los que evaluamos
sus fuerzas y sus tácticas. Esto la empobrecería enormemente, ya que es una meditación profundamente
existencial que compromete nuestra responsabilidad al poner al descubierto nuestra realidad interior. Por
eso se trata de:
1. Verificar nuestras disposiciones para discernir la materia de elección.
2. Verificar que nuestra apertura al Espíritu es limitada en lo concreto y que esa limitación es lo que nos
bloquea en nuestro seguimiento de Cristo.
3. Introducirnos en la experiencia de la elección a través de los misterios de la Vida Pública de Cristo.

La oración de esta semana no debe ser pura reflexión intelectual, sino una oración de súplica y petición al
Padre, a Jesucristo y a María, para que se dignen darte la gracia de vivir bajo la bandera de Jesús.

DESARROLLO

Oración preparatoria: La acostumbrada.

Preámbulos
1º Historia: Ve por un lado a Cristo y por otro a Lucifer y cómo cada uno invita a ponerse bajo su
bandera.
2º Composición del lugar: Imagina dos lugares. El primero es el Monte en el que Jesús habla de
las Bienaventuranzas; el otro es el desierto en el que los evangelistas sitúan las tentaciones del demonio.
Cfr. Mt 5,1-12 y Mt 4,1-11.
3º Petición: Pide la gracia de saber descubrir los fraudes y los engaños del enemigo para precaverte
de ellos y conocer las características auténticas de Cristo para poder seguirlo.

35
Reflexión

A. LA ACCION DEL DEMONIO

Punto 1º
Imaginarme al demonio como cabecilla de los enemigos de Dios

Punto 2º
Considerar todos los medios de los que se sirve el demonio para promover el mal de ciudad en
ciudad, hasta cubrir todo el mundo, sin dejar libre ninguna región o lugar, ni estado de vida, ni clase alguna
de personas.

Punto 3º
Considerar las palabras del enemigo a sus cómplices, pidiéndoles que tiendan redes y cadenas a
todo el mundo y lleven a los hombres a la codicia de riquezas; de ahí hacerlos pasar a la ambición de fama y
de honores, para, finalmente llevarlos al abismo de la soberbia. Y de estos tres escalones impulsarlos a todos
los demás pecados.

Punto 4º
Considera cómo actúa el demonio en las tentaciones a Jesús (Mt 4,1-11)

Cae en la cuenta de todos los medios que va a poner el mundo para que caigas bajo la bandera del
mal; todo aquello que el mundo hace para que se te presenten y te parezcan buenos aquellos criterios que no
son precisamente los de Cristo.
• ¿Cuáles son en tu vida aquellas cosas que se te presentan como buenas y que nos son
ciertamente el estilo de Jesús?
• Jesús, por medios de la oración y del discernimiento logra vencer la tentación que le hace
Satanás de que el Reino se dé por la fuerza del mundo y no por la de Dios.
• La fuerza de Dios está en la unidad y en el amor que descubrimos al acoger y aceptar a
Jesucristo entre nosotros y los demás, cuando nos unimos en la búsqueda y nos decidimos a aceptar
desprecios y burlas por ir realizando el Reino en la justicia y en el amor, lo que nos va dejando un gozo y
una paz muy profundos en el corazón.

B. ACCION E INVITACION DE CRISTO

Punto 1º
Imaginarme a Cristo lleno de sencillez, de gracia y de bondad, sentado en el monte, grande y
hermoso, desde donde habla al pueblo.

Punto 2º
Considerar cómo el Señor elige a tantas personas en calidad de apóstoles, discípulos, seguidores
suyos y los envía por toda la tierra para que comuniquen su doctrina salvadora y liberadora a todos los
hombres, sin distinción de estado o condición de vida.

Punto 3º
Oír y considerar la plática que tiene con todos sus colaboradores y amigos a los que destina a tal
misión, encomendándoles que ayuden a todos y traten de atraerlos primero al amor a la pobreza; después a
desear los oprobios y menosprecios que son consecuencia del seguimiento de Jesús, en medio de un mundo
que no acepta su camino; y de allí llegar a la humildad verdadera.
Estos son los tres escalones contrarios a los que ofrece el mundo del demonio.

Punto 4º
Consideración a la luz del Sermón de las Bienaventuranzas (Mt 5,1-12).
En el Sermón de las Bienaventuranzas podemos entender el programa que Jesús ofrece a sus
seguidores. Medita despacio este sermón; ¿cómo te sientes ante él?
Cae en la cuenta de los medios que va a poner el mundo para que caigas bajo su bandera; ¿por
dónde sientes que tiene que ir tu compromiso con Dios y con los demás? Escríbelo.

36
C. RESUMEN

Las dos banderas son las dos estrategias que funcionan en la vida:

Bandera del deseo del mundo Bandera de Jesús siendo rico...

3-------SOBERBIA 1--------POBREZA

2--------VANO HONOR 2--------MENOSPRECIO

1--------RIQUEZA-PODER 3--------HUMILDAD

...se hizo pobre

¿Cómo reconoces estas dos banderas en tu vida?

Coloquio
Pídele a la Virgen que interceda con su Hijo y te obtenga la gracia de ser recibido y de perseverar
bajo su bandera; reza un Ave María. Pide a Cristo Nuestro Señor que te alcance esa misma gracia del Padre;
reza el Alma de Cristo. Pide esa gracia directamente al Padre y reza un Padrenuestro.

Otras lecturas

De El Manatial, de Anthony de Mello: "El secreto" (p. 53), "El absoluto" (p. 45), "El río" (p. 147)

FICHA DE DISCERNIMIENTO

REINO DE SATANAS REINO DE CRISTO


Atributos: dinero  Atributos: pobreza efectiva y espiritual 
honor (egoísmo)  desprecio 
orgullo humildad.

Inventario de mis actitudes profundas


1. ¿Qué lugar ocupa el dinero en mi vida? ¿qué 1. ¿Qué encuentro difícil de aceptar en la pobreza
uso hago de él? Nivel de posesión, de tener, que que me propone el Señor? Nivel del
me bloquea la escucha de la Palabra de Dios. desprendimiento.

2. ¿En qué ocasiones me prefiero a los otros 2. ¿Por qué encuentro difícil ser puesto a un lado,
(discusiones, decisiones, encuentros, proyectos...)? ser ignorado, no tener el primer puesto? Nivel de
Nivel del yo-en-el-centro. otros-sobre-mí, sin dejar de ser yo.

3. ¿En qué ocasiones no tengo en cuenta a Dios en 3. ¿Qué encuentro difícil de aceptar de la voluntad
mi vida? Nivel del yo-ser-absoluto. del Señor sobre mí? Nivel del yo-en-verdad
.
4. ¿En qué apegos experimento mayor 4. ¿En el combate de qué repugnancias
dificultad para librarme de ellos? experimento mayor dificultad?

37
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 16

DOS BANDERAS II (Repetición)

Segunda Semana

Objetivo
Conocerme a mí mismo de tal manera que pueda saber cuáles son los puntos débiles o
condicionamientos particulares que me pueden apartar del Señor.

Conexión con lo anterior


¿Qué tanto voy haciéndome conciente de aquello que me ayuda a la comunión total en seguimiento
de Cristo y de aquello que me lo impide?

Introducción
La semana pasada vimos qué es lo propio y lo característico de Jesús y cuáles son las actitudes y
modos de pensar contrarios a El. Es lo que San Ignacio llama el "drama de los dos reinos": este drama tiene
su origen en la historia del pecado y podría llamarse la "ruptura de la fraternidad", y lo encontramos a lo
largo de la historia de la salvación:
• Caín y Abel (Gen 4,1-16)
• Esaú y Jacob (Gen 27,1-41)
• José y sus hermanos (Gen 37,12-36)

Estos pasajes nos harán comprender que en el corazón de todo hombre -y por tanto en el de cada
uno de nosotros- estos dos reinos se enfrentan continuamente.
Estos dos reinos no tienen la misma fuerza, ni el mismo valor. Es difícil definir el camino por el
que se quiere avanzar. Se necesita saber en qué sentido se va caminando, a quién va uno siguiendo y cuál es
la meta del camino que vamos recorriendo.
Esta meditación es importante porque ayuda a tomar decisiones definitivas en orden a Cristo y a los
valores del Evangelio así como las decisiones que forman la vida diaria.

DESARROLLO

Presupuestos de la meditación
1. Jesús invita a cada persona a recorrer su propio camino dirigido hacia el bien.
2. Al mismo tiempo se dan en el hombre fuerzas destructivas que van encaminadas hacia la
frustración de la persona.
3. El bien empieza y tiene su raíz en el corazón del hombre.
4. Jesús actúa en el interior de cada persona y lo invita
+ a superarse y a progresar,
+ a servir a los demás,
+ a estar siempre a favor de la persona promoviendo todo lo que hay de positivo en ella.
5. El mal espíritu promueve y desarrolla la inclinación natural a la autodestrucción.
6. Cada persona puede hacer su propio camino; puede realizarse o frustrarse.
7. Con la experiencia de la vida es posible reconocer los engaños del enemigo, así como también el
camino por el que el Señor nos invita a seguirlo.
Vamos a repetir la meditación, como lo recomienda San Ignacio, para conocer y comprender mejor
cómo se da esta lucha en nuestro interior, y así ir descubriendo los engaños del enemigo y el camino
luminoso de Jesús.

Oración preparatoria: La acostumbrada.

Preámbulos

38
1º: Mira la historia de tu vida y considera las veces que ha estado presente el buen espíritu y las
ocasiones en que ha sido el mal espíritu el que ha ocupado tu corazón.
2º: Recuerda cómo se ha dado lucha en tu corazón y mira cuál de los dos espíritus es el que sale
ganando con más frecuencia.
3º: La misma petición que en la ficha anterior.

Reflexión

Punto 1º
Imagina la lucha entre el bien y el mal meditando la parábola del trigo y de la cizaña (Mt 13,24-30)
y descubre lo que Jesús quiere decir:
• nadie está capacitado para decir quién es quién, ni para juzgar correctamente a los demás
y para discriminarlos;
• Jesús nos habla de la paciencia de Dios bueno que siempre da oportunidades a los
hombres;
• Dios es sabio, porque no cae en la trampa de las apariencias.
Con Jesús venció ya el Reino entre nosotros; la fuerza del trigo es mayor que la de la cizaña. El
amo está seguro de su trigo; tiene confianza en la semilla que sembró. El Padre ha apostado por el trigo,
pero los discípulos se impresionan demasiado con la cizaña.

Punto 2º
Considera todos los medios de los que se sirve el demonio para promover el mal por todo el mundo
sin dejar libre ninguna región, ningún lugar, ninguna clase de persona. Mt 10,1-25: es un sermón que
prepara para la lucha. Nos pinta la lucha interior y la resistencia que podemos experimentar en esta lucha
indicándonos cómo podemos superar nuestro miedo.

Punto 3º
Considera cómo el demonio nos aparta de lo que Dios quiere de nosotros y nos desvía por caminos
equivocados (Mt 16,21-23). No debemos de confiar en nuestros propios pensamientos, porque es fácil que
nos inspire el mal espíritu sin darnos cuenta.
Es necesario discernir nuestros propios pensamientos para no convertirnos en enemigos de Jesús,
pensando que estamos con El. Pedro cae en la tentación de Satanás por pensar demasiado como piensan los
hombres.

Punto 4º
Mt 14,22-33. Imagínate que Dios, nuestro Padre, está contigo y pídele que te quite el miedo ante
las amenazas que te esperan; pídele que te inspire confianza en su protección.
Jesús pidió a sus discípulos que dieran gratis lo que gratis habían recibido (Mt 10,8):
• que fueran a todas partes a anunciar el evangelio;
• que se dirigieran a todas las personas;
• que lo imitaran en la humildad, el servicio y la entrega a los demás;
• que fueran hombres de oración.
Además, en el momento presente Jesús tiene demandas particulares para cada uno. Cada persona
tiene una misión especial que cumplir.
Jesús quiere ser el centro de nuestro corazón, y desde ahí quiere inspirarnos lo que debemos hacer
y motivarnos desde lo más profundo de nuestro ser. Jesús quiere transformar nuestro ser y nuestra forma de
actuar.
El encuentro con Jesús nos hace romper con muchas cosas en nuestra vida, porque nos pide un
cambio total: una conversión. Pero el hecho de romper con algo produce miedo y duele.
El Evangelio está lleno de personas con miedo; nos enseña a superar nuestro propio miedo y a abrir
nuestro corazón a la presencia de Dios que está presente en nosotros y nos acompaña siempre.
A nosotros también nos pasa lo que a las personas del Evangelio, nos atemoriza lo que Dios pueda
pedirnos... y paralizarnos por el miedo nos impide dar todo lo que somos capaces y dejar a Dios actuar en
nosotros. No hablar de Jesús por miedo o no dar testimonio de El está mal. Cuando Jesús nos dice: "no les
tengan miedo", es porque sabe que lo tenemos; lo que El quiere es ayudarnos a superar ese miedo.
• ¿En qué se parece tu fe a la de los apóstoles?
• ¿de qué manera te ayuda Jesús a superar el miedo?

