You are on page 1of 5

“El Evangelio y el Trabajo” | Pastor José Mario Corleto

EL EVANGELIO Y EL TRABAJO
Texto Bíblico: Colosenses 3:22-4:1

Introducción
Muchas veces, las personas viven de acuerdo a la filosofía de “El negrito del batey”…
una antigua canción que dice: “El trabajo para mí es un enemigo, el trabajar yo se
lo dejo todo al buey, porque el trabajo lo hizo Dios como castigo”.

Esta parece ser la filosofía que han abrazado los NINI (Ni estudia, Ni trabaja) – Se
estima que en América Latina el 25% de los jóvenes entre 15 y 25 años ingresan
en esta categoría, lo que representa a cerca de 16 millones de jóvenes – Ellos
representan un problema emergente para la sociedad. Lastimosamente, esta
filosofía de ver el trabajo como un mal necesario ha entrado también en las iglesias
cristianas, también tenemos nuestros propios NINI.

Veamos algunas gráficas que expresan los resultados de una investigación entre
hispanos que viven en Estados Unidos y qué perspectiva tienen sobre su trabajo,
los resultados fueron clasificados en: hispanos católicos, hispanos protestantes e
hispanos no religiosos.

El Evangelio también debe influir en la manera en que entendemos y nos


relacionamos con el trabajo, revisemos entonces los fundamentos del evangelio y
el trabajo para luego hablar de los trabajadores y de los empresarios.

1. Los fundamentos del Trabajo


a) El trabajo sirve para glorificar a Dios y aumentar nuestro gozo.

Génesis 1:27-28 – Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de


Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos
y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las
aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo».

 Las menciones del trabajo antes del pecado no tienen ninguna connotación
negativa – Dios ha trabajado en la creación, y el ser humano recibe el encargo
de trabajar al cuidar de ella y administrarla para fines apropiados.
 La base del trabajo es la creatividad – Dios produciendo cosas de la nada, y
el ser humano usando esas cosas de manera creativa.
 Parte de la imagen de Dios en nosotros es precisamente la habilidad de
trabajar, y al hacerlo de acuerdo a su excelencia y dependiendo de su poder
le glorificamos.

Eclesiastés 5:12 – El trabajador duerme tranquilo, coma mucho o coma poco. Al


rico sus muchas riquezas no lo dejan dormir.

 Una persona que ha alcanzado tantos bienes que ahora se dedica únicamente
a la diversión y el placer no puede encontrar un verdadero sentido de
bienestar y paz.
“El Evangelio y el Trabajo” | Pastor José Mario Corleto

 Cuando una persona se retira, puede dedicar su tiempo y su esfuerzo para


trabajar en el reino de Dios, en cuanto su energía y salud así se lo permitan.
 Mientras estemos saludables y tengamos la capacidad Dios espera de
nosotros que invirtamos nuestro tiempo de manera productiva, y esto
produce una sensación de satisfacción interna.

b) El trabajo sirve para proveer para nuestras necesidades.

2 Tesalonicenses 3:10-12 – 10 Porque, incluso cuando estábamos con ustedes,


les ordenamos: «El que no quiera trabajar, que tampoco coma». 11 Nos hemos
enterado de que entre ustedes hay algunos que andan de vagos, sin trabajar en
nada, y que solo se meten en lo que no les importa. 12 A tales personas les
ordenamos y exhortamos en el Señor Jesucristo que tranquilamente se pongan a
trabajar para ganarse la vida.

 Después de la caída – proveer para nuestras necesidades se volvió mucho


más difícil, el ser humano decidió depender de sí mismo en lugar de depender
de la amorosa provisión de Dios.
 El apóstol Pablo deja claro que para cubrir nuestras necesidades básicas
debemos hacerlo a través del trabajo – así debemos ganarnos la vida.

c) El trabajo sirve para proveer para las necesidades de otros.

Hechos 20:35 – Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para
ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha
en dar que en recibir

 El propósito por el cual un cristiano trabaja no es únicamente para proveer


para sus necesidades – eso sería egoísmo puro.
 También trabajamos para compartir con los que están en necesidad – los
cristianos deben ser caracterizados por su generosidad, pero ¿Con qué vamos
a ser generosos? Con el fruto producido por nuestro trabajo.
 Hay gran dicha en compartir los resultados de su trabajo con su familia, con
la familia de la fe y con cualquier persona que esté en necesidad.

d) El trabajo sirve para construir puentes para el evangelio.