39
Coloquio
Hazlo igual que el de la ficha anterior, insistiendo en que Jesús y su Padre te concedan la gracia y
el valor de seguir su voluntad, poniéndote bajo su bandera.

Otras lecturas
Puedes tomar la meditaciones del P. de Mello sugeridas en la fichas anterior.

40
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 17

BAUTISMO DE JESUS

Segunda Semana

Objetivo
Disponernos en un espíritu de oración a escuchar la palabra de Dios anunciada por Jesús con el fin
de acogerle con un corazón abierto.

Conexión con lo anterior


¿Qué tanto voy haciéndome conciente de aquello que me impide o que me ayuda a realizar la
vocación cristiana a la que estoy llamado?

Introducción
Nazareth fue para Jesús el tiempo de crecimiento paciente, hasta que descubrió cuál es el momento
decisivo para iniciar su vida pública. En el Jordán Jesús confirma cuál es la voluntad del Padre así como su
llamamiento y la conciencia de ser enviado. En el Desierto Jesús busca espacios de silencio y soledad para
oir la voz del Padre y discernir su llamado.

DESARROLLO

Oración preparatoria: La acostumbrada.

Preámbulos
1º Recuerda el relato del Bautismo de Jesús en el Jordán (Lee alguno de los relatos: Jn 1,19-34; Mt
3,13-17; Lc 3,21-22; Mc 1,9-11).
2º Haz presente en tu imaginación la escena anterior.
3º Pide conocimiento interno de Jesús para ver lo que nos quiere decir en este primer paso a la
misión que el Padre le ha confiado, para conocerlo mejor y descubrir la voluntad de él en ti.

Reflexión
El río Jordán es el único río que riega la tierra de Israel; es en Betabara (junto al mar Muerto) a
donde se acercaban todos los pecadores descalificados por la sociedad, interpelados por la predicación de
Juan el Bautista, quien invitaba a la conversión y a la penitencia. Jesús entra como uno de tantos en este
ambiente de apertura y de signos externos de arrepentimiento.

Con el bautismo:
• Jesús inicia el aspecto público de su misión, vivida ya en una progresiva toma de
conciencia.
• Se inicia la predicación de Jesús y se rompe el silencio de Dios que tenía tan obsesionado
al pueblo de Israel.
• Jesús es presentado por Juan el Bautista, quien venía preparando su llegada con tanta
fidelidad.
• Se da una iniciativa de Jesús que trata de unirse a la penitencia del pueblo y asume
libremente su pecado. Jesús reconoce que bajando hasta la debilidad humana en comprensión y
misericordia se hace solidario de una humanidad pecadora, pues no viene a buscar al sano sino al enfermo.
• Juan se resite a bautizar a Jesús y lo señala después a sus propios discípulos como el
esperado. En ese momento se inicia la primera relación con quienes lo seguirán de por vida.
En Lucas, una vez bautizado, Jesús se pone en oración como una toma de conciencia de su misión;
el Padre lo señala como su Hijo Amado a quien hay que seguir.
Todos estos signos expresan obediencia y confianza incondicionales a la voluntad del Padre. Su
vida sólo tiene sentido a partir de su conciencia de ser enviado.

41
Medita profundamente esta frase: "este es mi Hijo amado..." Jesús vive la experiencia de Dios
como Padre suyo; como Padre que lo ama profundamente, como Padre para los hombres...
El Espíritu recibido a través del bautismo es Espíritu de libertad, de vida y de gracia...

Punto 1º
Ver las personas.
Juan Bautista: Vivía una vida de dureza, reflejada en su alimento y en su vestido. Era un profeta
que en nombre de Dios denunciaba los males de su tiempo y exigía un cambio de vida. Su predicación tuvo
un fuerte impacto entre quienes lo escucharon; para los poderosos Juan se había convertido en una amenaza.
Juan tuvo influencia decisiva sobre Jesús.
Los que acudían a bautizarse: eran personas que reconocían sus pecados y se sumergían en las
aguas del Jordán como símbolo de limpieza. Lo hacían principalmente los pobres de Israel, quienes
penetraban en el río como signo de aceptación del mensaje de Juan y como deseo de prepararse a la venida
del Mesías cambiando de vida.
Jesús: para El, el bautismo será punto de partida de una vida de servicio a su pueblo. Mira cómo
Jesús hace cola apretado entre la multitud y cómo entra en las aguas fangosas del río.

Punto 2º
Oír lo que dicen
Juan: "¡Yo soy solamente una voz! Voz que grita en el desierto..."
+ ¿Qué te dicen y qué te hacen sentir estas palabras de Juan?
Jesús silenciosamente llega de Galilea a ser bautizado; nada dice.
+ ¿Qué te dicen y qué te hacen sentir su silencio y su actitud?
El Padre: "Este es mi hijo amado..."
+ ¿Qué te dicen y qué te hacen sentir estas palabras del Padre?

Punto 3º
Mirar lo que hacen
Mientras Jesús es bautizado por Juan, tiene una fuerte y decisiva experiencia interior de fe y para
hablar de esta experiencia que no se puede explicar con palabras los evangelistas recurren a símbolos:
• "Se abrió el cielo"... Dios estaba profundamente cercano a Jesús.
• "Descendió el Espíritu santo en forma de paloma"... Algo nuevo va a empezar que se hace
presente en Jesús, el hombre nuevo.
• "Se oyó una voz"... El Padre confirma que ha elegido a Jesús para establecer el Reino en la tierra.
Jesús es el hijo amado.
Jesús vive en lo más profundo de su ser una experiencia de Dios:
+ el Dios que es Padre,
+ el Dios que es amor,
+ el Dios que confía,
+ el Dios que lo envía.
Deja entrar en tu corazón esta experiencia de Jesús; medítala sin prisas y piensa:
+ ¿Qué descubro en Jesús?
+ ¿Qué siento ante esto?
+ ¿Encuentro algún llamado de Dios para mí?
Escribe tu respuesta y dile a Jesús y a María lo que traes en tu corazón es estos momentos.

TENTACIONES DE JESUS EN EL DESIERTO

Objetivo
Abrirnos a Jesús en los conflictos de su historia y de la nuestra, con el cariño y el afecto de quien se
hizo solidario para mostrarnos el camino de entrega hacia el Padre.

DESARROLLO

Oración preparatoria y preámbulos

42
Hacerlos como en la primera parte de esta ficha, adaptándolos a este pasaje (textos: Mt 4,1-11; Mc
1,12-13; Lc 4,1-13).

Reflexión

Punto preliminar
Este episodio está inmediatamente después del Bautismo. Una vez que Jesús, el Hijo Amado del
Padre, ha aceptado salvar a los hombres, experimenta la tentación de Satanás que trata de desviar al Mesías
del camino emprendido: el de la fidelidad a la voluntad del Padre. El tentador sugiere que serían más
eficaces otros medios que los del fracaso y de la muesrte en cruz para llevar adelante la Misión.
Jesús en fidelidad al Espíritu, va al desierto buscando espacios de silencio y de soledad para oír la
voz del Padre y discernir su llamado.
Estas tentaciones de Jesús son conflictos internos sobre su misión que era el núcleo de su vida. El
problema práctico era cómo realizar la liberación en la realidad de opresión que El conocía.
Estas tentaciones tocan lo más profundo de su actividad y de su personalidad: tocan su fe y la
concepción que tiene de Dios, de su reino y de su proyecto.
Estas tentaciones tienen gran parecido a las tentaciones de Israel en el desierto (Ex 16 y 17,1-7) y
las que vivimos en la Iglesia hoy todos y cada uno de los bautizados.

Punto 1º
1ª tentación: de abundancia. Utilizar su poder para hacer un prodigio en su favor. Pero el pan es
secundario; la primacía corresponde a la palabra de Dios. El tentador quiere que Jesús ponga su poder en
beneficio propio y no en función del proyecto de Dios. Es la tentación de la comodidad.

Punto 2º
2ª tentación: de eficacia. Satanás pretende que Jesús compruebe que Dios lo protege. Esta prueba
hubiera elimado toda obscuridad en la misión de Jesús y le hubiera asegurado el éxito. Las masas se habrían
rendido incondicionalmente ante la llegada de un Mesías bajado del alero del templo. Esta es nuestra misma
tentación y nuestra misma duda. ¿Se conseguirá algo por el camino de la sencillez, de la humildad...? ¿o
será mejor por el camino de la fuerza y de la eficacia?
Si Jesús hubiera optado por esto, hubiera hecho de su misión una misión en la que no habría
espacio para la fe, pues todas las cartas estarían vistas de antemano. El pueblo no se le hubiera adherido
libremente.

Punto 3º
3ª tentación: de poder. Satanás quiere que Jesús reciba de él el dominio del mundo, pero Jesús ha
venido a servir y no a dominar. El tentador conocía muy bien el encanto que ejercen sobre el hombre el
dinero y los lujos, pero Jesús comprendió que con esto rompería su solidaridad con los pobres y los
miserables; se pondría del lado de los que desconocen a Dios y al prójimo por la autosuficiencia del dinero y
el afán de tener más. Por eso su respuesta fue tajante (Mt 4,10).

Punto 4º
Estas son las tentaciones que Jesús experimentará, no sólo en el desierto, sino a lo largo de toda su
vida pública, y nosotros también en la misión que el Señor nos ha confiado en la Iglesia y ante la cual
tenemos que estar concientes y alertas.

43
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 18

TRES GRUPOS DE PERSONAS PARA OPTAR POR EL MEJOR

Segunda Semana

Objetivo
Llegar al desprendimiento de las ataduras para purificar la voluntad y el afecto y poder seguir a
Jesús lo más cercana, íntima y radicalmente posible en el compromiso con el Padre.

Conexión con lo anterior


¿Qué tanto vas abriéndote a acoger la voluntad de Dios con un corazón abierto?

Introducción
San Ignacio, en tres tipos de hombres, toma el pulso a la voluntad y a la afectividad para ver qué
tan dispuesto estás a entregarte de lleno a la realización del designio del Padre con Jesús y como Jesús.
Estas meditaciones son un test para llegar a una adhesión de corazón que permita acoger
incondicionalmente la voluntad de Dios. Sólo esta progresiva adhesión hará que el ejercitante sea capaz de
vencer las resistencias que todavía puedan existir.

DESARROLLO

Oración preparatoria
Señor, dame la gracia de que todas mis oraciones, esfuerzos, actividades y motivaciones vayan
sinceramente dirigidos a tu gloria y a tu servicio; enséñame a vivir abierto y libre ante tu Voluntad.

Preámbulos
1º Trata de entender bien esta historia: Hay tres tipos o clases de hombres. Cada uno ha adquirido
honestamente una cantidad de dinero, pero no pura o debidamente por amor de Dios, y tienen el corazón
apegado a ese dinero. Los tres coinciden en que quieren buscar y hallar plenamente a Dios y liberarse del
estorbo del amor no ordenado que tienen a dicha adquisición.
2º Mírate ahora a ti mismo delante de Nuestro Señor y de todas las personas que trabajan por el
Reino de Dios y su justicia. Estás buscando ardientemente cuál es el mejor modo de servir a Dios.
3º Pide la gracia de elegir lo que sea de más gloria de Dios y contribuya más de tu parte en la
Historia de la Salvación (EE 150-152).

Reflexión

Punto 1º
Primera clase de personas. Tienen generosidad para hacer el discernimiento. Quieren quitar los
impedimentos y el amor desordenado que sienten hacia el dinero, pero el apego es tan grande que ceden y
no ponen los medios durante su vida; lo dejan para la hora de la muerte (EE 153).
Cfr. Lc 12,13-21; Ap 3,15-20. ¿A qué me llama él hoy?

Punto 2º
Segunda clase de personas. Desean liberarse del amor desordenado, pero sin desprenderse de lo
adquirido. En realidad quieren que Dios se pliegue a sus planes, ya que no están dispuestos a dejar lo que
poseen, aunque vieran que ese es el estado de vida que más plenamente los lleva a Dios (EE 154).
Cfr. Mc 10,17-27; Jn 6,60-70.
¿Qué te falta todavía para amar más a Jesús y seguirlo mejor? ¿Estás dispuesto a dejar que te mire
con cariño y te pida lo que él quiere de ti?

Punto 3º

44
Tercera clase de personas. No sólo quieren liberarse de esa atadura, sino que están en actitud de
plena libertad para dejar o conservar lo adquirido, dispuestos firmemente a no querer eso ni otra cosa
alguna, sino en relación con el servicio de Dios.
Cfr. Mc 8,34-38; Lc 9,57-62.
Este no es un acto de "voluntad", sino que la gracia ha provocado un deseo mayor para servir al
Señor. Hay un apego más fuerte: el amor de Dios que te lleva a hacer eso que Dios quiere de ti.

¿Qué tan libre y dispuesto estás para tomar tu cruz y seguir a Jesús? ¿A qué grupo de personas
perteneces? ¿A cuál escoges para vivir con ellos de ahora en adelante?

Aplicaciones prácticas
1. Trata de librarte de algunos bienes materiales...
2. Intensifica tu oración, pidiéndole al Señor te dé esa libertad de corazón y esa apertura a su
Voluntad.

Textos bíblicos
Is 55,1-11; Mt 5,1-12; Lc 4,1-13; 6,20-26; Jn10-12; Ef 5,8-14; 6,10-20; Flp 2; 3,18-21; Rom 7,14-
25; 1Cor 2,14-16. Puede ser muy útil el texto de Jn 9 (curación del ciego de nacimiento) con la guía del
Card. Martini en El evangelio de San Juan, pp. 108 ss.

Otros textos
DE MELLO, Anthony: El manantial; "El asentimiento" (p. 80); "La comedia" (p. 169).

Después de reflexionar la ficha trata de descubrir personalmente:

A. ¿Cuál es esa riqueza que funda tu A. ¿A qué pobreza puedes adherirte,


existir, hasta el punto de que si la conservando la paz interior?
pierdes, pierdes la paz?

B. ¿Cuáles son esas riquezas que quieres B. ¿Qué incomprensiones puedes


que sean apreciadas por los otros, hasta soportar sin perder la paz interior?
el punto de que pierdes la paz si son
desconocidas?

C. ¿Cuál es esa riqueza que puedes ceder C. ¿A qué valores puedes adherirte
en favor de otros sin perder la paz? global y radicalmente, conservando
la paz interior?

45
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 19

EL REINO DE DIOS ES PARA LOS QUE LO AMAN Y LO SIRVEN SIN


CONDICIONES

Segunda Semana

Objetivo y conexión con lo anterior


Las semanas anteriores hemos vivido una etapa de purificación y de desprendimiento de nuestras
ataduras para poder seguir a Jesús lo más radicalmente posible. Para ayudarnos a responderle vimos tres
grupos de personas y tratamos de considerar en cuál de ellos queríamos estar.
Hoy vamos a dar otro paso: ver cómo está nuestro corazón y si está dispuesto a recibir y a acoger el
don que Dios nos da, el tesoro de su vida y de su amor, don para nosotros y para comunicarlo a nuestros
hermanos.
Para acoger a Dios necesitamos reconocer nuestros límites y saber que todo nos viene de El.
Tenemos que estar dispuestos, abiertos, libres y decididos a lo que sea mayor amor en el seguimiento de
Jesús.
Texto bíblico: 2 Co 4,5-12.

DESARROLLO

Oración preparatoria
Señor, dame la gracia de que todas mis oraciones, esfuerzos, actividades y motivaciones vayan
sinceramente dirigidos a amarte más, servirte mejor y seguirte con generosidad y valentía.

Preámbulos
1º Recuerda la parábola del sembrador (Mt 13,1-23): ¿qué clase de tierra eres para acoger la
Palabra? ¿te contentas con dar cualquier fruto o estás dispuesto a dar lo máximo, respondiendo a lo que Dios
siembra en ti?
2º Imagina la escena del evangelio en la que encuentres mejor simbolizado el amor que Jesús
siembra en ti.
3º Pide al Señor que te escoja para seguirlo y servirlo por el mismo camino que siguió su Hijo, un
camino en el que hubo pobreza, desprecios, sufrimientos, porque siempre buscó el mayor amor a su Padre y
a todos los hombres. Pide esto conciente de las palabras que el mismo Jesús nos enseñó: "no hay amor más
grande que dar la vida por sus amigos".

Reflexión

Tres maneras de amar

Punto 1º. Primera manera de amar


Iluminado por la Palabra de Dios, piensa en lo que propone S. Ignacio en los Ejercicios: se puede
tener deseo de servir a Dios, teniendo una fe intelectual, pero no actuando por amor, sino quizá por temor o
por mera convicción. ¿Así es tu siguimiento? ¿Así es tu respuesta? ¿Qué tan dispuesto estás a aceptar y
cumplir la voluntad de Dios, rechazando lo que te lo impida? (Cfr. Mt 24,45-51; Mc 11,12-14 y 20-21).

Punto 2º. Segunda manera de amar


Se da cuando aceptas y cumples la voluntad de Dios aunque te cueste la vida, es decir en verdadero
amor. ¿Qué tan dispuesto estás a vender todo lo que tienes para adquirir el tesoro y la perla de que nos habla
el evangelio? ¿Qué será lo que tienes que entregar para adquirirlos? (Cfr. Mt 13,44-46).

Punto 3º. Tercera manera de amar

46
Quienes están en este nivel aceptan las consecuencias que se seguirán de la decisión de seguir a
Jesucristo, de vivir como Jesucristo. Esta manera de amar se aprende y se vive en el contacto íntimo y
personal con Jesús y con lo pobres. Se aprende cuando lo seguimos y nos hacemos prójimos de los débiles.
¿Qué tan fuerte es tu amor como para estar dispuesto a aceptar los sufrimientos que vienen como
consecuencia de seguir el mismo camino que Jesús?

¿En cual de los tres grados te encuentras? ¿En cuál quisieras encontrarte?

Coloquio
Habla con la Virgen, con Jesús y con el Padre. Diles cómo estás, cuál es tu manera de amar; pídeles
ser escogido para el mayor amor y para mejor imitar y servir a Jesús, con tal que sea para su mayor servicio.

Otras lecturas
DE MELLO, Anthony; El Manantial: "El absoluto" (p. 45); "El asentimiento" (p. 80); "El riesgo"
(p. 86).

EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA ELECCION. Anexo a FICHA 19

PREPARACION PARA LA ELECCION

Algunos consejos importantes

1. Al llegar al inicio de la etapa de elección es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar,
señalo que se corre el riesgo de angustia en la búsqueda de la materia de elección. Procura evitarla; si se da
es señal de que algo anda mal. No es forzoso que haya elección en los Ejercicios Espirituales. Es decir, si no
se presentan alguna o algunas realidades de la vida acerca de las cuáles haya motivos significativos que
señalen la necesidad de tomar decisiones, no hay materia de elección y simplemente se sigue el proceso
adelante.

2. Pero tampoco conviene decidir con demasiada facilidad que no hay materia de elección, lo que
puede suceder por quedarse en un nivel superficial de la realidad personal o del análisis de ella. Más
adelante apunto algunas ideas que pueden ayudarte para que no te quedes en la superficie (Nº 4, 5 y 6).

3. En cualquier caso (haya o no materia de elección) debe el ejercitante esforzarse por adoptar en
esta etapa la actitud de quien libremente y sin presiones elige. Es decir, se debe:
• ahondar en la indiferencia;
• reforzar el deseo de seguir a Cristo;
• detectar en el interior de cada uno las tendencias del enemigo para que se pueda evitar ser
llevados por ellas, teniendo en cuenta que muchas veces el enemigo es uno mismo (Med. de Dos Banderas);
• reforzar la auténtica voluntad, es decir quitar de ella los impedimentos para su funcionamiento
libre e iluminado (Med. de Tres grupos de personas);
• reforzar también el verdadero motivo de seguir a Cristo incondicionalmente, que es el amor (Med.
de Tres maneras de amar), y, finalmente,
• conocer mejor los criterios de Jesús (conocimiento interno de Cristo).
Se trata, pues de hacer lo posible para dejar que sea Cristo quien nos indique el camino; quien nos
lleve, aun a donde no queramos (cfr. Jn 21,18).
Tratar de alcanzar con la ayuda de Dios este clima personal de disponibilidad es el objetivo
fundamental de los E.E. y esta parte del proceso es la pieza más importante para ello aun cuando no haya
materia de elección en qué aplicarlo de manera inmediata. Por eso te invito a que pongas todo tu esfuerzo en
tratar de alcanzar ese clima. Encontrarás que hay muchos estorbos en ti que no puedes remover. Por
supuesto que se trata de un trabajo de toda la vida, pero lo que sí debes tener ahora es sinceridad y
honestidad plenas en tu empeño de lograrlo.

47
4. Por lo tanto es muy importante en esta parte de los Ejercicios en la Vida Diaria la fidelidad a la
oración y a todos los elementos que la apoyan, en especial el examen de la oración. En EVD también resulta
importante el cuidadoso examen de conciencia cada noche. Igualmente debe tenerse cuidado en exponer el
resultado de los exámenes al director. ¡El mal espíritu tratará ahora más que nunca de apartarte con
sofisticadas racionalizaciones!

5. Para ayudarte a detectar la existencia de una posible materia de elección es necesario ver el
panorama completo del transcurso de los ejercicios y no sólo las mociones que puedas encontrarte en la
presente etapa. Aconsejo, pues, echar una mirada retrospectiva guiada por estas preguntas:
+ ¿qué realidades de mi vida han sido cuestionadas en algún momento?
+ ¿qué atracciones o qué rechazos he percibido?
+ ¿qué luces se han manifestado más destacadamente, de manera que constituyan "líneas-fuerza"?
+ ¿qué factores han determinado más frecuentemente oscuridades?
+ ¿qué impulsos o tendencias encuentro más arraigados en mí, que más difícilmente puedo
ponerlos en disponibilidad?
+ ¿qué impulsos o tendencias brotan de mí impulsándome al bien mío y de los demás, pero que,
aun teniendo la intuición de que son voluntad del Señor, estoy dispuesto a dejar si El lo quiere?

6. Con el resultado obtenido y con la ayuda del director podrás situar mejor tu actual situación y
podrás detectar más a fondo si hay elementos para llevarlos a elección. Y aunque estos no aparecieran,
tendrás bastante perfilado el camino que el Señor te ofrece para adelante y estarás situado en el clima para
seguir ese camino.

7. Aconsejo la meditación del Salmo 139 (138), en especial los vv. 23 y 24, que te ayudarán a no
querer seguir tu propio camino, sino a dejarte llevar del Señor:
Sóndame, oh Dios, mi corazón conoce,
pruébame, conoce mis desvelos;
mira no haya en mí camino de dolor,
y llévame por el camino eterno.

También son aconsejables varias meditaciones de El Manantial: "El absoluto" (p. 45), "El
asentimiento" (p. 80), "El riesgo" (p. 86), "El río" (p, 147), "La educación" (p. 191) y "El peregrino" (p.
209).

48
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 20-A

JESUS NOS LLAMA A COLABORAR CON EL

Segunda Semana

Objetivo
Conocer internamente a Jesús.

Conexión con lo anterior


Hemos visto en el pasaje del Bautismo lo que fue el proceso de Jesús para comprender la misión
que el Padre le encomendaba. Esta semana vamos a ver cómo Jesús llama a otros a colaborar con El en la
misma misión. Como María, mujer de fe, abramos nuestro corazón para recibir y escuchar la Palabra de
Dios y ponerla en práctica (Lc 11,27-28).

DESARROLLO

Oración preparatoria
Señor, dame la gracia de que todas mis oraciones, esfuerzos, actividades y motivaciones vayan
sinceramente dirigidos a amarte más, servirte mejor y seguirte con generosidad y valentía.

Preámbulos
1º Lectura de los diversos pasajes.
2º Imaginar los sitios donde se desarrollan.
3º Pedir la gracia de conocer más profundamente al Hijo de Dios para amarlo más y seguirlo más
comprometidamente.

Reflexión

Punto 1º Jn 1,35-51 (Libro El Señor Jesús págs 51-53).


• Imagínate que Jesús te pregunta ¿qué buscas?
• ¿Qué le respondes en este momento de tu vida?

Punto 2º Mc 1,16-26
• ¿En dónde llama Jesús? Jesús llama junto al lago, es decir, en el lugar mismo donde se desarrolla
nuestra vida diaria.
• ¿A qué llama Jesús? Llama a caminar tras El, a estar con El, a recoger su misma vida, a
permanecer con El...
• ¿Cómo llama Jesús? Jesús llama desde la amistad, desde el cariño personal. Jesús se acerca a todo
hombre y le hace escuchar una palabra de esperanza y de confianza, que es la llamada a seguirlo.
¿Hasta qué punto tu vida va cambiando con el llamado de Jesús?

Punto 3º Mc 2,13-14
Mateo era cobrador de impuestos (publicano). Por eso formaba parte de la categoría social más
despreciable del país, ya que los publicanos, además de cobrar el tributo, realizaban todo tipo de trampas,
fraudes y abusos. Ser publicano suponía la pérdida de todos los derechos cívicos y políticos. En el lenguaje
popular los cobradores se asocian siempre con los ladrones, los paganos, las prostitutas...
Todo esto pone de relieve el fuerte escándalo brotado de que Jesús llamase a un publicano a formar
parte de su grupo y que repitiese en varias ocasiones que la Buena Noticia que traía estaba destinada
prioritariamente a publicanos y pecadores.
En la vocación de Mateo vemos nuevamente que Jesús llama desde la situación concreta. Su
invitación llega a todos sin acepción de personas.