1 Tesalonicenses 4:10b-12 – No obstante, hermanos, les animamos a amarse


aún más, 11 a procurar vivir en paz con todos, a ocuparse de sus propias
responsabilidades y a trabajar con sus propias manos. Así les he mandado, 12 para
que por su modo de vivir se ganen el respeto de los que no son creyentes, y no
tengan que depender de nadie.

 Normalmente los trabajos son los lugares en que más contacto tenemos con
personas inconversas.
 En este pasaje el Apóstol Pablo nos demuestra que hay una estrecha conexión
entre la manera en que realizamos nuestro trabajo y lo que los no creyentes
pensarán del evangelio que profesamos.
“El Evangelio y el Trabajo” | Pastor José Mario Corleto

 Dios quiere que haya personas en todas las vocaciones posibles, y que desde
ahí puedan impactar a quienes están a su alrededor.

2. El evangelio y los trabajadores


Colosenses 3:22-24 – Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no
sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón
sincero, temiendo a Dios. 23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para
el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa
de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

a) El trabajador cristiano se somete a las autoridades.


Obedeced en todo a vuestros amos terrenales

 Una marca del cristianismo genuino es la sumisión, esto lo hemos estado


aprendiendo en cada temática: sumisión a Dios pero también al prójimo.
 Es sumamente interesante que al escribir esta carta Pablo no envió a los
esclavos a rebelarse contra sus amos, a pesar de lo que significaba esta
condición, al contrario les invitó a demostrar su fe cristiana al tener un
sometimiento a su amo que testificaría de su nueva fe en Jesús.
 Es que el evangelio es más importante que nuestra propia comodidad.
 Esto no quería decir que los esclavos debían permanecer así para siempre y
someterse a este yugo, tal como lo dijo Pablo:
o 1 Corintios 7:21 – ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te dé cuidado;
pero también, si puedes hacerte libre, procúralo más.
 Puede que usted no esté totalmente satisfecho con las autoridades de su
lugar de trabajo, pero sométase a ellas, y cuando le sea posible – entonces
obtenga otro trabajo.

b) El trabajador cristiano siempre se esfuerza al máximo.


No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón
sincero temiendo a Dios.

 Naturalmente, tendemos a dar lo mejor en situaciones en que somos


observados, cuando hay una supervisión sobre nuestro trabajo.
 ILUSTRACIÓN: La experiencia de entrar al salón de clases y observar a un
maestro. En ocasiones, después de lo sucedido, los alumnos se han acercado
a decir, hermano… cuando usted entró a ver la clase, el maestro se comportó
diferente, explicó más, estaba más abierto a las preguntas, etc. Esto nos
demuestra como el ojo humano nos hace dar un esfuerzo extra.
 Nuestra tendencia natural es a esforzarnos más, hacerlo mejor cuando
estamos siendo evaluados por nuestras autoridades, sin embargo el
trabajador cristiano debe dimensionar correctamente que él siempre está
siendo observado, y no por una persona común y corriente, sino por nuestro
Señor y Salvador Jesucristo.
 Al hablar de esforzarnos siempre al máximo también quiere decir que
tratamos de sacar el mejor provecho al tiempo que le dedicamos a la empresa
“El Evangelio y el Trabajo” | Pastor José Mario Corleto

para la cual trabajamos – la manera más fácil de robarle a nuestros jefes es


robándoles tiempo.
 El tiempo robado puede venir en forma de distractores – los teléfonos, el
internet, realizar actividades personales en horas laborales, etc.

c) El trabajador cristiano siempre tiene la mejor actitud.


Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón

 Nuestra actitud es importante a la hora de laborar en una empresa – en todo


momento.
 La palabra “corazón” (Griego psujé), tiene como uno de sus significados
“ánimo”, es decir háganlo con todo el ánimo.
 No importa la labor que se nos encomiende, como creyentes, nuestra actitud
debería ser tan excepcionalmente buena que haga una notoria diferencia con
alguien que no es creyente y que lleva a cabo el mismo trabajo.
 Era comprensible que un esclavo hiciera las cosas únicamente porque estaba
obligado a hacerlas, pero un esclavo que obre gustosamente en cada
actividad que lleva a cabo no era algo normal.

d) El trabajador cristiano lo hace todo para Cristo.


Sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el
Señor servís

 En el contexto que Pablo escribe esta carta un esclavo tenía poco que recibir
de parte de su amo terrenal – no tenía un salario, no tenía ningún tipo de
derechos, básicamente la remuneración era inexistente.
 A pesar que ellos no tenían una remuneración por sus actos – debían
comprender que debían trabajar como para Cristo, pues de Él si recibirían la
recompensa.
 En nuestro caso, como trabajadores, recibimos una remuneración, quizá le
parezca que no es la más justa, pero si Pablo llama a los esclavos que no
reciben nada a poder trabajar para Cristo y buscando su recompensa, usted
y yo también estamos llamados a hacer lo mismo, agradeciendo que además
si tenemos una remuneración por lo que hacemos.

3. El evangelio y los amos


Colosenses 4:1 – Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos, sabiendo
que también vosotros tenéis un Amo en los cielos.

a) El amo cristiano vive bajo la autoridad divina.

 Lo que el apóstol Pablo está afirmando es, que tal como el esclavo era
responsable ante el amo, así los amos son responsables ante Dios; no solo
los esclavos deben someterse a la autoridad, sino los mismos amos tienen un
superior al cual rendir cuentas.
 Los empresarios cristianos no pueden decir “este negocio es mío, y puedo
hacer lo que se me dé la gana”; más bien sus expresiones deben ser: “Este
“El Evangelio y el Trabajo” | Pastor José Mario Corleto

negocio le pertenece a Dios y Él me lo ha encargado; soy responsable ante


mi Señor de los cielos”.
 Al vivir bajo la autoridad divina, nos sometemos a sus mandamientos y
reflejamos el amor a Dios y el amor al prójimo – Esto llevará al amo cristiano
a ver radicalmente a sus empleados, tal como lo dijo Pablo a Onésimo.
o Filemón 1:15-16 – Porque quizá para esto se apartó de ti por algún
tiempo, para que le recibieses para siempre; no ya como esclavo, sino
como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí,
pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor.

b) El amo cristiano trata a sus empleados con justicia y rectitud

 En primer lugar Pablo afirma que los esclavos deben tratarse con “justicia”
 En nuestro contexto, Pablo está hablando de una relación amo-esclavo, ¿Qué
podría ser lo justo para un esclavo? Le está escribiendo a amos creyentes,
¿Es acaso justo para un creyente que alguien se esfuerce tanto por una causa
y no reciba nada a cambio? ¡Desde luego que no!
 Pablo está demostrando aquí la injusticia del sistema de esclavitud, y
haciendo así reflexionar a los amos cristianos, después de todo el mismo
considera que el trabajador es digno de recibir su salario:
o 1 Timoteo 5:18 – Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey
que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.
 ¿Qué es lo justo ahora para nosotros? ¿Qué es lo que un empresario creyente
debe brindar a sus trabajadores? El requisito mínimo sería cumplir los
requisitos establecidos por la legislación vigente. ¿Pero será nuestra ley
totalmente justa con los empleados? Creo que podríamos ir más allá de la ley
en cuanto nos sea posible.
 La palabra “rectitud” (Isótes) – también puede traducirse como “Equidad”,
“Igualdad”
 No solo debe ser justo en la manera de tratar a sus empleados, sino también
equitativo. Si la afirmación de proveer lo justo a sus esclavos es bastante
fuerte en el contexto de la antigüedad, imagine esta segunda declaración:
trátelos equitativamente.

Conclusión
Agradecemos a Dios esta oportunidad de meditar en la clase de trabajadores, jefes
o empresarios que debemos ser como creyentes genuinos. Después de todo, al ser
trabajadores estamos reflejando el carácter de nuestro Soberano Dios:

Juan 5:17 – Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.

Si Dios trabaja, y Jesús también trabaja, ¿Qué se espera de nosotros? Que también
trabajemos, ¿Cómo evaluaría su vida a la luz de lo que hemos estudiado esta noche?