49
Esta primera serie de llamadas nos invita a cada uno a preguntarnos hasta qué punto nuestra vida
ha quedado transformada por la llamada de Jesús. Nos hace ver con gratitud hasta qué punto nuestra vida
depende de Jesús...
¿En qué situación me llama hoy Jesús?

Punto 4º Mc 3,7-19
En este relato lleno de simbolismos descubrimos otro tipo de llamada: llama al grupo, en medio de
la muchedumbre, desde el monte.
• Jesús llama al grupo para vivir en comunidad, signo del Reino.
• Jesús llama a cada uno por su nombre, con un cariño especial.
• El llamado lo hace entre la multitud, en medio de la muchedumbre que busca socorro de El.
• Llama desde el monte, que es signo de autoridad divina, que es lugar de encuentro con Dios.
• Llama por el nombre de cada quien, personalizadamente.

Jesús los llama:


• Para estar con El, para ser amigos suyos, para tener los ojos fijos en El, para conocerlo y seguirlo.
Para ti ¿qué significa estar con Jesús?
• A los que El quiso; a los amigos que Jesús tiene en el corazón. El motivo para llamarlos es el
cariño por cada uno. ¿Cómo demuestra Jesús su predilección por ti?
• Para enviarlos a predicar la Buena Noticia del Amor del Padre, a dar testimonio de Jesús. ¿A qué
te llama hoy Jesús?

Los discípulos son Jesús mismo que prolonga su acción. No son solamente repetidores de los que
han oído, sino que son la acción de Jesús que se extiende y se prolonga.
Por eso es importante estar con Jesús; no tanto para retener alguna frase, sino para identificarse con
su modo de vivir; para dar testimonio de El y reproducir su imagen.

Otras lecturas
DE MELLO, Anthony: El Manantial, "El encuentro" (p. 99), "La invitación" (p. 103), "La
celebración" (p. 205).

EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 20-B

CONOCIMIENTO DE LA INTERIORIDAD DE JESUS

Segunda Semana

Objetivo
Conocer internamente a Jesús para ir aprendiendo a amar como él

DESARROLLO

Oración preparatoria (como en la ficha 20-A)

Preámbulos (como en la ficha 20-A)

Reflexión

Punto 1º
Jn 6,1-21: ¿Cuáles son las actitudes de la persona de Jesús, de cara a sí mismo, al Padre, a sus
discípulos y al pueblo?

50
Punto 2º
Jn 4,1-42: ¿Cómo descubres a Jesús? Pasa un rato con El y pídele que te descubra su interioridad y
su forma de relación con las personas.
Repite internamente: "si conocieras el don de Dios…" y deja que te resuenen en el corazón las
palabras de Jesús.

Punto 3º
Jn 5,1-18: Mira a Jesús que desde la realidad del enfermo lo capacita para que él mismo tome su
camilla…
Retoma el proceso que has vivido en los EVD y reconoce los aspectos de tu vida en los que Jesús te
ha ido capacitando.

Punto 4º
Jn 10,1-18: El Buen Pastor nos conoce personalmente y da su vida porque quiere… déjate impactar
por sus palabras...

Punto 5º
Jn 11,1-43: Mira a Jesús en sus relaciones y en sus sentimientos con sus amigos…

Retoma aquel o aquellos textos o momentos en los que hayas sentido mayores consuelos o
resistencias y pídele a Jesús que te vaya enseñando a amar y a dar la vida como El la dio.

Otras lecturas:
DE MELLO, Anthony: El Manantial: "El Señor" (p. 106); "El recocimiento" (p. 110); "La
respuesta" (p. 112).

EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 20-C

CONTEMPLACION DE LAS OBRAS TRANSFORMADORAS DE JESUS

Segunda Semana

Objetivo
Conocer a Cristo en sus obras transformadoras que son signos de lo que obra en nosotros.

Introducción
La oración de esta semana es una oración de confianza. Confianza en que El hará en nosotros las
transformaciones tal vez maravillosas que necesitamos para seguirlo.

DESARROLLO

Oración preparatoria (como en la ficha 20-A)

Preámbulos (como en la ficha 20-A)

Reflexión

Punto 1º: Signos de liberación


La mujer encorvada es liberada (Lc 13, 10-17)
Hace andar (Mc 2,1-12)

51
Alimenta y sacia inesperadamente (Mc 6,30-44)

Punto 2º: Signos de transformación


El ciego de Jericó (Mc 10,46-52)
Cambio del agua en vino (Jn 2,1-11)

Punto 3º: Signos de vida


Curaciones (Mc 5,21-43)

Punto 4º: Signos del poder de Jesús sobre la creación


La tempestad calmada (Mt 8,23-27 y par.)
Jesús camina sobre el mar (Mt 14,18-22 y par.)
La pesca milagrosa (Lc 5,1-11 y par.)

Punto 5º: Signos de su poder sobre la enfermedad y la muerte


Curación de un niño poseído (Mc 9,14-29)
Curación de los 10 leprosos (Lc 17,11-19)

Punto 6º: Signos del poder se Jesús al servicio del pueblo


Multiplicación de los panes (Mt 14,13-21 y 15,32-39 y par.)

Otras lecturas
DE MELLO, Anthony: El Manantial: "El encuentro" (p. 99); "El creador" (p. 108); "El pionero"
(p. 114)

52
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 21

ELECCION

Segunda Semana

Presupuestos

La elección viene de arriba; por lo tanto, cualquier elección que hagas debe ayudarte para el fin
para el que has sido creado: conocer, amar y servir a Dios Nuestro Señor [es decir, alcanzar la plenitud de
tu vida].
Con frecuencia muchos escogen un medio del que hacen un fin. Por ejemplo, escogen un estado de
vida, una profesión, una misión... y hacen de eso un fin, siendo que solamente el servicio de Dios lo es.
Es importante que te vuelvas a colocar en la situación del Principio y Fundamento: verdadera
indiferencia, es decir, plena disponibilidad.
Hay que recorrer toda la experiencia de Ejercicios hasta aquí y ver lo que Dios ha ido diciendo
hasta el momento. Ese recorrido hazlo situado en oración, pidiéndole a Dios que te ayude a comprender
todo lo que El ha hecho por ti y que te disponga a elegir aquello que más te conduzca al fin para el que has
sido creado.
Se trata de hacer operativos los Ejercicios. Hay llamadas y/o iluminaciones en los Ejercicios que
han aparecido más fuertes o más constantes, en contraste con otras más leves o transitorias.
a) En los impulsos o iluminaciones más fuertes y decisivos están normalmente los puntales de una nueva vida a
la que el Señor nos llama en este momento priviligiado de los Ejercicios. Las demás invitaciones tienden a
completar esta invitación fundamental.
b) El punto de referencia fudamental es la persona de Jesús y la de los hermanos... EL REINO.
c) La primera tarea para nosotros es aclararnos cómo nos ha llegado esa invitación fundamental; cuáles son las
actitudes que deben ser reforzadas, o bien el llamado persistente de las actitudes negativas que nos
distancian del servicio del REINO.
d) Ciertamente la inspiración del Señor no ha tocado igualmente todos los aspectos de nuestra vida y quizá ni
siquiera han sido tocados algunos de ellos.
e) Hacer operativos los frutos de los Ejercicios es hacer realidad un dinamismo dado, no para mí, sino para
cooperar a que surja el Reino de Dios en el contexto concreto…
f) Dentro de esta tarea, estamos invitados a aportar lo que más nos conduce al fin para el que hemos sido
creados.

Trayectoria de nuestra historia

1. El proceso de ir reconociendo quién eres, de aceptarte y avanzar continuamente para ir definiéndote en la


vida, te hace descubrir al Espíritu que te ayuda a caminar en el descubrimiento de Jesús y de Dios nuestro
Padre.
2. El proceso de ir reconociendo tu pecado original y las deformaciones psicopersonales que son la herencia de
la experiencia vivida desde niño te ha llevado a descubrir al Espíritu que te ayuda a ser más capaz de
reconocerlas, de soportarlas, sin dejarte gobernar por ellas, para ir adquiriendo libertad.
3. Los impulsos e inspiraciones más propios de la interior evangelización que el Espíritu hace en nuestros
corazones, nos llevan al seguimiento de Jesús y a cooperar en la construcción del Reinado de Dios. Esta
semilla puede haber caído en tierra buena o en tierra pedregosa, con los espinos y hierbas de la fascinación
del mundo que ahogan la semilla (cfr. Mc 4,1-29).
4. Nuestra preocupación, en este momento, de operativizar el fruto de los Ejercicios mira fundamentalmente al
llamado de Jesús en el fondo de nuestra vida, que provoca una manera de hacernos adultos, aceptándonos
frágiles y limitados, susceptibles al miedo, pero capaces de la libertad del Espíritu.

La elección en los Ejercicios

53
1. Supone una opción fundamental de fe, ante la cual se relativiza todo lo demás; supone un impulso que, en
definitiva, debe realizarse en la vida para responder a la experiencia más profunda del compromiso de
nuestra fe.
2. Lo que realmente vamos a elegir son "mediaciones" capaces de fortalecer la inspiración fundamental del
Señor en mi vida, de robustecer las actitudes básicas que el Espíritu te ha venido inspirando, y de poner un
cauce a tus tendencias y actitudes negativas para que no obstaculicen tu definitiva entrega a la obra del
Padre.
3. Nada te debe mover a elegir unos medios, sino el tanto-cuanto o, en el fondo, la consideración de qué te
conduce mejor al fin para el que has sido creado (esta disposición fue reforzada en las meditaciones
anteriores).
4. La elección que yo haga de mi PROYECTO DE VIDA sucede en definitiva en la Iglesia.

Materia de la elección

1. El objeto de la elección debe ser, en sí mismo, indiferente o bueno (EE 170).


2. Existe una elección fundamental, la primera y la más importante, ya que concierne a la orientación
fundamental de nuestra vida espiritual: nuestra vocación personal cristiana a la plenitud o santidad.
Existen elecciones secundarias. Son las que atañen a los medios. Hay elecciones secundarias de tipo
irrevocable, que conciernen a estados de vida: matrimonio, celibato, sacerdocio. Otras son de tipo revocable,
concernientes a modos de vivir: cambio de empleo, abandonar una costumbre… (EE 173). Llamamos
"proyecto de vida" al conjunto: las líneas por las que decido caminar en la vida.
3. La elección debe hacerse siempre en servicio del Señor y del Reino.

Tiempos para hacer una buena elección

La elección de Dios se deja percibir por modos, tiempos y mociones distintas. De ordinario estamos
sumergidos en los tres. Lo importante es la Elección Fundamental: lo que el Señor me pide ser en el
seguimiento de Cristo. Ser a nivel del Ser; el horizonte fundamental de la vida.
1. Primer tiempo: ESPONTANEIDAD. Es un modo extraordinario, es un don excepcional, y requiere
discernimiento para no caer en iluminismos. Supone la acción directa de Dios, con la seguridad total de que
realmente lo sentido es de Dios. Este don va orientado a decisiones muy definitivas en la vida, de gran
servicio del Señor. Un ejemplo es la conversión de Pablo de Tarso.
2. Segundo tiempo: ALTERNANCIA. Es más frecuente. Cuando en un contexto de fe y de discernimiento de
espíritus se analizan los momentos positivos de consolación y de desolación, con preguntas como ¿qué es lo
que más me habla o me interpela y cómo reacciono? (EE 176). Sin la experiencia suficiente de
consolaciones y desolaciones es difícil aplicarlo.
3. Tercer tiempo: TRANQUILIDAD-CALMA. Se dice tiempo tranquilo porque es en el de la vida ordinaria,
cuando el alma no es agitada por diversos espíritus y se utilizan las facultades naturales, libre y
tranquilamente. Hay una línea de calma, en la que Dios va trabajando y hace madurar la Alianza.

ELECCION
Objetivo
Descubrir qué es lo que Dios quiere de ti en este mundo concreto en que vives. Obtener gracia, luz,
fuerzas, para que El termine en ti lo que ha comenzado.

Oración preparatoria: La acostumbrada

Preámbulos
1º Historia: Tu propia realidad actual.
2º Composición: Imagina una situación de tu vida que crees necesita ser considerada ante Dios.
3º Petición: Pide luz para conocer lo que Dios quiere de ti y gracia para aceptarlo como tu
elección.

Reflexión

54
Punto 1º
Toma el esquema que se adjunta a la ficha y reflexiónalo cuidadosamente. Anota los resultados que
vayas obteniendo. Revisa el conjunto del resultado final buscando la o las líneas fundamentales que señalan
la materia de elección (es posible que este trabajo ya lo lleves adelantado desde semanas anteriores).

Punto 2º
En clima profundo de oración ofrece los resultados anteriores a Dios en cuya presencia y compañía
estás. Reflexiona a cuál de los tiempos de elección te lleva el Señor (cfr. antes en esta ficha).

Punto 3º
Si se te impuso por la gracia de Dios, y sin duda alguna de que se trata de la voluntad de Dios,
alguna elección, da gracias a Dios y ofrécele ese resultado y tu decisión firme de caminar por ahí.
Si más bien parece que el Señor te lleva por el segundo o el tercer tiempo, sigue ese camino
dándole el tiempo y la dedicación necesarios y con la ayuda del director de los ejercicios. El te ilustrará más
acerca del procedimiento, en especial respecto al tercer tiempo. (Te recomiendo el folleto Elección del P.
Juan Manuel García de Alba o la lectura directa de los textos respectivos en los Ejercicios Espirituales de
San Ignacio, # 169-183).

Coloquio
A la Virgen María para que te ayude a ofrecer tu elección al Señor en total libertad y
disponibilidad, un Ave María. Preséntale a Jesús la elección que El te ha dado para que la confirme y, si le
place, la realice en ti. También preséntasela al Padre para que la confirme y te mantenga en ella día a día;
reza un Padre Nuestro.

Otros textos
Estos textos puedes contemplarlos durante el tiempo en que estés trabajando tu elección. Te
seguirán introduciendo en el conocimiento interno de Cristo y te ayudarán así a hacer la elección con mayor
claridad.
• La gloria del Hijo de Dios: Mt 17,1-9; Mc 9,2-9; Lc 9,28-36.
• La gloria de la Cruz: Jn 12,20-36.
• La vida eterna libremente entregada, el Buen Pastor: Jn 10,1-30.
• La resurrección de Lázaro: Jn 11,1-44.
• La unción de Betania: Mt 26,6-13 y par.
• La entrada a Jerusalén: Jn 12,12-19 y par.

Del P. de Mello puedes tomar alguna de las siguientes meditaciones de El Manantial que te pueden
ayudar en la elección: "El absoluto" (p. 45), "La iluminación" (p. 62), "La revelación" (p. 65), "El
asentimiento" (p. 60), "El riesgo" (p. 86), "El río" (p. 147), "La educación" (p. 191) y "El peregrino" (p.
209).

55
ORIENTACION FUNDAMENTAL DE MI VIDA

1. Considerar mi vida actualmente.


a) Desde que empecé los ejercicios ¿en qué me veo hoy distinto?
b) ¿Cuéles son hoy las nuevas luces, las intuiciones, las direcciones que veo?
c) ¿Cuál es la voluntad de Dios sobre mí hoy?
d) ¿He quitado algunas cosas que me bloqueaban y me hacían daño internamente? ¿Cuáles?
e) ¿Cómo me sitúo hoy de cara a mí, a los otros y a Dios?

2. Considerar mi experiencia espiritual a lo largo de los E.E.


a) ¿Cuáles son las gracias más importantes que he sacado de las contemplaciones?
b) ¿Cuáles son las gracias más importantes fuera de las contemplaciones en los acontecimientos de
mi vida?
c) ¿Cuáles son las diferentes llamadas a través del proceso de consolaciones y desolaciones?
d) ¿Qué textos o hechos me han ido dejando una huella iluminativa?

3. Considerar mi historia personal cristiana (recordar lo que trabajé de ella en el principio de los ejercicios).
a) Hechos de la intervención de Dios en mi vida.
b) ¿Hacia dónde iban las llamadas de Dios?
c) ¿Qué calidad de encarnación en el mundo tenía mi realidad cristiana?

4. Considerar dimensiones del futuro.


a) ¿Es que hay una llamada concreta por la que el Señor me llama a servirlo especialmente?
b) ¿Puedo concretar el tipo de misión que aparece en todo este proceso del Espíritu?

1. ¿Qué medios o actitudes he tomado para progresar en mi vida y llegar a donde estoy?

2. ¿Cuáles son los medios que el Señor ha empleado para ser fiel a esas llamadas sentidas existencialmente?
¿Qué medios he ido empleando para ser fiel a esas llamadas sentidas existencialmente?

56
3. ¿Cuáles eran los elementos claves sobre los que se apoyaba mi experiencia cristiana?

4. Enumero el o los medios para vivir concretamente mi elección.

EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 21 (Anexo)

FICHA DE DISCERNIMIENTO

Elección

REINO DE SATANAS REINO DE CRISTO

Valores: Apego a sí mismo. Búsqueda de la Valores: Desprendimiento de sí mismo. Acogida


estima de los otros. Preferirse a los otros. de las incomprensiones. Abandonarse a Dios.
"Cómo el Espíritu del Mal me atrae para "Cómo el Espíritu de Cristo me hace libre de
acogerme y amarrarme. Opción por sí mismo" toda atadura. Opción por Cristo"

A. APEGO A SI MISMO A. DESPRENDIMIENTO DE SI MISMO

1. Es la primera y más importante táctica del 1. Las dos condiciones necesarias para el
enemigo. Las dos tácticas siguientes no hacen discernimiento:
sino confirmar la primera. a) Hay que estar "apegado", amar a alguna
cosa, a alguien. Esto asegura que es un bien.
b) Me desprendo apegándome a un bien
superior. De este modo, respetando mi ser,
reoriento mi adhesión gracias a la elección de un
valor más alto.

2. Se trata de una riqueza, de un bien. Puedo dar 2. Es imposible agarrarse a algo, pues con la
todo al Señor… excepto esta minúscula cosa. gracia deberé ser capaz de poner en cuestión mi
Estoy identificado con esta pequeña cosa; en ella apego; tendré que ser capaz de cederlo si me
vivo más intensamente. Es mi punto fuerte. fuera pedido. San Pablo dice "poseer como si no
se poseyera"…

3. Si pierdo esta riqueza pierdo la paz. 3. Estoy en paz cuando sé que soy tan libre de
poseerlo como de no poseerlo.

57
4. San Ignacio pone el ejemplo del dinero: 4. San Ignacio pone el ejemplo de la pobreza:
codicia, instinto desordenado de posesión. liberarse de todos los bienes materiales
únicamente para encontrar esa libertad interior
con relación a todas las cosas.

5. Este apego varía de una persona a otra: 5. Este desprendimiento varía de una persona a
a) Bienes materiales: dinero, comodidad, otra:
posesión, propiedad, seguridad, etc. a) Pobreza material: libre relación al dinero,
b) Bienes sociales: fama, prestigio, poder, propiedad, comodidad, posesión, seguridad, etc.
reputación, etc. b) Pobreza interior: libre en relación a todo lo
c) Bienes del cuerpo: salud, apariencia, que me viene de la sociedad: fama, prestigio,
capacidades, etc. poder, reputación, etc.
d) Bienes en el orden de la vida: orden c) Pobreza personal: libre en relación a la
intelectual, afectivo, etc. salud, la apariencia, las capacidades físicas, etc.
e) Bienes espirituales: humildad, d) Pobreza vital: libre en relación a los
desprendimientos, sacrificios, etc. talentos, a los éxitos afectivos, etc.
e) Pobreza espiritual: libre en relación a los
dones recibidos.

B. BUSQUEDA DE LA ESTIMA DE LOS B. ACOGIDA DE LAS INCOMPRENSIONES


OTROS
1. En la medida en que me pongo en seguimiento
1. Si tengo dificultad para encontrar aquello por de Cristo para servir de la manera como El nos
lo que existo, entonces me pregunto por lo que dio ejemplo, necesariamente recibo injusticias e
me da valor a los ojos de los otros. incomprensiones.

2. Por consiguiente se trata de una riqueza que 2. No se deben buscar las incomprensiones, pero
quiero ver valorar. cuando vienen deben ser aceptadas conservando
la paz interior.

3. Encontrar lo que me hace más vulnerable 3. El evangelio habla del "servidor inútil". Debo
frente a los otros: ¿En qué me encuentro herido tomar conciencia de que soy un servidor inútil.
más intensamente o más frecuentemente por los
otros?

4. Sufriré y perderé la paz si soy despreciado o 4. El servidor inútil guarda la paz incluso en las
ignorado. incomprensiones, pues encuentra su felicidad en
servir a su Maestro Jesucristo.

5. San Ignacio pone el ejemplo del honor: ser 5. San Ignacio pone el ejemplo del menosprecio:
reconocido y estimado por los demás. no ser reconocido, ser ignorado y menospreciado.

C. PREFERIRSE A LOS OTROS C. ABANDONARSE A DIOS

1. Si no llego a encontrar aquello por lo que 1. La última y más importante táctica de


existo, me pregunto entonces en qué me prefiero liberación del Espíritu de Cristo.
a los otros.

2. Es cuestión de un bien que no quiero ceder a 2. El descubrimiento de sí mismo y la acogida de


otros. Guardando este bien para mí, me prefiero a las incomprensiones culminan aquí en la
los otros y por lo tanto me prefiero a Dios. adhesión global y radical al más alto valor: Jesús.

3. Encontrar el punto en el que no quiero ceder a 3. Esta adhesión a Jesús realiza la verdad de mi
los otros, equivale a poner en cuestión mi vida. ser, pues comulgo con Jesús que es Uno, Verdad,
Libertad.

58
4. Si fuera llevado por las circunstancias a ceder 4. La adhesión a Jesús me llena de paz, pues me
este bien, parte de mi vida perdería la paz. hace libre frente a todas las ataduras.

5. San Ignacio pone el ejemplo del orgullo, en el 5. San Ignacio pone el ejemplo de la humildad,
sentido de que me prefiero y no tengo necesidad que es abandono de todo el ser en manos de Dios
de nadie. con el fin de recibir todo de El.
Esta humildad me da paz porque Dios se
convierte en el TODO de mi vida.

59
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 22

LA ULTIMA CENA

Tercera Semana

Objetivo
Entrar con mi elección en el misterio pascual para que el Señor me confirme mediante la
transformación de mi vida, completando lo que falta a su pasión. Alegrarme de la libertad que me da su
victoria definitiva.

Conexión con lo anterior


¿Cómo me encuentro después de la elección? La elección solamente es válida si viene de arriba. La
confirmación también ha de venir de arriba. El que da la elección es también quien la realiza.
Ya no hay lugar para los voluntarismos; no se trata de mi elección, sino de "lo que Dios quiere de
mí". Ni miedos ni impotencias; a mi persona pobre, limitada y sin fuerzas, es a quien el Señor ha confiado
su elección.
El Señor no nos pide ganar. El ha ganado.

Introducción
Hoy empezamos una nueva etapa de nuestros ejercicios. Jesús, a quien queremos seguir, nos invita
a entrar en el misterio de su pasión, de su muerte y de su resurrección.
El nos dice: mira hasta dónde llegó mi amor y mi compromiso con mi Padre y con los hombres…
¿quieres seguirme así?

DESARROLLO

Oración preparatoria. La acostumbrada

Preámbulos
1º Lee los textos de Juan 13,1-35; 14,1-10 y 29-31; 15,1-16 y 16,4-15.
2º Imagina la última Cena de Jesús.
3º Pide la gracia de participar en la pasión de Jesús, para conocer más profundamente los
sentimientos de su corazón.

Reflexión

Es recomendable seguir el método de contemplación ignaciana (ver las personas, oír lo que dicen,
mirar lo que hacen), pero pueden también servir las ideas que aquí se exponen.

Punto 1º Jn 13,1-32.
"Sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los
suyos que estaban en el mundo los amó hasta el extremo"
Jesús había descubierto toda la situación de pecado en el mundo y en el hombre. Ahora descubre el
misterio de Dios.
El lavatorio de pies es un gesto propio de esclavos y Jesús lo realiza para darnos a conocer todo el
amor que siente hacia los hombres.
Imagina lo que Jesús habló con sus amigos mientras les lavaba los pies y cuando terminó. Imagina
que tú eres uno de ellos ¿qué dice El? ¿Qué respondes?
¿Qué descubres de Jesús en esta situación?
Contempla a Jesús como alguien que es enviado a servir.

Punto 2º: Jn 13,33-35.

60
Lee estos versículos lentamente, dejando que caigan en tu corazón. ¿Qué sentimientos del corazón
de Jesús descubres? ¿Cuáles experimentas tú con esas palabras?

Punto 3º: Jn 14,1-10 y 29-31.


Sigue dejando que las palabras de Jesús te penetren, te llenen. ¿Qué tanto estorban a tu fe
comprometida los sufrimiento y la muerte de Jesús? ¿Qué tanto has trivializado la cruz?

Punto 4º: Jn 15,1-16.


Continúa la lectura lenta y profunda. ¿Cómo te sientes cuando Jesús te dice que El es la vid y tú un
sarmiento unido a ella, recibiendo de ella la sabia vivificante? ¿Cuál es la alegría del corazón de Jesús?
¿Cuál es la tuya?

Punto 5º: Jn 16,4-15.


¿A qué te lleva la lectura? ¿Qué sentimientos brotan de tu corazón? Agradece todo aquello que el
Espíritu de Jesucristo ha ido aclarando en tu corazón a lo largo de los Ejercicios.

Punto 6º: La Cena del Señor (Lc 22,14-30 y par.)


Toma en los Sinópticos el relato de la Ultima Cena como ellos lo transmiten. Trata de penetrar los
sentimientos de Cristo ante la traición, ante la despedida de sus apóstoles…
Trata de responder a la invitación de Jesús de: "Haced esto en memoria mía" viviendo en esta
semana la Eucaristía lo más frecuentemente posible, dándole gracias (eucaristía) a Jesús de todo lo recibido
hasta ahora. Trata de vivir en comunión con los demás a través del servicio a los que más te necesitan.

Coloquio
Dirígete al Padre con las mismas palabras con las que se dirigió a Jesús y que expresan los
sentimientos de su corazón, tal como se encuentran el Cap. 17 del Evangelio de San Juan. Platica con Jesús,
el amigo que te escogió primero, y dile los sentimientos de tu corazón ante el amor que te tiene. Platica
también con la Virgen María que cuidó y educó las actitudes del corazón de Jesús; pídele que cuide y eduque
las tuyas.

Otras lecturas
DE MELLO, Anthony: de El Manantial, "La promesa" (p. 117).

Nota: Al contemplar el Misterio Pascual trata de no perder de vista la realidad de Cristo sufriente hoy en el
mundo.

61
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 23

SEGUIMOS A JESUS EN SU PASION

Tercera Semana

Objetivo
Contemplar y experimentar la Pasión; es decir, hacerse presente mediante una fe viva a la acción
de Cristo acogida en todas sus dimensiones.

Conexión con lo anterior


Hemos estado contemplando a Jesús; recordando los últimos momentos de su vida: la cena con sus
apóstoles y los discursos que en ella dijo, en los que manifestó los sentimientos de su corazón. Ahora vamos
a seguirle en la Pasión que se inició terminada la cena.

Introducción
En el transcurso de la Pasión intervienen diferentes personas que con sus actitudes nos revelan
distintos tipos de respuesta a Jesús en los momentos de dolor. De frente a esas personas revisaremos nuestro
modo personal de responder a Jesús.
• Los apóstoles (Pedro, Judas, el conjunto).
• Las autoridades (el Sumo Sacerdote, Pilato, Herodes).
• El pueblo que seguía y aclamaba a Jesús el Domingo de Ramos.
• María, su Madre.

DESARROLLO

Oración preparatoria: La acostumbrada.

Preámbulos
1º Historia: Leer los textos correspondientes del Evangelio que se refieren a las personas que
intervienen en la Pasión: Pedro, Judas, los apóstoles, las autoridades, el pueblo, María… ¿Quiénes son?
¿Qué papel desempeñaron?
2º Composición del lugar: Imaginar las diversas escenas en que se desarrollaron los
acontecimientos: el Huerto, el palacio del Sumo Sacerdote, los de Pilatos y Herodes, el Calvario.
3º Petición: Pedir al Señor la gracia de que nos enseñe a comprender y a sentir cómo los hombres
tenemos distintos tipos de respuesta; que El nos ayude a responderle con generosidad y cariño.

Reflexión

Nota previa: Para evitar "intimismos" y asumir toda esta realidad en su plenitud, no se debe perder de vista
al Cristo sufriente hoy; la Pasión de Cristo se continúa en el mundo del dolor. Nos puede ayudar traer a la
memoria las experiencias de la pasión y muerte del Señor vividas hoy en tantos sitios.

Punto 1º Los apóstoles


Varios de ellos intervienen directamente en la Pasión:
• Pedro: es el primero en comprometerse en que a Jesús no le pasará nada… no comprende el
misterio de Jesús. Después se apodera de él el miedo y niega a su maestro. Finalmente muestra su
arrepentimiento. (Cfr. Mt 26,31-58 y 69-75; Mc 14,33-38; Lc 22,54-62; Jn 18,10-11)
• Judas: entrega a Jesús y tampoco lo comprende. Pero a diferencia de Pedro no confía en El y se
desespera. (Cfr. Mt 26, 14-16 y 47-50; 27,3-10; Jn 13,21-30).
• Los apóstoles: Se llenan de miedo y, sin enteder nada, dejan a Jesús solo. (Cfr Mt 26,55-56; Mc
14,50).

Punto 2º Las autoridades

62
En la Pasión de Jesús tuvieron mucho que ver con su muerte las autoridades civiles y religiosas, ya
que les estorbaba para llevar a cabos sus propios intereses.
• El Sumo Sacerdote y el Sanedrín (Mt 26,57-68).
• Poncio Pilatos (Mt 27,15-26 y Jn 19,1-16).
• Herodes (Lc 23,6-12).
¿Encuentro en mí actitudes parecidas a las de estos hombres? En el mundo de hoy ¿quiénes son los
que dan muerte a Jesús?

Punto 3º El pueblo
El pueblo, que ha seguido a Jesús durante toda su vida pública, en el momento de la Pasión se
asusta, se desconcierta, y sin entender nada, se deja manejar por la opinión de los "sabios", de los enemigos
de Jesús, de los Escribas y Fariseos; se deja convencer por ellos olvidando lo que Jesús le había enseñado y
todas las cosas buenas que había recibido de El. Por eso gritaba "¡Crucifícalo!"… (Cfr. Mt 27,20-26 y 39-
50).
¡Cuántas veces nosotros también nos dejamos engañar por el mundo de pecado y olvidamos lo que
Jesús nos ha enseñado a través de su palabra, olvidamos a nuestros hermanos, olvidamos nuestras
experiencias profundas en el camino de Jesús!
En esas ocasiones ¿cuál es mi reacción? ¿qué tan firme es mi fe en Jesús y en todo lo que he
aprendido de El? ¿en qué baso mi fe?

Punto 4º María
Mujer de fe que a lo largo de la vida de Jesús supo seguirlo desde el cariño, la discreción, la
obscuridad… Ahora en su Pasión, cuando todos lo han dejado, cuando todos los que se decían sus amigos lo
han dejado solo, ella no tiene miedo de nada y permanece firme, decidida, valiente, al pie de la cruz. Su
corazón de Madre y su fe en Dios la mantienen al lado de su Hijo (Jn 19,25-27; cfr. Lc 2,33-35; ).
¿Sé confirmar, como María, que a pesar del fracaso, Dios nos regala su salvación? ¿Sé estar, como
María, firme y valiente ante las adversidades y las penas?

Punto 5º Jesús mismo


¿Cómo vive Jesús los momentos decisivos de su vida?
• La oración en el huerto de Getsemaní (Lc 22,39-46)
• La oración de Jesús en la cruz (Lc 23,33-49)

Coloquio
Señor, dame la gracia de participar y comulgar en la Pasión y en la muerte de Cristo; dame dolor,
confusión y sentimiento porque por mis pecados va el Señor a la Pasión.

Aplicaciones a la vida
1. Tomar conciencia de que la Pasión y la Muerte de Cristo se continúan hoy en el mundo y en los
hombres que sufren.
2. Pensar con quién comparto o he compartido sus sufrimientos, a la manera como Cristo comparte
los nuestros.

Otras lecturas
DE MELLO, Annthony: El Manantial, "El desierto" (p. 74), "El asentimiento" (p. 80), "El riesgo"
(p. 86).

63
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 24

JESUS EN LA CRUZ

Tercera Semana

Introducción
Jesús en la cruz es la síntesis de toda la historia de las relaciones entre Dios y el hombre. Por parte
de Dios, fidelidad y entrega; por parte del hombre, infidelidad y egoísmo. Y en el centro de esta relación,
Cristo, el Dios-hombre, fiel al Padre y fiel a los hombres.
El pueblo grita: "caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos" y efectivamente esa sangre
va a caer sobre todos nosotros, pero no para condenar, sino para salvar.
Jesús cumple la voluntad del Padre porque se fía de El hasta el final, sin entender, en medio de la
obscuridad y del abandono. Podrá acabar su vida en "Todo está cumplido".
La cruz es el no radical al pecado y el sí de Dios al hombre y del hombre a Dios. Lo esencial de la
cruz es el no reservar nada para sí. En eso está el significado del corazón traspasado.
El Señor nos invita a entregarnos por nuestros pecados y por los del mundo, en lugar de estériles
lamentaciones y críticas.

DESARROLLO

Oración preparatoria
Señor, dame la gracia de que todas mis intenciones y acciones vayan ordenadas a tu servicio y
alabanza.

Preámbulos
1. Historia: Jesús en la cruz.
2. Composición del lugar: Imaginarme el Calvario.
3. Petición: Pedir dolor, sentimiento y confusión porque por mis pecados Jesús está en la cruz.
Pedir dolor con Cristo doloroso, quebranto con Cristo quebrantado, pena interna de tanta pena que Jesús
pasó por mí.

Reflexión

Punto 1º Palabras de Jesús en la cruz


Disponte a escuchar una por una las palabras de Cristo en la cruz, dejándote interpelar por ellas.
Trata de descubrir las situaciones internas de Jesús que reflejan las situaciones actuales de personas
concretas a que corresponden.
1ª. Palabra de SOLEDAD: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?". Entra en Jesús y
descubre la angustia de su fracaso, de su soledad, del sentirse abandonado de todos.
+ Contempla a Jesús en silencio;
+ contempla a otras personas que han vivido en soledad y en abandono (an-cianos, enfermos,
encarcelados, inocentes acusados);
+ comparte sus sentimientos.
2ª. Palabra de MISERICORDIA: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". Sólo quien
conoce hasta el fondo la experiencia de la soledad del hombre puede ser capaz de justificarlo y perdonarlo.
+ También aquí, y en las siguientes palabras, identifica una realidad huma-na actual que se
ilumine por la palabra de Jesús, de la que pueda brotar una palabra semejante.
3ª. Palabra de ESPERANZA: "Te lo aseguro; hoy estarás conmigo en el paraíso". Desde la
solidaridad y la comprensión con el pecador puede dársele una esperanza.
4ª. Palabra de CONFIANZA: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". La esperanza para el
hombre no es pura ilusión, porque no brota de sí mismo, sino de la paternidad de Dios.

64
5ª. Palabra de GENEROSIDAD: "Mujer, ése es tu hijo; hijo, ésa es tu Madre". Solamente desde la
seguridad que da el Padre puede el hombre renunciar a TODO, entregando todo, hasta lo más querido y
necesario, la propia madre, el amigo más querido.
6ª. Palabra de DEBILIDAD: "Tengo sed". La confianza y la seguridad que da el sabernos hijos de
Dios no nos hace superhombres. Seguimos siendo seres humanos débiles, necesitados. Y debemos aceptarlo
sin vergüenza, con gozo.
7ª. Palabra de PERFECCION: "Todo está terminado". Vivir hasta el final y a fondo nuestro
seguimiento de Jesús es la verdadera perfección cristiana.
Termina con un diálogo con Jesús crucificado y dile todo lo que has experimentado en este
ejercicio.

Punto 2º Contemplación de un crucifijo


• Toma en tus manos un crucifijo y quédate en silencio ante un Dios muerto en una cruz.
• Identifícate con los sentimientos de este moribundo. Acuérdate que es alguien bien
conocido por ti. Habla con El o habla por El. O, mejor, cállate; contempla simplemente la escena.
¿Qué tanto estás dispuesto, al hacer tus planes y proyectos a acoger la cruz de Jesús? ¿la dejas de
lado y cuando viene el fracaso te das por vencido?
• La Pasión de Jesús continúa hoy. Hoy sigue cargando Jesús la cruz en cada hombre que
sufre, marginado, despreciado…
• Sólo la Pasión de Jesús nos une al sufrimiento de todas las personas del mundo. Ese
llamamiento a ser libres nos lleva a compartir y a cargar con todo el dolor humano.

Punto 3º Contemplación del corazón de Jesús


Lee el texto de Jn 19,31-37. Déjate impactar por el amor de Jesús que lo hace capaz de entregarse
por completo…
Retoma la meditación "El riesgo" de El Manantial del P. de Mello (p. 86) pensando sobre todo en el
corazón de Jesús en la cruz, traspasado por la lanza del centurión. ¿A qué llama ese corazón en este
momento de tus ejercicios?

Otra lectura
También de El manantial: "El rey" (p. 91).

65
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 25

COMUNION CON CRISTO EN LA RESURRECCION

Cuarta Semana

Objetivo
Alegrarme y gozarme intensamente de tanta gloria y gozo de Cristo Nuestro Señor para llegar a
tener, por la comunión con El, la experiencia de que El es el Cristo que vive para siempre en nosotros y en
el mundo.

Introducción
El proceso de conocimiento interno de Cristo y de identificación con El que pretenden los
Ejercicios quedaría incompleto si no se coronara con las contemplaciones de los misterios de Jesús
resucitado, pues de hecho la resurrección es el centro de la fe cristiana.
La resurrección tiene un triple significado:
a) El Nuevo Testamento ve la acción fundamental de Dios en la Resurrección de Jesús.
Dios es aquel Padre que resucitó a Jesús de entre los muertos. Por lo tanto Dios es el Padre que da la vida a
los muertos. Pero Dios vence a la injusticia y al mal sumergiéndonos en ellos a través de la cruz. Sin la
resurrección, el Padre no sería todopoderoso, pero sin la cruz, el todopoderoso no sería Padre.
b) En la resurrección, y no antes, descubren los apóstoles la "identidad secreta" de Jesús:
"Jesús es el Hijo de Dios" y Dios estaba con El incluso cuando parecía fracasar.
c) La resurrección de Jesús es para nuestra salvación. Pero esa resurrección ha costado una
"sangre preciosa". La fe en la resurrección de Jesús mantiene al cristiano en el gozo y la alegría, porque le
da esperanza. Además, las distintas apariciones del Resucitado nos enseñan los modos y características de su
presencia actual en el mundo.
La contemplación de Jesús resucitado pretende, pues, descubrir todo esto vivencialmente y
establecer una comunión de alegría con este Cristo glorioso porque ya ha resucitado.

DESARROLLO

Oración preparatoria: La acostumbrada.

Preámbulos
1º Recordemos cómo Jesús después de resucitar se apareció a su Madre, a las mujeres que lo habían
seguido, a María Magdalena, y después a sus discípulos y apóstoles en distintos momentos y formas.
2º Trata de imaginar la alegría de aquellos a quienes Jesús se fue apareciendo después de su
resurrección. Piensa también en algunos triunfos personales de hombres y mujeres de nuestro tiempo que
nos llenan el corazón de alegría y esperanza.
3º Pide la gracia de gozarte y alegrarte intensamente por el triunfo, la alegría y la gloria de Jesús
que está vivo entre nosotros, como estuvo vivo entre sus amigos y seguidores de aquel tiempo.

Notas:
Tenemos que pedir con insistencia que Dios nos ayude a comprender, contemplar y celebrar la
resurrección de Jesús y que nos dé ojos y corazón para descubrirlo resucitado en nuestra realidad de hoy.

Reflexión
• Ver las personas y después reflexionar en mi interior, sacando algún provecho.
• Oir lo que hablan; reflexionar y sacar provecho.
• Mirar lo que hacen; reflexionar y sacar provecho. Debo hacer presente el hecho que se está
contemplando como si se desarrollara ante mis ojos, a modo de escena real, tomando en ella parte activa,
conviviendo familiarmente con las personas y besando las llagas gloriosas del Señor resucitado.

66
Así como en la pasión la divinidad de Cristo parecía esconderse, ahora se desborda exteriormente
con la resurrección. Me alegro y me gozo con la mayor intensidad posible, como si yo mismo resucitara, ya
que Cristo mi redentor ya es uno conmigo.
Jesús trae el oficio de consolar, como un amigo suele consolar a otro. Jesús consuela en todas sus
apariciones, comenzando en primer lugar con su Madre. Y llega a mí, hoy, en fidelidad de amistad,
fortaleciendo y garantizando mi perseverancia en esta experiencia que acabo de vivir.
Comienzo ahora una mayor identificación con Cristo, alegrándome intensamente de su gozo y de
su alegría. Es mi triunfo. Es más difícil alegrarme con una persona, que sufrir con ella. Me convenzo una
vez más de que su amistad es lo que yo necesito para su perfecto servicio.

Punto 1º Aparición a su Madre


San Ignacio presenta como primer punto la aparición a Nuestra Señora: "Se apareció a la Virgen
María. Esto, aunque no se diga en la Escritura, se da por supuesto al decir que se apareció a tantos otros;
porque la Escritura supone que tenemos entendimiento, como está escrito ¿también vosotros estáis sin
entendimiento?" [EE 299]

Punto 2º Los discípulos de Emaús (Lc 24,13-25)

El Card. Martini dice: "Los discípulos de Emaús no dicen «nos explicaba las Escrituras» sino «nos
abría las Escrituras», que es la traducción directa del griego; también en nuestra Biblia dice «¿no nos ardía
el corazón?» y en griego es «¿no se iba calentando gradualmente nuestro corazón, mientras él nos hablaba y
así nos abría las Escrituras?»"
• ¿Qué es la acción de abrir las Escrituras?
Para los discípulos es poner en claro algunos acontecimientos en los que participaron sin entender
el sentido.
Para nosotros es el espejo del hombre que busca a Dios, que busca la verdad y el significado de la
vida, que trata de escapar de la desesperación y del miedo que lo agarran cuando se encuentra sin ideales y
se lanza por lo tanto a las experiencias ensordecedoras que momentáneamente lo pueden ayudar, pero en
seguida lo hacen recaer en el vacío. La Escritura revela al hombre a sí mismo, sus deseos, y le hace
comprender cómo la predicación del Resucitado es verdaderamente el sello de Dios, sobre todo lo que se ha
ido obrando en la historia de la salvación del mundo.
• ¿Cuál es mensaje que descubro?
• ¿Qué signos de Jesús resucitado encuentro?
• ¿Qué relación tiene todo esto con mi vida, con la vida de otros jóvenes, con el mundo que vivo?

Punto 3º La aparición en el Cenáculo (Lc 24,36-49; Jn 20,19-23)


Contempla las escenas; escucha las palabras; mira las acciones. Deja que todo te llegue al corazón.
Piensa después las preguntas del punto anterior en relación a este texto.

A. Lc 24,36-49. El miedo es profundamente humano. Miedo a perder, a lo que pueda pasarnos, al fracaso, al
qué dirán… No hay que rechazar los miedos; hay que aceptarlos y dialogar con ellos…
Con gran ironía de la situación Jesús se les acerca y les da un gran susto. ¿Por qué tienen miedo?
¿Por qué tenemos miedo? Vengan a ver… Y comienza la alegría y el gozo para unos miedosos que luego
darán su vida por Cristo.

B. Jn 20,19-29.
1. Jesús vuelve a los suyos; se hace centro afectivo de ellos (19-20). Las manos y el costado abiertos
son símbolos de la victoria sobre la muerte.
2. Donación del Espíritu y misión (21-23). Jesús resucitado da a sus discípulos la misma misión
que él ha recibido del Padre: dar testimonio a los hombres del amor del Padre, liberándolos de toda
esclavitud.
La aceptación o rechazo de este amor del Padre hace que el hombre se sienta perdonado o
condenado.
Para realizar la misión, Jesús da a sus apóstoles el Espíritu, que es la presencia activa que
acompaña su misión.
3. Tomás; la fe de los que han creído sin haber visto.
• Su incredulidad (24-25). No comprende que la muerte es el encuentro con el Padre y el
comienzo de una vida nueva.

67
• La presencia de Jesús entre nosotros es un misterio que va siempre acompañado de una paz
profunda (26).
• La fe de Tomás (27-29). "Señor mío y Dios mío". Jesús es proclamado como Dios y como Señor
de la historia. Jesús alaba a todos los hombres que creerán sin haber visto.

Otros textos
PONCE DE LEON, Enrique: El Señor Jesús (pp.13-19).
DE MELLO, Anthony: De El manantial: "El corazón" (p. 72) y "La evidencia" (p. 89).

68
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 26

RESUCITÓ EL SEÑOR

Cuarta Semana

Introducción
Esta semana vamos a seguir contemplando a Jesús en su resurrección. Es muy importante que
vivamos este misterio de nuestra vida como una única realidad dolorosa y alegre. La alegría florece en
medio de nuestro dolor pues tenemos la certeza de que una nueva vida se aproxima.

Tengo que sentir la alegría del sembrador. La semilla que muere, pero para empezar a fructificar.
¿Por qué? Porque
+ ha abierto en nosotros nuevos caminos, nuevos programas…
+ nos ha hecho participar de su misterio de Muerte-Vida…
Piensa en lo que ha supuesto para ti este camino de muerte y de vida a lo largo de los Ejercicios…
Descubrimientos que has hecho… Experiencias liberadoras… Imagen de Dios… Descubrimiento y
aceptación de ti mismo y de todo lo que Dios ha hecho en tu vida…
La Resurrección no sólo es un hecho, sino un acontecimiento. Si Cristo ha resucitado, nosotros
también tenemos que resucitar (1 Cor 15,1-58).
¿En qué está puesta mi esperanza?…
La Resurrección, en el sentido profundo de la palabra, es un misterio… Una fuerza nueva que se
introduce en nosotros dentro de la fe para ayudarnos a hacer el bien.
Con una elección ya hecha, con un compromiso adquirido, la fuerza de la Resurrección es garantía,
seguridad y estímulo en nuestro caminar diario.

DESARROLLO

Oración preparatoria. La acostumbrada.

Preámbulos: Igual que en la ficha anterior, adaptándolos a los temas de ésta.

Reflexión

Punto 1º Oración del amanecer

• Levántate muy temprano, antes de que amanezca, y mira el día con una nueva perspectiva, con un
nuevo sentido. Siente y escucha la naturaleza que despierta y la alegría de su despertar. Baja a detalles en
línea contemplativa y déjate impregnar por el amanecer.
• Siéntete tú mismo despertando, percibe tus sentimientos, tu cuerpo. Siéntete vivo; ha pasado la
noche. Todo ha quedado atrás. Siente la alegría de estar vivo, exterior e interiormente.
• Establece un diálogo con Dios. Cristo resucitado está presente te ama y te acepta tal como eres.
Este sí es un amor incondicional. Dile todo lo que lo quieres y todo lo que le agradeces.

El evangelio es un "signo" de la obra que el Señor sigue haciendo perpetuamente. También la


presencia de Cristo resucitado a sus discípulos, es un signo de la obra que el Señor sigue haciendo en
nosotros.
Jesús resucitado se hizo cercano a los suyos, en variedad de situaciones, con una presencia a la vez
entremezclada con la vida de sus discípulos y, por otra parte, "velada y silenciosa"; al principio no se le
notaba. Así está el Señor, cercano y entremezclado con los acontecimientos de nuestras vidas, "sin que se le
note".
¿Cuáles son esos acontecimientos de tu vida en los que has sentido la presencia de Jesús
resucitado?

69
Haz el ejercicio de los misterios gozosos de tu vida y trata de descubrir ahí la presencia de Jesús
resucitado.
San Ignacio, en los Ejercicios, en la Cuarta Semana, dice: "no se trata de forzar artificialmente un
sentimiento, sino de 'ponerme cerca' y pedir la gracia de alegrarme y gozar intensamente de tanta gloria de
Cristo Nuestro Señor (EE 221). También nos dice que "así como la divinidad parecía esconderse en la
pasión, ahora viene con el oficio de consolar como un amigo consuela a otro amigo" (EE 224).

Punto 2º. Aparición a María Magdalena (Jn 20,11-18).

Ella ama a Cristo de verdad; su vida se reconstruyó después del encuentro con El. Pero ella tiene su
esquema de Jesús, lo busca, desorientada, muerto en el sepulcro.
Nosotros también tenemos esquemas de cómo ver a Cristo. Tenemos el peligro de acostumbrarnos a
verle de cierta manera y de no reconocerlo distinto porque está vivo.
Es importante abrirnos a descubrir a Jesús siempre nuevo, desconcertante, porque se presenta en el
camino con su sorpresa.
Cristo toma la iniciativa y la llama por su nombre: María. Es una palabra de cariño que le abre los
ojos del corazón y se le presenta infinitamente mejor de lo que ella pensaba, más allá de todos sus esquemas.
¡Es la consolación! y se convierte en apóstol, consecuencia de la amistad y del amor.
• También Jesús resucitado está presente junto a ti. Dile que crees en El… y quédate en profundo
silencio…
• Ahora algo más difícil de creer y sin embargo una feliz realidad: Jesucristo, el Señor resucitado,
está aquí, te ama y te acepta tal cual eres… sin máscaras… sin imágenes… ¿crees esto? Dedica un tiempo a
sentir el amor incondicional que te tiene. Nadie que no tenga fe podrá comprender la sorpresa de este amor.
• No tienes que hacer nada para conseguir este amor… Agradece al Señor este amor incondicional,
en el que él ha tomado la iniciativa y pídele que te enseñe a ser testigo de su resurrección en el mundo en
que vives.

Punto 3º Aparición a la orilla del lago (Jn 21,1-23).

1. Jn 21,1-3: "Jesús se apareció de nuevo"… Es Jesús quien busca al hombre, pues comprende
nuestra necesidad… "en el mar", símbolo de situaciones amenazadoras, donde el hombre siente miedo y se
hunde… Jesús se sigue manifestando hoy en nuestra realidad, a veces difícil y amenazadora. "Se
encontraban juntos" pues sabe que reconstruir la comunidad no es cosa fácil, pero actúa con paciencia,
tomando a cada persona como es, con su historia personal.
Pedro: un hombre profundamente humano y frágil, que representa la humanidad frente a Cristo.
Los discípulos: con variedad de temperamentos, porque Jesús no excluye a nadie… y para El cada uno de
nosotros es importante.
"No pescaron nada"… "en la noche"… El Señor se vale del fracaso para purificarlos, para
purificarnos. ¿Cuáles son esas experiencias de fracaso a través de las cuáles el Señor me ha educado y me
sigue educando? ¿Cómo me comporto cuando no pesco nada?

2. Jn 21,4-6: "¿Tienen algo que comer?" Piensa en el sentimiento de los discípulos después de una
noche de frustración… Es una pregunta inquietante que viene a cuestionar… Lo que hago ¿lo hago por
costumbre? o ¿son gestos significativos capaces de alimentar a la gente que tiene hambre de cosas serias?
¿Cuál es el alimento que me ofrece el Señor?
"Echen la red"… Hay algo por hacer, pero a Jesús le gusta el reconocimiento de nuestra pobreza,
que es lo que transforma. Por eso lo que hay que hacer es escuchar su Palabra y lanzarse confiados en Jesús.
La Palabra de Jesús nos invita a reencontrar el sentido de la vida diaria y a ser testigos ahí de su
resurrección. Trata de redordar las situaciones en las que se te ha perdido Jesús del horizonte y has vivido
experiencias parecidas a las de los discípulos.
Pídele a Jesús: "Señor enséñame a conocer tu Palabra y a transformarla en alimento para mi vida".
La presencia de Jesús es velada, enigmática, y estimula la búsqueda; nos hace ver que si aceptamos
que El entre en nuestra óptica nos transformará y dará un nuevo sentido a la vida.

3. Jn 21,5-8: "Es el Señor", el dueño de tu vida… que hace que tus acciones tengan sentido…
¿Cuáles son aquello momentos en que has reconocido que es el Señor quien actúa a pesar de la oscuridad?
Ante el reconocimiento del Señor hay dos actitudes:
+ Pedro que se lanza al mar;

70
+ los discípulos que arrastran la red;
estas son dos tereas diversas en la Iglesia, pero ambas son muy importantes.
¿Qué tanto aceptas tu función, en la misión que el Señor te ha confiado ahí donde te está llamando?
o ¿tienes siempre la tendencia a compararte con el otro…?
Pedro pasa por un proceso en el reconocimiento del Señor; retoma tu propio proceso de
reconocimiento del Señor en tu vida y agradécelo.

4. Jn 21,9-14: En la Eucaristía el Resucitado se ofrece a los suyos en alimento… Es Jesús quien se


acerca en el misterio del pan y del vino; signos de muerte y de resurrección. La plenitud de la pesca es la
capacidad que el Señor nos da para llenar con la Palabra las situaciones de vida que se nos van presentando.

Otras lecturas
Puedes ayudarte para tu contemplación del último capítulo del libro Testigos de Cristo en unión
con Pedro del Card. Martini. Igual que se señaló en la ficha anterior, pueden ser también útiles los primeros
capítulos de El Señor Jesús de E. Ponce de León. De El manantial del P. de Mello sirven las meditaciones
anotadas en la ficha anterior.

71
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 27

VIVIR EN EL AMOR

Introducción
Cuando hablamos de amor estamos hablando de una serie de actos, así como de las actitudes
subyacentes. No se habla de buenas intenciones; de sólo palabras o pensamientos afectuosos. El amor
verdadero se pone más en las obras que en las palabras. Analiza algunas de tus acciones de la últimas 24
horas. ¿Hubo amor en ellas? ¿Responden a la intención de amor que tienes?
Además de esto, el verdadero amor, cuando se da completo, supone comunicación de las dos partes;
una persona da a la otra lo que tiene o puede y recíprocamente la segunda obra de igual manera con la
primera. Cuando dices que amas ¿qué das? ¿te sabes vacío y por lo tanto sabes recibir? En esas acciones que
has recordado del día inmediato ¿qué diste? Y durante ese tiempo ¿qué sientes haber recibido y de quién?
La palabra amor, el verbo amar, han sido muy repetidos por ti en estos ejercicios, pero ¿de veras
amas? ¿cómo amas? ¿sabes amar? ¿amas a Cristo? ¿cómo conviertes ese amor en acciones? ¿cómo
manifiestas con actos concretos tu amor a los que te rodean? En esta meditación, más que examinar el grado
de tu amor para ponerte metas más altas (ya lo hiciste en la ficha 19) se trata de vivir ese amor en toda su
riqueza para que, habiendo removido a lo largo de este proceso de ejercicios numerosas trabas, lo termines
en un encuentro de amor profundo y comprometido, que se desborde a todas las acciones de tu vida y en el
que des, humildemente, todo lo que tengas al Amado y recibas su riqueza.

DESARROLLO

Oración preparatoria: la acostumbrada.

Preámbulos
1º: Imagínate que estás delante de Dios, nuestro Señor, y de los ángeles y los santos, quienes
apoyan ante Dios tu oración.
2º: Pide conocimiento interno (es decir, más experiencial que intelectual) de todos los bienes que
has recibido, para que ese conocimiento te lleve a amar y a servir en todo a Dios.

Reflexión
Ahora recorre una vez más tu vida, tu biografía. Fíjate en cuántos regalos has recibido de Dios ya
desde el haber sido creado (¡ser es mucho más grande que no ser!). Repasa los bienes que representa tu
familia; recuerda a tus amigos; piensa en la educación que has recibido, en tus dotes personales, en los
acontecimientos gratos e importantes. También en tus caídas y en tus limitaciones puedes encontrar dones
de Dios; sobre todo el don de Jesucristo, su hijo, que se dio para salvarte.
Piensa en todo lo que desinteresadamente has recibido de otras personas; a través de ellas Dios te
regala. También cuando tú das algo a otros en el amor, Dios les está dando y a ti te enriquece. Recuerda
cómo el intercambio de amor que con muchas personas has tenido te llena de satisfacción.
Si tanto te ha dado el Señor de lo suyo ¿no significa que él mismo desea dársete? ¿no es una oferta
abierta al amor que espera que el que es amado dé a su vez lo que tiene? Déjate llevar por el deseo de
ofrecer lo tuyo aunque parezca muy pequeño comparado con los regalos de Dios. No te importe; en el amor
cada quien da de lo que tiene. Dale al Señor todas tus cosas; date tu mismo, pues él se te da también.
Repite finalmente, dándole en tu corazón todo su peso a cada palabra, el siguiente ofrecimiento:

TOMA SEÑOR Y RECIBE TODA MI LIBERTAD, MI MEMORIA, MI ENTENDIMIENTO, Y TODA MI


VOLUNTAD, TODO MI HABER Y MI POSEER: TU ME LO DISTE, A TI SEÑOR LO TORNO; TODO
ES TUYO, DISPÓN A TODA TU VOLUNTAD, DAME TU AMOR Y GRACIA QUE ESTA ME BASTA

Puedes volver una vez más a recordar acontecimientos de tu vida y a descubrir en ellos los dones de
Dios. Puedes igualmente recordar a las personas a tu alrededor y revisar cómo es tu amor recíproco para con
ellas. Después vuelve a repetir la oración precedente.

Coloquio

72
Termina agradeciendo a Dios sus dones y renueva tu oferta de darle todo, ya sea con las palabras de
la oración precedente o con las que tu escojas.

Otros textos
Salmos: 23; 34; 45; 89; 98; 103; 107; 117; 118. Se trata de la numeración de la Biblia hebrea; la
numeración en la Vulgata es un número inferior en todos los casos.
Cantar de los Cantares; Os 1,16-25; Jn 21.
De El manantial, del P. de Mello: "El satélite" (p. 67); "El corazón" (p. 72); "La evidencia" (p. 89).

73
EJERCICIOS EN LA VIDA DIARIA FICHA 28

VIVIR EN EL AMOR SIEMPRE Y EN TODO

Conexión con lo anterior


En la ficha anterior empezaste a adentrarte en el conocimiento y en la vivencia del amor que te
ofrece el Señor y al que te sientes invitado a dar respuesta, sin importar el desnivel entre esta respuesta y lo
que el Señor te da. ¿Vas aprendiendo ya que el amor está más en obras que en palabras? ¿Qué has hecho
esta semana como respuesta al amor del Señor? ¿Cómo has vivido el "Toma, Señor, y recibe…"?

Introducción
Vamos a ampliar la visión respecto al amor que el Señor te tiene, de su donación a ti. Hablamos
mucho de sus dones y la semana pasada repasaste tu biografía encontrando abundancia de ellos. Pero en
ellos el mayor regalo es Dios mismo.
• Encuéntralo dentro de la envoltura de cada don concreto. Que no se queden esos regalos
bellamente envueltos, como adornos satisfactorios de tu vida. ¡Desenvuélvelos y gozarás, en cada momento
de tu vida, del Señor que se te da!

DESARROLLO

Oración preparatoria: la acostumbrada.

Preámbulos: los mismos de la ficha anterior.

Reflexión

Punto 1º
Mira cómo Dios habita en todas las cosas creadas, dando el ser a todas ellas, las inertes y las vivas.
En las plantas habita dando vida vegetativa, así como en los animales dando vida sensitiva y en los
hombres, conciencia refleja, además de los grados anteriores.
• Toma en las manos, o al menos en la imaginación, una piedra, un trozo de metal, un poco de
tierra. Palpa la dureza, la frialdad, la fragilidad… Los puedes tener ahí porque Dios les da existencia…
Dios es más duro que el granito, más persistente que el hierro, más brillante que el cristal…
• Acaricia una flor; maravíllate ante los gigantescos pinos de nuestros bosques; admira la sabia
estructura de una hoja…¡La vida! Recorre el camino que va desde las substancias que absorven las raíces,
pasando por el tallo, recibiendo calor y oxígeno en las hojas, hasta desembocar en la flor y en el fruto que
encierra pequeñas semillas: ¡la vida no se acaba! En esas semillas está oculta la perpetua renovación de la
vida. Y Dios ahí se te da; en la fuerza de la vida.
• Mira al pájaro, al perrito o al gato. Déjate llevar por sus movimientos e instintos. Admírate de su
sensibilidad: la mirada nocturna del gato o el oído agudísimo del perro; el plácido vuelo del ave… Dios te
llega a través de la contemplación de la vida animal…
• Contempla las personas que pasan: intenta penetrar en el misterio de cada una. Recorre las obras
del hombre, desde la pinturas rupestres de Altamira hasta las circuitos impresos de un pequeño reloj.
¡Cuánto supera el hombre al animal, su pariente biológico! Adéntrate en el pensamiento de los filósofos, en
la sensibilidad de los artistas, en la hondura de los místicos… Acompaña los sueños del adolescente y los
recuerdos del anciano, las caricias de los enamorados y el trabajo de los obreros… Y Dios está ahí, en toda
esa riqueza, en todas esas personas, como fuente última de todo lo que son y realizan. Está en ti, que con
ellas estás hecho a su imagen y semejanza (Gen 1,26 y 27)…
No controles tus sentimientos y emociones; déjate llevar por ellos… ¡El que te ama se te da…!
¿Qué le das tu en cambio? Repite, brotando desde tu corazón, las palabras con las que ya
respondiste la semana pasada:
TOMA, SEÑOR, Y RECIBE TODA MI LIBERTAD, MI MEMORIA, MI ENTENDIMIENTO, Y TODA MI
VOLUNTAD, TODO MI HABER Y MI POSEER: TU ME LO DISTE, A TI, SEÑOR, LO TORNO; TODO
ES TUYO, DISPÓN A TODA TU VOLUNTAD; DAME TU AMOR Y GRACIA QUE ESTA ME BASTA.

74
Punto 2º
Retoma las ideas del punto anterior. Encontraste a Dios que se te da en el ser de las personas y de
las cosas, en su riqueza y en su belleza. Pero hay más. El está activamente presente en ellas; es el obrero
incansable que permanentemente trabaja para ti en todo lo que te rodea: da vida, conserva, anima,
reflexiona, crea…
Vuelve a recorrer piedras y plantas, hombres y animales, y en cada uno de ellos descubre qué
trabajo realiza ahí Dios para ti ahora. Deja que todo eso penetre e impregne tu corazón. ¿Qué sientes? ¿Qué
respondes?
Toma la oración del punto anterior o haz otra con tus propias palabras…

Punto 3º
¡Cuántos bienes y dones has podido descubrir! Recibimos cosas buenas porque quien nos las da es
el absolutamente bueno… La justicia, la misericordia, el gusto espiritual, la bondad, la generosidad… todo
eso lo da el Señor porque El los tiene en plenitud. Todo lo bueno baja de arriba. Estás envuelto en los dones
divinos como te envuelve el calor del sol en una mañana despejada. Dios te inunda, te invade, te enamora…

Coloquio
Termina expresando a Dios con tus palabras lo que sientes. Y luego reza un Padre nuestro.

Textos bíblicos
Gen 1 y 2; Sal 104 (103) y 139 (138); Job 38-41.

Otras lecturas
De El canto del pájaro, del P. de Mello: "¡Puedo cortar madera!" (p. 30); "Los bambúes" (p. 32);
"La muñeca de sal" (p. 132).
Del mismo autor, en El manantial: "El sol naciente" (p. 197) y "La reunión" (p. 212), además de
los textos mencionados en la ficha anterior.
San Francisco de Asís: "Cántico al sol".
P. Teilhard de Chardin: "Himno a la materia"; "Misa sobre el mundo".

75